Está en la página 1de 6

OTROS PAISES

América Latina expresó esta semana su preocupación por la decisión del mandatario
estadounidense, Donald Trump, de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio
del 25% y 10%, respectivamente.

El pasado 8 de marzo, al firmar las órdenes para los aranceles, el presidente norteamericano
justificó la medida a cuestiones de seguridad nacional.

Los aranceles entrarán en vigor en 15 días a partir de la fecha de la firma y en un principio


quedarán exentos Canadá y México durante la renegociación del Tratado de Libre Comercio de
América del Norte (TLCAN).

Brasil, el segundo mayor exportador de acero a Estados Unidos, después de Canadá, y el primero
en ventas al mercado estadounidense de acero semiacabado, materia prima para productos
laminados, señaló este miércoles que buscará hablar con las autoridades norteamericanas para
evitar la medida.

El presidente brasileño, Michel Temer, afirmó que pretende llamar por teléfono a su homólogo
estadounidense para hablar sobre el impuesto anunciado a las importaciones de acero y aluminio.

Temer expresó durante la apertura del Foro Económico Mundial para América Latina, en Sao
Paulo, que lo anunciado por Trump afecta a los exportadores brasileños.

Sostuvo que la cuestión será tratada con mucho cuidado, dado que Estados Unidos es el segundo
mayor socio comercial de Brasil, después de China.

Según el presidente brasileño, el gobierno del país sudamericano trabajará en dos frentes para
intentar revertir la decisión.

Primero, el gobierno de Brasil espera que las empresas brasileñas accionen al Congreso
estadounidense para impedir la decisión.

Pero en caso de que no haya reversión, Brasil pretende acudir con una representación a la
Organización Mundial del Comercio (OMC) junto a otros países afectados.

A su vez, el canciller brasileño, Aloysio Nunes, ya pidió reunirse con el secretario de Comercio de
Estados Unidos, Wilbur Ross, para discutir la decisión.

En 2017, la industria brasileña facturó US$2.600 millones por la venta de 4,7 millones de
toneladas de acero al país del norte, según datos oficiales.

En tanto, el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevedo,
dijo este lunes que la decisión de Estados Unidos de imponer aranceles al acero y al aluminio
genera tensión con "una escalada difícil de revertir".

"Esta escalada, que yo digo que tiene efecto dominó, es una escalada difícil de revertir. Una vez
que entras por este camino de represalias recíprocas, sabes cuándo empiezas, sabes cómo
comienza, pero no sabes ni cómo ni cuándo consigues parar este proceso", dijo Azevedo a
periodistas en la capital brasileña.

El director general de la OMC estuvo en Brasil para participar en el Foro Económico Mundial para
América Latina, que se celebró del martes al jueves en Sao Paulo.
Por su parte, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo
Económicos (OCDE), José Angel Gurría, dijo que la creciente ola de proteccionismo pone en duda
la "sabiduría convencional" referida a que los países requieren de otros socios para fortalecer sus
capacidades internas.
COLOMBIA
De acuerdo con el mecanismo anunciado por el Departamento de Comercio, los importadores
podrían acreditar que sus compras en el exterior cumplen una de tres condiciones: que el
producto específico no se produce en EE. UU; que, si bien es producido, no se consigue en las
cantidades o calidades que la demanda requiere; o, por último, que no importarlo significaría un
riesgo para la seguridad nacional de ese país.

En ese sentido, el MinCIT le pidió a los productores colombianos que se pongan en contacto con
sus compradores en Estados Unidos y evalúen conjuntamente la posibilidad de radicar estas
peticiones que, sumadas, se unirían a la carta que ya envió el Gobierno colombiano a la Oficina
del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés), solicitando
la exclusión de las importaciones provenientes de Colombia.

Sin embargo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió dejar fuera a la Unión
Europea, Australia, Argentina, Brasil Corea del Sur, Canadá y México, del aumento de aranceles a
la importación de acero y aluminio que anunciará el Gobierno este viernes. Colombia no está en
la lista de los eximidos por ahora.

Este jueves Donald Trump firmó en la Casa Blanca una Resolución que orienta a su representante
de Comercio Exterior a elaborar en 15 días una lista de productos chinos cuya importación a
Estados Unidos pasará a ser objeto de pesados aranceles.

Washington alega que empresas estadounidenses son forzadas a repasar tecnología, patentes y
propiedad intelectual para operar en China, y ello constituye "competencia desleal" que motiva
la adopción de medidas comerciales.

Cuando Lighthizer anuncie esa lista, en un plazo de dos semanas, será posible conocer el valor
aproximado de los aranceles.

China replicó rápidamente con una nota de su embajada en Washington en la que aseguró que
no desea una guerra comercial, pero alertó que "no teme ni retrocederá" ante ese escenario.

"Si se inicia una guerra comercial, China luchará hasta el fin para defender sus intereses legítimos
con todas las medidas necesarias", apuntó la embajada en su nota.

La perspectiva de una pelea entre las dos mayores potencias mundiales sacudió de inmediato a
Wall Street. El Dow Jones cayó 2,52%, el Nasdaq perdió 2,43% y el S&P 500 dejó 2,52. En Europa,
las bolsas de Londres, París, Fráncfort, Milán y Madrid cerraron a la baja.

ULTIMAS NOTICIAS

El 8 de marzo pasado, Trump había anunciado aranceles de 25% a la importación de productos


de acero y de 10% a la importación de productos de aluminio. La noticia provocó conmoción
global y se habló de “guerra comercial”, con China, Alemania, Turquía, Brasil, Japón y Corea del
Sur, como algunos de los principales perjudicados.
Está prácticamente cerrado, lo vamos a terminar en unos días, vía intercambio de notas

Argentina, que había conseguido una exención arancelaria temporaria, que vence en mayo,
desplegó una serie de argumentos para convencer a Trump y sus funcionarios. Por ejemplo, que
el país apenas exporta el 0,6% de todo el volumen de acero que recibe EEUU y sólo el 2,3% del
aluminio. Además, mencionaron la cooperación en defensa y seguridad nacional entre ambas
naciones, la fuerte relación comercial bilateral (con una balanza que favorece al país del Norte en
más de USD 3.000 millones), distintos acuerdos vigentes y se hizo mucho hincapié en que las
exportaciones locales de acero “no desplazan la producción nacional de los Estados Unidos y no
amenazan con perjudicar la seguridad nacional del país”.

PERÚ
El ministro de Comercio Exterior y Turismo, Eduardo Ferreyros, reiteró hoy que las aplicaciones
de aranceles al acero y el aluminio en Estados Unidos no afectan directamente al Perú, porque
hay un tratado de libre comercio (TLC) entre ambos países que permite continuar con el ritmo de
las exportaciones nacionales.

“En principio, si la medida es que subirán esos aranceles, el Perú no resulta afectado, porque
tenemos un TLC con Estados Unidos, en el que nuestros aranceles están anclados”, manifestó
Ferreyros en "RPP Noticias".

Cabe indicar que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó el jueves de la semana
pasada una ley que impone un arancel de 25% al acero y de 10% al aluminio extranjero, hecho
que despertó temores de una ola de proteccionismo en el comercio mundial.

“Si la medida que toma el presidente Trump es subir el arancel que aplican a todo el mundo, con
las excepciones de los que tienen acuerdos comerciales, al Perú no le afectará y vamos a seguir
exportando”, señaló.

Según cifras de la Sociedad de Comercio Exterior (Comexperú) las exportaciones no tradicionales


peruanas al mercado estadounidense acumularon un crecimiento de 97% desde la entrada en
vigencia del TLC con Estados Unidos el 1 de febrero del 2009 hasta diciembre del 2016.

De esta manera, el valor de las exportaciones no tradicionales a Estados Unidos se incrementó


de 1,568 millones a 3,090 millones de dólares en el referido periodo a una tasa equivalente de
crecimiento anual de 10.2%.

El gremio empresarial indicó que después de ocho años de vigencia del TLC las exportaciones
peruanas al mercado estadounidense tuvieron una evolución positiva, al crecer 30%, mientras
que las no tradicionales agropecuarias se incrementaron en 161.1%.

Guerra comercial

Eduardo Ferreyros consideró que la afectación al Perú solo podría darse de manera indirecta, ya
que China y Estados Unidos –los cuales no tienen un TLC entre ellos– comenzarían a responderse
con la subida del arancel de un producto con otro producto.

“Las guerras comerciales siempre son malas (…), Es muy probable que China responda con otro
producto. En algún momento puede haber un cruce en las cadenas globales que puede afectar al
Perú, pero que sea un golpe directo al Perú para frenar las exportaciones, por lo que sabemos y
la información que tenemos, no va a afectarlo”, dijo.

El ministro explicó que el aumento del arancel del acero repercutirá en un incremento de 800
dólares en el precio de los autos en Estados Unidos, lo cual deja en evidencia que el
proteccionismo “es un error”.

“No conozco país que al ir por el lado del proteccionismo haya tenido éxito en el largo plazo (…).
La solución facilista, inmediata, es comenzar a frenar las exportaciones en lugar de buscar cómo
ser más competitivos”, sostuvo.

DENUNCIA
Se trata de la segunda denuncia de Pekín ante la OMC después de la que presentó el pasado día
5 por los aranceles por valor de 50 mil millones de dólares que Estados Unidos ha anunciado que
impondrá a una lista de mil 300 productos chinos.

China alega en su denuncia ante la OMC que las medidas estadunidenses violan el GATT y el
Acuerdo de Salvaguardias porque, Estados Unidos "no han formulado una determinación
adecuada ni ha dado una explicación razonada y adecuada" sobre los motivos que le han llevado
a imponer los derechos de importación adicionales del 25 % y del 10 % respectivamente a
productos de acero y aluminio chinos.

Washington solo menciona, según Pekín, la "evolución imprevista de las circunstancias" y que las
importaciones chinas "han aumentado en tal cantidad" y se realizan "en condiciones tales" que
"causan o amenazan causar un daño grave a los productores nacionales".

De acuerdo con la denuncia de China, Estados Unidos "tampoco ha cumplido los requisitos de
procedimiento apropiados", como, por ejemplo, los procedimientos de notificación y consultas,
ni ha aplicado las medidas correctamente en cuanto al requisito de que se impongan por ejemplo
"únicamente durante el período que sea necesario"

Asimismo, Pekín sostiene que los aranceles estadunidenses "exceden de los derechos fijados en
la lista de concesiones y compromisos de Estados Unidos" con la OMC y "no han eximido los
productos de China" que se ven afectados por ese "exceso" en los aranceles.
China también alude a la presunta discriminación o "aplicación selectiva" de la medida
estadunidense, pues ha eximido a varios Estados miembros de la OMC, como Canadá, México,
Australia, Argentina, Corea del Sur, Brasil y la Unión Europea (UE).

COMO AFECTA AL COBRE

Además de su efecto directo en el aluminio, que podría experimentar un superávit de suministro


si los exportadores a Estados Unidos se ven obligados a vender su producción en otras partes, la
amenaza de los aranceles afecta a los metales de manera más amplia al provocar temores de una
guerra comercial.
El cobre en la LME cedía un 0.62%, a US$ 6,946 la tonelada, recortando las ganancias de la víspera.
Se espera que los precios suban, ya que la producción industrial en el segundo trimestre suele
ser fuerte.
En otros metales, el zinc mejoraba un 0.31%, a US$ 3,236.50 la tonelada; el plomo perdía un
0.04%, a US$ 2,403; el níquel bajaba un 0.65%, a US$ 13,745; y el estaño cedía un 1.58%, a US$
20,815. (15/03)

La industria del cobre en Chile está adoptando una postura de espera sobre nuevas inversiones
ante la volatilidad de los precios y el riesgo de un deterioro en las relaciones comerciales
entre Estados Unidos y China que podría restringir la demanda por el metal.

La gubernamental Comisión Chilena del Cobre, Cochilco, no ha realizado cambios significativos


en su lista de proyectos a 10 años desde que los actualizara en agosto, dijo el lunes el
vicepresidente ejecutivo Sergio Hernández durante una entrevista en Santiago. La agencia está
manteniendo inalterada su proyección trimestral del precio del cobre para el año por primera vez
en casi dos años.

"El alza de los aranceles podría llevar a una disminución de los productos chinos que se dirigen al
mercado de América del Norte, con un potencial de menor demanda de cobre por parte de la
industria china", dijo Hernández. "Para el próximo mes, las compañías mineras estarán
observando si esto termina en una guerra comercial total o no"

Hernández dijo que los inversionistas que buscan adquirir minas también están adoptando una
postura de espera y la agencia no espera ver grandes acuerdos en el corto plazo. “Esta es la
consecuencia natural de un mercado prudente", dijo Hernández. .(04/04)

El cobre a tres meses en la LME escalaba un 1.67%, a US$ 6,944 por tonelada, extendiendo los
avances de la sesión anterior, en medio de un panorama más favorable para los metales
industriales tras un alivio de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

El presidente de China, Xi Jinping, prometió hoy acelerar la apertura de la economía del país y
reducir los aranceles sobre importaciones de productos como los automóviles, en un discurso
visto como un intento por impedir una escalada de la disputa comercial con Estados Unidos que
redujo el pesimismo de los mercados.

La semana pasada, Estados Unidos impuso sanciones contra entidades e individuos rusos,
incluyendo al gigante productor de aluminio Rusal, en una de las medidas más agresivas de
Washington para castigar a Moscú por su supuesta intervención en las elecciones del 2016 y otras
"actividades malignas". (10/04)