Está en la página 1de 5

Hegel (1770-1831)

Afirma que lo absoluto, o sea la “idea”, deviene a través de contradicciones y luchas. Lo


absoluto solo es cognoscible mediante un sistema de conceptos, y no con un concepto, que
necesariamente seria unilateral y parcial, así como la realidad es esencialmente desarrollo,
movimiento, así también el sistema de conceptos debe ser móvil, compuesto por los
pensamientos en movimiento.

Su método dialectico es el siguiente: “todo concepto es unilateral”, porque a su vez pone a su


contrario, esto es, suscita una contradicción; de una tesis procede una antítesis; lo cual entraña
la necesidad de un nuevo concepto (síntesis),que funda en si los dos conceptos precedentes,
los supera y los elimina su contradicción. Pero este concepto superior, a su vez, cae en su
contrario; y volvemos a tener tesis, antítesis y síntesis, y así sucesivamente. Este es el método
dialectico que Hegel desea aplicar a toda realidad, procediendo siempre por vía de
contradicción y de superación de la contradicción. Cada nuevo concepto sucesivo es más rico
que los precedentes, porque los contiene dentro de sí; el grado superior es la verdad del
inferior. El primer concepto es el más vacío, el más abstracto; es el concepto del puro ser; el
último es el más lleno, el más completo, es la idea que se piensa de sí misma o sea el
pensamiento de lo absoluto.

El derecho es el momento formal y abstracto que tiene lugar en lo exterior, sin hacer referencia
a la interioridad del querer.es el momento abstracto del espíritu objetivo, la esfera de todos los
derechos y de los deberes de los que es sujeto el individuo singular en su libertad externa,
independientemente de su pertenencia a una sociedad organizada y que se realiza como
afirmación objetiva de la persona, no en el sentido estrictamente jurídico, sino en el modo de
significar todas las determinaciones de la libertad. Una existencia, en general, que sea
existencia de la voluntad libre, es el derecho .Este es, entonces, la libertad en cuanto idea.

La libertad se afirma, para salir de o abstracto y encontrar su garantía, sobre todo en la


propiedad, haciendo que las cosas estén en función de la persona y de la propiedad se pasa al
contrato, en el que la voluntad reconoce a otras voluntades y la libertad se realiza como
relación entre voluntades distintas que se reconocen recíprocamente libres y que pueden
transmitirse la una a la otra sus propiedades.

Cuando sin embargo, la voluntad individual, que en la propiedad y en el contrato coinciden con
la voluntad universal, se realiza en oposición con esta última invadiendo arbitrariamente la
esfera de las libertades de los demás, se produce lo ilícito.

La filosofía del derecho de Hegel está construida sobre el espíritu objetivo o espíritu del
pueblo, el que a su vez se distribuye, dentro del proceso dialéctico, en los tres escalones del
mundo ético: la familia, La sociedad civil y el estado, éste último englobando a los dos primeros
grados.

La moralidad adviene al momento en el que la voluntad se refleja en sí, se hace interior y


delibera de modo que sus determinaciones se realizan interiormente como suyas. La eticidad
se realiza en la vida social, en la complejidad de las instituciones en las que la libertad del
espíritu se realiza plenamente y da la vida al mundo de la existencia concreta, síntesis de lo
universal y de lo particular.

El estado lo considera como la objetivación del espíritu universal en un pueblo determinado. Y


los individuos tienen como deber más alto el de ser miembros de este ente ya que solo como
miembros del Estado adquieren los hombres existencia y moralidad verdaderas, los seres
humanos son únicamente momentos del Estado, pues los valores que concurren en la persona
humana toman su realidad espiritual del estado.

La voluntad del estado resulta ser la fuente suprema del derecho por lo que el derecho positivo
es únicamente un momento de la totalidad estatal, y sobre la voluntad estatal no existe
ninguna otra superior.

Para Hegel no existen principios jurídicos fundamentales inmutables; el derecho es siempre


histórico y positivo. La sociedad es el punto central de la filosofía del derecho.

Debemos anotar que para este filósofo la libertad externa que se realiza en las formas externas
del derecho es defectuosa, por eso, la libertad se vuelve sobre sí misma y da lugar a la
moralidad interna (conciencia moral) o sea al momento subjetivo del deber que es insuficiente.
A esta contradicción sigue la síntesis: surge así el ethos objetivo, o sea la vida concreta, como
síntesis de las categorías abstractas del derecho y la moral. En este ethos objetivo se
encuentran la familia, la sociedad civil y el estado.

HEGEL, JORGE FEDERICO GUILLERMO (1770-1831)

Es alemán de nacimiento. Publicó sus obras después de schelling. Entre las más importantes de
su repertorio investigativo tenemos la fenomenología del espíritu, de 1807; la enciclopedia de
las ciencias filosóficas, de 1817; y la filosofía del derecho en 1821.el pensamiento fundamental
de Hegel es el idealismo absoluto, en sentido objetivo. Niega dogmáticamente todo límite al
conocimiento, donde lo absoluto es cognoscible. Para Kant, esta idea era absurda y
contradictoria, pues cuando lo absoluto fuese conocido, por eso mismo ya no sería absoluto
sino relativo. Esta sagaz y prudente labor analítica de Kant orientada a indagar los límites del
conocimiento, a Hegel no le preocupa de ninguna manera; siente solo un desdén. Esta falta de
preocupación lo conduce a Hegel a orientarse por el primer carácter de la filosofía, que es el
dogmatismo.

El otro carácter está orientado al llamado intelectualismo o panlogismo, que evidentemente


consiste en identificar el pensamiento con el ser. Señalaba Hegel que }

Pag.161

Todo es pensamiento y nada hay fuera de este; las cosas son lo que son pensadas; las formas
subjetivas del conocimiento son también las formas objetivas de la realidad. Por ejemplo, las
leyes astronómicas son también leyes del pensamiento (estas son las matemáticas); esto es, la
razón objetivada: todo cuanto sucede es un movimiento de la idea, o lo que resulta lo mismo,
es la idea que se mueve. Un famoso e importante pasaje del protocolo a la filosofía del
derecho dice: “todo lo que es real es racional, y todo lo que es racional es real”. De donde se
seguiría la imposibilidad de una discordancia entre el ser y el debe ser; mientras que la
conciencia de este contraste había constituido la tortura y al propio tiempo la grandeza de los
pensamientos precedentes y había promovido muchos esfuerzos nobles hacia el mejoramiento
de las coas humanas.

Para el alemán Hegel,el hecho es divino,es digno de adoracion porque se identifica con la
idea.aqui se inicia el significado político de la filosofía de Hegel,significado optimista desde sus
raíces porque,hablando absolutamente,no habría injusticia ni violación del derecho osible en la
historia .pues por el carácter y la dirección dogmática se contrapone a Kant y a Fichte. El tercer
carácter de la filosofía de Hegel consiste en el evolucionismo. “nada es; todo deviene “; la lucha
es la ley de todas las cosas. Este mismo pensamiento había sido formulado en la antigüedad
griega por Heráclito, el cual decía: “todo fluye” y “la guerra es la madre y la reina de todas las
cosas”.

Hegel consideraba lo absoluto a la idea, y esta deviene a través de las contradicciones,


contrastes y vicisitudes de lucha. Lo absoluto es cognoscible solo mediante un sistema de
conceptos, y no con un concepto, que necesariamente seria unilateral y parcial. Señala que la
realidad es esencialmente desarrollo, movimiento, así también el sistema de los conceptos
debes ser móvil, compuesto por los pensamientos en movimiento .de esta manera surge el
método dialectico, caracterizado del hegelianismo. Todo concepto es unilateral, porque pone a
su contrario, esto es, suscita una contradicción; de una tesis procede una antítesis, lo cual
entraña la necesidad de un nuevo concepto, que funda los dos conceptos precedentes, los
supere y elimine su contradicción.

Este concepto superior, a su vez, cae en su contrario; y volvemos a tener tesis, antítesis y
síntesis; y así sucesivamente. Este es el método dialectico que Hegel quiere aplicar a toda
realidad, procediendo siempre por vía de contradicción y de superación de las contradicciones,
cada nuevo concepto sucesivo es más rico que los precedentes, porque los contiene dentro de
sí; el grado superior es la “verdad” del interior. El primer concepto es el más vacío, el más
abstracto; es el concepto del puro ser; el último es el más lleno, el más completo, es la idea que
se piensa a sí misma, o sea el pensamiento de lo absoluto.

Los caracteres generales de la especulación hegeliana, es posible estudiarlos cerca de la


estructura del sistema. El sujeto del proceso mundial se llama idea. Y para Hegel. La idea es
primeramente en sí, esto representa un reino de verdades abstractas; en un segundo
momento, la idea es fuera de sí, se exterioriza en las formas del espacio y del tiempo (como
naturaleza). En un tercer momento la idea es en sí y para sí, o sea, vuelve sobre sí misma, se
hace espíritu. Este empieza un nuevo proceso, distinguiéndose en espíritu subjetivo, espíritu
objetivo y espíritu absoluto. Cada uno de estos presenta, a su vez, tres grados o formas. El
espíritu subjetivo se distingue en alma, conciencia y razón. El espíritu objetivo se presenta en
las tres formas: del derecho, la moralidad y la costumbre. Finalmente, el espíritu llega a las más
altas cumbres de lo absoluto en otras tres formas: arte, religión y filosofía; pues en estas tres
formas supremas, el espíritu se concilia consigo mismo, dándose una perfecta identidad entre
sujeto u objeto. El arte y la religión son solo los precedentes de la filosofía, son filosofía que
deviene; y la relación que se da entre estos tres términos es análoga a la que media entre
intuición, representación y concepto.

Después de estudiar brevemente estos aspectos, conviene aclarar algunos de carácter especial,
referido fundamentalmente a nuestra disciplina, esto es, la teoría del espíritu objetivo. El
espíritu objetivo se pone ante todo en el derecho. El derecho es, según Hegel. La existencia del
querer libre; es la libertad que se pone externamente, es la existencia externa de la libertad. El
querer del hombre es esencialmente libre; es libre en cuanto es querer .de este modo, el
problema de la libertad del querer, que tanto fatigo a los filósofos, es salvado o eliminado por
Hegel, mediante una simple identificación .la libertad externa que se realiza en las formas
externas del derecho es defectuosa; por eso, la libertad se vuelve sobre sí misma y da lugar a la
moralidad ( llamada la conciencia moral) o sea al momento subjetivo del deber; el cual, a su
vez ,es incierto e insuficiente.

Según el método dialectico, a esta contradicción debe seguir la síntesis: he aquí por tanto la
costumbre, el ethos objetivo. Este, en el lenguaje de Hegel, significa la vida ética efectiva,
concreta, como síntesis de las categorías abstractas del derecho y la moral, en el ethos objetivo
encontramos tres formas de organización: la familia, la sociedad civil y el estado. Nadie antes
que Hegel había distinguido netamente sociedad y estado, caracterizado a aquella como forma
de organización espontánea y a este como forma de organización jurídica especial, Hegel,
atribuyo, quizá erróneamente, a la sociedad algunos caracteres jurídicos.

Tanto Hegel como schelling señalan que el estado es el grado más alto del nivel espíritu
objetivo, es el espíritu que se despierta, mientras que en la naturaleza aparece adormecido; es
la manifestación suprema de la libertad. Por encima del estado no hay más que lo absoluto; de
aquí, la importante consecuencia de que todos los estados se hallan en condiciones de paridad
y que no puede darse por encima de ellos una jurisdicción humana. De este modo viene a
justificarse sistemáticamente la guerra, porque como los conflictos entre los estados no
pueden ser zanjados o resueltos por una jurisdicción superior, deberán decidirse en última
instancia por la guerra, que es una especie de juicio divino. A este propósito Hegel hace suya
una máxima del poeta Schiller: la historia universal es el tribunal del mundo. Esto es, los
pueblos reciben de la historia su justa sentencia. Por consiguiente, Hegel no admite la
posibilidad de una invasión injusta o de una conquista ilícita; en la guerra vence quien debe
vencer, y el pueblo tiene la suerte y el gobierno que merece. El espíritu del mundo es superior
al espíritu de los estados singulares y pronuncia sobre estos su sentencia irrevocable.

El espíritu del mundo se desarrolla a través de los estados particulares, haciéndose representar,
en esta oportunidad, por un pueblo, después por otro y así sucesivamente. Aquel estado, que
en un determinado momento representa el espíritu del mundo, es el dominador en tal o cual
época y quizá no en otra. Hegel enumera cuatro tipos de estado que han representado
sucesivamente de un modo gradual, el devenir progresivo del espíritu del mundo: el oriental,
el griego, el romano y el germánico. Concretiza su intención, señalando que el ideal ultimo del
estado es el germánico y, más especialmente, en la monarquía prusiana; desconociéndose de
modo absoluto todas las misiones históricas universales, es decir, la italiana, la inglesa y la
francesa.

El carácter optimista prácticamente conservador, de la filosofía hegeliana, le posibilito a su


autor hacerse conocedor en la sociedad prusiana, que a partir de este hecho, y de manera
paralela esta filosofía se convierte en oficial del estado prusiano. Hegel aprovecho esta gran
oportunidad circunstancial para obtener una catedra en la universidad de Berlín y desde allí
pontifico como supremo árbitro de la filosofía ,favorecido con la admiración académica casi
general ,hasta el año 1831,en que murió. No hay que olvidarnos que este carácter oficial de su
filosofía fue momentáneamente un factor de éxito, que por infortunio, para él y sus seguidores,
le acarreo un cierto des crédito, después de su muerte, especialmente desde 1848, año de los
acontecimientos revolucionarios y de las crisis políticas en la sociedad europea y en el mundo.

El sistema hegeliano se presenta, evidentemente, como una forma de idealismo; pero en la


lectura de sus obras se puede apreciar el esfuerzo de su autor cuando trata de identificar lo
real con lo ideal; también se percibe en su contexto, un realismo. Esto implica que del seno de
la filosofía hegeliana haya salido, a través de su autor o de sus discípulos, determinados
indicios y /o vestigios de sistemas materialistas, que en esa época tuvo gran avance y
beneplácito. De esa “ aventura” hegeliana, su compatriota Carlos Marx obtiene determinadas
informaciones, por ejemplo, en lo que corresponde a la necesidad histórica, que se debe
entender en filosofía ,como el determinismo económico o materialismo histórico, este último
fue oportunamente enriquecido por el autor de la obra miseria de la filosofía ,Carlos Marx.