Está en la página 1de 5

Se puede decir que el registro del EKG refleja los cambios progresivos en la dirección del

flujo de corriente durante el ciclo cardiaco. Si un frente de onda de despolarización viaja


hacia el electrodo situado en la entrada + del amplificador ECG y viene del electrodo
situado en el terminal -, se registrará una onda positiva. Si el frente de onda viaja desde
el terminal +, hacia el terminal -, se generará una onda negativa. Cada uno de los
electrodos del ECG detecta una corriente media que fluye en acercamiento o
alejamiento en un momento de tiempo dado. Así, una onda concreta puede ser positiva
en un electrodo y negativa en otro. Las derivaciones tienen todo un polo positivo y un
polo negativo y a partir de eso censan la dirección de los vectores eléctricos. Cualquier
onda despolarizante (P o QRS) que se dirija hacia el polo positivo de la derivación, se
marca como una deflexión positiva (una onda positiva). Cualquier onda despolarizante
que se aleje del polo positivo de la derivación será marcada como una deflexión negativa.
La onda T es de repolarización, entonces cuando se aleje del polo positivo da una onda
positiva, y cuando se acerca, da una onda negativa. Por eso el QRS y la T tienen la misma
orientación en el ECG normal en la misma derivación: la dirección del vector
repolarizante es opuesta a la del vector despolarizante.

El Eje Eléctrico del corazón también llamado


Eje Cardíaco es el vector que resulta de la
despolarización ventricular. El Eje Cardíaco
entonces se ve representado por todas
aquellas fuerzas que intervienen en la
despolarización ventricular. Recordemos que
la despolarización ventricular está
representada en el Electrocardiograma por el
Complejo QRS.

El Eje Cardíaco suele representarse mediante


una flecha cuya punta representa el polo
positivo y la cola el polo negativo.
La onda P es la primera onda del ciclo cardiaco. Representa la despolarización de las
aurículas. Está compuesta por la
superposición de la actividad eléctrica de
ambas aurículas.
Su parte inicial corresponde a la
despolarización de la aurícula derecha y
su parte final a la de la aurícula izquierda.
La duración normal de la onda P es menor
de 0,10 s (2,5 mm de ancho) y un voltaje
máximo de 0,25 mV (2,5 mm de alto).
Cuando es generada por el Nodo Sinusal
es positiva en todas las derivaciones,
excepto en aVR donde es negativa y en V1
que debe ser isodifásica.
En los crecimientos auriculares la onda P
puede aumentar en altura o en duración,
y está ausente en la Fibrilación Auricular.

Segmento PR: Línea que une el final de la onda P con el


inicio del QRS.

Intervalo PR: Comienza desde el inicio de la onda P hasta


el inicio del QRS, incluyendo a la onda P.

El estímulo es conducido por el nodo AV al Haz de His, sus Ramas derecha e izquierda y
por las fibras de Purkinje despolarizando los ventrículos en forma perpendicular de,
Endocardio a Epicardio. La Despolarización ventricular produce el complejo QRS. La
activación ventricular se sintetiza en 4 (cuatro) vectores:
a. Primer Vector o septal La primera porción ventricular en despolarizarse es el
Septum Interventricular con un vector que se dirige hacia la derecha y adelante
orientándose hacia arriba o hacia abajo según la rotación del corazón.
b. Segundo Vector o Vector Paraseptal. La segunda porción en despolarizarse es la
región de las masas Paraseptales que corresponde a la inmediata vecindad con el
septum interventricular a nivel del apex o punta del corazón. Se dirige hacia abajo
y adelante.
c. Tercer Vector o de las Paredes libres. La tercera región en despolarizarse es la
más importante porción de los ventrículos y lo realiza como si fuera un abanico
desplegándose de endocardio a epicardio y de punta o apex a dirección de las
bases. Esté vector es el que le da la dirección al eje eléctrico en un corazón sano.
Las fuerzas del ventrículo izquierdo y las del ventrículo derecho en el contexto
del espacio se contraponen dando como resultado un vector final dirigido a la
izquierda, atrás y hacia arriba en corazón horizontal y hacia atrás en corazón
vertical. La fuerza eléctrica del tercer vector es grande debido a la magnitud del
ventrículo izquierdo superponiéndose sobre el vector del ventrículo derecho.
d. Cuarto Vector o Basal. Se dirige atrás, arriba y a la derecha o a la izquierda
dependiendo de la posición del corazón. Refleja la despolarización de las partes
más alta de los ventrículos y del septum interventricular.

El segmento ST del ciclo cardiaco representa el


periodo entre la despolarización y la
repolarización del ventrículo izquierdo En
condiciones normales el ST es isoeléctrico en
relación al segmento PR.
Normalmente el segmento ST es isoeléctrico, no
muestra diferencias de potencial. Sin embargo,
es posible observar en casos normales
supradesnivel del punto J menor de 1 mm de
altura seguido de un segmento ST ascendente o viceversa. En individuos jóvenes se
puede observar un discreto supradesnivel, a veces de varios milímetros, de concavidad
superior, seguido de onda T positiva V2 a V4, que no debe confundirse con trastornos
patológicos.

La onda T es la onda de repolarización ventricular. Por ejemplo aquí, en la


representación esta, sería la DII y si vemos, en la representación que hemos hecho, es
positivo el QRS porque el vector positivo va hacia el polo positivo DII ,en cambio la
onda T es positiva también.

¿Por qué?

Porque el vector negativo que es opuesto se aleja del positivo y además va hacia el
polo negativo de DII y este mismo razonamiento lo podemos aplicar a todas las
derivaciones. Por eso siguen la misma polaridad. Es decir, que cuando la deflexión del
QRS es positiva suele ser positiva la deflexión onda T y cuando es negativa, suele ser
negativa la onda T.

El punto J representa la unión del complejo QRS y del segmento ST, contribuyendo
parcialmente el final de la despolarización y el inicio de la repolarización en el
electrocardiograma (ECG) de superficie.
Una distribución heterogénea de la corriente de potasio transitoria rápida de salida que
modula de manera importante la forma de espiga-domo en el potencial de acción a
través de la pared ventricular genera una onda J en el ECG. La presencia de una marcada
y prominente espiga-domo del potencial de acción en la pared epicardica y la ausencia
en el endocardio produce un gradiente de voltaje que genera la onda J de Osborn o el
punto J elevado en el ECG.

El intervalo QT representa la sístole eléctrica


ventricular o, lo que es lo mismo, el conjunto
de la despolarización y la repolarización
ventricular. Se mide desde el comienzo
del complejo QRS hasta el final de la Onda T.
El intervalo QT varía con la frecuencia
cardiaca, por lo que para determinar si su
valor es normal, debe corregirse de acuerdo con la Frecuencia Cardiaca.
El intervalo QT corregido, es el que, teóricamente, un paciente tendría a 60 lpm. Para
calcularlo se utiliza la fórmula de Bazett.

Las fases del potencial de acción


cardiaco se corresponden con las
del electrocardiograma (ECG)
(Figura 3). La onda P refleja la
despolarización (fase 0) auricular, el
complejo QRS la despolarización
ventricular, el intervalo PR refleja la
velocidad de conducción a través
del nódulo AV, el complejo QRS la
velocidad de conducción
intraventricular y el intervalo QT la
duración del potencial de acción
ventricular. La elevación del
segmento ST refleja el gradiente
transmural de voltaje durante la fase de meseta del PA.