Está en la página 1de 10

CAPÍTULO I

RUIDOS Y MÁS RUIDOS

En este capítulo el autor nos quiere comunicar, lo que la sociedad reviste


del matrimonio, comenzando que ya no es un institución debidamente
creada para la unión de dos personas, sino solamente es una palabra que
subsiste porque así se formó, sin embargo es ésta misma sociedad que
nos muestra que el matrimonio ya no es importante para formalizar una
unión, ahora la convivencia es más importante y en donde se comienza a
desarrollar un sentido de hogar.
Pero, que fracaso real muestran sobre el matrimonio y lo que se pude
pensar de ello, cuáles son las dificultades que pasan los esposos para
poder desarrollar una sola vida, un solo guion, un solo camino, como lo dice
el autor, es difícil, a veces uno tiene que escudarse en cualquier actividad
para poder dejar de pensar en lo mal que pasa uno mismo dentro del hogar.
Esto causa tanto estrés que lamentablemente solamente se piensa en salir
de rutina. Pero particularmente pienso que el enfoque que le da el autor a
este capítulo es analizar cuáles son los efectos de incomprensión, falta de
comunicación y respeto dentro de una relación, no formaliza ni brinda una
dirección hacia lo real que existe y lo importante que es el amor, o mejor
dicho lo que se pensaba de ello.

CAPÍTULO II
PODEMOS SER FELICES
En éste capítulo, muy diferente al anterior el autor nos quiere dar a conocer,
que para la guía del amor dentro del matrimonio, uno debe contar con la
mayor seguridad posible de cada uno de los conceptos que implica el
matrimonio, desde el hilo que lleva llevar una vida con una persona, el
desarrollar el propio estilo de vida sin fijarse en los estilos que la sociedad
te muestra, esto siempre tratando de llegar a la felicidad plena a través del
matrimonio.
Y este mensaje no solo va dirigido a las personas que ya tienen escrito una
vida en un matrimonio sino también a los que aún no han llegado a ese
proceso. El autor nos compone una serie de ingredientes que tienen que
ver con la felicidad plena a través de la convivencia y el matrimonio. Hay
que marcar que la felicidad, el optimismo, las virtudes y sin olvidar que la
clave para un buen matrimonio es la comprensión y aceptación de la
pareja. Además bien claro nos deja el autor cuando nos dice que el primer
paso dentro de un buen matrimonio, se llama noviazgo, si noviazgo, esa
vivencia que no une, y en donde nos enfrentamos directamente a la pasión
y al dirección talvés por comenzar con un buen camino, hay que tener
seguridad y paciencia, el noviazgo es el camino principal para llegar a
desarrollar un matrimonio.
El autor, además nos muestra, los primeros pasos dentro del matrimonio, y
las primeras obras creadas en él, la seguridad, la inviolabilidad de la
paciencia y la tolerancia, el saber perdonar y saber cuándo recurrir al
control y al no decir alguna palabra y hacer alguna acción que más adelante
pueda ser una herida que no se cierre, y un vida sin el apoyo y la confianza
de dos sino solamente de la persona herida.
Hay que comprender que no existe un camino exacto para llegar a
estructurar un matrimonio perfecto, cada camino matrimonial se forma con
el desarrollo de la pareja, y las pautas que dentro de ello, se manifiestan y
como sobrellevarlas.
CAPÍTULO III
TIEMPO DE CRISIS
El capítulo guarda y entrega consigo la naturaleza práctica de la enseñanza
de lo que es el amor para entender, cuales son los momentos en que se
practicará cada uno de ellos para solucionar un tiempo de crisis, como lo
dice el autor, nadie sabe a dónde va a una crisis ni como se desenvuelve
el sentido natural del amor sin comprender los términos que los componen.
Asimismo entender el origen de la crisis ¿El matrimonio está en crisis? ¿O
es que a crisis se forman en las personas? Esto ya está conjugado desde
antes, los conflictos comienzan enraizados en el pasado y no está en el
presente, no hay crisis que comience en el matrimonio la crisis está en la
forma de pensar de las personas. Además de todo esto para entender la
raíz de la crisis y como se desenvuelve en la actualidad se ha demostrado
que esto ha ido cambiando y nos muestra tres poderes que ahora están
dominando al mundo y haciendo que cada vez más las personas se
envuelvan en una crisis, que no es específicamente en el matrimonio. El
autor menciona: las comunicaciones, el consumismo materialista, la
sensualidad, la batalla constante que tenemos las personas para luchas
contra estás tres enfermedades catastróficas, hay que tener fortaleza,
mucha fortaleza para poder enfrentarnos a estas repugnantes formas de
llevar una vida, por lo tanto ser una persona no significa solamente llamarse
hombre o mujer, significa saber de dónde venimos, cual es nuestro origen,
cual es nuestra verdad y cuando aplicar el fundamento de la verdad, antes
de que mencionar la naturaleza de la misma.

CAPITULO IV
EL HOMBRE Y LA MUJER
En este capítulo el autor describe claramente el significado pleno del
hombre y la mujer desde sus cualidades hasta el sentido de cómo ve la vida
y las cosas que suceden a su alrededor, es la descripción de la esencia. El
descubrimiento de cada uno de sus características emocionales y
psicológicas hace que cada uno de ellos tenga su sentido de existir
poniendo de manifiesto las diferencias entre ellos. La mujer como lo dice el
autor está más inmersa a sufrir por el dolor que el hombre pero la mujer es
la que se adapta más a los cambios, ambos descritos son el complemento
de una unidad
Pues merece entonces reconocer, en este caso, que la base para un buen
matrimonio es comprender cuál es la posición de la mujer y del hombre,
pero aquí no hablamos de superioridad o quien lleva la cabeza del hogar.
NO aquí se trata de ver que el hombre y a la mujer le pertenecen la misma
dignidad la misma importancia , la misma libertad, claro que cada uno con
su naturaleza que ha sido creado, el hombre y la mujer son singularmente
diferentes al resto, todos somos parte individual de la creación , todos
tenemos dones diferentes. La plenitud del amor nos empuja a entender que
el complemento que es la mujer para el hombre y viceversa son
fundamentos para que un buen matrimonio dure para siempre, una buena
composición de su ser hará que cada uno se complemente del otro.

CAPITULO V
EL AMOR Y LA FELICIDAD
En este capítulo el autor encuentra la capacidad de entender al amor como
plena acción para ser feliz, la felicidad es parte indispensable a donde lleva
el amor, no se concibe la felicidad siesta no está cargada del amor de su
significado de su relación por encontrar su camino verdadero. El felicidad
es talvés la razón más difícil a donde el amor quiere llegar. Pero como nos
lo da a entender el autor muchos buscamos la felicidad sin comprender que
la felicidad la tenemos en nuestro interior, no es algo que se compra, no es
algo que puedes conseguir en alguien, es algo que puedes dar y desarrollar
en cada uno. La verdadera fuerza del amor es aprender a desarrollar
nuestra felicidad interna.

Además vemos que en cada párrafo descrito también encontramos la


relación del amor, con el esfuerzo, para que el amor dentro del matrimonio
tenga sentido. Hay que esforzarnos porque la felicidad la mantengamos en
desarrollo a pesar de las dificultades, para que nuestro matrimonio tenga el
derecho de la existencia del amor es necesario utilizar el esfuerzo para
engrandecer la felicidad. En definitiva dejamos morir al amor sino
alimentamos la necesidad de esforzarnos por encontrar la felicidad.
CAPÍTULO VI
MATRIMONIO Y VOCACIÓN
En este capítulo, el autor trata de identificarnos dentro de la obra de Dios y
el sacramento del matrimonio, trata de mostrarnos que todas las cosas
hechas por él, no están por gusto existiendo, por tanto la esencia general
del matrimonio se sustenta en base a lo que realmente Dios nos ha dado:
la libertad de elección y la posibilidad de encontrar el hilo de inicio de un
buen matrimonio. Con esto no se empuja el autor a identificar a Dios, es
por medio de nuestro aprendizaje para realizar un matrimonio nuevo, lo que
él quiere demostrar es que cada uno tiene la facultad de poder hacer que
el matrimonio se vaya formando de acuerdo a la forma coherente e
importante de cada uno de sus partes, el hombre y la mujer son parte
fundamental del amor y el matrimonio. Asimismo el poder identificar cuáles
son los aspectos que nos ayudarán a introducir ciertos cambios, como por
ejemplo ver realizados nuestros puntos fuertes y cuales son aquellos
puntos débiles que necesitamos cambiar, pero antes de eso identificar
cómo será la forma de convertirlas en fortalezas. Tener claro entonces que
la vida familiar, se tendrá que ir formando y forjando a través de las
necesidades de cada uno de los miembros, y eso, teniendo toda la firmeza
que el hombre y la mujer, como una sola persona, tienen el poder de
decisión, de ir poco a poco, o de apresurarse y fracasar.

CAPÍTULO VII
¿POR DONDE EMPEZAR?
El autor identifica en esta parte de la lectura, la forma en que podemos
iniciar el camino hacia un buen matrimonio, talvés la existencia de
diferencias entre las personas que desean unir sus vidas, se encuentren
por muchos obstáculos como por ejemplo, el querer cambiar las cosas que
ya están hechas, el querer hacer y decir lo que piensas si haber de por
medio el respeto. Además identificamos ciertas incertidumbres que en la
actualidad es el miedo más grande de todas las parejas en unión, tratar de
evadir esas respuestas es en vano, se toparán en algún momento con ellas,
para esto hay que saber cómo reaccionar y como entender cada uno de
ellos, porque como nos dice el autor: Aprendamos a esperar lo que mi
pareja quiere de mí, y no lo que yo quiero recibir de él.

Asimismo el autor toca uno de los temas importantes para comprender las
cosas dichas en el párrafo anterior, esto se llama: MADURACIÓN MUTUA,
no esperar que esto se haga al instante ni cuando uno lo desea, esto se
hace: POCO A POCO. Tratar de conocer a la pareja es la idea principal
para querer cambiar lo que hay que cambiar y querer ver lo que demuestra
a través de sus acciones y que esas acciones vayan con la que a los dos
les gustan. La adaptación no se trata de acostumbrarse sino de controlar
las medidas que podríamos hacer al momento de enfrentarnos a un
conflicto, eso es el matrimonio una búsqueda incansable de encontrar, la
forma verdadera y perfecta de poder comunicarse.

Ya terminaríamos a través de entender que la comunicación de ideas es el


pilar para acrecentar el amor matrimonial, aprender a pedir y aprender a
encontrar no lo que uno quiere sino lo que el amor quiere que la pareja te
da.

CAPÍTULO VIII
EL PESO DE LOS DÍAS
Las dificultades que se presentan en el transcurso del tiempo de
matrimonio, son idas y venidas claves donde apoyarse para encontrar el
camino, donde se encuentra la etapa prospera del matrimonio y poder
guiarla hacia el destino de cada una de las personas que se involucran en
ella. Las dificultades con las que cuenta, no serán resueltas sino es con
claridad y entendimiento la llamada dulzura de la pareja.
Además el autor nos dice que el equilibrio y la oportunidad de
entrega y el tender a la pareja son efectos claves para poder llevar cada
paso que con demostración de mayor estrategia de entrega y de
identificación de los problemas que se nos puede presentar.
El autor también nos habla del equilibrio y la importancia del dinero
dentro del hogar, hay que guardar la palara clave, el dinero es necesario
pero no indispensable para ser feliz, con eso se encuentra la verdad
naturaleza de poder mantener un orden dentro del hogar. Hay que saber
manejar cada uno de los efectos que nos entregan las circunstancias dentro
del círculo del matrimonio con la finalidad de poder entender cuál es el flujo
que se debe seguir para no llegar a dispersar los pesos que de ello
demande. Mantener una buena comunicación nuevamente es la llave, para
entender hacia dónde vamos.

CAPÍTULO IX
MATRIMONIO Y SEXUALIDAD
De acuerdo a lo que nos quiere comunicar el autor, comenzaremos por
extraer una de las frases más importantes de este capítulo: “El acto sexual
es la expresión de la unión matrimonial”. Además nos dice que el verdadero
sentido del acto sexual no es demostrar cuanto amor existe dentro del
matrimonio, al contrario, la rutina del acto sexual, cada vez más aleja a las
parejas del verdadero sentido de esta expresión, no hay que olvidar que la
naturaleza, la esencia que Dios, ha formado para nosotros, la sexualidad
viene siendo el complemento real para la esencia del matrimonio, tratar de
cuidarlo, es interactuar con la frase “dos en una sola carne”. No hay que
olvidar que el acto sexual es sin duda un proceso en donde cada uno de
las parejas coloca dentro de la acción realizada la manera más fácil de cada
uno de los mismos encuentren la esencia del disfrute. El valor entonces del
amor y la sexualidad es saber cómo cuidar el amor dentro del matrimonio
es saber cuándo poder actuar para que la rutina y el aburrimiento no se
dispersen y aparezcan dentro de nuestro terreno, el desencadenante para
esto sería consecuencia de la pérdida de la magia que nunca crearon.
No cabe duda que el autor, nos comunica que aun siendo la
capacidad de cada uno de comprender que los hijos son la capacidad
suprema de haber llegado en el matrimonio, también es conveniente saber
cuándo y cómo encontrar ese camino, además un hijo no se trata
solamente de la procreación de un ser que Dios, permite que tenga vida,
es saber en qué circunstancias puede llegar uno a establecer una conexión
real del matrimonio y la importancia de la mujer para desarrollar este
vínculo. El poder de la conciencia es sin lugar uno de los elementos claves,
también para poder realizar una estrategia a través de la experiencia y
enfrentar las dificultades.
Claro es que todo el camino a recorrer, hacia el sacrificio de poder
manejar correctamente el ritmo de guía de matrimonio y la importancia uq
ella mujer tiene en ello,

CAPÍTULO X
ANDAMIAJE DE LA FELICIDAD
El Autor en este capítulo, nos comunica claramente cuál es la finalidad de
poder llevar nuestro camino hacia la felicidad plena, no se trata de buscar
los caminos que uno quiere sino, adecuarse a ellos, sin condiciones, porque
esto puede acarrear conflictos, pero estos conflictos con el apoyo de la
pareja se puede superar y complementar al matrimonio como una fábrica
de felicidad. Además encontrar la felicidad no es buscar la felicidad de uno
a través de lo que buscamos dentro del matrimonio, sino de encontrar la
esencia del amor verdadero a través de la felicidad, y la felicidad se
encuentra comprendiendo que la pareja tiene defectos, virtudes,
capacidades y limitaciones. Entonces, encontrar en el camino del
matrimonio la felicidad, no se trata de identificada cada uno de nuestros
días y que estos días lleven siempre felicidad, no se trata de eso, se trata
de buscar la fortaleza y las facultades de cruzar obstáculos que se
presenten en cada traspiés. Por lo tanto queda entonces saber que la
comunicación y el poder llevar todo lo que pensamos hacia la persona que
más amamos, es singularmente una de las estrategias para poder
concretar más las fortalezas para enfrentar dificultades.

Además de esto el autor habla de la importancia de la fidelidad como una


razón de lucha, pues es cierto, la fidelidad es un instrumento que mueve
los pilares del matrimonio, también es la llave para poder identificar la
confianza dentro de la lucha constante, es el elemento de pie y calibre
dentro de la estructura de un nuevo y significativo matrimonio, es encontrar
entonces lo que nuestra pareja desea y apasionar.
CAPÍTULO XI
DIOS Y EL MATRIMONIO
En este último capítulo, el autor plasma, el eje principal que todo matrimonio
tiene que seguir para ser feliz, la guía es Dios, es el eje central en donde
se deben apoyar las parejas para iniciar y continuar un camino hacia la
felicidad, es encontrar la propia existencia dada por el todopoderoso, como
algo realmente importante y que él quiere que nos centremos en unidad
con nuestras parejas, es en este momento y estos párrafos que quiere que
comprendamos que cualquier dificultad, cualquier conflicto, cualquier
consideración cotidiana, siempre debemos en poner los ojos hacia la
Petición de Dios, es el momento en buscar un consolador a los problemas,
es el momento de pedir cuando aún no lo necesites, es el momento de dar
gracias, y el de mejorar constantemente que por hecho pienses que están
yendo bien. El camino hacia un verdadero rumbo de felicidad, está en ser
guiados y corregidos por aquel que solo necesita de nosotros que a través
de la gracia y de tu petición encontrar el existo y mostrarte el camino hacia
un matrimonio nuevo, tratando de lucha siempre de la mano de él, teniendo
en claro que no siempre se va a ganar, hay que considerar que siempre se
trata de buscar la paz.
CONCLUSIONES

Sin lugar a dudas, cada uno de los fragmentos y/o capítulos del libro, nos
han librado de posibilidades que vanamente hemos pensado desde mucho
tiempo, e ir por caminos que talvés nos lleven al fracaso; es una
recopilación contrastada con cada uno de las características e instrumentos
que hacen posible un matrimonio nuevo, un matrimonio ideal, no es
aplacado solamente con características como el sexo, el buscar la felicidad
dentro del matrimonio, sino establecer como expresión natural el acto
sexual y entender y comprender que no se trata de cambiar a la pareja, sino
llegar a comprender y a través de la comunicación poco a poco ir
moldeando una sola idea.

Las dificultades y conflictos también están descritos, cada uno de ellos


enmarcado en diferentes conceptos, que hacen más que dañar a la unión
misma tratando de que se elija entre el verdadero amor y el aburrimiento y
la rutina.

Además también toca a traspié el sentido de la fidelidad y la naturalidad


para poder sobre llevar esta como la esencia de encontrar el camino desde
el amor hacia el matrimonio.

Además de esto y la parte más importante, donde existe la acción de pedir


hacia un todopoderoso de encontrar el camino verdadero hacia la felicidad,
irá cambiando poco a poco y mejorando día a día, para llega a un
matrimonio y felicidad plena.