Está en la página 1de 40

CURSO DE INGRESO INTENSIVO 2016

MÉTODOS Y
TÉCNICAS DE
ESTUDIO

Autoras: Bondarczuk, Ingrid; Messina, Leticia

1
INSTITUTO UNIVERSITARIO DE LA POLICÍA
FEDERAL ARGENTINA

CURSO DE INGRESO INTENSIVO 2016


Asignatura: Métodos y técnicas de estudio

Objetivos generales de la asignatura:

Se espera que al finalizar la asignatura el estudiante sea capaz de:

● Desarrollar una mirada reflexiva sobre sus hábitos de estudio.


● Apropiarse de herramientas metodológicas que optimicen el desempeño en
términos de operaciones cognitivas.
● Adoptar actitudes que favorezcan la autonomía para el estudio.

Contenidos programáticos

● Introducción

La profesión de estudiante. Reflexiones en torno a los obstáculos que se


presentan a los que nos enfrentamos a la hora de estudiar. Detección de
fortalezas para enfrentarlos.

● Unidad 1: La vida del estudiante universitario


Objetivo específico: Organizar estratégicamente el tiempo del que dispone
para el estudio.

2
Condiciones para estudiar y aprender. Factores que intervienen en el
aprendizaje. Técnica para organizar el tiempo.

● Unidad 2: Leer en la Universidad


Objetivo específico: efectuar una lectura comprensiva del material de
estudio.
Las fases de la lectura comprensiva. Técnica de subrayado de textos:
¿Cuándo? ¿Cuánto? ¿Qué? y ¿Cómo?. Resumen y síntesis.

● Unidad 3: Las representaciones gráficas


Objetivo específico: construir representaciones gráficas para reorganizar la
información.
Estrategias para reorganizar la información. Representaciones gráficas:
Cuadro sinóptico, cuadro comparativo, mapas conceptuales. Pautas para su
diseño.

● Unidad 4: Sugerencias simples para momentos difíciles


Objetivo específico: desarrollar habilidades para desempeñarse con
autonomía y eficacia en las tareas propias de un estudiante universitario.
Recomendaciones para tomar buenos apuntes. Cómo prepararse para los
exámenes. La exposición oral. El trabajo práctico.

Metodología de Trabajo:

La cursada de “Métodos y técnicas de estudio” asume la modalidad de un taller,


caracterizada por la articulación entre la teoría y la práctica.
Es un espacio que requiere de la participación activa de los cursantes durante
todos los encuentros, tanto en las instancias de exposición dialogadas por parte del
profesor, como en las de producción individual y trabajo colaborativo.
Se propondrá la resolución de actividades en el contexto del aula, otorgando los
tiempos necesarios destinados a tal fin y fomentando la mirada crítica orientada a
la autoevaluación.

3
Cronograma de la Materia:

Clase Fecha Nombre de la Unidad Temática

1 03/02 Introducción. La profesión de estudiante.


04/02 Unidad 1. La vida del estudiante.

2 10/02 Unidad 2. Leer en la Universidad.


11/02

3 17/02 Unidad 3. Las representaciones gráficas.


18/02

4 24/02 Unidad 4. Sugerencias simples para


25/02 momentos difíciles.

5 02/03 Actividad integradora final.


03/03

Metodología de Evaluación:

Para la aprobación de la materia los cursantes deberán:


● Elaborar las actividades propuestas en el cuadernillo para el abordaje de
los contenidos de cada unidad, que permitirán apreciar el proceso de
aprendizaje completo. Las entregas serán progresivas y visadas por el
docente a cargo de la materia.
● Realizar y entregar la actividad integradora final, programada para el
último encuentro, destinada a favorecer la integración de los conceptos
desplegados en cada unidad.
● Registrar una asistencia igual o superior al 80%.

La actividad integradora final se entrega completa el último día de


cursada.

4
Introducción
Ser estudiante es una profesión. Y ser un profesional del estudio requiere
apropiarse de manera voluntaria de un método que haga de esta profesión una
ocupación especializada.

El método será el camino que conduzca al éxito intelectual, optimizando los


esfuerzos puestos en la tarea para alcanzar los objetivos.

A los largo de las siguientes unidades podrás conocer diversas técnicas que
te permitirán desarrollar una práctica de estudio estratégica y efectiva.

Pero antes, comenzaremos por identificar algunos de los obstáculos que se


presentan con frecuencia a la hora de estudiar, a partir de la lectura del texto de
María Teresa Serafini (2009), “La profesión de estudiante”.

“Dícese que se va a la escuela para aprender; ¿pero aprender que?


Algunos responden que historia y matemáticas, otros, que algún método de
estudio que ayude a desarrollar la capacidad propia de aprender, incluso,
en el mundo del trabajo. De hecho, en la organización actual de la escuela,
los estudiantes adquieren a menudo nociones relacionadas con diversas
materias más que métodos generales de estudio. Cada estudiante se
organiza por sí solo creándose hábitos de estudio como autodidacta, los
estudiantes que son buenos en la escuela no necesariamente son los más
inteligentes y estudiosos, aunque son a menudo los más eficientes los que
han sabido elaborar un buen método de estudio.
Los buenos estudiantes en la escuela comprenden lo que deben hacer, no
pierden el tiempo, logran interactuar con los profesores entendiendo qué es
lo que éstos quieren y presentando bien los resultados de su estudio: han
conseguido, sobre todo, tener una relación fácil con el estudio y viven bien
su vida de estudiantes. En cambio, muchos tienen dificultades y obtienen
resultados inferiores a sus esfuerzos, aun teniendo cualidades positivas,
porque trabajan de manera desordenada y desperdiciando energías. Estos
estudiantes pueden considerarse «diletantes» del estudio que no han
logrado adquirir un buen método de trabajo. Veamos cuáles son sus
problemas típicos.
Ante todo, a algunos les cuesta organizar sus actividades cotidianas. A
veces pasan horas frente a un libro, pero distraídos y desganados. No
hacen proyectos que vayan más allá de la jornada y se ven en dificultades
ante cualquier tarea o lección que requiera más tiempo (el diagnóstico es:
incapacidad para planificar y organizar el tiempo).

5
Otros estudiantes leen y releen el mismo párrafo durante horas intentando
aprenderlo de memoria sin lograr, sin embargo, comprender su
significado (el diagnóstico es: falta de concentración).
Otros, mientras preparan una lección o un examen, realizan una primera
lectura exploratoria de todos los temas que deben preparar para pasar
luego a una segunda y más tarde a una tercera lectura, sin tomar jamás un
apunte y sin fijar las ideas, hallándose así frente a graves dificultades de
memorización y sintiéndose perdidos en el momento de llegar al trabajo
final (el diagnóstico: falta de capacidad para seleccionar la información).
Algunos asisten a clase diligentemente llenando cuadernos enteros con
apuntes, pero no vuelven a mirarlos hasta pocos días antes del examen,
dándose cuenta entonces de que los apuntes se han vuelto incomprensibles
por la distancia en el tiempo (el diagnóstico: incapacidad para utilizar
apuntes propios).
Otros leen y fichan libro tras libro hasta el día anterior a la lección o al
examen, dejando sólo la noche anterior a la prueba para llegar al
resultado final de su trabajo (el diagnóstico es: ignorancia de los tiempos
necesarios para memorizar).
Otros estudian y son capaces de repetir la lección en casa un día antes:
pero luego, frente al docente, rinden poco, no saben expresarse bien y
nunca responden con precisión sus preguntas (el diagnóstico: falta de
control de las propias emociones).
Algunos estudiantes universitarios se presentan al examen a veces con la
actitud de quien deja todo al azar, habiendo preparado muchos temas para
la prueba; otros, en cambio, realizan sólo dos exámenes por año porque
pretenden conocer el programa hasta el último detalle, y nunca se sienten
preparados. Existen casos límite de los que llegan al día del examen y
renuncian y vuelven a casa (diagnóstico: falta de equilibrio).
Por otra parte, hay estudiantes no motivados, ya que algún maestro los ha
tildado de «negados» para una materia en particular, que no se reponen
más de este juicio severo, mientras que probablemente sólo haría falta un
acto de coraje y ponerse a estudiar con convicción (el diagnóstico: falta de
confianza en sí mismos).
Los hay también veleidosos, que un día se proponen: «Hoy cambio de vida
y me pongo a estudiar en serio»; comienzan a pasarse doce horas frente a
los libros, dejan de ver a los amigos, de ir al cine o al gimnasio, para ceder
luego, muy pronto, y recomenzar siendo como al principio (diagnóstico:
falta de continuidad).
Como hemos visto, son muchas las causas de las dificultades para afrontar
el estudio, pero todas pueden resumirse en una categoría más general: la
falta de método en el estudio. Con frecuencia, los estudiantes que no son
«buenos» en la escuela pueden mejorar sensiblemente su rendimiento si
comprenden sus propios errores y reorganizan sus actividades de estudio.

6
El lector podrá quedar perplejo frente a la distinción entre estudiantes
buenos y estudiantes menos buenos. A menudo se dice que «ser bueno en la
escuela no significa tener éxito en la vida»; sin embargo, y con alguna
excepción, esta afirmación es falsa. Numerosas investigaciones han
demostrado una fuerte correlación entre el éxito escolar y el éxito en la
vida; por otra parle, es fácil para un adulto darse cuenta de ello
analizando los logros de los compañeros de escuela. Tener éxito requiere
cualidades muy diversas que van desde el espíritu de iniciativa a la
tenacidad, de la capacidad de tratar con los demás a las dotes más
abstractamente especulativas. La escuela es el primer ejemplo de
comunidad en el cual cada uno debe encontrar su propio espacio,
desarrollando sus mejores cualidades.”

ACTIVIDAD 1: la profesión del estudiante


Luego de la lectura introductoria, te proponemos reflexionar
acerca de las siguientes preguntas:

1. ¿Con cuál de los diagnósticos que propone la autora te sentís


identificado/a y por qué?

2. Intenta ahora encontrar alguna fortaleza que te permita superar dichos


obstáculos.

3. ¿Qué significa para vos ser un buen estudiante?

7
Unidad I
La vida del estudiante universitario
Estudiar puede convertirse en una difícil tarea si no encontramos el
momento oportuno, el lugar adecuado, la manera más eficaz y un grupo de
compañeros para transitar la vida en la universidad.

En esta unidad veremos que generar hábitos para el estudio es una tarea
sustancial para alcanzar aprendizajes duraderos y profundos. La vida en la
universidad implica atravesar experiencias muy enriquecedoras, que requieren de
responsabilidad, compromiso y esfuerzo para lograr los objetivos propuestos.

Propiciar un ambiente que favorezca el aprendizaje y organizar el tiempo


estratégicamente, es el primer paso para potenciar el desempeño del estudiante.

Condiciones para estudiar y aprender


En primer lugar es preciso señalar que estudiar y aprender no refieren a la
misma actividad. No siempre que aprendemos lo hacemos estudiando.

ACTIVIDAD 2: aprender y estudiar


Te proponemos contestar las siguientes preguntas y reflexionar
juntos acerca del estudio y del aprendizaje.

1. ¿Qué es el aprendizaje?
2. ¿De qué forma aprendemos?
3. ¿Qué es estudiar?
4. ¿Qué son los hábitos de estudio?
5. ¿Qué son las técnicas de estudio?

Factores que inciden en el aprendizaje


8
Existen múltiples factores que intervienen en el aprendizaje, favoreciendo o
dificultando dicho proceso: ambientales, cognitivos y afectivos/sociales.

Los factores ambientales son aquellos que se vinculan con el lugar de


trabajo. Sin tener incidencia directa en la realización de los estudios, influyen en el
aprendizaje.

Un lugar ordenado, con pocos muebles, óptima iluminación (en lo posible


luz natural), cálida temperatura, ventilación y relativo silencio parece ser el espacio
adecuado para el estudio. Materiales al alcance de la mano y en lo posible una
computadora.

Es importante que el lugar que se destine para el estudio sea siempre el


mismo, pues ayuda a crear un hábito, asociando el lugar con la tarea académica.

No hay un horario para estudiar que a todos les resulte apropiado. Algunos
estudiantes descubren que la mañana es el momento de mayor rendimiento; otros
encuentran en el silencio nocturno la mejor oportunidad.

También los factores cognitivos participan en el aprendizaje y están


relacionados con la inteligencia, la atención, la memoria, la concentración, entre
otros.

Para estudiar es necesario estar concentrado. A mayor concentración, mayor


capacidad de memoria. En muchas ocasiones se estará frente a materias
específicas que tal vez no resulten del todo atractivas, dificultando la
concentración. En esos casos es de gran ayuda esforzarse por comprender el valor
de la asignatura en el marco de la carrera que se está estudiando. Cuanto más se
conozca de la materia, cuanto más sentido se le encuentre, mayor será el interés
que despierte. El interés favorece el aprendizaje.

Por último tenemos los factores afectivos/sociales, que están vinculados


con la voluntad, motivación, vocación, preocupaciones personales, orientaciones,
estado emocional, etc.

Podemos definir a la motivación como al conjunto de razones que


impulsan al estudiante. Está muy relacionada con la voluntad, pues no es algo
dado, sino que podemos fortalecerla con una actitud positiva y buena
predisposición.

También la motivación está vinculada con el mundo que lo rodea. La familia


y los amigos pueden ser importantes elementos de motivación, pero también
pueden convertirse en obstáculos si por ejemplo nos mostramos siempre
disponibles, postergando las obligaciones vinculadas con el estudio.

Técnica para organizar el tiempo


9
Lograr las metas en la universidad probablemente exija un aprovechamiento
del tiempo no alcanzado antes. La manera como se emplea el tiempo es cuestión de
hábitos.

¿Cuántas horas diarias podrás dedicarle al estudio? ¿Cuántas veces por


semana podrás hacerlo? ¿En qué momento del día lo harás?

Para encontrar respuestas realistas a estos interrogantes te proponemos


confeccionar un calendario de actividades personalizado.

Algunos tips para el armado del calendario:

1. Que el horario ocupe el lapso de una semana estándar: con todos sus días
y sus horas.
2. Marcar primero todos los horarios fijos que ya se encuentran
comprometidos con otras actividades (trabajo, deporte, sueño, etc.)
3. Identificar las horas que han quedado libres y los momentos de mejor
rendimiento.
4. Decidir el tiempo que se dedicará a cada materia.
5. Tener en cuenta el grado de dificultad o de agrado que que representa la
asignatura, para poder alternar las más sencillas con las más complejas,
las de mayor agrado con las de menor
6. Considerar el días que se cursa una materia, para poder realizar una
lectura previa del material.
7. Ubicar en el calendario los horarios elegidos para el estudio de cada
materia.

Es importante no exigirse ni más ni menos de lo que es posible alcanzar.


Expectativas pobres o demasiado exigentes pueden sabotear tu progreso. Ser
realista ayudará a conseguir las metas propuestas y no frustrarse intentando lograr
objetivos imposibles.

Una buena forma de medir qué concordancia existe entre lo planificado y lo


que realmente se puede llevar adelante es poner el calendario a prueba. De
esta manera se podrá supervisar y considerar si la distribución del tiempo ha sido
la adecuada o será necesario introducir algunos ajustes.

Por último…tenerlo siempre a mano, en un lugar visible. Tan importante


como elaborar un calendario de actividades para organizar nuestro tiempo es
incorporarlo a nuestra vida cotidiana.

10
ACTIVIDAD 3 : calendario de actividades
A partir de las instrucciones para confeccionar un calendario, te
proponemos armar tu calendario de actividades personalizado.

Recuerda asistir a los próximos encuentros con un diccionario.

La clase siguiente trabajaremos con un texto que forma parte del material de
lectura de la asignatura “La universidad de la Argentina”. ¡No olvides traerlo!

11
Unidad II
Leer en la Universidad
Una gran cantidad de la información que recibimos en la Universidad la
obtenemos a través de la lectura. Es por ello que desarrollar las habilidades propias
de un lector experto nos permitirá abordar los textos académicos sin mayores
dificultades.

Según Obiols (2004) “...Es imposible incorporar algo , meterlo dentro de


uno, sin una previa elaboración. No hay que ingerirlo sino digerirlo. De igual
modo que un alimento se transforma en parte del cuerpo mediante un proceso de
asimilación, un conocimiento solo es incorporado mediante una tarea de
elaboración.”

Para elaborar un material es preciso analizarlo, descomponerlo en sus


mínimos elementos, establecer relaciones con conocimientos previos y sintetizarlo,
es decir, volver a armarlo. Criticarlo y mirarlo desde diversas perspectivas.

Todo este proceso requiere de una actitud activa, reflexiva y crítica que nos
conduzca a una verdadera comprensión de lo que leemos.

A continuación te presentamos tres fases para una lectura comprensiva:

12
Fase I. Pre lectura
En la fase de pre lectura se realiza una lectura superficial o rápida,
donde el lector obtiene una idea global del texto que puede expresar en dos o tres
líneas. En esta primera fase se indaga acerca del título y se realizan preguntas
generales sobre el texto. Es una buena oportunidad para identificar los términos
desconocidos y encerrarlos en una elipse, para luego buscarlos en el diccionario.

Poner especial atención en los elementos paratextuales es de gran ayuda


en esta primera aproximación.

Lo paratextual es aquello que acompaña o rodea al texto: la tapa, la


contratapa, el título, el prólogo, el índice, la bibliografía, las imágenes… Todos estos
elementos no solo aportan información que le permite al lector anticipar de qué
tratará el texto. También complementan el mensaje y contribuyen con la
comprensión. Por ello el paratexto produce sentido.

ACTIVIDAD 4: Pre lectura


Luego de abordar lo referente a la fase de pre-lectura te
proponemos atender a las siguientes tareas:

1. Leer el texto introductorio de María Teresa Serafini titulado “La


profesión de estudiante”.
2. Buscar en un diccionario los términos que NO conoces del texto.
3. Expresar en dos o tres líneas la idea global que sostiene la autora.
4. ¿Qué dificultades encontraste para llevar adelante la tarea?
5. ¿Crees que hubiera sido relevante contar en este caso con algunos
elementos paratextuales? ¿Por qué?

Fase II. Lectura detenida o analítica


Esta fase requiere una disposición activa por parte del lector. Se trata de la
instancia donde es conveniente analizar el texto dividiéndolo en unidades de
lectura.

Las unidades de lectura son un conjunto de oraciones que desarrollan


una idea o concepto, y que por lo general entendemos como párrafo. Pero puede
suceder que una sola idea sea desarrollada en varios párrafos o que un mismo
párrafo contenga varias unidades de lectura.

13
Una vez realizada la tarea de aislarlas del texto continuaremos:

● Distinguiendo los hechos de las opiniones,


● Identificando los objetivos del autor en el fragmento que se lee,
● Subrayando las ideas principales y las ideas secundarias y
● Realizando notas marginales en cada párrafo, a modo de título
para que se focalicen al momento de la relectura.

El subrayado de textos es una técnica básica del trabajo intelectual,


porque sirve para analizar y comprender la organización y los contenidos de un
texto.

Subrayar es destacar, mediante un trazo, las partes esenciales de un escrito


(frases y palabras clave). Al resaltarlas, centramos más la atención en ellas, con lo
que ahorramos esfuerzo y hacemos más provechoso el trabajo intelectual (…). Esta
técnica es una especie de señalización dentro de cada párrafo que permite seguir el
curso de la idea principal (Tierno B., 2005).

El subrayado puede contribuir a jerarquizar las ideas de un texto por lo que


favorece el estudio activo, el interés por captar lo esencial de cada párrafo. Por su
impacto visual ayuda a la hora de repasar los temas trabajados.

El lector estratégico cuenta con un conjunto de recursos gráficos que lo


auxilian en la tarea, como por ejemplo:

- resaltar ideas principales,


- subrayar ideas secundarias y
- hacer marcas o referencias en lápiz sobre los detalles.

¿Qué se debe subrayar?

Sólo se debe subrayar aquello que se considera fundamental. Más que


palabras, debemos buscar ideas principales.

No se consideran ideas principales: los ejemplos, las metáforas, los nombres


propios, fechas y/o datos estadísticos. En el mismo sentido podemos señalar que, si
una idea se reitera en dos oportunidades a lo largo de un párrafo (aclaración), es
conveniente subrayar la expresión más clara.

¿Cuánto se debe subrayar?

No hay una fórmula fija (…) al pretender destacar todo, en realidad no se


destaca nada, ya que el exceso de subrayado impide la comprensión (Tierno, B.
2006). Si consideramos que el subrayado se realiza a los efectos de focalizar las
ideas claves en futuras lecturas, el exceso de subrayado no colabora.

14
¿Cómo se debe subrayar?

El subrayado ha de hacerse de manera que favorezca los repasos posteriores


y la confección de resúmenes y esquemas (Tierno, B. 2006). Se pueden utilizar
diversos colores, recuadros, círculos, flechas, llamadas especiales (¡! // *) o líneas
utilizando distintos trazos de lápiz negro.

ACTIVIDAD 5: Lectura detenida y subrayado


Luego de analizar los distintos tipos de subrayado identificar qué
párrafo se encuentra escasamente subrayado, cuál tergiversa la
idea principal y cuál se encuentra correctamente subrayado:

1. Escasamente subrayado. Opción ____


2. Tergiversa la idea principal del texto. Opción ____
3. Correctamente subrayado. Opción ____

A. La inseguridad es un problema complejo, en la medida en que existen


múltiples causas, y por ende, merece respuestas reflexivas y
deliberadas entre los diferentes actores involucrados (siendo el Estado
uno de ellos, pero no el único). Las respuestas espasmódicas y
oportunistas no serán efectivas, ya que se trata de problemas
estructurales complejos, y de mediana larga duración. De allí, que es
fundamental comenzar a problematizar la manera en que socialmente
definimos el problema.

B. La inseguridad es un problema complejo, en la medida en que existen


múltiples causas, y por ende, merece respuestas reflexivas y
deliberadas entre los diferentes actores involucrados (siendo el Estado
uno de ellos, pero no el único). Las respuestas espasmódicas y
oportunistas no serán efectivas, ya que se trata de problemas
estructurales complejos, y de mediana larga duración. De allí, que es
fundamental comenzar a problematizar la manera en que socialmente
definimos el problema.

C. La inseguridad es un problema complejo, en la medida en que existen


múltiples causas, y por ende, merece respuestas reflexivas y
deliberadas entre los diferentes actores involucrados (siendo el Estado
uno de ellos, pero no el único). Las respuestas espasmódicas y

15
oportunistas no serán efectivas, ya que se trata de problemas
estructurales complejos, y de mediana larga duración. De allí, que es
fundamental comenzar a problematizar la manera en que socialmente
definimos el problema.

Fase III. Post lectura


La última fase consiste en reorganizar la información, integrando las
ideas principales subrayadas durante el proceso de lectura detenida o analítica. El
texto se reestructura y enriquece con los saberes previos y el bagaje cultural del
lector. A este reordenamiento se lo denomina síntesis.

Aunque en el lenguaje corriente solemos asimilar el concepto de síntesis con


el de resumen es preciso aclarar que responden a dos acciones diferentes.

El resumen consiste en extractar parte de un texto a partir de las ideas


principales subrayadas utilizando, principalmente, las palabras del autor, y
respetando la estructura lógica del mismo. Se caracteriza por ser objetivo, es decir,
no incluye valoraciones personales ni cambia las ideas expresadas en el texto.

El resumen permite ordenar los conocimientos de una manera sistemática y


organizada, favoreciendo el repaso de lo estudiado. Es un recurso interesante para
aplicar en aquellos textos que poseen términos técnicos.

Si a un resumen le añadimos comentarios o aclaraciones, lo expresamos


según nuestro estilo sin importar el orden en que hayan sido escritas, le hacemos
aportaciones personales, estamos elaborando una síntesis. Es por ende un
proceso creador y no mecánico.

Es conveniente que la síntesis sea breve y concisa, destacando sólo lo


esencial del texto. Por ello esta técnica es adecuada para textos que nos son muy
extensos. Puede presentar la forma de redacción en prosa, punteo de temas,
esquema o diagrama.

En la siguiente unidad se desarrollará en detalle cómo reorganizar los


contenidos de forma esquemática, a través de representaciones gráficas.

16
ACTIVIDAD 6: Post lectura - Síntesis
Realiza una síntesis del texto “Ciudadanía, derechos y
universidad” de Victoria Kandel, que forma parte del material de
lectura de la materia “La Universidad en la Argentina”
explicando con tus palabras de qué trata el artículo. Recuerda
que para ello deberás llevar adelante las fases de la lectura comprensiva.

17
Unidad III
Las representaciones gráficas
El organizador gráfico es una representación esquemática que presenta las
relaciones jerárquicas y paralelas entre los conceptos amplios e inclusivos y los
detalles específicos (...) viene a ser, entonces, una representación visual del
conocimiento estableciendo relaciones entre las unidades de información o
contenido. (...) Los organizadores gráficos (...) tratan de establecer el puente entre
el nuevo aprendizaje y el conocimiento previo del sujeto. (Campos Arenas A. 2005
p.30)

Los gráficos son un excelente recurso para que los estudiantes reorganicen la
información a partir de ciertas pautas de diseño que caracterizan a los distintos
esquemas.

Los gráficos permiten captar las ideas principales del texto con un golpe de
vista dado que evidencian una clara estructura visual de toda la materia de estudio,
permiten captar de un vistazo lo esencial y diferenciar la importancia de cada
elemento dentro del todo (Tierno, B. 2005 p.89).

Cuadro sinóptico
El cuadro sinóptico es un recurso visual necesario para comprender la
relación entre las ideas, ya que clasifica las mismas por niveles o rangos. Primero
hay que identificar la idea central, luego todas las que están directamente
relacionadas.

¿Cómo se construye un cuadro sinóptico?

● Se parte de las ideas principales y secundarias subrayadas en el texto.


● Se identifica un título o encabezamiento del tema que recupera la idea
global del texto.
● Se jerarquizan las ideas partiendo de las principales y esbozando de
izquierda a derecha las secundarias.
● Los cuadros sinópticos pueden utilizar como recurso gráfico tanto
flechas como llaves.

Estructura del cuadro sinóptico:

18
ACTIVIDAD 8: cuadro sinóptico
Realiza un cuadro sinóptico que grafique los diagnósticos que
propone la autora en el texto “La profesión del estudiante”.

Cuadro comparativo
El cuadro comparativo es una tabla de doble entrada, que
permite, en poco espacio, identificar las semejanzas y diferencias entre dos
o más elementos a partir de categorías de análisis compartidas.

¿Cómo se construye un cuadro comparativo?


● Se parte de las ideas principales y secundarias subrayadas en el texto.
● Se identifican las posibilidades de contar con dos o más elementos
para comparar.
● Se establecen categorías de análisis.
● Se reorganiza la información en un cuadro de doble entrada.
● Se coloca un título al cuadro que evidencia la idea global del texto

Es importante advertir que se puedan comparar dos o más elementos.

Estructura de cuadro comparativo:

Título o Encabezamiento
Elemento a comparar 2 Elemento a comparar 1
Categoría de análisis 1
Categoría de análisis 2
Categoría de análisis 3

19
ACTIVIDAD 9 : cuadro comparativo
Ejercitar la elaboración de cuadros comparativos realizando uno
que ilustre las fases de la lectura comprensiva.

Mapas conceptuales
Los mapas conceptuales son un recurso para graficar la información
contenida en un texto; permiten que los estudiantes seleccionen, jerarquicen,
integren y relacionen los conceptos. Favorecen el estudio de diferentes temáticas,
ya que posibilitan conservan mucho contenido en poco espacio y de este modo
generar impacto visual.

Graficar a través de mapas conceptuales posibilita comprender lo estudiado,


desarrollar la reflexión y la creatividad, evitando repetir en forma memorística la
información. En el mismo sentido, este recurso brinda protagonismo a los
alumnos, los invita a estudiar en grupos colaborativos y a compartir el
conocimiento con sus pares y profesores.

En lo que refiere al contenido, los mapas conceptuales se componen de tres


elementos claves:
● Conceptos: son sustantivos o adjetivos o la suma de ambos.
● Nexos o Palabras enlace: preposiciones y/o verbos, unen dos
conceptos
● Proposiciones: es una frase que consta de dos o más conceptos
unidos por un nexo.

Por otra parte, para su elaboración se utilizan los siguientes elementos


gráficos:
● Recuadro: en el cual se ubica el término más inclusivo, es decir,
aquel que presenta la idea clave del texto
● Elipse u óvalo: en su interior se colocan los conceptos.
● Línea: Sobre ella o junto a ella se colocan los nexos o palabras
enlaces

¿Cómo se construyen los mapas conceptuales?

● Es importante trabajar con borradores.


20
● La hoja se utiliza de forma apaisada.
● Se marcan en lápiz entre tres a seis niveles de jerarquía en dicha hoja.
● Se marcan los conceptos en el texto y se confecciona una lista de 15
conceptos (aprox.) en el margen lateral
● Se recuadra el concepto más inclusivo y para colocar como título del
gráfico
● Se jerarquizan el resto de los conceptos.
● Marcados los conceptos en el texto y organizadas las jerarquías en la
hoja, se procede a la elaboración del mapa conceptual.
● En el recuadro principal se coloca el concepto que hace referencia al
título del gráfico.
● Luego, en cada elipse se escribe un concepto, no se incluyen oraciones
ni definiciones completas.
● Todos los conceptos se escriben en imprenta mayúscula. Los
conceptos NO pueden repetirse.
● En cada línea o flecha que conecta los conceptos se escriben las
palabras nexo a fin de construir proposiciones.
● Todos los nexos se escriben en imprenta minúscula. Los nexos o
palabras enlaces pueden repetirse.

Estructura de mapa conceptual:

21
ACTIVIDAD 10: mapa conceptual
Te proponemos sintetizar todo lo desarrollado sobre la temática
“mapa conceptual” a través de un mapa conceptual ¡Éxitos!

22
Unidad IV
Sugerencias simples para
momentos difíciles

La toma de apuntes

Algunos estudiantes consideran que tomar apuntes es una tarea inútil e


innecesaria, pues manifiestan gozar de muy buena memoria como para evocar más
tarde lo que el docente explicó. Otros argumentan que realizar esta actividad les
impide focalizar la atención en el discurso del profesor. También están aquellos que
luego de realizar el esfuerzo por registrar de la manera más fiel y veloz lo que se
expone en la clase, a la hora de leerlo no logran entender lo que escribieron.

Sin embargo la experiencia demuestra que existen sobradas razones que


hacen de los apuntes un instrumento valioso que no debemos desaprovechar.
Porque tomar apuntes:

● Ayuda a concentrarnos.
● Controla la comprensión.
● Colabora con la retención.

Las siguientes sugerencias te conducirán a tomar apuntes efectivos.

● Elegir una buena ubicación, donde puedas ver y escuchar con


claridad lo que dice el profesor.

● Ser puntual te permitirá tomar apuntes completos, siguiendo la


ilación de los temas.

● Ser prolijo y ordenado. Tomar apuntes ordenados refleja el orden


de nuestros pensamientos y son un buen indicador de que estamos
comprendiendo.

● Fechar y numerar las clases en un encabezamiento te ayudará a


ubicarte con mayor facilidad cuando tengas que leerlos.

23
● Distribuir el espacio, dejando blancos y márgenes que posibiliten
luego incorporar información.

● Sintetizar, evitando en lo posible la avidez de registrar la exposición


textual del docente. Captar las ideas principales dejando de lado las
reiteraciones o detalles de poca importancia.

● Utilizar esquemas, integrando gráficos que representen una


reorganización de la información.

● Consignar la bibliografía que mencione el profesor, para poder


luego ampliar algún tema que resulte de tu interés o profundizar en
algún tópico que no haya quedado del todo claro.

● No interrumpir los apuntes, si el profesor se detiene a responder


alguna pregunta que ha realizado un compañero. ¡Pueden surgir en
ese intercambio ideas muy valiosas!

● Dividir la atención, entre lo que escribo y lo que escucho.

● Complementar los apuntes al finalizar, colocando subtítulos,


notas, gráficos, preguntas, opiniones, etc.

Cuando tomamos apuntes re-creamos el pensamiento del profesor,


relacionando sus expresiones con nuestras propias experiencias.

ACTIVIDAD 11: tomar apuntes

Te invitamos a completar el texto leído por el/la docente para


ejercitar la toma de apuntes, memoria y atención.

Los exámenes
Existen diversos tipos de exámenes que pueden clasificarse según su
extensión o medio de expresión.

● Según la extensión, podemos clasificarlos en:

24
● Exámenes parciales: Pretende el estudio o valoración de
determinados temas o unidades que conforman una parte de la
materia.

● Exámenes finales: Pretende abarcar todos los temas


trabajados durante la cursada. Determina la aprobación de
toda la materia.

● Según el medio de expresión podrán ser:

● Exámenes escritos:
○ De producción: de respuesta a preguntas abiertas, de
respuesta breve, exámenes a libro abierto.

○ De selección: de respuesta dicotómica (Verdadero o


Falso), de términos pareados (unir con flechas), de
opción múltiple (Choice) o mitxtas.

● Exámenes orales: donde el estudiante responde a las


preguntas puntuales efectuadas por el docente, o prepara un
tema y realiza una exposición o disertación, o una combinación
de ambas modalidades.

Esta clasificación no es taxativa y de ninguna manera agota la multiplicidad


de experiencias que se emplean para evaluar los saberes.

¿Cómo enfrentarse a un examen?

Uno de los temas que más preocupa a los estudiantes es cómo evitar que la
ansiedad afecte el rendimiento. A continuación, te compartiremos algunos consejos
pueden contribuir a que logres el desempeño esperado.

Antes del examen

● Conocer al profesor.
● Autoexaminarse y reflexionar.
● Ir descansado.
● Estar tranquilo.

Durante el examen
● Prestar atención a lo que se pregunta, enfatizando en las palabras
clave que presenta la consigna.
● Organizar el examen.
● Expresarse con claridad y prolijidad.
● Organizar el tiempo del examen, distribuyendolo equilibradamente
entre las actividades que se requieren.

25
● No encerrarse en la exposición, tomar una actitud flexible.
● No desanimarse si se desconoce alguna respuesta.
● Leer lo escrito antes de entregarlo.

Después del examen

● Realizar un trabajo de autocrítica en base a las siguientes preguntas:

¿Elegí bien el material?


¿Atendí en clase?
¿Realicé buenos apuntes?
¿Utilicé esos apuntes al estudiar?
¿Comprendí lo que leí?
¿Hice buenos resúmenes?
¿Subrayé el texto?
¿Hice cuadros?
¿Organicé bien el tiempo?

La exposición oral
Dedicaremos un apartado especial a la exposición oral por ser considerado por
los estudiantes uno de los eventos más inquietantes.

La ansiedad que provoca hablar en público o frente a un profesor suele opacar


muchas veces nuestro desempeño.

Veremos a continuación algunos tips para que nuestra disertación se desarrolló


de la mejor manera posible:

¿Qué debo tener en cuenta antes de realizar mi presentación?

● Pensar en el tipo de público, adaptar la presentación contemplando:


¿Quiénes me escucharán? ¿Cuántos serán? ¿Qué conocimientos previos
tienen sobre el tema?
● Preparar el tema: Recabar toda la información posible te dará seguridad.
● Escribir la presentación ayuda a preparar el discurso.
● Armar un resumen con los puntos principales: Puede ser útil como guía
durante la exposición.
● Practicar la presentación con otra persona o frente a un espejo.

26
¿Durante la presentación?

● Mencionar el tema: ¿De qué trata mi exposición?


● Presentar pocas ideas y claras es mejor que muchas ideas de las que apenas
se hace mención.
● Reforzar la comprensión mediante la repetición: redundancias explícitas que
permitan recuperar información.
● Utilizar un estilo coloquial. Las frases simples permiten que el auditorio
pueda seguirnos con mayor facilidad.
● Captar la atención con argumentos efectivos. Gran parte del desafío se juega
en las primeras frases.
● Concluir volviendo a afirmar los puntos principales, recorriendo brevemente
los temas tratados.
● Utilizar recursos visuales que ayuden a cautivar la atención del auditorio.

¿Y después de la presentación?

● Evaluar tu presentación: Repara sobre las debilidades y fortalezas

El trabajo práctico
Durante el trayecto formativo nos encontraremos en más de una
oportunidad frente al desafío de tener que presentar un trabajo práctico. Este
podrá asumir diferentes formas: monografía, tesis, tesina, proyecto, ensayo, entre
otros.

En este apartado ofreceremos algunas orientaciones para la realización de


una monografía, apelando a su significado más extendido: el análisis
bibliográfico.

Existe cierta coincidencia en pensar la monografía estructurada de la


siguiente manera: introducción, desarrollo, conclusión, bibliografía.

Veamos qué funciones tiene cada una de estas partes y qué actividades
debemos llevar adelante:

¿Qué tenemos que hacer? ¿Cuál es su Partes de la


función? monografía

Incluir: logo y nombre de la Institución, la carrera Permite al Carátula


que se está cursando, el nombre de la asignatura, lector

27
el título del trabajo, nombre del docente, el identificar la
nombre del estudiante y algún dato de temática y el
identificación (DNI, matrícula, correo electrónico) autor del
y el año. trabajo

Presentar el tema del trabajo Permitirle al Introducción


lector tener una
Formular el problema como un interrogante al que idea de lo que
daremos respuesta en la monografía. va a leer

Anticipar la respuesta al interrogante planteado,


manifestando la postura o afirmación principal
(tesis)

Indicar las fuentes que se consultaron para


abordar el tema en cuestión, justificando su
elección.

Mencionar cómo será la estructura del trabajo: el


orden de los subtemas.
Consultar un conjunto de fuentes bibliográficas, Sostener una Desarrollo
resumiendo el contenido, estableciendo relaciones idea a partir del
entre las ideas. El producto de estas relaciones análisis de un
debería poder sintetizarse en una afirmación o conjunto de
tesis acerca del tema y/o autores consultados. textos.

Analizar la bibliografía, formular una pregunta


que surja de dicha exploración y darle una
respuesta a partir de lo leído.

Responder las preguntas que formuló el profesor


poniendo en relación los textos consultados.

Analizar un problema y tomar partido a la luz de la


bibliografía consultada.

En cualquiera de estos casos se sugiere poner de


manifiesto el razonamiento que nos conduce a
sostener la postura que se ha asumido. Este
razonamiento se fundará en lo que se ha leído,
señalando lo que sostienen los autores sobre el
problema en cuestión.
Sintetizar la idea central de la monografía y el Cerrar el Conclusión
argumento principal en que se fundamenta. trabajo, dando
la idea de

28
Elaborar nuevos interrogantes acabado.

Presentar en forma de lista la bibliografía Explicitar las Bibliografía


consultada, ordenada alfabéticamente por el fuentes consultada
apellido del autor. consultadas

Se sugiere al comenzar la redacción del trabajo privilegiar los contenidos


antes que la forma. Una vez volcado todo el contenido se procederá a pulir el estilo
y arribar a la forma gramaticalmente correcta. Los procesadores de texto como el
word, facilitan mucho esta tarea, ya que permiten editar las veces que sea
necesario el escrito.

Escribir en la universidad no es fácil, constituye un propósito formativo a


largo plazo y de largo alcance.

Leer para la próxima clase el texto “¿Qué entendemos por seguridad?” de la


páginas 34-39 del cuadernillo. Realizar esta tarea te permitirá avanzar con la
actividad integradora propuesta para el último encuentro.

29
Bibliografía de consulta
● Cañas Estudiar en la universidad hoy Dikinson, 1990
● Carlino, Paula. Escribir, leer y aprender en la universidad: una
introducción a la alfabetización académica. Buenos Aires: Fondo de
Cultura Económica, 2006
● Castillo, María Dolores. Ahora sí puedo estudiar 1: técnicas de
trabajo intelectual. Córdoba: Comunicarte, 2006
● Cristalli y otros Metodología de estudio Maymar
● García-Huidobro A estudiar se aprende Universidad Católica de Chile
● González Cabanach, Ramón (coordinador) ; González-Pienda, Julio Antonio
(coordinador) ; Rodríguez Martínez, Susana (coordinador) ; Núñez Pérez,
José Carlos (coordinador) ; Valle Arias, Antonio (coordinador) ; Vieiro
Iglesias, Pilar ; García Gerpe, María ; González Seijas, Rosa María ; Alvarez
Pérez, Luis ; González-Pumariega Solis, Soledad ; Roces Montero, Cristina ;
González Castro, Paloma ; Solano Pizarro, Paula ; Rosário, Pedro.
Estrategias y técnicas de estudio: cómo aprender a estudiar
estratégicamente. Madrid: Pearson-Prentice Hall, c2005
● Gros, Begoña. El aprendizaje universitario y la utilización de
técnicas de estudio en el aula En: La pedagogía universitària : un repte
a l'ensenyament superior. Barcelona: Universitat de Barcelona. Divisió de
ciencies de l'educació, 1991. p. 215-2
● Jiménez Ortega, José. Técnicas de estudio para bachillerato y
universidad. México D.F.: Alfaomega, 2004
● Kertés Roberto El placer de aprender UFLO,
● Max Meens Cómo estudiar para aprender Paidós.
● Módulo de ambientación universitaria. Universidad Adventista de La
Plata.
● Moreira, Elena Cómo estudiar. Longseller

30
● Obiols, Guillermo. Cómo estudiar. Metodología del aprendizaje.
Ediciones Novedades Educativas. Buenos Aires. 2004.
● Ontoria, Antonio. Mapas conceptuales. México D.F.: Alfaomega, 2002
● Serafini, María Teresa Cómo se estudia Paidós.
● Tierno, Bernabe. Las mejores técnicas de estudio: saber leer, tomar
apuntes y preparar exámenes. Madrid: Ediciones Temas de Hoy, 1995
● Trotter, Mónica. Aprendizaje Inteligente. Optimice su potencial intelectual
Alfaomega. México: 2002.

31
INSTITUTO UNIVERSITARIO DE LA
POLICÍA FEDERAL ARGENTINA

CURSO DE INGRESO INTENSIVO

Asignatura: Métodos y técnicas de estudio


Comisión n°: _________________
Profesor/a:______________________
_

“Actividad de Integración Final”

Nombre y Apellido: ________________________

Año: 2016
32
Actividad de integración

Introducción a la actividad
Hemos diseñado la actividad de integración para que puedas poner en
práctica todo lo aprendido a lo largo de estas unidades.

Con este objetivo te proponemos abordar el capítulo 1 “Qué entendemos por


seguridad” del manual de “SEGURIDAD Y DERECHOS HUMANOS: herramientas
para la reflexión sobre la seguridad ciudadana y democrática”.

Material de lectura
¿Qué entendemos por seguridad?

¿De qué hablamos cuando decimos “seguridad”? ¿Qué entendemos por


“seguridad”? ¿Es cierto que la seguridad es un concepto aséptico, que no es
de derecha ni de izquierda? ¿La seguridad es la “seguridad”?

A simple vista, en la vida cotidiana la seguridad se nos presenta como un


concepto que no ofrece mayores dificultades.
Basta que uno diga que se siente inseguro o reclame más seguridad para que
todos sepan de qué se está hablando, a qué se está haciendo referencia. La
seguridad es un concepto de inmediata comprensión, forma parte del
sentido común, de nuestra conversación diaria. En esos lugares, en esos
momentos, la seguridad casi siempre aparece vinculada con conflictos que
amenazan la integridad física o los bienes personales, y, por otro lado, a
hechos por lo general asociados con determinados actores: jóvenes de piel
morena de barrios marginales.
Sin embargo, cuando nos detenemos en ella, a los efectos de construir
respuestas efectivas que se hagan cargo de este problema, se presentan

33
dificultades y muchos interrogantes. Por empezar, la inseguridad es un
problema complejo, que tiene como telón de fondo múltiples causas y
merece respuestas reflexivas y deliberadas entre los distintos actores
involucrados. El Estado es uno de esos actores, pero no el único. Están las
víctimas y los vecinos, las organizaciones de la sociedad civil, los
investigadores, la policía, las distintas agencias que componen el sistema
penal, las instituciones que instrumentan los programas de seguridad y el
desarrollo social, educativo, cultural, etcétera. Todos ellos tienen algo para
decir; a todos hay que escuchar. Por eso las respuestas no son sencillas, no
se improvisan de un día para el otro. La calidad institucional y la
construcción democrática de la seguridad
ciudadana están muy lejos de las respuestas espasmódicas de los periodistas
y políticos oportunistas que se apresuran a decir rápidamente lo que la
“gente” quiere escuchar, que ponen todo bajo responsabilidad de la policía,
que creen que las cosas se resuelven con más presencia policial, aumentando
las penas, bajando la edad de punibilidad, creando más cárceles, etcétera.
Las respuestas consensuadas entre distintos actores a los problemas de la
inseguridad reclaman tiempos más o menos largos, que son los que
demanda la discusión pública en cualquier democracia, y la resolución de
problemas estructurales complejos de larga duración.
Porque, además, conviene tener siempre presente que la seguridad no se
relaciona sólo con la construcción de estrategias para prevenir y perseguir el
delito común
(no organizado o de oportunidad), sino también para prevenir y perseguir el
delito profesional u organizado (trata de personas, proxenetismo,
narcotráfico, mercado de autopartes robadas, asaltos a banco y camiones
que transportan caudales, piratas del asfalto, etc.) y el denominado “de
cuello blanco” (grandes evasiones fiscales, doble contabilidad, invención de
empresas fantasmas, lavado de dinero, etc.), o la violencia de género o
contra niños, los accidentes de tránsito, la que se registra en el fútbol, etc. Es
decir que la seguridad va mucho más allá del delito callejero. Aunque
muchas de esas situaciones no son percibidas como generadoras de miedo,
34
integran también la conflictividad social y en no pocos casos alcanzan la
categoría de delitos de menor o mayor entidad que merecen atención y
respuesta del Estado.
Esta última no será siempre la misma. No todo se resuelve con más policía.
De allí que, antes de avanzar, conviene profundizar la noción de seguridad.
¿Qué es la seguridad? En términos generales, según Victoria Rangugni
(2010), la noción de seguridad se vincula con un valor u objetivo deseables –
aunque ciertamente incomprensible- que apuntarían a la reducción o
elusión de la incertidumbre, la desprotección, la inseguridad, las amenazas.
Esta reducción o elusión de la incertidumbre es incomprensible en tanto
aquello que atenta contra las certezas es cambiante y está históricamente
determinado.
En efecto, a lo largo de la historia, la seguridad tampoco ha sido siempre la
misma, es decir, no siempre estuvo asociada con los mismos problemas, los
mismos protagonistas, y, por tanto, las agencias del Estado -para hacerse
cargo de la inseguridad- tampoco fueron siempre las mismas.
A grandes rasgos, se puede decir que durante el estado de bienestar, la
seguridad se vinculaba centralmente con la cuestión social. Si el Estado tenía
que equilibrar el desarrollo económico con el desarrollo social, solucionar
los desequilibrios e inequidades sociales, garantizando el pleno empleo y la
calidad de vida, incrementar la capacidad de consumo, transformar a los
trabajadores en consumidores, entonces la seguridad era la “seguridad
social”.
La tendencia era a la desjuridización de los conflictos sociales. La resolución
de los conflictos y las situaciones violentas merecían un tratamiento
correctivo e integrador que no siempre involucraba a las agencias del
sistema penal y a las fuerzas policiales. Si había que asistir e incluir en las
redes sociales, la cárcel no parecía la mejor respuesta ni la única. Antes
había que agotar otras instancias; existían otras agencias que tenían que
hacer su trabajo.

35
Pero en las décadas del 70 y el 80, con la crisis de la sociedad salarial, el
desmantelamiento del estado social y la prepotencia del mercado, la
seguridad fue mutando hasta convertirse en un problema policial.
La seguridad era una problemática que ya no involucraba a las agencias
sociales o de desarrollo social sino, centralmente, a las agencias que
coordinaban y planificaban la actuación policial. Para contener las
consecuencias sociales de las transformaciones producidas por el
neoliberalismo (la marginación social, la desocupación, la precarización del
mercado laboral, el abandono familiar, etc.), se catalogaba a la policía como
la institución primordial. Todo se cargaba a su cuenta y a sistema punitivo.
Poco a poco se empezaba a asociar la inseguridad con la pobreza y se
proponía un tratamiento criminalizador, canalizando los conflictos sociales
hacia el ámbito judicial. Es lo que algunos autores llamaron la
“judicialización” y “criminalización de la pobreza”. Como dijo el sociólogo
francés Loïc Wacquant, con
el desmantelamiento del estado social la providencia se vuelve penitencia.
La culpa de la inseguridad la tienen los pobres.
Prueba de ello son las políticas de “Ley y Orden”, “Tolerancia Cero” y “Mano
Dura”, a través de las cuales se propone limpiar las calles de los extraños
referenciados como peligrosos, invisibilizarlos, sacarlos de circulación.
En la Argentina, en los últimos años, paulatinamente se fueron creando
nuevas condiciones institucionales para repensar la seguridad sobre otras
bases. A medida que el Estado fue agregando la cuestión social en su agenda,
la inseguridad empezó a enfocarse de otra manera. Y, por tanto, se fueron
postulando otras agencias para su intervención. Eso no significa que el
Estado desautorice a la policía ni que haya que desentenderse de problemas
como el delito, la violencia y demás conflictividades sociales. Pero –como se
verá más adelante- se los abordará con otras herramientas y otras
estrategias, ya no sólo con la policía sino también con el desarrollo de
políticas sociales inclusivas. La intervención será multiagencial y
descentralizada, es decir, además del Ministerio de Seguridad intervienen
los ministerios de Desarrollo, Educación, Justicia y la Secretaría de Cultura
36
de la Nación, procurando involucrar a los gobiernos locales (municipios o
comunas).
Desde esta perspectiva, y según el criminólogo italiano Alessandro Baratta
(2003), la seguridad es una necesidad humana que no tiene contenido
propio, es decir, una necesidad secundaria o accesoria respecto de todas las
otras necesidades básicas o reales que pueden definirse como primarias
(alimento, salud, vivienda, trabajo, etc.). La seguridad no es un fin en sí
mismo. Debe orientarse a crear condiciones para el ejercicio de aquellos
derechos, analizando las conflictividades sociales y violentas que pueden
obstaculizar o poner en tela de juicio el ejercicio efectivo de esos derechos.
Los derechos humanos y la democracia constituyen el marco de la seguridad
ciudadana, las dos ideas fuerzas que organizan las tareas para gestionar las
conflictividades sociales. Los derechos humanos representan un límite y
señalan un horizonte en materia de seguridad. No se trata de reducir
derechos para disminuir los riesgos, sino de ampliar los derechos para
asumir entre todos los riesgos que corremos en ciudades con profundos
contrastes sociales.
No hay que perder de vista que, con el afán de obtener seguridad, muchos
ciudadanos tienden a reclamar reformas institucionales o penales que
avasallan otros valores deseables, como la igualdad entre las personas, la
libertad, la cooperación, la protección mutua entre aquéllas. Reformas que,
lejos de resolver los problemas, crean nuevas condiciones para reproducirlos
o, incluso, agravarlos. De allí que la democracia y los derechos humanos
fijen límites al mismo tiempo que perfilan un nuevo horizonte para la
administración de la seguridad.

Consigna
1. Realizar una lectura superficial del texto.

2. Buscar en el diccionario las palabras desconocidas.

37
3. Identificar la idea global del texto y escribirla en unos pocos renglones.

4. Subrayar las ideas principales y las ideas secundarias.

5. A partir de las ideas subrayadas, elaborar una síntesis del texto.

6. Según los gráficos explicados a lo largo del cuadernillo, construir aquel que
consideres más adecuado para presentar la síntesis de este texto. Justificar
la elección.

7. Redactar una reflexión generada a partir de la lectura del texto.

38
Evaluación de cierre de la asignatura
“Métodos y Técnicas de estudio”
Ya finalizamos el curso de ingreso, te proponemos que contestes las
siguientes preguntas y nos digas cómo te resultó la cursada de la
asignatura “Métodos y Técnicas de Estudio”.
Tu opinión y sugerencias son muy importantes para evaluar y
mejorar el desarrollo del mismo.

(Señala con una cruz la opción elegida)

1) Los temas abordados durante la cursada te resultaron:


❏ Muy interesantes
❏ Interesantes
❏ Poco interesantes
❏ Nada interesantes

2) ¿Consideras que habría que abordar otras temáticas? ¿Cuáles?

_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________

3) ¿Cuán interesantes te resultaron las actividades propuestas?


❏ Muy interesantes
❏ Interesantes
❏ Poco interesantes
❏ Nada interesantes

4) La dinámica de los encuentros te resultó:


❏ Excelente
❏ Muy buena
❏ Buena
❏ Regular

39
5) ¿Cómo valoras el cuadernillo de lectura y actividades que acompañó la
asignatura?
❏ Excelente
❏ Muy bueno
❏ Bueno
❏ Regular

6) ¿Cómo calificas el desempeño del/de la docente a cargo de la asignatura?


❏ Excelente
❏ Muy bueno
❏ Bueno
❏ Regular

7) ¿El curso cubrió tus expectativas?


❏ Si
❏ Parcialmente
❏ No

8) Observaciones, comentarios y/o sugerencias finales


_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________
_________________________________________________________

¡Muchas gracias por colaborar!

40