Está en la página 1de 2

"causas de separación" y debemos aclarar que el término "causas" es contradictorio, pudiendo

significar en Derecho o bien los "motivos" por los que los cónyuges quedan autorizados para pedir
la interrupción de su vida matrimonial.

Cuando los cónyuges quieren romper su relación marital van a buscar la manera de llegar a la
separación matrimonial.

En el Derecho Canónico existen principalmente 2 causas de separación:

el adulterio y el grave peligro espiritual o bien físico del cónyuge o de el o los hijos, El Código de
Derecho Canónico establece también normas procesales propias para las causas de separación.

Si la pareja desea seguir casados, más separados, es legítima y posible esta opción, pero siempre y
cuando la separación no afecta substancialmente a la esencia del matrimonio. Si bien no haya vida
matrimonial ni convivencia marital, siguen manteniéndose entre los esposos los deberes y
obligaciones propios del matrimonio, como son la lealtad y la ayuda mutua, además de los
deberes y obligaciones para con los hijos.

Pueden existir matrimonios válidos, pero cuya convivencia marital ha fracasado. Es cuando
podemos percatarnos de que un fracaso marital no siempre equivale a una nulidad matrimonial.

Hay que tener en cuenta que en el derecho canónico la separación de los cónyuges, confirmada
por el Decreto de la autoridad eclesiástica, es considerada por el ordenamiento civil como una
simple separación de hecho. Los efectos civiles de esta separación son prácticamente inexistentes:
no supone la disolución de la sociedad patrimonial (salvo que se acordase en convenio ante
Notario), no puede anotarse en el Registro Civil y no puede solicitarse su ejecución judicial.

El pleno reconocimiento civil de la separación privada consensual requiere la intervención de la


autoridad civil y la inscripción registral. El procedimiento de separación consensual civil
normalmente es bien simple y otorga plenos efectos civiles a lo convenido en el pacto. Por lo
tanto, es precisa la intervención de la autoridad civil para conseguir los efectos civiles de la
separación marital canónica.

La separación de los cónyuges se halla regulada por el Código de Derecho Canónico, puesto que es
preciso regular los efectos que la separación va a producir. Ante todo, hay que tener claro que va a
primar el principio de la indisolubilidad del matrimonio. La separación va a poder tener carácter
permanente o carácter temporal, en función de lo que los cónyuges decidan.

Entre las distintas causas de separación matrimonial se hallan las siguientes:

– Los cónyuges deben de guardarse lealtad, por tanto, la infidelidad va a ser causa de separación
matrimonial.

– Los cónyuges deben entregarse el uno al otro tanto en el campo corporal como en el espiritual,
por tanto, podrán asistir a la separación en el supuesto de que esto no se cumpla.
– Los cónyuges deben hacer vida juntos, esto quiere decir que deben de convivir juntos. Si esto no
se cumple se puede acudir a la separación marital.

– Ante todo deben atender a sus hijos tanto materialmente como espiritualmente. Si esto no se
cumple se puede asistir a la separación.

Hay que dejar claro que por el hecho de que se de alguna de estas situaciones no quiere decir que
la ley obligue a acudir a la figura de la separación. Los cónyuges van a tomar esta resolución con
libertad.

http://www.abogado-matrimonial.es/la-separacion-matrimonial-derecho-canonico/