Está en la página 1de 5

BUENAS PRÁCTICAS INTERNACIONALES EN MATERIA DE PYMES

N° AUTORES TEXTO

(Altamirano, 2013) El Comité define a la "buena práctica” en relación a cuatro niveles claves
de impacto: micro, meso, "más allá de la empresa" y macro; y cuatro
criterios amplios de desempeño: alcance, eficiencia, efectividad y
1 sustentabilidad (tanto financiera como de los efectos reales). Luego, una
vez definidos los criterios y los indicadores que los hacen medibles, se
(CEPAL, 2016) recomienda obtener valores para cada uno de los indicadores, con el fin
de realizar un benchmarking que permita comparar y evaluar a los
distintos programas. (p.12)

“Por lo general, las buenas prácticas ofrecen efectividad (es decir, que
2 (Lecuona, 2013) logran el resultado buscado), eficiencia (permiten alcanzarlo sin malgastar
tiempo y dinero) y estándares (posibilitan la previsión y la comparación).”

Las Buenas Prácticas Empresariales incluyen múltiples actividades, entre


las que se pueden mencionar tres: Governance, Risk Management y
Compliance.

1. Governance o Gobierno Corporativo.- Es la responsabilidad que


tienen la gerencia y los accionistas de la organización en la creación
de transparencia en todas y cada una de las acciones emprendidas,
tanto al interior como al exterior del ente jurídico. El Gobierno
Corporativo abarca un conjunto de relaciones entre la administración
de la empresa, su consejo de administración, sus accionistas y otras
partes interesadas. También proporciona la estructura a través de la
que sefijan los objetivos de la compañía y se determinan los medios
para alcanzar esos objetivos y supervisar el desempeño”.
2. Risk Management o gestión de riesgo.- Consiste en establecer una
determinada tolerancia al riesgo, especialmente de orden moral,
basándose en los objetivos de negocios de la organización. Para
3 (Sievers, 2014) Stephanie Moll Fetzer, CABI 15, el término de riesgo moral puede
presentarse en varios ámbitos económicos; para comenzar, este se trata
en temas industriales como dentro de la estructura de una firma y hasta
vinculado con el tema de incentivos económicos.
3. Compliance o señalización.- Hace referencia al establecimiento,
registró y monitoreo de los recursos y controles necesarios para
asegurar el cumplimiento de normas legales, contables y de la
industria. Un proceso solamente se convierte en Buena Práctica
cuando ha sido adaptado para encajar en la totalidad de los ambientes
de la organización adoptante. Para facilitar las mejores prácticas es
necesario revisar las prácticas en las diversas áreas y procesos de la
organización, tales como: Recursos financieros, soporte de la
administración, canales de comunicación, administración del cambio,
verificación de procesos finales, diversidad y conocimientos del
personal, tecnología utilizada, entre otros. (p.2)
Las "Buenas Prácticas de Gestión Empresarial" son medidas voluntarias
para:

 Optimizar el consumo de materia prima, auxiliares, agua y energía;


evitar el desperdicio de costosas materias primas y, por lo tanto,
reducir los costos de operación.
(Julio Peñaloza
4
Santos, 2014)
 Reducir la cantidad y el grado de contaminación de los residuos
sólidos, aguas residuales y emisiones atmosféricas

 Optimizar la reutilización y el reciclaje de materias primas y material


de embalaje · Mejorar las condiciones de trabajo y de la seguridad en
el trabajo; · Mejorar la organización del proceso productivo

“Buena práctica” significa encontrar (y utilizar) las mejores formas de


trabajar para alcanzar sus objetivos de negocio. Se trata de mantenerse al
5 (Jimenez, 2015) día con las formas en que operan las empresas de éxito (en su sector y
otros) y la medición de sus formas de trabajar, comparando con las
utilizadas por los líderes del mercado.

Las buenas prácticas de gestión empresarial son medidas de fácil y rápida


aplicación, por las que un empresario puede optar para aumentar la
productividad, bajar los costos, reducir el impacto ambiental, mejorar el
6 (Rodríguez, 2015) proceso productivo y elevar la seguridad en el trabajo, esto es conocido
como cuádruple ganancia; pueden ser implementadas por pymes de los
sectores productivos o de servicios, interesados en formar las bases de un
exitoso proceso de mejoramiento continuo.

Las buenas prácticas de gestión empresarial son medidas de fácil y rápida


aplicación, por las que un empresario puede optar para aumentar la
productividad, bajar los costos, reducir el impacto ambiental, mejorar el
(Lilian Ortuño proceso productivo y elevar la seguridad en el trabajo, esto es conocido
7
Rodriguez , 2015) como cuádruple ganancia; pueden ser implementadas por pymes de los
sectores productivos o de servicios, interesados en formar las bases de un
exitoso proceso de mejoramiento continuo.

Las buenas prácticas de gestión empresarial son medidas prácticas de fácil


y rápida aplicación, por las que un empresario de manera voluntaria puede
optar para aumentar la productividad, bajar los costos, reducir el impacto
ambiental, mejorar el proceso productivo y elevar la seguridad en el
trabajo. Esto es conocido como cuádruple ganancia; pueden ser
(Vicente-Oliva,
implementadas por las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) de
Martínez-Sánchez,
8 cualquier sector productivo o de servicios interesados en formar las bases
& Berges-Muro,
de un exitoso proceso de mejoramiento continuo. Para aplicarlas se
2015)
necesita compromiso y disposición del empresario para realizar cambios,
medidas sencillas, no capacidades técnicas específicas, motivación de los
empleados en todos los niveles jerárquicos con atención a los problemas
y las áreas con potencial de mejoras.

Las "Buenas Prácticas de Gestión Empresarial" comprenden una serie de


9 (Maigua, 2016)
medidas prácticas, de fácil aplicación, que un empresario puede realizar
para aumentar la productividad, bajar los costos, reducir el impacto
ambiental de la producción, mejorar el proceso productivo, así como
elevar la seguridad en el trabajo.

Se necesita para introducir Buenas Prácticas de Gestión Empresarial

a. Sentido común y buena disposición para realizar acciones.- Muchas


de las medidas sugeridas en la Guía son bastante sencillas y se basan
en el sentido común. No requieren de ninguna capacidad técnica
específica, aunque sí de personas motivadas y dispuestas a realizar
cambios.

b. Medidas sencillas.- Para la aplicación de las Buenas Prácticas no se


precisan mayores inversiones en "tecnología limpia" que, sobre todo,
para el micro, pequeñas y medianas empresas podrían resultar
demasiado caras. Por el contrario, el objetivo es un mejoramiento
continuo del proceso de producción en aspectos técnicos y
organizativos, a través de una utilización más efectiva de los recursos
y la optimización del proceso productivo.
(Julio González
10
Candía, 2016) c. Percepción de los problemas.- Es importante que la empresa dirija la
atención de su personal a los problemas y las áreas con potencial de
mejoras para que cada uno conozca sus posibilidades de acción real.

d. Recolección y difusión de información.- La elaboración de Buenas


Prácticas puede reforzarse mediante la recolección interna de
información y una buena comunicación natural dentro de la empresa.
De esa manera, importantes y efectivas Buenas Prácticas de Gestión
Empresarial podrán ser elaboradas, aplicadas e incorporadas en las
operaciones cotidianas de la empresa.

Cultura de la organización.- Las Buenas Prácticas también están


relacionadas con cambios de comportamiento y la creación de una
“cultura productiva”. Involucrar y motivar al personal de todos los niveles
jerárquicos de la empresa ayuda enormemente a adoptar las Buenas
Prácticas de Gestión.

Beneficios de las mejores prácticas empresariales son cinco:

1. Mantener la flexibilidad organizacional. Estar en


vanguardia frente a los cambios tecnológicos y de
competencia requieren de mayor versatilidad empresarial para
adaptarse a las demandas del mercado.

2. Contar con equipos de trabajo que mantengan buenas


11 (Silva, 2017)
relaciones interpersonales. Los clientes externos siempre
perciben los ambientes laborales y los ambientes caóticos
afectan directamente la marca de la compañía.

3. Reconocimiento profesional. Reconocer la gestión de los


colaboradores beneficia su bienestar psicológico y emocional,
promueve mayor compromiso con la empresa e impulsa al
colaborador a “ponerse la camiseta” y seguir adelante.
4. Liderazgo. En la actualidad se reconoce al liderazgo como un
factor determinante del clima laboral y contar con líderes en
los equipos de trabajo garantiza mejores resultados financieros
en las compañías.

5. Alineación de la Estrategia Empresarial y la Gestión del


Talento Natural. Tener una estrategia basada en las personas
ayuda a generar una ventaja competitiva y permite tener
mayor fuerza organizacional.

Seguramente, no cabe duda que las empresas que han mantenido mejores
prácticas en gestión humana pueden lograr favorecer su estabilidad,
avance y rentabilidad en el mercado; es por ello, que la mayoría de
nosotros desearíamos trabajar en estas compañías.

Las buenas prácticas de gestión empresarial son medidas prácticas de fácil


y rápida aplicación, por las que un empresario de manera voluntaria puede
optar para aumentar la productividad, bajar los costos, reducir el impacto
ambiental, mejorar el proceso productivo y elevar la seguridad en el
trabajo. Esto es conocido como cuádruple ganancia; pueden ser
implementadas por las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) de
12 (Perez, 2017)
cualquier sector productivo o de servicios interesados en formar las bases
de un exitoso proceso de mejoramiento continuo. Para aplicarlas se
necesita compromiso y disposición del empresario para realizar cambios,
medidas sencillas, no capacidades técnicas específicas, motivación de los
empleados en todos los niveles jerárquicos con atención a los problemas
y las áreas con potencial de mejoras.

Bibliografía:

 Altamirano, M. (5 de marzo de 2013). http://repositorio.cepal.org. Obtenido de


http://repositorio.cepal.org:
http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/7790/LCbueL169_es.pdf;jsessionid
=2B52E7AF1FD29D41151F046F61DA5A31?sequence=1
 CEPAL. (2016). bUENAS PRACTICAS INTERNACIONALES EN APOYO A PYMES.
BUENOS AIRES.
 Jimenez, S. (20 de Enero de 2015). BITCompany. Obtenido de
http://www.bitcompany.biz/beneficios-implementar-buenas-practicas/#.WkhGF9_ibIU
 Julio González Candía. (2016). Estrategia y cultura de innovación, gestión de los
recursos , generaciòn de ideas: pràcticas para gestionar la innovaciòn de ideas, 27.
 Julio Peñaloza Santos. (2014). Guia buenas practicas empresariales. UGT , 1-56.
 Lecuona, M. L. (14 de Enero de 2013). buenosnegocios.com. Obtenido de
http://www.buenosnegocios.com/notas/251-buenas-practicas-buenos-negocios
 Lilian Ortuño Rodriguez . (31 de 10 de 2015). La Razon. Recuperado el 01 de 01 de
2017, de La Razon: http://www.la-
razon.com/index.php?_url=/opinion/columnistas/Buenas-practicas-gestion-
empresarial_0_2372762703.html
 Maigua, L. (2016). Gestion en las buenas practicas. Buenas Practicas , 1-258.
 Perez. (26 de diciembre de 2017). /www.elpaisonline.com. Obtenido de
/www.elpaisonline.com: http://www.elpaisonline.com/index.php/edicion-
virtual/item/192214-buenas-practicas-de-gestion-empresarial
 Rodríguez, L. O. (31 de octubre de 2015). La Razón (Edición Impresa). Obtenido de La
Razón (Edición Impresa): http://www.la-
razon.com/index.php?_url=/opinion/columnistas/Buenas-practicas-gestion-
empresarial_0_2372762703.html
 Sievers, M. (2014). Formación en gestión de la PYME e iniciativa empresarial. Suiza.
 Silva, J. (2017). Psigma Corp. Obtenido de http://www.psigmacorp.com/blog/2-blog/5-
beneficios-de-las-mejores-practicas-empresariales
 Vicente-Oliva, S., Martínez-Sánchez, Á., & Berges-Muro, L. (2015). Buenas prácticas
en la gestión de proyectos de I+D+i, capacidad de absorciòn de conocimiento y èxito.
DYNA, 10.