Está en la página 1de 6

FACULTAD DE CIENCIAS MATEMÁTICAS Y

FÍSICAS.
ESCUELA DE INGENIERÍA CIVIL.

SÉPTIMO SEMESTRE CICLO I


GRUPO 1A

ESTUDIANTE:
 DANNY MIGUEL ANDRADE NAJAS

Guayaquil-Ecuador
2018
Tanque de neutralización
En muchas instalaciones industriales se generan efluentes residuales ácidos o alcalinos que no
pueden verterse fuera de la instalación debido a que incumplirían con las normas actuales de
descarga de aguas residuales. Para los casos en que es necesario corregir el pH de los efluentes
residuales del cliente para poder descargarlos dentro de normas

Neutralización
Un sinnúmero de descargas industriales ocurren en condiciones de acidez o alcalinidad que son
incompatibles con las normas de descarga o con los procesos biológicos o físico químicos
posteriores. En particular, los Sistemas biológicos requieren un pH entre 6,5 y 8,5 y además
Producen CO2.

Para procesos biológicos, el grado de pre-neutralización requerido es una función de la DBO


("demanda bioquímica de oxígeno) y del contenido de alcalinidad o de acidez (capacidad de
producción o de consumo de ácido, que es distinto del pH).

Las aguas residuales deben neutralizarse para ajustar su valor de pH. Solo mediante este proceso
podrán cumplir los requisitos de las distintas unidades de proceso que conforman los sistemas de
tratamiento de aguas residuales. La neutralización puede utilizarse para el tratamiento de las aguas
residuales ácidas que contienen metales. La incorporación de un reactivo alcalino aumenta el pH de
los residuos ácidos. Esto forma un precipitado que recoge los metales no deseados. El resultado es
una solución inicial cuyo pH se ha ajustado dentro de un rango óptimo para precipitar los metales
como hidróxidos.
Las plantas de neutralización de efluentes se diseñan a la medida del proyecto o cliente. Constan de
una fosa de captación de los efluentes que se van a neutralizar, normalmente construida en
concreto con recubrimiento antiácido, en la cual se reciben los efluentes sin importar su caudal o su
calidad (su pH). En uno extremo de esta fosa se instala un sistema de bombeo vertical sumergible
que saca el efluente para su neutralización a un flujo constante. Un transmisor de nivel instalado en
la fosa de captación sirve para el control del arranque y el paro de las bombas de la fosa de
captación. El efluente residual es bombeado entonces a un flujo controlado y constante hacia el
sistema de neutralización que consiste en un tanque de neutralización diseñado para tener un
tiempo de residencia hidráulico para que el control del pH pueda conseguirse efectivamente. Un
tiempo de residencia de este tanque que es demasiado grande dificultará o incluso hará imposible
un control del pH adecuado. A la salida de este tanque de neutralización se tiene un analizador de
pH cuya señal es procesada por el PLC de la planta para entonces ordenar la dosificación controlada
ya sea ácido o sosa cáustica en forma automática, para conseguir la neutralización de los efluentes
a través del sistema.
Procesos típicos de neutralización
Mezclar efluentes ácidos y alcalinos en un ecualizador y disponer de alguna capacidad de retención
de cargas fuertes en ácido o álcali. Si la actividad industrial del caso genera desechos tanto ácidos
como alcalinos, se deben utilizar tanto la acidez como la alcalinidad excedentes para producir un
efluente neutro.

Neutralizar ácidos en lechos de caliza

La caliza se da en forma natural como piedras y tal nombre se refiere al carbonato de calcio; la
disolución del carbonato genera alcalinidad. Los lechos pueden ser tanto de flujo ascendente como
descendente, la tasa de carga de diseño -sin información adicional de laboratorio- es del orden de
los 4*10-2m3/(min*m2); esta tasa está definida por las constantes de la caliza y por el tiempo de
residencia típico de neutralización de caudales ácidos del tipo industrial.

Si hay ácido sulfúrico, la concentración de ácido no debiera exceder un 0,6% de H2SO4 para no
formar una capa excesiva de CaSO4 (no reactiva) y se debe vigilar que la evolución de CO2 no sea
excesiva (pues produce un efecto tampón)

Mezcla de ácidos con lodos de cal.

Se suele llamar "cal" al hidróxido de calcio, también citado como "cal viva" (cuando la "cal apagada"
es el óxido de calcio). El grado de neutralización dependerá del tipo de cal utilizada. Si hay una
fracción magnésica, la reacción de neutralización es muy rápida y llega a pH bajo 4,2. El diseño
depende de la curva de titulación de la cal a utilizar.

La reacción de la cal se acelera -como muchas otras- por calor y por agitación física. En sistemas
altamente reactivos, se requieren unos diez minutos. La cal se utiliza en lodos al 8 a 15 %.

Otros agentes neutralizantes (alcalinos) típicos son el NaOH, el Na2CO3 o el NH4OH.

Residuos alcalinos

También llamados básicos. Se puede utilizar cualquier ácido fuerte. Por consideraciones prácticas,
la elección se limita a considerar el ácido sulfúrico (en la máxima dosis tolerable sin exceder la norma
de descarga de sulfatos) y el ácido clorhídrico (para completar la neutralización). La reacción es
prácticamente instantánea, pero el grado de mezcla no es instantáneo.

Si se dispone de gases de combustión con CO2 en el orden del 14%, se puede burbujear este gas en
la solución alcalina. El CO2 establece un equilibrio con gas carbónico, HCO3- cuya capacidad ácida se
utiliza para neutralizar la carga alcalina. La reacción es -naturalmente- más lenta que la de los ácidos
fuertes en fase líquida pero suele ser de mucho menor costo y aporta –aunque mínimamente- al
abatimiento de la carga atmosférica de gases invernadero.

Sistemas Utilizados para neutralización


Para flujos por debajo de unos 400 m3/día, se suele operar en modo estático (discontinuo, batch);
los sistemas estáticos pueden tener controladores automáticos o ser operados manualmente.
Si el flujo excede los 400 m3/día, la regulación de pH se realiza en línea, mediante controladores
automáticos.

Si se opera en línea, es importante obtener un buen grado de homogeneización de la solución. La


agitación por aire requiere tasas de 0,3 a 0,9 m3 de aire/minuto/m2 de tanque. La agitación
mecánica requiere de unos 0,4 HP/m3.

Control automático de neutralización


El control de pH es difícil. La razones se relacionan con:
La alta no - linealidad entre flujo de neutralizante y cambio de pH del caudal a neutralizar
el pH de un efluente industrial puede variar con cinéticas tan altas como 1 unidad de pH por
minuto!
el flujo puede duplicarse en unos pocos minutos
una pequeña dosis de neutralizante debe mezclarse con una cantidad relativamente enorme de
líquido en un lapso breve
Normalmente, se debe recurrir a controladores a pasos (o en etapas). Por ejemplo, llevar primero a
un pH en torno a 5 y después a 6,5 (suponiendo, por ejemplo, que se desea llegar a 6,5 desde 2,0)

POTENCIAL DE HIDRÓGENO (PH)

Tiene importancia en el control de los procesos biológicos del tratamiento de las


aguas residuales (TAR). La mayoría de los microorganismos responsables de la
depuración de las aguas residuales se desarrollan en un rango de pH óptimo
entre 6,5 y 8,5 unidades

Efluente.
Líquido que sale de un proceso de tratamiento.

Efluente final
Líquido que sale de una planta de tratamiento de aguas residuales

Proceso biológico
Proceso en el cual la materia orgánica del desecho es asimilada por bacterias y otros
microorganismos, para estabilizar el desecho e incrementar la población de microorganismos (lodos
activados, filtros percoladores, digestión. etc.)
El pH se relaciona mucho con la calidad del agua en las piscinas. Esto es así porque el cloro solo hace
efecto si el pH del agua de la piscina está entre 6.5 y 8. Si el pH del agua es superior a 8 o inferior a
6.5, por más cloro que se añada este no actuará. Por ello es importante vigilar que el pH esté siempre
entre 6.5 y 8. Esta previsión es clave para asegurar que la piscina permanezca en buen estado. Un
pH de agua demasiado elevado (superior a 8) produce agua turbia, incrustaciones e irritación de
ojos, orejas, nariz y garganta.
Rangos de diseño:

Capacidades desde 5 hasta 200 m3/h.

a. Factores importantes a considerar en el diseño:

i. Mantener unas características estables de caudal y pH en el afluente de la


depuradora.

ii. La profundidad del tanque de neutralización no debe ser mayor de 3 m.

iii. El tanque de neutralización debe ser (preferentemente) de sección circular y con


un diámetro igual a su profundidad.

iv. Los tiempos de retención en los tanques de neutralización deben oscilar entre 5 y
30 min (se recomienda de 30 minutos para la neutralización con cal).

v. Si la mezcla en el tanque de neutralización se realiza de manera aireada, debe


adquirirse un equipo que permita inyectar entre 0,3 y 1,0 m3 de aire por minuto y
por m2 de tanque.

vi.Si la mezcla en el tanque de neutralización se realiza de manera mecánica, debe


adquirirse un equipo que desarrolle una potencia entre 40 y 80 W por m3 de tanque.

3. Aplicaciones: Plantas industriales (Industria metalmecánica, química, petroquímica,


farmacéutica, etc.).

4. Beneficios:

a. Equipos con excelente resistencia química.

b. Bajo costo de operación y mantenimiento.


BIBLIOGRAFIA

http://www.cec.uchile.cl/~leherrer/iq651/Apunte1/Fisicoqapu01.htm

http://biblioteca.utb.edu.co/notas/tesis/0062308.pdf

http://www.aquadynamics.com.mx/pdf/productos/producto_01.pdf

También podría gustarte