Está en la página 1de 14

1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

vox- poetica
Letras y ciencias humanas

BIENVENIDA BIENES ENTREVISTAS ARCHIVOS SFLGC REVISIÓN

DE LA IMAGINACIÓN A LA FICCIÓN

por Jean-Marie Schaeffer


CNRS

El Gran Robert me enseña que en sus usos canónicos, el adjetivo


"imaginario" designa eso "que existe solo en la imaginación, que no tiene
realidad". El término se referiría a representaciones a las que no
corresponde ninguna realidad no mental. La "imaginación" - un término que
aparece en mi título - es a su vez el proceso mental que da lugar a tales
representaciones desprovistas de cualquier fuerza referencial. Según esta
concepción, el imaginario se define por una especificidad semántica en el
sentido lógico del término: una representación imaginaria es una
representación cuya clase de correspondencia es de extensión cero. En
términos más contemporáneos, se dirá que la imaginación es un proceso
endógeno de producción representacional. Tal proceso se caracteriza por
dos características esenciales. En primer lugar, el objeto dirigido a través de
la representación no es parte de la génesis causal de esta representación.
En otras palabras, es producido por una autoestimulación de la red
representativa en sí (para tener una idea más concreta de lo que es, solo
piense en las ensoñaciones [1] ). En segundo lugar, el procesamiento de las
representaciones está aislado de cualquier ciclo retroactivo con el universo
de referencia que representan estas representaciones.

Esta forma de definir lo imaginario captura incuestionablemente un aspecto


importante de los procesos imaginativos. Sin embargo, plantea un problema:
si la imaginación se reduce a la producción de representaciones sin fuerza
denotacional, es difícil ver cómo podría tener una función cognitiva, al
menos si se admite -lo cual parece razonable- que una representación no
puede tener contenido cognitivo solo si lo que postula o afirma es de hecho
el caso.

Puede ser, sin embargo, que este análisis puramente semántico capte solo
un aspecto de la cuestión del estado cognitivo de la imaginación. De hecho,
al continuar mi lectura del Gran Robert, aprendo que el adjetivo "imaginario"
también se usa en matemáticas para designar los números cuya forma
general es a + bi. En esta fórmula a y b son números reales; el valor de i en

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

cuanto a esto se define por la igualdad i2 = -1. En otras palabras, los


números imaginarios son los más comúnmente llamados "números
complejos" en la actualidad. En este uso, el adjetivo "imaginario"
ciertamente connota la idea de algo inexistente, ya que "no hay" cuadrados
negativos. Y, sin embargo, la "inexistencia" de números imaginarios no les
impide tener una función cognitiva, ya que intervienen en cálculos que a su
vez se relacionan con números reales. De hecho, se han introducido
números complejos para permitir una resolución general de las ecuaciones
de segundo y tercer grado, ecuaciones que son válidas en el dominio de los
números reales. Esto significa, y esto es lo que me interesa en este ejemplo,
que el número imaginario no "ficcionaliza" las operaciones sobre los
números reales en los que interviene: deja intacto el estado epistémico del
proceso cognitivo en el que está consagrado . Así, una representación que
no corresponde a un objeto real puede ser un elemento indispensable en
operaciones mentales que, a su vez, se relacionan con objetos reales, sin
que esta representación imaginaria "ontológicamente" contamine el proceso
de representación en el que ocurre. interviene. En la medida en que es
permisible extrapolar del caso de los números imaginarios, podemos
plantear la siguiente hipótesis general: en ciertas situaciones, lo imaginario
no solo no nos impide alcanzar lo real, sino que es una condición
indispensable para lograrlo.

Esto tiene una consecuencia importante: si en ciertos procesos cognitivos


las representaciones imaginarias desempeñan un papel indispensable,
entonces la cuestión del alcance cognitivo de una representación no puede
reducirse a la de su fuerza referencial. O más bien: la cuestión de si una
representación tiene o no tiene un alcance cognitivo no puede encontrar una
respuesta satisfactoria al estado semántico de esta representación
considerada aisladamente. La expresión "tener un alcance cognitivo" no se
refiere al estado verificable de una representación aislada, sino más bien al
papel de esta representación en un modo operativo específico de
representaciones mentales: el modo cognitivo. En el sentido estricto del
término, el término "alcance cognitivo" debería aplicarse solo a este modus
operandi, concebido como un proceso mental holístico en lugar de
representaciones individuales. Una representación aislada tiene (o no tiene)
un papel cognitivo tan pronto como ingresa como un elemento operativo en
un proceso holístico exitoso. Esto implica que el alcance cognitivo de este
proceso está subdeterminado por el estado semántico de las
representaciones individuales que lo componen y que este alcance no
puede reducirse a una mera adición del valor referencial de las
representaciones individuales a partir de las cuales se restan las
representaciones no referenciales concebidas. como interferencia o ruido de
fondo.

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

En otras palabras, vale la pena analizar los procesos cognitivos en términos


de interacción: un proceso cognitivo es un tipo de interacción específica
entre el ser humano y el mundo en el que vive. ¿Qué es este tipo de
interacción? Para ir a lo más simple, podemos definir la relación cognitiva
como una relación en la que permitimos que el mundo actúe sobre nosotros
para desarrollar un modelo que sea tal que nuestras futuras interacciones
con este mundo estén más adaptadas que nuestras interacciones pasadas.
Lo importante es que, cuando concebimos la cuestión de la relación
cognitiva desde este ángulo, la movemos del campo de una semántica de
representaciones al de un uso específico de representaciones y, por lo tanto,
a un cuestionamiento de una naturaleza pragmática. . Es por eso que
prefiero hablar de la fiabilidad del elaborado modelo mental en lugar de su
verdad: en cualquier caso, cómo nuestras representaciones se relacionan
con lo que representan (una pregunta a la cual parece que todavía no
hemos podido dar una respuesta satisfactoria), la verdadera sanción de su
alcance cognitivo radica en la tasa de éxito o fracaso de las futuras
interacciones con el mundo que modelan.

Este cambio hacia el eje pragmático tiene una ventaja directa para una
mejor comprensión de lo imaginario. Cuando reducimos las
representaciones imaginarias a su estado semántico, es decir, cuando nos
enfocamos en su ausencia de fuerza denotacional, nos encontramos
privados de un límite interno a estas representaciones, es decir, aquello que
separa procesos imaginarios que se conocen como tales de quienes se
ignoran entre sí. Definir lo "imaginario" como aquello que existe solo en la
imaginación, que no tiene realidad, es proponer una determinación que es
indiferente a esta frontera. Sin embargo, el estado pragmático de los
números imaginarios, por ejemplo, es muy diferente del de las
representaciones descritas por frases como "un paciente imaginario",
"enemigos imaginarios" o "miedos imaginarios". La implementación de
números imaginarios implica que conocemos su estado imaginario, ya que
es este estado el que determina las restricciones de su modo de operación;
Por el contrario, el paciente imaginario es solo porque no reconoce sus
representaciones como imaginarias. El uso lingüístico es muy ambiguo a
este respecto. Por lo tanto, sucede que la misma expresión designa de
acuerdo con los contextos una construcción imaginaria que se conoce a sí
misma como tal o una construcción imaginaria que ignora su estado. Por
ejemplo, la expresión "bestiario imaginario" no tiene el mismo significado
dependiendo de si lo usamos para designar a Humpty Dumpty o al yeti de
Lewis Carroll: en el primer caso nos referimos a una entidad inventada como
que la entidad imaginaria, mientras que en el segundo caso nos referimos a
una entidad que se postula como existente y que, por lo tanto, es el objeto
de una creencia seria (o una negación de creencia igualmente seria).
Acercarse a los dos tipos de representaciones imaginarias en términos de

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

"lo que existe solo en la imaginación, que no tiene realidad" neutraliza la


diferencia de estatus que es suya en la economía y en la dinámica de
nuestra vida mental. Sin embargo, Hume ya había insistido en esta
diferencia, ya que había distinguido entre entidades imaginarias que
funcionaban como ilusiones cognitivas (por ejemplo, la noción de causalidad
o la noción de un ego unificado) y aquellas conscientemente inventadas
como tales y no abiertas. sobre creencias (ficción de artistas) [2] También
podemos expresar la diferencia entre los dos tipos de imágenes imaginarias
de forma diferente: el estado imaginario de las representaciones que surgen
como imaginarias siempre es accesible desde la perspectiva de la primera
persona (acceso en primera persona); Por el contrario, el estado imaginario
de las representaciones que ignoran su carácter imaginario solo es
accesible para la tercera persona (acceso en tercera persona).
Incidentalmente, esto implica que nunca conocemos otra cosa que las
ilusiones cognitivas de otros, no las nuestras: por esta razón, la "ideología"
que denunciamos es siempre la de la otra y nunca la la nuestra.

Me gustaría añadir que, si apoyo la hipótesis de una potencialidad cognitiva


de lo imaginario o la ficción, no abogaré a favor de una teoría de "todo lo
cognitivo". Por el contrario, creo que la reducción de las representaciones a
la función cognitiva no está de ninguna manera justificada. Si esta reducción
es tan generalizada es porque no distinguimos con claridad lo que proviene
de la naturaleza de las representaciones, que se relaciona con sus
propiedades y cuál es su función. Todas las representaciones tienen la
misma estructura intencional, la misma "naturaleza": se definen como una
relación de retorno, lo que implica que no pueden no plantear el objeto sobre
el que se encuentran. Ser una representación y apuntar o posar un objeto es
una y la misma cosa. En este sentido, "ser una representación" significa "ser
un vector cognitivo", ya que la misma "naturaleza" de la representación tiene
que ver con algo bajo una aspectualidad dada. Pero eso no nos enseña
nada acerca de las propiedades semánticas de esta representación, ni
acerca de su papel, por lo que respecta a su "uso". En otras palabras, lo que
hace que un proceso representacional dado sea un proceso cognitivo no
radica en el tipo de representaciones (es decir, las representaciones
referenciales) que elabora y procesa, sino en la función que este proceso
realiza. en la vida mental. Sin embargo, los procesos representacionales
cumplen funciones múltiples y la función cognitiva, es decir, la maximización
de su relevancia informacional, es solo una de ellas. Del mismo modo que
los usos del lenguaje no pueden limitarse al uso descriptivo, los usos de las
representaciones no pueden limitarse a su función cognitiva.

El análisis de lo imaginario en términos de función pragmática está de


acuerdo con este carácter plurifuncional de las representaciones (al menos
en la especie humana), mientras que si las reducimos a la cuestión de su

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

alcance referencial, suponemos implícitamente que su estado funcional solo


puede ser cognitivo. Es interesante observar que en este punto las
tradiciones del pensamiento, que de otro modo serían tan diferentes como la
fenomenología heideggeriana y el naturalismo biológico, si no se unen, al
menos enfatizan los hechos relacionados. Heidegger, como sabemos, ha
insistido fuertemente en la irreductibilidad del "In-Welt-Breast" a la
constitución de una objetividad con función cognitiva. Pensó esta
irreductibilidad bajo la figura de Angst, de ansiedad, considerada como
Grundbefindlichkeit, una disposición fundamental, y luego, más en gran
medida en la forma de Sorge, de preocupación. En el contexto de una
filosofía naturalista, esta misma irreductibilidad de la funcionalidad de las
representaciones para la función cognitiva puede pensarse a través de la
noción de "función endotelística" de las representaciones. La noción de
"función endotelística" se refiere a cualquier uso de procesos de
procesamiento representacional cuyo éxito o fracaso no se mide en términos
de interacción cognitiva con el mundo, sino en términos de optimización del
"Befindlichkeit", por ejemplo en la forma de una reducción de las tensiones
entre representaciones conflictivas y, más generalmente, bajo la de una
gestión óptima de las inversiones afectivas e impulsivas de estas redes [3] .
En otras palabras, en nuestras representaciones nunca es el caso con el
mundo, siempre lo es con "yo", por la razón banal de que este "yo" es en
gran parte el resultado, una especie de "por" producto "- operaciones de
representación. Cuanto más un ser vivo desarrolla universos representativos
complejos, más vital es el correcto funcionamiento de esta dinámica de la
homeostasis interna. Para decirlo de otra manera, uno de los principales
roles de la función de representación endotelica es mantener una cierta
estabilidad en nuestra sensación de ser, constantemente desafiada por la
tensión entre estos modos opuestos de ajuste que son la relación cognitivo
por un lado, la relación volitiva del otro. Esta es particularmente la función de
las "visiones del mundo" que se esfuerzan por encontrar un compromiso
entre lo indeseable y lo inevitable, así como entre lo deseable y lo imposible.
Uno podría definir la cosmovisión como una red de representaciones que,
aunque se refiera al mundo real, se da a sí misma los medios para escapar
en gran medida de la interferencia "dañina" de las experiencias exógenas (y
por lo tanto representaciones de función verifunctional), maximizando las
relaciones internas de la red (relaciones de coherencia representacional) y
minimizando los puntos de contacto con las interfaces de entrada del
sistema representacional. Al mismo tiempo, la cosmovisión nos protege
(parcialmente) de las oscilaciones afectivas entre estados eufóricos y
disfóricos de que la relación constantemente cambiante entre el contenido
de experiencias exógenas y nuestras necesidades o deseos endógenos no
fallaría en producir (y que podría inducir un estado de estrés
representacional permanente). Más precisamente, cualquier visión del
mundo, y por lo tanto también la persona que se adhiere a esta visión, es
https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

inmune a cualquier sanción de la realidad, siempre que no cometa el error


fatal de darle una traducción actantial, y por lo tanto de maximizar sus
puntos de contacto con las interfaces de salida del sistema representacional.
Todos los reveses de las visiones del mundo, de los que la historia y los
acontecimientos actuales atestiguan ampliamente, son el resultado de esos
usos, que son tan inapropiados como generalizados.

Esto no significa que la función endotelica de las representaciones sea


siempre de naturaleza compensatoria. También es un factor importante en la
revitalización de la vida mental, como lo demuestran las representaciones
utópicas. Al proyectar contramodelos deseables, las representaciones
utópicas nos permiten desvincularnos de la reificación de la realidad
producida tendencialmente por el modelado cognitivo. Desde el punto de
vista de la economía vital, uno de los reveses del modelado cognitivo reside
en el hecho de que tiende a cristalizar lo real en un objeto puro que
gradualmente invade el sistema representacional. Entonces, las
representaciones se aferran a lo que se supone que deben representar para
que su estatus representativo, y por lo tanto también su naturaleza
aspectual, se vuelvan invisibles. La representación de la realidad se
identifica con la realidad misma, que al mismo tiempo parece estar más allá
del alcance de cualquier intervención activa de nuestra parte. Esto está muy
bien expresado en la frase "las cosas son lo que son". Esto es obviamente
una ilusión: ya el simple hecho de representar una cosa cambia lo real, en la
medida en que una representación, ya sea mental o pública, también es
algo real; por otro lado, el ser humano es en sí mismo un aspecto de esta
realidad que se da a sí mismo en representación, lo que significa que él es
una de las fuerzas causales; finalmente, lo real también es para una parte
no despreciable, una parte realmente humanizada, y en este campo las
"cosas" nunca son simplemente "lo que son" sino "lo que las hicimos";
Ahora, parte de lo que se ha hecho con las manos humanas también se
puede deshacer a mano. La función de las utopías, y por lo tanto de esta
variedad particular de representaciones imaginarias que son
representaciones contrafácticas, es precisamente contrarrestar, para bien o
para mal, los efectos de la excesiva cristalización debida al uso cognitivo de
las representaciones: lo hacen en proyectando un mundo contrafáctico en el
que esta cristalización es derrotada [4] . Cabe señalar que las utopías no
solo hacen un gran uso de las representaciones endógenas, por lo tanto, de
lo imaginario, sino que, al contrario de las visiones del mundo, este
imaginario se reconoce como imaginario.

Estos son solo algunos ejemplos de las múltiples tareas en las que se
encuentran el uso endotelico de las representaciones y el papel
desempeñado por el imaginario. Si me he demorado un poco aquí es
recordar que si bien es importante no subestimar la importancia del

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

potencial cognitivo de los procesos imaginativos, no deberíamos concluir


que este es su único uso. La imaginación es también la herramienta central
para las diversas tareas realizadas por la función endotelica de las
representaciones. No hay ninguna razón para introducir una jerarquía entre
estos diferentes usos del imaginario. De hecho, si la función del uso
endotelístico de las representaciones es, según el caso, estabilizar o
energizar nuestro universo mental, no es relevante querer medir su
aceptabilidad en términos de precisión o falsedad. Solo importa su propia
eficiencia funcional.

La característica distintiva de las utopías en relación con las visiones del


mundo, a saber, que lo que en ellas es la construcción imaginativa se
postula conscientemente como imaginaria, me lleva a la cuestión de la
ficción, ya que las utopías pueden considerarse del campo de la ficción.
Preguntémonos primero cuáles son los vínculos entre la imaginación y la
ficción.

Por un lado, la ficción es, por supuesto, una implementación de lo


imaginario. Pertenece más precisamente al dominio de las representaciones
imaginarias que implican, para funcionar correctamente, que uno es
consciente de su carácter imaginario. Se sigue que en su caso también,
cualquier definición estrictamente semántica muestra rápidamente sus
límites. La cuestión de si una representación está o no dotada de fuerza de
denotación es una cuestión de hecho, en el sentido de que su respuesta
depende exclusivamente de la existencia o no de un estado específico: o
bien las cosas son como la representación plantea, o ellos no son asi Por el
contrario, la ficción resulta de una decisión, o incluso de un pacto de
comunicación, del uso que se hace de ciertas representaciones, en este
caso un uso que consiste en poner entre paréntesis la cuestión de su fuerza
denotacional. . Para decirlo de otra manera: lo que importa en el caso de la
ficción es no saber si sus representaciones tienen o no un alcance
referencial, sino adoptar una postura intencional en la que la cuestión de la
referencialidad no cuentes

Sin embargo, la ficción no es coextensiva con el campo de las


construcciones imaginarias conscientemente concebidas como tales. Es
imposible analizar de la misma manera objetos como números imaginarios,
la noción de "contrato social", "ficciones" legales o proposiciones
contrafácticas por un lado, y una novela, una película, una obra de teatro
teatro o juego de rol en el otro. Las dos series se distinguen de hecho en
cuatro puntos importantes:

a) Como se muestra en el ejemplo de números imaginarios, los


miembros de la primera serie, que pueden describirse como
ficciones instrumentales, operan en el contexto de procesos

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

representacionales que no están ficcionalizados o


ficcionalizados por el intervención de estos elementos
"irreales".

b) La ficcionalidad de los juegos de ficción y las artes de la


ficción es una característica global, que no es el caso de las
ficciones instrumentales: mientras que una "ficción" legal, por
ejemplo, interviene en un lugar estrictamente delimitado en el
interior de un argumento que se ocupa de casos reales, una
obra de teatro o una novela es ficticio en términos de su estado
pragmático general. Las ficciones instrumentales son, como su
nombre lo sugiere, "instrumentalizadas" por procesos de
representación no ficticios. Los juegos ficticios y la ficción
artística, por otro lado, están cerrados a sí mismos, y son para
ellos mismos su propio fin.

c) Las ficciones instrumentales caen dentro de la esfera de la


actividad "seria", mientras que los juegos de ficción pero
también la ficción artística son parte de la esfera "lúdica", en el
sentido de que nos involucramos libremente y por la
satisfacción intrínseca que ellos nos traen Cabe señalar que la
relación entre la ficción y la esfera artística no es una relación
de inclusión sino de intersección: por un lado, el campo de la
ficción incluye actividades que, al igual que los juegos de rol, no
entran en el ámbito de la arte; por otro lado, no todas las artes
tienen una función lúdica, ya que no todas las artes se
practican en cada ocasión por la satisfacción intrínseca que es
probable que nos traigan. Por supuesto, la esfera de juego es a
su vez una esfera funcional que cumple múltiples roles "serios"
en el contexto más general de un programa de vida o una
sociedad: el hecho de permitirse una actividad lúdica está en él
incluso un hecho "serio". Pero ese es otro problema.

d) Todas las ficciones lúdicas implementan un proceso


representacional muy particular que es el de la mimesis, o el
uso de un término más directo, el de la imitación, mientras que
no es el mismo para las ficciones instrumentales. . Me parece
que aquí es donde está el nudo de la especificidad de la ficción
en el sentido ordinario del término, en comparación con las
producciones imaginarias confiscadas en su genérico. Me
gustaría concluir este análisis con algunas consideraciones
generales dedicadas a esta implementación muy específica de
lo imaginario, y por lo tanto de la producción representativa
endógena, que constituye la ficción (lúdica) concebida como un
proceso mimético.

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

¿Qué es la ficción lúdica? Aunque aprovecha los mecanismos miméticos


ancestrales, que no son específicos de la especie humana, de hecho es una
actitud intencional extremadamente compleja, una propiedad mental
emergente que es irreductible a los tres mecanismos miméticos básico que
combina, es decir, finta juguetona, inmersión mimética y modelado
analógico. Tratemos de entender lo que está en juego en sus tres nociones:

A) PRETENSIÓN JUGUETONA

Desde el punto de vista de la filogenia, el nacimiento de los mecanismos de


feintise compartido o finta juguetona es una conquista cultural de primera
importancia. Esta conquista no es evidente, porque presupone una
desviación de la función evolutiva que se origina en las actividades de
feintise. Esta función, como lo demuestra el mimetismo defensivo o agresivo
de los animales, pero también la mentira humana, fue agonística, ya que la
finura seria siempre intenta engañar al otro para el beneficio de quien lo
abusa. Por lo tanto, esta función agonística debe haberse desviado en favor
de una función cooperativa, dando lugar a una situación en la que la finta se
comparte, donde es lúdica. Esto lo expresan muy bien los niños cuando
dicen que algo es "falso y no real". Este "falso" es el de la finta juguetona, y
consiste en la producción de cebos miméticos, señuelos, que permiten la
inmersión mimética en el universo ficticio. Así, una historia ficticia imita el
modo de enunciación de una narración factual, que la muñeca del niño imita
a un bebé real, etc. En todos estos casos, no se trata de una cuestión de
engaño, sino de poner a disposición del que se involucra en los primers
espaciales ficticios que le permiten adoptar la actitud mental de "como si ",
Es decir deslizarse en el mundo de la ficción.

Desde el punto de vista de la ontogénesis, debe recordarse que en el


acceso del bebé a una identidad afectiva y cognitiva relativamente estable,
el desarrollo de la competencia ficticia, que comienza a tener lugar desde
las primeras interacciones con los adultos, juega un papel central. El trabajo
de los psicólogos ha demostrado durante mucho tiempo cómo las
construcciones imaginativas, los juegos ficticios solitarios y los colectivos
son inseparables de la maduración cognitiva y afectiva del niño y su control
progresivo de la realidad. Para ir rápido, podemos decir que la
autoestimulación mental, por lo tanto, la producción espontánea de
representaciones endógenas, que son un rasgo tan característico de la vida
psicológica de los niños pequeños, así como las interacciones de la finta
juguetona con adultos y otros niños cuya los primeros elementos comienzan
a aparecer en los primeros meses de la vida del bebé, le enseñan a
establecer el territorio mental específico que define el campo de lo ficticio
como distinto, no solo representaciones con función "grave", sino también
hechos de la vida. autoconcepción, es decir, construcciones imaginarias que

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

ignoran su naturaleza imaginaria. Este segundo punto es particularmente


importante desde el punto de vista de lo que podría llamarse "higiene
mental". De hecho, existe una correlación inversa entre el control de la
competencia ficticia y la tendencia al autoengaño: cuanto más el primero
está firmemente establecido y más capaz es el niño de manejar las
situaciones disfóricas de una manera indirecta y consciente (la única
simulacros juguetones), en lugar de perderse en estas situaciones de
ilusiones cognitivas que son autoengaños. Dadas sus funciones
estructurantes en el plano mental, no es sorprendente que en la forma
elemental de finta juguetona, la ficción sea absolutamente igual en todos los
niños, independientemente de su origen cultural, incluyendo en sociedades
que todavía se convocaban en un momento no muy distante de los
"primitivos"

B) INMERSIÓN MIMÉTICA

¿Qué es la inmersión mimética? De hecho, corresponde a la concepción


platónica de la mimesis, ya que para Platón lo que define la mimesis es que
a través de un proceso de finta juguetona implementa semblanzas. Más
precisamente, según él, elabora cebadores miméticos que reproducen esta
o aquella modalidad según la cual accedemos a la realidad, por ejemplo,
semblanzas casi perceptivas en el campo de las ficciones visuales, o incluso
semblanzas verbales (mimesis formales) en el caso ficciones verbales Al
hacerlo, Platón ha puesto su dedo en un elemento esencial del proceso
ficticio. La ficción opera con cebadores miméticos, y la función de estos
cebadores es inducir un proceso de inmersión mimética que nos lleve a
tratar la representación de ficción "como si" fuera una representación fáctica
y apropiarla a través de mecanismos introyección, proyección e
identificación. Pascal Quignard ha dado una descripción muy bella de este
estado de inmersión mimética y olvido de sí mismo que implica: "El que lee
la historia está más cerca de uno mismo que de uno mismo. Él está más
cerca de él que lee que la mano que sostiene el libro que su vista olvida al
leerlo. Él está en la visión como la niña de los ojos. [5] "Ciertamente, la
confusión de las dos modalidades de representación, y por lo tanto la
sustitución de" como si "por una identificación ilusoria, son prevenidas por el
contrato de pretenciosidad lúdica. Pero, como Platón no dejó de cumplir,
este mecanismo a veces tiene fallas, como lo demuestran, en particular, los
pasajes al acto en los juegos de rol ficticios y, más ampliamente, las
contaminaciones entre el universo ficticio y el mundo real. Uno puede
preguntarse si este peligro, aunque sea en general menor, no es,
paradójicamente, una de las fuentes de atracción de la ficción.

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

Sea como fuere, la finta juguetona es el vector de inmersión que los


creadores de ficción usan para dar nacimiento a un universo
representacional que puede ser reactivado mimeéticamente por los
receptores. Un vector de inmersión es en cierto sentido la clave del acceso a
través del cual podemos ingresar al universo ficticio. Así, en el caso de una
ficción narrativa narrativa, la mimesis formal de la narración natural o la
narrativa histórica constituye el vector de inmersión, por lo tanto, la clave
que nos abre el acceso al universo ficticio presentado bajo el aspecto de
informe narrativo. Cada vector de inmersión dado determina así una postura
de inmersión específica: esta es la perspectiva, la escena de inmersión, que
nos asigna este o aquel vector de inmersión. Constituye la aspectualidad, o
la modalidad particular, bajo la cual el universo se nos manifiesta por el
hecho de que entramos a través de un vector de inmersión, es decir, un
semblante, específico.

Pero la ficción no es solo imitativa en el sentido (platónico) donde elabora


una apariencia. También es en el sentido (aristotélico) donde crea un
modelo de realidad, que me lleva al tercer elemento constitutivo de la
ficción.

C) MODELADO ANALÓGICO.

Si la ficción implica una finta (alegría), una producción de iniciadores y un


proceso de inmersión mimética, el objetivo del proceso ficticio no reside en
la finta como tal, en imitación-apariencia, sino en a lo que nos da acceso, es
decir, un universo ficticio. Este universo también es de naturaleza mimética,
pero en el sentido aristotélico esta vez. En otras palabras, "mimético" debe
tomarse esta vez para designar no un "semblante" sino un "vector cognitivo
analógico", es decir un modelo virtual basado en una relación de similitud
con las modelizaciones. serio "de lo real. Este hecho debe enfatizarse:
excepto en el caso de las ficciones actanciales (como el juego del actor en
funciones), la relación de similitud se establece entre el modelo ficticio y
nuestros modelos "serios", y no directamente entre el modelo ficticio y los
modelos "serios". El universo de la ficción y el mundo real: en la mayoría de
sus formas, la ficción no imita la realidad, sino nuestros modos de
representación de la realidad. Dicho esto, en la medida en que, excepto en
situaciones de falla representacional, establecemos una identificación tácita
entre nuestros modelos de lo real y lo real modelado a sí mismo [6] , el atajo
que nos hace decir que "la ficción imita la realidad "no plantea ningún
problema en particular.

¿Cómo se diferencia esta imitación de nuestros modelos serios de estos?


Me parece que, al contrario de lo que sucede en la modelación "seria", la
relación de modelado ficticio no está limitada por una relación de homología
con aquello de lo que es modelo, sino por una relación mucho más débil. ,
https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

de analogía global. La relación de similitud, por lo tanto, no juega entre los


contenidos semánticos del modelo ficticio y una estructura semántica
correspondiente que pertenece a la serie de representaciones fácticas, y por
lo tanto a la realidad en la que vivimos. Juega más bien entre el
engendramiento del modelo ficticio y el engendramiento de modelos
"serios". Para decirlo de otra manera: el modelo ficticio debe generarse de
acuerdo con las líneas de fuerza que cumplen con las condiciones de
representatividad que debe ser cumplida por toda la experiencia para que
podamos vivirla como una experiencia "real". La ficción no es tanto una
imagen del mundo real como una ejemplificación virtual de un posible ser-
en-el-mundo: sus límites no son aquellos, temáticos, de los mundos
representables, sino aquellos, constitutivos, de la representabilidad mundos
(sean lo que sean).

La inmersión mimética en los universos ficticios así creados nos da acceso a


modelos representacionales que tienen la particularidad de que no requieren
la reintroducción en la realidad, y por lo tanto no entran en nuestro
conocimiento enciclopédico del "mundo". . Esto no significa que están
aislados de nuestra vida real. De hecho, pueden intervenir en muchas
formas en nuestras futuras interacciones con la realidad, ya que
proporcionan bucles de procesamiento mental endógenos que podemos
reactivar a voluntad siempre que nos encontremos en un dominio analógico
relevante, ya sea una situación puramente mental o una interacción real con
el mundo circundante. Por lo tanto, paradójicamente, al abrir el espacio de
posibilidades, esa ficción nos permite controlar mejor lo real. Se sigue que lo
que importa para la mimesis ficticia no es tanto la fidelidad a un supuesto
campo de origen como lo que reflejaría, sino su relevancia de aplicación
analógica en un posible campo representacional de llegada. Es a través de
su poder de proyección analógica que la ficción actúa y no a través de una
relación de reproducción, y este poder no depende tanto de su grado de
similitud o distancia absoluta con la realidad que es la del receptor, pero la
naturaleza establecida de sus similitudes y diferencias. De hecho, este
carácter regulado es en gran medida la fuente de la coherencia o la
incoherencia del modelo virtual: pero el poder de la proyección analógica es
una propiedad relacionada con la coherencia del modelo global (por lo tanto,
del universo). ficticio), en lugar de las relaciones verticales que uno u otro de
sus elementos básicos tienen con elementos similares de tal y tal
representación "seria". Por lo tanto, es probable que un modelo ficticio no
solo sea un modelo de realidad, sino también un modelo contra la realidad, y
eso porque en todos los casos es un modelo para la realidad (en el sentido
de que está llamado a ser proyectada sobre esta realidad, su superposición
tiene el estado de un palimpsesto). Es precisamente en esto que es un
"modelo mimético" en el sentido de que entiendo esta expresión, es decir,
una representación cuyas condiciones constitutivas son las de la

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

inteligibilidad representacional del mundo vivido y cuya dominio de


aplicación analógica es este mismo mundo vivido.

En cierto modo, el alargamiento del tratamiento inferencial de la información


hecho posible por el universo ficticio son experimentos virtuales. Al igual que
todas las otras formas de lo imaginario, las experiencias virtuales de los
universos ficticios probablemente cumplirán múltiples funciones. Entre estas
funciones, debe recordarse por última vez, la función cognitiva es,
contrariamente a lo que argumentó Platón, una de las más importantes. Es
muy probable que los modelos ficticios nos desvíen de circuitos cortos de
reacción no deseados, que nos obliguen a suspender nuestro juicio, a
evaluar evaluaciones axiológicas, a simular reacciones afectivas o impulsar
compromisos sin que estos experimentos sean sancionados directamente
por lo real. , y así enseguida. Pero también pueden permitirnos contrastar un
contremodel, un mundo alternativo, con la realidad instituida, como es el
caso en la ficción utópica. Finalmente, también es probable que realicen
funciones endoteliales, incluidas funciones compensatorias en comparación
con modelos cognitivos que nos frustran, nos ponen en un estado de estrés
o incluso nos hacen sufrir. Esta función compensatoria y consoladora, que
es característica de ciertas ficciones, a menudo es denunciada. Sin
embargo, las ficciones compensatorias, en la medida en que afirman su
carácter ficticio, pueden ejercer su función positiva sin que tengamos que
pagarla por una contaminación de nuestras interacciones "serias" con la
realidad, que no es el caso con estas otras construcciones compensatorias
o consoladoras que son las visiones del mundo que requieren adherencia en
el modo de la creencia más fuerte. Esto debería ser suficiente para justificar
ampliamente la existencia y el éxito de todas las novelas románticas
pasadas y futuras ...

NOTAS

1 Una ensoñación puede tener obviamente una representación exógena


(por ejemplo, una percepción o palabras) como factor desencadenante. Por
otro lado, lo que ella pone en escena no es esta representación exógena
sino las asociaciones desencadenadas por ella. En otras palabras, la
representación exógena funciona aquí como un simple disparador de
estímulo.

2 La distinción de Bentham entre "entidades ficticias" y "entidades


fabulosas" es una continuación de este análisis humiano, con esta
importante diferencia como Bentham pero más énfasis en el estado de las
entidades que en el funcionamiento pragmático de las representaciones. (no
creencia versus creencia).

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&
1/6/2018 Jean-Marie Schaeffer

3 Cualquiera que sea la apreciación de los aspectos adecuadamente


explicativos de las diversas teorías psicoanalíticas, al menos debemos hacer
justicia a Freud al haber demostrado que el carácter satisfactorio o no
satisfactorio de una representación, y por lo tanto nuestra inclinación a
adherirse a él o rechazarlo, no puede reducirse a su valor cognitivo.

4 Lo anterior obviamente se aplica solo a las utopías positivas. Las utopías


negativas -por ejemplo, Brave New World o 1984- que construyen universos
altamente indeseables a partir de elementos de la realidad valorados
negativamente o percibidos como amenazas, no proyectan, por supuesto,
contramodelos sino antimodelos. Su componente proyectivo, aunque
también presupone la viabilidad del universo imaginario, es negativo: es
necesario evitar que el antimodelo se realice de una manera. Sin embargo,
ellos también tienen un carácter altamente proyectivo, excepto que la
realidad deseable se registra como negativa en el antimodelo.

5 Pascal Quignard, Sexo y miedo, Gallimard 1994, p. 272.

6 Esta identificación puede explicarse no solo por razones de economía,


sino que es esencial en cualquier situación donde debemos reaccionar
rápidamente y donde la intervención de un nivel de tratamiento
metarepresentacional (es decir vinculado a una disociación entre el
contenido representado y la representación de este contenido) sería una
desventaja a veces cargada de consecuencias.

INICIO | ARTÍCULOS | ENTREVISTAS | CARPETAS | REVISIÓN

COPYRIGHT © SHADOWPLAY_ 1 | HTML5 | CSS | DISEÑO DE HTML5WEBTEMPL AT E S . CO. UK

Diseño descargado de plantillas de sitios web gratuitos .

https://translate.google.com/translate?sl=fr&tl=es&js=y&prev=_t&hl=es&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fwww.vox-poetica.org%2Ft%2Farticles%2Fschaeffer.html&

También podría gustarte