Está en la página 1de 2

GILES POOT JUAN JESÚS La multitud en la historia.

Los disturbios
MATERIALISMO HISTÓRICO E populares en Francia e Inglaterra 1730-1848
HISTORIA SOCIAL INGLESA Rudé, George

1.- La multitud de la que se habla en el texto hace referencia a un conjunto de grupos sociales
pertenecientes a la clase baja o media; obreros, carpinteros, herreros, panaderos. Quienes se
expresan a través de la cultura y las costumbres, como también por movimientos sociales; una
manifestación de inconformidades sociales de carácter económico y político. Se fija la mirada a los
grupos de individuos sociales que hacen huelgas o manifestaciones; a quienes se les ha llamado
muchedumbre.

A la muchedumbre se le tomaba como grupos de delincuentes, asesinos, criminales, etcétera. Pues


aquellos disturbios sociales resultaban ser turbias agresivas o estallidos hostiles. No es verlos en la
historia, sino dentro de un proceso de un periodo.

Esto lo ve el autor como un tema muy extenso para un solo volumen, por ello delimita su objeto a
ver a aquella muchedumbre en protesta popular que forma parte del proceso de desarrollo de la
política francesa y la revolución industrial. Se establece de 1730 a 1948 por ser el periodo en que se
conduce hacia una nueva sociedad industrial.

2.- Los movimientos de protesta popular, en el periodo de poco más de un siglo que maneja el autor
se caracteriza por tener como pilar las revueltas. Son campesinos; en Francia es una clase inferior,
quienes luchan en contra de la represión y por la libertad de sus derechos que antes tenían y que
con la llegada de la industrialización se ha indo perdiendo. Destruyen, queman, pintan lugares
importantes, locales, etcétera, pero no dañan a nadie al grado de cometer homicidio.

Nos encontramos en 1930 a personas “pre-industriales”, gente que vivió tangiblemente la


revolución industrial y la transformación del campesinado en proletarios asalariados. Michelet veía
a esta clase –y en época industrial- como la única clase revolucionaria; Robespierre los consideraba
como los revoltosos del hambre; para Burke era la “cochina multitud” la muchedumbre
revolucionaria de 1789; para Taine, aquellos revolucionarios de 1789 son la “hez de la sociedad”.

3.- Como primer problema veo que aquellos “estereotipos” de los académicos veían a la
muchedumbre como una abstracción descarnada y no como un conjunto de hombres y mujeres; los
estereotipos que habla Rudé reducen a la muchedumbre y a los movimientos populares a “una
formula lógica muerta”. Este grupo de personas se ha visto, en los objetos de estudio de los
académicos, dividida y clasificada según los intereses de los investigadores. Uno de los problemas
de esta división y clasificación se ve en Le Bon, quien cree que la muchedumbre difiere en “raza”,
GILES POOT JUAN JESÚS La multitud en la historia. Los disturbios
MATERIALISMO HISTÓRICO E populares en Francia e Inglaterra 1730-1848
HISTORIA SOCIAL INGLESA Rudé, George

esto insinúa que hay superiores e inferiores. Los estereotipos que se tenían (y que se tienen
actualmente en otro grado) llevan a separar los aspectos de una sociedad, se clasifican sin importar
los sentimientos e intereses de las personas según sus experiencias y necesidades. No se puede ver
de la misma manera a un albañil que a un panadero, no tanto en uno es mejor que otro o que hay
una superioridad sobre una inferioridad, sino que cada uno tendrá un comportamiento diferente y
que por sus circunstancias las motivaciones que tiene serán diferentes.

A esto Rudé propone una serie de preguntas de manera de guía que puede ayudar a salir de los
estereotipos; primero es preguntarse qué pasó realmente, ver el hecho en que participo algún grupo
social; luego es preguntarse sobre las dimensiones de los participantes, cómo actuaban, quiénes los
motivaban o promovían; el tercer lugar quiénes son o fueron las víctimas de las actividades de la
muchedumbre; después es preguntar acerca de la eficacia de las fuerzas de represión o las leyes
que actuaron en contra de aquellos movimientos populares; por último cuáles fueron las secuencias,
la significación histórica.

El historiador habría de dirigirse a las fuentes tradicionales como las memorias, folletos,
correspondencia, periódicos, informes, expedientes parlamentarios, etcétera.

4.- El problema que un historiador se puede encontrar con que las fuentes no están clasificados ni
preservados como las fuentes que hablan de la élite. Muchas han desaparecido o extraviado. Otro
problema sobre estas fuentes es que muy pocas veces son testimonios directos de los participantes
de los movimientos personales, raras veces es información propia y por el contrario el testimonio lo
dan otros sectores no pertenecientes a esos movimientos. Tenemos por ejemplo los archivos
judiciales, los padrones electorales, archivos notariales, investarios, registros parroquiales de
nacimientos, casamientos. Y al esto estar disperso, como historiador podría perderse mucho tiempo
buscando y no encontrar lo deseado.