Está en la página 1de 4

PROPUESTA DE LA CORRIENTE IZQUIERDA SOCIALISTA EN LA

AGRUPACIÓN MUNICIPAL DE EL CAMPELLO (ALICANTE):

GRUPO DE TRABAJO SOBRE PROPUESTAS MUNICIPALES Y


AUTONÓMICAS.

Es evidente que el trabajo que todos y cada uno de nosotros


realizamos en nuestra Provincia o en nuestra Agrupación supone la
base sobre la que va a sustentarse el proyecto final de la corriente
Izquierda Socialista PSOE, no solo como un grupo de debate sino
como un sector del partido organizado en torno a un objetivo:
devolver al Partido Socialista Obrero Español su compromiso
histórico con la clase trabajadora, los oprimidos, los explotados y
los marginados por un sistema ( el capitalista) contra el que
luchamos para transformarlo, utilizando los instrumentos sobre los
que la socialdemocracia se fundó y consolidó: la solidaridad, el
apoyo mutuo, la igualdad, la justicia social, la democracia plena,
etc. Es por esto que considero que es necesario constituir un grupo
que comience a elaborar documentos y propuestas para el debate
en el seno de la corriente y sobre asuntos absolutamente próximos (
en el tiempo y en la estrategia) como son las propuestas
municipales y autonómicas ( propuestas que pueden servirnos como
base del debate para diseñar nuestra aportación coordinada a los
programas electorales con los que vamos a concurrir a las
elecciones del próximo mes de mayo).

La crisis fue abordada en las jornadas federales de Izquierda


Socialista el pasado mes de octubre de 2009. En el debate y las
conclusiones planteamos un ambicioso giro ideológico que no ha
sido posible concretar dada nuestra reducida representatividad en
los órganos de decisión federales. No obstante la posición de
Izquierda Socialista ha podido ser visualizada gracias al trabajo que
han realizado los diputados adscritos a la corriente y gracias a
compañeros y compañeras que en las agrupaciones, sindicatos y
colectivos sociales han llevado la voz de Izquierda Socialista hasta
la calle. No obstante, y a pesar de todo, seguimos siendo una
minoría muy reducida y nuestra capacidad de influencia es, no
limitada, sino prácticamente inexistente.

Este es un debate que llevamos manteniendo desde hace años: ¿qué


somos en el PSOE, qué queremos y cómo lo vamos a conseguir?.

En diferentes foros y plataformas de Internet han surgido grupos de


debate y la discusión siempre, o en la mayoría de ocasiones, nos ha
llevado hasta el mismo punto: ¿revisar nuestra propia existencia,
con un objetivo renovador o un objetivo refundador?. Las posiciones
en torno a uno y otro concepto no se han concretado en acuerdos
globales, aunque sí se han visto reflejadas de alguna manera en las
conclusiones de los debates de la Coordinadora Federal de I.S. La
propuesta de creación de grupos de trabajo y responsabilidades en
la coordinadora, por ejemplo, son un comienzo que debería
llevarnos, o hacia la reformulación de nuestros objetivos y
estrategias, o incluso hacia la refundación en sí misma y en sus
objetivos de la Corriente.

Tanto uno como otro objetivo son compatibles pues hablamos de un


mismo objetivo: ganar capacidad de influencia en el partido.

La creación de éste grupo, tiene dos objetivos: por un lado aglutinar


a compañeros y compañeras de diferentes agrupaciones,
valiéndonos de las nuevas tecnologías, en torno a la tarea de
formular reflexiones y propuestas en clave municipal y autonómica.
El segundo objetivo es servirnos de esas reflexiones y propuestas,
elaborando una estrategia de trabajo público que nos posibilite
crecer en número de adscritos/as y, de esta manera afrontar el
objetivo de ganar en influencia cuantitativa y cualitativamente.

Los y las compañeros y compañeras de Izquierda Socialista hemos


sido, en diferente grado, leales con el proyecto que
democráticamente fue aprobado en el último Congreso Federal,
aunque esa lealtad ha sido confundida por el sector mayoritario del
partido con sumisión a la voluntad mayoritaria, cuando no con la
petición expresa de renuncia a nuestros principios. La disciplina no
puede ni debe fundamentarse en la aceptación acrítica de
posiciones que, ni han sido refrendadas por la militancia, única
legitimidad para la toma de decisiones. Por este motivo la primera
reivindicación gira en torno a la necesaria profundización
democrática en nuestra organización. Las primarias, las listas
abiertas y la supremacía de la Asamblea como órgano soberano nos
conferirá no solo ese plus de legitimidad, sino la recuperación de la
confianza de los y las ciudadanos y ciudadanas que han ido
separándose de nuestras posiciones políticas, tanto por la deriva
derechista desarrollada por el Gobierno del compañero Zapatero
(apoyada por la dirección federal y las direcciones de las diferentes
federaciones sin aportaciones autocríticas ni propuestas
alternativas) como por la dinámica interiorista que el Partido
desarrolla hacia la sociedad, convirtiéndose gradualmente en una
superestructura que poco o nada tiene que ver con nuestra base
social y política.

La elaboración de un documento genérico sobre política municipal y


autonómica debe partir, en mi opinión, de la rica experiencia que los
y las socialistas tenemos en la materia. Muchos años al frente de
Ayuntamientos, Diputaciones y Gobiernos Autonómicos nos dan una
perspectiva clara de cual es la realidad y cuales son las necesidades
y cambios que deberíamos plantear para aproximarlas a las
necesidades de la sociedad (marcadas por necesidades y
prioridades que debemos analizar en el marco de ese proyecto
transformador del que hablábamos antes) y por tanto, a su función
real más allá de la gestión más o menos eficaz de los recursos
públicos: a su función democrática.
El funcionamiento del grupo estaría definido por la elaboración
individual de propuestas y reflexiones, distribuyéndolas entre los y
las miembros para su análisis y debate. La discusión sobre los
diferentes textos se realizaría a través de un nuevo intercambio
donde hayamos podido introducir propuestas, modificado textos,
etc. La conclusión sería un texto, todo lo amplio que sea preciso
para ser debatido de forma colectiva y presencial: una reunión de
trabajo ( a celebrar durante los meses de noviembre-diciembre) que
de forma definitiva a la propuesta que se elevaría a la Coordinadora
Federal para su debate en las jornadas federales previstas para el
mes de enero ( algo que me ha comentado J.A Barrio).

En principio, un guión tipo podría ser:

-Análisis de la situación política en las administraciones municipales


(Ayuntamientos, diputaciones, Mancomunidades, Consorcios, etc.).
Análisis desde la oposición. Análisis desde el Gobierno.

-Cómo defender los servicios públicos. Cómo racionalizar los


recursos sin externalizar o privatizar servicios. Alternativas a la
privatización desde la responsabilidad de gobierno o desde la
oposición.

-La profundización de la democracia. Cómo y con qué objetivos.


Instrumentos de participación democrática y de co-decisión.

-Propuestas de trabajo concretas por áreas o departamentos


concretos: recursos económicos, servicios, educación, cultura etc.

-El desarrollo del estado del bienestar en el ámbito municipal y


autonómico en un estado federalizado. El cuarto pilar del Estado del
bienestar (servicios a la familia). El empleo y la vivienda.

Y tantos otros puntos como se considere oportuno.

No obstante, en mi opinión deberíamos huir de la retahíla de


propuestas y centrarnos en las que, desde nuestra posición política,
consideremos como verdaderamente transformadoras y pilares de
un proyecto socialdemócrata (en la medida) en nuestro municipio o
en nuestra comunidad. Puntos concretos que nos diferencien
claramente tanto de la política de la derecha como de la que la
social derecha institucionalizada del PSOE ha realizado.

Si somos capaces de elaborar un documento suficientemente


debatido y consensuado, si somos capaces de integrar en el debate
a compañeros y compañeras, simpatizantes y hombres y mujeres
de izquierdas, habremos conseguido ya uno de los objetivos: que
Izquierda Socialista sea el referente para muchos hombres y
mujeres que ven al PSOE como un partido que ha traicionado sus
principios y a sus bases.

Esto podría ser el inicio de la reconstrucción cuantitativa, algo que


de otra manera y “gracias” a la imagen que nuestro partido
proyecta en la sociedad, nos será de enorme dificultad (insisto en el
objetivo central de esa nueva y ambiciosa estrategia: influir todo lo
posible en la organización para poder influir en la toma de
decisiones.

No debemos olvidar que las perspectivas son poco halagüeñas para


nuestra organización. La deriva social liberal que ha asumido el
gobierno con el apoyo de la dirección política va a situarnos en una
complicada situación electoral. Por lo tanto, y sin entrar en debate
de nombres, sí considero que debemos prepararnos para presentar
alternativa en la totalidad de ámbitos de nuestro partido, incluido el
Congreso Federal de 2012. Los liderazgos no se construyen con el
actual presidencialismo que desarrolla el partido, sino con la
capacidad de acuerdo y la autocrítica constructiva, con la capacidad
de consenso e integración. En ese aspecto considero que Izquierda
Socialista tiene en sus filas compañeros y compañeras con la
capacidad de liderar un verdadero cambio de rumbo que nos
devuelva la ilusión militante y la confianza de la sociedad para la
que existimos.

Espero que la propuesta sea de vuestro interés y podamos ponernos


a trabajar en su desarrollo lo antes posible.

Angel Sánchez
Salud y Socialismo.