Está en la página 1de 2

Reparador Quatryl

Debido a su reducido tamaño, los Quatryl consideran que tienen mucho que demostrar. Desde
una edad temprana, se les anima a estudiar lo máximo sobre muchos y distintos temas. Aunque
hay Quatryl expertos en cualquier campo, parecen tener una particular afinidad con la
ingeniería y la maquinaria. Sus dedos largos y delicados les permiten construir todo tipo de
intrincados artilugios para hacer la vida más fácil y aumentar su inferior fuerza física. Aunque
no son numerosos, los Quatryl pueden integrarse fácilmente en cualquier sociedad debido a su
encantador y elegante carácter y a su experiencia en áreas críticas. Sólo un loco rechazaría una
oferta de ayuda de un Quatryl.

Reparador es una clase bastante común de Quatryl que puede hallarse fácilmente en una gran ciudad. Son expertos en la
elaboración de todo tipo de artilugios y elixires, y se ganan la vida habitualmente vendiéndolos a quienes deseen disfrutar de las
virtudes que sus creaciones ofrecen. Sin embargo, ciertos Reparadores son más aventureros y viajan más allá de las murallas de
una ciudad, utilizando todas las herramientas a su disposición para aventurarse en lo salvaje. Intentan descubrir antiguas
curiosidades que puedan mejorar sus investigaciones.

Bruto Inox
Los Inox son una raza primitiva y bárbara que prefiere vivir en pequeñas tribus dispersas por las
zonas salvajes. Allí, subsisten mediante la caza y la recolección, soportando su pobre existencia
mientras luchan con las criaturas salvajes más peligrosas. Lo que les falta en inteligencia y
sofisticación, lo compensan con su fuerza y tamaño superiores, siempre prestos a superar cualquier
reto. Hay que evitar desafiar a un Inox. Su sociedad no presta mucha atención a dilemas éticos y
morales. Para los Inox, se trata de sobrevivir – matar o morir.

Sin embargo, cierto tipo de Inox ha abandonado su nomadismo para abrazar la vida urbana en ciudades humanas. Allí emplean
su gran tamaño y fuerza para llevar una vida más confortable. Despectivamente llamados “Brutos” por los patrones que les
contratan, los Inox realizan múltiples tareas de nivel básico. Desde la construcción a la carga y descarga de embarcaciones.
Gente más mezquina ha contratado a “Brutos” como músculo extra. Poco le importa la ideología al Bruto si hay oportunidad de
demostrar su fuerza y ser pagado por hacerlo.

Corazón de piedra Savvas


Los Savvas valoran el poder sobre todas las cosas. Esta dura y excluyente raza tiene la piel
rocosa de forma irregular, excepto en su pecho donde poseen un vidrio liso y transparente.
Bajo la superficie de dicho cristal yace la manifestación del núcleo de poder y energía
formados a partir de los elementos que dominan. Hielo, fuego, aire y tierra. Un Savvas no es
nada si no domina al menos uno de tales elementos y obtiene su poder como propio. Así,
desde temprana edad, los niños Savvas estudian febrilmente para lograr el dominio sobre un
único elemento empleando normalmente 20 años de dedicado esfuerzo. Usando su maestría
elemental de una forma u otra, algunos Savvas han aprendido a convivir con otras razas.
Pero tal situación es considerada por los Savvas como una primitiva y tosca forma de vivir.

Muchos Savvas nunca alcanzan el dominio de un elemento y son exiliados de su grupo. Sólo les queda entonces la opción de
vivir entre otras razas o en soledad. Sin embargo antes de ser exilado, un Corazón de Piedra recibe tal denominación por tener
la cavidad torácica destrozada y averiada, recordando así por siempre su deficiencia. Pero un Corazón de Piedra no está
indefenso. Incluso sin control ni maestría, aún poseen afinidad con su tierra natal y son capaces de grandes proezas de fuerza
con su rocosa estatura.
Robamentes Vermling
Los Vermlings son una raza de carroñeros de origen animal. Se alimentan de la carne de los
cadáveres y, cuando no la hallan son más que felices matando con cuchillos y agudas flechas.
Son primitivos y de débil voluntad – fácilmente controlables por razas más poderosas con la
correcta combinación de proxenetismo e intimidación. Su forma habitual de comportamiento
es formar grupos de caza para satisfacer sus necesidades básicas. Algunos Vermlings intentar
convivir en sociedades humanas, pero son universalmente rechazados y temidos por igual,
siendo obligados a vivir en oscuros callejones y a alimentarse de los despojos.

A veces, algún Vermling de ciudad huye a las alcantarillas para escapar del acoso. Allí, sin
grupo con quien conectar, crean potentes lazos con la masiva población de ratas existente. Pero la comunicación con tan
enorme grupo de criaturas puede agotar la mente. Donde la mayoría de Vermlings fracasan, unos pocos superan el desafío y
perfeccionan sus poderosas habilidades psíquicas para controlar a las manadas. Conocidos como Robamentes, resultan
aterradores oponentes que luchan mediante asaltos psíquicos, afilados cuchillos y un enjambre de diminutos dientes.

Bribón Humano
Los humanos son, de largo, la raza más dominante. Se extienden por todo el continente cual plaga
de langostas, erigiendo extravagantes ciudades e ignorando perturbadoras fuerzas latentes que
nunca esperan comprender. La sociedad humana abunda en reglas y regulaciones, pero también en
diversidad. Debido a su intensa curiosidad e implacable naturaleza, los seres humanos pueden
aparecer en cualquier trayectoria vital posible – desde el noble obscenamente rico hasta el
ignorado cocinero de la taberna, desde el herrero forjador de resistente armamento hasta los
corruptos buscadores de magia negra.

Resulta pues normal que, mientras muchos humanos trabajan para construir sociedades burocráticas, complejas y opresivas,
existen otros que rechazan tales sociedades e incluso actúan para derribarlas. Egoístas y sin escrúpulo alguno, los bribones
figuran entre estos últimos. Operan dichos bribones bajo el supuesto de que cualquier cosa es suya para tomarla y harán así lo
preciso para conseguirla. Tal actitud se manifiesta en combate a través de un feroz oportunismo desconocido en cualquier otra
cultura.

Tejedor de hechizos Orquídea


Los Orquídea son una antigua y pacífica raza procedente de algún lugar más allá del Mar
Brumoso (Misty Sea). Observan los acontecimientos mundanos desde la perspectiva que sus
miles de años de aislamiento les permiten. Para los Orquídea, la vida consiste en pasar el
suficiente tiempo pensando y reflexionando como para que la decisión correcta se haga sin
dudar en el preciso momento. Se sabe que los Orquídea desaparecen durante años y durante
ese viaje de meditación cristales empiezan a brotar lentamente sobre su piel. Puesto que
precisan apenas de comodidades físicas y obtienen su sustento de la tierra, tienen poco que
ofrecer en las sociedades normales. Muchos creen que la presencia de Orquídeas en
Gloomhaven en los últimos tiempos son evidencia de que una catástrofe se aproxima.

Mediante la meditación profunda, ciertos Orquídea llegan a la conclusión de que la forma apropiada de actuar no sólo requiere
pensamiento y debate, sino también fuerza. Numerosas amenazas físicas afectan a la sociedad Orquídea. Por ello algunos son
llamados a unirse a la antigua orden de los Tejedores de Hechizos – sabios capaces de atraer poderosas fuerzas de la naturaleza
para generar poderoros ataques. Algunos Tejedores de Hechizos eligen permanecer con los suyos para actuar como guardias
contra amenazas externas. Pero otros escogen viajar por el mundo destruyendo tales amenazas doquiera se encuentren.