Está en la página 1de 3

T1 INFORME INVALIDEZ

EMPRESA TIEMPO
CARGO EN TAREAS
MESES
Sembrar camas, altura 25cms. Postura cuclillas.
Implica flexión anterior del tronco. Rotaciones
Operaria
21 ocasionales. Movimientos repetidos de manos y
de Cultivo
dedos. No requiere fuerza. A su cargo 30 camas
por jornada, en cada cama 50 plantas.
Cortar rosa manipulando tijera de corte con la
XXXXXXX
mano derecha y con la izquierda sostiene a nivel
del botón, manteniendo MSI en anti gravitación.
Corte y
31 Requiere fuerza mano derecha para corte con
descabece
agarre circular. Postura bípeda prolongada con
desplazamientos frecuentes. Estándar 30 a 50
rosas/min.

La anterior trabajadora posterior a los tres años de su ingreso consulta a su IPS donde
el médico general sospecha, hernia discal L4-L5 además un síndrome del túnel del
carpo izquierdo, ambos de origen común. La paciente re consulta alrededor de dos años
por este problema de salud y en el día 200 de su incapacidad, es valorada por la Unidad
de medicina del trabajo de su EPS quienes consideran que estamos ante una
enfermedad laboral y remiten a su ARL para determinar origen y pérdida de capacidad
laboral.
Paciente tiene un IMC de 35 kg/m2, sedentaria, y al momento de la calificación cuenta
con 48 años, dura 503 días incapacitada hasta que se califica una pérdida de su
capacidad laboral en 43% y de origen común… La decisión se apela ante Junta
Regional de calificación de invalidez quienes determinan que el origen es laboral y
disminuyen la calificación de la pérdida de capacidad laboral al 36%. La paciente debe
ser reintegrada a su labor. Nunca acepta ningún cargo que se le asigna, la empresa
trata de reubicar crear puestos para su reintegro, pero la trabajadora no acepta…. Al
final se despide a la trabajadora apelando decisión.

Determinando que la ENFERMEDAD LABORAL se da por causa de la labor que


desempeña el trabajador en la empresa, y que de acuerdo con la Ley 1562/2012 en el
Art. 4 define como enfermedad laboral “aquella que es contraída como resultado de la
exposición a factores de riesgos inherentes a la actividad laboral o del medio en que el
trabajador se ha visto obligado a trabajar”.
En este caso tenemos una trabajadora que durante 5 años ha realizado actividades que
requiere movimientos repetitivos tanto en manos como en dedos, y también se
encuentra expuesta a posturas prolongadas con desplazamientos frecuentes, por lo
tanto está expuesta a un factor de riesgo que incrementa las probabilidades de contraer
una enfermedad laboral.
En el Dcto 1477/2014, en la Tabla de Enfermedades Laborales estipula el Síndrome de
Túnel Carpiano G560, como una enfermedad laboral a causa de combinación de
movimientos repetitivos con fuerza y/o con posturas forzadas de miembros superiores,
debido a tareas manuales o con herramientas de vibración. También se encuentra Otros
trastornos de los discos intervertebrales M512, debido a los movimientos repetitivos,
posturas forzadas, aplicación de fuerza combinada con movimientos repetitivos, y/o
vibraciones, en ocupaciones o actividades con exposición a estos riesgos como la
operaria de cultivo.
Siendo el STC una neuropatía por compresión sintomática del nervio mediano a nivel
de la muñeca, que se caracteriza por el aumento de la presión del túnel carpiano y la
disminución de la función del nervio a ese nivel. Al momento de diagnosticar este
síndrome como enfermedad laboral, se debe tener en cuenta la historia clínica que
demuestre los factores de riesgos laborales como movimientos repetitivos de
hiperflexión e hiperextensión en la muñeca, los cuales si cumple la operaria en la tarea
de corte y descabece de las rosas.
La trabajadora a los tres años de haber ingresado a laborar acude a su IPS donde es
valorada por un médico general, quién sospecha de hernia discal L4-L5 y síndrome del
túnel carpiano, diagnosticando a primera instancia ambas enfermedades de origen
común. A los dos años la trabajadora acude nuevamente a la IPS por lo mismo, es
incapacitada y a los 200 días de su incapacidad es valorada por la Unidad de medicina
del trabajo de la EPS quienes a segunda instancia consideran el caso como una
enfermedad laboral y remiten de inmediato a la ARL para determinar su origen y PCL.
Hay que tener en cuenta que toda patología o accidente, que no hayan sido calificada
como de origen profesional se consideran de origen común, según el Art. 12 del Dcto
1295/1994.
Recordemos también el parágrafo 3 del Art. 5 de la Ley 1562 de 2012 (Riesgos Laborales)
que menciona que durante la controversia sobre el origen se continuará cubriendo "dicha
incapacidad temporal, hasta que exista un dictamen en firme por parte de la Junta Regional
o Nacional...". Esto quiere decir que, si la incapacidad la está cubriendo la EPS, ésta misma
deberá seguir efectuando la asistencia hasta que se resuelva la controversia. Después, si
la Junta Regional o Nacional resuelven de manera beneficiosa para la EPS, y se considere
la incapacidad como de origen laboral, los reembolsos se darán por parte de la ARL.
Cuando las enfermedades son clasificadas de origen laboral o por causa del trabajo,
corresponde la cobertura de las prestaciones mencionadas en el Sistema de Riesgos
Laborales Ley 1562/2012, por intermedio de la ARL. Ley 776/2002, por la cual se dictan
normas sobre la organización, administración y prestaciones del SGRL, Art 3. Monto de
las prestaciones económicas por incapacidad temporal. Todo afiliado a quien se le defina
una incapacidad temporal, recibirá un subsidio equivalente al cien (100%) de su salario
base de cotización, calculado desde el día siguiente el que ocurrió el accidente de trabajo
y hasta el momento de su rehabilitación, readaptación o curación, o de la declaración de su
incapacidad permanente parcial, invalidez o su muerte. El pago se efectuará en los periodos
en que el trabajador reciba normalmente su salario. Para la enfermedad profesional será el
mismo subsidio calculado desde el día siguiente de iniciada la incapacidad correspondiente
a una enfermedad diagnosticada como profesional.

El período durante el cual se reconoce la prestación será hasta por ciento ochenta (180)
días, que podrán ser prorrogados hasta por períodos que no superen otros ciento ochenta
(180) días continuos adicionales, cuando esta prórroga se determine como necesaria para
el tratamiento del afiliado, o para culminar su rehabilitación.

Cumplido el período previsto y no se hubiese logrado la curación o rehabilitación del afiliado,


se debe iniciar el procedimiento para determinar el estado de incapacidad permanente
parcial o de invalidez. Hasta tanto no se establezca el grado de incapacidad o invalidez la
ARL continuará cancelando el subsidio por incapacidad temporal.
La trabajadora al momento de la calificación tiene 48 años, dura 503 días incapacitada
que se califica la PCL en 43% y de origen común. Con tal inconformidad la trabajadora
apela ante la Junta Regional de calificación de invalidez, quienes determinan que el
origen es laboral, pero disminuyen con la calificación al 36%. Se recomienda reintegrar
a la trabajadora en su cargo pero esta no acepta, la empresa crea nuevos puestos de
trabajo para su reubicación pero la trabajadora sigue sin aceptar. Por último la empresa
decide despedir a la trabajadora apelando la decisión.
Al momento en que surjan diferencias con el dictamen del origen, estas serán resueltas
por medio de una junta integrada por representantes de la EPS y ARL. De persistir el
desacuerdo, se seguirá el procedimiento previsto para las juntas de calificación de invalidez.
En caso de que el interesado no esté de acuerdo con la calificación deberá manifestar su
inconformidad dentro de los diez días siguientes y la entidad deberá remitirlo a las Juntas
Regionales de Calificación de Invalidez del orden regional dentro de los cinco días
siguientes, cuya decisión será apelable ante la Junta Nacional de Calificación de Invalidez,
la cual decidirá en un término de cinco días. Si esta decisión de la Junta Nacional de
Calificación de Invalidez es inapelable. Solamente, si con el tiempo, se pueden comprobar
nuevas evidencias de desmejora en la enfermedad del trabajador, el caso puede llevarse
de nuevo a revisión de las juntas. De lo contrario, la determinación del origen debe ser
respetada por las entidades que participan en la salud ocupacional de los trabajadores.

También podría gustarte