Está en la página 1de 22

ERASE UNA VEZ MATEO

CAPÍTULO I

Era martes cuando él me dejó... juro que en el momento


no lo podía creer, me preguntaba miles de cosas, acaso
¿Hice algo malo? ¿Dije algo que no le gustó? Porque de
pronto decidió que lo nuestro no iba a funcionar y porque no
me dio la oportunidad de defender este amor que tenía por
él…
Alguna vez ¿Han soñado que se caen? Se siente un
hueco en el pecho, pero luego despiertas agitado y
aliviado al darte cuenta que era sólo eso, un sueño. Bueno,
algo así me estaba pasando, pero yo no podía
despertarme... mi mundo entero se estaba derrumbando en
pedazos ¿Que iba a hacer ahora? Todos mis amigos fueron
sus amigos primero, compartíamos clase, asiento, si casillero
estaba al lado del mío y siempre comíamos en el mismo lugar
con nuestros amigos (que compartíamos) ¿Ahora que iba a
hacer?
Fingir que no me importaba era difícil, Luis era mi mundo
entero... era el amor de mi vida y se me fue así como si yo
fuese tan fácil de olvidar... es acaso que ¿A él no le
importaba?
Cuando Susana y Carla (mis amigas, también amigas de
él) se enteraron no lo podían creer "eran la pareja perfecta,
¿Qué pasó?" Se preguntaban ... estábamos en las mismas,
ninguna de las 3 sabíamos que bicho le había picado.
- Tal vez se enamoró de otra chava - dijo Carla muy relaja
- Pero si Luis la adoraba... en serio que aún no me la creo... y
si sólo fue una etapa? Tal vez te pida que regresen luego -
me daba ánimos Susana.
- La verdad que yo no creo, ambas sabemos que cuando a
Luis se le mete algo a la cabeza de ahí no lo sacas... además
Natalia, lo conocía muy poquito... apenas tenían 1 año dé
relación - decía Carla, aunque para mí 1 año era bastante.
Ella lo conocía desde 1 grado de secundaria tenían 12
cuando se hicieron amigos.
Discutían entre ellas, sentadas en los lavamanos de
aquel baño mugroso de la preparatoria, mientras yo me
hacía chiquita en el toilette... es que salir del baño de
mujeres era terrorífico para mi en esos momentos donde la
ruptura era tan reciente... en cualquier lado podría
topármelo y ya tenía suficiente con estar sentada a su lado
todas las clases...
- Mejor que lo superes nena, no dejes que te consuma...
además lo de ustedes obvio no era amor
En ese momento no entendía porque Carla decía cosas
tan feas... una semana después cuando se corrió el rumor de
que ahora ella y Luis eran novios, todo cobró sentido... si ya
me sentía destruida eso terminó de aniquilarme...
Pasaron fácil dos meses, dos meses donde no hablé con
nadie ni comía casi nada, y lloraba todas las noches al ver
nuestras fotos...
Mi mamá decía que me estaba matando yo solita, pero
es que ella no entendía... yo no quería seguir así, pero no
sabía cómo salir de aquel agujero en el que Luis me había
metido...
¿Cómo superas que alguien te rompa el corazón?
CAPÍTULO II

Se aprende a vivir con ello... me dijeron por ahí.


Estaba haciendo en serio mi máximo esfuerzo para lograrlo,
para acostumbrarme a la idea de mi nueva vida sin él...
Pero cada que hacía un avance mi mente me
traicionaba y me hacía recordar momentos a su lado...
"- Por siempre y para siempre bebé -" decía todo el tiempo al
abrazarme... ¿Dónde quedaron esas palabras? ¿Porque las
olvidó?
Ojalá pudiese contarme su secreto, porque en verdad
necesito saber la clave para borrar todo un futuro juntos en
menos de 3 meses...
Cuando pasaron los 3 meses exactos la herida ya no
dolía tanto. El verlo a diario aún era algo difícil para mí pero
tenía que aceptar que mi vida tenía que seguir... No me
podía atascar a los 17 años por un muchacho que me juraba
amor eterno y que me boto al día siguiente...
- Hay un nuevo centro comercial en el south Merryland.
¿Vamos? - decía Susana para el resto del grupo. Estábamos
sentados como siempre a la hora en que casi abrían las
puertas para dejarnos ir. Éramos los "populares" de la escuela
así que el mejor lugar para esperar era nuestro. Una mesa
muy amplia junto a la puerta. Supongo que esos privilegios
que hacían que la gente me notará, el ser parte del grupo
"genial " también me ayudaron al no hundirme del todo...
aunque eso significará ver a Luis más a menudo.
- No sé si sea buena idea ir todos - dijo el descarado Luis que
estaba sentado junto a Carla, su novia 《usurpadora 》
- Porque no? - por primera vez en esos tres meses me atreví a
dirigirle la palabra.
- Bueno... todos sabemos nuestra situación. No sé si sea
adecuado salir juntos Natty - la sangre me hervía. Ahora se
preocupaba ¿Porque me sintiese mal? ¿Después de meses
sin comer? ¡¿Después de llorar y querer llamarlo por noches
enteras?! ¡¿Ahora "no sabía si era buena idea "?!
Estaba a punto de golpearlo... Pero eso no resolvería
nada. Por primera vez tomé la decisión correcta sin pensar
en si me afectaría después.
- No te preocupes más por mi Luisito - dije con obvia irritación
levantándome de la mesa. Todos me miraron - ya no soy
asunto tuyo.
Tomé mi mochila y a pasos largos me marché de ahí.
Sabía que lo estaba dejando todo atrás. Hice lo que todo
ese tiempo había temido... me quedé sola.
Ninguno de mis amigos me buscó más, ninguno me
envío siquiera un mensaje de texto. Dejaron claro de qué
lado estaban... No del mío.
- La cagaste - me dije a mi misma golpeando mi cabeza
contra la puerta de uno de los sanitarios, que lucían más
sucios de lo normal
- Pues sí... generalmente a eso vienes al baño - me contestó
una voz masculina que venía del interior del baño que había
golpeado.
Me sorprendí demasiado... me cubrí la boca y di algunos
pasos hacia atrás topándome con los lavamanos. Voltee
hacia todos lados. Era el baño de hombres. 《Mierda》
Antes de poder salir corriendo la puerta se abrió y un
muchacho de mirada astuta me analizó detenidamente.
Apostaba que esparciría el rumor de que "Natalia no pudo
más y se volvió loca ... o lesbiana"
- Por suerte para ti acababa de entrar. Sino esto habría sido
vergonzoso para ambos - tenía una voz burlona pero muy
masculina.
- He?
- A ningún hombre le gusta que las chicas huelan sus cosas ja
ja pero dime que haces en un santuario de machos? ¿No me
digas que tienes problemas de identidad? - seguía ahí
parado recargado contra la puerta, mirándome con
aquellos ojos marrón y audaces.
- ¿Que? ¡No! Fue un error... yo sólo quería un lugar para estar
tranquila
- Ya entiendo y el baño de mujeres es un lugar de Urracas
chismosas no? Creo que ya capto... - en serio parecía que se
burlaba de mí.
- Agh... No tengo porque tolerar esto - me disponía a caminar
a la salida cuando escuché su voz...
- Natalia! - era Luis... que hacía buscándome? Me apuré a
entrar de nuevo al baño de hombres... me asusté pues me
había visto por el rabillo del ojo...
- Entonces creo que tú eres Natalia no? - el chico seguía
parado en el mismo lugar y seguía hablando con una voz
burlona e insoportable.
Me asomé un momento ignorándolo. Cuando vi que Luis
se dirigía al baño mi mente se puso en blanco. Tenía miedo.
No quería verlo y llorar ¿Qué iba a pensar de mi ahora?
Cerré los ojos esperando a que el impacto me matara y
simplemente mandarlo todo a la mierda.
Pero un jalón en el brazo me hizo abrirlos. Aquel chico al que
no conocía me había llevado a uno de los baños y cerró la
puerta con cuidado... ¿Porque me ayudaba?
Estaba demasiado cerca... podía oír sus latidos...
- Me llamo Mateo por cierto - susurro con voz divertida.
Y ahí comenzó un... Érase una vez... Pero aún no me
daba cuenta.
CAPÍTULO III

La vida te da sorpresas que en serio te toman


desprevenido ¿Ese es el punto no?
la cosa es que tu estas esperando a que algo pase, algo que
quieres y sigues y sigues esperando por ello, aunque se te
vaya la vida en el proceso.
Y a veces suceden cosas que no querías y que para
nada esperabas, pero claro que te cambian el panorama y
resulta que no pudo ocurrir nada mejor, igual va a doler
porque la vida es una maldita perra que goza con el
sufrimiento ajeno, pero no te arrepientes de nada, porque
esta vez es el dolor correcto, algo así ocurrió con Mateo.
- Me llamo Mateo por cierto...-
- ¡¿Estás loco?! ¿Qué pasa si algún maestro nos encuentra? -
estaba tan nerviosa, jamás había estado tan cerca de otro
muchacho que no fuera Luis
- ¿Y qué pasa si él nos encuentra? - se refería a Luis quien
había entrado al baño ya. me quede callada
- Natalia, ¿Estás aquí? - dijo en voz alta - juraría que la vi
aquí... pero... - eso lo decía en susurros, aun así, lo podía
escuchar pues estaba metida en el baño frente a él. - tengo
tu lápiz Natty, se te olvido... - dijo en alto, como intentando
hacerme salir << ¡¿un lápiz?! ¿En serio? ¿Me siguió para
devolverme un lápiz? que romántico Luis>> - hay alguien
aquí?
- Que amable viejo, si quieres déjame el lápiz aquí que se
acabó el papel - dijo Mateo en voz alta burlándose.
Luis no dijo nada, solo oímos sus pasos saliendo del baño,
esperamos unos minutos, los cuales pasaron eternos ahí tan
apretada con aquel muchacho. ¿Porque se preocupaba por
mí? <<no digas tonterías Natalia, es una persona amable,
solo quiere hacerte un favor... por eso estas sola, no todo gira
a tu alrededor>>
- Pues yo creo que ya - abrió la puerta del baño y salió,
<<libre al fin>>
- Gracias - salí tras el acomodando mi falda, asegurándome
que no me fuese a ver toda desarreglada al salir del baño, y
si alguien me veía ¿Qué iba a pensar?
- Me debes una Natty - se asomo por la puerta, miraba a
todos lados <<Natty ¿Qué se cree?>> - la buena noticia es
que no hay nadie ya en la escuela, así que puedes salir ja ja
- ¡¿No hay nadie?! y si ¿Cerraron la puerta de entrada? - salí
corriendo para comprobar sus palabras
- No cierran la puerta hasta que cierran los baños, así que
pierde cuidado preciosa - comenzó a caminar hacia los
salones de clases
- ¿A dónde vas?
- Tengo un atajo, para salir más rápido, ¿Vienes? - sonrió
Congele ese momento por unos segundos, me gusta
recordarlo así, con esa sonrisa que me hacía pensar que él
tenía la respuesta a todo; con esa mirada que parecía tan
sagaz, como si todo lo tuviera bajo control y su manera de
llevarse tan despreocupado... el mundo le pertenecía de
cierto modo. en ese momento no comprendí que esa era la
razón por la que lo seguí... y no iba a poder dejar de hacerlo
ya nunca más, Mateo supo cómo guiarme cada segundo
aun cuando ninguno de los dos se daba cuenta.
Caminamos en silencio hasta la salida de la escuela, él
tenía razón, seguía abierta.
mientras íbamos avanzando me di el tiempo de observarlo,
su piel era morena clara, su cabello era negro caoba y
siempre estaba despeinado, sus ojos eran color miel, y tenía
cejas gruesas. era alto,1.80 al menos, y sus manos eran
grandes y masculinas... ¿Sería un superior? ¿Estaría por
graduarse? ¿Tendría novia? (la cara me explotó en rojo
cuando pensé eso y él lo notó)
- ¿Estas bien? - se detuvo un segundo - ¿Te estas ahogando?
¿Necesitas un médico?
- No, no, no... estoy bien, no es nada... gracias - me di cuenta
que estábamos ya afuera de la escuela <<como es que te
embobaste tanto Natalia?! no empieces por favor>>
- Bueno entonces aquí nos separamos - me dio un brinquito el
corazón - nos veremos luego, que aún me debes una -
comenzó a caminar por su parte.
O mire alejarse un segundo, ¿Qué quería? ¿Qué
pensaba? que me iba a mirar a los ojos y enamorarse de mí y
quedaríamos de tomar algo y entonces hablaríamos toda la
tarde de cosas que nos gustan y descubriríamos que
tenemos mucho en común y entonces comenzaríamos una
gran amistad en la que él siempre buscaría protegerme así
como lo hizo la primera vez, saldríamos a pasear seguido y
viviríamos aventuras personales y la gente nos vería y diría
que hacemos una hermosa pareja? y luego nos daríamos
cuenta de que era verdad y que ya no nos vemos como
amigos nada más y entonces una noche de luna llena
mientras salimos a ver las luces de la ciudad como lo
hacemos cada fin de semana me miraría fijamente y me
pediría que fuéramos novios y yo aceptaría y nos daríamos
nuestro primer beso de amor verdadero y seríamos felices por
siempre y para siempre viviendo en la granja de sus padres
criando a dos hermosos niños que sean igualitos a él y
ponerles Mateo ir y Matías y... << BASTA Natalia, ¿te estas
oyendo? >> desperté de mi sueño, él aun caminaba... iba
más lejos.
- Mateo! - grite sin saber porque << !¿Qué haces?! >>
- ¿Sí? - volteo
- ¡Gracias! - solo dije eso, y tomé el camino contrario hacia mi
casa. <<por eso estas sola Natalia>>
El camino a casa no fue tan largo como en los últimos 3
meses, en los que me la pasaba recordando cuando Luis me
acompañaba de la mano, si lo recordé, pero no me hizo
sentir triste. me concentre en notar que muchas cosas habían
cambiado en el camino; al fin la señora Pettrosky logró que
pusieran una señal de alto en la curva, según ella era muy
peligroso aunque nunca pasaban muchos carros, recuerdo
que antes de que Luis se hubiese ido de mi vida la señora
Pettrosky estaba juntando firmas, me alegro de que lo
lograra; el señor Sandler también había hecho cambios, su
jardín lucía precioso y su casa era de un color distinto, tres
meses atrás con la muerte de su hermano el señor Sandler se
había deprimido y nadie lo veía salir de su casa... supongo
que tres meses es lo que te toma superar una perdida, no del
todo pero lo suficiente para comenzar a darte cuenta de
que no puedes vivir de su ausencia, hay que recordar con
cariño y seguir adelante; había un auto deportivo afuera de
la casa de Andrea Hemmilton, será que al fin logró
enganchar a su jefe? o eso es lo que todos hablaban, bien
por ella; James Mcartney jugaba en su jardín con su
hermanita Pevees, estaban más grandes, ¿Cuánto puede
crecer un niño en 3 meses? muchísimo.
Me alegre muchísimo al comenzar a pensar en esas
cosas en lugar de pensar en Luis... al fin me sentía feliz,
entretenida...
Esa tarde al llegar a casa comí muchísimo. Mamá decía
que el apetito que estaba reprimiendo al fin se había
liberado y acabaría con su cocina, todos nos reímos mucho
hoy, mi papá me abrazo fuerte y me aviso que mi hermano
había conseguido el primer lugar en su feria de ciencias,
felicite al pequeño y muy inteligente Timoty, le dije a mi
hermana Nancy que se veía bonita. Hoy todo fue muy
tranquilo para mi corazón. Me pregunto si Mateo o nuestro
encuentro tendría algo que ver con ello.
Esa noche dormí tranquila, aun sabiendo que al día
siguiente en clases no tendría amigos...
- Ya verás que hacer, siempre hay más gente en el mundo -
me dije a mi misma de consuelo mientras abrazaba a mi
gato. Peluso se asustó y huyo de mi - siempre hay más
gente...
CAPÍTULO IV

Mientras puedas soñarlo, puedes lograrlo. O algo así, lo


dijo Disney, creo...
Cuando llego el día siguiente sentí como si todo lo que
había pasado hubiese sido un sueño, como si esos últimos 3
meses solo se hubieran quedado en mi cabeza, me sentía
como si nada, feliz y esperando ansiosa las clases... hacía
mucho que no me sentía de esa manera. me gustó.
Tome mi uniforme limpio, ese día tocaba deportes así
que nos tenían permitido asistir todo el día con ese uniforme.
doble el pantalón un poco hasta que me quedase a los
tobillos, mi camisa polo con el logo de la escuela, la
sudadera abierta y recogí mi cabello en una cola de
caballo. así me fui directo al colegio. me despedí de mi
familia sin tomar el desayuno pues iba tarde, recuerdo que
mi mamá me abrazo muy fuerte antes de salir y me dio un
beso en la mejilla.
Camino al colegio mi música favorita clamaba mis
pensamientos y temores, ¿A quién le hablaría ahora? ya no
tenía amigos...
No quería que esos pensamientos derrumbaran la
felicidad que estaba sintiendo así que decidí ignorarlos, iba a
hacer como si fuese mi primer día de clases, cuando no
conoces a nadie y es hora de hacer amigos nuevos, con la
única diferencia de que ahora todos ya tenían sus grupos y
era muy difícil encajar en alguno. me iba a esforzar.
Los pasillos de la escuela estaban llenos de estudiantes
despreocupados, quería ser así alguna vez, aunque fuese
solo un segundo, de alguna forma algo dentro de mi tenía fe
de que ese día iba a ser el primero de algo muy bueno, no
me equivocaba.
- ¡Cuidado! – escuche un grito, y cuando voltee a ver qué
había ocurrido un balón golpeo mi cabeza tan fuerte como
la vida se había empeñado en destruirme.
había sido el grupo de Luis, jugaban a la pelota afuera de
nuestro salón, y la lindísima de Carla la había lanzado mal
(supongo que no le había bastado con robarme al novio o la
vida, sino que también quería lastimarme)
Estaba tirada en el suelo tratando de procesar la
información, esa caída afuera del salón era más o menos
una humillación ¿No? todos habían visto, ¿No? ahora, soy la
ex del novio de quien me golpeo, ¿Verdad? esa no es una
ecuación para una vida escolar miserable y marcada por las
burlas? si, creo que si... y ¿Que iba a hacer? levantarme sola,
¿Decirles algo? ¿Esperar a que me ayudaran? nadie iba a
hacerlo, pero podría esperar... ¿Qué haría? (si, soy alguien
que piensa mucho que hacer antes de hacerlo, eso me
había costado bastantes burlas, porque me suelo quedar
tirada como tarada viendo a la nada, justo como en ese
momento)

- cuantas veces tenemos que repetirlo niños, si van a jugar


pelota que no sea cerca de otras personas porque puede
suceder este tipo de accidentes - su voz me sacó de
pensamientos, sería posible? - y que más aprendimos hoy? -
tomó mi brazo y me ayudo a levantarme - siempre estar
atenta al camino, ¿Verdad Natty? - era él, ¡¿Qué hacía ahí?!
es decir, estaba feliz de que me ayudara de nuevo, pero me
asustaba un poco, ¿Como supo que estaba en aprietos? era
una especie de superheroe?
- si, lo siento... - me limite a contestar, recuperando la postura,
aun algo asombrada sin terminar de captar que estaba
pasando

- se puede saber quien eres tu? - se acerco Luis, con mirada


desafiante. era gracioso pues lo miraba hacia arriba, Mateo
era mas alto, pero eso no evitaba a que Luis quisiese
defender su lugar como macho alfa.
- Mateo Amaral, mucho gusto - estrecho su mano con una
gran y descarada sonrisa - nuevo en la escuela y creo que
igual nuevo compañero de clases.

lo mire sorprendida, nuevo? iba a estar en nuestra clase? era


un sueño o una pesadilla?
ahora si estaba fuera de mi.
- es broma? - pregunté sin pensarlo mucho
- no me gusta bromear mucho, jaja, pero pues no, no es
broma bonita. además me alegra compartir salón, tu me
debes una - alboroto mi cabello y entró al salon sin mas

me quede parada como tonta unos 5 segundos al igual que


los otros, no sabíamos que acababa de pasar, y luego lo
seguí...
estaba sentado justo frente a mi aciento, y eso de alguna
manera me hacía querer brincar de alegria, ya al menos
tendria con quien hablar, con quien dicimular que estaba
sola...

camine dudosa a mi lugar, iba a hablarle ahora? esperaría a


que él me hablara a mi?
<<porque piensas tanto las cosas natalia?>>

- no tengo idea en que tema van, me ayudas? y entonces


estaremos a mano - volteo, me asuste. - jajaja que rara eres
Natalia
- perdon, es que estaba pensando. y claro que te ayudo, asi
ya no te deberé nada.
- aaaa - alzo una ceja - estaremos a mano con lo del baño,
ahora me debes una por lo que acaba de pasar, sigues en
deuda y mientras mas tenga que salvarte de situaciones
vergonzosas mas me vas a deber, ahora comencemos con lo
basico, quienes eran ellos?
- ah? - la pregunta me parecio fuera de lugar
- quiero estar al corriente de todo lo que ocurre en este salon
de clases, casi que ni se note que soy nuevo. si no es mucha
molestia claro. - observo a todos en el salon, mientras
estaban en sus cosas... me gustó esa mirada suya, analitica,
esa sonrisa tan aprovechada. en ese momento, el Mateo de
ahí me gusto.
- que podría decirte? los chicos de afuera son los populares,
Luis y Carla son pareja y se conocen desde hace muchisimo
tiempo, susana y Carlos son hermanos, German es amigo de
Luis desde que son chicos, y pues son crueles y juzgan todo lo
que sea diferente, les gusta sentirse superiores al resto porque
son todos muy guapos y tienen dinero, encajan en todos
lados... - me quede callada un momento - el grupito de
adelante son los mas listos, ana, jorge, valeria y perla, para
ellos sacar 9 es como haberle fallado a la vida jaja. los que
estan detras son como los raritos, Carolina, Paul, Jessica, les
gusta hablar de todo lo que se te imagine pero en chino o
japones
- otacus - respondió Mateo
- algo así, luego estan las bonitas Melanie, Emilie, Monsterrat,
Melina, Ailyn, Marelene y Claudia; los que estan por aca a un
lado son los que el profesor recuerda siempre por sus
maldades, saul, enrique, oscar y pedro y luego estan los que
tienen su personalidad toda politica y tienen su opinion de
todo Esteban, Sandra, Jose y Juan. Eso es practicamente
todo. - termine mi exposicion, mientras pensaba con cual de
todos esos grupos terminaría encajando yo... honestamente
no me veía en ninguno de ellos.
- y donde vas tu? - Mateo hizo la pregunta.
- aun intento averiguar eso... - me asome por la ventana, mi
lugar estaba al final junto a la gran ventana. - tu enserio eres
nuevo? creí que eras mayor.
- lo soy, cumplire 19 pronto, pero claro que no iba a decirles
eso a los populares, aun que me da lo mismo no pienso
comenzar asi... no soy completamente nuevo, estudie aqui
antes pero luego deje la escuela el año pasado y la estoy
retomando.
- y que hacías ayer aqui?
- estaba viendo las instalaciones, inscribiendome. recien
termine el tramite cuando te encontre perdida en el baño.
por cierto, porque Luis te buscaba?
- solía ser su novia... - me dolía hablar de ello, pero ya no
tanto
- ya veooo - parecía que hizo un descubrimiento - entonces
por eso la novia te golpeo, aun hay sentimientos, esto parece
una novela escrita por una adolescente jajaj
- de que hablas?
- así que eras parte de los populares, eras una de las reinas
de la escuela porque el rey era tu novio, y eso te hacía sentir
importante no es así? ahora que eso se acabo estas
sufriendo una crisis de identidad... eso me suena tan
conmovedor... llorare - parecía burlarse
- y tu que? porque dejaste la escuela? no tienes amigos
tampoco?
- yo no tengo amigos preciosa... yo tengo familia. - decía con
una sonrisa triunfadora, mirando a la puerta
- ah? - mire a la misma direccion a la que él.

al salon entraba un grupo de personas que parecía de otro


planeta, venían sumergidos en su propia platica, al caminar
parecían volar... eran todo lo que yo aspiraba ser. no solo yo
los miraba asombrada, todo el grupo lo hacía, Luis y sus
amigos habían entrado detras de ellos asombrados. cuanto
movimiento en un solo día...
había dos chicas con cabello largo, una rubia y una pelirroja,
nunca había visto que el uniforme le quedase tan bien a
alguien como a esas dos, detras de ellas un chico con
cabello rizado y bien parecido, con una sonrisa bellisima.
todos miraron a mi direccion y sonrerion saludando, era un
sueño? la vida? dios? me habían escuchado y me habian
envido un ejercito de gente cool para no sentirme sola?
no cabía alguna duda... eso no era cosa de casualidad. se
acercaron y tomaron los acientos a nuestro alrededor. una
de las chicas se sento junto a mi, la otra tomo el asiento
detras de mi, y el muchacho se sento junto a Mateo. que era
todo eso?
como siempre me quede como boba escuchandolos.
- Mati, porque te adelantaste? era tan malo ir a nuestro
ritmo? - lo regaño la chica detras de mi
- pues perdon, el chisme no es lo mio - se excuso mateo
- jajaja chisme? claro, habla quien no hace mas que hablar
de politica - se burlaba la chica junto a mi
- basta basta, no den mala impresion en nuestro primer día
de clases muchachitos. - los regañaba el chico de cabello
rizado - oye mateo, quien es la de mirada atemorizante?
amiga tuya?

entre en cuenta que ahora me veían a mi. explote en un


color rojo y ahora todos se reían.

- no sientas pena preciosa, ellos son mis "amigos",


muchachos, les presento a Natalia, la chica de la que les
conte ayer - me introdujo Mateo
- la del baño? - se burlaba la chica a mi lado
- les contaste?! - me sentí aun mas apenada.
- solo un poquito, no te sientas apenada linda, quien no a
estado en un baño de hombres? - me consolo la chica junto
a mi - muchisimo gusto, me llamo Catalina - estrecho mi
mano
- ella vive en los baños de hombres, asi que ya no te sientas
mal, lo dificil es empezar - no entendía de que hablaban, a
que se referían? - me llamo Carmen - se presento la chica
detras de mi
- y yo soy Daniel - el chico junto a Mateo estrecho mi mano
- todos estan repitiendo curso? - parecía que se conocían
mucho, asi que supuse eso.
- pues si, regresamos de nuestras vacaciones y hay que
estudiar jajaja - Catalina sacó su telefono de la mochila
- vacaciones? - esos chicos me sonaban a malas compañias,
malas compañias que quería tener
- fuimos a Brasil por las fiestas y tuvimos que dejar la escuela
un rato, pero como estamos de vuelta tuvimos que retomar
donde nos quedamos - me explico Mateo
- Brasil?! dejaron la escuela para ir a viajar y ademas les tomó
un año? en serio quieren que crea eso? - estaba tan
asombrada, quería respuestas
- cuando viajas a pie te toma un poco mas de tiempo ir y
regresar, por ello tomamos el año pero nos diveritmos de lo
lindo - Catalina comenzo a mostrarme un monton de fotos en
su celular, elefantes, lagos, ellos en paracaidas. que era todo
eso?! ahora quería ser como ellos mucho mas
- que dicen sus padres? - tenía que preguntar.
- jajaja - todos rieron - somos mayores de edad, ya no dicen
nada, mientras nosotros paguemos el viaje claro - me explico
Carmen - ya la escuela y todo ellos lo pagan
- mientras no abandonemos la escuela por completo ellos se
dan por bien servidos - intervino Daniel

- nunca hubiera imaginado algo asi... - sentía emocion, no


sabía porque pero en serio quería estar con estas personas.
tal vez algun día podría unirmeles.
- pero este año va a ser mas tranquilo - dijo Mateo - vamos a
terminar la preparatoria alfin, luego tal vez la universidad y en
periodos de vacaciones solamente viajar
- no es el mismo mateo - se quejo carmen

el profesor llegó y presento a los nuevos que ya no eran tan


nuevos para mi.
en mi estomago había cosquillas... y es que ver todo lo que
ellos habían vivido mientras yo sufría por Luis me hacia sentir
mal... aunque supongo que por todo eso de los viajes ellos no
saben lo que es amar tanto a alguien como yo ame a Luis...
Luis... aun pensará en mi?