Está en la página 1de 14

Instituto de Metalurgia, MMIM

MATERIALES CON
MEMORIA DE
FORMA EN LA
INGENIERÍA CIVIL

Humberto Octavio Garcia Cedillo


Cinética y Transformaciones de Fase
Materiales con memoria de forma
en la ingeniería civil
1. Introducción
Las aleaciones con memoria de forma (designado por las siglas en ingles “SMA”) son aquellos que
tienen la capacidad de sufrir grandes deformaciones y regresar a su forma original, después de retirar la
carga o de ser calentados. El efecto de memoria de forma es el resultado de la transformación de fase
reversible que sufren los SMA, denominada como transformación martensítica. La transformación
martensítica puede activarse mediante procesos térmicos o por algún proceso de deformación del
material. En el primer caso, la transformación martensítica tiene lugar a temperaturas definidas. La
transformación martensítica, o transformación directa, se induce al enfriar la fase de austenita (estable a
altas temperaturas), y consiste en la aparición de la fase de martensita (estable a bajas temperaturas). En
ausencia de tensiones aplicadas, la temperatura a la que comienza el proceso se conoce
como Ms (comienzo de martensita), mientras que Mf (termina la martensita) es la temperatura a la que
finaliza la transformación ( figura 1 ). Si el material es martensítico ( T < Mf ), entonces la
transformación inversa se puede inducir calentando el material. La formación de austenita comenzará a
la temperatura As (inicio de austenita) y terminará a la temperatura Af (acabado austenítico). La
transformación muestra histéresis térmica, en otras palabras, las transformaciones directa e inversa no
tienen lugar a la misma temperatura.

Fig. 1 Definición esquemática


de las temperaturas de
transformación martensítica
directa e inversa.

Hay dos grupos diferentes de SMA basadas en hierro. El primer grupo contiene aleaciones tales como
Fe-Pt, Fe-Pd y Fe-Ni-Co, que exhiben las características típicas de transformaciones termoelásticas
martensíticas similares a Ni-Ti, con una histéresis térmica estrecha. Sin embargo, a pesar de los
extensos estudios, no se ha informado pseudoelasticidad a temperatura ambiente con aleaciones Fe-Pt o
Fe-Pd. En 2010, Tanaka presentó un Fe-29Ni-18Co-5Al-8Ta-0.01B (% en masa) SMA que muestra una
tensión de recuperación de más del 13% a temperatura ambiente y una resistencia a la tracción muy alta
de 1200 MPa, colocándolo en la vanguardia de conocimiento en cuanto a nuevos materiales. Este SMA
basado en hierro podría ser muy útil para aplicaciones que están relacionadas con la pseudoelasticidad
y la capacidad de amortiguación.

El segundo grupo es un grupo de aleaciones tales como Fe-Ni-C y Fe-Mn-Si, que tienen una histéresis
térmica más grande en la transformación, pero aún exhiben el efecto de memoria de forma (SME). Las
SMA de Fe-Mn-Si han recibido considerable atención en las últimas dos décadas debido a su bajo
costo, buena trabajabilidad, buena maquinabilidad y buena soldabilidad, aunque las aplicaciones reales
siguen siendo limitadas, excepto por algunas excepciones notables, es decir, grandes tuberías de unión
de tamaño para la construcción de túneles y barras para juntas de rieles de grúa.
1
La SME de las aleaciones de Fe-Mn-Si se atribuye a la transformación de martensita inducida por
estrés de una fase γ-austenita primaria (fcc) a una fase de ε-martensita (hcp) a temperatura baja e
intermedia y la transformación inversa (fase ε- a γ) a alta temperatura. El problema es que para
cantidades elevadas de Mn, la γ-austenita se estabilizaba, lo que dificultaba la transformación
martensítica inducida por el estrés. Por otro lado, para cantidades menores de Mn, cuando la aleación
estaba sometida a estrés, no solo se generó ε-martensita sino también α'-martensita (bct). Esta fase es
irreversible. La aparición de α'-martensita induce dislocaciones. Sato y sus compañeros de trabajo
descubrieron que la adición de Si permitía tener el SME. También se observó que el Cr, entre otros
elementos, era efectivo en menor medida. Este hallazgo sugirió que el Cr era adecuado como un cuarto
elemento para ser agregado a una aleación Fe-Mn-Si para mejorar su resistencia a la corrosión. Si la
cantidad de Cr excede el 7%, la fase frágil σ se inmiscuye en la aleación, impidiendo la SME. Se
descubrió que el Ni era el componente más eficaz para restringir la formación de la fase σ y, por lo
tanto, se tuvo que agregar Ni para aumentar las cantidades de Cr. La investigación en el nivel de
materiales se ha centrado principalmente en anticorrosión, efectos de entrenamiento, deformación
cíclica y fortalecimiento.

EL desarrollo de estas aleaciones de Fe-Mn-Si, se podría dividir en dos etapas, en la primera las
aleaciones tenían de diferencia la cantidad de Mn y Cr y mediante un tratamiento termomecanico
cíclico, llamado “training” se podían recuperar hasta un 4%. En la segunda etapa se mejoraron
mediante precipitados finos de NbC en la microestructura. Aunque también se desarrollaron otros
precipitados como VN Cr23Cr o VC.

2. La transformación martensítica
La transformación martensítica es, en general, una transformación de estado sólido sin difusión en la
que los átomos se mueven de forma organizada con respecto a sus vecinos. Este corte homogéneo de la
fase principal crea una nueva estructura cristalina que no tiene ningún cambio de composición (sin
difusión). Aunque la variación en la posición relativa de los átomos es muy pequeña, el movimiento
coordinado de todos los átomos produce cambios en el volumen y puede provocar deformaciones
macroscópicas significativas. La transformación martensítica puede ser inducida por un cambio de
temperatura, por ejemplo, durante el enfriamiento y/o por deformación mecánica. Esta transformación
puede ocurrir en una aleación general o en una SMA y no puede revertirse mediante un cambio de
temperatura porque la estructura cristalina es idéntica al estado original.

La transformación martensítica en aleaciones basadas en Fe-Mn-Si también se logra por deslizamiento,


pero a diferencia de la transformación plástica, los átomos se reorganizan en una estructura reticular
diferente, es decir, cúbica centrada en la cara (fcc) a hexagonal compacta (hcp).

Fig. 4 Las estructuras hcp y


fcc construidas a partir de
tres capas compactas de
esferas iguales en
aleaciones basadas en Fe-
Mn-Si.

La transformación
martensítica inducida
2
mecánicamente ocurre no solo en aleaciones con memoria de forma; también es una transformación
bien conocida en acero al carbono, acero inoxidable y muchas otras aleaciones. Por ejemplo, los aceros
Mn altos (15-30% en masa) se usan en la industria automotriz. La cantidad de Mn juega un papel
importante en el comportamiento de estos aceros. Los aceros ultra altos de manganeso exhiben la
formación de maclas mecánicas, específicamente, ε- y α'-martensita inducida por estrés en la matriz de
γ-austenita bajo tensiones internas o externas. Estos aceros se denominan comúnmente aceros TWIP
(plasticidad inducida por maclas). El efecto TWIP es dominante cuando el contenido de manganeso es
igual o superior al 25%. Los aceros TWIP (es decir, Fe-25Mn-3Si-3Al) exhiben una elongación total de
aproximadamente 92% y una resistencia a la tracción final de 650 MPa a temperatura ambiente. Para
las aleaciones de acero que tienen menores cantidades de contenido de manganeso, aproximadamente
15-20%, la aleación tiene un efecto llamado TRIP (plasticidad inducida por transformación). Los
aceros FE-Mn de TRIP ofrecen una elongación ligeramente más baja que los aceros TWIP pero una
mayor resistencia final. Por ejemplo, un acero Fe-20Mn-3Si-3Al exhibió un alargamiento total de
aproximadamente 82% y una resistencia a la tracción final de aproximadamente 830 MPa a
temperatura ambiente. El efecto TRIP se debe a la formación de α'-martensita, que mejora el
alargamiento a la tracción debido a un retraso del deslizamiento. Ding mostró que las aleaciones que
tienen una cantidad intermedia de Mn (23.8%) muestran simultáneamente ambos efectos. Por lo tanto,
las cepas últimas más altas en los aceros TRIP / TWIP se deben a la transformación de martensita, pero
sin SME, ya que la formación de α'-martensita previene la SME en los aceros TRIP / TWIP.

3. Propiedades materiales
Las propiedades mecánicas de cada aleación de Fe-Mn-Si dependerán en gran medida de su
composición, los tratamientos térmicos y el trabajo en frío y en caliente que se realice.

3.1. Estrés de recuperación


El factor clave para el uso de SMA basadas en hierro como tendones de pretensado en estructuras de
ingeniería civil es el estrés de recuperación. Las propiedades de recuperación de forma para este Fe-
28Mn-6Si-5Cr SMA aumentan significativamente después del training termomecánico. El módulo de
elasticidad de la aleación Fe-28Mn-6Si-5Cr considerado es de 170 GPa, que es mucho más alto que el
reportado para aleaciones de Ni-Ti, que varía de 30 a 98 GPa en austenita a 21-52 GPa en martensita.

Con aleaciones de Fe-Mn-Si se ha centrado en el estudio del SME y en tener la máxima tensión de
recuperación, prestando atención secundaria a las tensiones de recuperación. Sin embargo, para el
pretensado en aplicaciones de ingeniería civil, el estrés de recuperación es una propiedad
fundamental. La aleación con recuperación máxima no manifiesta la tensión de recuperación máxima,
como se observó para una aleación de Fe-Mn-Si-Cr-Ni con cantidades variables de C. El carbono en
esta aleación aumenta la resistencia a la deformación plástica y, por lo tanto, favorece la producción de
martensita inducida por estrés durante el preesfuerzo. Una adición moderada de carbono (0,12%) puede
mejorar la tensión de recuperación. Sin embargo, una adición excesiva de carbono (0.18%) cambiará
la Ms temperatura muy por debajo de la temperatura ambiente y por lo tanto disminuir la cantidad de
martensita que se produce durante el preentrenamiento, lo que conduce a una menor tensión de
recuperación. Para la tensión de recuperación, por otra parte, la mínima Ms temperatura evitará que la
austenita que se produjo durante el calentamiento de la transformación de nuevo a martensita durante el
enfriamiento. Por lo tanto, la tensión de recuperación en las aleaciones de Fe-Mn-Si-Cr-Ni aumenta al
aumentar el contenido de carbono.

3
Las tensiones de recuperación no solo dependen de la composición de la aleación sino también de las
características microestructurales tales como el tamaño del grano o la presencia, tamaño y distribución
de las partículas finas de la segunda fase. Estas características influyen en las propiedades mecánicas de
las aleaciones, por una parte, pero también en la energía de falla de apilamiento o las temperaturas de
transformación, por otra parte, están influenciados por el pretratamiento termomecánico de la aleación.

3.2. Resistencia a la corrosión


La resistencia a la corrosión de las SMA de Fe-Mn-Si se ha estudiado para diferentes composiciones de
aleaciones en entornos agresivos tales como soluciones de H2SO4 y NaCl. Para el mejor conocimiento
de los autores, las características de corrosión bajo el ambiente alcalino del concreto (pH de 12-13) que
rodea las barras incrustadas aún no han sido reportadas.
En ambientes altamente oxidantes, es decir, H2SO4 , Fe-Mn-Si-Cr-Ni- (Co) aleaciones que contienen de
8.8 % en peso a 12.80 % en peso de Cr exhiben una resistencia a la corrosión similar o mejor que el
acero inoxidable 304 a pesar de la menor cantidad de Cr. Este comportamiento se atribuye a la gran
cantidad de Si en las SMA basadas en hierro.
El comportamiento a la corrosión de las aleaciones Fe-Mn-Si en solución de NaCl es un punto clave
que aún no está claro, con algunos resultados contradictorios en la literatura disponible. Por un lado,
Fe-15Mn-7Si-9Cr-5Ni no mostró pasivación o comportamiento de picadura localizada en una solución
de NaCl al 3,5% y mostró el mejor comportamiento cuando se probó como austenita monofásica. Sin
embargo, el proceso de training o el laminado en frío redujeron la resistencia a la corrosión de las
aleaciones. Por otro lado, un estudio reciente informa que las aleaciones de Fe-Mn-Si-Cr-Ni- (Co)
contienen desde 8.8 % en peso hasta 12.80 el% en peso de Cr muestra una resistencia a la corrosión
baja en una solución de NaCl al 3.5% en comparación con la del acero inoxidable 304 y que estas SMA
son propensas a corrosión por picadura en ambientes de cloruro debido a su alto contenido de
manganeso. En cualquier caso, cuanto mayor sea el contenido de Cr, mayor será la resistencia a la
corrosión.

3.3. Soldabilidad
Las características de soldadura de las aleaciones de Fe-Mn-Si se han estudiado al considerar diferentes
tecnologías de soldadura, como el gas inerte Tugsten (TIG), el rayo láser (LB) y la soldadura por haz de
electrones (EB). Aunque algunos investigadores informan solo los parámetros de optimización de
soldadura, solo unos pocos se enfocan en la tensión o el esfuerzo de recuperación de forma después de
la soldadura. La metodología de las pruebas fue, en términos generales, la siguiente: soldar dos piezas
pequeñas de una aleación Fe-Mn-Si especificada en la fase γ-austenita, y después de eso, predeformar
la muestra y obtener la tensión o tensión de recuperación de forma. Después de la soldadura, la
estructura de fase de la zona de soldadura sigue siendo austenita, que es la misma que la de la aleación
base, pero incluye cristales de dendrita. No hay cambios obvios en la microestructura de la zona
afectada por el calor, excepto por algún grado de crecimiento de granos de austenita. En términos
generales, la variación en la tensión de recuperación de forma debida a la soldadura está dentro de ±
10% para las piezas pequeñas probadas; como resultado, se producirían cambios insignificantes para un
elemento completo en el que la zona afectada por el calor es significativamente pequeña en
comparación con la dimensión general del elemento. Sin embargo, la resistencia a la corrosión de las
zonas soldadas es peor que la de los materiales base, debido a la microsegregación y al estrés de
soldadura que se produce dentro de las zonas soldadas. Las estructuras dendríticas que se formaron
durante el procedimiento de soldadura desaparecieron después de un tratamiento de recocido de las
piezas soldadas, mejorando la resistencia a la corrosión.

4
3.4. Producción
En general, las SMA basadas en Fe-Mn-Si se producen por fusión y posterior colada bajo alto vacío (o
en aire) seguido de procesamiento termomecánico. La composición de las aleaciones Fe-Mn-Si es muy
similar a un acero inoxidable con alto Mn. Como comentan Maruyama y Kubo en el caso de una SMA
que contiene más del 20% de Mn, las impurezas que están contenidas en los materiales en bruto de Mn
dan lugar a fallas fatales en las propiedades mecánicas de la SMA. Por esta razón, la disminución de la
cantidad de Mn sería mejor para un horno de producción en masa y disminuiría el costo total
razonablemente. Una investigación reciente ha destacado que las aleaciones de Fe-Mn-Si con un
contenido de Mn superior al 13% en masa muestran una buena cepa de recuperación de forma de más
del 2% con sustitutos de Ni y Cr, mientras que las aleaciones con un contenido de Mn inferior al 13%
disminución súbita en la deformación de recuperación de forma con todos los sustitutos.
La metalurgia del polvo puede ofrecer varias ventajas para la fabricación de productos industriales, ya
que permite la producción de aleaciones casi en forma de red, lo que minimiza el mecanizado adicional
requerido para formar el producto final. Los resultados mostraron que las propiedades mecánicas y el
efecto de la memoria de forma podrían ser comparables a las aleaciones fabricadas por fundición
convencional.

3.5. Trabajabilidad a temperatura ambiente


Aunque muchos autores se refieren a la buena trabajabilidad de las SMA de Fe-Mn-Si, no se han
llevado a cabo muchas investigaciones específicas sobre este tema. Como Sato nota, es una suerte que
estos SMA Fe-Mn-Si son bastante similares a los aceros TRIP / TWIP, que tienen buena trabajabilidad
a temperatura ambiente. Sin embargo, a veces es necesario evitar que la SMA se rompa cuando se
necesita una gran deformación. Finalmente, debe tenerse en cuenta que la adición de C o N podría
producir carburo y nitruro, respectivamente, lo que reduce la manejabilidad.

4. Aplicaciones sísmicas de SMA


Las SMA consideradas más ampliamente para aplicaciones estructurales no implican calentamiento y
control activo, sino que exhiben el efecto superelástico. Además de poseer una capacidad única de
reconcentración y una considerable capacidad de disipación de energía, las SMA superelásticas también
tienen propiedades favorables tales como la capacidad de sufrir grandes deformaciones, buena
resistencia a la fatiga y excelente resistencia a la corrosión.

4.1 Aplicaciones en edificios.


Los dispositivos basados en SMA han sido estudiados por un gran número de investigadores para el
control de vibraciones de estructuras de edificios (Clark et al., 1995; Krumme et al. al., 1995;
Higashino y Aizawa, 1996; Aizawa et al.1998; Salich et al., 2001; Suduo y Xiongyan, 2007; Zuoet al.,
2008; Ma y Yam, 2011). Dolce (2000) desarrolló un dispositivo de control pasivo basado en SMA que
pretende servir como un sistema de refuerzo en edificios o dispositivos de aislamiento para edificios y
puentes como el producto final de un proyecto europeo de investigación, llamado Proyecto MANSIDE
(Aleaciones de memoria para nuevos aislantes sísmicos y dispositivos de disipación de energía). El
dispositivo emplea cables superelásticos pretensados que se colocan en el dispositivo de manera que
solo se tensan en la capacidad de centrado forzado y barras martensíticas suplementarias o cables
austeníticos utilizados para la disipación de energía adicional. Al cambiar el número y las
características de los dos grupos de elementos SMA, se puede lograr el rendimiento deseado del
dispositivo. Se llevaron a cabo pruebas experimentales del prototipo de tirantes y dispositivos de
aislamiento a escala real para demostrar la capacidad del dispositivo. Han (2005) desarrolló un
5
amortiguador SMA que funciona simultáneamente en tensión, compresión y torsion. El amortiguador
utiliza cables NiTi superelásticos que se sometieron a esfuerzos de tracción para todos los casos de
carga. Para verificar la efectividad del amortiguador para el movimiento de tracción, compresivo y
torsional, se llevaron a cabo estudios analíticos y experimentales en tres amortiguadores de escala
reducida. Ma y Cho (2008) propusieron un amortiguador basado en SMA consistente en cables
superelásticos SMA pretensados que proporcionan capacidad de disipación de energía y dos muelles
precomprimidos que proporcionan fuerza de restauración. Se realizaron estudios numéricos para
validar el comportamiento esperado del dispositivo. Los resultados revelaron que un amortiguador de 1
m de longitud puede alcanzar una relación de amortiguación equivalente del 12% con una carrera de
desplazamiento de 30 mm una capacidad de centrado completa. Van de Lindt y Potts (2008)
propusieron un dispositivo basado en SMA, como se muestra en la Figura 8, para mitigar la respuesta
sísmica de estructuras de estructuras de madera. El dispositivo consiste en un tubo interno y un tubo
externo. Dos pernos están conectados al tubo interior y un perno está conectado al tubo externo. Los
cables SMA se instalaron entre estos postes y se preasistieron. Li et al. (2008) diseñaron dos tipos de
dispositivos basados en SMA donde los cables SMA siempre están sujetos a alargamiento e
investigaron el rendimiento de los dispositivos mediante la realización de pruebas de tabla de vibración
en un marco de acero de cinco pisos. Zhang y Zhu (2007) investigaron un dispositivo basado en SMA,
denominado amortiguador histerético reutilizable (RHD). El dispositivo comprende dos bloques que se
deslizan uno sobre el otro y cables superelásticos NiTi unidos a los bloques deslizantes. El
comportamiento histerético del amortiguador puede ajustarse ajustando el ángulo de inclinación de los
alambres, el nivel de pretensión y el coeficiente de fricción de la superficie deslizante. En otro estudio,
Zhu y Zhang (2008) estudiaron el rendimiento de un dispositivo similar basado en el mismo concepto
que el RHD. En esta configuración, la capacidad de disipación de energía del dispositivo se mejoró
ajustando la fuerza normal en la superficie de contacto de los bloques deslizantes con pernos aplicados.
Yang y otros (2010) propusieron un dispositivo híbrido que combina cables de SMA recentrados con
puntales de acero absorbentes de energía. El dispositivo también utiliza dos tubos de acero de alta
resistencia para guiar el movimiento
de los cables y puntales de SMA.
Speicher et al. (2009) diseñaron un
dispositivo de tensión / compresión
para la modificación sísmica de
edificios, como se muestra en la
Figura 9.

4.2 Sistema de apoyo SMA


Torra y otros (2007) estudiaron la
viabilidad del uso de amortiguadores
SMA para la protección sísmica de
construcciones ligeras, como casas
unifamiliares de una o dos plantas. Se realizaron análisis numéricos de una estructura con sistema de
refuerzo SMA diagonal instalado de NiTi o CuAlBeSMAs. Bartera y Gaiacchetti (2004) estudiaron
experimentalmente la respuesta de un concreto armado (RC) de una sola planta que se había mejorado
mediante diferentes tipos de sistemas de apoyamiento. Utilizaron una almohadilla de caucho de alta
amortiguación y un dispositivo de SMA como dispositivos complementarios de disipación de energía
con refuerzos de acero. Ozbulut y Roschke (2010) también examinaron el potencial El uso de SMA
como elementos de refuerzo en estructuras altas. Llevaron a cabo una optimización numérica de
múltiples objetivos que minimiza simultáneamente los desplazamientos y las aceleraciones de la
6
estructura con el fin de optimizar los elementos SMA
dentro de la estructura.

4.3 Conectores de viga-columna de SMA


Ocel (2004) evaluaron experimentalmente el
rendimiento de las conexiones de viga-columna de
acero parcialmente restringidas utilizando SMAs
electrónicas. Se usaron cuatro barras de NiTi de gran
diámetro para conectar la brida de la viga a la brida de
la columna y servir como mecanismo de transferencia
de momento primario. Se probaron dos conexiones a
escala completa basadas en SMA con carga cíclica
dinámica y casi estática. Las barras de SMA se
calentaron por encima de la temperatura de
transformación para iniciar el efecto de memoria de
forma después de la prueba inicial. Se observó que las
conexiones de SMA son capaces de recuperar el 76%
del desplazamiento de la punta de la viga. Ma et al.
(2007) estudiaron una conexión autocentrante de viga a
columna utilizando SMA superelásticas. La conexión
consiste en una placa de extremo extendida, pernos
SMA de vástago largo, placas de continuidad, nervios
de brida de viga y refuerzos de red. La viga en I y la
columna de acero se conectaron mediante la placa
terminal extendida y ocho pernos NiTi de gran longitud
y goma elásticos. La conexión de SMA se modificó en
el programa de elementos finitos ANSYS y se realizaron simulaciones numéricas para predecir el
comportamiento de la conexión. Se descubrió que la conexión tenía buenas características de disipación
de energía y capacidad para recuperar el 94% de su deformación total.

4.4 Dispositivos de aislamiento basados en SMA


Dolce (2007) investigó el rendimiento de un dispositivo de aislamiento basado en SMA para la
protección sísmica de estructuras de construcción mediante la realización de pruebas de tabla de
vibración en marcos RC a escala reducida. Se consideraron dos tipos de sistemas de aislamiento
basados en SMA. Uno de ellos incluía tres rodamientos de deslizamiento de acero y
politetrafluoroetileno (PTFE) y un dispositivo de SMA desarrollado en el proyecto MANSIDE,
mientras que el otro combinaba el primer dispositivo de aislamiento con un componente de acero
inoxidable. Las prestaciones de los sistemas de aislamiento basados en SMA se compararon con
dispositivos de aislamiento a base de caucho y acero. Cardone y otros (2006) estudiaron además el
comportamiento del sistema de aislamiento basado en SMA antes descrito equipando un RC de tres
pisos estructura con un sistema de aislamiento basado en SMA y realización de pruebas in situ. La
superestructura se movió hasta 140 mm, lo que corresponde al desplazamiento máximo producido por
un terremoto con una aceleración máxima del terreno de 0,30 g, y se libera de repente. Los resultados
de las pruebas de lanzamiento demostraron el excelente rendimiento del sistema de aislamiento. Se
desarrolló un modelo del edificio aislado y los parámetros del modelo se calibraron con los resultados
de las pruebas experimentales. Se realizaron simulaciones numéricas utilizando el modelo desarrollado

7
para investigar los efectos de diversos factores en el rendimiento sísmico del sistema de aislamiento
basado en SMA.

4.5 Dispositivos de reforzamiento basados en SMA


Varios investigadores han investigado el uso potencial de las SMA en el desarrollo de sistemas
avanzados de protección sísmica para preservar los monumentos históricos. Casciatiand Hamdaoui
(2008) estudió el rendimiento de las estructuras de mampostería históricas adaptadas por cables SMA
pretensados a través de enfoques experimentales y nacionales. El-Attar (2008) examinaron la
aplicación de amortiguadores de alambre SMA en la rehabilitación de dos minaretes históricos.
Llevaron a cabo pruebas experimentales en el modelo escalado de un minarete para evaluar la
contribución de los amortiguadores de SMA a la amortiguación estructural. El-Attar y otros (2008)
llevaron a cabo pruebas de ciclismo monótona y cuasiestática en una pared de mampostería en
voladizo, que representa una parte de los monumentos históricos. La pared se reacondicionó con una
serie de cables de SMA basados en Cu. Una de las pocas implementaciones actuales de un dispositivo
SMA también se encuentra en el campo de la rehabilitación de estructuras históricas. Un campanario en
Italia se reacondicionó utilizando amortiguadores basados en SMA que consisten en 60 cables
superelásticos NiTi con un diámetro de 1 mm una longitud de 300 mm.

5. Aplicaciones en puentes
5.1 Restringidores SMA
Los puentes de múltiples marcos sometidos a fuertes temblores de tierra pueden experimentar grandes
desplazamientos de bisagra relativos que llevan a destrabar su superestructura. Varios investigadores
propusieron utilizar SMA como dispositivos de prevención de destramado para superar algunas de las
limitaciones de los dispositivos tradicionales, como los refrenadores de cable de acero, las varillas de
acero y las unidades de transmisión de choque. Andrawes y DesRoches (2005) evaluaron la efectividad
de los rescatistas de SMA para evitar el desprendimiento de un puente de viga de caja reforzado con
múltiples marcos. Los refrenadores SMA, designados como dispositivos solo de tensión, se
representaron con varillas superelásticas NiTi de 12,7 mm de diámetro. El rendimiento de los vigilantes
de SMA se comparó con el de los restrictores de cable de acero tradicionales. Los resultados de los
análisis dinámicos no lineales mostraron que los restrictores de SMA proporcionan una reducción
significativa en las aperturas de bisagra relativas en comparación con las sujeciones de acero sin
aumentar la demanda de ductilidad en los marcos de los puentes. El efecto de la temperatura ambiental
en el rendimiento de los restrictores de SMA fue evaluado en otro estudio por los mismos
investigadores (Andrawes y DesRoches, 2007b). Andrawes y DesRoches (2007a) también llevaron a
cabo un estudio de sensibilidad para comparar la eficacia de los dispositivos de restricción SMA con
otros dispositivos de adaptación, incluidos cables de retención de acero, amortiguadores metálicos y
amortiguadores viscoelásticos. Se realizaron algunos estudios experimentales para evaluar la viabilidad
de los dispositivos de restricción SMA. Johnson (2008) realizaron pruebas de sacudidas para
determinar los efectos de los restrictores de SMA sobre la respuesta sísmica de puentes de hormigón de
marcos múltiples y para comparar el rendimiento de los restrictores de SMA con el de los refuerzos de
acero. El espécimen de prueba que simula la bisagra dentro del tramo dentro de un puente de viga de
caja de concreto de varios tramos consiste en dos bloques de concreto soportados por cojinetes
elastoméricos. Padgett y otros (2009) estudiaron la eficacia de restrictores SMA probando un puente de
hormigón de cuatro tramos y una escala de un cuarto sobre una mesa de batidos. Los restrictores de
SMA estaban compuestos por cables de NiTi superelásticos agrupados y conectados en la interfaz del
panel de cubierta. Los resultados de estos estudios experimentales verificaron el comportamiento

8
favorable de los dispositivos de prevención de SMA que asemejan los dispositivos de prevención. Choi
y otros (2009) sugirieron el uso de SMA barras inbending como restricciones sísmicas para puentes.
Primero, estudiaron el comportamiento de flexión de las barras de NiTi con un diámetro de 25,4 mm
mediante la realización de pruebas de flexión simple y doble. Luego, llevaron a cabo análisis dinámicos
de un puente de acero de simple soporte de tres tramos con SMArestrainers instalados perpendiculares
a la plataforma junto a los cojinetes de expansión. Descubrieron que las barras de flexión de SMA
restringen la deformación de las columnas y evitan la formación de obstrucciones en los pilares.

5.2 Amortiguadores SMA para puentes con cables


Varios investigadores han estudiado la aplicación de SMA en la mitigación de las vibraciones inducidas
por el viento de los cables de suspensión. Casciati y otros (2008) estudiaron la viabilidad de un sistema
de cable de acero SMA que consiste en un cable de acero con alambre SMA superelástico envuelto
varias veces alrededor del cable. En particular, el cable SMA pretensado a base de Cu con un diámetro
de 1 mm se envolvió una vez, tres veces y cinco veces alrededor del cable en diferentes
configuraciones. Los resultados de las pruebas experimentales en el cable de acero modelo escalado
mostraron que el cable SMA disminuye la amplitud de las vibraciones y aumenta las frecuencias
fundamentales y el coeficiente de amortiguación. Además, aumentar la cantidad de veces que el cable
SMA rodea el cable aumenta la relación de amortiguamiento del sistema. Faravelli (2010) propuso una
solución de control híbrida que combina cables envueltos SMA y una estrategia de control de bucle
abierto para mejorar aún más la respuesta de los cables de permanencia cuando son sometidos a fuertes
vibraciones no lineales. Li (2004) realizó un estudio teórico sobre la mitigación de la vibración de un
sistema combinado de amortiguadores de cable SMA. Se encontró que un amortiguador de SMA es
capaz de suprimir simultáneamente la vibración del cable dominada por los primeros modos, aunque se
observó que el rendimiento del amortiguador de SMA depende considerablemente de las diversas
características de diseño del amortiguador. En otro estudio, Liu (2007) llevaron a cabo investigaciones
experimentales sobre el sistema combinado de amortiguador modelo SMA para verificar el análisis
numérico.

6. Comportamiento a la tracción directo de los compuestos


de cemento reforzado con fibra con aleación de memoria de
forma
Se ha realizado una cantidad significativa de investigaciones para evitar el deterioro temprano de la
infraestructura civil concreta. Las medidas preventivas incluyen (1) agregar fibras cortas y
consecuentemente aumentar la resistencia a la tracción y la ductilidad del concreto; (2) aplicando estrés
pre-estresante; y (3) incorporando aditivos de curado o relleno de auto-grietas en concreto.
Sin embargo, estos métodos todavía tienen limitaciones. Aunque la adición de fibras cortas en el
hormigón puede mejorar la resistencia al agrietamiento, es difícil cerrar grietas previamente
abiertas. Para aumentar la resistencia a las grietas, el concreto pretensado se ha utilizado ampliamente
en la infraestructura civil, pero aún es difícil evitar las grietas iniciales por contracción. El concreto
autocicable también tiene aplicaciones limitadas debido a la carga latente y las condiciones continuas
de suministro de agua para la precipitación del carbonato de calcio cristalino.

En este estudio, aplicamos fibras de aleación con memoria de forma corta (SMA) al mortero de
cemento para desarrollar compuestos de cemento reforzado con fibra SMA (SMA-FRCC) con
capacidades de pretensado y cierre de grietas. Se espera que los SMA-FRCC sean especialmente útiles
para reparar (o cerrar) grietas en un corto período de tiempo en áreas urbanas sin congestión de
9
tráfico. Además, se espera que los SMA-FRCC puedan producir efectos de pretensado en los miembros
estructurales activando efectos de memoria de forma.

Aunque los alambres o barras de SMA se han utilizado ocasionalmente en ingeniería civil, las fibras de
SMA cortas rara vez se han aplicado en la infraestructura civil concreta. Moser desarrollaron fibras
NiTi SMA de lazo corto y / o en forma de estrella para su uso en miembros de concreto y produjeron
con éxito los efectos de pretensado dentro de los miembros. Sin embargo, estas fibras de SMA no eran
adecuadas para la producción en masa debido a su compleja geometría. Recientemente, Kim
desarrollaron fibras SMA en forma de hueso de perro estiradas en frío, que tenían una geometría simple
adecuada para la producción en masa, con una fuerza de unión interfacial notablemente mayor. En la
siguiente sección se proporciona información detallada acerca de las fibras de SMA en forma de hueso
de perro estiradas en frío.

El objetivo de este estudio es desarrollar SMA-FRCC con capacidades de pretensado automático y


cierre de grietas. Los objetivos específicos fueron (1) investigar el cambio en la geometría de las fibras
de SMA en forma de hueso de perro durante el tratamiento térmico, (2) evaluar los efectos del
tratamiento térmico sobre el esfuerzo de tracción con respecto a la respuesta de deformación (o
elongación) de SMA-FRCC, y (3) para evaluar la potencial capacidad de pretensado y cierre de grietas
de SMA-FRCC.

6.1 Fibras de SMA en forma de hueso de perro estiradas en frío


El comportamiento de tracción de los materiales compuestos cementicios reforzados con fibra (FRCC)
está fuertemente influenciado por la resistencia de la unión interfacial entre las fibras y la matriz basada
en cemento; en consecuencia, el comportamiento a la tracción de los SMA-FRCC debe regirse por la
resistencia de la unión en la interfaz entre las fibras de SMA y la matriz de mortero circundante. Por lo
tanto, desarrollar una mayor fuerza de enlace interfacial entre las fibras de SMA y la matriz sería vital
para desarrollar las capacidades potenciales de cierre de grietas y pretensado de SMA-
FRCC. Kim estimaron la resistencia a la extracción de fibras NiTi rectas estiradas en frío incrustadas en
matrices de mortero y encontraron que el proceso de estirado en frío aumentó notablemente la
resistencia al desprendimiento de las fibras al aumentar la rigidez de la fibra. Por otra parte, Kim
también informaron interesantes efectos de memoria de forma sobre la resistencia a la extracción de
fibras de NiTi estiradas en frío después del tratamiento térmico. El diámetro reducido de las fibras de
NiTi después del estiraje en frío se recuperó claramente hasta el diámetro inicial de las fibras de NiTi
tal como se recibieron durante y después del tratamiento térmico; en consecuencia, la resistencia al
desprendimiento de las fibras de NiTi rectas estiradas en frío se mejoró después del tratamiento térmico
debido a los efectos de la memoria de forma. Sin embargo, la fuerza de unión interfacial de las fibras
rectas NiTi fue bastante baja (0.5-2.0 MPa).

Kim investigaron adicionalmente la resistencia de la unión interfacial de varias fibras deformadas de


NiTi y NiTiNb. Entre las diversas geometrías deformadas, las fibras de SMA en forma de hueso de
perro produjeron una fuerza de unión interfacial relativamente mayor (4.6-8.0 MPa) que las fibras de
SMA rectas. Además, las fibras deformadas de SMA mostraron claramente una mejora mayor (1,5-
3,0 MPa) en su fuerza de unión después del tratamiento térmico debido a los efectos de la memoria de
forma en comparación con las fibras de SMA rectas. Choi luego se aplicaron fibras de SMA pretratadas
(NiTi) en forma de hueso de perro en una muestra de viga de mortero para validar el comportamiento
esperado de cierre de grietas. Durante el proceso de estirado en frío, la fibra de SMA (o alambre) se
preestiró debido a que la longitud de la fibra aumentó a medida que se redujo el diámetro de la fibra de
10
SMA. La longitud de las fibras de SMA pretraídas (o estiradas en frío) en la fase martensítica
disminuiría después del tratamiento térmico debido a los efectos de memoria de forma, es decir, la
transición de fase de martensita a austenita. Durante la recuperación (o acortamiento) de la fibra
alargada después del tratamiento térmico, el diámetro reducido de la fibra SMA estirada en frío se
expandiría debido a los efectos de memoria de forma. En consecuencia, la expansión del diámetro de la
fibra obviamente incrementó la resistencia a la extracción de la fibra. Choi recientemente informó la
capacidad exitosa de cierre de grietas de vigas pequeñas mediante la aplicación de fibras SMA estiradas
en frío. Este estudio ha investigado la capacidad de pretensado de SMA-FRCC junto con la capacidad
de cierre de grietas, a través de pruebas de tracción directa.
6.2 Efectos de memoria de forma en la geometría de las fibras de SMA
después del calentamiento
Los cambios tanto en la longitud como en el diámetro de tres fibras de SMA durante el tratamiento
térmico corto (10 min) se observaron cada minuto. Las Figuras 3a y b muestran la transformación de la
longitud y el diámetro de las fibras de aleación NiTi y NiTiNb, respectivamente, después de
un calentamiento de 10 minutos. Independientemente de la composición de SMA, el corto período de
calentamiento acortó notablemente la longitud de las fibras de SMA, al tiempo que expandía su
diámetro.

Aunque las aleaciones de NiTi y NiTiNb mostraron cambios similares en su geometría, las tasas de
recuperación tanto en la longitud como en el diámetro de las fibras de SMA difirieron según la
composición. La longitud de la fibra de aleación de NiTi se redujo, en promedio, de 43,65 a 41,45 mm
(-5,04%), mientras que la de la aleación de NiTiNb disminuyó (-4,00%) de 35,4 a 33,7 mm. Por otro
lado, el diámetro de las fibras de aleación NiTi y NiTiNb se expandió 2.43% y 2.52%, respectivamente,
como se muestra en la Fig. 3 . La transformación tanto en la longitud como en el diámetro de las fibras
de SMA se produjo principalmente en los primeros 2 min del tratamiento térmico corto. Esta rápida
transformación de las fibras de SMA durante el tratamiento térmico sería favorable para un cierre de
grietas más rápido. Sin embargo, la temperatura de las fibras de SMA incrustadas en las matrices de
mortero sería diferente en función de la temperatura de funcionamiento de la pistola de calor; por lo
tanto, la transferencia de calor a través del mortero a las fibras de SMA requerirá más investigación.

Fig. 3 . Cambio en la longitud y el diámetro de las fibras de SMA durante el tratamiento térmico.
11
La capacidad de pretensado de SMA-FRCC debido a los efectos de memoria de forma activados por
tratamiento térmico. En primer lugar, se investigaron los cambios geométricos tanto en la longitud
como en el diámetro de las fibras de SMA estiradas en frío durante un breve período de tratamiento
térmico. Luego, los efectos de la memoria de forma sobre el esfuerzo de tracción con respecto a la
respuesta de deformación de SMA-FRCC se investigaron realizando pruebas de tracción directa
después de un tratamiento térmico corto (10 min). Los efectos de memoria de forma, activados por
tratamiento térmico, de fibras de SMA cortas en forma de hueso de perro incrustadas en una matriz de
mortero desarrollaron claramente efectos de pretensado sobre el comportamiento de tracción de SMA-
FRCC. Las siguientes conclusiones se pueden extraer de este estudio experimental:

o Un corto período de tratamiento térmico disminuyó la longitud de las fibras de SMA estiradas en
frío, pero expandió su diámetro debido a los efectos de memoria de forma, incluso aunque los
cambios en la longitud y el diámetro de las fibras de SMA difirieron según la composición de la
aleación.

o Después del tratamiento térmico, los SMA-FRCC mostraron una resistencia a la tracción
ligeramente reducida debido a las grietas radiales que rodean las fibras de SMA expandidas después
del calentamiento.

o Sin embargo, los SMA-FRCC demostraron con éxito su capacidad de pretensado después del
tratamiento térmico activando los efectos de memoria de forma de las fibras cortas de SMA en
forma de hueso de perro incrustadas en una matriz de mortero.
o La capacidad de pretensado de SMA-FRCCs podría evaluarse mediante la cuantificación de la
tensión previa estrés σ p y contracción δ p : SMA-FRCCs con fibras de NiTi producidos más
contracción δ p y pretensado estrés σ p que aquellos con fibras NiTiNb.

o Los cambios en la longitud de las fibras SMA cortas debido a los efectos de la memoria de forma
después del tratamiento térmico podrían correlacionarse con los efectos de pretensado de las
muestras de tracción SMA-FRCC.

o El tratamiento térmico de SMA-FRCC mejoró el módulo de Young de los SMA-FRCC: el módulo


de Young fue de 11.03, 19.26, 14.56 y 22.36 GPa para NT-N, NT-H, NTN-N y NTN-H serie SMA-
FRCC , respectivamente.

Referencias
Cladera, A., Weber, B., Leinenbach, C., Czaderski, C., Shahverdi, M. and Motavalli, M. (2014). Iron-
based shape memory alloys for civil engineering structures: An overview. Construction and
Building Materials, 63, pp.281-293.
Kim, M., Kim, D., Chung, Y. and Choi, E. (2016). Direct tensile behavior of shape-memory-alloy fiber-
reinforced cement composites. Construction and Building Materials, 102, pp.462-470.
Ozbulut, O., Hurlebaus, S. and Desroches, R. (2011). Seismic Response Control Using Shape Memory
Alloys: A Review. Journal of Intelligent Material Systems and Structures, 22(14), pp.1531-1549.

12
13