Está en la página 1de 8

Universidad Abierta Para Adultos

Recinto Santo Domingo, Este

Asignatura
Derecho Civil VI

Tema
Contratos

Unidad III

Teóloga Maestra
Dra. Rosanna Salas A.

Participante
Luis Genao

Matricula
14-7286

Fecha
24/05/2018
3.1 De edición.

Un contrato de edición es el acuerdo de voluntades entre el autor de una obra intelectual o


artística y el editor, por medio del cual el primero o su causahabiente, se obliga a entregar
una obra al editor, quien se obliga por su propia cuenta y a sus expensas o reproducirla,
distribuirla y venderla, así como, a pagar al primero una contraprestación denominada
regalía.

El Articulo 85 de la Ley 65-00 establece que en virtud de este contrato de Edición, el titular
del derecho de autor de una obra literaria, artística o científica se obliga a entregar un
ejemplar de la misma al editor quien se compromete a publicarla, distribuirla y promoverla
por su propia cuenta y riesgo, en las condiciones pactadas y con sujeción a lo dispuesto en
esta ley.

3.2 De inclusión de una Obra en un Fonograma.

Mediante el contrato de inclusión de una obra en un fonograma, el autor autoriza a un


productor, mediante una remuneración previa, a fijar la obra en un fonograma para su
disposición al público, conforme lo establecido en los artículos 113 al 118 de la Ley 65-00.

3.3 De representación.

El Contrato de representación es el que se establece cuando el autor de una obra dramática


o dramático musical, coreográfico o de cualquier género similar, autoriza a un empresario
a hacerle representar en público a cambio de una remuneración. Los Arts. 119 al 127 de la
Ley 65-00 regula esta figura contractual.

El derecho de copyright también protege a los artistas que representan una obra y permite
a su propietario el emitirla por radio o televisión o grabar la representación, a la vez que
prohíbe el uso y cualquier clase de trato realizado sobre una grabación ilegal.

Los derechos de representación suelen prescribir a los 50 años. Cualquiera que alquile
grabaciones al público también necesita el consentimiento del autor.

3.4 Comunicación pública de las obras musicales.

La Ley 65-00 guarda especial atención a la comunicación pública de obras musicales. En


efecto los artículos 128 y siguientes de la indicada ley establecen que la comunicación
pública por cualquier forma o medio, de una obra musical debe ser previa y expresamente
autorizada por el titular del derecho o su representante.
Todos los medios de telecomunicaciones o entidades que realicen comunicación pública
de obras musicales, entiéndase: teatros, cines, bares, circos, restaurantes o cualquier
establecimiento que promueva la interpretación o ejecución de obras musicales, estarán
sujetos a las disposiciones legales señaladas.

3.5 Las obras audiovisuales y los programas de computadoras.

Ciertas disposiciones especiales son establecidas en la Ley 65-00 para determinadas obras
debido a su gran importancia. Así, las obras audiovisuales y los programas de
computadoras tienen especial atención.

Una obra audiovisual como la cinematográfica u otra análoga, será protegida como obra
original y se presumirán coautores, salvo pacto en contrario, el director, el autor del guión,
el autor de la música y el dibujante (Art. 58, Ley 65-00).

En lo que respecta al derecho patrimonial, salvo prueba en contrario, se presume que los
autores de la obra audiovisual han cedido al productor, en forma exclusiva, los derechos
patrimoniales de la obra y la autorización a ejercer la defensa de los derechos morales de
los demás autores.

En este sentido, el productor tendrá derecho a fijar, reproducir, traducir, comercializar,


adaptar o transformar la obra audiovisual, por lo que será ilícita la realización de una de
estas actividades por un tercero que no tenga una autorización previa.

Los programas de computadoras, por su parte, gozan también de la protección que concede
el derecho de autor. El productor de un programa de computadoras tiene el derecho
exclusivo de reproducir y comercializar el programa, así como a autorizar adaptaciones,
licencias de uso o versiones (artículo 73, ley 65-00).

3.6 Gestión colectiva del derecho de autor.

Para la defensa de los derechos patrimoniales y morales de sus asociados, se han


establecido las denominadas Sociedades de Gestión Colectiva de los titulares de Derecho
de Autor o titulares de Derechos Conexos reguladas por los Arts. 162 y siguientes de la Ley
65-00.
Las sociedades de gestión colectiva consideradas de interés con personería jurídica y
patrimonio propio, una vez obtienen para su funcionamiento la autorización del Estado a
través de la unidad de derecho de autor, representan a los titulares de derecho de autor o
derechos conexos, a fin de procurar el respecto a las disposiciones legales de la ley 65-00
haciéndolos valer en procesos administrativos y judiciales en caso de que sea necesario.

En República Dominicana existen a la fecha las siguientes sociedades de gestión colectiva


de derecho de autor:

• Sociedad General de Autores, Compositores y Editores de Música Dominicana


(SGACEDOM);

• Sociedad Dominicana de Artistas Plásticos (SODONIAPL.A);

• Sociedad Dominicana de Productores de Fonográficos (SODINPRO);

• Sociedad Dominicana de Organismos de Radiodifusión (SODORA)

Hemos indicado que el autor o titular de un derecho conexo por medio de la Gestión
Colectiva, tiene la libertad de negociar a su mejor conveniencia con los usuarios de música.
En un escrito titulado 'El pago del derecho de los autores es un impuesto", publicado en la
revista Gaceta Oficial No.150 de enero del 2003, el jurista Vingy Omar Bello Segura,
Director de Recaudaciones de la Sociedad General de Autores, Compositores y Editores
de Música Dominicana (SGACEDOM), indica que el derecho de autor es una mercancía
intangible que se le autoriza el uso a todo aquel que se comprometa a abonar una
remuneración equitativa como pago.

3.7 Unidad de Derecho de Autor.

La Ley 65-00 instituye la Unidad de Derecho de Autor, cuyas diversas atribuciones,


tendremos a garantizar la difusión y cumplimiento de la ley que crea y las instituciones
jurídicas que contiene, las ejerce la Oficina Nacional de Derecho de Autor (ONDA).

En tal sentido, el artículo 187 de la indicada ley establece, que son atribuciones de la Unidad
de Derecho de Autor: Organizar administrar el Registro Nacional del Derecho de Autor.

3.8 Registro y Deposito Legal del Derecho de Autor retransmisiones de emisiones de radio
y TV, y el derecho de las telecomunicaciones.
El Registro Nacional del Derecho de Autor depende de la Unidad de Derecho de Autor y
tiene a su cargo el registro de las obras protegidas por la Ley 65-00, así como de los
contratos en los que se negocien derechos de autor y conexos y documentos constitutivos
de las Sociedades de Gestión Colectiva (Arts. 149 y siguientes de la Ley 65-00).

Será objeto de registro cualquier manifestación jurídica que implique una constitución,
declaración, aclaración, adjudicación, modificación, limitación, gravamen o transmisión de
derechos de autor y derechos conexos.

También son objetos de registros los seudónimos de los autores que deseen conservar su
anonimato, depositando en sobre lacrado su verdadera identidad.

Con el Registro Nacional de autor, se pretende dar publicidad a los derechos y dar garantía
de autenticidad y seguridad a los mismos.

La protección al derecho de autor y los derechos conexos o afines, es independiente de


toda formalidad, por lo que la omisión del registro, tal como indicamos anteriormente, no
perjudica los derechos reconocidos por la ley.

La inscripción o registro no es una condición de fondo para la admisibilidad procesal que


corresponda. El registro establece una persecución juras tantum (salvo prueba en
contrario). Artículo 154, ley 65-00.

a) Ejercer la función de autorización, inspección y vigilancia de las Sociedades de Gestión


Colectiva;
b) Intervenir por vía de conciliación, aun de oficio, y de arbitraje, cuando así lo soliciten las
partes, en conflictos relacionados con la ley 65-00.
c) Aplicar de oficio o a petición de partes, las sanciones administrativas de la ley 65-00.
d) Ejercer, de oficio o a petición, las funciones de vigilancia e inspección correspondientes.
e) Desarrollar programas de difusión, capacitación y formación en materia de derecho de
autor y derechos conexos.
f) Dictar y practicar inspecciones libres y sin previa notificación y medidas preventivas o
cautelares, inclusive recolección de pruebas.
g) Proceder con exámenes, comprobaciones, interrogatorios, solicitud de documentos,
etc.
h) Levantar actas ciertas hasta inscripción en falsedad, ordenar suspensiones y retener
material ilícito, así como requerir el auxilio de la fuerza pública cuando sea necesario.
Todas las obras amparadas en la ley 65-00 quedan obligadas a la realización de un depósito
legal de tres ejemplares o ediciones de las mismas, dentro del plazo de los sesenta días
después de su publicación, indicándose el nombre del o los autores correspondientes.

El incumplimiento de la obligación del depósito legal, da lugar al pago de una suma


equivalente a diez veces el valor comercial de los ejemplares o ediciones no depositadas.
El depósito legal está regulado por los artículos 156 y siguientes de la ley 65-00.

3.9 Limitaciones al derecho de autor, violaciones, acciones y sanciones.

No obstante a la protección que la ley otorga a los autores de obras literarias, artísticas o
científicas y a los titulares de derechos conexos, se establecen ciertas excepciones o
atenuantes al derecho de autor salvaguardando sin que esto constituya un atentado o
menoscabo al derecho mismo y su explotación.-

Las limitaciones que establece la ley 65-00 en los artículos 30 y siguientes, se encuentran
básicamente justificadas a los fines de una divulgación informativa, didáctica educativa, o
cultural, doméstica o demostrativa, siempre que en todo case no exista un interés
económico especulativo interpuesto. Entre las limitaciones podernos citar: las citas, el
retrato, la copia, las conferencias, las leyes, las traducciones y las cartas.

Violaciones. La ley 65-00 establece una serie de actuaciones consideradas como violatorias
del derecho de autor o de los titulares de derecho afines o conexos en relación a las obras
literarias, artísticas, científicas y en relación a la interpretación o ejecución artística,
producción fotográfica o emisión de radiodifusión.

En efecto, cualquier uso no autorizado de uno de los derechos que protege la ley 65-00,
entiéndase modificación, reproducción, publicación, distribución, abuso, usurpación,
comunicación, difusión, fabricación, etc., que infrinja el derecho patrimonial o moral, es
considerado una violación.

La responsabilidad de las violaciones se extiende a quienes dispongan su materialización


(autores intelectuales), a los representantes legales de personas jurídicas y a todos los que
faciliten o encubran los hechos violatorios a la ley.
Acciones. En cuanto a las acciones, se establece un derecho de opción a favor del titular
de derecho de autor o de un derecho afín, de elegir entre la vía administrativa, civil o
represiva para iniciar su acción y proceder en el ejercicio de sus derechos.

Los procesos penales que originen las infracciones contempladas en la ley 65-00 serán
conocidos por las autoridades penales comunes según las reglas de la competencia y de
acuerdo al Código de Procedimiento Criminal. Esto es el Juzgado de Primera Instancia del
distrito judicial que corresponda.

La acción penal puede ser ejercida por cualquier persona o de oficio, sin necesidad de
querella o denuncia de parte.

Por su parte las acciones civiles se ejercerán por ante el Juzgado de Primera Instancia del
domicilio del demandado, observándose las reglas de procedimiento ordinario. La victima
podrá reclamar una reparación de los daños y perjuicios ocasionados por la violación de su
derecho.

En lo que corresponde al proceso administrativo, es la Unidad de Derecho de Autor la


competente para realizar las inspecciones y establecer las sanciones de lugar.

Sanciones. Las violaciones conllevan sanciones. Así, se establece prisión de tres meses a
tres años y multas de cincuenta a mil salarios mínimos. En caso de reincidencia se impone
el máximo de la pena.

Cuando a la víctima de la infracción se le hayan ocasionado dificultades a su subsistencia,


las multas se aumentarán al triple de la cuantía del perjuicio material causado. Y si el
infractor es insolvente, se aplicara un día de prisión correccional por cada peso oro dejado
de pagar, sin que en ningún caso eso sobrepase de dos años.

3.10 Convenios Internacionales.

El estudio del Derecho de Autor y de los Derechos Conexos, debe ir acompañado de los
siguientes acuerdos internacionales: Convenio de Berna sobre la protección del Derecho
de Autor; Convenio de Roma sobre la protección de los Artistas Intérpretes o Ejecutantes,
Productores de Fonogramas y Organismos de Radiodifusión; el Acuerdo sobre los ADPIC,
el Tratado OMPI sobre Derecho de Autor (WCT), el Tratado OMPI sobre Interpretación o
Ejecución y Fonogramas (WPPT); el Convenio de Ginebra para la Protección de los
Productores de Fonogramas contra la Duplicación No autorizada de sus Fonogramas del
1971 y el Convenio de Bruselas sobre la Distribución de Señales Portadas de Programas
Transmitidos por Satélites.