Está en la página 1de 6

EL PRÍNCIPE MODERNO

Gramsci retoma a Maquiavelo, nostálgico del Imperio Romano, y su estudio acerca de El


Príncipe que pudiera llevar a cabo la unificación de Italia. El principal objetivo es describir
cuáles son las atribuciones que debe tener este Príncipe Moderno para llevar a cabo la
revolución o construcción de un orden nuevo. Gramsci ofrece una teoría que, llevada a la
acción, culmine en una sociedad sin dirigentes y dirigidos, la sociedad sin clases de Marx.

Príncipe moderno: articulador del cambio. Sólo puede ser un organismo y es el partido
político: toda herramienta política que se proponga la transformación de las condiciones
históricas por medio de una reforma intelectual y moral para la construcción de
unavoluntad colectiva nacional y popular.

Voluntad colectiva: conciencia activa de la necesidad histórica, de la necesidad de un


cambio.

Reforma intelectual y moral: se lleva a cabo en la sociedad civil. Elevar a las grandes
porciones de la población en los niveles educativos. Debe estar siempre acompañada de
un proyecto económico para llevar adelante la revolución porque sino sólo
seria revolución pasiva.

Partido político: siempre representan una clase social. Son el modo más adecuado de
formar los dirigente y la capacidad de dirección Los dos elementos fundamentales que no
pueden faltar son la organización y la pasión.

Hay dos formas de "partido":

- El constituido por una elite de hombres de cultura que tienen la función de dirigir desde
el punto de vista de la cultura, de la ideología general, un gran movimiento de partidos
afines (que son en realidad fracciones de un mismo partido orgánico);

- y en el período más reciente, el partido no de elite sino de masas, que como tales no
tienen otra función política que la de una fidelidad genérica de tipo militar, a un centro
político visible o invisible. Es decir, internalizar la cosmovisión de la elite y aportar su
obediencia.

Los elementos que componen un partido político son:

- Dirigentes: ofrecen como participación su disciplina y fidelidad

- Masas: elemento de cohesión principal

- Intermedios: cuadros intermedios. Acercar a los otros dos la línea política del partido.
Intelectuales orgánicos.

La función de policía de un partido puede ser progresista o regresiva; es progresista


cuando tiende a mantener en la órbita de la legalidad a las fuerzas reaccionarias
desposeídas y a elevar al nivel de la nueva legalidad a las masas atrasadas. Es regresiva
cuando tiende a oprimir las fuerzas vivas de la historia y a mantener una legalidad
superada, antihistórica, transformada en extrínseca. Cuando el partido es progresista
funciona democráticamente (centralismo democrático: no propone una sujeción pasiva
de las masas sino una transformación mutua). Cuando el partido es regresivo funciona
burocráticamente (centralismo burocrático: propone un enquistamiento de las masas).

Crítica al economismo: Gramsci sostiene que el vínculo


entre estructura y superestructura es orgánico, es decir que tienen una implicancia
mutua. Gramsci critica al marxismo ortodoxo cuando establece que la superestructura es
un mero reflejo mecánico de la superestructura y que la política es una ilusión. Critica a
las corrientes que no ven la mutua implicación entre la estructura y superestructura
(liberalismo, sindicalismo teórico, socialdemocracia, marxismo económico).

Hegemonía: situación inestable entre fuerzas. No es un fin en sí mismo, tiene que ver con
la capacidad de difundir sus intereses y que el resto de la sociedad los tome como
propios. Capacidad de una clase social de difundir una cosmovisión con sus propios
intereses y lograr que el resto de la sociedad asimile esa visión como una realidad.

Sociedad civil: conjunto de organizaciones privadas que se encargan de difundir una


visión de la realidad. Dirección y hegemonía.

Sociedad política: aparato gubernamental coercitivo. Dirección y coerción.

Estado: relación dialéctica entre sociedad política y sociedad civil.

Doble perspectiva de la acción política: el realismo político excesivo conduce fuertemente


a afirmar que el hombre de Estado debe operar sólo en el ámbito de la realidad efectiva,
no interesarse por el deber ser sino únicamente por el ser. Lo cual significa que el hombre
de Estado no debe tener perspectivas más allá de su propia nariz. Gramsci asegura que
esto es un error, que para hacer política hay que tener en cuenta tanto el ser, es decir la
realidad efectiva, como el deber ser, es decir la existencia de un programa por realizar
que se atenga a lo esencial, a aquellos elementos que siendo organizables, susceptibles
de ser dirigidos o desviados, son en realidad los únicos previsibles.

Político de acción: creador de nuevas relaciones de fuerzas y no puede por ello dejar de
ocuparse del deber ser. Pero no crea de la nada ni se mueve en el turbio vacío de sus
deseos y sueños. Se basa en la realidad efectiva.

Científico de la política: debe moverse sólo en la realidad efectiva en cuanto mero


científico.

Diplomático: no puede dejar de moverse únicamente en la realidad efectiva, porque su


actividad específica no es crear nuevos equilibrios, sino conservar dentro de ciertos
cuadros jurídicos un equilibrio existente.

Los principios a tener en cuenta para analizar la relación estructura-superestructura son:

- Ninguna sociedad se propone tareas para cuya solución no existan ya las condiciones
necesarias y suficientes o no estén, al menor, en vía de aparición y de desarrollo.

- Ninguna sociedad desaparece y puede ser sustituida si antes no desarrolló todas las
formas de vida que están implícitas en sus relaciones.
Correlación de fuerzas: necesidad de hacer un diagnóstico de la situación respecto
de las fuerzas materiales, políticas y militares para luego elaborar una estrategia
política.

- Fuerzas materiales: grupos sociales estrechamente ligados a la estructura, objetiva,


independiente de la voluntad de los hombres. Esta fundamental disposición de fuerzas
permite estudiar si existen en la sociedad las condiciones necesarias y suficientes para su
transformación.

- Fuerzas políticas: valoración del


grado autoconciencia, homogeneidad y organización alcanzado por los diferentes
grupos sociales. Puede ser dividido en tres diferentes grados que corresponden a los
diferentes momentos de la conciencia política colectiva:
- Económico-corporativo: sólo tienen conciencia en el ámbito de la corporación.
Reivindicaciones sectoriales. Es sentida la unidadhomogénea del grupo
profesional pero no con el grupo social más vasto.
- Político-jurídico o participativo: conciencia de la solidaridad de intereses entre todos los
miembros del grupo social, pero todavía en el campo meramente económico. Ampliación
de la conciencia y organización. Intereses comunes de diferentes grupos sociales y
corporaciones. Presión sobre el Estado para defender dichos intereses económicos.
- Hegemónico: conciencia de que los propios intereses corporativos, en su desarrollo
actual y futuro, superan los límites de la corporación, de un grupo puramente económico y
pueden y deben convertirse en los intereses de otros grupos subordinados. Esta es la
fase más política en las cuales las ideologías ya existentes se transforman en “partido”.
Aparece el proyecto político (intereses ideológicos/políticos). LAS CLASES
SUBALTERNAS PARA CONVERTIRSE EN CLASE DIRIGENTE DEBEN LLEGAR A
ESTE MOMENTO, EN CUANTO A SU CONCIENCIA, HOMOGENEIDAD Y
ORGANIZACIÓN.

- Fuerzas militares: decisivo según las circunstancias. Pero también en él se pueden


distinguir dos grados: uno militar en sentido estricto, otécnico-militar, y otro que puede
denominarse político-militar. Cuestión hegemónica y elaboración de una estrategia.

Estrategia política: de movimiento (boicot), de posición (defensiva) y subterránea


(clandestina).

Crisis hegemónica: la hegemonía de la clase dirigente puede debilitarse por:

- Avance de sectores subalternos que irrumpen como actores políticos con


reivindicaciones emancipatorias, revolucionarias

- No cumplimiento de objetivos planificados por la clase hegemónica, fracaso de un


proyecto.

Si la clase social hegemónica deja de ser dirigente, la crisis hegemónica deriva en una
crisis orgánica: se rompe el vínculo orgánico entre estructura y superestructura. La clase
que era dirigente deja de serlo y por ende, recurre a la dominación, coerción.

Alternativas para salir de la crisis orgánica:


Alternativas inorgánicas:

- Dictadura: uso y abuso de la coerción. No se sostiene en el tiempo. Reserva permanente


del orden.

- Cesarismo: las fuerzas en lucha se equilibran de una manera catastrófica, de manera tal
que la continuación de la lucha no puede menos que concluir en la destrucción recíproca.
Cuando la fuerza progresiva A lucha contra una fuerza regresiva B, no sólo puede ocurrir
que A venza a B o viceversa; puede ocurrir también que no venza ninguna de las dos, que
se debiliten recíprocamente y que una tercera fuerza C intervenga desde el exterior
dominando lo que resta de A y B.

Alternativas orgánicas:

- Revolución pasiva: proceso de implementación de cambios moleculares para reconstruir


hegemonía. Son cambios para no cambiar nada de fondo. La clase dominante busca
lograr nuevamente consenso.

- Revolución radical/proceso revolucionario: se construye una hegemonía alternativa.


Cambia radicalmente la estructura y la superestructura, o sea el bloque histórico. Se
construye un nuevo orden. Para lograr esto, la clase subalterna debe haber llegado a un
nivel avanzado de organización y conciencia.

Trincheras: la difusión de la cosmovisión para construir hegemonía debe darse en la


sociedad civil a través de las trincheras. Los sectores subalternos deben tomarlas y desde
aquí difundir la cosmovisión. Medios de comunicación, organismos educativos, sindicatos,
partidos políticos.

CUANDO CAMBIA EL BLOQUE HISTÓRICO, CAMBIA LA CORRELACIÓN DE


FUERZAS

BLOQUE HISTÓRICO

Clases fundamentales
(para la producción)

- Burguesía
ESTRUCTURA
- Proletariado
Intelectuales: difundir una determinada ideología, elaborarla. Son los cuadros
intermedios de los partidos políticos. Organizar la articulación entre estructura y
superestructura. Le dan homogeneidad y conciencia de la propia función, no sólo en el
campo económico sino también en el social y en el político. “Todos los hombres son
intelectuales, podríamos decir, pero no todos los hombres tienen en la sociedad la función
de intelectuales”. Cuando se distingue entre intelectuales y no intelectuales, en realidad
sólo se hace referencia a la inmediata función social de la categoría profesional de los
intelectuales, es decir, se tiene en cuenta la dirección en que gravita el mayor peso de la
actividad específica profesional, si en la elaboración intelectual o en el esfuerzo nervioso-
muscular.

Los intelectuales son los "empleados" del grupo dominante para el ejercicio de las
funciones subalternas de la hegemonía social y del gobierno político, a saber: 1) del
"consenso" espontáneo que las grandes masas de la población dan a la dirección
impuesta a la vida social por el grupo fundamental dominante, consenso que
históricamente nace del prestigio (y por lo tanto de la confianza) que el grupo dominante
deriva de su posición y de su función en el mundo de la producción; 2) del aparato de
coerción estatal que asegura "legalmente" la disciplina de aquellos grupos que no
"consienten" ni activa ni pasivamente, pero que el mismo está preparado para toda la
sociedad en previsión de los momentos de crisis en el comando y en la dirección, casos
en que no se da el consenso espontáneo.

Tipos:

- Orgánicos: en el mejor de los casos, existen tanto para la clase dominante como para
los sectores subalternos. Y en el caso de que lo logren, las clases fundamentales se los
roban a través del transformismo. Son orgánicos a la clase dirigente y representan y
difunden sus intereses.

- Tradicionales: representan los intereses de un bloque histórico que ya ha sido


superado, pero que aún tienen influencia económica, cultural y política. Han sido
orgánicos en un bloque histórico anterior y representaba los intereses de la clase
dominante de ese bloque histórico.

Transformismo: cooptar intelectuales orgánicos para avanzar. Históricamente fueron


cooptados por los dirigentes pero puede pasar al revés.

Niveles de ideología:
- Filosofía: más elaborado. Cosmovisión muy abstracta que van a construir los grandes
intelectuales. A medida que se van difundiendo se convierte en sentido común.

- Sentido común: cosmovisión que se naturaliza y apropia por gran parte de la sociedad.
No es lo mismo que buen sentido pero lograron difundirlo como si los intereses fueran de
todos (construyeron hegemonía). Representa sólo los intereses de la clase dirigente. A
través del proceso de concientización se desnaturaliza este sentido común. El buen
sentido es aquella construcción de sentido que sí representa los intereses de la mayoría.

- Religión: construcción realizada por los intelectuales tradicionales que han perdido la
dirigencia económica.

- Folklore: núcleos de buen sentido porque de diferentes maneras se expresan ciertos


intereses de los sectores subalternos.

Estado: soberano.

- Estado en sentido ampliado: está constituido por dos momentos: la sociedad


política (dominación/coerción) y lasociedad civil(hegemonía). A medida que los sectores
subalternos puedan construir una contrahegemonía, van a construir un Estado ético.

- Estado ético: universalización de la hegemonía del proletariado. Representa los


intereses de la mayoría. Disolución de las clases sociales. Hegemonía de las clases
subalternas=Dictadura del proletariado (Marx).

- Sociedad regulada: disolución del aparato coercitivo del Estado, o sea de la sociedad
política. =Sociedad sin clases (Marx).