Está en la página 1de 10

Universidad Panamericana del Puerto

Facultad de Ciencias Económicas y Sociales

Cátedra Presupuesto II.

Reconversión Monetaria

Autoras:

Quero Franny C.I:20.981.559

Goitia Norelis C.I 17.249.257

Facilitador: Luis Gómez

Puerto Cabello, 01 de Junio de 2018.


INTRODUCCION.

A nivel mundial la reconversión monetaria es una medida típica en


economías inflacionarias o hiperinflacionarias, como en el caso de la
Alemania de la posguerra en 1948, de la Francia en 1959, y de países en
América Latina como Brasil, Bolivia o Argentina en diversos momentos
durante varias décadas.

En el caso de Venezuela, la reconversión monetaria versa sobre la


supresión o eliminación de tres (3) ceros a la moneda nacional, mediante
la división de todas las cantidades de dinero entre mil (1.000), adaptando
esa nueva escala monetaria a todo importe que se exprese en bolívares.

Ello implica que todos los precios, salarios, pensiones y demás


prestaciones de carácter social, bonos, tributos, sumas en moneda
nacional contenidas en estados financieros u otros documentos contables
o en títulos de crédito y, en general, cualquier operación o referencia en
bolívares actuales debe ser convertida a “bolívares fuertes”, dividiendo el
monto correspondiente entre mil (1.000), de conformidad con lo previsto
en el artículo 1 del Decreto con Rango, Valor Fuerza de Ley de
Reconversión Monetaria, el cual fue publicado en la Gaceta Oficial de la
República Bolivariana de Venezuela N° 38.638, del 6 de marzo de 2007.

Sin embargo, una reconversión monetaria, en un proceso


hiperinflacionario que no vaya acompañada de otras medidas de reforma
económica, en realidad no solventará la crisis; es decir no tendrá impacto
en el proceso hiperinflacionario que enfrenta el país. Sólo será un cambio
cosmético, mientras que el problema de fondo se mantendrá. Si bien la
reconversión es la aceptación por parte del Gobierno de la hiperinflación,
esto no vaticina la implementación de las medidas que se requieren para
detener esta bola de nieve que está creciendo vertiginosamente.
Reconversión Monetaria

A nivel de Latinoamérica la reconversión monetaria es una medida


de políticas públicas, que consiste en eliminar un número específico de
ceros a la moneda nacional, a los fines de llevarla a una nueva y menor
escala monetaria. Así, esta medida abarca todos los importes monetarios,
entre los cuales pueden señalarse los precios de los bienes y servicios
que se venden o prestan en el país, sueldos y salarios, ahorros,
pensiones, deudas, canones de arrendamiento y demás compromisos de
pago, tipo de cambio e impuestos, entre otros; simplificando de esta
manera la comprensión, uso y manejo del dinero.

En Venezuela no es la primera vez que se está en presencia de


una reconversión monetaria, haciendo un poco de historia
cronológicamente podemos acotar que:

a) La primera fecha relevante fue el 6 de marzo de 2007, en virtud


de que tal día el Ejecutivo Nacional emitió el Decreto con Rango, Valor y
Fuerza de Ley de Reconversión Monetaria, instrumento normativo rector
de este inédito proceso.

b) El 1° de octubre de 2007, fecha en la cual se inició la etapa de


familiarización en donde se mostró, oferto, exhibió y se expuso a la vista
del público, los precios de los bienes y servicios a través de habladores,
tarifarios, material publicitario o informativo u otros instrumentos, tanto en
bolívares (Bs.) como en bolívares fuertes (Bs.E), con el objeto de
familiarizar a la colectividad con la nueva y menor escala monetaria.

c) La última de las fechas claves fue el 1 ° de enero del 2008,


oportunidad en la cual entro en circulación la nueva familia de monedas y
billetes, constituida por siete (7) monedas y seis (6) billetes,
evidenciándose en la misma elementos innovadores, tales como el diseño
vertical del anverso y la introducción de nuevas imágenes, entre otros.
Desde ese momento han transcurrido diez años, cuando el actual
Presidente de la Republica Nicolás Maduro, anuncio un nuevo proceso de
reconversión monetaria que se basará en la eliminación de tres ceros al
valor nominal del “bolívar fuerte” y la utilización de un nuevo nombre: el
“bolívar soberano”. La decisión implica, por lo tanto, la sustitución del
actual cono monetario.

La reconversión monetaria de 2018: ¿fracaso anunciado?

El presidente Nicolás Maduro anunció que había “tomado la


decisión de firmar, anunciar y activar una reconversión monetaria
necesaria para la economía venezolana. He decidido reducir tres ceros a
la moneda”. En consecuencia, el nuevo cono monetario incluirá billetes
equivalentes a 2, 5, 20, 50, 100, 200 y 500 bolívares soberanos, junto con
monedas equivalentes a 1 y 0,50 bolívares soberanos.

El régimen general de la reconversión ha sido dictado mediante el


Decreto Presidencial N° 3.332, publicado en la Gaceta Oficial N° 41.366
del 22 de marzo de 2018. Este texto es prácticamente una copia al carbón
del Decreto-Ley de Reconversión Monetaria de 2007. Este régimen de la
reconversión de 2018 se pretende implementar mediante un Decreto
Presidencial, aunque se trata de una materia que la Constitución reserva
a la ley en el numeral 11 del artículo 132. Sin embargo, en este momento
no hay una Ley Habilitante a favor del presidente, la Asamblea Nacional
ha sido despojada de sus facultades constitucionales para dictar leyes y la
Asamblea Nacional Constituyente no es un órgano facultado en materia
legislativa.

Según expertos, una reconversión monetaria no resolverá el


problema de la hiperinflación.

La hiperinflación

Venezuela está inmersa en un proceso hiperinflacionario donde los


precios están aumentando a una tasa mensual de entre 80% y 100%.
Ronald Balza, decano de la Facultad de Economía de la Universidad
Católica Andrés Bello, señaló que “si no se detiene la hiperinflación, en
menos de un año los precios tendrán nuevamente los tres ceros que se
van a restar con la reconversión. Se estaría incurriendo en un costo inútil”.

“Aparte de imprimir los nuevos billetes, la reconversión obliga a las


empresas a ajustar los sistemas de cómputo, a los bancos a calibrar los
cajeros automáticos y a los comercios a modificar las máquinas para el
cobro del IVA, por ejemplo”, explicó Balza.

La firma Síntesis Financiera advirtió en un reporte difundido el 23


de febrero que “en ausencia de soluciones al problema inflacionario, el
elevado costo de producir y poner a circular los nuevos billetes y monedas
y ajustar los sistemas de procesamiento de datos será en vano. La
creación de una nueva moneda usualmente ocurre como parte de un plan
de estabilización para salir de la hiperinflación. No hay indicio alguno de
que el gobierno esté avanzando en esa dirección”.

Sus proyecciones son bastante severas: “El alivio operativo al


sistema de pagos será efímero si persiste el actual desempeño en materia
fiscal y monetaria. Según nuestros cálculos, al ritmo que están subiendo
los precios en la actualidad, los tres dígitos que se estarían eliminando en
los precios con una reconversión hoy se habrán perdido en menos de tres
meses”.

Entre otros efectos derivados de la reconversión monetaria,


podemos hacer mención:

El desequilibrio

De acuerdo con la medición que realiza el Parlamento, solo entre


enero y febrero de este año la inflación acumuló un salto de 231%.
Analistas coinciden en que la causa principal del desequilibrio es que el
Banco Central crea grandes cantidades de dinero, las cuales generan un
fuerte desajuste entre la oferta y la demanda a fin de tapar una enorme
brecha en el presupuesto del gobierno.

Indicó Balza que “la reconversión que se anunció hoy no tiene


ningún sentido en medio de la hiperinflación. Se necesita un programa de
ajuste estructural que permita eliminar el financiamiento monetario del
déficit fiscal, así como una política cambiaria transparente. En vez de ir en
esta dirección, el gobierno opta por decirnos que va a eliminar el efectivo
existente para supuestamente sustituirlo en menos de tres meses”.

Por su parte, José Guerra señaló que “ya tenemos la reconversión


de 2008 como muestra de que este tipo de medidas no hacen nada para
contener la inflación. El aumento de los precios es el déficit fiscal y su
financiamiento a través del dinero que crea el Banco Central; la
reconversión debería ser en dado caso, parte de un plan estructural para
sacar a la economía adelante.

El efectivo

Los venezolanos padecen una severa escasez de efectivo porque


la hiperinflación dispara los precios. El billete de cien mil bolívares, el de
mayor denominación hasta el próximo 4 de junio, no alcanza para pagar
un refresco de dos litros. Además, el Banco Central de Venezuela no ha
sido capaz de emitir suficientes piezas y el efectivo representa en este
momento 3,2% del total del dinero en la economía, cuando históricamente
esta relación se ubicó entre 10% y 13%.

José Guerra, economista y miembro de la Comisión de Finanzas


de la Asamblea Nacional, afirmó que era muy probable que se agravase
la escasez de efectivo:

“Si los billetes actuales van a ser sustituidos por los nuevos, no
tiene sentido que se emitan piezas adicionales. Por otro lado, dificulto
mucho que en el corto tiempo que hay hasta el 4 de junio, el Banco
Central sea capaz de imprimir los nuevos billetes o encargarlos al exterior
y que lleguen al país”.

Agregó que “además los precios van a continuar aumentando por


la hiperinflación en marzo, abril y mayo, por lo tanto, los billetes actuales
serán más escasos y tampoco habrá suficientes piezas de los nuevos.
Cuidado si no vamos a un problema mucho más severo en cuanto a la
falta de efectivo”.

La hiperinflación está agarrando fuerza en el mercado por lo que


una reconversión monetaria no resolverá el problema porque si el BCV
sigue imprimiendo dinero sin respaldo y no hay un programa global en
materia económica, vamos a continuar con el mismo inconveniente”,
expresó coincidiendo con Guerra.

Venezuela cerró el año 2017 con una inflación de 2.616 por


ciento, mientras que la inflación anualizada enero de 2016 y 2017 fue de
4.068%. Según cálculos de la Comisión de Finanzas de la AN, la inflación
podría cerrar este año en al menos 10.000%.

Si no se devuelve la autonomía al Banco Central de Venezuela


(BCV) y no se reduce el gasto público, entre otras medidas de política
económica responsable, la nueva reconversión monetaria anunciada
recientemente por el gobierno de Nicolás Maduro, no tendrá impacto
positivo alguno en la economía venezolana.

Así lo expone el economista Óscar Torrealba, investigador del


Observatorio de Gasto Público (OGP) del Centro para la Divulgación del
Conocimiento Económico (Cedice Libertad). El experto resaltó que, en el
mejor de los casos, en un escenario de hiperinflación como el que se vive
en Venezuela, la reconversión no pasará de ser una medida “contable”
para facilitar nominalmente las transacciones.

-Con una inflación acumulada que puede estimarse en 3.000%, sin


contar con la que se acumula desde 2008,cuando tuvo lugar la primera
reconversión monetaria, no es de extrañar que en el curso de un año la
economía venezolana vuelva a tener los ceros que van a eliminarse
desde junio-, advirtió Torrealba.

También aclaró que si se realiza de manera planificada y con las


medidas señaladas anteriormente, que incluyen la necesidad de que el
gobierno deje de emitir dinero sin respaldo, sí podría tener efectos
positivos, como ha ocurrido en otros países del mundo. Sin embargo, es
pesimista respecto a que ese sea el caso venezolano.

Para el economista el hecho de que hace menos de un año se


haya puesto en vigencia lo que llamaron una “ampliación” del cono
monetario, que incluyó un billete de Bs. 100.000, da lugar a pensar que “o
fue improvisada la ampliación o lo fue la reconversión”.

Dinero y gasto público

Asimismo, a propósito del cono monetario que aún está vigente, y


que tenía prevista la eliminación del billete de Bs. 100, que aún no ha
ocurrido, Torrealba alertó sobre los costos que tendrá la reconversión, no
solamente en materia de gasto público.

-Los billetes ya impresos y emitidos se convertirán en dinero


perdido ante los nuevos; eso representa una pérdida de fondos públicos.
Pero hay que añadir que no podemos estar seguros de la capacidad del
gobierno para realizar el proceso en tan breve tiempo-, sostiene.
CONCLUSION

La reconversión monetaria involucra a todos los sectores de la


sociedad, que consiste en el cambio monetario de un País, implicando un
proceso de transición en el que se ve afectado la gestión de las
instituciones.

El banco Central de Venezuela, es el órgano rector de dicho


proceso de reconversión, estableciendo que es una medida de política
pública que simplifica la comprensión, uso y manejo del dinero público
nacional.

Habitualmente una reconversión se da en un período de un año:


seis meses para educar a la ciudadanía sobre los cambios y otros seis en
los que el cono monetario nuevo y el saliente conviven. Actualmente
observamos como el gobierno Nacional no se está basando en esos
lapsos para dar entrada a la dicha reconversión Monetaria.

En base a la situación actual podemos hacer referencia a un


conocedor la de materia, quien en sus estudios plasma posible soluciones
ante la exabrupta situación por lo que atraviesa el país, por tanto:

Para Casique es necesario bajar el déficit fiscal y no seguir


gastando más de lo que ingresa al país, “de lo contrario llegaremos a un
nivel donde no habrá que quitarle tres cero a la moneda sino seis”.

“El déficit Fiscal el año pasado estuvo al rededor del 20% del PIB
(…) y la caída de la producción petrolera fue de 649 mil barriles, por lo
tanto, se requiere una apertura a la inversión privada”.
BIBLIOGRAFÍA

1. http://www.caraotadigital.net/economia/segun-expertos-una-
reconversion-monetaria-no-resolvera-el-problema-de-la-
hiperinflacion/
2. http://www.elimpulso.com/featured/oscar-torrealba-la-
reconversion-insuficiente-ante-la-hiperinflacion-venezolana
3. https://prodavinci.com/de-la-reconversion-monetaria-de-2008-
a-la-del-2018/
4. http://biblioteca2.ucab.edu.ve/anexos/biblioteca/marc/texto/AA
R2323.pdf