Está en la página 1de 8

El auto es el “gran culpable”

de la contaminación
ambiental, y México es adicto a
él: especialista
Twittear
Telegram
Google+
Por Ivette Lira
SinEmbargo
junio 10, 2017
2:30pm
3 Comentarios
SECCIÓNméxico
El automóvil es “el gran culpable” de la contaminación
ambiental en el país, pese a que son usados en
únicamente dos de cada 10 viajes que realizan los
ciudadanos, aseguró el director del Instituto de Geografía
en la Universidad Nacional Autónoma de
México (UNAM), Manuel Suárez Lastra.
El especialista señaló que el uso del automóvil “genera
una especie de adicción”, por lo que una vez que las
personas comienzan a trasladarse en él difícilmente
vuelven a subirse al transporte público.
Sin embargo, sostuvo que el 80 por ciento de los traslados
se hace en transporte público –autobuses, Metro u otro
tipo de servicio público–, pero es el peor calificado por
los mexicanos y las familias más pobres invierten gran
parte de su sueldo en él.
Manuel Suárez Lastra, director del Instituto de Geografía en la UNAM, afirma que los ciudadanos
crean una especie de adicción por su automóvil. Foto: Ivette Lira, SinEmbargo
Ciudad de México, 10 de junio.– En México se favorece la
construcción de infraestructura destinada a los automóviles,
mientras únicamente dos de cada diez viajes se realizan en ese
medio de transporte, sostuvo el director del Instituto de Geografía en
la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Manuel
Suárez Lastra.
El especialista señaló que el automóvil es “el gran culpable” de la
contaminación ambiental en el país.
La cantidad de autos que circula por la urbe, explicó el especialista,
es suficiente para provocar el congestionamiento y aseguró que
ocasiona el 70 por ciento de la contaminación atmosférica. Para
muestra un botón: la Zona Metropolitana del Valle de México
(ZMVM) vivió una contingencia que se extendió por más de una
semana, allí, justo donde 5.5 millones de coches transitan
diariamente y 250 mil al año se integran a la estadística.
El daño que generan las contingencias también es económico.

Ada Irma Cruz Davalillo, presidenta de la Cámara de Comercio


Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope-
CDMX), informó en días pasados que los comerciantes y prestadores
de servicios perdieron alrededor de mil 800 millones de pesos por
sustituir su vía de traslado durante los nueve días de la contingencia
de mayo pasado.

Suárez Lastra señaló que en el territorio nacional se realizan


alrededor de 130 millones de viajes diarios, de los cuales el 80 por
ciento se hacen en transporte público, el sector “peor calificado” por
la Encuesta Nacional de Movilidad y Transporte, recordó.
Para dicha muestra realizada a finales de 2015 fueron entrevistadas
mil 200 personas mayores de 14 años, quienes en su mayoría
opinaron que el transporte público en la República Mexicana es
inseguro, lento, incómodo, tardado, de bajo acceso, deteriorado y
caro.
De acuerdo con la encuesta, los hombres tienden a realizar más
viajes que las mujeres, pues el 81 por ciento de la población
masculina se desplaza diariamente, en contraste con el 71 por ciento
de las féminas que lo hacen.

El doctor señaló que las personas más jóvenes son quienes realizan
más viajes al día y conforme crece el rango de edad, disminuyen los
mismos. Señaló que los usuarios que perciben menores ingresos
gastan más dinero en transporte, pues, aseguró, una familia puede
llegar a destinar entre 3 mil 7 mil pesos al mes en dicho servicio.

Del total de la gente que no realiza ningún viaje, el 62 por ciento son
mujeres que se dedican a las labores del hogar y el 26 por ciento son
personas de la tercera edad o de bajos ingresos.

ADEMÁS
Transporte deficiente, tala y más autos causan asfixia
ambiental en la Megalópolis: especialistas

A nivel nacional, la capital es la urbe que concentra el mayor número


de habitantes y cuenta con la mayor oferta de transporte público.
Posee, por ejemplo, el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro,
inaugurado en 1969 y antes de su implementación, los peseros
abarcaban cerca del 90 por ciento del tránsito en el entonces Distrito
Federal.
Para 2005 llegó el Metrobús que hoy cuenta con 6 líneas y una más
en construcción que ha sido polémica por la oposición de vecinos
que argumentan falta de transparencia en el proyecto.

Otras ciudades mexicanas que cuentan con diferentes formas de


transporte masivo son Monterrey, Puebla, Chihuahua, León,
Guadalajara y Ciudad Juárez. Los tiempos de traslado varían en cada
región. En la zona céntrica del país las personas destinan alrededor
de 48 minutos, en el norte 44 y en el sur 25.

El 90 por ciento de las personas móviles realiza en promedio 2 viajes


al día, con tiempos promedio de 45 minutos para asistir al empleo y
media hora para ir a la escuela o hacer compras. La Ciudad y el
Estado de México se encuentran a la cabeza, con 57 minutos por
recorrido.

ADEMÁS
El olvido al transporte público colapsa las calles de la CdMx y
aviva la contaminación, acusan

DEBEN ENCARECER EL USO DE AUTOS


Suárez Lastra declaró que el uso del automóvil “genera una especie
de adicción”, por lo que una vez que las personas comienzan a
trasladarse en él, difícilmente vuelven a subirse al transporte
público. Para argumentarlo citó la encuesta antes mencionada en la
que los participantes mencionaron por qué razón sí dejarían de
utilizarlo y las respuestas fueron las siguientes:
El 52 por ciento respondió que sólo si se descompone; el 17 por
ciento dijo que por la implementación del programa Hoy No circula;
el 10 por ciento si dejara de contar con uno; el 6 por ciento, por falta
de dinero para comprar gasolina, mismo porcentaje abarcado por el
tráfico. El resto de las personas señaló que sólo se bajarían del coche
si existiera un mejor transporte público, si las distancias fueran más
cortas, por discapacidad, por problemas económicos y un 4 por
ciento replicó que “de ninguna manera” cambiarían el modo
trasladarse.

A fin de lograr la reducción del tráfico vehicular que provoca


contaminación y congestionamiento, el doctor planteó algunos retos
que le correspondería abordar a la política pública, entre ellos, hacer
más caro el uso del automóvil y destinar menos recursos a la
infraestructura que fomenta su uso.

Otra de las recomendaciones gira en torno a la implementación de


lugares más cercanos y accesibles para llevar a cabo actividades
cotidianas como son asistir a la escuela o al trabajo y realizar
compras. Recomendó también trabajar en la mejora de las áreas
peatonales y ciclistas a fin de favorecer la caminata y el uso de la
bicicleta, pues, afirmó, la opción de dos ruedas es capaz de
reemplazar el primer y último tramo de transporte público (casa–
Metro–casa), con lo que los usuarios podrían ahorrar entre 2 y 8
minutos del tiempo de traslado y de 2.50 a 4 pesos en promedio por
viaje.