Está en la página 1de 11

INTRODUCCIÓN

En el siglo IV D.C el escritor romano Vegencio dio origen a la frase “Quién


quiera paz, que se prepare para la guerra”, cita oportuna para iniciar el presente
ensayo. El arte de la guerra fue escrito en China hace ya más de 2000 años por el
general SUN TZU, considerado el mejor libro de estrategia militar, se orienta en
principio a su aplicación en conflictos bélicos, entonces ¿Por qué un libro tan
antiguo y de origen militar puede ser aplicado hoy en día? Y sobre todo ¿Cómo
puede este libro ser un instructivo que se acople a nuestro entorno de vida
actual?, la respuesta a estas interrogantes se define al observar que el mundo en
el que vivimos es extremadamente competitivo en la actualidad, ámbitos como la
política, los negocios, los deportes e incluso las artes revelan una verdadera
batalla campal con enemigos que harán casi cualquier cosa para tomar ventaja y
ganar. Es importante aclarar que la guerra no necesariamente indica un conflicto
bélico y violento, la guerra puede ser una batalla interpersonal y tal y como lo
expresa SUN TZU ganar la guerra sin derramar sangre es la forma ideal de
hacerlo. A lo largo del texto se trata de hacer énfasis en la importancia de la
llamada guerra psicológica, un tipo de guerra que hace sucumbir al enemigo sin
incurrir en los costos de un conflicto bélico, se detallan también destrezas que se
enfocan en aducir que el verdadero arte de la guerra es el engaño.

El arte de la guerra es algo más allá que un instructivo de estrategias


militares, comprende una verdadera ideología de pensamiento, orientada a
alcanzar la victoria sin dejar espacio a un solo error, detalla la importancia de
ganar incluso antes de ir a la batalla, la simplicidad del texto y a su vez la
capacidad de ser aplicado en ante casi cualquier conflicto de la vida cotidiana
hacen del mismo una herramienta valiosa que entre líneas revela una tendencia
hacia la victoria ante cada situación, durante el desarrollo del presente ensayo se
enmarcarán los puntos clave de la ideología así como se expondrán de manera
concisa argumentos coherentes y críticos acerca del texto.
El arte de la guerra

El primer capítulo titulado “Sobre la evaluación” Sun-Tzu dice: la guerra es


de vital importancia para el Estado; es el dominio de la vida o de la muerte, el
camino hacia la supervivencia o la pérdida del Imperio. Lo cual puede ser
perfectamente aplicado a las empresas mismas que en la actualidad permanecen
en constantes conflictos con el único objetivo de permanecer líderes en el
mercado. El libro nos plantea la necesidad de prepararse en conocimientos,
contemplando cuidadosamente los cursos de acción a ejecutar “Tomando en
consideración la situación del campo, y actuar de acuerdo con lo que le es
ventajoso”, e iniciar solo aquellos movimientos que tienen posibilidad de éxito, nos
habla también del engaño como la esencia de la guerra siendo la clave para
manipular al enemigo; apresando sus debilidades: “Aunque seas capaz,
muéstrales incapacidad” “Ataca cuando no estén preparados” Golpea al enemigo
cuando esté desordenado”, “Crea desorden en sus fuerzas y tómalas” ”Si están
unidas haz que se separen”, son algunas frases que nos encontramos en este
capítulo, lo cual garantiza ser un método para examinar cualquier situación
otorgando un resultado claro.

El segundo capítulo habla “Sobre la iniciación de las acciones” y dice que


“Una vez comenzada la batalla, aunque estés ganando, de continuar por mucho
tiempo, desanimará a tus tropas y mellaras tu espada”, lo que nos es claro que
ningún país se ha beneficiado jamás por una guerra prolongada y que inclusive
puede condenarlo a la derrota, así mismo una empresa, por ejemplo que pretenda
mantener campañas publicitarias por mucho tiempo estos costos terminarán por
consumirla, a lo que el libro expresa que “Lo más importante en una operación
militar es la victoria y no la persistencia”. También nos habla de la motivación
expresando que “lo que arrasa al enemigo es la motivación de los tuyos en asumir
los beneficios de los adversarios”, “Cuando recompenses a tus hombres con los
beneficios que ostentaban los adversarios los harás luchar por propia iniciativa, y
así podrás tomar el poder y la influencia que tenía el enemigo”. La motivación
debe ser estratégica ofreciendo a uno solo la ventaja de obtener una recompensa
y no a todos, de tal manera que todos quieran lograr alcanzar el objetivo para
obtener el premio, pues si ofreces a todos la recompensa no tendrás lo suficiente
para cada uno.

El tercer capítulo habla “Sobre las proposiciones de la victoria y la derrota” y


nos explica que la victoria debe lograrse con el mínimo de sacrificio posible de
hombres y materiales. Siendo esto lo mismo que las empresas buscan
actualmente, trabajan para lograr ser “Eficientes y Eficaces”. Así mismo el libro
plantea como regla general conservar al enemigo intacto para poder conquistarlos
y hacer que pasen a formar parte de su propio ejército y de esta manera volverse
más fuerte; lo mismo deben hacer las empresas apoderarse del mercado de la
competencia dominando a sus representantes, logrando así que estas terminen
siendo parte de una misma. En este capítulo también se nos habla de que nunca
se debe atacar por prisas, siempre es necesario planear ya que es lo que nos
brindará mayor probabilidad de salir victoriosos esto es aplicable tanto a nivel
militar como a nivel empresarial, el hacer esto pueda que no garantice el éxito con
total seguridad, pero él no planear si nos puede llevar a una total derrota. Sun-Tzu
dice: “ conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás
peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una
batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo,
correrás peligro en cada batalla”. Lo que hace énfasis en que es necesaria la
autoevaluación, a fin de que no hayan sorpresas, como descubrir que las
estrategias son inapropiadas o que no hay entendimiento de nuestras capacidades
y deficiencias, lo cual puede ser aplicado en las empresas hoy en día a través de
la aplicación de la Planeación estratégica (FODA) y a través de la cinco fuerzas de
Porter.
El cuarto capítulo habla “Sobre la medida en la disposición de los medios” al
respecto el libro nos expone “Antiguamente, los guerreros expertos se hacían a sí
mismos invencibles en primer lugar, y después aguardaban para descubrir la
vulnerabilidad de sus adversarios”, “Hacerte invencible significa conocerte a ti
mismo; aguardar para descubrir la vulnerabilidad del adversario significa conocer a
los demás”, por lo tanto se debe aprender que el ser inconquistable está dentro
uno, el ser conquistable está dentro del enemigo, quien posee excelencia en la
guerra puede hacerse inconquistable, pero no necesariamente puede tornar
conquistable al enemigo” Sun-Tzu nos dice que por el hecho de ser los mejores no
significa que el enemigo ya está derrotado, sino que se deben de crear las
condiciones que conduzcan a la derrota del enemigo, ya sea por medio de intriga
o trampas, de tal manera que el enemigo se confíe y se convierta en presa fácil.
Las empresas deben tener presente que el hecho de ser las mejores en el
mercado no deban constantemente de los avances de la competencia o dejar de
un lado por muy insignificable que sea un nuevo producto lanzado por la
competencia, siempre debe estar contrarrestando los nuevos movimientos que
realicen las otras empresas.

El quinto capítulo habla” Sobre la firmeza” al respecto el libro detalla


“Gobernar sobre muchas personas como si fueran poco es una cuestión de
dividirlas en grupos o sectores, es organización”. En las empresas esto debe ser
aplicable desde el inicio de su creación la organización se observa desde la misma
planeación aun siendo esta la primera etapa, para la creación de cualquier
empresa. A partir de este capítulo comienzan a aparecer conceptos tácticos o
estratégicos, lo ortodoxo y lo no ortodoxo aunado siendo el primero el ataque
directo y el segundo el ataque indirecto, el capitulo nos habla de la habilidad que
se debe tener para poder mostrarse de una forma artificial al enemigo en todos los
aspectos deseados para engañarles, todo se basa en la organización. El libro
también nos enseña la importancia de hacer trabajar al hombre con fuerza del
ímpetu ya nos aclara que a través de ello hasta el tímido se vuelve valiente, es por
ello que toda guerra se debe desarrollar sobre la base del ímpetu aclarando al
respecto Sun-Tzu que “Hacer que los soldados luchen permitiendo que la fuerza
del ímpetu haga su trabajo es como hacer rodar rocas. Las rocas permanecen
inmóviles cuando están en un lugar plano, pero ruedan en un plano inclinado; se
quedan fijas cuando son cuadradas, pero giran si son redondas. Por lo tanto,
cuando se conduce a los hombres a la batalla con astucia, el impulso es como
rocas redondas que se precipitan montaña abajo: ésta es la fuerza que produce la
victoria”.

El sexto capítulo habla “Sobre lo lleno y lo vacío” y al respecto nos dice


“Los que anticipan, se preparan y llegan primero al campo de batalla y esperan al
adversario están en posición descansada; los que llegan de último al campo de
batalla, los que improvisan y entablan la lucha quedan agotados”, “Si haces que
los adversarios vengan a ti para combatir, su fuerza estará siempre vacía. Si no
sales a combatir, tu fuerza estará siempre llena. Este es el arte de vaciar a los
demás y de llenarte a ti mismo” a esto se debe tener presente que lo que el
ejercito quiere es la victoria y para alcanzarlo se debe estar muchísimo antes que
el enemigo. Así pues las empresas deben tener presente que los primeros en
lanzar o innovar sus productos según los avances de la humanidad serán las
empresas líderes en el mercado. A través de este capítulo se expresa también que
es completamente necesario tener una estrategia previa para proceder a atacar al
enemigo se debe estar preparado con anticipación a cualquier hecho que se
presente o provenga del enemigo, a esto expresa el libro “Los que son expertos en
el ataque, sus enemigos no saben por dónde atacar”, y se serán expertos solo si
cuentan con estrategias previas. (Tzu, 2003)
En el séptimo capítulo nos indica que el ejército se establece por medio del
engaño y no estamos calificados para liderar un ejército marchando, lo que
permite tener ventaja y cambiar a través de la dispersión. En guerra, practica el
disimulo, y tendrás éxito, es como el viento, y su lentitud es como el bosque e
inmóvil como la montaña, es tomar el control del equilibrio estratégico del poder y
muévete.

“Las palabras no son escuchadas, para eso se hacen los símbolos y los
tambores. Las banderas y los estándares se hacen a casusa de la ausencia de
visibilidad.” Por lo que todo el ejército tendrá que estar entrenado para poder
identificar cada uno de ellos, por lo que unificado todo esto, el valiente no podrá
actuar por cuenta propia, ni el tímido se podrá retirar solo.

El ejército siempre es victorioso y debe de estar preparado y no ser el


resultado de reclutar a cualquier hombre por el simple hecho de que se presente
como voluntarios, por lo que la integración de individuos entrenados se obtendrá
el ejército, el cual caminará unido hacia la victoria. Este es el arte de manejar
enormes masas de hombres. No muerda el anzuelo ofrecido por el enemigo. No
interfiera con un ejército que vuelve a casa.

Lo que nos indica el octavo capítulo es que no hay que depender de que
ello no a taquen, sino depende de que nosotros tengamos los medios para
esperarlos y sorprenderlos Hay caminos que no deben seguirse, ejércitos que no
deben atacarse, ciudades que deben sitiarse, posiciones que no deben disputarse,
órdenes del soberano que no deben obedecerse.

Cansa a los enemigos manteniéndolos ocupados y no dejándoles respirar.


Pero antes de lograrlo, tienes que realizar previamente tu propia labor. Esa labor
consiste en desarrollar un ejército fuerte, un pueblo próspero, una sociedad
armoniosa y una manera ordenada de vivir. Por lo que tenemos que realizar un
análisis del campo de batalla, acerca de qué hacer y qué no hacer para que este
esté a nuestro favor.
Existen cinco faltas peligrosas que pueden afectar a un general:
Imprudencia temeraria, que conduce a la destrucción; cobardía, que conduce a la
captura; un temperamento precipitado, que puede ser provocado con insultos;
honor cuestionable que es sensible a la vergüenza; ser demasiado solícito con sus
hombres, que le expone a la preocupación y el apuro.

Con respecto al noveno capítulo, las maniobras militares son el resultado de


los planes y las estrategias en la manera más ventajosa para ganar. Determinan la
movilidad y efectividad de las tropas. Si vas a colocar tu ejército en posición de
observar al enemigo, atraviesa rápido las montañas y vigílalos desde un valle.

Considera el efecto de la luz y mantente en la posición más elevada del


valle. Cuando combatas en una montaña, ataca desde arriba hacia abajo y no al
revés. Combate estando cuesta abajo y nunca cuesta arriba. Evita que el agua
divida tus fuerzas, aléjate de las condiciones desfavorables lo antes que te sea
posible. No te enfrentes a los enemigos dentro del agua; es conveniente dejar que
pasen la mitad de sus tropas y en ese momento dividirlas y atacarlas.

“Los que están de pie apoyados sobre sus armas es porque están
hambrientos. Si los que sacan el agua beben primero es porque están sedientos.
Cuando ven ganancia potencial pero no saben si avanzar, están cansados; si
matan sus caballos y comen su carne, el ejército carece de granos…”

Cuando el enemigo está cerca, pero permanece en calma, quiere decir que
se halla en una posición fuerte. Cuando está lejos pero intenta provocar hostilidad,
quiere que avances. Además que en, su posición es accesible, eso quiere decir
que le es favorable. Si un adversario no conserva la posición que le es favorable
por las condiciones del terreno y se sitúa en otro lugar conveniente, debe ser
porque existe alguna ventaja táctica para obrar de esta manera. Los soldados
tienen que ser tratados con humanidad, pero mantenidos bajo control por medio
de una disciplina de hierro. Este es un camino certero hacia la victoria.
Con respecto al décimo capitulo encontramos que existen algunos campos
de batalla, en los cuales hay unos que son fáciles, otros no tan fáciles, algunos
neutros, otros son angostos, dañados o amplios. Cuando los campos de batalla
son accesibles, hay que ser el primero en establecer posición, eligiendo la mejor
posición del terreno ante los adversarios y así tener una ventaja cuando se inicie
la batalla

Un ejército está expuesto a seis diversas calamidades, que no surgen de


causas naturales, sino de faltas de las que el general es responsable. Estas son:
fuga; insubordinación; colapso; ruina; desorganización; aniquilación. Cuando los
soldados rasos son demasiado fuertes y sus oficiales demasiado débiles, el
resultado de esta diferencia la podemos llamar insubordinación. Cuando los
oficiales son demasiado fuertes y los soldados rasos demasiado débiles, el
resultado de esta posición puede llegar al colapso.

La capacidad de los generales para evaluar al adversario, y así poder


controlar las fuerzas de victoria, y calcular efectivamente las dificultades, los
peligros y las distancias, constituye la prueba de los generales. Considera a tus
soldados como a tus hijos, y te seguirán por los valles más profundos; cuídalos
como a tus propios amados hijos, e irán contigo incluso hasta la muerte.

Sin embargo, si eres indulgente, pero incapaz de hacer sentir tu autoridad;


de buen corazón, pero incapaz de imponer tus mandatos; e incapaz, además, de
sofocar el desorden: entonces tus soldados son comparables a niños
desahuciados; son inútiles para cualquier propósito práctico.

Si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo, tu victoria no será puesta


en duda; si conoces el cielo y la Tierra, puedes hacer tu victoria definitiva.
En el capítulo decimoprimero nos explica cuál es la forma de hacerle frente
a una gran multitud de enemigos en formación ordenada y a punto de atacar, hay
que aprovechar algo a lo que su oponente dé mucha importancia; entonces él será
susceptible a tu voluntad.

La rapidez es la esencia de la guerra, aprovechar la indisposición del


enemigo, para abrirse paso por rutas inesperadas y poder atacar al enemigo por
sitios desprotegidos. Cuando los soldados se encuentran en apuros pierden la
sensación de temor. Si no hay lugar para refugiarse, se mantendrán firmes. Si
están en un país hostil, presentarán un frente resuelto. Si no hay ayuda para él,
lucharán duro.

Al iniciar a manejar un ejército se tiene que disponer de un estándar de


valor que todos tienen que alcanzar a medida del entrenamiento. No se pueden
realizar alianzas con los principales vecinos hasta no tener establecidos sus
interesas. No somos adecuados para liderar un ejército en marcha a no ser que
estemos familiarizados con el relieve de la región, sus montañas y bosques, sus
escollos y precipicios, pantanos.

Pues es precisamente cuando una fuerza ha caído en la vía del dolor que
es capaz de dar un golpe por la victoria. Entérate primero de lo que pretende, y
después anticípate a él. Mantén la disciplina y adáptate al enemigo, para
determinar el resultado de la guerra. Así, al principio eres como una doncella y el
enemigo abren sus puertas; entonces, tú eres como una liebre suelta, y el
enemigo no podrá expulsarte.

Con respecto al capítulo decimosegundo, existen cinco clases de ataques


mediante el fuego: quemar a las personas, quemar los suministros, quemar el
equipo, quemar los almacenes y quemar las armas.
Para el uso del fuego tiene que tener una base, y exige varios medios. Y
existen momentos adecuados para encender los distintos tipos de fuegos. Así
pues, la utilización del fuego para apoyar un ataque significa claridad, y la
utilización del agua para apoyar un ataque significa fuerza. El agua puede
incomunicar, pero no puede arrasar.

El dirigente iluminado hace sus planes pensando en el futuro; el buen


general cultiva sus recursos. Ningún general debe poner tropas en el campo
simplemente para desatar su propia ira; ningún hombre debe luchar una batalla
por revancha. Si es para aventajar, haz un movimiento adelante; si no, permanece
donde estás.

Y para finalizas en el capítulo decimotercero Una Operación militar significa


un gran esfuerzo para el pueblo, y la guerra puede durar muchos años para
obtener una victoria de un día. Por lo tanto, lo que posibilita a un gobierno
inteligente y a un mando militar sabio vencer a los demás y lograr triunfos
extraordinarios con esa información esencial.

Lo que incapacita la sabiduría del soberano y al buen general para golpear


y conquistar, y conseguir cosas más allá del alcance de los hombres vulgares, es
la predicción. Existen cinco clases de espías: el espía nativo, el espía interno, el
doble agente, el espía liquidable, y el espía flotante. Cuando están activos todos
ellos, nadie conoce sus rutas: a esto se le llama genio organizativo, y se aplica al
gobernante.

El conocimiento de las disposiciones del enemigo solo puede obtenerse de


otros hombres. No hay nadie en todo el ejército con quien se deba mantener
relaciones más íntimas que con los espías. Ninguno debe ser recompensado más
libremente. En ningún otro asunto debe preservarse mayor secretismo. Los espías
del enemigo que han venido a espiarnos a nosotros tienen que ser buscados,
tentados con sobornos, llevados aparte y alojados cómodamente. Así se volverán
espías conversos y disponibles para nuestro servicio. (Tzu, 2003)
Conclusiones

El estar preparados para la guerra forma parte de un arte y que para poder vencer
en ella se necesitan muchas aptitudes, así como actitudes y habilidades. Sun Tzu,
refiere en los en los capítulos anteriores que debemos tener en cuenta diferentes
factores para alcanzar la victoria, así como virtudes y talentos para poder dominar
un a ejército. Por tal razón siempre se debe estar pendiente del enemigo ya que
eso formará parte importante para obtener la victoria.

Sun Tzu, refiere que es importe implantar estrategias adecuadas para llegar a la
victoria en una guerra, el fin de toda guerra es aniquilar al enemigo y para realizar
este fin, se valen de tácticas militares, astucia, entre otras. Es importante resaltar
la visión de este autor al dar a conocer estas estrategias tan valiosas para lograr
que seamos victoriosos en las guerras, dichas estrategias, en la actualidad son
tomadas en cuenta para la administración de una empresa, negocio e inclusive
hasta un país.