Está en la página 1de 3

DEPORTES SEGÚN SOMATOTIPO

La elección de un tipo de ejercicio u otro depende más del estado físico de la


persona que vaya a realizarlo que de su somatotipo, pero en función de este se
puede afinar mejor a la hora de diseñar una rutina de ejercicio. Estos son los tres
tipos de cuerpo básico y el entrenamiento recomendado para cada uno de ellos:
 Ectomorfo
Las personas ectomorfas son delgadas por naturaleza. Tienen unas
extremidades largas y delgadas y no tienen predisposición ni a desarrollar
músculos ni a almacenar grasas.
¿Qué tipo de ejercicio deben hacer?
Las personas ectomorfas tienen el cuerpo ideal para practicar deportes
de fondo, como el atletismo, la natación o el ciclismo. Pero, dado que
tienen dificultades para ganar masa muscular, en su entrenamiento deben
primarse los ejercicios de fuerza. Los deportistas amateur deben tener
mucho cuidado con los entrenamientos aeróbicos, pues les puede llevar
a perder más peso y frenar el crecimiento de masa muscular.
 Endomorfo
Las personas endomorfas tienen el cuerpo contrario a las ectomorfas:
tienen una cintura gruesa, una estructura ósea de grandes proporciones,
brazos y piernas cortos, y tendencia a acumular grasa. Si no se cuidan,
desarrollan sobrepeso y obesidad enseguida.
¿Qué tipo de ejercicio deben hacer?
La primera preocupación de las personas endomorfas debe ser
mantenerse en su peso ideal. Por ello, al empezar a hacer ejercicio, deben
primar el trabajo aeróbico para, después, intercalarlo con ejercicios
anaeróbicos, de mayor intensidad. A diferencia de las personas
ectomorfas, que pueden tener una constitución saludable sin cuidarse
especialmente, las personas endomorfas tienen que hacer siempre
ejercicio y mantener una dieta rica en proteínas y baja en carbohidratos.
De lo contrario tienen todas las papeletas para ser obesos. Una vez que
están en forma, las personas endomorfas tienen el cuerpo ideal para
practicar deportes de fuerza, potencia y equilibrio, como el lanzamiento
de peso, la halterofilia o las pruebas de lucha.
 Mesomorfo
Las personas mesomorfas son atléticas por naturaleza: tienen un torso
macizo, hombros anchos, cintura delgada, una baja predisposición a
almacenar grasa y facilidad para desarrollar músculo.
¿Qué tipo de ejercicio deben hacer?
Los mesoformos tienen facilidad para practicar cualquier tipo de ejercicio.
Pese a las ventajas de las personas mesomorfas, no se puede descuidar
la dieta ya que tienen tendencia a acumular grasa, aunque no al nivel de
un endomorfo. Cualquier deporte puede ser ideal para un mesomorfo,
pero suelen destacar en aquellas disciplinas más exigentes y variadas
como el tenis, el fútbol, el remo o el triatlón.
Recomendaciones importantes
 Las personas con cuerpos endomorfos que quieren hacer deportes como
correr o bicicleta, tienen que bajar su porcentaje de grasa y peso con
ejercicios musculares basados en series de piernas, pecho y dorsales,
evitando que por perder peso pierdan también masa muscular.
 Individuos ectomorfos cuidando su desarrollo muscular con series cortas
de ejercicios, pueden potenciar su talento natural y ganar en carreras de
larga distancia
 El ejercicio físico en los mesomorfos es sencillo, cuando se acostumbran
a la rutina regular para conservar su forma atlética, que pueden aplicar a
cualquier deporte sin problema.
Fuente: El Confidencial / BBC
Distintos tipos fisiológicos adecuados para deportes particulares
 Remo. El perfecto hombre remero es un espécimen de fisionomía
extraordinaria. Es alto y pesado, pero con un nivel de grasa corporal muy
bajo (10% en hombres), hombros anchos y miembros largos y poderosos.
Su corazón es capaz de bombear 40 litros de sangre por minuto. Los
remeros presentan la mayor toma absoluta de oxígeno entre todos los
atletas y el mayor consumo de aire, unos 300 litros por minuto.
 Tiro. Se pudiera pensar que un deporte que requiere permanecer
acostado no exige que se esté en buenas condiciones. Pero para lograr
tiros perfectos se necesita un sistema cardiovascular en muy buen estado
y un ritmo cardíaco bajo, que los deportistas pueden disminuir aún más.
Segundos antes del tiro pueden (sin saberlo) reducir su ritmo en 20 latidos
y disparar exactamente entre dos latidos. El disparo con pistola también
requiere una fuerte musculatura en la parte superior del cuerpo.
 Natación. El nadador perfecto es alto y de miembros muy largos,
particularmente los brazos. Los mejores nadadores tienen grandes pies,
que proporcionan una considerable ventaja en términos de impulso.
Poseen grandes manos, las cuales usan como paletas; caderas estrechas
para reducir el roce; y amplios hombros para maximizar la fuerza de los
brazos. Los nadadores de velocidad son más mesomórficos y cuentan
con sistemas altamente energéticos.
 Carreras de velocidad. El velocista perfecto de 100 metros es alto y la
forma de su cuerpo es marcadamente mesomórfica. Los velocistas más
destacados tienen piernas delgadas y caderas relativamente estrechas,
lo cual aporta una ventaja biomecánica. Poseen un alto porcentaje de
fibras rápidas en los músculos (más de 80%). Utilizan el combustible de
los músculos tan rápidamente que prácticamente están corriendo con el
tanque vacío al final de la carrera.
 Maratón. El maratonista perfecto tiene una estructura liviana, sus piernas
son delgadas y su altura varía de media a baja. Posee un alto porcentaje
de fibras lentas y se caracteriza por una toma de oxígeno máxima muy
alta. Puede soportar la deshidratación, y el entrenamiento le da a sus
músculos una alta capacidad de almacenamiento del combustible por
excelencia para los músculos, el glicógeno.
 Gimnasia. La perfecta mujer gimnasta es pequeña y delgada, con una
fuerza alta en proporción a su peso y una musculatura uniforme. Lo menos
frecuente es que ella haya crecido de manera constante, en lugar de
etapas de alargamiento acelerado, durante los primeros años de su
adolescencia. Debe tener un cuerpo estrecho que le permita rotar
rápidamente y mantener un magnífico equilibrio. Los gimnastas de ambos
sexos necesitan sistemas de energía tanto fuertes como de alta
capacidad y, en general, son los atletas en mejor estado de
acondicionamiento físico.
 Levantamiento de pesas. El levantador de pesas ideal tiene un cuerpo
notablemente mesomórfico y músculos muy bien formados. Los buenos
levantadores de pesas no son altos y tienden a tener brazos y piernas
relativamente cortos, lo que les permite levantar peso de manera más
efectiva. Sus sistemas cardiovasculares son capaces de soportar bruscos
incrementos de la presión sanguínea. Poseen un alto porcentaje de fibras
rápidas.

Fuente: El universal.com