Está en la página 1de 3

MITO

El Mito de Cupido
Cuenta la historia de Cupido, el dios romano del amor
quien era representado como un niño pequeño con
alas y con un arco. Éste tenía unas flechas que podían
hacer que uno se enamore instantáneamente a
quienes alcance, así como también, tenía otr as
flechas que podían causar un gran rechazo igual de
fuerte. Cupido siempre se la pasaba divirtiéndose y
haciendo travesuras con los sentimientos de cualquier
persona o Dios, generando grandes problemas. A
veces volaba con una venda en los ojos para
demostrar, que el amor es ciego. Se dice que cuando
Él estaba cerca de su hermano Anteros (Dios que
representa al amor correspondido y vengador del amor no correspondido), se
convertía en un un joven adulto, pero cuando se alejaba de este, volvía a convertirse
un niño.
NOVELA
Novela la Chica del Café
Era una mañana fría, no hacía mucho sol pero el clima era
agradable. Me dirigía al centro de la ciudad. Al caminar
observaba como la gente corría a sus compromisos, los
niños a sus escuelas, los puestos ambulantes comenzaban
a abrir. Seguí mi camino hacia el café- bar. Que siempre
estaba acostumbrado a ir. Al tomar asiento pedí el menú
para ver que me ofrecían. De momento me distraje y me
desconecte de la realidad. Una voz tierna me preguntó:
-¿Qué desea tomar?-
Al verle su cara para hacer mi pedido, vi que era muy linda,
aproximadamente de 18 años. Me quedé corto de palabras
y le conteste:
-Haaa, quiero un café y donas, por favor,-
Cuando volvió con mi orden me sonrió de tal manera que me sentí algo apenado.
Al retirarme del café-bar sólo pensaba en ella. Una y otra vez en su linda voz y su
mirada alegre. A pesar de este episodio tan breve, paso por un momento en mi
cabeza si la volvería a ver. Pasaron los días y ni aun así dejé de pensar en ella.
Eran muy pocas las veces que la veía, pero esas ocasiones las miradas de ambos
se cruzaban siempre tratando de dar un mensaje, un aviso o un sentimiento.
LEYENDA
Leyenda del Sombrerón
Según las leyendas de
Guatemala, El Sombrerón es un
hombre de muy poca estatura
que siempre viste de negro, utiliza
un cincho grueso y brillante y un par
de botas que dejan un ruido
estruendoso a su paso. En la
cabeza lleva un sombrero de
grandes proporciones, el cual
esconde su mirada y sus
intenciones y al hombro una guitarra.
Se afirma en la tradición oral que El Sombrerón recorre las calles y los barrios de
Guatemala acompañado de cuatro mulas. Su propósito es enamorar a jóvenes
mujeres, especialmente a las de ojos grandes y cabello largo. Las enamora y atrae
interpretando canciones con su dulce voz y los mejores acordes de su guitarra.
Se dice que este ser concreta su hechizo al amarrar las cuatro mulas frente a la
casa de la joven de la cual se ha enamorado. Las jóvenes al notar la presencia de
El Sombrerón, quedan embrujadas e hipnotizadas por él, quien luego las persigue,
les trenza el cabello, no las deja comer ni dormir.
El final para quienes caen en el hechizo de El Sombrerón es la muerte.
CUENTO
El Pirata malvado
Habia una vez un barco con un pirata malvado y su
tripulación. Una isla con un mapa escondido y un
enorme cofre lleno de riqueza enterrado.Y el pirata mas
malvado que losdemás quería el mapa y luego el cofre
con su llave.Un día los piratas fueron a buscar comida
a la isla y cortaron una palmera llena de cocos y de
repente cayó el mapa.Luego fueron al barco y le dijieron
al capitan cruel y malvado: ha caido el mapa y responde
el capitan:¿como que ha caido? responden: de una
palmera, y luego el capitan dice: da igual, ja ja ja ja es
nuestro.Fueron a la isla y desenterraron el cofre y
fueron los piratas mas ricos del mundo pirata.
Fin.
ANÉCDOTA
LA JOYA
Un monje andariego se encontró, en uno de sus viajes,
una piedra preciosa, y la guardó en su talega. Un día
se encontró con un viajero y, al abrir su talega para
compartir con él sus provisiones, el viajero vio la joya y
se la pidió. El monje se la dio sin más. El viajero le dio
las gracias y marchó lleno de gozo con aquel regalo
inesperado de la piedra preciosa que bastaría para
darle riqueza y seguridad todo el resto de sus días. Sin
embargo, pocos días después volvió en busca del
monje mendicante, lo encontró, le devolvió la joya y le suplicó: "Ahora te ruego que
me des algo de mucho más valor que esta joya.
Dame, por favor, lo que te permitió dármela a mí".
CRÓNICA
La ida al hospital
Eran las seis de la tarde cuando mi madre me
llamó al celular, es entonces que me entero
que un tío tuvo una descompensación por
diabetes, en realidad nunca habíamos tenido
ese problema y no sabían que hacer.
Lo peor es que vive alejado de centros de
salud, aunque vive en la ciudad.
Lo primero que hice fue sacar lo más que pude
de dinero de un cajero automático y les pedí a
algunos familiares dinero prestado, preparé
todo para llevarlo al primer hospital y el más
cercano era un hospital privado.
Llamé a un taxista y estuvo presto para
ayudarnos, pero el taxista no conocía la ciudad
y tuve que indicarle a donde debíamos ir.
Finalmente llegamos al “Hospital Asunción” y lo atendieron bien, pero la sorpresa
fue que cobraban $15,000.00 para ingresarlo, y generalmente cobraban $1,700.00,
era mucho para sostenerlo.
Finalmente ya estabilizado me cobraron solo 5,000.00 y lo llevamos a otro centro
de salud más económico que nos permitió salir mejor del problema. Tras tres días
lo tenemos nuevamente en casa.