Está en la página 1de 2

Coreógrafo

Coreógrafo es el creador de la composición del baile, tanto para la danza como para otros espectáculos
como el patinaje, la gimnasia rítmica, etc.1 Compone estructuras de movimientos trabajando con el
cuerpo, espacio y tiempo, respaldado en su experiencia y persiguiendo un objetivo escénico. El término
deriva de las palabras del griego antiguo κορεια (koreia, danza) y γραφια (grafia, escritura). De la
primera de estas palabras deriva también coro, desde el momento que el coro de la tragedia y comedia se
expresaba también bailando.2

Para llegar a ser buen coreógrafo es necesario haber adquirido una larga experiencia como bailarín
trabajando con maestros y coreógrafos de buen nivel, aunque la capacidad de componer bailes es una
capacidad también innata equiparable a la de un pintor o cualquier otro artista. En las producciones
contemporáneas de danza, el coreógrafo asume a menudo también la función de director del
espectáculo.3

Coreografía

La coreografía (literalmente «escritura de la danza», también llamada composición), del griego χορεία
(danza circular, corea) y γραφή (escritura), es el arte de crear estructuras en las que suceden
movimientos. El término composición también puede referirse a la navegación o conexión de estas
estructuras de movimientos. La estructura de movimientos puede ser considerada como la coreografía.
Las personas que crean la coreografía son llamados coreógrafos/coreógrafas.

Si bien es usado principalmente en relación con la danza, el término coreografía puede ser aplicado en
varios escenarios, entre ellos:
 Combate escénico (coreografía de acción o de lucha)
 Gimnasia
 Patinaje artístico sobre ruedas
 Patinaje artístico sobre hielo
 Ballet clásico
 Banda de marcha
 Cinematografía

Bailarín

Bailarines de danza moderna.

El bailarín o bailarina es la persona que se dedica al arte de bailar no solo profesionalmente, sino
también como afición. Disciplina, constancia, pasión y valores éticos definen su aporte social a través de
su vocación. Considerando que cada bailarín posee un talento que desarrolla a través del entrenamiento
y su apropiada formación que potencializa las diversas aptitudes.

El entrenamiento tanto físico como mental del futuro bailarín dependerá del tipo de danza elegido. Hay
programas universitarios y de escuelas asociadas a compañías profesionales de danza para la formación
especializada. También hay pequeñas academias de propiedad privada, dónde los estudiantes pueden
formarse en una variedad de estilos de danza, como formas de danza competitiva (por ejemplo, baile
latino, jazz, baile de salón, hip-hop, funky, break dance, etc), así como étnico y folclórico.

La formación en un conservatorio profesional de danza dura unos 10 años.12 Los alumnos de estos
centros son seleccionados en una prueba de acceso en la que se tienen en cuenta sus condiciones físicas.
Normalmente esta prueba se realiza en torno a los 8 años de edad.3 En los conservatorios el
entrenamiento suele ser diario y las disciplinas que se imparten pueden ser: danza clásica (o académica),
danza contemporánea, danzas tradicionales (por ejemplo danza española), música, anatomía, técnica de
puntas, repertorio, maquillaje, clases de paso a dos, etc.4

Los bailarines profesionales suelen ser empleados por contrato. La vida profesional de un bailarín es en
general un constante cambio de las situaciones de trabajo, la presión de una fuerte competencia y los
bajos salarios.5 A menudo, aquellos bailarines que no trabajan para una compañía grande, tienen que
complementar sus ingresos, ya sea en los papeles relacionados con la danza (por ejemplo, la enseñanza
de la danza, los entrenadores deportivos de baile, yoga) o la instrucción de Pilates para lograr la
estabilidad financiera.

También podría gustarte