Está en la página 1de 33

Cómo Ser Gracioso: Fórmulas Para

Añadir Humor a Tus Conversaciones


Pau Navarro30 comentarios

+11
Share205
Tweet
Share69
SHARES 275
El humor es uno de esos atributos que suelen aparecer en las revistas entre los más
deseados en nuestras parejas, a la altura de la generosidad, confianza o atractivo físico.

Aunque la verdad es que me sorprende que nunca se mencione la riqueza en esos listados.
Porque todo el mundo sabe que la gente que está con ancianos multimillonarios lo hace por
su ingenio, ¿verdad?

En cualquier caso el humor es una característica muy valorada. Y aunque no se ha


demostrado científicamente que tenga una relación directa, suele vincularse con
la inteligencia y la extroversión. Incluso es capaz de minimizar otros defectos: todo se
perdona mejor con una sonrisa.
Y como yo tenía varios problemas que ocultar, durante gran parte de mi adolescencia me
esforcé en parecer más gracioso.

Aunque a veces conseguía arrancar una carcajada a mis amigos o parejas, mi humor era un
poco friki y habitualmente solo me hacía gracia a mí. Eso reducía bastante mi audiencia, así
que fui lo que se conoce como un chico aburrido.

Mi recelo a mostrar mis verdaderos sentimientos tampoco me ayudaba. Yo mismo filtraba


muchas cosas que me hubiera gustado decir o me quedaba callado intentando pensar en
algo ingenioso, con poca fortuna en la mayoría de ocasiones.

¿Conoces esa sensación tan desagradable de que alguien se está aburriendo contigo y
preferiría estar en otro lugar? Pues yo también. Mi me culpaba solo a mí del resultado de
las conversaciones, y lo peor de todo es que cuanto más me esforzaba por ser gracioso, peor
lo hacía.

Por esto todavía me fascina la gente que constantemente hace reír a los demás. Me
refiero a esos compañeros con los que te gusta sentarte a la hora de comer o irte a tomar
unas copas porque sabes que pasarás un buen rato.

Sin apenas esfuerzo logran encontrar la parte divertida de cualquier cosa, se convierten en
el centro de atención y todo el mundo quiere estar cerca de ellos. ¿Se trata de un poder
mágico o lo han aprendido por el camino?
Afortunadamente en los últimos años he tenido mucho contacto con este tipo de personas y
parece que por fin he aprendido algo. Gracias a eso ahora veo las cosas desde un punto de
vista más absurdo, y rara es la ocasión en que no aparecen las bromas en mis
conversaciones. Aunque sean a mi costa 🙂

Por eso hoy quiero revelarte las fórmulas para ser más divertido en tus conversaciones.
Porque cuanto más se diviertan en tu presencia, más rato querrán pasar contigo.

PD: a no ser que seas multimillonario, en ese caso no necesitas seguir leyendo. Sal y
disfruta de la vida.

¿Qué aprenderás en este artículo? [mostrar]

Preparación: Las Reglas Del


Humor
El humor es importante, desde luego. Pero si es evidente que lo estás forzando puede jugar
en tu contra.

Es como cuando yo intentaba hacer una broma toda costa. Como perdía el elemento
sorpresa (una de las principales características del humor) lo que terminaba ocurriendo es
que no se reía NADIE.

Eso me hacía sentir absolutamente ridículo y entonces me quedaba callado para no volver a
meter la pata, lo que todavía me encerraba más en mi timidez.

Si esto te suena y no quieres que te vuelva a ocurrir, ten muy presente que el humor se basa
en 4 principios fundamentales:

1. Todo empieza por tu estado emocional


No hay trucos infalibles para ser más gracioso. Sí, prefiero decírtelo ahora que después de
que te hayas leído las 3.500 palabras de este artículo. Aunque más abajo te explicaré varias
formas para crear humor, la realidad es que TODO depende de tu estado emocional.

Si en una conversación te sientes confiado y seguro serás mucho más gracioso que si estás
nervioso. El motivo es que dejarás de filtrar lo que es correcto decir y lo que no, con lo
que tendrás más ideas y dejarás de preocuparte por el resultado de tus bromas.
Para conseguir estar tranquilo fuera de tu entorno habitual debes aprender a gestionar tus
emociones, y la clave es dejar de identificarte con ellas. Es un proceso laborioso que no se
consigue de hoy para mañana, pero es la única manera de lograr que el resultado deje de
afectarte.

Nota: si quieres aprender a desvincularte de tus emociones para que no te afecten tanto te
recomiendo el libro Cuestión de Confianza.

2. Céntrate en lo que te hace reír a ti


Ahora ya sabes que el problema real es tu falta de confianza: cuanto más inseguro estés,
menos bromas harás por miedo a que no resulten graciosas.

Pero la gente divertida SIEMPRE corre riesgos. Y como les da igual si los demás se ríen o
no, siguen bromeando. ¡A veces demasiado!

La segunda clave del humor es decir lo que te parece divertido a TI porque aunque no
existe un estilo mejor que otro, sí que se ha demostrado que la naturalidad es fundamental
para ser más gracioso.

¿Cuántas veces has hecho una broma que no ha tenido ninguna gracia? En ese caso
pregúntate si el tipo de humor que estás usando es el que realmente te gusta. Perder la
naturalidad al decir lo que crees que hará reír a los demás suele ser el principal
responsable de los comentarios desafortunados.

Quizás estés intentado imitar a alguien cuando en realidad se te dan mejor las ironías o
contar historias, así que conviértete en un especialista de tu estilo.

3. El origen del humor es la creatividad


¿Te has preguntado alguna vez qué es necesario para que algo resulte gracioso?

La respuesta es la Creatividad Espontánea.

La Creatividad Espontánea es decir lo menos esperado en el momento justo, de forma que


resulte sorprendente. Se trata de mostrar aquello en que nadie ha reparado pero que
encaja perfectamente con lo que se está diciendo.

Por este motivo es fundamental que desarrolles tu capacidad de encontrar vínculos


inesperados. Y no hay fórmulas rápidas para conseguir este tipo de creatividad. Solo la
desarrollarás practicando, imitando y ampliando tu cultura general (al final del artículo
encontrarás varios recursos que te ayudarán).

Por suerte, relajándote y eliminando tu censura ya estarás multiplicando tu creatividad. ¿No


te has fijado que tus mejores ideas aparecen mientras te duchas, conduces o estás relajado
haciendo cualquier otra cosa?

4. Asume que no siempre serás divertido


Imagino que conoces la sitcom The Big Bang Theory, ¿verdad? Pues debes saber que a mí
no me hace ninguna gracia. Me parecen chistes fáciles y clichés desgastados, pero conozco
gente mucho más inteligente que yo que la encuentra genial.
Y es que el gusto para el humor es muy personal.

Por eso nunca podrás gustar a todo el mundo, por muy creativo y espontáneo que seas.
Como todo en la vida, habrá gente que apreciará más tu humor y gente que menos. O días
en que estarás más brillante y otros que menos.

Esto es algo que les ocurre incluso a los comediantes profesionales. Pero si has aprendido a
no depender del resultado eso no te impedirá seguir buscando la parte graciosa y creativa
del asunto.

No te exijas ser divertido todo el rato porque es imposible. Cuando te descubras a ti


mismo esforzándote por ser gracioso, baja el ritmo. No hay nada más triste que alguien
intentando continuar una broma que ya ha perdido la gracia.

Anticipación: 10 Fórmulas
Para Ser Más Divertido
Ahora ya conoces los principios del humor:

 Deslígate del resultado


 Empieza por lo que te hace reír a ti
 Entrena tu creatividad para que aparezca espontáneamente
 No te esfuerces demasiado

A continuación encontrarás 10 fórmulas basadas en la Creatividad Espontánea que suelen


dar excelentes resultados para crear conversaciones más ingeniosas y divertidas.

1. Busca relaciones inesperadas


Estudios como este reafirman que el ingenio consiste en encontrar lo que une o
diferencia dos conceptos de forma inesperada. ¿Por qué? Porque es creativo y nadie lo
había previsto.

Por ejemplo: ¿cómo sacarías un elefante de una piscina? Piénsalo bien antes de responder.

¿Lo has pensado ya?

Lo sacarías mojado.

Claro, no es el mejor chiste del mundo, pero fíjate como une dos conceptos de forma
inesperada. Tú estabas buscando el método, porque creías que el Cómo se refería a la
manera, pero en realidad también podía referirse a su estado. ¡Dos significados distintos!

Utiliza el doble sentido de las palabras, porque se ha demostrado en estudios de


resonancia magnética que comprender juegos de palabras provoca una respuesta cerebral
muy agradable: el humor.

Como otro ejemplo de relaciones inesperadas, observa esta conversación entre un hombre y
Dios:

Hombre: “Dios, ¿es verdad que mil años son como un minuto para ti?”

Dios: “Sí, es verdad.”

Hombre: “¿Y es verdad que un millón de dólares son como un centavo para ti?”

Dios: “Sí, eso también es cierto.”


Hombre: “¿Dios?”

Dios: “¿Sí, hijo?”

Hombre: “¿Puedes darme un centavo?”

Dios: “Claro, sólo tardaré un minuto.”

Busca relaciones que no sean evidentes en la conversación. No es sencillo, pero practicando


tu creatividad con los recursos que te daré al final de este artículo empezarás a ser más
hábil encontrando vínculos sorprendentes.

2. Observa la situación como si fueras un


espectador
Hay dos cosas imprescindibles para que tu Creatividad Espontánea te permita encontrar
relaciones inesperadas:

 Que estés relajado


 Que estés presente

Cuanto más presente estés en la conversación más sencillo te resultará encontrar vínculos
entre conceptos. Porque mientras estás atento, tu inconsciente también trabaja y de vez
en cuando te envía ideas brillantes.

El problema es que solemos prestar demasiada atención a nuestra parte consciente cuando
estamos pensando en lo que vamos a decir a continuación, y eso nos impide oír la vocecita
de nuestra insconsciencia.

También es importante que seas capaz de ver las cosas con cierta distancia. A veces nos
sumergimos tanto en una conversación que perdemos la capacidad de reírnos de lo que
hemos dicho o lo que está ocurriendo alrededor.
Para conseguirlo, cada 30 minutos detente y haz una reflexión como si fueras
un espectador totalmente ajeno a la conversación. Si te das cuenta que habéis usado un
montón de anglicismos en vuestro diálogo, dilo. Si ambos estáis sentados en la misma
posición, hazlo notar con una sonrisa.

Por ejemplo: ¿te has fijado en que en el párrafo anterior he puesto un enlace a un perro y no
te has dado cuenta?

3. Ríete de ti y simula que no entiendes las


risas
La forma más sencilla de empezar a resultar gracioso es reírte de ti mismo, así que
empieza por ahí. Por desgracia mucha gente cree que debe proyectar siempre una imagen
de seguridad y termina haciendo lo contrario.

Pero se equivocan, porque todo son ventajas:

 Reírte de ti mismo te dará el derecho de reírte de los demás con mayor libertad.

 Cuanto más te rías de ti mismo menos se reirán de ti porque ya habrás demostrado


que no te afecta.
 Mostrar tus defectos te permitirá conectar con los de los demás, de forma que te
verán más cercano y humilde.

Tengo un ejemplo personal de hace tan solo un par de días. Asistí a una presentación donde
un ponente estaba hablando sobre el marketing de unos productos para adelgazar, y en
mitad de la charla dijo:

–Y aquí tenéis este producto para reducir michelines. Lógicamente yo no lo necesito, como
podéis ver, ¡pero os puedo asegurar que funciona!

Mientras decía esto se agarraba la grasa que rodeaba su cintura mostrando todavía más sus
abundantes michelines, lo que resultaba cómico porque era todo lo contrario a lo que estaba
diciendo.

Se estaba riendo de él mismo con una ironía, y eso arrancó una buena carcajada entre los
asistentes. Finalmente, acabó de provocar las risas del público diciendo con cara muy
seria: “Oye, ¡no entiendo por qué os reís!”

4. Exagera desproporcionadamente
Exagerar es simplemente desproporcionar las relaciones que existen entre varias cosas.
Demuestra creatividad, y eso ya suele ser suficiente para despertar una sonrisa.

Sin embargo la mayoría de personas utilizamos una comunicación muy neutra. “Vi un
perro muy grande” o “Mi jefe nunca me reconoce nada” son ejemplos de frases planas, sin
ninguna gracia.

Po eso si incluyes las exageraciones en tus conversaciones añadirás mucha variedad a


tus diálogos, incluso si no son especialmente divertidas. Siéntete libre de exagerar mucho
para que sea evidente que lo estás haciendo.

– “Una vez vi un perro tan grande que era el dueño el que esperaba en la calle mientras él
entraba a comprar el pan.”

– “Me falta constancia para ser el empleado del mes en esta empresa. Deberían crear el
premio a empleado del minuto para darme una oportunidad.”

5. No ahorres en metáforas y
comparaciones
Las metáforas y comparaciones tanbién son herramientas muy útiles para añadir diversión a
las conversaciones.

Cuando estés explicando algo, busca parecidos con otras cosas. Como has visto antes, nos
hace gracia aquello que nos descubre relaciones desconocidas.

 Por ejemplo, si eres médico y te preguntan a qué te dedicas, en lugar de la respuesta


habitual puedes decir muy serio que eres veterinario de personas.

 O si una película te ha parecido muy aburrida, podrías comentar que se te ha hecho


más larga que el campo de Oliver y Benji (Supercampeones).

Puedes comparar cualquier cosa que se te ocurra. Lo ideal es que no te quedes en la


comparación básica, sino que la exageres (¿recuerdas el punto anterior?) añadiendo otro
elemento más.

Por ejemplo, si alguien come muy rápido podráis decirle que come con un león. Esta es la
comparación básica. No es divertida pero es más creativa que no decir nada.

Pero si le añades una vuelta de tuerca, diciéndole por ejemplo que come como un león
después de terminar una huelga de hambre, tu comentario tendrá más gracia.

Las ironías funcionan de modo parecido: consisten en atribuirle una característica a algo
cuando es evidente que es todo lo contrario. Y te recomiendo que empieces a usarlas,
porque se ha demostrado científicamente que aumentan tu ingenio.

6. Plantea hipótesis absurdas


Un gran potenciador de la creatividad son las hipótesis imposibles. Pensar en
posibilidades inimaginables te abrirá a un estado más emocional y menos lógico, y eso
te ayudará a construir conversaciones más divertidas.

¿Te has fijado que en los aviones ponen chalecos salvavidas? Si seguimos ese mismo
razonamiento, ¿por qué demonios no hay paracaídas en los barcos?

¿Alguna vez te has preguntado qué hacen nuestros perros cuando nos vamos de casa? Yo
me imagino que el mío se levanta sobre dos patas, se enciende un cigarro y se pone a leer
el periódico mientras dice “Por fin se ha marchado, ¡ahora ya puedo dejar de fingir!”
Da igual que no sea tremendamente gracioso. Lo importante es que las hipótesis suelen
crear asociaciones inesperadas y eso te mostrará como una persona creativa y curiosa.

7. Exagera tu lenguaje corporal e


interpreta tus personajes
El lenguaje corporal juega un papel fundamental en tu comunicación, así que exagéralo
siempre que puedas. Además, después de un comentario divertido puedes multiplicar su
efecto si tú mismo te ríes (por congruencia) o pones cara de estar muy sorprendido (por
contraste) con lo que has dicho.

Respecto a reírte de tus propias bromas, encontrarás gente que te dice que es positivo y
otros que es negativo.

En mi opinión, en un monólogo profesional funciona mejor mantener una cara


imperturbable (por el contraste), pero en una conversación entre amigos ocurre todo lo
contrario.

Si dices algo que para ti es divertido, lo natural es que te rías ¿verdad? Además conseguirás
tres cosas: demostrar que te sientes cómodo con tu propio humor, que no tienes nada que
fingir, y transmitirlo por contagio emocional.
También es mejor interpretar a los personajes de tus historias en lugar de hablar de
ellos en tercera persona. Eso añadirá emoción e intensidad, como por ejemplo el día que
fui al psiquiatra y me dijo:

– ¡Está usted loco!

– Doctor, en ese caso quiero una segunda opinión- le respondí yo.

– Como desee: usted también es feo.

8. Modérate y habla más lento


Imagínate que una sitcom como Friends fuera real. Que tus amigos constantemente
estuvieran lanzándose pullas entre ellos sin hablar en serio en ningún momento.

Seguramente dejaría de hacerte gracia y acabaríais todos locos.

Aunque las comedias de TV funcionen así, tú serás más divertido si te mantienes serio y de
vez en cuando sorprendes a tus amigos con un comentario inesperado, en lugar de estar
todo el rato sacándole punta a las situaciones.

Por otro lado, esta moderación también debería reflejarse en tu forma de hablar. Como
decía Shakespeare, la brevedad es el alma del ingenio. Así que para resultar más
gracioso intenta hablar al 60-70% de tu velocidad y pausarte cuando sea necesario.

9. Usa la mágica Regla de 3


La Regla de 3 sigue la estructura de preparación, anticipación y golpe de efecto. Los
monologuistas profesionales la utilizan constantemente para sus números de humor porque,
sencillamente, funciona.
El motivo es que cuando has enumerado dos cosas nuestra mente empieza ya a imaginarse
un patrón. Pero si al tercer elemento lo rompes con algo opuesto o absurdo, consigues el
máximo efecto sorpresa porque nadie se lo esperaba.

Por ejemplo:

“No me imagino nada peor después de una noche de borrachera que levantarme junto a
alguien sin poder recordar cómo se llama, cómo lo conocí, o por qué demonios está
muerto.” Laura Kightlinger

Cuando te venga a la cabeza una broma o comentario divertido, no lo sueltes sin más.
Añádele un par de elementos no relacionados al principio para aumentar su poder de
sorpresa final.

10. Encuéntrale la gracia a perder la


gracia
Tan importante es ser divertido como saber reaccionar cuando no lo eres. Por eso, si
haces un comentario y nadie le encuentra la gracia, quítale importancia riéndote de eso
mismo.

“Vaya, creo que me he equivocado de audiencia”


“¿Esto no os hace gracia y sin embargo una ardilla mirando a la cámara sí? Youtube se
ha cargado el humor.”

“Ahora me doy cuenta que esto era más gracioso al imaginármelo que al decirlo”

Desenlace: Recursos Para


Ser Gracioso
Aunque ya has aprendido varias fórmulas eficaces, te recuerdo que la única clave para ser
ingenioso es entrenar tu creatividad para que aparezca espontáneamente.

Si tu entorno habitual es serio, lógico y monótono, difícilmente serás capaz de encontrar


vínculos ocurrentes en mitad de tus conversaciones. Por eso es importante rodearte de tanto
humor como puedas.

Lo ideal es tener amigos que sepan buscarle la parte divertida a la vida, pero si no tienes esa
suerte a continuación encontrarás algunos de mis recursos recomendados para entrenar el
ingenio.

Libros para ser más ocurrente


 Groucho and Me, de Groucho Marx: una obra maestra del humor. Se trata de una
biografía extravagante, repleta de comentarios irreverentes y con el impecable
sentido de la oportunidad de Groucho.

 The Importance of Being Earnest, de Oscar Wilde: un clásico atemporal que


sorprende que fuera escrito hace más de un siglo (que eso no te frene, el humor
clásico es bastante más inteligente que el humor actual).

 Side Effects, de Woody Allen: Un libro que te recordará con una sonrisa en la cara
que incluso en lo más patético puedes encontrar el humor.

 Cuentos Sin Plumas, de Woody Allen: Otro gran clásico que no ha sido superado. Un
sinfín de ocurrencias creativas que te ayudarán a pensar fuera de lo evidente.

Películas para desarrollar tu ingenio


 Modern Times, de Charles Chaplin: En realidad cualquiera de Chaplin, porque si ya
es difícil ser ocurrente, imagínatelo en cine mudo. Una obra maestra del humor
creativo.

 Annie Hall, de Woody Allen: Comentarios irónicos y reflexiones tan neuróticas que
no podrás dejar de reír, como “Masturbarse es hacer el amor con la persona que
más quieres”.

 Groundhog Day, de Harold Ramis: Como fan incombustible del cinismo de Bill
Murray no podía perder la ocasión de recomendarte este clásico.

 South Park, de Trey Parker: Otro estilo de humor. Cruel, políticamente incorrecto y
pasado de vueltas, pero absolutamente genial.

Series para cultivar el humor


 Modern Family: una serie que supuso una nueva forma de humor. Sin necesidad de
risas enlatadas para arrancarte una sonrisa, su proximidad (literal) y personajes como
el padre te motivan a tomarte la vida más alegremente.

 Malcolm In The Middle: En mi opinión una de las predecesoras de Modern Family,


con un estilo más disparatado pero llevando los arquetipos familiares al extremo. Con
pocas series me he reído tanto.

 Two And a Half Men: Una de las pocas sitcoms que me han gustado, sobretodo por
el contraste entre la personalidad de los dos hermanos (con Charlie Sheen, no cuento
a Kutcher). ¿Recuerdas que el humor suele basarse en las relaciones absurdas?

 Scrubs: confieso que tengo debilidad por esta serie ya que me recuerda mucho a la
mítica Parker Lewis Can’t Lose, mi favorita de la infancia. Humor absurdo y
situaciones irreales en un hospital.

Por otro lado, los monólogos como El Club de la Comedia también son útiles porque
ridiculizan situaciones cotidianas con las que todos nos identificamos pero no solemos
hablar. Muy recomendables.

Recuerda: cuanto más humor escuches y practiques, más ocurrencias originales tendrás y
mejor elegirás el momento de decirlas. Y cuando seas capaz de decir lo inesperado en el
momento preciso… Bueno, entonces verás lo eficaz que puede llegar a ser el sentido del
humor.

·····
¿Qué estrategias usas para ser más gracioso en tus conversaciones? ¿Qué suele funcionarte
mejor? ¿Tienes algún recurso (película, libro, serie) que no salga en la lista y consideres
imprescindible?

Transforma Tus Habilidades


Sociales
Consigue gratis el ebook "10 hábitos inteligentes que te harán
más carismático" y descubre la ciencia oculta del éxito social.

ENVÍAME EL EBOOK
+11
Share205
Tweet
Share69
SHARES275

Sobre Pau Navarro


Me apasiona la comunicación, estudiar el comportamiento humano y perderme en cualquier
sitio. Te ayudo a superar tus miedos y transformar tu vida social con la ciencia de las
habilidades sociales.




Artículos relacionados

10 Claves Científicas Que Te Mostrarán Cómo Ser Más Sociable


¿Cómo Conocer Gente Nueva? Los Mejores Sitios, Webs y Consejos
Una Guía 100% Científica Para Desarrollar Tus Habilidades Sociales
Interacciones del lector
Comentarios

1. Elder dice
Marzo 15, 2016 en 2:56 pm
Pau, muchas gracias por estas guías tan útiles para los que desafortunadamente
no tenemos demasiadas habilidades sociales. Me ha gustado mucho aunque
como tú dices está claro que no hay ningún camino fácil para ser más ingenioso,
solo rodeandonos de humor y haciendo de la diversión nuestro estilo de vida
conseguiremos más creatividad.

Me gustaría añadir a tu listado de recursos la serie Flying Circus de Monty Python,


una referencia dentro del género del humor británico.
Un abrazo y muchos éxitos

Responder

o Pau Navarro dice


Marzo 15, 2016 en 5:13 pm
Hola Elder, muchas gracias por tu comentario y aportación 🙂 Los Monty Python se
merecen estar en esa lista sin ninguna duda porque son una fuente inagotable de
imaginación y surrealismo, aunque también creo que es un humor muy peculiar
que no atrae a todos los públicos.

El Sentido de la Vida me encantó, ¡qué peliculón!

¡Saludos!

Responder

2. Dani DC dice
Marzo 15, 2016 en 3:30 pm
Confieso no soy demasiado divertido, a veces me cuesta encontrar temas de
conversación que no sean un rollo patatero y al cabo de 5 minutos incluso yo me
aburro. ¿Tienes alguna recomendación sobre temas que puedan ser divertidos?

Gracias por compartir esta información

Responder

o Pau Navarro dice


Marzo 15, 2016 en 5:18 pm
Hola Dani, en realidad lo que pretendo decir es que cualquier tema puede ser
divertido si lo observas desde el prisma de la exageración, la metáfora y lo
absurdo.
Estar hablando del tiempo y de repente plantear que las televisiones deberían
empezar a exigir al hombre del tiempo que apareciera vestido según su previsión
(bañador, abrigo, con paraguas…) puede convertir una charla aparentemente
aburrida en un sinfín de bromas.

En cualquier caso los temas que despiertan emociones positivas y que pueden
observarse desde la distancia suelen ser los más adecuados para crear
conversaciones divertidas. ¿Ejemplos? Series de animación de la infancia,
películas de cine malísimas, modas de hace varios años, etc.

¡Saludos!

Responder

3. Lara dice
Marzo 15, 2016 en 5:06 pm
Estupendo artículo Pau. Me encanta tu blog, es muy distinto a todo lo que estoy
acostumbrada a encontrar. Felicidades por tu trabajo!

Crees que podrías escribir sobre como evitar las relaciones tóxicas con esas
personas que te contagian su negatividad y que te chantajean emocionalmente?

Lara

Responder

o Pau Navarro dice


Marzo 15, 2016 en 5:20 pm
Gracias por tus palabras Lara, celebro que te guste 🙂

Espero poder escribir algo sobre relaciones tóxicas en unas semanas, aunque
viendo la magnitud del tema y que la brevedad no es mi mayor virtud, ve
pidiéndote un par de días libres para leer el post entero 😉

Un abrazo
Responder

4. XL dice
Marzo 15, 2016 en 6:05 pm
Coincido con tus recomendaciones y me gustaría añadir dentro de la categoría de
libros La conjura de los necios y la serie de novelas Guía del autoestopista
galáctico. Sencillamente geniales, debo gran parte de mi sentido del humor a los
buenos ratos que me hicieron pasar 🙂

Responder

o Pau Navarro dice


Marzo 15, 2016 en 6:10 pm
Hola XL, gracias por tus recomendaciones. ¡Me leí el primer libro (Guía del
autoestopista galáctico) y me pareció una locura genial! Entiendo que tu sentido
del humor se basa en el surrealismo entonces 😉

Responder

5. Fer dice
Marzo 15, 2016 en 9:37 pm
Añado un par de recomendaciones humoristicas que me parecen muy buenas:
Ilustres ignorantes y El Mundo Today

Responder

o Pau Navarro dice


Marzo 22, 2016 en 12:03 pm
Muchas gracias por las recomendaciones Fer, ¡muy fan de Ilustres Ignorantes!
¡Un abrazo!

Responder

o Velvet dice
Agosto 5, 2016 en 7:16 am
Mae Burro estamos de acuerdo, no creo te estes pasando de la raya, son estos
cabrones que no aprenden, que no respetan la vida, que no se matan ellos si no
que llevan a inocentes a la tumba.Una completa esi!tpdez!u!! En que cabeza???
en que mundo… no ha habido ya suficiente sangre en la calle?Como dice un
amigo; ahora no hace falta que piques uno puede andar tranquilo en lo suyo
manejando y algun imbecil te arranca la vida!!!no hay derecho!

Responder

6. Carlos dice
Marzo 16, 2016 en 10:10 am
Un artículo estupendo Pau, soy muy fan de Woody Allen y quiero añadir a tu
listado el humor de Faemino y Cansado, es épico y absurdo aunque a veces la
gente no me entienda cuando lo uso, pero a mi hace gracia que es lo importante
xD

Un saludo

Responder

o Pau Navarro dice


Marzo 22, 2016 en 12:04 pm
Jajaja Faemino y Cansado es otro nivel ya de surrealismo, pero debo confesar que
yo también lo disfruto. Cada vez más me está ocurriendo lo mismo que a ti: me río
tan solo de pensar en las bromas y la gente no entiende qué me pasa 😉

¡Un abrazo!
Responder

7. hugo Alfaro dice


Marzo 16, 2016 en 4:28 pm
que excelente articulo, felicidades adelante!!!1!!!1!!!!

Responder

o Pau Navarro dice


Marzo 22, 2016 en 12:05 pm
Gracias Hugo Alfaro, celebro que te haya gustado 🙂

Responder

8. Braulio dice
Marzo 16, 2016 en 6:05 pm
Pau,Exclente blog primero felicitarte por compartir para los que trabajamos como
animadores y ceremonias etc.
Quisiera que recomiende estrategias para cambiar de publico dormido a publico
encendido a veces caresco de ideas y de aptitudes gracias

Responder

o Pau Navarro dice


Marzo 22, 2016 en 12:10 pm
Hola Braulio, ¿te refieres a una presentación empresarial o a una actuación
cómica? No soy experto en actuaciones humorísticas y en internet encontrarás
información mucho más útil de la que yo te pueda dar, pero si te refieres a
presentaciones empresariales ahí sí que puedo hacerte algunas recomendaciones
(he hecho cientos en mi vida).
-Haz preguntas al público. Con eso evitarás que desconecten y les obligarás a
estar presentes.
-Juega. Si las ventas han subido un 10% no digas literalmente eso. Di “las ventas
han subido entre un 3 y un 20%, ¿alguien es capaz de acertar la cifra exacta?
-Introduce vídeos que no sean demasiado cortos. Nada despierta más que un
vídeo divertido o emocionante que rompa el ritmo.
-Explica historias personales o anécdotas relacionadas con lo que estás contando.
-Utiliza menos texto y muchas más imágenes en las diapositivas.

Estos son algunos de los recursos que yo utilizo. Básicamente se trata de hacer
presentaciones más visuales e involucrar el público, de esta manera los
mantendrás en tensión constante.

¡Un abrazo!

Responder

9. David Jungle dice


Marzo 17, 2016 en 8:44 pm
Excelente artículo Pau. Este es un tema que investigué bastante a fondo hace
tiempo y del que también saqué un artículo y me ha parecido un forma sublime de
explicarlo, como siempre en todos tus artículos.

Únicamente añadiría como forma de influencia la lectura de poesía. Curiosamente


cuando empecé a leer poesía hace unos años noté que mi sentido del humor se
agudizó muchísimo. Sobre todo poesía que juega mucho con el léxico, ya que te
ayuda a contar con mayor facilidad para enlazar los distintos nodos de
información, y a su vez enriquece nuestro vocabulario. No se que opinarás al
respecto, el caso es que funciona.

Un abrazo crack!

Responder

o Pau Navarro dice


Marzo 22, 2016 en 12:14 pm
¡Genial aportación David! La poesía entrena la mente sin ninguna duda. Aporta
vocabulario, un ritmo distinto al acostumbrado, y rompe la forma en que nos
comunicamos habitualmente. Me parece una estupenda forma de agudizar el
ingenio y la creatividad, así que concuerdo 100% contigo. ¡Tienes una afición
súper molona! 🙂

Un fuerte abrazo

Responder

10. vch dice


Marzo 18, 2016 en 11:26 pm
Yo antes era lo menos gracioso que te podías encontrar. Es más, casi no hablaba.
De pequeño ya era algo tímido y cuando nos mudamos con mi familia a España
(soy extranjero), sufrí algunas experiencias en el colegio que hicieron que me
cerrara aún más. La adolescencia es la peor época para cambiar de país, diría jaj.
La barrera idiomática hizo lo suyo también.
En el primer año de la carrera universitaria prácticamente no hablaba con los
compañeros y sólo hacía comentarios sueltos que proporcionaban algún tipo de
información objetiva. Obviamente, cuando me quedaba a solas con una persona,
las conversaciones no eran de lo más interesantes. Me ponía nervioso. Sentía la
necesidad de decir algo, pero no se me ocurría nada inteligente ni gracioso.
Cuando por fin soltaba algo, al responder la otra persona, se acababa el diálogo.
El lado positivo de no hablar en los grupos grandes, es que puedes observar.
Entonces, un día me cansé de ser “invisible” y empecé a imitar a la gente que
supuestamente hacía gracia. Solían ser comentarios sin ninguna información útil y
muchos sin lógica aparente. La verdad es que no entendía muy bien por qué
funcionaba la “estrategia”, pero funcionaba. La gente se reía. El paso más
importante, que era perder el miedo a decir tonterías, estaba hecho.
Más adelante empecé a fijarme en un amigo que siempre tenía (y tiene) éxito y
gracia en sus conversaciones. Y una cosa que me sorprendió, fue que él mismo
se reía de sí mismo, de sus defectos. Además es una persona con muchos
conocimientos sobre la cultura general y siempre actualizada, que sabe
aprovechar toda esta información para convertirla en una fuente de bromas que te
contagian de risa.
Ahora ya estoy trabajando. He conocido mucha gente nueva. Cuando les cuento a
mis compañeros de trabajo que antes era tímido y prácticamente no hablaba nada,
los dejo sorprendidos.
He aprendido a contar mis historias (aunque sean algo dramáticas) de forma
graciosa. Digo un poco menos de tonterías que antes (aunque siguen siendo
bastantes jeje). Tengo que decir que cuando dices algo que no hace gracia en un
grupo de amigos, luego nadie se acuerda de este momento. Pero si eres capaz de
mantener una conversación entretenida y haces reír a la gente, dejas una
sensación agradable que hace que esta misma gente busque tu compañía.
Aún me falta bastante para llegar a nivel de algunos de mis amigos, pero he
avanzado a pasos gigantescos desde el momento de decir “basta”.
Mi recomendación es quitar una buena parte de la cesura de tus pensamientos, tal
y como dice Pau, y al principio practicar mucho con vuestros amigos (para eso son
los amigos, para aguantaros 🙂 ). Ya iréis viendo que tipo de bromas se os dan
mejor y cuales se toleran más y cuales menos (que también hay que tener en
cuenta el entorno y el público, pero entre amigos se perdonan muchas cosas jej).
Y poco a poco, perder el miedo a hacer bromitas apropiadas con la gente que no
tienes tanta confianza o incluso en público. Bueno, es mi opinión.. Espero que se
haya entendido algo del rollo que he escrito aquí 🙂

Gracias a Pau por este blog, que me ayuda a reforzar y mantener lo que había
aprendido por mi cuenta y aprender cosas nuevas que intento poner en práctica
cada día.
PD: Me encantan The Big Bang Theory y Modern Family. Friends y Scrubs son
insuperables en su género, en mi opinión xD.

Responder

11. Pau Navarro dice


Marzo 22, 2016 en 12:29 pm
Hola VCH, gracias por compartir tu experiencia, me ha parecido muy reveladora y
creo que animará mucho a los lectores del artículo.

Podríamos concluir que empezaste a ser mucho más gracioso cuando dejaste de
preocuparte por lo que pensarían los demás y empezaste a decir lo que te hacía
gracia a ti, ¿verdad?. Eso te proporcionó la frescura y naturalidad (la
espontaneidad) que es imprescindible en el humor. También supiste rodearte y
observar la gente más divertida para aprender sus conductas, y te diste cuenta
que en el fondo no hay secretos.

Se trata de vivir con una actitud positiva, libre, de buscar la parte ingeniosa en
cualquier lado, y entender que no siempre vas a ser gracioso y no pasa nada.
¡Felicidades por haber mejorado tantísimo!

PD: Friends también es muy buena, y estoy de acuerdo contigo en que Scrubs es
insuperable 😉
¡Un abrazo!

Responder

o vch dice
Marzo 23, 2016 en 10:17 pm
Buen resumen jaja. Era lo que quería decir. 🙂

Saludos!

Responder

12. Andrés Saldaña dice


Marzo 23, 2016 en 7:24 am
Hola, buen día, llevo unas semanas leyendo el blog y debo decir que estoy
impresionado, eres bastante bueno, espero con ansias la siguiente entrada! 🙂
Por cierto, ¿podrías escribir algo sobre cómo cultivar o mantener una relación con
una persona a la que no ves mucho a través de mensajes de texto o redes
sociales? Llevo tiempo buscando algo así en Internet pero no estoy satisfecho.

Saludos! Un abrazo:)

Responder

13. G dice
Marzo 31, 2016 en 12:36 am
Hola Pau, primero que nada, excelente post como siempre.

Ahora, quisiera hacerte una consulta, referente a una situación, te comento:

Soy un muchacho de 25 años, mi vida social, poniéndolo claro y raspao(como


decimos en Venezuela), nunca ha existido, eso si, desde hace ya varios años que
estoy intentando mejorar, intentos que siempre han sido infructuosos, esto me ha
generado la verdad un sentimiento de desesperación y tristeza de ver como pasan
los años y sigo en el mismo lugar, totalmente infeliz y sin disfrutar de una triste
experiencia. Siento como si realmente todavía no hubiera empezado a vivir mi
propia vida.

El hecho, es que quiero intentarlo una vez mas, tratar de hacer las cosas bien esta
vez, por que sinceramente no soportar vivir esta vida de esta manera por mas
tiempo.

Ahora, tu blog desde que lo descubrí, me ha proporcionado muchos conocimientos


valiosos sobre esto de las relaciones personales(te doy las gracias por eso),
también he encontrado otros blogs y paginas con mucho material, y analizando un
poco ya tengo una idea por donde tengo que empezar, pero me gustaría que tu
me dieras algún tipo de consejo o que me recomendaras algún libro o material que
me pueda servir.

Gracias de antemano.

Responder

14. Claudio dice


Abril 12, 2016 en 1:41 am
Hola Pau, no veas lo identificado que me he sentido cuando has dicho lo de “Yo
mismo filtraba muchas cosas que me hubiera gustado decir o me quedaba callado
intentando pensar en algo ingenioso, con poca fortuna en la mayoría de
ocasiones, ¿Conoces esa sensación tan desagradable de que alguien se está
aburriendo contigo y preferiría estar en otro lugar?”, anda que no me he visto
veces en esa situación.

Yo mi humor siempre ha sido bastante sarcástico e irónico y bueno pues a


algunos les gustaba mucho y a otros pues no les hacía gracia.

Ahora, he perdido gran parte de mi humor debido a una crisis emocional y


personal. Como dices, si no estás anímicamente bien, olvídate de ser gracioso
porque es muy difícil resultar gracioso y que tengas la creatividad necesaria para
ser gracioso en ese estado.
Voy a tener que zambullirme en todos estos recursos que nos has puesto para ser
más gracioso, a ver si recupero el ánimo y soy más gracioso.

Responder

15. Marina dice


Abril 20, 2016 en 5:51 pm
¡Genial artículo, como siempre! Me fascina la forma en que das estructura a temas
tan complejos como este.

Solo quería decirte que The Big Bang Theory a mí al principio tampoco me hacía
gracia, pero que con los años ha ido ganando mucho 🙂 Y soy muy fan de Modern
Family y Malcolm (de hecho, mi primer blog se llamaba Marina in the Middle :D).
Otras series que te recomiendo: 30 Rock, Arrested Development y That 70s Show.
Todas de reírse a carcajadas (Arrested quizá un poco más rarilla, pero graciosa en
su surrealismo).

Abrazos!

Responder

16. Jose A. Galián dice


Mayo 31, 2016 en 2:34 pm
Yo suelo tener un buen sentido del humor, y suelo ser ingenioso con mis
comentarios chistosos, a pesar de parecer, a veces una persona algo callada.
Al menos cuando hablo, no dejo indiferente a nadie y la gente se suele reír mucho
conmigo.

Como bien dices, lo que considero más importante para ser alegre y espontáneo,
es encontrarte cómodo. Si estás tenso, nervioso o preocupado, no eres tu mismo,
y las palabras y demásgracias te salen forzadas. Y en esos casos pienso que es
mejor comprtarte de forma más comedida.

Admás soy my aficionado a las películas y series. La única a la que le tengo manía
es Two and a half men, pero porque Charli me cae mal. Aunque debo reconocer
que es graciosa.
Genial post Pau

Responder

17. Oliver Araujo dice


Junio 10, 2016 en 9:58 pm
Un artículo genial, he leído muchos blogs de desarrollo personal y me ha causado
gracia encontrar algo fuera de lo habitual como una guía para ser más gracioso,
fabuloso!!
Me ha gustado el punto de también dar material de referencia, como libros, pelis y
series para que sirvan como entrenamiento.
Aunque es verdad que hay gente que nace con el talento de hacer reír lo cual está
muy relacionado con el carisma, si podemos mejorar nuestra habilidades
personales como es el humor y esta articulo viene como anillo al dedo.
Saludos!!

Responder

o Jair chave dice


Abril 28, 2017 en 1:24 am
Saludos pau navarro de donde eres por que yo soy venezolano y aqui los chistes
son diferentes asi que si pudieras te lo agradeciria de corazon si me puedes
ayudar a hacer mas chistoso pana como me estoy preparando para un viajes que
es de un estado de aqui que se llama marcaibo y alla quiero llegar diferentes con
chascarrillos buenos de pinga como dicen aqui es un viaje que se realizara en 2
meses y medio en julio asi para que me ayudes brother te lo agradeceria de pana
:v

Responder

18. Jair chavez dice


Abril 28, 2017 en 1:29 am
Aunque la verdad a veces soy chistoso con varias personas pero con otros no a
veces ago reir y a veces no porque son medio friki los chistes mios propios a
veces claro y eso que confio en mi y cuando quiero buscar creatividad espontanea
en mis comentarios e interpretarlos termino por no decir nada o cagarla osea
arruinarlo claro a veces jaja

Intereses relacionados