Está en la página 1de 2

El Matrimonio Bíblico

Dios es el Centro
¿Cómo sabemos cuál debe ser el comportamiento de una esposa o de un esposo
en el matrimonio?
Las respuestas fueron varias:
-La sociedad nos dicta eso
-Lo aprendemos de nuestros padres
-La Sociología estudia el comportamiento de las familias
Mencionemos a Dios y su Palabra como la guía para vivir el matrimonio
Ante todo
Debe saber que la única manera de tener un matrimonio lleno de esperanza y
bendición es dejando a Dios ser el centro de la relación entre esposos.
El Matrimonio es plan de Dios, para evitar males en nuestra vida (1 Corintios 7:1-
3), al tomar de libre voluntad profunda el dar si no solo al futuro esposo o esposa
sino a Dios, porque también es su voluntad el Matrimonio. (Lea y medite el
Capítulo 7)
Aprendamos sobre el Salmo 127:1
Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican
¿Quién está edificando su casa?
¿Ustedes como esposos?, ¿Las tradiciones de su familia?, ¿Lo que dicta la
sociedad que le rodea?
Lucas 6: 46-49 (Lea el versículo y medite)
Recordemos que el cimiento de todo lo que edifiquemos es lo más importante,
porque será lo que de paz y confianza del pasado, presente y soportará lo que
vendrá en el futuro, conozcamos las enseñanzas de cristo con la vida en
Matrimonio.
Pongamos en claro un aspecto del Matrimonio:
Marcos 10: 9
Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre
Con su misericordia y buena voluntad Dios usó de todo en sus vidas de varón y
mujer para tenerse el uno al otro y ser una sola carne (Mateo 19:1-12).
Tengamos cuidado con sobreestimar el Matrimonio y familia, con el amor y
servicio a Dios:
Mateo 10:34-39
Mateo 22:30 lea y medite todo el capítulo 22
Mateo 19:29 lea y medite todo el capítulo 19
No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo,
el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos
de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre,
sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de
Dios permanece para siempre.
Si Dios inventó el matrimonio entonces debemos enterarnos acerca del propósito
que tuvo al hacerlo. Obviamente Dios tiene un propósito y la manera de llevarlo
a cabo. Él también nos capacita por medio de Su Espíritu para vivir de acuerdo a
ese plan. De tal manera que el crecimiento espiritual aquí es vital.
Una persona que experimenta el fruto del Espíritu en su propia vida podrá
compartir en su casa las nueve características de Gálatas 5:22,23
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
Por otro lado un cristiano que depende en sí mismo será una persona carnal y lo
que habrá en su vida lo vemos en Gálatas 5:19-21 (lea y medite en el pasaje
bíblico).
El matrimonio es como una de las maneras en que Dios no nos deja entrar en
tentación y nos libra del mal.
Pero si olvidamos la raíz del matrimonio no podremos alimentar ni disfrutar de
los frutos del matrimonio instituido por Dios.
Tengamos en sumo gozo seguir esta palabra de Dios que puede ser un buen
aliento en la vida del esposo y la esposa:
Efesios 5:21-33 (lea y medite en el capítulo 5)
1 Pedro 3:1-7 (lea y medite en el versículo bíblico)
Al final de este pequeño estudio, queda como comentario final que como Cristo
es cabeza de todo varón y siendo este cabeza de la mujer, entonces, esposo que
vea en tu ser a Cristo tu esposa (1 Corintios 11:1-3), para que el respeto de ella
alimente el amor Verdadero que solo Dios puede dar origen y crecimiento para
frutos de bendición eterna.