Está en la página 1de 13

CARACTERISTICAS SEXUALES SECUNDARIAS

Los caracteres sexuales secundarios son aquellas características presentes en


los seres humanos y
animales que distinguen al
sexo femenino y el
masculino entre sí, y que no
tienen relación con la función
reproductiva.
Estos caracteres, además de
cumplir la función de
distinguir a ambos sexos,
también son un signo
fisiológico distintivo de que
se ha alcanzado la
maduración sexual cuando
culminan su desarrollo.
Algunos son compartidos por
igual entre hombres y mujeres.

Por lo tanto, los caracteres sexuales secundarios no son solo aquellos que
distinguen a hombres y mujeres entre sí, sino también aquellos signos que
distinguen fisiológicamente, en cada individuo, el inicio de la fase de maduración
sexual.

Los caracteres sexuales secundarios aparecen al inicio de la pubertad debido un


aumento acelerado en la producción de hormonas sexuales que tiene lugar en
esta etapa, y que produce como resultado no solo el crecimiento de los huesos,
sino la maduración sexual.

La etapa de aparición de los caracteres sexuales secundarios tiene una duración


estimada de dos años. En las niñas, el desarrollo de estos caracteres se da
generalmente entre los 11 y 13 años, y en los niños entre los 12 y 14 años.

La llegada a esta etapa en las mujeres se manifiesta principalmente con la primera


menstruación, también llamada menarquía, mientras que en los hombres este
signo es la presencia de esperma en la orina.

El desarrollo de los caracteres sexuales secundarios es uno de los diferentes


cambios por los que pasa el ser humano en su proceso de crecimiento,
específicamente durante la pubertad, que es el primer período de la adolescencia.
Caracteres sexuales secundarios femeninos

1- Aumento de glándulas
mamarias

En la mujer, las mamas están


ubicadas en la parte superior del
tronco femenino y abarcan la
glándula mamaria y los conductos
galactóforos, aquellos a través de
los cuales las mujeres tienen la
capacidad de transportar leche para
la lactancia de los hijos.

Con relación al sexo masculino, las mamas de las mujeres son uno de los signos
más distintivos del sexo femenino. Si bien los hombres también poseen mamas,
estas no se desarrollan de la misma manera que en las mujeres.

El desarrollo de las glándulas mamarias en el sexo femenino suele iniciarse un


poco antes del período de la pubertad, a los 10 años, alcanzando su plenitud hacia
los 14 años.

2- Aparición de vello púbico

El vello púbico es el pelo corporal ubicado en el área genital de los seres


humanos, que se localiza alrededor de los órganos sexuales.

Según algunos estudios realizados por las universidades de Columbia y California


en Estados Unidos, los vellos púbicos ayudan a mantener una temperatura
constante en esta zona, de modo que previenen la aparición de bacterias.

En las mujeres la aparición del vello púbico inicia regularmente al mismo tiempo
que el inicio del crecimiento de las glándulas mamarias.

Al final de la pubertad, luego de aproximadamente dos años de iniciada, la mujer


ya posee una región púbica completamente tupida, de forma triangular con base
horizontal superior.

En algunos casos extraordinarios, la aparición del vello púbico puede iniciarse


precozmente antes del inicio de la pubertad, debido a la adrenarquia (secreciones
androgénicas suprarrenales).
Sin embargo, esto no acarrea ninguna consecuencia diferente en el desarrollo
posterior de la pubertad en el individuo.

3- Aparición de vello axilar

El vello axilar es el vello corporal ubicado debajo de las axilas, como su nombre lo
indica. Su aparición en las mujeres suele darse, en promedio, 18 meses después
del inicio del crecimiento de las glándulas mamarias.

Es más discreto que el vello púbico y alcanza su pleno desarrollo al final de la


adolescencia. Su cantidad varía en cada persona dependiendo de factores
hereditarios y hormonales.

4- Cambios corporales

En la forma corporal que adquiere cada género se notan características


diferenciadoras de cada uno de ellos.

En las mujeres se produce el ensanchamiento de las caderas, por debajo de la


cintura, como preparación para el embarazo. También se produce un
agravamiento de la voz, pero este es mucho menor que en el caso de los
hombres.

5- Cambios en la región genital

Durante la etapa de desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, en las


mujeres ocurren dos tipos de cambio en la región genital: cambios en la estructura
de los órganos, y en su orientación anatómica.

En cuanto a la estructura genital femenina, lo que cambia es la aparición de los


denominados labios mayores y menores, que se da hacia los 12 años. Además, el
clítoris experimenta un aumento de tamaño.

En general, la vulva femenina se vuelve más húmeda debido a que adquiere la


capacidad de secreción.

Por otra parte, durante los dos años del período de pubertad, la vulva sufre un
proceso de rotación de alrededor de 90°.

En la infancia, la vulva no es más que una hendidura cutánea vertical de alrededor


de 7 y 10 centímetros de altura ubicada hacia adelante, mientras que en esta fase
puberal se abre horizontalmente hacia abajo, pasando a estar completamente
borrada y oblicua.

Caracteres sexuales secundarios


masculinos

El inicio de la pubertad en los hombres


se da más tarde que en las mujeres —
aproximadamente 18 meses después—,
por lo cual los primeros síntomas de
aparición de los caracteres sexuales
masculinos no se dan antes de los 12
años.

Esto es así debido a que la estimulación


hormonal que da pie a todos estos cambios inicia a los 12 años, y es en este
momento en el que se inicia realmente el período puberal masculino.

1- Crecimiento de órganos sexuales

Otros cambios de carácter sexual secundario que significan el inicio de la


maduración sexual masculina se presentan en la región genital.

Los testículos cambian su forma, aumentando su longitud y volumen durante al


menos unos 4 o 5 años, alcanzando su máxima capacidad hacia los 20 años.

Por otra parte, el pene y el escroto también comienzan a experimentar sus


primeros cambios e impulsiones hacia los 13 años, durante un período de 18
meses o 2 años.

2- Aparición de vello púbico

La aparición del vello púbico se inicia poco después de iniciarse el proceso de


crecimiento del pene y los testículos. Como media, se calcula que inicia su
aparición a los 13 años y medio.

La evolución del crecimiento del vello púbico en los hombres es mucho más
prolongado que en las mujeres, teniendo una duración de entre 2 o 3 años, y a
veces aún mayor.
El vello púbico masculino abarca en su etapa final una superficie importante que
recubre todo el pubis y se eleva hacia el ombligo, presentando la zona cubierta
una forma parecida a un triángulo o rombo.

3- Aparición de vello corporal

La pilosidad corporal es un carácter sexual secundario masculino indiscutible, ya


que se presenta en mucho mayor medida que en las mujeres, abarcando la cara,
las axilas, el abdomen y el tórax.

En las axilas, el vello comienza a aparecer entre 1 y 2 años más tarde que en la
zona púbica, y su crecimiento se prolonga hasta cerca de los 16 años. El número
de vellos en esta zona suele ser más numeroso que en las mujeres.

En la cara, la barba y el bigote son vellos corporales que representan virilidad,


pero que también están sujetos a la genética, pudiendo presentarse en un
volumen muy variable dependiendo de estos rasgos.

En la cara, la barba y el bigote son vellos corporales que representan virilidad,


pero que también están sujetos a la genética, pudiendo presentarse en un
volumen muy variable dependiendo de estos rasgos.
De igual manera ocurre con los vellos corporales ubicados en el abdomen y en el
tórax.

4- Cambios corporales

Durante la pubertad los hombres suelen crecer más que las mujeres, aunque esto
no es así en todos los casos. Se estima que, en promedio, los varones crecen 13
centímetros más que las mujeres.

Además, la espalda de los hombres tiene a ensancharse, a diferencia de las


mujeres, que experimentan este ensanchamiento en las caderas.

5- Cambio en el tono de voz

El tono de voz masculino se transforma a lo largo de la adolescencia como


producto del crecimiento de la laringe y los pulmones, adoptando un tono mucho
más grave que en la niñez.
Por otra parte, la prominencia laríngea, popularmente conocida como la nuez de
Adán, adquiere un tamaño notoriamente mayor en los hombres que en las
mujeres.

Dado este crecimiento, llega a convertirse en un carácter sexual secundario


distintivo que, aunque también poseen las mujeres, se nota casi exclusivamente
en los hombres.

El mayor tamaño de la prominencia laríngea actúa como una caja de resonancia


mayor para la voz, razón por la que influye en que el tono de voz masculino sea
más grave.

ENFERMEDADES POR IMPOSICION DE LOS OVARIOS


Los ovarios son parte del sistema reproductivo de la mujer. Las mujeres tienen dos
ovarios, uno a cada lado del útero. Cada ovario es del tamaño y forma de una
almendra.
Los ovarios producen y almacenan los óvulos. Durante la ovulación, un ovario
libera un óvulo. Si el óvulo es fecundando por un espermatozoide, puede producir
un embarazo. Los ovarios también producen las hormonas femeninas estrógeno y
progesterona. Cuando una mujer pasa por la menopausia, sus ovarios dejan de
producir estas hormonas y de liberar óvulos.
CANCER
Los ovarios son órganos que forman parte
del sistema reproductivo de la mujer. Ellos
son los que producen óvulos y hormonas
femeninas. Cada ovario tiene
aproximadamente el tamaño y la forma de
una almendra.
Este tipo de cáncer no es común pero
causa más muertes que otros cánceres del
sistema reproductivo femenino. Cuanto
más temprano es diagnosticado y tratado,
mejores son las probabilidades de recuperación. Pero el cáncer de ovario es difícil
de detectar temprano. Las mujeres que lo padecen no tienen síntomas hasta que
la enfermedad está ya muy avanzada y en ese momento es difícil de tratar. Los
síntomas pueden ser:
Sensación de peso en la pelvis
Dolor en la parte baja del abdomen
Hemorragias vaginales
Aumento o pérdida de peso
Períodos menstruales anormales
Dolor de espalda sin explicación que empeora
Gases, náusea, vómitos o pérdida del apetito

QUISTES OVARICOS

Los ovarios son parte del sistema


reproductor de la mujer. Generan los
óvulos de una mujer y producen
hormonas femeninas. Los quistes
ováricos son sacos llenos de líquido en
o sobre un ovario. Generalmente, se
forman durante la ovulación, cuando el
ovario libera un óvulo. Por lo general
son inofensivos y desaparecen solos. La mayoría de las mujeres los tienen en
algún momento de su vida.

La mayoría de los quistes ováricos son pequeños y no causan síntomas. Es


posible que las mujeres no descubran que los tienen hasta someterse a un
examen pélvico. Si tiene síntomas, pueden incluir:

Presión

Hinchazón

Inflamación

Dolor en la parte baja del abdomen, en el lado donde está ubicado el quiste

INSUFICIENCIA OVARICA
PRIMARIA

La insuficiencia ovárica primaria (falla


ovárica prematura) ocurre cuando los
ovarios de una mujer dejan de
funcionar en forma normal antes de
cumplir los 40 años.

La insuficiencia ovárica primaria es


diferente de la menopausia prematura.
Con la menopausia prematura, sus períodos se detienen antes de los 40 años. Ya
no puede quedar embarazada. La causa puede ser natural o puede ser por una
enfermedad, cirugía, quimioterapia o radiación. Algunas mujeres con falla ovárica
prematura todavía tienen períodos ocasionales e incluso pueden quedar
embarazadas. En la mayoría de los casos de falla ovárica prematura, la causa es
desconocida.

La ausencia de períodos son generalmente el primer signo de insuficiencia ovárica


primaria. Los síntomas posteriores pueden ser similares a los de la menopausia
natural:

Sofocos

Sudores nocturnos

Irritabilidad

Falta de concentración

Disminución del deseo sexual

Dolor durante el sexo

Sequedad vaginal

Los médicos diagnostican la insuficiencia ovárica primaria con un examen físico y


pruebas de laboratorio e imágenes.

TORSION OVARICA

Experimentar dolor antes, durante y después


de la menstruación, es para muchas mujeres
algo “común”, aunque no sea así; sobre todo,
si surge de forma espontánea, como es el
caso de una torsión ovárica.

¡Si, torcer! El ovario gira sobre el ligamento


que lo sostiene (sobre su propio eje),
provocando un corte en el suministro de
sangre. Situación, que si no se diagnostica a tiempo puede conducir a la pérdida
del órgano, de acuerdo a la revista Iberoamericana de Fertilidad y Reproducción
Humana.

Causas, síntomas y otros datos de interés…


Para empezar, los quistes y las neoplasias son la principal causa de la torsión
ovárica, prácticamente en un 94%.

Además la torsión ovárica es más común entre mujeres de edad fértil; debido a
que el tejido es más flexible, y el ovario se puede mover y girar con los cambios
hormonales.

Síntomas

El diagnóstico oportuno de éste es esencial para evitar dificultades mayores, por


ello debes poner atención a lo siguiente:

1. Aparición repentina de dolor extremo en el abdomen o la espalda, éste también


se puede extenderse a los muslos.

2. Náuseas, vómito, diarrea y estreñimiento.

3. Dolor en la zona inferior del abdomen acompañado de fiebre y taquicardia.

Junto con la reducción del riesgo de algunos tipos de cáncer, las píldoras
anticonceptivas y otras formas de anticoncepción hormonal puede ayudarte a
prevenir los quistes en los ovarios y a evitar la torsión ovárica.
INTRODUCCION

La pubertad en un período dentro de la adolescencia que determina algunos


procesos o fenómenos mas precisos en las niñas que en los varones y en la cual
se presenta la menarquia, cambios en la composición corporal y la aparición de
las características sexuales secundarias. Diversos protocolos se utilizan para
evaluar los índices de maduración en el niño o niña como, la edad esquelética,
dental, somática, entre otros., incluyendo además la evaluación de las
características sexuales secundarias.
CONCLUSIONES

 También se denominan características sexuales secundarias y son aquellos


cambios anatómicos y fisiológicos que se producen, dotando de las
características propias (aparte del sistema reproductor) que diferencian la
anatomía y fisiología de hombres y mujeres. Estos cambios se desarrollan
en la pubertad, por la acción de las hormonas sexuales (testosterona,
estrógenos y progesterona).
 Las características sexuales primarias en un macho humano incluyen los
testículos, el pene, el escroto y el conducto deferente, que ayudan
directamente en la transmisión del material genético del hombre en forma
de esperma a la mujer. Las características sexuales secundarias del género
masculino en los humanos incluyen el vello facial y la manzana de Adán.
Los hombres regularmente también tienen hombros más amplios y la parte
superior de sus cuerpos es más musculosa.
 Las características sexuales primarias en las hembras humanas incluyen
los ovarios, las trompas de Falopio, el útero y la vagina, que permiten a las
mujeres tener hijos. Las características sexuales secundarias incluyen
pechos prominentes y glándulas mamarias. Las mujeres regularmente
tienen caderas más amplias y redondeadas y cuerpos menos musculosos.
BIBLIOGRAFIA

Magnus Hirschfeld Archive for Sexology: Secondary Characteristics


(Características secundarias)

Magnus Hirschfeld Archive for Sexology: Primary Characteristics (Características


primarias)

Avert: Puberty, Pregnancy and Sex (Pubertad, embarazo y sexo)


INDICE

INTRODUCCION 1

CONTENIDO 2-10

CONCLUSIONES 11

BIBLIOGRAFIA 12