Está en la página 1de 7

Expediente Nº 183405-2006-00112-0

Especialista: JUAN BALDOVINO


Cuaderno Principal
Sumilla: INTERPONGO APELACIÓN

AL QUINTO JUZGADO LABORAL DE LIMA.-

ADRIAN GARATE RODRIGUEZ, en


los seguidos contra Reparaciones y
Servicios Tecnificados S.A., sobre pago
de Beneficios Sociales y otro a usted
digo:

Que, al amparo de lo dispuesto en el


artículo 52º párrafo 3, de la Ley Nº 26636, Ley Procesal del Trabajo
y dentro del término, interpongo Recurso de Apelación, contra la
Resolución Nº 29 de fecha 31 de enero del 2009, corrido traslado a
nuestra parte el 18 de marzo del año en curso, por los siguientes
fundamentos de hecho y derecho que paso a exponer.

I.- ERROR DE HECHO:

PRIMERO.- Que, en la resolución apelada su despacho FALLA:


DECLARANDO INFUNDADA LA DEMANDA interpuesta a fojas
26, 33; ampliada a fojas 36, 39, y subsanada a fojas 115 a 120,
interpuesta por el recurrente contra la demandada, sobre pago de
beneficios económicos, a quien lo absuelven de la instancia, y
consentida y ejecutoriada que sea la presente resolución se
archiven los autos por Secretaria.

2.- Que, el Aquo manifiesta que valorando todas las pruebas en


conjunto no se ha demostrado en forma fehaciente los elementos
esenciales del contrato de trabajo por lo que concluye que entre las
partes no ha existido vinculo laboral, consecuentemente no
correspondiendo al recurrente los beneficios sociales que reclama,
al no haber probado los fundamentos de su acción y demás que
fluyen en autos; lo cual resulta inverosímil toda vez que:
(1)Las boletas de pago y comprobantes de salida que
obran en autos a fojas 172 a 174, que si bien es cierto
corresponden a un periodo distinto laborado para la
misma empleadora, donde se acredita el vinculo
laboral, empero con estos medios probatorios lo que
se a querido es hacer ver al Aquo que en ese mismo
periodo se puede observar que la empleadora no
entregaba boletas de pago de remuneraciones sino
también utilizaba los mismos medios es decir
comprobante de salida para pagar a los trabajadores,
los cuales como se puede apreciar tampoco cuentan
con firma ni sello de la empleadora (LOS MISMOS
COMPROBANTES DE SALIDA EXPEDIDOS POR LA
EMPLEADORA OFRECIDOS COMO MEDIOS
PROBATORIOS CON LOS CUALES ACREDITO EL
VINCULO LABORAL QUE SE RECLAMA EN LA
DEMANDA INCOADA CORRESPONDIENTES AL
SEGUNDO PERIODO LABORADO DESDE 01/08/99 AL
18/02/2006, ENTONCES SEÑOR JUEZ COMO SE
EXPLICARIA QUE EL DEMANDANTE TENGA ESTOS
MEDIOS PROBATORIOS EN SU PODER);
correspondiente a la primera quincena de julio del año
1996, donde se aprecia un descuento AFP; así como
del mes de junio 96, donde se aprecia un reintegro de
remuneración de la segunda quincena diciembre 96,
mas horas extras, entre otras; y que habiendo encontrado 17
documentos probatorios de comprobantes de salida expedido por la
demandada correspondientes a los años 2003 y 2004, adjunto a la
presente para que el superior jerárquico los sepa valorar
oportunamente; (2) Que, en cuanto al Certificado de trabajo que
obra en autos a fojas 102, las copias del libro de planillas que
presentó el demandado, se advierte que a fojas 132 a 137, se a
verificado que en el rubro de cargos u ocupación del citado
CAMILO ALFARO OCHOA, (QUIEN NO ES UN TRABAJADOR
CUALQUIERA SINO ES PERSONA DE CONFIANZA EN DICHA
EMPRESA OSTENTANDO EL CARGO DE JEFE DE PERSONAL,
SU HERMANO ROSELL ALFARO OCHOA CON EL CARGO DE
REPRESTANTE LEGAL Y SU PRIMO HERMANO RAUL BENITEZ
ALFARO CUYO CARGO ES EL DE GERENTE) , quien despidió
verbalmente al demandante, se evidencia una yuxtaposición en el
rubro de cargo u ocupación que impide determinar si el referido
empleado estaba facultado para expedir dicho certificado de trabajo,
el cual a sido modificado adrede por la empleadora para desvirtuar
las evidencias, toda vez que dicho documento acredita la
continuidad laboral del demandante, y que al administrador de
justicia no le da certeza pasado por alto dicha situación, dejando
ambigua dicha verificación; (3) Que, en cuanto a lo que refiere
respecto a la solicitud de verificación despido y el Acta de
Inspección de fojas 104 a 111, que es un documento público que
merece fe, que diga que esta no se ajusta a la realidad, por cuanto
hay discrepancia entre la remuneración real, por lo que el jugador
debió de tener en cuenta lo prescrito en el Art. 28 de la Ley
Procesal del Trabajo, que le faculta a poder actuar pruebas de oficio
que le permitan producir certeza y convicción de lo decidido, esto no
seria óbice para que el administrador de justicia aplique su mas
elevado criterio de justicia y no dejar en total indefensión al
trabajador; es obvio que la demandada tenga que negar en todo
momento el vinculo laboral con el demandante ya que si
reconocería tendría que amortizar el pago por concepto de los
beneficios sociales el equivalente a la suma de S/. 49,747.59
nuevos soles, por los años comprendidos desde el 01 de agosto
de 1999 hasta el 18 de febrero del año 2006, fecha en la que
término la relación laboral por despido arbitrario (Liquidación
conforme al consolidado de Beneficios Sociales practicado por el
Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo), habiendo laborado
como técnico de rebobinado en su condición de obrero, percibiendo
una última remuneración de S/. 1,350.00 nuevos soles, con una
jornada de trabajo de lunes a viernes de 8:00 a 5:20 p.m., y los días
sábados de 8:00 a 1:00 pm., acreditando el pago de sus sueldos
con los recibos que le expedía la empleadora (ESTANDO
DEMOSTRADO FEHACIENTEMENTE EN EL PUNTO 1, QUE LA
DEMANDADA EFECTUABA DICHOS PAGOS EN EL PRIMER
PERIODO DE 1996 A DIC 1999 CON LOS MISMOS
DOCUMENTOS COMPROBANTES DE SALIDA PARA EL PAGO
DE LAS REMUNERACIONES DE SUS TRABAJADORES -
SIENDO EL SEÑOR CAMILO ALFARO JEFE DE PERSONAL); y
que en aplicación del principio IN DUBIO PRO OPERARIO nuestra
constitución exige la interpretación mas favorable al trabajador en
caso de duda insalvable, vale decir que se acredite que a pesar de
los aportes de las fuentes de interpretación, la norma deviene
indubitablemente en un contenido incierto e indeterminado; que por
otro lado EL PRINCIPIO DE PRIMACIA DE LA REALIDAD que
establece que en caso de discordancia entre lo que ocurre en la
practica y lo que fluye de los documentos, debe darse preferencia a
lo primero, es decir, a lo que sucede en el terreno de los hechos, y
sobre todo a la parte mas débil como es el trabajador, quien a
dedicado laborando en la citada empresa 07 años, siendo una
persona de la tercera edad quien a la fecha cuenta con 68 años de
edad, y con enfermedades propias de la edad, carente de tutela
jurisdiccional, con un fallo que atenta su honor y dignidad, dejándolo
en la indefensión, fallando a favor de la demandada la cual está
acostumbrada a no reconocer los beneficios sociales de sus
trabajadores, tal como lo acredito fehacientemente con el
reporte de expediente Nº 183426-2006-00476-0, 26º juzgado
laboral, Especialista legal: Magdalena Céspedes, Materia:
DEMANDA DE PAGO DE BENEFICIOS ECONOMICOS,
CORRESPONDIENTE AL EX TRABAJADOR DE LA CITADA
EMPRESA SEÑOR LINDER BARDALEA TORRES, que adjunto a
la presente..

SEGUNDO.- Que, no basta que el A quo señale en forma genérica


y abstracta que (a su criterio) no existen elementos de prueba
suficiente fehacientemente la existencia del vinculo laboral que el
demandante alega sino que resultaba necesario que tal afirmación
sea consecuencia de una deducción razonable de los hechos del
caso, de las pruebas aportadas, especialmente las que a criterio del
demandante demuestran el vinculo de trabajo, para extraer la
valoración jurídica de ella en la resolución de la controversia.
Que, constituyendo punto fundamental de la litis definir la naturaleza
laboral o de vinculo habido entre los colitigantes, la instancia
superior no debe de perder de vista que su examen debe de ser
efectuado bajo el marco del principio de Primacía de la Realidad o
de Veracidad, que constituye un elemento implícito en nuestro
ordenamiento, concretamente impuesto por la naturaleza tuitiva de
nuestra carta magna, que ha visto al trabajo como un deber y un
derecho, base del bienestar social y medio de la realización de la
persona, y como un objetivo de atención prioritaria del estado, que
delimita que el juez, en caso de discordia entre lo que ocurre en la
practica y lo que surge de documentos o de acuerdos, debe darle
preferencia a lo primero, es decir, a lo que ocurre en el terreno de
los hechos o de la realidad, pues los documentos puestos como
medios probatorios en la presente demanda son documentos
reales. Esto se tipifica por la forma y denominación bajo los cuales
se a prestado el servicio con prescindencia de la denominación que
se le pudiese otorgar a dicha relación.
Que, en la sentencia recurrida se advierte que no se le a dado una
valoración conjunta y razonada de los medios de prueba actuados y
aportados al proceso, razón por la cual la fundamentación y
motivación de la decisión adoptada respecto a la naturaleza de la
relación habida entre las partes afecta al principio y derecho
constitucional al debido proceso, que también exige que la
sentencia respectiva guarde reciprocidad y armonía con lo actuado
en el proceso, de tal suerte que el fallo del juzgador no se convierta
en un acto de arbitrariedad, lo cual acarrea ineludiblemente su
invalidez insubsanable, que el superior deberá de dilucidar.

TERCERO.- Que, así mismo debo manifestar que con fecha


14/08/2007, fue quejado el juez en razón de que habiendo señalado
fecha para Audiencia Única el día 14/08/2008, a las 9:00 am.,
frustro la misma ante la sorpresa del recurrente, manifestando que
el proceso había concluido por desistimiento del demandante, en
merito a un escrito con firma legalizada que obraba en autos (del
cual había emitido Res. Nº 14, la cual recién me fue notificado el día
17/08/2007, es decir después de la frustración de la audiencia), lo
cual resultó ser totalmente falso en cuanto a la legalización de la
firma por el secretario cursor, ya que la empleadora me había
obligado a firmar el referido documento, ingresado el escrito de
desistimiento en el cual está suscrito por abogado de la
empleadora; en el cual renunciaba a los beneficios sociales, así
como a la indemnización por despido; y que no obstante de haberle
explicado al juez que no era cierto, éste hizo caso omiso, por lo que
formule la queja a través de mi apoderado por retardo en la
administración de justicia, y en la oficina respectiva en un primer
momento verbalmente; y con fecha 15/08/2007 de manera escrita,
la cual esta en despacho para emitir sentencia, y que debido a está
como represalia a declarado INFUNDADA la demanda, por lo que
con fecha 23/03/2009, he formulado ampliación de queja por emitir.

II.- NATURALEZA DE AGRAVIO.-

La resolución apelada me causa agravio, porque al declarar


INFUNDADA mi demanda respecto a el pago de mis beneficios
sociales he indemnización por despido arbitrario, por haber
laborado mas de 7 años en dicha empresa; toda vez que
vulnerando mi derecho no obstante de estar acreditado el vinculo
laboral con los medios probatorios ofrecidos y que obran en autos,
lesionando mi honor y dignidad, dejándome en la indefensión.

III.- SUSTENTO DE LA PRETENSION IMPUGNATORIA .-

Mi pretensión se sustenta principalmente en las siguientes normas


legales:

El artículo 26º, inciso 2 de la Constitución Política del Perú, la


misma que señala como Principios de la relación laboral, el carácter
irrenunciable de los derechos reconocidos por la constitución y la
Ley; siendo mi manifiesta voluntad de no renunciar a los Beneficios
Sociales que por Ley me corresponden.

El artículo 4º del Decreto Supremo Nº 003-97-TR, que establece


que en toda prestación de servicios personales de servicio
remunerados y subordinados, se presume la existencia de un
contrato a plazo indeterminado, como es el presente caso.
El articulo 27º Inc. 1 de la Ley Procesal de Trabajo, en razón de que
el trabajador a probado el vinculo laboral con la demandada.
Decreto Legislativo 910 Ley General de Inspección de Trabajo y
Defensa del Trabajador, que tiene valor probatorio y permite
acreditar el hecho alegado por el demandante.

POR TANTO:

Al juzgado solicito se sirva admitir el presente recurso


de apelación a fin de que el superior en grado lo examine y proceda
a revocar la resolución impugnada.

Lima, 25 de marzo del 2009