Está en la página 1de 216

mora

nº 18
1º Semestre
2011
Revista del Instituto
Interdisciplinario de
Estudios de Género

Instituto Interdisciplinario Universidad de Buenos Aires
de Estudios de Género Facultad de Filosofía y Letras
Directora: Dra. Nora Domínguez Rubio
Decano: Hugo Trinchero
Secretaria Académica: Graciela Morgade
Comité Asesor Secretaria de Hacienda y Administración: Marcela Lamelza
Celia Amorós Puente, Universidad Complutense de Ma- Secretaria de Extensión Universitaria y
drid/Ana María Barrenechea, Universidad de Buenos Bienestar Estudiantil: Alejandro Valitutti
Aires†/Susana Bianchi, Universidad del Centro de la Secretario General: Jorge Gugliotta
Provincia de Buenos Aires/Rosi Braidotti, Universidad de Secretario de Posgrado: Pablo Ciccolella
Utrecht/José Emilio Burucúa, Universidad de Buenos Ai- Subsecretaria de Bibliotecas: María Rosa Mostaccio
res/Paola Di Cori, Universitá de Urbino/Graciela Hierro,
Universidad Autónoma de México†/Francine Masiello, Subsecretarios de Publicaciones
Universidad de California, Berkeley/Reyna Pastor, Con- Rubén Calmels - Matías Cordo
sejo Nacional de Investigaciones Científicas, España/Alba
Romano, Universidad de Buenos Aires/Silvia Rozenberg,
The Israel Museum/María Isabel Santa Cruz, Universidad Consejo Editor
de Buenos Aires/Beatriz Sarlo, Universidad de Buenos Amanda Toubes - Lidia Nacuzzi - Susana Cella
Aires/Ofelia Schutte, University of South Florida/Susana Myriam Feldfeber - Silvia Delfino - Diego Villarroel
Germán Delgado - Sergio Castello
Zanetti, Universidad de La Plata

Comité Editorial Dirección de Imprenta
Ana María Amado, IIEGE Rosa Gómez
Graciela Batticuore, IIEGE Coordinación y diagramación
Nora Domínguez, IIEGE María Clara Diez
Ana Domínguez Mon, IIEGE
María Luisa Femenías, IIEGE © Facultad de Filosofía y Letras - UBA - Otoño 2011
Mirta Zaida Lobato, IIEGE Puán 480 - C1406CQJ
Ciudad Autónoma de Buenos Aires - República Argentina
Auxiliar de edición o redacción
Lucía María De Leone
Apoyo Secretarial Esta revista se encuentra online en
www.revistascientificas.filo.uba.ar/
Ana Verónica Ferrari
Ivana Otero ISSN: 0328-8773
ISSN online: 1853-001X
mora se publica semestralmente. mora (Buenos Aires) está indizada en: Núcleo Básico de
Instituto Interdisciplinario de Estudios de revistas científicas CONICET; Latindex Nivel I, Número
Género: Puán 480, 4to. Piso, of. 417/460 C1406CQJ - de registro 3062, 2001,4; Índice de Publicaciones de la
Buenos Aires - Argentina Facultad de Filosofía y Letras - UBA.
Teléfono: 54-11-4432-0606 internos 205 y 161 La revista está incluida en el catálogo
E-mail: revistamora@yahoo.com.ar del sistema LATINDEX.

Mora (Buenos Aires) es la expresión del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género de la Facultad de Filosofía
y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Es una revista abierta al debate y la producción de trabajos e ideas en
el desarrollo de los estudios de las mujeres, de género y del feminismo. Su propósito es ofrecer un espacio para la
incorporación de metodologías y conceptos elaborados desde diferentes perspectivas disciplinarias.
Mora publica traducciones inéditas y artículos originales de ámbitos académicos y no académicos tanto del contexto
nacional como internacional.
La abreviatura de su título es Mora (B. Aires. En línea), que debe ser usado en bibliografías, notas al pié de página,
leyendas y referencias bibliográficas.

nº 18
1º Semestre
2011
mora Revista del Instituto
Interdisciplinario de
Estudios de Género

Sumario
5 La democracia sexual y el choque de civilizaciones
Traducción Éric Fassin
Traducción y notas: Milagros Belgrano Rawson

11 Figuras femeninas en la mira
Cuerpos, vestidos, imágenes en las dos primeras décadas del siglo XX
Gisela P. Kaczan

29 El archivo positivista como dispositivo visual-verbal
Artículos Fotografía, feminidad anómala y fabulación
María Belén Ciancio, Alejandra Gabriele

45 La debilidad de la mujer
Ilona C. Aczel

63 La desclasificación de los cuerpos:
formas estéticas y políticas de la utopía en Barbie también puede eStar triste
de Albertina Carri y La Virgen Cabeza de Gabriela Cabezón Cámara
Cecilia González

77 Migraciones contemporáneas:
Dossier aportes desde las ciencias sociales
Ana Domínguez Mon

81 La migración de mujeres en clave de género y derechos
María Inés Pacecca

97 Migración, género y sexualidad
Brasileñas en los mercados del sexo y del casamiento en España
Adriana Piscitelli

117 Migraciones, género y trabajo en España
El tránsito obligado de las trabajadoras inmigrantes por el empleo de hogar
Sandra Gil Araujo / Tania González

13 3 De nuevo bajo el mismo techo…
Desafíos y reconfiguraciones en los procesos de reunificación de parejas migrantes
Carolina Rosas

15 1 Revisitando la relación entre géneros y migraciones
Resultados de una investigación en Argentina
Ana Inés Mallimaci

1 67 Un debate feminista: entrevista a Marta Lamas
Entrevista Por Deborah Daich

17 3 Tempranos reclamos de una ley que tardó en llegar
La caja feminista A propósito del texto de Carolina Muzilli “El divorcio”
Presentación de Ana Lía Rey

189 Letras y proclamas: la estética literaria de Diamela Eltit
Reseñas Paula Daniela Bianchi

19 1 Cuerpos y sexualidades en la escuela. De la “normalidad” a la disidencia
Juan Péchin

19 3 Marxismo y feminismo en el primer socialismo argentino. Enrique del Valle Iberlucea
Adriana Novoa

19 5 Pareja, sexualidad y familia en los años sesenta.
Una revolución discreta en Buenos Aires
Lucía de Leone

19 8 Simone de Beauvoir, las encrucijadas de “el otro sexo”
Pamela Abellón

200 El cristal de las mujeres. Relato y fotografía en la obra de Elena Poniatowska
Paula Bertúa

202 Intimidades congeladas. Las emociones en el capitalismo
Milagros Belgrano Rawson

204 Ciudadanas en tiempos de incertidumbre. Solidaridad,
resistencia y lucha contra la impunidad (1972-1989)
Débora D’Antonio

207 Señoras, universitarias y mujeres (1910-2010). La cuestión femenina
entre el Centenario y el Bicentenario de la Revolución de Mayo
María Fernanda Lorenzo

209 La intemperie y lo intempestivo. Experiencias del aborto
voluntario en el relato de mujeres y varones
Nadia Ledesma Prietto

2 1 1 La pólis sexuada. Normas, disturbios y transgresiones
del género en la Grecia Antigua
Jimena Palacios

2 13 Mariquita Sánchez. Bajo el signo de la revolución
María Vicens

como cuando fue detenido antes de los atentados porque quería iniciarse en el pilotaje sin preocuparse por tener conocimientos acerca del despegue y el aterrizaje. si bien es cierto que Laura Bush pudo justificar la intervención de su país en Afganistán en Versión original: Fassin. Ante sus vociferaciones. 26. Acaso. 16 de febrero de 2006): “Ustedes son los enemigos. Moussaoui se inscribía claramente en una racionalidad política. Sin duda. gracias a sus intervenciones intempestivas. Zacarías Mous- saoui logró. le reprochó “organizar su muerte”. Multitudes. en este “enemigo combatiente” que actualmente se ubica en el corazón de la estrategia represiva estadounidense. 2006/3. A la jueza. Algunos se mostraron perplejos: es difícil saber con certeza en qué país pensaba Moussaoui. su enemigo jurado”. En suma. Pero hay que reconocer que. Yo soy Al-Caeda.. recusaba el sistema encargado de juzgarlo. al punto de deslegitimar su nacionalidad legal: “No soy francés. quien sin embargo había intentado –en vano– alejar la opción de la pena capital. jamás seré un francés. con sus provocaciones agravaba su caso. sexualidades y política democrática.La democracia sexual y el choque de civilizaciones [5-10] mora /18 ISSN 0328-8773 5 La democracia sexual y el choque de civilizaciones* Éric Fassin "" Traducción y notas: Milagros Belgrano Rawson Un día de San Valentín. UNAM y Pueg/Colmex (Cuadernos Simone de Beauvoir)]. el acusado. [Primera versión en castellano: (2009) “La democracia sexual y el conflicto de las civilizaciones”. Sin dudas. de esta manera se convertía. en Género. 123-131. México. . También agredió a sus abogados: a uno. Éric. todavía exclamaba: “Dios maldiga a América”. lo trató de “geisha”. Por otro lado. militante en derechos humanos. y sin haber combatido. George W. el término “cruzada” evoca sin ambigüedad a los Estados Unidos de la década de 2000. pp. el aprendiz de terrorista parecía inclinarse hacia la irracionalidad. Pero. y al otro. durante la selección del jurado que lo juzgaría. un estadounidense de origen japonés. su discurso siguió con estas palabras: “No tengo nada que ver con una nación de cruzados homosexuales”. Al momento de abandonar la sala. convertido en acusador. El único acusado juzgado por la Justicia estadounidense por los atentados del 11 de septiembre de 2001 se lanzó en una diatriba contra el tribunal (diario Le Monde. Estoy aquí solamente como musulmán”. En todo caso. Si los comentaristas dudaban ante la explicación de la locura es porque tal vez esta categoría tenga valor legal. ante los ojos de todos (y en primer lugar ante los suyos). Su discurso político se situaba en la lógica del choque de civilizaciones. Por un lado. y precisamente para complacer a la derecha religiosa. este presidente ¿no se erigió en el campeón de una enmienda de la Consti- tución que apuntaba a frenar la amenaza de las uniones del mismo sexo? Y. en materia de compromiso con la causa homosexual. de “miembro del Ku Klux Klan”. que lo echaran de la audiencia. Bush se mostró por encima de toda sospecha. “La démocratie sexuelle et le conflit des civilisations”. los periodistas presentes dudaban entre dos interpretaciones.

sometidos al cambio y abiertos a la negociación: actualmente también hay desorden en las normas. La desnaturalización del género y la sexualidad que acompaña a la democratización transforma también el estatuto mismo de las normas. ¿acaso no nos esforzamos justamente en oponer a la historicidad de las normas la protección de un orden que trasciende la historia. lejos sexuelle et l´intellectuel démocra- tique”. las promesas de democracia se limitan indudablemente a la heterosexualidad. Por otro lado. Para análisis más amplios en ¿Qué es la democracia sexual?1 O. colonial o imperialista. comenzando por la Iglesia católica. núm. Con esta noción. Para encarnar mejor el regreso del reprimido. ante- riores al argumento aquí desarro- De hecho. Lejos de funcionar como algo obvio. Pero al invertir el estigma se actualizan las implicaciones sexuales de esta lógica: como ocurre con el insulto sexista (y no solamente racista) de “geisha”. inmigración o educación: en nombre de los Comprendre. la manera en que ellas se imponen a nosotros/as. me permito remitirlos a tres democrático con la creciente politización de las cuestiones del género y la sexualidad textos anteriores: “La démocratie que revelan y alientan las múltiples controversias públicas actuales. pero también sobre la paridad y la apertura 34. tidas cada vez más a las mismas exigencias políticas que el resto de las cuestiones de Ámsterdam. ¿qué es la democratización sexual? torno a la democracia sexual. al revelarse como políticas. Lo que dice Moussaoui parece entonces más claro: él no podría ser francés porque es musulmán. en titutiva: lo vimos bien en los debates sobre la prostitución o la pornografía. sean religiosos o no. la retórica política del choque de civilizaciones hoy se juega en el terreno sexual. revue de philosophie mismos valores de libertad e igualdad se interpela todavía más a las normas del et de sciences sociales. sean franceses o no. ningún funcionario estadounidense simuló siquiera aprovechar la ocasión para emancipar a los musulmanes homosexuales: al otro lado del Atlántico. número especial “Politi- que non gouvernementale”. género y la sexualidad. mejor dicho. se comprometan tanto en los combates contemporáneos sobre estas cuestiones. núm. Se puede cuestionar el orden de los sexos y el orden de las otoño de 2005. introducción de L’inversion de mantenerse confinadas en la esfera privada. sino que su influencia no sería la misma desde que estas son percibidas por lo que son. el orden sexual ya no parece fundado sobre la roca inmutable de la naturaleza es porque no es un orden inmanente: vivir en una sociedad democrática significa pertenecer a un mundo que desde ahora se revela como histórico en todo sentido. pp. cientificista incluso. las cuestiones sexuales parecen cada vez menos naturales: no es solo el contenido de las normas lo que se ve afectado. fundado sobre el psi- coanálisis o la antropología? Paradójicamente. Sin embargo. si. en particular pp. en la sociedad. las cuestiones sexuales quedan some- de la question homosexuelle. De hecho.6 mora /18 ISSN 0328-8773 [5-10] Traducción y notas: Milagros Belgrano Rawson nombre de la liberación de las mujeres. la descalificación homófoba de la “cruzada” occidental le permite asumir el rol del Otro. y a los “inmigrantes”. No se trata de leyes naturales que se imponen de manera histórica. 164-168. No es casual entonces que las religio- nes instituidas. Es cierto que la democracia sexual no recibe un apoyo unánime. Por un lado. al contrario: lo vimos en las recientes batallas francesas en torno al orden simbólico. . sino de órdenes convencionales y provisorios. y aquí vemos invertida la lógica de la exclusión que en Francia ataca a los “musulmanes”. “Démocratie sexuelle”. Lejos de ver allí una aberración. y sin un fundamento trascendente. producto de una historia y de relaciones de fuerza. ubica a la inquietud religiosa por delante de la democracia sexual. del matrimonio y la filiación a las parejas de mismo sexo. sexual y la violencia contra las mujeres. Esto no quiere decir que nuestras sociedades se hayan liberado de las normas sexuales. la lógica desplegada en el discurso del francés de origen marroquí es una sola y lo que parece un absurdo reenvía en realidad a una racionalidad cohe- rente. 2005. 6. ya sean trabajo o impuestos. en sí mismo. invierno de 2006. son cuestiona- das. Es la extensión del ámbito llado. pp. París. el acusado se ubica como un bárbaro que rechaza los valores modernos de la democracia sexual. 14-16. el acoso Vacarme. y “Les sexualidades exponiendo uno y otro a este doble interrogatorio y a su tensión cons- frontières sexuelles de l’État”. resulta más apropiado hablar de un proceso. esta versión laica. es decir. 1. En efecto. número especial “La sexualité”. 263-276.

Sin embargo. del ideal francés de integración. es decir. Dicho de otro modo: si “nosotros” nos definimos por la democracia y. la frase pertenece a Catherine Vautrin. con los Estados islámicos. matrimonios forzados y mutilaciones genitales. Des articulations pro- da de este modo a los valores de la nación: “democracia”. recuer.social. Didier y Fassin. aparecen lógicamente como polí- gamos. en primer lugar. lo que podríamos llamar el imperialismo de la democracia sexual. en unifor- me. un “ritual republicano” que simbolice las naturalizaciones: “El prefecto. del lugar de las mujeres o el estatuto de las sexualidades. de la laicidad. fraternidad. y mi capítulo sobre y jurídica se despliega según los términos de la democracia sexual. en una breve pre- sentación del contrato. en Fassin. través de la lengua. Entonces. prisioneros de una cultura que encarcela a sus mujeres con el velo obligatorio. o al menos expresa. El contrato de “Questions sexuelles. 2006. Este principio se aplica a todos. Estas cuestiones ya no son un simple desafío. en las instancias internacionales. 20 de abril de 2006). aparece solo la igualdad entre hombres Esta tardía apoteosis de los ideales feministas en Francia se encuentra desde ahora y mujeres [en línea]: <http:// en el corazón de las políticas de inmigración: esto ocurre cuando se trata de instituir www. pero también. la ministra” (Le Monde. Éric. ni siquiera un desafío de la democracia. mientras que la mono- gamia y la integridad del cuerpo están protegidos por la ley”. “El principio de igualdad entre los varones y las mujeres es un principio fundamental de la sociedad francesa. “ellos” se definen en espejo como el revés oscuro de nuestras luces. se trate del aborto o el matrimonio homosexual. 2006. pero también “república de igualdad”. que podríamos calificar de femi- nismo republicano. [En línea] <http://www. questions admisión e integración. en un contexto poscolonial. En cuanto a la integración a Découverte. impuesto a todos los residentes extranjeros en Francia. la ciudadanía francesa y los grandes valores republicanos: libertad. París. salir o abrir una cuenta bancaria.3 Aquí no se trata de 3. ministra delegada de la Cohesión Social. el 9 de junio de 2005. gouv. toda una lógica administrativa racisme: le cas français”. la idea de una “inmigración elegida”: “Hay que ser más voluntarista y exigente en materia de recepción y de integración […]. igualdad entre razas o clases: la igualdad republicana se ha convertido en igualdad pdf>. laicidad… ‘Y algo sobre el rol de las mujeres’. Las mujeres tienen los mismos derechos y los mismos deberes que los varones. Es por eso que el Vaticano hace frente común con el fundamentalismo cristiano. franceses y extranjeros. trabajar. raciales. pero también de la Paridad. al lanzar.htm>. Porque no bien esta última presta su léxico a una política imperial.fr/htm/pointsur/accueil/cai. núm. pronunciaría un discurso de bienvenida que evoque lo que significa entrar en la República. incompatibles con la democracia. de la libertad y de la igualdad –aplicadas al género y a la sexualidad– como emblemas de la modernidad democrática. por ejemplo.La democracia sexual y el choque de civilizaciones [5-10] mora /18 ISSN 0328-8773 7 importa comprender su importancia: más allá de los fundamentos del orden sexual. el martes pasado. 1. el por entonces ministro del Interior Nicolas Sarkozy reivindicaba la misma exigencia. Los matrimonios forzados están prohibidos. la apropiación. se encargó de precisar. ver el número de Nouvelles Questions Féministes [NQF] consagrado a “Sexisme et Esta retórica no se limita al discurso: en la actualidad. Los “otros” de nuestras sociedades. De la question sociale “república laica”. estas cuestiones proveen las armas y organizan un terreno de batalla privilegiado. Pero ¿cómo se define a esta última? Citemos todo el párrafo que se le consagra.2 2. de la igualdad entre hombres y mujeres.social. en principio. 25. Las mujeres no son sometidas ni a la autoridad del marido ni a la del padre o hermano para. 264 páginas. la à la question raciale?. Los padres son conjuntamente responsables de sus hijos. igualdad. violentos –o incluso violadores–. Sobre este tema. Y actuemos para que los derechos de la mujer francesa se apliquen también a las mujeres . Su sexismo prácticamente justificaría el racismo si uno y otro no fuesen. Estamos orgullosos de los valores de la República. Sin duda. blématiques”. atrevámonos a hablar de esto con aquellos a quienes recibimos. En el mismo sitio guber- entre los sexos. La fraternidad parece haber cedido su lugar a la laicidad.gouv. esta no interviene sino después de la igualdad. namental. vol. “república de derechos”. En la divisa republicana.fr/htm/pointsur/ accueil/cai_presentation. se trata de la trascendencia misma. por su dimensión sexual. bárbaros que amenazan la civilización democrática. Esta reacción contra reacciones explica.

N. pero fue de. como afirma sobre la solidez de los lazos profundos que unen sus intereses a la República Federal Fassin. donde las imágenes prohi- 8.nl/documentenser. la democracia sexual solo es abordada en Francia Immigrant Communities in Germany en términos de igualdad entre los sexos.eu/sides/getDoc. que ha entendido perfectamente la retórica que hoy reivindica el imperialis- naarnederland. esta retórica y esta lógica no son específicamente francesas. como hace diez años. Pero la excepción francesa se ha metamorfoseado en ejem- plaridad democrática. Benedicto XVI? Estas organizaciones no podrían quedarse calladas ante la excepción de Baden-Wurtemberg. Si.6 Como señaló ante la Comisión Europea el alemán 6. mo. de la T. asunto “Guía Sin embargo. que una versión especial fue realizada para estos países. do?pubRef=-//EP//TEXT+WQ+P- das y de gais o lesbianas que se besan. celda. Disponible en: <http:// propone entonces un “kit” de integración compuesto por un DVD de iniciación cul- www. que deseen venir a Holanda deben ser capaces de mirar imágenes de mujeres desnu- europarl. la inmigración musulmana ¿no aparece como la antítesis del liberalismo sexual Security and Cooperation in Europe]. En 2006.4 Francia ya no es más. tural. apartado “Preguntas parlamentarias”. predilecta para involucrarse en el choque de civilizaciones. Ver Gel.7 la medida es discriminatoria. El contenido de las preguntas merece también atención ya que se traduce en un cuestionario con preguntas sobre opiniones políticas y revela la retórica que organiza la discriminación.8 ambas lógicas se conjugan: [en línea]. Es por ello ES&language=ES>. a los candidatos musulmanes tionario es identificar la actitud del solicitante en relación con valores se les pregunta: “¿Todas las funciones políticas deben ser accesibles a las personas democráticos básicos. Enemigo de Estados Unidos y de Occidente. “algunas cosas que son absolutamente frecuentes y aceptables escrita P-0671/06 [en línea]. 9. el Gobierno no ignora que 2006-0671+0+DOC+XML+V0// “en ciertos países es ilegal poseer filmes con imágenes de esta naturaleza. en el sitio web del Parlamento Europeo.org/home/71781>. Aquí. la historia y la cultura holandesas. entre los requisitos para adquirir la ciudadanía alemana. que murió cómo la elección de la versión censurada facilitará la selección de los visitantes. “en el caso de los musulmanes. de democracia sexual. abiertamente homosexuales?”. Enseguida.9 Es posible imaginar político holandés. el trabajo. en tiempos de Pim Fortuyn. Human Di. der planean imitar esta medida. “Las mujeres. “por principio. Working Session dencia exige un examen de integración cívica que se pasa en el extranjero y que 7: “Tolerance and Non-Discrimi- nation I”. la democracia sexual se ha convertido en el arma occidental ra contra los inmigrantes y el Islam. 2010 Review Conference. ligeras de ropa. ningún otro estado federado ha la instrumentalización de la lucha homófoba.: Baden-Wurtemberg estado alemán de Baden-Wurtemberg5 decidió someter a los candidatos musulmanes es uno de los dieciséis esta. No se trata solo de terrorismo. El objetivo de este cues. El Gobierno October. la mitad de cuyo texto Abiertamente homófobo y sexista.osce. 30 September-8 supone familiaridad con la lengua. amorosa.8 mora /18 ISSN 0328-8773 [5-10] Traducción y notas: Milagros Belgrano Rawson 4.europa. para este diputado verde europeo. cualquier extranjero que desee na- turalizarse como alemán debe pasar según el Gobierno.: Cabe destacar que Cem Özdemir en una pregunta escrita (P-0671/06).com/2005/immi- gration-une-immigration-choisie/>. Indudablemente se trata aún de una república. de la T: Pim Fortuyn fue un bidas se suprimieron. Los extranjeros Disponible en: <http://www. No hay que tomar esta . sino personales. Dinçer (2010). en Holanda están prohibidas en otros países”. las asociaciones LGBT preguntaron: ¿habría que reti- cincuenta y siete países que integran la Organización de la Conferencia rarles la nacionalidad alemana a todos los homófobos? ¿Y qué pasaría con el primer Islámica.sarkozyblog. Warsaw. holandés. En realidad. N. pueden broncearse en la playa muy examinar las solicitudes de natu- ralización en Baden-Wurtemberg”. a la naturalización a un examen sobre los valores alemanes. desde el fondo de su está consagrada a la cuestión sexual [en línea]: <http://www. esta categoría de inmigrantes que inician este trámite reciben un trato diferente al de otros personas está marcada por el sello de la sospecha y debe responder a una serie par- estados federales alemanes. por ejemplo. y la gente es libre de expresar su homosexualidad”. Evidentemente. N. N. como en otras partes. Cem (2006. el refugio de la armonía www. el 5. Claro que. OSCE [Organization for allí. En Holanda. Hasta la fecha (2011). En efecto. opuesta al feminismo estadounidense de la guerra de los sexos: desde ahora es patria de la igualdad entre hombres y mujeres. De hecho. tanto para los homosexuales como para las mujeres? El permiso de resi- mension Sessions. la educación y el sistema 7. abiertamente homosexual y católico. Pregunta de salud”. en general se permite la duda un examen.asp?pagkey=53774>. y con papa alemán. 15 de febrero). en Alemania vemos que se trata de libertad and the Rest of Europe: Assessments and Suggestions for Improvement” de sexualidades. “Turkish Minorities and Other Si. mientras que otros Län- dos federados (Bundesländer) que integran Alemania. de la T. Ver el sitio oficial que presenta el filme. defina a través del rechazo de la democracia sexual: elige encarnar al bárbaro que está condenado a ser. O bien: “Su hijo le anuncia que es homosexual. en Baden-Wurtemberg los de Alemania”. Ver su blog [en línea]: <http:// inmigrantes”. no creamos que en este filme se habla de marihuana: aquí solo se exhi- para el cuestionario destinado a be la libertad sexual. ¿Cómo sarrollado específicamente para los reacciona usted?”. la figura invertida de la modernidad. de la T: Ver Özdemir. Pero la cultura no atañe solo a “la política. como musulmán es natural que se vice/pagina. una vez más. sobre todo en un Länd conservador que llegado a incluir este cuestionario habitualmente ignora los derechos de los homosexuales. Zacarias Moussaoui señala. en materia de naturalización. Traduzco del inglés. asesinado en el 2002 por su postu. que ticular de preguntas”. también. Esta versión se llama ‘expurgada’ (edited)”.

El “choque de civilizaciones” es un caso de relaciones de poder atrapado en el juego de la dominación. En lugar de ello. hila o borda París. París. por un lado. como obstáculos para la asimilación de los sujetos del Imperio. nuestra hipótesis habla de una mutación: la democracia sexual no “Un ‘racisme de l’expansion’”. inclu- so en el plano de la sexualidad? Se sabe por ejemplo que el matrimonio forzado y. ob. ¡Es la mujer tal como yo la entiendo!”. las feministas que. ante el espectador occidental. la mirada del pintor les abre un espacio 11. negada en el el estereotipo del garçon arabe –muchacho machista y violento– presente. p. Les amours maghrébines sometidas a una paradójica inyección de libertad y. deseada en el pasado. sumisa y que usa velo. 248. ción. Como señala Assia la Escuela de Altos Estudios en Djébar. hoy. “Islam. Emmanuelle. traducido en NQF. durante su escala en Argel. querían liberar a “las mujeres árabes”. defendida en 2009. y la tesis algunos de sus elementos. arcaica (o islámica). de un ayer donde las mujeres se entregaban al deseo masculino y encontraban su propio placer en la sumisión. 25-40. Assimilation et naturalisa- tion. Sardanápalo encarna al déspota oriental por excelencia.. descansa sobre una interpretación hoy tan vergonzosos a la cruda luz del turismo pedófilo. Assia. al igual que la figura de la buena gana que las mujeres occidentales estarían hoy emancipadas? Sin duda encon. ment. Ciencias Sociales (EHESS). genre et identités imperialismo y que la democracia sexual poscolonial sería la exacta continuidad de dans la fabrication de l´Algérie una modernidad sexual que se imponía ya en la era colonial? française. a su muerte. Pensemos en los amores de viaje de André Gide. simultáneamente. fundada en el proclamado rechazo de la dominación. 13. al visibilizarlas por primera vez. produjo este filme junto al autor duciría a Theo van Gogh a la muerte. precisamente. Su curiosidad es marca de deseo hacia esta alteridad d’Etat. han llamado “republicano”. Albin Michel. p. el erotismo ha cambiado de bando. 2006. por el otro. Asimismo. a instancias de Hubertine Auclert. Como Baudelaire. Hamel. consideremos la dominación sin placer brutalmente impuesta a la mujer holandés Theo van Gogh musulmana en el filme holandés titulado. El estreno de la película causó controversia sexuada y sexual tiende aquí a aparecer. Pero es la barbarie de su omnipotencia lo que vuelve a las esposas –incluso en el abandono del último sacrificio– más deseables para la mirada occidental. 1980 y 2002. “nuestras hermanas musulmanas”.La democracia sexual y el choque de civilizaciones [5-10] mora /18 ISSN 0328-8773 9 construcción política en espejo para buscar el efecto de divergencias ancladas en dos culturas antagonistas: moderna (u occidental). 41-57. cit. Dela- croix siente nostalgia de otro lugar. Julia. en Francia. du sexisme et du racisme. 228 y nota 1. impulsada por cierto feminismo que algunos autores cia sexual. en el ensayo inspirado en el célebre cuadro Femmes d´Alger dans leur apparte. En síntesis. la poligamia. Hoy ya no se trata de lascivia oriental. cit. y su contribución al número sexualidad. son coupé”. como la nega. 1830-1962”. un siglo más tarde. pp. sino que desplaza esta lógica. Les Féministes et le gar- çon arabe. de la T: En los recientes por allí. podemos preguntarnos: ¿en qué medida el vestido es novedoso? La retó- rica democrática poscolonial ¿no renueva la retórica colonial de la civilización. tiempos de Homero! La mujer en el gineceo que se ocupa de los niños. La democracia sexual ha pasado 14. para el deseo homosexual. N.10 ¿Hace falta concluir que no hay nada nuevo bajo el sol del 10. político.: El realizador En contraste. sino de violencia islámica y Van Gogh fue asesinado poco después por el holandés de origen enteramente dirigida contra el deseo y el placer. incluso si pide prestado De la question sociale à la question raciale?. Christelle. exotismo orientalista era también erotismo. En este sentido. por supuesto.13 ¿Cómo emanciparse sexualmente sin traicionar los orígenes ni seguir ya citado de NQF: “La Sexualité entre sexisme et racisme: les el juego de los discursos racistas sobre el “garçon arabe”. el capítulo de Saada. “Regard interdit. con la democra.. de la T. Djébar. Macé.11 si. Soumission. Francia. De este 2004. joven árabe. las jóvenes cuyas familias llegaron del Magreb son a la vez sensibles. Pero este deseo es también. Socio-histoire d’une injonction Delacroix descubre el harem. La Découverte. ob. En 1832. aparecen ya. Quartiers modo. Sin dudas. maravillosos tejidos. traríamos la misma relación con la dominación. no significa por cierto la elimina. de sumisión. pp. Nacira y Este vaivén erótico. N. el en ciencias sociales de Hajjat. de lo colonial a lo poscolonial. que en 2004 con.14 pero también sobre sus descendantes de migrant-e-s du propios padres y hermanos? De esta forma pueden aprehenderse prácticas como la Maghreb et la virginité”. en se contenta con repetir el proceso de civilización colonial. simplista. particularmente en Argelia. En la época colonial. en sexual radical. Abdellali. sobre todo. sino el desplazamiento de las asignaciones que rodean a los sujetos. Ver Guénif-Souilamas. como ocurre en Plataforma. . Esta doble coerción pesa sobre ellas cuando se trata de construir su 2006. 12. de la “islamofobia” escrita por Michel Houellebecq. Ver el texto de Clancy-Smith. a una exigencia à l’épreuve de l’exclusion. y a Ayaan Hirsi Ali12 a la fama: la violencia somalí Ayaan Hirsi. Femmes de libertad. es su sometimiento lo que el hombre admira: “¡Es bello! ¡Como en los d’Alger dans leur appartement. apología marroquí Mohammed Bouyeri. parecían anticipar las voces que se escu- chan en la actualidad. ¿Acaso no se dice de debates franceses sobre el velo islámico. entre la población musulmana ción del erotismo. París. Éditions de l’Aube. Eric.

Política y Sexualidad de la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS). Genre et sexualité au miroir transatlantique (2009). Miembro del equipo pedagó- gico de la Maestría en Género. Entre sus publicaciones se destacan Le sexe politique. no como imposiciones culturales que hay que soportar. género. tentativas para preservar un margen de agency –a veces muy redu- cido. 2008). En 2005. desde 2002 dicta. prologó la versión francesa de Gender Trouble (1990). el seminario anual de posgrado Actualidad sexual: políticas y saberes del género. impuesta con más fuerza cuando se trata de sujetos poscoloniales. Droit conjugal et unions de même sexe : mariage. sexualidades y política democrática (México. es verdad– en un espacio constituido por múltiples y contradictorias coerciones. L’inversion de la question homosexuelle (2005). junto con Michel Feher y Michel Tort. profesor agrégé de Sociología en la École Normale Supérieure (ENS) e investigador en el Institut de recherche interdisciplinaire sur les enjeux sociaux (IRIS) de París. . 2001). partenariat et concubinage dans neuf pays européens (con Kees Waaldijk. Todo el arte político se basa entonces en escapar de la trampa del espejo: ¿cómo no convertirse en el Otro bárbaro? Es decir. La democracia sexual aparece así como una posibilidad de libertad que puede con- vertirse en liberación obligatoria. Sus trabajos se concentran en las imbricaciones entre sexua- lidad. sino como estrategias.10 mora /18 ISSN 0328-8773 [5-10] Traducción y notas: Milagros Belgrano Rawson virginidad (o el velo). raza y clase en Francia y Estados Unidos. y Au-delà du pacs : L’Expertise Familiale à l’épreuve de l’homosexualité (con Daniel Borrillo. Género. ¿cómo apropiarse de la crítica de las normas sin por ello dejarse asignar una identidad sexual “liberada”? Dicho de otro modo: ¿cómo evitar ser encerrado en la alternativa imposible de la occidentalización forzada y el rechazo obligatorio de la democracia sexual? Sobre el autor Éric Fassin es francés. la sexualidad y la filiación. 2009). de Judith Butler.

fue un medio ideal para hacer inteligibles las ideas y valores proyectados sobre los cuerpos de las mujeres. dirigida por la Dra. Rosario. emulación y distinción social. Fashions in dress and behavior were needed to regulate the aesthetic and bodily dispositions of women from a desirable appearance. vestidos. 6 y 7 de noviembre de 2009. del Doctorado Interuniversitario de Historia. . In this vein. se propone indagar algunos de los mecanismos empleados para dar a conocer y promover las representaciones femeninas hegemónicas.Figuras femeninas en la mira [11-28] mora /18 ISSN 0328-8773 11 Figuras femeninas en la mira Cuerpos. sistema de la moda imágenes visuales sujetas a los intereses de los grupos dominantes. Modas en el vestir y modos de comportamiento se precisaron para regular las estéticas y disposiciones corporales de las mujeres a partir de una apa- riencia deseable. tanto en relación con las modalidades de disfrutar del espacio cuanto con las de conservar el recato y la decencia. Esto supuso el desarrollo de nuevas experiencias. los cuerpos se expusieron al dilema de lo que podía ser representaciones femeninas exhibido y de lo que debía ocultarse. a través de las formas de exposición-ocultamiento del cuerpo y a través de las modalidades de relación social entre los sexos. Kaczan Universidad Nacional de Mar del Plata Resumen Palabras clave Cuando el espacio de la playa empezó a visualizarse como sitio disponible para el ocio cuerpos generizados de los grupos favorecidos. Abstract Keywords When the space of the beach began to be seen as entertainment site available to dis. * Este trabajo forma parte del proyecto de tesis doctoral Representaciones de cuerpos femeninos vestidos. And the print media. Mar del Plata 1900-1930. This involved the development of new experiences. Y la prensa gráfica. a través de la simbolización en la imagen o su alusión en los textos escritos. both in relation to the terms of enjoying the space as to preserve modesty and decency. Códigos visuales en los mecanismos de producción de exclusión. it is proposed to investigate some of the methods used to publicize and promote hegemonic female representations. Dora Barrancos. 5. gendered bodies advantaged groups. through the symbolism in the image or allusion in written texts. UNMdP. En esta línea. was an ideal way to make intelligible the ideas and values projected onto women’s bodies. subject to the visual images interests of dominant groups. imágenes en las dos primeras décadas del siglo XX* "" Gisela P. bodies are exposed to the dilemma of what could be displayed representations of female fashion system and what to hide. Una versión preliminar se presentó en las X Jornadas Rosarinas de Antropolo- gía Sociocultural. through forms of exposure-concealment of the body and through the modalities of social relations between the sexes.

porque. desde una perspectiva de género. que tiene una relación con lo que hace la gente”. comportamientos. cuando se concretó el encuentro con la costa atlántica marplatense como espacio para el ocio. Desde siempre. por otro. se plantearán algunas de las propuestas teóricas que abor- dan las representaciones visuales de los cuerpos generizados y los sentidos que sur- gen en torno a él y a su modo de cubrirse. trabajando con comportamientos que pautaban los textos que acompañaron las secciones femeninas. como una forma de conocimiento social. Se empleará. es producto y agente tanto como pueden serlo las estructuras económicas y sociales o las representaciones mentales. se propone indagar algunos de los mecanismos empleados para dar a conocer y promover las representaciones femeninas hegemónicas. Esto supuso el desarrollo de nuevas experiencias. Para desarrollar estas cuestiones. en respuesta a los patrones de moral. de aquel que emerge del sentido común. los artículos de belleza. pensar en el cuerpo es poder pensar. Modas en el vestir y modos de comportamiento se precisaron para regular las estéticas y disposiciones corporales de las mujeres a partir de una apariencia deseable. representaciones que contribuyen a que las condiciones genéricas y las diferencias terminen en las nociones de feminidad y de masculinidad. testimonian las pautas subsidiadas por moda difundidas en la prensa. por un lado. en palabras de Denise Jodelet (cit. que una manera de hacer inteligibles las ideas y valores proyectados sobre el cuerpo. Kaczan Introducción Para fines del siglo XIX y principios del XX. son categorías . en el mundo y en los vínculos sociales que en él se inscriben. la verdad absoluta de estas nociones. Se lealtades de los grupos do- minantes. distinción y buen gusto. la moda y. discursos. de los medios de comunicación y de la fotografía”. No es casual. las las creencias. En una primera instancia. mujeres y varones han encontrado 1. por ejemplo. se recurrirá a los discursos visuales de la prensa ilustrada nacional pues.12 mora /18 ISSN 0328-8773 [11-28] Gisela P. el cuerpo tiene una historia y la constituye. para referirnos “al amplio espectro de imágenes provenientes de la cultura popular. Cuerpos generizados Proponer el cuerpo como dimensión analítica en el estudio de las problemáticas socio- culturales da la posibilidad de explorar diversas áreas del conocimiento. como apunta Whitney Chadwick (1993: 258). En esta línea. Pero se tratará. 2003: 115-134). a través de las formas de exposición-ocultamiento del cuerpo y a través de las modalidades de relación social entre los sexos. el término representaciones se utilizará con dos acepciones. por un lado. 2005). en las imágenes de tomarán como documentos que. como “una forma de saber práctico. Los estudios feministas se han ocupado en cuestionar. durante las últimas décadas. por otro. los grupos sociales se han valido de normas. de cuerpos sexuados y genéricos (Loyden Sosa & Sánchez Bringas. por Rodríguez Cerda. pertenencias y fotografías en las páginas de notas sociales y los figurines en las publicidades.1 los creadores de alta costura hayan previsto las expectativas de Haremos extensible el análisis al estudio de los discursos verbales. Así. de otra manera. Es necesario aclarar que. y han concluido que las diferencias entre varones y mujeres no están ni biológica ni psicológicamente determinadas. a través de la simbolización en los medios de comunicación. los cuerpos se vieron expuestos a un nuevo desafío: el dilema de lo que podía ser exhibido y de lo que debía ocultarse. en todo momento y en cualquier situación. revelan las representaciones sociales que las sustentan. a lo largo del trabajo. tanto en relación con las modali- dades de disfrutar del espacio de la playa cuanto con las de conservar el recato y la decencia. lo cual dio lugar a la invención deliberada de imágenes visuales para difundir estos procesos. coinci- diendo con Jacques Le Goff y Nicolás Troung.

tipo. las representaciones de las figuras femeninas han sido dicotomizadas en oposición a las figuras masculinas a partir de una constelación de componentes visuales estereotípicos de género. estéticas. Es en esta zona en la cual podemos otorgar. simbólicas (Betterton. . políticas. La autora interpreta las imágenes con resistencia. valorativas. siguiendo a Bourdieu. 1996: 16). imágenes identificatorias. sociales. 1996: 11). Butler. señala la autora. 1988. al hacerlo. y lo masculino como alto/bajo. de algún modo. como el lenguaje del cuerpo. Como el lenguaje está compuesto por unidades de sentido que son signos. si bien tiene como epicentro la interpretación del lenguaje verbal. Bourdieu. 1993). 1996: 26). según esas tendencias hegemónicas y leyes tácitas a recto/curvo. porque la ilusión referencial que ellas suponen. mientras que los significados estarían constituidos dentro del lenguaje. reflejan y transforman estereotipos. 2002: 55). cultural y genérico. que circulan “venden” otras imágenes. Se ocupan.2 2. contribuyen a consolidar” (Arfuch. no es más que el producto de “un modo de ver el mundo” y de códigos de reconocimiento que adjudican contenido semántico. morfologías. 1987. Scott. a la figura de mujer. Luna explicita: La imagen de la mujer. y. construcción diacrónica intertextual o producto discursivo. ellos dividen y clasifican el mundo y lo vuelven perceptible para quienes comparten el mismo código. sistemas de oposicio- Atendiendo a las representaciones femeninas en los medios de comunicación. pues. entre las que. En conexión con esto. por otra parte. Esas imágenes otras (cfr. 2000: 20). han cons- truido representaciones de poder. arquetipo o mito. Estos estudios contribuyen a nuestro enfoque pues nos permiten interpretar las imá- genes corporales como sistemas de signos que han compendiado y fijado ideas sobre cómo los grupos sociales adoptan de forma natural y modélica determinados esquemas. Chadwick. según el nivel de significación y según los códigos interpretativos con los que descifremos o construyamos el sentido. Marta Lamas propone que el lenguaje es la “estructura madre de significaciones en virtud de la cual las experiencias se vuelven inteligibles” (Lamas. encarnan. goza. codificadas a partir del lenguaje visual. cada cultura realiza su propia simbolización de la diferencia de los sexos a través de los signos implícitos en sus propios lenguajes. de forma constante. la de ser signo referencial. 1990. avalando la norma y estableciendo una oposición absoluta: se es mujer o se es varón. En el arte. En esta línea. asimismo. Leonor nes homólogas para significar la oposición entre lo femenino Arfuch señala que estos “producen y reproducen. posturas y disposiciones corporales como referencias lícitas de desigual- dades y analogías de género a partir de una serie de patrones y condicionamientos inculcados y aprendidos en la crianza y a lo largo de la experiencia social. como signo icónico que tiene una relación de semejanza con el objeto al que representa. para alguien. reflexiona sobre el valor significativo que poseen las imágenes en el proceso de aprendizaje del género y apunta que “aprendemos a ser mujer como aprendemos el lenguaje” (Luna. por ejemplo. continúa–: la construcción del género es tanto el producto como el proceso de su representación. Teresa de Lauretis propone: Si las representaciones de género son posiciones sociales que conllevan diferentes significados. Esto nos habilita a pensar que las simbolizaciones que incurren en cómo se debe parecer. de otorgar un valor de legitimidad en tanto que vienen a colmar expectativas instaladas en un contexto de demandas y exigencias sociales que concluyen en diferencias. por fuerzas económicas. Entonces. sitúa las imágenes del arte como sistemas de modelización secundaria. 1996: 115). entonces. El trabajo de Lola Luna. De esta manera.Figuras femeninas en la mira [11-28] mora /18 ISSN 0328-8773 13 atribuidas culturalmente y mediadas. simultáneamente de una múltiple y dispar competencia. seco/húmedo. (De Lauretis. el cómo se debe ser. ser representado y representarse como varón o mujer implica asumir la totalidad de los efectos de esos significados –y. (Luna. pautas y modelos imperantes. y se convierten en indicios culturales socialmente recono- cidos.

ocurre algo fundamental: ese punto de vista ha 3. valo- res. y “no porque lo femenino sea distinto a lo masculino. Fanger (2008). sumisas. Elsie Mc Phail mujer. Pero mujeres y varones. compromisos. Se espera de ellas que demuestren cualidades de feminidad. sugerido. discretas. la dominación masculina. ella se convierte en objeto de su deseo. Kaczan Erving Goffman. si bien el vestido femenino puede absorber casi todo el vestido masculino. que se presenten. “convencionalizan nuestras convenciones”. al mismo tiempo que lo entrega a la mirada del otro. Sobre el rol de los varones como sido detentado. más que los hombres. su imagen corporal se vuelve una apariencia evaluada por las miradas. 2000: 21). no se debería limitar la atención ni a los estereotipos ni a cómo ellos puedan develar los modelos dominantes. entre el cuerpo anatómico propio y el cuerpo socialmente anhelado. sin eludir que esta tarea no construye realidades autónomas ni objetivas. señala que las fotografías que ilustran la conducta de los sexos pueden ser útiles “para refrescar las ideas sobre los estilos de comportamiento relacionados con el sexo” (Goffman. parte. que las mujeres. Término acuñado varón y la imagen de la mujer está destinada a adularle”(Berger. Las expresiones ritualizadas que aparecen en la imagen no son creadas por el artista. en este sentido. de la que habla Pierre Bourdieu. estéticas. prepararse para la experiencia de lo público. 2000: 86). Por otra por Leonor Arfuch. ante una imagen de este tipo. Esto implica indagar en los mecanismos a través de los cuales aquello que los creadores condensan en una imagen es el reflejo de un imaginario social que estimula la inferencia de estilos de comportamientos que son entendidos como femeninos o como masculinos. que gusten y seduzcan como una forma de complacencia con respecto a las expectativas mascu- linas. “hasta cierto punto. es decir. En esta aproxima- ción. sino porque siempre se supone que el espectador ‘ideal’ es 4. “Las convenciones del vestir –señala Joanne Entwistle– pretenden transformar la carne en algo reconocible y significativo para una cultura” (Entwistle. imagen fetichizada para un “otro social”. experimentan esto de manera desigual. advierte que. la feminidad es una cuestión de apariencia” (Higonnet. tradicionalmente. objetivan las apariencias que hemos adquirido como femeninas con los emblemas que asociamos con la feminidad. saciando. porque vestirse es. resultan pertinentes las ideas de Roland Barthes en relación con el sistema de la moda.14 mora /18 ISSN 0328-8773 [11-28] Gisela P. ellos exploran el mismo idioma ritual del cual todos participamos para hacer interpretable un acto. inducida a estar en tensión entre el cuerpo real y el ideal. sonrientes. El ojo voyeurístico del hombre. ven sus cuerpos como objetos a los cuales se ha de mirar y de apreciar. . desde el nacimiento. pone en juego la reconfiguración del modelo ideal de mujeres. nuestra pulsión inconsciente de identificar al varón con aspecto de varón y a la mujer con aspecto de mujer. 2003: 293). en “La ritualización de la femineidad” –trabajo que indaga en las fotografías publicitarias–. subjetividades y contradicciones propias del punto de vista de quien produjo y de su contexto. entre otros tantos textos. pueden verse. sino zonas de ambigüedades. por varones. Esto orienta la interpretación de las imágenes hacia las competencias. 2000: 159). Los códigos del vestir evocan inmediatamente los cuerpos sexuados y connotan los rasgos propios de cada género. 1991: 139). Además. de algún modo.4 productor producidas por las propias mayoritario de esas imágenes. En este sentido interviene el vestido. 2002: 14). Tal como diría Anne Higonnet. sentidos dispuestos en los procesos de generación-enunciación. convierte a las mujeres en objetos simbólicos percibidos porque existen fundamentalmente “por y para la mirada de los demás” (Bourdieu. La moda en el vestir imposta el cuerpo en cierta relación con el mundo y con un orden social. sugiere Goffman. entre otras cosas.3 Y esto deriva en otro de los puntos productores de representaciones femeninas y los contrastes con discutidos sobre las imágenes de mujeres: el manejo de los cuerpos femeninos viene las representaciones visuales determinado por una jerarquía patriarcal. Frente a esta exigencia social. no pasa lo mismo al revés porque habría cierta prohibición social influyente en la feminización del hombre (Barthes. En consecuencia. sino que se debería buscar de qué manera quienes componen las imágenes reúnen los diversos hechos de las situa- ciones sociales para presentar una escena significante e interpretable. Charles Harrison John Berger se ha encargado de analizar con precisión estas modalidades de ver y ha (2005) y Patricia Mayayo (2003). El autor postula que las diferencias entre lo femenino y lo masculino se sitúan en el nivel del detalle y que.

se hallaban codificadas las versiones masculinas dominantes de la feminidad. 1964) y la necesidad de reflejar las posicio- nes socioeconómicas desiguales (Veblen. en este sentido. es reprimido en el varón para el siglo XIX y. La autora marca que “la naturalización de la belleza de las mujeres y la constitución de un mito forman parte de una conducta que se relaciona con los hombres y con el poder. a partir de ahí compensará la falencia desplazando el deseo de “ser visto” por el “deseo de mirar” al sexo opuesto y disfrutar de su exhibición. 2001. como las mujeres tenían un espacio para expresarse verbalmente. En esta instancia. en vinculación. En esta línea. En las primeras. 1991. Estudios como los de Naomi Wolf complementan el punto del debate. Es interesante la distinción que la autora realiza entre imágenes y textos. Los cuerpos se difunden como objeto generizado en una tendencia creciente hacia la ritualización de la belleza de moda. Allí se analiza cómo la mujer ha sido representada profusamente en la revista ilustrada Plus Ultra. son imágenes que consienten a la propia protago- nista como espectadora. pero también ofrecen modelos con los que ellas podrían reconocerse y objetivar sus incertidumbres. El exhibicionismo. hacia su exaltación y su valoración como mercancía apetecible. las imágenes recurren a caracterizaciones modernas que tienden a hacer ostensible la renovación de las ideas sobre el decoro y las actitudes social- mente aceptables para una mujer (Ariza. entre los años 1916 y 1930. (1991). Newman. y no de una apariencia exclusivamente vinculada con las mujeres” (Wolf. en los segundos. celebra el artificio femenino y los recursos cosméticos. 1990). 1995). se habrían vinculado también. 2005: 12). En especial. cit. Al ser mantenidas económicamente por él. nos ocuparemos solo de uno de estos estudios. los avisos publicitarios dedicados a promover su atención convocan estereotipos conformistas y tradicionales adecuados a las ansiedades masculinas. La “naturaleza” diferente de los sexos (Laver. por consiguiente. las mujeres han sido relacionadas tradicionalmen- te con las trivialidades de la moda. 2005) aportarían algunas respuestas a la propensión de la mujer hacia las modas. 2005. el exhibicionismo y el gusto por el parecer. Traversa & Moré. pasando por amas de casa modernas y profesionales de la literatura”.Figuras femeninas en la mira [11-28] mora /18 ISSN 0328-8773 15 En las sociedades occidentales. En este último aspecto. Y. por ser una expresión visual de su capacidad de ostentoso derroche. gozaban de la posibilidad de apartarse y reformular la imagen que se construía de ellas mostrando su propia versión del género. 1997. las predis- posiciones psíquicas de ambos (Flügel. Baude- laire. lógicas de la moda. 2009: 83). y a competir con otras mujeres por seducir y atraer sexual- mente al varón. por su reciente aparición y por su pertinencia con relación a nuestro enfoque. con las cuali- dades consideradas intrínsecas del carácter femenino: la inconstancia y el cambio. las joyas. las imágenes de mujeres también son para ser admiradas por mujeres. El mito de la belleza. De “femmes fatales a matriarcas de la beneficencia. Traversa. según Flügel. como si el hecho de arreglarse y embellecerse fuera un interés compartido propio de su condición genérica. por ejemplo. de alguna manera. La cita de Lobato (2005) corresponde a: Wolf. metafóricamente. Veblen sugiere que los vestidos de las mujeres en los grupos burgueses del siglo XIX representaban la posición subordinada al varón como símbolo de su estatus. se trata del artículo “Bellezas argentinas y femmes de lettres”. en palabras de Lipovetsky (2002). Las representaciones en los medios de comunicación no se reducen a la mirada masculina. los perfumes que realzan su belleza y mejoran su naturaleza “abominable”. diversas investigaciones realizadas sobre el contexto argentino. desde diferentes enfoques. Naomi imágenes femeninas. las prácticas de adornarse y su propensión al lujo de moda redundaba en la categoría social y en la reputación masculina. se han ocupado de interpretar la emergencia del cuerpo femenino en la prensa gráfica. Emecé. de Julia Ariza (2009). Buenos Aires. en Lobato. como impulso psíquico natural. El derecho concedido a la frivolidad de lo efímero y a la innovación. El vestido habilita así al cuerpo de la mujer a metamorfosear la imagen. con el rol de las apariencias (Lobato. .5 Este comportamiento se reinventa en las reproducciones de 5.

anulan el carácter cualitativo. diferenciaciones y regulaciones identitarias en las que las formas de cubrirlo no están ajenas. a pesar de que cambiaba el escenario y se predisponían situaciones recreativas que evadían la rutina. Combinando las perspectivas teóricas que se han esbozado. en los momentos de intervalo entre la orilla y el mar. resultaba natural que ellos gozaran del poder de proyectar la apariencia femenina a su medida. y se cubrieron de pies a cabeza. “mujer no es un significante estable. es decir. la alusión que la prensa hace de las “mujeres” excluye la opción de la individualidad y confina la identificación con lo general. medias. las formas del cuerpo reposaron en el ocultamiento. considerada como rasgo de . para la época. oscilaba entre objeto posible y sujeto potencial. La imagen. no es impo- sible que su punto de vista hubiera sido igual” (Woolf. todavía. sin embargo. y en ese centro de interés. La presentación del cuerpo era mediada. Por un lado. por entonces. indefectiblemente. implicaba adherir a un conjunto de mitos que los varones compartían sobre ese ideal. La verdadera elegancia consistía en la discreción y. Tal cual propone Butler. y. justamente. la más deseada por ellos. afín a esto. zapatillas o sandalias y. ligados con las representaciones patriarcales y con las maniobras de regulación y dominio de una sociedad que habilitaba esas diferencias. contribuyen a nuestro punto de vista las inferencias sobre las imágenes asociadas con la estética femenina y las modalidades del vestir porque. que constaba de una camisa y un calzón. los grupos de la moda se encargaron de diseñar un sistema indumentario particular: seleccionaron aquellas tipologías de lencería que excluyeran cualquier rasgo de sensualidad que infringiera los reclamos de moral o buen gusto. 2001: 35). como si se expusieran a la mirada pública vestidas solo en ropa interior. esas imágenes estaban vinculadas con los avisos publicitarios contemporáneos. un traje. sino un problemático término que puede contener múltiples significados” (Butler. Por otro. argumentos que se establecían como absolutos y axiomáticos. un rol apreciable en las decisiones de este mercado–. Nos valemos de las publicidades para corroborarlo (ver imágenes 1 y 2). se empleó una capa. para ejercer una actividad que exigía una destreza y despliegue corporal mayor de lo habitual. En rasgos generales. Para responder a estas nuevas demandas. Tomando esta postura. al ser blanco de las miradas. se usó un tocado. y como ser activo. para principios del siglo XX. se exponían a las miradas masculinas. recaerá nuestra discusión. Esto nos remite a su doble posición: como ser pasivo. al observarse a sí misma o. aquello que está allí y que simboliza esa imagen. Es así que. esa silueta. podemos repensar el cuerpo generizado como una construcción sociocultural donde se inscriben formas de poder y de dominación. unívoco e inmutable. Cuerpos vestidos La inauguración de una práctica inédita como el baño de mar planteaba nuevas expe- riencias para los cuerpos femeninos. resulta sugestivo apuntar una reflexión de Virginia Woolf: “Si hubieran usado trajes iguales –hombres y mujeres–. enmarcada en las transformaciones de mercado sufridas a principio de siglo. ya que no versan sobre la diversidad de cada subjetividad femenina. por las definiciones culturales sobre lo que. Es decir. la línea de estas siluetas poco distaba de la de las siluetas que pululaban en otros ámbitos.16 mora /18 ISSN 0328-8773 [11-28] Gisela P. Esas imá- genes tienden a representan a “mujeres” en el sentido cuantitativo que la pluralidad del término suscita y. Como los grupos de moda eran formados eminentemente por los varones –la mujer no tenía. Aunque con menos excentricidades. en una situación que las hacía sentir vulnerables. mejor dicho. entre objeto de consumo y consumidora. Kaczan Por otro lado. signifi- caba ser mujer. cargadas de curiosidad y tentación. 1937: 138). se despojaban del hojaldre de pren- das de calle. al observar una representación idealizada de una de las tantas tipologías de sí misma.

18 de noviembre). Trajes de baño-Calzado- genes. al mojarse. 24 de marzo). El formato de las prendas. En el año 1904. De Ni las prestaciones de comodidad ni los deseos de distinción parecían estar satisfechos este material se fueron eligiendo por los diseños durante los primeros años. materiales menos livianos que no copiaban tanto los contornos. Esta prenda se fue adaptando a las siluetas que no pueden prescindir de él. poco se sobre las caderas si el género es grueso. Nuestro modelo es para servir de cambiantes y fue mejorando las prestaciones de comodidad haciéndose cada vez sostén más bien que para ayudar menos incómoda e imperceptible. Buenos Aires. manguitas cortas. 90. Tratando de contrarrestar esta cualidad. En este caso. núm. diremos que. Buenos Aires. El femenino y la mujer que lo mantie- ne ceñido se considera virtuosa. Gradualmente se incorporaron la sarga y la franela. revis- ta de moda parisina. evitaba la sugestiva insinuación de la silueta.9 costado”. Buenos Aires. gamas de marrón. año responden a los objetivos dictados por los grupos dirigentes. porque les parecía que el traje de baño era blancos. Caras y Caretas. núm. confeccionado en caucho y con avíos que no se oxidaban. fin principal la ostentación de una figura que calificara socialmente. decencia. Es que no se trataba de trajes que tuvieran como género fuese grueso. lugar de “contemplación” que le estaba predestinado a la mujer en lo social.8 en la espalda. tos. indicados para la confección. Fray Mocho. para un traje de baño enteri- zo se requiere alrededor de sagrada a la visibilidad en lo privado. la alusión habitual adelante en el medio o un poco al a pliegues. era un modo más de disciplinar el a cooperar al éxito de un traje: es en tela lavable y cerrado atrás cuerpo. frunces y formas amplias anticipan el consumo abundante de textiles. verdes. desde que Mar del Plata se inauguró pollerita será corta. en su valor intrínseco. La accesorios de cada temporada. bordó y gris. un artículo publicado en Femina. se adherían a la silueta y la transparentaban. núm. incómodo de usar. las damas imitando la blusa rusa en boga. proponía a las lectoras llevar a cabo el traje con cinco metros de tela. en “Notas Femeninas” Por eso. habrá una costura bajo cada brazo. el cintu- la cintura se comprimía para marcar pechos y caderas más prominentes y las formas rón es uno de los cierres del cuerpo se disolvían bajo un conjunto de prendas que marcaban el límite de lo mostrable. al día. la cintura desatada no era bien vista. en concordancia con el 19. En relación con esto. . con costuras como balneario hasta los últimos años de la década del 10 del siglo pasado. El se bañaban de ‘rigurosa etiqueta’. con fruncidos. Irónicamente. como también de las imágenes. azules. para ciertas personas brazadas improvisadas de las bañistas. Son funcionales en tanto que 8. o si no. no deben sorprender los tres metros y medio o cuatro de género doble ancho (1914.11 11. era necesaria la confección de un forro interno. Para Bourdieu (2000). en “La moda introduce la expresión de “pedagogía corporal”. 648. año 3. desde lo simbólico. algunos de los materiales utilizados contradecían estos principios. vale decir que llegaban hasta el agua lujosamente corpiño será casi siempre de forma kimono.10 La condición asumida por el sistema de confección es más que una estrate- gia de mercado que promueva el consumo ostentoso. más bien. frases y gestos sugeridos que inducen a adoptar posiciones y comportamien. incluso mujeres no se bañaban por coquetería. El Hogar. seguía siendo. resistente al agua. ajuste a través del corsé y un lazo o cinturón fueron los accesorios obligados que afirmaron una postura ligada con la rectitud. dándole forma y cuadriculándolo a normas (Vigarello. Georges Vigarello por un cordón”. pero el 7. reprodujeron el modo en que el entorno concebía las incumbencias femeninas más relacionadas con la quietud y con la improductividad. La sarga parecía ser la preferida porque no encogía al contacto con el agua y daba mejor resultado. los esquemas inculcados se esgrimieron en el espacio de la playa y se diseñaron trajes que no tuvieron en cuenta las demandas de la actividad. Según atestiguan las crónicas. “… el pantalón será bien ajusta- do adelante y la amplitud de atrás formará dos o tres pliegues bien Sin detenernos en la diversificación del repertorio formal-estético y en los detalles cosidos para no hacer espesor. sin demasiada amplitud ataviadas”. una marca de género: 6. Su diseño tenía ya que al salir del agua quedaba un fundamento –como se anticipa en el nombre asignado de “traje de baño”–. definida como el conjunto de imá. Corsés-Bolsa para baño” (1915. como los rojos. además de volverse mucho más pesados. habría variado en el aspecto indumentario. 893. se eligieron colores oscuros como negros. sino que. era completamente transparente. 9. 2005). “del mismo modo que antes. Los géneros de lana. En esta situación. tendiendo a evitar el ridículo predestinado por la revelación de las zonas inconvenientes.6 Se lanzó un corsé para la ocasión. arriba del codo y la blusa se cerrará En las descripciones de los trajes. “Notas marplatenses” (1922. cortaba la respiración e impedía las corsé.7 Naturalmente. Es curioso pensar que en femeninos. y actuaba como un regulador efectivo de la setenta centímetros de largo. recomendados al principio. al provocar la ilusión de aumento y conferir los primeros años del siglo XXI nuevos contornos. y por eso no eran nada prácticos para una actividad como el baño. aunque el poco sentador y carecía de estética. que debía estar con. año 18. se con- valida una estética de simulación que se opone al descubrimiento de los atributos 10.Figuras femeninas en la mira [11-28] mora /18 ISSN 0328-8773 17 feminidad por excelencia. tenían la ventaja de no enfriarse tan pronto como los otros pero. muchas gamas de colores vibrantes. 16 de enero). “No vamos a olvidar la prenda tan indispensable como es el modelo era difícil de poner.

el merodeo masculino y la codicia York. distinción y buen menos quedaba a criterio de las usuarias. expresión tan deseada por las elites porteñas. Las capas cubrían con mayor dignidad más alto. El largo total rondaba el metro cincuenta. “En Europa y Estados Unidos. año mediando el lenguaje caricaturesco (ver imagen 3). Lillian [1921]. por lo tanto. vol. nocturnas. en el año 1888. en torno a regulaciones de diverso tipo. puso en juego el rol de las miradas y. 2º . Oscar Traversa pues el guardarropas femenino de principios del siglo XX responde a señala que. encargado por el Poder Ejecutivo Nacional 15 Nacional recayó en la figura del subprefecto Hilario Rubio Medina. núm. New charan porque. Caras y Caretas. 2008. Oyster Bay. por estar diseñadas desde el humor. es los ojos de los mirones saliéndose de las órbitas en un esfuerzo indecible. en relación con las modalidades gusto. de las relaciones distintas y restrictivas. regido por normas de regulación competían. 179. habría menos oportunidades para que los “mirones” ace- Eichler. En concordancia con esto. Los caballeros generada a partir de un patrón circular. no dejaron de vehicular ciertos aspectos del comportamiento masculino. esconder. Li. en movimiento. incluyendo Vestir en traje de baño no era un tema inherente solo a los grupos de moda. en los textos científicos y pedagógicos. en las re- glas para la vida social. . se normalizó su práctica y se la autenticó a través de una serie de reglamentos publicados. han llegado a su expresión más elegante y exquisita” (cit. de cuando en cuando. el vestido y la moda la vergüenza del cuerpo mojado. inter- marzo). entre los cuales los dos primeros hacen alusión al vestir: Art. Hay un vestido apropiado para la añadimos–.Es prohibido bañarse desnudo. Allí. es y otro para cenar. 2. Consta de nueve artículos. “formas de alta novedad”. la cita original pertenece a Al restringir la exposición. A este principio contribuía el necesario uso de la capa de baño. “Mar del Plata. por las figuras recién bañadas estaban a la orden del día: Allá.El traje de baño admitido por este reglamento es todo aquel que cubra el cuerpo desde el cuello a la rodilla. controlar y expresar en público e grupos de poder. los com- portamientos. Kaczan para el momento de permanencia en el mar. es más. Art. el lenguaje corporal El hecho de estar frente a una práctica relativamente nueva ameritaba una “asistencia y los atuendos” (Tuñón. una silueta indefinible surge del seno de las aguas […] lo único visible observado en derredor. considerada como un espacio socializado. civilizatoria” en la cual se moderaran los actos expresivos y las emociones desmedi- das. la modalidad de simbolizarlo contribuyó a su socialización. en la expresión de la cultura. fue el “Reglamento de 15. agitado frente a la tenue crisis de supervivencia de desempeña un papel importante una caída –en inferioridad de condiciones por un traje que se le adhería al cuerpo. Hay ciertas indumen- tarias para las bodas y otras para confeccionada en sarga o géneros afelpados con adornos de trencilla blanca. hacia la playa Bristol. La tempo- rada veraniega” (1902.12 Al respecto. El rigor. los siglos XVIII y XIX fueron de debates en torno a las regulaciones necesarias o deseables para civili- zar y modernizar a los seres huma- nos. p. Vinculado con esto. de ningún modo era para lucirse duran- te las prácticas de sociabilidad en la playa ni para dar paseos sobre la arena: el punto 12. estaba el interés de los el cuerpo debe mostrar. El encargo del Poder Ejecutivo Baños para el Puerto de Mar del Plata”.18 mora /18 ISSN 0328-8773 [11-28] Gisela P. Con todas ellas se rige lo que del mostrar. orientados a la búsqueda de la distinción social. tarde y otro para las actividades 1997: 212). 14. si bien los trajes dejaban ver poco. con capucha y mangas anchas de forma usan un traje para los negocios japonesa. […] Estas normas se aprecian Cuerpos reglamentados en la legislación. La prenda. por Lurie. y aprobado por la Municipalidad marplatense. donde la civilización ha llegado a su punto decir que abarcaba la altura del cuerpo entero. 1994. ni mucho las de cortesía. era verdaderamente poderoso.14 del terreno de los gestos. El primero de ellos. para la época. de The Book of Etiquette. En los procesos de producción se 5. cuyo disimulo no depende de la voluntad…13 13. 1º . en oposición a las diversificadas prácticas que le la playa. era guardar la forma y la decencia en todo momento. al ver que los baños se volvían cada vez más concurridos. pero no en la detención y el reposo ciudadano de la playa” (Traversa. 154). 8 de Estas situaciones fueron satirizadas por los dibujantes en las páginas artísticas. estaba las fiestas de jardín. que actuaban sobre las implican la vigilancia de minucias actitudes de orden público como medios para “civilizar” y “modernizar” a los grupos. Nelson Doubleday. 12). Buenos Aires. el vestido tido por el agua. el mar era considerado un espacio natural. No es casual que así lo sea. Ligado a esto. “era posible ver al cuerpo aba- llian Eichler afirma: “En el mundo de la buena sociedad.

carse a partir de una sanción legislada a nivel nacional. 19. artículos específi- cos sobre las particularidades de convivencia en el agua. Es decir que las formalidades Plata” (1928. en Comisión Pro-Mar del Plata Memoria. debiendo en las diferencias de los sexos.Queda prohibido pasearse o detenerse los bañistas en traje de baño. cuando se bañan las señoras”.Queda prohibido a los bañistas salir de las casillas para tomar baños sin estar vestidos con sus trajes correspondientes.Es prohibido a los hombres solos aproximarse Consideramos significativo elucidar estas cuestiones mediante lo que Joan Scott durante el baño a las señoras propone como uno de los elementos constitutivos de las relaciones sociales basadas que estuviesen en él. pues guían los comportamientos posibles para transcribirlos en el cuerpo y. lejos de inhibir o reprimir.Se definen. que deberán cubrir el cuerpo desde el cuello a la rodilla por lo menos. el acceso a las mismas por las entradas públicas queda prohibido a toda persona que 18. propuesta como decreto en el año 1907. además. los cuerpos pueden ser arras- trados por los estímulos emocionales más que por la razón. Art. a través del Ministerio de Obras Públicas. nuevamente en los primeros artículos. Sexto Ejercicio. en un ámbito que excedía lo corriente. Es decir que. Es interesante advertir que el primer reglamento tiene.Figuras femeninas en la mira [11-28] mora /18 ISSN 0328-8773 19 Diez años después. “Se dictaron nuevos regla- vista traje de baños”. pero. En este sentido. se infiere que Municipalidad de Mar del Plata. no llegaron a incul. el Poder Ejecutivo. aquí se concreta. enero). y. Sin embargo. dictó un decreto en el cual aparecen indicaciones sobre la ropa: “En las playas donde existan establecimientos balnearios en funciones. nos referimos a los conceptos normativos que las mantenerse por lo menos a una distancia de 30 metros. El prefecto general de Puertos dispone. ya que el contenido de los artículos es consecuente con los imaginarios de prohíbe en las horas del baño el los funcionarios que estipulaban cómo proceder con la coexistencia de mujeres y uso de anteojos de teatro u otro instrumento de larga vista. Propuesta como De- arena. cierta fractura en la interacción social que tiende a limitar los excesos y a controlar la procacidad. 5º . producen la sexualidad y también las relaciones sociales (Mayobre. normativas vinculadas con las condiciones de la apariencia: Art. reglamento. a la vez que están marcando sus modalidades. 1989: 175). en Reglamento de Baños para el Puer- que se trataba de comportamientos de autocontrol convenidos. proveniente del Gobierno de la Nación. Ordenanza para Playas Balnearias (1911. de manera efectiva. incitan determinadas conductas que se traducen en hábitos consensuados tendien- tes a su emulación y a su reproductividad. a no ser que fueran familiares. 3° . 2002). debiendo los bañistas dirigirse desde las casillas directamente a la playa. En los salones. zona que modula la discreción. las contravenciones que se refieren a comportamientos sexuales. debían mantener al menos treinta metros de separación de ellas y no podían mirar- las con instrumentos de larga vista ni situarse en la orilla cuando se bañaban. en precedentes para cubrir el cuerpo no estarían legisladas por la autoridad. 2° . En este caso.18 Se hace notar explícitamente que se suprimen las disposicio. está el poder de la norma de “lo público” para confinar todo a su lugar: varones aquí. A fines del año 1928 vuelve a aparecer otro reglamento para los bañistas. el encubrimiento sigue siendo el pasaje a la decencia y la rodilla es la 1925-1926. con ello. conversaban y se divertían con modales de refinamiento. 11 de mayo). “Art. En el primer caso. Buenos Aires. ya no se opera solamente sobre la dimensión simbólica o subjetiva. En palabras de Michel Foucault. to de Mar del Plata (1888. p. Art. y de ésta a aquéllas una vez terminado el baño. que se acompaña con uno para los balnearios. mentos para los bañistas y los balnearios de la playa de Mar del nes sobre las características de los trajes de baño. diario La Prensa. en el mar las actuaciones se vuelven más impulsivas. mujeres allá. Los varones no podían bañarse mezclados con las señoras. se establece una nueva reglamentación. . ellos como situarse en la orilla del agua interactuaban. las constituyen. es evidente que las variaciones no se hacen notar con respecto al primer creto 1° (1907). sino que. aun. así varones. por ejemplo.16 16. si estaban solos. en 1911. Buenos Aires. 4º . 16 de diciembre). podemos pensar en un poder disciplinario que tiene como función principal la de “enderezar conductas” (Foucault.17 17. Rige para la Capital Federal y Territorios Si bien el acento parece estar en cómo deben hacerse los desplazamientos por la Nacionales. entonces.

20 mora /18 ISSN 0328-8773 [11-28] Gisela P. Kaczan

más bien, recaerían en el criterio personal, bien porque la vigilancia se hace más laxa,
o bien porque están claramente asumidas las normas del recato. Sigue vigente la
exigencia de los buenos modales dentro del baño y la compostura en el lenguaje,
aunque no se sugieren cuestiones de tipo sexual.

Lo ineludible en todos los decretos es que la Ley tiene la capacidad y el poder auto-
rizado de reprimir las conductas desordenadas mediante el uso de la fuerza legítima
19. “La prefectura local, con la ley y que, en todos los casos, se sancionan las transgresiones.19 Afín a esto, estaba pre-
en la mano, encarceló a cuantas
osaron mostrar la pierna desnuda
visto un nivel de instrucción implícito en las consignas que ocupaban la mayor parte
hasta más arriba de la rodilla. del reglamento y una instancia de advertencia sobre la condena en caso de abstener-
¡Aquello era un atentado al pudor se al cumplimiento, a la vez que se explicitaba la multa correspondiente.
y debía pagarse cara la osadía! Mar
del Plata ha sido siempre, bajo este
aspecto, un balneario conventual”,
en “Notas marplatenses” (1922,
24 de marzo), en El Hogar, año
19, núm. 648, Buenos Aires. Cuerpos renovados
El pasaje de la segunda mitad de la década del 10 a la del 20 aporta aires de cambio a
la silueta femenina. Las inmediatas necesidades económicas, políticas, sociales que
tenían su origen en el continente europeo, acompañadas por las consecuencias en los
20. Para un panorama general de sistemas productivos, culturales y simbólicos, van imponiendo nuevas condicionantes.20
las transformaciones aconteci-
das pueden confrontarse Dora
Barrancos (2007), Georges Duby & Y, sea por la influencia de la guerra, o por la crisis económica del país, en las prendas
Michelle Perrot (2000) y Fernando de moda se veían hechuras discretas, telas más sobrias y colores menos “llamativos”.
Devoto y Marta Madero (1999).
Estos procesos repercutieron en las figuras y favorecieron la manifestación de una
mayor naturalidad: “La orientación de la moda actual, es dejar mucha libertad a la
cintura y dar toda la facilidad para los movimientos. […] La moda actual es toda fle-
21. “Notas femeninas” (1917, 29 xibilidad; da una apariencia joven y dispuesta”. 21
de junio), por Lila, en Fray Mocho,
año 6, núm. 270, Buenos Aires.
Las adjetivaciones que se establecen sugieren que la indumentaria es el lugar de alian-
za de nuevos consentimientos: libertad, flexibilidad, disposición inducen imágenes
que van relevando a las acartonadas figuras precedentes y confieren la oportunidad
de exponerse con menores prescripciones. Las páginas artísticas van colmándose de
diseños geométricos art déco y, con ellos, las siluetas femeninas absorben la simpli-
cidad y esbeltez que las vanguardias transfieren a los cuerpos.

Con la cita precedente, vuelve a notarse la ligazón que existe entre las representaciones
hegemónicas que una sociedad defiende en determinados momentos y el modo como
se piensa el cuerpo, el lugar que se le otorga y las formas que se proyectan sobre él,
en relación tanto con la línea de su anatomía cuanto con la de la indumentaria que
lo viste. Por otro lado, se introduce la idea de juventud como un nuevo valor deseado
que, con el paso de los años, va a afianzarse como otro de los recursos que aseguran
el reconocimiento social.

Como se anticipó, un rasgo común es el espacio que va recobrando la cintura y,
específicamente en los trajes de baño, la evidencia de la rodilla y la ligereza de las
formas. Aunque la prensa evidencie la coexistencia de tipologías diversas, son varia-
das las imágenes que testimonian las transformaciones de la figura y la actitud de la
mujer en traje de baño (ver imágenes 4, 5 y 6). En esta línea, las estrategias discursi-
vas de los medios obran como garantes de la propagación de las modas y, también,
ayudan a fijar la renovación de la figura avalada. Esto no quiere decir que sean aca-
tadas en todas las dimensiones sociales ni que sean las únicas e ineludibles referen-
cias de corporalidad femenina existentes. Sin embargo, entendemos que los
dispositivos de la imagen fija actúan en el proceso de construcción de género porque,
ya sea a través de fotografías, figurines de moda o dibujos artísticos, fijan los atribu-
tos que caracterizan una idea o representación de feminidad, a la vez que la

Figuras femeninas en la mira [11-28] mora /18 ISSN 0328-8773 21

constituyen y difunden.22 No se trata de representar cuerpos reales o particulares, 22. Para proponer esto, nos
valemos del concepto de “tecno-
sino de conferir modelos que armonizan y ponen en valor las variables morfológicas, logías de género” desarrollado
las estéticas y los hábitos ejemplares o, al menos, los esperados por un entorno con- por De Lauretis (2000) como
sensuado.23 Hay una voluntad intencional y mancomunada que sostiene el diseño procedimientos que tienen la
facultad de controlar el campo
del repertorio iconográfico, con un grado de representatividad tal que esos cuerpos del significado social y por lo
se componen y se instalan como modelos creíbles y operadores de signos de femini- tanto de producir e implantar la
representación de género. Entre
dad. Cuando se trata de fotografías, se proponen personajes reales como íconos ellos, la autora nombra al cine, por
femeninos que representan mejor esos imaginarios. Si las mujeres de familias tradi- lo cual nos animamos a emplearlo
en relación con las imágenes fijas.
cionales, con apellidos notables, eran los retratos elegidos como hacedores de las
modas, con la cercanía a los años 20 se acoplan las estrellas de cine. Un nuevo este-
reotipo que se constituye a partir de las posibilidades técnicas desarrolladas por los
23. El dibujo de la imagen 1, por
medios audiovisuales va dejando paso a la expresión artística y, con ella, simbólica- ejemplo, muestra al figurín sujeto
mente, a las aptitudes de la fantasía. a una soga. Esto simboliza cómo
las mujeres se bañaban soste-
niéndose de ellas y, así, evitaban
Una silueta poco cómoda, no confortable y nada práctica va cediendo ante otra, en ser arrebatadas por las olas.
concordancia con la desenvoltura que el cuerpo necesita, y, en la playa, el maillot
será el que venga a colmar las nuevas expectativas. Esta extravagancia, vista desde
principios de la década del 10 en las playas europeas, había reducido la cantidad
de prendas del traje corriente a una sola, confeccionada en un tejido elástico que
se enfundaba al cuerpo y, así, lo delataba. Era, ciertamente, un modelo bastante
parecido al traje de baño usado por los varones. Las fuentes coinciden en señalar
que Annette Kellerman, nadadora australiana profesional, fue la primera en vestirlo.
De esta manera, ella podría ser evaluada por el desempeño atlético y no resultaría
inhabilitada por las trabas de un traje que dificultaba los movimientos. Podemos
pensar que la indumentaria, en este caso, opera como una oportunidad para suplir
algunas de las desigualdades genéricas impartidas como categorías incuestiona-
bles, porque todos los participantes ataviados de tipos de indumentaria similares
se enfrentaban a las ventajas y desventajas físicas de una manera más equitativa
(ver imagen 7).

Pero, en el balneario marplatense, aunque las secciones de moda difundían el último
modelo, pocas se animaban a las innovaciones. La exigencia de un cuerpo bello seguía
recusando el coraje de enfrentarse a las miradas enjuiciadoras porque, para vestir la
novedad, hacía falta ser muy formada, ni demasiado gruesa ni demasiado delgada,
ya que el menor defecto se notaba enseguida.24 24. Cfr. “Notas femeninas”
(1914, 23 de diciembre) en Fray
Mocho, año 3, Buenos Aires.
Lo que se habría instalado con menos conflictos era el ejercicio de las actividades Pasaban los años y las opiniones
no diferían demasiado. Para
deportivas en el mar. Las mujeres pudieron disfrutar con plenitud de los beneficios 1922, se anuncia que en Mar del
de la natación y pudieron tomar clases para perfeccionarse.25 Entonces, al momento Plata “pagaron con la cárcel su
de elegir el traje de baño, se requirieron ciertas puntualidades: temeridad” quienes se presentaron
a tomar su baño con el comba-
tido maillot ceñido al cuerpo.
… una buena nadadora buscará antes que nada todo el confort posible para sus
movimientos y sacrificará hasta la elegancia por su comodidad, que le permita
dedicarse a las expansiones náuticas. En cambio, otras tendrán tantas 25. “Plus Ultra en Mar del
preocupaciones estéticas para elegir sus trajes de baño, como para un traje de Plata” (1922, febrero), en
Plus Ultra, año 7, núm. 70.
soirée. Es que querrán que admiren sus trajes y entonces sacrifican la comodidad a
su vanidad. Cuestión de gusto.26 26. “La elegancia y la moda” (1915,
23 de enero) en Caras y Caretas,
año 18, núm. 851, Buenos Aires.
La consecuencia directa de un cambio cultural y social encarna en la aparición de
nuevas necesidades en el vestir, y, si ahora la natación adquiría nuevos sentidos para
las mujeres, se convertía en una práctica recomendada. Así, el movimiento físico era
entendido como saludable porque purificaba y vigorizaba el cuerpo, contribuyendo a
su embellecimiento. Entonces, la moda se pronunciaría a su favor. La prensa tradujo
en figuraciones las pretensiones de sus lectoras y las persuadió acerca de los modelos
de actualidad y de los pasados de moda (ver imágenes 8 y 9).

22 mora /18 ISSN 0328-8773 [11-28] Gisela P. Kaczan

Pero, para algunos, vestir tan a la moda seguía implicando contradicciones:

Los trajes y costumbres que la moda impone en las playas ¿denotan acaso la
decadencia de la civilización actual? Mientras unos aprueban las modernas
innovaciones, fundados en que el traje ligero y práctico presta libertad a los
movimientos, permitiendo a las bañistas nadar y gozar plenamente de la libertad de
sus miembros, al aire libre, en beneficio indudable de la salud física, otros deploran
tales cosas, tratándolas de inmorales, perniciosas, viendo en ellas el signo evidente
27. “Modernismo peligroso” (1915, de la decadencia de la época.”27
9 de octubre), en Caras y Caretas,
año 18, núm. 888, Buenos Aires.
En lo cotidiano, no era tan clara la concertación con las variantes que incita-
ban las entusiastas modas y encontraban resistencias. Mar del Plata parecía ser, hasta
el momento, un balneario conventual, donde los pensamientos más tradicionales, los
que ponderaban la permanencia de los valores morales, frente a las turbadoras silue-
tas emancipadas, seguían siendo compatibles con la rectificación de las conductas.
Y faltaría todavía un tiempo para que estas solemnidades comenzaran a disolverse.

Algunas reflexiones

Las indagaciones efectuadas en los discursos han puesto en evidencia al cuerpo feme-
nino como signo cultural. Las interpretaciones han trascendido la lectura de estos
cuerpos como unidad de sentido en sí mismas, entendiendo que su significado está
subordinado a la red de relaciones activadas en el mundo social donde ellos se ins-
criben. Y han dado a conocer cómo determinadas calificaciones sociales, esquemas
postulados, comportamientos y actuaciones sexuales adjudicados a ellos se ajustaron
a la revisión sexualmente dominante de los varones y ejercieron su dominio a través
de la manera en que se cubrían.

Estas decisiones gozaban de legitimidad social porque estaban regidas por repre-
sentaciones que se justificaban a partir de las diferencias entendidas como naturales
(referidas a lo que el consenso general percibía como normal), que hacían que las
mujeres debieran tener ciertos derechos, responsabilidades y obligaciones, así como
incapacidades para desempeñarse, por ejemplo, en roles de poder. Como determi-
nadas por un cuerpo físico y una identidad biológica, debían admitir las diferencias
socialmente justificadas y aliarse a la imagen que intencionalmente se construía de
ellas, que, lejos de ser anodina, era un patrón interesado.

El cuerpo generizado en la playa gozaba de un repertorio de apariencias abastecidas
por el sistema de la moda que, a su vez, respondía a la serie de patrones previsibles
y culturalmente sólidos a partir de los cuales los varones graduaban los permisos de
exhibición u ocultamiento. Una de las demostraciones más evidentes la han consti-
tuido los reglamentos de baño. Si bien las fuentes sugieren que no tuvieron una larga
vigencia, no dejaron de ser actos con cierto valor punitivo que pusieron en juego
modalidades de poder a partir de una mirada normalizadora. Pensamos que, en la
medida en que estos estatutos se cumplían, se actuaba de manera inmediata en el
dominio político de los cuerpos y sus conductas, forzándolos a mantener un cierto
orden personal que tendía a mediar en la consecución de un orden social. Ya lo ha
dicho Foucault al reflexionar sobre cómo las relaciones de poder actuarían de manera
inmediata en el cuerpo, marcándolo, sometiéndolo, forzándolo a determinados tra-
bajos u obligándolo a determinadas ceremonias, con lo cual se tiende a normalizar
no solo el cuerpo, sino también su conducta. Es así que al sistema de la moda le
corresponde un grado significativo de responsabilidad en relación con las imágenes
que impone sobre los cuerpos, tanto que, por ella, terminan argumentándose estéticas

Figuras femeninas en la mira [11-28] mora /18 ISSN 0328-8773 23

aparentes, morfologías y posturas corporales, como una de las maneras de estabilizar
y fijar las representaciones sociales de estos grupos.

En esta lógica, la iconografía nos ha permitido constatar las cualidades de las prácticas
del baño de mar, al dar cuenta de las banalidades playeras durante los meses estivales,
y ha cubierto, con solvencia, el modo en que el cuerpo es portador del género, pues
se reafirman, en cada discurso, los atributos físicos y las categorías sociales que debía
asumir la figura femenina. En ella hay una orientación clara sobre el público intere-
sado en las trivialidades de las modas: en las publicidades, se marca el predominio
de figurines femeninos en traje de baño por sobre los masculinos; en las páginas de
sociedad, parecen más atractivos los retratos de las bañistas sorprendidas por las
olas frente a las escasas fotografías masculinas; en las secciones de notas femeninas,
que refieren a la instrucción de una belleza conveniente dirigida a un grupo lector
explícito, se excluye el interés inmediato del sexo opuesto. Es allí donde se pueden
infiltrar patrones deseados por los varones a la vez que inculcar imágenes y argumen-
tos sobre los comportamientos de la discreción y el encubrimiento de los pudores. Por
supuesto, estas prescripciones venían a colmar las aspiraciones de reconocimiento
y éxito social al que aspiraban las distinguidas, quienes pactaban con la novedad.

En suma, actuar sobre el estudio de la dimensión corporal de las mujeres e indagar
en el significado de su apariencia y su vestido implica una inserción en el interior de
las sociedades, pues las transformaciones que puedan ejercerse, ya sea a través de
una disposición de carácter público (como las reglamentaciones), ya sea a través de
sus gustos personales inscriptos en el sistema de la moda, nunca son privativas de la
individualidad, siempre son inherentes a los grupos, a los grupos sociales generizados.

Fecha de recepción: 2 de diciembre de 2009. Fecha de aceptación: 16 de junio de 2010.

Cómo citar este artículo
Kaczan, Gisela P. (2012). Figuras femeninas en la mira en mora, Nº 18. Buenos
Aires: Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género, Facultad de Filosofía y
Letras, Universidad de Buenos Aires (pp. 25-32).

en “Actualidades gráfi- cas. en Caras y Caretas. Traje de baño estilo antiguo. en El Hogar. 1921. en Caras y Care- ral”. exquisitamente dibujado”. 1909. en El Hogar. que está muy en boga en las Annette Kellerman. dibujo la Ciudad de México”. Kaczan Reseña de las imágenes 1 y 2. en Plus tas. Buenos Aires. aviso de la tienda “A 3. 7: Retrato fotográfico de 8 y 9. Buenos Aires. Precios muy reducidos”. Buenos Aires. Buenos Aires. 4. Buenos Aires. 1921. “En la playa”. por Alonso. “Traje enterizo de baño. El chic femenino”. en Fray 5. hecho por Lanteri. Apuntes del natu. Buenos Aires. 1917. 1914. Ultra. & Chaves”. “Baños de mar. Plata. Figurín de moda de “Gath Mocho. “En la playa de Mar del 6. .24 mora /18 ISSN 0328-8773 [11-28] Gisela P. playas europeas y norteamericanas. 1920. Figurín de moda.

Paidós.) (1999). Mora. Estudios de Historia de género en Argentina. Taurus.“Mujeres (ad)miradas y mujeres que miran”. vol. Cátedra. »» Chadwick. »» Barthes. Una historia de cinco siglos. Modos de ver. 28. Mujeres en la Argentina. Pandora. Uni- versidad de Buenos Aires. Los momentos y sus hombres. Paidós. Buenos Aires. Re- vista de Estudios de Género. Buenos Aires. núm. Dora (2007). Paidós. »» Flügel. Paidós. La dominación masculina. vol. imágenes y representaciones”. 81-106. Psicología del vestido. »» Barrancos. “Las mujeres y el arte”. en Gené. Buenos Aires. Buenos Aires. »» Bourdieu. Laura (comps. Celia (2005). El sistema de la moda y otros escritos. Debate Feminista. Fernando & Madero. “Mujeres. Looking on: Images of Femininity in the Visual Arts and Media. vol. »» Amorós. . Barcelona. Paidós. Painting the Difference: Sex and Spectator in Modern Art. en Duby. Historia de las mujeres en Occidente.Figuras femeninas en la mira [11-28] mora /18 ISSN 0328-8773 25 ## Bibliografía »» Acha. “Bellezas argentinas y femmes de lettres. 3. Gustavo Gilli. La Ventana. Una visión sociológica. El género en disputa. Michelle (dirs. pp. 2. “Una mujer es una mujer. 191-232. Cuerpos que importan. »» Betterton. Taurus. Chicago. Buenos Aires. Chicago University Press. Cuerpos. Elsie Mc Phail (2008). Facultad de Filosofía y Letras. 5. Roland (2003). John (2000). »» Higonnet. »» Butler. »» Arfuch. núm. Ediciones del Signo. »» Ariza. núm. Imagen y palabra en la historia cultural de Buenos Aires. Erving (1991). Buenos Aires. “La ritualización de la femineidad”. New York. 112-124. Marta (coord. Edhasa. »» Entwistle. George & Perrot. Historia de la vida privada en la Argentina. Omar & Halperin. 4. Vigilar y castigar. Marcela & Malosetti Costa. Barcelona. Leonor (1996). Buenos Aires. géneros e identidades. Barcelona. Michael (1989). John (1964). Notas para una semiótica de lo femenino en los medios”. »» Foucault. Pierre (2000). 7. pp. Barcelona. La gran diferencia y sus pequeñas consecuencias… para las luchas de las mujeres. Julia (2009).).). Judith (2002). »» Harrison. Rosemary (1987). Paidós. Anne (2000). »» Devoto. El feminismo y la subversión de la identidad. Joanne (2002). Paula (2000). Madrid. El cuerpo y la moda. Barcelona. Representaciones de la mujer en la revista ilustrada Plus Ultra (1916-1930)”. Anagrama. »» Goffman. Charles (2005). pp. Madrid. Sudamericana. »» Fanger. »» Berger. Impresiones porteñas. Siglo XXI. »» _____ (2001). Buenos Aires. Whitney (1993).

Gilles (2002). EUDEM. Cuando las mujeres reinaban: belleza. “Usos. »» Lobato. presentación de Luis L. Cuerpo: Diferencia sexual y género. Marta. [Primera edición en francés: 1990]. Figuraciones del cuerpo en la prensa. Spataro. Observar y escuchar. Cuerpo [en línea]. Francine. Mauro (2007). Barcelona. Purificación (2002).). 2. Miller.ar/pdf/CUERPO.doc. »» Scott. 24. Madrid. pp. “Entrevista a Denise Jodelet” (realizada el 24 de octubre de 2002. . Kathleen (1990). Valencia. David (2008). Anthropos. »» Kaczan. Barcelona. La construcción cultural de la diferencia sexual. 153-176. Mirta (comp. Oscar (1997). Mary (eds. Kirkpatrick. Lola (1996). Humbelina & Sánchez Bringas. en Igualmente dife- rentes. Kaczan »» Justo von Lurzer. “Modernization of Femininity: Argentina (1916- 1926)”. Cátedra (Ensayos de Arte). »» _____ (comp.). Diferencias. principios del XX”. Rosario. “No todo lo que brilla es oro. Prácticas del vestir a fines del siglo XIX. Leyendo como una mujer la imagen de la Mujer. UBA). Antropología del cuerpo y modernidad. IX Jornadas Rosarinas de Antropología Sociocultural. »» Newman. Mar del Plata analizada por jóvenes investigadoras. dificultades y posibilidades de la categoría ‘géne- ro’”. “Repensando la feminidad”. Relaciones. Paidós.26 mora /18 ISSN 0328-8773 [11-28] Gisela P. México. núm. Barcelona.com. Mora (Facultad de Filo- sofía y Letras.) (2005). Miguel Ángel Porrúa / UNAM-PUEG. »» Luna. “La tecnología del género”. Culture and Politics in Latin America. El imperio de lo efímero: la moda y su destino en las sociedades modernas. Emilie. »» Rodríguez Cerda. »» Laver. University of California Press. historias del arte. Alison (1994). Historia y género: las mujeres en la Europa moderna y contemporánea. Women. virtud y po- der en la Argentina del siglo XX. Teresa de (1996). Xunta de Galicia. »» Mayobre. »» Mayayo. Buenos Aires. El lenguaje de la moda: una interpretación de las formas de vestir. Buenos Aires. Kathleen & Pratt. en Sánchez. »» Lurie. Óscar (2003). Joan (1990). en Bergmann. James (1995). Cátedra (Ensayos de Arte). Francesca. Nueva Visión. Estudios de Historia y Sociedad. Barcelona. Ángeles (2005). Ed. Ediciones Alfons el Magnanim. núm. 115-134. en El género. 23-56. »» Lamas. Esparza Serra). Mary Louise. Breve historia del traje y la moda. Santiago de Compostela. en Amelang. Carolina & Vázquez. Anagrama. Gwen. Gedisa. Greenberg. Buenos Aires. Biblos.. »» _____ (2000). Etapas de un camino a través del feminismo. “¿Qué ves cuando me ves? Imágenes de mujeres y modos de ver hegemónicos” [en CD]. »» Traversa.) (1996). »» Lipovetsky. Taurus. pp. Morello-Frosch. Gisela (2007). pp. Madrid. Historias de mujeres. Patricia (2003). Horas y horas. Mar del Plata. Disponible en: http://agendadelasmujeres. México. 93. “El género: una categoría útil para el análisis histórico”. Janet . Cuerpos de papel. James & Nash. »» Lauretis. Congreso Nacional de Educación en Igualdade. Masiello. Carolina. Marta (2002). Newman. 25 y 26 de octubre. »» Loyden Sosa. Los Angeles. »» Le Breton. vol. Seminar on Feminism and Culture in Latin America. Lorena (ed.

México. Sudamericana. núm. Enjaular los cuerpos: normativas decimonónicas y feminidad en México. María Rosa (2001). Buenos Aires.Figuras femeninas en la mira [11-28] mora /18 ISSN 0328-8773 27 »» Traversa. »» Tuñón. Georges (2005). Teoría de la clase ociosa (tercera reimp. [Primera edición en inglés: 1899]. 17.) (2003). »» Woolf. Thorstein (2005).: Jorge Luis Borges). »» Veblen. “Acerca de la construcción del cuerpo en el período 1940-1970: un curso de semiotización en los medios de prensa”. Oscar & Moré. Virginia (1937[1928]). Del sexo al género: los equívocos de un concepto. Orlando (trad. Cátedra. . »» Vigarello. El Colegio de México. Nueva Visión.). pp. Corregir el cuerpo. Cuadernos (Universidad de Jujuy). Silvia (ed. 465-479. Julia (comp. Ma- drid. Programa Interdisciplinario de Es- tudios de la Mujer. »» Tubert. Buenos Aires.) (2008). Fon- do de Cultura Económica.

28 mora /18 ISSN 0328-8773 [11-28] Gisela P. Kaczan

El archivo positivista como dispositivo visual-verbal [29-44] mora /18 ISSN 0328-8773 29

El archivo positivista como
dispositivo visual-verbal
Fotografía, feminidad anómala y
fabulación

"" María Belén Ciancio, Alejandra Gabriele
Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Nacional de Lanús
(respectivamente)

Resumen

En este trabajo se analiza el archivo como dispositivo visual y verbal, en el contexto Palabras clave
del paradigma fuertemente hegemónico del positivismo argentino de comienzos del archivo
siglo XX. A través de los artículos que Francisco de Veyga publica entre 1902-1904 en positivismo
fotografía
los Archivos de Psiquiatría y Criminología acerca de sexualidades consideradas anómalas género
y las fotografías que ilustran estos “casos”, se indaga sobre algunas de las operacio- fabulación
nes discursivas y no discursivas que el archivo –como un aparato psíquico de cuerpo
social que se considera patógeno– presenta sobre el género, la “feminidad anómala”,
la fotografía y la clasificación médico-psiquiátrica. Esta última se articula a partir de
los ejes binarios normal/patológico, pero también presenta resistencias vitales dentro
del panóptico biopolítico y dentro de la lógica de generalización del archivo, a través
de la fabulación y la mirada del otro.

Abstract

We analyze in this paper the archive as visual and verbal device, in the contexts of a Keywords
strongly hegemonic paradigm of the Argentinean positivism of the beginning of the XX archive
century. Through the articles that Francisco de Veyga published, between 1902-1904 in positivism
photography
the Archivos de Psiquiatría y Criminología, about sexualities that are considered anoma- gender
lous and the photographs that illustrate those cases, we explore some of the discursive fabulation
and non-discursive operations that the archive, –as a psychic apparatus of the social
body considered pathological– presents about gender, feminity, photography and the
medical-psychiatrical classification. This last one is articulated from the binary axes
normal/pathological, but it presents vital resistances in the biopolitical panoptic and
in the repetition logic of the archive through fabulation and the other gaze.

30 mora /18 ISSN 0328-8773 [29-44] María Belén Ciancio, Alejandra Gabriele

Actualmente, el paradigma científico del positivismo argentino de comienzos del siglo
XX se ha ido revisando, no solo desde el análisis foucaultiano de las sociedades disci-
plinares y del racismo de Estado, sino también desde las teorías y prácticas políticas
de la diferencia de género y la diversidad cultural. Los Estudios Culturales, al criticar
las categorías de alteridad, raza, etnia, género y cultura, han discutido los supuestos
que sostienen este paradigma que circulaba –y que a veces sigue circulando– no solo
en las lógicas institucionales que configuran mecanismos de inclusión, exclusión,
integración y patologización, sino también en los imaginarios de la construcción de
identidad y de la formación del Estado-nación.

En este artículo analizamos algunos de los documentos que constituyen el archivo
como dispositivo, una red lingüística y no lingüística –tecnológica, policial, jurídica,
militar– más amplia que la episteme, en el contexto de la producción intelectual que se
concretó en la revista Archivos de Psiquiatría y Criminología, dirigida por José Ingenieros
y cuyos principales redactores eran los médicos psiquiatras, e intelectuales orgánicos
de la época, Francisco de Veyga y José Ramos Mejía.

El análisis de la dimensión visual del dispositivo se considera de acuerdo con el
interés de la filosofía posestructuralista hacia el concepto de archivo y de acuerdo
con la idea de Walter Benjamin del documento histórico como un elemento de cul-
tura y de barbarie. En este sentido, se trataría de una dimensión dual donde entran
en juego las tensiones, divergencias y confluencias entre imágenes y palabras, entre
registros visuales y verbales, entre las posibilidades de la tecnociencia y las diferen-
tes proyecciones discursivas que configuran una memoria del saber social médico-
psiquiátrico-criminológico, una dimensión que durante el positivismo no solo se
materializa en escritura, sino también en fotografía. Esta última es entendida como
una nueva herramienta científica afín a la pretensión de verdad experimental que
sostiene esta episteme.

En este marco de discusión, situada en el contexto del desarrollo histórico del posi-
tivismo en la Argentina, pretendemos articular algunas de sus manifestaciones a
través del análisis de los textos de Francisco de Veyga sobre “invertidos”, así como
de las distintas imágenes fotográficas que acompañan, contradicen, suturan los docu-
mentos, constituyendo un archivo atravesado no solo por una taxonomía binaria de
lo normal/patológico que intenta disciplinar las sexualidades consideradas anóma-
las, sino también desde una narrativa sobre el género –a partir de una determinada
comprensión de la feminidad–, la alteridad y la diferencia. Una de las hipótesis que
guían la lectura de los textos de De Veyga es que tanto su escritura y metodología, así
como la narrativa visual-verbal sobre/desde el género que presentan, constituirían
una anomalía dentro del corpus positivista.

Las ideas psiquiátricas y criminológicas
en el contexto del positivismo argentino

En el surgimiento del pensamiento positivista en Argentina y América Latina, existe
un asincronismo respecto del surgimiento del mismo en Europa. Mientras que en
Francia el positivismo era el resultado filosófico del desarrollo de las ciencias positi-
vas durante los últimos años del siglo XVIII y las primeras décadas del siglo XIX, en
la Argentina ese desarrollo de las ciencias no se produce sino hasta las décadas de
1870 y 1880. Es decir que en Argentina el origen del positivismo está vinculado más
estrechamente a las circunstancias sociopolíticas y culturales que al desarrollo de
la ciencia propiamente dicha. El término positivo fue utilizado por los intelectuales
argentinos a partir de 1830 tanto para designar lo que es “objetivo, real o natural”

El archivo positivista como dispositivo visual-verbal [29-44] mora /18 ISSN 0328-8773 31

como para referirse a lo que se consideraba progresista en el campo social y político.
Así, el positivismo argentino funcionaría como un “programa de acción”, de orden,
organización y disciplinamiento, que se asume como fundacional en el terreno de las
instituciones de la vida social, tendiendo a proporcionar las condiciones y referencias
para la construcción de un sistema de ideas fuertemente homogeneizador.

La condiciones económicas y sociales que configuraron la coyuntura en la que tuvo
lugar el desarrollo de ideas positivistas en la Argentina suelen explicarse a partir de
los cambios que se estaban produciendo en distintas dimensiones de la estructura
social, pero que confluían en una percepción que se manifestaba en un cierto males-
tar y temor por el pasado reciente y por el futuro incierto en los sectores burgueses
de la sociedad rioplatense. Estos temores estaban vinculados a la inestabilidad polí-
tica e institucional, que parecía comenzar a encausarse a partir de la unificación del
territorio nacional en 1862 y la capitalización de Buenos Aires en 1880, y se proyec-
taban en la explosión demográfica producto de la sostenida incorporación de masas
inmigratorias internas y externas que provocaron un cambio fundamental en la den-
sidad poblacional de los principales centros urbanos del país.1 1. En el año 1869, según los
datos del primer censo nacional,
la población de la Argentina
Esas masas de inmigrantes habían sido convocadas desde la década del 80 con la preten- era de 1.737.026 habitantes.
Entre 1857 y 1930, ingresaron
sión, en algunos casos, de ingresar elementos “civilizatorios” y, en otros, de incorporar 6.296.340 inmigrantes de los
mano de obra para el desenvolvimiento de las fuerzas productivas, o con ambas preten- cuales decidieron permanecer
siones conjuntas. Sin embargo, esta situación no pudo controlarse por mucho tiempo, en el país 3.397.651. Es decir que
la inmigración significó, entre los
como puede observarse en la historia de las luchas por los derechos de los trabajadores años 1885 y 1889, un promedio del
llevadas adelante por el movimiento obrero argentino durante los últimos años del siglo 76% del crecimiento anual de la
población de la Argentina; y, entre
XIX, pero sobre todo, durante la primera década del siglo XX. Lo que se afirma en 1904 y 1910, el promedio fue del
la literatura especializada en el positivismo es que este nuevo marco demográfico y 58% (cfr. Rapoport, 2003: 39-41).
productivo exigía una organización positiva de esas mismas fuerzas, tanto en el plano
de la organización práctica como en el de la ideología legitimante. (Marí, 1985: 161).

Una de las direcciones que tomó el proyecto al intentar organizar el espacio social
que se veía desbordado fue la de la aplicación del pensamiento positivista en el saber
criminológico y del derecho penal. La influencia teórica con mayor presencia en la
Argentina fue la de la escuela positivista italiana, a través de los escritos de sus prin-
cipales representantes: el antropólogo César Lombroso, el sociólogo Enrique Ferri y
el jurista Rafael Garófalo. Esta será una de las líneas teóricas, en la que se destaca
también el “mentalista” Enrique Morselli, que aparecerán analizadas y muchas veces
criticadas, pero siempre presentes, en los trabajos psiquiátricos y criminológicos de
José Ingenieros.

La influencia de la escuela criminológica italiana aparece en los estudios y publicacio-
nes que circulan por Buenos Aires en los últimos años del siglo XIX y los primeros del
siglo XX. Ramos Mejía, en una conferencia pronunciada en una sesión de la Sociedad
de Antropología Jurídica en 1888, decía:

Señores:
Nuestro siglo es eminentemente positivo y experimental. La renovación que se
diseñó en el siglo XVI con Galileo, con Bacon y con Descartes en las ciencias
naturales ha tenido su brillante complemento en nuestros días. Ya no hay conjunto
de conocimientos que merezcan el nombre de ciencias sino los que se apoyan en
el escalpelo, en la balanza, en el microscopio, y las ciencias naturales están ya
fuertemente impregnadas de positivismo. Todas reciben su luz de la gran ciencia
social, la Sociología, que no es ella misma sino una rama de la más vasta y
complicada de las ciencias, la Biología, que con más razón que cualquier otra puede
llamarse la (sic) alma parens de la ciencia natural del hombre. (Ramos Mejía, cit. por
Marí, 1985: 195-196).

Paralelamente a los Archivos. recién graduado de médico y con un incipiente interés por los asuntos criminológicos. por José María Ramos Mejía y Francisco de Veyga. La intención de esta publicación era la de seguir los estudios criminológicos que había inaugurado la obra de Gori. Juan Vucetich. porque su maestro evitó que se le diera el de cabo” (Bagú. dirigidos por José Ingenieros y con un comité de redacción integrado. a comienzos del siglo XX. con ninguna esplendidez a estos funcionarios. se instaló en las instituciones hospitalarias y penales. el penalista y anarquista Pietro Gori. 1907: 257). depen- diente de la Policía Federal y. respectivamente. A esta particular vocación de los positivistas argentinos se refiere Hugo Vezzetti cuando describe la “constitución de una capa médica identificada con los objetivos del Estado. entre otros tantos personajes destacados de la ciencia de la época.32 mora /18 ISSN 0328-8773 [29-44] María Belén Ciancio. En lugar de ello. De Veyga dirigía también La Semana Médica. entre otros intelectuales argentinos y latinoamericanos. Eran quienes constituían la élite del saber que podía organizar el espacio social. Sergio Bagú rescata un detalle de aquel nombramiento que expresa claramente el espacio de intersección disciplinaria e institucional que abría la práctica criminológica. Funcionaba en la misma penitenciaría y cumplía “con las funciones que corresponden a un Instituto de Criminología. pero a Ingenieros. se le asignó el de sargento de Policía. por otro lado. José Ingenieros. con el subtítulo de Aplicadas a las ciencias afines. Sociología. evolucionista y determinada”. se acercó a ese grupo. decía el artículo sobre su fundación publicado en los Archivos (Ingenieros. de la Univer- sidad de Buenos Aires. como Norberto Piñero. Luis María Drago. con una consistencia y hegemonía difícilmente recuperadas desde entonces (cfr. en 1907. Psicología. A esa altura de los estudios criminológicos. lo que dio lugar. El director del Servicio no percibía sueldo. alrededor de la cual se nucleó un grupo de médicos y juristas que contribuyeron al estudio de la escuela positivista en el área criminológica. por un lado. aparecen los Archivos de Psiquiatría y Criminología. y en el número 6 de Criminología Moderna (abril de 1899) dio a conocer su primer trabajo. a la creación del Servicio de Observación de presuntos alienados. Según los fun- damentos dados por las conclusiones prácticas de la moderna cultura científica. en esa época. en la cátedra universitaria y en las nuevas instituciones mixtas que se iban creando a medida que las prácticas posi- tivistas médico-legales constituían la disciplina criminológica. Pedagogía. En el caso de la corriente italiana. Terán. por el Poder Ejecutivo de la Nación. Ingenieros es nombrado. Alejandra Gabriele En 1898. a la que Ingenieros se referirá como el “Instituto”. director de la Ofici- na de Psicología y Antropología de la Penitenciaría Nacional. habiéndose refugiado en Buenos Aires tras un delito político cometido en Europa. Rodolfo Rivarola. La preocupación por la organización de la nación pasaba en gran parte por los profe- sionales de la salud. Ingenieros y un grupo de profesionales que con él trabajaban pretendían tener un instituto de criminología donde poder seguir con las investigaciones que venían realizando. como una extensión de la cátedra de Medicina Legal. Cuatro años más tarde. 1936: 75). profesores de Neuropatología y de Medicina Legal. que tituló “Delincuentes que escriben y escritores delincuentes”. 1986: 13). inicia la publicación de Criminología Moder- na. como un verdadero clero laico consagrado a la función pública” (Vezzetti. En 1897. 1985a: 364). Medicina Legal. Ingenieros fue convocado por este médico legalista para ser jefe de Clínica del Servicio. De Veyga introdujo la enseñanza de la antropología criminal en la cátedra de Medicina Legal de la Universidad de Buenos Aires. Derecho. que vino a ser su jefe de Clínica (1900-1903). Una de las principales características que se destacan del positivismo latinoame- ricano fue la de generar las prácticas que diagramaron las culturas de estos países desde la institución. como puede observarse en el siguiente relato: “El Estado no remuneraba. Y esto concierne mucho más aun a los médicos que dirigen su .

un ser bifronte. encontraba. se dirigió a París para asistir a las clases y laboratorios de científicos como Louis Pasteur. ya sea locura. . Osvaldo Loudet señala que De Veyga no había nacido para manejar el microscopio. 1985a: 367). se trataría de un ordenamiento de saberes que no responden a la lógica de la deducción. Ingenieros y De Veyga [. un sistema de clasificación basado en una visión organicista de la sociedad a partir de metáforas basadas en la salud y la enfermedad en el cuerpo de la nación. Es decir que las ideas positivistas fueron utilizadas por los intelectuales argentinos como una caja de herramientas de la que tomaron aquello que servía para “solu- cionar” una determinada problemática circunstancial como el “desorden social” y sus consecuentes “patologías”. criminológicos y médico-legales en nuestro país” (Loudet. sino a la de la intervención sintética de diversas instancias heteróclitas que se caracterizan más como respuestas coyunturales que como un programa previo y centralizado (Terán. 1985a: 367). los grandes animadores de los estudios psiquiátricos. Esa bifrontalidad. a fin de normalizarlo. 1986: 21). a partir del establecimiento de criterios que permitieran integrar a quienes representasen la actividad productiva que orientara a la nación en las vías del progreso. 1971: 127). En ese momento. quien había comenzado ya sus trabajos sobre la histeria. no deja de orientar su mirada y su diagnóstico sobre los males de la sociedad” (Vezzetti. Fueron entonces las prácticas psiquiátricas. y que su curiosidad por los fenómenos sociales mórbidos lo condujo al hospital de la Salpêtrière a presenciar las clases que dictaba Jean Martin Charcot. Este proyecto de modernización consideraba necesario homogeneizar las estructuras sociales. pensando en dedicarse a la Bacteriología. se educó en el Colegio Nacional Central y estudió Medicina. Su estancia en París lo habría alejado así de la Bacteriología y acercado cada vez más a los territorios de la neurología. quienes tienen en sus manos el criterio “científico” que incluye o excluye a los individuos del proyecto de sociedad que se está gestando: “El alienista es. violencia o parasitis- mo. la medicina legal y la psiquiatría. al tiempo que les permitía legitimar científicamente sus prácticas y argumentaciones. Como ha señalado Oscar Terán.El archivo positivista como dispositivo visual-verbal [29-44] mora /18 ISSN 0328-8773 33 atención a los problemas de la salud mental..]. criminológicas y del derecho penal las que sirvieron a la implantación y difusión de las ideas positivistas hacia otros sec- tores de la sociedad. Para que esto fuera posible se necesitaba aquel mecanismo de clasificación y disciplinamiento del mundo social. Dichas prácticas se dieron en el marco de un proyecto político dirigido a la formación del Estado y de la nación durante los últimos años del siglo XIX y los primeros del siglo XX en los países latinoamericanos. En una duplicación de la metáfora del cuerpo para pensar la nación y la sociedad. un tono ético bien severo en su diagnóstico de la comunidad y una impresionante voluntad de trabajo intelectual que hace crecer instituciones y textos” (Vezzetti. se entendería entonces cómo en el pensamiento y las acciones positivistas se pueden encontrar diversos elementos como “algunos dogmas. Un médico legalista en el campo criminológico: Francisco de Veyga (1866-1948) y la fotografía Francisco de Veyga nació en Buenos Aires en 1866. se graduó en 1890. cierta autoexaltación de su propio papel histórico. con la tesis “Contribución al estudio de la fiebre tifoidea”. “para integrar más tarde el célebre triunvirato: Ramos Mejía. crimen. entre moralizante e higienista. Vuelve a Buenos Aires siendo médico legalista. en cierta apropiación medicalizante de la matriz científica biologicista. que se atiene por una parte a ese reducto cerrado de la moralización en el asilo. y segregar todo elemento considerado patógeno.. sino el “bisturí social”. desde sus orígenes. De esta manera.

análogamente al “Depósito”. 2009: 56). de los “bajos fondos”. como el estaño en el espejo invertido en el que la burguesía intenta mirarse. anómala o criminal que funciona como el fantasma del cuerpo saludable y moral del mismo. sino también de conservación –es un tesoro– y registro de una imagen que no puede circular. El autor de esta publicación es el comisario de Pesquisas José S. excluible: la singularidad monstruosa. en el espacio público? La fotografía como dispositivo tecnológico considerado como el más veraz. las prácticas médicas legalistas y criminológicas estaban acompañadas de la adopción de nuevas estrategias tecnológicas por parte de la Policía de la ciudad de Buenos Aires para la identificación y el control de los individuos. es decir que la imagen y el prontuario de los delincuen- tes conocidos puede conducir a una geografía del delito. más conocido como Fray Mocho. Esta situación condujo a la Policía porteña a incorporar nue- vos métodos de control. 1971: 128-129). Alejandra Gabriele En 1894 fue designado profesor suplente de Medicina Legal y en 1899 obtiene por concurso el cargo de titular de esta cátedra. para el estudio de las condiciones mentales de los contraventores. aspecto y hábitos. pasando por el de la prostituta. en el que De Veyga va a cumplir la función de médico ad honorem. que construye un archivo estatal de los rasgos faciales. Pasa al panteón positivista nacional como aquel que “estudió las causas biológicas y sociales de la criminalidad. Francisco Beasley. y la dactiloscopia. inventada por Vucetich y dedicada a un repertorio microscópico de detalles de yemas de los dedos. no solo una forma de clasificación y observación. Álvarez. por Caimari. Loudet expresa seguramente las palabras que el mismo De Veyga puede haber vertido frente a semejante oportunidad. . Pero no bastaba el saber psiquiátrico y criminológico para hacer frente al “desborde social”. Así puede verse en la publicación en 1887 de la Galería de ladrones de la Capital. compuesta por doscientas fotografías de “ladrones conocidos”. la clasificación de los delincuentes y el tratamiento de los mismos” (Loudet. la antropometría. 2009: 54). la fotografía trae una promesa de control que hace fantasear a muchos jerarcas policiales” (Caimari. y lo encuentra en el “depósito de contraventores”. 1971: 129). De este modo. clasificable. Así nació el Servicio de Observación de Alienados del Depósito de Contraventores 24 de Noviembre. acompañadas de datos sobre su prontuario. la explosión demográfica se manifiesta en una invasión de rostros nuevos que poblaban las calles de Buenos Aires y que dificultaban la identificación de delincuentes por parte de la Policía. La categoría de “bajos fondos” tiene una importante circulación en los estudios crimino- lógicos de la época para referirse a ese territorio confuso de lugares y personajes que representan la caída social.34 mora /18 ISSN 0328-8773 [29-44] María Belén Ciancio. ¿Hasta qué punto el archivo no constituye. Francisco de Veyga la define como un “confuso montón de elementos residuarios de toda especie y de todo origen” (cit. El registro fotográfico se va ampliando desde el criterio criminológico del ladrón hasta el del inmigrante sospechoso. impregnado de los postulados de la escuela positivista. Sus preocupaciones psiquiátricas y criminológicas lo llevan a buscar un “laboratorio vivo” de las patologías sociales. con la autorización del jefe de Policía Dr. teniendo como objeto de estudio a los propios delincuentes allí detenidos. al exclamar: “¡Qué muestrario maravilloso de degenerados hereditarios y desadaptados sociales! ¡Qué espectro multicolor de todos los matices de la locura y el delito! ¡Qué tesoro psicológico de todas las anomalías y todas las per- versiones!” (Loudet. que llena fichas con medidas combinadas de rostros y miembros. En 1897 desarrolla el primer curso de Antropología y Sociología Criminal en la Argentina. ser visible. Así. Tres vertientes de dispositivos técnicos surgen más o menos simultáneamente: la fotografía. del que fue designado jefe de Clínicas José Ingenieros. el más proclive a capturar la realidad es la herramienta perfecta para las ciencias sociales que participan en la construcción de un dispositivo panóptico: “Cuando la memoria humana ha encontrado su límite. Este libro pretende también dilucidar la cara oscura de la metrópolis. se contrapone la fotografía del otro. al retrato que adorna los salones burgueses de la incipiente cultura urbana. Aquí se dictarán clases de Criminología a los estudiantes.

de grabados y de otro tipo de registros que caracteriza . si bien este repertorio de imágenes está muy lejos de la superproduc- ción fotográfica. como el mismo Didi-Huberman reconoce. que llevaría a considerar la histeria. los determi- nismos y la ciencia y entra en el territorio farragoso de la invención y la voluntad del poder psiquiátrico. Esta configuración se analiza desde una metodología paradójica y atroz. antes de los estudios freudianos. si sus ojos están excesivamente metidos en sus órbitas” (Caimari. cosa digna de pregón. 2009: 149). El hospicio francés funcionaría así como un paradigma de archivo de fuerte impronta positivista. si su mandí- bula mide más o menos milímetros. los Archivos que dirigía Ingenieros y donde De Veyga escribía –después de tener parte de su experiencia de formación en esa máquina óptica que era el hospital francés de la Salpêtrière– presentan en muchos de sus artículos imágenes fotográficas. naturaliza los rasgos empíricos de aquello que es visto y registrado. 2009: 126). escandalizado por esta expansión de la lógica criminalística y las políticas liberales. La histeria pre-psicoanalítica se despega de la causa orgánica. pero también un modo de controlar. Por su parte. en una cierta “performatividad” de la patología. tal como fue pergeñada en la Salpêtrière. que justifica el derecho de los lectores de diarios a saber si el padre del acusado es alcohólico. la feminidad anómala y la fabulación El acto del monumento no es la memoria. por Caimari. hay que ilustrar a las masas con toda la descripción. 2007: 13). al mismo tiempo que captura al demonio de la histeria. ¿Qué es la filosofía? Los trabajos de Georges Didi-Huberman sobre los archivos de la Salpêtrière cam- biaron la forma de entender no solo la función de la imagen en la configuración del saber médico psiquiátrico sobre la histeria. sino la posición misma de la histérica como objeto de un saber y de una patología como invención durante el siglo XIX y comienzos del XX. como un capítulo de la historia del arte (Didi-Huberman. sino la fabulación. mi amigo. escribía estos versos: (IV: Sale un señor periodista con un médico legalista). ¡Qué fotos podrán sacarse para luz de La Nación! (Leonardo Castellani. Un exponente de la derecha católica argentina. Narrativas y fotografías: entre la clasificación criminal-psiquiátrica. A ver si encuentran los cuerpos. Junto con una divulgación de un lenguaje especializado y de “conceptos científicos”. domesticar y popularizar: “El voyeurismo abraza la causa del avance de la ciencia.El archivo positivista como dispositivo visual-verbal [29-44] mora /18 ISSN 0328-8773 35 Este registro del mundo del delito y de otros mundos se difunde en diversos medios periodísticos como una especie de mensaje moralizador. Qué sensacional. Gilles Deleuze y Félix Guattari. pero también de una inventiva estética en el que la fotografía adquiere una importancia inusitada. si su comportamiento presenta síntomas de histeria. pero también de una voluntad estética que. médicos y criminólogos. Las imágenes escrutan rostros y generan una ilusión de participación de lectores en estudios especializa- dos de juristas. escultórica. la fotografía de frente y perfil se volvía un instrumento acorde a la clasificación. el corpiño y el facón. cit.

En todo ro. no solo se mostraban las identificaciones sexistas de la feminidad con valores negativos o negativizados. Sin embargo. Así. llamado2 Aída –“poéticamente”. vación por problemas de salud (ver fotografías 1 y 2). sino también la forma en la que es incluida o excluida la palabra y la imagen del otro. hasta el sentimiento de la maternidad representado por un excesivo amor por los niños de pecho” (De Veyga. Nicolás Bermúdez (2005) señala no solo se “casa” en una ceremonia con un sacerdote. la cual es también preconce- bida e indirectamente descalificada: “El estado mental es completamente femenino: pusilanimidad. por lo pronto. todavía sorprendidos de tanta virtud y tanta en el discurso de De Veyga eran abnegación. ya que se puede ver en ellas la decoración típica de los estudios de fotografía de los retratos burgueses de la época. enferma por su modo desarreglado de vida. aunque no se lla que dirige hacia Manón. Se mantiene en este trabajo la hacia los otros sujetos porque se trataría. ligereza. pero solo en uno de ellos aparecen fotografías. Si no se trata de la imagen de la cortesana. sumisión. no son insistentemente utilizadas por De Veyga–. En un . Aída no se prostituye. Aída muere de tubercu- menciona que algunos de los “giros moralizantes” que aparecen losis. así como de las comillas. no se prostituye. “el concepto que todos ellos se forman de la sexualidad femenina –a cuya imitación dedican todo su afán– es. 1903a: 199).36 mora /18 ISSN 0328-8773 [29-44] María Belén Ciancio. En los Archivos hay varios artículos sobre la histeria. su relato no es escuchado de la misma manera. Incluso. considera- do como sujeto patológico en el cual las alteraciones psíquicas. congénitas o morales y sociales. producirían sexualidades anómalas. seguiría “parásitos sociales improductivos”. esa simulación ¿es la anomalía de la caso. todo lo que es femenino vive en su espíritu. De esta manera. de alguien que simu- utilización del género masculino en la paráfrasis de la escritura de De la la honestidad en la mujer. Estas fotos. las primeras imágenes de cuerpos anómalos van a corresponder a travestis. 1902a: 46). otros. el artículo “Invertido sexual imitando a una mujer honesta” (De Veyga. 1903a: 194). el recuerdo de tan extraña anomalía” (De Veyga. 1902b: 370). En este sentido. cuya explicación se encuentra en la combinación de causas orgánicas. como el título indica. No pretendemos analizar solo los supuestos psiquiátricos en los que se sostiene el discurso de De Veyga. y considera solo lía consistiría aquí en la virtud que logra imponerse incluso a la simulación de géne- un artículo de este último. en su mayoría. la patologización de los invertidos que estudia y construye el régimen de verdad de la época. como la Afrodisiología. sino que también ha obtenido las diferencias entre la escritura y el discurso de De Veyga y los un puesto en la Casa Rosada donde ha conocido a su primer “marido” –las comillas de Ingenieros. Este invertido. La valoración y la sanción moral y social hacia los invertidos presentaría y diría así mucho más acerca de una determinada construcción social de género articulada a partir del binomio prostituta/madre. sino que parecen producidas por los mismos sujetos objeto de observación. Por el contrario. mente. porque ejerce la prostitución. ya que se inspiraría en la imagen de la cortesana. sí hay que mencionar que la anomalía? La mirada condescendiente y moralizante hacia Aída contrasta con aque- moralización también estaba pre- sente en Ingenieros. la mujer pública: “la prostitución masculina entretiene con la femeni- na […] tal intimidad que puede decirse que ambas se hermanan y se solicitan” (De Veyga. 1902b) presenta una percepción valorativa distinta de aquella que dirige 2. quien lo utiliza disciplinar. Las fotografías de “invertidos” de los artículos de De Veyga están entre las primeras que se incluyen en los Archivos. no parecieran haber sido realizadas en algún tipo de institución. La anoma- agregados en la redacción por el mismo Ingenieros. a De Veyga le resulta “no mal parecido”. por acción de estos signos psíquicos alterados. como el depósito de contraventores. Manón también está enferma pado por el tema de las “patologías afrodisiológicas” sino por los de tuberculosis. sin embargo. aclara Veyga. es asimilada a una determinada comprensión de la sexualidad femenina. como la sumisión y la sensibilidad. un invertido que se habría acercado al Servicio de Obser- encontraba especialmente preocu. completamente erróneo” (De Veyga. El concepto de la femilidad (sic) se considera erróneo y patógeno. a diferencia de los nombres que se han dado las otras–. meretriz/mujer honesta. es decir. De Veyga. Alejandra Gabriele al hospicio francés. sensibilidad. que aseguran el distanciamiento y debe ser “convertido” en esposa por sus seductores. antes que presentar una mirada sobre la anomalía o “parodia de la feminidad” en sí misma como simu- lacro. “dejando entre sus congéneres. muy lejos todavía de la escucha psicoanalítica. En este sentido. sino también la atribución del sentimiento de la maternidad como naturalmente femenino. la procuradora. Sin embargo. incompatibles con la moral de la época. a diferencia de los respecto del discurso del otro.

en una figura bifronte entre la fabulación –siempre a punto de la desmentida– del observado y la escucha enjuiciante del psiquiatra. la comprensión errónea de la feminidad es la causa del desvío en la sexualidad. En el artículo. a los que De Veyga ahora clasifica en: a) profesionales. La primera no presenta leyenda. manifestando que la Afrodisiología es una simple enumeración empírica de observaciones no guiadas por ningún concepto general y que “el sabio no es un coleccionista de hechos.).El archivo positivista como dispositivo visual-verbal [29-44] mora /18 ISSN 0328-8773 37 agregado de Ingenieros al texto de De Veyga. la primera causa tendría un origen socioeconómico antes que psiquiátrico. b) por sugestión. se ironiza sobre su muerte. comparán- dola con otra figura literaria. 1 2 Fotografías 1 y 2. bordean el chisme y la oralidad. resp. pero que siempre pretende distanciarse asépticamente de la palabra del otro que asimila. que a veces cita y otras censura. respectivamente. De Veyga incluirá. y este comentario no es ajeno a la voluntad narrativa moralizante que lo atraviesa. a una determinada reapropiación de la Biología para una producción sistemática de analogías sobre el cuerpo social. A diferencia de la clasificación y la muestra que obsesionan a Ingenieros. con lo cual se vuelven a mostrar borrosos los límites entre los saberes sociales y médico-psiquiátricos. donde se le toma una fotografía. Así. lleva el título de “Afrodisiología”. 1910: 3). sino con camisa de hombre y el pelo corto (ver fotografías 3 y 4). la de la cortesana Marguerite Gautier. lejos de la abstracción taxonómica. Pero esa subordinación en el discurso de De Veyga adquiere rasgos diferentes a los que caracterizan habitual- mente el corpus positivista. Ingenieros hará una crítica sobre el estado de la cuestión. no con su ropa femenina. La segun- da. De Veyga construye una narrativa basada en el caso. además de la clasificación patológica. Estos “casos clínicos”. 1903. 369 y 47. De Veyga narra cómo Aurora es llevado al depósito de contraventores. Años después. lo cual vuelve a señalarse en los artículos que publicará en el siguiente año. año 1. Para De Veyga. sino su interpretador” (Ingenieros. que acusa la existencia de una feminidad en sí y naturalizada en una idea de la que lo otro es simulacro. aunque siempre subordina- dos. de Aída y de Manón (Archivos de Psiquiatría y Cri- minología [1902]. Esta comprensión falsa que tienen los invertidos es causa de su extravagancia e infantilismo. como advertía Ramos Mejía. c) por causa de decaimiento mental. además de . De ese modo. Las explicaciones se consideran digresivas en su discurso. pp.

este artículo hace evidentes las estrategias y marcas que. su ‘alma de mujer’. que es el fuerte de todos ellos. mundo lunfardo. cuya imagen sigue mirándonos. después de haber sufrido varios días el régimen disciplinario que rige allí. su aire de marica parecía haberse disipado bastante” (De Veyga. Alejandra Gabriele esta foto. Tipo profesional: un invertido comerciante” (De Veyga. presentan una devolución de la mirada del sujeto observado. tiene un final que confirma la eficacia de un saber que se ha concretado en un dispositivo de punición: “Al dejar el ‘Depósito’. carnavalesco. A las observaciones médico-psiquiátricas y a la narración. pp. A diferencia de la negación a cualquier registro o escucha de la narrativa “noveles- ca” de Aurora. y la narración de su vida muestra que es un simulador que sin embargo ha sido desenmascarado: “No le han faltado tentaciones de simularnos una novela sobre la iniciación a su vida de marica y contarnos como serias sus ‘inclinaciones feminiles’. su ‘sensibilidad exagerada’. pero sí sin el grafo . Otra vez la historia de vida que se narra se excusa como inte- rrumpida por las explicaciones causales y las descripciones que permiten captar al observado en el dispositivo de la normalidad y la patología. año 2. la número 4. 1903c) . 1903a: 202). sus ‘gustos artísticos’. la historia. pseudoartístico parecen ser el caldo de cultivo ideal de los bajo fondos. inversión. en toilette de baile y. sino un “rico burgués”. del archivo como memoria de los arconte. Sin embargo. Prostitución. donde las causas atribuidas a su anomalía son orgánicas o psiquiátricas o ambas. aunque se aclara que todas las veces que fue arresta- do fue liberado por insuficiencia de pruebas. De Veyga hace una gene- ralización: “Es frecuente la regla de que el invertido profesional sea un delincuente” (1903a: 199). “entra a la carrera por interés del lucro”. a diferencia de otros. es probablemente el que mejor pone en evidencia la contradicción del dispositivo archivo que se está construyendo. del mismo año. no en silencio. Sin embargo. Este esquema narrativo/ descriptivo se repite en los otros dos casos que narra De Veyga. que es registrada y firmada en la escritura autobiográfica. evitándonos mayor pérdida de tiempo” (De Veyga. y de la clasificación biopolítica reconfirmada en el “caso”. En tensión con la lógica unidireccional del panóptico. pero optó por la franqueza. para provocar la comparación y desenmascarar al invertido. La número 3. las generalizaciones morales y la criminalización. 196-197). la de Aurora travestida. uno de un español y otro del cual no figura el nombre y que se trata del único que no es un inmigrante.38 mora /18 ISSN 0328-8773 [29-44] María Belén Ciancio. El artículo “La inversión sexual adquirida. la que le tomaron en el depósito de contraventores (Archivos de Psiquiatría y Criminología [1903]. conscientemente o no. 1903a: 197). 3 Fotografías de Aurora. Aurora. la narración de la vida de Aurora. se suman las descripciones de los actos ilegales de Aurora. mientras que Aurora es identificado como paraguayo.

expone al narrador a una impugnación de su identidad simulada y del se trataría del pseudónimo de una nombre mediante el cual. importante destacar el imaginario Pero. Las descripciones e imágenes eróticas del poema. . la psicología propia de estos sujetos. pero también en la inquisición por detalles del modo en que realiza “el acto”. a ser uno de los personajes más destacados de la Belle Époque. el cuerpo como mapa de signos anómalos. en este artículo se produce la descripción e indagación sobre el cuerpo del otro. En todo caso. La conservación está mediada. así como los abusos en Sevilla y tuve dos hijos […]. la palabra de Luis es librada a la simulación. Tampoco se fotografía según la práctica del depósito de contraventores. pero también deslegitimada en cuanto a su pretensión de autenticidad. y ellas están vestidas y maquilladas. Su identidad como la Bella Otero3 es desmentida. por De Veyga. Es también puesto en contradicción el origen de mujer aristocrá. 1903c: 492). que obligaba a vol- ver a la vestimenta masculina. No quiero tener más hijos. así. evidenciando que la vanidad y la mentira se combinan en fuertes proporciones con las anomalías morales que constituyen el núcleo mental mórbido de los invertidos” (De Veyga. el nombre supone además una rivalidad: “He estado en París. es tratado también con ironías en términos de “nuestro héroe” cuando se relata su historia de vida–. no se trata de la foto de frente y perfil ni de la foto médica. y por eso uso vestido de mujer. aunque me asistieron mis amigas ‘Magda’ y ‘Lucía’ […]”. rivalizaría con una artista emblemática bailarina gallega que en París llega de la Belle Époque. Salessi (Salessi. cit. como señala Jorge produce en esa misma época. en medio del relato autobiográfico de una viuda burguesa. y tengo el la_Otero> [consulta: 16/01/10]. De Veyga. página que revela “su psicología mórbida […] sin disimular mucho su deseo de figurar como caso clínico en el libro que preparamos sobre los invertidos sexuales”. con el origen desposeído que narra De En esta entrada se aclara sobre la Veyga. el nombre pertenecería a una “cocota” parisina.wikipedia. Disponible en: <http:// Veyga.El archivo positivista como dispositivo visual-verbal [29-44] mora /18 ISSN 0328-8773 39 materializado en la firma. un no sometimiento al panóptico regulado desde la lógica de lo normal y lo patológico? ¿Se trataría de una teatralidad o de una simulación expresa que resiste a la normalización biopolítica? Luis simularía ser la “Bella Otero” para el ejercicio del meretricio homosexual. se construyen también parodiando el registro observacional Ver la entrada correspondiente [en línea]: “La Bella Otero”. porque las fotografías que aparecen en los artículos de De Veyga son visiblemente imágenes de estudios fotográficos. ni se protege una escucha ante una voluntad fabuladora. la fotografía acompaña al relato autobiográfico y la entrega es expresamente aludida. tica. en ese “deseo de figurar”. en sobre la sexualidad y el cuerpo de los invertidos que hacían los psiquiatras como De Wikipedia. ya no se interpretan los signos anatómicos. pues me han hecho sufrir infantiles sufridos. considerada como archivo virtual posmoderno. a su vez. desde la voluntad narrativa que atraviesa el discurso de De Veyga. irrumpe un poema de la Belle Époque referido a una feminidad inquietante y exotizada. Manón. en el que el erotismo es totalmente explícito: “Del Buen Retiro a la Alameda / los pero poderosa en contraste con gustos locos me vengo a hacer / Muchachos míos téngalo tieso / que con la mano la reclusión de mujeres y con la invención de la histeria que se gusto os daré”. Según la Wikipedia. es mucho los dolores de parto. Voluntad de observación y detalle que disiente de la asepsia anhelada en la posibilidad de escritura/clasificación en latín. 1903c: 495). Tanto el comienzo del relato como el imposibilidad de precisar sus datos biográficos debido a su condición final aluden a los hijos y a la conciencia de su creencia: “He nacido en Madrid. Siempre me he creído mujer. 2000). Me casé origen humilde. una página que el mismo sujeto –alfabetizado– habría entregado y que el archivo conservará. De Veyga señala: “… el sujeto ha accedido a darnos una breve noticia autobiográfica. su trabajo como prostituta. puesto que existe un documento para la memoria que habla por sí mismo –es escritura–. Pero. al comienzo del artículo. Aída. 1903a). Además. Pero De Veyga se detiene. Aurora. el estado del sistema piloso. según aclara 3. En este caso. en el caso de Luis D…. en este caso. que son arrojados a la cara del observador: “Esta es mi historia. Luis D… entrega las fotos que deberán incluirse en la edición de su “Autobiografía”. como dirá el autor en otro artículo de ese mismo año (De Veyga. ¿Existiría. también presentaron sus imágenes a la memoria positivista. que se concreta en la pregunta por el tamaño de los órganos y los pies. pretendidamente. de manera muy significativa.org/wiki/La_Bel- imagen. Quizá las otras. en el de “fabuladora” para encubrir su año de 1880. dándole mucha envidia a otra mujer que usa mi mismo nombre para pasar por mí” (la Bella Otero. que deja traslucir. donde bailé en los cafés-concierto. narración a su vez expuesta por Luis. En lugar de la franqueza y el disciplinamiento al que es sometido el discurso de Aurora –quien. que menciona en la “Autobiografía”. para finalizar con la manifestación y constancia de la cesión de su relato e es.

Entonces. probablemente contarlos. con respecto a las fotografías. construía una imagen exótica acorde al imaginario fetichista europeo de la época. hacían los autores que iniciaron este tipo de estudios” (De Veyga. sano y disciplinado. sino que. imaginación. sensibilidad. en el caso de publicaciones como la Revista Médico-Quirúrgica. Por su parte. se narra. como hace Ingenieros. al disciplinarla. en términos de lo negativo. por otro lado. que francamente de psiquiatría y criminolo. Por otro lado y. 493). Este se basaría en una metodología descriptivo-causal que se articula a partir de silogismos biológicos y clasificaciones no personalizadas antes que en narraciones porosas con los mismos sujetos que pretende excluir. por la Bella Otero. año 2. Y esa imaginación construye la imagen falsa. la Antropología. ya no desde una normalización que pone como premisa de la anormalidad el desvío del fin reproductivo. p. Conclusiones El discurso de De Veyga y su narración moralizante parecieran ser una anomalía dentro del corpus positivista. Lo femenino es naturalizado en la idea de maternidad. el de la Bella Otero. complace poco contar. Las valoraciones sobre esa comprensión errónea dejan ver. ¿Qué sucede con las imágenes y los relatos en los artículos de De Veyga en donde se indagan las sexualidades consideradas patológicas? ¿Sería la descripción de Aurora un modo de asimilación. ni puede existir. La Medicina. como lo gía [1903]. una de las primeras publicaciones médicas en Argentina. honestidad. la imago aberrante de una feminidad distorsionada que. vicio. prostitución. existen diferentes hipótesis para ana- lizar el lugar que ocuparon en el contexto de la construcción de las identidades nacionales y de los afianzamientos disciplinares de la Medicina y de la Antropología. al hablar de un joven que usa peluca: “Son detalles. Siguiendo el análisis de Peter Burke. en términos positivos. estos. Se publica reducida y retocada (Archivos el latín. al mismo título que el místico se ha figurado ser un santo sin serlo” (De Veyga. comentario que contradice su propia narrativa y su escritura. / La Bella Otero” (ver fotografía 5). al obligarla a mostrarse vestido como hombre? ¿Sería la inclusión de la autobiografía de la Bella Otero una forma de fetichizar al travesti? . Allí De Veyga no menciona ningún caso. el lenguaje pretende ser aséptico. a modo de marco científico de su más resonado caso. sino desde el juicio moral ensañado en el detalle y con el “alma” del sujeto. frente a esa voluntad fabuladora. autografiada en el reverso llega a lamentarse de no poder utilizar una lengua más acorde a las clasificaciones. además de simularse en el cuerpo y mostrarse en la vestimenta. no narra a partir de ningún nombre propio. volviendo a la idea errónea de la feminidad producida por una ima- ginación patológica: “El invertido se ha forjado un afeminamiento que no existe. 2009). 1903b: 337). desgraciadamente no nos es dado referirlos en latín. De Veyga había publicado otro que difiere de los demás porque no se muestran fotografías ni se narran historias de vida: “El amor en los invertidos sexuales” (1903b). pretende definir los lineamientos del amor de los invertidos. que en su delirio y falsa comprensión de la feminidad se pretende en un cuerpo equivocado. El incardinamiento de la identidad nacional deberá producirse en un cuerpo viril. introducía al otro en un mundo burgués. Andrea Cuarterolo plantea los modos en que se enfrenta una sociedad disciplinar con la alteridad: la asimilación o la fetichización del otro. Antes de publicar este artículo. Sin embargo. atravesada por la fascinación que generaban los habitantes de las colonias (Cuarterolo. 1903b: 334).40 mora /18 ISSN 0328-8773 [29-44] María Belén Ciancio. el imaginario sobre el género femenino que suponía la metá- fora del cuerpo de la nación. porque resultaría poco grato Fotografía 5. se reprime al mencionar detalles. conocido y manejable. Alejandra Gabriele honor de regalarle al doctor Veyga algunos retratos con mi dedicatoria. que se dedicó principalmente a fotografiar a los indígenas. y como pusilanimidad.

Pensamos en la creación de una nueva gramática en los textos de manifiesta esa lucha en el lenguaje y las imágenes. A través de la utilización de comil. la mirada misma del observado. con la construcción del “caso”. en los artículos aquí presentados. en la necesidad de disciplinar –mediante el género. un devenir anárquico de la arkhé. el maquillaje y la simulación–. que dejarían entre. la escritura de la Bella Otero misma. militantes y activista LGTTBQ. las fotografías dedicadas al doctor. en el discurso más moralista –Ingenieros encubre la moralización con la abstracción clasificatoria– es donde más se filtran las voces. así como a Ilona Aczel. desestabilizaba además el uso de la fotografía como dispositivo de identificación. Se trata de otras reglas de juego de la circulación social. Si bien los profesionales e intelectuales positivistas argentinos de principios del siglo XX procuraban establecer una taxonomía social que permitiera ubicar a los normales y a los anómalos en sus lugares respectivos en el espacio social. sí lograron documentar sus prácticas del travestismo. no obstante no estar organizados en grupos de manifiesta acción política ni tener órganos de publicación especializados. suelen mostrar esta misma lucha por un lado las estrategias biopolíticas. En ontologización que supone la gramática– el discurso y el cuerpo del otro. los artículos de Juan imágenes. se visibilizan tividad institucional de género. aunque su escritura y su imagen sean parte del estaño en el espejo en el que la sociedad urbana y burguesa pretende mirarse. como herramienta de detección en la “portación de rostro”. haciendo evidente una realidad otra. Agradecemos a este autor. es ineludible señalar. sino disfrazados con máscaras. La presentación fotográfica y la “performatividad” de género que hacían los travestis. imágenes firmadas como lo haría una diva con un autógrafo. 2000: 331). que ciertamente contradice la pretensión del código aséptico y cientificista del archivo. a partir de una com- pulsión clasificatoria basada en analogías biologicistas. lenguaje. elementos y decorados modernistas. el poema que irreverentemente agrega a su biografía sugieren más bien un juego de tea- tralidad y fabulación que se vuelve perturbador del dispositivo. del grupo Hirschfeld y Friedenländer. En este sentido. así como y resistencias vitales en la configuración del dispositivo. así como en Péchin (2010). preserva más allá de la voluntad narrativa del autor. las ver una mirada sobre la feminidad o sobre lo que se entiende como feminidad.El archivo positivista como dispositivo visual-verbal [29-44] mora /18 ISSN 0328-8773 41 Probablemente. como un aparato psíquico del cuerpo social que se considera patógeno. la elaboración de este artículo. Salessi sugiere que los homosexuales porteños copiaron una práctica similar entre sus contemporáneos alemanes. (Salessi. Si el lenguaje es el primer dispo- sitivo en el que se captura un ser viviente y la subjetivación siempre es una lucha cuerpo a cuerpo con un dispositivo4. la comilla profiláctica en la escri- tura y la leyenda en la fotografía. la imagen. que fluyen a pesar de la pretensión hegemónica del panoptismo positivista y de la muerte civil a la que las obliga la biopolítica. y para hacerlo utilizaron las publicaciones de los mismos médicos y criminólogos que trataron de hacer desaparecer su cultura. culina y el travestismo desde el poder psiquiátrico. paradójicamente. a las y la sintaxis alterada. constituyen probablemente otro de los registros que el archivo. su lógica de repetición y exclusión. y generan de este modo una poética epistemológica en el cuerpo del El imaginario sobre la sexualidad y las consideraciones de género. la palabra y la imagen de los invertidos hacen 4. muchas veces no solo con vestidos de mujeres. sobre la norma- la foto médica –a partir del autógrafo. desde la través de la utilización de la “x” en lugar de la clasificación binaria. y de las este sentido. cómo cualquier fenómeno delimitado como objeto de estudio patológico y registrado en los Archivos desborda su propia categorización. que producen una discontinuidad en la foto de frente y perfil. Jorge Salessi presenta la hipótesis más arriesgada e interesante sobre las fotografías y relatos de los que llama “homosexuales militantes” como la Bella Otero o Aurora. lo hacían en sus propias publicaciones: … los maricas argentinos. Pero mientras los alemanes. en este último caso. inquietando el lugar común desde el cual el positivismo se yergue como lenguaje y paradigma . al conversaciones que presidieron a expresar el juicio moralizante y patologizante respecto de la homosexualidad mas. En los relatos de vida de cada uno de los “invertidos sexuales” aparece otra vitalidad que escapa a la pasividad que impone la clasificación. pero también las potencialidades de devenires en y con el dispositivo. Aunque.

25-32). El archivo positivista como dispositivo visual-verbal en mora. (2012). Buenos Aires: Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género. Alejandra Gabriele de cientificidad a comienzos del siglo XX. si el dispositivo materializado en archivo fue uno de los más importantes en la construcción de la memoria social del positivismo. Fecha de aceptación: 1/10/2010. Universidad de Buenos Aires (pp. sino un dispositivo que manifiesta en imágenes y en escritura su apertura al afuera y su contradicción. la presencia de las fotografías y la palabra de los invertidos pone en juego las tensiones de una memoria que no es solo aquella de los arcontes o la elite moralizante-cientificista. ni un panóptico unidireccional ni una invención que se produce a partir de una multiplicidad de recursos técnicos. Entonces. Facultad de Filosofía y Letras. María Belén y Alejandra Gabriele P. Cómo citar este artículo Ciancio. Fecha de recepción: 22 de febrero de 2010. . Nº 18.42 mora /18 ISSN 0328-8773 [29-44] María Belén Ciancio.

La “mala vida”. núm. 119-145. Historia económica. otoño). Estudios de Crítica Cul- tural. Delito y vida cotidiana en Buenos Aires. »» Caimari.Articulos. Nueva clasificación genética”. LSD. »» Didi-Huberman. »» Ciancio.Ciancio. 1. Sociología. Departamento de Humanidades y Artes. Buenos Aires. »» Loudet. Archivos de Psiquiatría y Criminología aplicadas a las ciencias afines. Ernesto (1971). »» _____ (1910). año 4.com/pagina. Una aproximación a la imagen del monstruo en la retratística de estudio del siglo XIX”. Jorge (2000). Macchi. Mario (2003). Buenos Aires.). Su fundación en la Peniten- ciaría Nacional”. 3-80. La mala vida en Buenos Aires. Galería de ladrones de la Capital (1880- 1887).htm&idautor=164>. 257- 263. php?seccion=Articulos&page=07. Notas sobre las variantes del discurso psiquiátrico durante el proceso de construc- ción de la Argentina moderna (1880-1910)”. »» Bagú. Afuera. A Contracorriente. política y social de la Argentina (1880-2000). Juan Rol- dán Editor. año 4. Enrique (1985). Imprenta del Departamento de Policía de la Capital. »» Goldar. Archivos de Psiquiatría y Criminología aplicadas a las ciencias afines. María Belén (2009). »» Bermúdez. Buenos Aires. Derecho. José (1907). Lila (2009). vol. “Presencia del evolucionismo”. Rosario. Nicolás (2005). año 9. Estudios Vi- suales. “Patología de las funciones psicosexuales. . Editorial de Belgrano. 3-13. núm. Buenos Aires. pp. Georges (2007). »» Marí.El archivo positivista como dispositivo visual-verbal [29-44] mora /18 ISSN 0328-8773 43 ## Bibliografía »» Álvarez. Andrea (2009. »» Péchin. »» Gómez. 7. »» Gabriele. Madrid. núm. Eusebio (1908). Alejandra (2008). »» Ingenieros. Médicos. Beatriz Viterbo. José S. maleantes y maricas. aventuras etnográficas y resistencias políticas a la normalidad genérica y sexual” [mímeo]. 1. filosofía y memoria crítica” [en línea]. »» Rapoport. Buenos Aires. Pedagogía. La ciudad y el crimen. “Destellos y martillazos en lo real. “Fotografía y teratología en América Latina. pp. Buenos Aires. Juan (2010). El uso de inferencias analógicas en el discurso médi- co-psiquiátrico-criminológico de José Ingenieros. Sergio (1936). Sudamericana. Centro Editor de América Latina. La invención de la histeria: Charcot y la icono- grafía fotográfica de la Salpêtrière. pp.revistaafuera. “Adolescencias y verdades en crisis: inflexiones epistemo- lógicas. Historia de la psiquiatría argentina. Hugo (comp. “Instituto de Criminología. pp. Medicina Legal. Disponible en: <http://www. »» Cuarterolo. Vida ejemplar de José Ingenieros. 7. (“Fray Mocho”) (1887). Cátedra. en Biagini. Troquel. Buenos Aires. Universidad Nacional de Lanús. »» Salessi. tesis de Maestría en Metodo- logía de la Investigación Científica. Osvaldo (1971). Claridad. Buenos Aires. 1880-1940. “Ordenando a los degenerados de la nación. Psicología. Movimiento positivista argentino.

año 2. Sociología. Buenos Aires. De- recho. »» _____ (1903b).). Psicología. Sociología. Buenos Aires. El nacimiento de la psicología en la Argentina. Paidós. “Inversión sexual congénita”. Pedagogía. Sociología. Tipo de invertido profesional. Derecho. Buenos Aires. Derecho. Psicología. año 1. Sociología.44 mora /18 ISSN 0328-8773 [29-44] María Belén Ciancio. Pedagogía. »» _____ (2000). Archivos de Psiquiatría y Criminología aplicadas a las ciencias afi- nes. La locura en la Argentina. pp. Pensamiento psicológico y positivismo.193-208. 492- 496. año 2. Francisco de (1902a). Archivos de Psiquiatría y Criminología aplicadas a las ciencias afines. . Editorial de Belgrano. pp. »» _____ (1985b). pp. Medicina Legal. »» _____ (comp. Buenos Aires. Vida intelectual en el Buenos Aires fin-de-siglo (1880-1910). Derecho. Tipo profesional: un invertido comerciante”. pp. »» Veyga. Tipo de invertido por sugestión. »» Terán. Buenos Aires. pp. Sociología. Medicina Legal. Derecho. Ar- chivos de Psiquiatría y Criminología aplicadas a las ciencias afines. Alejandra Gabriele »» Soler. 368-374. Ricaurte (1968). “La inversión sexual adquirida. Tipo de invertido por causa de decaimiento mental”. Pedagogía. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires. Pedagogía. año 3. Psicología. “El amor en los invertidos sexuales”. »» _____ (1903c). Psicología. 333-341. En busca de la ideología argentina. Puntosur. Sociología. Archivos de Psiquia- tría y Criminología aplicadas a las ciencias afines. Archivos de Psi- quiatría y Criminología aplicadas a las ciencias afines. Hugo (1985a). 44-48. Paidós. Pedagogía. Oscar (1986). Psicología. “El sentido moral y la conducta en los invertidos sexuales”.) (1988). pp. Archivos de Psiquiatría y Criminología aplicadas a las ciencias afines. “Invertido sexual imitando a la mujer honesta”. Catálogos. “La inversión sexual adquirida. Medicina Legal. Hugo (comp. “El discurso psiquiátrico”. Movimiento positivista argentino. »» _____ (1904). »» _____ (1902b). Derecho. El positivismo argentino. Medicina Legal. en Biagini. Pedagogía. 22-29. año 1. Psicología. »» Vezzetti. »» _____ (1903a). año 2. Medicina Legal. Medicina Legal. Derivas de la “cultura científica”.

este rasgo es. Despite having always gender been understood as natural. construido psicología y fomentado social y culturalmente. Este trabajo se propone mostrar. this feature is. el modo particular en que la debilidad de la mujer se ha convertido en la modernidad en uno de sus atributos definitorios. This paper intends psychology to show. the particular way in which the weakness of women has become in modernity one of its defining attributes. like all the other features of the human law criminology body and personality. Abstract Physical and/or mental weakness in relation to man is the feature for which women Keywords are and were identified as historically lower in most cultures.La debilidad de la mujer [45-62] mora /18 ISSN 0328-8773 45 La debilidad de la mujer "" Ilona C. a partir de un recorrido histórico. Aczel FFyL/UBA Resumen La debilidad física o mental en relación con el hombre es el rasgo por el que las Palabras clave mujeres son y fueron señaladas como inferiores históricamente en la mayoría de las género culturas. reporting its political and institutional dimension. . from a historical perspective. como derecho criminología todas las otras características del cuerpo y de la personalidad humanas. se lo denuncia así en su dimensión política e institucional. build and promote socially and culturally. A pesar de haber sido entendido siempre como natural. así.

sino como productivos de un fabuloso análisis del poema cultura y subjetividad en el presente. siguiendo a Foucault. en la historia de Occidente. relaciones entre el hombre y la verdad que merecen ser estudiadas. todas esas prácticas regulares modificadas sin cesar a lo largo de la historia– creo que son algunas de las formas empleadas por nuestra sociedad para definir tipos de subjetividad. Sor Juana Inés de la Cruz1 1. analizar las formas jurídicas es fundamental para formular un estudio sobre la subjetividad con relación a un momento histórico concre- to. formas de saber y. si se quiere. científicos. en el Instituto Interdisciplinario de trará. ha legitimado a través de la historia la dominación de las la argumentación de este trabajo. Esta fuerza adquirió. lo que debe llevarse a cabo: la constitución histórica de en este proceso de elaboración. o. “Redondillas”. también. se concibió y definió la manera en que podían ser juzgados los hombres en función de los errores que habían cometido. espiritual o intelectual) como una construcción social y. mujeres por parte de los hombres. las posiciones y representaciones Este proceso lleva años de sedimentación. la verdad y la cultura. aunque masculinas y femeninas. historia. se articula la subjetividad con otros discursos y prácticas sociales en cuanto constitu- llevó a cabo el 6 y 7 de octubre de yentes y constitutivos de una cultura históricamente específica. (Foucault. […] Las prácticas judiciales –la manera en la que los hombres se arbitran los daños y las responsabilidades. En este sentido. por lo tanto. en mi opinión. sino como uno de los campos de saber sustanciales que produce la autopercepción .). o abandonando esa epistemología una tarea colectiva. El primer capítulo de este libro es de discriminación. morales. específicamente. de lo de Sor Juana Inés de la Cruz que rescata la retórica de la época femenino. ha variado históricamente. organizado por el IIEG. en realidad. para poder apreciar cómo. en la que par- ticiparon de diferentes maneras. estudio de la historia: como se hace tradicionalmente. Entonces. a partir de trabajar la idea de la mujer. Este artículo2 se propone reflexionar sobre los actuales mecanismos y dispositivos dos de Schettini (2009: 23). Este texto sobrevuela. como parte de dispositivos culturales y políticos específicos: sonas a las que quiero dedicárselo como un modo de agradecimiento sincero por el acompañamiento Esto es. Aczel Introducción Hombres necios que acusáis a la mujer. de muchas maneras. medieval se pasó. rencia de La verdad y las formas jurídicas. tomando Estudios de Género (IIEG). es el sujeto el que se constituye a través de la niveles e intensidades muchas per. tomando al sujeto como origen considero este texto el resultado de y garantía del conocimiento. a la regulación de las prácticas subjetivas a se como parte de la evaluación del seminario de doctorado “Género. Entre las prácticas sociales en las que el análisis histórico permite localizar la emergencia de nuevas formas de subjetividad. más precisamente. todas esas reglas o. me ayudó a reorganizar y corregir el artículo para esta publicación. pensados no solo como represivos. explicita que hay dos maneras de encarar el neral del trabajo y fue debatida por los y las presentes. filosóficos. A partir como base la formulación del sujeto en el derecho moderno como núcleo central que de las reflexiones y diálogos que se produjeron en este seminario. En ese sentido. las prácticas jurídicas. un sujeto de conocimiento a través de un discurso tomado como un conjunto de También quiero agradecerle especialmente a Juan Péchin. partir del derecho y otras disciplinas y discursos culturales (religiosos. Esta dominación se impuso siempre por la fuerza. este trabajo se cen- Claudia Lozano en 2008. Este artículo comenzó a escribir. política. que estrategias que forman parte de prácticas sociales. primera confe- presentó la conceptualización ge. solidificación y naturalización y.46 mora /18 ISSN 0328-8773 [45-62] Ilona C. De esta manera. están entre las más importantes. etc. Estos versos fueron toma. la cual se ha justificado históricamente a través de diferentes discursos y saberes. definida preponderantemente por su rasgo de debilidad (ya sea físico como para mostrar la elaboración de moral. las prácticas judiciales. la manera en que se impone a determinados individuos la reparación de algunas de sus acciones y el castigo de otras. permite pensar al derecho no como una disciplina independiente. Violencia y Estado” dictado por psicológicos. literarios. en la modernidad. en consecuencia. sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis. en la construcción de la mujer en la modernidad. en el que se Michel Foucault (2007b) en “Nietzsche y su crítica del conocimiento”. el modo en que. 2009 el I Coloquio de Investiga- ción: Género y Ciencias Sociales. 2007b: 15-16). diversos modos: desde la antigua tortura y la hoguera 2. sin razón.

“Y podemos resumir toda esta mecánica de la disciplina ces. funcionamiento y desarrollo del poder dis- ciplinario: a diferencia del soberano. Pero. a su vez. Este poder/saber no actúa sobre lo dado. una psique. político. se convirtió en portadora de la función sujeto. en virtud de los mecanismos disciplinarios. el individuo apareció dentro de un sistema político porque la singularidad somática. el resultado de además. En el Estado moderno se combinan el poder disciplinario. Así. constituyente. no produce castigos ejemplares. de la siguiente manera: el poder rio y se define como la proyección del sujeto jurídico en un modelo psicológico que disciplinario es individualizante se legitimará y naturalizará culturalmente como lo “normal”. solo ciertos modos de vida. sino como la necesi- dad de extender. es un saber. se devela como una construcción del poder disciplina. especialmente con las psicodisciplinas a partir del siglo XIX. 3. sino un disci- plinamiento constante que se genera por un complejo juego entre vigilancia. el “alma”.3 Enton. sino que produce materialmente el cuerpo discriminado. no se puede decir que el individuo preexiste a la función sujeto. en la medida en que entenderá su soberanía no ya como la posibilidad real de dicta- minar sobre la vida y la muerte de las personas que lo integran. En El poder psiquiátrico. excluyera y retomara sin cesar ese cuerpo- psique sirvió para caracterizarlo. legitimando esas decisiones a partir de la adopción de discursos científicos basados en la diferencia jerárquica por razas y géneros. 1996). producción y sujeción del cuerpo al poder político. En este sentido. intermedio de un sistema de po y la mente de los sujetos a partir de las necesidades y deseos que el Estado tiene vigilancia y escritura o un sistema de panoptismo pangráfico que pro- en relación con ellos: yecta por detrás de la singularidad somática. O sea que cada cultura históricamente concreta no genera solo marcos de saber con los cuales el/la diferente es inteligido/a como diferente (por sí mismo/a y por los/ as otros/as). como partenaire.La debilidad de la mujer [45-62] mora /18 ISSN 0328-8773 47 de los sujetos en una cultura determinada y la percepción de los demás y del mundo. y establece. En esa medida. 2007a: 78). La importancia creciente del derecho y su articulación con otros discursos y prácticas sociales. capilar. vía la psiquiatría que lo legitima “científicamente”. serán señaladas por Foucault como un cambio en el modo mismo de producción de poderes que emerge en los albores de la Edad Moderna. En Genealogía del racismo (Foucault. a su vez. además de predictivo. desarrollar y velar por la vida de todas ellas. y si lo que digo es cierto. y el poder de la biopolítica. constituidos” (Foucault. la norma como principio esa fijación […] del poder político a la singularidad somática. (Foucault. recompensas. No quiero decir en de partición y la normalización como prescripción universal absoluto que el poder político sea el único procedimiento de individualización que para todos esos individuos así haya existido en nuestra civilización […]. ya que formula la instancia más individual y privada: el alma misma de los sujetos. porque ajusta la función sujeto a la singularidad somática por nario. acciones y cuali- dades en detrimento de otros. se explica cómo el Estado moderno funciona produciendo “racismo de estado”. Juan Péchin . construye y moldea el cuer. castigos y presiones infrajudiciales. la técnica disciplinaria permite la indivi- duación. Así. y el hecho de que la instancia normalizadora distribuyera. la subjetividad. el poder discipli. Foucault (2007a) especifica la aparición. se anticipa en la virtualidad a los actos para moldear las potencias de los sujetos de modo que aquellas cosas prohibidas por la cultura no se produzcan. surgido en la Edad Media. fomenta y promueve. 2007a: 77). Si la biopolítica es una tecnología que relaciona el cuerpo individual con los procesos de la especie. lo que debemos llamar individuo es el efecto producido. la escritura continua y el castigo virtual dieron marco a ese cuerpo así sojuzgado y le extrajeron una psique. Al contrario. del poder que constituye al individuo como blanco. El individuo se constituyó en la medida en que la vigilancia ininterrumpida. estratégicamente. a la proyección de una psique. individuali- zante. sino que la disciplina es la forma terminal. posibilita pensar las formas jurídicas como imprescindibles para el análisis cultu- ral. Se desarrolla paralelo a la escritu- ra burocrática como saber sobre los individuos que se vuelve. como su prolongación o su comienzo. como contracara de la relación de poder. a la instancia normalizadora. un núcleo de virtua- Y lo que podemos llamar individuo no es aquello a lo cual se aferra el poder lidades. sino que interviene en el nivel mismo en donde las cosas suceden.

sino el de la regla natural. para exponer luego cómo el derecho moderno finalmente legitima y sostiene ese lugar en el presente a partir de su interacción con otros discursos y prácticas sociales. Aczel (2010). por tanto. es legitimado por los cánones científicos. naturaliza la dominación patriarcal en el presente. también definidas como inferiores. sostiene y legitima intereses políticos y sociales masculinos. morales y literarios de la época. entonces. de la norma. religiosos. disciplinas fuertemente . El parágrafo siguiente. (Péchin. la perspectiva foucaultiana especifica el funcionamiento del poder que se trama entre la organización pública del derecho (de la soberanía) y la “mecánica de la disciplina” productora de discursos. ciertos modos y prácticas de vida en detrimento de otras. Indica que “las disciplinas sostendrán un discurso que no será el de la regla jurídica derivada de la soberanía. saberes y verdades. 2010).48 mora /18 ISSN 0328-8773 [45-62] Ilona C. aventuras etnográficas y resistencias políticas a la normalidad genérica y sexual”. sino el de la normalización” (Foucault. psicodisciplinarios. lo explicita así: … Foucault problematiza la persistencia de la institucionalización burguesa de “la técnica y el procedimiento mismo de la exclusión” como instrumento fundamental del poder disciplinario constitutivo del capitalismo industrial y su modo correlativo de sociedad. del orden burgués. especialmente las psicodisciplinas y diversos saberes científicos. constituyen la prioridad política. el poder patriarcal que domina no solo a las mujeres. pero estas experiencias y percepciones son naturalizadas como manifestación de la interioridad psicológica (espiritual y gestual) del yo en la exterioridad biológica/ orgánica (física y somática) del cuerpo. que es denunciada desde hace tiempo como el dispositivo clave de sujeción. Denuncia que los “aparatos de vigilancia” y la “medicalización de la sexualidad. conocimientos. Siguiendo estos presupuestos. En la modernidad. 1996: 38). sino a otras razas. con la Iglesia como institución fundamental para la constitución y consolidación del poder patriarcal. es decir. en su artículo “Adolescencias y verdades en crisis: inflexiones epistemológicas. La criminología crítica y feminista y la crítica al derecho. filosóficos. este artículo propone primero pensar la construcción de la subjetividad moderna a partir del derecho como una formulación de univer- salidad que esconde. El universal tiene cara de varón A partir de las premisas expuestas. se vuelve esencial preguntarse por el sujeto que se construye y define como universal en el interior del discurso jurídico moderno. De esta manera. históricamente específica. junto con los mecanismos de exclusión. A partir de ese punto. se mostrará cómo se pro- dujo la sumisión histórica de la mujer desde la confabulación política y religiosa en el Medievo. ya que articulan una “micromecánica del poder” que legitima su perpetuación cultural y su dominio económico a partir de la normalización. la norma regula culturalmente ese ordenamiento jurídico de las experiencias y percepciones sociales del yo en la organización política y económica de la vida en sociedad. de la locura y de la delincuencia”. ya que legaliza y. además. Ese primer punto profundiza. Mientras que la ley instituye jurídicamente el orden de derecho de la organización política y económica de la vida en sociedad. los modos en los que el derecho es actual- mente pensado como un lugar clave para la producción política de lo cultural y lo social (y no como una disciplina aislada). en la medida en que el Estado fomenta y legitima a través del derecho. como matriz universalista. Definirán un código que no será el de la ley. trabaja con el modo en que la consolidación del derecho en la modernidad permitió poner en el centro de la nueva organización social a la familia moderna.

sistema penal tiene como una de sus funciones mantener una imagen idealizada de qué se espera de ella y cuáles son los derechos y obligaciones de sus sí mismo para garantizar el consenso público. sino que determinadas leyes pueden beneficiar a la clase dominante y otras a los trabajadores. reconocen en el derecho una función activa de producción de las diferencias sociales. que se relacionan con la generación y proyección de modelos tanto subjetivos como relacionales.) estudios feministas han distinguido el capitalismo del patriarcado y han demostrado en distintos momentos históricos. Para un desarrollo de la criminología desde su crea- Marcela Rodríguez (2000). De hecho. la asignación y construcción de roles mos enseguida. Por el otro lado. Las políticas de control regular rigen todas las relaciones social: sociales. “racismo de estado”: la inclusión estratificada y estratificante de Se trata de un canal importante de comunicación con la sociedad res- personas dentro del sistema social y político. sociales y culturales de los hombres. para la mujer en la sociedad6: orden familiar. coercitivo directo (que desata el funcionamiento del sistema penal en su fase netamente represiva y carce- laria). políticos y económicos. modos simbólicos.La debilidad de la mujer [45-62] mora /18 ISSN 0328-8773 49 atravesadas por el discurso foucaultiano. el miedo. económicas y culturales de los individuos. efectiva como la sanción misma. no solo en detrimento de las mujeres. igua. Las feministas demostraron que. (Rodríguez. culturales. particularmente del sistema penal. En este . el derecho penal no solo define qué bienes jurídicos serán protegidos intragenéricos. el derecho. el feminismo crítico del derecho demuestra que lo que oculta esta supues- ta neutralidad e igualdad del discurso jurídico es la orientación no solo clasista. las prerrogativas económicas. Los las casas de niños expósitos. conservando y reproduciendo las relaciones de desigualdad modernas. que estas estructuras no operan simultáneamente. lejos de la idea del derecho abstracto. Justamente. se puede consultar el artículo previamente referido de Larrandart El feminismo ayuda. Esta tarea caracterizadora es una forma de control social tan discursos que producen. y ha omitido la génesis de la opresión diferentes instituciones sociales de la mujer. de un rol. Papel que. la maternidad forzada. la medicina. explica la relación entre criminología discurso crítico del Estado. ver Lucila Larrandart (2000). “El derecho ha sido señalado y existentes de dominación.5 Los estudios feministas con sus aportes amplían la perspectiva de la criminología crítica al incorporar otras construc- ciones y factores sociales. de modo que los hombres son favorecidos en detrimento de las mujeres. encubierta en esta neutralidad que permite sostener. La criminología crítica muestra cómo el Estado produce control social a través del sistema jurídico. y. la violencia de género. (Rodríguez. aparece claramente delineada una perspectiva netamente masculina. sistema jurídico el Estado envía mensajes a la comunidad respecto de cuáles son las formas correctas De esta manera vemos. Si se analizan las leyes. Rodríguez afirma que el pecto de cómo se debe comportar. las escuelas. políticas. Esta definición de qué será protegido y quién será perseguido es aparente indiferencia y neutrali- dad de las normas y las prácticas uno de los pilares de las estructuras de poder en la sociedad. así. las des- cripciones de las figuras. que. 2000: judiciales. aun cuando esto no sea fácilmente perceptible (incorporando una esfera de desigualdad en esta dimensión). sino también de todo aquel que no porte las características (competencias) fomentadas desde el derecho para la construcción subjetiva. sexual y el mantenimiento del miento de un papel predeterminado. por un lado. en las ción (imposición) específica del rol social de la mujer a través de relaciones de opresión en términos de clase. además de vivir en una sociedad capitalista. al sistema jurídico se miembros” (Rodríguez. crítica y feminismo. está especialmente relacionado con la reproducción genéricos fijos. el matrimonio. a ampliar el objeto de la criminología crítica. en su artículo “Algunas consideraciones sobre los delitos ción positivista hasta su actual contra la integridad sexual de las personas”. en la actualidad el discurso jurídico es señalado como uno de los sociales. como la división entre lo público y lo privado. (las familias. la división 6. que precede al mismo capitalismo. En relación con esto. La (2000).4 4. vivimos en una sociedad patriarcal. sino sexista del derecho. etc. sostienen y legitiman activamente lo que puede llamarse. En efecto. 2000: 137). la heterosexualidad obligatoria. como especificare- sexual del trabajo. la paternidad puramente económica. ocultándolas. los estereotipos. a través del 140-141). entre otras cuestiones que muestran la construcción y el manteni. desde Foucault. la psiquiatría. los bienes jurídicos protegidos. de caracterizar las relaciones litario y neutro. sino también quién y permanezca ocluido tras la será perseguido. incluyendo las relaciones y los conflictos intergenéricos e Así. le reconocen funciones de dominación en dos niveles: uno. 2000: 142). al exponer a este último como un sistema selectivo que reproduce las jerarquías y relaciones sociales 5. que trabaja la construc- criminología ha concentrado sus análisis en el surgimiento del capitalismo. La construcción de la criminalidad se formula a través de la reconocido como uno de los pilares discursivos en los que se asienta definición de conductas delictivas que se generan en relación con los valores sociales el control social en las sociedades e intereses del status quo. también.

también. a través de la aplicación selectiva del poder punitivo. el punto de vista de los varones se convierte en dominante. forma de un estándar objetivo. en detrimento de otras. Towards a Feminist Theory of the State. transformación de una perspectiva en una “instancia objetiva de neutralidad”. Joan Williams. ocluido bajo la Ver también Facio y Fries (1999). Las comillas marcan que esta expresión pertenece al libro de Desde una perspectiva feminista. Así. podemos encontrar aquí expuesta esa cons- trucción psicológica del alma como proyección de mecanismos concretos y activos de promoción de ciertos rasgos y acciones subjetivos por parte del Estado. Entre los te. Para un análisis del modo en discursivamente como una mirada que contempla el bien común. como “normal”. ha erigido las cualidades valoradas desde el punto de vista masculino en los criterios liminares para la construcción e implementación del derecho. El análisis del discurso jurídico permite descubrir las representaciones simbólicas y el ver Fries y Matus (1999). que está en la base de la producción de todas las desigualdades sociales: Si bien es cierto que la posición subordinada de la mujer no surge con el poder punitivo. mismo libro. más allá de un mero problema de conoci- miento al obligar a los sujetos a realizar ciertas prácticas. hetero- 9. […] cuando el sistema permite que la dominación masculina se vuelva ontológica. jerarquías entre los sexos.7 La parcialidad de que el discurso jurídico encubre y produce diferencias a partir de la perspectiva masculina se legitima así en una imparcialidad universal. Así. la construcción de la ley y los organismos encargados de implementar y administrar justicia siempre estuvieron en manos de hombres de clase acomodada. de conformidad con la supremacía Catharine MacKinnon. Aczel sentido.8 mas principales que trabaja. Rodríguez argumenta que. funcionales y respetadas. andro- céntrica. entonces. ontología y no como una epistemología. (Rodríguez. el género es concebido y vivido como una cas y culturales) que los hombres. sexual. de clase acomodada. ya no parece más epistemológica. en el artículo “Igualdad sin discrimina. sin discapacidades. económi. adoptar ciertas actitudes. que es la forma misma que adopta el sistema legal como conjunto racional de regulaciones. ciencia y religión en el siglo XIX Eugenio Zaffaroni (1992) profundiza e historiza la perspectiva crítica y política de la crítica feminista al derecho. En el imaginario hegemónico que las produce y las hace eficaces. al estar inmersos en una cultura patriarcal. El derecho ha partido de la concepción de que la pertenencia al género femenino o ción”. que profesa la religión que promociona el Estado del que es parte. abarcativa e plantearse como un sistema lógico igualitaria que consolida este dominio jerárquico: deductivo. 8. al no contar las mujeres con las mismas posibilida- intervenciones culturales o identidades forzadas por el propio sistema social de des materiales (sociales. y construye y refleja estas representaciones simbólicas como verdad. están las cuestiones de las pensiones ali- menticias y los derechos laborales. no solamente reproduce y sostiene los valores hegemónicos. derecho. igualdad ante la ley. El derecho. sino específi- camente de las mujeres.9 La declaración universal de la debilidad femenina: política. es un hombre generalmente blanco. El derecho ha contribuido activamente a la termina por vulnerar y discriminar al colectivo femenino. muestra. La represión y sumisión de género consolida un modelo de humanidad. Por eso. así. Vemos erigirse. el Estado. Sería . la “función psi” desarrollada por Foucault (2007a) en El poder psiquiátrico: lo que el derecho proyecta como modelo de sujeto. sino que la universaliza y naturaliza al hacerla pasar 7. materialmente. los sistemas legales objetivizan las estructuras sociales y los procesos jurídicos reflejan en sí mismos su propia imagen. llevándolos. sino que los ontologiza. Es decir. Ver Facio y Fries (1999).50 mora /18 ISSN 0328-8773 [45-62] Ilona C. En su artículo “La mujer y el poder punitivo” sostiene que el sistema punitivo se creó no en contra de los hombres pobres. masculina. 2000: 138). De esta manera. la neutralidad propia del discurso jurídico no solo esconde la perspectiva masculina que está en su base. también es cierto que este no emerge de una vez para siempre. cómo la masculino son características ontológicas y no construcciones de la percepción.

es aquel que investiga. evalúan si se por la vulgata naturalista sostenida por la teología cristiana que asigna a la mujer puede sustentar un juicio) y de una suerte de inferioridad biológica. que se consolidó como poder de género.10 Las brujas. Se considera que la mujer. a los enfermos mentales. y los procedimientos del en juzgados de primera instancia juicio propiamente dicho. a la vez. son. como un modo de imponer. de tortura. esta infanti- lización de la mujer es lo que legitima su tutela por parte de los hombres. con la inquisición o investigación criminal. pero por lo menos lo claro es que la posición subordinada de la mujer se acentuó y consolidó con el modelo corporativo de sociedad. Zaffaroni toma dos momentos diferentes: el de su consolida- ción en la Edad Media y el período que abarca desde mediados del siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial. a los usuarios de tóxicos. en relación con ellas. cuya experiencia sintetizan Kramer y Sprenger al final del siglo XV. Esta ideología de la tutela será clave para justificar. es un poder que expropia el conflic- to de sus actores reales en beneficio del Estado. a la vez. La experiencia inquisitorial está recopilada y ordenada discursiva- mente en el Malleus maleficarum (el nombre del libro de finales del siglo XV. 10. en esencia. romanas y germánicas. Zaffaroni explica que. mujeres. surge históricamente en momentos donde el poder se verti- caliza y se concentra. y el instrumento de este fue el poder punitivo […] hasta los siglos XI y XII. el poder verti- calizante del modelo corporativo de sociedad que está regido por vínculos de auto- ridad que destruyen y reemplazan las relaciones horizontales propias del modelo comunitario. nente de vigilancia sobre todos aquellos colectivos señalados y construidos como por ejemplo. que se menciona en la cita previa. a las prostitutas. a los negros. en todos los casos con consecuencias más o menos terroríficas. con el tiempo. remite al modo de ordenamiento del proceso penal de las brujas. la etapa inquisitorial. En este libro aparecen caracterizadas indagaciones y pruebas y. a todas las personas criminalizadas y a todos los “diferentes” por cualquier causa. en su mayoría. Actualmente. como momento de recolección de pruebas. 11. Zaffaroni señala que para la implantación de un poder vertical era necesario erradicar la religión popular. En los siglos siguientes se extendió a los cristianos nuevos. que se instituye como el único ofendido invocando el bien común o la defensa social. La tutela es el .11 una debilidad constitutiva (tanto física como segunda instancia (la etapa de juicio propiamente dicho). sin posibilidad de conseguir compensación o reparación. Es incuestionable […] que el poder punitivo se consolidó en la forma en que aún perdura. a los niños y adolescentes. mental) en relación con el hombre. Así es que el poder punitivo se consolida a partir de la caza de brujas. Complementariamente. y es ese espacio el que cerró el poder punitivo. Este texto es considerado un antecedente inmediato para el derecho penal moderno ya que codifica. a los mestizos. conseguido por este medio: La ideología de la tutela hizo su entrada con el discurso inquisitorial y también permanece hasta hoy. que “inquiere” y. Por eso. justamente. (Zaffaroni. fue creada en segundo término por Dios gracias diferentes. la necesidad perma. de modo principalmente orientado contra la mujer. que guardaba vestigios de supersticiones paganas. En la Alta Edad Media las mujeres ocupaban un lugar social relativamente amplio por la falta de hombres. populares y comuni- tarios. de Kramer y Sprenger). 1992: 6). esto es. Zaffaroni explica que el poder punitivo no es un poder que se dedique meramente a criminalizar a los ladrones más torpes o a aquellos más vulnerables socialmente. a los viejos. como modo de disolver una cultura popular fuertemente comunitaria. producir y perpetuar el dominio masculino a una costilla del hombre.La debilidad de la mujer [45-62] mora /18 ISSN 0328-8773 51 discutible ir más atrás. a los indios. a los alcohólicos. De esta manera. la víctima queda excluida del sistema y cosificada. El poder punitivo es. que se traduce como “El marti- llo de las brujas”. La función de criminalización es el pretexto que legitima y encubre la función verdadera: el poder de vigilancia. definidas y producidas en la realidad por (que son los que producen las su intermedio. La mujer aparece en ese cuadro como un obstáculo para la verticalización social porque ocupaba un espacio muy impor- tante como transmisora y difusora de los valores religiosos.

En esta lucha. La época de la Revolución francesa fue un momento de quiebre real con el pasado que posibilitó la reflexión de todos los hombres y mujeres sobre su lugar social como políticamente construido. institucionalizarse a partir de la construcción del Estado moderno. Estos procesos fueron traba. cuando en realidad. que había reclamado como instrumento en su lucha por la conquista del poder. por Karl Marx [1850]. . el nuevo orden da lugar a un claro discurso de demolición del anteriormente elaborado por aquella misma clase desde el llano. y Georg Lukács (1984).52 mora /18 ISSN 0328-8773 [45-62] Ilona C. Fue así como surgieron el positivismo y las ideologías que le son tributarias o sustitutivas hasta la actualidad. se devela en su falsedad. como poder masculino. en Historia y consciencia de clases. si el poder punitivo. sobre todo en los últimos estadios del siglo XIX. en su artículo “La construcción del otro asimétrico”. Pero. a la esfera política de sus principales aliadas: las mujeres. 2004: 9). lo expone así: El isomorfismo Naturaleza/Moral se revela entonces como un ideologema para enmascarar convicciones que se esgrimen como científicas. Dora Barrancos (2004). inspiradora del canon normal/patológico y rectora de las conductas moralizantes que emulaban los dictados de la vida. De esta manera. ya le resultaba disfuncional. durante los momentos posteriores a la Revolución francesa se consolida. se restringió el acceso a la ciudadanía y. en la consolidación del nuevo orden jurídico. Así. (Zaffaroni. El segundo momento que señala Zaffaroni en relación con el resurgimiento y for- talecimiento del poder punitivo está asociado con la época previa y posterior a la Revolución francesa. a poco andar. y la limitación al poder punitivo. como dispositivo ideológico.12 Entonces. En otro lugar me he ocupado de la exponencial axiología que hizo que la Ciencia fungiera como un tribunal supremo. pues tenía el ejercicio de ese poder. (disponible en: <http://www. la mujer recobró cierto espacio. es interesante ver más de cerca las operaciones y debates que habilitaron. mantener y legitimar las premisas de un “orden natural” que es.marx. org>). el vínculo inescindible entre Moral y Naturaleza terminó victimando la libertad de pensamiento que se quería garantizar. De esta manera. el jados. la idea de igualdad social. al 12. había sido limitado por los intereses de la burguesía en su ascenso al poder. como ideologías policiales. de sustento del Estado de policía y de justificación del vigilante social. por ejemplo. por su intermedio. finalmente. Por eso. Aczel paradigma de la colonización: la tutela de las “razas inferiores” es tan necesaria como la de los “inferiores” de la propia “raza”. esta nueva sujeción de la mujer. Entonces. la nueva clase obtuvo decididamente la disputada hegemonía. El positivismo legitima científicamente el poder masculino otorgado por el poder punitivo ya que sostiene la idea de que hay razas y géneros superiores e infe- riores. 1992: 7). especialmente. 1992: 8). en Las luchas de clases en derecho moderno se presenta como la codificación de relaciones igualitarias y univer- Francia de 1848 a 1850 [en línea] sales. (Zaffaroni. con la transformación industrial. En el artículo “Hijas de la libertad y ciudadanas revolucionarias”. idéntico al sostenido por la religión. Como la Ciencia secularizaba la otra vida –la de las sociedades humanas– y mantenía a raya a quienes explicaban el mundo por el supramundo religioso. una de las principales banderas que sostuvo la Revolución. (Barrancos. se produjo la consiguiente lucha por la hegemonía social entre la clase industrial emergente y la nobleza establecida. política y urbana que se vincula con la consolidación del sistema capitalista en manos de la burguesía: Con la transformación industrial. por la costumbre y por la moral. ya que necesitaba el mayor apoyo y consenso social para oponerse a la aristocracia. y se vuelve abiertamente en contra de sus aliados políticos. la ciencia funciona y se presenta como una religión desacralizada al construirse.

dice Foucault). el derecho al voto. moderna. entre los sexos? Para algunos. d’Eglantine. y es lo que se trató de destruir con el fuego y la tortura inquisitorial. En realidad. sobre la exclusión de la mayoría. De esta manera se puede apreciar cómo la mente” (Godineau. sus lugares de reunión. Las mujeres en la Europa moderna. morales y religiosos. a su mujeres degollarían a sus compa- autoridad. Este rol histórico era típico entre los siglos XVI y XVIII. que esa decisión fue una decisión de guerra. directamente.13 hasta el punto de verlas y considerarlas con espanto muy comprensible. muestra cómo las mujeres fueron aceptadas como iguales.14 Por otro lado. feudal. incluso antes de la Revolución y más allá de Francia. La Revo- lución francesa. durante el proceso de los motines y las revueltas espontáneas. de otros dentro de un estado democrático. la familia vuelve como la reser. De esta manera se aprecia nítidamente cómo en ese momento de revolución. tuvieron el rol social de agitadoras. tra inexorablemente al caos. ñeros y dejarían reinar entre ellas a ‘una Catalina de Médicis que lítica. que. pantalones y pipa. Así. que quedarán como germen en el núcleo de lo que se sostendrá como la célu- la básica de la sociedad. sobre la reproducción de al discurso del diputado Fabre la servidumbre y la esclavitud. Solo pueden concebir. 2000: 46). . se construye. entonces. Por otra parte. y apartadas en la medida en que se fue institucionalizando la Revolución. porque lo conciben como una amenaza explícita a ellos mismos. mente como un otro de las mujeres. en paralelo con la Revolución nortea- mericana. ini- maginable. y las devuelve así a su reclusión en la vida doméstica. Visión fueran parte de esta nueva república de iguales y se les daba plenos derechos civiles apocalíptica de las mujeres que se arman para asesinar a los hombres y políticos. la venganza de las mujeres. Con la igualdad de derechos. 13. que ce el artículo de Godineau es exhibir materialmente. Efectivamente. haciendo un repaso de las leyes y los códigos que fueron sancionándose durante la época. como las que se estaban produciendo a partir de la participación masiva en el espacio público en el tiempo revolucionario. dejando abso. y llegan así a temer. que se promociona como un lugar de amor y felicidad. de amotinadas. un constantemente como el enemigo: lo que expresamente predomina en esos debates intercambio de roles (‘invertir el orden de la naturaleza’. a partir de recopilar discusiones fumarían abiertamente. a pesar de concederles ciertos derechos civi- les a las mujeres. De las opiniones de las tabernas como en la Grecia clásica. se desenmascara la familia truidas como lo otro de los hombres. siendo las que encabezaban. pelo corto. lo otro defectuoso. Pero Godineau. El artículo muestra cómo esto fue un debate público y político en el que inmediatamente empezaron a resurgir y a dominar ideas y discursos antiguos. si se aceptaba que las mujeres encadenaría a los hombres’. sexo’): si se salieran con la suya. debería decir la astucia de la burguesía fue injertar un modelo anterior y ponerlo en la base de las que las mujeres son cons- relaciones sociales como un dispositivo regulador. mostrando específicamente el lugar de las mujeres. “Después de la escarapela. promovían y des- encadenaban todas las rebeliones. ‘cambiar el es el miedo de los hombres a que las mujeres consoliden un lugar en la esfera públi. temían que. con el ideal de igualdad. las armas. ¿puede el poder compartirse parlamentarias y sociales. abre por primera vez la posibilidad real de las mujeres de repensar y deshacerse de su lugar histórico de sumisión al hombre. que van a reconstruir la desigualdad de la mujer sobre la vieja idea de su “debilidad natural”. que está en la base de la división tradicional de roles legitimados por la naturaleza y/o por Dios. En vez de promoverse sujetos iguales y democráticos. proceso que terminó con la sanción de un código civil. evidenciándosela 14. es lutamente expuesto el modo en que los hombres se sienten (son construidos) real. las excluye de la vida política. las como el dispositivo clave de sujeción y dominación de ciertos individuos por parte mujeres pedirían el gorro frigio. completamente impensable. que empezaron a organizarse y a actuar en las discusiones públicas contra las que se dirigió la nueva legislación. Pero lo más interesante que ofre. las ca y política.La debilidad de la mujer [45-62] mora /18 ISSN 0328-8773 53 Dominique Godineau (2000) repasa los momentos de construcción ciudadana ante- riores y posteriores a la Revolución francesa. las mujeres va moral. A partir de ella. que reinstala en el núcleo de se convertirían en hombres de la nueva sociedad la mirada y autoridad patriarcal. entonces. imaginar y formular nuevos modos de asociación y relación con bases horizontales. en una suerte de proyección psicoana. de valores (“ortopedia moral”. poco a poco se fueron cerrando los clubes femeninos. Es en contra de estas mujeres que salieron a la calle a encabezar las rebeliones que participaron activamente de las barricadas. el mismo miedo: el de una sociedad desestabilizada por el dispositivo de soberanía que define a la familia es clave para la diseminación y una confusión de sexos que arras- consolidación del poder disciplinario. se restituyen y trasplantan valores propios del período anterior. de las relaciones sociales primarias: la familia. fuera a haber una demanda generalizada por parte […]. Como explica Foucault (2007a) en El poder psiquiátrico. que era sostenido como “natural”. un momento histórico único para sentar un futuro sin precedentes. La igualdad civil. que se constituyó en modelo de los códigos civiles occidentales. Esta visión vuelve periódica- de los/as otros/as excluidos/as.

Historia filosófica de la diferencia de sexos”. escribe Compte a Stuart Mill en 1843. allí explicita: … la biología se constituye efectivamente como ciencia en los años cuarenta del siglo XIX. es importante señalar la contradicción que implica. exclusión de las mujeres de la vida de la ciudad. además de los artículos que se están trabajando. hacen una completa recopilación de lo que significa el feminismo. es interesante reiterar aquí aquello que señaló Zaffaroni (1992): la infantilización de lo otro. en su artículo “Feminismo. 2000: 30). Devolverlas a la esfera privada es una manera de aislarlas. exclusión. Cada revolución moderna dejará que las mujeres y el de Larrandart (2000). más el texto de Sledziewski (2000) radical que la de la feudalidad. la biología afirma definitivamente la “jerarquía de los sexos”. dicen: 16. a la sección “La ruptura política y el nuevo orden del discurso” del tomo de Historia de las mujeres dedicado al siglo XIX. Pues la ruptura que se opera alrededor del siglo [XIX] es el acto que funda la Ver. en el mundo privado. En una palabra. desarrolla las posiciones filosóficas y políticas de la época. lantes y perpetuadoras del sistema que las oprime y las domina. de nuevas formas de organización. a su vez. Aczel construcción de una ciudadanía que excluye a las mujeres fue un acto de dominación expresa y explícita de los hombres hacia las mujeres. Este papel ha sido señalado tempranamente por las feministas. la separación entre el espacio público y el espacio privado se consolida y es también una de las consecuencias de la revolución: se distingue escrupulosamente entre vida privada y vida pública. En este sentido. Es interesante pensar estos de la mujer fue mentada como un escollo para el cumplimiento de sus obligaciones argumentos históricos en relación familiares. . por ejemplo. Más sencillamente. (Duby & Perrot.54 mora /18 ISSN 0328-8773 [45-62] Ilona C. directo- res de la colección. desear o desarrollar otros lugares. lugar que las mujeres tienen como carceleras de sí mismas. durante la época de la Revolución francesa la actividad pública 15. vemos inaugurarse tempranamente el culpabiliza a la mujer y se vigila su permanencia en el hogar argumen. por lo demás. como escrupulosas vigi- tando que. misión ciudadana y patriótica de la mujer será no solo tener hijos/as. de su presencia cons. géne- ro y patriarcado”. se pone a las mujeres a distancia de lo político y se las mantiene en la dependencia interior de la sociedad civil. Por otra parte. reco- rriendo las figuras de los más grandes pensadores del siglo. y de evitar que puedan ocupar. En este sentido. es el rasgo que legitima el poder de tutela. En los discursos filosóficos de la época. entonces. Del rey padre al padre rey: la familia moderna como dispositivo de perpetuación de la soberanía monárquica en la democracia capitalista La crítica feminista ha señalado la división entre esfera pública y esfera privada como una de las estrategias clave del derecho moderno para sojuzgar y someter a las muje- res. aparece una y otra vez la infantilización de la mujer a partir de esta idea de inferioridad intelectual y física. Así. sino inculcarles la psiquiatría y la psicología– se los valores cívicos y morales del Estado. bajen a la calle y abran los clubes. pero también sabrá cerrar esos clubes y devolver la mujer al hogar doméstico. Geneviève Fraisse (2000). en “Del destino social al destino personal. de limitar la construc- ción de nuevos lazos sociales. Esta exclusión estará legitimada por la mayoría de los discursos filosóficos. Alda Facio y Lorena Fries (1999). Sobre el fondo de esta inmutabilidad de la naturaleza en que el afecto es dado a la mujer y el intelecto al hombre… (Fraisse. se separa la sociedad civil de la sociedad política. 2000: 86). de aquellos/as que no son los hombres que imponen las reglas. depende el desa- rrollo “normal” de sus vástagos.16 En la introducción tante y afectiva. Georges Duby y Michelle Perrot (2000). que el lugar que se adjudica y construye para la mujer sea como madre en relación con la familia. ya que conlleva una indudable carga de responsabilidad que se niega mágicamente al momento de otor- garse. religiosos y morales de la época que van a producirse y a consolidarse como verdad a partir de las diferentes ciencias. tareas o atributos que los social- mente asignados. el discurso sobre la obligación de la mujer en relación con los actuales discursos sociales con la familia fue aggiornado en ese momento según el presente revolucionario: la por los cuales –legitimados por disciplinas como la pedagogía. Finalmente.15 Pero.

en relación con esto. La familia moderna es formulada como la arquitectura jurídicamente estratificada que produce. poder soberano a partir del cual se esta voluntad no es meramente individual. una voluntad que no se puede discutir ni cuestionar. el ejér- cito. la fábrica. en la vida cotidiana. se Foucault explica. las agresiones de que son objeto en forma mayoritaria y casi exclusiva las mujeres– del En el artículo de Facio y Fries (1999) se recuerda. como considerado de menor impor- tancia” (Rodríguez. Esta consigna visibiliza la situa. seguridad y dignidad de as quedan a merced de los hombres. por lo tanto. La protección de la “privacidad” a través de la legislación. ya que genera en el interior de la familia el “racismo de estado”.17 El Estado y se vuelve así el espacio clave que permite articular a los individuos ha delegado en la familia esta primera función de coacción directa. contaminación de las otras institu- que confina la vida cotidiana al ámbito de lo privado. como el quien debe dar a lo real esa fuerza deber de obediencia de la mujer al marido.) al convertirse en el primer lugar social de vigilancia y clasifica- La construcción. al ser el patrón desde el que se la construye. (Larrandart. esferas diferentes que responden y se estructuran a partir de distintas regulaciones 19. ocurre en la esfera privada –y. a la inversa. y particularmente al derecho moderno que lo legitima. al título del hombre como “jefe de fami. Desde el punto de vista subjetivo. que la división entre lo público y lo privado. hace que el área de las ciones disciplinarias que adoptan el discurso familiar. puesto que en la familia. es lo que produce. hasta hoy. sino que debe sostener y transmitir los constituye. los padres realizan en la familia lo que Foucault sustraerse a lo real. sino que también constituye una forma de discrimi- naliza sistemáticamente la violencia contra las mujeres. en El poder psiquiátrico. Por otra parte. administración y delimitación de lo privado constituye un ción entre lo normal y lo anormal. el psiquiatra es. O sea. también. en el que las mujeres y los/as niños/ derechos humanos en la integridad personal. pensada desde las teorías feministas. desaparecer como tal. legitimado por la incapacidad de actuar apremiante por la cual ese mismo real podrá apoderarse de la locura. como el espacio privilegiado de reproducción del capitalismo en cuanto constituye la unidad de control económico. en el ámbito privado. “… la violencia de género no y normas. Desde el punto de vista económico. mantiene y legitima legalmente un estado paralelo al solo importa una violación a los Estado. así. una voluntad que. como operación clave. la desigualdad legalizada por ese orden. Obviamente. especialmente. muestran que una historia marcada de poder necesario para imponerse a la locura y. entonces. un estado monárquico y absolutista. 2000: 145). existe una 18. Paralelamente. la aparición mismo modo en que se regula de la consigna feminista “lo personal es político”. además del vuelve la realidad misma. en dimensión disciplinaria. valores morales y las reglas del Estado. legitimados por su intermedio. Para un desa- relaciones familiares se transforme en un lugar de arbitrio y violencia contra los rrollo detallado. hasta hace poco tiempo. por lo tanto. las agresiones de las ces en términos del control social que ejerce el Estado. La crítica feminista al cuales son víctimas las mujeres– es derecho señala. envía el mensaje de que lo que ta. otro/a. dentro de la institución matrimonial patriarcal la autoridad del y culturalmente: “El psiquiatra es marido fue sostenida. . como el que institucio.18 De esta manera. advierte una mecanismo de control. etc. Hasta mediados del siglo XVIII las mujeres estaban 17. La delimitación de la privacidad encuadra el las clases del 7 de noviembre de espacio de la acción femenina. sexual y reproductivo del hom- bre en relación con la mujer.19 Esto puede constatarse. 2007a: 156). en asegurar a lo real el complemento relación con el desarrollo de hombres y mujeres. a los psiquiatras en siglo XIX. social lia”. sino nación de las mujeres como grupo como grupo. un factor de intensificación de lo los asilos de principios de siglo XIX: imponer por la fuerza su voluntad sobre el/la real […]” (Foucault. quien por el sometimiento y la sumisión desde la infancia construye adultos más sensibles debe sacar a la locura el poder de al dominio y la explotación. Es allí donde quizá se encuentren los verdaderos 1973 y del 12 de diciembre de 1973. forma directa. Con esta denuncia se amplían los análisis que se habían producido hasta enton. por sí misma en el ámbito jurídico en el cual era tratada y considerada como una atravesarla por completo y hacerla menor adulta. no como individuos. derecho penal y género”. se señala al Estado moder. particular. Facio y Fries señalan que la familia ha significado la forma específica del enriqueci- miento de los varones a costa de expropiar e invisibilizar el trabajo y la producción de las mujeres y los/as niños/as. por ejemplo. el poder disciplinario. cómo la familia introyecta. psiquiátrico produce una potencia- subsisten trabas que se ligan. adjudica.La debilidad de la mujer [45-62] mora /18 ISSN 0328-8773 55 el patriarcado. Foucault sostiene que desde mediados del siglo XIX el poder absolutamente incapacitadas para administrar los bienes de la familia y. Las autoras presentan la familia. “… la falta de legislación que regule la esfera privada –y. en general. garantiza y sostiene en el presente la men- tada “debilidad de la mujer”. social. las autoras indican que las investi. Es quien debe –y en esto se define su tarea– gaciones que se realizaron en torno al impacto de este tipo de familia patriarcal. en la (continúa en página 60). ción del principio de realidad a par- tir de lo aceptado política. en “Control social. lugares de reclusión. desde lo legal y lo religioso. ciertas mujeres que la sufren en no. explicita: narias (la escuela. la esfera pública produce el efecto de relegar a las mujeres a ción de sometimiento doméstico diario de las mujeres por parte de los hombres a una condición de inferioridad y partir de la legitimidad social y jurídica de la aplicación de la violencia física direc. el género y sus alcances en relación con distintos aspectos del discur- so jurídico que lo muestran como parte fundamental del sostenimiento de la desigual- dad económica y. 2000: 90). ver especialmente más débiles: las mujeres y los niños. A partir del (2007a). Lucila Larrandart con las otras instituciones discipli- (2000).

sino como objeto. diferenciada. Por otra parte. Mar- relación con otros delitos. sino a encontrar indicios de su se desarrolla. más bien. acostumbrados a imponerse históricamente a las mujeres en todos los ámbitos. al punto de no haberse reconocido sino hasta hace poco la violación conyugal como tal. Las pruebas físicas de violencia solo interesan en la medida en que y las implicancias que tiene en ayudan a probar. también. no fuera usurpado o expropiado de sus derechos de exclusividad sexual que garantizan la legitimidad de la sucesión. estaba en el Códi- go Penal bajo el título de “Delitos contra la honestidad”. del hombre. no parece quedar lo suficientemente clara la posición de la mujer. lo tanto. era que el hombre. para una víctima de violación es más fácil probarla cuan- cripción y análisis pormenorizados to más haya sido agredida. es interesante señalar que a las mujeres se las reco- noce como sujeto (se les reconoce una voluntad diferente a la de los hombres) solo para castigarla: o accede a los deseos sexuales de cualquier hombre. En ninguno de los casos. y. “se presume su inocencia”. Por en el Código Penal Argentino. a causa de los prejuicios con los que la cultura patriarcal ha oscurecido la sexualidad y la psiquis femenina.21 También es importante señalar que el consen- timiento implica un sujeto porque supone una idea de voluntad propia. lo que custodiaba como bien jurídico era “la honestidad” y no la violencia propiamente ejercida en el acto. gana. y. A pesar de la modificación de esta ley. o sea. la mujer aparece como ese ser aniñado. desde el nacimiento de la ley. en la actualidad continúa. descartable. así como la violación de las prostitutas. siguiendo a Susan Brownmiller. Aczel manera en que el Estado argentino considera la violencia doméstica como una falta leve. La figura de violación nació con las leyes de matrimonio civil. violencia sexual y física para después no tener que ser revictimizada por el sistema los verdaderos. Para un análisis de la “honra” como el bien jurídico protegido de la víctima. En este sentido. Otano (2000) y Bovino (2000). o debe imponer su voluntad. Por esta razón. una des. para la ley no hay duda de que la per- género del hombre sobre la mujer sona no quiere ser despojada de sus bienes. la Policía aconseja a las víctimas que no se defiendan. Una vez más. Y no están obligados a hacerlo. abandonando 21. Lo que estaba en juego. deja como una incógnita: la última a ser humillada por la justicia. paradójicamente. no fueron penadas. acusando a las mujeres. Lo que sí puede “decidir” es si va a recibir por el derecho. sino. En un robo. ya que imponer sus deseos o que su voluntad. En consecuencia. ya que uno de los puntos más importantes para esta reglamentación es probar que la violencia sexual se produjo en contra del deseo 20. De esta manera se puede ver hasta qué punto la vida de la mujer no es para el derecho un valor destacable. Por el contrario. por el psicoanálisis (que borra el deseo femenino y lo solo la paliza propinada por el violador o va a someterse a la violación y. compara de figuras que sostuvieron por largo tiempo la dominación de los delitos de violación y robo. en una viola- ción. hasta la reforma mencionada. además. habría que señalar que. En Argentina. infantilizado. pregunta de Freud fue en relación con lo que las mujeres desean) (continúa en página 60) . incli- (2000). En estos artículos nándose no a probar el acuerdo entre las partes.20 La tutela sobre la “hones- tidad” muestra cómo la mujer no fue importante por sí misma. La violencia ejercida contra el cuerpo de la mujer no estaba en juego sino en relación con el modo en que esa violencia repercutiría en los derechos de su marido. sometiéndose a la mayor sean sus deseos los que priman. En este sentido. ausencia. no solo porque durante muchos años la violación dentro del ámbito conyugal. sino porque hacen patente hasta qué punto los hombres. que.56 mora /18 ISSN 0328-8773 [45-62] Ilona C. también. en el ámbito público. ver los mencionados artículos de cela Rodríguez (2000) hace hincapié en que el problema de la ley reformada es que Larrandart (2000) y Rodríguez vuelve a ponerse en el centro de la prueba el consentimiento de la víctima. legal y médicamente. que la resistencia fue real y continua. está legitimado penal. a pesar de ser un acto de violencia física directa. no generando campañas de concientización contra la violencia de género ni implementado los mecanismos institucionales para desmontar esta realidad. patrimonio. la resistencia al ataque no forma parte de la prueba. a pesar de ser la que realiza la denuncia. parece que lo más adecuado es defenderse aunque se ponga en riesgo la vida. Rodríguez. con leyes como la de violación. que no entiende sobre su cuerpo y deseos. más que defendiendo sus derechos. hasta su reforma en los años 90. una vez casado. se puede apreciar la continuidad entre la violencia doméstica y la violación como lugares donde se muestra y produce la dominación pasada y presente. no pueden distinguir su deseo del deseo femenino y no pueden com- prender un “no” como respuesta.

el estado puerperal o la menopausia suelen ser conceptualizadas como épocas. Es importante. la pubertad. cruzándose y traduciéndose con la debilidad mental de la mujer. al sistema nervioso y a lo psíquico. Esta imagen estuvo ligada.La debilidad de la mujer [45-62] mora /18 ISSN 0328-8773 57 Malena Costa (2008). que reforma la antigua ley que sancionaba los “Delitos contra la honestidad”. también. aunque existe una “inusual inclinación a acusaciones maliciosas o psicopatológicas inherentes a la naturaleza sexual del crimen”. por Rodríguez. Como se ve. víctima/criminal. de la prostituta como encarnación de la “desviación” femenina se pasó a la figura de la “histérica”. pone en serie la cuestión del consentimiento que surge. Rodríguez (2000) trabaja con un texto de Susan Estrich que cita un influyente artículo del Yale Law Journal del siguiente modo: Basándose en Freud. ya que en el presente se vuelve un lugar clave de regulación y construcción del carácter de la mujer y de su auto- rreconocimiento como sujeto. Conclusión Presuponer la inocencia es un enunciado jurídico que garantiza los derechos de los/ as acusados/as de los delitos. cit. Del mismo modo. así. Vía esta construcción legal. sancionada en abril de 2008. En la nueva ley se produce una diferencia entre las personas mayores y menores de 18 años. Larrandart (2000) explicita el modo en que el psicoanálisis toma y transforma categorías jurídicas que se vuelven inmediatamente subjetivas: Históricamente. en su artículo “El género oculto del derecho: una lectura de dos leyes argentinas”. estados o psiquis particulares vinculados a aspectos físicos y aun médicos. (Estrich. Mucho antes de esta elaboración teórica las “brujas” habían sido incineradas bajo la acusación de copular con el diablo. no de las víctimas. como se sostenía en el Medioevo. Esta ambigüedad reaparece en el presente. los roles de víctima/victimario. y se confunden. la mujer parece seguir siendo. Su comportamiento no es siempre una guía precisa sobre sus verdaderos deseos porque puede sugerir resistencia cuando en realidad la mujer está disfrutando de la pelea física. en la nueva Ley sobre Delitos contra la Integridad Sexual. De esta manera. parece ser que. las construcciones de la “desviación” femenina aparecen tempranamente ligadas a lo sexual. y en la nueva Ley sobre Pre- vención y Sanción de la Trata de Personas. En definitiva. con su infantilización o incapacidad para tomar decisiones responsables y conscientes. La biología femenina . primero. las mayores de 18 años se ven obligadas a probar que fueron raptadas y trasladadas para ser explotadas sexualmente contra su voluntad. luego. 2000: 155). el estado menstrual. entonces. pasivo/activo. aquella que provoca con su carne el mal que se le causa. y la coerción sirve claramente para evitar el sentimiento de culpa que puede surgir después de una participación voluntaria”. a lo sexual –al útero– y. Aun una “niña normal” tiene un carácter confuso y ambivalente cuando se trata de sexo con hombres que ella conoce. “La necesidad de la mujer de satisfacción sexual puede llevar a un deseo inconsciente de penetración forzada. Por un lado. en cuanto dice que el consentimiento de las menores no tiene validez. el autor indica que no se trata simplemente de que las mujeres mientan. legitimada por ciertas lecturas del discurso freudiano. debe probar su inocencia. indagar cómo el discurso psicoanalítico construye y absorbe los prejuicios religiosos y morales contra la mujer que existían cuando se formuló y dejar de pensarlo como un discurso universal y neutro. cuando la víctima es mujer. para verlo como un discurso político e histórico concreto.

definidas como los lugares centrales del status social de las mujeres. Se producen. ellas mismas tenderían a ver sus propios problemas en términos de patología. los fármacos. posteriormente. entonces. Se puede encontrar en Internet. esos abusos nunca ocurrieron. Después de un prolongado tratamiento. De acuerdo con esta patologización de los comportamientos “desviados” de las mujeres. una mayor recurrencia al uso de instrumentos “terapéuticos”. (Larrandart. así. El incumplimiento del rol derivará. Esto es importante Psicología de la UBA. abuelos.22 O sea. vuelco fundamental de la teoría psicoanalítica porque permite la intro- ducción del concepto de pulsión. Se asigna a la medicina y a la psiquiatría el papel de definir la “anormalidad” o “debilidad” de la mujer en relación con el comportamiento esperado. Este tipo de intervención es evidente también en lo que hace a la disciplina de la sexualidad y la reproducción. no se pretende decir que los hombres son malos y siempre quieren acosar o doblegar a las mujeres. 2000: 91). inconsciente. del cuerpo y de las relaciones com.58 mora /18 ISSN 0328-8773 [45-62] Ilona C. desde hace miles www. en la actualidad. que posibilita de años. entonces. frente a esta disyuntiva Freud concluye que. . Esto lo lleva a preguntarse por el rol de su pro- pio padre y por el suyo. La psiquiatría. Para una explicación pormenorizada. ra estas interpretaciones no homogéneas del mundo. la psicoterapia y el psicoanálisis han sido considerados como las respuestas institucionales principales a estas cuestiones. amigos. la idea de ser abusador o de haber sido abusado es un Fliess (Freud. el diagnóstico de enfermedades.psicoanalisisfreud1. La invisibilización de esta diferencia es un modo de invisibilización de esa violencia. la mayoría de sus pacientes recordaban o mentaban escenas de abuso por parte de padres. límite teórico (límite moral) para Freud que lo lleva a modificar sus investigaciones. te el dominio del hombre sobre la mujer: si la mujer no adopta un rol pasivo en la troncal y anual de la Facultad de familia y adopta el rol dominante. la diluye en el concepto de fantasía. que es el dispositivo clave por el cual se universaliza científica y médicamen- dictado por el profesor Osvaldo Delgado. en la medicación o internación en instituciones médicas. Existe. en: <http:// porque. Aczel parece. pensar y adquirir experiencia sobre el cuer- académica > Clases teóricas > Cla- ses teóricas 2006 > Teórico núm. el conflicto pasa de la represión a la terapia de neutralización. con la referencia al rol internalizado. confinar con la patología. Ver la Carta 69 de Freud a ciente del paciente. educados diferencialmente y que las mujeres tuvieron una relación de fran- acceder al documento a través de la página web de la cátedra: ca prohibición y control en relación con su sexualidad. consultar el Teórico núm. es importante recordar cómo Sigmund Freud construye el concepto de fantasía. habría que ver de qué mane- <http://www.ar/>. probablemente acciones que los hombres consi- deran inocuas pueden ser ofensivas o intimidatorias para las mujeres. especialmente de parte de los hombres (que son los que cultu- ralmente pueden decodificar. 1992[1897]). inconfesable por el victimario. si tomamos en cuenta que los hombres y las mujeres son. tales como la psiquiatrización. materia obligatoria. hermanos. sino que son la expresión de un deseo incons- 22. son también los espacios de la reglamentación. que va a delatar (cons- truir) en la víctima el deseo encubierto. de la represión. y no en la prisión. Edipo. permanentemente esos “malos entendidos” culturales en relación con el deseo propio y ajeno. de la disciplina. 7. le permitirá desarrollar la idea del complejo de de la materia Psicoanálisis Freud. De este modo. Por otra parte. po y el mundo. usar y detentar su sexualidad y su deseo sexual como signo de virilidad y fuerza) en relación con las mujeres. en vez de indagar como real esa violencia que sus pacientes denuncian (tanto física directa como en su versión de amenaza latente de violación por parte del sexo mas- culino como sexo fuerte). La “sexualidad” y la “maternidad”. etc. en realidad. tíos.psi. 7 de 2006 Este giro es lo que. De esta manera.uba.ar/menu. etcétera. Esto se verifica en Freud que.php> Información implican diferencias absolutas al actuar. Algunas investigaciones presentan la hipótesis de que la modalidad de intervención represiva hacia las mujeres consiste en la definición del problema en términos de patología mental. Así. sino que culturalmente se han naturalizado acciones (desde los piropos hasta la violencia física directa a partir de creer que la mujer cuando dice “no” dice “sí”) que deben ser interpretadas de dife- rentes maneras entre los sexos. sus hijos serán “desviados”. Finalmente.

hay mayor cantidad de hombres que de mujeres. al grupo con el que la víctima se identifica y a la sociedad en su conjunto. es una producción cultural que ha ido tomando diferentes matices en diferentes épocas hasta llegar a un presente en el que la delgadez y debilidad extrema. producen una salud física y mental completamente debilitada en las mujeres. parecen ser la forma necesaria que debe adoptar el cuerpo femenino. así. que las mujeres son las víctimas privilegiadas de muchos de esos delitos por los que los hombres están dentro del sistema penitenciario. entre otras prácticas culturales. en la medida en que las obliga a tener conciencia de su cuerpo. explica que la violencia de género. enteramente. En el artículo “Cuerpos y corazones”. debería producirse una reflexión seria para generar una transformación cultural real de los dispositivos por los cuales nuestra cultura ha producido el deseo de dominación y sometimiento sexual de los/ as niños/as. la crítica jurídica cuando hace la cuenta de la cantidad de gente a la que afecta el sistema punitivo. la medicina. por un lado. y la ropa femenina misma (con prendas como el corsé). Por su parte. la religión. incluso. con mucha fuerza. a la vez. la prohibición de actividades físicas y al aire libre. siguiendo investigaciones feministas. En contraposición con esta idea. pero definitorio. muestra cómo el confinamiento de la mujer a la casa. su piel fina. hasta ahora. Producir la “debilidad” de la mujer en todos los ámbitos es lo que permite al poder punitivo extender la vigilancia continua sobre ellas. como tiende a leerse. más respetuosas. Alberto Bovino (2000). que quedan así. previamente domesticadas durante la caza de brujas. diferentes del penal (la familia. en “Delitos sexuales y justicia penal”. a disposición de la medicina. la escuela. Hay que remarcar que lo que produce la anorexia como efecto físico. de actuar y de gesticular. es el borramiento de los rasgos femeninos fuertes (caderas y pechos en particular). la anorexia. por lo que proyecta así una figura infantil. de caminar.). e influye así en su manera de vestirse.La debilidad de la mujer [45-62] mora /18 ISSN 0328-8773 59 La teoría freudiana inicia. En este sentido. Este es el ángulo que ha perdido. no se ocupa ni resuelve problemas que atañen específicamente a las mujeres y. la psiquiatría. el que va a poner a las mujeres. retomando a Rhonda Copelon. ya que el miedo subrep- ticio. menos intrépidas o. Zaffaroni dice que desde la criminología positivista hasta ahora se ha constatado que dentro del sistema penal. En un presente en el que se denuncia permanentemente la pedofilia. Por eso afirma que el sistema punitivo no solo produce una selección criminalizante. como rasgos definitorios y esenciales de belleza. Por su parte. a disposición de otros sistemas normalizadores. Yvonne Knibiehler (2000) desarrolla cómo des- pués de la Revolución francesa se vuelve esencial la producción de modelos físicos diferenciales para hombres y mujeres y aparece. su blancura. visual. tiene una triple función: intimidar a la víctima individual. y no mera- mente perseguir y encarcelar a los responsables de los diferentes hechos. Esto para él no es meramente un índice que muestre que las mujeres son “naturalmente” más sumisas. hay que ver en ese carácter de víctima real y constante. su delgadez. la delicadeza de la mujer. sino también una selección victimizante. entre otros. como rasgo. sino que señala que el sistema judicial. como la tortura. explica que la violación y la amenaza de violación moldean efectivamente la subjetividad femenina. primero por parte del sistema penal y paralelamente de la violencia familiar legitimada por su intermedio. sistemas secundarios. Es este carácter de posible y constante víctima de los hombres lo que tienden a ocultar las perspectivas de estos análisis y. más conscientes de la ley. ha construido a los/as niños/as como objeto de deseo sexual. constante es un rasgo casi imperceptible. Marcela Rodríguez (2000). lo que Facio y Fries (1999) advierten como “erotización de la dominación”. menos fuertes físicamente. . etc. Así vemos que la debilidad femenina. la psicología. históricamente. por el otro. de la subjetividad femenina.

la dependencia económica. La vio- lencia perpetúa. y por el sentido común mismo. Ilona C. al igual que la tortura. Aczel Fecha de recepción: 11 de diciembre de 2009. social y psicológica que. tanto en lo individual como en lo grupal. En el nivel individual. ya que imponer sus deseos o que sean sus deseos los que priman. 2000: 147-148). Copelon indica que la violencia de género. en una posición de inferioridad y subordinación […]. sino que también constituye una forma de discriminación de las mujeres como grupo. Facultad de Filosofía y Letras. contribuye a la vulnerabilidad de las mujeres respecto de esas acciones. por el psicoanálisis (que borra el deseo femenino y lo deja como una incógnita: la última pregunta de Freud fue en relación con lo que las mujeres desean). dado que el propósito es mantenerlas. “… la violencia de género no solo importa una violación a los derechos humanos en la integridad personal. el objetivo de la violencia es ‘domesticar’ a la víctima. Nº 18. […] El papel central de la violencia como obstáculo a los derechos de las mujeres y al desa- rrollo ha sido reconocido por diversos organismos de derechos e instrumentos. (2012). Y no están obligados a hacerlo. Cómo citar este artículo Aczel. (En página 55) 21.60 mora /18 ISSN 0328-8773 [45-62] Ilona C. aterrorizarlas hasta la obediencia. La debilidad de la mujer en mora. se produce con el consentimiento y la aquiescencia del Estado” (Rodríguez. lo que podemos verifi- car. Las amenazas de violencia son casi tan efectivas como los actos violentos en el objetivo de que las mujeres se conviertan en sus propios carceleros. está legitimado por el derecho. hasta el día de hoy. a la vez. así. entre otras disciplinas sociales. La violencia de género está diseñada para intimidar tanto a la mujer indi- vidualmente como a las mujeres como grupo. Fecha de aceptación: 17/12/2010. Así. los verdaderos. aaNotas 19. Universidad de Buenos Aires (pp. esa incapacidad de distinguir (que tiene que ver con la absoluta intención de desconocer y borrar) está construida culturalmente como un problema de las mujeres y no de los hombres o de la cultura misma que ha producido la diferencia de género tal como la conocemos y padecemos. prevenir o detenerla en su afirmación como diferente o autónoma. (En página 56) . seguridad y dignidad de ciertas mujeres que la sufren en forma directa. en la famosa canción de Ricardo Arjona “Dime que no”. 25-32). Buenos Aires: Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género.

»» _____ (2007a).). t. »» Knibiehler. Biblos. Disponible en: < http://www. mecánicos e hitos históricos fundantes del derecho patriarcal”.). »» Bovino.ar/> [el sitio web posibilita acceder al documento a través de la página web de la cá- tedra: <http://www. Madrid. Buenos Aires. Dispo- nible en: <http://www. El poder psiquiátrico.ar/menu.uba. Alda & Fries. 4: “El siglo XIX”. Lorena (eds. Taurus.La debilidad de la mujer [45-62] mora /18 ISSN 0328-8773 61 ## Bibliografía »» Barrancos. 2. »» Lukács. »» _____ (2007b). 7]. Fondo de Cultura Económica. “Delitos sexuales y justicia penal”. en Duby. Lorena (1999). Biblos. »» Freud. Haydée (comp. La verdad y las formas jurídicas. Haydée (comp. “Control social. Michelle (dirs. Taurus. »» Marx. Buenos Aires. en Birgin.com. Historia de las mujeres. “Del destino social al destino personal.php> Información aca- démica > Clases teóricas > Clases teóricas 2006 > Teórico núm. año 2. »» Costa. Carta 69 [Viena.) (2000). “El género oculto del derecho: una lectura de dos leyes argentinas” [mímeo]. pp. Amorrortu. Dominique (2000).psi. 7-26. »» Delgado. “Hijas de la libertad y ciudadanas revoluciona- rias”. 7 de la materia Psicoanálisis Freud [en línea]. SARPE. Gedisa. en Facio. Yvonne (2000). Taurus.org>. Dora (2004). derecho penal y género”. 1. pp. Haydée (comp. »» Godineau. La Plata. UBA. Revista Argenti- na de Sociología. núm. en Duby. Alda & Fries.). Karl [1850]. Genealogía del racismo. Georges & Perrot. El género del Derecho Penal. t. »» Fraisse. Osvaldo (2006). Taurus. Historia fi- losófica de la diferencia de sexos”. Biblos. Buenos Aires. Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850 [en línea]. en Facio. Madrid. 4: “El siglo XIX”. Historia de las mujeres. El género del De- recho Penal. Madrid.marx. Michelle (dirs. “La construcción del otro asimétrico”. »» Fries. 4: “El siglo XIX”. Buenos Aires. Editorial Altamira. »» Larrandart. Santiago de Chile. Lucila (2000). Lom Ediciones / La Morada. Georges & Perrot. Historia y consciencia de clase. Verónica (1999).psicoanalisisfreud1. Buenos Aires. “Feminismo. t. »» Facio. Las trampas del poder punitivo. . 4: “El siglo XIX”. Michel (1996). Historia de las mujeres.). en Birgin. Historia de las mujeres. El género del Derecho Penal. en Obras completas.) (2000). 21 de septiembre de 1897]. “Supuestos ideológicos. Lorena & Matus. Madrid. Georges & Perrot. »» Foucault. »» Duby.). Alberto (2000). Facultad de Psicología. Georg (1984). t. Geneviève (2000).). Género y derecho. Lom Ediciones / La Morada. “Cuerpos y corazones”. Malena (2008). Michelle (dirs. vol. Santiago de Chile. Michelle (dirs. Alda & Fries. »» Birgin. Buenos Aires. Madrid. Las trampas del poder punitivo. Las trampas del poder punitivo. Género y derecho. Georges y Perrot. Sigmund (1992[1897]).). Teórico núm. Lo- rena (eds. género y patriarcado”. en Duby. 301-302.

en Birgin. en Duby. Georg- es & Perrot.). Madrid. (2010). “Algunas consideraciones sobre los delitos contra la integridad sexual de las personas”._Zaffa.com. Una mirada de género”. Buenos Aires. Entropía. Graciela Edith (2000). Lo- rena (eds. Ariel (2009). Elizabeth G. Lom Ediciones / La Morada. en Facio. . Joan (1999). El giro”. Buenos Aires. »» Schettini.). en Birgin. Biblos. Género y derecho. »» Sledziewski. Las trampas del poder punitivo. aventuras etnográficas y resistencias políticas a la normalidad ge- nérica y sexual” [mímeo]. Alda & Fries. »» Williams.).pensamientopenal.ar/dos- sier/0201%5B1%5D. “La mujer y el poder punitivo” [en línea]. Biblos. Michelle. »» Péchin. »» Rodríguez. Eugenio (1992). Disponible en: <http://www. “Revolución francesa.(2000). Marcela (2000). Santiago de Chile. Buenos Aires. “La mujer y el derecho penal. Aczel »» Otano. El género del Derecho Penal. Haydée (comp. Taurus. “Igualdad sin discriminación”. El tesoro de la lengua. 4: “El siglo XIX”. Haydée (comp. Las trampas del poder punitivo. t. CLADEM. »» Zaffaroni. Juan E.pdf>. El género del Derecho Penal. “Adolescencias y verdades en crisis: inflexiones episte- mológicas. Historia de las mujeres.62 mora /18 ISSN 0328-8773 [45-62] Ilona C. Li- ma.

2003) y La Virgen Cabeza (Gabriela Cabezón Cámara. The other corresponds to a real urban geography but not con- fused whit it. La otra corresponde a los recortes de una geografía urbana bien real. AMERIBER. Departamento de Estudios Ibéricos. que constituye su momento utópico. Abstract Barbie también puede eStar triste (Albertina Carri. 2009) Albertina Carri comparten un mismo gesto: ambas proponen la desorganización de un orden social Gabriela Cabezón Cámara escritoras argentinas o policial de los cuerpos y abren al mismo tiempo el horizonte de una reorganización cineastas argentinas posible. tanto en el juego infantil como en el trabajo cinematográfico que la toma como teatro de un mundo en miniatura. The “villa” of La Virgen Cabeza is founded in the story and in the story it also disappears. Resumen Partiendo de apuestas estéticas claramente diferenciadas.La desclasificación de los cuerpos [63-76] mora /18 ISSN 0328-8773 63 La desclasificación de los cuerpos: formas estéticas y políticas de la utopía en Barbie también puede eStar triste de Albertina Carri y La Virgen Cabeza de Gabriela Cabezón Cámara "" Cecilia González Universidad Michel de Montaigne Bordeaux 3. Barbie también puede eStar Palabras clave triste (Albertina Carri. pero no se confunde totalmente con ella. . One may be described Argentine Women Writers Argentine Women Cinema as a theatrum mundi. La villa de La Virgen Cabeza nace de una fundación en el relato y en él desaparece también. Una es escenario puro. Gabriela Cabezón Cámara The “villa” and the doll’s House are its two principal locations. Dos espacios traducen esta reflexión ficcional sobre los lugares sociales: la villa y la casa de muñecas. 2009) propose the disruption of a social order of the bodies and Albertina Carri open the horizon of a possible reconstitution which represents its utopian moment. 2003) and La Virgen Cabeza (Gabriela Keywords Cabezón Cámara. Iberoamericanos y Mediterráneos.

en el sentido de plasmar la definición que de este término propone el filósofo Jacques Rancière para oponerlo hechos y sellar sentidos.64 mora /18 ISSN 0328-8773 [63-76] Cecilia González 1. La política será entonces lo que venga a descomponer este orden. En este sentido. Nombres parcialmente vacíos. por un tipo de relato que desorganiza la de la lucha armada los encuentran en plena infancia. a la manera de El niño pez. “transformando identidades definidas en el orden natural de la repartición de las funciones y de los lugares. distribución de las partes e identidades pertenecientes a un orden social hegemóni- El golpe de 1976 los encuentra co. como lo hacen. en función de su nombre. o incluso destinado al regulación social de la sexualidad y fracaso. o bien naciendo. Deshacer y rehacer: al dibujar la posibilidad de su rearticulación. en particular en lo nuestro tiempo o de nuestra historia. Una es escenario puro. lo político es una hace que tales cuerpos sean asignados. Pero sí a la política: “La policía es […] en primer lugar un orden de los cuerpos que define la de lo político. la desclasifica- ción de los cuerpos –de sus modos de hacer. de Gabriela Cabezón Cámara (2009). a determinado lugar atmósfera o es una resonancia. lo que culaciones” (Butler & Laclau. novelas ticulan cierta configuración de las partes de la polis u orden policial. y dejan entrever así la posi- o de racialización de normas de género constituyen a la vez la bilidad de otro ordenamiento. de Albertina Carri. No tienen mediante el nombrar y el renombrar se juega a la vez la constitución y la reorga- una experiencia sustancial que testimoniar. es sentido. redefinidas sin cesar en la arena de lo político en la medida que Malvinas no les toca ir y no van. que textos es signo. o La pasajera. La Virgen Cabeza. frágil. de de componer otras partes cuestionadoras de aquella compartimentación. no tienen que contar la realidad de lo vivido. 40-41). Unen y sexualización de ideales raciales desunen fronteras. 1999: 138). una identidad étnica o de clase planteando los años sesenta. Dos espacios traducen esta reflexión ficcional sobre los lugares sociales: la villa y la casa de muñecas. si partimos de de lo político. de Lucía Puenzo. creando otro tipo de comunidad. 1995: 52. A este tipo de ficciones pertenecen aquellos que respecta a la situación de las nuevas generaciones de escritores: relatos literarios o cinematográficos que examinan el modo en que un sujeto adquie- “Para los escritores nacidos en re. es discurso. A de sus fronteras. de Perla Suez –por empezaron a publicar a finales no mencionar más que dos de sus más rigurosos ejemplos–. de ser− abre el horizonte utópico. pero no se confunde . de decir. La desclasificación que llevan a cabo pasa por la movilidad de unos cuerpos simbólico: qué conjunto convergente de formaciones históricas de género que van a ser capaces de circular por casilleros que no les estaban destinados y racializado. la traducción es nuestra). Este es el trabajo que. es mirada. La otra corresponde a los recortes de una geografía urbana bien real. Si las ficciones de las que trata este artículo presentan. las interpelaciones múltiples2 y el cruce entre categorizaciones diversas. un género. forman parte de las renovadas ficciones diálogo entre literatura y política de lo político que vienen produciéndose en Argentina en estas dos últimas décadas1. es hue- lla. y Barbie también (2010) puede permitir reflexionar sobre estos nuevos modos de puede eStar triste (2003). Lo político es lo que tuvo realidad. película y novela. tratan encuentra con el llamado de Judith de lugares y recomposiciones que invitan a pensar esa cronotopía singular de lo Butler a “repensar radicalmente […] las relaciones sociales que que no tiene lugar en el reparto policial de las identidades y las posiciones en la constituyen [el] dominio de lo polis. pero aun así concebible. entonces: define su perspectiva. los modos del ser y los modos del decir. la traducción es nuestra). pero también deshace. cosas se presentan de manera bien distinta. poniendo en evidencia su innegable peso. Los años de la militancia y Me voy a interesar. Y no obstante puede que escriban. la ficción se Barbie también puede eStar triste y La Virgen Cabeza. contingente. Ambas. es y determinada tarea” (Rancière. desde estéticas bien diferenciadas. un vector. una dimensión política es por- que están estrechamente ligadas a la fabulación y a la confabulación de sujetos que borran los contornos precisos de estas partes. ambos relatos postulan. no tienen un balance nización de un orden dado. dentro de esta línea. las categorías con las que se nombra socialmente a esas partes o identidades se No es entonces la realidad de una vivencia premeditada y consciente caracterizan por sus “rasgos descriptivos inestables. sujetos a todo tipo de rearti- lo que define su posición. pero también la perenne inestabilidad en el comienzo de la adolescen- cia. que surgen después del necesario imperativo del testimonio y Son ficciones de lo político por las formas de dominación y los elementos de resis- la denuncia de la inmediata tencia que convocan o por su trabajo con los mitos y la imaginación política de postdictadura. en instancias de experiencia de un litigio” (Rancière. 1995: 60). sobre todo en su segunda mitad. esos que incluso. tanto en el juego infantil como en el trabajo cinematográfico que la toma como teatro de un mundo en miniatura. 2009: 186. la articulación entre estas de la década de los ochenta o a comienzos de la de los noventa. No de la realidad política. efímero. que podemos leer como el momento utópico que sus articulaciones psíquicas” (Butler. generacional que hacer. o bien en plena infancia. Lo político en esos repartición entre los modos del hacer. es material. Un planteo de Martín Kohan Dos relatos. llevan a cabo 2. de raza generizada. Esto es lo que hacen Barbie también puede eStar triste y La Virgen Cabeza cuando desar- como de hecho escriben. pero ya no es realidad” (pp.

Pero. final feliz e incluso una inmoral moraleja. Mientras dura. agujereando o pegando prótesis donde no había nada? Poca cosa. Boicoteando todo verosímil. un largo trabajo de elaboración: Para mí. es abandonado por la secretaria). su marido Keno. funciona como el escenario virtual de un relato utópico antes que como representación. Las marcas de esa factura se ven en los planos que exhiben cuellos y miembros pega- dos o las toscas costuras de la ropa. ¿actores de cine porno que reproducen el esquemático guion de fantasmas convencionales? El acento español de Poncela mima el doblaje de películas o telenovelas e introduce una distancia suplementaria con el espectador. por García. sus roles de género. un medio- metraje de animación de veinte minutos. castigo a los personajes villanos (Ken se queda solo. triste. tiene una relación con la mucama. para empezar. inhibe la identificación emocional. la exhibición de las manipulacio- nes de las que fueron objeto y el hiperrealismo. la de los cuerpos de los muñecos. Del mismo modo lo hacen las voces afectadas de Juana Molina y Eusebio Poncela: ¿chicos que juegan a hablar por sus muñecos?. Y cuando. 2003)– que. que escape a la más estricta convencionalidad del guion del porno comercial: Ken engaña a Barbie con su secretaria a quien termina agrediendo sexualmente. Barbie se irá a vivir con su amiga. porque al muñeco lo creamos todo de nuevo. en un mismo gesto de distanciamiento irónico y divertido. Barbie. La fabricación se exhibe y lo artificioso ocupa enteramente la pantalla: las regaderas “flúo” o los plásticos tiestos de flores subrayan este efecto de artificialidad. es su apuesta por diversas formas de experimentación lo que convierte a la película en un eficaz artefacto estético y político. 2003). su amigo Trabie –travesti peluquera– y su cliente Kenu.La desclasificación de los cuerpos [63-76] mora /18 ISSN 0328-8773 65 totalmente con ella. Teresa. introducen una cuña entre los personajes y el espectador. la animación era una herramienta para contar esta historia y me pareció que estaba bueno involucrar a Barbie con lo pornográfico. película de animación que atenta tam- bién contra otra forma de lisura. por la denuncia de una vecina. “estándar”) y el cuadriculado del universo en miniatura de Barbie. 2003). La elección del muñeco y de la técnica de animación es su primera manifestación y supone. de una heterotopía. si la intriga anuda paródicamente las convenciones de la fábula y la lábil anda- dura del guion del porno. El distanciamiento. Sus convenciones retoman las de la fábula o el cuento tradicional: personajes tipificados. No por eso la . Estuve bastante tiempo en la etapa de investigación y sobre todo en lo que fue llegar al muñeco. que según Carri comparten el porno y el universo Barbie (García. el porno “comercial”. descompone los estereotipos del porno mainstream (es decir. más o menos distanciada. la lisura de su pertenencia al orden hegemónico que ha universa- lizado un particular preciso: el modo de vida occidental de las clases medias y altas. La villa de La Virgen Cabeza nace de una fundación en el relato y en él desaparece también. suerte de “fábula antimachista” –como la llamó la propia directora (García. ¿Qué cuenta este pervertido cuento infantil. Casa de muñecas: lo que sucedió cuando Barbie dejó a su marido Barbie también puede eStar triste es la segunda película de Albertina Carri. el uso de los muñecos. no es la Barbie original (Carri. cit. como bien lo sabía Bertolt Brecht. como lo dice la propia Albertina Carri. llevarlo al delirio. acción única orientada al desenlace. que es constantemente invitado a constatar el artificio. y dura poco. Ken la eche de casa.

la sombrilla. las relaciones de género marcadas por la dominación masculina. pero su intensidad responde a otros mecanismos. precisamente. En esta secuencia. permite resignificar retroactivamente las primeras secuencias: el mundo Barbie aparecerá a partir de entonces como universo social. por otra parte. 2009: 79). La secuencia. sobre todo a través de cambios marcados en los rostros de los muñecos. Este primado de la represen- tación del deseo por sobre la pura representación del coito es uno de los rasgos que. del modelo genérico del porno comercial. El efecto que produce la vista de la sangre o de los moretones de la secretaria agredida por Ken se intensifica. Trabie y Teresa y caracterizada por una sexualidad polimorfa carente de jerarquías. que también parece hecho por las manos de un niño. subraya con trazo grueso la pertenencia social. el nombre de la carnicería. los muebles de casa y de oficina. Esta apertura. cuya presencia subraya aun más la brutalidad. la cámara se vuelve subjetiva. no excluye el afecto y la emoción. la música funcional. que se manifiesta de modo violento con ambas mujeres. La primera imagen que tenemos de Barbie. la película se aleja. Desde un punto de vista formal. la preocupación de Teresa o de Trabie se imprimen hiperbólicamente en las expresiones faciales. Gracias a estos rasgos. es un primer plano de su rostro. formada por Keno. En este primer momento el espectador se prepara para ver la parodia de un melodrama singular. a través de distintas estrategias. los interiores burgueses de Barbie y Ken se vuelven locuaces: han dejado de ser el interior “tipo”. Pero el afecto y el cuidado del otro se deshacen de esta función . por ejemplo. para integrarse a un sistema de oposiciones socialmente jerarquizadas. Estas imágenes se acompañan de una canción en español. la idea misma de interior de una casa o una oficina. a causa de la incongruencia de su yuxtaposición con los decorados minúsculos y coloridos de la casa de muñecas. para la que justamente carecemos aún de nombre. el recorte de su mirada sobre el cuerpo de Barbie. El deseo aparece mezclado con ellos. El papel del afecto. experimental también aunque en otro aspecto. o con las prácticas sexuales: a la pareja heterosexual (Ken/Barbie o Ken/secretaria) no se opone simétri- camente la pareja de Teresa y su marido. La casa de muñecas se abre a un exterior no previsto en los decorados del juego infan- til: el de los barrios populares. “Capullito de alelí”. adopta el punto de vista de Teresa: filma a la vez el deseo creciente de la chica. Lo mismo sucede con las relaciones y las identidades de género. sino una agrupación de otra naturaleza. después de unos títulos claramente paródi- cos. como se ha dicho. que llega a un primerísimo plano de la tristeza de los ojos. Una serie de oposiciones que desdibujan la arbitraria universalidad de los particulares hegemónicos se despliegan a través de este recurso. La furia o el placer de Ken. De manera general. los personajes rubios y blancos. En el barrio popular el decorado es kitsch. étnica y genéricamente marcado. la tristeza de Barbie. Barbie y la secretaria de Ken recuperan sus marcas de pertenencia a un medio social determinado: la pileta. constituye un segundo rasgo que aleja a la película de los códigos del porno mainstream. El primer corte con el tratamiento de las secuencias iniciales aparece en los anticipos de la primera relación entre Teresa y Barbie. Mediante un dibujo como fondo. Ken. contrastan con el otro espa- cio. que viene a contrastar con la banda musical del comienzo (una mezcla de música funcional y de gemidos de fondo que funciona como cita del porno). “Keno’s beef”. que se anuncia ya en el propio título.66 mora /18 ISSN 0328-8773 [63-76] Cecilia González violencia se vuelve más soportable en esta película. vemos a Barbie caminar por las calles buscando la casa de Teresa. la animación lleva a cabo un trabajo de exageración de la expresión de la emociones. distinguen erotismo y pornografía (Lissardi.

des- componiendo y recomponiendo los lugares inicialmente previstos. que. que también está presente en los repartos porno: Ken. Keno. se piensa la disposición y la reorganización de llevar. solo me común. entre otras cosas.La desclasificación de los cuerpos [63-76] mora /18 ISSN 0328-8773 67 paródica del comienzo para caracterizar el conjunto de las relaciones entre los perso- najes de la casa de Teresa. como sucede con Barbie. ninguno tiene un papel dominante sobre el otro: la cámara toma un genéricas. Kenu. de clase. o con Qüity. Junto a la representación de las escenas de sexo explícito. lo que provoca un efecto de despersonalización característico del género.3 3. Los estereotipos exceden las todos los lugares. Puedes tomar esos mismos personajes que representé y dár- la polis. La miniaturización permite. El tercer elemento que distancia esta fábula porno de los modelos genéricos comer- ciales es su interés por la filmación de planos generales o de conjunto que dan cuen- ta de las nuevas figuras que componen los cuerpos. con respecto a una segmentación que el porno comercial no hace más que reforzar y especializar. 2009: 63). muestra su mutua penetración en una configuración en la las categorizaciones étnicas. entre otras cosas. asiática. plantea Fredric Jameson. a una mejicana en la que se han desplazado los roles iniciales y abolido las jerarquías. Si Barbie abandona a la vez una casa y un rol. Lo utiliza como estrategia comercial. cuando entra a la villa. para formar un nuevo ordenamiento. Los lugares son perfectamente interesantes. la nueva configuración colectiva y la ausen. y permite también llevar ese mundo hacia otro lado. orgiástico y comunitario. Todas las chicas porno que conozco representaron diversos roles de fantasía en un Algo del “éxtasis anónimo” (Jameson. tar su mercado en función de la Los papeles se intercambian y las figuras se recomponen en las secuencias siguientes. en la que los individuos han perdi- do “sus privilegios psíquicos” (p. esto explica su fuerte apuesta por el igualitarismo o. Sí cabe. Keno y Trabie. Keno y Kenu es discute. comunican el género (por ejemplo: fetiche. su lectura en clave de “universo” o de “mundo”. la travesti Trabie –que casi (y el casi es fundamental) es anagrama del nombre de la muñeca– funciona como marca de las identidades mutantes del modo queer que el porno comercial deja de lado. refiriéndose al negocio del porno y a la adaptación Los tres rasgos enunciados confluyen en la secuencia final. que reescribe irónicamente el para que sepa qué tipo de ropa “y fueron felices” del cuento infantil. Al grupo alternativo que integran Teresa. señalar coincidencias característicos fantasmas de dominio o de sumisión. destacando el abrazo. en cambio. por la “plebeyización”. No cabe. para los personajes masculinos. estable- cer un diálogo con el cine posporno Los cuerpos componen una comunidad definida por una sexualidad multiforme que cuyo desarrollo se incrementa con en la película se fundamenta en la igualdad y en el cuidado del otro más que en los el correr de la década. por la fecha de filma- ción de la película (2001). En tanto y en cuanto operador de una redistribución del orden de razas. aun. visualmente. En ese espacio utópico. subsiste en esta comunidad alternativa. 2004: 41) característico del género de la utopía momento u otro” (entrevista citada en Roberto Echavarren. 41). cuando se da cuenta de que Teresa está preocupada por Barbie y enamorada de ella. aparece recurrentemente la manifestación de afectos y emociones: “Me muero si Teresa nos deja”. Algo que recuerda Mika Tan. se lamenta Trabie. universo en miniatura que insiste menos en el espesor de los personajes que en su clara adscripción a roles e identidades tipificados. ejemplar en este sentido. Trabie para la travesti. Kenu. mostrando unos cuerpos partes de mercado muy precisas e identificadas: “Cuando me entrelazados y desnudos que comparten la misma cama en el momento del sueño llaman para una escena. demanda de los clientes. la mirada. al segmen- plano de conjunto de los tres cuerpos colocados de manera perfectamente simétrica. Son sujetos desclasificados. selos a una rubia. que elige referir elípti. sino que más bien refuerza el reparto de los lugares sociales. La descripción del nuevo orden suele adoptar una perspectiva anónima. que se desclasa o se “proletariza” yendo hacia los barrios populares. Las secuencias que filma la relación entre Trabie. se suman Barbie y el joven cliente. . lugar por excelencia de construcción de identidades genéricas y no genéricas. del mismo modo en que se descompone y recompone los lugares de los géneros con los que el relato trabaja. de las películas producidas a camente el encuentro orgiástico de la nueva comunidad. y. El porno comercial no intercambiables. El cariño y la solicitud marcan también la vuelta de Teresa. Este rasgo no es ajeno a la apuesta formal y experimental del trabajo con el universo de muñeca. una aprehensión global. Los nombres mismos de los per- sonajes se valen de este juego. el grupo permite postular una comunidad en la que todos tendrán un lugar. o a una negra. desclasados. niña de escuela) cia de figuras de dominación. Barbie también puede eStar triste trabaja con el universo del mundo de muñecas infan- til.

esta mirada infantil. No parece oponerse aquí a la gravedad. En todo caso. pero sí a la apelación a la empatía que suscitan muchos de los “discursos verídicos de la experiencia directa” (Kohan. o a las com- partimentaciones de un orden de la polis. la vecina clase o de jerarquización étnica. el cruce del porno con el cuento y la fábula. 2010: 187). como lo muestra la violencia estatal y la violencia de género que filman o la ominosa presencia de vecinos delatores. ya sea que esta remita a la elaboración del duelo de la desaparición de los padres. Porque la gravedad no está para nada ausente de estas dos películas ni el conflicto queda evacuado en ellas. como se recordará. característico de las secuencias en las que la experimentación y el juego con el procedimiento quedan en primer plano. de las escenas de sexo explícito con las muñecas de los juegos infantiles permite un distan- ciamiento crítico de roles. llevar a una despolitización del secuestro de los padres (Kohan. narrar el secuestro de los padres película en la que. un real que se renuncia a mostrar en Barbie también puede eStar triste. 2004: 71-72). que espía a Barbie y a Teresa y las delata al marido de Barbie. por la relación entre las apuestas en las citas de las películas de serie B utilizadas en Los rubios para de esta muestra de cine político y el trabajo llevado a cabo en Los rubios (Carri. para narrar diversas secuencias.4 al igual que lo hacen el cuento y el juego infantil. como matriz duplicada de un real irreductible de mostrar” (Amado. 2010: 40). el grupo como actor de una sexualidad igualitaria y desclasificada en Barbie también puede eStar triste. a una politización marcada que pasa por la evaluación crítica de los efectos de la militancia armada (Aguilar. apuesta a la experimentación y a la exhibición del procedimiento como medios para problematizar la categoría misma de representación.68 mora /18 ISSN 0328-8773 [63-76] Cecilia González Porque. Ambas cultivan un cine político que. tanto en un plano fantasmático como en el trabajo de interiorización del operativo corresponde. pero no por eso menos afirmada: la “comunidad fraterna” de compañeros de rodaje en Los Rubios (Amado. A la vecina de Los rubios (Carri. el porno mainstream reproduce. perpetuando o retomando prácticas y reflexiones de las vanguardias artís- ticas del siglo XX. los como una invasión extraterrestre y en Barbie también puede eStar Playmobil. a modo de conclusión. 2003). efímera tal vez. la del secuestro de los padres. Tampoco está ausente en ellas la apertura hacia otras formas de compro- miso. sino también para los géneros que han servido de base al relato. no solamente para el grupo que duerme apaciblemente en la cama común. Ana Amado constata este rasgo en Los rubios cuando analiza “el procedimiento de mostrar todo el dispositivo de puesta en escena. Un real irreductible de mostrar en Los rubios. por el contrario. Ni está ausente el horizonte utópico que postula la posibilidad de una comunidad. Se trata de un eco estético que se duplica Cabría tal vez preguntarse. que ambas com- parten. como lo muestra Gonzalo Aguilar cuando establece un equivalente entre el compromiso político de los padres y el compromiso estético de Albertina Carri en Los Rubios (Aguilar. en los guiones de 4. las par- 2003) que narra el secuestro de los padres y a su papel en el desarrollo tes de la polis. entre ellas. nada está en su lugar. sin renunciar por eso a una perspectiva crítica. en progresiva de normas de género consustancialmente ligadas a categorizaciones de una versión ficcional. los fantasmas que anima. también se apela a la animación de muñecos. 2004: 77). para otros. para unos. 2004) y. 2010: 180). Así. necesariamente dominantes en la literatura política de los primeros tiem- pos de la postdictadura. triste para presentar el peligro que Esta utilización fue analizada como elemento que recalca la percepción infantil de supone la vecina a partir de los hechos que se produjeron cuando la directora tenía tres años y fue interpretada de códigos de las películas de horror. Así. puede preponderancia en estas citas. La frivolidad que se atribuye a sí misma coincide con su voluntad de un retiro del pathos. La banda sonora tiene una especial maneras diversas. además. porque los caminos del cine político de Albertina Carri se alejan de la voluntad de referir una “realidad política”. . al terminar la película. son tantos los puentes formales y los ecos entre ambas películas que no me parece posible desligar las apuestas estéticas y políticas de Los rubios de las que ya han empezado a trabajarse en Barbie también puede eStar triste. incluso contrapuestas.

en efecto. “la villa nueva” (p. entre ellos. 63). qué buena que sos. además. a ese “centro abigarrado y oscuro. o el “caos villero” (p. 16). 80). 2009: 72). pensar cómo recrear eso que tuvi- mos” (p. pasa a la escritura a través de la transcripción de Qüity. a partir de los cuales volverá a introducirse otro orden: la Todas las citas de la novela novela. la historia entera de su entrada en la villa. nos Y es que esta novela cuenta una ficción contraestatal: la reorganización de la villa. Qüity contará. En adelante. con una voz y una cara que inexorablemente se iban fundiendo en la nada” (p. 31). registros y tonos. de subir mucho” (p. que permite hablar de una vida muriente y de muerte que todavía vive: “su muerte había terminado de alumbrar mi maternidad” (p. En Miami forman una heterodoxa familia. un orden social encantada de aprender algo que no alternativo que debe ser arrasado hasta en sus cimientos. dice Qüity abundando en los juegos conceptistas de la estética barroca que cultiva la novela. si seré boluda. una sacrílega organizan cursos en la villa: “… la nueva comisión histórica “trinidad” (p. Ambas se exiliarán a Miami una vez que la policía haya destruido con topa. tenéis razón. gilipollas. a las que hay que sumar también la Virgen. mismo sucederá con el sintagma “la villa nueva”: “a veces. en los que el voseo mayestático coexiste con variantes populares o vulgares del español. que se ven con- se ordena por mandato divino y ejecución comunitaria. munidas de martinis y vistas caribeñas. Barroca es también la estética de esta novela en la orquestación coral de sus lenguas. se encargó de trabajar con los arqueólogos. que estas definiciones. la vida están tomadas de la edición mencionada. Centro que se declina abundantemente en la escritura sin embargo. 29): Qüity. Cleo y la hija de ambas. una travesti que hablaba con la de un procedimiento irónico. solo se de la comunidad. terrenos valiosos que justifican la intervención policial en la anécdota. La duplicación es verificable incluso en las repeticiones anafóricas de la propia escritura. cámaras. cuando Qüity presente sus pensamientos como “la reflexión realidad efectiva de la experiencia del collage de desperdicios que la marea deja amontonados cuando baja después (“eso que tuvimos” no aparece puesto en entredicho). Cartago arada por Roma. la que produce el estanque construido por mandato de la Virgen. Lo porque su propia existencia discute el orden dominante. así. y también del oxímoron. entre otros. Esta duplicidad enunciativa –reforzada por la presencia de epígrafes que podrían for- mar parte de la ópera-cumbia con la que Qüity y Cleo se hicieron ricas en Miami– se reproduce también en una proliferante presencia de pantallas. por encima de los a la comunidad y la comunidad. si se prefiere. que crecía. segunda narradora cuya versión del relato. lentas y chillonas” (p. “un doble embarazo: una hija viva. como mierda. se miraban y se duplicaban en el estanque” (pp. Al caos se vuelve después firmadas por el relato de fundación tanto como por la afirmación de la de la destrucción. al niño que en boca de los arqueólogos que Qüity había hecho su hijo. tenemos que llamar a un ingeniero. 5. . a Virgen. fuera un curso con salida laboral…” (Cabezón Cámara. Cleo. María Cleopatra. madre de todos. perdón. Gracias. Las madres son también objeto de reproducción: Qüity y Cleo –la más queer de las madres de Cleopatrita (p. ese amontonamiento de vida y de muerte puru. través de una utilización del estilo indirecto libre que parece ponerla doras la villa. el uso del quiasmo. las murallas se adornan con las estatuas de cuarenta santos “de diversas santidades [que los] miraban y se miraban. como lo indeterminado. oral. A las ilusiones del espejo se suma.La desclasificación de los cuerpos [63-76] mora /18 ISSN 0328-8773 69 Un relato de fundación La violencia enmarca el antes y el después de la refundación de la villa “El Poso” o. matando a los que resistieron al operativo y. Qüity tuvo. Como muchos otros términos en la novela. de la fundación de una nueva “comunidad”5 dentro de la antigua villa. la operatividad de como barro. 17)–. Además del espejo del estanque que refleja la villa. una periodista de policiales que se ingresa en la escritura a través muda allí después de conocer a la hermana Cleo. y un hijo muerto. 9). 86-87). ponemos a planear la villa nueva. Todo esto. 86). 80) constituye. espejos. Virgencita. rioplatense o no: “Ah… sí. la palabra “comunidad” La novela está narrada esencialmente por Qüity. lo que se verifica ejemplarmente en los diálogos entre Cleo y la Virgen. La ironía no invalida. ayudada y contradicha por indicará el número de página. 12). que se sintieron felices de poder enseñar su ciencia Ciudad dentro de la ciudad. además de las cámaras de la policía y de la televisión que también [los miraban]. ¡encima pensáis en todo!” (p. sin cara y sin voz aún. la destrucción y el exilio.

el kitsch y las figuras de la televisión. 58). precisamente. como lo recuerda Donna Haraway (2007). la muerte prende” (1981: 112). seguro que sí pero el check-in fue un desastre porque alguien lo degolló para verlo refalar ¡en la sangre! hasta que le dio un calambre y se cayó a patalear. Creando una capa suplementaria. En continuidad con ese barroco popular del que hablaba Néstor Perlongher (1997) al analizar la estética de la religión de Santo Daime. lo escatológico convive con lo sagrado. caos del que nace un poema de cuatro páginas en las que conviven el inglés. con el lirismo trágico o la crueldad minuciosa del relato de las muertes. . 6. Reproduzco el fragmento de Después fue fiambre: Roland Barthes del que están tomados los términos: “Tal vez ¡Oh limitada jornada. lo que siempre ha ayudado. el español. a trazar fronteras entre partes. ¿Y el Torito se fue al cielo con la Laura de Petrarca? Se fue. a Juana de Arco. un arte en el que la extensión no es sumatoria La apuesta estética por el barroco no es indiferente al movimiento general de desor- sino multiplicativa. a Catalina de Siena (patrona del Santo Prepucio). el espesor de una aceleración: en Tácito. Reproduzco un frag- mento (pp. a definir “los límites de la comunidad en las imagina- ciones occidentales”. oh frágil naturaleza! ción progresiva entre la unidad y la totalidad. las referencias culturales al mundo latino de Miami. referencias mitológicas. en vertiginosas figuras de lo monstruoso. te he de dar rico vestir. ganización y reorganización total de las partes de la polis. 102-103): Ese fucking policía doesn’t know romancería: si supiera él pensaría que el killer was español o judío sefaradí. en resumi. “El Poso”. un chileno o un mexicano. y gargantilla encarnada como en damas nunca vi. al introducir un modo que das cuentas. ahora. barro. la cantiga de Alfonso X o el poema de Juan L. Petrarca. La refalosa. vestido de fina grana forrado de carmesí. sino que “prende” en una lógica de “aceleración”6. sea eso el barroco: una contradic. el humor. letrados. año tras no solo prolifera. Aquí se declina año. que “era medio travesti también” (p. a Pantaleón mártir. el inglés interfiere con el español en prosa y verso. las figuras de Perón y Evita. ellos cantaban así: “Por regalo de mi vuelta. la escritura se abisma en el elogio fúnebre del Torito a través del cual la novela exhibe su propia arte poética descomponiendo y recomponiendo. la mezcla se traduce en avidez sincrética: el panteón villero venera al Gauchito Gil.70 mora /18 ISSN 0328-8773 [63-76] Cecilia González La virgen habla como una española medieval. mierda o chorro de los materiales culturales literarios y no literarios. Martín Fierro. como Susana Jiménez. con la cumbia latina. mediáticos. a San Malverde (patrón de los narcos mexicanos). gargantilla de mi espada. Ortiz. populares. que tu cuello va a ceñir”.

esta novela de Gabriela Cabezón cia de la villa. cuya fe en una transformación radical del mundo “tiende a expresarse en el mal y el de la vida. El Poso no era la excepción. entre las que se encuentra la de la Virgen (pp. cuando no queda chapa sobre chapa. No se trata aquí de la villa en tanto y en cuanto objeto de representación de un “Lo que teníamos en la villa está espacio social.La desclasificación de los cuerpos [63-76] mora /18 ISSN 0328-8773 71 Se lo encuentra en las distintas series semánticas y retóricas que he ido identificando precedentemente: lo informe. Qüity. pero de esos no hay más. miembro cortado. cuya religiosidad. permitiría la multiplicación de la experiencia de “El Poso”. por fin. lo desproporcionado. y. con su metro noventa de su estatura. se sabe. que acaso pueda leerse como un homenaje callado al barroco barroso de Néstor Perlongher. tiene la piel de una adolescente sin acné. solo cabeza. diamantes y zafiros. La desproporción caracteriza a la propia Cleo cuando se subraya. Pero también es obvio que la deformidad pudo haber sido otra: patas grandes como patagones o cuerpos gordos o larguísimos o cabeza chiquita. En el mundo el idioma de la religión apocalíptica” (Hobsbawm. 55-56): Que semejante deformidad se debía a la torpeza del escultor era obvio. Cuando le veas la cara a la Virgen vas la autora. pero que se enuncia también como mezcla de clases y nacionalidades en la nueva comunidad. último despojo o reliquia de la experien. Paula Jiménez. hambre que convivían en paz. desgenerizándose. el del bien y primitivos. será la catedral nómade (p. miembro cortado. Y. sumar el de Osvaldo Lamborghini. pero que no deja de recordar. cuyo humor y prolija enumeración de las irreductibles dife. chongos. En las villas en particular no hay de Así es como la villa es retrospectivamente considerada como paraíso perdido por ninguna clase.: Esperá que veas la piel de la Virgen y vas a ver. Se la hicimos con láminas de quitosano. aunque sincrética y pagana. Silvina Friera (2009) a entender. acierta en destacar los ecos de la escritura de Washington Cucurto. 157). por ejemplo. 2009: 79). 2009) aquellos movimientos milenaristas –lazaretistas toscanos. travestis y putas literarios. 156) que. cuando está tan perdida como él. Y sus ríos “El Poso” funciona ante todo como escenario y lugar experimental de una comunidad caudalosos que no inundaban ni calmaban la sed de nadie porque utópica. y a ciertos aspectos de la obra de Copi. que se guarda en una bolsa –del supermercado Coto. (Cabezón Cámara. está marcado por la polisemia: Virgen de los cabezas o cabecitas negras. En una entrevista realizada a una especie de milagro de la medicina. Plantamos después” Qüity en un pastiche8. quedaron muchos árboles. que permitirá constatar el trabajo de escritura: les. ¿Por qué cuerpos tan débiles y cabezas tan desorbitadas? Y. . identidades. la incongruencia de su peluca Doris Day y su vestido demasiado chico. un poco extenso. en esta novela plagada de referencias mito- lógicas. es 7. así como también la inscripción de su poética en una final de Cleo. cuando Cleo gaste el dinero de ambas enjoyando ojos.7 las flores y las frutas que brillaban como joyas y los pájaros que cantaban como ángeles. Su nombre. sus fieras sin Cámara (Friera. como el paraíso está perdido y perdidos están sus muera quiero que me toquen cumbia. A estos nombres cabe Virgen cabecita negra también. Y mientos agrarios andaluces y sicilianos– que describía Eric Hobsbawm en Rebeldes esos árboles. la cabeza de otro poderoso monstruo auxiliar: Medusa. finalmente. por enumerar posibilidades. la Virgen también” (p. Virgen reducida a una de sus partes. Juan Desiderio en Esta cabeza de la Virgen. 1983: 97). También afecta a las estatuas. 81). su pareja sin sexo y su clima suave. Tampoco de otras villas prados y la sombra de sus árboles y ni de negros. Bueno. La villa es el lugar correlativo a estos sujetos que van deshaciendo sus diferentes 8. Reproduzco el fragmento. aunque la novela efectivamente las ramas inclinadas por el peso de construye relaciones identificables. de Cristian Alarcón (2010). que es lo que se usa en los hospitales para ponerles a los quemados. presente en la figura central de las travestis. línea que lleva a Néstor Perlongher Cabeza. así que queda habilitada la interpretación. dientes y boca con rubíes. el carácter monstruoso de la cabeza de la Virgen quedará aun más destacado (p. finalmente. movi. rencias que separan a “El Poso” de un Edén cualquiera no llegan a anular la validez de la constatación: “… ni siquiera ahora. es cierto–. Pero lo raro es que un poco sí se pare- cía. algo sagrado hubo ahí y no fue la Virgen. en el ambiguo discurso profético Cámara. sí. recuerda a Gabriela Cabezón nadie tenía sed. remedando el pelo con hilos de oro y poniéndole una piel de apariencia milagrosamente humana. desclasándose. se parece al paraíso. lo híbrido. aunque Gabriela Cabezón Cámara se refiera a su lectura de Cuando me perdido. descompartimentando lugares socia.

Y ese otro lado recibe una definición metafórica por parte de la narradora: este “pasaje a otra dimensión” supone. de la Hermana Cleo y de las travestis que funcionan como sacerdotisas o “cariá- tides de tetas desmesuradas. Lo que se encuentra del otro lado. Para un análisis de las relacio- nes entre rito. dictado por la presencia de la Virgen. Esta sacralidad pagana y festiva –en el tiempo de la fiesta volvemos a encontrar los rasgos del éxtasis anónimo y plebeyo del relato utópico– es la que rige los cambios en la organización espacial de la villa: la Virgen ordena la construcción de un estanque donde criar carpas. muertos armenios del genocidio que no recuerda nadie. la villa se dota además de una historia. se planta. se encauza mediante obras: “El chorro no paró nunca. A partir del mandato de la Virgen. entonces. de las excavaciones de la fundación. El “noso- tros” villero –definido como “los libres” o “los alegres”. con paredes y le hicimos un desagüe que empalmamos con la boca de tormenta más cercana” (p. nosotros sencillamente lo contuvimos. No se llega a ella por casualidad. es esta experiencia radical llamada a ser destruida y añorada. tiempo festivo9. en la villa se construye. 79)–. o reúne el amasijo de sus nervios (p. El capítulo de entrada de Qüity a la villa comienza por el relato de un ritual pagano. muertos unitarios con una mazorca en el orto. 33). la villa nueva tiene su propio culto. La insistencia significante subraya un acceso que lleva o dirige hacia otro lado. 71). coloridas también ellas como un templo antiguo” (p. restos que permiten armar 9.72 mora /18 ISSN 0328-8773 [63-76] Cecilia González Se trata. 55). Repetidamente en la escritura se cae y se entra “a” la villa más que “en” ella: “Evelyn fue […] mi entrada a la villa”. Así. antes. reorganización del espacio. según ella. muertos mutilados de la última dictadura. que van a ser obedientemente robadas en el Jardín Japonés por un comando encargado de cumplir el mandato divino. al chorro. la marca de la exclusión social . 29) de su vida. al convento o al colegio. de un espacio cerrado con murallas. un ingreso que supone un cambio de vida o de etapa. hasta un diente de Espartaco encontramos. 97). muertos rojos de todas la revoluciones de todas partes. muertos de todos los colores. 49-51). se canaliza. en primer lugar. y muertos indios sin orejas. muertos blancos de cuando la revolución en San Petersburgo. como se entra a la cárcel. “Qüity: ‘Entré a la villa’”. no solamente hacia otro espacio urbano. “Entré a la villa un año y medio más tarde” (pp. clasificaciones hegemónicas se desdibujan en favor de nuevas distribuciones. “cayeron” por haber buscado sus propias utopías: cuando los antropólogos forenses vayan a trabajar a la villa. inagotable. era de los que más había. el chorro que surge. un pasado que arqueólogos de la universidad y antropólogos forenses vendrán a investigar. todavía hoy dicen que les pudre los cimientos a los del barrio cheto que armó el Jefe. los huesos de todos los muertos de una improbable comunidad de derrotados (pp. muertos de hambre de los últimos gobiernos democráticos. véase Giorgio Agamben (2002). 72) que van a hacer emerger los restos de un pasado marcadamente mítico. la “pequeña multitud alegre” (p. juego y tiempo festi- relatos de un pasado común son las marcas que definen la nueva comunidad en que las vo. dividiendo ahora el terreno en “cuadrados perfectos con hilitos” (p. Ritos sincréticos. “el cambio de pantalla más importante”(p. de esos teníamos un montón. Ir a dar de comer a las carpas se convertirá en un ritual que compone las caritas desquiciadas de los pibes chorros y armoniza sus músculos desencajados. 132)– deja de funcionar como un puro dato sociológico. 72). hay que franquear una entrada a la que lleva una topología precisa: se “cae a la villa desde las tierras más altas” (p. Desbordante de flores y de plantas que retoman el motivo barroco de la proliferación vegetal –“decenas de ficus y […] miles de latas de malvones”(p. 72-73): Teníamos muertos de tierra adentro y de tierra afuera. E incluso algo de esos “pozos” y chupaderos en los que otros. como si “El Poso” de barro y mierda tuviera algo de su homónimo pozo. sus huesos saldrán literalmente del barro (p. muertos negros de Rwanda.

no lo sabemos– se proyecta hacia delante. El relato de la fundación y la destrucción de la villa está enmarcado por la muerte: se escribe después de la masacre. la posibilidad de un “orden cívico” (Perry Anderson. el exilio y el duelo por Kevin. Barbie también puede eStar triste y La Virgen Cabeza parecen relacionarse más claramente con esta segunda línea. El momento utópico está puesto en el pasado. le permite a Qüity narrar cómo la comunidad utópica nace de la vertiginosa redistribución de identidades y lugares. un tiempo cerrado por la derrota y el llanto de los muertos. La novela de Gabriela Cabezón Cámara recurre. en cambio. Uno de ellos es el que plantea cómo sería el mundo una vez librado de “la raíz de todos sus males” (2004: 40). 2004: 35) distinto. sucede también “en otra pantalla”. destinado a convertirse en el objeto perdido de una rememora- ción melancólica. nutre también un quevediano recuerdo de la muerte ante la utopía derrotada. por otra parte. hecho de flujos e intensidades. El tiempo corre allí por su cuenta: la invención de un pasado. Es. La película de Albertina Carri se abre sobre un horizonte utópico. sin abandonar la historia. Sin ser isla. El hecho de que la desclasificación pueda pensarse como vector de desterritoriali- zación. Existen. Si la pulsión barroca. otros personajes del afuera se suman a ella además de Qüity. pero también en el objeto anhelado de una refundación posible. es decir. Desemboca en él y allí se detiene. la derrota. y su discurso profético final –místico o farsante o ambas cosas. y también la pelirroja Helena Klein. 100) que es Torito recuerdan las aventuras de Europa y de Zeus. podrían inclinar a una lectura deleuziana de esta novela. materiales y jerarquías. Sus maneras de hacerlo. dos grandes modos del relato utópico. el que parece primar en ella. entendido el término como lo definen Ernesto Laclau y Chantal Mouffe. más que “otras visiones de la naturaleza humana”. su propio calendario. tiene una consistencia autónoma. Por su trabajo de desclasificación de los cuerpos y reorganización de las partes de la polis. Nº 18. no cierra el ciclo. una adopción que marcará en adelante la pertenencia a la comunidad. a otro tipo de estrategia para presentar este momento utópico. La desclasificación de los cuerpos en mora. dueño del supermercado del barrio que ayuda en el robo de las carpas. o incluso el carácter “nómade” que se atribuye a la cabeza-catedral. “El Poso” es un espacio amurallado marcado por una relativa clausura. sin embargo. Y sin embargo no es un modelo esquizo. Fecha de recepción: 27 de julio de 2011. Cleo. . Universidad de Buenos Aires (pp. como posiciones de sujeto en una formación discursiva dada (1987: 196). difieren. Cecilia (2012). para ser también fruto de una transformación. Fecha de aceptación: 6 de diciembre de 2011.La desclasificación de los cuerpos [63-76] mora /18 ISSN 0328-8773 73 y la marginalidad. por su parte. Buenos Aires: Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género. para decirlo en términos de Perlongher. con todo lo que estas categorías implican de afirmación de la contingencia de un orden social dado y de la sobredeterminación constitutiva de sus precarias identidades. pero no lo explora. como el chino Chan. propone Jameson. una conversión. hija de la señora de Alvear. en el fotograma final. sus ritos y sus fiestas. pero lo que surge de esa desclasificación es una nueva configuración de la polis. Para reforzar esta idea. Los cuerpos han sido desclasificados con respecto a una distribución hegemónica. la fundación de una ciudad y el exilio transcurren en un tiempo que. lo circunscribe. 25-32). Cómo citar este artículo González. a quien los encuentros eróticos con ese “inca pobre” (p. que supone nuevos sujetos. Facultad de Filosofía y Letras. Se construye como relato de un espacio social que pierde sus compartimentos y se abre a un exterior. El segundo modo es el que describe el funcionamiento de la nueva sociedad y deja ver. Por empezar. como una ventana abierta a un fuera de film que habrá que completar.

). Cristian (2010). cuerpos. Página 12. Cecilia. fémi- nismes. Rebeldes primitivos. ed.ar/diario/ espectaculos/6-24038-2003-08-13. Casa Editorial HUM. Debate femi- nista. Barbie también puede eStar triste [mediometraje de animación]. París. Cuando me muera quiero que me toquen cumbia. Fredric (2004). Buenos Aires. »» Amado. Herencias. Ercole. Norma.com. »» Carri. Albertina (guion y dirección) (2003). »» Cabezón Cámara. »» Echavarren. Nora (comps. Giorgio (2002). Buenos Aires. »» Aguilar. Roberto (2010). en González. De la materialité et des limites dis- cursives du “sexe”. Estudio sobre las formas arcaicas de los movimientos sociales en los siglos XIX y XX. núm. “La política de la utopía”. »» Friera. Disponible en: <http://www. “El porno gonzo”. París. Donna (2007). »» Hobsbawm. sábado 13 de junio). Albertina (guion y dirección) (2003). 43-82. New Left Review (Madrid). dos nue- vas estrellas en el cine de animación” (entrevista a Albertina Carri) [en línea]. “El río del tiempo”.html>. “Los usos de la igualdad”. »» _____ (2010). 26. París. “Barbie y el ‘Cuchu’. Editions Amsterdam. Buenos Aires. Eugenia (2003. Enfance et histoire. Eterna Ca- dencia. Lazos de familia. New Left Review (Madrid). Roland (1981). Roberto. pero no apocalíptico” (entrevista a Gabriela Cabezón Cámara) [en línea]. 25. Cultura y espec- táculos. Argentina (24 minutos). [Pie de imprenta: 2011]. Payot (Petite Bibliothèque).pagina12. Ana (2004). Martín (2004). »» Kohan. pp. »» Barthes. 78. Punto de vista . »» García. La Virgen Cabeza. París. Barcelona.ar/diario/suplementos/es- pectaculos/4-14198-2009-06-13. pp. núm. Ana & Domínguez.pagina12. vol. pp. »» Carri. Hamed. »» Alarcón. Disponible en: < http://www. Amir & Lissardi. 35-45. Buenos Aires. núm. Los rubios [largometraje]. pp. pp. Santiago Arcos Editor. Silvina (2009. en Essais Critiques. “Pesimista. Página 12. Gonzalo (2010). Manifeste cyborg et autres essais: sciences. »» Haraway. Paidós. Dardo & . “Órdenes de la memoria y desórdenes de la ficción”. Perry (2004). año 10. Judith & Laclau. Scavino. 115-139. Gabriela (2009). “Tacite et le baroque funèbre”.html>. Espectáculos. Porno y postporno. »» Butler. Argentina (89 minutos). ficciones. en Amado. fictions. Ariel. Judith (2009). Eric (1983). miércoles 13 de agosto). 19. Vidas de pibes chorros.74 mora /18 ISSN 0328-8773 [63-76] Cecilia González ## Bibliografía »» Agamben. Ces corps qui comptent. 37-74. en Echavarren. “La realidad política”. Un ensayo sobre el nuevo cine argentino (2da. »» Jameson. Exils. Ernesto (1999).com. actualizada). »» Butler. »» Anderson. Montevideo. Seuil (Points Essais). 112-115. “La apariencia celebrada”. Otros mundos.

Antoine (eds. Néstor (1997). Siglo XXI. París. Buenos Aires. Ha- cia una radicalización de la democracia. Casa Editorial HUM. Hegemonía y estrategia socialista. Amir & Lissardi. »» Perlongher. Jacques (1995).). Galilée. Ercole. Colihue. Roberto. Montevideo.La desclasificación de los cuerpos [63-76] mora /18 ISSN 0328-8773 75 Ventura. Les armes et les lettres. Presses Universi- taires. La violence politique dans la cul- ture du Rio de la Plata des années 1960 à nos jours. Bordeaux. Ercole (2009). Madrid. “Después de la pornografía”. Ernesto & Mouffe. Prosa plebeya. Chantal (1987). »» Lissardi. en Echavarren. Politique et philosohie. . »» Rancière. »» Laclau. La mésentente. Porno y postporno. Hamed.

76 mora /18 ISSN 0328-8773 [63-76] Cecilia González .

En ellos se evocaban personal o colectiva de inmigrantes historias de viajes (generalmente ultramarinos) en las que las mujeres “seguían” a ultramarinos en general en Amé- sus maridos. económica y social vulnerable. la amenaza frente a la pérdida de la propia estabilidad social y eco- nómica y los supuestos desequilibrios que pueden producir los recién llegados en las sociedades receptoras motivaron muchas veces el rechazo por parte de algunos sectores sociales. como epifenómenos de las crisis financieras registradas ya en los años 70 y como expresión de las políticas neoliberales de los 80. los Estados receptores de fuerza de tra- bajo extranjera endurecieron sus políticas inmigratorias. pero esta vez con el foco en la situación de los migrantes: sus condiciones de trabajo. el fenómeno 1. histórico y cultural. Autobiografía de un inmi- tina era lugar de destino de la fuerza de trabajo masculina y subsidiariamente feme. Es así como las cuestiones derivadas de xenofobias. grante español en la Argentina. Son historias usualmente ligadas a los movimientos de biografía de un inmigrante espa- poblacionales de principios y de mediados del siglo XX. cuando “hacer la América”1 resultaba una gesta prioritariamente de varones. al mismo tiempo que las denuncias por las condiciones de vida y de trabajo de miles de personas emigradas y/o desplazadas. que siempre estuvo presente en las organi- zaciones sociales. para quienes somos hijas/os y nietas/os de inmigrantes. momento en que la Argen. Editorial del Instituto. Hacer la América. Simultáneamente. A partir de las consecuencias económicas. . estos temas habían sido superados. “esperaban” o eran “pedidas” por ellos. comenzaron a ser tema de los organismos internacionales. Estos temas usualmente fueron foco de discusiones sobre la desviación social y la anomia en la bibliografía sociológica y antropológica. Sin embargo. de contratación y las situacio- nes concretas de vida en los países receptores.DOSSIER Migraciones contemporáneas: aportes desde las ciencias sociales [77-80] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 77 Presentación Dossier Migraciones contemporáneas: aportes desde las ciencias sociales "" Ana Domínguez Mon Desde comienzos del siglo pasado las migraciones constituyen fenómenos generadores de estudios de carácter económico. político. con el reco- nocimiento y la incorporación de los derechos sociales. Por otro lado. las migraciones se tornaron temas usuales en las agendas nacionales. políticas y culturales que produjo la globalización. En Argentina. El tema se ha convertido en un debate central en las discusiones en el campo de la antropología y de la sociología. Palabras como “trata” y “comercio humano” fueron apareciendo en las discusiones de las reuniones internacionales. rica Latina y con el que tituló Juan Francisco Marsal su famoso libro culinos en los países de destino. el temor a lo desconocido. al tiempo que se beneficiaban con el empleo de miles de personas en situación jurídica. social. y hasta la persecución de los inmigrantes. Expresión derivada de la gesta migratorio forma parte de los relatos familiares de la infancia. nos Aires. tanto los procesos de crecimiento económico como los de crisis políticas y sociales volvieron a instalar el tema. o por novios o familiares mas. después de la segunda mitad del siglo XX. Y parecía que. económicos y culturales en los documentos producidos desde y por las agencias internacionales. ñol en la Argentina (1969). Es que el impacto que causan conjuntos poblacionales de diferentes procedencias en las sociedades de recepción estimula la reflexión sobre distintas herramientas conceptuales para el análisis de las diferencias. Bue- nina. y concitan el interés de investigadores de diversas disciplinas.

Es en ese momento cuando los organismos internacionales se vieron ante la responsa- bilidad ética de denunciar un mercado hasta entonces “invisible” pero real: la explo- tación humana a través de formas de “externalización de trabajos” (Gregorio Gil. así como lógicas presentes en las estructuras normativas de los Estados nacionales y en las prácticas derivadas de su ejecución. Las sociedades de destino no eran los paraísos prometidos en los contratos laborales ni en los convenios internaciona- les legalmente ejecutados.78 mora /18 ISSN 0328-8773 [77-80] Ana Domínguez Mon Los estudios sociológicos y antropológicos sobre migración aportaron información centrada en la fuerza de trabajo masculina. Los sueños de progreso económico-social se trocaron en maneras penosas de ingreso. se expresan en las formas en que adoptan las migraciones femeninas a comienzos del siglo XXI? Adriana Piscitelli propone focalizar la relación entre el “mercado” del sexo y del trabajo en el caso de la migración femenina brasileña en España. en cuanto aspectos situados en territorios específicos. Estos documentos problematizaron los mecanismos de circulación humana y los caracterizaron como avasallamiento de los derechos de las personas. Indaga en los documentos producidos por esas relatorías la relación entre migración. las actividades ilegales y de trata de personas alcanzaron a migrantes a principios del siglo XX. Se denominó así a la solicitud. género y derechos. así como desde el noroeste y nordeste de la propia Argentina. social y económica de las y los migrantes.2 a través de la revisión de temas Especial sobre los Derechos Humanos de los Migrantes hasta ese momento no considerados: los derechos. a través de empresas transnacionales. Hombres y mujeres buscaban mejorar las condiciones de vida originadas en la pobreza local. que pocas veces posibilitaron la asimilación y que en general evidenciaron formas de tratamiento xenófobas en las legislaciones laborales de los países de acogida. Las Naciones Unidas: Relatoría jurídica. Pese a que fueron considerados trabajos no formales. Los países que habían sido destino de inmigrantes a fines del siglo XIX y hasta mediados de los años 50. usualmente a través de la convocatoria de algún varón. 1999 y 2004) de las Naciones Unidas y las vincula con el caso par- ticular de la migración de las mujeres. especialmen. Para entonces. ¿Qué elementos. A fines del siglo pasado. Agradecemos la amable respuesta de las investigadoras en ciencias sociales que parti- cipan en este dossier sobre “migraciones contemporáneas”. Fueron los primeros pasos en el desvelamiento de las situaciones concretas que atravesaban quienes migraban dentro y fuera de los terri- torios nacionales. Es así como se fueron tornando destinos de inmigración en los 80 (Grego- rio Gil. sobre todo en el campo de los servicios. de mano de obra no nacional como empleo no formal. poblacionales. 2003). migraron sobre todo hacia la ciudad de Buenos Aires. Es en este momento que el análisis de la relación entre migración y trabajo permitió tornar visible formas de distribución del poder intragrupales entre los mismos migrantes. los organismos internacionales decidieron revisar la situación 2. 2009). principalmente los europeos y los de los países desarrollados de América y Oceanía. A través del análisis de un trabajo de campo etnográfico. sino que muchas veces constituían mecanismos de explotación huma- te Mujeres y Niños (2004). Los estudios sobre migraciones y género tuvieron un desa- rrollo en crecimiento constante a comienzos del siglo XXI. realizado en diversas etapas entre . y así. 70 y principios de los 80 del siglo XX (Torrado. clase y etnia. na organizada. Este proceso decrece hasta prácticamente interrumpirse a fines de los años 50. requirieron de esta fuerza de trabajo externa para la realización de actividades cuya demanda obedecía a la necesidad de cubrir nichos productivos. A partir de ese momento los movimientos poblacionales pro- venían de los países limítrofes. hasta el momento en que se reducen y llegan casi a eliminarse las expectativas de las políticas neoliberales de los 90. los datos disponi- (1999) y Relatoría Especial sobre bles evidenciaban que las migraciones transnacionales no eran simples movimientos Trata de Personas. destino preferido en los años 60. por su expansión económica. de los mandatos de género. María Inés Pacceca analiza tres relatorías (1994. por el interés de progreso económico y social. en tanto que las inmigrantes figuraban como parte del grupo familiar llamado a la reunificación. 2009).

DOSSIER Migraciones contemporáneas: aportes desde las ciencias sociales [77-80] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 79 2004 y 2007. A su vez. lo que hace que persistan formas de desigualdad que requieren de miradas atentas a las transformaciones sociales y culturales en las sociedades involucradas. así como las relaciones de género y de nacionalidad. A través de la categoría de género. El trabajo de Sandra Gil Araujo y Tania González brinda información acerca de cómo el trabajo doméstico constituye un camino obligado para muchas migrantes extranjeras. sobre todo de las de menores recursos económicos. nacionalidad. en un campo cambiante. La autora problematiza la relación de clase y de género con la categoría laboral. sobre todo para aquellas cuya desigualdad de clase y etnia comportan estereotipos desacreditables. nos invitan a repensar los criterios de selección y diferenciación de los países receptores para con los grupos migratorios. Aporta datos que demuestran la situación de inferiorización de estas mujeres. . en el caso concreto de los inmigrantes bolivianos en el mercado de la construcción en el extremo sur de la Argentina. al mismo tiempo que abren la agenda a miradas menos estereotipadas en el trata- miento de los movimientos humanos en contextos de crisis globales. Revisan los debates en relación con los derechos de las y los inmigrantes en situación de subalternidad genérica. Ana Inés Mallimaci discute la tesis de que la migración femenina es siempre subsidiaria de la migración masculina. Estos trabajos revelan los costados complejos de la relación entre migración y género. la autora articula género. raza. reconoce y analiza los patrones de cambio en las relaciones entre varones y mujeres a partir de la migración “pionera” femenina. ¿De qué manera la relación de “proveedora” de las mujeres migrantes cambia las relaciones con los varones a cargo de la unidad doméstica en el país de origen? La situación de migración ¿transforma las relaciones de género. Su análisis contempla las actividades productivas de las mujeres como acompañantes de los “pioneros”. Construye de este modo el “trazado de fronteras etnosexuales” a partir de los relatos de las migrantes brasileñas en España. en el caso de las migrantes bolivianas con destino a Ushuaia. habilitan formas de negociaciones para estas mujeres en contextos migratorios. pero cuyos resultados no siempre permiten reconocer com- portamientos de autonomía femenina. Interpreta los datos a través del aná- lisis articulado de las relaciones de género y teniendo en cuenta las discriminaciones étnicas en una región usualmente considerada de migración transitoria. ¿Qué fenómenos se identifican en los estudios que vinculan migración y género en el caso de la Argentina? Carolina Rosas ha trabajado con la migración peruana en Buenos Aires. Da cuenta de cómo clase y raza son categorías significativas para la inserción laboral de las inmigrantes brasileñas. presente en los textos de los organis- mos internacionales. sexualidad y clase social. El presente dossier “Migraciones contemporáneas” pretende llamar la atención sobre políticas que aún aguardan la incorporación real de la perspectiva de género. a favor de una mayor autonomía en las mujeres? La autora nos propone un análisis complejo. focalizados en fenómenos principalmente económicos. aunque no así en las situaciones concretas de vida de las y los migrantes. étnica y de clase. La lengua y la raza constituyen formas de exclusión en este grupo de mujeres inmigrantes de los mercados laborales formales. Casi en diálogo con el texto de Rosas. Los procesos de racialización/sexualización.

Claudia (2010). Ediciones de la Flor. “Más allá de los estereotipos: desafíos en torno al es- tudio de las familias migrantes”. niños.80 mora /18 ISSN 0328-8773 [77-80] Ana Domínguez Mon ## Bibliografía »» Gregorio Gil. Madrid. 11-15. Susana (2003). en Actas III Congreso de Economía Feminista. 1-13. Sevilla. IEPALA / La Casa Encendida (de la Obra Social Caja Madrid). en Grupo Interdisciplinario de Investigador@s Migrantes (coords. Historia de la familia en la Argentina moderna (1870- 2000). »» Pedone. niñas y jóvenes migrante. Familias. pp. Carmen (2009). Buenos Aires. pp. Universidad Pablo de Olavide. Rompiendo este- reotipos.). “Políticas de conciliación. »» Torrado. externalización del trabajo doméstico y de cuidados y migraciones transnacionales”. .

y. Resumen En marzo de 1994. Facultad de Filosofía y Letras (FFyL). the Rapporteurs issue annual and country reports where they develop their own perspectives. la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas creó Palabras clave la Relatoría Especial sobre la Violencia contra la Mujer. en 2004. During their mandate. Universidad de Buenos Aires (UBA). in 1999 the Special Rapporteur on United Nations the Human Rights of Migrants. rights and migration. la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares (ICRMW) y el Protocolo para prevenir. especialmente Mujeres y Niños. especially Women and Children. A partir de un conjunto seleccionado de los informes anuales ela- borados por estas tres relatorías. Durante su mandato. la Relatoría Especial sobre relatorías especiales mujeres la Trata de Personas. derechos y procesos de movilidad territorial. Abstract In March 1994. especialmente Mujeres y Niños. en 1999. the International Convention on the Protection of the Rights of all Migrant Workers and Members of Their Families (ICRMW) and the Protocol to Prevent. Migration ing trips.DOSSIER La migración de mujeres en clave de género y derechos [81-96] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 81 La migración de mujeres en clave de género y derechos en tres relatorías especiales de las Naciones Unidas "" María Inés Pacecca Instituto de Ciencias Antropológicas (ICA). líneas de trabajo y recomendaciones que juegan un rol significativo en las políticas globales. and in 2004 the Special Rapporteur on Trafficking Special Rapporteurs Women in Persons especially Women and Children. perspectivas y problemáticas que se fueron construyendo y visibilizando en el cruce de géneros. . este trabajo analiza las vinculaciones. research and recommendations. Based on a selection of their reports. Through country visits and fact-find. regional and even local politics. the United Nations Human Rights Commission established the Keywords Special Rapporteur on Violence against Women. Trafficking ed by the Convention on the Elimination of all Forms of Discrimination Against Women (CEDAW). las relatoras y los relatores especiales relevan violaciones a trata los derechos protegidos por la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW). las relatoras y los relatores especiales elaboran infor- mes anuales a partir de los cuales se van perfilando perspectivas. this paper analyzes the connections and issues that became visible in the intersections of gender. reprimir y sancionar la Trata de Personas. la Relatoría Especial Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos de los Migrantes. Supress and Punish Trafficking in Persons. Asociación por los Derechos Civiles (ADC). these Rapporteurs collect information on the violation of rights protect. A través de visitas a los países migración y recolección de casos. regionales e incluso locales. playing a significant role in global.

la reflexión y la acción política sobre los efectos desventajosos. Por otra parte. Desde el punto de vista del derecho internacional de los derechos humanos. evidenció que es la intersección entre discri- minación de género. 1992. discriminación étnica. En paralelo con las revisiones teóricas. Ejemplos de ello han sido la exigencia de igualdad de oportunidades educativas. La disputa por la no discriminación de las mujeres y por su acceso igualitario a los derechos civiles. su regulación y su control. la presencia de las mujeres en los flujos migratorios se fue equiparando lentamente con la de los varones. la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW. y más tarde su Protocolo Facultativo (1999). desiguales y opresivos (para las mujeres) de las estructuras y prácticas de género. Mirjana Morokvasic (1984) sostiene que abordar la migración (y el trabajo) de las mujeres desde una perspectiva de género implica analizar las interrelaciones entre explotación doméstica (en el marco del hogar. La preocupación por los estatus. ya que las preguntas centrales de los estudios migratorios estuvieron históricamente dirigidas a los volúmenes. 1998: 3). de la familia y del parentesco) y explotación laboral (en el marco del mercado y de su desregulación estatal). la independencia civil del padre. racial o nacional y explotación laboral lo que vuelve especialmente vulnerables a las mujeres migrantes y da cuenta de sus trayectorias en el lugar de destino. que lentamente comenzaban a chocar con la globalización del paradigma del derecho internacional de los derechos humanos. recogieron los objetivos de plena igualdad en todas las esferas entre hombres y mujeres y establecieron los estándares para su cumplimiento. las investigaciones sobre migraciones comenzaron a incorporar a las mujeres como una categoría de análisis específica “cuya participación en los flujos migratorios necesita[ba] ser explicada”. Muy esquemáticamente. a diferencia de la migración masculina. 1998). la conservación de la propia nacionalidad luego del matrimonio. Los desafíos no fueron menores. en Grieco & Boyd. fácilmente comprensible en términos de diferenciales económicos (Chant & Radcliffe.82 mora /18 ISSN 0328-8773 [81-96] María Inés Pacecca Introducción Durante décadas. las causas y los efectos de los flujos. entre muchos otros. Este proceso de feminización conllevó significativos esfuerzos teóricos para tematizar y abordar el género (entendido como principio nodal estructurante de lo social) en su relación con las dinámicas migratorias. Esta perspectiva. legitimadas por la tradición (patriarcal). en clave de género y de dere- chos. roles y desigualdades de género y su incidencia en las trayectorias migratorias de varones y mujeres fue bien posterior. Durante la segunda mitad del siglo XX. que ha orientado una porción significativa de las investigaciones realizadas en las últimas dos décadas. cit. su reducida participación cuantitativa en los grandes flujos del siglo XIX y principios del siglo XX no imponía desafíos teóricos ni suscitaba preguntas diferenciales –como en los demás ámbitos de indagación de las ciencias sociales–. 1979). el activismo feminista impuso la atención. A partir de la década de 1980. luego de las revisiones feministas a las ciencias sociales y de la perspectiva interdisciplinaria de los estudios de mujeres (women´s studies). al punto que hacia 1990 ya representaban la mitad de los migrantes internos e internacionales. marido o hermano. los modelos conceptuales para abordar los procesos migratorios se centraban en dimensiones macroestructurales que opacaban las interacciones entre migración y género (Grieco & Boyd. . de un conjunto de prácticas sociales. la igualdad de derechos sobre los hijos. sociales y políticos enfatizó la lectura. los estudios migratorios prestaron escasa atención a la presencia de mujeres en los movimientos internacionales de población.

Su perspectiva y su modalidad de trabajo. pobreza tación de un derecho vulnerado en el lugar de destino. 1966). agua potable (2008). terrorismo (2005). situ temáticas o problemáticas específicas en diversas partes del mundo. mino- más estrechamente la agenda de los derechos de género con la agenda de los derechos rías (2005). solidaridad internacional (2005). discriminación Las relatorías especiales contra las mujeres (2010). . libertad religiosa (1986). “representante especial” o “experto/a indepen. en la migración en sí y en el ingreso.DOSSIER La migración de mujeres en clave de género y derechos [81-96] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 83 En el marco de estos procesos. se encuentran vigentes 33 relatorías con mandato temático1 (28 de www2. productos y analizadas en este artículo inician su recorrido en el extremo opuesto: en la consta. en esp. cas en vigor se abocan a (en orden de aparición): desaparición forzosa tes que resulta imposible pensarlas de manera independiente: la prostitución y el o involuntaria (1980). venta de niños Estas cuestiones también han sido abordadas por los estudios migratorios. y que fueron tomadas central- mente por tres de las relatorías especiales de las Naciones Unidas: la Relatoría Especial sobre Violencia contra la Mujer (creada en 1994). constituye uno de los mecanismos espe.–. La tarea de los relatores y relatoras especiales consiste en recoger información. (2001). examinar. formas contem- poráneas de esclavitud (2007). detenciones arbitrarias (1991). la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles. (2004) y Sudán (2009). ejecuciones trabajo doméstico.org/english/> Human Rights Bodies > Special Procedures ellas unipersonales.ohchr. 1965). La resolución mediante la cual se crea cada mandato establece country [consulta: 25/06/11]. la Relatoría Especial sobre los Derechos Humanos de los Migrantes (1999) y la Relatoría Especial sobre la Trata de Personas. protocolos facultativos. el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR –PIDCP. deuda formas de presentación de resultados son sin duda diferentes en comparación con externa (2000). 1984). Burundi (2004). tancias centrales y complementarias de indagación en la compleja vinculación entre desplazados internos (2004). alertar y aconsejar con relación a situaciones de violación de los derechos humanos. la Convención sobre los 2. las declaraciones o los principios) contribuyen a delinear República Democrática de Corea el marco general de las relatorías especiales. los (1993). Fuente “Thematic mandates” (s/f) [en línea]. trata de personas (2004). Somalia (1993).–. la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares Camboya (1993).ohchr. sus plazos y sus de derechos humanos (2000). racismo y xenofobia (1993). me interesa analizar una serie de cuestiones vin- culadas específicamente a la migración de mujeres. of the Human Rights Council > ciales del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para analizar in thematic [consulta: 25/06/11]. Otros instrumentos (tales como otras convenciones o pactos. que han (1990). y a partir de ahí se dirigen extrema (1998). extrajudiciales sumarias o arbitra- rias (1982). monitorear. Sin embargo. Fortalecer el diálogo contribuirá sin duda a vincular transnacionales (2005). Disponible en: <http:// La figura de “relator/a especial”. implementada a partir de 1979. en esp. premigratoria. vivienda adecuada (2000). analizado secuencialmente la operatoria de las estructuras de género en la etapa libertad de expresión (1993). Disponible en: <http:// En la actualidad. 1966). Haití (1995). afrodescendientes (2002). Los mandatos temáticos por país comprenden (por orden Derechos del Niño (CRC –CDN. Las tres relatoras que inauguraron los respectivos mandatos entendieron que las mujeres migrantes se encontraban expuestas a situaciones específicas y distintivas de vulnerabilidad y 1. pueblos indígenas los espacios de investigación académica. 1948).–. en esp. derecho de asociación (2010). tortura (1985). de las personas migrantes. en español–. alimentación tanto a las estructuras de género como a las estructuras y prácticas normativas de (2000). la Convención para la Eliminación de todas las formas de Dis- criminación contra la Mujer (CEDAW. especialmente Mujeres y Niños (2004). of the Human Rights Council > dato según el país2. derechos culturales (2009). y laboral en el país de destino.org/english/> Human Rights Bodies > Special Procedures diente”. migrantes (1999). las tres relatorías especiales independencia de magistrados y abogados (1994). situación de los defensores los estados nacionales.1990). territorios palestinos ocupados (ICRMW. 1979). Inhumanos o Degradantes (CAT. www2. educación (1998). Complementariamente. Sociales y Culturales (ICESCR –PIDESC. género y derechos. Los estándares en que se basan provienen principalmente de los tratados fundamentales del sistema internacional: la Declaración Universal de Derechos Humanos (UDHR –DUDH. corporaciones migración. desechos tóxicos (1995). Fuente “Country mandates” (s/f) [en línea]. mercenarios (2005). las restantes conformadas por grupos de trabajo) y 8 con man. permanencia e inserción social violencia contra la mujer (1994). la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial (ICERD. el Pacto Internacional de Derechos Económicos. 1989) y la Convención Internacional sobre de aparición): Myanmar (1992). Las relatorías especiales temáti- de explotación que articulaban de manera tal su condición de mujeres y de migran. ambas constituyen dos ins.

que en ocasiones encuentran grandes dificultades para legitimarse y difundirse. la producción de informes anuales english/> Human Rights Bodies > e informes especiales convierten a las relatorías en antenas para la centralización y Special Procedures of the Human difusión de violaciones sistemáticas de derechos humanos. es sin duda su rasgo distintivo. renovables). aunque sí cuentan con personal de asistencia. alcances de los mandatos son laxos y genéricos. Sin embargo. cada relator o relatora especial cuenta con libertad para especificar y definir su perspectiva de trabajo. Subedi. del estado y la sociedad civil. en una estructura tan extensa y fuertemente burocratizada como el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. dialogar con la academia. los pedidos a las autoridades nacionales. con instituciones de gobierno y con los organismos internacionales (incluidas la propia ONU y sus agencias). seguramente. sino que también han establecido estándares y. espe- cialmente Mujeres y Niños) surgidas en relación directa con dos convenciones y un protocolo complementario. y realizan visitas a los países.84 mora /18 ISSN 0328-8773 [81-96] María Inés Pacecca su competencia y su duración (generalmente de tres años. la singularidad del aporte de cada relator o relatora depende de cómo logra tramar los “datos” o “casos” con su perspectiva de promoción. Combinadas. sin ser exhaustivo. Esta suma de características convierte a las relatoras y los relatores en compiladores. desarrollar una agenda articulada y en sinergia con otros relatores especiales. jurídica o de activismo en la protección de derechos. así. El empeñar sus funciones con total imparcialidad”.org/ denuncias. Para ello deberá definir y sostener el alcance y los objetivos que imprimirá a su trabajo. infraestructura y financia- nal y no reciben sueldo ni ninguna miento para viajar. cias sobre incumplimiento o violación de derechos. las relatorías devienen instancias particulares que combinan sostén y legitimidad institucional (por su lugar en la estructura de las Naciones Unidas y por la manera en que se designa a los relatores).ohchr. sistematizadores e intérpre- tes (desde el encuadre de derechos humanos) de un vasto corpus de conocimientos locales referidos a situaciones concretas de violaciones de derechos. quisiera ensayar una primera aproximación a las tres relatorías especiales ya mencionadas (sobre la Violencia contra la Mujer. Mukherjee y Ngane (2011) señalan que las relatoras y los relatores especiales no solo han monitoreado y documentado violaciones de derechos. han incidido de manera significativa en la elaboración. El carácter independiente de los titulares de mandatos es En el marco de su mandato. sociedad civil. a la vez que timonear la temática de su relatoría en las turbulentas aguas de lo local y lo global. . Desde este amplio marco de referencia. acceso a diálogos o intercambios intersectoriales (gobierno. la documentación de casos locales. Con un mandato amplio pero inespecífico –tanto en lo conceptual como en lo geo- gráfico–. con absoluta autonomía y libertad de criterio pero con recursos limitados. con el activismo (ambos lato sensu). imprimiéndole a su mandato un sello propio. otra retribución financiera por su labor. Para la realización de su tarea no reciben 3. Extraído de “Special trabajo en terreno (por invitación del país o por pedido del relator o de la relatora). perspectiva y modalidad de trabajo autónomas (inscriptas en la esencia del mandato). implementación e inter- pretación del derecho internacional de los derechos humanos. Disponi- ble en: <http://www2. la Procedures of the Human Rights recolección de información in situ. del derecho internacional de los derechos humanos y las soberanías nacionales. Las relatoras y los relatores son personas con pericia y trayectoria pública académica. 2011). la recepción de Council” (s/f) [en línea]. protección y ampliación de derechos. Wheatley. manteniendo siempre la independencia de criterio –que es. “Los titulares de mandatos de remuneración (señal de su independencia e imparcialidad)3 ni compensaciones eco- los procedimientos especiales cumplen su función a título perso- nómicas. sobre los Derechos Humanos de los Migrantes y sobre la Trata de Personas. En cierta medida. han producido un corpus documental de. las relatoras y los relatores reciben directamente las denun- fundamental para que puedan des. así como para desarro- llar la estrategia o metodología que considere más adecuada (Naples-Mitchell. organismos internacionales e intergubernamentales) y un trabajo en terreno que. la piedra basal legitimante en la construcción de una voz autorizada–. puesto que los Rights Council [consulta: 15/06/11].

sociales y de poder “que explotan la mano de obra femenina y el cuerpo femenino” (parágrafo 53). sistematizaciones de comunicaciones enviadas y recibidas…). Retomando la perspectiva de la declaración de 1993. de dos cuestiones de gran visibilidad social e institucional a partir de 1990. sexual o psicológico. La violencia. 6) fue creada mediante la resolución 1994/45 de la Comisión de Derechos Humanos. desde una perspectiva de género y derechos.4/1995/42) donde afirma que su mandato se desplegará según dos componentes centrales: 1) la determinación de los elementos que dan lugar a la violencia contra la mujer. cuyo artículo 1 la define como todo acto Asamblea General 48/104 del 20 de basado en la pertenencia al “sexo femenino” y que resulta en daño o sufrimiento diciembre de 1993 (A/RES/48/104). Marruecos y Seychelles habían ratificado la Convención sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares. o a las intersecciones entre movilidad territorial de mujeres. en la familia o en la comunidad. y […] uno de los mecanismos sociales fundamentales por los que se fuerza a la mujer a una situación de subordinación respecto del hombre”. en las tres. La resolución de 1994 destaca la 4. misiones a los países. resolución de la la mujer” y remite a la declaración de 1993. Gabriela Rodríguez Pizarro (migrantes) y Sigma Huda (trata de personas). de 1949 [A/RES/317(IV)]. y 2) la identificación e investigación de denuncias y situaciones de hecho. es “una manifestación de relaciones de poder desiguales entre el hombre y la mujer. especiales. en el marco de estas relatorías se han revisado situa- ciones diversas. Coomaraswamy presentó el Informe Preliminar (E/CN. concibe a la trata como “el mal que acompaña” a la prostitución y no cuenta con mecanismos para pro- mover o evaluar su implementación por parte de los Estados que la habían ratificado. señala las históricas y desiguales relaciones económicas. . En 1994. luego de que en 1993 se evaluara la violencia contra la mujer como “un obstáculo […] para la plena aplicación de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer”4. los actos violentos pueden ocurrir en la vida pública o en la privada. Extraído de la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia “[honda preocupación] por el carácter sostenido y endémico de la violencia contra contra la Mujer. la perspectiva de género ha sido estructurante –por definición y por convicción de quienes inau- guraron el mandato: Radhika Coomaraswamy (violencia contra la mujer). “incluyendo sus causas y consecuencias” (art. estructuras de género y derechos. quien se desempeñó a partir de 1994 hasta julio de 2003. que recién entraría en vigor en 2003. al igual que la “violencia contra las trabajadoras migrantes” (parágrafos 220 a 234). para la prostitución y la trata. 2). el instrumento principal consistía en el Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena. físico. Si bien. en tanto que. y con lógica inaugural. a lo largo de los años. Entre los grupos más vulnera- bles. figuran las mujeres migrantes y refugiadas. tomaré los principales informes de las tres relatoras inaugurales para rastrear en ellos la puesta en problema y la puesta en agenda. según lo señala esta declaración en sus primeros párrafos. que han conducido a la dominación de la mujer y a la discrimi- nación en su contra por parte del hombre e impedido el adelanto pleno de la mujer. Me refiero a la feminización de los procesos migratorios y a la trata de personas para explotación sexual. de Sri Lanka. e incluyen “la trata de mujeres y la prostitución forzada” (art. La “prostitución y la trata” merecen un apartado específico (parágrafos 205 a 219). Debe señalarse que en 1994 solo Egipto. La relatoría sobre la violencia contra las mujeres La relatoría especial sobre la violencia contra las mujeres. que propone castigar todas las formas de prostitución (incluso las consentidas). La primera titular del mandato fue Radhika Coomaraswamy. 200 piezas (informes anuales. Fue sucedida por Yakin Ertürk (2003- 2009) y por Rashida Manjoo (desde 2009 al presente).DOSSIER La migración de mujeres en clave de género y derechos [81-96] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 85 aproximadamente.

ocurrida entre 1970 y 1980.00 h. los temores ante el VIH/SIDA y “la permanente tolerancia social a los imperativos de la sexualidad masculina” (parágrafo 210) se vinculan con el crecimiento de los traslados internacionales de mujeres jóvenes para su explotación sexual. la segunda. diferentes conceptos de sus derechos y posiciones.1. a “reunir y compartir información […] para facilitar la formulación de medidas al respecto” y recomienda. Belarús. con intereses diferentes. la Federación Rusa y Ucrania. así como “una cantidad de países de 5. la tercera. fue encerrada y vigilada. tales como Polonia. la República Checa. si fuera necesario. Según los diversos expertos que consulta. 2000). acciones. Bélgica. El informe respectivo (E/CN. fue reclutada por una pareja para trabajar como empleada doméstica en Berlín. especialmente Mujeres y Niños. El desarrollo desigual. solo esta última estaba compuesta . con la promesa de pagarle 40 marcos alemanes (DM) por cada cliente atendido. y suelen padecer enorme aislamiento legal y social debido a las prohibiciones. Poco des- pués. sus reclutadores la “vendieron” a un proxeneta que la explotaba en un burdel asociado a un bar. Considera que ha aumentado “la asociación delictiva en el comercio del sexo”. donde logró escapar (embarazada) con la ayuda de un cliente. En cuanto a las trabajadoras migrantes (nacionales e internacionales). donde condena el traslado interno e internacional de mujeres y niñas con finalidad de explotación sexual o económica “en beneficio de proxenetas. Nigeria y Zaire). República Dominicana). de países de África (Ghana. y diferentes vulnerabilidades” (parágrafo 205). Fue golpeada. En diciembre de 1994. sus documentos fueron retenidos. atendía clientes desde las 20 h hasta las 4. Posteriormen- te fue explotada en Zúrich. ocurrido en 1995 y detallado en el informe (apartado I. El caso de “Anna”. En ellas. tratantes y bandas criminales organizadas”. for- talecer todos los instrumentos jurídicos internacionales vigentes aplicables a la trata. Sostiene que “las prostitutas constituyen un grupo heterogéneo. de América Latina (especialmente. iniciada en la década de 1990. proviene de países de Europa Central y Oriental” (parágrafo 44). fines y medios que años más tarde quedarían en la definición de trata (artículo 3 del Protocolo para prevenir. traducción del texto en inglés del informe E/CN.A). fiscalizaciones o sanciones morales contra la prostitución en la mayoría de los países. “es posible identificar cuatro oleadas de mujeres trasladadas desde diversas partes del mundo y explotadas en Europa Occidental. próxima a la frontera con Alemania. Allí. y en particular las trabajadoras domésticas. provenía del sudeste asiático. a cambio de 10 DM por cliente. En su informe. que residía en la ciudad de Szczecin. Alemania. de modo que sea posible evaluar logros y dificultades. las no especializadas. y la cuarta. la relatora especial visita Polonia para profundizar en la temática en un con- texto donde ya existan iniciativas gubernamentales contra la trata y la prostitución forzosa. engaño o esclavitud. la relatora asocia la mayor presencia de mujeres provenientes de los países de Europa Central y Oriental en los prostíbulos de Europa Occidental con las grandes crisis y cambios posteriores a 1989. el aumento del turismo sexual. compen- dia todas las etapas. la condición de migrante –por lo general irregular– se constituye en una desventaja más. La primera oleada. A diferencia de las otras tres oleadas. la Asamblea General aprobó una resolución (A/RES/49/166) referida a la trata. los Países Bajos y Suiza”5 (parágrafo 6). un mes después de la presentación del informe preliminar de la relatora –pero sin mencionarlo explícitamente–. invita a los Gobiernos a crear conciencia sobre el problema.86 mora /18 ISSN 0328-8773 [81-96] María Inés Pacecca El informe preliminar de la relatora Coomaraswamy distingue la prostitución que resulta del “ejercicio de una ‘opción racional’” de la que resulta de la coacción. reprimir y sancionar la Trata de Personas. A su llegada. Los extractos en español son mi destino.4/1997/47/Add. tales como Austria. A los 17 años. suelen ser víctimas de actos de violencia que incluyen la retención de pasaportes o documentos y la servidumbre por deudas. fue forzada a prosti- tuirse. En 1996. Anna. Su declaración testimonial dio pie a una extensa investigación policial.1) se presenta como estudio de caso “de un fenómeno que afec- ta diversos países de origen en Europa Central y Oriental”. De este monto se deducían sus gastos de ropa y comida.4/1997/47/Add.

y iv) la situación de un pago o sin este fin. la necesidad de alojarlas una convención internacional en lugares donde no puedan ser amenazadas por los explotadores. en lugar de centrar su atención en los derechos humanos”. con ello. la comunidad internacional “no está cumpliendo su compromiso de proteger los derechos humanos de la mujer” (E/CN. señala que más allá de las CN. Ante la falta de una definición “clara o conveni. junto a la convención. cabarés. Además. En 1998. Asimismo. Este comité sesionó en ción de casos sobre migración/movilidad territorial de mujeres. así como la desconfianza y las sos. la fuerza. parágrafo 7). en el informe tergubernamental de composición abierta con la finalidad de elaborar se destaca el temor y la reticencia de las víctimas a declarar.B). y que entre ellos tal vez se encuentren antiguas víctimas devenidas victimarios.A). y donde expone “la evolución de su postura sobre la trata de mujeres” RES/55/25) y su tres protocolos (sobre la trata de personas. a esta persona. sobre (apartado I. “Por trata de personas se me sobre la misión a Polonia) la explotación sexual de las mujeres ocurrió con pos. Su trabajo dio lugar al texto de la migración voluntaria a la trata de mujeres: el continuo que va de la circulación de las Convención contra la Delincuencia mujeres a las violaciones de los derechos humanos cometidos durante esta circulación” Organizada Transnacional (A/ (apartado I. situación de trabajo forzado o en prácticas análogas a la esclavitud. examinar. “tanto la prostitución como la trata son emprendimientos llevados adelante por asociaciones de cinco o seis personas con contactos criminales” (parágrafo 53).7 y que rescata los o la servidumbre por deudas. da de trata de mujeres”. y retornan fabricación y el tráfico ilícitos de a sus propios países de origen aun más vulnerables de lo que partieron. prostitución “telefónica” y “vidrieras”). Sostiene que el perfil de los tratantes es de trazos imprecisos. ii) el negocio con seres humanos. transporte. la reiteración de amplia contra la delincuencia transnacional organizada y de preguntas sobre hechos dolorosos y humillantes.4/2000/68. propone una que utiliza en el informe. armas de fuego. y el tráfico ilícito de migrantes y el transporte En febrero de 2000. y con relación a los trabajos preparatorios de Viena. transferencia. incluso por mar” (A/ RES/53/111). tal como en el caso de Anna y otros similares de jóvenes de la ex-URSS.4/2000/68. en una comunidad distinta de la Convencida de que la falta de definición acerca de los elementos constitutivos de la comunidad en la que esta persona vivía en el momento de cometerse trata de personas guarda relación con los no saldados debates sobre prostitución el acto original descrito en i)” (E/ (¿abolicionismo?. la relatora elabora un informe (E/CN. y el traslado internacional por lo general es legal: por los pasos habilitados y con los documentos correspondientes. la trata nunca es consentida. en noviembre de 2000– y sobre la relatora liga explícitamente la feminización de la pobreza con la feminización de la las armas de fuego –aprobado en migración. (incluido el abuso de autoridad). iii) el transporte. y el cruce de fronteras polí. En este informe (paralelo a los trabajos preparatorios del “Proceso de el tráfico ilícito de migrantes – Viena”. mayo de 2001 [A/RES/55/255]–). el fraude. burdeles. ¿prohibicionismo?. con el fin de: ii) situar o mantener elementos que. expresa su preocupación porque “el primer instrumento moderno internacional sobre la trata de personas se está preparando en el contexto de la lucha contra la delin- cuencia. que culminó en la Convención contra la Delincuencia Organizada Transnacional). vincula las restricciones en las políticas migratorias –que dificultan el ingre. de estos. venta. terioridad a su cruce de una frontera internacional. la violencia. com- ponentes y municiones. se encuentran en todos los casos: “i) la falta de consen.4/2000/68) cuyo tema es “de la enero de 1999 y octubre de 2000. saunas. alo- jamiento o recepción de personas: definición de trata debe distinguirla de la migración. si bien el crimen organizado ha crecido en Polonia. sus piezas. parágrafo 13). reflexión y documenta.6 aprobados. las de elaborar instrumentos interna- cionales que aborden la trata de mujeres extranjeras suelen ser finalmente deportadas (los sistemas punitivos “ven” mujeres y niños. la relatora señala que cualquier compra. la posibilidad pechas de complicidad o encubrimiento por parte de las Policías locales. 6. . ya sea regular o irregular: a i) mediante amenazas o recurso a diferencia de la migración.DOSSIER La migración de mujeres en clave de género y derechos [81-96] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 87 por mujeres fenotípicamente “blancas”. ¿reglamentarismo?). el secuestro. el engaño o la coacción ticas no es un elemento constitutivo. entiende la captación. para obtener timiento. Viena en once oportunidades entre tación sexual. 7. hoteles. so a los países de destino– con el incremento de redes clandestinas para cruces de fronteras. El reclutamiento recurre a distintos argumentos engañosos. y considera que. señala que. la lucha contra la más su permanencia migratoria irregular que su condición de víctimas). Puesto que en muchos de los casos documentados previamente (entre ellos. en una explotación o servidumbre de la labor o relación” (parágrafo 17). prostitución y explo. el infor. y dando continuidad a la línea de análisis. prostitu- ción callejera y en rutas. y destaca cómo esta combinación de factores coloca a las mujeres que desean ejercer su derecho a circular libremente en una situación de desprotección de derechos o de “protección marginal”. Con respecto a la organización de la prostitución. El informe identifica también distintos lugares o modalidades (escorts o acompañantes. a su criterio. si procede. la Asamblea General estableció “un comité especial in- En relación con la experiencia institucional en la persecución del delito.

si bien destaca la reducción a la servidumbre y la explota- ción de la mano de obra y el cuerpo femeninos.4/2000/82): durante su mandato se pro- pone “recopilar información acorde con la perspectiva de género y proveniente de todos los sectores. circulación y con la protección de los derechos de los trabajadores en tanto que migrantes. aún poseen documentos o que se encuentran en una situación migratoria irregular”. Agrega que “los caminos de la trata duplican los de la migración” (parágrafo 68) y que en el origen de ambas se encuentra la falta de derechos de la mujer. mediante la resolución 1999/44. las trabajadoras domésticas) 10. pero no de racismo. Destaca “la necesidad de un un Estado que no sea el de origen. sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares Senegal. Vinculó el reclutamiento con la feminización de la pobreza. entre 1995 y 1999 y tomar en cuenta “el problema del tráfico de personas. Pizarro presenta su primer informe (E/CN. para impulsar un abordaje desde la protección de derechos y no desde la persecución criminal. enfoque centrado y coherente sobre los migrantes como grupo vulnerable específico. analizó y contrastó la movilidad territorial común a la trata y a la migración. En enero de 2000. tenga en cuenta las negociaciones bilaterales y regionales encaminadas a abordar. Además de los países antes mencionados. Gabriela Rodríguez Pizarro ejerció el mandato desde su creación hasta 2005 y fue cias entre trata de personas y sucedida por Jorge Bustamante hasta 2011. teniendo presente derecho a regresar en cualquier “el gran número de migrantes en el mundo que va en aumento” y “las manifestaciones momento a su Estado de origen y permanecer en él”. reprimir y sancionar la Trata de Personas. el regreso y la reinserción de los migrantes que no 9. A la fecha de este informe. la relatora no desarrolla el papel que juega la demanda (especialmente de cuerpos femeninos) como “motor” de la trata de personas. Sri Lanka y Uganda. pero no hacia el cliente/prostituyente.88 mora /18 ISSN 0328-8773 [81-96] María Inés Pacecca diferentes perspectivas existe un grupo de mujeres cuya situación no puede calificarse de trata: “mujeres que saben perfectamente qué trabajo van a hacer. Mirando en retrospectiva. Cabo Verde. la relatora Coomaraswamy recogió una preocupación aún incipiente. México. y pide a la relatora especial que “en el desempeño de su mandato. la sistematizó desde una perspectiva de género y derechos. xenofobia.8 no estaban listos los protocolos de Palermo que establecían las definiciones y las diferen. Esta petición. Las referencias a las ganancias de proxenetas y explotadores y a las estructuras que deben montar para “gerenciar” el negocio disparan la reflexión hacia las complicidades institucionales. controlan su bolsa [dinero] y pueden circular relativamente sin restricciones” (parágrafo 36). (ICRMW)10 y hacer el seguimiento de las iniciativas de diálogo interregional. discriminación y otras formas de trato inhumano y degradante menciona el derecho a ingresar en contra los migrantes en diferentes partes del mundo”. separó la prostitución voluntaria de la explotación forzada e insistió en inscribirla en un marco de violencia de género. incluido su Estado de origen. cuyo dinero 8. no ponen ninguna objeción. Colombia. en especial. es sin em- bargo consistente con el artículo 8 de la ICRMW (A/RES/45/158). la Comisión de Derechos Humanos crea la de cualquier Estado. en particular las mujeres y los niños migrantes”. “abordar el problema de la vio- lencia contra las trabajadoras migratorias” (en particular. Si bien todo pareciera indicar que la trata es un fenómeno mundial. no solo con fines de prosti- la ICRMW fue ratificada por tución”. Bosnia-Herzegovina. la relatora Rodríguez tráfico ilícito de migrantes. de curiosa vin- culación con el derecho a la libre pone en marcha y mantiene aceitada la maquinaria de la trata para explotación sexual. existe “poca información acerca de África y América Latina [donde] se está haciendo más hincapié en la migración de las mujeres que en la trata. incluidos los propios migrantes”.9 También buscará aumentar las ratificaciones a la Convención Internacional Azerbaiyán. y analizó casos y situaciones centrales para la definición posterior consensuada en el Protocolo para prevenir. Dicho artículo indica que “los La relatoría sobre los derechos humanos de las personas migrantes trabajadores migratorios y sus familiares podrán salir libremente En 1999. […] [L]os planteamientos parecen estar basados en aspectos económicos y no en la violencia” (parágrafo 73). Llamativamente. abusada y maltratada. especialmente Mujeres y Niños. Puesto que en relación con la prostitución “la ley continúa rigiéndose por consideraciones morales […] probablemente las únicas mujeres víctimas de trata a las que se ha de brindar protección sean aquellas que respondan al estereotipo de la joven virgen” secuestrada. . […] y tendrán Relatoría Especial sobre los Derechos Humanos de los Migrantes.

trata.11 11. y aparecen en sus informes anuales y especiales. España o Marruecos).4/2004/76) y el creciente número de personas en situación migratoria irregular (A/57/292). En el informe que presenta en 2003 a la Asamblea General (A/58/275) y donde resu- me los primeros tres años de su mandato. trata y tráfico de personas. El abuso y la explotación en situaciones de vulnerabilidad..DOSSIER La migración de mujeres en clave de género y derechos [81-96] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 89 En enero de 2001 presenta su segundo informe (E/CN. sumada a las restricciones de las normativas migratorias y de asilo (que dificultaron los ingresos regulares. los delitos y las con- travenciones: delincuencia organizada transnacional.4/2003/85). En términos muy generales. En un contexto de creciente y compleja movilidad territorial de las personas. reforzados por los discursos xenófobos y paranoicos difundidos por los medios de comunicación. tráfico. la situación de los migrantes detenidos penal y administrativamente (E/CN. bolivianos en la provincia de Buenos Aires en 2000. persecución y punición de la trata. dos hechos de diversa naturaleza ocurridos durante su mandato incidie- ron en su abordaje general de las difundidas y crecientes violaciones a los derechos de la personas migrantes: el atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York –en septiembre de 2001– y la entrada en vigor de la Convención Internacional sobre la Pro- tección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares (ICRMW) –en julio de 2003– y de la Convención contra la Delincuencia Organizada Transnacional (UNTOC Convention o. Este informe incluye también un llamamiento a Argentina por los graves episodios de violen- Las temáticas vinculadas a discriminación. el tráfico ilícito de migrantes (E/CN. constituyen una parte significativa de las denuncias recibidas por la relatora y de su indagación en las visitas a países (tales como Canadá. el tráfico y la migración irregular en particular. frontera México-EE. y migrantes y extranjeros en general devinieron el blanco prioritario de controles institucionales y policiales. pareciera haber llevado a la relatora a pensar el corazón de su mandato –la protección de los derechos humanos de las personas migrantes– en el campo de la gestión de la política migratoria en general y del control de los flujos en relación a la prevención. migración irre- gular. y su hipervisibilización institucional y mediática. Ecuador. El atentado con- tra las Torres Gemelas reforzó descomunalmente las lógicas de seguridad nacional en detrimento de las lógicas de protección de derechos. El “círculo perverso migración-racis- mo-xenofobia” sostiene la violación de derechos hacia las personas migrantes.4/2001/83). UU. la situación de los/as trabajadores/as migrantes empleados/as domésticos/as (E/CN. Filipinas. Estos ejes generales se desarrollaron en casos más acotados: los menores no acompañados. la trata de personas. ra Rodríguez Pizarro. xenofobia y situación de las mujeres cia ocurridos contra quinteros migrantes constituyeron efectivamente los ejes iniciales del mandato de la relato.4/2002/94). donde observa que las cuestiones vinculadas a trata y tráfico “han mostrado una de las caras más duras de la migración” y “confía en que la Convención de las Naciones Unidas contra la Delin- cuencia Organizada Transnacional y en especial sus dos protocolos pongan fin a este tipo de situaciones” –instrumentos que incluye en el marco jurídico relevante para su mandato–. junto con la criminalización y la desprotección institucional de los migrantes indocumentados. las preocupaciones gubernamentales se enfocaron en la seguridad. Sin embargo. Es verdad entonces que “las formas . vincula la falta de información de los potenciales migrantes acerca de los marcos normativos de los países de destino con “la vulnerabilidad como característica que rodea a la migración” y con los riesgos de migración irregular. la relatora señala que “el fortalecimiento de las políticas de seguridad y la tendencia a considerar la migración como un asun- to relacionado con los planes estatales de seguridad representan una amenaza para los derechos humanos de los migrantes”. Esta situación. a la vez que dificulta su denuncia. en español. a la vez que complejizaron el acceso al estatuto de refugiado). CNU-DOT) –en septiembre 2003–.

el principio de no discriminación –que prohí- be el tratamiento diferencial.13 “consecuencia del paulatino proceso de politización de la inmigración” (A/59/377. luego de la entrada en vigor de la Convención contra la Delincuencia Organiza- da Transnacional y del Protocolo para prevenir. refugiados y víctimas de poco sirve que un Estado declare que suscribe el contenido de los convenios de dere- trata salen de las mismas regiones. la clave de la violación sistemática de derechos de las personas migran- tes debe buscarse en los encuadres normativos nacionales y en las prácticas estatales como aspectos insoslayables en la constitución de la vulnerabilidad. no pueden resolverse con medidas coyunturales. amparadas en la soberanía (o en la seguridad) crean y legitiman jurisdicciones diferenciales. donde la nacional. sino por el enemigo étnico o cultural. No obstante. Para la relatora. se han puesto en marcha diversos no siempre es sencillo distinguir procesos consultivos intergubernamentales e interregionales destinados a acordar (e (por ejemplo) a las víctimas de trata de los candidatos a refugio. Efectivamente. des- plazados. menores no acompañados. En tanto que los procesos migratorios ponen en evidencia problemas estructurales que que se expresa en los instrumentos internacionales. El histórico “círculo perverso migración- racismo-xenofobia” se despliega en un contexto jurídico y político que conduce hacia un paradigma de gobernabilidad de los procesos migratorios donde –pareciera– la protección del individuo y de su derecho (regla princeps de la modernidad) puede ser subsidiaria del derecho de la comunidad (heterogénea y desigual) a la seguridad (de inasible definición). flujos mixtos12 y obstáculos para la regularización de las situaciones migratorias “de nómicos. basado en el derecho internacional de los derechos humanos e históricamente en tensión con las lógicas de soberanía. Desde la perspectiva migratoria. En la década de 2000. el Grupo de Buda- pest. etc. migrantes forzosos. sus características específicas. La relatoría sobre la trata de personas En 2004. reprimir y sancionar la Trata de Personas. incumplimiento de la legisla- ción laboral. pero ante do a observar que migrantes eco. socavado ya no por el enemigo de clase (“comunista”). chos humanos si a través de su régimen de extranjería justifica la discriminación en comparten rutas y se dirigen hacia los mismos puntos de destino. el Proceso de Manila y la Iniciativa de Berna. incluyen en sus respectivas agendas las problemáticas de tráfico ilícito de migrantes y de trata de personas. tradicionales de gestión de los flujos migratorios han quedado obsoletas”. Así. entre otros. aunque la ratificación de pactos y el derecho internacional de los derechos humanos obliguen jurídicamente en otro sentido. Por el reconocimiento de esos derechos” (A/59/377. el mandato de protección. la Conferencia Sudamericana de torios debe tratar de ordenar algo más que los intereses de los Estados” (parágrafo 63). de género y de clase. Sin embargo. se ha comenza. la propia dinámica de las situaciones relevadas muestra que un primer encuadre de la persona como “no nacional” inaugura y habilita la secuencia de discriminaciones y desprotecciones admi- nistrativas e institucionales. reviste expresión jurídica legítima. colisiona brutalmente con el interés nacional –que no es local sino global–. y recuerda que “la gestión de los flujos migra- 13. A partir de la década de 1990 aproximadamente.) evidencian modalidades de explotación o de vulneración de derechos que articulan diversas formas de discriminación: étnica.90 mora /18 ISSN 0328-8773 [81-96] María Inés Pacecca 12. racial. la vulneración de los derechos de las mujeres en tanto que migrantes resulta de una doble subordinación –nacional y de género–. y por lo tanto es el pilar del trato igualitario– resulta limitado o anulado jurídicamente por las propias leyes de extranjería o migración que. La relatora reclama mayor transpa- rencia para estos procesos consultivos. migrantes en empleo doméstico. El Proceso de Puebla. especialmente Mujeres y Niños (A/RES/55/25). pre- cisan distinto tipo de protección. parágrafo 62). Los casos docu- mentados (tráfico. cuando se trata de migrantes. parágrafo 32). la seguridad aparece como la versión globalizada del antiguo “orden público”. por el “extranjero”. trata. Estos foros. detenciones administrativas. fundante de su estatus como migrantes. la resolución 2004/45 de la Comisión de . Migraciones. incluso a llevar adelante cooperativamente) la administración y gestión de los flujos.

Por la forma de operar. la extracción de órganos. El usuario de la prostitución crea la demanda. y no única- mente de “ley y orden”. recurriendo Respecto de las mujeres explotadas. mediante la decisión 2004/110 se crea la Relatoría Especial sobre Trata de Personas. migrantes y niñez) e indica que durante su mandato se esforzará por encuadrar la trata de personas en un contexto de derechos humanos. gran parte de las mujeres percibía la intervención judicial y policial más recepción de pagos o beneficios como acoso e intimidación que como protección. el traslado.DOSSIER La migración de mujeres en clave de género y derechos [81-96] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 91 Derechos Humanos expresa la preocupación “por el aumento de las actividades de la delincuencia transnacional” y recuerda la decisión de los países “de intensificar la lucha […] en todas sus dimensiones. Esa explotación incluirá. a “desalentar la demanda que promueve todas las formas de explotación de las personas” y a proteger a las víctimas brindándoles asistencia médica y psi- cológica. se incrementó la trata interna (la persecución y pre.4/2006/62/ Add. y presenta tres informes anuales –2005. pero no se Niños –A/RES/55/25. a tipificar y perseguir el delito de trata. luego de años de conflicto. especialmente Mujeres y de la mujer y de los niños. “trabajadora sexual” y “cliente”. se reconoce deudora de lo que ya han producido otras relatorías (en particular. Insta a los Gobiernos a ratificar la Convención y sus protocolos. Sigma Huda desempeña el mandato más breve (hasta 2008). y se designa a Sigma Huda (Bangladesh) en el cargo. incluida la trata de seres humanos”. En su primer informe (E/CN. “Por trata de personas se entenderá la captación. solo recibían asistencia quienes aceptaban la a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción.4/2005/71). recepción de personas. Poco después. Sostie. conocer programas y políticas antitrata (sus efectos y limitaciones) y eventualmente compilar buenas prácticas. la prosti. de personas y demanda de explotación sexual comercial: “La demanda generada por como mínimo. especialmente Mujeres y Niños. traslado o recepción de un niño con fines de de “trabajo sexual”. enfatizando que la persecución del delito no debe atentar contra los derechos humanos y la dignidad de las personas involucradas. En 2005 visita Bosnia-Herzegovina (donde la presencia internacional. rapto. al abuso donde quedaban expuestas a estigmas y amenazas. anexo II–). o hacia la erradicación del abastecimiento de a la esclavitud. Puesto que la compra de sexo enunciados” (artículo 3. y que usará los términos “pros. Omán y Catar. el transpor- vención apuntaban a la trata internacional) y la explotación se trasladó de lugares te. la esclavitud o las prácticas análogas castigo de la conducta de los tratantes. a y c del Protocolo para prevenir. Afirma que los derechos humanos de las personas víctimas de trata serán el centro de sus esfuerzos y que sus visitas a países tendrán como objetivo documentar situaciones particulares. al engaño. creó una “percepción de la demanda de servicios sexuales”) y analiza el impacto del plan de acción contra la trata de personas. reprimir y sancionar la Trata de tución combina dos formas de poder (sexo y dinero) que reafirman la subordinación Personas. explotación será considerada ‘trata titución” y “usuario de prostitución” para destacar que en casi todos los casos de de personas’ aun cuando no se recurra a ninguno de los medios comercio sexual ocurren actos ilícitos (parágrafo 49).4/2006/62) enfoca específicamente la relación entre trata tación. los contra la trata. iniciado localmente en 2001 con el apoyo de la comunidad internacional. 2006 y 2007– y tres informes sobre visitas a países: Bosnia-Herzegovina. incisos es algo que los hombres hacen en su condición de hombres (gendered act). pero no necesariamente en el sentido esperado. y por sus de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o resultados. formular recomendaciones. En su informe (E/CN. 14. […] [L]a política se ha enfocado hacia la detección. al repatriación a su lugar de origen –que había sido también el lugar de reclutamiento–. para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra.2). Baréin. . la de violencia contra la mujer. […] La ne que la definición de trata del protocolo14 implícitamente rechaza la terminología captación. Los tratantes adaptaron su modus operandi a la estrategia antitrata del Gobierno: específicamente. transporte. con fines de explo- El siguiente informe (E/CN. la explotación de la prostitución ajena u otras los usuarios […] ha sido objeto de menos atención y reflexiones en las iniciativas formas de explotación sexual. Líbano. la prevención y el trabajos o servicios forzados. al fraude. la relatora destaca que a partir del plan de acción efectivamente la situación se modificó en cuanto a su magnitud y su naturaleza. la servidumbre o víctimas mediante campañas educativas o medidas análogas” (parágrafo 79). Señala la necesidad de contar con información sistemática que permita conocer “el modo de proceder de las bandas de malhechores que se dedican a la trata de personas” y enfatiza la exigencia de un enfoque global para prevenirla y combatirla. la acogida o la públicos (bares y whiskerías) hacia departamentos privados y casas particulares.

La calidad de extranjeras o de migrantes de las mujeres aparece como un elemento constitutivo del tipo y modalidad de explotación. en tanto que las segundas ingresan con visas de “artistas”. en tanto que la prostitución (actividad permitida y regulada para extranjeras) convoca mujeres ucranianas. prohibido mientras esté vigente el estatus de “artista” o de “trabajadora doméstica”. Al mismo tiempo. vigentes durante seis meses y renovables luego de doce meses fuera del país. la relatora advierte que la criminalización (incluida la de los usuarios) esconde e invisibiliza la prostitución. La “artista” que es descubierta prostituyéndose en un lugar visible puede ser deportada. sin estatus legal. analizar la migración de mujeres implica explorar la incidencia de las estructuras y los mandatos de género en el ámbito de lo público y de lo privado. sí es parte de la cadena de explotación. penalizar. En este contexto. en estos informes es significativamente mayor la relevancia de la trata internacional que la de la trata interna. los informes exhiben una fuerte impronta de fiscalización institucional. Existe también un sector de prostitución no regulada (fuera del marco de los centros de esparcimiento) donde recalan las refugiadas sudanesas e iraquíes. y la relevancia de la explotación sexual antes que la de la laboral. culpabilizar o abandonar a las víctimas deviene efectivamente una violación de sus derechos humanos. Las trabajadoras domésticas extranjeras provienen princi- palmente de Sri Lanka. La deportación también castiga el casamiento. en el mismo acto. Sin embargo. Una conclusión preliminar Desde los espacios académicos. en particular con relación a la definición y tipificación del delito de trata en las normativas locales. volviendo a las víctimas más vulnerables a los abusos y a la violación de sus derechos. 63 y 64). en previsibles “gajes del oficio”. Es decir que tanto la prostitución como el trabajo doméstico de mujeres extranjeras se inscriben dentro de relaciones de dominación étnica y de género socialmente legiti- madas y legalmente tipificadas. El informe a Líbano (E/CN. rusas y molda- vas. Las primeras ingresan con visas que les permiten trabajar únicamente para el empleador que es “garante” del ingreso. Revisar desde esta perspectiva las etapas y los mecanismos de la migra- ción contribuye a comprender las trayectorias migratorias diferenciales de varones y . puesto que esta relatoría toma su mandato de un protocolo comple- mentario a una convención de aplicación de la ley (y no de protección de derechos). en los espacios de lo doméstico. Por otra parte. debe estar bien hacerlo”.3) vuelve a poner en foco la vinculación entre migración y género en casos de explotación sexual y reducción a servidumbre para trabajo doméstico. También es cierto que la legalización de la prostitución pareciera convertir a los abusos en trabajo legítimo. En conjunto. sus documentos personales –en posesión del empleador– y su estatus legal.4/2006/62/Add. y transmite a los varones un mensaje que dice “si es legal. La trabajadora doméstica que abandona a su empleador pierde. ya que se encuentra entre quienes reciben y acogen a la víctima (parágra- fos 51. Los mecanismos establecidos por la ley de extranjería las inmovilizan en la subordinación de la prostitución o del trabajo doméstico para un único empleador y autorizan el arresto o la deportación de las infractoras. Filipinas y Etiopía.92 mora /18 ISSN 0328-8773 [81-96] María Inés Pacecca trata de una demanda directa de explotación (“demanda de la prostitución o del trabajo forzado de una víctima de trata”). y la subordinación de género y de nacionalidad (o etnia) es refrendada y conservada por las leyes de extranjería. de lo comunitario y de la organización del trabajo. así como las empleadas domésticas fugadas.

para uso personal o doméstico. María Inés (2012). Universidad de Buenos Aires (pp. El trabajo doméstico tam- poco. Me refiero al ámbito de la clandestinidad. La migración de mujeres en clave de género y derechos en tres relatorías especiales de las Naciones Unidas en mora. a escondidas. Una regla que. Cómo citar este artículo Pacecca. Nº 18. no se explicitó durante siglos y cuya operatoria tampoco se reguló en su totalidad a través de los corpus normativos que ordenaron (no siempre consen- suadamente) tantos otros lazos sociales. Fecha de aceptación: 1 de noviembre de 2011. tensan o modifican las definiciones dominantes de los roles de género en un momento dado. Los casos documentados sí muestran con nitidez la combinatoria de dispositivos y prácticas legales y sociales que aseguran y conservan la clandestinidad (el ocultamiento) de la prostitución y del trabajo doméstico. la estructura y la desigualdad de género. la regla y sus prácticas fueron legítimas. por otra parte. 25-32). aunque no todas ellas hayan salvado el pasaje de la legitimidad (social) a la legalidad (normativa). Tanto la prostitución como el trabajo doméstico son. Fecha de recepción: 1 de agosto de 2011. pero las que quedan entrampadas en esos nichos son quienes resultan más dañadas en el proceso migratorio. aparece un escalón que media entre lo público y lo privado. Facultad de Filosofía y Letras. sin respetar los requisitos establecidos por la ley. aparentemente. construidas en un abanico de situaciones y coyunturas que refuerzan. Buenos Aires: Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género. Sin embargo. en casi todos los casos. solo salen del ámbito privado y reservado –de los prostíbulos y los hogares– al ámbito de lo público en la medida en que sea posible señalar los mecanismos que aseguran la clandestinidad y denunciarlos –tal como hacen las relatoras– como estrategias cuya finalidad difícilmente pueda ser otra que la de posibilitar la vulneración de derechos. y que es en alguna medida el escalón sobre el que echan luz permanentemente las tres relatorías reseñadas. que pareciera funcionar como ámbito de regulación de relaciones y dominaciones de género. pero no se rige según una regla pública. gendered acts que ponen en acto (ejecutan) la regla. Los casos que recorren las relatoras en sus informes abarcan a una pequeña fracción de las mujeres que migran. se trata de dos esferas que. . Así. o en tanto que mujeres migrantes en particular. Los espacios privados han sido y son aún el ámbito privilegiado para el ejercicio a menudo violento de esa regla. Los términos “clandestino” y “clandestinidad” no aluden a algo prohibido sino a algo que se realiza en secreto.DOSSIER La migración de mujeres en clave de género y derechos [81-96] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 93 mujeres. Cuando este recorrido se complementa con las preguntas acerca de los derechos de las personas migrantes en tanto que tales. pero no debe verse. Las prácticas que no pudieron legalizarse se conservaron en la clandestinidad –pero no en la ilegalidad– y justamente esa clandestinidad preservó el corazón de la dominación de género: el uso irrestricto del cuerpo de las mujeres. La prostitución no está prohibida.

Wheatley. Mirjana (1984). 4. pp. Asamblea General. Disponible en: <http://www2.ohchr. Mukherjee. pp. 2. ONU. en esp.. Monica (1998). Inhu- manos o Degradantes –CAT– (1984. »» Grieco.) [en línea]. Asamblea Ge- neral. Asamblea General. Amrita & Ngane.ohchr. “Birds of Passage are also Women. pp. ONU. ONU. »» “Thematic mandates” (s. Asamblea General. Asamblea General. “The role of the special rapporteurs of the United Nations Human Rights Cou- ncil in the development and promotion of international human rights norms”. 18.org/ english/> Human Rights Bodies > Special Procedures of the Human Rights Council > thematic [consulta: 25/06/11]. Disponible en: <http://www2. 15. 448-907. “Perspectives of UN special rapporteurs on their role: inherent tensions and unique contributions to human rights”. 18 de di- ciembre). »» A/RES/44/25. Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares –ICRMW– (1990.)– (1989. núm. Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discrimina- ción contra la Mujer –CEDAW– (1979. . »» A/RES/49/166. International Migration Review.ohchr. Disponible en: <http://www2. núm. Trata de Mujeres y Niñas (1994. 18 de diciembre). »» “Special Procedures of the Human Rights Council” (s. Asamblea General. Center for the Study of Population.”. (ISSN 0740- 9095).) [en línea]. Florida State University. f. vol. Steven. vol. 23 de diciembre). College of Social Sciences. »» A/RES/45/158.. 2. f. 9 de diciembre). ONU.. ONU.94 mora /18 ISSN 0328-8773 [81-96] María Inés Pacecca ## Bibliografía »» “Country mandates” (s. vol. 20 de diciembre). número especial: Women in Migration.org/ english/> Human Rights Bodies > Special Procedures of the Human Rights Council > country [consulta: 25/06/11]. Asamblea General. »» Morokvasik. »» Subedi. 15. The International Journal of Human Rights. The International Journal of Human Rights. ONU. Joanna (2011). Surya. Convención sobre los Derechos del Niño –CRC (CDN. 20 de noviembre). Sylvia (2011). Delincuencia Transnacional Organizada (1998. Documentos de las Naciones Unidas »» A/RES/34/180. 10 de diciembre). 232-248. Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (1993. »» A/RES/53/111. Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles.org/english/> Human Rights Bodies > Special Proce- dures of the Human Rights Council [consulta: 15/06/11].) [en línea]. ONU. »» A/RES/48/104. Elizabeth & Boyd. Women and Migration: Incorporating Gender into Internacional Migration Theory (Working Paper). núm. »» A/RES/39/46. »» Naples-Mitchell. 155-161. f.

»» A/58/275 (2003.1 (1996. ONU. Comisión de Derechos Humanos. Informes de la relatora especial sobre los derechos humanos de los migrantes: »» A/57/292 (2002. 31 de mayo). ONU. mar y aire (2000. »» E/CN. »» Decisión 2004/110. »» E/CN. ONU. Informes de la relatora especial sobre la trata de personas. que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (2001. en esp. »» E/CN. 20 de febrero). Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explo- tación de la Prostitución Ajena (1949. 20 de febrero). »» A/RES/55/25.4/1997/47/Add. ONU. 19 de abril). »» E/CN. 10 de diciembre). Informes de la relatora especial sobre la violencia contra la mujer: »» E/CN. 30 de noviembre). sus piezas y componentes y municiones. »» A/RES/55/255. Comisión de Derechos Humanos.DOSSIER La migración de mujeres en clave de género y derechos [81-96] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 95 »» A/RES/54/4. »» A/59/377 (2004. Asamblea General. Comisión de Derechos Humanos. ONU. 2 de diciembre). ONU. ONU. Asamblea General. 6 de octubre). Comisión de Derechos Huma- nos. reprimir y sancionar la Trata de Personas. ONU.3 (2006.)–. 14 de noviembre).4/2005/71 (2004. »» E/CN. 22 de noviembre).4/1995/42 (1994. Comisión de Derechos Huma- nos.4/2000/82 (2000. Comisión de Derechos Humanos. Comisión de Derechos Humanos. Comisión de Derechos Humanos. Asamblea General. Protocolo contra la Fabricación y el Tráfico Ilícitos de Armas de Fue- go. Asamblea General. especial- mente mujeres y niños: »» E/CN.4/2006/62 (2006. especialmente Mujeres y Niños y Protocolo contra el Tráfico Ilícito de Migrantes por tierra. ONU. Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organi- zada Transnacional –UNTOC Convention (CNU-DOT. 15 de noviembre). ONU. 9 de agosto). Relator Especial sobre la Trata de Personas.4/2006/62/Add. ONU. Comisión de Derechos Humanos. Protocolo para prevenir.2 (2005. . ONU. 22 de septiembre).4/2000/68 (29 de febrero de 2000). Asamblea General.4/2006/62/Add. 6 de enero). ONU. ONU. 22 de diciembre). ONU. Asamblea General. »» E/CN. Asamblea General. especialmente Mujeres y Niños (2004. ONU. »» A/RES/317 (IV). Protocolo Facultativo de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer –OP CEDAW– (1999.

Asamblea General. ONU. Comisión de Derechos Humanos. en esp. 27 de abril). 9 de enero). Derechos Humanos de los Migrantes (1999. Comisión de Derechos Humanos. 4 de marzo). »» Resolución 217 A (III). ONU. 15 de febrero).4/2002/94 (2002. »» Resolución 2004/45. 16 de diciembre). Comisión de Derechos Humanos.)– y Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos –ICCPR-OP1– (1966. 19 de abril).96 mora /18 ISSN 0328-8773 [81-96] María Inés Pacecca »» E/CN. ONU. Comisión de Derechos Huma- nos. 30 de diciembre). »» E/CN. Sociales y Cul- turales –ICESCR (PIDESC. Comisión de Derechos Humanos.)–. ONU. ONU. »» Resolución 2106 A (XX). La cuestión de la Integración de los Derechos de la Mujer en los Mecanismos de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (1994. ONU. ONU. Co- misión de Derechos Humanos. en esp. ONU. Declaración Universal de Derechos Humanos –UDHR (DU- DH.4/2004/76 (2004. Comisión de Derechos Humanos. . Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial –ICERD– (1965. »» E/CN. »» E/CN. »» Resolución 1999/44. en esp. Asamblea General. 21 de diciembre). ONU. 10 de diciembre). Trata de Mujeres y Niñas (2004. »» Resolución 2200 A (XXI) Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos –ICC- PR (PIDCP.4/2003/85 (2002. Pacto Internacional de Derechos Económicos.4/2001/83 (2001. 12 de enero). Asamblea General. ONU. »» Resolución 1994/45.)– (1948.

sexualizan y racializan a las mujeres y al mismo tiempo las vinculan a la domesticidad. ambiguous gendered notions of Brazilianness racial- ize and sexualize these migrants and also associate them with domesticity.DOSSIER Migración. que afectan a las migrantes de manera diferen- ciada. Resumen En este artículo considero cómo las fronteras etnosexuales interfieren en la inser. marcadas por género. género y sexualidad Brasileñas en los mercados del sexo y del casamiento en España "" Adriana Piscitelli Universidade Estadual de Campinas/UNICAMP. esas nociones también posibilitan la construcción de espacios de agencia. analizo como esos género sexualidad límites afectan la posición de esas migrantes en un país en el que las brasileñas mercados del sexo tienen particular visibilidad en la industria del sexo y también constituyen el prin. In this context. moth- erhood and care. Taking as migration reference ethnographic studies carried out since 2004 I analyze how those frontiers gender sexuality influence their social positions in a country where Brazilian women are highly sex markets visible in the sex industry and are also the main foreign women that marry with marriage Spanish men. contribuyen a la inserción de las brasileñas de grupos populares en nichos ocupacionales especí- ficos. . These conceptualizations affect these women in differentiated ways. Abstract In this article I consider how ethno-sexual frontiers interfere in the integration Key words of Brazilian female migrants in the Spanish sex and marriage markets. nociones ambivalentes de brasileñidad. Núcleo de Estudos de Gênero-PAGU y Pro- grama de Doutorado em Ciências Sociais. Palabras clave ción de migrantes brasileñas en los mercados del sexo y del casamiento en España. estigmatizados o con baja remuneración. género y sexualidad [97-116] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 97 Migración. migración Basándome en estudios etnográficos desarrollados desde 2004. casamiento cipal colectivo nacional extranjero que se casa con españoles. En ese contexto. lejos de operar apenas como marcadores de jerarquía y opresión. la maternidad y el cuidado. far from being only markers of hierarchy and oppression these notions also contribute to create spaces for these migrants’ agency. However. Esas conceptualizaciones. according to their social class and also their “color” and contribute to place low strata migrants in low paid and/or stigmatized jobs. Sin embargo. en función de la clase social de origen y también del “color”.

en ese escenario la sexualización que marca a las brasileñas afecta también a las mujeres desvinculadas de la industria del sexo. Según las estimaciones de agentes consulares brasileños. las uniones que involucran brasileñas intensifican esas sospechas debido a la vinculación que se hace entre ellas y la prostitución. ese flujo presenta particularidades que han llamado la atención del Gobierno español.2 En la segun- gov. en este texto exploro. En posibilitaron la realización de este trabajo. FAPESP. triplicando su número entre 2004 y 2008 (Piscitelli. lejos de consti- tuir aspectos exclusivamente limitantes. alimentaron los flujos de migración al exterior. Agradezco el apoyo de las Desde hace unas pocas décadas. marcadas por género. Piscitelli. comenzaron a producir el retorno de inmigrantes y la disminución de los flujos de salida. 2007). En ese contexto migratorio nociones ambivalentes de brasileñidad.. 2001). también desempeñan actividades en el servicio doméstico y de cuidados (Oliveira. los estilos de femineidad vinculados a esas nociones. 2011). particularmente para algunos sectores de las clases medias. Además. coordinado por la Universidad de Granada. de acuerdo con el contexto. asociados al “interés” y a contratos de compra para obtención de “papeles”. sexualizan y racializan a las mujeres. 2006). tomo como referencia material de etnografías que realicé entre 2004 y 2011 en España (Piscitelli. en servicios administrativos. cuando los efectos de la crisis económica en diversos países “ricos”. (Instituto Nacional de Estadística. como otras mujeres del Tercer Mundo.br/assistencia-consular> [consulta: 20/08/11]. a pesar de las tensiones específicas que se suscitan en las superposiciones entre los mercados del sexo y del casamiento. Para ello. En España. 2006). posibilitan márgenes de agencia para esas . Se trata de una migración predominantemente femenina. los informes de Gobierno estimaban que había 3. 2009. 2007b. 2006). Sin embargo. A partir de ese momento. Sin embargo. CAPES la década de 1980. aspectos que interfieren en la inserción de migrantes brasileñas en los mercados del sexo y del casamiento. que creció aceleradamente. En 2006. trabajan asimismo en el comercio. Brasil fue considerado un país predominantemente agencias e instancias que “receptor”. en términos del mercado matrimonial. laborales y de posibilidad de movilidad social. 2006. 2007a. educacionales y de salud. Ver: <http://www.000 de brasileros vivien- 2. una estimación que se mantiene en 2011. De esta manera. a fines de 2011 eran 140. 2006.98 mora /18 ISSN 0328-8773 [97-116] Adriana Piscitelli Introducción1 1. y también como pequeñas empresarias (Cavalcanti. da mitad de la década de 2000.000 personas “empadronadas”.000. en el contexto de una crisis económica. En un momento en que los casamientos entre personas españolas con migrantes de regiones “pobres” del mundo son vistos con desconfianza. Serviço de Estrangeiros e Fronteiras. 2008). Sin embargo. El trabajo en ese sector de actividad no es la principal ocupación de las brasileñas. la migración brasileña es numéricamente reducida en relación con los migrantes de otras nacionalidades. Paralelamente. la presencia femenina era particularmente relevante en las comunidades brasileñas en diversos países del sur de Europa. 2003) que. delimitaciones trazadas en la intersección entre etnicidad y sexualidad (Nagel. 2009). el país presentó por primera y CNPq y el máster Erasmus vez una emigración significativa. en términos de migración internacional (Menezes. 2011). 2001. la falta de oportunidades Mundus GEMMA. afectan a las mujeres de manera diferenciada según la región o el país. Seyferth. Presto particular atención a las fronteras etnosexuales. en una perspectiva antropológica. Ese movimiento se alteró en 2009.itamaraty. el mayor número de casa- mientos heterosexuales “mixtos” entre dos nacionalidades realizados en España en 2008 era formado por un hombre español y una mujer brasileña (Roca i Girona Jordi et al. coincidiendo con un momento de crecimiento del Brasil. Y la presencia de las mujeres brasileñas se tornó particularmente visible en el ámbito de la prostitución (Gobierno de España. do en el exterior (Magno.

cuya principal actividad económica de apoyo a migrantes y/o a trabaja- es la agricultura. Madrid y Bilbao. Comisaría de Extranjería. En esa fase del trabajo de cam- Dieciocho de esas entrevistadas trabajaron en la industria del sexo. a cinco pertenecientes a otros sectores de actividad. en Natal. a partir de 2009. Paraná.DOSSIER Migración. pietarias/os de establecimientos destinados a la prostitución. 4.4 Con ese fin. la mayor parte integraba los sectores más bajos de los estratos migrantes brasileñas. rio. en hogares y franja de los 20 a 30 años. solo cinco en el total de entrevistadas se autoclasifican como negras. La inves- tigación incluyó también el análisis de fuentes y de material secunda- En este trabajo contemplo las experiencias de treinta y tres entrevistadas. Barcelona y Antequera. son accionados por las migrantes en los mercados del sexo y del casamiento. en la trabajo y sociabilidad. género y sexualidad [97-116] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 99 mujeres. comento los efectos de la activación de esos trazos étnico-nacionales en el marco de las tensiones específicas que surgen en las imbricaciones entre prostitución y casamiento. bres brasileños y a tres españoles. en profundidad a veintiocho agen- tes vinculados a diversas entidades Antequera. las restantes hicieron de registro para las entrevistas. Las restantes ofrecieron servicios sexuales en otras ciudades brasileñas. cinco travestis brasileñas. entrevisté a brasileñas originarias de grupos populares legal de la Asociación Nacional de Clubes de Alterne (ANELA) en que se casaron con hombres españoles vinculados. y motivada yo por explorar la relación de los mercados del del sexo. de una u otra manera. Salvador y Río de Janeiro. principalmente en las regiones sudeste y sur del Brasil. además de la observación en espacios de algunas características distintivas. me pareció importante trazar una perspectiva toman. El objetivo de la mayoría fue migrar para trabajar . de manera intermitente o más profesional. realicé seis meses de trabajo de campo en Barcelona. no dejaron parejas en ese país. en Granada. Es el caso. en Andalucía. También se realizaron entrevistas ñas originarias de diferentes estratos sociales y con variados niveles de escolaridad. incompletos o completos. Granada es una de las ciudades del sur de España que atrae migrantes brasileños y en sus propias casas. en las tres ciudades. Para comprenderla. 2009). Tres partieron de contextos de “turismo sexual”. Esas entrevistas fueron realizadas en pi- Barcelona es la segunda ciudad española en términos de concentración de habitantes sos en los que se ofrecen servicios sexuales. doras del sexo. Roraima y Rondônia (Larentes y en Madrid. Además. cafés y bares “étnicos” brasileñas. profundidad a dieciséis mujeres y do en cuenta las experiencias de mujeres brasileñas casadas con hombres españoles. Son mujeres predominantemente jóvenes. En la primera parte del texto describo el universo de la investigación. En esa ciudad. y entrevistas en vinculación. realicé seis meses adicio. Son muje. por ejemplo. de distintas nacionalidades. Escenarios: el universo de la investigación Entre 2004 y 2007. con 45. Sin embargo. a tres hom- medios y dos estratos más bajos.3 En virtud de que algunas de mis 3. hijos. que marcan también a las que son consideradas blancas en Brasil. Al dejar Brasil. al representante da Silva. Ellas presentan po.000 habitantes. Con- sidero después los atributos que. clientes españoles y a cuatro pro- nales de trabajo de campo. mulatas o morenas. por lo menos de manera temporaria. al trabajo Barcelona y a funcionarios de la agrícola. aunque cuatro entrevistadas tienen más de 40 años. la mayor parte trabajadoras del sexo. En términos de los criterios raciales vigentes en Brasil. Casi todas habían ejercido la prostitución en Brasil. tenía en 2008 un contingente de más de 1000 inmigrantes brasileñas. y de una página web española res heterosexuales que cubren una franja etárea que va de uno a dieciséis años de destinada a clientes de prostitutas. la mayoría de ellas se considera blanca. La organizaciones de apoyo a migran- tes. vinculados a la brasileñidad. pero varias dejaron. en espacios destinados a la oferta de esos servicios en la sexo y del casamiento. he utilizado otras herramientas mayoría realizó estudios secundarios. todas se consideran afectadas por los criterios de racializa- ción presentes en España. con el objetivo de comprender diversos aspectos de la inserción de brasileñas en la industria del sexo en España (Piscitelli. residencia en España. pisos y clubs. decidí continuar el trabajo tomando en consideración esa calle. En las dos tuve acceso a una gama variada de brasile. la escuela primaria y solo una de ellas inició estudios universitarios que no llegó a como un grabador. de las entrevistas a quince concluir. El conjunto de esas mujeres comparte algunos aspectos. Esa fase del trabajo de campo incluyó la observación en entida- entrevistadas se casaban con clientes o con hombres que las habían conocido en el des que apoyan a trabajadoras/es mundo de la prostitución. 2009). Finalmente. viviendo exclusivamente de ella antes de migrar a Europa. funcionarios de los Consulados de Brasil en Barcelona originarias principalmente de Mato Grosso.

en la calle. Sin embargo. en la agricultura. algunos de los encuentros que llevaron a la migración tuvieron lugar en el contexto del turismo. São Paulo. considerados más nos meses (Piscitelli. Solo dos viajaron con el fin de trabajar en el servicio doméstico y una en un restaurante pero. Otras se dedican a cuidar ancianos. La mayoría lo hace en clubs y “pisos”. los novios españoles intentaron permanecer en Brasil y. trabajaban en el servicio doméstico. sus ocupaciones en Brasil eran mejores. Esos traslados parecen remitir. madre de una niña nacida en España y vive en un enorme departamento con vista al mar en Barcelona. Entre estas mujeres. peluqueras. Y varias tuvieron hijos con sus parejas españolas. pero en ningún caso se trató de casamientos “comprados”. Son mujeres entre los 20 y los 50 años. en Río o en Europa. ella está casada con un ingeniero catalán. Una pequeña parte de estas mujeres (cinco) se casó con españoles. la mitad tiene estudios superiores. optaron por ofrecer servicios sexuales. profesoras en escuelas y que. algunas mujeres creen que. Uno de ellos empezó en Jericoacoara. ante la dificultad de conseguir trabajo. en momentos en que las entrevistadas hacían viajes de turismo o trabajo. Río de Janeiro y São Paulo. y también de los estados. Eso vale tanto para las mujeres que estaban haciendo un postgrado como para las que cuidaban ancianos o trabajaban en la agricultura. 2008). y la otra parte. 2009). que un año atrás se había casado con un español de la región de Antequera: . a pesar de que dos de las que viajaron con el objetivo Las mujeres que no trabajaron en la industria del sexo constituyen un universo mucho de realizar servicios sexuales en más heterogéneo. retornaron a España. madre de cuatro hijos nacidos en Brasil. Mientras la mayoría luchaba por la obtención de “papeles”. bella playa del litoral nordeste de Brasil.100 mora /18 ISSN 0328-8773 [97-116] Adriana Piscitelli en la industria del sexo en España. Observo que ninguna de esas Solo dos de ellas dejaron la prostitución. de una u otra manera. trabajan en el servicio doméstico y. estados de Brasil. del sudeste. o la imposibilidad de ingresar en algún postgrado o de obtener un visado de permanencia. las que dejaron hijos en Brasil acabaron llevándolos a España. de Campinas. solteras o separadas. que saldaron en algu. a pesar de los ingresos menores. ya estaban en el contexto migratorio. Algunas son alumnas de postgrado y otras son pro- fesoras universitarias. o desempleadas debido a la crisis económica. ocasional- mente. Según una entrevistada de 48 años. 5. ricos. local donde se bailan danzas regionales. en España. las que se casaron obtu- vieron residencia legal. En algunos casos. médicas y enfermeras que ejercen sus profesiones en España. En ese universo. donde una entrevistada preparaba caipirinhas en el forró.. El grado de escolaridad de estas entrevistadas es considerablemente más elevado. centro-oeste. a la idea de “migrantes por amor” (Roca i Girona Jordi et al. considerando que obtendrían mayores ingresos que en Brasil. estos viajes adquieren mayor relevancia que la web en términos de espacios que favorecen los encuentros que las llevaron a migrar. Aproximadamente. En el conjunto de las entrevistadas. En ese universo de mujeres. decepcionadas con sus ingresos. Otras historias empezaron en São Paulo. nordeste. de viajes asociados a la cooperación internacional y de acuerdos interuniversitarios. y algunas. Esa heterogeneidad remite a la diversidad presente entre los bra- España lo hicieron contrayendo deudas con propietarios de sileños en España. Actualmente. es ama de casa. cuidando a ancianos o en la agricultura. Es el caso de entre- vistadas que fueron vendedoras en tiendas. acompañados por las novias brasileñas. la mayoría de los casamientos ha resultado de encuentros que tuvieron lugar cuando las brasileñas.5 entrevistadas estaba en situación de trata. estudios secun- darios completos o incompletos. hombres que fueron sus clientes o clientes de otras mujeres en los clubs en que ellas trabajaban. originarias de diversos clubs.

como los que constituyen la figura de la mulata (Corrêa. Esa explicación. porque es mucha presión… Yo aprendí la manera de cuidar. originada en las imágenes de mulatas y negras producidas en el Brasil y difundidas en el exterior. Las propagandas oficiales de agencias gubernamentales. donde las brasileñas se convirtieron en exóticos productos de consumo. recreadas en diferentes períodos históricos. Esas imágenes. Pensadores sociales nacionales y también extranjeros consideran que una apreciación sexualizada de la brasileñidad es parte de los valores en términos de los cuales los brasileños se perciben. Fronteras etnosexuales En Brasil. esa agencia eligió a las mulatas. aparece como síntesis de la percepción sexualizada de la brasileñidad (Moutinho. habrían sido incorporadas por la población. La idea de que las convenciones de erotismo producidas históricamente en el Brasil fueron exportadas y asimiladas linealmente en el exterior presenta. explica la elevada demanda de brasileñas. Los niveles de ingresos individuales oscilaban entre los 600 euros men- suales. construi- da como objeto de deseo y símbolo nacional. Otras. conjuntamente con las playas de Río de Janeiro y la samba. Entrevista realizada en Antequera. se relaciona con la percepción de cómo. 2001). en la que la “raza” es sexualizada. en la prostitución de brasileñas en el exterior y en la trata de mujeres (Cecria. ¿sabes? Aquí no tienen cariño… También [trabajé] en el campo… fui a recolectar aceitunas. es un aspecto central en diferentes dinámicas de consumo de sexo permeadas por la desigualdad: en el “turismo sexual internacional”. asociadas a trazos fenotípicos vinculados a mujeres de piel oscura. responsable por la regulación del turismo. Entre 1970 y 1980. 2006). y los 4000 euros mensuales. pro- blemas. en el de una trabajadora del sexo que ofrecía servicios en la calle. Uno de ellos es pensar que las marcas de identidad vinculadas a la brasileñidad . se habrían difundido en el exterior. desempeñaban la misma acti- vidad que ya ejercían en Brasil. como Embratur. en Barcelona. inclusive por estudiosos que discutieron la consti- tución de la nación en la década de 1930 (Rago.DOSSIER Migración. y cuando sales el sábado quieres reírte. [pero] esta es una tierra de esclavos. 2004. En las articulaciones entre raza y género que marcan la actualización de esas nociones. históricamente. 2000).6 6. En décadas recientes. ofrecen un ejemplo. género y sexualidad [97-116] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 101 He trabajado cuidando a personas mayores… Es una experiencia dura… Te quedas encerrada dentro de una casa con una persona toda la semana. febrero de 2009. hasta el comienzo de la crisis económica en España. Casi me reventé la espalda y yo gritaba… Dicen que aquí es el primer mundo. en el caso de una joven que cuida a una anciana en Antequera. Nociones presentes en esos escritos. sexualizada y marcada por el “color”. Corrêa. 1996). como la mayoría de las trabajadoras sexuales. con mayores ingresos y en condiciones de trabajo que consideraban más satisfactorias. La idea es que esta construcción está basada en la literatura científica y de viajes de los europeos que visitaron el país desde el siglo XVIII (Heilborn & Barbosa. y acabas por emborracharte. 2003). pero. sin embargo. El supuesto es que esa construcción. al comienzo de la crisis. fue creada y diseminada esa noción acerca de la femineidad brasileña. para estructurar la imagen de Brasil en el mercado turístico internacional (Alfonso. la imagen de la mulata. el debate sobre la integración de las mujeres del país en el mercado transna- cional del sexo está marcado por la percepción de que la construcción de la femineidad nacional. 1996). habas… Y es duro. las construcciones sobre el Brasil producidas en el país fueron difundidas al exterior.

las noticias sobre el Brasil aludían a las mujeres y estaban relacionadas con tres temas: prostitución. en investigaciones recientes se observa que los medios están contribu- yendo a difundir una imagen de la brasileñidad marcada por el género y sexualizada. no están libres de racismo. las nacionalidades asociadas a los trazos considerados indígenas. particular- mente andinos. Pero las nacionalidades predominantes en esos servicios no necesariamente coinciden con las más visibles en los mercados del sexo. a las mujeres vistas . mujeres de países asociados a “mezclas” que incluyen rasgos africanos. parecen haber comenzado a ser objeto de “tropicalizaciones”. En este sentido. de manera análoga a otras latinoamericanas. En este proceso. percibidos como poco sensuales. sexualizados. etnicidad y nacionalidad. Un segundo problema es que los significados atribuidos a la etnicidad difieren en distintos contextos migratorios. en la que llama la atención sobre la existencia de procesos de exotización diferenciados en las distintas sociedades de recepción de los migrantes. Brasil encabezó una lista en la que fue seguido por Rusia. cubanas. Y esa racialización es sexualizada. múltiples y simultáneos. en menor grado. son considerados con “poca salida”. vale recordar la observación de Igor Machado (2006).102 mora /18 ISSN 0328-8773 [97-116] Adriana Piscitelli que se difunden a través de las fronteras repiten a aquellas producidas en el Brasil. Vale recor- dar que en España el servicio doméstico y de cuidados absorbe latinoamericanas de diversas nacionalidades. las brasileñas. El crecimiento del número de inmigrantes brasileños/as. es decir. particular- mente en relación con los de América Latina. Ese cuadro está en proceso de modificación. 2009). Cuando inicié la etnografía en España. En lo que se refiere a la prostitución. que abarcan música. colombianas y. En 2008. En los últimos años. en los mercados del sexo y del casamiento. danza. En el lugar desigual atribuido al Brasil en el ámbito global. la inclusión del Brasil en los cir- cuitos mundiales de “turismo sexual” y la visibilidad adquirida por las brasileñas en la industria del sexo en países del sur de Europa acentuó las relaciones entre esas categorías en el escenario global. cuando estaban marcadas por género. de ideas diferentes en contextos específicos. Y las noticias presentaron una particu- laridad. entre las latinoamericanas. la nacionalidad brasileña las racializa. Brasileñas. 1997). Rumania y Colombia (Badet. se referían básicamente a los hombres. Pero se trata de un racismo “étnico-cultural”. La experiencia de las migrantes brasileñas se ve afectada por la imbricación de las nociones de sexualidad. Paralelamente. las emisoras de televisión españolas difundieron determinadas noticias en las que el Brasil adquiría protagonismo entre los países de inmigración. Comprender cómo esos procesos operan en la investigación presentada aquí impli- ca considerar las imágenes de brasileñidad que circulan en España y a cómo son accionadas por las entrevistadas en ámbitos diferentes. que no afectan a todas las mujeres de regiones pobres. Los procesos de racialización. distante de la intensidad de aquel que afecta. A diferencia de aquellas noticias dedicadas a los migrantes de otros países que. raza. la creación de organizaciones comunitarias y la realización frecuente de festivales culturales. la visibilidad del Brasil y la integración de la brasileñidad en las convenciones eróticas aparecían de manera diluida. están dando mayor visibilidad a esa nacionalidad. En estos últimos. género. que afectan a las mujeres de esas nacionalida- des. Comprender la circulación de imágenes vinculadas a rasgos étnicos requiere prestar atención a la articulación de flujos. adquieren visibilidad en ese mercado. violencia de género y actos delictivos. cine y exposiciones de arte. y lo mismo sucede con aquellas nacionalidades vinculadas a la negritud. a ser vinculadas a imágenes sexualizadas y racializadas asociadas a los trópicos (Aparicio & Chávez- Silverman.

africanas. las perciben con una predisposición natural hacia él. en el piso. somos muy parecidas. entonces [risas] la competencia. la nacionalidad brasileña tendía a diluirse en una catego- ría regional. tener hijos con esas parejas españolas. en último lugar. se modificó a par- tir de la década de 1990. latinoamericanas (Pons. latinoamericanas y. entre las que se destacan. claro. Esa disputa por clientes. seguidas por mujeres del este europeo. tener o no permiso de residencia en el contexto migratorio. Pero. algunas migrantes “performan” los aspectos de las imágenes creadas sobre ellas. también. . belleza. pisos y clubs. nítidamente desvalorizadas. En esos espacios sería menor la presencia de mujeres africanas. Además. que se tornan parte del arsenal utilizado en la lucha por un lugar mejor en esos escenarios. además de sensuales. yo creo que por eso no hay mucha amistad. y pasó a contar con una presencia importante de personas extranjeras (Agustín. 2005).. racializada como morena. Tenemos mucho en común las brasileñas y las cubanas. de la antigua Yugoslavia. las colombianas y cubanas. Entrevista realizada en Barcelona. es con- siderada feroz (Oso Casas & Ulloa Jiménez. así como el de la ocupación en sectores como el servicio doméstico y la agricultura. la forma en que se vinculan esas mujeres con las diferencias que las sexualizan y racializan no es estable. Ese procedimiento diluye algunos estereotipos en cuanto refuerza otros. muy limpias y portadoras de una tendencia “natural” para el cuidado. pero es frecuentemente asociada a mujeres de las antiguas colonias españolas. gozar de oportunidades laborales. comentada en los estudios sobre el tema en España. conjuntamente con chicas de Europa del Este (rusas. Esto no sucedería con las mujeres del este de Europa.. En ese proceso las mujeres brasileñas se concentraron sobre todo en espacios cerrados. Al mismo tiempo. En este ámbito. Hay movimientos de resistencia y rechazo. la “sexualidad tropical”. casarse con hombres residentes de los países receptores y. 2003). las españolas encabezarían la jerarquía. 2001). Uno de los primeros aspectos que me llamó la atención al desarrollar este trabajo fue percibir cómo. Diversos informes de investigación señalan que la pre- sencia de latinoamericanas se volvió significativa en algunas regiones de España. Veamos cómo se producen esos movimientos en los mercados del sexo y del casamiento. más aun que [con] las colombianas. educación y nacionalidad. septiembre de 2007. Mercados del sexo Investigadores/as y agentes que trabajan en entidades que atienden trabajadoras/ es del sexo consideran que en España el perfil de la prostitución. las cubanas son tan calientes cuanto las brasileñas.. En un ranking organizado sobre la base a de la juventud. según los nichos de prostitución. latinoamericana. los cuales trazan fronteras etnosexuales más o menos permeables en torno de ellas en función de una diversidad de aspectos: la clase social de origen. en Cataluña los empresarios clasifican a las trabajadoras con base en nociones que atribuyen a lati- noamericanas y africanas “el sexo a flor de piel” y. en esos espacios. La competencia con ellas es registrada en las palabras de una joven trabajadora sexual que ofreció servicios en Andalucía y en Cataluña: No hay muchas cubanas. eso de bailar.DOSSIER Migración. la religión…. a ver. vinculadas a la domesticidad. checas) y otras. rumanas. pero hay. amigables. en situacio- nes específicas. por lo tanto. no excluye a las brasileñas.. Las migrantes brasileñas no constituyen un contingente homogéneo y son afectadas de maneras diferenciadas por esos procesos de racialización. Y esa racialización étnico-cultural involucra también otras nociones de femineidad: la idea de ser. Según Pons (2003). género y sexualidad [97-116] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 103 como negras o indígenas.. negociando sus posiciones sociales en los contextos migratorios.7 7.. consideradas más cultas y de más categoría.

subrayan los mismos atributos. No obstante. Según estos relatos. forma parte de ellos. en ese intento.9 Madrid. por “orientales”. en la franja de los 30 años. Rumania. al final es todo igual. permeado por una lógica que exige diversidad y novedad. de acuerdo con lo manifestado por clientes que frecuentan clubs y pisos en Madrid y en Barcelona: Voy siempre al mismo lugar… Allí hay de todos los colores… rusas. blanquitas… Esto de los países. Yo no soy alguien que se sienta atraído por la diversidad racial o geográfica… no estoy a ver cuál es el penúltimo grupo de mujeres de procedencia exótica que llega a la calle… Las… latinoamericanas tienen un carácter personal y una cultura sexual diferente de las africanas y de las mujeres de otros países de Europa… Tienen una forma de vivir la sexualidad más cariñosa. argentina… Son todas 8. más contacto con la piel… Quizás las mujeres africanas sean un poco la antítesis… Y las mujeres del este europeo estarían 10. representados en su percepción por mujeres negras y. usuarios de clubs y de pisos. a veces frío. en la cama tiene que estar bien… Pero es el trato que te da… Las latinoamericanas. Creo que la cultura es así. más abiertas. que. venezolana. pero son incluidas en el abanico de nacionalidades que. ellos tampoco prefieren a las brasileñas. de las marroquíes. En los términos de dos hermanas de Rio Grande do Sul. existe una relación entre estilos de sexualidad y región de proce- dencia de las mujeres. Ser “caliente” y. Entrevista realizada en en el medio. albanesa… brasileña. hasta negras… Lo que menos hay… son españolas… [He estado]… seguro. belgas o rumanas. rubias. ya que los clientes “aprovechan” la diversidad ofrecida para encontrar relaciones sexuales que. 10 Madrid. y rubias. ¿Cuáles son las marcas de identidad resaltadas por las trabajadoras del sexo brasileñas en este escenario? Ellas tratan de afirmarse en el mercado como brasileñas y. clase social. con una rumana. los pro- pietarios y gerentes de clubs y pisos eligen a las trabajadoras sexuales buscando variedad en las nacionalidades y estilos corporales considerados atrayentes y evitando los extremos. Esto es evidente entre los que conceden más importancia a la variedad sobre la singularidad. tipo. con diferentes intereses en la industria del sexo. muestran la utilización de las posibilidades abiertas por el mercado.104 mora /18 ISSN 0328-8773 [97-116] Adriana Piscitelli En ese escenario. tienen “salida” en el mercado. Son diferentes de las mujeres europeas. entre las latinoamericanas. en lo que se refiere a trazos regionales. nivel de ingreso y origen impide realizar generalizaciones sobre ellos. La heterogeneidad de los consumidores de sexo en España. el cariño y el cuidado con relación a los clientes. además. los relatos de los clientes españoles de estratos medios de grandes ciudades. escolaridad.. son la alegría.. Los criterios de los clientes que entrevisté no son coincidentes con los de los empre- sarios. Entrevista realizada en iguales. abril de 2007. y también entre los que procuran “naturalidad” y cuidado/cariño en la prestación de servicios sexuales. más reciente- mente. claro. en un club en Bilbao: . Entrevista realizada en más agradable. he estado con brasileña. pero las cualidades más destacadas. Son mucho más naturales a la hora de afrontar la relación entre hombre y mujer. “morena”. yo no soy así. a pesar de ser comerciales. poca ternura. marzo de 2007. el trato es 9. una rusa. un sexo de poca caricia. edad.8 Barcelona. Las últimas veces que he ido… había muchas del este. para mí. pero no hay una preferencia por una nacionalidad determinada. dominicana. más simpáticas. Sin embargo. En esos espacios las brasileñas no son privilegiadas. puedan considerar íntimas y cariñosas. Me gustan ellas como personas. en algunos casos. englobantes. diciembre de 2004. muestran la relativa irrelevancia de la nacionalidad. son las que están más a disgusto… Son de Rusia.

Otras entrevistadas añaden al cariño la propensión para la higiene. trabajadora sexual en la calle. dorados. se torna secundaria. de cabellos larguísimos. las cualidades destacadas tienen cierto sabor a domesticidad. Mercados de casamiento Las entrevistadas que no trabajaron en la industria del sexo y que se casaron con hombres españoles convergen en afirmar la presencia de estereotipos sobre la brasi- leñidad. Ya. sin preservativo. sin embargo. por ejemplo. ninguna de esas trabajadoras sexuales afirma ser portadora de un saber específico sobre el sexo o realizar prácticas sexuales diferenciadas. Según lo manifestado por una brasileña con piel del color del chocolate.. Hay lugares en los que no entra ecuatoriano. De acuerdo con una mujer de 48 años. nos preocupamos más por ellos y también somos más naturales. con la inserción social de la pareja española. la supuesta sexualidad exacer- bada. Accionándolas. a una combinación del grado de escolaridad. La sexualización es más intensa cuando ellas son percibi- das. como de otras brasileñas. El “color” es uno de ellos. o moro. dejan que el hombre goce en la boca de ellas. Pero lo que más les gusta de mí. asociada. Ronaldinho. Paralelamente. en Barcelona. que trabaja en la calle. Nosotras no lo hacemos. Entrevista realizada en Barcelona. no pasa nada. Los hombres nos prefieren porque somos más cariñosas. que se consi- deraba mulata. género y sexualidad [97-116] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 105 ¿Las nacionalidades más comunes en los clubes. No está asociado al color. aquí? Colombianas y brasileñas. rubia y de ojos verdes.DOSSIER Migración. A ellos les gustan las morenas.13 13. El punto importante es que. al reflexionar sobre el “color” de la piel y racismo en España: Aquí. en términos del fenotipo. con rulos. en Barcelona: [Las otras]. En la performance del sex-appeal étnico. no importa si es más claro o más oscuro. que se considera blanca. si es brasileño. es más difícil que tenga problemas. la alegría. diciembre de 2004. más que a los ingresos. en estos sectores altamente mercantilizados de la industria del sexo en España. Pero está el otro lado. sino como negras. Entrevista realizada en Barcelona. el samba. De manera aparentemente paradójica. los atributos que esas migrantes subrayan para afirmar su brasileñi- dad son la afectuosidad y el cuidado. En este escenario. Esa intensidad depende también de la posición social que las mujeres tienen en España. es que soy cariñosa y alegre.12 12. Entrevista realizada en Bilbao. Carlinhos Brown. que se manifiestan de manera recurrente. esa relación afecta de manera distinta a las mujeres en función de diferentes factores. somos más cariñosas con los clientes. asociada a un saber específico y vinculada a la valorización del color “moreno”. noviembre de 2004. Les gusta el Brasil. no como mestizas. la abertura y la sensualidad. En las experiencias de las entrevistadas casadas con españoles. de 38 años en el momento de la entrevista. A los españoles les gustan mucho esas anarquías. . el gusto por cuidar de la pareja y de los niños y la valorización de la maternidad. que entre las entrevistadas tiende a estar vinculado a la clase social de origen.. que parece ser afirmado como un “bien” por las trabajadoras del sexo entrevistadas. Se trata de la vinculación del Brasil con la música. ellas procuran posicionarse en un contexto marcado por la competencia por clientes entre mujeres de nacionalidades diversas. sino a la nacionalidad. diciembre de 2004. la idea de que la sensualidad brasileña está vinculada a la prostitución se repite incesantemente. el ser muy lim- pias. 11 11. el racismo es diferente que en Brasil.

.. que el juez me preguntara cosas. decir que nos casamos… presentarla en el bar. [fue la] entrevista para matrimonios extranjeros. inclusive para alguien que. con escuela secundaria completa. soy enfermera… Entonces. era una boda civil. muestra el peso que tiene ser “de color”.. debes ser una puta de lujo… Si vas muy bien vestida. no es Europa. “papeles” y beneficios económicos. es atravesado por una mezcla de irritación e indignación. Siempre se parte de la idea de que es la brasileña que quiere ser de aquí. Lleno de simbolismo brasileño… Después… en el juzgado. tengo un auto. enfermera en un hospital de Granada.. me gustaría ser brasileño…”. Los relatos de tres entrevistadas. o si ella se casa por interés. que es una boda buena porque ella es guapa y yo soy más viejo… Fue estratégico el hecho de llegar al pueblo. Invité a los que gobiernan la ciudad.. recolectados en Barcelona. de una entrevistada de 42 años.. si tienes un auto. en las que a los celos se suma la duda relativa a la realización de casamientos por interés. Y no es así.. y su esposa brasileña. Ya piensan en nosotras en cosas ligadas al sexo. ¿no?”. Finalmente. estás equivocada.106 mora /18 ISSN 0328-8773 [97-116] Adriana Piscitelli Las mujeres que se consideran negras y las migrantes con menos escolaridad sienten con más fuerza el peso de la sexualización. Pero lo hicimos de tal manera… que demostrara que no es ninguna boda por interés.. La presenté a todo un círculo… La boda fue en el ayuntamiento… Había gente del Gobierno allí. El relato de él. vivo aquí hace 13 años. Hija. es como si hubiéramos ascendido y mejorado. eres brasileña..14 Granada. Adriana. madre de una niña nacida en España.. Río es mucho más 14. A mí me daba vergüenza que mi país. que trabaja en el servicio doméstico y también en un bar. [Esto] es el norte de África. madre de dos hijos brasileños. ofrecen una idea de los efectos diferenciados de los procesos de sexualización y racialización que afectan a las brasileñas en el ámbito del mercado matrimonial en España. Si señor. alumna de postgrado y profesora en el Ayun- tamiento de Barcelona. La entrevista con una pareja “mixta”. Nunca se parte de la idea de 15. el alcalde. Entrevista realizada en que yo quiero ser brasileño. de 28. con una doble carga negativa de promis- cuidad y de desconfianza que las persigue en la búsqueda de pareja y en las relaciones amorosas estables. brasileña que se casa con español tiene el estigma de que la sacó de un prostíbulo. uy. muestra la percepción de esa noción y las estrategias para neutralizar la idea de “casamiento por interés” en la ciudad de origen del marido. debes cobrar caro… Desde el comienzo tuve muchos problemas con la familia de él. remite a la fuerza que. le dije: “¿A ver lo que usted quiere saber? ¿Usted me pregunta las cosas para saber si me caso por interés.15 Barcelona. en Antequera. marzo de 2009. y lo recibió después en Río de Janeiro. qué bien que te has casado con un español”… Son llenos de prejuicios… Aquí [siendo] de color… Todos: “Ah. cuando nos casamos con ellos. La primera es la boda y después el tema legal… La boda.” a punto de interferir en el fin de una relación duradera con un español: . marzo de 2009. en el pueblo. adquieren las narrativas sobre casamientos “por conveniencia. Granada y Antequera. para que veas. “¿Trabajas en eso?” Lo primero que piensan. de 51 años. Hay dos cosas que tenemos que contarte. El tercer relato. Los españoles dicen que. me daba aun más por ella. un profesor universitario catalán. conoció a su marido viajando como turista. El relato de una carioca de 42 años que se considera negra. por ser de color… No me aceptaron. en esa ciudad y en el sector social en el que ella circula. donde era profesora en una de las universidades con más prestigio en el país: Aquí en España dicen: “Ah. con algo de humor. como ella. por los papeles? Pues sí. Entrevista realizada en evolucionado. En todo caso.

como asistentes domésticas o de cuidar ancianos. abarcan aspectos económicos.. teniendo en cuenta la larga tradición antropológica de estudios sobre estrategias matrimoniales. después de homologar sus diplomas universitarios. y entonces iba mucho a la calle y se quedaba conversando con uno y otro. En el contexto migratorio. En términos analíticos. Varias de las entrevistadas se esfuerzan por separar la noción de “interés” de sus casamientos. El conjunto de los relatos permite percibir que. formalizados para resolver la situación migratoria del compañero o de la compañera. tuvieron acceso a trabajos con ingresos más elevados que los de ellos. Entre las mujeres originarias de los estratos sociales más bajos y con menos escolaridad. de diferentes orígenes sociales y económicos. produce en las relaciones íntimas (Zelizer. Por distintos motivos. que no quiere más que sacar plata. trabajaba en dos lugares. esas nociones van más allá de los aportes económicos directos. 2006). en la construcción y en la agricultura. y aquí hay muchos problemas de extranjeros… Las rumanas. Alto… Cuando fuimos a vivir juntos. La ayuda puede contribuir para la estabilidad. o porque la crisis económica en España afectó con mayor intensidad el trabajo de sus parejas. los matrimonios implican otros intereses que. dos nociones difundidas en Brasil. Me separé por eso… Los dos años en que estuve con él no miré a otro hombre. Ese procedimiento. tenía trabajo. él se quedó sin trabajo.DOSSIER Migración. Me refiero al análisis de Bourdieu (1972) de cómo tradiciones culturales particulares desarrollan principios dirigidos a la reproducción social. con algún “futuro”. más allá de los “papeles” e incluso entre las personas que ya tenían una situación migratoria regular cuando se casaron. marzo de 2009. se había casado “por papeles”. lo respeté. sin embargo. no constituyen la principal fuente de recursos para la subsistencia (Gregg.” remite a nociones diseminadas sobre la contaminación que la presencia de los intereses. de papeles. la ayuda remite a contribuciones económicas que. . aunque consideradas relevantes. Era muy guapo. ayuda y estabilidad. varias de las entrevistadas obtienen ingresos más elevados que sus maridos. a veces.. género y sexualidad [97-116] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 107 Conocí al español en el bar. en el sentido de permitir una vida sin dificultades económicas. también de dinero. que el trabajo femenino. Esos dos términos nativos son reconfigurados en el exterior. Entrevista realizada en Antequera. lo que no es en absoluto sorprendente. sin embargo. como una tiene que respetar… [Pero el] empezó a cavilar… Yo llegaba a casa. asociado a la necesidad de enfrentar los estigmas que afectan los casamientos “mixtos” que incluyen personas de países “pobres. En las narrativas. Una parte significativa de las mujeres. Él no me hablaba más… empezaba a decir cosas que había escuchado en la calle…16 16. En Brasil. los “intereses” están presentes en el conjunto de relaciones consideradas. que tienen gran demanda de mano de obra en España. 2009). entre las mujeres que sufrieron con las sospechas de familiares del marido. la mora. ocupadas en distintos sectores de actividad en España. en el ámbito de las relaciones con hombres españoles. [Pero] yo no necesitaba nada. Otras. pero esos enlaces fueron el resultado de relaciones duraderas y estables. favorecen la comprensión esos intereses. principalmente en las áreas médicas. con menor escolaridad. según la clase social. se dirigen a asegurar la transmisión del patrimonio o la reproducción de la fuerza de trabajo. porque los ingresos obtenidos en la industria del sexo eran superiores a los de los maridos. Se trata de principios que incluyen “cálculos” cuidadosos que operan de manera predominantemente inconsciente y. tienen interés. interiorizados por los agentes sociales. pero no se reducen a ellos. tenía papeles. de conocidos y vecinos de haberse casado “por interés”. principalmente los económicos. varias habían regularizado su situación migratoria antes de la boda. Algunas con más escolaridad que ellos.

cincuenta y tantos años. ¿sabes? Y yo le decía que me dejara en paz. que tenían en ese país. Cuando nosotras ya estábamos acostadas… él venía a tocarme los pies y se pasaba. contribuyen. mira [risas]. para ir para la habitación de ellos. Me decían cosas. Ella tenía cuatro hijos. al evaluar las posiciones sociales de las personas que concretan un casamiento transnacional. cuidando a una mujer mayor. la ayuda también evoca un apoyo emocional que. A abusar… Eran cuatro hijos solte- ros. ya vino a llamarme 17. como no estaba muy bien de la cabeza. son deseados por diversos motivos. contribuye para el abandono de la industria del sexo o para la fuga de los trabajos en el servicio doméstico. que lo iba a denunciar. es un buen empleo. como observa Thai (2003). pequeños negocios o tierras. cuando es para ser trabajador. hace ya seis años. marzo de 2009. Esto involucra cierta movilidad en términos de clase social. de manera directa o indirecta. nos presentaron…. Es una persona dedicada. es trabajador. y uno de los hijos empezó a pasarse un poco. para ir a ver películas. Más allá de constituir la vía principal para obtener visados de residencia en el marco de políticas migratorias cada vez más restrictas. Esas uniones “mixtas” pueden exponer a las mujeres a riesgos determinados. 18. Estas últimas destacan el nivel socioeconómico equivalente o hasta superior. la noción de estabilidad también encuentra ecos en las relaciones de las entrevistadas que provienen de estratos sociales más altos de Brasil. Los lazos conyugales permiten una considerable ampliación de redes sociales que ofrecen diversos tipos de recursos. estaban buscando una novia para él. a modificar su posición social en ese país. que trabajó en la agricultura y hoy es ama de casa después de haberse casado con un camionero de Antequera: Mi marido está bien. En las palabras de una brasileña de 24 años. es relevante considerar la jerarquía de nacionalidades en términos globales. Hoy mismo salió a las 4 de la mañana de mi casa. mediada por el poder económico que se traduce en remesas de dinero y compra de inmuebles. y ya está…17 Antequera. esas cosas. para todas las entrevistadas. Español. Según la peluquera de Campinas.18 Antequera. Tenía treinta años…. Entrevista realizada en para salir. De cuarenta y ocho años. más allá de la que poseen en su país de origen. me lo han presentado. y que se casó con un andaluz diez años mayor que ella. de una ciudad de 15. posibilitan el acceso a una posición social y política más elevada. en relación con las parejas españo- las. y la madre. Trabaja en una empresa. que había llegado cinco años antes a Antequera. en los cuales hay una intensa presión para que las migrantes también ofrezcan servicios sexuales. mediante la realización del casamiento. Esa noción también incluye el proceso de completar de manera exitosa el proyecto migratorio.. incluso emocionales y. ya mayores tam- bién. para las entrevistadas originarias de estratos más bajos en Brasil. En ese punto. sin embargo.. Y. febrero de 2009. esos casamientos operan como unos de los principales medios para obtener la ciudadanía cultural (Ong. . par- ticularmente a aquellas sujetas a un grado más intenso de desigualdad y racismo. decía: “Niño.000 habitantes en Mato Grosso. Es que él nunca ha tenido novia antes. le presenta- ron unas tres o cuatro brasileñas. en términos transnacionales. 1996) en España. Pero. La idea de estabilidad alude a cierto bienestar económico. Esos casamientos. tenían que pasar dentro de esa habitación. He estado seis meses para pagar el billete que estaba debiendo en Brasil… Ahí conocí a mi marido.108 mora /18 ISSN 0328-8773 [97-116] Adriana Piscitelli En el entorno migratorio. con frecuencia. incluyendo a aquellas originarias de clases sociales más elevadas. nos fuimos conociendo. Entrevista realizada en Trabaja mucho… Tengo una vida estable con él. y también el aumento de su influencia en la familia de origen. Yo dormía al lado de la mujer mayor y. déjala quieta”. hijo menor de una familia de pequeños propietarios rurales: Fui a trabajar. obtenida mediante la compra de casas. en algu- nos casos. gana 1800 euros.

siguen leyes diferentes a las que rigen el casamiento. ellos no son indepen- dientes. Me refiero al desafío de normas homogámicas y “homocromáticas”. el casamiento se impone como única vía de acceso a la sexualidad femenina. pero tampoco coinciden. De acuerdo con el autor. revelan otras cualidades. que aparece como cerrada y marcada sobre todo por diferencias entre clases sociales. en un marco en el que la acumulación de capital material y simbólico posibilita el acceso masculino a la sexualidad de un número mayor de mujeres. Pero revelan atributos distintos. en términos laborales. dedicadas. Alain Desroisières (1978) delineaba distinciones entre los mercados del sexo y del casamiento. Imbricaciones Tres décadas atrás. la imagen de esposas dulces. Sin duda. Entre profesoras. es qué parte significativa de los atributos accionados como rasgos étnicos por estas mujeres se aproxima a las cualidades destacadas por brasileñas originarias de los mismos estratos sociales. en diferentes sectores de actividad. domésticas. cuando el casamiento une a personas en situaciones desiguales. Esas formulaciones fueron elaboradas tomando como referencia la sociedad francesa de la década de 1970. En el proceso de neutralización de los estereotipos negativos vinculados a la sexualización y racialización de la que son objeto. cuando algunos hombres europeos se casan con mujeres del Tercer Mundo que encuentran en los mercados del sexo. sin embargo. . basados en una intensa afectuosidad. siguiendo líneas análogas a las formulaciones de Bourdieu sobre estrategias matrimoniales. combi- nando de maneras diferentes aquellas cualidades que se vinculan a la nacionalidad. esos atributos son percibidos como aspectos que contribuyeron en sus relaciones amorosas y que también les abrieron caminos. de clase social y de acceso a la documentación. ávidas por ser madres y también sensuales. de los que forma parte la erotización de las personas situadas en posición inferior. Sin embargo. Y. socialmente aprobada. Las relaciones situadas en el mercado del sexo son externas al casamiento. Y esto nos condu- ce a considerar los efectos de las actuaciones de la brasileñidad en las imbricaciones entre prostitución y casamiento. y a la limpieza como marcas destacadas de la brasileñidad. que son afectadas por procesos diferenciados de racialización. parte de las cualidades con las que tratan de valorizarse en el mercado matrimonial también mantienen vinculación con las áreas laborales en las que ellas se ocupan. con recursos económicos y sociales inferiores. El punto que me interesa subrayar. género y sexualidad [97-116] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 109 En la búsqueda y manutención de esas relaciones. Las entrevistadas originarias de estratos sociales más bajos en Brasil. para los hombres de clases populares. Estas mujeres actúan. con menor escolaridad. Esa disolución no es banal. Las mujeres que tienen grados más elevados de escolaridad no dejan de aludir a la sensualidad. la maleabilidad y la creatividad. la alegría. que disputan clientes en los mercados del sexo en España. estas entrevistadas acentúan su inmenso compromiso con la domestici- dad y la familia. sobre todo. en términos del posicionamiento estructural de sus países de origen. Pero en la década de 2000. en el marco de la transnacionaliza- ción de los dos mercados. las fronteras entre ellos parecen desdibujarse en lo que se refiere a la elección del cónyuge. particularmente con los hijos. entrevistadas de diversos orígenes sociales accionan atributos de brasileñidad. pero afirman rasgos asociados al cuidado. También incorporan la alegría y la sensualidad. médicas y empresarias. Regidas por la libido y por relaciones interpersonales. pues incide en la irrupción de la transgresión en el ámbito del mercado matrimonial. subrayan otros atributos: la flexibilidad.DOSSIER Migración. constitutiva del mercado del sexo. se aleja de la idea de transgresión. Este último es la forma jurídica de un tipo de relación que. la propensión al cuidado y la valorización de la maternidad y la familia.

por mujeres origi- narias de estratos populares en Brasil. el casamiento que redunda en el abandono de esa actividad. de estar dependiendo de él…20 Bilbao. porque en una relación normal las personas se conocen en otro lugar y no en un club… Vive humillándome. Entre las entrevistadas que trabajaron como prostitutas en España se delinean tres estilos de relaciones amorosas estables: el casamiento con un cliente. con el ocultamiento del trabajo como prostituta. revestidas de nociones de “diferencia cultural” en un juego en el que. de haber tenido mis hijos… de trabajar en el club tampoco. sud- americanas. Una trabajadora sexual de São Paulo describió las relaciones sucesivas que tuvo con novios con los que se fue a vivir en los siguientes términos: . Entrevista realizada en ser más yo. Sin embargo. bebe una cervecita y ya está.. día libre para ella y para el marido. Y yo. En las narrativas de esas mujeres. Él. aguantando. le gustan las 19. porque no hay trabajo en el que se gane ni la mitad. la armonía en las relaciones con clientes o con hombres que saben que ellas trabajan en el mercado del sexo es con- siderada inusual. preparaba aperitivos en la cocina. Ella contaba que el trabajo había empeorado en Barcelona después de la crisis y. Una de las pocas entrevistadas que afirma la compatibilidad entre el casamiento y el trabajo en la industria del sexo me invitó a almorzar en su casa de Barcelona un lunes. o remitiendo a la categoría más englobante. amable y alegre.. no vería con buenos ojos ese nuevo viaje. Mientras él trabajaba en la cocina. En el relato angustiado de una brasileña. eso pasa. colgadas en paredes opuestas. madre de dos niños pequeños: Él dice que nuestra relación no es normal.. hijo de andaluces. surgen importantes tensiones. sus parejas las rebajan alternativamente. me dijo que tenía ganas de probar suerte por un par de semanas. bromeando al decir: “¿Has visto cómo ella me explota?”. camarero de un bar. sin embargo. marzo de 2010. alegre. no estoy enamorada… Pero la pasión.110 mora /18 ISSN 0328-8773 [97-116] Adriana Piscitelli La afirmación de atributos análogos. que dejó el trabajo en un club al casarse con un vasco. trabajando en la prostitución en Australia. podría sugerir que esa afinidad facilita el tránsito entre unos y otros. Y ella no quería crear problemas: ¿Has visto cómo es? Es bueno. él es bueno. A veces me da una locura por volver. como brasileñas. bajando la voz. nosotras conversa- mos en la sala. Pero las cualidades que contribuyen al posicionamiento de estas mujeres en la industria del sexo no necesariamente las auxilian en la apertura de espacios de agencia en el ámbito de esas relaciones. cuando los hombres españoles escogen como esposas a brasileñas que encontraron en el ámbito de la prostitución. sentadas en un sofá de color rosa Dior. me dice que soy asquerosa. Me arrepiento de no 20. Entrevista realizada en fiestas. que estaba de acuerdo con que mantuviera su trabajo para acabar de pagar las tierras que compró en Brasil. la familia brasileña de ella y la familia española de él. confortable.. El departamento. en el ámbito de los mercados del sexo y del casamiento. estaba muy limpio. vinculados a la brasileñidad. en cuanto ellas afirman sus cualidades de limpieza corporal y temperamento cariñoso. No me arrepiento de haber venido acá. Estoy bien con él. noviembre de 2009. mientras per- manecen en el mercado del sexo con el conocimiento del marido. 2010).19 Barcelona. y el noviazgo. organizado y repleto de fotografías de familia. Las narrativas remiten a tensiones cotidianas en el ámbito de la intimidad. Las narrativas de otras entrevistadas remiten a relaciones en las que la recreación de cualidades vinculadas a la domesticidad no siempre neutraliza el estigma que envuelve el trabajo sexual. En ese punto los relatos coinciden con observaciones presentes en otros estudios sobre el mercado del sexo en España (Oso Casas. es compañero. Pero creía que él.

y no funcionó. no. Fue terrible… Los catalanes tienen una cultura así de ser avaros… El primer choque cultural fue en relación con la higiene. La neutralización de los atributos considerados negativos activa otros. estas narrativas sobre relaciones amorosas y conyugales muestran el esfuerzo constante realizado para delinear las cualidades morales apropiadas para ese tipo de intimidad. Y yo pensaba: “Ya hice eso cobrando. las intersecciones entre las mencionadas categorías dotan de sentido tanto la percepción que se tiene de esas migrantes como sus acciones. las relaciones entre género. ir a un lugar de intercambio [de parejas]. Cuando terminamos y volví a trabajar [en la prostitución] amenazó con denunciarme si no pagaba las cuotas de una moto que compró… Después tuve un novio alemán. ya siente esa libertad. La elección de pareja en el ámbito del mercado del sexo parece sugerir modificaciones en el trazado de límites morales. en especial a las mujeres con menores recursos y a aquellas consideradas . Él nunca tocó el asunto. y dejé. nacionalidad. Él no quería que continuase trabajando. Mi baño era de 20 minutos y él golpeaba la puerta: “¡Estás gastando agua y gas!”… Yo le decía que era un sucio… Aquí las personas son muy frías. En el ámbito de estas delimitaciones. Y ahí él me dijo: “¿Pero acaso tú no vas todos los días?” Y. pero no tengo por qué hacerlo con un novio…”. Conclusión En los contextos migratorios aquí considerados. género y sexualidad [97-116] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 111 El primero era un catalán.DOSSIER Migración. Esta idea contribuye a la comprensión de la tensión constante suscitada por los procesos de sexualización que afectan a estas entrevis- tadas en sus relaciones amorosas y el poco éxito de varias de ellas en sus esfuerzos para neutralizarlos. Para él una sudamericana solo podía trabajar en la limpieza o en la prostitución. Pero. y me fui a vivir con él. ¡y no usan hilo dental! Y eran unas peleas. mi novio de ahora no sabe nada. Y en cualquier discusión salía que yo había sido prostituta. quería cosas que yo sé que. pero distintas clases de intimidad envuelven distintas cualidades morales. Terminé la relación. que ellas vinculan a la brasileñidad. Se bañan y cepillan los dientes una vez por día. raza. también asociados a rasgos étnicos. Pero tuvimos una discusión porque él fue infiel… descubrí que él continuaba yendo a clubes [de prostitución]. las fronteras morales interfieren en cómo las parejas españolas los leen. Entrevista realizada en Barcelona. En este punto. haces sexo un montón de veces y él no. después quiso otras cosas. a pesar de que los atributos afirmados en uno y otro mercado sean análogos. No veo eso tan negativo. pero sufrí mucho… Por eso. sexualmente. Los brasileños son más cariñosos. esas articulaciones de atributos ubican a estos grupos en posiciones de inferioridad. él no pediría… Un hombre. Estos relatos indican que la superposición entre los mercados del sexo y del casa- miento produce tensiones específicas. marzo de 2010. Sin embar- go. Salimos un mes y medio. sexualidad y clase se articulan en el trazado de fronteras etnosexuales en cuyo marco se localizan las experiencias de migrantes brasileñas. Tenía grandes prejuicios con relación al Brasil. con una novia normal. que ponen en combinación diferentes atributos. Pero… en un mes me fui de su casa. En los términos de Zelizer (2009). en procesos en los que la “identidad nacional” aparece como recurso de autoafirmación en el contexto migratorio para mujeres migrantes de diferentes estratos sociales de Brasil. solo una vez por semana. En principio. Él sabía de mi trabajo. las relaciones de intimidad sexual implican a menudo transferencias de dinero. Duró dos años… Con este dejé claro que no iba a parar de trabajar.21 21. cuando sale con una mujer que trabaja en la prostitución. En Brasil nos bañamos dos veces por día y nos cepillamos los dientes tres veces por día… Aquí. si te gusta la persona.

Migración. abren brechas para las negociaciones de muchas de esas mujeres en esos contextos migratorios. con frecuencia. y tam- bién afecta de manera negativa a algunas trabajadoras del sexo en sus relaciones amorosas y conyugales. Brasileñas en los mercados del sexo y del casamiento en España en mora. Cómo citar este artículo Piscitelli.112 mora /18 ISSN 0328-8773 [97-116] Adriana Piscitelli negras. Buenos Aires: Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género. Fecha de recepción: 29 de agosto de 2011. la construcción de espacios para la agencia. Fecha de aceptación: 1 de noviembre de 2011. género y sexualidad. 25-32). lo que. Universidad de Buenos Aires (pp. . tiene efectos concretos en su inserción laboral. Al mismo tiempo. pero también favorecer. Estas negociaciones solo pueden ser com- prendidas si consideramos que las formas de categorización pueden limitar. Adriana (2012). articulados con nociones de género y nacionalidad. las ambigüedades y contradicciones invo- lucradas en esos procesos de racialización/sexualización. Facultad de Filosofía y Letras. Nº 18.

Diane. Susana (eds.). Annales. pp. The Anthropology of Romantic Courtship and companionate marriage. Florianópolis. “Marché matrimonial et structure des classes socia- les”. “Sexuality Research Training in Brazil”. Santa Catarina. pp. “‘He can be sad like that’: Liberdade and the Absence of Romantic Love in a Brazilian Shantytown”. 20-21. Richard (eds. 6-7. “Les stratégies matrimoniales dans le système de re- production”. Universitat Au- tònoma de Barcelona. Cadernos Pagu. intermigra. »» Cecria (2000).). New York. »» Corrêa. Alain (1978). »» Instituto Nacional de Estadística.ine. Jennifer & Warlow. »» Heilborn. Tercera Prensa. »» Cavalcanti. en Hirsch. Unicamp. año 27. IFCH. paper presentado en el Seminário Internacional Fazendo Gênero 7. Mariza (1996). Adriano (2009). University of Michigan Press. núms.pdf > [consulta: 01/08/11]. Frances & Chávez-Silverman. España. Análisis de situación y plan de acción [en línea]. San Sebastián. género y sexualidad [97-116] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 113 ## Bibliografía »» Agustín. 4-5. Ann Arbor. Modern Loves. Hand- book of Sexuality Research Training Initiatives.es> [consulta: agosto de 2008]. núms. »» Larentes da Silva. Universidade Estadual de Campinas. tesina de Maestría. Transcultural Representations of Latinidad. Maria Luisa & Barbosa. Herdt. Hanover. 35-50. Jessica (2006). dissertação de Mestrado. Gilbert & Parker. Laura (2005). Migrações internacionais e mundos do trabal- ho: brasileiros em Portugal e na Espanha (1986-2008). Leonardo (2006). UnB. Projeto de pesquisa: Tráfico de mulheres. »» Bourdieu.) (1997). Facultad de Ciencias de la Comunicación. en Di Mauro. Actes de la Recherche en Sciences Sociales. Louise Prado (2006). pp. Economies. y otros tópicos migrato- rios. Ministerio del Interior [MIR] (2007. Regina (2003). Social Science Research Council. Pierre (1972). »» Alfonso. crianças e adolescentes para fins de exploração sexual no Brasil. Holly (eds. vols. Brasília. Plan integral de lucha contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. O protagonismo empresarial imigrante a partir de uma perspectiva de gênero: o caso das brasileiras nas cidades de Madri e Barce- lona. Base de datos INEbase [en línea]: <http://www. Civilizations. 1105-1127. 157-174. . »» Gobierno de España. University Press of New England. disertación de Maestría defendida en la Universidade Federal de Santa Catarina. São Paulo. pp. Trabajar en la industria del sexo. Embratur: Formadora de imagens da nação brasi- leira. Tropicalizations. España (2006). »» Gregg. »» Desrosières. 97-107.DOSSIER Migración. Disponible en: <http://www. octubre). Televisión y construcción del imaginario de la mujer brasileña en España: propuesta de una metodología de análisis multidimensional. “Sobre a invenção da mulata”. Campinas. Maria (2009). Societés. »» Aparicio.info/extranjeria/archivos/impresos/PlanTrataMIR. »» Badet Souza.

pp. 123-137. Nuevo Mundo Mundos Nuevos. Disponible en: <http://www.737-762. Tráfico e inmigración de mujeres en España: co- lombianas y ecuatorianas en los servicios domésticos y sexuales [en línea]. núm. Joane (2003). »» Ministério das Relações Exteriores (s. Brasília. 36.gov. “cor” e desejo.html>.). Condicions de treball en la nova indústria de la prostitució: els clubs d’alterne. »» Oso Casas.114 mora /18 ISSN 0328-8773 [97-116] Adriana Piscitelli »» Machado. »» Oso Casas. Laura (2004). Universitat de Barcelona [mímeo]. Intimate Intersections. »» Menezes. pdf> [consulta: 25/07/09]. “Sexualidade e identidade na historiografia brasileira dos anos vinte e trinta” [en línea]. Santa Catarina. Sex. Disponible en: <http://nuevomun- do. 22. Estudios Interdisciplinarios de América Latina . “Movimentos e políticas migratórias em perspectiva histórica: um balanço do século XX”. For- bidden Frontiers. 31. Relatório final da Comissão Parlamentar de Inquéri- to [en línea]. Adriana (2009). vol. »» Piscitelli. »» Nagel.itamaraty. pp. “Cultural Citizenship as Subject-Making”. Comis- são Nacional de População e Desenvolvimento [CNPD]. “Mulheres Imigrantes no Sul da Florida: Um estudo de caso revelando diferenças”. Disponi- ble en: <http://www. pp. Laura (2010). Aiwa (1996). Love and the Family: Economic and Affective Strategies of Latin American Sex Workers in Spain”.espaciosinfronteras. Mary Garcia (coord. “Assistência a Brasileiros” [en línea]. 47-65. “Money. 5. Gra- nada (16-18 de febrero). 64. Igor (2006). Lená Medeiros de (2001). São Carlos. »» Oliveira. Margareth (2001). Ignasi (2003). vol. 1. »» Piscitelli. núm.). Horizontes An- tropológicos. en Castro. Adriana (2011).org/Relatorio_CPI_Emigracao_Ilegal. ACSUR-Las Segovias. Revista Brasileira de Ciên- cias Sociais. Current Anthropo- logy. “Estereotipos.acsur. »» Rago. Congresso Nacional.org/document3744. Ma- drid. »» Magno. Marcela (2001).revues. Ethnicity and Sexuality. São Paulo. Brasília. Migrações internacionais. EdUFSCar. 131-137. “Tráfico e inmigración fe- menina desde la voz de las mujeres inmigrantes”. 37. migración y casamiento”. pp. João (relator) (2006). Igor José de Reno Machado]. Adriana Capuano de (2006). vol. Marcela (eds. »» Piscitelli. Adriana (2007b). »» Piscitelli. Laura & Ulloa Jiménez. Contribuições para políticas. “Tránsitos: circulación de brasileñas en el ámbito de la transnacionalización de los mercados sexual y matrimonial”. Brasil. pp. Elena & Ulloa Jiménez. CPMI da Emigração. vol. Razão. “Brasileiras na indústria transnacional do sexo” [en línea]. »» Ong. Race. 7.br/assistencia-consular> [consulta: 20/08/11]. Adriana (2007a). paper presentado en el Seminário Internacional Fazendo Gênero 7. en Bonelli Jáudenes. en Um mar de identidades a imigração bra- sileira em Portugal [ed. »» Moutinho. Disponible en: <http://www.org> [consulta: 24/01/09]. 7-19. f). Journal of Ethnic and Migration Studies. Oxford University Press. »» Pons. “Introdução”. vol. pp. EDUSC. 17-33. núm. “Corporalidades em confronto: gênero e nacionali- dade no marco da indústria transnacional do sexo”. Trabajo pre- sentado en el I Congreso Internacional sobre Migraciones en Andalucía.

Barbara & Hochschild. Com Ciência.htm> [con- sulta: agosto de 2007]. Instituto de la Mujer.S. Disponi- ble en: <http://www. vol. núm. Arlie Russel (coords. México. »» Zelizer.ac. “Imigração no Brasil: os preceitos de exclusão” [en línea].br/reportagens/migracoes/migr19. Revista Eletrônica de Jornalismo Científico. dados de 2005. Amor importado. Disponible en: <http://www. New York.comciencia. Viviana (2009). Madrid. núm. Fondo de Cultu- ra Económica. Husbands”. por nacionalidade segundo o sexo.DOSSIER Migración. Hung Cam (2003). Ministerio de la Igualdad. La negociación de la intimidad. migrantes por amor: la consti- tución de parejas entre españoles y mujeres de América Latina y de Europa del Este en el marco de la transformación actual del sistema de género en España.il/eial/XII_1/rago. »» Serviço de Estrangeiros e Fronteiras [SEF] (2006). Lisboa. »» Roca i Girona Jordi et al. género y sexualidad [97-116] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 115 y el Caribe. .tau. html> [consulta: 13/04/10]. 12. Giralda (2001). »» Seyferth. Metropolitan Books / Owl Books. and Sex Workers in the New Eco- nomy. Estatísticas: População Es- trangeira Residente em Portugal. (2008). “Clashing Dreams: Highly Educated Overseas Brides and Low Wage U. 1. en Ehrenreich. pp. 16. 230-254. »» Thai.). Maids. Global Woman: Nannies.

116 mora /18 ISSN 0328-8773 [97-116] Adriana Piscitelli .

paying attention to working conditions. En esta ocasión. relations with employers. concepciones sobre el trabajo doméstico. Inst. se resumirán algunos datos estadísticos. is the result of the articulation of several variables Spain within the reception context (immigration policies. family life and ideas on care work in origin and destination. Posteriormente. para luego presentar los resultados de un trabajo de campo exploratorio con empleadas de hogar en situación irregular residentes en Madrid. migration projects. Fac. de Antropología Social. independientemente del nivel for. relaciones con los empleadores. políticas laborales. proyectos migratorios. género y trabajo en España El tránsito obligado de las trabajadoras inmigrantes por el empleo de hogar "" Sandra Gil Araujo / Tania González CONICET. ideas on domestic work. we summarize some statistical data. In this case. de Ciencias Sociales. característi- cas del mercado de trabajo. UBA. relaciones de género. políticas públicas trabajo doméstico mativo. gender relations. and moreover therefore we present the results of an exploratory fieldwork with domestic workers in an irregular situation in Madrid. mainly during first years of immigration. Gino Germani.DOSSIER Migraciones. . Afterwards. this paper aims to analyze the variables which have influenced the feminization process of migration towards Spain and its connection with the importance of domestic work as the main sector of labor insertion for non-EU migrant women. Grupo Interdisciplinario de Investigadoras Migrantes (GIIM) / Dep. vida familiar e ideologías del cuidado en origen y destino. de Inv. Abstract Several researches have shown the importance of domestic work as a main sector Keywords of inclusion for migrant women in Spain. far from responding to labor public policy domestic work trajectories of these workers. migración femenina mente en los primeros años de su inmigración. female migration regardless of their educational level. labor market characteristics. es el resultado de la articulación de diversas variables en el contexto de recepción (políticas migratorias. Esta concentración. gender relations. prestando aten- ción a las condiciones de trabajo. Universidad de Estocolmo Resumen Distintas investigaciones han demostrado la importancia del trabajo doméstico como Palabras clave sector privilegiado de inserción de las trabajadoras migrantes en España. principal. relaciones de géne- ro. employment policies. género y trabajo en España [117-132] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 117 Migraciones. etc. This concentration. lejos de responder a las trayectorias laborales de estas España trabajadoras.) and the ways in which migrant families organize productive and reproductive work. etc. este artículo se propone analizar las variables que han incidido en el proceso de feminización de las migraciones hacia España y su vinculación con la importancia del empleo de hogar como lugar preponderante de inserción laboral de las mujeres migrantes no comunitarias.) y las formas de organización del trabajo productivo y reproductivo de las familias migrantes.

Su lectura de las migraciones en clave de género les permite concluir que la migración femenina ya no puede seguir atribuyéndose a una migración de arrastre en la que siguen a sus maridos de forma pasiva. en concreto en la región de Madrid. las dos nacionalidades en las que la presencia femenina comenzaba a ser 1. precarios e invisibles. y cada vez es más frecuente que lo hagan como jefas de hogar (Oso Casas. como marco de referencia. es crucial para entender la responsabilidad de los Estados. convertidos en actores mente recaen sobre las mujeres. Para el caso de España y otros países del sur de Europa. de Sònia Parella Rubio (2000. directamente conecta- dos con el proceso de externalización de las tareas de reproducción social. Cortina Nido (2000). y en 1995 Gina Gallardo Rivas. Trabajos más recientes son el informe del Colectivo Ioé Gregorio Gil (1996) y Cerón Ripoll (1999). Por lo tanto. Para el caso de mujeres perua- tivo Ioé para la Organización Internacional del Trabajo en 1991.118 mora /18 ISSN 0328-8773 [117-132] Sandra Gil Araujo / Tania González 1. situación que no ha cambiado en estos últimos años. siguen patrones migratorios distintos a los de los hombres. sobre mujeres dominicanas. que genera una fuerte demanda de mano de obra femenina y extranjera para cubrir estos puestos desprestigiados socialmente. tareas que tradicional. 2008) cohesión y el bienestar de sus miembros. gración femenina y trabajo doméstico. para el caso de mujeres (2001) sobre la situación e inserción laboral de las mujeres inmigrantes y los análisis ecuatorianas. sobre mujeres marroquíes. La autora fue una de las patente. Este concepto hace alusión a la un modelo “familista”3). Sánchez Martin. sino que las mujeres emigran solas. Bolivia y Paraguay) y ante el papel de muchas mujeres como primer eslabón de la cadena migratoria (como en el caso de Ecuador).1 Estos trabajos fueron aproximaciones específicas a la presencia de mujeres fundadoras de la Asociación de Mujeres Dominicanas en España inmigrantes y a cómo su incorporación al mercado laboral tenía como principal vía de (AMDE). 3) una nueva gestión del tiempo en el interior de las familias y una nueva organización de las propias familias. Nos encontramos ante un mapa migratorio en España con alta proporción de mujeres en ciertos grupos nacionales (especialmente procedentes de América Latina. pionero –el primero en España con pretensiones transnacionales– no surge del ámbito académico. como República Dominicana. Brasil. para cubrir las tareas de cuidado y garantizar así el soporte. la En este contexto. Migraciones femeninas y empleo de hogar en España: estado de la cuestión Son varios los trabajos que resaltan el proceso de feminización que desde mediados de los años ochenta comenzaba a producirse en los flujos migratorios que llegaban a Espa- ña. Si bien ha perdido nas. Las diferentes autoras coinciden en señalar los principales factores que influyen en el incremento de las migraciones femeninas hacia España. En concreto. las dos primeras analizan la incorporación de mujeres migrantes en el servicio doméstico en la ciudad de Madrid: en 1992 María E. para vigencia en relación con los datos que presenta. 2) la creciente participación femenina en el mercado de trabajo y el incremento de su nivel de cualificación. por lo que este texto entrada el trabajo doméstico. sino A partir de ese momento diversas autoras realizaron sus tesis doctorales sobre inmi- del espacio asociativo inmigrante. cada vez más reducidas y más dis- persas geográficamente (se reduce la posibilidad de crear redes de apoyo entre sus miembros).2 aunque el estudio pionero sobre el trabajo doméstico inmigrante. 5) la política migratoria orientada a cubrir esas necesidades. Escrivá Chordá (1999). 1998) de sus unidades familiares en origen. esta investigación sigue siendo clave el caso de mujeres dominicanas. la intersección de los regímenes de cuidado. los factores estructurales que han producido estos cambios en los patrones migratorios podrían resumirse del siguiente modo: 1) el envejecimiento de la población resultado de la combinación entre un aumento de la esperanza de vida y una reducción de la tasa de natalidad. Colombia. con su libro Buscando la vida. se trata de una cuestión . género y migración (Lutz. Perú. fue realizado por el Colec- 2. Las primeras publicaciones aparecen a principios de la década de los noventa. clave de estos nuevos desarrollos a nivel mundial. 2003) sobre el sector doméstico en Cataluña dentro de los servicios de proximidad en general. existencia de redes de solida- ridad familiar y de parentesco y 6) la falta de reparto del trabajo reproductivo entre varones y mujeres. 4) una tendencia a la disminución del apoyo estatal a las cuestiones familiares y una inadecuada provisión de servicios (régimen de bienestar basado en 3.

en el contexto español están surgiendo trabajos recientes que apuestan por un nuevo enfoque que vincule flujos migratorios y cuidados en un contexto global. a costa de aumentar las desigualdades sociales entre las mujeres. el mercado. Las trabajadoras inmigrantes actúan como un “ejército de reserva” periférico que permite abaratar el coste de los servicios vinculados a la reproducción social tanto para el capital como para el Estado. género y trabajo en España [117-132] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 119 compleja que debe abordarse en relación con asuntos tales como el trabajo de las mujeres en el hogar. derechos de las mujeres inmi.DOSSIER Migraciones. Por último. Su finalidad es la de comprender en el contexto de una cuidados y fronteras. sino también a las configuraciones estereotipadas de la demanda de fuerza de trabajo. El resultado es la etnización del trabajo doméstico y de cuidados (Parella Rubio. Un aporte clave en esta línea es el informe realizado en el ámbito de la comunidad de Madrid por Cristina Vega Solís. como “una alteración del sentido de la privacidad del hogar y de los individuos y una percepción de ‘complementariedad’ o ‘sustitución’ de una mujer por otra” (Vega Solís. Derechos de las sociedad de migración cómo algunas mujeres están experimentando la realización. El empleo de mujeres inmigrantes en este sector permite identificar un trasvase de desigualdades de clase y etnia entre las propias mujeres. mujeres inmigrantes y conciliación (2004). De este modo se generan criterios de diferenciación.1. nuevos alineamientos. 2003. Las trabajadoras inmigrantes son confinadas en las moda- lidades menos deseadas y valoradas. Su objetivo último es situar la noción de cuidado en el centro. La autora considera que de este modo se enmascara el mito del “nuevo igualitarismo dentro de la pareja” y el patriarcado sigue subyaciendo inalterado detrás de las estructuras domésticas y del empleo remunerado. El estatus de inmigrante crea gru- pos marginales sin acceso al mercado de trabajo formal. García y Monteros. Cata- rino y Oso Casas. Aunque las trabajadoras inmigrantes y determinados perfiles de trabajadoras nacionales comparten el mismo sector de actividad.4 en el marco 4. publicado bajo el título: Hogares. 2000). Sònia Parella Rubio (2003) señala que este proceso de etnización no responde solo a las características personales del colectivo de mujeres inmigrantes y a sus estrategias. Los lazos o vínculos que puedan establecerse esconden la asimetría de nuevas expresiones de relaciones patriarcales experimentadas a escala global. A través de conceptos como el de cadena global de cuidados ponen de relieve la interacción de dos hogares cuyo desarrollo se produce . 2003). 2002-2004). discriminación y exclusión que ponen el acento en los factores de etnia y cultura. 2004: 22). El informe transnacional en el que se inscribe este aporte ha sido de un proyecto transnacional sobre trabajo doméstico. por la editorial Traficantes reparto y trasvase de estas tareas. la relación entre el Estado. La internacionalización del trabajo reproductivo: un trasvase de desigual- dades entre mujeres Como telón de fondo de esta situación encontramos una fuerte conexión entre capita- lismo y patriarcado que está provocando una división sexual y étnica del trabajo a escala internacional y una transferencia del trabajo reproductivo entre mujeres. así lo certifica el hecho de que las mujeres inmi- grantes se concentren preferentemente en la modalidad del servicio doméstico interno. o hace que su situación de legalidad dependa directamente de este tipo de trabajo. A la división sexual del trabajo se suma la dimensión étnica financiada por la Comisión Europea –Employment and y de extranjería que se ha vuelto central en este trasvase entre mujeres provocando Social Affairs DG–. no se concentran en las mismas modalidades. 1. Mar García y Silvina Monteros (2004). que se dividen entre las mejor valoradas y las de Sueños (investigación europea denominadas “sucias”. considerada una activi- dad compleja que atraviesa nuestra cotidianidad –la de todas las personas– a través de vínculos de apoyo y atención. grantes y desigualdades. como señala Sònia Parella Rubio (2000. la familia y la comunidad en la prestación de servicios y el encasillamiento de las personas migrantes en ciertos nichos laborales extremadamente feminizados y racializados/etnificados.

En este sentido. unido a la falta de reparto de las tareas el caso de las mujeres entre 25 y 29 domésticas y la ausencia de servicios públicos.5% en cipalmente en las grandes ciudades. La demanda de fuerza de trabajo se generó en los sectores caracterizados por su alta temporalidad y la falta de regulación. Son destacables las tesis doctorales de Díaz Gorfinkiel (2008) y Martínez Buján (2008).6% en 1997. Regulaciones y desregulaciones que condicionan los tránsitos laborales de las mujeres inmigrantes no comunitarias En opinión de Joaquín Arango (2004). simultánea y dependiente. España devino un reciente país de inmigración. al amparo de dos condicionantes.120 mora /18 ISSN 0328-8773 [117-132] Sandra Gil Araujo / Tania González de forma entrecruzada. tareas entre hombres y mujeres ha variado poco (Parella Rubio. la segregación ocu- pacional y la segmentación de las actividades. el peso de la economía infor- mal no debe ser interpretado como un rasgo del menor desarrollo de España con respecto a otros países comunitarios. vinculada a un limitado despliegue del Estado de bienestar. las publicaciones de Vega Solís (2009) y Tobío. A la hora de analizar la incorporación de la población inmigrante es importante tener en cuenta ciertas características del mercado laboral español. que permite la coexistencia de una minoritaria aristocracia laboral (trabajadores cualificados con altos salarios) con una mayoría de trabajadores precarios. la elevada proporción de inmigrantes indocumen- tados es el rasgo estructural y crónico más definitorio del panorama de la inmigración en España. como la precariedad en el empleo. El modelo de creci- miento económico instaurado desde entonces está basado en la extensión del traba- jo temporal y flexible. la tasa de actividad fue la creciente incorporación de las mujeres españolas al mercado de trabajo. y la labor militante del colectivo de Precarias a la Deriva (2004). es un factor fundamental para el desarrollo de ciertos sectores productivos caracterizados por su alto grado de irregularidad. y llega al 74. . Mientras tanto. la extensión de la economía informal y la segmentación del mercado de trabajo son algunos de los efectos de esas transformaciones. principalmente en el trabajo informal. Otro cambio clave 5. Agulló Tomás. que han marcado de forma determinante tanto la intensidad del fenómeno. 2005). sino como una específica forma de inserción en el mercado internacional. El desarrollo de la protección social. en un contexto claramente divergente del de la migración de posguerra en Europa. 2010). Es en esta estructura jerárquica donde se insertan de manera diferencial los trabajadores inmigrantes. 2000). el reparto de la demanda de trabajadoras para el empleo doméstico y de cuidados. lejos de ser un efecto no querido de la legislación.5 prin- femenina pasó de 30. políticas migratorias y tra- bajo doméstico: notas sobre el contexto de recepción Más discursiva que cuantitativamente. 2. como el modelo de gestión migratoria y la forma en la que se piensa la inmigración para llevar a cabo su incorporación en la sociedad (Gil Araujo. A partir de mediados de los años ochenta se comenzó a hablar del Estado español como país de inmigración. los bajos salarios. Algunos datos sugieren que esta ilegalización. lo que. la temporalidad de los contratos. como son las características del mercado laboral y la incorporación a la Comunidad Europea. Su principal interés es desarrollar una amplia reflexión sobre la organización social de los cuidados desde la cual poder cuestionar las bases del actual modelo social que sostiene la reproducción de la vida en su conjunto. El crecimiento del desempleo. principalmente aquellos que necesitan mano de obra intensiva y bajos costes de producción (Calavita.9% en 1987 al 37.1. Gómez y Martín Palomo (2010). Las políticas de expansión y redistribución del empleo fueron reemplazadas por una progresiva desregulación del mercado laboral. 2. provocaría un paulatino aumento en años. En España. conjugó la existencia de altos niveles de desempleo con la creciente incorporación de mano de obra inmigrante. Migraciones internacionales.

Muchas cuidado de personas dependientes veces su nivel de éxito se mide a partir del número de mujeres empleadas. de los cuales 136 eran para extranjería pone de manifiesto que los sujetos son dignos de derechos en función el sector servicios. A causa del aumento del desempleo. en menor medida.1. Desde el 14 de enero de 2002 se suspendieron las tramitaciones de permiso de tra- bajo por la vía general. .697 en enero de 2008 a 178.1. de entrevistas con profesionales que trabajan en estas organiza- flexible. Para la elaboración del contingente anual se tiene en cuenta la situación nacional de empleo. deberán obtener previamente dicha autorización. Para renovar el permiso de trabajo es obligatorio haber aportado a la Seguridad Social. En 2004 habían ingresado por esta vía 300 mujeres de República tico ha dado lugar a la proliferación de sobornos. género y trabajo en España [117-132] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 121 En la actualidad existen diversas vías de ingreso y permanencia regularizada en territorio español. recogido en el Decreto 2346 (1969). además de un permiso de estancia.173 en enero de 2011 (Ministerio terales) y los mecanismos de regulación ligados al trabajo responden a las necesidades de Trabajo e Inmigración. Sin embargo. 2005). que aun teniendo una oferta de trabajo no pueden obtener el permiso correspondiente. El primer permiso tiene una duración de un año y puede estar limitado a un determinado sector de actividad y ámbito geográfico. aunque considera las relaciones del sector como laborales. En el contingente de 2010 se ofertaron 168 puestos de Como tan bien ha develado el trabajo de Ruth Mestre (1999. la residencia por cuestiones humanitarias o como refugiados.7 últimos años los contingentes se han reducido.6 Esta modalidad de contratación para el servicio domés. un permiso de trabajo. Para la selección de trabajadores se privilegian los convenios o acuerdos internacionales suscriptos en esta materia. los empleadores que quieran contratar a un extranjero sin permiso de trabajo. un 80% menos de su contribución productiva en el ámbito laboral público y formal. que presenta condiciones muy inferiores con respecto a la cobertura de los trabajadores de los demás regímenes. con indicación de sectores y actividades profesionales. dentro de la esfera privada y al que se accede principalmente por medio de ciones y con funcionarios de los redes. que se expresa que en 2009. Las peculiaridades del trabajo doméstico En la actualidad la regulación laboral del sector doméstico se encuentra reglamentada mediante el Real Decreto 1424 (1985) que. cantidad de contratos estuvo muy ciadas con dinero público. el derecho de trabajo. Para obtener un permiso de trabajo inicial por cuenta ajena debe presentarse una oferta de trabajo. A través del sistema de contingentes (o cupos) se ofrecerá trabajo a extranjeros que no se hallen ni sean residentes en España. a la hora de seleccionar a las Dominicana y Ecuador. participan del circuito dando alojamiento a mujeres en lejos de cubrir la demanda en el sector del trabajo doméstico y de casas de acogida y buscando familias donde “colocar” a las trabajadoras. 7. Por otra parte. 2. La legislación establece que los extranjeros mayores de 16 años que quieran trabajar en España deben obtener. países de origen de la migración. las altas en la Seguridad Social para el mediante un contrato de trabajo y que remite a un modelo masculino. de 152. de mano de obra en un mercado de trabajo formal y a una economía masculinizada.DOSSIER Migraciones. La protección social de las trabajadoras también se encuentra regulada en un régimen especial de la Seguridad Social. 2004). en los en cuenta las condiciones de trabajo ni los niveles de ingreso. 2011). sigue manteniendo un carácter muy personal en la definición de la relación laboral de carácter especial del Servicio de Hogar Familiar. Por su parte. esto es. Marruecos y Ecuador. La mayor parte de los migrantes no comunitarios alcanzan el estatus de regularidad a través de su inserción en el mercado de trabajo. por República Domi- nicana. en España algunas ONG. Esta trabajadoras en los países de origen. Los canales de empleo de hogar han aumentado migración organizados por el Estado (la vía del contingente y la de los convenios bila. entre otros. la resi- dencia como estudiante. Esto ha condenado a la irregularidad a cientos de miles de inmigrantes no comunitarios asentados en España. 6. contactos personales o agencias de colocación. Las más comunes son la residencia con permiso de trabajo. finan. Información obtenida a través El trabajo doméstico queda nuevamente excluido al tratarse de un sector informal. sin tener (Zaguirre Altuna. y solo se han otorgado permisos a través de los contingentes a trabajadores que se encontraban en sus países de origen. presentando la solicitud desde el territorio español. y estar al día con las obligaciones fiscales. la reagrupación familiar y.

En este sentido. los sindicatos mayoritarios Comisiones Obreras y UGT acordaron con el Gobierno la integración del empleo de hogar en el Régimen General de la Seguridad Social dentro del Proyecto de Reforma de la Seguridad . La preocupación de salvaguardar la intimidad de los hogares se ha cobrado gran parte de los derechos laborales fundamentales de las trabajadoras del sector. Las trabajadoras del sector no tienen derecho al cobro de prestaciones por desempleo. el tiempo real de trabajo –en especial. es necesa- rio tener en cuenta las dificultades que se presentan para controlar las condiciones laborales establecidas. las tareas de cuidado y las de mantenimiento o limpieza del hogar. “El objeto de esta relación laboral especial son los ser- vicios o actividades prestados en o para la casa en cuyo seno se realizan. En el caso concreto de las trabajadoras inmigrantes. Por ese mismo motivo la afiliación es más habitual entre las mujeres inmigrantes que entre las nacionales. durante los cuales la trabajadora puede verse obligada a realizar tareas que exijan poco esfuerzo. donde el legislador ha dado prioridad al aspecto personal y familiar frente al aspecto laboral. 2008). como estrategia de reducción de gastos y de invisibilización ante el control policial. conducción de vehículos y otros análo- gos. 2000). El despido puede ser inmediato. El 26 de junio de 2011. Una investigación llevada cama adentro” – supera las nueve horas diarias estipuladas.8 Tampoco está regulado a cabo a finales de los años noventa fijaba en casi doce horas el trabajo nocturno ni se estipulan los días de descanso ni el disfrute de festivos. La característica fundamental de la situación legislativa del sector doméstico reside en la inferioridad de condiciones que presenta con respecto a otros ámbitos laborales. aunque no les compense en términos económicos. de modo muy amplio se consideran trabajo doméstico todas las actividades que tienen como punto de partida un hogar o una familia. está la liber- tad del empleador para fijar el horario a través de los denominados tiempos de presencia no retribuidos. en el caso de las “internas” o “con 8. debido a la dificultad para denunciar cualquier tipo de violación de sus derechos laborales. 2004). art. La causa original es el carácter privado de la relación. jardinería. estas actividades frecuentemente combinan. de manera intensiva. ya que en general viven en la casa en la que trabajan. así como la direc- ción o cuidado del hogar en su conjunto o de algunas de sus partes.4). Con ello. pero también humanos (Vega. 1. en el caso de las tra- empleadas en el trabajo domés- tico (Martínez Veiga. Sus jornadas de trabajo suelen ser mayores. muchas veces las propias trabajadoras son las que cubren estos gastos. Las trabajadoras inmigrantes en situación de irregularidad pueden verse confrontadas con situaciones de mayor abuso. Entre las desventajas que plantea en relación con otro tipo de empleos.40 euros al mes para el año 2011) se le por las mujeres dominicanas puede descontar hasta un 45% por alojamiento y manutención. bajadoras internas. En otras palabras. y solo supone el pago de una indemnización de siete días por año trabajado. Al el promedio de tiempo trabajado salario que es el mínimo interprofesional (641. en los supuestos en que se desarrollen formando parte del conjunto de tareas domésticas” (Real Decreto 1424. Este tipo de vinculación laboral no exige contrato escrito ni la obligación por parte de los empleadores de pagar la Seguridad Social. el cuidado o atención de los miembros de la familia o de quienes convivan en el domicilio. como abrir la puerta o atender el teléfono. La falta de papeles torna aun más frágil e insegura la inserción en un sector laboral caracterizado por su profunda precariedad. así como los trabajos de guardería.122 mora /18 ISSN 0328-8773 [117-132] Sandra Gil Araujo / Tania González Para la legislación española. dada la importancia que tienen los aportes a la Seguridad Social para la renovación del permiso de trabajo. pudiendo revestir cualquiera de las modalidades de las tareas domésticas. 1985. especialmente durante los primeros años de inmigración. no necesita causas explícitas. debido a las limitaciones existentes en la inspección (Díaz Gorfinkiel. García y Monteros.

pero no se prevé sino hasta 2019 que las cotizaciones de las trabajadoras domésticas se equiparen plenamente a los salarios reales. la industria del sexo. el 83. En los últimos años. Datos presentados por el Colectivo Ioé –basados de construcción y la agricultura. El servicio doméstico es un sector clave para el ingreso de las mujeres inmigrantes 11. mientras las trabajadoras no comunitarias se ubican preferentemente en el servicio doméstico. género y trabajo en España [117-132] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 123 Social. En el caso de los trabajadores latinoamericanos. masculinas (Ministerio de Trabajo na.DOSSIER Migraciones. Según la investigación llevada a cabo por el Colectivo Ioé (2001). en vez de hacerlo desde el día 25 gulación del sector del empleo de como hasta ahora. 2005).92% y un 83. En cuanto a la inserción laboral de las mujeres inmigrantes en el momento de la encuesta (2007).40% eran inmigrantes de Ecuador. y Asuntos Sociales. Considerando los países de origen. el 74% de las mujeres bolivianas y el 50% de las procedentes de Ecuador. Para los africanos tiene mayor peso la agricultura y la construcción.11 El 41. el 27% estaban empleadas en el servicio doméstico: 65% en el caso de las inmigrantes bolivianas. De las 687. de solicitudes fue el primer trabajo en España para el 38% de la población inmigrante femeni. los inmigrantes varones se insertan mayoritariamente en la agricultura. tuvieron su primer trabajo en este sector y Asuntos Sociales. la Encuesta Nacional a Inmigrantes de 2007– indican que el servicio doméstico con un 94. las empleadas 9. 2010). Según los datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración. 2005).138 solicitudes presentadas. en mayo de 2011 un 93% de las 296. 10. 2005). la hostelería y la construcción. como las pensiones. de Rumania. seguirán sin tener reconocido el derecho al hogar y de defensa de los derechos de las trabajadoras domésticas. el 31. subsidio por desempleo.76% de las solicitudes para el empleo de hogar eran de 10. el 14. . Prestando atención a la variable de género.24% del total de regularizaciones fueron solicitadas por mujeres. peruanas.13%. para los/as trabajadores/as no comunitarios/as el servicio doméstico.76% para la construcción. el 61% de ellas extranjeras. Pero la realidad supera con creces estas cifras: el empleo doméstico sigue siendo el nicho de la economía sumergida que permite a muchas mujeres inmigrantes insertarse en el mundo laboral con independencia de su nivel de cualificación o su situación administrativa.60% de Marruecos (Ministerio de Trabajo Sociales. Ocurre lo contrario con la al mercado laboral español. y a la baja involucradas en la demanda de re- por incapacidad temporal desde el cuarto día. Algunos datos sobre inmigración y trabajo doméstico En general. las principa- les ramas de actividad son el servicio doméstico.83% femeninas.36% para la hostelería. Sin embargo. Muchas asociaciones de empleadas de hogar elevan la cifra hasta un total de 700.67% fueron para el empleo de hogar. junto con el servicio domés- tico y la hostelería. 2.84% de Bolivia.9 Según esta última modificación.498 personas dadas de alta en el Régimen Especial de Empleo de Hogar eran mujeres. son varias las organizaciones y asociaciones de hogar tendrán derecho a generar prestaciones. con importantes diferencias según la nacionalidad (Ministerio de Trabajo y Asuntos 10. Los datos del último proceso de regularización de 2005 muestran la importancia del servicio doméstico como vía de regularización para las mujeres inmigrantes no comu- nitarias. respectivamente. De las solicitudes para el sector de hogar. 14.76 % de Colombia y 6. El acuerdo entrará en vigor en enero del próximo año con un período de seis meses naturales para que los hogares se adapten a la norma.16% para la agricultura y ganadería y el 10. el comercio y la hostelería.2. y la indemnización por despido es un tema aún por resolver. la construcción y los servicios. brasileras y ecuatorianas (Colectivo Ioé. República Dominicana y Colombia. que son también importantes para los europeos del este. Perú. la hostelería y la agricultura son las principales ramas de inserción laboral.000 mujeres que trabajan en el sector. El 27. durante las años noventa el trabajo doméstico ha sido la principal vía de acceso a España para el 63% de las mujeres inmigrantes no comunitarias. 47% en el de las ucranianas y un tercio en el de las búlgaras.10 el 20. la construcción.

Porque es allí donde con más facilidad se puede trabajar sin estar con tus papeles. la situa. porque esa persona no puede cotizar. Aunque desde la asociación hispano-ecuatoriana Rumiñahui puntualizan que estar en situación regular desde un punto de vista administrativo no garantiza per se una mejor situación laboral dentro del sector. Y el salario Gracias a los testimonios comparti. como te digo.europa.124 mora /18 ISSN 0328-8773 [117-132] Sandra Gil Araujo / Tania González 3. porque si te quedas en el paro no cobras. te embarazas y te echan. pero como está todo tan mal. sin tener papeles. la relación entre las partes es en esencia de –European Union Agency for Fun- damental Rights– y coordinado por carácter laboral. tación por desempleo y que prioriza el aspecto personal y familiar obviando que. Para comprender la trayectoria laboral de estas mujeres. el empleo de hogar es la primera entrada. será el empleo de hogar. Migración irregular y trabajo doméstico en Madrid: notas de una investigación exploratoria12 12. Desde la asociación de empleadas de hogar SEDOAC (Servicio Doméstico Activo). estar ahí ya le salen con otra cosa. entonces uno acepta lo que a uno le den línea en: <http://fra. disponible en cambiando de trabajo porque no hay. más o menos. vamos. para el inmigrante. esclavitud (SEDOAC). nada más que sin ningún derecho.eu/ sites/default/files/migrants_in_ (Carla Flor. y con eso la lleva 8 meses en España. situación irregular). … Que es una desventaja para el trabajador. ha tenido sociedad gana. Cuando a uno lo contratan a veces le dicen una cosa y a la hora de posible. solamente eso. Para mayor información. en Madrid entre los meses de marzo y junio de pone reiteradamente de manifiesto en cada una de las entrevistas: se trata de un sector 2010. pero varios trabajos como empleada por otra parte se está sirviendo de una mano de obra barata y en condiciones de doméstica con “cama adentro”.. hondureña. jueves 4 horas y viernes 4 horas. nadie asume…. La propia legislación las sitúa en inferioridad de investigación europeo (FRIM –Fundamental Rights Situation de condiciones bajo un régimen que no reconoce derechos tan básicos como la pres- of Irregular Migrants in the EU–.13 an_irregular_situation_emplo- yed_in_domestic_work_en.. este artículo ha sido ni nada […]. 42 años. Su objetivo principal era comparar. miércoles 4 horas. dado que es la propia legislación la que posibilita en primera instancia condiciones de trabajo abusivas: Cuando las mujeres vienen. Para ello se realizaron Me trataban bien.pdf>. tenga la formación que tenga. Madre de 4 hijos que se encuentran en el país de origen. No podemos estar ver FRA (2011). Otro aspecto a tener en cuenta es la responsabilidad del Estado al mantener un régimen laboral con tales deficiencias. Trabajo de campo realizado por El principal problema con respecto a la situación laboral de estas trabajadoras se Tania González. en el marco de un proyecto poco regulado. la volatilidad de un contrato con demasiada frecuencia estrictamente verbal las sitúa en 10 países comunitarios. o te enfermas. Con el supuesto objetivo de salvaguardar la intimidad de los hogares ICMPD –International Centre for se descarta la posibilidad de inspección laboral. lo único que aquí la gente se está aprovechando porque libres entrevistas con diversos actores solo me daban 4 horas un día. y creo que hasta dentro de un mes no puedes cobrar. apuntan directamente hacia esta responsabilidad al salva- guardar durante décadas una legislación que está garantizando el acceso a mano de obra barata. cuando uno ya está allí. entonces tampoco es garantía de que si te hacen los papeles yo puedo estar en una situación de protección (Rumiñahui). al menos en su primer empleo: El primer trabajo que encuentra una inmigrante cuando llega a España. por lo que la ausencia de control y Migration Policy Development–). Ello nos permitirá visibilizar que el trabajo doméstico y de cuidados es su puerta de entrada obligada al mercado laboral y que la inmensa mayoría lo hace bajo el régimen de internas. ni nada de festivos ni vacaciones dos de estas mujeres y a su infinita generosidad. aunque también pierde. sociales implicados y con mujeres inmigrantes trabajadoras de hogar. en una posición de máxima vulnerabilidad: ción de las personas inmigrantes en situación irregular empleadas en el sector. . informal y sumergido. porque el régimen que tienen es muy malo. es necesario superponer su condición de empleadas de hogar con la de migrantes. proyecto financiado por FRA pese a desarrollarse en el ámbito privado. muy malo… el hecho de que tu tengas la documentación no te da garantías de que tus derechos laborales vayan a estar protegidos. femenina en la mayor parte de los casos. No me daban un día completo ni una noche completa. para labores de reproducción social: 13.

Varias de las trabajadoras entrevistadas coinciden en señalar que su situación irregular precariza aun más sus condiciones laborales. una situación admi- nistrativa regular no siempre es garantía de mejores condiciones laborales o de poder salirse del sector doméstico fácilmente. no encuentra trabajo fuera del servicio doméstico. podré conseguir otro trabajo pero mientras tanto por lo menos un año o dos tendrá que aguantar situaciones de abuso. no encuentro nada… de lo que quiero. Fue despedida de su último empleo tras solicitar que le dieran de alta en la Seguri- En este contexto la exigencia de las asociaciones pasa por una convergencia real. sí. Por eso yo digo que quiero cambiar a otra cosa mejor. les resta opciones en un régimen de por sí discriminatorio. y esa persona de confianza es clave en la llegada y la búsqueda del primer empleo. su migración es la estrategia de supervivencia econó- mica de todo el núcleo familiar. pero al final no encuentro nada. . y otras enfatizan su situación familiar o personal: son madres solteras con cargas familiares. regularizada hace un año). Pues en el momento que ya tengo los papeles no quiero seguir haciendo servicio doméstico. El hecho de migrar se constituye como una decisión multifactorial y multidimensio- nal. ya podré salirme de aquí. cuando ya me den la residencia. han sido víctimas de violencia machista en el país de origen o tienen fuertes deseos de estudiar y poder ampliar sus opciones de vida en España. y que en muchos casos ni siquiera es respe- tado. que sepan que aunque no tengan papeles sí tienen derecho a denunciar y a reclamar una cantidad que no les hayan pagado. A pesar de tener no solo parcial. también es válido. El miedo y la desprotección que les genera su irregularidad. En sus relatos las mujeres entrevistadas a veces señalan como desencadenantes las circunstancias económicas en los países de origen. género y trabajo en España [117-132] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 125 como se dice. es que si me voy de aquí es que no podré renovar mi residencia”. y dad Social.DOSSIER Migraciones. con el Régimen General de la Seguridad Social para trabajadores “papeles”. Y. Entonces. ese es sin duda el papel que juegan las redes sociales. hacen que soporten verdaderas situaciones de explotación. al menos no a corto plazo: Sin papeles es muy complicado porque nadie va a no aceptar trabajar estando sin papeles […]. Entonces existe a veces el miedo de que por no tener papeles no pueden denunciar. por ejemplo. sino también verbal. Ello debería incluir el reconocimiento del derecho a prestación por desempleo y una equiparación de la indemnización por despido. las intentan chantajear de que no pueden denunciar porque primero no tienen contrato […]. En todos los casos conocían a alguien en el lugar de destino a través de un vínculo familiar o amistoso. sumados al desconocimiento del alcance de sus derechos. o le han hecho un pre-contrato. […] Otro problema es que mucha gente está obligada a lo mejor a aguantar abusos porque dice: “Bueno. si hay un nexo común en todas las trayectorias. y tiene que esperar hasta que le salga la resolución positiva de que ya le han concedido la residencia. Pese a las altas expectativas iniciales de cambio que suelen tener. Muchas lo suelen decir: “Bueno. en este régimen sí contempla el contrato no solo escrito. además les amenazan con eso. no encuentro (Nadia. de explotación. marroquí de 27 años. por cuenta ajena.14 14. cuestiones aún por resolver y que los colectivos de trabajadoras de hogar consideran de máxima urgencia. una suma de factores estrechamente interconectados sobre los que no siempre es fácil aventurarse a determinar cuál ha tenido más peso. dos años y medio estoy en servicio doméstico y ya no puedo más. Pero. de esclavitud (SEDOAC). estoy cansada. sin estar en situación regular.

Aquellas con hijas e hijos pequeñas/os deciden dejarlas/os en el lugar de origen a cargo de otros familiares con el anhelo de poder reagruparlos una vez regularizada su situación. personas ancianas o enfermas. Que el mejor fruto de sus hijos uno lo pierde. de las personas mayores. Bueno. prefieren a una que es cristiana. de los niños para que ellos puedan trabajar y cumplir con sus cosas […]. tales como edad. tiene uno que hacer estas cosas. madre soltera). a ver si ayudaba a mis hijos y a mi familia. por los ojos azules. ayudar en los estudios. Prefieren muchísimo a los latinos porque. Por lo tanto. como reflexiona con acierto una de las entrevistadas que se reconoce repetidamente defraudada: Nosotros estamos prestando un servicio maravilloso […]. hasta prácticamente convertirse en una característica del sector. Si eres musulmana.15 quedado en el país de origen al cuidado de sus abuelos. nivel formativo o estatus legal. por el color. creo yo. Trabaja para una estas mujeres contratadas como empleadas de hogar. puede ser la misma religión […].126 mora /18 ISSN 0328-8773 [117-132] Sandra Gil Araujo / Tania González En el caso de Nadia. bueno. Pero lo cierto es que la imposibilidad de conciliar vida laboral y familiar en el lugar de destino suele prolongarse más allá de su estancia irregular.. en el primer mes de estancia ya se encontraban trabajando. En estos análisis es indispensable superar el limitado binomio género-clase/ trabajo e incorporar las distintas variables que vertebran la identidad. Un poco de racismo con los marroquís. en una suerte de jerarquía preferencial según el origen étnico. y entonces comenzamos a hablar de que cómo yo podía viajar. tiene uno que inventar. yo no tengo padre. Qué más que nos encargamos de sus padres. cultural o religioso: Pues un poco de racismo. hacer labores domésticas. su familia. situación familiar. y aprender a lidiar con unas rela- ciones laborales que se encuentran a medio camino entre los afectos y el poder. la joven marroquí de 27 años anteriormente citada. eso es un poco problema cuando estoy buscando trabajo y no tengo papeles […]. no hay como uno avanzar. porque es cuando están pequeñitos (Sila. mi mamá ya está muy mayor. La responsabilidad de cuidar a una . Nadia reconoce la dificultad añadida que supone no hablar español y asegura haber sentido cierto rechazo con respecto a otros colectivos de mujeres que son más demandados. mientras que. por las mismas costumbres…. si no. a pesar de contar con el apoyo de su prima con la que convivió durante casi un año y medio. tardó nueve meses en encontrar su primer empleo como inter- na. muy especialmente para aquellas en régimen de internas: Vine por la situación.. Soy madre soltera de 4 niños y soy de una zona muy pobre. religión. cuidar menores. se trata de todo lo que esconde el invisible y poco reconocido trabajo de cuidados. Su vida cotidiana se ciñe a familia con “cama adentro”. mediar en conflictos familiares. Entonces. 15. contexto de origen. la crisis económica que hay allá. En definitiva. sí. Bueno. prefieren a una de Rumanía que a una marroquí. Una perspectiva interseccional es el mejor modo de evitar caer en falsas generaliza- ciones que silencien las lecturas variables que estas migrantes hacen de una situación laboral similar en apariencia. por. uno no puede dejar a sus hijos. a España […]. Esta investigación exploratoria permite constatar que la mayor parte de estas muje- res son cabeza de familia y primer eslabón de la cadena migratoria. confía en poder reagruparlos en un También es destacable la multitud de tareas y responsabilidades que deben asumir futuro próximo. desarrollarse. en el caso de las mujeres de origen latinoamericano. Si no hay. se debe destacar que no son exclusivamente mujeres y trabajadoras de hogar. por el idioma. Tiene 4 hijos que se han dominicana de 37 años. de una familia muy pobrecita. sin cargas familiares. y entre la familia me ayudaron y me mandaron hacía acá.

y por tanto a un trasvase de desigualdades. como se refleja en una cita anterior: A pesar de su edad. Las ideologías del cuidado y la maternidad en origen y destino entran en contacto a través de la contratación de estas trabajadoras. Despedida en dos oca- siones de forma repentina. y. estamos asistiendo a una transferencia del trabajo de reproducción social entre mujeres. como es el caso de esta mujer cuyos hijos se encuentran en el país de origen. todo. y es necesario remarcarlo. lleva 4 años en España). mucho (Sila). y es peor todavía. aunque crece el número de hombres migrantes cuidadores de grandes dependientes). Entonces yo digo que si uno valorara el esfuerzo y todo. El contexto de crisis económica ha supuesto importantes pérdidas de empleo y un empeoramiento de las condiciones laborales para estas trabajadoras. saben que somos personas correctas. Entonces eso es todavía más lamentable. Porque yo quería verle el amor. previamente había tratado de justificar sus propias prácticas. Los cuidados no son un servicio prescindible para las familias. Lastimosamente es así. Apuntes finales La división internacional del trabajo productivo y reproductivo es configurada por el sistema del capitalismo global. O sea. […] Siempre uno cree que lo aprecian y lo quieren a uno de verdad. delicadas. mano de obra femenina. El poco valor otorgado a las tareas del hogar y al trabajo de cuidado de menores. sino que va a ser anulada en su persona. Es que esa familia o esa otra mujer se va a apoderar. Entonces yo veía como que yo le daba un afecto de madre al niño y ella no. pero que no duda en juzgar el modo de ejercer la maternidad de su empleadora. pero a costa de traer a otra mujer. del 100% de su tiempo y de su vida. No se consigue por el reparto de tareas entre sexos. género y trabajo en España [117-132] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 127 persona mayor. mucho sufría.16 16. sino a la cultura . todo el mérito que hace el trabajador sería excepcional. principalmente en función de la condición de extranjería. era el primer niño que ella tenía. es por ello que continúan en la búsqueda de soluciones privadas ante la continuada carencia de recursos públicos. se producen fuertes contradicciones que atraviesan los discursos. todo. intentan conseguir esto. pero en España se sigue demandando mano de obra para labores de cuidado (principalmente. yo sufría mucho. y yo no la veía como una madre para el niño. pero también. se va a apropiar. y yo me sentía muy mal y sufría mucho. enfermos y mayores dependien- tes no responde a su falta de demanda. después de que nos abren las puertas. En ocasiones. […] Me refiero a malas experiencias a que en un momentito. 4. sino que otra mujer la remplazará.DOSSIER Migraciones. colombiana de 51 años. porque ya no es solo que hará unas tareas del hogar como hacía en su casa. pues las familias que tienen un poco de poder adquisitivo. que venimos a trabajar. la conciliación laboral y familiar. Los mayores costes de este arreglo aún recaen hacia un solo lado: Se habla de la conciliación familiar y laboral. por el sistema patriarcal en los países de emigración y de inmigración. mentira (Marisa. o a la simpleza de las tareas. un poquito más. En definitiva. en un momentito de rabia se les olvida todo lo bueno que hemos hecho. el afecto de madre. que hayamos conseguido unas la conciliación laboral y familiar a costa de anular totalmente a otra (SEDOAC). eso es una responsabilidad muy grande.

de todas las mujeres. se ha querido explorar las vinculaciones entre las políticas migra- torias y laborales. La conexión entre provisión de cuidado y la migración internacional femenina es la base de la actual solución de muchos Estados europeos que utilizan las políticas de migración para satisfacer la demanda del trabajo de cuidados. Así como el precio de las materias primas mantiene a los países el sur sin poder en la comunidad internacional. cualquier tipo de culpa sobre la explotación se mitiga al pensar que se le está ofreciendo una posibilidad de trabajo a otra mujer con menos recursos económicos. las demandas de fuerza de trabajo para el empleo de hogar y la feminización del sector. muchas veces. pero evidencia también la escasez de servicios públicos y la falta de reparto de las tareas domésticas en la mayoría de los hogares. la demanda de mano de obra para actividades . por unas relaciones de desigualdad estructural entre países de origen y de destino. Contrariamente a lo que las hegemónicas lecturas en clave culturalista indican. según se recoge en la legislación vigente. En el caso español. por ejemplo. un sector en que la existencia de un contrato escrito no es obligatoria para que se establezca la relación laboral. Algunas mujeres nativas pueden conciliar la vida laboral y familiar. legado de la época colonial y reforzado posteriormente mediante el impulso de relaciones comerciales desequilibradas y la imposición de determinados modelos económicos. Pero ¿cómo se perpetúa y profundiza esta desigualdad global en los marcos esta- tales? En el caso español. y seguir con sus carreras profesionales porque transfieren las tareas domésticas a otras mujeres mal pagadas y. con la creciente presencia de mujeres en la migración internacional. esposas o cuidadoras. la mayoría de las mujeres inmigrantes trabaja en el empleo de hogar. construcción. por eso. es una contradicción exigir a las mujeres migrantes que trabajan en el sector estar en posesión de un contrato de trabajo escrito para poder regularizar su situación. La supresión de fronteras y visados y las facilidades de movilidad para unos van acompañadas del endurecimiento de los controles y de los obstáculos para el desplazamientos de otros. agricultura. la contratación de mujeres inmigrantes para el servicio doméstico da cuenta de la creciente presencia de las mujeres nativas en el mercado de trabajo. y consideradas por el imaginario social como actividades femeninas. La libre circulación se ha convertido en un bien escaso y distribuido de manera desigual. hoteles y restaurantes. son las peor remuneradas y las menos valoradas socialmente. en el acceso diferencial al derecho de libre circulación. el bajo precio de este trabajo desvaloriza el estatus de las mujeres que lo realizan y. un elemento estratificador poderoso. por asociación. Así. junto con la política de contingentes o cupos laborales. Las tareas de reproducción. la vinculación entre permiso de residencia y permiso de trabajo supone un mercado laboral reglamentado que no se corresponde con la realidad vigente. en primer lugar. La situación de los inmigrantes asentados en la UE y provenientes del denominado Tercer Mundo está atravesada. en Espa- ña. En este artículo. los factores con mayor influencia en las formas de inclusión y exclusión de la población inmigrante poco tienen que ver con obstáculos relacionados con sus culturas. Esto coloca a las/os tra- bajadoras/es inmigrantes en un número limitado de actividades: servicio doméstico. En cuanto a las normativas de estancia. supone el otorgamiento de permisos de residencia y de trabajo restringidos a determinados sectores laborales. y es. vincu- ladas con el rol de madres. sobre todo para las mujeres.128 mora /18 ISSN 0328-8773 [117-132] Sandra Gil Araujo / Tania González política que subyace al intercambio global. las cuales han sido las más afectadas por el proceso de desregulación impulsado desde mediados de los años ochenta. cuando la persona empleadora no está obligada a hacerlo para contratarlas. Esta des- igualdad se ve reflejada. la cláusula de prioridad nacional. Teniendo en cuenta que. Desigualdades producto de un sistema internacional organizado jerárquicamente en centros y periferias.

matrimoniales) es cubierta a través del reclutamiento de mujeres de los países del sur y del este. género y trabajo en España. 25-32). Este trasvase de desigualdades entre mujeres enmascara el mito del igualitarismo marital y de la emancipación femenina de los países europeos. género y trabajo en España [117-132] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 129 consideradas femeninas (servicios domésticos. Fecha de recepción: 2 de agosto de 2011. Facultad de Filosofía y Letras. Fecha de aceptación: 1 de noviembre de 2011. Nº 18. Migraciones. Universidad de Buenos Aires (pp.DOSSIER Migraciones. Buenos Aires: Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género. sexuales e. mientras mantiene intactas las estructuras patriarcales del hogar y del trabajo. . incluso. Sandra y Tania González (2012). Cómo citar este artículo Gil Araujo. El tránsito obligado de las trabajadoras inmigrantes por el empleo de hogar en mora.

Paloma (1999). 60. núm.). Mujeres peruanas del servicio doméstico en Barcelona: trayectorias sociolaborales. trabajo para diploma de postgrado en Mediación Intercultural. Christine y Oso Casas. . La migración de dominicanas en Madrid. “Inmigración. Encuesta Nacional de Inmigrantes 2007: el mercado de trabajo y las redes sociales de los inmigrantes.eu/sites/default/files/migrants_in_an_irregular_situation_ employed_in_domestic_work_en. Políticas migratorias. Las argucias de la integración. Mercedes (2010). OPI. Publications Office of the European Union. A European Perspective on a Global Theme. Gina (1995). “Introduction”. »» Colectivo Ioé (1991). »» Gil Araujo. inmigración y trabajo. Helma (2008). Ashgate. »» Gregorio Gil. Disponible en: <http://fra. IMSERSO. Nueva York. Race. Alejandro (2000). Carmen (1996). Migration and Domes- tic Work. en Lutz.130 mora /18 ISSN 0328-8773 [117-132] Sandra Gil Araujo / Tania González ## Bibliografía »» Arango.europa. Sistemas de género y migración internacional: la emigración dominicana a la Comunidad de Madrid. Mujer. »» Catarino. »» Colectivo Ioé (2001). »» Cerón Ripoll. »» Escrivá Chordá. Madrid. “La inmigración femenina en Madrid y Lisboa.pdf>. »» Gallardo Rivas. Revista de Sociologia. Madrid. núm. »» Calavita. Joaquín (2004). Migrants in an irregular situation employed in domestic work: Fun- damental rights challenges for the European Union and its Member States [en lí- nea]. »» Colectivo Ioé & Fernández. Kitty (2005). Laura (2000). »» Lutz. and Exclusion in Southern Europe. CIPAF/IEPALA. Universidad Autónoma de Barcelona. Papers. Buscando la vida: dominicanas en el servicio domés- tico en Madrid. 25 de septiembre). Cambridge University Press. Información Comercial Española. tesis doctoral. Universidad Autónoma de Madrid. Ministerio de Trabajo e Inmigración. Aldershot. »» FRA (2011). Santo Domingo. tesis doc- toral. »» Cortina Nido. Las dinámicas internacionales de cuidado: el caso de Madrid en la desnacionalización del cuidado de menores. Universidad Carlos III. Luxembourg. Ministerio de Trabajo (BOE. por el que se regula el Régimen Especial de la Seguridad Social del Servicio Doméstico. Immigrants at the Margins: Law. Universidad Autónoma de Madrid. IEPALA. ¿Quién trabaja en nuestras casas? Mujeres ecua- torianas en el servicio doméstico en Valencia. 815. cambio demográfico y cambio social”. España. tesis doctoral. 183-207. Trabajadoras extranjeras de servicio doméstico en Madrid. »» Díaz Gorfinkiel. Sandra (2010). construcción nacional y cuestión social. »» Decreto 2346 (1969. María Ángeles (1999). Organización Internacional del Trabajo. tesis doctoral. Magdalena (2008). Hacia una etnización del servicio doméstico y de las empresas de limpieza”. 31-44. Ginebra. 15 de octubre). Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Madrid. Universidad Complutense de Madrid. pp. pp. Madrid. Helma (ed.

sujetos e imaginarios en una sociedad de migración. El cuidado de las personas.intermigra. 1 de agosto). Agulló Tomás. Ruth (2005). Madrid.info/extranjeria/ archivos/revista/NORMABALANCEFINAL. Revista de Sociologia. inmigrante y trabajadora: la triple discrimina- ción. 75-96. Mujeres inmigrantes y mayores nativos. Madrid. Madrid. género y trabajo en España [117-132] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 131 »» Lutz. Cristina (2009). Bienestar y Cuidados: el oficio del cariño. A la deriva (por los circuitos de la precariedad feme- nina). »» Parella Rubio. “Trabajadoras de cuidado. “Trabajo doméstico y de cuidados. Sònia (2000). »» Mestre i Mestre. »» Precarias a la Deriva (2004). Universidad de A Coruña. »» Oso Casas. La in- migración marroquí y el servicio doméstico en Madrid. España. OFRIM Suplementos. 12. Journal of Contemporary European Studies. vol. en Mal- gesini. Fundación La Caixa (colección Estudios Sociales. Laura (1998). 6. Silvina (2004). . 1. Desigualdades de género. Ruth (1999). »» Vega Solís. Barcelona. »» Ministerio de Trabajo e Inmigración (2011. cuidados y fronteras. junio). en Checa. “Life in the Twilight Zone: Migration. Informe transnacional. Transnationality and Gender in the Private Household”. Traficantes de Sueños. Papers. “El trasvase de desigualdades de clase y etnia en- tre mujeres: los servicios de proximidad”. pp. Breve crí- tica feminista al derecho de extranjería”.mtin. »» Tobío. Traficantes de Sueños. »» Vega Solís. tesis doctoral. Un reto para el siglo XXI. Jueces para la Democracia. Disponible en: <http://www. Espacios. España. Icaria. Graciela (coord. Barcelona. núm. 22-32. 28). Hogares. »» Parella Rubio.pdf> [consulta: 29/07/11]. »» Martínez Buján. España. Estrategias de conciliación y condiciones de empleo en distintas unidades familiares. núm. Anthropos.) (1992). Instituto de la Mujer. »» Real Decreto 1424 (1985. núm. María Teresa (2010).pdf> [consulta: 29/07/11]. García. Barcelona. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (BOE. »» Sánchez Martín. Afiliación media de extranjeros a la Seguridad Social [en línea]. 7 de junio). »» Mestre i Mestre. 13 de agosto). núm. Madrid. Nuestras hermanas del Sur. “Por qué las inmigrantes no trabajan. Editorial UOC. Sònia (2003). Helma (2004).) et al. Constanza. es/periodico/seguridadsocial/201107/AFILIADOS%20EXTRANJEROS%20JU- NIO%202011pdf. Mar & Monteros. La migración hacia España de las mujeres jefas de hogar. Francisco (ed. clase y etnicidad/origen”. Barcelona. Balance del proceso de normalización de trabajadores extranjeros. Derechos de las mujeres inmigrantes y conciliación. María Silveira.DOSSIER Migraciones. pp. 60. núm. Mujeres en el camino. María Victoria & Mar- tín Palomo. 47-55. El fenómeno de la migración femenina en España. pp. Disponible en: <http://www. por el que se regula la Relación Laboral de Carácter Especial del Servicio del Hogar Familiar. 36. Cristina. Ubaldo. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Raquel (2008). Dirección General de Migraciones [inédito]. Comparecencia del Ministro de Tra- bajo y Asuntos Sociales ante la Comisión de Trabajo y Asuntos Sociales del Congre- so [en línea].). Las mujeres de la ley de extranjería”. Culturas del cuidado en transición. pp. María Eduvigis (coord. »» Martínez Veiga. 275-289. »» Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (2005. Mujer.tt. Gómez. (2000) “Evolución y clasificación del trabajo domésti- co inmigrante”.

htm> [consulta: 28/07/11]. Mi- gration and Domestic Work: a European Perspective on a Global Theme. Helma (ed.org/derechosparatodos/Migracion/mujer_migrante. Londres. “The Intersection of Child Care Regi- mes and Migration Regimes: a Three-country Study”. Routledge. Fiona & Gavanas. Disponible en la página de la asociación Derechos para tod@s: <http://www. »» Zaguirre Altuna. trabajadora precaria e inmigrada” [en línea].).nodo50. . Anna (2008).132 mora /18 ISSN 0328-8773 [117-132] Sandra Gil Araujo / Tania González »» Williams. en Lutz. “Mujer. Arantxa (2004). Madrid.

which can give place to new forms of coexistence. Conflicts. negociaciones y concesiones que caracterizan esos procesos. The objective is to analyze transformations happened in the Peruvian heterosexual couples during the migratory trance. This article looks to add information to this international migration line of investigation. si bien la migración puede género reunificación conyugal conducir hacia escenarios que afectan las ideas y prácticas previas. Palabras clave torio como un potencial habilitador de oportunidades de cambio en las relaciones migración internacional entre varones y mujeres. observando la puja entre los mecanismos homeostáticos del género y las oportunidades que posibilita el movimiento migratorio. y que deben ser comprendidos y evaluados en cada grupo migrante y en el marco de sus contextos. gender couple’s reunification nos Aires Metropolitan Area in the last fifteen years. este artículo se concentra en las parejas peruanas en las cuales las esposas emigraron a la Argentina antes que sus cónyuges y reflexiona acerca de ciertas reconfiguraciones que se suceden durante su trance migratorio y que dificultan su reunificación. sus efectos no son homogéneos ni unidireccionales. pero que también pueden dar lugar a nuevas formas de convivencia. paying special attention to Peruvians who have arrived to Bue. negotiations and concessions are analyzed. En esta línea. Abstract There is great interest to describe and to explain the changes in the status and gender Keywords relationships after the space movement. .DOSSIER De nuevo bajo el mismo techo… [133-150] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 133 De nuevo bajo el mismo techo… Desafíos y reconfiguraciones en los procesos de reunificación de parejas migrantes "" Carolina Rosas IIGG-UBA / CONICET Resumen Hace varios años que existe un interés en torno a la comprensión del fenómeno migra. which hinder the moment when couples reunite in Argentina. Se analizan los conflictos. se ha reconocido que. The analysis concentrates on the couples in those which the wives emigrated before the husbands. Es decir.

porque múltiples factores condicionan la vida de las personas. Varios años atrás. 1991. 1999. This . porque ahora es su madre quien parece tener la última palabra en cuanto a la forma de invertir el dinero. Szasz. Ahora ella es un poco más exigente. tales como su condición étnica o clase social. como tantos otros que he documentado durante los procesos de reunificación de las parejas peruanas migrantes en el Área Metropolitana de Buenos Aires. todavía no”. porque no hay tantos gastos”. pero que no se sabe cuál puede ser ese cambio y que lo importante no es presuponer su ocurrencia. [Ella] dio el dinero y recién ahí se compró. once in the United States the story we read is one in where “men have lost some of their patriarchal privileges” and “women have gained new power”. porque yo trabajo”. En un tono similar. Rosas. El segundo epígrafe devela a un cónyuge que. suele habitar la hipótesis de que este impacto se caracteriza por una disminución en las condiciones de dominación y un aumento de las posi- bilidades de empoderamiento femenino. Allá también trabajaba. En ocasiones. as if gender relations were a kind of sum zero battle between men and women and in order for one to “win” the other needs to “lose”. 2010. incluso un día me dijo: “Yo en Perú nunca te he dicho nada. o las toma mi papá. Estos dos ejemplos. A las decisiones las toma ella. Hugo. Y mi papá decía: “Hay que comprar otro televisor”. exigido por la esposa. Introducción El primer epígrafe corresponde a un jovencito peruano que narra cambios en las deci- siones económicas que se toman en su hogar. 2008. 2003. 1999: 176). Ahí me di cuenta de que la que tiene el poder económico es mi mamá. podemos responder que ella abriga al menos esa potencialidad” (2000:49). Coincido con Ariza cuando apunta que “a la pregunta de si la migración es capaz de producir un cambio. y así mi papá lo tenga. detrás de la pregunta acerca del impacto de la migración en las relaciones de género. pero siempre pidiendo la carta blanca de mi mamá (Pedro). 2009. sino evaluarlo en cada grupo y en el marco de su contexto. Sin embargo. Y mi mamá decía: “No. Boyd & Grieco. Ella me dice: “Acá tienes que hacer de todo. 2009). Ivonne Szasz nos recordaba que una de las grandes preguntas que la perspectiva de género había incorporado en los estudios de migración era “cómo influyen las migraciones en la desigualdad social entre hombres y mujeres y cuáles son las dimensiones de la migración que influyen en ella” (Szasz.134 mora /18 ISSN 0328-8773 [133-150] Carolina Rosas Todos nos peleábamos por el televisor. no lo tiene por completo […]. Mallimaci Barral. Then. dan cuenta de que el fenómeno migratorio puede habilitar oportunidades de cambio en las relaciones entre los cónyuges. señala: There is a tendency to refer to “patriarchal privileges” of men and “patriarchal sufferings” of women. debemos tener presente que los efectos de la migración sobre las relaciones de género no son homogéneos ni unidireccionales (Tienda & Booth. debe realizar las tareas domésticas porque ella ahora trabaja lejos y no está pendiente de las necesidades de su hogar. Patricia Zamudio (1999: 177). pero acá es mucha distancia. 1. 1999. todavía no. Cerrutti. haciendo referencia a numero- sos estudios realizados en esta línea acerca de los migrantes en Estados Unidos. no puede venir a cada rato (Daniel). [pero] ahora yo voy a exigir” […]. Porque para ella no alcanzaba para el televisor […] Así que eso estuvo detenido hasta que mi mamá dijo: “¡Ya!.

como cualquier transforma- ción que se dé en ese ámbito. siderando las ventajas comparativas que Argentina ofrecía en esos años por la paridad entre el peso y el dólar establecida de acuerdo al Plan de Convertibilidad.2 y abordó la inmigración peruana hacia el AMBA acontecida en 2. así como con aportes laborales y de condiciones de vida en que se vio sumergido Perú. El análisis se nutre de los procesos experimentados por las/los miembros de parejas heterosexuales peruanas que arribaron recientemente al Área Metropolitana de Bue- nos Aires (AMBA). al poner aten- ción en los principales factores que dificultan la re-convivencia. sus precarias inserciones laborales en el mercado laboral argentino. así como en ciertos acomodamientos y concesiones que ambos miembros de la pareja reali- zan en esa etapa. el de 2001. Con. e invitan a adentrarse en el abanico amplio de las –nunca necesarias– reconfiguraciones de las construcciones y prácticas de géne- ro impulsadas por las migraciones en conjunción con otros fenómenos.3 3. Más específicamente. conflictos y arduas negociaciones. a partir de estudios realizados en México también se ha mostrado que los varones suelen reestructurar importantes ámbitos de su masculinidad a través de la migración y. el no poder cumplir con los requisitos . Este artículo se propone agregar información a esa línea analítica. se enfoca en aquellas parejas en las cuales las esposas migraron antes que los cónyuges varones. Los aspectos señalados son fundamentales en tanto indican la necesidad de esquivar las simplificaciones y las dicotomías. de esa manera. flujo que tiene un gran componente femenino y altos niveles de escolaridad. en el interior de la pareja o en la toma de decisiones por ejemplo. La directora para enfrentar las dificultades económicas heredadas de décadas anteriores. El estudio fue llevado adelante en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Entonces. Cabe advertir. privación y explotación en otros ámbitos. Se entiende por “adultas/os” a aquellas/os que al momento selección de esas parejas se realizó para favorecer el análisis y sus posibilidades de de migrar estaban en unión profundización. 2008). ya sea que beneficie. Este artículo se deriva de una investigación más amplia (Rosas. de modo que ciertas ganancias femeninas. así como a otorgarles voz tanto a las mujeres como a los varones. se trata de un en Perú en las últimas décadas. tal como el laboral. no es casual que la cantidad de peruanos presentes en ese país haya aumentado. porque esa es la forma migra- toria que se presenta con mayor frecuencia entre las/los peruanas/os adultas/os. Porque. así como hay evidencias a favor de cierta autonomía ganada por las mujeres luego de la migración. además. fue Susana Torrado y la jefa de investigación fue Carolina Rosas. makes it difficult to differentiate between the constraints and possibilities that patriarchal arrangements offer to men and women alike. o que erosione la equidad entre ellos. refuerzan su rol de proveedor y su capacidad de decisión en el interior del hogar (Rosas. Aunque el capital cultural de estos migrantes es muy importante.DOSSIER De nuevo bajo el mismo techo… [133-150] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 135 assumption. Se contó con financiamiento de la Secretaría de Ciencia y Técnica los años noventa y siguientes inmediatos. in turn. Véase Altamirano (1992) y De los Ríos y Rueda (2006) para una sínte- sis de la evolución de la emigración Según los datos del último censo argentino disponible. a raíz de los del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA. pueden convivir con situaciones de sumisión. pueden dar lugar a nuevas formas de convivencia.1 La 1. y retoma algunos de sus hallazgos para avanzar y profundizar en la discusión de los mismos. conyugal y habían ejercido la paternidad/maternidad. que puede haber cambios de diversas tonalidades y sentidos en los distintos ámbitos de la vida de las personas. que involucran cambios subjetivos. Procuro mostrar que dichos procesos. Esos años fueron testigos de un gran de la Universidad de Buenos Aires crecimiento de la emigración peruana como respuesta a las críticas situaciones (UBACyT). 2010). es decir. por desastrosos resultados de las políticas neoliberales implementadas por Fujimori sus siglas en inglés). conviene concebir en sentido amplio las potenciales reconfiguraciones en las relaciones entre varones y mujeres. tal como mostraré en el apartado siguiente.

Cabe señalar que los estudios con perspectiva de género se han desarrollado princi- palmente en torno a los llamados movimientos poblacionales sur-norte. Estas características comunes brindan más posibilidades de comparación y profundización analítica. más bien. 2006. Para profundizar en los aspectos na y Género (EMIGE-2007) en el AMBA. noventa y siguientes cuando se magnificaron los arribos de los pe. generalmente. el análisis de la migración peruana en el AMBA aporta al conocimiento de un tema que. durante el mes de agosto de 2007 se realizó la Encuesta sobre Migración Perua- 4. se fijó conforme a la información brindada por el censo 2001 para Además. De los Ríos parejas. migración peruana reciente en el AMBA. 2005). Cerrutti. El rango etario (20-49 años) también de decidir su participación en la migración. Se contemplaron cuotas por sexo de acuerdo a las propor- véase el capítulo I de Rosas (2010). En cuanto al abordaje cualitativo. Su muestra (de tipo no probabilística) tenía metodológicos de la investigación. sino diversos actores entre los que sobresalen los hijos. fue abordado en otros contextos. El grupo peruano fue escogido porque es uno de los menos la Argentina entre 1990 y 2003. un tamaño de 710 casos. constituyen algunos de los factores que vuelven complicado y sufrido su establecimiento (Rosas. 2010). b) en el momento de su primer movimiento tenían estudiados en Argentina. los movimientos. No se entrevistó a miembros de una misma pareja. residentes en el AMBA que: a) se movieron por primera vez en su vida hacia 5. Así. entre 2005 y comienzos de 2007. Por otra parte. la migración entre países vecinos es común en América Latina. Por eso entre 20 y 49 años. especialmente desde aquellos con menor desarrollo hacia los que tienen mejores niveles de bienestar (movimientos sur-sur). las unidades de información fueron varones y mujeres nacidos en Perú. 2005. ciones encontradas en el censo argentino de 2001 en el AMBA. Sin embargo. El límite inferior se incorporan al análisis las interpretaciones de hijos e hijas de migrantes acerca del para la edad de la migración (17 años) se fijó porque en los inicios movimiento pionero de sus madres. según la cual más del 75% de la población peruana tenía nen los cónyuges.5 Aires (Ciudad de Buenos Aires y su A partir de los criterios mencionados se buscó una aproximación al “grueso” de la Conurbano Bonaerense) porque. poco frecuentes las migraciones de niños y adolescentes. los jóvenes comenzaban a moverse El subuniverso seleccionado se justifica porque es el predominante entre las/los una vez finalizada la escolaridad adultas/os y porque es homogéneo en cuanto al lapso temporal en que se produjeron obligatoria. así como los prejuicios que circulan en la sociedad receptora hacia ellos. . entre otros). Todas tenían hijos dependientes (pequeños y/o adolescentes) en el momento & Rueda. El periodo Para este artículo se analizan aspectos contenidos en las entrevistas en profundidad de ocurrencia del movimiento (1990-2003) se delimitó teniendo aplicadas a 7 varones y 10 mujeres que integraban parejas caracterizadas por la en cuenta que fue en los años migración pionera de la esposa. por lo cual el trabajo realizado nos permite aproximarnos a la experiencia de 17 ruanos (Cerrutti. de modo que se encuestaron 262 varones y 448 mujeres. 2010. se realizaron 45 entrevistas en profundidad (a 19 varones y 26 mujeres) en el AMBA. al momento del censo del año 2001.136 mora /18 ISSN 0328-8773 [133-150] Carolina Rosas para alquilar viviendas. El lugar entre 17 y 46 años de edad. luego de los 16 años. del posterior movimiento de sus padres y de la de la migración peruana eran muy dinámica de reunificación de sus progenitores. se reconoce que en los procesos de re-convivencia no solamente intervie- el AMBA. d) tenían al menos 3 años de antigüedad migratoria en el AMBA. el flujo abordado es preponderantemente de tipo urbano- urbano y está conformado en gran parte por personas nacidas en la ciudad de Lima y su área metropolitana (Rosas. Criterios metodológicos para el abordaje de la cuestión Las reflexiones contenidas en estas páginas se sustentan en la información recabada mediante un abordaje intermetodológico diseñado especialmente para la investiga- ción.4 En ambos abordajes. aglutinaba al 71% de los migrantes peruanos en Argentina. 2. Por otra parte. en la forma en que se encara la migración y en la etapa familiar transitada. c) en el momento de la entrevista/encuesta tenían entre de residencia seleccionado fue el Área Metropolitana de Buenos 20 y 49 años de edad.

en un momento más avanzado del proceso de reunificación conyugal. en donde las esposas fueron pioneras y tratados en conjunto: legales. se han generalizado algunos supuestos que. puede sugerirse que los efectos de la migración sobre la estabilidad de las . Así. en sentido estricto. de acuerdo a los resultados sobre la interrupción de las primeras uniones en la región.6 Entre quienes estaban unidos/as en el momento de su 6. se captará la crisis propia de las experiencias transicionales. las considerados uniones conyugales parejas optaron por una migración escalonada. Cifras de la reunificación de las parejas peruanas en el AMBA Se han realizado diversas afirmaciones acerca de las consecuencias que la migración acarrea sobre las parejas. y es entonces cuando se puede comprender qué aspectos van más allá de lo coyuntural. Entre los/las encuestados/as encontramos que más de la mitad estaban solteros/as en el momento de migrar. la reunifi- cación con los hijos se apresura por su necesidad maternal. en gran parte. entre otras cosas. exceden las posibilidades de ese abordaje. en el cual Viviana Masciadri (1999) señala que “[e] ntre los países con tasas altas se encontrarían Cuba. donde un 30% o más de las mujeres ha disuelto su primera unión ya sea por divorcio o por separación” (p.8 8. Por eso. por cuanto los varones no se sienten tan apremiados por reunificarse con la prole y con la esposa (lo cual no significa sugerir que eso no les resulte importante). Sin embargo. ¿Es mucho o es poco que el 20% de las parejas haya disuelto su unión luego de la migración? Para evaluar la importancia de esa cifra.7 consensuales y religiosas. En cambio. Se utilizan cursivas para parafrasear expresiones textuales de las/los entrevistadas/os. Esto permite. Alrededor del 70% de quienes estaban unidos/as antes de migrar había tardado un año 7. todos los tipos de uniones fueron migración. En esta investigación. Uruguay. Es decir. y considerando que la gran mayoría de las/los encuestadas/os peruanas/os estaban en su primera unión cuando migraron. 18). la reunificación que migró en primer lugar. Y lo mismo sucede en cuanto a la reunificación con los hijos. si el foco se coloca en los primeros momentos de la reunificación. ya que estos últimos deben viajar para acompañar a los hijos menores que no pueden migrar solos. República Dominicana. Utilizaré la palabra “pionera/ o” para designar a la/él cónyuge o menos en reunificarse con su cónyuge en Argentina. Colombia y Puerto Rico. 3. solo el 23% mencionó haber migrado junto a su cónyuge. tomemos un estudio sobre la inestabilidad de las uniones en América Latina. mostrar que la magnitud de las dificultades de la reunificación depende del “momento posmigra- torio” que se analice. conyugal se produjo más rápido cuando la esposa había migrado antes que el esposo. En cambio. y la mayoría de ellas se fundamentan en hallazgos cualita- tivos. En general. con algo de mayor frecuencia que los esposos. en este apartado retomaremos algunos datos cuantitativos provenientes de la EMIGE-2007 que nos permitirán una mejor comprensión de nuestros hallazgos cualitativos. los hijos están con quien deben estar. Es decir. el conflicto tiende a disminuir por las negociaciones entre los cónyuges. mientras que el 34% de los varones y el 24% de las mujeres estaban en unión conyugal.DOSSIER De nuevo bajo el mismo techo… [133-150] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 137 El cuanto al análisis. por lo cual podría sobreestimarse la magnitud del conflicto y de la insumisión femenina. Esto también contribuye a explicar la mayor rapidez con que las mujeres se reunifican con los esposos. ¿Por qué los esposos pioneros no “traen” a sus esposas e hijos con la misma velocidad de las esposas pioneras? Considero que las “prescripciones” de género acerca del cuidado de los hijos contribuyen a explicar. Debido a ello. se privilegian las percepciones de los entrevistados desde un enfoque longitudinal retrospectivo. sus esposas quedan a cargo de los hijos en el país de origen. cuando las esposas migran primero. Cuando ellos se mueven primero. Otro hallazgo cuantitativo interesante es que alrededor del 20% de quienes al migrar estaban en unión conyugal indicaron que esa unión se había interrumpido. esa relativa mayor tardanza de los varones.

Por una cuestión de orden. Además. la cercanía espacial entre el país de origen y el de destino (que hace menos oneroso el viaje). juega un papel no desdeñable en la selectividad femenina. Finalmente. Con la crisis económica y la falta de oportunidades en el mercado laboral local. el bajo nivel de ruptura conyugal encontrado. en este apartado nos interesa hacer una aproximación a la vivencia subjetiva de la decisión migratoria que da lugar a la migración pionera de la mujer. con ella. Cavilaciones durante las decisiones migratorias Entre los adultos entrevistados se evidenció que. y con frecuencia a partir de información cualitativa se hacen afirmaciones sin matices acerca de una “generalizada” inestabilidad conyugal de las/los migrantes. Las tres crisis encadenadas. A diferencia de las dificultades que los migrantes encuentran en Estados Unidos o Europa para reunificarse. así como la relativa facilidad de entrada a la Argentina y la baja peligrosidad del tránsito. las políticas migratorias condicionan las posibilidades de reunificación y. también favorecen dicha selectividad. los mismos se presentan fragmentados en dos momentos: a) durante la evaluación de la migración y la toma de decisiones. por eso. Es este un hallazgo importante. la necesidad de que el varón no interrumpa su actividad laboral en Perú. lo cual puede haber favorecido el vínculo conyugal. No obstante. porque pocas veces se tienen datos cuantitativos al respecto. junto a la extendida creencia de que el mercado de trabajo de destino dificulta la inserción masculina. Argentina presentó facilidad de entrada y no se obstaculizó la reunificación familiar durante los años en que creció la migración peruana. Las redes fortalecidas por mujeres. impulsan la migración de la mujer peruana hacia el Área Metropolitana de Buenos Aires. cuando las familias tienen que acomo- darse a coyunturas económicas en las cuales los ingresos del varón no son suficientes. de modo que quienes vuelven a convivir no siempre son las mismas personas que se despidieron tiempo atrás en Perú. se ven trastocados varios arreglos familiares.138 mora /18 ISSN 0328-8773 [133-150] Carolina Rosas uniones no son cuantitativamente relevantes en la población abordada. se fortalece la crisis masculina y. y pueden rastrearse en distintos momentos del trance pre y posmigratorio. Los factores que inciden en las dinámicas de re-convivencia de las parejas son múlti- ples. para que el grupo familiar mantenga algún ingreso mínimo hasta que la mujer se esta- blezca en Argentina. b) durante el tiempo en que los cónyuges estuvieron separados. la legitimidad social que con el paso del tiempo han logrado los movimientos femeninos en Perú. Es por eso que para comprender los procesos de reunificación de las parejas es tan relevante comprender lo que ocurrió no solo durante la reunificación. Factores que contribuyen a disturbar la reunificación Durante el tiempo que los cónyuges estuvieron separados sucedieron diversos cam- bios. en las próximas páginas daré cuenta de que los efectos cualitativos de la migración en las dinámicas de las parejas sí fueron relevantes. Más allá de los factores señalados que explican la selectividad femenina del flujo peruano. 4. sino mientras los cónyuges estuvieron alejados. en gran parte.1. la crisis familiar y la de la pareja. . La escasa antigüedad de la migración abordada puede explicar. 4. pero en esta ocasión me detendré solo en los que se manifestaron más significativos. porque supone un intercambio de papeles de género. afectan el tiempo de la separación entre los cónyuges y la estabilidad de las parejas. Durante la etapa en que las parejas toman esta decisión ya se puede vislumbrar que se trata de un trance difícil de enfrentar tanto para los varones como para las mujeres.

el mercado y los momentos en que iban a buscar fueran falaces. La idea de una nueva vida que comenzaría con la migración está presente en varios de sus relatos. es un evento doloroso. y tampoco los a los hijos a la escuela son algunos de los espacios que aprovecharon para hablar sin esposos pecaron de ingenuidad al creerlos. para algunas mujeres la migración también actuó como escapatoria de situaciones de pareja no satisfactorias. tratando de convencerlas de que ellos podían seguir cumpliendo con su rol económico. Pero en los últimos tiempos casi todas se habían visto obligadas a generar más ingresos y habían aumentado las horas dedicadas al trabajo extradoméstico. la mayoría de las cónyuges participaba en el mercado laboral desde su juventud. Los salones de belleza. Sus últimos tiempos en Perú estuvieron signados por situaciones económicas agobiantes y. específicamente. Los varones utilizaron gran parte de las entre- vistas para acentuar que no fueron ellos quienes fracasaron como proveedores. unas a otras se transmitieron estra- 9. Aun así. Es decir. que en varios casos incluían violencia. se vivieron momentos de desesperación por el progresivo deterioro de la situación laboral y del poder adquisitivo. generalmente en el sector informal. dicho fácil asegurarles a los hijos el acce- so a la educación superior o a los armado de estrategias denota capacidad de agencia ante los condicionamientos. Se ha documentado intromisión de los varones. fueron las esposas quienes generalmente intro- dujeron la posibilidad de migrar como tema a tratar en el interior de la pareja. servicios de salud en Perú durante aunque el “deber ser” lleva a gran parte de las/los entrevistadas/os a mencionar que los años analizados (Rosas. según sus palabras. por un desempeño laboral y conyugal irresponsable por parte de los esposos. gran parte de la reticencia inicial de los esposos ante la propuesta migratoria de sus mujeres se explica porque el movimiento pionero de ellas es un evento que pone en evidencia su fracaso como proveedores y. que a los varones se La necesidad de las cónyuges de armar estrategias se explica por el lugar dependiente les dificultaba proveer y que no era que ocupan en el sistema de género y. Pero un continuo de carencias los llevó a comprender que oponerse a la migración de sus esposas significaba también obstaculizar el bienestar de los hijos. el esposo. lo cual propició situaciones de violencia al interior de la pareja. fueron los esposos varones quienes tuvieron la última palabra respecto de la migración pionera de las mujeres. Esto no significa que los tegias para lograr que ellos no se opusieran y para que las ayudaran a concretar el argumentos de las mujeres movimiento. no puede desestimarse que ellas tuvieron la primera palabra al respecto. 2010). En varias entrevistas hay elementos que sugieren que la crisis económica produjo una gran frustración en algunos de ellos. En pocas palabras. a la vez que diseñaron estrategias y realizaron muchos esfuerzos para lograr su movimiento. ni que se trató de falta de esfuerzo. exhibió un desempeño insatisfactorio. sino que el país les estaba fallando. Es decir. y se propusieron a sí mismas para iniciar el movimiento.DOSSIER De nuevo bajo el mismo techo… [133-150] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 139 La opción migratoria comenzó a ser evaluada cuando el principal proveedor de la familia. Para poder migrar. Con independencia de las necesidades materiales. en el conyugal. Es así como muchos esposos debieron hacer el orgullo a un lado y aceptar que su compañera tomara la delantera en el ámbito económico a través de la migración. por lo tanto. . La mayoría de los esposos realizó determi- nados esfuerzos para mantener la división sexual del trabajo en su hogar. algunas aprendieron las maneras y las palabras que debían pro- nunciar para convencer a los esposos. dando argumentos conoci- dos acerca de las mayores facilidades que ellas tendrían para conseguir trabajo en Argentina como empleadas domésticas. Por otra parte. Como ya se dijo.9 que las necesidades económicas de las parejas y sus familias eran importantes. Ante el progresivo empobrecimiento.

lejos de los controles del esposo situación es la más desventajosa. y todos interpretan que su migración. quieren. Se trata de un tema sensible. Finalmente. Aquí y allá: malestares y suspicacias alentados por la distancia Durante el tiempo que transcurrió entre la despedida en Perú y el reencuentro en Argentina. y de otros familiares o vecinos. mostrada en el apartado anterior. inclusive los cónyuges. de saber que pueden ganar dinero y de conocer las . Hay una gran discusión respecto del papel de las mismas. Cuando indagué a los esposos acerca de la forma en que las usaron. Algunos hijos jugaron un papel esencial en el cuidado de los intereses de sus madres al intervenir cuando el padre u otros familiares no cumplían con lo solicitado por la 10. que ocasio- nalmente pueden conllevar la ruptura de relaciones maritales o familiares. Otro ámbito está relacionado con la supuesta mayor libertad que las mujeres migrantes tendrían al estar solas en el país de destino y los rumores de infidelidad que alertan a los esposos. Los varones entrevistados coinciden en señalar que sentían incomodidad al recibirlas. se observan tres grandes ámbitos que disturbarán la posterior reunifica- ción. se va magnificando conforme la contribución económica de las esposas pueden actuar como las migrantes se hace más importante y van teniendo más peso en las decisiones. la molestia de ellos. no es esperable que ellas decidan unilateralmente su movimiento. Uno está asociado con el envío de remesas por parte de las cónyuges. Historias. el lugar de origen. En esta investigación no se pudo realizar trabajo de campo en el lugar de origen. no Asociado con las remesas. en las que una mujer envió dinero al esposo para un determinado fin y este lo gastó en otro asunto aparecen en numerosas entrevistas. Las remesas tienen una gran importancia para los hogares pobres. excepto cuando buscan concluir su unión conyugal. la mayoría manifestó que las destinaron a gastos relacionados con los hijos.140 mora /18 ISSN 0328-8773 [133-150] Carolina Rosas Para finalizar. porque son importantes núcleos de debate en el interior de la pareja. o porque el uso que hicieron de las remesas no fue el esperado. no siempre proveedores. tanto el análisis cuantitativo que pocas veces los unos están conformes con el proceder de los como el cualitativo indican que su capacidad de intervención aumentó luego de la otros. cabe resaltar que el vínculo conyugal demanda a las personas unidas una importante dinámica de comunicación y negociación con sus cónyuges. Aunque en distinta medida. propias y ajenas. todas las esposas enviaron remesas a quienes habían quedado en el Perú.10 de los reclamos de las migrantes ocasionados cuando el dinero no se utiliza como ellas desean. en tanto medio económico que permite solventar los gastos familiares que no pueden ser sostenidos con los ingresos generados en los países de origen. ya sea porque es duro aceptar que las muje- res aportaron más que ellos. pero Si bien las mujeres siempre habían contribuido económicamente al hogar y habían el material analizado evidencia tenido participación en las decisiones de ese entorno. a la distancia. la ampliación consecuente de su injerencia en los asuntos económicos y los sentimientos de disminución en el terreno económico experimentados por los esposos. los varones se incomodaron también por la progresiva puede soslayarse que a la distancia mayor injerencia que ellas comenzaron a tener. Las personas por haber tenido que aceptar la migración de las esposas y por su disminución como encargadas de cuidar a los hijos. Sin desmerecer la legitimidad migrante. Cuando el dinero toma una vía no autorizada por la migrante se suscitan discusiones muy desagradables. y algunos reconocen que al hacerlo fueron caratulados como mantenidos por vecinos o parientes.2. 4. en las decisiones eco- ellas pueden desconocer las prioridades de quienes quedan en nómicas de los hogares. Y también es un tema sensible para las esposas. Así es que. Así. pero aquí me interesa poner el acento en la vivencia subjetiva de las remesas por parte de los/as cónyuges. otro aspecto importante está vinculado con el cuidado de los hijos y las tareas domésticas que debieron desarrollar muchos padres. mientras que otros dieron respuestas evasivas y poco claras. independientemente del grado de equidad en el interior de la pareja y de la capa- cidad de agencia de las esposas. La experiencia de estar un tiempo solas.

porque las extrañaban y deseaban apresurar la reunificación de la pareja o familiar. En el caso analizado. La tercera situación disruptiva que la mayoría de los esposos de las migrantes –en mayor o menor medida– deben enfrentar es el cuidado de los hijos. la vigilancia comunitaria y la impronta familiar estaban vigentes y ellas nunca habían pasado un tiempo solas. Además. en especial cuando estaban fuera del hogar durante las horas de trabajo. así como por la pérdida de . las molestias suscitadas en los varones también sugieren que algunos cambian la forma de percibir a sus esposas. Un segundo ámbito que ocasiona malestar a los varones y afecta la reputación de las esposas está asociado con los rumores acerca de la vida sexual de estas últimas. Insisten en que. 1992). no se invalida la relevancia de comprender la vivencia masculina de estos procesos. especialmente porque crece su impor- tancia como proveedora desde el lugar de destino. cabe señalar. aparece la posibilidad de que lo sean. a partir de su migración. los varones entrevistados expresan una preocupación que no estaba presente cuando vivían juntos en Perú. Pero. Si bien el dolor por la lejanía puede haber sido magnificado (porque ese es el discurso socialmente legi- timado). son cuestiones que propician la aparición de más gestos de autonomía en muchas de las mujeres entrevistadas. Los varones están imposibilitados de controlar de cerca las actividades de las cónyuges. porque. Allá las esposas pasaban más tiempo en sus hogares. Por otro lado. Ya no aguantaba es una expresión repetida por los varones para explicar lo que sentían estando alejados de sus esposas. lo cual ha llevado a algunos esposos a valorar más el trabajo de sus mujeres en el hogar. lo cual constituye un talón de Aquiles que comúnmente es utilizado para bromear y rebajarlos en su virilidad. los entrevistados manifesta- ron que viajaron hacia la Argentina porque ya había llegado el tiempo acordado con la esposa para migrar. La partida de la esposa los obligó a pasar más tiempos con los niños. por la distancia que impone. o porque temían que ellas los olvidaran. rápidamente tuvieron que desempeñar tareas de la esfera doméstica. lo cual favoreció gestos de cariño y confianza mutuos.DOSSIER De nuevo bajo el mismo techo… [133-150] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 141 prácticas e ideas de otras mujeres (en especial. Algunos entrevistados remarca- ron cambios positivos en la relación con sus hijos. con ellos se disciplinaron y mejoraron su conducta. En términos generales. mientras el esposo permanece en el país de origen. de ser anónimas y de no tener que rendir cuentas. la migración les da la posibilidad de pasar desapercibidas. sino también con su capacidad para controlar la sexualidad de su compañera y asegurarse la exclusividad (De Barbieri. aunque. “Cuando es la mujer la que migra en primer lugar. Al respecto. al cuestionar su función de proveedor y situarle al frente del cuidado del hogar en su dimensión reproductiva” señala Sònia Parella Rubio (2007: 170-171). La infidelidad de las esposas está instalada en el imaginario como potencialidad. porque realiza actividades hogareñas y se encarga del cuidado de los hijos. sino que al mismo tiempo reta el rol tradicional del varón. convertirse en principal sustentadora económica de la familia no solo le confiere mayores cotas de autonomía. mientras que el padre adquiere obligaciones generalmente desarrolladas por la madre. ya que casi todas habían dejado la casa de sus padres para unirse en pareja. a diferencia de las actitudes que los hijos tenían con sus madres. aunque la protagonista de la infidelidad del sábado a la noche no sean ellas. la madre asume potestades y obligaciones propias de la figura paterna. y pocas veces prestan la misma atención cuando los hombres sufren por la lejanía de las esposas y los hijos. de las paisanas que llevan más tiempo en Argentina). Los estudios sobre migración y género tienden a enfatizar las situaciones dolorosas para las mujeres. contaron con ayuda femenina (abuelas y tías de los niños). Debe recordarse que la virilidad no solo está asociada con la capacidad de seducción del varón.

más sufrida que la de los varones (hay suficiente evidencia al respecto. Las mujeres expresan enojos provocados por distintos factores que no les permitie- ron cumplir sus sueños en Perú y que las obligaron a migrar y a dejar a sus hijos. con relativa independencia del deseo de reencontrarse. Sin embargo. a diferencia de otras. 5. Para comprender la emergencia y la comunicación de . a realizar grandes esfuerzos y a pasar muchas privaciones en el país de destino. no fue sencillo decidir la reunificación. para algunos esposos su propia migración representó su triunfo por sobre los chismes que pronosticaban su abandono. de suerte que esos de los que se huía ocasionalmente son muy esperados. Muchas enfatizaron que ellas. 2008). Las esposas fueron actores claves de estas migraciones porque se encargaron de costearles el viaje. Por otro lado. La “traumática tensión”. La importancia de la descendencia se manifestó principal- mente cuando los hijos pidieron directamente a la madres que no se separaran de sus padres o cuando otros actores enfatizaron que la separación tendría efectos negativos en el bienestar de los hijos. de tener un lugar para recibirlos y de tejer redes para conseguirles trabajo. Así. Esos enojos suelen descargarse contra el esposo. sentían temor de que sus cónyuges repitieran en Argentina situaciones anteriores de violencia. cobran relevancia otros actores que transmitieron a las migrantes los “cambios positivos” que fueron evidenciando los esposos o les informaron acerca de cuánto ellos las extrañaban. en términos de Parella Rubio (2007). De ahí que algunas creyeron que recibiendo a los esposos callarían las conjeturas acerca de su vida sexual extramatrimonial. En pocas palabras. Para otras. Así. las primeras semanas y meses de la reunificación están signados por una especie de regurgitación de los disgustos acumulados por parte de ambos cónyuges. en cambio. suele “resol- verse” cuando logran emigrar junto a ellas. como si en él se resumieran los factores que les causaron la infelicidad. entre las cónyuges migrantes. ya que generalmente la reunificación es vinculada a la migración de mujeres. la búsqueda de reunificación con el esposo puede esconder otro interés. Sin embargo. lo hicieron esperanzadas en que en Argentina las cosas fueran diferentes. la migración de estos espo- sos puede ser entendida como una búsqueda de reunificación conyugal. Finalmente. comenzando por la violencia en el hogar y los feminicidios) no habilita a considerar que las circunstancias migratorias de ellos carecen de dificultades (véase Rosas. en términos relativos. tampoco puede desestimarse que los sentimientos ocasio- nados por la relación desfavorable que mantenían con sus esposos en Perú pueden haberse minimizado ante la hostilidad del destino y la soledad. y los reci- bieron tal como ambos lo habían planeado antes de migrar a la Argentina. no migraron para divertirse. Pero en un contexto de selectividad femenina también es una categoría apropiada para señalar la migración de los varones. las que finalmente decidieron recibirlos. Los hijos cumplieron un papel fundamental para hacer decidir a las indecisas y man- tener el vínculo conyugal. infidelidad o de irresponsabilidad laboral. Además de la prole. Este es un aspecto importante. El difícil arte de volver a convivir Muchas entrevistadas no dudaron acerca de reunificarse con sus esposos.142 mora /18 ISSN 0328-8773 [133-150] Carolina Rosas protagonismo en aspectos cruciales para su masculinidad. reco- nocer que la situación de las mujeres es. que viven muchos esposos de mujeres migrantes por el mencionado intercambio de roles.

Los varones estaban más habituados que las mujeres a tener ocupaciones calificadas en la premigración. y pueden ser muy duras en las recriminaciones a sus esposos. muchas esposas interpretan que ambas cosas significan irresponsabilidad laboral. Y. con el paso del tiempo tuvieron más oportunida- des que las mujeres de obtener un trabajo acorde a sus intereses. los acusan de cómodos y de no resignarse a colaborar con las necesidades materiales de la familia mediante cualquier trabajo. no todos los esposos estuvieron dispuestos a realizar los trabajos que les habían conseguido sus esposas: Ella me quería meter a trabajar en una verdulería. y yo nunca había trabajado en eso. Entre quienes han construido nuevos acuerdos. Las mujeres. en la cual el varón obtenía menos dinero que su esposa durante sus primeras inserciones laborales. Por lo anterior. antes que con la división de tareas en el interior de la familia. En Perú era común que las mujeres acomodaran su trabajo remunerado en función de sus actividades domésticas. así como el ahorro. es más frecuente que los mismos estén asociados con la forma de decidir los gastos e inversión de los recursos generados por la pareja. por otro. Por un lado. Cabe señalar que casi todas las parejas entrevistadas pasaron por esta coyuntura. Se trata de un . Ante esas situaciones. Es decir. En cuanto al manejo del dinero. Así. varias parejas han optado por compartir la respon- sabilidad económica de los gastos del hogar. el conflicto fue descomprimiéndose cuando ellos obtuvieron mejores trabajos e ingresos. para ellas es aflictivo que los esposos no cumplan eficientemente con su papel de proveedor. con indepen- dencia de la situación laboral de las mujeres. Pero también hubo conflicto cuando ellos comenzaron rápidamente a trabajar. no puede desestimarse el papel de la información que han recibido de otras mujeres. y pudieron mejorar su desempeño como proveedores. aunque muchos empezaron haciendo changas que no eran de su agrado. que ganen menos dinero que ellas. pero a su vez cada uno dispone de una parte de su salario para invertirla como quiera. de modo que pronto comenzaron a trabajar. abundan las recriminaciones y acusaciones mutuas. En sus relatos se observa una gran aflicción por este segundo descenso ocupacional que estaban experimentando. ahora en Argentina. luego de la reunificación la mayoría de las parejas debió negociar y construir nuevos acuerdos asociados con los aportes al hogar. Una cuestión que contribuyó a detonar el estallido de discusiones es que. porque las distancias entre el domicilio y el trabajo. durante el tiempo que estuvieron solas. cuando ellos tardan en conseguir un trabajo acorde a sus intereses o cuando su salario es bajo. de las charlas en las que cada una ha contado sus penas y de las devoluciones de las otras. al llegar. En pocas palabras.DOSSIER De nuevo bajo el mismo techo… [133-150] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 143 esos sentimientos. Sin embar- go. y dicen no comprender por qué ellas ahora no pueden mantenerlos hasta que consigan un trabajo de su interés. y la jornada laboral de horario corrido. algunos varones han debido incorporarse a las tareas domésticas de su hogar. en especial. independientemente de sus deseos de hacerlo. Algunos varones argumentan que sus esposas han olvidado que en el pasado ellos eran los que mantenían a la familia. la reticencia de ellos a aceptar cualquier trabajo no pudo mantenerse por mucho tiempo debido a las necesidades del hogar y a los embates de las esposas. con la inversión del dinero obtenido por la pareja y con las tareas domésticas. porque sus esposas consideraban que ganaban poco dinero. impiden que la mujer regrese para cocinar y atender al esposo y a los hijos en el almuerzo. por su parte. pero en Argentina es al revés. por un lado.

lo cual amplía las posibilidades de acción y decisión. Pero. Además. para poder decidir sobre una parte de su salario sin rendir explicaciones. En síntesis. o bien se consideraba que el dinero ganado por él era dinero de la pareja. si es que desean mantener el vínculo conyugal. especialmente acerca de cómo pasaban el tiempo de ocio. puede sugerirse que. 2008) también se ha señalado que la distancia espacial y temporal que impone la migración puede acarrear problemas maritales debido a los rumores esparcidos por las redes. a considerar brevemente las repercusiones de los rumores de infidelidad. Por eso. y en los casos en que no explicitan sus horarios de trabajo para tener más libertad de movimiento. hay indagaciones por parte de los esposos acerca de la vida que llevaron sus cónyuges. por ejemplo. Varias esposas siguen limitando la información dada a sus esposos. Sin embargo. Esos acuerdos fueron algunas de las vías en las que se canalizó y aminoró el conflicto asociado a la cuestión laboral y monetaria. hay esposas con más participación en las decisiones familiares y la potestad de los varones sobre las cuestiones económicas ha disminuido. su insumisión se revela. cuando toman decisiones unilaterales acerca de la inversión del dinero ganado o cuando ponen trabas para la consecución de los deseos del varón. por último. ambos tuvieron que ceder para que el vínculo conyugal se mantuviera. o bien daba una parte de su ingreso a la mujer para los gastos del hogar. Afirma esta autora que la autonomía de las mujeres constituye un aspecto de la dimensión de poder. en términos relativos. más que como otras hubieran actuado. de manera que fijan horarios a los que sus muje- res deben arribar al hogar una vez que salen del trabajo.144 mora /18 ISSN 0328-8773 [133-150] Carolina Rosas acuerdo muy diferente al que primaba en la premigración. Claro está. Pasemos. Sin embargo. como los rumores acerca de las esposas son generales y muy pocos cónyuges tienen evidencias concretas. también hay discusiones asociadas a ellos. que se refiere a la libertad de la mujer para actuar como ella quiera. algunos varones se muestran desconfiados. como es esperable. las mujeres conservan gestos asumidos durante el tiempo que estuvieron solas. Si bien no todas las parejas lo han resuelto de la misma manera. Varias esposas que trabajaban como internas (con cama adentro) tuvieron inconvenientes al reunificarse porque sus esposos estaban solos de lunes a sábado y tenían tiempo para conocer otras mujeres. Encontramos ejemplos en el ocultamiento de los ahorros o del monto total de sus ingresos. ya que. cuando era el varón el principal proveedor y. Más bien. Por lo anterior. que también contribuye al mantenimiento del vínculo conyugal. Los actos de resistencia de algunas mujeres peruanas son cercanos a la noción de autonomía esbozada por Karen Oppenheim Mason (1995). en los que ellos exhiben los rumores circulantes y ellas les reclaman por infidelidades anteriores. a los varones no se les vedaron las oportunidades de seducción. En otros estudios (Parella Rubio. Rosas. con el fin de que no tengan tiempo libre para encontrarse con otros hombres. . 2007. con independencia de la efectiva infidelidad y de su comprobación. ahora los varones necesitan buscar consen- sos con la esposa con mayor frecuencia y han debido acostumbrarse a una mujer más activa y menos presente en el hogar. el abandono de los trabajos como internas a los pocos meses que se produce el arribo del esposo es una acción frecuente. Además. ellas dan cuenta de una mayor libertad de movimiento que la que tenían en Perú. Son relativamente frecuentes los reclamos cruzados. las discusiones en torno a los mismos no están tan extendidas como las relacionadas con lo económico y lo laboral. en el saldo de la negociación.

a la vez que fueron muy activas en el diseño de las estrategias para concretar su migración. no pueden ser de otra manera porque se dan en el marco de una estructura de género que impone límites y castigos precisos y rigurosos. muchas veces se minimizan los cambios en las relaciones entre varones y mujeres porque son pequeños. En tercer lugar. y aun a la distancia muchas lograron una mayor capacidad de injerencia en los asuntos económicos de la familia y en los movimientos migratorios de otros miembros de la familia. Pero. De forma sintética. 6. tanto a las mujeres como a los varones. 2003). o con la familia extensa. precisamente. 2010) hemos documentado que. para llevar adelante las búsquedas de mejoramiento de la existencia fue necesario flexibilizar importantes man- datos del sistema de género. Consideraciones finales En situaciones de crisis económica. y las mujeres cumplieron un papel activo en ese tipo de flexibilizaciones. Por eso he realizado una síntesis retrospectiva de las experiencias más significativas acerca del tiempo que transcurre desde que la pareja evalúa la opción de migrar hasta que se reunifica en el destino. Procuré ligar esas experiencias previas con los conflictos emergentes en la reunificación. Por eso. la migración permite la socialización con actores y ámbitos que. incluyendo los de los esposos. Pero. En segundo lugar. si bien estaban presentes antes de su migración. la migración disminuye el control social. especialmente los relativos a la división sexual del trabajo. En lo que respecta a las parejas aquí analizadas. estas mujeres han manifestado capacidad de agencia y rasgos de autonomía relativa en el interior de la pareja que. En otras publicaciones (Rosas. promoviéndolas/os y obligándolas/os a asumir responsabilidades y decisiones que podrían diluirse si se convive con el cónyuge. mostrando así que las mismas suelen provocar cam- bios subjetivos que. a diferencia de la mayoría de las búsquedas de mejoramiento llevadas a cabo en su país. Comprender los procesos de reunificación de las parejas migrantes requiere revisar. Por su parte. cambia la estructura familiar con la que las y los migrantes deben interactuar cotidianamente. la migración demanda y expone a diversas condiciones de excepción. las familias peruanas habían comenzado a tomar decisiones para enfrentar su creciente pauperización. se ha mostrado que la mayoría de las esposas sugirieron su propio movimiento y argumentaron convincentemente a favor del mismo. los esposos que permanecen en el lugar de origen deben adecuarse a la ausencia de la migrante y aceptar una serie de situaciones que afectan la configuración de su masculinidad.DOSSIER De nuevo bajo el mismo techo… [133-150] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 145 Pero ese “actuar como ellas quieran” tiene límites. espe- cialmente el familiar. esa experiencia de separación desde su propia perspectiva. la condición de excepción más importante a la que obliga el fenómeno migratorio es el alejamiento entre los cón- yuges. contribuyen a cuestionar concepciones previas. cobraron más visibilidad y fuerza luego de su movimiento. . puede entenderse que las transformaciones mostradas a lo largo de las páginas anteriores son bien importantes. tendiente a asegurar la reproducción material de las familias (Torrado. por la distancia espacial y temporal que media entre el lugar de origen y el de destino. si se consideran los grandes condicionantes que pesan sobre ambos. la migración es uno de los comportamientos posibles. pueden cristalizarse en nuevas formas de convivencia. desde antes de que la migración fuera vislumbrada como opción cercana. Es decir. En primer lugar. Cuando se hacen estudios sobre la situación de las mujeres migrantes. aunque atenuados con el paso del tiempo y las negociaciones conyugales. al menos. frecuentemente. Una vez en el lugar de destino se convirtieron en proveedoras importantes de sus hogares. Es decir.

sino de pequeñas transformaciones que no comprometen las identidades de género. Estos cambios fueron impuestos por las condiciones de excepción que crea la migración (y por las esposas). al ser compartidas. aun cuando la distancia espacial y la independencia financiera pueden ser estratégicamente usadas por las mujeres para resistir ciertas “obligaciones” de género y adquirir grados de libertad. se imponen a cualquier agente como trascendentes (Bourdieu. es decir. A diferencia de la evaluación que hacen las mujeres acerca de su presente. Quedarse en Perú les significó acomodarse a nuevas situaciones que. pero diferente. pueden introducirle modificaciones. en algunos periodos. La migración ha introducido dos variaciones principales respecto de la situación anterior. Pero debe enfatizarse que dicha disminución del conflicto entre los cónyuges se logra al recuperarse relativamente la situación de fuerzas anterior a la migración. sostienen que no se puede afirmar que la migración mejore o erosione la posición de la mujer con respecto al hombre. aun cuando ellos logren reposicionarse relativamente como proveedores luego de su migración. Como afirma Cecilia Tacoli (1999). integrante del conjunto de disposiciones duraderas y transferibles de percepciones.146 mora /18 ISSN 0328-8773 [133-150] Carolina Rosas Pocas veces esta línea de investigación incluye a los varones. El ejercicio del rol de proveedora introduce una segunda variación: ellas se han vuelto menos dependientes del dinero del hombre. En pocas palabras. cuando el esposo se (re)empodera relati- vamente como proveedor y como autoridad del hogar. Entonces. el movimiento pionero de las esposas y el tiempo que estuvie- ron alejados dejan su impronta en las subjetividades y en la relación conyugal (Rosas. En relación con la migración de latinoamericanas en Estados Unidos. es decir. el mejor posicio- namiento monetario de las mujeres repercute sobre los varones porque ahora ellos deben acomodarse relativamente a las demandas femeninas si pretenden seguir junto a ellas y a sus hijos. aunque no logren anular la des- igualdad. . Su rol económico se opacó por la llegada de las remesas enviadas por sus esposas desde Argentina y su virilidad se vio atacada por los rumores acerca de las mayores libertades que ellas tendrían en Argentina. Tienda y Booth (1991) han llegado a conclusiones similares. exhibe una disminución del conflicto conforme pasa el tiempo. los varones peruanos no encuentran muchos atractivos en las reestructuraciones de sus prácticas y de la forma de percibirse a sí mismos y a las mujeres. puede apreciarse un derrotero que. Es decir. pensamientos. no se trata de grandes ni espectaculares cambios. sino que la migración da lugar a una reestructuración de las asimetrías. sentimientos y acciones de todos los miembros de una sociedad que. no muy diferente al anterior. en su generalidad. 2010). He mostrado también que. pero se pueden dar profundos cambios en ciertas circunstancias y dimensiones de la vida que. implicaron la realización de tareas genéricamente asignadas a las mujeres. al analizar la reunificación en términos longitudinales. En este estudio se ha mostrado que los esposos vivieron importantes procesos disruptivos. en muchos casos. la asimetría permanece más o menos igual. la puja entre los mecanismos homeostáticos del género y los cambios que posibilita el movimiento migratorio se resuelve en un nuevo estadio de las relaciones de pareja. antes que buscados o propiciados por ellos. Como expresa Goldring (1996). La primera radica en que ahora la mayoría de ellas provee (y no sólo “ayu- dan económicamente”) y que. Sin embargo. Todo lo expuesto permite concebir el género como parte de un habitus. pueden ser tan o más exitosas que ellos. la negociación difícilmente traspasa los límites de lo socialmente aceptable y de las ideologías de género.

Una de las formas de situar el optimismo es recordando que los tiempos de crisis y exacerbación de la pobreza suelen ser los propiciadores de la –a posteriori positivamente calificada– autonomía de las mujeres pobres. privación y explotación en otros ámbitos. más precisamente. Fecha de aceptación: 1 de noviembre de 2011. Pero tampoco están total- mente determinadas. Nº 18. tal como la migratoria. y tal como ha sido reconocido por las especialistas. Buenos Aires: Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género. 25-32). De nuevo bajo el mismo techo. o haber deseado. porque los habitus son disposiciones y. El análisis realizado acerca de cierta disminución en la condición de subordinación femenina y de incipientes procesos de equidad en el interior de las parejas puede ser interpretado como optimista. Universidad de Buenos Aires (pp. Facultad de Filosofía y Letras. En otras palabras. pero manifiestan también desear. Otra forma de situar el optimismo es recordando que las ganancias relativas en lo que concierne a la autonomía de la mujer en el interior de la pareja están inscriptas en un marco de condicionamientos y coexisten con situaciones de sumisión. Muchas de nuestras entrevis- tadas reconocen que la disponibilidad de dinero que les da su trabajo las hace sentir más autónomas. Es decir. y no solo sus deseos de independencia. lo sitúan. la autonomía femenina es entendida como ganancia en su resultante. Así. Sin embargo. reconocer que la autonomía femenina es positiva en tanto beneficia la insumisión de las mujeres y trae más equidad en las parejas y familias no justifica omitir los factores negativos que suelen incentivarla. De allí que algunas dimensiones del sistema de género puedan ser cuestionadas y reinterpretadas en el curso de nuevas experiencias o coyunturas. que los varones cumplieran eficientemente con el tradicional rol de proveedor. tal como efectivamente ocurre entre los y las migrantes peruanos/as en Buenos Aires.. Carolina (2012)..DOSSIER De nuevo bajo el mismo techo… [133-150] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 147 1991). Desafíos y reconfiguraciones en los procesos de reunificación de parejas migrantes en mora. como tales. Fecha de recepción: 26 de julio de 2011. Cómo citar este artículo Rosas. pero si viramos la mirada hacia sus detonantes observaremos que es la pobreza o la violencia lo que obliga a las mujeres a buscar trabajo (precario y en condiciones de explotación) lejos de sus países. las prácticas de las personas no son totalmente libres ya que los habitus son principios generadores y organizadores de las mismas. no impiden la producción de prácticas diferentes. . hay elementos que ponen en contexto el optimismo o.

revistaestudios. Disponible en: »» <http://www. »» Parella. Teófilo (1992). Lima. Ya no soy la que dejé atrás… Mujeres migrantes en República Dominicana. Graeme (1999). Gender and Migrations in Asian Countries.ar/articulos02/margenes/malimachi. »» Hugo. Luin (1996).php>. “La transmisión generacional de la inestabilidad de las uniones: marco para el diseño de una investigación” [mímeo]. pp. Apuntes para una discusión sobre la relación entre los géneros y las mi- graciones” [en línea]. pdf>. Viviana (1999). »» Ariza. Berkeley. University of California Press. México. pp. Migrantes ecuatorianos y peruanos en España”. en DuPuis. Teresita de (1992).migrationinformation.unc. pp.undp. Barcelona. “Women and Migration: Incorpora- ting Gender into International Migration Theory” [en línea]. »» Barbieri. International Union for the Scientific Study of Popu- lation. »» Bourdieu. Gendered Transitions. »» _____ (2009). Mexican Experiences of Immigration. Marina (2000).. Anagrama. C. New York. United Nations Develop- ment Programme.). »» Cerrutti. La dominación masculina. 151-188. “Los vínculos afectivos y de cuidado en las familias transnacionales. Bellaterra. »» Boyd. El sentido práctico. »» Hondagneu-Sotelo. Sònia Rubio (2007). Lieja. Población de Buenos Aires [DGEyC-GCBA]. »» Pedone. Creating the Countryside. Pierre (eds. D. Ediciones de las mujeres [Isis Internacional]. »» _____ (2000). 7-28. Migraciones Internacionales. “Estudios migratorios y perspectiva de géne- ro. Migration Policy Institute. Género y cambio civilizatorio”. E. Centre d’Estudis Demogràfics. “Gendered Memory: Constructions of Rurality among Mexican Transnational Migrants”. »» Masciadri. Madrid. Washington. Pierrette (1994). núm. 22. Human Development Report Office. 2. vol. 4. Éxodo: peruanos en el exterior.org/Feature/display. “Gender and Intra-Regional Migration in South America” [en línea]. IIS-UNAM / Plaza y Valdés Editores. “Fin de si- glo.edu. “La migración peruana a la Ciudad de Buenos Aires”. 303- 329. Interna- tional Union for the Scientific Study of Population. núm. »» Mallimaci Barral. »» Goldring. Pontificia Uni- versidad Católica del Perú. núm. Human Development Research Paper. Melanie & Vandergeest. 111-128.org/en/reports/global/hdr2009/papers/HDRP_2009_12_rev. Taurus. pp. Ana Inés (2009). Monica & Grieco. 17. Disponible en: <http://www. Philadelphia. año 2. Marcela (2005). Disponible en: <http://hdr. 2. “Sobre la categoría de género: una introducción teórico-metodológica”. núm. 12. “Más allá de los estereotipos: desafíos en torno al es- . Estudios Digital.148 mora /18 ISSN 0328-8773 [133-150] Carolina Rosas ## Bibliografía »» Altamirano. Temple University Press. Elizabeth (2003). Karen Oppenheim (1995). »» Mason. “Gender and Demographic Change: What do we know?” [paper]. Lieja. núm. Claudia (2010). Pierre (1991).cfm?id=106%20>.

DOSSIER De nuevo bajo el mismo techo… [133-150] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 149 tudio de las familias migrantes”. Migration and Social Change”. en García. “La perspectiva de género en el estudio de la migración femenina en México”. en Grupo Interdisciplinario de Investigador@s Migrantes (coord. “Women. 6. »» _____ (2010) Implicaciones mutuas entre el género y la migración. Karen (1991). pp. Madrid. “International Migration and the Restructuring of Gender Asymmetries: Continuity and Change among Filipino Labor Migrants in Ro- me”. Ciudad de México. Mujer. EUDEBA. Patricia (2005). »» Pessar. Buenos Aires. Historia de la familia en la Argentina moderna (1870- 2000). Análisis de Políticas. International Migration Review.). »» Szasz. Illinois. “¿Por qué migran los peruanos al exterior? Un estudio sobre los determinantes económicos y no económicos de los flujos de migración internacional de peruanos entre 1994 y 2003”. Susana (2003). 39. jóvenes. El Colegio de México / SOMEDE. ponencia presentada en el Expert Group Meeting on International Mi- gration and Development in Latin America and the Caribbean (30 de noviembre al 2 de diciembre). “Gender. Familias. »» Ríos. Secretaría de las Naciones Unidas. & Booth. »» Torrado. 33. niños y niñas migrantes. tesis doctoral. 658-682. pp. pp. El Colegio de México. »» Tienda. 3. Gender and Community in the Shaping of Consciousness. Huejuquillense Immigrants in Chicago: Culture. Buenos Aires. »» Tacoli. 1. Ediciones de la Flor. 11-16. DAES. pp. núm. »» Zamudio. M. núm.117-210. Cecilia (1999). Estados Unidos. »» Rosas. . Brígida (coord. Varones al son de la migración. Gender. género y población en México. en International Sociology. División de Población.). Northwestern University. núm. Varones y muje- res peruanos arribados a Buenos Aires entre 1990 y 2003. Boletín del Consorcio de Investigación Económica y Social. Migración internacional y masculinidades de Veracruz a Chicago. vol. Carolina (2008). 51-72. Patricia (1999). Rompiendo estereo- tipos. Ivonne (1999). IEPALA-La Casa Encendida. and International Migration Across and Beyond the Americas: Inequalities and Limited Empower- ment”. Carlos (2006 [2005]). vol. Juan Manuel de los & Rueda.

150 mora /18 ISSN 0328-8773 [133-150] Carolina Rosas .

Aun así. legitimado discurso científico sobre las migraciones generizadas. Abstract In recent years witnessed a growing interest on migrant women in the public agen. Facultad de Filosofía y Letras. Por otro lado. especialmente. aquella experimentada en los países europeos y norteamericanos. the investigated case leads me to take some distance from the. el caso que he investigado me obliga a tomar cierta distancia del. se mostrarán los aportes de la perspectiva de género en la comprensión de las migraciones de varones y mujeres. now legitimated.DOSSIER Revisitando la relación entre géneros y migraciones [151-166] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 151 Revisitando la relación entre géneros y migraciones Resultados de una investigación en Argentina "" Ana Inés Mallimaci Universidad de Buenos Aires. a partir de los resultados de una investigación realizada entre familias bolivianas residentes en la ciudad de Ushuaia. En el caso analizado. migración boliviana mento insoslayable de los temas migratorios contemporáneos a través. . One issue that until recently was marginal. especially the discourse on the feminization of migration. Si bien mi análisis parte de la crítica construida por los estudios de género y feministas al canon migratorio. el objetivo del artículo es doble: por un lado. Keywords da. se demostrarán los aspectos productivos y económicos que atraviesan los proyectos migratorios de estas mujeres cuyo tipo migratorio ha sido invisibilizado en los estudios clásicos y opacado por el discurso de la feminización centrado en las mujeres pioneras. scientific discourse on gendered migration. is defined as a necessary element of Bolivian migration contemporary migration. En este sentido. género mujeres del discurso sobre la feminización de las migraciones y los hogares y maternidades Ushuaia transnacionales. Un tema que hasta hace pocos años resultaba marginal se instala como ele. Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género / CONICET Resumen En los últimos años existe un interés creciente en la agenda pública sobre las mujeres Palabras clave migrantes. women Ushuaia While my analysis comes from the criticism contained in gender studies and feminist to the immigration canon. gender transnational motherhood and transnational households. que no necesariamente colabora en la comprensión de las migraciones entre países latinoa- mericanos. y suelen ser los varones quienes cumplen el papel de pioneros de la migración. ahora. demostrar que gran parte de las categorías que se han instalado en la actualidad responden a un tipo de migración femenina. las mujeres bolivianas se trasladan en contextos familiares.

“trabajadora” que produce nuevas formas familiares ancladas en la trans- nacionalidad. that experienced in European and North American countries. rememoré inmediatamente una editorial de la revista Mora. It will further examine the contributions of the gender perspec- tive in understanding the migration of men and women on the basis on the results of research about Bolivian families residing in the city of Ushuaia. enfatizaban la importancia de incorporar la perspectiva de género para analizar las trayectorias “clásicas” de estos varones y mujeres. Even so. Sin embargo. a lo que respondí que estaban incorporados en la parte introductoria como repaso de los temas y perspectivas que habían trabajado con mujeres migrantes. Se trataba de una modalidad “clásica” de migración. Independientemente del final de la anécdota. aún. Laura Oso Casas (2008) y Catarino y Morokovasik (2005). y la ausencia de las mujeres como sujetos activos de las mismas. It is this type of migration that has been invisible in classical studies and overshadowed by the discourse of feminization. este intercambio me resultó revelador y expresivo de un debate. parte sustancial de las estrategias que legitimaron la realización de inves- tigaciones sobre mujeres migrantes se basó en subrayar la contradicción existente entre la feminización de las migraciones. las solteras con hijos/as también habían migrado con ellos/as. El trabajo se centraba en mujeres que habían migrado en contextos familiares. In the present case. Tal como lo señalaron estas últimas. aquello que se esperaba de un artículo cuyo tema abarcaba a las mujeres migrantes e incorporaba una mirada generizada sobre las migraciones se vinculaba a un tipo de mujer migrante: la pionera. pendiente: ¿qué significa hacer estudios que vinculen trayectorias migratorias con problemáticas de género? En el caso de la anécdota. the article proved that these women include economic and productive dimen- sions in their migration projects. anécdota personal cuyo recuerdo atraviesa los fundamentos del presente artículo. olvidos y la invisibi- lidad con relación a las mujeres migrantes cuando se constata la rica y expansiva . como lo destacan las propias autoras. y no se trataba de mujeres pioneras de la migración. which not necessarily contribute to the understanding of migration between Latin American countries. las unidas en pareja lo habían hecho junto o posteriormente a sus compañeros (inclu- yendo a los/as hijos/as. La temática sobre las mujeres migrantes se expresaba en el lenguaje de la feminización de las migraciones laborales. en el caso que los/as tuvieran). Agradezco la invitación a 1. Introducción1 formar parte de este dossier a la Dra. 1. a todo el equipo Cuando fui convocada a formar parte de este dossier. cuyo patrón migratorio suele interpretarse en análisis desgenerizados. en términos cuantitativos. Ana Domínguez Mon y. Es el caso de los artículos de Pierrette Hondagneu-Sotelo (2011). ya no es tiempo de denunciar silencios. En el dictamen de evaluación se me pedía que incorporara textos sobre hogares y maternidad transnacional. en su nombre. Meses atrás presenté a una reconocida revista internacional un artículo sobre el análisis de las trayectorias femeninas de las mujeres bolivianas que he investigado. the purposes of the paper are: firstly to show that many of the main categories of the contemporary field of gender studies and migration respond to a type of female migration. En el campo de los estudios de género y migración nos encontramos en la actualidad en una etapa de reflexión y balance sobre el estado y alcance de las investigaciones realizadas. sobre los cuales volveré en este trabajo. Bolivian women move with their families and are often men who play the role of being the backwoodsmen of migration. Mis argumentos. Era inútil incluirlos en el análisis dado que las mujeres sobre las que indagaba habían migrado junto con sus hijos/as.152 mora /18 ISSN 0328-8773 [151-166] Ana Inés Mallimaci In this sense.

serán presentados los resultados de una investi- gación realizada en Ushuaia sobre la construcción de la comunidad boliviana. 2002. Se trata de objetar lo que Alejandro Grimson denuncia como “ilusión academicista” que busca ocultar la propia contextualidad de sus postulados (Grimson. 2010. la articulación entre la problemática de la discriminación y las relaciones de género. etc… Se trata. Sin duda. de modo quizás no tan prolífico pero con igual importancia. sino otras áreas de los estudios migratorios –como aquellos relacionados con las modalidades de movilidad y permanencia. También debe destacarse la visi- bilidad que alcanza la mujer migrante como actor social relevante en los discursos. La influencia de esta definición es considerable en el campo de los estudios migratorio latinoamericanos. Nos han mostrado a mujeres migrando. también se ha instalado el tema superando el momento inicial de la denuncia científica. las críticas a las dicotomías privado-público. redefiniendo las categorías clásicas sobre la migración y los/as migrantes. sin embargo. y en nuestro país específicamente. en las mujeres migrantes y el mercado de trabajo (Cacopardo. asimismo. en los mejores casos. Parte de la respuesta radica en la constatación de que en los países europeos y norteamericanos se produce un pasaje de la denuncia de la invisibilidad al discurso de la feminización de las migraciones (Oso Casas. Si bien la investigación no tuvo como objeto las trayectorias migratorias femeninas. sino por el modo en que se han “visibilizado”. especialmente aquellos financiados por las agencias internacionales. de categorías cuyo origen se asienta. En el primer apartado me propongo deconstruir los elementos centrales de este discurso para recontextualizarlo como una descripción particular de un tipo de tra- yectoria femenina en las migraciones. trabajando y sosteniendo lazos familiares. aun cuando en ella las mujeres migren en contextos familiares. Courtis & Pacecca. recomendaciones y lineamientos de la agenda global y regional sobre migraciones (Magliano & Domenech. sobre los contenidos obligatorios que debe presentar un trabajo sobre las migraciones y los géneros. 2008). 2003. 2007). En la segunda parte del trabajo. que hacen propio este discurso. en la descontextualización de los conceptos y la suposición. Magliano. al menos. 2004). luego. El valor de los trabajos realizados sobre los tópicos relacionados con la feminización de las migraciones es invalorable. 2008). . empren- diendo empresas informales. Esta nueva etapa habilita y requiere la elaboración de nuevas preguntas. 2005) y las vin- culaciones con la trata (Courtis & Pacecca. 2008). en su relación con el trabajo doméstico (Buccafusca & Serulnicoff. el propósito de los primeros trabajos se ha logrado: el hablar hoy de las migraciones no puede hacerse sin hacer. implícita en la anécdota que inicia estas palabras. en profundas investigaciones empíricas. ejerciendo ciudadanías y maternidades transnacionales. las diferencias y desigualdades ancladas en la construcción simbólica y cultural sobre lo femenino y lo masculino. referencia a la presencia de mujeres migrantes. ya no sobre la invisibilidad de mujeres migrante. Los resultados seleccionados para este artículo se organizan en torno a dos ejes: la dimensión productiva presente en la trayectoria de las mujeres migrantes “acompañantes” de los pioneros y. 2011: 37). la forma de construcción comunitaria y un análisis sobre la desigualdad local–. El análisis generizado y la introducción de los “temas feministas” (entre ellos. productivo-reproductivo) fueron aportes nece- sarios para la comprensión profunda de los fenómenos estudiados. Las descripciones y categorías analíticas produ- cidas desde esta perspectiva han mostrado rostros novedosos sobre la migración que requieren ser resituados con el fin de visualizar su real alcance. se argumentará sobre las virtudes que una mirada generizada tiene en los estudios sobre las migraciones. En la región latinoamericana. Se han producido investigaciones sobre el efecto del género en las trayectorias migratorias (Caggiano.DOSSIER Revisitando la relación entre géneros y migraciones [151-166] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 153 producción científica sobre migración y género. El problema radica.

154 mora /18 ISSN 0328-8773 [151-166] Ana Inés Mallimaci 2.2 se trata de un fenómeno que. en el año 1976. específicamente. Para el caso de Buenos Aires. El servicio doméstico en las grandes ciudades argentinas fue ocupado históricamente por mujeres jóvenes que habían migrado poco 3. la inmigración extranjera era predominantemente masculina. mientras que. Pedone & Gil Araujo. 2002. Poggio & Woo. 2008. En lo referido a este último aspecto. Los trabajos más interesantes. 2008) como respuesta a una “crisis de los cuidados” que afecta a los países centrales. se especifica en relación con la índice de masculinidad (cantidad de hombres cada 100 mujeres) nacionalidad de las migrantes (aumenta entre las paraguayas y peruanas. si bien existe un efectivo crecimiento en el número de mujeres migrantes en la Argentina en las últimas déca- 2. es decir. Se trata de una realidad tiempo atrás3 (Jelin. 2006) que no es otra cosa que la transferencia transnacional del trabajo reproductivo (Pedone & Gil Araujo. per- manecen atentas a la crianza de sus hijos/as comunicándose con ellos/as y con quienes están a cargo. sino de su participación como pioneras del movimiento. después de ese momento. No se trata únicamente de un aumento en la cantidad de mujeres migran- tes. sentidos y supuestos de la feminización de las migraciones La “feminización” hace hincapié en dos dimensiones centrales: un aumento cuantita- tivo de las mujeres en las migraciones y un cambio cualitativo en su rol dentro de las migraciones. 1997. por el otro. Pedone. En este sentido. Formas. fue ganando importancia (Jelin. utilizaron el material empírico para reflexionar respecto de los nuevos desafíos y significados sobre la maternidad. la socióloga Elizabeth Jelin mos- traba que las mujeres migraban más que los hombres hacia las grandes ciudades latinoamericanas. Pedone y Gil Araujo. como lo son aquellos relacionados con el estudio de las “familias transnacionales” y la materni- dad trasnacional (Hondagneu-Sotelo. Estas tendencias en los flujos migratorios –y su relación con los mercados de trabajo del mundo desarrollado– no siempre se replican en las migraciones en Latinoaméri- ca y. la familia y las migraciones que estas condiciones han forjado. la migración interna. 1976: 8). los trabajos de Carina Frid de Fiberstein muestran que. bajo el modelo de la “reunificación familiar”. disminuye pasa de 120 en 1960 a 84 en el entre las bolivianas) y. La “migrante ideal” construida desde esta perspectiva es la mujer “trabajadora” que migra sin pareja motivada por cuestiones estrictamente “laborales” o “económicas”. gestionando “el cuidado a la distancia” (Ambrosini. Censos Nacionales de Población). Entre la población extranjera. lo que las diferenciaría de sus antepasadas. Se trata asimismo de una nueva estratificación del mercado de trabajo a nivel mundial que genera una demanda de mano de obra femenina que ha acelerado los movimientos. resiste su calificación como “novedoso”. 1976: 4). sobre todo. Hondagneu-Sotelo y Avila. La feminización de las migraciones hacia los países desarrollados está asociada al creci- miento de una “cadena mundial de cuidados” (UNFPA. En relación con los flujos provenientes de Europa hacia la Argentina. pero que se esfuerzan en continuar ejerciendo lo que consideran que son sus “deberes maternales”. La feminización de la pobreza. 2000. son las condiciones que explican la presencia de mujeres migrantes que se desplazan dejando a sus hijos/as en la ciudad de origen. por un lado. existía un porcentaje de mujeres que viajaban solas (entre . 2008). predominantemente femenina. asociada a la presencia antigua de servicio doméstico en las casas de la burguesía ascendente urbana. Muchos otros dejan intactas las metáforas de la familia heteronormativa y nuclear y la ideología de las esferas separadas entre lo público y lo privado. cuyo movimiento era explicado. 2001 (fuente: INDEC. como el primer eslabón de la cadena migratoria. particularmente para el servicio doméstico. juntamente con la demanda laboral de mano de obra femenina. los datos disponibles en la fecha de elaboración del artículo (a partir de un informe de Recchini de Lattes) mostraban un cambio importante en la composición migratoria medida desde el año 1915: hasta ese año. en ciertos períodos de la denominada “inmigración de masas”. como los de Hondagneu-Sotelo. en la Argentina. el das. Este tipo de trayectoria migratoria ha generado temas novedosos y fructíferos. 2000). así.

Las/os migrantes paraguayas/os de presencia antigua en Argentina representan.9 146 68.6 78. para el año 2001 se registra una paridad entre las presencia de mujeres y de varones de origen boliviano. Asimismo. 1960-2001 1960 1980 1991 2001 Total limítrofes 117. Mallimaci Barral. por un lado. sino que.2 92. Sin embargo.3 125.9 91. como ya se ha señalado. Por otra parte.9 95. aún no están públicamente permitía el envío rápido y abundante de remesas hacia las ciudades de origen. Si bien no puede hablarse de una feminización reciente y acelerada. 2009.5 Fuente: Courtis. Benencia & Karasik.0 Bolivia 149.8% del total de la población naci- da en otro país). en Argentina no solo hubo presencia de mujeres en las migraciones europeas e internas. hay variantes significativas de acuerdo a la nacio- nalidad de los flujos migratorios.0 85.7 83. 84.7 73. de 8561 peruanos/as registrados en 1980 pasan a 87546 en 2001). Benencia.9 114. la presencia de mujeres trabajadoras “autónomas” forma parte de la historia de la migración paragua- ya con un aumento registrado en las últimas décadas. es considerable la proporción en que lo hicieron de modo “autónomo” con el propósito de insertarse en el mercado de trabajo.5 100. Los datos muestran un efectivo aumento de la presencia de mujeres en la composición total de la migración. disminución drástica del índice de masculinidad (en adelante IM). Población y Desarrollo (CEPAL/CELADE). 1995) y trabajos cualitativos recientes (Magliano 2007. particularmente de la Ciudad de Buenos Aires. Dejamos el caso de la migración boliviana para el final de este breve repaso de las características de la población migrante en la Argentina por ser el caso que trabaja- remos en profundidad. según los datos más recientes.8 Chile 151. Tabla 1.4 92. Una parte importante de las mujeres paraguayas se insertó tradicio- nalmente en el servicio doméstico de la Ciudad de Buenos Aires. Corina y Pacecca. Argentina: evolución de los índices de masculinidad de los migrantes según país de origen.8 Total limítrofes y peruanos 117. Estos resultados son construidos por la autora.8 85. En el disponibles los datos necesa- año 2001.5 Uruguay 85.6 99.4 especialmente 4. a través de la deconstrucción de los estereotipos elaborados tanto por las estadísticas locales como por los registros del país de origen. Nota [de la fuente original]: no hay datos de 1970 porque los tabulados publicados de ese censo no permiten discriminar según nacionalidad y género. núm.3 Brasil 94. provocando una rios para estos tabulados. Fuentes y estadísticas provocaron la “invisibilización de mujeres migrantes autónomas” (Frid de Fiberstein 1997: 104). El tipo de cambio fijo en el año 2001. como en el caso de la migración peruana (y de algunos de los flujos recibidos por los países europeos).0 86. el . además.DOSSIER Revisitando la relación entre géneros y migraciones [151-166] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 155 el 13% y el 18%). como lo muestran especialistas en la inmigración boliviana hacia la Argentina (ver al respecto. Durante este período creció el total de migrantes peruanos/as (según el censo nacional de pobla- ción. María Inés (2008).6 100.2 95.7 Paraguay 101. “Inmigración contemporánea en Argentina: dinámicas y políticas”. 2011). Fueron las migrantes peruanas quienes durante la década del noventa mejor encarnaron la “feminización” de las migraciones. De esta manera. Balan 1990. 2004. las mujeres representaban al 59% de la población peruana. Si bien se realizó que rigió en Argentina durante este período (igualando la moneda nacional con el dólar) un nuevo censo en el año 2010.4 107. por otro.3 101. a partir de una mirada crítica sobre el tipo de fuentes utilizadas por los historiadores de la migración y.3 71. la población extranjera más importante (19.5 Perú s/d 197. Las cifras utilizadas corres- ponden en su totalidad al censo a través de las mujeres migrantes que se insertaban en el servicio doméstico de las nacional de población realizado grandes ciudades.5 77.

2002). los estudios no se concentraron en identificar una forma familiar emergente como producto de las migraciones. ver Mallimaci Barral. la mayor parte de las bo- livianas en la Argentina migran en utilizadas en los trabajos sobre feminización. generada por las posturas feminis- Aires. entonces ni siquiera a veces va a buscarlo. Para el resto de las ciudades. 2. a las características de las mujeres migrantes delineadas en el diagnóstico de la “feminización de las migraciones”. como en el caso de España (Blanchard. especialmen. causas que no remi- ten únicamente a la poca o gran presencia femenina en los grandes flujos. en las te cuando no se instalan en Buenos categorías analíticas en los estudios migratorios.5 Se trata de trayectorias distantes de las adelante. Durante demasiado tiempo. la cantidad de Resumiendo. Se omite así un terreno rico en tensiones para analizar las vinculaciones intrín- secas entre la esfera familiar y la laboral y los roles asociados a lo productivo y lo reproductivo. que fue históricamente provisto por mujeres migrantes (Courtis & Pacecca. Tal como lo demuestran Courtis y Pacecca (2008. sino directamente llama a la familia y ahí viene la mujer con los hijos (Alcira). en términos genera- les. 2010). sino a la vigencia de ciertas representaciones sobre las mujeres. El énfasis puesto en la feminización enfoca el aspecto cuantitativo (el au- (fuente: INDEC. así. 2007). la migración boliviana continúa a grandes rasgos sus formas clásicas y las mujeres bolivianas en la Argentina en su gran número con- 5. 2008. Entonces. 3. 2010) las migrantes residentes en la Ciudad de Buenos Aires y en otras grandes ciudades. sión de sus desplazamientos podría prescindir de la importante renovación. al menos no de modo evidente y con variaciones de importancia a través del territorio nacional. suele ser el varón el encargado del movimiento pionero hacia la Argentina. el trabajo y la autonomía fueron naturalizados como ámbitos exclusivamente masculinos (Green. a abrir horizontes. la movilidad. lo cual podría suponer que la compren- contextos familiares. Como desarrollaremos más tinúan migrando en contextos familiares.156 mora /18 ISSN 0328-8773 [151-166] Ana Inés Mallimaci “tipo ideal” de mujer boliviana migrante llega a nuestro país a través de relaciones familiares previas y. cuando ya se ubica con trabajo. En pala- bras de una entrevistada: Como hace la mayoría de la gente de nuestra colectividad. los varones y las migraciones. la mujer boliviana en la Argentina no se asocia. un lugar donde tener a la familia. aumentan su importancia en el flujo nacio- nal (bajando el IM) por el alto impacto de las inserciones en el trabajo doméstico. considero que: mujeres supera a la correspondien- te a los varones para el conjunto de nacionalidades latinoamericanas 1. y tampoco tematizaron un sufrimiento particular de los sujetos implicados. demanda de empleo doméstico cubierto por las mujeres migrantes (en Buenos Aires. en el caso de estar en pareja. 2005). De esta manera. incluso las bolivianas. mento de la proporción de mujeres migrantes) descuidando el análisis sobre las causas que invisibilizaron a las mujeres migrantes. Es en esta ciudad y sus zonas de influencia donde existe una real tas y los estudios de género. . Censo 2001). Tal como lo recuerda Ambrosini (2008). El modo en que se ha visibilizado a las mujeres migrantes en el discurso de la feminización descuidó el análisis del movimiento migratorio de las mujeres con proyectos migratorios familiares suponiendo que la “reunificación fami- liar” explica de manera exhaustiva las motivaciones de su desplazamiento. La convergencia sin mediación entre el análisis de las mujeres migrantes y las formas de maternidad y configuraciones familiares refuerza la naturaliza- ción de las mujeres con estos ámbitos. una fuerte presencia de mujeres que viajan sin pareja. mientras que los emigrantes eran los miembros masculinos de la familia. No existe. primero vino el hombre a abrir camino. lo cual constituye una de las mayores promesas del pen- samiento crítico feminista (para un mayor desarrollo de este argumento.

De acuerdo a los objetivos. que impacta por su novedad (especialmente la migración de mujeres con pareja e hijos/as como pioneras de la migración).DOSSIER Revisitando la relación entre géneros y migraciones [151-166] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 157 Estos tres factores tienen. fueron mujeres y varones con proyectos investigación fue financiada con becas otorgadas por el CONICET. individual y familiar. la acción social está determinada por necesidad de reunirse con sus parejas que ya estaban radicadas en la ciudad o desea. en todas las etapas de las trayectorias migratorias (desde la movilidad. De esta manera. Situando las relaciones entre género y migraciones: el caso de la migración boliviana en Ushuaia La investigación cuyos resultados parciales sirven de base para esta argumentación fue llevada a cabo entre los años 2005 y 2009 en la ciudad de Ushuaia. una acción proyectada. si comprendiéramos la migración como un movimiento simple cosas” proyectado por el actor. 3. tematizar ni indagar las migraciones de la misma manera que se lo hace en los casos de feminización de las migraciones. 6. . y el proyecto vez identificadas estas motivaciones. en términos de Schütz (1995). sostendré que los análisis desde una perspectiva de género tienen muchas e importantes cosas que aportar al análisis migratorio. hasta la ins- titucionalización de sociabilidades étnicas). Organizaré los resultados parciales de la investigación sobre dos ejes cuyos contenidos me permitirán demostrar la importancia de recuperar la “promesa feminista” para las ciencias en general. Para Schutz (1995). las trayectorias migratorias se suponen como en sí mismo es determinado por el “motivo-porque”. las res- puestas apuntan. una consecuencia destacable: las mujeres se vuelven relevantes para ser contadas y analizadas cuando se las considera “tra- bajadoras” y “autónomas”. Aun así. pero que no por ello subsumen la totalidad de su movimiento al deseo de “reunirse” con su familia. Han quedado opacados los proyec- tos migratorios de las mujeres que migran en contextos familiares y usan la entrada “familiar” al país. En estos casos. pero en el mismo movimiento opaca otras trayectorias de mujeres y varones migrantes que. producir y permanecer La mayor parte de las mujeres que entrevistamos llega a Ushuaia después que sus maridos. y los estudios migratorios en particular. La mirada generizada se introdujo como una vía para comprender las migraciones en general. no es posible categorizar. podríamos afirmar que se trata de mujeres motivadas por lo que en la lite. a los “motivos para”7 de la acción: la 7. la investigación sobre “género y migración” pasó a tener como principal objetivo el análisis de las diversas marcas de género que estructuraban y eran producidas por las prácticas migrantes. “motivo-para” es el futuro estado de cosas a ser realizado por la ratura clásica se ha denominado como reunificación “familiar”. El monopolio del discurso sobre la feminización de las migraciones ha visibilizado un tipo particular de proyecto migratorio. Generalmente. desvinculadas del mundo económico y productivo y las mujeres son consideradas como dependientes y pasivas. conjuntamente. Movilidades migratorias. tanto de varones como de mujeres. El primero se refiere a las formas de llegada a la ciudad y su relación con la dimensión productiva. que con- formaron una muestra de 45 mujeres y varones nacidas/os en Bolivia y que llegaron a la ciudad siendo jóvenes activas/os. un “estado de ban hacerlo. migratorios “propios” (es decir. sin que medie coacción en el movimiento). Sus resultados integrales se en- cuentran en la tesis de doctorado vistadas/os mujeres y varones nacidas/os en Bolivia y se observaron escenas cotidia. son de gran relevancia. y su impacto diferencial entre varones y mujeres. en el caso de la migración boliviana en nuestro país. tanto en su movilidad como en su permanencia. 3. Ante la pregunta directa y simple por los motivos de la migración. Llegar.1. Es decir. el segundo está vinculado al análisis de las relaciones de opresión cotidiana. un “proyecto”. El y lineal. preparada para la UBA y EHESS y nas y extracotidianas relacionadas con la construcción de una “comunidad boliviana” defendida en Junio de 2010. especialmente asociada a la racialización de los cuerpos bolivianos. Esta en la ciudad.6 Fueron entre.

El empleo en la construcción Argentina) arriban a la ciudad como trabajadores temporarios. en las ciudades argentinas en las que residían. se trata de bolivianos residentes en la 8. A partir de los testimonios de las mujeres de los pioneros es posible desentrañar el sentido de este tipo de asentamientos. hacen posible la permanencia de estos. diferencié en mi trabajo las llegadas de los “pioneros” y los arribos de los/as no pioneros/as (estos/as últimos/as usan cadenas y redes migratorias. la condición de posibilidad para que los trabajadores temporarios se conviertan en definitivos. El problema principal en Ushuaia respecto de la época de llegada (década de 1980) era la no evidencia de inserciones laborales relacionadas con las experiencias anteriores de estas mujeres. se corre el riesgo de seguir el corolario que indica que. propondré aquí que la forma de migrar poco nos dice acerca del sentido de la migración para sus agentes.8 A través de las prácti- es una inserción clásica de los varones bolivianos en la ciudad cas de estos pioneros y de su opción. comprendiendo su movimiento como “dependiente” de la primera (y “verdadera”) migración masculina. Estas mujeres aceptan la residencia en Ushuaia si. el establecimiento y urbanos. y solo si.158 mora /18 ISSN 0328-8773 [151-166] Ana Inés Mallimaci Sin embargo. especialmente de sus mujeres. por ejemplo. asimismo. Así. termina accediendo a acercarse “de visita” a la ciudad. se genera de Buenos Aires y otros centros un nicho de mercado “boliviano” en la construcción. Entre ambas categorías se encuentran a las pri- meras mujeres que llegan a la ciudad y que. y en “migrantes fue- guinos”. Por el contrario. es decir. De esta manera. personal y familiarmente. está dada por la instalación de sus familias. campo migratorio permanente. obreros de la construcción que en su condición de “ya migrantes” (es decir. sino que además resultaba poco visible el tipo de trabajo que podrían realizar. las primeras mujeres que llegan se resistieron a trasladarse a Ushuaia. El análisis de los pioneros se refiere al pasado y se expresa en la llegada de los primeros bolivianos a la ciudad a finales de la década del setenta y principio de los ochenta. Entre sus efectos se encuentra la llegada de nuevos/as migrantes bolivia- nos/as desde la Argentina o desde la propia Bolivia. comparten ciertas características con los pioneros (en el sentido de la creación de un nicho de mercado propio) y. La transformación de la temporalidad se relata en términos conyugales. como consecuencia del boom poblacional inaugurado con la ley 19640 de promoción industrial en 1972. lo que vuelve más interesante el estudio de la migración de estas mujeres es que una mirada superficial puede fácilmen- te reproducir los modelos clásicos de interpretación. y prefirieron el régimen de temporalidad permanente. representa una estrategia “familiar”. Los” pioneros” son varones. No solo “no había mujeres”. por la permanencia. y para serlo debe proyectarse la posibilidad de algún tipo de inserción productiva para ellas. Basándome en los diferentes mecanismos que posibilitan y estructuran los desplaza- mientos hacia la ciudad. Asimismo. aun cuando lo hacen mediadas por la presencia anterior de sus maridos. los primeros las generan). que asegura el diferencial de ingreso sin tener que renunciar a lo ya acumulado. Para un análisis mayor las acciones de los pioneros y sus familias comienzan a estructurar y conformar un sobre este tema ver Vargas (2005) y Benencia y Karasik (1995). El movimiento de los “pioneros” está masculinizado por tra- tarse de una corriente laboral producida por la demanda estacional de la industria de la construcción. o en contextos rurales (vinculadas a tareas agrícolas). en algunos casos. En este sentido. Los/as no pioneros/as son tanto mujeres como varones enlazados en redes no solo laborales. en la actualidad quienes van llegando encuentran redes sociales ya establecidas y una comunidad for- mada de migrantes más antiguos a la cual poder agregarse. ya sea en contextos urbanos (donde se desempeñan generalmente como comerciantes en puestos o ferias en la vía pública o empleadas en pequeños y medianos talleres textiles). . sino también familiares. que tiene entre sus elementos el tejido de redes y cadenas migratorias que empiezan a funcionar desde Ushuaia hacia otras ciudades. cuando las mujeres migran después de sus maridos. lo hacen con el único fin de la “reunificación familiar”. y luego hacia Bolivia. en un viaje temporal en el que evalúa sus posibilidades particulares de generar un ingreso propio. Es decir. Juana.

como yo ya empecé a trabajar con pensión. me quedé (Juana. dicen que no tienes que irte. por un tiempo acotado. En este caso. Estas mujeres también han “mandado” a llamar o “traído” a otras mujeres. posi- bilita una novedosa “construcción” femenina que genera la potencialidad de tareas productivas asociadas a la nostalgia del mundo no productivo sometido absolutamente a la lógica productiva. Perder . a veces. son acotados–. es decir. Aquí sí se está en presencia de emprendedoras “étnicas”. instalada sobre el supuesto de la residencia temporaria. se trata específicamente de actividades informales. y después de todo me decían “no”. “tienes que quedarte”. las tradiciones y las nostalgias de Bolivia se asocian para dar cuerpo y asegurar el éxito de las pensiones y comedores ofrecidos por las primeras mujeres bolivianas en la ciudad. Son estas condiciones las que posibilitan los emprendimientos de las primeras mujeres que construyeron un nicho de mercado asociado a la inserción previsible y esperada de los varones. según los testimonios. encarados por las mujeres que parecen mediar y atenuar la experiencia de una vida entregada a lo productivo. Mientras los varones viven “solos”. especialmente en las temporadas altas de construcción. no sé. contratados por las empresas y. etnificadas o nacionalizadas. con el tiempo. sin sus mujeres (los familiares presentes son también varones). han construido un pequeño mercado de comidas y servicios ofrecidos “para bolivianos”. las comidas. cuyas actividades y ganancias explican. en los campamentos. Aún más. observa algo similar. La permanencia de los primeros grupos familiares en Ushuaia depende tanto de las inserciones de los varones como de las ganancias de las mujeres. y concluye que el campamento. ya prefigurada e instituida. las mujeres debieron construirlo y definirlo: sus inserciones laborales se asocian mucho más a destrezas personales.DOSSIER Revisitando la relación entre géneros y migraciones [151-166] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 159 Ahí. la posibilidad de mantener la reproducción familiar durante épocas de falta de trabajo en la construcción o durante temporadas bajas. de tal manera. la vida en los campamentos y la sobredeterminación de lo productivo generan grietas de oportunidad para negocios “novedosos”. La temporalidad asumida de la permanencia. donde duermen y viven los obreros en los tiempos no productivos –que. es este contexto masculinizado y de trabajadores temporales el que genera la grieta de las oportunidades laborales. enmarcadas en relaciones generizadas. Recuérdese que los varones bolivianos trabajan en la industria de la construcción. Justamente el rasgo propio de sus mercancías se sustenta en el hecho de ser “bolivia- nas”. y no como salarios “suplementarios”. serán estas prácticas enteramente estructuradas en clave nacional el esbozo de lo que llamaré luego el “espacio boliviano” de la ciudad. en su estudio sobre la experiencia de los obreros en la construcción de la ciudad de Brasilia. en un primer momento. Las boli- vianas producen (con ayuda. Las mujeres. ya conocía cómo se trabaja. 128). En cambio. Es decir que estas mujeres también activan cadenas. limpiando o coci- nando. Las empresas constructoras asu- men el costo de los “campamentos” (llamados “gamelas” por los/as entrevistados/ as). ellas. en gran parte. Puede verse así cómo la industria de la construcción. que migra a la Argentina en 1976 desde Cochabamba). como forma de vivienda. existe una sub- ordinación absoluta de lo no productivo a lo productivo. hace efectiva la subordinación de la vida cotidiana del trabajador a la esfera productiva (2006: 107. bueno. con el propósito final de proveer mano de obra barata y de confianza para los comercios ascendentes. Lins Ribeiro (2006). Paradójicamente. no reguladas y peri- féricas. que suelen ser femeninas. deseosas de moverse de sus pueblos nativos para colaborar en los comercios. El destino laboral de los varones está definido y naturalizado: ellos se insertan en la industria de la construcción. de otras mujeres migrantes) para bolivianos. ante el deseo de acumulación de dinero para ser reinvertido en las localidades de residencia.

De esta manera. Las personas de origen boliviano. puede consultarse Baeza (2006). se trata de una permanencia desvalorizada. y a veces ni siquiera son sus hijos”. Discriminaciones. como efecto de políticas as se quedan. y se justifica en la diferencia nacional. En palabras de algunos/as fueguinos/as: “Los chilenos vienen y se van. al igual que sus hijos/as y todos/as quienes se les parecen. “Hacen parir a sus mujeres en Bolivia y traen a sus hijos acá para cobrar la asignación familiar. la ley de promoción económica). la de ser migrantes y estar en un lugar incorrecto. casa. la bolivianidad en Ushuaia también debe asociarse inmediatamente con la dimensión productiva. El bolivianos/as. trabajo. los bolivianos quieren todo. vinculado a la indigenidad a partir de la significación de ciertos rasgos corporales. Sin embargo. eso nadie lo puede negar”.9 que es parte nodal de la memoria social poblamiento “tardío” en el contexto de la historia nacional. sobre Comodoro Rivadavia. los discursos discriminatorios que tienen a los bolivianos como objetos “privilegiados” llegan a tal punto que la antinomia transitoriedad/permanencia (y la 9. Llegan en tanto “trabajadores” y han quedado reificados en esa situación. Surge aquí una noción de abuso que solo se sustenta por la “primera falta”. “los bolivianos son buenos trabajadores. “hacen lo que los argentinos no quieren hacer”. En palabras de empleadores de trabajadores de la construcción bolivianos. con relación a Río Negro. Cuando los/as bolivianos/ patagónica. las críticas se concentran en que “se van”. De esta manera. Ushuaia es una ciudad con un valoración del segundo de los términos). ilegítima. En realidad. y quienes lo “parecen”. Sin embargo.2. 3. que no les corresponde. tal como se percibe que lo hacen las y los bolivianas/os. la legitimación de “la presencia” vía el trabajo forma parte de una ilusión . El lazo que une a Ushuaia con los y las bolivianos/as está mediado por su relación con el trabajo. Permanecer en la ciudad. “nunca invierten en la ciudad”. “Los bolivianos vienen y llaman después a todas sus familias”. son así sospechadas de permanecer en un lugar “indebido”. las representaciones sobre los y las bolivianos/as expresan relaciones discriminatorias. también sobre Buenos Aires–. donde lo nacional es imaginado desde la metáfora de la homogeneidad. se invierte al referirse a los bolivianos residentes. con una jus- tificación que se visibiliza como patriótica. Caggiano (2003). “no les importa lo que pasa aparece como un acto de intromisión “extraña” y se lo juzga desde la antinomia acá”. respecto de Jujuy y Buenos Aires. Estas semejanzas pueden comprenderse a partir del análisis de la experiencia nacional y el proceso de alterización de la bolivianidad. Los bolivianos (varones) suelen ser identificados en relación con su rol de “trabajadores”. Si bien los y las bolivianos/as son definidos/as como “extranjeros”. Ciarallo (2006). definida como “necesaria” para la economía fueguina: la industria de la construcción. “Las mujeres son más otras” En Ushuaia. la migración boliviana se convierte en “problema” cuan- poblamiento reciente genera el do los trabajadores (temporarios) se convierten en residentes (permanentes). En Ushuaia. aunque sean ciudadanos/as argentinos/as. incluso de la fueguina. piden todo. Lo productivo aparece como una de las principales virtudes morales expuestas públicamente. la nacionalidad boliviana/otra/extranjera se “presupone” en las interacciones con quienes comparten ciertos rasgos. que paradójica- estatales que motivan la inmigración mente hace añorar y desear la transitoriedad en las trayectorias migratorias de los/as y residencia (especialmente. En este sentido. clásica nacional/extranjero. anormal e inmoral. los/as bolivianos/as aparentemente marcados/as y automarcados/as como grupos étnicos y/o nacionales se enfrentan en la materialidad de su cotidianidad a su racialización basada en rasgos fenotípicos. temor y la sospecha de quienes se relacionan con la ciudad desde lazos explícitamente transitorios. la presencia boliviana solo es legítima en tanto se origina por efecto de relaciones laborales que producen la llegada. existe un espacio en el que son realmente “valo- rados”: el trabajo de la construcción. más allá de cualquier otra dimensión de su presencia. todo el tiempo.160 mora /18 ISSN 0328-8773 [151-166] Ana Inés Mallimaci de vista este tipo de inserciones y constitución de redes impediría explicar el éxito de algunos/as pioneros/as y el desarrollo de lazos e interacciones “entre” bolivianos por fuera de las relaciones laborales. traen a sus familiares”. Grimson (1999). al igual que lo que sucede en varias ciudades de nuestro país –según el caso.

quienes se convierten –con el transcurrir del tiempo. Frente a las evidencias de algún tipo de permanencia. 1999: 57). estos cuerpos racializados son considerados portadores de una falta originaria. de idas y venidas . además. la presencia de “la familia” es el principal signo del corrimiento moral de la migración boliviana. que convierte a la migración boliviana en un “problema”. que propicia su ubicación en un lugar “incorrecto”. pero no su permanencia como residen- tes. Mientras los varones bolivianos trabajan en la construcción legitiman su permanencia. La idea de abuso asociada a la figura femenina boliviana se refuerza con otros pro- cesos sociales. lo inofensivo en peligroso y lo positivo –en términos de desarrollo local– en un problema a ser resuelto por los diferentes actores vinculados a las políticas fueguinas. personas mayores y niños/as tiene negada la posibilidad de legitimación y. Pero. ya no 10. de un mismo proceso migratorio. Las muje- res bolivianas se encuentran en una posición de sospecha continua. amplio y largo. Frente a la representación del varón trabajador que migra “solo”. así. el tipo de tareas a las que se dedican la mayor parte de las mujeres migrantes (comercio informal y trabajo doméstico) son escasamente visibles. lidad de reproducción produce una nueva conversión: los trabajadores se convierten en competidores no legítimos de los recursos estatales. que se define por su condición de obreros y no como residentes permanentes de la ciudad. La temporalidad produce la transformación de los “trabajadores” en “usurpado- res”. Es común escuchar frases como “vienen a tener sus hijos acá” o “los tienen allá y los inscriben acá”. que se traduce en las figuras de “abuso” a las que he hecho referencia. que suelen arribar con la expectativa de un trabajo temporal. por el contrario. El sentido de la legis- lación es incentivar la per- solo vuelven y hacen permanente lo que “debería ser” temporal. En este sentido.DOSSIER Revisitando la relación entre géneros y migraciones [151-166] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 161 y naturalización de categorías sociales que refuerzan y reproducen la alterización de la bolivianidad y que se deslegitima ante la permanencia de los trabajadores supuestamente “temporarios”. me propuse mostrar otras maneras de introducir la perspectiva de género en los estudios migratorios. 4. Son algunos de los pioneros y de los/as no pioneros/as. representadas como el vínculo con “la familia” en tanto dominio opuesto a lo productivo. El análisis del primer eje permite desafiar la antinomia entre migración laboral temporal y migración familiar permanente mostrando cómo una y otra se enlazan causalmente y forman parte.10 las mujeres representan un nuevo “peligro”. como la condición para acceder a tierras o viviendas para los no nacionales es tener hijos/as fueguinos/as. El trabajo legitima la “presencia” de bolivianos. y en las exclusiones que produce: ante la masculinización del trabajo temporario. La precariedad de este tipo de legitimación se evidencia ante la permanencia. la presencia de las mujeres. Por un lado. sino que la posibi. la presencia de mujeres. transforma lo transitorio en permanente. ocultando la dimensión productiva de la permanencia de las mujeres. y por tanto conformando una migración “inofensiva” al ser tratado como si fuera “transitorio” (Sayad. el trabajo propuesto intenta saldar una de las principales deudas que Hondagneu-Sotelo (2011) señala en el balance del trabajo sobre estudios de género y migraciones: la escasa articulación entre las áreas de los estudios migratorios (en realidad. manencia en la ciudad. Palabras finales Habiendo señalado los límites del discurso de la feminización. de su incorrección. se refiere a una sordera casi total de los académicos que trabajan en otras áreas sobre los resultados de las investigaciones sobre género y migraciones).

Se desprende de lo dicho que la suposición de que las mujeres que migran después de sus maridos expresan desplazamientos secundarios. representadas como vinculadas a “la familia” en tanto domi- nio opuesto a lo productivo. las redes cumplen su función básica de disminuir las incertidumbres. incluso de los “temporales”. Mucho más que durante la primera migración hacia la Argentina. Como parte del mismo proceso. Se ha mostrado como no solo las mujeres se encuentran excluidas de los beneficios simbólicos de la valoración de lo productivo. Fecha de aceptación: 1 de noviembre de 2011. La perspectiva de género permite develar las diferentes formas en que se posicionan mujeres y varones migrantes y las desiguales posibilidades de agencia. Fecha de recepción: 8 de junio de 2011. la comida. Quienes migran hacia la ciudad. que incidan en las temáticas centrales de los estudios migratorios. los desplazamientos se encuentran más condicionados por estas mismas redes. Cómo citar este artículo Mallimaci. es la acción de los pioneros. De este modo. Por lo tanto. en definitiva. Se trata. conforma una migración “inofensiva” al ser tratado como si fuera “transitorio” (Sayad. 25-32). la presencia de las mujeres. . en las familias residentes de bolivianos/as de la ciudad.162 mora /18 ISSN 0328-8773 [151-166] Ana Inés Mallimaci múltiples–. mujeres y varones. se intentó develar las diferentes formas en que los varones y las mujeres bolivianos/as pueden (o no) legitimar su presencia en un contexto hostil hacia la bolivianidad. No existen pioneros “activos” y “seguidores pasivos”. Resultados de una investigación en Argentina en mora. y no tanto descripciones de los itinerarios migratorios. Nº 18. de retomar la promesa crítica del análisis feminista proponiendo miradas renovadas sobre temas nodales en nuestras disciplinas. En el segundo eje. la separación entre pioneros y “seguidores” es meramente formal. sino que la condición de posibilidad para que los primeros pioneros se constituyan como tales depende del establecimiento de esos/as otros/as. Universidad de Buenos Aires (pp. la que produce la posibilidad de migraciones familiares a partir de la construcción y activación de las redes migratorias. La imposición de ciertos sentidos puede y debe ser discutida desde el análisis empírico mientras se generan conocimientos renovados. 1999: 57). Asimismo. Ana Inés (2012). multiplicándose los lazos entre unos y otros y dependiendo unos de otros para su definición. Frente a la representación del varón trabajador que migra “solo” y que. transforma lo permanente en transitorio y en peligroso lo inofensivo. pero que no suponen pasividad del actor/a. quienes acuden al llamado de sus parejas y quienes dependen de un lazo familiar o de amistad conforman trayectorias mediadas. la apertura de redes laborales y sociales. Facultad de Filosofía y Letras. Buenos Aires: Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género. devela más bien definiciones generizadas de los/as investigadores/as. asientan su decisión en una posi- bilidad real de inserciones laborales o seguridad brindada por la red. como el alcance del alojamiento. Revisitando la relación entre géneros y migraciones. ni la exclusión de moti- vaciones vinculadas al mercado laboral. Este caso de estudio no pretende ser más que un ejemplo sobre otras maneras de pensar las relaciones entre las migraciones y los géneros por fuera de la gramática del discurso de la feminización. que quedan explicados por la existencia misma del llamado (supuesto no revalidado para todo el resto de las mediaciones migratorias). No solo los seguidores dependen de los pioneros para su existencia. ni mero “seguimiento”. por tanto. sino que su presencia indi- ca permanencia convirtiendo a la migración boliviana en un “problema”.

Gabriela (1995). Myriam Laura (2005. Sergio (2003). »» Caggiano.).html> [con- sulta: octubre de 2008]. en Devoto. Sandra Marcela & Serulnicoff. 24. Diferencia. María Inés (2008).org/index2534. 8. núm. año 5. Corina & Pacecca. genre. desigualdad y derechos. “Mujeres migrantes y trabajadoras en dis- tintos contextos regionales urbanos”. VII Congreso Nacional de Estudios del Trabajo. Disponible en: <http://remi. noviembre). Buenos Aires. ALASRU. 433-484. Fernando. agosto).ar/congresos/7/18006. »» Cacopardo. 34. 15-16. “La migration des boliviennes en Espagne. pp.pdf>. 269-294. »» Buccafusca. Inmigración limítrofe: los bolivianos en Buenos Aires. Disponible en: <http://www. vol. “Estrategias de reproducción de fami- lias bolivianas en el Alto Valle del Río Negro” (ponencia). »» Ciarallo. “Chilenos y bolivianos en Comodoro Rivadavia”. L´internalization d´une migration de travail”. pp. »» Baeza.ced. VII Congreso Latino- americano de Sociología Rural. 79-106. II Seminario de la Red de Estudios de Población ALFAPOP II. 353- 378. Buenos Aires. 70-80. Papeles de Población. »» Balan.revues. 135-157. “La economía doméstica y las diferencias entre los sexos en las migraciones internacionales: un estudio sobre el caso de los bolivianos en la Argentina”. Prometeo. CEAL. núm. Sudameri- cana. pp. »» Benencia. Maurizio (2008). Buenos Aires. 11. en Grimson. Condición laboral y feminización migratoria” (ponencia) [en línea]. Diasporas. “La inmigración limítrofe” (apéndice). núms. pdf>. Mirjana (2005). pp. Quito. Estudios Migratorios Latinoamericanos.org. »» Blanchard. Brígida (2006).aset. Revue Européenne des Migrations Internationales.es/publicacions/ PapersPDF/Text242. 84. Cuadernos del IDES. núm. núm. pp. “Séparées et réunies : familles migrantes et liens transnationaux”. Historia de la inmigración en la Argentina. . 7-27.DOSSIER Revisitando la relación entre géneros y migraciones [151-166] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 163 ## Bibliografía »» Ambrosini. núm. “Inmigración contemporánea en Argentina: dinámicas y políticas”. Elizabeth (comps. vol. Revue Européenne des Migrations Internationales. 1. Disponible en: <http://www. Histoire et Sociétés. 21. Ana María (2006. 3. Jorge (1990). pp. Centre d’Estudis Demogràfics. Buenos Aires. Migraciones regionales hacia la Argentina. »» Benencia. vol. “Femmes.uab. »» Courtis. 1. Alejandro & Jelin. »» _____ (2004. ASET. “Crisis y mujeres migrantes en la Argentina” (ponencia) [en línea]. “Ser- vicio doméstico en la Argentina. pp. María Cristina (2002). Sophie (2007). “Fronteras múltiples: reconfiguración de ejes iden- titarios en migraciones contemporáneas a la Argentina”. Roberto & Karasik. Christine & Morokvasic. Población y Desarrollo (serie publicada por CEPAL/CELADE). »» Catarino. pp. Roberto (2004). núm. migration et mobilités” [en línea]. febrero). 5-24.

género y desigualdad social: la migración de muje- res bolivianas hacia Argentina”. »» Magliano. “Género y trayectoria migratoria: mujeres migrantes y trabajo doméstico en el Área Metropolitana de Buenos Aires”. Buenos Aires. en Les Cahiers ALHIM. Papeles de Población. . Brasil e Chile no século XIX. Joan (eds. »» Oso Casas. Gustavo (2006). “Nuevas miradas. género y hogares transnacionales”. Transformaciones recientes en la región sudamerica- na”. 219-233. »» Frid de Fiberstein. FLACSO (sede Ecuador). pp. »» Jelin. Migraciones Internacionales (aceptado para su publicación. 5. Ana (2005). núm. La experiencia de los trabajadores en la construcción de Brasilia. Dis- cutiendo estereotipos y construyendo imágenes: el caso de las italianas. 571. París. pp. »» Hondagneu-Sotelo. América Latina migrante: Estado. »» Mallimaci Barral. 1870- 1900”. Laura (2008). Argentina. Alejandro (1999). “Migración.org/in- dex2102. Buenos Aires. »» Magliano. vol. Pierrette (2000). 561- 586. pp. familia. política y migra- ción en la agenda global. 107-120. en Cohen. pp. Migraciones Internacionales. Estudios Sociales. identidades. 349-367. »» _____ (2011). pp. 17. María José & Domenech. »» Grimson. “Feminism and Migration”. 4 (18 páginas). núm. Jacques (eds.revues. »» Green. Disponible en: <http://alhim. “Migración de mujeres bolivianas hacia Argen- tina: cambios y continuidades en las relaciones de género” [en línea]. pp. Antropofagia. pp. vol. vol. Los límites de la cultura. Elizabeth (1976). »» _____ (2011). “Migración a las ciudades y participación en la fuerza de trabajo de las mujeres latinoamericanas: el caso del servicio doméstico”. Aporte de la perspectiva de género a los estudios migratorios”. “Inmigrantes y trabajo en la Argentina. 14. “Estudios de género y migración: una revisión desde la perspecti- va del siglo XXI”.html> [consulta: 03/01/08]. Cedes. Bue- nos Aires. Quito. Carolina (comps. núm. Crítica de las teorías de la identidad. 548-571. pp. Presses Universitaires de France. 6. 11. Carina (1997). Siglo XXI. »» _____ (2011). núm. »» _____ (2009). 63. Gioconda & Ramírez. Eduardo (2008). Néstor & Mera. São Paulo. »» Lins Ribeiro. Una radiografía multidisciplinar. “Género. Relaciones interculturales: experiencias y representación social de los migrantes. Repenser les migrations. en García Roca. 115-138. El capital de la esperanza. Felafacs/Eudeba. »» Hondagneu-Sotelo. en Herrera. La inmigración en la sociedad es- pañol. Gender and Society. 49-69. Antropofagia. “Moviéndose por la Argentina. núm. Barcelona.164 mora /18 ISSN 0328-8773 [151-166] Ana Inés Mallimaci »» _____ (2010). The Annals of the American Academy. Ernestine (1997). en prensa).). “Migración. 155-185. 2. 16. 104-135. Los bolivianos en Buenos Aires. Revista Estudos Feministas. Edicions Bellaterra. Joaquín & Lacomba. vol. núm. vol. Hucitex. Nancy (2002). 1. Sobre la presencia de bolivianos en Ushuaia”. Buenos Aires. Relatos de la diferencia y la igualdad. pp. en As idéias e os números do gênero.). 41-62. “‘I’m Here.). María José (2007). Pierrette & Avila. pp. but I’m The- re’: The Meanings of Latina Transnational Motherhood”.

Íconos. Alfred (1995). Carlota. núm.DOSSIER Revisitando la relación entre géneros y migraciones [151-166] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 165 »» Pedone. “Las representaciones sociales en torno a la inmigra- ción ecuatoriana a España”. Amorrortu. Bolivianos. Observatorio Permanente de la Inmigración. Des illusions de l´émigré aux souffrances de l´immigré. 14. Ministerio de Trabajo e Inmigración. . Patricia (2005). 149-176. pp. Eda- mex. Madrid. París. New York. »» Vargas. »» Sayad. Leonardo (coords. La double absence. Sandra (2008). 56-66. Antropofagia. Nuevos retos del transnacionalismo en el estudio de las migraciones. Olivia (2000). Buenos Aires. paraguayos y argentinos en la obra. Claudia (2002). El impacto de las políticas migra- torias en las estrategias de reagrupación familiar”. pp. »» Pedone. México. Buenos Aires. Sara & Woo. Estado de la po- blación mundial 2006 (informe). pp. “Formación de conceptos y teorías en las ciencias socia- les”. »» Schutz. Parella. “Maternidades transnacionales entre América Latina y el Estado español.). Abdelmalek (1999). Seuil. Claudia & Gil Araujo. »» Poggio. en El problema de la realidad social. Sònia & Cavalcanti. »» UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas) (2006). 71-85. Migración femenina hacia EUA. en Solé.

166 mora /18 ISSN 0328-8773 [151-166] Ana Inés Mallimaci .

Autora de de la Universidad Nacio- nal Autónoma de México Miradas feministas sobre las mexicanas del siglo XX (2007). y de numerosos artículos. La entrevista fue realizada en junio de 2011. Cuerpo. Marta Lamas es antropó- loga feminista. integrante de la Colectiva de Antropólogas Feministas del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género. FFyL. Conversar con Marta Lamas es una suerte de ventana a la historia del feminismo latinoamericano y de la antropología de género. quizás. que una sola entrevista no alcanza. y del Instituto Tecnológi- co Autónomo de México.ENTREVISTA Un debate feminista [167-172] mora /18 ISSN 0328-8773 167 Un debate feminista Entrevista a Marta Lamas "" Por Deborah Daich Investigadora del CONICET. docente del Departamento de Ciencias Antropológicas. su trabajo refleja su compro- miso con la antropología feminista. . Feminismo: transmisiones y retransmisiones (2006). Política y reproducción. será por eso. en Buenos Aires. profesora durante la última visita de Marta Lamas al país. libros. UBA. UBA. fundadora y directora de la revista Debate Feminis- diferencia sexual y género (2002). entre otros Elegida (GIRE). FFyL. ta y del Grupo de Infor- mación en Reproducción Aborto: la frontera del derecho a decidir (2001).

hablar de la relación entre varones y mujeres no se esencialista ya lo ha hecho la teoría psicoanalítica! Tal preguntan por el impacto psíquico de la corporalidad. personas intersexuadas y hermafroditas. sino también a las psicoanálisis es la disciplina que mejor esclarece el ori. que impone con sus habitus la Por lo demás. sino que en to género. que constituye la identidad que que tener perspectiva de género”. Siguiendo a Foucault. Distintos movimientos sociales pueden pensar de forma más productiva los objetos han impulsado la necesidad de una comprensión más de estudio de la antropología. Evidentemente. Pero. vez por eso. lo corporal implica referirse no solo a los especial los de la escuela francesa. resiste el concepto de género? o transforma las posiciones de sujeto disponibles en –Uno principalísimo. a través de prescripciones simbó. Una gran discusión teórica sobre el género es la del impacto de lo corporal en el inconsciente. En ciertos espacios académicos donde “hay performativo. sobre todo en aportación ha sido plantear que el género resulta ser México. Butler donde revisa ciertas construcciones simbólicas cru- parte de la idea de que las personas no solo somos zadas por el fantasma de la diferencia sexual. sobre cómo la experiencia del cuerpo y su relación licas de gran potencia. ¡Pero este alegato anti. Esto es lo que ahora innovamos el género. y he estado trabajando en cómo las per- el género como el efecto de un conjunto de prácticas sonas transexuales han puesto en evidencia que no regulatorias complementarias que buscan ajustar las hay una correspondencia “natural” entre la sexuación identidades humanas a la “matriz” de la cultura occi. O sea. a todo lo que gira en torno a la sexua- simbólicos. es una mediación: la institución de simbólicos. más interesantes los antropólogos psicoanalíticos. Butler reivindica la flexibilidad de la enfocarse en las mujeres. Estos antropólogos sostienen de concebir a la especie humana está siendo paula- que el psicoanálisis tiene un saber a partir del cual se tinamente superada. y a las tran- gen psíquico subyacente en los contenidos culturales sexuales. La lógica de la cultura (el género) encasilla a los Bernard Juillerat. y destaco a una antropóloga feminista. Symbolism and Psychoanalysis Ahora bien. alude a una lógica cultural ha mostrado que el aprendizaje y la socialización jue- que tiene efectos en la subjetividad. hasta Charles-Henry serie de atributos. me resultan –Sí. esta duplicidad inconsciente interaccionan en la constitución del Yo. Ella lo hace en su libro The Subject como feminidad o como masculinidad. Jacques seres humanos en dos estereotipos asociados a una Galinier y Paul-Laurent Assoun. Este construidas socialmente mediante un proceso en el tipo de antropología muestra la utilidad del concep- cual recibimos significados culturales. en la psique. y la identidad. apenas empieza a teorizar adecuadamente códigos culturales. sin negar la importancia de Butler. Son varios los que siguen esa línea: desde ción. reglamenta las relaciones entre con la diferencia sexual (experiencia atrapada en las mujeres y varones e incide sobre las identidades representaciones imaginarias) impacta en dichos sis- psíquicas. Henrietta Moore. provoca confusiones. sobre lo que se asume individualmente temas simbólicos. por ejemplo–. La antropología nueva acepción teórica. el impacto de Butler ha sido fuertísimo (2007).168 mora /18 ISSN 0328-8773 [167-172] Por Deborah Daich –Pensando en el recorrido del concepto de género –en que argumenta sobre la importancia de usar la teoría el impacto que ha tenido Butler y la irrupción de los psicoanalítica del sujeto para comprender cómo un estudios queer. esto se reduce a se supone que es. lo corporal tiene un peso importantísimo. De la corriente inglesa compleja de la diferencia sexual y de la de género. En ese sentido. ¡y ni siquiera se explora qué orientación sexual y señala que la homosexualidad y pasa en la relación entre mujeres y varones! E inclu- otras variaciones queer muestran la resistencia ante el so quienes emplean la “perspectiva de género” para mandato cultural heterosexista. esta manera arcaica Pradelles de Latour. ¿qué lugar ocupa hoy Yo complejamente constituido se identifica. Su gran maneja “la perspectiva de género”. . si bien la antropología ha investi- recedor para comprender que la cultura. Moore afirma que. dental hegemónica. en su un determinado contexto cultural. pasando por Patrice Bidou. es decir. ella define me interesa. El concepto resulta muy escla. en además. además de gado las relaciones de las personas con los sistemas ser un resultado. que remite a la interrogante de cómo se cierta medida nos construimos a nosotras mismas e asume una identidad sexuada. la fantasía y el taxonómica) todavía está vigente. pues para ellos el machos y hembras de la especie. donde desde el título juega con el doble sen- al conceptualizar al género como “performatividad” tido de “subject” (al mismo tiempo sujeto y tema) y y así introducir un giro interpretativo muy rico. concepto de diferencia sexual y no a complementarlo. –Entonces lo corporal adquiere un peso bien impor- y de cómo éste se traduce en prácticas simbólicas y tante… construcción de cultura. pero el acepción tradicional en castellano (como categoría asunto se complica porque el deseo. los intelectuales han trabajado en ello. pero como su gan un papel fundamental en dicho proceso. a mí me Da la impresión de que “género” vino a sustituir el interesa más lo que puedo aprender del psicoanálisis. of Anthropology: Gender. El concepto “género”. estoy un poco aburrida de cómo se obligatoriedad cultural de la heterosexualidad.

que su cuerpo “no se ajusta” a su género y solicitan ción psíquica destaco el papel del deseo inconsciente. pero sociedad. que Bolívar Echeverría perspectiva que le da un lugar principal a lo psíquico. en general. te del cuerpo por encima del dato que les devuelve el binaciones. bueno. pues. Y. entre lo biológico y lo social. ¿Qué significa. Estamos acostumbrados a creer que una espejo. su transexualidad es un problema biológico provocada por muchos cambios sociales vinculados –“tener un cuerpo equivocado”– y no un problema psí. sexual? Cada vez hay más chicos que tienen el dilema: tamente incorporado el discurso terapéutico médico “¿Soy niño o niña?”. Las personas transexuales son hombres o ese momento se filtra la distinción entre sexo y géne- mujeres biológicamente normales que sienten ser de ro. sí. y en los 70 no permite el menor cuestionamiento sobre el abordaje se generaliza su uso en las ciencias sociales. Es obvio que toda la problemática transexual transexualidad justamente para explorar hasta sus está atravesada por el tema de la identidad. chicos de 10 u 11 años argumentan hecho sentir lo que sienten. lo que me propuse ver era qué de asumir una identidad sexuada distinta de la que pensaban algunas personas transexuales sobre su corresponde biológicamente. sin presionarlos para que se ope- borrada. Yo decido hacer mi tesis de doctorado sobre ren. pertenece al orden de lo psíquico. Hay un proceso político de utilización cuerpo está constituido por tres elementos: es carne. Todas las últimas consecuencias la reflexión sobre el género y personas tomamos a nuestro cuerpo como una forma la sexuación. género si no se alude a diferencia sexual y si. ¿Qué significa esto? Que la qué es lo que provoca la transexualidad. El po Iván Illich. Claro que. que planteó hace tiem- psicoanálisis. si planteás de qué sirve hablar de nación sexual. al cuerpo hay que pensarlo como lo piensa el medicalización de la sociedad. entender hasta dónde incide la cultura en el deseo En mi investigación. pero también existe es mente y es inconsciente. género en política. Yo no interpreto que se sienten hombres. pero me parece importante la corporalidad en terapéutico de la transexualidad: la cirugía de reasig- tu planteo porque. Lo impresionante es cómo su identidad no está hembra humana se convierte “naturalmente” en lo arraigada en el cuerpo visible. de investigación condicionadas política y económica- nos. impone su visión medicalizada en el abordaje –Claro. Así. humanos atípicos. Y al hablar de estructura. a las que entrevisté reivindican su imagen inconscien- tos. revisé discurso cultural sobre el género. hoy. Este discurso llega a niveles sociales insos- que no piensan que su estructuración psíquica les ha pechados. que les permitan hacer el tratamiento hormonal antes El hecho de que existan hembras que deseen ser hom. las discusio. ¿Qué está pasando culturalmente de la tradición norteamericana. que médico la distinción entre sexo y género. tanto de la conceptualización de lo lo que Bourdieu y Wacquant denuncian como agendas humano como de la definición de los derechos huma. ¿es patológica? El tema es apasionante y toca y género (y borra el inconsciente). también estoy involucrada en la aludir a lo inconsciente y el cuerpo. Creo que implica desmarcarse del tancia el impacto de la tecnología y su capacidad de tema “mujeres” y pensar a los seres humanos en su operar e intervenir en los cuerpos. indudablemente el tema del cuerpo tiene mente. Tenemos. Pero hoy aparecen hembras es la imagen inconsciente del cuerpo. que resulta muy difícil pensar otro tipo de com. Y. sino que su referencia que se denomina mujer. por el Esa es la reflexión sobre género en la que ahora me contrario. cuando se trabaja discusión política sobre qué sería una perspectiva de con transexualidad imagino que también cobra impor.ENTREVISTA Un debate feminista [167-172] mora /18 ISSN 0328-8773 169 –Pero al cuerpo no lo pensás como pura materialidad… –Sí. Para las personas que para que esto ocurra? Creo que tal indeterminación es entrevisté. el aumento de la demanda tran- Fue muy impresionante comprobar que tienen absolu. complementarios y opues. sino que trato de pues el inconsciente hace de las suyas. pero las personas transexuales en dos modelitos binarios. Y. pero destaco la influencia del quico. que avala la distinción entre sexo la norma. ya una reflexión trans que resiste esa medicalización y nes sobre lo humano se limitan a dos elementos: la que plantea que hay otras maneras de ver a los seres carne y la mente. pero desde una y científica de Estados Unidos. qué les dicen los terapeutas que los atienden y encontré A partir de los años 50 se instala en el campo psico- un discurso defensivo con respecto a lo psíquico. y eso justamente se vincula con el tema de la –No. Estamos tan troquelados culturalmente principal de identidad. en otras capas de la otro sexo (y reclaman esa “identidad de género”). porque eso construcción de género no sigue una ruta cultural fija. como cada ser humano tiene . que la hegemonía económica un lugar central en mi investigación. ¿significa nece. está articulado por aspectos centrales. hablar de diferencia sexual implica también interesa. caracteriza como la “americanización de la moderni- dad”. ocurre fundamentalmente en Estados Unidos. no. diversidad. de una medicina mercantilizada. de que les lleguen los cambios de la pubertad. Desde terapéutico. como condición: ¿por qué suponían que eran transexuales? fenómeno cultural. donde sariamente una patología? Una vivencia que se sale de el discurso médico. al desarrollo capitalista. como una totalidad bio-psico-social. Esto bres y machos que deseen ser mujeres. Al indagar cómo llegan a esa conclusión. la parte inconsciente queda ausente.

Me metí de cabeza al movimien- los primeros veinte años viví un ejercicio político de to. Después de cuarenta años En ese entonces yo era más activista que académica. Sí me parece que tenemos que mayor incidencia política en la despenalización del centrarnos en las mujeres o partir de allí como una aborto. desgastando el convencimiento de que la lucha era Cuando decido dejar de asistir a las reuniones colectivas. til del 68 y dejé la ENAH. y también una vorágine de activismo. no reconocíamos líderes y rotábamos muchas Los primeros diez años fueron absolutamente geniales. cuando se habla de la problemática Entré a la Escuela Nacional de Antropología e Historia de la mujer se lo hace de una manera complaciente. hablaba: la de las mujeres. y que están impulsando demandas que van un instrumento de intervención política para actuar a trastocar la lógica cultural del género. las indígenas. Al reconocer mi necesidad de estructura por ejemplo. y ya no me intere- –Entré al movimiento feminista en 1971. en el 71 regresé a la –¿Cómo es esa trayectoria? escuela. lo que preguntabas sobre el impacto de y orden. a finales de cuestión política. –¿Debate nace como puente entre academia y mili- ratismo. (ENAH) en 1966.. Una que no habían venido a la primera reunión llegaron perspectiva de género tendría que analizar a los seres a la segunda y cambiaron los acuerdos de la primera humanos sexuados y con determinada identidad. victimista. Goffman. y durante só continuar la carrera. Pero cuando nos centramos en las muje.170 mora /18 ISSN 0328-8773 [167-172] Por Deborah Daich que adoptar cierta presentación social. una lucha exclusivamente de las mujeres. encuentro que hay otras problemáticas de las que no se Estudié antropología de una manera muy intermitente. de respuesta política era brutal. Así nació el una trayectoria de cuarenta años en el feminismo. 1990. Lo que me decidió a esto fue que. Nos volvimos a ver una guesas. Yo tenía logro echar a anda dos proyectos feministas: la revista amigos gays muy interesados en un cambio de reglas Debate Feminista. seguir así”. tarde y noche. donde de aborto legal y la Iglesia católica armó tal escán- hay una estructura de género jerárquica. en el 69 me embaracé de mi compañero. No entendía el sepa. porque todavía somos las que lle. las pequeñobur. Ese es mi activismo político como feminista. además. fue un momento de ruptura horizontalidad: las decisiones se tomaban colectiva. do hacer una intervención pública con impacto. gratuita y de que acabara de llegar– no era eficaz. mente. discutimos las viejas. y a mí me segura. con muchas cosas. Así. que ya cumplió veinte años. habla.. mañana. Las feministas –Mira. Las la misma manera. como diría narcisista de muchas de mis compañeras feministas. sobre todo. lo que pasa con las personas atípicas. y me irritaba el discurso entre victimista y tancia? . etc. en la ciudad de México nos reunimos. existen las jóvenes. participé en el movimiento estudian- llena de lugares comunes y. Durante esos primeros veinte años. cia. De semana después. todas esas diferencias cuentan. y no llegamos a nada. Y. el tema de fondo sigue siendo el de la relación que llegó un momento en que toda la situación me entre las mujeres y los hombres. decidí desarrollar gresoras. y no habíamos podi- cruzados por todos esos marcadores: clase social. Pero en esos veinte primeros años se me fue pero después empecé a necesitar más eficacia política. mucho más rápido: una organización ciudadana que Yo he querido desmarcarme del “mujerismo”. pero me atrapó el feminismo. “las mujeres” no existen. independientemente condiciones para abortar de manera legal. En este momento a mí manera de funcionar –con reuniones interminables lo que me interesa de las mujeres es que tengan las donde todo el mundo votaba. y decidí dejar de asistir a las reu- niones del movimiento feminista e iniciar otras for- –Una perspectiva política que no se centre en las mas de intervención política feminista. que ya tiene veintidós años de existen- de las relaciones de género. que instaló una nueva manera de luchar por que había una problemática específica de la que no se la despenalización del aborto. fundé la revista Debate Feminista y un año después res es para pensar las relaciones de género. y me Grupo de Información en Reproducción Elegida inicié en el activismo feminista tomando conciencia de (GIRE). “los hombres” no existen. y al considerar que la brecha en los tiempos lo queer. el gobernador de Chiapas amplió las causales vamos las de perder en una sociedad sexista. desesperó de tal manera que me dije: “No puedo pero intelectualmente me intrigan otras cuestiones. las obreras. y GIRE. pero reunión. y lo que ocurre es que las presentaciones que creían que “las mujeres” eran la vanguardia de la disponibles culturalmente se dan solamente en dos revolución. hizo entrar en crisis. bres heterosexuales luchando por cuestiones por las que luchábamos las feministas. duda- modelos –mujer u hombre–. en 1990 mujeres. aunque me interesa una ba de lo que estaba viendo a mi alrededor y tenía esta política que no se centre exclusivamente en las muje. no a las decidí construir una organización civil para conseguir mujeres en sí mismas. Pasaron un mes. y tuve a Diego en el 70. Tengo funcionara con una estrategia distinta. veía a muchísimos hom. trans. las ricas. dalo que se “congeló” esa iniciativa. idea de que a lo mejor era yo la que estaba mal. y se volvió a discutir qué hacer. horas. tareas. pertenencia étnica. La edad. dos. Hasta res.

aunque que trabaja con tres amigas. No te cuento todo lo que pasó. de la mano. Al principio. porque pude comprobar un nivel de disfrute. investigadores de la Dirección bién había clientes hombres que eran pretendientes o de Epidemiología. después de varios años uso ese un representante del Episcopado.ENTREVISTA Un debate feminista [167-172] mora /18 ISSN 0328-8773 171 –Sí. hasta dónde dos semanas me llama. no se da cuenta de que el sida una misma perspectiva política ni teníamos experien- sí existe. Había de tigación con las trabajadoras callejeras. y a Claudia se le ocurre conseguir permiso y fuera de las instituciones académicas. Pero en mi vida concreta. durante años el activismo le ganó para controlar a las mujeres y a los lugares de comer- terreno a mi desarrollo académico. llo de Debate Feminista y GIRE colaboran. Si una chica renta un departamento en el no la carrera de Etnología hasta el 2000. Y Claudia se convierte en una promotora del cia en un proyecto editorial colectivo. en la que había prostitución callejera. un puente Nacional de Lucha contra el Sida. El Gobier. también había horrores. cio sexual. Yo me con la investigación se me derrumbó el discurso victi- hacía pasar por abogada y argumentaba. También capital cultural se logra impactar a la autoridad. que era una arbitrariedad que las hubieran compañerismo. Lo que me impulsa a es condenada por lenona. Me presento como feminista y le digo trabajadoras. si gozaban. si sufrían. Ahí moral (un producto del género) como esa marca que se inicia mi relación de apoyo político a esas trabaja. avisa que tienen que usar condón y ellas piensan que –En efecto. Interpreté la doble llevaban a unas chicas a la delegación de Policía. ya la revista no hace unas reuniones para informar de la epidemia. dentro de la calle. pero sí lo está el lenocinio. Pero esa investigación me devuelve las ganas de seguir investigando y regresa mi interés por la antropología. vación participativa. ya no era lo que había sido. inicia su labor. la policía puede llegar y. a las chicas del trabajo de la prostitución. éramos varias en la dirección de Fem. En CONASIDA. aunque tema complejo el modo en que se usa la legislación leía como demente. si no les importa- que. cuando les importaba o no el estigma. rubia platinada. ya era una como el contrato del departamento está a su nombre. un gay y una señora material para la tesis y finalmente me recibo. que están en contra vo era saber si las chicas estaban usando condón. Cuando comienza la epide. que contribuya preocupación de Epidemiología eran las trabajadoras a movilizar la investigación y la teoría feministas. y ayude a supe. y con y vi cómo tenían incorporada esa valoración. de transgresión. me invitan a hablar en la primera reunión sobre me llevó a conocer otros aspectos del mundo de la sida a la mesa de la “sociedad civil”. las quieren controlar. no teníamos morir a una amiga suya. de las autoridades para poner un punto (en México rar la esterilidad de los estudios aislados del debate se llaman puntos a los lugares donde se paran las político. –Y en el momento en que sale Debate. La entre el trabajo académico y el político. Hasta que Claudia –esa rubia platinada– ve do a la revista por caminos muy distintos. no sé si pasó esto también en que “nutrirlas” con pensamiento. Trabajar así fue . Esos resultados antivictimistas me confrontaron hiciera la parte de la observación participante. Y. ¡a las 2 de la mañana!. que habían decidido hacer una inves. pues de la regulación del trabajo sexual y que desean sacar como los clientes les ofrecían más dinero sin condón. ¡y funcionaba! Después de casi un año de se aprovechaban de los clientes hombres. muy gozoso. Argentina. Habíamos llega- tencia. y demuestran muchísima resis. con la ley en mista. y no la puedo desvin. provecho de la prostitución de otra persona. no. pero el sobre trabajo sexual. si podían hacer una escisión psíquica con respecto dude en buscarme. distingue a las mujeres putas de las mujeres decentes. pero tam- este acompañamiento. aunque las tres sean sus entrar a la dinámica académica es una investigación compañeras. No mitifico. las trabajadoras sexuales piensan que es una mentira del Gobierno para controlarlas. muy elegante. Y como la relación con Claudia En 1988. –¿Eran trabajadoras sexuales organizadas? También mi salida del activismo colectivo y el desarro- –En ese momento. existía la duda de si los usaban. me pidieron que todo. como lo dice el editorial del primer número. nace uso del condón y se vuelve una interlocutora entre el de la necesidad compartida entre varias feministas de Gobierno y las trabajadoras. así como trabajar en nal no está penalizada (puedes hacer con tu cuerpo lo la fundamentación de un programa político feminista. que resulta ser una tra. redimirlas. que es sacar Yo siempre he valorado la teoría. caso es que se instaló el punto y allí hice la obser- como consecuencia de mi activismo. si en algún momento necesita apoyo político. pues había mia de sida en México. especie de fósil en la ENAH. que quieras). Y es un cular de la práctica. amigos. a la que llego sin proponérmelo. Le doy mis teléfonos y como a las a lo que estaban haciendo como trabajo. El objeti. Criticábamos el antiintelectualismo de muchas trabajadoras en la calle) donde pudiéramos hacer la activistas y nos propusimos analizar qué asuntos eran investigación. En esa investigación yo quería ver qué les pasaba a las bajadora sexual. En México la prostitución a nivel perso- necesarios para el cambio político. con la mayoría de las feministas. lentamente iba cursando las asignaturas. Por eso no termi. Fem no era lo que había sido. no ba. doras. A veces detenido. En México pesa muchísimo la clase social. el Consejo disponer de un medio de reflexión y debate.

También queríamos tener tica. la política. ¿crees que los estudios de diferencia sexual no se traduzca en desigualdad social. y luego de varios años de tensiones busca. textos sumamente interesantes. aunque los dió darle un giro hacia una revista mensual de difusión a investigadores no se consideren feministas. campos punteros del saber a un grupo de feministas y con la clase política. género son el brazo académico del feminismo? . –Supongo que sí. la te eran cuadros feministas que estaban trabajando arquitectura. y no consiguió la necesaria. simbolización de la diferencia sexual (construcción tintos: una. La población objetivo de Deba. y decidimos hacer traducciones de tiene que fortalecer con aportes de varias disciplinas. de Francia. de la masculinidad y la feminidad) que investigar el a uno más reducido. no sé si formu- con mujeres obreras. Solo con una confluencia de personas críticas y radicales comprometidas en cons- –Después de 20 años de Debate como puente entre truir una sociedad menos desigual y más equitativa es academia y militancia. y debatir públicamente. el estudio para mantenerse. impacto de dicha simbolización en la economía. Por eso. co. dirigida a un público amplio. Pero el estudio del género debería ser una directoras distintas. Muchos de estos cuadros no leían del feminismo.172 mora /18 ISSN 0328-8773 [167-172] Por Deborah Daich complicado. Claro que sería muy valioso tener en todos los interlocución y debate con personas en la academia. No tuvo mucho éxito. pues requería de publicidad estudio de las mujeres y. pero señalamos que eran proyectos dis. con laría el estudio del género como “brazo académico” mujeres indígenas. Más bien creo que el feminismo se en otros idiomas. de Italia. la nuestra. que venían de Estados al mismo tiempo que debe articular la teoría y la prác- Unidos. los estudios de género se han reducido a ser el cos. de la masculinidad. En Méxi- nivel popular. realidad en varias disciplinas sociales. académico que instalen nuevas ideas y teorizaciones. Y se nos tachó de también sería muy estratégico contar dentro del movi- elitistas porque publicamos textos que requieren que miento con algunas personas del mundo intelectual y se tenga un nivel universitario para ser comprendidos. reconocimos a nuestra las relaciones entre varones y mujeres a partir de la antecesora. y seguramente lo son para algunas mos “heredarle” la revista a otras feministas. en algunos casos. de 40 años de trayectoria en que avanzará el objetivo central del feminismo: que la el movimiento feminista. Hubo dos feministas. pero impulsar un “debate feminista”. y la última que se hizo cargo deci. etc. Deseábamos verdaderamente que insistan en integrar la perspectiva de género. Pero no es lo mismo investigar Cuando salió Debate Feminista. Y molestó el hecho de que escribieran hombres. que se vendiera en los puestos de periódi. con mujeres campesinas.

el 23 de marzo de 1917. En 1911 arriba Jean Jaurès. La nota de Álvarez se publica versitario. se lo considera un hombre la Nación. de tuberculosis. Dedicó su corta vida entonces. preocupados por lograr políticas que ayudaran La editorial publica además algunos títulos escritos por mujeres.LA CAJA FEMINISTA Tempranos reclamos de una ley que tardó en llegar [173-188] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 173 Tempranos reclamos de una ley que tardó en llegar A propósito del texto de Carolina Muzilli “El divorcio” "" Presentación de Ana Lía Rey UBA/IIEGE-APIM En 1918. fueron difundidos entre los socialistas de comien- zos del siglo XX. Sin embargo. en Bélgica. sus ensayos. La comitiva de recepción a Jean Jaurès está integrada por comprometido por los derechos de las mujeres y los niños y un lector atento de la hombres del Partido Socialista y obra de Juan B. folleto: la visita de Jean Jaurès a Buenos Aires.3 esta imagen nos dice mucho sobre el lugar que 3. como el de Muzilli al bienestar socioeconómico de –que se presenta a continuación– y La mujer y el socialismo. La empresa editora está asociada al Partido Socialista. de autores extranjeros de abierta adhesión a esas ideas tan dinámicas y nuevas para Córdoba. que camina junto al diputado francés en el Puerto de Buenos Aires. Justo había publicado Teoría y práctica de la Historia en 1909. ra de la calidad intelectual de Muzilli. en 1917. que hayan aprendido a usar su mente para volar fuera de la rutina y de la tradición colonial…”. Muzilli. en 1913. las mujeres. . víctima de tuberculosis. Juan B. recibieron premios y elogios en ra se refiere a la solicitud que Agustín Álvarez2 le hace a Carolina en marzo de 1912. Fue autodidacta y una entusiasta militante socialista. en ella 1. Destaco esta particular situación Muzilli ocupa en el seno del partido y la elocuencia que tiene en la tribuna. de Juana María Begino. obtiene un premio por su trabajo sobre cumple una función legitimado- la mujer obrera en la Exposición Internacional de Gante. asesinado en vísperas de la Primera Guerra Mundial. a defender a la mujer obrera y a su prole. y Carolina Muzilli. la carta además prestigia el folleto por el reconocimien- La otra deriva se refiere al ámbito en que Carolina da la conferencia que origina este to que esta figura tenía en el campo intelectual argentino. Carolina Muzilli nació en Buenos Aires el 17 de noviembre se publican libros de reconocidos militantes del partido en la Argentina. ya que Mujeres. 4. Justo. realiza varios trabajos escritos. Jean Jaurès se interioriza Otra cuestión central se refiere al tema del divorcio y a los debates que originó hasta de la obra de Justo en Buenos su aprobación definitiva durante el gobierno de Raúl Alfonsín. Jean Jaurès.4 por Carolina Muzilli. y es vista como un referente intelectual en el folleto El divorcio. y también La edición del folleto tiene algunas derivas que trataremos de reconstruir. Ella es la única mujer pre- sente en la comitiva de bienvenida. La prime. y es reci- bido en el Puerto de Buenos Aires por Carolina Muzilli. y sin duda tanto en el Partido como fuera de él. En 1918. en Buenos Aires. de una enfermedad. sin haber alcanzado ningún estudio uni- 2. el exterior. la Editorial Marinoni publica el folleto de Carolina Muzilli1 El divorcio. Aires y la difunde en Europa. además de 1889 y murió en Bialet Massé. cuando este folleto/libro sale a la luz. la editorial considera que es un aporte que merece difundirse. Sin duda a partir de una foto rescatada por el Archivo Imagen y Palabras de la visita del diputado socialista y periodista tiene una notable importancia. en 1914. en ella se muestra interesado en su folleto y en todos los libros escritos por mujeres cuando afirma: “Para mí es siempre un gran placer la lectura de trabajos literarios de las mujeres argentinas. parte de estos actores habían muerto casi inesperadamente: Agustín Álvarez. en el Archivo General de habilita el accionar parlamentario del Partido Socialista.

nucleadas en La Plata en torno a la revista Nosotras. La alocución concluye con un pedido a las Cámaras para que sancionen la Ley de Divorcio y la felicitación a la República Oriental del Uruguay por ser la primera nación sudamericana que dictara una ley con las características solicitadas en el Congreso Femenino Internacional. una es la profundización en la consideración del divorcio como una ley que ampliará los derechos ciudadanos para ambos sexos y beneficiará sensiblemente a las mujeres en su lucha por la igualdad civil: . es interesante cruzar ambas disertaciones que no difieren en sus principios básicos. que contó con la participación de varias organizaciones feministas. en Buenos Aires. celebrado durante el mes de mayo de 1910.). haciendo de la familia un vínculo de amor indisoluble hacia los hijos. y las mujeres librepensadoras. en presencia de Jean Jaurès. Mirta Zaida (ed. Carolina Muzilli interviene en la sesión “Derecho”. Carolina Muzilli vuelve a referirse al divorcio. en comparación con la propuesta de 1910. manifestaciones. allí se presentan trabajos sobre los derechos de la mujer en la vida civil. al elevar la condición de la mujer en general y al hacerse eco de la educación racional de los hijos. Muzilli trata de deconstruir el sentido común. Su argumento apunta a la unión libre que sobrepase las diferencias de clase y de religión. predio cedido por pedido de las asociaciones organizadoras al Consejo Nacional de Educación. de La Plata. sobre la destrucción de la familia. ya que el espíritu patriarcal está tan arraigado que ni siquiera los hombres modernos son capaces de vencer ese obstáculo cultural. Buenos Aires. pero también disertan aquellas llegadas de Perú. en Lobato. pero no hacia el hombre y la mujer que la conforman. en el ámbito del Congreso Internacional Feminista organizado por las Mujeres Universi- tarias. Podemos decir que hay dos cuestiones diferentes. el abandono de la prole y el vínculo indisoluble del matrimonio. El divorcio traerá mejoramiento social. El congreso sesionó con autorización estatal y funcionó en la Escuela Presidente Roca. Como afirma Dora Barrancos. protagonistas y espacios de actuación”. “Mujeres que logra ser tratado en el Congreso5 y ese mismo año el Centro Socialista Femenino movilizadas. el divorcio vuelve a escena en 1910. Uruguay y Chile. En relación con el divorcio. agitan la necesidad de legislar con relación al divorcio. fiestas y rituales en el siglo XX. como la Liga Feminista Internacional. y Unión y Labor. a través de la revista La Nueva Mujer. Buenos Aires. y esa búsqueda –según Muzilli– contribuirá a la armonía entre los sexos y las clases. embebido de principios religiosos. La respuesta de las congresales fue unánime y se pueden resumir en las palabras de la librepensadora española Belén de Sárraga: “El divorcio es una ley de saneamiento moral dentro del matrimonio”. Luego de un interregno difícil de llenar. Dora Barrancos (2011). el sufragio universal con la inclusión de las mujeres. Las participantes son mayoritariamente mujeres representantes de asociaciones locales. cuya secretaria es Julieta Lanteri. Biblos. Muzilli afirma que es importante que las mujeres luchen por alcanzar estos cambios. en 1888 el proyecto de Juan Balestra no pros- pera en la Cámara de Diputados.174 mora /18 ISSN 0328-8773 [173-188] Presentación de Ana Lía Rey El debate sobre la necesidad de instrumentar el divorcio comienza muy temprana- mente. la investigación sobre la paternidad y sobre el divorcio. en 1902 otro diputado liberal presenta un proyecto 5. que crecerán en hogares donde no se vivirán las mentiras sostenidas por las formas sociales que pretenden desconocer la necesidad de instrumentar el divorcio por los diferentes motivos que hacen que los matrimonios no funcionen. Hacia 1912. El trabajo de Carolina Muzilli objeta la minoridad jurídica de las mujeres y la situa- ción que genera esa incapacidad legal para educar al ciudadano.

a un demente o a un idiota!. Su sanción mejorará la vida cotidiana de todas las clases sociales. que permitió instalar de manera definitiva el derecho de las ciudadanas y los ciudadanos al divorcio. la ley fue derogada hasta el gobierno de Raúl Alfonsín. ley de precisión y no de represión. . derechos que desde la fundación de la sociedad romana le fueron negados. durante el peronismo. Las referencias a escritores franceses y la mención de la familia occidental en la cultura latina. los intereses religiosos no permitieron su concreción.LA CAJA FEMINISTA Tempranos reclamos de una ley que tardó en llegar [173-188] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 175 El divorcio aun desde este punto de vista es una ley humana. En 1954. y en especial de las mujeres trabajadoras. a pesar de que las mujeres socialistas realizaron pedidos por la no injerencia de la Iglesia en el Estado. su principal y evidente objetivo era mostrar la cercanía intelectual que aquí se tenía con esa matriz cultural. al niño una vida sin ofensas familiares. La segunda cuestión son las notables incorporaciones que realiza Carolina con rela- ción a la cultura francesa. ley que determinará deberes y derechos inherentes a ambas partes sin preponderancias y sin exclusivismos de ninguna especie.. Si hoy no se discute “si la mujer tiene alma”. aunque hubo presentaciones legis- lativas posteriores.. El divorcio en la Argentina fue una larga lucha y. le asegurará.394 y el divorcio fue una posibilidad para muchas parejas. muestran la ductilidad de Muzilli para transmitir que sus ideas están insertas en el sistema cultural del honorable invitado. ¡se la equipara en los códigos a un objeto. La presión de la Iglesia fue muy fuerte para el Gobierno que se establece para entonces y. aunque el golpe de 1955 terminó con él. a un niño. como punto de partida para su análisis. que podrán criar a sus hijos sin las malas influencias de una familia en crisis. se sanciona la Ley 14. y coloca al Partido Socialista en la misma senda que al partido Socialista Francés. Con la ley del divorcio daremos el primer paso hacia la conquista de los derechos civiles de la mujer. por otra parte. El folleto se cierra con la transcripción de las leyes relativas al divorcio sancionadas por el Poder Legislativo de la República Oriental del Uruguay en 1907. Para ello es indispensable laicizar la sociedad.

tenaz. el trébol. se adormeció en el suelo de la inmensa llanura. Editorial Marinoni. buscaba la soledad creyendo que en la eterna armonía de la Naturaleza habría de encontrar la fuerza necesaria para retemplar su espíritu. así como en la pampa se desarrollan esas destiles florecillas. Pero el peregrino empezaba a desesperar. traidoramente cubierta de espinas. sencillas pero hermosas en su misma sencillez. la proveniencia: ¡unas pequeñas matas denunciáronle que aun entre zarzas y cardos residen obras hermosas de la Naturaleza! En la inmensa pampa predomina el cardo de traidoras espinas. ¡Pero.176 mora /18 ISSN 0328-8773 [173-188] Presentación de Ana Lía Rey ## El divorcio Carolina Muzilli Buenos Aires. Reanudose en su cerebro aquella lucha persistente. más terribles que las tragedias de sangre –porque estas anulan el conjunto armónico de una vida y aquellas esterilizan el espíritu–. 1918. surgen las iniciativas y se llevan a la práctica. así fecundadas por la lógica despren- dida de la investigación de los hechos. y emprendió de nuevo su camino. Buscaba un detalle. iniciativas que redundan en beneficio colectivo y elevan a los pueblos. Tomó algunas y aspiró el aroma con fruición. caminó durante su estado de alma tan deprimido. ¡pero también la malva. abatido. ¡Encontró el pequeño detalle que habría de sacar a su alma de ese ensimismamiento 6. y ensimismado en sus dolorosas ideas. decía. como los hombres. Cansado. Los hombres eran malos. desesperado. Al amanecer despertose más tranquilo. como aquí. sin reparar en las zarzas del camino. después de largo trecho en que no lograba apaciguar la fiebre de su cerebro. Cuenta una hermosa leyenda popular que un pobre decepcionado cruzaba la pampa en busca de soledad. la margarita germinan y se multiplican al calor de los tibios y bené- ficos rayos del sol! Así. una hierba. estaban ausentes en el Reanudó el camino y a poco andar advirtió un delicado perfume. quedó aprisionado en algunas de ellas. que le mostrara que la Naturaleza. el gemido del viento quizás. nada! Tan ofuscado estaba que solo veía la interminable llanura salpicada de cardos. deses- perando. no se había vuelto mala. detúvose e investigó original [nota de edición]. al calor de los grandes ideales germinan las buenas prácticas. pero no menos escéptico. asomaban algunas florecitas de delicados pétalos. Se han repuesto los signos doloroso en que estaba sumido!6 de apertura de exclamación en todos los casos en que. tímidas. desencadenándose en su alma una de esas tragedias terribles. Quiso desprenderse y al hacerlo notó que. . de los hombres y de las cosas. que le hacía dudar.

sobre tan importante tema social. con los sucesivos triunfos parciales. Justo. poniendo término a estas la Lex ex Maritandis Ordinibus. tengo como guía el inmenso dolor de la muche- dumbre “sincera aun en el error. de estudio y a las nuevas fuerzas históricas que empiezan a manejar. nacida en el seno de la Roma estatal y guerrera. Vengo a esta tribuna con todo el entusiasmo que me proporciona el ideal que sustento. vuelvo a moración del Centenario. se la restableció . por la misma ley histórica del proceso. La familia. se organiza política y económicamente. no obstante esto. esta iniciativa doblemente simpática: como mujer y como socialista. ennoblezcan la vida. mi opinión al respecto. sancionada en el año 18 antes de la era corriente. corri- giendo regímenes y costumbres. trató de operar una reac- ción y la consiguió. a raíz de conflictos surgidos con los patricios entraba muy a menudo en negociaciones. Me es. tal como se halla organizada. dentro de la inmensa pampa árida (si cabe la expresión) de nuestro pueblo. un tratado. Ya en el Congreso Femenino Internacional 7 expuse. cuyo único mérito consiste en la sinceridad de mis palabras. sino que sencillamente voy a exponer mis opiniones a través de mi ideal socialista. constituido por la parte más numerosa.LA CAJA FEMINISTA Tempranos reclamos de una ley que tardó en llegar [173-188] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 177 Predominan algunas instituciones que. habíanse planteado una serie de conflictos que llamaremos de derechos e intereses y habíase debilitado. como autora de la tesis “Divor. Celebrado en Buenos Aires el 18. a la aristocracia. Al tratar del divorcio. en conme- cio”. Según el ilustre historiador Guillermo Ferrero. según está constituida. por eso traigo mi voz de aliento y de esperanza. Me es muy simpática. dificultando nuestros pasos hacia la conquista de lo ideal. hasta la rebelión santa”8 y que. hacerlo. el pueblo (plebeyos) y los esclavos. lógicamente. de manera que en el transcurso del tiempo que parte en los hermanos Gracco y termina en Augusto. Al ponerme de lado de los humildes. llegan a ser para la humanidad como zarzas del camino. teniendo como base fundamental devolver el antiguo predominio a la aristocracia. durante el principado de Augusto tuvo lugar una serie de luchas a propósito del matrimonio. Así cuando Augusto ciñó la clámide de emperador de Roma. pues. presentada en el mismo. 19 y 20 de mayo. no es posible hablar de él sin dar una mirada retrospectiva y sin detenernos a investigar el origen se la familia. Prólogo del libro Teoría y prácti- ca de la Historia. Por eso es altamente simpático que. elevándola de su nivel actual. la iniciativa que un grupo de ciudadanos ha tomado para preparar por medio de conferencias un ambiente favorable al proyecto de divorcio. Todos sabemos que el pueblo romano estaba compuesto por la aristocracia (patricios). y por eso acepté complacida la invitación que esta “Liga” me ha hecho pidiéndome una conferencia sobre este tema. tiene su origen en las causas económico- religiosas desde su fundación y. pues. que poco a poco. El pueblo (plebeyos). 7. que entra a la Cámara argentina por cuarta vez. merced al espíritu 8. más o menos perfecto. No es mi intención hacer de esta conversación. se encuentren instituciones. para la defensa de sus intereses de clase y la elevación de su nivel de vida. por Juan B. ha venido perpetuándose hasta hoy con todos sus bagajes y costumbres. Cuando en el año 27 se restableció la República.

en una cantidad enormemente desproporcionada. una ley social que atenta aun contra los derechos del ser . cuando se leen las discusiones de aquella época. no pudiendo contraer matrimonio sino con mujeres de las clases libres. en un notable y sensible discurso para fundar el proyecto del “Hogar de La mujer. debe ser acreedora a toda consideración social?9 Internacional. con el objeto de evitar. limitándolo o. decían. A pesar de haber transcurrido tantos siglos. Igual que en la época presente. esposa o no. ¿Es que aún no tenemos la suficiente capacidad para relacionar y deducir que la mujer 9. estar leyendo a un autor reaccionario contemporáneo”. la estimada y distin. sublimizada por la maternidad. estaban fuera de la ley. se pensó que la base de esa misma República había de ser el matrimonio. y que. debían reglamentarlo. de reunión. con la diferencia que los hijos habidos de esta unión no gozaban de los privilegios de los hijos de matrimonios religiosos. u el concubinato. le ha encomendado: la perpetuación de la vida. la Madres”. y a pesar de que la civilización avanza. limitado a las clases inferiores. ¿por qué arrojar la primera piedra en contra de la mujer madre? No es con murmuración. la corrupción moral. que marca con caracteres indelebles al ser nacido de una unión no legalizada por el Estado y que el Estado y la sociedad ponen fuera de la ley con el nombre de “hijo natural!” ¡Es el eterno dilema que la sociedad. Y dice Nacquet a este respecto: “Se creería. encastillada en sus prejuicios económico-reli- giosos.178 mora /18 ISSN 0328-8773 [173-188] Presentación de Ana Lía Rey con las antiguas tradiciones. si culpa se puede llamar el engendrar una vida! ¡Ah! ¡Pero no es solo él. Como durante esa época lo que se quería era combatir el celibato. En el Congreso Femenino madre. Entonces. de pensamiento. con paso lento pero seguro. plantea a los hombres! ¡Es el inocente que paga una culpa. ¡Ah! Pero tenemos leyes sociales que restringen la libertad de palabra. haciéndolo desaparecer. acata una función que la Naturaleza. uniones no sancionadas por la ley. Se robustecía en esta forma a la familia. mejor dicho. fueron prohibidas estas uniones a los senadores. ni con sarcasmo. esposa. es decir. se les llamaba hijos “liberali naturales” y. esa pobre mujer arrojada por la sociedad y por las leyes entre la ola de murmuración y de sarcasmo. a sus hijos y a sus nietos en línea masculina. pobre ser nacido para ser blanco de las sonrisas irónicas de la gente! Allí está su madre. pero sí toleradas o hasta reglamentadas. La mujer. mas había una razón para ello y era esta: que entre las personas libres (los patricios) y los plebeyos se contaba con mayor número de varones. el ilustre literato español. eterna Dictadora. Al principio. por lo tanto. se somete a las leyes que los hombres hicieron: el matrimonio. como admirablemente Zozaya. en contra de la mujer. sino que debemos ampliar nuestras leyes –tan derechas en este caso– con la investigación de la paternidad. el matrimonio legal de las clases privilegiadas. Esta sí que sería una verdadera ley social: ley social en el sentido del mejoramiento. ha titulado guida doctora Elvira Rawson de Dellepiane dijo estas palabras. su libro. ¡aún no hemos conseguido descartar de nuestras prácticas ese prejuicio que estigmatiza. que vamos a mejorar las condiciones de esos hijos llamados “naturales”. florecieron. en el sentido de prevenir. Es que en Roma existían entonces dos clases de uniones: el matrimonio religioso. por consiguiente. reglamentada y limitada por el Estado a las clases infe- riores. A los hijos de esta unión “especial”. es decir.

voluntariamente. Sansón. los otros hijos. busca como tabla de salvación segura al hombre viejo. entonces. ¡para darlo por esposo a la hija pletórica de vida. pero no gozaban de la “patria potestad”. acumulada y repartida entre pocos privilegiados. arruinado física y moralmente. por ejemplo. Vemos. sino que. según su origen. Visto a la ligera el origen de la familia. ¿cómo pensar entonces en una ley que investigue la paternidad si nuestros “legisladores” han estado tan ocupados en regalarnos y reglamentarnos esa ley antisocial. que está proclamando elocuentemente la frecuencia de estos matrimonios! . ¿son acaso “artificiales”? Los derechos de los hijos llamados naturales. haciendo honor a sus principios católicos. en las familias beneficios. la división de hombres en categorías. salvo raras excep- ciones– excluyen todo pacto en que el amor intervenga.11 pues. ciorarnos de que. pero con dinero. trataré de algunas de las condiciones de la familia actual. hablar de la monogamia. El matrimonio. en beneficio de ellos. estamos en contra de los prejuicios y desventuras inherentes a él. desde que la mujer era objeto de compra y venta entre hombre y mujer. ha sido y es una cuestión de intereses en los cuales una mujer 11. en todas las épocas de la vida. para cer. el nacimiento de una niña? Es que el varón que había de nacer se tornaría en nueva fuente de producción. para dejar lugar principal a la cuestión económica. a grandes rasgos. Una familia. El esclavo solo estaba autorizado a vivir con una esclava. pudiendo solo el padre testar. entiendo y es una institución de privilegios. “por cuando el hecho de nacer implica el derecho de vivir”. la fórmula más civil de relación pectiva y recorrer muy a la ligera. No se crea que estamos en contra del matrimonio. ¿No sucede acaso hoy lo mismo? ¿No es casi objeto de tristeza. A pesar de que las mujeres han invadido los campos de la de dar a la riqueza social. sino que hasta hoy en que se la excluye de los intereses del convenio matrimonial. llena de juventud! ¡Ahí está esa her- mosa obra de Bernstein.10 capaz 10. esas casas que constituyen un atentado a la moral y a la infancia. Y ahora me pregunto yo: ya que los hijos nacidos de estas uniones son “naturales”. no me detendré a analizar las uniones en los distintos países. no efecto del miedo. en aquella época de la sociedad roma- na. pues se deduce que la unión de los esclavos había de engendrar nuevos esclavos que iban a aumentar el patrimonio de riqueza de los señores. eran con respecto a la madre los mismos que los de los hijos legítimos. “privilegio de clase y privilegio de sexo”. Contribuía esto a robustecer los intereses económicos de los patricios. les negó el derecho de gozar de las donaciones voluntarias paternas. pero los matrimonios –me refiero a la mayoría. Pero Constantino. El matrimonio debería ser consecuencia lógica de la atracción natural que ejerce un sexo hacia el otro. que la ley determinaba dos clases de matrimonios: lo que vulgar- mente se llama concubinato estaba reglamentado por el Estado. en una familia pobre. mayores actividad industrial. sea esta o no sancionada por el Estado. en principio no interviene como copartícipe en ellos. derivada de la necesidad de acumular la riqueza en la sociedad romana. desesperada por agotamiento pecuniario. como consecuencia lógica. el matrimonio tal cual existe ha sido Al decir matrimonio. y no tenemos más que dar una mirada retros. pobres causa el efecto arriba indi- cado: por la exigüidad del salario. los nacidos de las uniones “legítimas”.LA CAJA FEMINISTA Tempranos reclamos de una ley que tardó en llegar [173-188] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 179 en la vida uterina. sino ley de clase? Es que con la investigación de la paternidad haremos tambalear a las “casas de expó- sitos”. trayendo esto.

eso no importa. que el hombre soñado ha de presentarse gallardo. en vez de llevar por única heráldica el penacho y el lirismo de Cyra- no. La mujer casada en esa forma conservará el “honor” y la “consideración social”. ¡y no recordamos que ese mismo Estado es el que pone el visto bueno. que bregó por la implantación del divorcio en la siguiente forma: La mujer que engaña a su marido es bien recibida en todos los salones. por lo menos atenuarla. en espera del soñado caballero que. a estas uniones. si el adulterio se impone como consecuencia lógica si no hay amor? ¡Solo importa que los diarios malgasten columnas para describir la “magnificencia”. si no hacerla desaparecer. Nacquet. No tenemos más que dirigir la mirada a nuestro alrededor para cerciorarnos. Tome- mos como ejemplo los Estados Unidos de América y veremos las rubias cabelleras confundirse con los dorados reflejos de los atrayentes “dólars”. que tal vez se vende impulsada por el hambre. ese pasaporte soñado. y hasta se invita a su amante al propio tiempo que a ella y se le sienta a la mesa uno al lado del otro. cuando su conducta era cauta y mentirosa. Se considera eso como ajustado a las reglas del proceder correcto. La pobre infeliz. de dorada y atrayente cabellera y de más dorados y atra- yentes “dólars”. dará a luz para detrimento de la especie seres raquíticos y enfermizos por motivos interesados: ¡esa mujer es odiosa! Otra forma de matrimonio interesado es esta: mediante el título nobiliario puede hacerse un “buen negocio” uniéndose a una mujer. Pero ¡pobre de ella si se le ocurre abandonar al hombre a quien no quiere ya! ¡Los salones cuyas puertas se le abrían de par en par. en cambio. la “virtud”. se le cierran ahora porque ha llevado a sus actos la franqueza y la honradez! . lleno de juventud! ¡Qué había de ser! ¡Generalmente llega a ella en un estado de depresión moral y física que compadece! Pero ¿qué importa?. realizan una unión prostituida y acaso la más despreciable de todas. pero. que le abre maravillosamente las puertas doradas de la “buena sociedad”! ¿Qué importa. el fuerte luchador. para cautivar el corazón de las soñadoras mises y la bolsa del acaudalado padre. enriquecido en la industria de tenería o en el lucrativo negocio de degollar cerdos!… ¡Y no espere la rubia miss. fomentando así la prostitución legal! Dice Nacquet a este respecto que: Aquellos que colocan el interés en el lugar del amor. por medio del registro civil.180 mora /18 ISSN 0328-8773 [173-188] Presentación de Ana Lía Rey Cuando vemos la legión interminable de esas pobres mujeres lanzadas al vicio.. puesto que no se reproduce. ¡ese hombre dará a ella.. se nos ocurre ingenuamente –a veces nos olvidamos que ello es consecuencia lógica del actual régimen basado en la sociedad capitalista– que el Estado puede. ¡conduce un viejo pergamino de noblezas caducas. después. en cambio. si han de engañarse mutuamente? ¿Qué importa. joven o envejecida. la “bondad” de la “gente bien”!. lo esencial es el dinero. me hace recaer sobre la especie. las consecuencias de su desventura. altivo. pues.

varias veces. e ir. casi por unanimidad. también. ¿No comprobamos que.. la sociedad las estigma- tiza.. al prepotente y orgulloso militar?.13 en un artículo aparecido en La Nación hace años. a su alrededor. Argu- ye Prévost.LA CAJA FEMINISTA Tempranos reclamos de una ley que tardó en llegar [173-188] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 181 ¿Y el matrimonio de las clases pobres es acaso más venturoso en la generalidad de los casos? ¿No vemos todos los días tristes escenas de reyertas conyugales? ¿No vemos al esposo abandonar esa especie de hogar12 (hagamos esta concesión. 12. ¿No es acaso el espíritu religioso el que las determina a obrar así? No es posible hablar del divorcio. como agente de Gobiernos tiránicos y despóticos? Por eso la Iglesia quiere mantener como elemento suyo. Prévost ha sido uno de los más acérrimos revista parisién realizó una encuesta entre las damas francesas. para arrasar en la “debacle” final. cuando agitaba la defensores del divorcio en Francia. el confesionario y la mujer. más persistente de que el divorcio se imponga como ley desde que ella ha consagrado como sacramento el matrimonio. decía que una 13. aun acogidas a los beneficios que la ley les concede. Marcel Prévost. Creo que no es lógica esta conclusión. para la familia. Digo especie de hogar. como confortable. hasta llevarla al fanatismo. ya que es parte interesada? Es que predomina en la mujer ese espíritu estrechamente religioso. . desligando a la Iglesia de la conversación: ella es la opositora más tenaz. esta es la palabra. y importa si luego va a engendrar precisamente a una “Naná”. ese mismo sacramento basado en la infalibilidad divina? Pero no es solo esto lo que pone a la Iglesia en contra del divorcio: causas políticas hay. a esa institución cuyo tema es el reino de los cielos. la “mosca de oro”. recogida en sus maravillosas y doradas alas. al pudibundo señor que se golpee el pecho. El divorcio arrancaría. en nombre de la mansedumbre. por la confesión. y que por escarnio reina en la Tierra? La mujer. que esas mujeres son hostiles al divorcio porque. para sacar una conclusión. instintivamente. ¿Qué demuestra esto?¡Que en todas las clases sociales se nota ese malestar propio del matrimonio indisoluble! Mas entonces objetemos: ¿por qué ya hay tantas uniones mal avenidas y. cerrándoles las puertas de la aristocracia. se declaraban. no surge de ella la acción necesaria para imponer el divorcio como ley. a favor del matrimonio indisoluble. que ha de salpicar –¡sublime venganza!– toda la podredum- bre. a toda costa. ¿Y quién informa. no ha sido la Iglesia la que cuando le convino infringió. haciendo de la religión su único punto de mira. no le permite razonar ni detenerse en las cuestiones que realmente le atañen. siendo la mujer en la generalidad de los casos la que más directamente sufre las consecuencias de ello. a la copa de alcohol? ¿Qué significa lugar de unión. magistralmente dice Zola. a la mujer del confesionario. y que la murmuración vulgar y el chisme se imponen en contra de las mujeres divorciadas. ¿Mas. antigua tradición de ella que. admirablemente. No obstante esto. cuestión del divorcio en la Cámara francesa. ha obtenido el clero el medio de servir. al rico hacendado. porque la palabra “hogar” llamémosle así) que ya no le atrae. y que siendo ellas la parte más intere- sada. de todas las cuestiones político-sociales. que la determinan a obrar así. al jovenzuelo libertino.

Gracias al confesionario. es decir. así que. La mujer que se confiesa tiene dos dueños y dos señores a quienes amar. inquietas por revolotear y salir en busca de su destino a saludar a la primavera y a ser acariciadas por los dorados rayos del sol! Un cura. escuela práctica de perversión y de ruina. pues. Dice el expadre Chiniqui en su obra El cura.14 de ahí que están en este caso en mayoría (es decir. es culpable de adulterio. Cada vez que me acuerdo de la mujer y de la Iglesia relacionándolas entre sí. de los niños. su corazón y su confianza a otro hombre que no sea su esposo.182 mora /18 ISSN 0328-8773 [173-188] Presentación de Ana Lía Rey 14. pone en boca de este personaje como sueño simbóli- co. damente. muy voraces. soñó que en medio del 15. esos niños que debiéramos cuidar como esperanza de la humanidad y que. acude a mi memoria la hermosa leyenda que Octavio Mirbeau en su crítica a la enseñanza jesuítica. fuerza y vida? Así como la mujer debe amar a su marido. ningún otro hombre tiene derecho a su absoluta confianza. ¿Y qué le importa fomentar el adulterio. Cuenta Octavio Mirbeau que Sebastián Roch. pero nada hay más cierto que ello. si hasta el horroroso incesto ha tenido asiento en ella? ¿Es necesario acaso nombrar a los papas y cardenales y a las Lucrecia Borgia. hermosas mariposas de bri- llantes colores son las almas de las mujeres y de los niños. aniquilado por la corrupción de la enseñanza jesuítica. Hablo de mujeres. parece esto una paradoja. arremangada la sotana y atado un amplio delantal de cocina a la cintura. en el cual había un canasto estaba instalada la escuela de jesuitas de que nos ha- lleno de mariposas de delicados y brillantes colores. servir y respetar. porque La Iglesia ve en el divorcio el despertar de las conciencias femeninas. fomenta lógicamente esto. volvió al recto camino. grandes. ¡Esas eran las almitas cándidas bla Mirbeau en su libro. desgracia. un abismo profundo ha sido abierto por la Iglesia entre los cónyuges. pero su alma. ese pobre ser obsesionado. imponerse a él es admitir el adulterio. por consiguiente. Localidad de Francia donde teatro de Vannes15 se levantaba un inmenso escenario. la mujer y el confesionario: Dice el Evangelio que el marido es a la mujer lo que Cristo a la Iglesia. cada vez que la esposa se presta a los pies del confesor para hacerle depositario de sus pensamientos. y para demostrarlo voy a servirme de las palabras de un mismo sacerdote. volvió a ser hombre. que esperaban sentados sobre las patas traseras. es verdad que sus cuerpos están próximos. para cerciorarnos de ello? ¿Acaso la confesión no es una forma odiosa de adulterio? A primera vista. hacía una pasta espesa que extendía sobre unas rebanadas de pan y las arrojaba a unos perros negros. guiado más tarde por el buen criterio. por todos los medios trate de conservar a la mujer como partidaria acérrima del pero ¡cuántos hombres. en lo que atañe a la Iglesia). sin embargo. en San Sebastián Roch. son tirados como pasto a los mastines del fanatismo! . están en el mismo caso! Negar el divorcio. matrimonio indisoluble. sus pensamientos y sus afectos hállanse más distanciados que un polo a otro. ¡Cuán exacto es este simbolismo hermoso de Mirbeau. El adulterio del pensamiento y del corazón –dice siempre el mismo autor– no es menos criminoso que el adulterio del cuerpo. quien. es adúltera cuando entrega su alma. En virtud de la misma razón por la cual la mujer es adúltera entregando su cuerpo a otro hombre. ¿no se hace la mujer culpable de sacrílega infidelidad cuando se dirige a otro hombre para tener luz. el rector de la escuela. La Iglesia. tortu- rado. metía sus manos groseras en el cesto y sacaba un puñado de almitas candorosas que se agitaban y proferían apagados gritos. Luego las colocaba en un montón.

dijo en una de las sesiones que en Montevideo se organizaron asociaciones de damas católicas cuyo único objetivo era combatir el divorcio. Desde el 14 de julio de 1789. me he distanciado –diré– un poco del punto principal de mi tema. aquí necesario es comprobar un hecho bastante sugestivo. ¡y ya había “doscientos pedidos” de “disolución” por parte de “cónyuges católicos”! El hecho es bastante sugestivo y no tiene necesidad de comentarios… . en que se proclamaron los derechos del hombre. estas asociaciones católicas. yo creo que solo entonces comprenderíamos cuánto encierra la palabra libertad.16 16. el divorcio no encuentra más que un solo formidable adversario: el capitalismo”. de las manos de esos falsos educadores. Comprendo que. Ahora bien. pero ¿podemos acaso desligar la propaganda en pro de las con- quistas laicas. y apersonándose a monseñor Soler. Es que. por la humanidad. al hablar de la Iglesia. de la opositora más tenaz y encarnizada de estas mismas conquistas? Si pensáramos cuántos sacrificios de vidas han sido y son necesarios para obtener la emancipación del pensamiento. Prevaleció en esta el buen sentido y el proyecto pasó a ser ley. como veníamos diciendo. generosamente. fanatismo que se ha apoderado por los miles de tentáculos de los seres –según los poetas– más gentiles de la humanidad: la mujer y el niño! Para desasir de esos mil tentáculos a la mujer y al niño debemos empezar por laicizar y conquistar la escuela. opongamos a la enseñanza de prejuicios y mentiras la enseñanza positiva. pues aún no hacía un mes que el divorcio existía como ley.LA CAJA FEMINISTA Tempranos reclamos de una ley que tardó en llegar [173-188] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 183 ¡Fanatismo que empieza en la escuela para continuar y echar más hondas raíces en el confesionario. El divorcio existe en todos los países de religión protestante y da pena ver que en los países católicos –exceptuando Bélgica– tenga que lucharse desesperadamente por la implantación de esa ley tan benéfica. sino que toda la humanidad tiene derecho de proclamar esas fechas históricas como suyas. un poco extensamente por esta digresión. pidiéronle quisiera presidir tan solemne acto. y dice un filósofo “que está bien demostrado que. una reunión de protesta en con- tra de la ley sancionada. argumentando a favor del divorcio. entonces. Organizaron. hasta el 20 de septiembre de 1870. a pesar de todos los sofismas acumulados por espíritus prevenidos. con el entusiasmo propio de la mujer. racional y científica. Me he dejado llevar. en que se dio por tierra con el poder temporal de los papas. el cual como proyecto de ley iba a presentarse a la Cámara. toda una generación de hombres trabajó. si el martirologio a que ha dado lugar la enorme y gigantesca lucha entre la verdad y el fanatismo fuera guía y norma de cada individuo. Arranquemos a los niños de hoy. vuelvo a tratar del divorcio. Congreso Femeni- no Internacional. dio su sangre. Porque yo creo que el 14 de julio y el 20 de septiembre no pertenecen a Francia e Italia respectivamente. y como ejem- plo voy a narrarlo: una intangible propagandista. Lejos de aceptar disuadió a las damas de que esa reunión se efectuara. la Iglesia ha estado siempre en abierta contradic- ción con las leyes de la Naturaleza. los hombres de mañana.

“es un mecanismo ingeniosísimo. . debemos condenar a la mujer a que se distancie de su destino infringiendo las leyes naturales en detri- mento de la maternidad? La separación de cuerpos. la pobre mujer. que el matrimonio indisoluble es el más fácil propagador de ello? Hace un año. pues ella al aceptar el dinero para venir lo hizo desligada de todo compromiso. Los espíritus timoratos. el sentimiento más grande que trae la perpetuación de la vida? Se objetará que existe la separación de cuerpos. donde encontraría fácil trabajo. cadena que constituye una inmortalidad monstruosa. contestó a su primo que de ninguna manera. complemento que da facultades para desprenderse definitivamente de una cadena por la cual los cónyuges están sujetos por la ley. Mientras. por cuanto ahoga en nombre de la misma el sentimiento más grande que anima a los seres: ¡el amor! ¿Por qué negar a dos seres. ¿Pero han pensado las personas que emplean esos argumentos. como si fuera culpable de algún crimen horroroso. y después de unos cuantos meses. si se quiere. pues los diarios no dieron noticia. salió de la casa donde trabajaba. y volvió de nuevo a casa de sus compatriotas. ahogar en ellos. a que están sometidos los matrimonios mal avenidos. ya entrevén desuniones. Un buen día presentose él donde trabajaba ella. Así como no se hace una operación quirúrgica a la persona sana que no la necesite. según Guerzoni. des- embarcaba tranquila: ¡tan lejos estaba su imaginación de la emboscada que la esperaba! El primo la llevó a una casa de compatriotas donde estuvo hasta que encontró trabajo. Accedió ella. ¿pero podemos. hecho que obliga a una incauta mujer a huir de país en país. familias desorganizadas en las cuales se ha impuesto la discordia completa por obra de él mismo. Fácil es imaginarse el estupor de ella. advirtiéndole que si aceptaba le enviaría el dinero para el pasaje. es la viudez sin la muerte. Se argumenta que el divorcio constituye una inmoralidad sin justificar las causas. ocurrió un hecho brutal. pero al fin remedio” que ha de librarnos de ese cáncer social. es adjuntar un eslabón a la cadena. Pero es preciso comprender que el divorcio no es más que el complemen- to necesario para la separación de cuerpos. al oír hablar del divorcio.184 mora /18 ISSN 0328-8773 [173-188] Presentación de Ana Lía Rey Nosotros no haremos que se sancione el divorcio para que se sometan a él los matri- monios bien avenidos y los que no quieran. Escribió a una prima que tenía en su país natal. en esta ciudad. es el matrimonio sin amor”. El astuto primo le contestó que ya que no se casaba con él la mandaría a su país. constituido por la prostitución legal. y que tanto horror manifiestan a la libre unión de los seres. Bien dijo el doctor Barroetaveña en su discurso: “Así como se toma un remedio amargo para librarnos de una grave dolencia. el divorcio será el remedio amargo. Vivía en la calle Reconquista un sujeto de nacionalidad rusa. invitándola a venir a esta ciudad. llena de esperanzas. punto en que la muchacha estuvo de acuerdo. así el divorcio no se aplicará a los cónyuges que no han menester de él. para que el esclavo siga desde lejos a su dueños sin dejarlo jamás”. y sin preámbulos de ninguna clase le dijo que venía a buscarla para que fueran a formalizar el enlace. cuyo medio de vida no se conoce.

. Barbosa: Un campesino joven. El hombre que se había valido de este medio tan bajo. Ese hombre bueno. que era tan bueno. que el matrimonio indiso- luble es el más fácil propagador de la unión libre.LA CAJA FEMINISTA Tempranos reclamos de una ley que tardó en llegar [173-188] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 185 De nuevo presentose el primo. a pesar de las averiguaciones del marido. que no resultó ser agencia marítima sino oficina del Registro Civil. el representante de la ley y el cura se negaron a acceder a sus deseos. esta vez no solo. pero tuvo tan desgraciada elección que su mujer le abandonó al poco tiempo. ser unido en matrimonio con una muchacha que la acompañaba. lleno de vida y con algunos miles ahorrados. Llegaron a la tal oficina. asintió a todo lo que se le preguntó. arrancados a las entrañas de la tierra. en busca de la muchacha. y que en medio de su rusticidad era hermosa. repito. porque no constaba que su “legítima mujer” hubiera muerto. sino acompañado de dos hombres. tal como se lo había recomendado el primo. sincero. solicitó al oficial del Registro Civil. estaba condenado a vivir en la soledad del celibato. El campesino se había casado. voy a permitirme la transcripción de un caso que cita en su tesis presentada a la Facultad de Leyes de Santiago de Chile el Dr. firmó también. esto es. Como habían transcurrido cinco años sin que se tuvieran noticias de ella. mas. Para dar mayor fuerza a lo que dije anteriormente. La pobre mujer no entendía ni una palabra de nuestro idioma. ¡se presenta con un vigilante a reclamar a su “legítima esposa”! Suprimamos los detalles para llegar a la conclusión de que la infeliz mujer se presenta a los Tribunales pidiendo la anulación de ese matrimonio efectuado por medio del engaño y el fiscal falla en esta forma: “Considerando que el matrimonio fue llenado debidamente en todos los requisitos que la ley exige. Enrique O. de un pueblo del sur de Chile. Naturalmente. que bajo su influencia se anule este matrimonio. después de tres días. como ya había premeditado el asunto. dejó que la pobre mujer volviera de nuevo a la casa donde estaba. ¡Yo no encuentro palabras de condenación para tanta iniquidad y solo es de esperar que el juez que ha de fallar en este asunto se amolde al criterio de una estricta justicia. ajenos a su voluntad! La benemérita Asociación contra la Trata de Blancas ha intervenido en este asunto y es de desear. este se creyó desligado de todo lazo y pretendió casarse otra vez. razón por la cual recomendole el primo contestara a todas las preguntas que se le hicieran en modo afirmativo. estaba condenado por la ley a no tener hogar. y la incauta mujer. y ella. creyendo fuera ese un requisito necesario para la otorgación del pasaje. Es tan grande la indignación que nos causa este fallo de criterio tan estrecho. no se hace lugar a la petición de la demandante”. a la que dijo irían a una agencia marítima para tomar el billete de embarco. devolviendo su libertad a una pobre mujer cuya única culpa es haber inspirado deseos perversos. pues estaba dispuesto a olvidar si ella volvía. Llegó el momento de firmar. y se fue sin que supiera dónde a formar otro hogar en compañía de un amigo.

ya sea de padre o de madre o de ambos a la vez. tendrían derecho a acusar a la sociedad. satisfacer a los padres sería preciso que el interés de los hijos revistiese un interés social. que los partidarios del matrimonio indisolu- ble hacen al divorcio. no sin motivo. Las malas prácticas. que el divorcio. de haber. idéntico a aquel aplicable a los huérfanos. existiendo entre ellos una corriente de antipatía. y he ahí que. ¿Qué enseñanzas pueden sacar los hijos de las reyertas continuas y de las desave- nencias de los padres? ¿No es un hogar mal avenido. porque el mal existe en pequeña escala. y por más que se les explique no llegan a entender. no son menos imprescriptibles.186 mora /18 ISSN 0328-8773 [173-188] Presentación de Ana Lía Rey Y casos como esos son innumerables. pesado sobre su existencia entera y habérsela hecho18 intolerable. les impidiese llegar a ser hombres útiles a la humanidad! Alegan también los enemigos del divorcio que los matrimonios en discordia son tan pocos que ni vale la pena hacer una ley que los ampare. es una negación del mal mismo? Mientras en la humanidad exista un solo ser oprimido. En el original decía “hé. El matrimonio indisoluble es también conductor del crimen. Así comprobamos que las crónicas de los diarios registran muy a menudo uxoricidios. denigrante para ambas partes: el adulterio. no hesitan los cónyuges en llegar al crimen para liberarse el uno del otro. o no quieren entenderlo. años. En su libro Hacia la unión libre. arrebatándoles las condiciones indispensables a su desarrollo. El odio se ha impuesto a los cónyuges en lugar del amor. Otra de las causas que los “moralistas” deberían tener en cuenta para aceptar el divorcio como ley es que este limitaría. y. que en cuanto a esto hay un entero tratado de legislación. en un momento dado de su vida. Los hijos de hoy están llamados por los demás a convertirse en los padres de mañana. son los derechos de los hijos. haciéndola desaparecer. ¡Para chosela” [nota de edición]. ¿no es deber de los legisladores pensar en ellos? ¿Acaso. no hesiten un solo momento en enlodar el hogar común y en arrastrar sus nombres a los comentarios descabellados de la opi- nión pública. esa forma de engaño odiosa. En las uniones en donde. 17. mientras se levante una sola queja. Nacquet17 dice: Los derechos de los padres no son menos respetables que los de ellos. por la incompatibilidad de caracteres se ha impuesto la discordia completa. por la indisolubilidad del matrimonio. Y dado el caso de que existieran pocos matrimonios en esa forma. bajo pretexto de protegerlos en sus primeros 18. una escuela práctica del mal para ellos? Unas de las objeciones más comunes. se imponen en cambio de la armonía conyugal. ¿Cómo entonces no bregar en nuestro país por la implantación del divorcio absoluto? . allí sonde surja el descontento tiene su razón de ser la acción por el mejora- miento social.

a un demente o a un idiota!. El divorcio será un regulador del equilibrio social. El amor. ¿pero podemos creer. Errare humanum est. En este caso. que un período de tiempo lega al otro en el incesante devenir social! Todas las épocas de la vida.LA CAJA FEMINISTA Tempranos reclamos de una ley que tardó en llegar [173-188] ::: mora /18 ISSN 0328-8773 187 El divorcio es una de las mejoras más urgentes y trascendentales. Para reparar el equívoco que pudiera haber en la “elección afectiva”. se agiganta y puede morir. El divorcio aun desde este punto de vista es una ley humana. sin embargo. afirmar esto sería desconocer todo el incesante trabajo que enteras generaciones han hecho en pro de la colectividad. ¡se la equipara en los códigos a un objeto. Con la ley del divorcio daremos el primer paso hacia la conquista de los derechos civiles de la mujer. la “moral” contemporánea. ley que determinará deberes y derechos inherentes a ambas partes sin preponderancias y sin exclusivismos de ninguna especie. Si hoy no se discute “si la mujer tiene alma”. el derecho de ser iguales antes la sociedad y ante la ley. que cada época deba traer consigo una serie de prejuicios? No. la situación insos- tenible de la mujer en los casos de separación. Debemos abogar por que la ley matrimonial se humanice. por lo menos han tratado de subsanarlas amoldando sus actos al momento histórico. con esto.. en beneficio de ambos y en especial de la mujer. Existe una ley que faculta al hombre para dar muerte a su esposa si fuera adúltera. muy elástica. nace. ¡Todas las etapas de la civilización tienen deficiencias que subsanar. Con la ley del divorcio contribuiremos a borrar de nuestras prácticas innumerables prejuicios sociales y a afianzar la estabilidad de la familia. nada más justo que el divorcio. a un niño. gracias a él se evitarán uniones adúlteras que crean una situación difícil y angustiosa a los hijos habidos de esta misma unión. han tenido y tienen esas deficiencias. .. si la ley actual concede al esposo el derecho de “lavar con sangre” el adulterio cometido por la esposa. el matrimonio es la tumba del amor. de las razas o de los pueblos. cederá su puesto a la verdadera moral. como dijera Víctor Hugo. Todo evoluciona. a una vida en común. amoldándose al momento histórico por que se atraviesa. Pues bien. ¿cuántos adulterios cometen los hombres y. ante todo. Y no es posible mantener el vínculo matrimonial tal cual existía en la Edad Media. derechos que desde la fundación de la sociedad romana le fueron negados. la ley del divorcio otorgará. No es posible condenar a dos seres que no se quieren ya. Con la sanción de esta ley. La ley del divorcio es una ley que tiende a regularizar. si todos los pueblos y las razas han tenido y tienen esas deficiencias. como todo sentimiento. “única e igual para ambos sexos”. ley de precisión y no de represión. Se quitará la facultad que la mitad del género humano tiene sobre la otra mitad. no hay ninguna ley que dé derechos a la mujer sobre ellos? El divorcio suplirá a esa ley.

pero ampliado– lo presentó la diputación socialista en 1907. sino en la capacidad intelectual del pueblo. como suprema. y la armonía caprichosa que nos brinda la Naturaleza es efecto del Amor! ¡El Amor es vida. que en la Cámara argentina se pone sobre el tapete tan importante asunto. dórense las mieses. como benéfica ley que hará prodigios! . El tercer proyecto –el mismo presentado por el doctor Olivera. Al soplo benéfico del Amor. es luz! ¡Reivindiquémoslo. en su legislación. si no me equivoco. El primer proyecto de divorcio fue presentado a la Cámara por el doctor Palestra en 1888. sanearemos en esta forma a la familia y devolveremos la paz y tranquilidad a muchos hogares. Es la cuarta vez.188 mora /18 ISSN 0328-8773 [173-188] Presentación de Ana Lía Rey En la América Latina. con justicia denominada la “pequeña Francia”. Opongamos a la discordia el Amor. El segundo proyecto entrado a la Cámara con respecto al divorcio lo fue en 1901. haciendo que se imponga en los hogares. ¿Qué significa esta constancia en presentar el proyecto a la consideración de las