Está en la página 1de 10

Europa-§ffi,Im

Enfre Ímp$r{ffs anilr el jnego

F.M. Pérez Herranz y J. pf. §antacreu Soler

(coordinadores) G. Bueno, J.Pérez Serrano, A. Marimón y J.L. Blasco

'W

tOS IMPERIOS REALMENTE EXISTENTES

(REFLExIólq soBRE Et IMpERIALISMo EN LA

socrEDAD GroBAr)

Gustavo Bueno

( Fundación Gustav o B ueno )

Como soy muy disciplinado no me voy a salir del tema que se me

ha propuesto. El tema general es Entre imperios anda el juego. Y a

se me ha propuesto Los imperios realmente existentes (Reflexión

sobre el imperialismo en la sociedad global). Voy a procurat atenerme

a este asunto, como es nafural. Y ante todo voy a comenzar por un le-

ma estoico, de Epicteto: «Initium doctrinae sif consideratio nominis»

(«El principio de todas las cosas ha de ser la consideración del nom-

brer).

¿Qué es lo que los coordinadores han querido proponer como pro- blemas? Aquí hay una serie de palabras claves que son concretamente:

Imperio, Juego y Sociedad Global. Me da la impresión de que en el

fondo de todo esto está la idea de Sociedad Global. Se parte del hecho de la Sociedad Global. Y con esta denominación se designa el enfrete- jimiento de fenómenos muy heterogéneos, que están a la vista de to- dos; una red que va aumentando (de la cual tenemos una imagen en la web), w aspecto de una red mucho más compleja que está anudándo-

r;c )r Llc5ha¡'iéndose por todos los lados, donde no tocio está relacionán- dose con todo (según ei esquema de la symploke platónica). Una red que va aumentando en nudos y se van rompiendo otros, y entonces pa-

rece ser que ios organizadores hablan de un iuego en esta Sociedad

Global, pero que se mantendría a nivel de los fenórnenos; 1o que se ob-

serva es que hay una comunicación cteciente, pero en eI fbndo de esta

Sociedad Global estarían los imperios que, al parecer, serían los de-

miurgos del juego. Me da la impresión que los organizadores han sido

guiados por esa estructura. Por una parte hay unos fenómenos que se

observan a nivel superficial, pero totalmente positivos de esa interro-

gación que llamamos Sociedad Global (se ve en los aeropuertos, etc.),

y, por otra parte --<<entre imperios anda el juego>>*, este juego pare-

ce que está movido por debajo, por los verdaderos motores de estas re- des, los imperios. Éste sería el diagnóstico que parece que hacen los or- ganizadores, diagnóstico que yo comparto y, por eso, ha encajado en

mi propia opinión.

Lo obligado, pues, es empezar por la Sociedad Global, seguir por el Imperio y terminar por el Juego.

SOCIEDAD GLOBAL

Se trata de procurar establecer conceptos lo más rigurosos posi-

ble, 1o más parecido a los geométricos, si no tan rigurosos

y cla-

ridad a este caos de conceptos sobre la globalización. Hay opiniones muy distintas, los que las exponen no ofrecen los fundamentos, que los tienen sin duda, etc. Se trata de establecer un sistema de coordenadas

que permita, por lo menos, situar cada una de estas opiniones. Y 1o que voy a decir es ideológico en e1 sentido de Marx según ia famosa con- cepción de La ideología alemana. Las icleologías son sistemas de ide- as dirigidas por unos grupos sociaies frente a otros, por 1o que sea. Pe-

ro sin embargo, aunque reconozco que mi posición es ideológica, al mismo tiempo quiere ser f,losófica. Yo sostengo la tesis de que toda fi-

más

-qué

quisiéramos-, pero se trata de introducir una rnínima rigidez

36

losofia es una ideología, pero no toda ideología es una filosotía. El

ejemplo más reciente e inmediato es la Carta de América (publicadl

ayer como quien dice, el 12 de febrero) firmada por sesenta intelec- tuales, entre ellos Huntington, Fukuyama, Moynuhan, Blankenhorn o

Michael S/alzer, donde defienden el derecho a la guena de EE.UU" L.o

I que más me ha impresionado es el contraste entre el enonne potencial

de EE.UU en tecnología, en armamento, en economía

y

ia pobrezit

I tan extraordinaria, desde el punto de vista filosófico" Es sorprendentc

que detrás de EEUU la comunidad pensante tenga estas características; es para echarse a temblar.

La filosofía es una ideología, pero que ha de incorporar dos con diciones: 1) La filosofía es una ideología que no puede aceptar ningu- na fuente de revelación positiva, tiene que ser impía (si viene un mu-

sulmán con el Cordn o un cristiano con el Nuet¡a Testatnento

no hity

nada que hacer; está fuera de contexto). Y esta condición es pertincrr-

te, porque ya sabemos que la confrontación actual en EE.UU se est¿i

haciendo entre cristianismo e islamismo.

2) Y, por otra parte, es una icleología que debre prescindir de todl metafísica, de toda sustancialización de Ideas o proposiciones que no

explicitan las conexiones que tiene con los fenómenos. (Precisamcnlc. la Carta de América es un ejemplo de metafísica cuando empieza a hrr-

blar de la Humanidad

indoctas, no expeftas"

La Idea de Sociedad Global hay que entenderla frente a la ldcit tk'

sociedades que, al parecer, no son globales; a sociedades quc son lo

cales, aisladas, y, en el límite idiotas (idiotés, que significa quc srilo srr

ben de lo suyo. Preguntaban a un campesino al final de la sogundlr g,ttt'

rra mundial: «Tú qué eres, ¿anglófilo o gerrnanófilo?». Y él cotttcslrr

ba: <<Yo soy Teófilo». Este individuo era un idiota, estaba ert lo su,yo

propio).

Una primera distinción que hay que hacer es una distinciírrr t¡rrc introdujo Kenneth L. Pike: la distinción entre el punto clc vistrt t'rtti, y el punto de vista etic.Esta clistinción, que se inició con l:t lingiiíslicrr,

).

Son palabras que llenan la boca a pcrsonui

\-l

luego se extendió a la airtropología y, aunque no se utiliza mucho, es

fundamental. Es la distinción entre la descripción de fenómenos desde

el punto de vista del agente que ejercita esas operaciones o bien del punto de vista exterior al agente (Pike trabajaba con los indios mixte- cas para tratar de entender la lengua rnixteca sin inlerprete; llegó a transcribir fonéticamente el lenguaje de los mixtecas sin saber lo que

decían, pero con capacidad de podérselo transmitir a terceros; no en- tendía lo que decían; esto era una comprensión fonética. Cuando ya lo- gró hacer la traducción entonces dijo haber llegado a un nivel/onémi-

ca. Generalizó esta distinción, quitó el aspecto gramatical y dljo: ético de fonético y émico de fonémico. Son puntos de vista distintos, según

algunos incompatibles, según otros, no. Por ejemplo, si decimos:

«Cristóbal Colón descubrió América». Esta afirmación es falsa desde el punto de vista emic, porqte Cristóbal Colón no sabía que había des-

cubierto América; murió creyendo que era Cipango o Catay o incluso el Paraíso terreual; pero desde el punto de vista etic descubrió Amé- rica, clesde nosotros, desde nuestra Geografía. La distinción sería tri- vial si no ocurriese 1o siguiente: que precisamente ei punto de vista

émico de Coión fue el que le llevó al descubrimiento, porque si Colón

hubiera querido descubrir América, seguramente los Reyes Católicos no le hubieran f,nanciado, porque no les interesaba aquello. Colón cre- ía que iba a dar la vuelta alatierra para coger a los turcos por la es- palda (rna tesis bastante desconocida). Colón fue un individuo como los astronautas; estaba dirigido por offos planes generales. Lo que los

Reyes Católicos querían era seguir la lucha con el Islam y se encon- traron con América. Entonces la idea emic es muy importante, porque

no se reduce a perspectivas subjetivas, sino en función de unos planes de una nación, por ejemplo.

La idea de globalización es una idea que puede entenderse de un mocio emic a de un modo etic. De un modo emic es la idea que puede

tener alguien de globatzar, pero no siendo global. La globalización es una operación de totaltzación, que consiste en construir una unidad corpórea y finita, delimitada en un contorno con un dintorno entorno

l¡3

exterior. Ei ejemplo de globaiización rnás inmediata y originario ers cl de la esfera armilar. La globalización supone construir el globo terrii-

queo frente a otros elementos parecidos, corno puede ser las galaxias tr como pueda ser el mundo, un rnundo que no puede ser totalizado null-

ca. Y aquí entrarnos ya en problemas muy serios. Cuando se dice quc

globalización y rnundialización son 1o misrno el error cle concepto cs

monumental. Mundisliz,ación stpone <<hacer el mundo>> y eI mundo ntr

lo hace más que Dios. El término <.lnundo>> prccede por evolución dc <<col're de la novia», que en algunos sitios aún se llama «baúi-mundo".

Cuando en ese mundo, por metáfora, no es la novia o el padre de la no-

via quien mete las joyas, sino Dios Padre quien mete en un cofre lo qur-r

É1ha fabricado las cosas que Éi quiere, erttonces el mundo queda totil-

lizado por relación al mundo clue 1o crea (yo se 1o decir al poeta Val- verde). El mundo queda totalizado como algo finito por relación al Dios

infinito que lo crea. Pero cuando retiramos la hipótesis metafísica dc

I)ios, entonces del mundo no queda nada, porque el mundo es ilimita-

do aunque sea finito. El «mundo>> es único v no es posible admitir mÚl-

tiples mundos; porque si se supone que éstos no mantienen ningún con-

tacto rnutuo son indemostrables cualquiera qlie sea ei mundo en que nos

consideremos situados; y si se supone e¡uc mantienen contacto consti tuirían ya un único mundo" No cabe munrliaiízar, porque es un presrl-

puesto metafísico. Pero glohalizur sí, po que globalizar es hacer un¿l cs-

fera dentro del rnundo y esa esfera etic es el globo tenáqueo, es Ia tic

na.Latierra, que está ya globalizada desde cosrnogonía§ muy antigtrlts:

pero la primera vez que se globaliza es con etr viaje de Juan Seb;rstirirr

Elcano (1522). La famosa leyenda que figuró en etr globo que Callos V

le dio como cimera <<Primus circumdeclisti me», expone [a idea de t¡ttt:

la tiena está globalizada: <<Es el primero que me diste lavuelta>', es rlllll

idea esférica. La globalización etic auténtíca se ha hecho con los astrtr nautas cuando ven la tierra globalmente desde el espacio.

Ya tenernos un criterio etic pasitivo de cuando algo estír glolxrli

zado, cuando la humanidad que vive en el planeta tierra está intc:r'r'cl;t

cionada, está globalizada. Estoy afirrnando esto en contra del rcl¿rlivis

mo que nos acecha: <<Según nosotros, según nuestra cultura

».

Hoy

día la tierra está rodeada, globalizada, aquí no cabe ni una cultura ni la

otra. Es cierto que desde el punto de vista emic otras globalizaciones creyeron ser totales, pero no simplemente por eror. Ejemplo, la glo-

balización más potente (que tiene pertinencia con la globalización pos- terior), es la globalización hecha por los Apóstoles, cuando Jesucristo

les dice «Id y predicad por toda la tierra>> (San Marcos). La idea que

tenían los Apóstoles era todala tierra, que incluía todo y no dejar na-

da fuera de él.La idea de Jesucristo y sus Apóstoles era extenderse por toda la tierra, glotralizar a toda la Humanidad. Ésta es una idea que es-

tuvo funcionando desde el siglo II hasta el siglo XV. Y por eso se lla-

mó «católica>>, <<universal>>

El catolicismo era ya la globalización.

Pero resulta que en el siglo XVI aparece un continente entero, a cuen-

ta de ese descubrimiento de Colón, y entonces, ¿qué pasa? ¿f)urante

quince siglos habían estado los habitantes de América dejados de la mano de Dios? ¿La iglesia romana no era católica? La prueba es la re- sistencia que hubo por parte de los teólogos a admitir que había habi-

do un descubrimiento de un nuevo mundo y las invenciones que se die-

ron, que todavía funcionan, son muchas: que si San Bartoiomé se ha-

bía desplazado allí, que si las doce tribus judías, etc. La serie de mito- logías que se inventaron para tratar de rernediar la avería. Si el mundo

estaba totalizado

-globalizado-,

entonces,

mo pensaba San Pablo,

si venía ya el fin de los tiempo, co-

¿cómo puede ocurrir esto?

Esta globalización era emic, porque sabemos que lo que hicieron

los Apóstoles t'ue recorrer las calzadas romanas y no traspasaron las fronteras del imperio romano. Y, sin embargo, esta creencia de globa- lizar f'ue uno de los componentes esenciales para la entrada en Améri- ca y recoffer ei mundo; no era sólo un enor, era un punto de vista emic, que llevaba dentro de una serie de ortogramas, de programas, de pla-

nes, que obligaban a desbordar ese munclo y a atribuir a un error ei que

se hubiera creído que era global" Es decir, que era un plan muy distin-

to del plan originario del imperio romano

tantino; por ejemplo en Augusto, en Tiberio,

lo rnenos hasta Cons-

-por

en Marco Aurelio, etc.-.

El imperio romano no quería globalizar cle un modo positivo, no que-

ría meter todo dentro, sino establecer unas fronteras, el limes, fuera dcl

cual estaban los b¿árbaros (cosa distinta fue el imperio de Alejandro).

La trdea del catolicisrno ya con Constantino fue todo lo contrario. Glo- balizar para no dejar nada fuera: «No hay ni griegos ni bárbaros, ni ju- díos, ni gentiles>>, que decía San Pablo. Esta idea fue decisiva para la

globaiización, para la entrada en América. La globalizacién ya empie-

za atenet sentidos diferentes.

La Globaiización como operación de tofalización es un punto im- portantísimo. Cuando hablamos de globalización en términos de todos

y partes, no podemos olvidar que una totalidad (que ha de ser finita) puede ser muy cornple.ja, y tiene muchas líneas de fotalización o de

globalización. Y estas iíneas san disociables, no separables; están to-

das intrincadas, pero cada una tiene su ritmo propio. La distinción en-

tre separación y disociación es técnica. Por ejemplo, en un calendario

los días son inseparables de las semanas, las semanas son inseparables

de los meses,los meses son inseparables de los años

sin embargo, Ios

ritmos de los días

ritmos circadianos, por ejemplo- son diso-

las semanas de los meses y así. sucesivamentc.

-los

ciables de las semanas,

Hay ritmos distintos. líneas distintas, que son inseparables, que estárr imbricadas unas de otras, pero son disociables, están ortogonalmcnle ligados. Pues en este proceso de globalización tiene lugar por muy rli-

versas líneas, de las cuales en el CUADRO 1 están recogidas seis: (ll«r

balización de tipo biológico, sociológicol, cultural, religioso, polítit'o- militar y económico. Hablamos de globalización según estas línc¿rs.

que son disociables, que están en sinergia unas con otras, pero los l-it-

mos son distintos, y la globalización no siempre va en armonía, silro. más bien, al revés: I{ay una disociación conflictiva y esto es cscncirrl

en el asunto. No se puede decir, como se dice tantas veces, quc la ¡-ilo

balización económica implica la globalización política y el Esrarkr rini-

N'lás bien. habría que decir.social-

I

co. Fal*so. Los procesos de globaliz,aciótt económica, que están tenien- do lugar desde hace treinta años, por ejempio, van asociados a una

muitiplicación de Estados pequeñcs (despuós de la II (]uerra Mundial

había76 Estados; hoy existen cerca rie 190) y a un incrernento del pe-

so del gasto público de los Hstados (si, pc'r ojemplo, en 1900 el gasto

público ocupaba un lAVa del FiB, ahota, al final del siglo, el gasto pú- blico llega al48 alt). Es decir, que el peso del Estado ha aumentado en nrimero y perio con la glohalización. Por eso hay que reconocer que es-

tas líneas son relal-ivamente independientes, y que la globalización de

la Humanidad es un concepto totalrnente metaf.ísico.

Otro criterio de clasificación de los conceptos que necesariamen-

te está presente en nosotros por tazones de nuestra nlisma máquina ló- gica y que más o rnenos es reconocida por unos y otros es la distinción

de todos atributivos y distributivos. Si estamos manejando todos y par-

tes, nos ref-erirnos, o bien a todos tlistributit,os, cuyas partes se mues- tran independientes las unas de ias otras en el rnornento de su partici-

pación en el toclo, o bien a tudos $fributivos, cuyas partes están ref,eri- das ias unas a las otra-s, sirnultánea o sucesivamente, poseen vínculos o

interacciones de carácter sinalógicos (al modo de la Ilave y sll cerra-

ciura). Un ejemplo: Tenemos seis cuadrados distrrhuidos en la mesa. Es

un conjtinto distributivo, porque tros cuadrados están daclos indepen-

dienternente los unos cle los otros, están dispersos, distrihrlidos; si co- jo esos cuaclrados, los uno por las aristas y forrno un hexaedro, tengo

un todo atributivo. Otro ejemplo, cuando dice Marx et e1 Manifiesto

comunista: <<Proletarios de todos los países ¡uníos!>>, eso quiere decir

que el proletariado era ya un todo distributivr¡, porque si no, no hacía

falta que se unieran. Htan los proletarios que se hal¡ían produciclo en el

Inglaterra, en Alemania, en Fran-

modo de producción capitalista

cia, en España

*-,

que generatra utta clase defeminada, y lo que pe-

-en

día Marx es que aquel concepto distributivo que había establecido en El Capital, pues que se u.niera entre sí. Hace poco vi un ejemplo más

rle estos conceptos que estamos comentando ahora, en la misa de un funeral. Cada rino cle nosotros estábarnos allí de un mr:do distributivo.

cacla uno gestionando sus probleuias" muchos ni nos conocíamos" ;

pe-

ro en un monlento dice el sacerdote: <<Daos la paz>>. Y entonces todos

pasamos a darnos la rnano y cambia comple.tamente la situación; y

mismo, que estás allí completamente aislado, de repente te encuentras

implicado en un tejido de relaciones. Se transfornia el todo distributi- vo de ios fieles, en un todo atributivo.

Aquí hablarnos de todos atributivos. En estas totalizaciones caben tres perspectivas y ninguna rnás: La perspectiva cliamárica (dia-meros, parle con parte), cuando las reiaciones entre las partes que se van tota-

lizando son de parte a parte; relaciones mela¡néricas (meto-meros)

cuando se hacen fuera de las partes; se utiliza cuando se hace respecto

de otro todo. El peiigro e.s que el todo es un concepto metafísico, por-

que el todo no es nada independienterneote de las partes (a pesar del gestaltismo,' no se puede admitir un concepto de todo independiente de las partes). Pero sin embargo el todo se utiliza y no gratuitaflrente, por- que aunque no se puede entender el todo al margen de ias partes pue- de tener como punto cle comparación otro toclo diferente que sea aná-

logo a la primera (que es lo que hacía Cuvier cuando cogía un homó-

plato, por ejernplo, y reconstruía el esqueleto entero, naturalmente iba poniendo las piezas y parece que iba reconstruyendo el todo de modo diarnérico, unas partes con otras; pero 1o que le pasaba a Cuvier es quc tenía la imagen total tomada de otro organismo sinrilar). Etc. Entonces

la totalización puede set metamérica, o bien de modo descendetrf c.

cuando partes de1 tocio-homélogo; o bien de modo ascendente cuando procedemos en sentido opuesto. Llarnaremos wniversalización a la to- talización diamérica, global.iz.acién cleducti.va (o descendente) a I¿r to-

talización descendente y globalización inductiva (a ascendente) a la

totalización ascendente" Combinando estas fres posibilidades con hs

diferentes líneas de totalización, otrtenemos 1o siguiente:

Casilla 1. La universalización biológica diamérica tendría lr"rgar.

cuando rnerced a la tnezcla de razas se llegase a un estado final crt cl

que toda la Humanidad tuviera el aspecto, pnr ejemplo, de Ia r¿rz¿r nr¿r

laya, tendríamos todos un genoma muy parecido . Hahría una totitlizl

ción biológica: No habría ni negros ni blancos, -qino todos nraluyos.

casilla 2. La universalización social diamérica, cuancio los círcu-

los se van ampliando y se va frlrmando una socieclad global, de rela-

ciones sociales comunes. con una cultura común

casilla 3. La universalización curtural diarnérica. cuando la cul-

turas se van acercarldo. Es la tesis del difusionismo: del vaso campani_

forme a ia botella de Coca-Cola.

Casilla 4. La universalización religiosa diamérica, los préstamos

de unos dioses, de unos dtos, etc. El otro día el papa reunió en Asís a

musulmanes, cristianos, judíos, animistas de sincretismo donde todos rezan a Dios, etc.

se folma así una especie

casilla 5. I-a universalización porítico-militar diamérica, cuando

se hace o bien por vía comercial o bien por vía rnilitar. For ejernplo, la

unidad de Europa histórica es una bioce-nosis, una comllniclad de po-

blaciones de distintas especies, que mantienen unas tasas en armonía, pefo que representa la guerra a muerte, pues están unidas por la lucha, el conflicto; las partes luchan por la vida. Europa ha sido una biocesis,

todos hemos querido siempre lo rnismo, como señala Ia famosa frase

de Francisco I a su primo carlos I: «Mi primo y yo estamos de acuer-

do; los clos queremos Milán».

casilla 6. La universalización económica diamérica, la progresiva

serie de intercamhios comerciales, empresariales""., hasta que técnica- mente se cierra el circuito en la tiema entera.

casilla 7. La globalización deductiva, en la línea biológica, com-

prende organizaciones que están presentes riespués de la segunda gue-

rra mundiai, que tienen Ia perspectiva de mundanizar,la Declaración

de los Derechos del Hombre, que ha recibido un golpe impresionante

cuando ha salido la Declaración de los Derechos de los Animaies que equipara los animales a los hombres y pone a los hombres en una si-

tuación tal que las fronteras desaparecen. Esta perspecLiva significa una totalidadad que se mundializa. En la línea biológica están institu-

ciones tales como la ONS o ia FAO.

casilla 8. La globalización deductiva en la línea sociológica. No

he encontrado ninguna sociedacl internacional de este tipo.

Casilla 9. I-a globalización deductiva en la línea cultural podría ser ilustrada por la institución de la IINESCO.

Casilla 10. La globalización deductiva en Ia línea religiosa poclríl ser ilustrada por ciertas corrientes irenistas del presente.

Casilla 1 l. La globalización deductiva en la línea político-militar

está representada por organizaciones como la ONU que, por defini- ción, representa la Humanidad.

Casilla 12.La globalización deductiva en la línea económica puc

de considerarse representada por el Fondo Monetario Internacional.

Casilla 13. La globalización inductiva en ia línea biológica pLrc- de consicierarse como una globalización estricta. Está ejemplificatla

muy bien en el proyecto de los nazis qlre, a partir de :una Íaz4 la ra,t;t

aria, trata de hacer a todos los hombres arios. Se decía que la dif'erell- cia entre un ario y un negro es mayor que la que ha¡, entre un negro y

un hipopótamo; y después de los negros iban los gitanos, etc. Una ra-

zatrata de humanizar a todos rnediante la liquidación de todas las dc

más razas.

Casilla 14.La gtrobalización inductiva en la línea social consisrc.

por ejemplo, en tomar una pafte de importancia social, el lengua.jc, pl ra socializar al todo clesde esa pafie. Ei inglés en lucha abierta, a rrucr'

te, con el español. Hace unos días me decían que están haciendo cl pro

totipo de ciudadano europeo. ¿Qué rasgos consideran? Pues no puc(lc

ser ni alt<¡ ni rubio, ni protestante ni católico,niraza blanca ni ncgr-rr

lbtal que nos quedarnos en ¡que hable inglés!

Casilla 15. La globalización inductiva en ia línea culturrl potlr'írr

ser ilustrada por la teoría de Elliot: sólo hay una cultura, la crrltrrrr egipcia que se transmitió por todo el mundo.

Casilla 16. La globalización inductiva en la línea religiosl licrrr.

acaso como ejernplo único el catotricismo. Ei proselitismo pnrpit¡ tle los

católicos es único, tiende a globalizarel mundo ba.jo la f'c rlc

('risto.

_y

ahí reside su importlncia, sotrrc todo cuando sc ¿rlía cl con cl irn¡rr.ri,

Casilla L7.La globalización inductiva en la línea político-militar-

nos conduce a la idea de Imperio, y hasta hace veinte años, los dos úni-

cos imperios reales que había en el rnundo eran la URSS y EE.UU. Cuanda se derrumba la Unión Soviética queda corno único imperio

globalizador Estadcs Unidos.

Casilla 18. La globalización inductiva en ia iínea económica se refiere a la globalización llevada a cabo por grupos económico-políti-

cos como ei G-7, controlados siempre por la organización internacio- nal y la cada vez mayor independencia del poder relativo complefo de

E,E.UU.

CUADRO 1

Totalización

Relaciones Diaméricas

Relaciones Metaméricas

Relaciones Metaméricas

 

descendentes

ascendentes

 

LTnitte rsalización

lv[

un d i ali zac i ó n d e du i: t iv a

Glob alización inductiv a

Biológica

1. Un fenotipo único

7, FAO

13, Nazismo (raza aria)

Sociológica

2. Sociedad común

8?

14. Lengua inglesa

Cultural

3. Difusionismo

9. UNESCO

15. Egipto (germen)

Religiosa

4. Sincretismo

10. keneísmo

[6. Catolicismo

Político-militar

5. Biocenosis

11. ONU

tT.Imperio (EE.UU)

Económica

6. Economía global

12. FN,{I

18. G-7

¡

I

t

IMPERIO

<<Imperio» es una palabra que está totalrnente desprestigiada

ocurre como a otras palabras, corno a <<taza>>, por ejemplo-; después de la Segunda Guerra Mundial acordaron suprimir la palabra <<raza>> por los recuerdos que llevaba y la sustituyeron por 11sfni¿;¡-. Pero no

se pueden negar los imperios -como no se pueden negar l¿s ¡¿7¿s-s.

-le

En el fenotipo hay razas, otra cosa es que esas razas no sean especies mendelianas, porque pueden unirse con otras.

46

Sólo por hablar de trmperio, me han acusado de hablar de José Antonio

o de Ledesma Ramos; pero si ttlvieran un horizonte cultural más am-

plio, al oír la palabra «Imperio», se habrían de acordar de Augusto, de

Marco Aurelio

,

de un emperador romana.En España frente a Euro'

pa intenté reconstruir la Idea de hnperio como Lrfia categoría esencial

a la Flistoria. La idea de Imperio, descontanclo las concepciones de ca-

rácter psicológico, desde el punto de vista político, tiene cinco acep-

ciones fundamentales:

I. trmperio cowto .facultad del imperator (ejórcito). E1 irnperator, que es ei jefe del ejército, se convierte en princeps, y entonces el im-

perator es el quien tiene la fierza miiitar para poderla movilizar, de

manera que eso supone una sociedad p<llítica muy estructurada para

que pueda haber un ejército que pueda, a su vez, tener un imperator. Es el concepto que aparece en el célebre verso delaEneida (VI,851) en el que Virgilio le dice a Augusto: «Tu regere imperio populo, Ro- fiLanae nxomento» (<<acuérdate romano que tu misión es regir a los pue-

blos con tu imperio>>)" Imperator es un concepto subjetuai, pero in-

merso cn una política prcvia.

II. Imperio como espacio de la acción del imperator Tiene un sig-

nificado espacial, en su sentido de espacio antropológico, los límites

hasta donde llega el poctrer del imperator. Es el concepto de limes, del imperio que separa a Roma del entorno bárbaro, y que está marcado por las iegiones que están en las fronteras. A me recuerda unas fra- ses