Está en la página 1de 9

Unidades Teórico‐Prácticas de Fundamentos de Dirección Musical / Rafael M.

 Garrigós García 
 

 
UNIDAD DIDÁCTICA 16 
 
 
CAMBIOS DE VELOCIDAD Y CAMBIOS DE TEMPO 
 
  Cualquier  cambio  durante  el  transcurso  de  la  interpretación  requiere  de  un 
cambio de gesto por parte del director que se adecúe a la nueva situación sonora. De 
entre  todos  los  cambios  que  se  pueden  producir,  los  cambios  de  velocidad  y  los 
cambios  de  tempo  son  sin  duda  de  los  más  difíciles  de  ejecutar  técnicamente.  Estos 
cambios requieren de un gesto técnicamente bien realizado y claro, y un gran control 
mental de los tempos y velocidades.  
 
  Accelerandos, ritardandos, o cambios de tempo con o sin relación con el tempo 
anterior  son  cambios  que  se  producen  constantemente  en  cualquier  obra  musical. 
Estos cambios se realizan sin detención del movimiento, y por tanto deberemos tener 
muy  claro  antes  de  que  llegue  el  momento  de  donde  partimos  y  donde  queremos 
llegar después del cambio.  
 
  Actualmente la mayoría de los compositores indican las velocidades y cambios 
de velocidad por medio de la indicación metronómica correspondiente. Por ejemplo, 
un  cambio  de  negra=60  a  negra=80  tiene  una  relación  proporcional  directa  que  no 
debe  crearnos  mucho  problema,  ya  que  si  buscamos  multiplos  de  los  dos  números 
hasta  que  nos  de  el  mismo  resultado  en  los  dos,  veremos  la  figura  equivalente 
proporcional. 60x4=240/80x3=240, con esta simple multiplicación podemos ver que la 
figura  de  las  que  entran  4  en  un  pulso  del  primer  compás,  equivale  a  3  de  las  del 
segundo  compás.  O  lo  que  es  lo  mismo,  4  semicorcheas  serán  igual  a  3  del  compás 
siguiente. Más adelante estudiaremos estos casos más detenidamente. 
 
  Cuando el compositor indica los cambios de la forma que acabamos de ver no 
tiene que crearnos mucho problema realizar el cambio de velocidad, el problema viene 
cuando los cambios de velocidad no se indican de forma tan exacta, si no con términos 
más  generales.  Allegro,  Andante,  Vivace,  Moderato,  etc.  Para  realizar  cambios  entre 
términos  de  este  tipo  necesitaremos  de  un  estudio  histórico  muy  preciso  de  la  obra 
para ver las costumbres de interpretación de los tempos en cada época. A veces puede 
ocurrir  que,  después  de  investigaciones,  el  concepto  tempo  en  la  interpretación  de 
diferentes estilos ha ido variando. 
 
 
 

64 
 
Unidades Teórico‐Prácticas de Fundamentos de Dirección Musical / Rafael M. Garrigós García 
 
 
  Cambios de velocidad progresivos: Accelerando y Ritardando.  
 
  ACCELERANDO.  Se  realiza  de  forma  progresiva  y  requiere  de  un  gran  control 
mental  de  la  velocidad  y  un  gesto  bien  realizado  técnicamente.  Es  un  movimiento 
progresivo que nos lleva de una velocidad a otra. Tendremos que controlar muy bien el 
movimiento  y  tomar  desde  el  principio  una  aceleración  constante  que  nos  lleve  al 
nuevo tiempo sin cambios en la aceleración. 
 
  Generalmente si el tempo de la música que estamos dirigiendo es muy rápido 
se  tiende  a unir  varios  pulsos  en  uno  para  no  realizar  un movimiento  excesivamente 
rápido. El accelerando puede conllevar la reducción de pulsos. Por otra parte, cuanto 
más rápida sea la velocidad, menor amplitud de gesto realizaremos. Podemos seguir el 
siguiente principio: “El accelerando puede implicar reducción de pulsos y reducción de 
la amplitud del gesto”. 
 
  Veamos un ejemplo de accelerando: 
 

 
  En  el  ejemplo  anterior  se  produce  un  accelerando  muy  grande  en  un  corto 
espacio de tempo. Se inicia con un movimiento lento subdividido que al accelerar nos 
obliga  a  abandonar  la  subdivisión.  El  movimiento  sigue  acelerando  hasta  tener  que 
reducir pulsos de tres a uno, marcando el compás a un tiempo al final de la secuencia. 
 
  A continuación vamos a ver un caso práctico. Se trata del último movimiento de 
la Suite número 1 op. 46 de la obra Peer Gynt del compositor noruego Edvard Grieg. 
Este movimento con título “In the hall of the Mountain king” (En la gruta del rey de la 
montaña), comienza con la indicación “Alla marcia e molto marcato” negra=138. Poco 
después  indica  cresc.  e  stretto  poco  a  poco,  con  lo  que  debemos  ir  acelerando  el 
tempo.  Más  tarde  encontramos  la  indicación  Piu  vivo,  y  después  Stringendo  al  fine. 
Todas estas indicaciones producen una aceleración del tempo desde poco después del 
principio hasta el final del movimiento, y un acelerando tan largo necesita de un gran 
control  del  tempo  para  ser  progresivo  y  llegar  al  tempo  final  deseado,  y  de  forma 
continua. 

65 
 
Unidades Teórico‐Prácticas de Fundamentos de Dirección Musical / Rafael M. Garrigós García 
 
 
 
 

 
 
 
 

 
 
 
 
 

 
 
 
 

66 
 
Unidades Teórico‐Prácticas de Fundamentos de Dirección Musical / Rafael M. Garrigós García 
 
 
  RITARDANDO.  Al  igual  que  el  accelerando,  el  ritardando  realiza  de  forma 
progresiva  y  requiere  de  un  gran  control  mental  de  la  velocidad  y  un  gesto  bien 
realizado  técnicamente.  También  es  un  movimiento  progresivo  que  nos  lleva  de  una 
velocidad a otra, y también tendremos que controlar muy bien el movimiento y tomar 
desde el principio una aceleración constante hasta el tempo final. 
 
  Al contrario que el accelerando, si el tempo llega a ser muy lento es posible que 
necesitemos la duplicación de tempos. En general, las necesidades serán las opuestas 
de las que hemos visto en el accelerando. Por ello, “el Ritardando puede conllevar el 
inicio de la subdivisión y la amplitud del gesto”. 
 
 
  Un ejemplo de Ritardando: 
 

 
   
  En  el  ejemplo  anterior  se  produce  un  ritardando  muy  grande  en  un  corto 
espacio  de  tempo.  Se  inicia  con  un movimiento    a  un  tiempo  en  compás  de  tres  por 
cuatro  que  poco  después,  tras  la  indicación  de  molto  rit.,  pasa  a  marcarse  a  tres 
tiempos.  Finalmente,  el  gran  ritardando  hasta  el  final  nos  lleva  a  tener  que  iniciar  la 
subdivisión. 
 
 
  Veamos un ejemplo. Se trata en este caso del IV movimiento (lied) de la Suite 
Tuttifäntchen  de  Paul  Hindemith.  Comienza  en  compás  de  compasillo  binario  a  dos 
tiempos  con  la  indicación  “tranquilo”,  para  poco  después  indicar  “poco  a  poco 
ritardando”. A continuación, unos compases después indica “muy lentamente”, y más 
tarde  aparece  la  indicación  “molto  ritardando”  hasta  el  final  del  movimiento.  Esta 
disminución  de  la  velocidad  nos  obliga  en  un  punto  a  pasar  a  marcar  el  compás  a 
cuatro tiempos, es decir, subdivisión del compás e ir ritardando hasta el final. 
 
 

67 
 
Unidades Teórico‐Prácticas de Fundamentos de Dirección Musical / Rafael M. Garrigós García 
 
 
 
 
 
 
 

 
 

68 
 
Unidades Teórico‐Prácticas de Fundamentos de Dirección Musical / Rafael M. Garrigós García 
 
   
  Cambio de tempo 
  El estudio del las velocidades debe ser un tema que tiene que trabajar muy bien 
el  director,  ya  que  no  resulta  sencillo  aproximar  nuestro  pulso  a  una  determinada 
velocidad indicada por el compositor sin tener una referencia metronómica. Por otra 
parte, es importante respetar las velocidades que se indican en la partitura y estudiar 
bien  cada  cambio.  No  debemos  dejar  éstos  a  la  inspiración  del  compositor  en  cada 
momento, todo tiene que estar bien estudiado y cada nuevo tiempo bien afianzado. 
   
  En este sentido puede suponer de mucha ayuda la referencia del segundo, que 
es un pulso a velocidad metronómica de 60. El segundo, por ser parte importante del 
tiempo  que  rige  nuestras  vidas,  es  una  referencia  cercana  para,  a  partir  de  ahí, 
aproximarnos a las demás velocidades. 
 
  A veces los cambios de velocidad no son progresivos, si no que se producen de 
forma súbita. Estos cambios entre dos velocidades muchas veces están relacionadas en 
tre sí, otras no ocurre así y deberemos aplicar el nuevo tempo sin más. 
 
  Para los cambios de tempo deberemos pensar en el nuevo tempo y marcar la 
anacrusa  correspondiente.  Si  es  un  cambio  súbito  deberemos  pensar  en  si  el  tempo 
anterior y el posterior tienen relación metronómica entre sí. Si no la hay marcaremos 
una nueva anacrusa que corresponda al tempo y carácter del nuevo inicio. 
 
   
  CAMBIOS PROPORCIONALES 
  Vamos a estudiar ahora el proceso mental que nos puede ayudar a establecer 
de forma correcta los cambios de tempo proporcionales más habituales. 
 
  Cambio proporcional 2‐1. Buscamos una figura común de subdivisión para dar a 
cada  nota  el  valor  de  una  de  esas  figuras.  Necesitaremos  subdividir  mentalmente en 
dos figuras. La operación matemática para este cambio es 60x2=120.  
 

 
 
 

69 
 
Unidades Teórico‐Prácticas de Fundamentos de Dirección Musical / Rafael M. Garrigós García 
 
   
  Cambio proporcional 3‐1. Buscamos una figura común de subdivisión para dar a 
cada  nota  el  valor  de  una  de  esas  figuras.  Necesitaremos  subdividir  mentalmente en 
tres  figuras.    La  operación  matemática  para  determinar  la  equivalencia  es 
60x3=180/90x2=180 (a dos tempos) 
 

   
   
 
  Cambio proporcional 1‐2. Buscamos una figura común de subdivisión para dar a 
cada  nota  el  valor  de  una  de  esas  figuras.  Necesitaremos  subdividir  mentalmente en 
una  figura  de  cada  dos  pulsos.  La  operación  matemática  para  determinar  la 
equivalencia es 30x2=60. 

 
   
 
 
 
  Cambio proporcional 3‐2. Buscamos una figura común de subdivisión para dar a 
cada  nota  el  valor  de  dos  de  esas  figuras.  Necesitaremos  subdividir  mentalmente  en 
tres  figuras.  La  operación  matemática  para  determinar  la  equivalencia  es  multiplicar 
cada  velocidad  metronómica  por  un  número  hasta  que  den  la  misma  cifra.  En  este 
caso: 60x3=180/90x2=180.  
   

70 
 
Unidades Teórico‐Prácticas de Fundamentos de Dirección Musical / Rafael M. Garrigós García 
 
  Cambio proporcional 2‐3. Buscamos una figura común de subdivisión para dar a 
cada  nota el  valor  de  tres  de  esas  figuras.  Necesitaremos  subdividir  mentalmente en 
dos  figuras.  La  operación  matemática  para  determinar  la  equivalencia  es  multiplicar 
cada  velocidad  metronómica  por  un  número  hasta  que  den  la  misma  cifra.  En  este 
caso: 90x2=180/60x3=180 
 

 
   
  Cambio proporcional 4‐3. Buscamos una figura común de subdivisión para dar a 
cada  nota el  valor  de  tres  de  esas  figuras.  Necesitaremos  subdividir  mentalmente en 
cuatro figuras. La operación matemática para determinar la equivalencia es multiplicar 
cada  velocidad  metronómica  por  un  número  hasta  que  den  la  misma  cifra.  En  este 
caso: 60x4=240/80x3=240.  

 
 
  Cambio proporcional 3‐4. Buscamos una figura común de subdivisión para dar a 
cada nota el valor de cuatro de esas figuras. Necesitaremos subdividir mentalmente en 
tres  figuras.  La  operación  matemática  para  determinar  la  equivalencia  es  multiplicar 
cada  velocidad  metronómica  por  un  número  hasta  que  den  la  misma  cifra.  En  este 
caso: 120x3=360/90x4=360. 
 

 
 

71 
 
Unidades Teórico‐Prácticas de Fundamentos de Dirección Musical / Rafael M. Garrigós García 
 
Práctica 37: 
  *  Realiza  el  siguiente  ejercicio  atendiendo  en  cada  caso  a  los  cambios  de 
velocidad planteados 

72 
 

También podría gustarte