Está en la página 1de 8

Trabajo Grupal

De
Materno Infantil

Integrantes:

 Norma Figueredo
 Miguel Villaverde
 Luis Miguel González

4º Curso Enfermería
Materno Infantil

Materno Infantil
Ejercicio físico durante el embarazo

Hacer ejercicio durante el embarazo tiene resultados maravillosos para tu salud. Mejora tu
estado de ánimo, te ayuda a dormir mejor y disminuye los dolores y molestias típicos del
embarazo. También te "entrena" para el parto, fortaleciendo los músculos y mejorando la
resistencia, y hace que recuperes más rápidamente la forma después del nacimiento de tu
pequeño.

Los estudios también sugieren que hacer ejercicio durante el embarazo podría reducir el riesgo
de que desarrolles diabetes gestacional y preeclampsia. Si te han diagnosticado diabetes
gestacional, el ejercicio podría ayudarte a controlar esta condición y a prevenir
complicaciones.

Son tantos los beneficios de la actividad física que el Colegio Estadounidense de Obstetras y
Ginecólogos recomienda a las mujeres saludables que no hayan tenido complicaciones en el
embarazo, que intenten hacer de 20 a 30 minutos de actividad física moderada la mayoría o
todos los días de la semana.

La actividad física ideal es la que ejercita el corazón, mantiene el cuerpo flexible, controla
el aumento de peso y prepara la musculatura para las demandas físicas del embarazo y del
posparto sin que esto represente un esfuerzo exagerado, ni para ti ni para el bebé.

Consulta a tu médico antes de empezar cualquier programa de ejercicios. Cuando tengas su


visto-bueno, asegúrate de prestar mucha atención a las señales de tu cuerpo y no exagerar. Si
algo te duele o te sientes incómoda, deja de hacer el ejercicio o actividad.

Antes de ponerte las zapatillas deportivas, es importante conocer las 13 reglas de


seguridad para hacer ejercicio durante el embarazo. Muchos gimnasios y centros comunitarios
ofrecen clases para embarazadas y cuentan con instructores que pueden orientarte respecto a
lo que puedes o no hacer.

Las actividades que sugerimos a continuación suelen ser seguras para las embarazadas,
aunque algunas no las puedas hacer durante los últimos meses de embarazo.

Ejercicios cardiovasculares
 Caminar: Es una de las mejores actividades cardiovasculares para las mujeres embarazadas, y
te mantiene en forma sin castigar las rodillas y los tobillos. Otra ventaja es que se puede hacer
en cualquier lugar, no requiere ningún equipo especial aparte de un buen par de zapatos, y es
una forma de ejercicio segura durante los nueve meses de espera.

 Nadar: Los médicos y entrenadores físicos consideran la natación el mejor ejercicio para las
embarazadas y también el más seguro. La natación es ideal porque trabaja los músculos de las
piernas y brazos, ofrece beneficios cardiovasculares, reduce la hinchazón y permite que la
embarazada se sienta ligera en el agua a pesar de su aumento de peso. Y si tienes dolor de
espalda, la natación podría ayudarte mucho.

2
Materno Infantil

 Ejercicios aeróbicos de bajo impacto: Los ejercicios aeróbicos fortalecen el corazón y tonifican
los músculos. Además, si te inscribes en una clase especial para embarazadas, disfrutarás la
compañía de otras mujeres encinta y tendrás la seguridad de que todos los movimientos son
sanos para ti y para tu bebé.

 Bailar: Puedes hacer ejercicio beneficioso para el corazón bailando al ritmo de tu música
favorita en tu propia sala, siguiendo la coreografía de un DVD o inscribiéndote en una clase de
baile. Lo único que debes evitar son los saltos y las piruetas.

 Correr: Correr es excelente para ejercitar el corazón y aumentar la resistencia durante el


embarazo. La intensidad de tus carreras dependerá más que nada de si eres una corredora
veterana o principiante. Si acabas de empezar, ve despacio y corre distancias cortas, para poco
a poco llegar hasta los 30 minutos.

Ejercicios de flexibilidad y fuerza


 Yoga: Los ejercicios de yoga pueden ayudarte a fortalecer los músculos y mantenerte flexible,
con la ventaja de que no ejercen nada o casi nada de impacto sobre las articulaciones. Sin
embargo, si quieres trabajar también el corazón, tendrás que añadirle dos o tres días de
caminatas o natación a tu programa semanal de ejercicios de yoga.

 Estiramiento: El estiramiento es fantástico para mantener la elasticidad, relajar los músculos y


prevenir lesiones. La mejor forma de acabar tu actividad cardiovascular es realizando algunos
ejercicios de estiramiento.

 Ejercicios con pesas: Si tomas las precauciones necesarias y cuidas la técnica, haciendo
movimientos lentos y controlados, los ejercicios con pesas serán una manera excelente

 Pilates: Muchas mujeres sienten un refrescante vigor mental tras una sesión de Pilates
diseñados especialmente para embarazadas. Los beneficios del método Pilates son
emocionales y físicos. Enseña a equilibrar y controlar el cuerpo y la mente, fortalece la
densidad de los huesos y mejora la fuerza muscular, la flexibilidad y la postura.

 Bicicleta: Ya sea al aire libre o en una bicicleta estática, el ejercicio del pedaleo proporciona
numerosos beneficios. Empieza a un ritmo lento para calentar, durante 10 minutos; luego
auméntalo en los siguientes 20 o 30 minutos, y ve enfriándote poco a poco, bajando la
intensidad del pedaleo, durante los cinco minutos finales. No te esfuerces demasiado,
recuerda que debes sentirte cómoda con tu propio ritmo y nunca llegues a sentirte extenuada.

3
Materno Infantil

Las Técnicas de Respiración durante el Trabajo de parto.

La respiración regularmente refleja nuestro nivel de relajación o excitación. Cuando estamos


descansando o dormidos, la respiración se torna más lenta y rítmica. Cuando estamos tensos,
la respiración se vuelve irregular, o podemos llegar a contenerla. Controlar la respiración
podría ayudarle a tener presente su estado de ánimo y mantenerse relajada.

Muchas mujeres hallan que las técnicas de respiración son útiles durante el trabajo de parto.
Los patrones de respiración durante el nacimiento requieren que se concentre en su
respiración. Durante una contracción, los pensamientos son redirigidos de una reacción
de dolor, como lo es la tensión, sosteniendo la respiración, hacia una respuesta de respiración
relajada que ya aprendió. Practicar mucho es la mejor forma de desarrollar una respuesta
relajada a los estímulos de dolor.

Permita que su cuerpo se relaje tanto como sea posible y colabore con las
contracciones mientras usa las técnicas de respiración y relajación. No existe una manera
correcta o equivocada de respirarlas técnicas de respiración sólo son guías y deberán ser
adaptadas a sus preferencias individuales y confort.

Lineamientos para las técnicas de respiración

 Comience a enfocarse en su respiración cuando sienta que necesita ayuda


para relajarse o cuando no pueda caminar más o conversar durante una
contracción. Para muchas mujeres, esto puede significar muchas horas en el
trabajo de parto.

 Su respiración deberá ser a un ritmo cómodo y no ser causa de falta de aliento


o desvanecimiento.

 Su forma de respirar será en su propio estilo. Cada respiración podrá ser


llevada a cabo hacia adentro y hacia afuera por la nariz o por la boca, o hacia
adentro a través de la nariz y hacia afuera a través de la boca. La clave aquí es
que la respiración se sienta natural, relajada y regular.

 Estas técnicas de respiración tienen dos características en común: una


respiración limpiadora y un punto focal.

4
Materno Infantil

Respiración limpiadora
El uso de una respiración limpiadora antes y después de cada contracción es
importante. Ésta es una respiración exagerada y profunda, realizada
generalmente inhalando por la nariz, y exhalando por la boca. El propósito de
esta respiración es:

 Proporcionarle más oxígeno a su bebé.

 Señalar internamente que una contracción está comenzando, y le recuerda


que debe comenzar a concentrarse en la respiración, concentración y
relajación.

 Señalar externamente a su compañero y a cualquiera que le ayude de que una


contracción está comenzando. Ellos le pueden ofrecer su apoyo, tal como
brindarle un masaje en la espalda o animarla verbalmente.

 Le permite liberar cualquier tensión persistente después de que termina una


contracción.

 Le brinda a su bebé un incremento de oxígeno al final de la contracción.

Punto focal
El uso de un punto focal le ayudará a aumentar la relajación y concentración durante una
contracción. Un punto focal interno, como lo es imaginar una escena llena de paz o
tranquilidad, es buena opción para algunas madres. Otras quizás les funciones mejor
concentrarse en un objeto del cuarto o en los ojos de su compañero. Estos enfoques pueden
variar durante el trabajo de parto a medida que las contracciones se vuelven más fuertes.

Practique diversos puntos focales que faciliten su concentración y le ayuden a eliminar


distracciones (Nota: No usar como punto focal un reloj).
 Permita a su respiración continuar por sí misma, tranquilamente fácil y
suavemente. Concéntrese en tratar de soltarse para una buena relajación y
permita a su cuerpo ponerse floja con cada exhalación. Imagínese una muñeca
de trapo.

 Quizás su cuerpo comience a sentirse tibio y pesado.

 Cuando esté lista para despertarse, inhale profundamente y estire sus brazos y
piernas a medida que exhala.

5
Materno Infantil

Respiración de Ritmo Lento


 Tome una respiración “limpiadora” al comienzo de una contracción.

 Continúe respirando en forma pareja, de adentro y hacia afuera con calma,


respiración
abdominal suave.

 El ritmo es aproximadamente la mitad del ritmo normal de su respiración.

 Usted puede usar estrategias de Atención de Enfoque tales como:

 Inhalar/Exhalar a través de la nariz.

 Inhalar/Exhalar a través de la boca.

 Contando los ritmos, imágenes, frases de afirmación, etc.

 Movimientos, caricias, masajes, palmadas, etc.

 Un punto focal visual.

 Mientras termina una contracción, tome una respiración


“limpiadora”, saque el aire lentamente y relájese
completamente.

Respiración moderada, rítmica


 Esta suave respiración rítmica funciona al doble de su ritmo normal de
respiración.

 Relaje el movimiento en su pecho y abdomen haciendo más uso de los


músculos intercostales (pectorales).

 Use esta técnica tanto como la necesite para contracciones más desafiantes.

 Use el mismo ritmo constante a lo largo de una contracción o use las


estrategias de atención focalizada tanto como lo necesite. (Mire arriba.)

6
Materno Infantil

Respiración de ritmo modelo

 Esta respiración pareja y rítmica funciona a un ritmo cercano al doble de su


ritmo normal de respiración.

 El modelo de respiración no cambia el ritmo ni el volumen de intercambio de


aire.

 El modelo es de 3 respiraciones/1 soplo.

 Use las estrategias de atención focalizada tanto como lo necesite.

Variaciones de la respiración de ritmo modelo

 El modelo puede ser de 1 respiración/1 soplo a 6 respiraciones/1 soplo.

 Se puede usar la respiración de Ritmo Modelo en


1 respiración / 1 soplo (ji/ju).

 Trate el modelo de 5/1, 4/1, 3/1, 2/1, 1/1, 2/1, 3/1, 4/1, 5/1.

 Combine las técnicas de las respiraciones modelo en una contracción.

 Use la atención focalizada tanto como lo necesite.

Técnicas de Respiración durante el segundo trabajo de parto.

La respiración supone una base fundamental para toda embarazada, incluso si ya sabe que
le van a hacer una cesárea. Las técnicas de respiración ayudan a distraer la mente ya que
hay que concentrarse en las contracciones y a respirar de la forma adecuada mientras
pasan. Por supuesto, la respiración durante el parto te ayudará a concentrarte,
desestresarte y a sentiros menos incómodas a la hora de la verdad.

La respiración es la base de la relajación, así lo demuestran deportes como el yoga, el


pilates, etc. Si respiras de la forma adecuada, lograrás alcanzar un estado de mayor
bienestar.

Para conseguir que el parto sea menos doloroso y que la embarazada pueda conseguir
momentos de calma y bienestar, es muy importante que se controle la respiración durante
el parto con las siguientes tres técnicas que os planteamos para mejorar la respiración
durante el parto.

7
Materno Infantil

Respiración abdominal o profunda

Este tipo de respiraciones consiste en coger el aire por la nariz y soltarlo por la boca, pero
tomando el aire desde el vientre en vez del pecho. Para saber si lo estáis haciendo bien,
bastará con que coloquéis una mano sobre el vientre y la otra sobre el pecho para
averiguar qué es lo que está respirando.
Este tipo de respiración durante el parto se realiza durante la primera parte del parto,
cuando empiezan las contracciones. Este ejercicio ayuda a la oxigenación del bebé,
evitando que le contagiéis vuestro propio estrés a causa de los nervios.

Respiración inferior o Jadeo

Durante la puesta en práctica de este tipo de respiración durante el parto, se deberá


tomar aire por la nariz y expulsarlo por la boca en pequeñas ráfagas, como si realmente
estuviésemos jadeando. Esto se hace de manera controlada, realizando las siguientes
inspiraciones y expiraciones: nariz-boca-boca; nariz-nariz-boca-boca. Lo más
recomendable para realizar este tipo de respiración es que estéis en una posición cómoda
y con los ojos cerrados. Nosotros solemos recomendar hacerla sentada para evitar mareos
y la hiperventilación.
Esta respiración durante el parto es la más aconsejable para controlar las ganas de
empujar en la fase de la dilatación.

Respiración Expulsión o Pujo

Para este tipo de respiración es muy importante que infléis bien el abdomen, como si
fuese un globo, con pequeñas inspiraciones muy seguidas y aguantando el aire
controlando los músculos abdominales –si las molestias os dejan, claro-. Tras esto,
deberéis relajar los músculos, expirar de forma continua y controlada mientras se empuja.