Está en la página 1de 2

ELECTROMAGNETISMO

La electricidad nos rodea: estamos acostumbrados a convivir con fenómenos eléctricos tanto naturales (el rayo, la
electricidad estática…) como artificiales (la iluminación de nuestros hogares, el funcionamiento de los electrodomésticos y
máquinas eléctricas…).
La electricidad es un flujo de electrones a través de un medio que sea capaz de permitir su circulación.
Existe en la naturaleza un mineral llamado magnetita o piedra imán que tiene la propiedad de atraer el hierro, el cobalto, el
níquel y ciertas aleaciones de estos metales. Esta propiedad recibe el nombre de magnetismo.
Un imán es un material capaz de producir un campo magnético exterior y atraer el hierro (también puede atraer al cobalto y
al níquel). Los imanes que manifiestan sus propiedades de forma permanente pueden ser naturales, como la magnetita
(Fe3O4) o artificiales, obtenidos a partir de aleaciones de diferentes metales. Podemos decir que un imán permanente es
aquel que conserva el magnetismo después de haber sido imantado. Un imán temporal no conserva su magnetismo tras
haber sido imantado
en un imán la capacidad de atracción es mayor en sus extremos o polos. Estos polos se denominan norte y sur, debido a
que tienden a orientarse según los polos geográficos de la Tierra, que es un gigantesco imán natura

QUÉ ES UN CAMPO MAGNÉTICO


La región del espacio donde se pone de manifiesto la acción de un imán se llama campo magnético. Este campo se
representa mediante líneas de fuerza, que son unas líneas imaginarias, cerradas, que van del polo norte al polo sur, por
fuera del imán y en sentido contrario en el interior de éste; se representa con la letra B.
Desde hace tiempo es conocido que una corriente eléctrica genera un campo magnético a su alrededor. En el interior de la
materia existen pequeñas corrientes cerradas debidas al movimiento de los electrones que contienen los átomos, cada una
de ellas origina un microscópico imán o dipolo. Cuando estos pequeños imanes están
orientados en todas direcciones sus efectos se anulan mutuamente y el material no
presenta propiedades magnéticas; en cambio si todos los imanes se alinean actúan
como un único imán y en ese caso decimos que la sustancia se ha magnetizado.
Imantar un material es ordenar sus imanes atómicos.

En la figura derecha se observa en primer lugar un material sin imantar y debajo un


material imantado.
El magnetismo es producido por imanes naturales o artificiales. Además de su
capacidad de atraer metales, tienen la propiedad de polaridad. Los imanes tienen dos
polos magnéticos diferentes llamados Norte o Sur. Si enfrentamos los polos Sur de dos
imanes estos se repelen, y si enfrentamos el polo sur de uno, con el polo norte de otro
se atraen. Otra particularidad es que si los imanes se parten por la mitad, cada una de
las partes tendrá los dos polos.

Cuando se pasa una piedra imán por un pedazo de hierro, éste adquiere a su vez la
capacidad de atraer otros pedazos de hierro.
La atracción o repulsión entre dos polos magnéticos disminuye a medida que aumenta el cuadrado de la distancia entre ellos

INICIOS DEL ELECTROMAGNETISMO. EXPERIMENTO DE OERSTED

El experimento de Oersted:
Hans Oersted estaba preparando su clase de física en la Universidad de Copenhague, una
tarde del mes de abril, cuando al mover una brújula cerca de un cable que conducía corriente
eléctrica notó que la aguja se deflectaba(desviación de la dirección de una corriente".) hasta
quedar en una posición perpendicular a la dirección del cable. Más tarde repitió el
experimento una gran cantidad de veces, confirmando el fenómeno. Por primera vez se
había hallado una conexión entre la electricidad y el magnetismo, en un accidente que puede
considerarse como el nacimiento del electromagnetismo.
Del experimento de Oersted se deduce que ;
Una carga en movimiento crea un campo magnético en el espacio que lo rodea.
Una corriente eléctrica que circula por un conductor genera a su alrededor un campo magnético cuya intensidad depende de
la intensidad de la corriente eléctrica y de la distancia del conductor.
En 1831, Michael Faraday observó que un imán generaba una corriente eléctrica en las proximidades de una bobina,
siempre que el imán o la bobina estuvieran en movimiento. La explicación teórica fue:
Es necesario un campo magnético variable (imán, bobina o cable en movimiento) para crear una corriente eléctrica en el
cable o en la bobina.
Esta corriente se conoce como corriente inducida, y el fenómeno, como inducción electromagnética. La corriente eléctrica
inducida existe mientras dure la variación del campo magnético.
La intensidad de la corriente eléctrica es tanto mayor cuanto más intenso sea el campo magnético y cuanto más rápido se
muevan el imán o la bobina.
EJEMPLOS DE APLICACIONES DEL ELECTROMAGNETISMO
Timbres. El mecanismo de esos aparatitos tan cotidianos, implica la circulación de una carga eléctrica por un electroimán,
cuyo campo magnético atrae un martillo metálico diminuto hacia una campanilla, interrumpiendo el circuito y permitiendo que
vuelva a iniciar, por lo que el martillo la golpea repetidamente y produce el sonido que llama nuestra atención.
Trenes de suspensión magnética. En lugar de rodar sobre rieles como los trenes convencionales, este modelo
ultratecnológico de tren se sostiene en levitación magnética gracias a poderosos electroimanes instalados en su parte
inferior. Así, la repulsión eléctrica entre los imanes y el metal de la plataforma sobre la que el tren circula mantiene el peso
del vehículo en el aire.
Los transformadores eléctricos. Un transformador, esos aparatos cilíndricos que en algunos países vemos en los postes
del tendido eléctrico, sirven para controlar (aumentar o disminuir) el voltaje de una corriente alterna. Esto lo logran a través
de bobinas dispuestas en torno a un núcleo de hierro, cuyos campos electromagnéticos permiten modular la intensidad de la
corriente saliente.
Motores eléctricos. Los motores, como todos sabemos, transforman energía en movimiento, mediante una combinación de
un rotor y un estrator. El primero es móvil y contiene una serie de bobinas, que se ubican entre los polos fijos del imán que
es el estrator. Este movimiento se mantiene constante gracias al campo electromagnético y permite, mediante un
conmutador, producir un giro que desplaza hacia adelante el vehículo.
El teléfono. La magia detrás de este aparato tan cotidiano no es otra que la capacidad de convertir ondas sonoras (como la
voz) en modulaciones de un campo electromagnético que puede transmitirse, inicialmente por un cable, hasta un receptor en
el otro extremo que es capaz de verter el proceso y recuperar las ondas sonoras contenidas electromagnéticamente.
Hornos microondas. Estos electrodomésticos operan a partir de la generación y concentración de ondas electromagnéticas
sobre la comida. Dichas ondas son semejantes a las empeladas para la comunicación por radio, pero de una alta frecuencia
que hace girar los diplodos (partículas magnéticas) de la comida a altísimas velocidades, pues estos intentan alinearse con
el campo magnético resultante. Dicho movimiento es lo que genera el calor.
Imágenes por resonancia magnética (IRM). Esta aplicación médica del electromagnetismo ha sido un avance en materia
de salud sin precedentes, ya que permite examinar de manera no invasiva el interior del cuerpo de los seres vivos, a partir
de la manipulación electromagnética de los átomos de hidrógeno contenidos en él, para generar un campo interpretable por
computadoras especializadas.
Micrófonos. Estos aparatos tan comunes hoy en día operan gracias a un diafragma atraído por un electroimán, cuya
sensibilidad a las ondas sonoras permite traducirlas a una señal eléctrica. Ésta, después, puede ser transmitida y descifrada
a distancia, o incluso ser almacenada y reproducida más tarde.
Espectrómetros de masas. Se trata de un aparato que permite analizar con mucha precisión la composición de ciertos
compuestos químicos, a partir de la separación magnética de los átomos que los componen, mediante su ionización y
lectura por parte de un computador especializado.
Osciloscopios. Instrumentos electrónicos cuyo cometido es representar gráficamente las señales eléctricas variables en el
tiempo, provenientes de una fuente determinada. Para ello emplean un eje de coordenadas en pantalla cuyas líneas son
producto de la medición de las tensiones provenientes de la señal eléctrica determinada. Se emplean en medicina para
medir las funciones del corazón, del cerebro u otros órganos.
Tarjetas magnéticas. Esta tecnología permite la existencia de tarjetas de crédito o de débito, las cuales poseen una cinta
magnética polarizada de modo determinado, para encriptar una información a partir de la orientación de sus partículas
ferromagnéticas. Al introducir información en ellas, los aparatos designados polarizan de un modo específico dichas
partículas, de manera que dicho orden luego pueda ser “leído” para recuperar la información.
Almacenamiento digital en cintas magnéticas. Clave en el mundo de la informática y las computadoras, permite guardar
grandes cantidades de información en discos magnéticos cuyas partículas están polarizadas de un modo específico y
descifrable por un sistema computarizado. Estos discos pueden ser removibles, como los pendrives o los ya extintos
disquetes, o pueden ser permanentes y de mayor complejidad, como los discos duros.
Tambores magnéticos. Este modelo de almacenaje de datos, popular en las décadas del 50 y 60, fue una de las primeras
formas de almacenamiento magnético de datos. Se trata de un cilindro de metal hueco que gira a grandes velocidades,
rodeado de un material magnético (óxido de hierro) en el cual se imprime la información mediante un sistema de polarización
codificada. A diferencia de los discos, no poseía un cabezal lector y eso le permitía cierta agilidad en la recuperación de la
información.
Luces para bicicleta. Las luces incorporadas en el frente de las bicicletas, que se encienden al desplazarse, operan gracias
al giro de la rueda a la que se acopla un imán, cuyo giro produce un campo magnético y por lo tanto una fuente modesta de
electricidad alterna. Dicha carga eléctrica es luego conducida al bombillo y traducida en luz.

ACTIVIDAD 2: REALIZA UN ORGANIZADOR GRAFICO (EL DE TU PREFERENCIA) DETRÁS DE ESTA HOJA SOBRE LAS
APLICACIONES DEL ELECTROMAGNETISMO.