Está en la página 1de 3

LECTURA: “¿Qué es la estrategia?” - Michael E.

Porter
La cantidad de actividades involucradas en el diseño, producción, venta y distribución de un
producto o servicio, son elementos vitales para la generación de la ventaja competitiva. La eficacia
operacional significa ejecutarlas mejor que los demás.

Las compañías no pueden ignorar las ventajas de la eficacia operacional, como las firmas japonesas
que demostraron en los 70 y 80 con sus prácticas innovadoras en la administración de la calidad
total y el mejoramiento continuo.

Estrategia no es ganar en la competencia, implementar mejores prácticas, mejores procesos,


comprar maquinaria de última generación, generar procesos o actividades para que la compañía sea
más productiva y eficiente. Dichas actividades son una necesidad pero no es estrategia.

Estrategia no es hacer lo mismo, de la mejor manera. Es competir por ser único, puede superar a la
competencia siempre y cuando establezca una diferenciación que pueda mantener a largo plazo.

Los orígenes de las posiciones estratégicas


Las posiciones en la estrategia provienen de tres fuentes diferentes. La primera, es que el
posicionamiento puede basarse de un conjunto de servicios o productos. Es muy conveniente para
las empresas que pueden manejar adecuadamente productos únicos con actividades exclusivas.
Llamemos a esto posicionamiento por variedad.
El segundo principio para posicionarse es satisfacer todas las necesidades de un grupo determinado
de clientes. Esto se llama posicionamiento por necesidades.
La tercera y última clase de posicionamiento es aquella que segmenta a los clientes que pueden ser
atendidos con diferentes servicios. Aun cuando sus necesidades son similares a las de otros
clientes, los procesos para lograr su satisfacción son diferentes. Esto es un posicionamiento por
acceso.

Si sólo existiera una posición ideal, no habría la necesidad de poseer la estrategia. La esencia del
posicionamiento estratégico es la de escoger actividades diferentes de la competencia.

Un posicionamiento estratégico sustentable requiere trade-offs.

Elegir una posición de liderazgo no garantiza una ventaja sostenible. Este nuevo posicionamiento
cautiva la imitación de la competencia de dos maneras. En primer lugar, la competencia puede
reposicionarse por sí sola. La segunda forma de imitación es la adaptación. A través de ella la
competencia toma como suya una posición exitosa ajena sin dejar la que posee, asimilando nuevos
servicios y tecnologías

Pero una posición no es sostenible a menos que sea coherente con las demás. Esto sucede cuando
las actividades son incompatibles. Esta modalidad, en resumen, significa que hay actividades que no
necesitan de otras. Una aerolínea puede ofrecer comidas a bordo, con pasajes más costosos y un
servicio de espera en plataforma, o no ofrecerlas, pero no puede hacer ambas sin tener ineficiencias
y mayores costos.

La estrategia es diseñar una adecuada compensación de la compañía para competir, escogiendo


con acierto qué es lo que no debe hacerse ni lo que no debe ofrecerse al cliente. Sin este equilibrio
no habría estrategia y, entonces, cualquier buena idea sería inmediatamente replicada por la
competencia. Así, un buen desempeño depende exclusivamente de la eficacia operacional.

El Calce impulsa a la ventaja competitiva sostenible.


Mientras la efectividad operacional consiste en lograr la excelencia de las actividades individuales, la
estrategia consiste en balancear e integrar idóneamente sus esfuerzos con la experiencia y la
situación de la compañía. El éxito radica en que todas las actividades engranan y se refuerzan unas
con otras para crear, constantemente, un mayor valor económico real.

Tipos de Integraciones:
La certeza en la definición de la estrategia es muy delicada porque las actividades y procesos se
afectan mutuamente.
Existen tres tipos de integración que no necesariamente son excluyentes entre sí. El primero tiene
que ver con la consistencia entre las actividades y la definición de la estrategia, lo cual permite que
sea alcanzable en los diferentes escenarios de la organización frente a sus clientes, empleados y
socios de negocios. El segundo tipo de la estrategia ocurre cuando las actividades se refuerzan
unas con otras y por último, la tercer tipo de integración va de la mano de lo que llamo la excelencia
por esfuerzo.

En cualquiera de los tres casos, la integración será el aspecto más relevante por encima del
funcional o particular. La ventaja competitiva nace de un único sistema de actividades que
aproveche y comprometa los valores individuales de cada actividad al servicio de la estrategia
corporativa.

Calce y sustentabilidad.

La armonía estratégica entre las actividades es fundamental no sólo para lograr la ventaja
competitiva sino para asegurar la sobre vivencia de la organización. Es muy difícil, que la
competencia imite una buena combinación en el diseño tecnológico, la calidad en la mano de obra,
la eficiencia en los procesos de manufactura y la capacidad de gestión de la fuerza de ventas. El
posicionamiento basado en un sistema de actividades es más sustentables que aquel basado en
actividades particulares.

Entonces, la estrategia consiste en lograr la mejor integración de todas las actividades de la


Empresa. El éxito de la estrategia depende en hacer lo más consistente posible una serie de
actividades e integrarlas, para asegurar su existencia a largo plazo.

Redescubrir la estrategia.

La incapacidad de elegir. La definición de la estrategia nace de elementos externos a la


organización como cambios en la tecnología o en los hábitos de comportamiento del mercado o del
consumidor.

La obsesión de lograr la eficacia operativa, ha llevado a los gerentes, a decidir bajo la presión del
desarrollo de la competencia, a entrar en la era de la imitación de las mejores prácticas del mercado
y de adoptar cualquier nueva tecnología por estar de moda.

La trampa del crecimiento.

Entre otras muchas consecuencias, el deseo de crecer puede resultar en detrimento de la


organización y de su estrategia. Esta puede afectar el crecimiento, si al servir a sus clientes con
exclusividad, abandona a otros creando un resentimiento y discriminación.

Una búsqueda inconsistente en el crecimiento puede erosionar lo conseguido con la virtud y


originalidad de la estrategia de una compañía. Tratar de competir simultáneamente en diferentes
frentes ocasiona la desmotivación de toda la organización.

El crecimiento rentable.

Muchas compañías después de reestructurarse y ajustar sus precios, colocan su meta en el


crecimiento. Es común que este cambio afecte las ventajas competitivas sobresalientes y reduce la
sinergia. De hecho, el crecimiento obligado es peligroso para mantener la estrategia.

La globalización de los mercados permite un crecimiento consistente con la estrategia al abrir


oportunidades que se pueden manejar con la expansión de la identidad de una organización. Dentro
de este proceso, una empresa puede evitar que la estrategia se afecte al reforzar puntualmente
cada unidad de negocio con sus respectivas marcas y actividades.

El papel del Liderazgo.

El reto de desarrollar o establecer una estrategia es un asunto de cultura organizacional. Con tantas
decisiones sobre cuales desarrollar y moldear sus cambios, se requiere de un líder que lleve a buen
término el proceso que en principio es de por si abstracto.

Mejorar la efectividad operacional es una responsabilidad de la administración, pero no es


necesariamente la estrategia
La organización debe continuamente retar sus logros en la productividad, para prepararse y
ajustarse a los grandes cambios en el sector productivo al que pertenece, así la gerencia debe
cambiar y ajustar también su estrategia, pero debe hacerlo garantizando su ventaja competitiva ya
ganada.

El objetivo principal es definir la estrategia como la ventaja competitiva que brinda una
organización para competir con el resto de organizaciones, creando un valor distinto para el
consumidor y permitiendo a la compañía prosperar y lograr una rentabilidad superior a su
competencia.

Estrategia es hallar un valor distinto para que la organización genere valor y sea sostenible en el
tiempo.

Estrategia es como mirar a la industria en la que compites, y como pensar en aquello que
genera rentabilidad y como en base a ello, una compañía puede mejorar su posición.