Está en la página 1de 4

Ortodoxos y heterodoxos en economía

SE suele calificar como ortodoxa a la persona que actúa conforme a una doctrina que
considera verdadera. Una doctrina, a su vez, es un conjunto de ideas, sean filosóficas,
religiosas o económicas, cuyo rasgo es la coherencia de sus fines y de sus medios.

Un heterodoxo es, por contraposición, aquel que no actúa respetando el contenido de una
doctrina, sino que combina medios o fines que no respetan la debida coherencia. La
heterodoxia puede responder al intento de satisfacer objetivos inmediatos aunque sean en
última instancia excluyentes, o bien puede ser consecuencia de la ignorancia; también puede
resultar del escepticismo sobre la validez de las distintas doctrinas.

En el mundo de hoy toman el carácter de doctrinas económicas el socialismo y el capitalismo.


Ninguna de estas dos doctrinas puede hoy encontrarse aplicada en estado puro, lo que no
implica que no estén claramente definidas.

El capitalismo se ha extendido como el único sistema compatible con la democracia. Su


aplicación en los países ha aceptado variantes válidas: por ejemplo, aquellas que persiguen el
propósito de mejorar la distribución del ingreso. Pero hay también deformaciones heterodoxas
que afectan el bien general y que son consecuencia de presiones sectoriales o de planteos
chauvinistas o, simplemente del error.

El avance en el estudio de la ciencia económica en los países avanzados ha permitido, en


general, que las intervenciones gubernamentales se restrinjan al logro de objetivos
consensuados socialmente, que no se alcanzan sólo por el mercado. En países culturalmente
menos avanzados, las intervenciones heterodoxas suelen responder en medida mucho mayor
a la ignorancia o al predominio de intereses sectoriales.

Un ejemplo es el de la política arancelaria. Está demostrado que el arancel de importación es


el impuesto más anticompetitivo. Las economías más protegidas son las que menos exportan
en relación con su producto. Además, también está demostrado que para competir es
necesario alinear los precios relativos internos con los internacionales. Ello requiere que todos
los productos tengan igual protección efectiva y esto se logra con un arancel de importación
uniforme. Chile ha entendido este principio y sus gobiernos, en los últimos 25 años, han
sostenido con continuidad un arancel uniforme y bajo. Se prevé reducirlo, en los próximos dos
años, al 6 por ciento.

Dicho todo esto, también debemos afirmar que una política económica ortodoxa requiere
instituciones públicas sólidas e independientes de grupos de interés. Requiere también una
clase política bien formada y con poder suficiente para atender el bien general y resistir a los
reclamos de los que hacen más ruido. Ninguna de estas condiciones se dio en la oportunidad
en que se convocó al doctor Ricardo López Murphy al Ministerio de Economía y éste propuso
medidas de corte ortodoxo para el corto y el largo plazo.

Su sucesor, el doctor Domingo Cavallo, ha puesto inicialmente en marcha una estrategia


distinta: se dedicó rápida e intensamente a construir un poder, convocando apoyos políticos y
sectoriales sobre la base de medidas heterodoxas.
Buena parte de esas medidas exigirá tratamientos discrecionales y diferentes para actividades,
regiones o aun empresas. La experiencia política de Cavallo, su personalidad y su
extraordinaria capacidad de trabajo han agregado el componente necesario para lograr
apoyos parlamentarios y externos. Gran parte de aquellos que discrepan hoy con la
heterodoxia de sus medidas las han aceptado, sin embargo, convencidos del enorme riesgo,
en lo inmediato, de cualquier otra alternativa. El reconocimiento de que Cavallo es una de las
últimas cartas de que dispone el actual poder político ha reforzado sus posibilidades.

La formación económica del actual ministro de Economía está más allá de toda duda. En el
pasado, por ejemplo, ha sido suficientemente claro sobre la conveniencia de reglas generales
y no discrecionales, así como sobre la ventaja de un arancel uniforme. Seguramente también
comprende que la competitividad requerirá reducir el peso del Estado sobre el sector
productor, bajando el gasto público improductivo, en lugar de aumentar impuestos. Así como
debe reconocerse que la recomposición del poder es condición necesaria y que el camino
elegido por el ministro seguramente es en estos momentos el único, cabe la pregunta: ¿qué
rumbo económico adoptará el país cuando se haya podido superar la actual emergencia?
¿Habrá ortodoxia o habrá heterodoxia? En algún momento será necesario, seguramente,
consolidar la ortodoxia.
La Ortodoxia: La ortodoxia es asumida por la ortodoxia del poder y se sustenta o suele
sustentara través de éste y de los medios de comunicación, mientras que la heterodoxia halla
más dificultad en poder manifestarse o sencillamente es ignorada o eliminada, según el grado
de democracia, representación y heterogeneidad que admite una sociedad. Un nivel suficiente
de ortodoxia permite el consenso, la estabilidad política y social y la gobernabilidad de un
pueblo al asegurar la cohesión social y un cierto grado de asimilación de los individuos
anómicos o heterodoxos de la misma. Economía Ortodoxa se define en términos de
"racionalidad-individualismo-equilibrio", la economía heterodoxa puede ser definido en
términos de "instituciones-historia-estructura social."

Modelo ortodoxo: Es una aplicación de la teoría del equilibrio general competitivo y del
principio contenido en un optimo de parte el desarrollo de las fuerzas productivas entiéndase
acumulación de capital y aumento de la productividad del trabajo ocurren por un proceso
espontaneo y natural desde las fuerzas del mercado. La asignación eficiente de recursos se
encuentra en el corazón mismo del desarrollo para ello es indispensable que algunos agentes
sociales dediquen una proporción creciente de su ingreso al ahorro mismo que en un sector
financiero privado siguiendo las reglas de mercado eficientes asignen recursos a ser invertidos
en las actividades más rentables. El presupuesto normativo proviene de la teoría del bienestar
en la que si estos procesos no han ocurrido mayormente se deben o a fallas de mercado o del
gobierno. ambas se resuelven liberando la acción de las fuerzas de mercado para esto es
esencial que las economías se abran al libre comercio sin traba alguna como siguiendo los
principios de especialización en el comercio. El contenido de base de cualquier política de
cambio estructural entonces descansa en la liberación de mercados y en la eliminación de
trabas institucionales.

LA HETERODOXIA: Economía heterodoxa se refiere a las aproximaciones, o a las escuelas


del pensamiento económico, que se encuentran fuera de la economía ortodoxa. La Economía
Heterodoxa es un término que abarca varios proyectos o tradiciones separadosEl término
heterodoxo conecta hetero diferente y dox desde ortodoxa. Economía heterodoxa significa
literalmente, diferentes de la economía ortodoxa. Los economistas heterodoxos en
desacuerdo con uno o varios inquilinos centrales del pensamiento económico mainstream. La
economía heterodoxa rechaza estas nociones fundamentales bajo las cuales ha sido
construida la economía neoclásica. Se caracteriza por: 1. Rechazo de la concepción atomista
individual en favor de una concepción de individuo socialmente inmerso; 2. Énfasis en el
tiempo como un proceso histórico irreversible; 3. Razonamiento en término de influencias
mutuas entre individuos y las estructuras sociales

QUE ES ECONOMÍA HETERODOXA: Economía heterodoxa incluye los métodos y teorías


fuera de la economía general. Es un término que vincula diversas escuelas de pensamiento
económico, muchas de ellas con poco acuerdo entre sí. Una crítica común, sin embargo, es
que la síntesis neoclásica una combinación de las teorías económicas previas es
inherentemente inexacta. Otra crítica heterodoxa es la metodología utilizada por otros
economistas. Muchos economistas heterodoxos rechazan la teoría racional de la elección, el
supuesto de que las elecciones individuales reflejan decisiones racionales. Muchos
economistas heterodoxos critican la metodología de la economía general. En cuestión puede
ser la definición y el alcance de la economía propia. La economía es inherentemente difícil
trazar una línea alrededor ya que así se interconecta con otros fenómenos psicológicos y
sociales. Otro tema común en economía heterodoxa es el límite entre enfoques
experimentales y teóricos. En otras palabras, los economistas discrepan sobre los que
supuestos sobre el comportamiento individual pueden hacerse sin la primera recopilación de
evidencias.

De hecho, principal economía generalmente asume que las personas se comportan como
agentes racionales. Esto significa que tienden a actuar de manera que se maximice su
material condición y bienestar. En cuestión, sin embargo, es cómo definir un término como
bienestar y si las personas realmente actúan de manera aparentemente racional todo el
tiempo. Algunas escuelas de economía heterodoxa desafían la suposición de que las
personas toman decisiones generalmente racionales. Más bien, las opciones de los pueblos
son a menudo alteradas por información limitada para hacerlas actuar de manera
aparentemente irracional.

Modelos heterodoxos Generalmente descansa en dos características: por lo regular


rechazan los principios de carácter ortodoxo por considerarlos totalmente fuera de realidad el
rechazo además se funda en una visión desde la historia colonial tal que el tipo de relación
comercial que se formo en lugar de desarrollar las fuerzas productivas en la mayoría de los
casos significo justo lo opuesto es decir la destrucción de las capacidades ya existentes. El
segundo argumento: descansa también en una observación histórica que apunta que en la
gran mayoría de los casos de despegues exitosos es decir con el rompimiento con el circuito
del estancamiento han ocurrido desde procesos en laque la acción de los agentes inversores
privados fue moldeado protegida promovida e incluso subsidiada desde la acción de estados
fuertemente comprometidos con el desarrollo

5. Bibliografía Philip Arestis Michel Beaud

También podría gustarte