Está en la página 1de 3

IRRENUNCIABILIDAD DE LOS DERECHOS

LABORALES

En Derecho laboral, se conoce como principio de irrenunciabilidad de derechos


a aquel que limita la autonomía de la voluntad para ciertos casos específicos
relacionados con los contratos individuales de trabajo, mediante normas
imperativas, que tienen como característica, la indisponibilidad,
irrenunciabilidad e negociabilidad, con el objetivo de proteger los derechos del
trabajador.

Mediante este principio se protege al trabajador y se le asegura todos sus


derechos que la ley le otorga, aún si estos hubieran renunciado, aunque sea
por beneficio propio, por lo que todo contrato que lesione los derechos del
trabajador es nulo y carece de validez jurídica.

El alcance de la irrenunciabilidad de derechos laborales es amplio y


corresponde a la idea del desequilibrio negocial que existe entre las partes del
contrato de trabajo, desequilibrio que se presupone existente más allá del
momento de la celebración del contrato. Las partes (empleador y trabajador) no
negocian en un plano de igualdad, el empleador tiene más poder de
negociación que el trabajador, situación que deriva en la imposición de normas
contractuales que en muchos supuestos deben ser aceptadas por el trabajador
para acceder al empleo o conservarlo

"Los acuerdos transaccionales, conciliatorios o liberatorios sólo serán válidos


cuando se realicen con intervención de la autoridad judicial o administrativa, y
mediare resolución fundada de cualquiera de éstas que acredite que mediante
tales actos se ha alcanzado una justa composición de los derechos e intereses
de las partes

Nuestra Ley General del Trabajo mediante sus Artículos protegen al


trabajador con el derecho más importante que se le podría dar, la
"IRRENUNCIABILIDAD de los derechos laborales", la misma dispone:
"Los derechos que esta Ley reconoce a los trabajadores son irrenunciables y
son nulas las convenciones en contrario".
Esta medida requiere mayor aplicabilidad, especialmente para impedir que se
vulneren derechos laborales, evitando el fraude legal por la realización de
contratos simulados al campo civil.

Debido a factores de orden social (por ignorancia), económico (necesidad), por


violencia o cualquier otra circunstancia el trabajador muchas veces está
obligado a aceptar cualquier condición de trabajo por la urgencia del mismo,
pero el legislador ya anticipó este aspecto en la Ley, pudiendo ahora el
trabajador reclamar todo 1o que le fue negado y que por derecho le
corresponde, aunque haya firmado contratos contrarios a le Ley y ajenos a los
principios normativos del Derecho del Trabajo; éstos Derechos Laborales son
inherentes al hombre (que por su naturaleza no pueden separarse del
trabajador como ser humano), por lo tanto, se hallan fuera del comercio,
renunciar a ellos se asemeja -para ser más explícito - a renunciar al derecho a
la libertad, a la vida, a la salud, o la integridad física, por ser de orden público;
esto quiere decir que, están considerados como derechos fundamentales.

Los derechos y beneficios reconocidos a favor de los trabajadores no pueden


renunciarse y son nulas las convenciones contrarias o que tiendan a burlar sus
efectos", por ello, la Ley no le permite al trabajador optar por ésta decisión, que
inclusive está regulada por el Código Civil sobre la naturaleza de los derechos
de la personalidad y su limitación que expresan "Los derechos de la
personalidad son inherentes al ser humano y se hallan fuera del comercio.

Por jurisprudencia los derechos y beneficios de los trabajadores son


irrenunciables por mandato constitucional: Las disposiciones sociales y
laborales son de cumplimiento obligatorio

Las normas laborales se interpretarán y aplicarán bajo los principios de


protección de las trabajadoras y de los trabajadores de relación laboral; de
continuidad, y estabilidad laboral. Los derechos y beneficios reconocidos a
favor de las trabajadoras y los trabajadores no pueden renunciarse, y son nulas
las convenciones contrarias o que tiendan a burlar sus efectos.
La legislación laboral en Bolivia reconoce modalidades salariales, entre las que
se encuentran el haber básico, bono de antigüedad, bono de producción,
salario dominical, bono de frontera, pago por concepto de horas
extraordinarias, pago por recargo nocturno, por trabajo en domingos y feriados,
aguinaldo, prima de utilidades, bono de categoría y otras conquistas, es decir,
el aguinaldo es una modalidad salarial reconocida por la normativa laboral