Está en la página 1de 161

 


an
uk
i
Los signos del Zodiaco y el amor

...por qué se escribió

Como descubriréis en este libro, los signos solares con los que tenemos potencial para una
fácil compatibilidad, simpatía y comprensión son mucho más numerosos que aquellos con los
que es posible que descubramos una cierta dosis de tensión, antipatía o falta de
comunicación... y en la armonía de nuestro sistema solar hay más oportunidades para el amor
y la compasión que para el odio y el recelo.

i
Sin embargo, hombres y mujeres inquietos de todos los órdenes de la vida, desde geólogos
y ecólogos hasta profetas y astrólogos, pronostican tenazmente la posibilidad de que se
aproximen cataclismos, tanto de factura humana como naturales, que traerán consigo el peligro

uk
de la aniquilación antes de que haya transcurrido la próxima década crítica en este planeta
menguante, que pierde tan rápidamente su luminosidad. Nos lo han advertido, pero son pocos
los que han respondido. Es evidente que se necesita un milagro para que la Tierra vuelva a
prosperar.
Si aprendemos a utilizar la sabiduría de los planetas, la clave de la Verdad Universal de
nuestros Co-Creadores, cada uno de nosotros podrá crear un fragmento del mensaje que
abarca todo el espectro del arco iris, a saber, Paz sobre la Tierra a los hombres... y mujeres... de
buena voluntad, mensaje que entonaron los cuerpos celestes sobre Belén hace dos mil años
para inaugurar la era de Piscis del dulce Nazareno, que sólo nos pidió que nos «amáramos los
unos a los otros», y que nos prometió que lo que él hacía, nosotros también podríamos
hacerlo.
No es demasiado tarde, pues el jubiloso mensaje de las huestes angélicas (aún no
an
identificadas) sigue haciendo reverberar su clarinada... inaugurando ahora la era de Acuario...
anunciando la esperanza para aquellos que observan los cielos y están atentos a la música.
Creo que para un milagro tan necesario, que quizá se aproxima antes de lo previsto, no podría
existir un preludio más formidable que el de emplear el arte de los sabios de antaño con el fin
de allanar el terreno para su retorno con una nueva Búsqueda Estelar del amor... del amor del
hombre por la mujer... y de ambos juntos por todas las plantas y criaturas vivientes. Porque
sólo el amor tiene la facultad de traer la paz a los terráqueos de buena voluntad en la hora
crepuscular de la historia.
 
M

En el Año de Nuestro Señor 1978 


 
A todos mis lectores

Los signos del Zodiaco y el amor contiene una serie de conceptos polémicos de naturaleza moral,
filosófica e intelectual, en las áreas de la ciencia y la religión.
A algunos de vosotros, estos conceptos os parecerán estimulantes, a otros os parecerán extraños y
sorprendentes, y a otros más os podrían producir una profunda ofuscación. Aquí los presento como
veraces, y así los interpretaréis muchos de vosotros... en tanto que es posible que otros les den una
interpretación distinta.
He compartido con vosotros mis descubrimientos personales respecto de la verdad porque creo
que cualquier tipo de investigación implica el deber de intercambiar con los demás lo que se ha
elucidado, para apresurar la génesis de la armonía en la Tierra, la paz definitiva.

i
Sin embargo, no os pido —ni tampoco espero— que interpretéis mis conceptos como vuestra
verdad, a menos que concuerden con vuestro esclarecimiento personal y vuestras convicciones
particulares.

uk
La verdad parcial —la simiente de la sabiduría— se encuentra en muchos lugares. La verdad
parcial se puede hallar en el instinto primordial... en el derecho terrenal, en la costumbre social, en
la investigación científica, en la filosofía y en la doctrina religiosa. Las semillas de la sabiduría
están implantadas en todo lo que se ha escrito a lo largo del tiempo... especialmente en el arte, en la
música y en la poesía... y, sobre todo, en la Naturaleza.
Pero la auténtica Verdad sólo se puede encontrar en un lugar, en la comunión de cada hombre y
de cada mujer con una Fuente eterna de Conocimiento oculto que lleva dentro, y que cada individuo
debe buscar y hallar por sí mismo.
Podemos mostrar la senda a los demás, pero cada uno debe marchar solo por esta senda: hasta
que cada «extraviado» haya realizado el viaje íntegro y hasta que todos hayamos alcanzado
finalmente la Luz de la Sabiduría cabalmente formada que está en el final del Camino... de donde
an
partimos en un Tiempo ha mucho olvidado.
M


 
Prefacio

Como la sombra de Peter Pan, la curiosidad acerca de la compatibilidad astral sigue al astrólogo «por el
segundo lugar de la derecha y sin parar hasta la mañana». Es inevitable que en cada reunión alguien le
formule una pregunta de esta índole: «¿Cómo se lleva Sagitario con Piscis?». Típicamente, en los programas
de radio y televisión, y en las entrevistas periodísticas, el profesional de la astrología tropieza invariablemente
con: «Mi marido es Leo y yo soy Acuario. ¿Por eso reñimos tanto?», o: «¿Con qué signo le conviene casarse
a un Géminis?».

Todos desean conocer las reglas básicas del juego de la combinación y el apareamiento de los signos
solares. Incluso me he encontrado inerme en el sillón del dentista, en plena extracción de una muela, mientras

i
el profesional me decía: «No se trata de que yo crea en la astrología, ¿pero qué posibilidades tengo con una
mujer Capricornio?».

Ahora bien, aquellos de vosotros que fuisteis jóvenes (y que, según espero, lo seguís siendo), sabéis lo que

uk
Campanilla de Bronce le advirtió a Peter Pan: «Cada vez que un niño dice que no cree en las hadas, un hada
cae muerta en alguna parte». Asimismo, cada vez que alguien comenta que no cree en las estrellas, una
relación humana cae muerta en alguna parte, pues le falta la comprensión que podría haber extraído del cono-
cimiento básico de la astrología... y esto no es una fantasía. Es un hecho. El arte y ciencia más antiguo del
mundo no tiene nada de misterioso, a menos que optéis por considerar «misteriosos» los milagros de amor y
tolerancia que emanan de su empleo. Dejando de lado la semántica, da resultados, cualquiera que sea el
calificativo que le apliquéis.

En cuanto a esos conocidos personajes del País de Nunca Jamás, Peter Pan y Wendy, si bien he utilizado
algunos de sus comentarios, a lo largo de este libro, para simbolizar, en diversas circunstancias, ciertas
características de los doce signos astrológicos, el Sol natal personal de Peter Pan se hallaba en el elemento
Aire mutable de Géminis cuando él fue creado. ¡Oh, sí! Peter era un signo solar Géminis... a pesar de que
an
utilizo citas específicas suyas para simbolizar otros signos del libro. Era un signo solar Géminis que deseaba
no crecer nunca, que buscaba algo que nunca podía terminar de hallar, que estaba eternamente destinado a
sentirse seguro sólo de su propia sombra y nunca de otro ser humano... hasta que, confiemos en ello,
aprendiera por fin la lección del amor mediante el esclarecimiento eventual.

Wendy era evidentemente una Cáncer: maternal, posesiva, afable e imaginativa, y ensayaba sus alas en un
vuelo de fantasía bajo la Luna llena, como a menudo lo hacen las doncellas lunares. Como veis, no estaban
asociados por una sólida armonía de signos solares, de manera que reñían de cuando en cuando, y cada uno de
ellos oía una melodía distinta. Wendy terminó en el último capítulo como terminan casi todos los Cáncer: a
salvo y segura. Aunque su corazón anhelara ansiosamente volver a volar, optó por el hogar, el matrimonio y
los hijos, como sueños finales, en tanto que Peter, como casi todos los Géminis, continuaba su búsqueda
eterna de un arco iris más refulgente, allá lejos... aún obsesionado por dos deseos gemelos: el de sentar la
M

cabeza junto a Wendy, y el no menos vehemente de seguir siendo libre... y fiel a sí mismo.

Pero cuando Wendy nació, la Luna seguramente estaba en Acuario, en aspecto trígono (armonioso) con el
Sol Géminis de Peter, y ésta fue la razón por la cual, al principio, voló con él... y prometió volver a limpiarle
la casa todas las primaveras.

Vale la pena invertir tiempo y esfuerzos en comparar dos horóscopos en busca de compatibilidad, porque cuando
encontráis una relación en trígono, en sextil o en conjunción entre los respectivos signos solar y lunar (los
signos transitados por el Sol y la Luna a la hora de ambos nacimientos), más un intercambio positivo de los signos
situados en los ascendentes con las luminarias, el amor asume una dimensión más profunda. Todo amor es
capaz de trasmutar los deseos en realidad, pero el amor entre dos seres cuyas auras personales se han
amalgamado armónicamente, de esta manera, genera las vibraciones a las que se refieren los poetas, y puede
manifestar una magia maravillosa.

Entre los millones de parejas de la Tierra que procuran alcanzar (o han alcanzado) juntas una dicha y una


 
realización satisfactorias, y entre aquellas que aún se debaten en medio de una difícil prueba sexual kármica,
transitan aquellas otras, muy raras, que reciben la designación esotérica de «compañeros del alma» o «almas
gemelas».

A veces ocurre que un hombre y una mujer se encuentran, y reconocen instantáneamente a la otra mitad de su
propio ser tras los ojos del otro. Los ojos han sido correctamente designados con el nombre de «ventanas del
alma». Incluso sus voces les resultan recíprocamente conocidas, como un acorde musical recordado. Éstos son
dos seres que captan enseguida el hecho inalterable de que han sido, son y deberán ser siempre uno, aunque
hayan luchado contra su hado durante siglos y se hayan esforzado en vano por evadirse de su destino común.
Casi desde el primer momento en que se encuentran y se miran el uno al otro, sus espíritus confluyen
jubilosamente, reconociéndose, desdeñando todas las convenciones y costumbres, todas las reglas sociales de
comportamiento, impulsados por un conocimiento interior que no pueden negar, pues es demasiado arrollador.
Inexplicablemente, a menudo sin pronunciar una palabra, saben que sólo podrán alcanzar la integridad el uno

i
mediante el otro... y que sólo podrán ser completos en todos los sentidos cuando estén juntos.
De alguna manera se sienten inmortales, y lo son... porque este nivel de amor puede conferir el
conocimiento inicial de la conquista de la longevidad multisecular en el mismo cuerpo carnal, en el plano de la

uk
Tierra, así como la materialización del cambio de cuerpos carnales (los templos del alma) en un estado
plenamente consciente, sin el «coma» denominado muerte. La solución del problema de «superpoblación»
que se planteará en el caso de que todos los habitantes de la Tierra logren este objetivo, será analizada con
más detenimiento en un futuro libro.
Tampoco intentaré describir aquí detalladamente el origen y el destino final de las almas gemelas, porque
lo he hecho en otro libro, titulado Gooobers, que se publicará en el futuro próximo. Pero el tema de los
compañeros del alma o almas gemelas despierta una curiosidad tan acuciante, que merece una explicación,
aunque incompleta, en este mismo contexto.
El hombre y la mujer que son compañeros del alma casi no necesitan pronunciar las palabras «Te amo»,
pues están seguros de que deberán ser el uno para el otro en la encarnación (ciclo vital) presente, o (como
consecuencia de complicaciones kármicas) al cabo de muchos siglos. La fórmula de la ceremonia matrimonial
—«que ningún hombre separe lo que Dios ha unido»— se refiere a estas personas. Sin embargo esta
advertencia es innecesaria, y sólo se trata de un ritual simbólico, porque ningún hombre puede romper el
an
vínculo entre las almas gemelas. Ni siquiera ellas mismas. Ni ninguna energía del Universo. La fuerza que las
creó es todopoderosa e indestructible. Es posible que el lazo se debilite, que la unión y la consumación finales se
aplacen, pero nada podrá separarlas definitivamente. Es infinita la dicha que podrán reivindicar —cuando lo
deseen— según una tabla cronológica dictada por el libre albedrío de los ángeles superiores de sus propias
personas. (La superconciencia o supraconciencia de cada uno.)

A este tipo de atracción magnética instantánea se lo denomina a menudo «amor a primera vista», el cual no es
un azar del destino, sino algo muy real. Es algo más que una curiosa coincidencia que las almas gemelas confluyan
en el momento apropiado, en medio de la inmensidad del mundo. El entrecruzamiento de sus caminos ha sido
predestinado en un nivel superior de conciencia. Es tan cierto que determinadas energías espirituales actúan
para producir estos encuentros, como que la migración de las aves y el retorno de los cometas están
M

gobernados por una ley universal análoga. Su confluencia es controlada por las operaciones del Karma, que
no es más que la suma total de las causas movilizadas en el pasado... y éstas determinan infaliblemente las
condiciones del presente. Cuando llega la hora de que las almas gemelas se encarnen, éstas son enviadas a la
Tierra y revestidas de carne (una vez más, los cuerpos son los templos del alma) por la acción de
determinadas fuerzas de tiempo-energía, en el momento de la Cronología Terráquea en que ciertas
configuraciones planetarias generan las condiciones propicias. Estas fuerzas de tiempo-energía son de
naturaleza electromagnética, pero más complejas de lo que esta palabra da a entender.

Ninguno de nosotros puede controlar los resultados finales de las causas que iniciamos o pusimos en acción
en nuestras vidas pasadas, aunque sí podemos controlar nuestras reacciones a los resultados que estas causas
pasadas producen en nuestra vida actual. La personalidad superior posee el «libre albedrío» para modificar
estos acontecimientos kármicos, y nosotros podemos adquirir este poder si aprendemos a sintonizamos o co-
municarnos con la personalidad superior (supraconciencia). Pero en el nivel consciente el «libre albedrío»
sólo puede realizarse en el futuro, porque, en esa corriente siempre fluida que llamamos presente, ponemos en
marcha, mediante acciones que iniciamos ahora y mediante reacciones a causas pasadas, las condiciones
futuras con las que tropezaremos inevitablemente.


 
En cuanto a las influencias planetarias específicas de las natividades (horóscopos o cartas natales) de dos
personas, influencias éstas que le revelan al astrólogo que se trata de almas gemelas, lo cierto es que son
demasiado complejas para explicarlas exhaustivamente en este libro, en toda su magnitud, y deberemos dejarlas para
otro volumen programado, que se ocupará de este tema y otros afines. Pero suponiendo que dichas influencias
planetarias estén presentes en las cartas respectivas de los enamorados, se revela un destino en el cual los dos se
encontrarán involuntariamente y en el cual será imposible separarlos, incluso mediante la experiencia de la
muerte, excepto durante intervalos de tiempo terráqueo, destinados a la verificación kármica de las almas. Durante
estos períodos de separación, ya sean breves o prolongados, las dos personas se sienten solas, vacías e incompletas.
Sin embargo, incluso durante estas interrupciones temporales de su convivencia, existe entre ellas una
comunicación astral constante, pulsante, porque aun entonces se hallan unidas por un cordón que las conecta a
través de la distancia.
Recientemente una mujer que conozco se hallaba sumida en un estado de ansiedad emocional, y
experimentaba una necesidad desesperada de conectarse con el hombre que amaba (un alma gemela), el cual

i
se hallaba fuera del país. No tenían cómo comunicarse por teléfono o por carta. Una noche estaba postrada en
la cama, en la oscuridad, e intuía marcadamente su presencia pero se sentía frustrada porque no podía verlo ni
oírlo ni tocarlo, y de pronto exclamó en voz alta, involuntariamente: «¿Oh, por qué no me oyes cuando te
llamo?». La lámpara colocada sobre el escritorio, en el otro extremo de la habitación, se encendió

uk
súbitamente. Al mismo tiempo, una gran margarita de papel que él le había regalado meses atrás, cayó al
suelo. La mujer se sentó en el lecho, atónita, miró la lámpara y la margarita caída, y volvió a hablar en voz
alta. «Si has sido verdaderamente tú quien encendiste la luz, ¿puedes darme una señal de que tu cuerpo astral
está realmente aquí, apagándola ahora mismo?» Enseguida el interruptor de la lámpara chasqueó
audiblemente y dejó la habitación a oscuras... e inmediatamente volvió a chasquear poblándola de luz. Antes
del episodio la lámpara había estado apagada durante varias horas, de modo que no se trató de un corte de
energía.

Lo que sucedió no tenía absolutamente ninguna explicación científica. Ni la bombilla ni el interruptor


estaban flojos, y tampoco había ninguna avería en la conexión o el enchufe. Todo fue minuciosamente
comprobado. En cuanto a la margarita, había pasado muchos meses firmemente implantada en su lugar,
adherida a un cuadro que colgaba de la pared, hasta ese momento imprevisto. Las leyes de la metafísica
an
explican fácilmente semejantes «milagros». El alma gemela de la mujer había captado la necesidad de ésta, y
había respondido, guiada astralmente por sus respectivas personalidades superiores, a través del cordón azul
plateado que las conectaba: un hilo de luz capaz de impresionar materialmente la visión física de un
parapsicólogo o un sensitivo experto. Más tarde la mujer se enteró de que exactamente a la misma hora él
realizaba esfuerzos ansiosos para comunicarse con ella. Quienes aman lealmente, y quienes saben utilizar el
cordón de energía eléctrica que los une, no necesitan de la Western Union, ni del correo, ni de la telefónica,
para comunicarse. Siempre están en contacto mediante su «telégrafo» astral. Ha habido incontables casos
análogos entre dos personas asociadas por todo tipo de relaciones de amor: padres e hijos, amigos íntimos,
maridos y esposas... y amantes.

Aún oímos los clamores de la ciencia: «¡Dadnos hechos, hechos, hechos!». La astronomía y la ciencia, son
incapaces ambas de ver el gran bosque metafísico del conocimiento a través de los árboles de la baja
M

matemática y la baja física, sin el prefijo «meta», en tanto que la metafísica podría explicar tantos misterios.
«Meta» es una palabra griega que significa, sencillamente, «más allá». ¿La verdad reside más allá de la
ficción del hecho? Einstein tenía conciencia de ello. Sí, el abstracto Albert lo sabía. Algún día muy próximo,
en esta naciente era de Acuario, el descubrimiento de instrumentos suficientemente sensibles para medir la
tremenda energía del campo magnético del amor demostrará cómo sus impulsos eléctricos pueden dejar en
suspenso las leyes de la Naturaleza (pero no perjudicialmente), invertir la gravedad (y también el proceso de
envejecimiento, mediante la regeneración celular), aumentar la comunión telepática y producir muchas otras
manifestaciones milagrosas, incluida la evocación consciente de encarnaciones anteriores, lo cual por fin
convencerá a la ciencia escéptica. Sí, el amor puede lograr todo esto, si el deseo es suficientemente vehemente
y si la motivación no es egoísta... cuando se movilizan suficiente fe y suficiente voluntad. Ocurre todos los
días.

Testigos fidedignos han observado frecuentemente cómo una mujer de cuarenta y cinco kilos puede
levantar las ruedas de un camión de dos toneladas si su hijo está atrapado debajo de ellas: una inversión total
de las leyes físicas que concuerda empero perfectamente con las leyes de la meta-física. El amor es mucho


 
más que una emoción o un sentimiento. El amor es un impulso eléctrico positivo. La ciencia aún no ha
perfeccionado instrumentos suficientemente delicados o refinados para detectar estos impulsos, que, sin
embargo, existen. Los «científicos» tampoco creyeron en las ondas electrónicas de la radio hasta que pudieron
medirlas.-.. y sin embargo ahí estaban, siempre. Como escribió H. T. Buckle en su History of Civilization in
England: «... habitualmente pasan unas pocas generaciones y entonces comienza un período en el cual estas
mismas verdades son interpretadas como hechos comunes: y un poco después comienza otro período en el
cual son declaradas necesarias, e incluso la mente más obtusa se pregunta cómo fue posible que alguna vez las
negaran».

Durante la trabajosa búsqueda del alma gemela habrá muchas desviaciones, muchas relaciones que al
principio parecerán genuinas y después se diluirán en la indiferencia y el hastío. Incluso cuando por fin se
descubre el alma gemela, a menudo se producen muchas complicaciones y verificaciones que causan
sufrimientos temporales. Sólo la práctica continua y consecuente de la tolerancia y la clemencia puede aliviar

i
el dolor. El intercambio de dolor por dolor sólo genera la certidumbre futura de una reacción análoga, de más
dolor, por obra de la causa y el efecto kármicos.

A veces, parece que los problemas de dos personas que se aman son insolubles, que el muro que los separa

uk
es tan alto que no podrán salvarlo. Pero sus problemas se disiparían, desaparecerían sencillamente, si sólo
pusieran en contacto sus manos, o sus corazones, o sus mentes, o incluso sus narices, y susurraran una sola
palabra: «¡magia!». Porque el amor es magia, el poder secreto que todos los que aman poseen sin saberlo.
Aunque el trauma sea enorme, aunque las palabras sean crueles, el amor lo borrará todo, como si nunca
hubiera existido. Pero no si quien ha infligido el dolor no lo desea y no se esfuerza... no si quien ha sido
profundamente herido carece de la capacidad de perdonar. El deseo, el esfuerzo y el perdón, combinados, son
necesarios para liberar la fuerza y el poder del amor.

La legendaria búsqueda del Santo Grial implica una búsqueda doble. En el nivel material o terrenal, gira en
torno de la copa concreta de la cual el Nazareno bebió en la Última Cena, y que según los antiguos fue
enterrada cerca del lugar donde los sacerdotes druidas (descendientes de los esenios) celebraban sus ritos
místicos... copa cuyo descubrimiento es inminente en la era del Aguador.
an
En un plano más sublime, místico, cada ser humano concluye con éxito la búsqueda del Santo Grial cuando
se reúne con el alma gemela. Porque sólo cuando todas las almas gemelas solitarias y separadas se reúnan por
fin jubilosamente, las piezas del rompecabezas de la vida se ensamblarán para formar una imagen íntegra y
completa dentro del Universo. La leyenda susurra que será durante el despuntar de la era de Acuario cuando
los catorce fragmentos del alma de Osiris —que se esparcieron cuando su cuerpo fue dividido en catorce
partes por su hermano Set (lo cual provocó la primera Puesta de Sol de la Tierra)— se reúnan en un solo
hombre, «con todas sus partes dispersas completas». Un hombre, que se reencontrará con su propia alma
gemela, Isis, después de millones de años trabajosos de búsqueda y de incontables encarnaciones que
compartieron en el pasado sin comprender la verdad.

Al mismo tiempo, las almas gemelas de Set y su Nepente, separadas hace mucho tiempo, se reunirán, para
M

cumplir su destino de descubrir juntas el Grial del Nazareno, mediante el amalgama de sus auras. Entonces,
dice la leyenda a través del milagro de la absolución recíproca por aquel crimen lejano. Set y su hermano,
Osiris, junto con Isis y su hermana, Nepente, encontrarán de alguna manera, juntos, los anales perdidos de la
Atlántida... así como el sepulcro de Osiris, que contiene las crónicas de la construcción de la Gran Pirámide
de Gizeh, levantada por Osiris (y no por Keops, como se ha creído erróneamente durante siglos). Cuando
estos hechos portentosos y sacrosantos se concreten, después de que estos cuatro (y uno más) reconozcan la
verdadera identidad de sus personalidades superiores, otras muchas almas gemelas se reconocerán
súbitamente las unas a las otras. Entonces por lo menos empezaremos a materializar nuestro sagrado derecho,
tal como lo suplicamos en esos versículos del padrenuestro: «Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el
cielo, así también en la tierra, (como arriba, así también abajo), cambiando el esquema de la trinidad de
energías solar, estelar y lunar en el cosmos.

Quienes aman profundamente, y quienes están auténticamente apareados con la otra mitad de sí mismos, no
experimentan deseos de desencadenar guerras ni de dominar a los demás. Así como la devoción de Romeo y
Julieta, aun en la muerte, tuvo el poder de disipar la enemistad y de conciliar las diferencias entre los
belicosos Montescos y Capuletos, así también la amalgama extática de todas las almas gemelas enamoradas


 
tiene la misma facultad de unir a la humanidad, a todos los terráqueos para la Paz y el Bien permanentes. Pax
et Bonum. No es una coincidencia (nada lo es) que el hombre que por lo menos dio un paso inicial hacia la
paz en el Oriente Medio, Anwar el Sadat, sea auténticamente dichoso en su matrimonio y esté casado con una
mujer que refleja los objetivos de su personalidad superior... y que lo mismo ocurra con Menajem Beguin, de
Israel, quien por lo menos al principio aceptó aquel gesto con el mismo espíritu de buena voluntad y
sinceridad. Tampoco es una coincidencia que Hitler fuera un hombre solitario, huérfano de amor.

¿Jesús... el carpintero de Nazaret? No estaba solo. No le faltaba el amor de una mujer. Aunque sólo se trate
de un comienzo, el excelente y minuciosamente documentado libro The Sexuality of Jesus (Harper & Row,
1973), que Harper & Row reeditó en 1979 con el título de Did Jesus Love?, escrito por el reverendo William
Phipps, un Escorpión, arroja la necesaria luz sobre el misterio largamente oculto de Jesús y su propia alma
gemela. Porque él era sólo un hombre, aunque muy evolucionado... y ella, sólo una mujer. Como tú.

La doctrina de la divinidad, como la del patriotismo, implica una vibración negativa, que sitúa a un

i
hombre, una mujer, una nación, por encima de los demás. ¿Jesús, el Cristo? Sí, él era más que humano, un
ente distinto, pero no diferente, no más sobrehumano o divino de lo que puede llegar a ser cada hombre y
mujer durante esos períodos demasiado raros y breves de sintonización con la supraconciencia individual.

uk
Anwar, el Cristo... Menajem, el Cristo... Ruth, el Cristo... Robert, el Cristo... Thelma, el Cristo... Michel, el
Cristo... Susan, el Cristo... Arthur, el Cristo, y así sucesivamente, incluyendo tu propio nombre. Cristo no es
más que otro nombre para designar al Espíritu Santo, que puede introducirse en cualquiera. Todos somos
hijos e hijas de Dios... y de Su Compañera, Su propia alma gemela. ¿Cómo habría sido posible que nuestro
Creador no tuviera Su contraparte? La bipolaridad positivo-negativo, masculino-femenino, existe en todas las
dimensiones, en todos los niveles de conciencia, dentro de las galaxias del Cielo... y en el Infierno de la Tierra
(tal como se manifiesta actualmente). El mismo Jesús nunca pretendió ser divino. «Lo que yo he hecho,
también podéis hacerlo vosotros, y más... id y haced lo mismo... te será hecho según tu fe... ». Éstas no son
reivindicaciones de singularidad espiritual, sino sólo recordatorios de que las que se estaban exhibiendo eran
manifestaciones de lo «divino» que hay dentro de cada uno de nosotros, milagros que todos podríamos
ejecutar... aunque no sin sacrificios, no sin ciertas disciplinas necesarias para controlar la mente, el cuerpo y
las emociones. Es extraño que la palabra «disciplina» abarque a la palabra «discípulo». O quizá no es extraño
an
en absoluto.

Los cataclismos pronosticados, si llegaran a producirse, si no pudiéramos evitarlos, habrán sido generados
por muchas fuerzas de las tinieblas... por la experimentación subterránea de inmensas energías destructivas...
por las vibraciones negativas de las olas actuales de promiscuidad sexual y lascivia que invaden las revistas y
el cine, y que ultrajan y degradan el sexo a su nivel más bajo... por la feroz ambición de lucro... por la
negativa egoísta a compartir nuestro dinero, nuestros alimentos o nuestro amor con nuestros semejantes. «Si
todos comieran sencillamente, todos comerían.» La necesidad de sexo, como la necesidad de alimentos, es un
apetito devorador que se extiende por todo el mundo. Pero compartir nuestro amor no implica compartir
nuestros cuerpos en una sensual experiencia sexual de grupo. La glotonería no es la respuesta a ninguno de los
dos tipos de apetito.
M

El sexo no es un pecado; sólo el empleo incorrecto de su energía es un pecado contra el ángel superior de la
propia personalidad. La unión sexual es el éxtasis de lo «profundo» descubierto por quienes aman, y
simboliza la amalgama del hombre y la mujer con el Universo y con la totalidad de la Naturaleza, en la
unidad. Es una simple cuestión de prioridades. Primeramente os enamoráis... con los ojos. Después con la
mente, y después con el corazón (las emociones). Para entonces vuestra alma se ha sumado a la experiencia
—os deis cuenta o no de ello, os habéis «enamorado» espiritualmente— y es hora de enamorarse con el
cuerpo.

Cuando invertís el orden de este proceso, fracasáis. Porque sólo los ojos saben cómo introduciros en la
mente de la persona que mira. Sólo la mente sabe cómo introduciros en el corazón de la persona con la que
habéis descubierto una afinidad mental. Sólo el corazón sabe cómo introduciros en la unión con el alma del
ser amado. Y el alma sabe muy bien... ¡oh!, sabe muy bien, creedme... cómo introduciros, entonces, en el
éxtasis de la unidad denominada acoplamiento sexual, que os convierte en «una sola carne».

Pero si empezáis por el cuerpo... el cuerpo no sabe a dónde conduciros, como no sea hacia más y más
sensaciones de la carne, que por sí solas carecen de poder para materializar el anhelo de amor o alimentar el


 
ansia de amor más profunda, sensaciones que en razón de ciertas leyes fisiológicas, deben determinar
eventualmente que el cuerpo se inmunice a la sensación, y necesite cada vez más estímulos, hasta que
finalmente, como en el caso de las drogas, se llega al nivel de tolerancia incluso para esto, y se prefiere toda
sensación. Utilizar el cuerpo como un instrumento exclusivamente reservado a la sexualidad sin amor, es
como escuchar una sinfonía con un equipo estereofónico pero utilizando un solo altavoz.

Sí, es hora de que llegue un Mesías. Un Guía que nos recuerde una vez más las lecciones básicas de amor que
nos impartió antes y que olvidamos tan rápidamente. Porque no importa hasta qué punto un individuo o una
nación ha caído en el error; el amor generará una renovada consagración a la humanidad. Así como no
importa cuánto nos hemos alejado, porque el amor producirá el retorno. Como lo señaló el poeta Emmet Fox,
no hay distancia que el amor no pueda salvar cuando se lo proyecta con suficiente intensidad; no hay
enfermedad —moral, mental, emocional o espiritual— que el amor no pueda curar. No hay victoria que el
amor no pueda alcanzar. El amor es energía cinética concentrada, la fuerza más portentosa de la Naturaleza...

i
y de más allá de ésta.

Si sólo pudierais amar con suficiente profundidad y sustentar el amor durante suficiente tiempo, podríais
convertiros en la fuente de vuestros propios milagros, y seríais tan poderosos como los «dioses y diosas» de la

uk
antigüedad. No habría ningún sueño que no pudierais materializar, ninguna ley que no pudierais cambiar,
ninguna situación que no pudierais invertir... si sólo amarais suficientemente.

No es fácil amar suficientemente. Amar suficientemente no implica amar sólo a aquellos que os aman a
vosotros, a aquellos que son buenos y considerados y generosos. Amar suficientemente implica también amar
a quienes «lanzan toda clase de vituperios contra vosotros», a quienes os odian y demuestran activamente ese
odio, a quienes aparentemente carecen de toda compasión y sensibilidad. Cualquiera puede retribuir el amor
de quienes lo aman... o la aman. Este tipo de amor no entraña mucha gloria ni poder. Estamos encarnados en
estos cuerpos carnales, en la Tierra, para aprender la lección más profunda y difícil del amor, que consiste en
amar a lo que no inspira amor. En esta hazaña reside toda la fuerza y la energía de la verdadera pasión. En la
mayoría de los casos se trata de un esfuerzo penoso, pero cuando lo conseguimos las recompensas son...
inimaginables. No os preocupéis por la innecesaria «canonización» religiosa —vosotros también podéis
convertiros en «santos»— si conseguís amar suficientemente.
an
En términos astrológicos, casi no se necesita esfuerzo para que un León y un Carnero se amen, para que un
Toro y una Cabra se amen. Pero para que un Carnero armonice con un Cangrejo, para que el León armonice
con el Escorpión, el Toro con el Aguador... deben desplegar un amor sublime. Los signos del Zodiaco y el
amor, es un libro que procurará guiar a quienes tienen la fortuna de estar unidos por sus propios signos solares
compatibles... y que también procurará marcar el camino de la tolerancia y la armonía a aquellas personas a
las cuales su destino kármico actual les ha impuesto la prueba espiritual de entablar relaciones con personas
de signos solares antagónicos.

Incluso cuando se trata de dos individuos cuyos signos solares y lunares armonizan, siempre hay en sus
respectivas natividades algunos planetas que chocan y que generan fricciones y tensiones periódicas. Superar
M

esto implica sintonizarse con la frecuencia pulsátil de la personalidad superior, iniciar el ascenso por el
sendero que conduce al esclarecimiento... y marchar en una atmósfera mágica, bajo una lluvia de milagros.
Como una copa sin fondo, el Santo Grial de quienes aman nunca está vacío. En las matemáticas de la
metafísica, que son las matemáticas del País de Nunca Jamás, veréis... que cuantos más milagros regalamos a
los demás, tantos más quedan para vosotros y para mí.

¿Quién entre nosotros no es, a ratos, indigno de ser amado? ¿Y no son precisamente ésos los momentos en
que secretamente anhelamos y necesitamos que más nos amen? ¡Oh!, la magia de que alguien a quien hemos
maltratado nos retribuya con un trato amable; el milagro de oír, cuando hemos dicho: «Siento haber
pronunciado esas palabras crueles», la respuesta: «¿Qué palabras crueles? Yo no las he oído».

Entonces el corazón estalla de júbilo y la copa se desborda. Porque este secreto antiquísimo de la alquimia
es un secreto muy sencillo.

Si fue negativo, no sucedió... excepto en el mundo de la quimera.


 
Y así, ojalá la fuerza... del amor... os acompañe. Ojalá ella evite los cataclismos naturales pronosticados, así
como los cataclismos personales de la separación y el divorcio, mediante sus prismas de luz.

...y en su seno llevará los corderos...


ISAÍAS 40:11

i
uk
an
M

10 
 
Los
doce misterios
del Amor

i
uk
an
M

11 
 
El amor es la necesidad más profunda del hombre y la mujer. Lo que abruma al espíritu humano no es la
amenaza de enfermedad o pobreza, sino el temor de que no haya nadie que se interese sinceramente por
nosotros, nadie que nos comprenda realmente. Todos corremos desesperadamente en pos del amor, aunque
seamos muy sanos, ricos o sabios, porque la otra alternativa es la soledad. Y así es como se busca el amor en
el cielo y en el infierno, y lo buscan los santos y los pecadores, sin que importe a dónde los lleva la
búsqueda, que en la era de Acuario los conduce a algunos extraños lugares, por el laberinto de la revolución
sexual.

Oye, ¿qué significa este trauma del sexo?


toda esta gente que va a ver películas porno y la que no las va
a ver...

Los aficionados al intercambio de parejas y los idealistas, los puritanos y las prostitutas, las frígidas y las
promiscuas, los machistas y las militantes feministas, ya lean a Browning o Playboy, ya vean películas de

i
Walt Disney o las últimas producciones eróticas de Suecia, buscan lo mismo. Cualquiera que sea el camino
por el que transitan en pos de la felicidad, la necesidad interior que los impulsa a seguir adelante es el amor.
Y no se trata de darlo. Ni de recibirlo. Sino de compartirlo. Amar y ser amado en cambio.

uk
¿Por qué el amor perdurable, mutuo, es tan esquivo? Para lograr una unión completa y permanente con la
otra mitas (el alma gemela) el hombre y la mujer deben aprender la lección de los doce signos solar( s.
Deben asimilar la sabiduría de estos doce misterios del amor antes de poder alcanzar una armonía definitiva,
perfecta, entre sus naturalezas mental, física, emocional y espiritual.
A medida que giramos en torno de la rueda astrológica o kármica de la vida, a través del renacimiento
bajo la influencia de los diversos signos solares, a veces progresando deprisa, a veces retrasándonos,
volviendo a menudo a la experiencia de determinado signo solar para repasar viejas lecciones...
evolucionamos, cada cual a su propio ritmo. Nuestras propias personalidades superconscientes nos obligan a
perfeccionar gradualmente las cualidades positivas de los doce signos y a purgar nuestra naturaleza de sus
condiciones negativas, para que cada uno de nosotros se transforme eventualmente en el oro refinado de un
ente totalmente evolucionado, digno de unirse a la otra mitad: la personalidad gemela. En nuestro anhelo de
amor —por nuestra alma gemela o compañero del alma— reside nuestra sabiduría metafísica latente. El
secreto de la vida misma. La verdad esotérica.
an
Cada signo solar contiene una fuerza que puede revertirse en debilidad, y cada signo solar contiene una
debilidad que puede revertirse en fuerza, merced a la ley de la bipolaridad positivo-negativo. ¿Qué es la
obstinación de Tauro sino su paciencia invertida? ¿Qué es la naturaleza impulsiva de Aries sino el aspecto
negativo del coraje positivo de Marte, típico del Carnero? ¿Leo optará por ejercitar el gran orgullo y la gran
nobleza que le corresponden por derecho leonino-solar con el fin positivo de proteger a los indefensos, o con
el fin negativo de convertirse en un tirano arrogante que oprimirá a los inermes? ¿La cautela de Cáncer se
transformará en temores y fobias lunares? ¿La compasión y humildad de Piscis se trocarán en los aspectos
negativos de Neptuno: la impostura, la introversión y la evasión? La elección de las bipolaridades de nuestro
signo solar siempre corre por nuestra cuenta. Y si nos equivocamos al optar, deberemos revivir de nuevo la
experiencia de ese signo solar, hasta asumir el control de su fuerza positiva.
M

12 
 
Las doce iniciaciones del amor
En cada una de las experiencias siguientes, el hombre o la mujer es absolutamente capaz de conferir y
enseñar a los demás la primera cualidad, pero para que la personalidad aprenda la segunda cualidad hay que
hacer un gran esfuerzo. Cuando el individuo comprende esta segunda cualidad tan bien como la primera, ello
implica que ha adquirido el dominio de un determinado signo solar. El alma debe pasar más de una vez por
las seis primeras iniciaciones del amor como:

para enseñar que el amor es


ARIES el recién nacido «yo soy» inocencia y aprender que el
amor es confianza
para enseñar que el amor es

i
paciencia y aprender que el
TAURO el bebé «yo tengo»
amor es la capacidad de
perdonar

uk
para enseñar que el amor es
GÉMINIS el niño «yo pienso» perspicacia y aprender que el
amor es sensación
CÁNCER el púber «yo siento» para enseñar que el amor es
devoción y aprender que el
amor es libertad
para enseñar que el amor es
LEO el adolescente «yo haré» éxtasis y aprender que el amor
es humildad
para enseñar que el amor es
VIRGO el adulto «yo analizo» puro y aprender que el amor es
!a realización
an
Después de alcanzar la madurez emocional en estas primeras seis etapas de desarrollo, el hombre y la mujer
deben pasar por las seis últimas iniciaciones del amor (más de una vez) para descubrir su sentido espiritual
más profundo en:

para enseñar que el amor


«yo
LIBRA matrimonio es belleza y aprender que el
sopeso»
amor es armonía ,
para enseñar que el amor
M

ESCORPIÓN sexo «yo deseo» es pasión y aprender que el


amor es entrega
para enseñar que el amor
SAGITARIO conocimiento «yo veo» es honestidad y aprender
que el amor es lealtad
para enseñar que el amor
CAPRICORNIO experiencia «yo utilizo» es sabiduría y aprender que
el amor es desinterés
para enseñar que el amor
ACUARIO idealismo «yo sé» es tolerancia y aprender que
el amor es unidad
para enseñar que el amor
PISCIS sumisión «yo creo» es compasión y aprender
que el amor es TODO

13 
 
y para comprender así finalmente que … 

El amor es eterno
Existe una razón profunda y significativa por la cual la meditación sobre los doce misterios del amor que
figuran aquí es importante para ti y para el ser que amas. La clave es el número doce. Existen 12 sales
minerales básicas que se emplean en homeopatía (la más útil de las ramas de la medicina). Estas 12 sales
tienen un gran poder para fomentar un estado positivo de la salud humana en cada uno de sus doce signos
solares correspondientes, hecho éste que sólo comprenden los homeópatas profesionales y no los médicos
ortodoxos (exceptuando unos pocos casos raros entre estos últimos). Los minerales de la Tierra se ajustan al
número 12, lo mismo que los sistemas métrico y duodecimal. Los diamantes, por ejemplo, tienen 12 caras o

i
ejes, a lo largo de los cuales es indispensable cortarlos para que tengan brillo. Hubo 12 gobernadores en el
sistema maniqueo, 12 divisiones del Templo de Salomón, 12 trabajos de Hércules, 12 altares de San Jacobo,
12 dioses griegos y así sucesivamente.

uk
Mucho antes de que los 12 hijos de Jacob fundaran las 12 Tribus de Israel, el número trece (13) tenía un
importante significado místico. Por ejemplo, había 12 Caballeros de la Mesa Redonda, y el Rey Arturo era el
decimotercero. El Rey-dios Osiris del antiguo Egipto estaba asociado a 12 reyes de menor jerarquía, y Osiris
era el decimotercero. Igualmente el Rey-dios azteca Quetzacoatl tenía 12 seguidores, y él era el decimotercer
miembro del grupo. En la Cristiandad, el Budismo Gautama y el Islamismo Shiita, también hay 12
seguidores (apóstoles o discípulos) y un Maestro. Los 12 discípulos representan las doce etapas de
conocimiento de los signos solares, y el «Maestro» simboliza el número trece (13), o la pureza de la
amalgama perfecta de los otros doce en un todo completo.
Por ejemplo, los astrólogos esotéricos pueden identificar a cada uno de los 12 apóstoles de la Biblia
cristiana con la cualidad del signo solar que se corporiza en la actitud particular de ese individuo respecto de
las enseñanzas de Jesús. Esta verdad religiosa entrelazada, judeo-cristiano-islámica, se manifiesta en la
armonía matemática y el bello sincronismo de la rueda del horóscopo.
La ignorancia espiritual, o la ceguera, genera el miedo supersticioso al temido número «13». Los pisos de los
an
hoteles saltan del «12» al «14», y pocas anfitrionas invitarán a trece comensales a una cena. Sin embargo, el
verdadero significado de este número santo es la sabiduría. Si se lo utiliza para el mal puede provocar una
gran destrucción. Pero si se lo utiliza para el bien puede provocar una gran regeneración. En sentido
negativo, simboliza al «Maestro», que es la amalgama de las doce lecciones de los signos solares,
transformado en un «ángel caído», como Lucifer. En sentido positivo, significa exactamente lo contrario: un
«ángel» que se mantiene incólume, que ejerce el poder y la sabiduría eternos, atemperados por la justicia y la
misericordia y, sobre todo, por el amor.
La numerología es un componente inevitable de la astrología. El tema es demasiado vasto y complejo
para abordarlo a fondo en Los signos del Zodiaco y el amor, y lo analizaremos minuciosamente en un
próximo libro. Sin embargo, en el ínterin, es necesario hacer una breve referencia a los números planetarios
para poder entender cabalmente los doce misterios del amor. Cada signo solar armoniza con un planeta o
M

luminaria (Sol o Luna) determinado, y es regido por él. Y asimismo cada planeta armoniza con un
determinado número y es gobernado por él. Por ejemplo:

El Sol (que rige a Leo) vibra al son del número diez o uno (10=1), al que equivale cuando se lo suma
siguiendo el procedimiento matemático normal.

La Luna (que rige a Cáncer) vibra al son del número dos (2).

Júpiter (que rige a Sagitario) vibra al son del número tres (3).

Urano (que rige a Acuario) vibra al son del número cuatro (4).

Mercurio (que rige a Géminis y temporalmente a Virgo, hasta que se descubre e identifica al planeta

14 
 
que rige auténticamente a Virgo. o sea Vulcano: véase el capítulo Virgo-Virgo) vibra al son del
número cinco (5).
Venus (que rige a Libra y temporalmente a Tauro, hasta que se descubre que el que rige auténticamente a
Tauro es Pan-Horus: véase el capítulo Tauro-Tauro) vibra al son del número seis (6).

Neptuno (que rige a Piscis) vibra al son del número siete (7).

Saturno (que rige a Capricornio) vibra al son del número ocho (8).

Marte (que rige a Aries) vibra al son del número nueve (9).

i
Cada planeta y luminaria también vibra al son de lo que se denomina un número de «octava más alta», pero
dejaremos la explicación de esto para el próximo libro ya mencionado.
Quizás hayáis notado que en esta lista falta el número con el que vibra Plutón (que rige a Escorpión).
Muchos astrólogos y estudiosos de la numerología os dirán que Plutón vibra al son del número nueve (9), y

uk
que comparte este número con Marte (que gobierna a Aries). No es cierto. Plutón, como todos los otros
planetas, vibra al son de su propio «número» particular —cabal e individualmente suyo— y no lo comparte
con ningún otro planeta o luminaria. Como ya hemos agotado los números desde uno (1) hasta nueve (9), y
diez (10), como vibración del Sol que gobierna a Leo, volviendo así al uno (1) y completando el círculo, tal
vez os preguntaréis cómo es posible que Plutón tenga su propio número. Ya lo veréis.
En primer término, es importante comprender que la vibración nueve (9) de Marte es la vibración
masculina del Universo, que representa y simboliza el principio MASCULINO último de toda la vida y el
amor. La vibración seis (6) de Venus es la vibración femenina del Universo, que representa y simboliza el
principio FEMENINO último de toda la vida y el amor.
El seis y el nueve. El 6 y el 9. Los números vibratorios femenino y masculino, o el 9 y el 6. Macho y
hembra. Positivo-negativo. Oscuridad-luz. (Bipolaridad.) Observad que cuando el número femenino de
Venus, el seis (6), se coloca cabeza abajo (invirtiendo su polaridad) se transforma en un nueve (9). Asimismo,
an
cuando el número masculino de Marte, el nueve (9), se coloca cabeza abajo (invirtiendo su polaridad), se
transforma en un seis (6).
El hombre y la mujer son, pues, inseparables. Cada uno es una parte igual del otro. Los principios
masculino-femenino son totalmente intercambiables. Sin embargo, uno de ellos siempre apunta en dirección
opuesta al otro. En la numerología hay muchos más niveles fascinantes y reveladores de estudio del seis y el
nueve, pero aquí sólo nos ocupamos sucintamente de este tema, que analizaremos a fondo en un libro futuro.
Observad que cuando se les quita la «cola», el seis (6) y el nueve (9) se transforman en un círculo. El
círculo es el secreto de la fusión de las almas gemelas... el misterio más insondable del signo solar de
Escorpión, y del planeta que gobierna a Escorpión, el portentoso y poderoso Plutón. Porque el número a cuyo
son vibra Plutón es... el CERO. El círculo. El círculo (0) representa la eternidad, porque simboliza la serpiente
que se devora su propia cola. De la cabeza masculina (positiva) de la serpiente fluye la energía masculino-
positiva... hacia la cola femenina (negativa) de la serpiente. Simultáneamente, de la cola femenina (negativa)
M

de la serpiente fluye la energía femenino-negativa hacia la cabeza masculina (positiva) de la serpiente.


Éste es el secreto de Escorpión, el signo solar del «sexo»... y ésta es la energía que alimenta el enorme
poder del planeta que gobierna a Escorpión: Plutón. El cero. El círculo. El O. La serpiente que devora su
propia cola. El símbolo de la eternidad. Porque el auténtico poder sólo puede existir cuando todas las
bipolaridades —macho y hembra, joven y anciano, oscuridad y luz, noche y día— se transmiten energía
simultáneamente las unas a las otras, y fusionan sus energías en lugar de seguir oponiéndose entre sí.
El cero vibratorio de Plutón también contiene el misterio secreto de la Santísima Trinidad de la
Cristiandad. «El Padre-el Hijo-y-el Espíritu Santo». El «hijo» (humanos, de ambos sexos) es la energía
masculina. El «Espíritu Santo» (el espíritu de Cristo) es la energía femenina. Cuando cada una fluye
simultáneamente en la otra (en lugar de mantenerse en oposición) se genera una tercera energía, que es las
dos, y sin embargo ninguna —neutral y TODOPODEROSA-, o sea: «El Padre» (Dios). Esta tercera energía,
compuesta por la masculina y femenina combinadas, que fluyen la una en la otra, en lugar de oponerse,
genera muchos milagros: El gran poder de la Divinidad. La concepción de un hijo. La concepción de una
idea (que se transforma en ideal si se le agrega la «1» de love, la palabra inglesa que significa amor). La
energía que mueve a las naves espaciales de otros sistemas solares.

15 
 
Kekule, que hizo el monumental descubrimiento de la estructura anular del benceno, descubrimiento éste
que a su vez allanó el camino para el aspecto teórico de la química orgánica, no dijo por casualidad que antes
de que se le ocurriera este concepto había soñado repetidamente con «una serpiente que se devoraba la cola».
Por tanto, todo el misterioso «poder» de Plutón-Escorpión proviene de un conocimiento inconsciente de
este principio del cero en virtud del cual la fusión perfecta entre lo masculino y lo femenino crea una tercera
fuerza de energía, que es lo uno y lo otro, y sin embargo no es ninguno de los dos —neutra y
TODOPODEROSA- porque no se opone, sino que hace que las bipolaridades se fusionen y fluyan
simultáneamente la una en la otra.
Otro testimonio, otro «secreto» del círculo CERO de Plutón, es el siguiente: ¿qué sucede cuando se agrega el
CERO (0) a cualquier otro número? Cualquier banquero o estudiante de matemáticas os dirá que «aumenta»
el poder del número. Evidentemente, el monto de un dólar crece (tiene más «poder») a medida que «se
agregan ceros». Así, 1,00 dólar se convierte en 10,00 dólares o 100,00 dólares o 10.000,00 dólares y así
sucesivamente. El CERO, pues, equivale al PODER. Esta noticia complacerá a todos los Escorpión...

i
siempre que no olviden dónde reside el origen del poder. En la serpiente que se devora la cola... el secreto de
la eternidad.

uk
Un factor importante para comprender los doce misterios del amor, relacionados con el secreto del círculo, es
el siguiente. En el texto de este libro encontraréis a menudo el término «Co-Creadores». A los escépticos, a
los que les resulta difícil imaginar al «Dios del Antiguo Testamento» con su propia consorte, les suministro
esta información erudita, aunque los creyentes y las personas espiritualmente espabiladas no necesitan más
pruebas que el conocimiento instintivo que procede de dentro, respecto de este o cualquier otro concepto
sobre la veracidad de la creación.

La cita siguiente proviene de una escrupulosa traducción de la Septuaginta, la versión más antigua (circa
250 a.J.C.) que se conoce del Antiguo Testamento (los manuscritos hebreos clásicos se remontan apenas al
Renacimiento). La traducción fue publicada en 1960 por la Falcon's Wing Press, bajo la supervisión del
doctor C. Musés. Extractos de Proverbios 8:3-31:
an
Pues a las puertas de la Grandiosa, Ella ha tomado asiento, y en la entrada
entona su canción:

«En el principio, antes de que el Señor creara la Tierra cuando Él


afirmaba los Cielos, yo estaba con Él,
y cuando Él distinguió su trono sobre los vientos cuando Él puso
límites al mar,
y las aguas no trasponían el verbo de su boca yo armonizaba
con Él. Yo era aquella en quien Él se regocijaba, y diariamente
me alegraba su presencia en todas las ocasiones».
M

La Cristiandad eclesiástica, en la que el Antiguo Testamento hebreo sembró la deformación de la verdad


mediante la imagen «patriarcal», ha enseñado durante demasiado tiempo la falacia de que la Santísima
Trinidad es totalmente masculina. Esta superchería nos ha privado de una verdad sublime y enaltecedora. Pero
el desarrollo de la era de Acuario, pronosticado por los profetas de todas las religiones, traerá la luz de la
restauración consciente del equilibrio áureo entre las energías femenina y masculina sobre la Tierra. Este
equilibrio áureo es la fusión eventual de todas las almas gemelas. El concepto está a punto de florecer dentro
de todos los corazones anhelantes e indagadores. Le aplican muchos nombres, pero él auténtico es la REAL
PERSONALIDAD, tal como se experimenta mediante la unión con la propia alma gemela. Y empieza con la
admisión de la verdad masculino-femenina oculta en la Santísima Trinidad y el símbolo de la Eternidad, la
serpiente que se devora la cola, el «conocimiento» secreto' que la serpiente le transmitió a Eva, quien se lo
retransmitió a Adán. El hecho de que al acto de comer el «fruto prohibido» del «Árbol del conocimiento» lo
llamaran más tarde «Pecado Original», revela la desesperación de las fuerzas oscuras por ocultar la Luz de la
Verdad mediante una deformación bipolar, encauzada a través de los antiguos patriarcas que temían perder el
pi incipio de la superioridad masculina en razón de la igualdad sexual. Pero las hijas de eva de la Era de
Acuario le harán comprender por fin al mundo que el término «pecado original» es el Padre de todas las

16 
 
supercherías mayúsculas del dogma religioso. Y los hijos de Adán de la era de Acuario se dejarán esclarecer
esta vez por la sabiduría de Eva. Ni siquiera los «padres» de la Iglesia pueden parar el rayo del despertar
espiritual uraniano, predestinado y pronosticado, de la nueva era del equilibrio áúreo. Quizás Adán no pudo
acomodarse a la verdad. Pero los Acuario de hoy sí pueden... y así lo harán.

Bajo las poderosas vibraciones de Urano y el microscopio de Acuario, quedará al descubierto la verdadera
naturaleza hipócrita de la patraña. Y a esto se lo denominará «Inocencia Original»... el comienzo de la
Sabiduría. Cuando las gentes de todo el mundo empiecen a cooperar con estos principios divinos del
equilibrio áureo de lo masculino y lo femenino, la nueva era de Acuario se manifestará finalmente en todo su
esplendor y magnificencia a la Atlántida renacida y más sabia. Ni siquiera la suma de todos los locos
chovinistas y atómicos y nucleares podrá detener la marea uraniana de la Verdad.

A medida que el hombre y la mujer evolucionan alrededor del círculo kármico astrológico, asimilando en su
propia individualidad las cualidades de otros signos solares, enseñando algunas, aprendiendo otras, cada uno

i
de ellos tiene la obligación espiritual de conservar la integridad positiva de su propio signo solar en esta
encarnación y también de respetar este derecho en los demás. El León debe tener su dignidad, así como el
Cangrejo debe aferrarse a la seguridad. La Cabra debe honrar la tradición, y los Gemelos deben reclamar su

uk
libertad. Cada cual debe obedecer el adagio de la era de Acuario que exhorta a «vivir y dejar vivir», a ser uno
mismo, y a comprender que los demás también deben ser como son. El primer paso que debemos dar para
comprender el significado último del amor, para que finalmente nos permitan disfrutar de su realización
absoluta, consiste en aprender a tolerar en lugar de condenar las cualidades de los signos solares que difieren
de las nuestras.

Al explorar las relaciones recíprocas de los doce signos solares, a través de sus rasgos armoniosos y
antagónicos en la medida en que los unos y los otros se asocian con los nuestros, siempre debemos tratar de
recordar que el objetivo final de cada alma consiste en dar las lecciones de cada signo solar a las otras
personas con las que nos cruzamos en el camino, y recibir recíprocamente sus enseñanzas. Este viaje es una
especie de desarrollo del espíritu, que empieza en la infancia del alma y continúa en la edad adulta del alma,
en su edad mediana, su «vejez» y su muerte, y después en el renacimiento. El alma sólo podrá liberarse de
este círculo interminable de nacimiento y .nuerte cuando aprenda a liberar también el cuerpo físico o denso de
an
!a muerte, milagro que me atrevo a predecir que se producirá mucho antes de lo que actualmente creemos. El
«problema» que crearía esta longevidad, respecto de la población general del mundo (nuevos nacimientos,
junto con la derrota de la muerte —durante siglos— etcétera) tiene varias soluciones. Pero éste no es el lugar
adecuado para tratar de concebir tales posibilidades. La discusión a fondo de lo que será este futuro en la
«nueva era» que se aproxima deberá quedar aplazada hasta mi próximo libro.

El viaje simbólico del alma a través de los doce signos solares se puede comprender imaginando a un hombre
y una mujer que realizan un viaje análogo, con sus mentes y sus cuerpos. Al principio, el alma ingresa en la
fase inicial, parecida al nacimiento terrenal, y después progresa a lo largo de varias etapas posteriores
similares a la vida terrenal, y en cada una de ellas asimila experiencia espiritual, así como nosotros
asimilamos experiencia mental y física durante un viaje análogo de nuestros cuerpos densos. El alma "nace"
M

en el signo de Aries, el recién nacido simbólico, tal como se refleja a través de la alquimia magnética del Sol.

17 
 
El misterio de amor de Aries
El alma, simbólicamente recién nacida en Aries (aunque no necesariamente en su primera estancia
terrenal), se relaciona con la aurora, el amanecer, la primavera y la Pascua... o con la resurrección de su
«muerte» en el signo anterior de Piscis.
En esta primera incursión en el elemento Fuego —esta experiencia como primera de los tres signos
cardinales— el alma simbólicamente «recién nacida» proyecta la vibración positiva, masculina, de las fuerzas
diurnas a través de la vitalidad explosiva del regente planetario de Aries: Marte. Como un recién nacido
humano totalmente absorto en sí mismo, el alma de Aries descubre con deleite sus propios dedos de los pies y
de las manos, su propia esencia física. Para satisfacer todas las necesidades le basta un grito potente, que los
mayores oyen y contestan inmediatamente. El auténtico recién nacido no desconfía, ni teme a nada ni a nadie,
sencillamente porque nunca ha experimentado lo que es una negativa. Asimismo, el alma «recién nacida» de
Aries deposita una confianza natural y una fe conmovedora en la fuerza invisible del bien que le concederá

i
milagrosamente la satisfacción de todos sus deseos.
En el plano terrenal esta fuerza benéfica está representada por los padres; en el sentido místico, por
nuestros Co-Creadores. Y así éstos velan tiernamente sobre el alma «recién nacida» de Aries, así como los
padres velan tiernamente sobre su criatura, protegiéndola cariñosamente de su propia ingenuidad, rechazando

uk
prudentemente algunas de las exigencias que formula mediante la excitada conciencia de que el alma es: él ha
nacido y está aquí. El alma de Aries intuye: «YO SOY» o «Yo existo». Y como el recién nacido simbólico,
los hombres y mujeres de Aries permanecen ajenos a las posibilidades de tropezar con accidentes, dolor o
crueldad en el camino de la vida. Él o ella aprende estas experiencias negativas sólo de quienes han avanzado
más, de quienes han acumulado rigor, recelo e instinto de supervivencia durante el proceso de crecimiento.
Un adagio religioso postula que todos los recién nacidos, puesto que mueren en estado de pureza, se
transforman inmediatamente en ángeles. ¡Por supuesto! Aún no han tropezado con el demonio de la tentación.
Pero si el «recién nacido» Aries sobrevive, él o ella debe sufrir una y otra vez, como la auténtica criatura, el
cruel desencanto de la confianza depositada en quien no correspondía. Víctima de la maldad, de la falta de
compasión o del abandono, el recién nacido se siente sacudido, asustado, solo... y entonces grita con más
fuerza aún para atraer la atención. De la misma manera (y por las mismas razones) el alma del hombre o
mujer Aries, traumatizada y desilusionada, necesita y «busca aceptación, y sin embargo corteja el rechazo»...
an
con una reacción emocional violenta ante el abandono.

Las cualidades positivas de Aries son una inocencia y un asombro conmovedores, una fe ciega y un coraje
descarnado. Expresadas en forma negativa pueden transformarse en egocentrismo egoísta, desconsideración,
agresividad y acción impulsiva que se desentiende de las consecuencias.

Para el alma de Aries, el amor es una necesidad vital, que da por supuesta, porque para su conciencia en
pañales el amor es sinónimo de la existencia misma. Por tanto espera instintivamente y acepta gozosamente la
devoción, pero no sabe muy bien cómo retribuirla. Aries exige amor, porque sin amor muere, como el recién
nacido. Cuando el abandono emocional puede implicar (simbólicamente) la muerte, incluso la insinuación del
mismo puede producir un pánico desmedido y un terror inexplicable, que sólo se sosiegan con reiterados
M

esfuerzos por apaciguarlo. Aries necesita que le recuerden siempre que «si llega el invierno»... el milagro de
la primavera no puede estar lejos.

18 
 
El misterio, de amor de Tauro

La conciencia espiritual en vías de desarrollo del hombre o la mujer entra a continuación en el elemento
Tierra. A nivel de Tauro, el alma del recién nacido simbólico se ha convertido, alegóricamente, en un bebé
sano, rollizo, y ahora se relaciona con las fuerzas nocturnas reflexivas femeninas y ha aprendido a dormirse a
la hora apropiada, y a despertarse luego en un clima de comodidad prevista.
Ya no grita sin razón, intimidado por el miedo o la soledad... ni vocifera para que satisfagan todas sus
necesidades, como en la etapa ariana. Ha descubierto que los padres complacerán todos sus deseos. En la
etapa de Tauro, el alma, como el bebé humano, se conforma con permanecer tranquila y pacientemente
sentada en su sillita, aguardando el pan cotidiano con silenciosa, confiada y segura expectación.
El Toro también ha aprendido a valerse del buen comportamiento para cosechar más placeres, más favores
de los «padres» y otros adultos. Las sonrisas y la obediencia son recompensadas, y Tauro no olvida lo que ha

i
aprendido, aunque el aprendizaje haya sido doloroso y lento. Todavía esencialmente ajeno a todo lo que está
fuera del entorno inmediato, el hombre o .la mujer Tauro (como el bebé Tauro simbólico) encuentra la
felicidad en el círculo de la familia y en lo tangible... en lo que conoce como familiar más que en-el mundo
exterior extraño y bullicioso.

uk
A través de la experiencia de Tauro, el alma bebé descubre el deleite de emplear los sentidos del gusto, el
olfato, la vista, la audición y el tacto. Huele y mastica simbólicamente, y escucha todos los juguetes, así como
los toca en esta primera experiencia del alma como signo fijo del organizador. Como los bienes personales
producen felicidad, este hombre o mujer se aferra a ellos, los acaricia y se complace en llamarlos propios.
Tauro dice: «YO TENGO». Ésta es la etapa del osito o la manta reconfortante (que volverá a aflorar,
fugazmente, en la vibración de Cáncer). En la etapa de desarrollo de Tauro, el «alma bebé» depende
inmensamente del contacto físico con los seres queridos, que la alzan, la miman, la besan y la abrazan. Y el
Tauro gobernado por Venus (guiado por Pan-Horus) responde con gorgoteos y risitas de éxtasis, y entiende el
afecto sólo mediante la sensación de que lo tiene cerca. El bebé concreto es ferozmente posesivo cuando se
trata de sus juguetes y de la atención de sus padres, se derrumba cuando cree haber perdido a los unos o los
otros, se resiste tenazmente a compartirlos, y así es como el hombre o la mujer Tauro se comporta respecto de
su cuenta bancaria y su consorte.
an
Las cualidades positivas de Tauro son la tenacidad, la paciencia, la perseverancia y la convicción. Expresadas
en su forma negativa se transforman en la obstinación, el prejuicio ciego y la sinrazón.
Para el bebé jocundo, dogmático, que simboliza al alma de Tauro, el amor es el afecto físico, que se da y se
recibe sin cuestionamiento. Como el bebé asocia el amor con todo el placer y la dicha, se regodea en él con
una satisfacción desprovista de complicaciones, animal. Por tanto, Tauro acepta y retribuye el amor con los
sentidos... pero aún no ha aprendido a analizar su auténtico mérito y valor.
M

19 
 
El misterio de amor de Géminis
En la experiencia del alma de Géminis, el «bebé» simbólico de Tauro entra en el mundo del niño que hace
sus primeros pinitos, y vuelve a experimentar, como en el nivel de infancia de Aries, las fuerzas diurnas
positivas, masculinas. Por primera vez, el alma llega a la etapa del comunicador mutable, toma conciencia de
su propia mentalidad, se da cuenta de que no está sola en el Universo. El alma niño de Géminis aprende a
comunicar sus necesidades mediante el lenguaje, aprende a formar palabras y a hilvanarlas, en tanto los
padres y las demás personas escuchan atentamente, disfrutando de cada nuevo sonido. Hablar le resulta
divertido porque toda la atención se centra en él (o ella). Tiene una nueva aptitud para gatear o hacer pinitos
hasta el bote de las galletas, sin gritar como Aries ni esperar como Tauro, y esta independencia que acaba de
descubrir es embriagante. A los Géminis los emociona el conocimiento que ahora tienen a su alcance, y por
eso le gritan « ¡YO PIENSO!» a todo el mundo, muy excitados.
El nivel de conciencia del niño simbólico le enseña al alma de Géminis que el carácter tiene dos caras, una

i
dualidad o bipolaridad que es necesario armonizar para poder entablar una relación afortunada con los demás.
Experimenta el primer ramalazo de desdicha cuando choca violentamente con la disciplina, mientras intenta
fusionar las personalidades gemelas dormida y despierta. Puesto que Géminis anhela súbitamente ciertos

uk
placeres que residen fuera del hogar y la familia, el alma niño es castigada a menudo porque intenta enfrentar
simbólicamente ciertos peligros cuya existencia aún no sospecha. Asimismo, los hombres y mujeres Géminis
sienten que el mundo los invita a emprender su exploración, ¡y quién sabe qué encontrarán en él! Dotado de la
flamante capacidad mental de razonar y deducir —de relacionarse— el Géminis empieza a desear cosas que
están más allá de las que ya ha visto, y a soñar con ellas.
La mitad del alma de Géminis sigue siendo un bebé inseguro, que necesita el entorno familiar. La otra
mitad es un niño anhelante, cuya curiosidad se encauza hacia las múltiples maravillas ignotas que están fuera
del alcance tangible. El alma de Géminis ya ha experimentado el Fuego y la Tierra y aprende a lidiar por
primera vez con el elemento Aire. Y así es como esta personalidad gemela experimenta las cosas, con ojos
resplandecientes y el corazón desbordante de esperanza. Cada nueva jornada activa la mente de Géminis con
su magia oculta, ahora más cautivante que los juguetes desechados y el cálido círculo del afecto parental. Lo
que el hombre o la mujer Géminis ve por la ventana es un edén prohibido donde todos los anhelos yacen
envueltos en el misterio, mientras el planeta regente Mercurio (el mago) muestra el camino seductor que se
an
extiende más allá.

Las cualidades positivas de Géminis son la versatilidad, la perspicacia mental, la rapidez de percepción,
el razonamiento deductivo y la flexibilidad. Expresadas en su forma negativa se convierten en la
impaciencia, la charlatanería, la superficialidad, la ambigüedad, la falta de fiabilidad y el
autoengaño.

Para el «niño» Géminis, el amor ha perdido parte de su primitiva naturaleza prodigiosa. En esta etapa sigue
siendo necesario, más de lo que se piensa, pero ahora hay que buscar algo más emocionante que el amor. ¿Es
el amor el que os retiene, el que os tironea y os impide salir disparados en dirección a la vida? Entonces el
M

amor es placentero, pero también restrictivo. Los hombres y mujeres Géminis no han cesado de necesitarlo o
desearlo, pero cuando el amor se convierte en una barrera para su libertad lo desechan apresuradamente,
olvidan su tibieza y la seguridad que brinda... y no piensan que podrían extraviarse y no encontrar el camino
de regreso al hogar.

20 
 
El misterio de amor de Cáncer

El niño es ahora un púber, y el alma ha evolucionado hasta la etapa de Cáncer: flota entre la infancia y la
madurez, anhela ser adulto y sin embargo vacila en pasar al otro lado. Cáncer vuelve a avivar la conciencia de
las fuerzas nocturnas negativas, femeninas y reflexivas. Pero esta segunda experiencia de la noche está
fusionada con una sensación nueva, más rica e incluso más sensual (que era sólo una inspiración poética, y
todavía no una realidad auténtica, en el nivel anterior de Tauro), porque se ha producido un cambio de
estación. El despertar de la primavera se ha ahondado en un sueño de una noche de verano con toda su belleza
madura y fragante para estos hombres y mujeres, estos Oberón y Titania, de Cáncer.
Ahora la melancólica y sensible alma «púber» vacila entre la dependencia infantil y el mundo
enloquecedoramente seductor y tentador de los adultos (¿qué significa ser hombre o mujer?). Esto se expresa
deliciosamente en los experimentos entre los mundos humano y feérico del famoso clásico del Tauro

i
Shakespeare. Puck, el simbólico púber Cáncer, observa a los adultos (humanos) en el entorno, y es
prodigiosamente sensible a todo lo que ve y oye. Pero este mundo adulto, material, que él espía con tanta
vehemencia, exhibe vislumbres de frecuentes desilusiones.
Y por ello los sueños de Cáncer están llenos de sobresaltos, hacen que el Cangrejo clame en la noche, y

uk
que a veces saque del armario el viejo y simbólico osito de Tauro y lo abra& fuertemente cuando nadie lo ve.
Tal como les sucede a los hombres y mujeres de Cáncer, los estados de ánimo cambiantes de los púberes
cabales los intrigan a éstos tanto como a sus familias. Pero estos terrores son muy concretos para los Cáncer,
quienes temen que la madurez implique la pérdida de la seguridad de la que disfrutan junto a sus padres y
sobre todo junto a la madre. ¿Los futuros extraños se preocuparán tanto por los Cáncer y los amarán tan
incondicionalmente como la madre? Cáncer sospecha que no.
Incapaces de explicar sus aprensiones, los Cangrejos se tornan reservados, sueñan a solas... o se esconden
y se enfurruñan, imaginando que nadie los entiende. En el nivel de Cáncer, la posible pérdida de la protección
parental obsesiona al inconsciente. Cáncer ya ha aprendido lo que es la pérdida. Quizá los amigos de la
infancia se han mudado, la familia ha cambiado de residencia, el viejo barrio con el que estaba compenetrado
ha desaparecido. El mundo ya no es tan emocionante ahora que el Cangrejo intuye sus trampas ocultas. Los
hombres y mujeres Cáncer «púberes» saben que la maduración les producirá infaliblemente aflicciones
an
inesperadas, y por ello se aferran a aquello en lo que saben que pueden confiar: el ayer.
Como las nuevas sensaciones son muy agudas, Cáncer ve una combinación de tragedia y comedia en la Vida
a medida que ésta se expande en su conciencia a lo largo de su primera incursión por el sensible elemento
Agua. Igualmente a pesar de su timidez innata, el alma de Cáncer no se dejará relegar a segundo plano,
porque ésta es la segunda experiencia como líder cardinal, que puede trocar el miedo ilógico en cautela
sensata. Los Cangrejos desean tanto la Luna llena como la nueva, sólo tienen una conciencia parcial de lo que
anhelan... y son renuentes a averiguarlo. ¿Qué reserva el mañana? El sentimiento empuja el alma Cáncer
púber a las lágrimas. Impulsados por la necesidad de ocultar sus verdaderas emociones, los Cangrejos dicen:
«yo SIENTO», y después para que nadie sospeche que sienten tan vehementemente, bromean, creyendo
engañar a los demás. Si al hombre o mujer Cáncer no se lo trata con ternura en esta etapa crucial de la
evolución del alma, desarrolla un caparazón permanente duro y protector para defenderse del mundo cruel.
M

Las cualidades positivas de Cáncer son la imaginación, la tenacidad, la ternura, la sensibilidad. la solicitud y
la cautela. Expresadas en su forma negativa se transforman en mezquindad, irritabilidad, melancolía, avaricia
y cobardía, comportamiento posesivo y ánimo taciturno.

Para el Cáncer, así como para el verdadero púber inseguro y sentimental, el amor ha vuelto a asumir
importancia, por encima de todo. Pero ahora es sinónimo del hogar, que representa la seguridad emocional... y
la necesidad de amor es tan grande que debe encubrirse tras las lágrimas afligidas y la risa lunar.

21 
 
El misterio de amor de Leo

El alma púber de Cáncer se transforma con brillo súbito en un adolescente simbólico que la vibración de Leo
transporta a la primera expresión de confianza en sí mismo y de orgullo por su individualidad. Ahora el alma
sabe (o cree saber) quién es a medida que Leo siente la atracción de las fuerzas diurnas masculinas y positivas
y del Fuego, con más intensidad aún que en el nivel de Aries. El mundo pertenece al León --o a la Leona— y
por tanto el o la «adolescente» Leo contempla su imagen en el espejo, admira lo que ve y formula el noble
juramento: «YO HARÉ». El verano ha hecho eclosión en un florecimiento de furiosa belleza, con tardes
perezosas y sol radiante, a medida que Leo se desplaza hacia la conciencia de Si desde el significado bipolar
de la afectación de Cáncer.

El idealismo de la 'juventud excita el corazón del León e inflama su sangre con el naciente conocimiento de

i
la sexualidad. Éstas son dos ansias poderosas que despiertan dudas íntimas y personales acerca del propio
valor, dudas que a su vez se ocultan tras una fachada de vanidad. El alma de Leo sabe qué hacer con esta
segunda experiencia en su condición de organizador fijo. y la utiliza con aparente confianza para aleccionar a
los demás, para asumir el control de su propia vida y para gobernar a aquellos que necesitan la protección de

uk
Leo. Sin embargo, el hombre o mujer Leo, como el adolescente de carne y hueso, sigue buscando que lo
tranquilicen con halagos, sigue encogiéndose de miedo cuando lo ridiculizan, porque aún no es un hombre
cabal —una mujer cabal— a pesar de su aplomo exterior.

El alma ya ha pasado por las dolorosas experiencias de la primera y la segunda infancia, de la niñez y la
pubertad, así que Leo asume el mando con compasiva consideración para ayudar a los más vulnerables. En su
configuración de Leo, el alma no desea realmente oprimir a los indefensos. Las lágrimas derramadas en los
niveles de Aries, Tauro, Géminis y Cáncer han grabado en la memoria de Leo la generosidad de espíritu. Sin
embargo, aunque los Leo han aprendido a tolerar y perdonar a los enemigos, aún no han aprendido a respetar
la sabiduría de los mayores. El Leo, como el verdadero adolescente, cree saberlo todo, y no soporta a quienes
ponen en tela de juicio su nuevo conocimiento mundano. El alma de Leo venera al Sol, porque el Sol es el que
gobierna a Leo, es la fuente de toda la vida... y de su fuerza de León. Leo admira y es admirado, ama y es
an
amado. Cuando comienza la vida social, brotan los pimpollos del romance... que finalmente florecen. El
primer amor es cálido y refulgente, y le produce al «adolescente» Leo una mezcla de euforia y desencanto. El
poderío vertiginoso de su virilidad (o feminidad) le produce a Leo una sensación de dignidad e importancia
personales... a través del sexo opuesto. Los Leones y Leonas ya no deben vivir reprimidos por la sofocante
autoridad de la orientación parental. Han atravesado el puente que une la infancia con la edad adulta. Intuyen
las responsabilidades de la madurez, pero éstas aún no se han convertido en una carga. La vida es toda fulgor
solar, el pasado tenebroso ha quedado atrás, el milagro del futuro continúa pendiente... y el presente es un
momento ideal para la diversión y la distensión. Leo resuelve arrogantemente que el mundo necesita de su
recién descubierta sabiduría, y está más que dispuesto a suministrarla. Sólo mediante el ejercicio de una
autoridad indiscutida sobre los niños menores (las almas más débiles y aún no liberadas) el hombre o la mujer
Leo puede conservar durante esta experiencia la imagen necesaria de superioridad y amor propio.
M

Las cualidades positivas de Leo son el calor humano, la generosidad, la nobleza, la fuerza, la lealtad, el
liderazgo y una mansa y sosegante ternura: el carisma protector del hermano o la hermana mayor. Expresadas
en su forma negativa se convierten en la arrogancia, el falso orgullo, la vanidad, el despotismo, la soberbia... y
la promiscuidad romántica.

Para el Leo que se encuentra en la etapa simbólica de desarrollo adolescente, el amor es el romance
radiante, el cantar de los cantares, la materialización de todos los ideales y de la belleza. Leo está «enamorado
del amor» y de sí mismo... o de sí misma. Los Leones y Leonas dispensan afecto generosamente sólo porque
experimentan un gran placer al ser tan soberanamente magnánimos, y exigen gratitud y respeto de los amados
y se indignan si el amor los obliga a' comportarse a su vez con humildad... pues todavía no comprenden su
profundidad, ni la belleza implícita en el sacrificio del «yo».

22 
 
El misterio de amor de Virgo

El alma juvenil de Leo no tarda en intuir que el verano llega a su fin... y por primera vez toma conciencia,
compungido, de la proximidad de la cosecha, todo ello cuando se expresa en su alma ese veranillo de San
Martín que es Virgo, las fuerzas nocturnas, negativas y femeninas, vuelven una vez más, y le recuerdan a él o
la Virgen (cuya personalidad más profunda ha sobrevivido intacta a los efímeros romances de la juventud)
que la madurez trae consigo el deber austero y la responsabilidad. «YO ANALIZO», dice Virgo a la
defensiva, mientras se esmera por alcanzar la perfección.

Ahora el alma en desarrollo se ha convertido, por primera vez, en un adulto, que se siente frustrado porque
lo obligan a ceñirse a las reglas y restricciones de la sociedad, pero que se somete mansamente, con innata
cortesía. Estos hombres y mujeres han descubierto que para recibir lo que necesitan deben servir de alguna

i
manera a los demás. La vibración de Virgo enseña que el individuo debe trabajar y ganar dinero, debe ser útil,
para poder distraerse libremente. En esta segunda experiencia con el elemento Tierra, que también lo es con
un comunicador mutable, los relojes y horarios asumen una gran importancia. El primer empleo es
decepcionante. Las exigencias del trabajo o el estudio obligan a archivar las ideas y los ideales. Ahora no hay

uk
tiempo para soñar. El Virgo consagra todos sus esfuerzos a descollar en los estudios, a salir a flote en la feroz
competencia del mundo empresario. El aprendizaje y la competencia son imperativos: la supervivencia se ha
convertido casi en una obsesión.

Las almas de Virgo, como los jóvenes adultos de carne y hueso que ellas simbolizan. ven muchas cosas
criticables en torno, odian secretamente la pérdida de la inocencia infantil y no tienen ideas claras acerca de lo
que les aguarda. ¿Acaso sólo es más trabajo, más estudio y más responsabilidad? De ser así, la vida es en
verdad algo serio, que habrá que enfrentar lo antes posible con espíritu realista. Se hace tarde. En este nivel de
Virgo, los defectos e imperfecciones humanos asumen una importancia exagerada. Porque, si Virgo no recoge
una cosecha fructífera, ni ellos ni los demás podrán seguir viviendo. Estamos a fines del verano, a comienzos
del otoño, y el frío invierno acecha a la vuelta de la esquina. ¿Por qué toda esa otra gente sigue riendo y
jugando allí fuera? Virgo se inquieta y se preocupa, y se pregunta cómo podrá advertir a los irresponsables
an
que la estación del placer se acerca a su fin. El corazón sigue siendo puro y está poblado de silenciosa
esperanza, pero ahora la mente empuña las riendas.

Los anteriores entusiasmos de Leo han sido sustituidos por la resignación y los ensueños silenciosos. El
miedo a la dependencia genera en Virgo la obstinada determinación de no perder tiempo ni eludir deberes,
con la conciencia siempre alerta y a la expectativa, con anhelos de progresar. Aunque regida nuevamente por
Mercurio, el alma ya ha aprendido a no desperdigar las fuerzas vitales como lo hacía en el nivel de Géminis.
Como la Virgen simbólica, Virgo se balancea sobre el filo de la conciencia, y pronto contestará a la estentórea
llamada del auténtico regente de Virgo, Vulcano, que aún no ha sido «descubierto» por los astrónomos, pero
que está suficientemente próximo al descubrimiento como para haber comenzado ya a irradiar débilmente su
influencia pulsátil sobre todas las almas Virgo-Virgen.
M

Las cualidades positivas de Virgo son la lucidez, el discernimiento, la cortesía, el comportamiento servicial, el
espíritu práctico y la honestidad consigo mismo. Expresadas en su forma negativa se convierten en
maledicencia, testarudez, timidez, pesimismo, complejo de inferioridad y bizantinismo.

El alma Virgen ha llegado a su aspecto narcisista: recuerda a medias los fuegos candentes de la juventud, pero
como aún no ha despertado sólo intuye vagamente la pasión que le aguarda, y que pronto le será revelada por
Vulcano. Para los Virgo, el amor implica la entrega de la personalidad, un misterio que prefieren no resolver.
Por tanto encauzan su energía hacia la preeminencia en el trabajo... y aunque estos seres brindan una mansa
devoción, el auténtico significado del amor sigue latente en el corazón del Virgen.

23 
 
El misterio de amor de Libra

El alma en vías de desarrollo se aparta del sendero solitario de la autodisciplina de Virgo y se proyecta
nuevamente hacia las fuerzas diurnas positivas, cuando la vibración de Libra la invita seductoramente a
aceptar, por tercera vez, el desafío del liderazgo cardinal. En la conciencia de Libra, el alma ya ha madurado
totalmente, y conoce el sol y la sombra. Mientras luchaba por alcanzar la madurez —lucha ésta que culminó
en Virgo—aprendió que en el mundo (y en los seres humanos) existen la noche y el día, el bien y el mal, la
oscuridad y la luz. Más allá de esto, a Libra lo consume la bipolaridad enigmática del macho y la hembra.

La experiencia les ha enseñado a los hombres y mujeres Libra a juzgar equitativamente a sus semejantes.
Hasta el nivel de Libra, el alma se preocupaba primordialmente por sí misma. Ahora su interés se expande

i
para abarcar, por primera vez, la conciencia de que necesita relacionarse con otros seres humanos. Ahora el
alma está pertrechada con las lecciones de cinco niveles anteriores, y se halla en condiciones de guiar con
espíritu lógico y con fuerza. Libra se comporta con una amalgama de sabiduría compuesta por los

uk
conocimientos que adquirió al realizar una incursión por el AGUA y al experimentar dos veces el FUEGO, la
TIERRA y el AIRE. «YO SOPESO», dice Libra, que se enorgullece de ver ambas versiones. Como la
conciencia de Libra no soporta la injusticia, sus decisiones son difíciles y arduas. Nace un sentimiento de
justicia social, y frente al prejuicio o la intolerancia, Libra entabla a menudo interminables discusiones, en las
que emplea la fría lógica que aprendió en Géminis y aguzó en Virgo. Pero esta actitud es mitigada por una
flamante conciencia del valor de la persuasión. Libra ha adquirido la cualidad de la simpatía, que según ha
descubierto es un recurso seguro para triunfar, de modo que emplea sagazmente una voz melosa y una sonrisa
deslumbrante para halagar a los demás y salirse con la suya.

Libra tiene cada vez más conciencia de la belleza de la armonía... en la música, en el arte y en el romance.
Como los Libra recuerdan inconscientemente su soledad de Virgo, experimentan el despertar de un profundo
y primigenio anhelo de encontrar pareja. El alma de Libra, sentimental pero práctica, comprende
instintivamente que necesita llevar a alguien a su lado, en el amor y los negocios, para equilibrar la vida y
an
satisfacer el deseo de armonía del regente de Libra, que es Venus. Sin embargo, en el elemento Aire de Libra
no es fácil encontrar pareja para el amor. Cuando se pesan y equilibran los vicios y virtudes de los posibles
consortes en los platillos de la Balanza de Libra, a menudo se descubren carencias que generan la angustia de
la indecisión emocional. Pero mientras tanto el hombre o la mujer continúa la búsqueda incansable de un ser
con el cual compartir las alegrías y las penas. Algún día se disipará la estación tan amada del otoño, la
primavera recordada con tanto cariño ha quedado muy atrás, y hay algo que Libra sabe: no deberá estar solo o
sola, cuando llegue el invierno. Y así los Libra reaccionan ante la belleza del crepúsculo, tristemente, con la
sensación simultánea de que, no obstante su magnificencia escarlata y dorada, anuncia la proximidad de otra
noche del alma.

Las cualidades positivas de Libra son la justicia, la inteligencia, la simpatía, la dulzura y el equilibrio
emocional. Expresadas en su forma negativa se convierten en pereza, morosidad, indecisión, espíritu
M

polémico, hedonismo y comportamiento temperamental.

Para Libra, el amor es una unión de las mentes y los corazones, ni demasiado apasionada ni demasiado
desapegada: un feliz término medio que se debe compartir equitativamente. Pero estas almas se hallan tan
cautivadas por la belleza superficial del amor que no pueden sondear cabalmente sus implicaciones más
profundas. Sólo comprenden que aman. Aún no se les ha ocurrido preguntarse por qué.

24 
 
El misterio de amor de Escorpión

Al entrar en su segunda experiencia en el elemento Agua, el alma ahora madura recibe


con beneplácito la oportunidad de meditar mediante un retorno de las fuerzas nocturnas
negativas y femeninas de la conciencia de Escorpión. A nivel público, Escorpión es inmensamente capaz de
cumplir con sus deberes ahora harto conocidos, en su condición de organizador fijo. A nivel personal, a
Escorpión le inquieta descubrir que enfrenta por primera vez el portentoso misterio de su propia existencia.
¿De dónde ha venido? ¿A dónde va? ¿Por qué está aquí? Escorpión debe desgarrar el velo de la vida, a
cualquier precio, para apaciguar su espíritu desasosegado, súbitamente emancipado de su anterior
preocupación exclusiva por las necesidades terrenales, en tanto clama: «YO DESEO!».

El alma de Escorpión sabe mucho... pero es más aún lo que intuye y todavía no puede definir. La vibración

i
de Escorpión genera una necesidad tan apremiante de explorar lo desconocido que hay que sepultarla bajo
profundas capas de manso raciocinio, pues de lo contrario consumiría la mente y devoraría el alma. Las
lecciones muy presentes de la placidez y el juicio imparcial de Libra han determinado que Escorpión se cuide

uk
mucho de expresar opiniones a quienes podrían descalabrarlas. El fuerte instinto de supervivencia de
Escorpión procede de un arraigado temor a que lo destruyan si no se pertrecha de antemano. Cada derrota que
sufre Escorpión no hace más que reforzar la íntima convicción de que ante todo debe ser leal a su propia
integridad personal. Porque Escorpión intuye que si pierde su personalidad, lo pierde todo.
En el nivel de conciencia de Escorpión, el alma descubre por primera vez la relación que existe entre el
nacimiento, la muerte, el sexo y la verdad religiosa. Escorpión sabe que, de alguna manera mística, todos
estos elementos se hallan entrelazados. Por tanto, el sexo se convierte en algo íntimamente explorado con una
pasión que no conocen quienes se encuentran detrás o delante de la etapa de desarrollo de Escorpión. Aunque
Escorpión sólo confía en el amor después de que éste ha demostrado ser digno de semejante confianza,
cuando se consagra a otra persona su lealtad es inamovible y eterna. Escorpión siente la necesidad vehemente
de protegerse a sí mismo y de proteger a quienes ama de todo daño, y por ello se siente obligado a reclamar
«ojo por ojo y diente por diente» como garantía de que no volverán a maltratarlos.
Mediante la sutil influencia del planeta regente Plutón, el alma de Escorpión asimila la experiencia de la
an
muerte a medida que desaparecen amigos y parientes, y esto acrecienta la necesidad de buscar aún más a
fondo el conocimiento sepultado en el inconsciente silencioso. En tanto que el espíritu de Escorpión se
remonta por las alturas como el águila, desafiando la gravedad, los deseos y las pasiones mundanas se
intensifican y lo obligan a poner en tela de juicio su propia dignidad. Ultrasensible, pero ya capaz de disfrazar
totalmente esta sensibilidad, Escorpión descubre ahora el poder asombroso de su propia mente, la voluntad
silenciosa, y la emplea secretamente, para que los demás no aprendan a ejercitar el mismo poder sobre él... o
ella. La conciencia de Escorpión es el período de prueba del alma.

Las cualidades positivas de Escorpión son la lealtad, la fuerza de voluntad, el magnetismo, la amabilidad, la
clarividencia y un autocontrol prodigioso. Expresadas en su forma negativa se convierten en crueldad,
M

fanatismo, venganza, sadismo, recelo y autoaborrecimiento.

Para los hombres y mujeres Escorpión el amor es una llama devoradora, digna de cualquier sacrificio... y
deben triunfar sobre su desafío. Sexualmente desinhibidos, pero con temores emocionales y recelos mentales,
se esfuerzan desesperadamente por fusionar las vibraciones físicas y espirituales del amor, con una extraña
mezcla de erotismo y pureza. Sin embargo, la satisfacción del deseo no hace más que dejar al alma de
Escorpión con la apetencia de algo más trascendente.

25 
 
El misterio de amor de Sagitario

El alma en vías de desarrollo sale de la larga noche de la meditación de Escorpión y se vuelve nuevamente
esperanzada hacia las fuerzas diurnas positivas y masculinas, en tanto une el otoño con el invierno mediante
la conciencia de Sagitario. Ahora experimenta por tercera vez las vibraciones del comunicador mutable, y
responde por última vez al elemento impulsivo del Fuego. En Sagitario, el hombre o la mujer se ha convertido
en un filósofo escéptico, en un profeta renuente, que aún no conoce con certeza las respuestas definitivas al
enigma de la vida. De modo que el Arquero indaga más a fondo, con lógica penetrante y candor embarazoso,
para convalidar el aserto de Júpiter: «YO VEO».

Ya es hora de que el alma tome conciencia una vez más de su propia dualidad. Sagitario experimenta el
deseo compulsivo de explorar su propia mente y de tratar de desentrañar los secretos del comportamiento

i
humano en la etapa filosófica del estudio avanzado. Sin embargo, una parte de esta alma aborrece los
implacables requisitos de una educación cada vez más compleja y anhela hacer novillos y evadirse de la
exigente escuela kármica de la vida. Él —o ella— se zambulle desde las alturas del supremo optimismo y de
la fe ciega hasta los abismos del cinismo sarcástico. Primeramente frívolo y alegre, después serio y solemne,

uk
Sagitario es el Centauro, mitad hombre y mitad caballo, que enfila las aguzadas flechas de la curiosidad
directamente hacia la diana del conocimiento buscado. La búsqueda sagitaria de la verdad transporta a esta
alma por el laberinto del concepto religioso, virando del ateísmo descarnado al fanatismo espiritual, hasta
desnudar el baluarte del dogma eclesiástico... que acepta o rechaza, parcial o totalmente.

A veces Sagitario retoza como un payaso torpe, con una despreocupación irresponsable por el futuro. 'A
veces medita seriamente, muy por encima de sus pares, y más allá de éstos. En la etapa sagitaria, el alma ha
llegado al trance simbólico del retiro. Movidos por su planeta regente, Júpiter, los Arqueros ansían viajar,
calentarse bajo soles extraños, ver y aprender de otros países, pueblos e ideas. Aunque se someten a
regañadientes a las obligaciones del trabajo, el deber y la responsabilidad, esta restricción fastidiosa a la
materialización de sus sueños los pone muy impacientes.
an
Para encubrir su constante inquietud espiritual, los Sagitarios adoptan una pose histriónica, teatral, que les
permite distraer a los demás con una mezcla de farsas divertidas y trágicas, mientras permanecen en
condiciones de seguir aplicando su método de indagación socrática respecto de sus propias almas, detrás de
sus máscaras. En este nivel queda poco tiempo para proceder con tacto, mientras Sagitario arremete para
descubrir las verdades antes de que termine la «Vida». El otoño toca a su fin, soplan los primeros vientos
invernales... y el clima estimulante invita al Arquero a tentar al destino, para demostrar que el hombre es más
fuerte que la Naturaleza. Aún no se ha impuesto la reclusión propia de la estación invernal. Y por ello
Sagitario disfruta de cada copo de nieve, mientras se interroga sobre su intención y su origen... y después los
comprime en una bola que arroja sin aviso previo para derribar la solemnidad de las almas más circunspectas.
Aunque intuye que le aguarda la «vejez», con sus prometidas recompensas de sabiduría y paz, el alma
recuerda con demasiada nostalgia los tiempos despreocupados de la juventud perdida... la primavera y el
verano... y no puede resignarse de buen grado a su madurez inevitable.
M

Las cualidades positivas de Sagitario son el optimismo, el candor. la alegría, la lógica, la honestidad, la
audacia y el entusiasmo. Expresadas en su forma negativa se transforman en la temeridad, la confusión
emocional, la negligencia, la falta de tacto, la grosería y la inconstancia.

Sagitario, que ha llegado a la edad intermedia simbólica del alma, debe descubrir el amor ahora... o lo perderá
para siempre. Cuando los Arqueros buscan una pareja para todos los tiempos, se dejan cegar por el idealismo
y el desafío del amor, y por tanto los hiere la realidad de éste, pues su indagación ansiosa aún no los ha
llevado a buscar el amor donde en verdad se encuentra: dentro de sus propios corazones.

26 
 
El misterio de amor de Capricornio

Ahora las ráfagas heladas del invierno se hacen más insistentes, y obligan al alma harta de experiencias a
replegarse simbólicamente en el refugio del círculo familiar, y a someterse de nuevo a las fuerzas nocturnas
meditativas, negativas y femeninas. En el nivel de conciencia de Capricornio, el alma siente por cuarta y
última vez las poderosas vibraciones del liderazgo cardinal. Pero esta vez dicho liderazgo la conduce a través
del elemento Tierra estable, desde una posición de fuerza en el interior del hogar, junto al fuego de la
chimenea. ¿Por qué la Cabra habría de exponerse a las gélidas temperaturas exteriores, sólo para hacerse ver y
oír... aplaudir y alabar?

Las almas de Capricornio, que ahora están seguras de su capacidad y su derecho para asumir el mando, ya
no sienten la necesidad de exhibir u ostentar agresivamente su poderío... para conquistar la adulación pública

i
o la seguridad interior. En esta etapa, el alma ha aprendido que la auténtica paz emana de adentro. El título de
líder implica una responsabilidad que hay que manejar con la mayor cautela posible, sin que la ejecución de lo
que es obviamente el propio deber merezca un reconocimiento especial. Ahora los parientes (y sobre todo los
padres) del Capricornio asumen una marcada importancia, para bien o para mal, porque ha llegado la «vejez»

uk
simbólica del alma... y junto con ella la conciencia de las prioridades de la vida, entre las cuales sobresale la
seguridad de pertenecer al grupo. Las emociones del romance y las libertades de la juventud ya no son ni
remotamente tan tentadoras para la Cabra como la comodidad y la satisfacción que uno encuentra junto con
aquellos en cuyos cuidados puede confiar.

Capricornio está preparado para comunicar la sabiduría de Saturno, trabajosamente acumulada, y también
está bien predispuesto para ello, pero sólo cuando se lo pidan. Como las Cabras saben que es un desatino
obligar a la gente a madurar prematuramente, sonríen con la benévola indulgencia de un abuelo cariñoso
(cualquiera que sea su edad cronológica) ante las travesuras de quienes aún son jóvenes de corazón.
Secretamente, el alma de Capricornio anhela renunciar al deber, pero ya está resignada a la certidumbre de
que el idealismo puro no es práctico... y de que el entusiasmo espontáneo nunca puede sustituir a la
experiencia. Muy consciente de los peligros de la acción impulsiva, el alma se ha hecho más conservadora... y
an
la negativa de la Cabra a diseminar sus esfuerzos o a incurrir en sentimentalismos determina que quienes
nacieron en los elementos de Fuego y Aire la acusen de frialdad emocional. Los Capricornio respetan la
autoridad porque interpretan que la ley es necesaria para proteger los derechos y la seguridad humanos.
Veneran tímidamente a los famosos y los triunfadores porque el regente de Capricornio, Saturno, les enseña a
reverenciar el éxito, cuyo precio conocen muy bien.

Aunque las almas más liberales puedan pensar que Capricornio es austero e inflexible, la vida también les
ha enseñado a las Cabras su lado humorístico, y sus bromas sutiles están teñidas por la ironía de la existencia.
Como los nuevos deberes saturnales que les impone su condición de consejeros de los necios descansan
pesadamente sobre sus hombros, a veces intentan beber la última dosis de los raros placeres de la Vida, que
aceptan serenamente, sin falsa vergüenza ni inhibiciones superfluas. Sólo después, cuando vuelve a imperar la
influencia atemperante de la madurez, el Capricornio experimenta una vaga sensación de remordimiento y
M

melancolía por haber sucumbido a la tentación de pasiones prohibidas. En la vibración de esta alma existe la
compulsión de reconocer la necesidad de ser prácticos, como lo confiesa Capricornio: «YO UTILIZO». Pero
la benevolencia espiritual atenúa la severidad de la adustez superficial que impone Saturno, porque la
conciencia del Capricornio trae consigo la comprensión de los errores humanos, nacida de la sabiduría que
asimiló durante diez etapas de los misterios de la vida... y del amor.

Las cualidades positivas de Capricornio son la tenacidad, la estabilidad, la prudencia, la fiabilidad, la


seguridad y la tranquilidad. Expresadas en su forma negativa se convierten en egoísmo, intolerancia, ambición
despiadada, rigidez, esnobismo, depresión y soledad.

Para Capricornio, el amor es un intercambio apacible y noble de satisfacciones personales. Las Cabras han
aprendido cabalmente la valiosa lección de que el amor no se mide por el exceso de emociones. Pero como lo
equiparan sólo con las exigencias de la necesidad y el deseo mutuos, aún no han experimentado la liberación
de sus anhelos interiores.

27 
 
El misterio de amor de Acuario

Al llegar a la iniciación de Acuario, el alma en vías de desarrollo siente que debe devolver a la vida mucho de
lo que cosechó en el camino. Y así comienza una «segunda infancia» a nivel del Aguador, que vierte su
conocimiento, resuelto a compartirlo, y ansioso por compartirlo, antes de abandonar este planeta para explorar
el excitante mundo de lo desconocido en el más allá.

Acuario siente por última vez como organizador fijo las conmociones de las fuerzas diurnas masculinas y
positivas, en la experiencia final del desapegado e imprevisible elemento Aire. El hombre o mujer Acuario,
que es un enigma para sus amigos y parientes, retoza de manera peculiar con los jóvenes de corazón, y
decimos peculiar porque su sabiduría y experiencia entran en contraste directo con esta conducta liberal y
excéntrica. En el pasado dejó relegados muchos misterios porque no tuvo tiempo para investigarlos. Ahora los

i
Acuario deben saborearlos a todos, deben examinar todos los matices por arriba y abajo, a izquierda y
derecha, de buena o mala gana. Les encanta dejar pasmados a quienes los rodean, y súbitamente toman
conciencia de una inexplicable capacidad para atisbar en el futuro. Asombrosamente intuitiva y erizada de
imprevistas vislumbres de imágenes telepáticas, el alma de Acuario examina a las personas y las ideas sin

uk
sentimentalismo, y descubre la verdad sin una lógica visible ni un esfuerzo identificable.

En este nivel, el alma tiende a menospreciar la ley y la autoridad porque el espíritu vive realmente en el
mundo del futuro. El Acuario sabe que tarde o temprano habrá que modificar y adaptar las normas rígidas de
la sociedad actual. Por tanto él (o ella) no ve ninguna razón sensata para respetar lo que seguramente se
transformará mañana en algo nuevo y diferente. Si es necesario sublevarse violentamente para implantar la
tolerancia, la fraternidad y la comprensión, el Acuario piensa que el resultado será digno de semejante
conflicto. Sin embargo, si bien los Aguadores postulan cambios para el mundo (y para sus amigos y
familiares), ellos siguen fijos en sus opiniones personales, códigos privados y formas de vida, lo cual refleja la
naturaleza contradictoria de su planeta regente, Urano.

Ahora el alma ha adquirido un auténtico enfoque humanitario. Para el desprejuiciado Acuario todo ser
humano es un amigo, cualesquiera que sean los valores personales de dichos individuos, porque el Aguador
an
ha aprendido que él —o ella— está integrado dentro de la totalidad del género humano... y de la Naturaleza.
Sin embargo puede descuidar las relaciones personales, porque estos hombres y mujeres corren en pos de un
idealismo que está relacionado con el bienestar de la sociedad en general. Al igual que la era de Acuario, de la
que ella es un reflejo, el alma imagina en esta etapa un futuro radiante y glorioso que sólo se podrá alcanzar si
se demuelen las viejas costumbres y las ideas anacrónicas para abrir paso a la conciencia espiritual, mediante
la embestida de la masa acelerada del Karma. Cuando la conducta de Urano ofende a los más conservadores,
el Acuario individualista desecha su desaprobación con una carcajada. Los Acuario se sienten seguros merced
a su conciencia intuitiva del futuro, responden «YO SÉ» a todas las preguntas, y después se niegan
maliciosamente a explicar cómo lo saben... excepto a los niños, que entienden merced a su propia inocencia el
estado inocente de sencillez al que el alma retorna en la vibración uraniana de la «segunda infancia».
M

Las cualidades positivas de Acuario son la visión, la individualidad, la tolerancia, la cordialidad, el espíritu
inventivo, la originalidad y el genio. Expresadas en su forma negativa se convierten en excentricidad,
neurosis, desapego, distracción y negativa a cooperar.

Para Acuario, el amor es una emoción autónoma y desprovista de egoísmo, que hay que explorar y disfrutar.
El Aguador entiende la envergadura del amor e investiga todas sus dimensiones, pero lo derrocha
negligentemente confundiéndolo con la amistad. La satisfacción física deja al Acuario emocionalmente vacío
y aún anhelante, pues no comprende el misterio de la unidad con la pareja, la verdad última del amor. Ésta
espera silenciosamente, en las sombras, que la descubran. Es el secreto custodiado por Neptuno, más allá de la
comprensión de Urano.

28 
 
El misterio de amor de Piscis

Así como el alma «nace» simbólicamente en la inocente irreflexión de Aries, así también «muere»
simbólicamente —o deja el doloroso plano terrenal— para ingresar en la compasiva humildad y la
sensibilidad mística de Piscis. En la etapa del signo solar Piscis, el hombre y la mujer en vías de desarrollo
empiezan a comprender vagamente el secreto del tiempo como un eterno AHORA, capaz de ver (en distinta
medida) el pasado, el presente y el futuro como una sola cosa. Esta es la tercera y última incursión del alma en
el elemento Agua sensible —su cuarta y última vibración como comunicador mutable— y la última
experiencia bajo las fuerzas nocturnas negativas y femeninas.

En términos ideales, cuando el alma ha llegado a la etapa de Piscis, ha alcanzado el esclarecimiento


espiritual en el largo viaje a través de los misterios del amor que ha experimentado en los once signos solares

i
precedentes. Si no ha sido así, debe volver a las experiencias vibratorias de determinado signo solar del
círculo astrológico, para aprender las lecciones que no asimiló en razón de haberlas pasado por encima con
demasiada prisa en las anteriores etapas de encarnación. Pero cada uno de estos retornos comunica una nueva
vulnerabilidad a la lección de ese signo solar... una nueva avidez interior por aprender su esencia positiva y

uk
desechar la negativa. Desde luego, algunas almas superiores o avanzadas resuelven volver a la Tierra, por su
propia voluntad, después de haber llegado a la etapa de Piscis, para rescatar a quienes aún permanecen en las
tinieblas. Sin embargo, aquí nos ocupamos de la obligación y la configuración del Piscis medio.

En el nivel de Piscis, el hombre y la mujer han pasado al menos una vez por las doce etapas de iniciación, y
muchos han tenido que remontarse atrás y volver sobre sus pasos centenares de veces en el curso de esta
experiencia, porque Piscis es el más difícil de comprender y conocer a fondo, entre los doce signos solares.
Generalmente esta hazaña no se logra la primera vez que se recorre la rueda de la vida, excepto cuando se
hace un vehemente despliegue de deseo y voluntad, lo cual tampoco significa que la proeza sea impracticable.
Pero éste es un camino que, hasta ahora, sólo han elegido unos poquísimos individuos. Por ello la astrología
enseña que Piscis es un «alma vieja»... y ésta también es la razón por la cual no todo hombre o mujer Piscis es
el paradigma de la gracia espiritual, y por la cual algunos nadan por aguas peligrosamente próximas a las
an
llamas del Infierno de Dante. El Pez vive en dos mundos, y experimenta simultáneamente el cielo y el
infierno.

Merced a la sabiduría secreta de su planeta rector, Neptuno, los Piscis saben que la aflicción y la fealdad no
forman parte del plan divino. Han vislumbrado la belleza de la verdad, y el fulgor de esta visión mística
genera el anhelo de apartarse de las vibraciones negativas del plano terrenal. Por tanto Piscis elude a menudo
la confrontación y la tensión y se evade por la ruta de las drogas, el alcohol, los ensueños diurnos, la creación
artística, la elaboración de teorías filosóficas, la meditación o el retiro religioso. Los Piscis pueden convertirse
en maestros, monjes, monjas, místicos, artistas, músicos, compositores, matemáticos abstractos y matemáticos
muy intuitivos... o pueden optar por zambullirse en las aguas cenagosas del alcoholismo y la drogadicción, e
incluso de la locura. Se trata de una vibración difícil y complicada para el alma, porque la experiencia de este
signo solar está preñada de tentaciones para el hombre o la mujer Piscis.
M

Como los Peces han «pasado por todo» en el nivel inconsciente, sienten una compasión natural por los
problemas de quienes los rodean. El alma de Neptuno está íntimamente familiarizada con las vicisitudes de la
vida, comprende las debilidades de la naturaleza humana, y por consiguiente tiende a apiadarse de las
flaquezas del hombre y la mujer, en lugar de condenarlas. Ello explica por qué estas «viejas almas» se
convierten tan a menudo en las receptoras de los secretos, tribulaciones, preocupaciones y aprensiones de
todos los demás. Sin embargo, su instinto inicial consiste en volver la espalda a las complicaciones
engorrosas, en todas sus formas. Sólo cuando el Pez encuentra el coraje necesario para enfrentar sus propios
problemas con la misma sabiduría espiritual que suministra a los demás, se pueden sondear los misterios de
Neptuno.

Mediante esta «iniciación por la muerte» (muerte del yo humano) el alma se hace más condescendiente,
más benévola, y adquiere la capacidad de entender mejor su auténtica relación con los Co-Creadores... a
medida que Piscis afirma: «YO CREO». Para materializar la gloria y la verdad cabales del amor, el Pez puede
recurrir, si así lo desea, a la inocencia de Aries, a la paciencia de Tauro, a la perspicacia de Géminis, a la
percepción de Cáncer, a la nobleza de Leo, al discernimiento de Virgo, al criterio de Libra, a la agudeza de

29 
 
Escorpión. a. la honestidad de Sagitario, a la sabiduría de Capricornio... y al humanitarismo de Acuario. Pero
a veces estos múltiples fragmentos de conocimientos y talentos secretos sólo sirven para confundir a Piscis, y
lo impulsan a seguir el camino más fácil de la no resistencia pasiva.

Las cualidades positivas de Piscis son la humildad, la compasión, la sensibilidad, la agudeza espiritual, la
comprensión psíquica, la clarividencia filosófica y el potencial terapéutico. Expresadas en su forma negativa
se convierten en timidez, aprensión, masoquismo, ociosidad, proclividad al embuste y falta de voluntad.

Para Piscis, el amor implica una sumisión generosa del yo a los deseos de la persona necesaria para alcanzar
la Totalidad. El Pez experimenta más placer cuando da que cuando recibe, se siente más feliz cuando sirve
que cuando es servido. Sin embargo el enigmático Neptuno pone a prueba el alma de Piscis con la tentación
de múltiples experiencias sexuales y románticas... flotando de un amorío a otro.

i
El receloso Pez se vale de este comportamiento promiscuo se convierte en un recluso romántico— para rehuir
al peligro de que lo «pesquen» mediante un compromiso emocional profundo o permanente. Pero el hombre o

uk
la mujer Piscis que se resiste a la tentación de buscar sólo el placer del amor para evitar su dolor, recibe una
valiosa recompensa cuando desentraña el misterio último del amor. Entonces él o ella vislumbra por primera
vez, en el curso del cansador peregrinaje del alma, la auténtica pasión de fusionar en una trinidad la mente, el
corazón y el espíritu, de lo cual resulta un raro éxtasis físico: la lejana promesa primaveral de un milagro, que
el amor formuló en Aries, se cumple por fin en Piscis.
an
M

30 
 
Los planetas

hemos librado una guerra prolongada y cruel mi alma gemela y


yo

perdidas y solitarias, ángeles caídos, desterradas de una brumosa,


semiolvidada galaxia de estrellas
atrozmente heridas por la dolorosa arremetida de Marte atrapadas en la red
enmarañada de Neptuno
conmocionadas y desgarradas
por la súbita, tremenda violencia de Urano

i
torturadas por los inteligentes embustes de Mercurio trituradas bajo el peso
helado del severo, inflexible Saturno que prolongó cada hora transformándola
en día
.cada día transformándolo en año

uk
cada año transformándolo en eternidades de espera

chamuscadas y casi cegadas


por los estallidos de arrogancia y orgullo del Sol
como Eva y Adán, inmovilizadas e inermes, en lo más hondo llorábamos...

igualmente luchábamos con implacable furia


trocando golpe por golpe... impulsadas por el redoble de las gigantescas, palpitantes
pasiones de Júpiter
tropezamos en el precipicio de la tentadora demencia de la Luna
para caer, al fin, trémulas de miedo
an
ante la amenaza del ominoso silencio sepulcral de Plutón consumidas por la pena inconsolable, y
la desolación
de la angustia ostentamos. .

las heridas y cicatrices de la furiosa batalla yo y mi alma gemela


pero ahora marchamos en sosegada paz
con todos nuestros fragmentos dispersos íntegramente
fusionados, cogidas de la mano... completando el círculo de la serpiente de vuelta en el arco iris piramidal
del más radiante edén del mañana
M

coronadas por la dulce Venus con la Victoria del Amor que no murió
sino que sobrevivió a la noche de la búsqueda egoísta para aguardar el tierno perdón de la
mañana
y el amanecer de la comprensión*

31 
 
Su signo solar
El término «signo solar» significa que si usted es, por ejemplo, Géminis, cuando usted nació el Sol ejercía su
poderosa influencia a través de la ZONA DEL ZODIACO (no la constelación) llamada Géminis... desde el 21
de mayo hasta el 21 de junio inclusive (en todas las zonas horarias de los Estados Unidos durante las últimas
décadas; con un día de diferencia, por ejemplo, en Greenwich, Inglaterra). Usted notará que las fechas que
abarcan los períodos de los doce signos solares varían en función del libro de astrología que lee, lo cual puede
confundir al profano. Esta variación se debe a que la mayoría de los astrólogos no quieren desconcertarlo con
la información de que el Sol «cambia de signo» por la mañana, la tarde o la noche de un día determinado. Y
entonces le «roban» ese día de cambio a un signo solar consecutivo y se lo pasan a otro... para emparejar las
cosas. Esto no hace más que aumentar la confusión. Es muy agradable y fácil fingir que el período de cada
nuevo signo solar comienza exactamente a medianoche. Pero no es cierto.

i
Por ejemplo, si se exceptúan las variaciones de los años bisiestos, el Sol (tanto durante las últimas décadas
como actualmente) DEJA Aries y ENTRA en Tauro en algún momento del 20 de abril, en todas las zonas

uk
horarias de los Estados Unidos (pero el 21 de abril en Greenwich, Inglaterra). Es importante que usted sepa
que el 20 de abril contiene AMBOS signos. De lo contrario usted podría pasar toda su vida pensando que es
un Toro, cuando en realidad es un Carnero.

De modo que recuerde siempre que si nació en el PRIMER o el ÚLTIMO día de cualquiera de los períodos
de los signos solares que enumero en este libro, deberá averiguar la HORA exacta de su nacimiento, más la
longitud y latitud del lugar donde nació, para determinar si el Sol había «cambiado de signo» o no a esa hora
y en ese lugar.

El término «signo lunar» se refiere a la zona del zodíaco (no la constelación) por donde «pasaba» y ejercía
su influencia cuando usted nació. El término «ascendente» (a veces llamado «signo naciente») identifica al
signo del zodiaco que «ascendía» sobre el horizonte oriental en el momento exacto de su nacimiento. El
ascendente depende del lugar de la Tierra donde usted nació (longitud/latitud de su lugar natal). Quienes
an
deseen saber algo más acerca de estas cuestiones podrán consultar la lista de materiales bibliográficos que
figura al final del libro.

Una acotación acerca de los «nacimientos registrados en la fecha de una cúspide»: A menudo, quienes han
nacido en una «cúspide» astrológica (aquel día durante el cual el Sol cambia de signo) dicen (y creen) que sus
personalidades contienen las cualidades de ambos signos solares. E imaginan que esto se debe a que nacieron
en una «cúspide».

Por ejemplo, una persona nacida el 20 de enero puede pensar que a veces se comporta como capricorniana,
y a veces como acuaria. Lo mismo vale para todas las «personas cúspides». Algunos astrólogos os dirán que
ello se debe a que el «nacimiento en cúspide» determina que la persona así nacida exhiba los rasgos de ambos
signos. En mi larga y variada experiencia personal como astrólogo profesional, me he convencido de que esto
M

sencillamente no es cierto. En todos los casos, sin ninguna excepción, la persona que cree que su
comportamiento refleja una combinación de ambos «signos solares cúspides», se comporta así porque su
Luna o ascendente está en el «segundo» signo.

Por ejemplo, la persona arriba citada que nació el 20 de enero por la mañana es un signo solar Capricornio.
Si este capricorniano se comporta a veces como una Cabra... y en otras ocasiones como un Aguador de
Acuario, ello siempre se debe a que la Luna o el ascendente del capricorniano estaba en Acuario a la hora del
nacimiento... Y NO PORQUE HAYA NACIDO EN UNA «CÚSPIDE». Si una persona nacida el 19 de enero
se comporta siempre esencialmente como una Cabra —y nunca como un Acuario— la Luna o el ascendente
NO estaba en el «signo cúspide» de Acuario a la hora del nacimiento.

Usted pertenece a un signo solar u otro. Su personalidad no puede compartir y no comparte los dos signos
solares porque usted haya nacido en una «cúspide». Es cierto que cada uno de los tres «decanatos» de todo
signo solar (cada signo astrológico tiene una envergadura de 30 grados y a cada «decanato» le corresponden
10 grados) confiere su propia variación a la cualidad del signo solar específico. Pero ésta es una cuestión

32 
 
aparte. Si usted es Capricornio, es Capricornio. No es un signo solar Acuario «parcial» por el hecho de haber
nacido en una «cúspide». Si de vez en cuando siente que se comporta como un Acuario, puede estar seguro de
que ello se debe a que la Luna o el ascendente estaba en Acuario a la hora de su nacimiento (o también es
posible que sólo se imagine sus características acuarias porque lo ha impresionado exageradamente el error
que repiten tan a menudo los astrólogos equivocados).

Es posible que esta imagen le aclare más las cosas. El Sol que ejercía su poderosa influencia a través de la
zona del zodiaco llamada Capricornio (por ejemplo), grabó las características de Capricornio en su
personalidad cuando usted respiró por primera vez (al programar los miles de millones de células eléctricas de
su cerebro más o menos en la forma en que se programa una computadora). Este proceso (que crea su signo
solar personal) es una fuerza tiempo-energía. A falta de un vocabulario más preciso, el proceso es
relativamente electromagnético. Entonces, para ayudarse a forjar una imagen, usted puede preguntarse si es
posible que en determinado momento una luz eléctrica esté mitad encendida y mitad apagada. Por supuesto

i
que no. Una luz eléctrica está ENCENDIDA o está APAGADA. No puede estar encendida y apagada al
mismo tiempo. Tampoco el Sol puede ejercer (por razones análogas) su poderosa influencia a través de DOS
SIGNOS simultáneamente.

uk
Cuando el Sol hace vibrar su fuerza a través de Capricornio, la hace vibrar a través de Capricornio. En el
momento cósmico exquisitamente cronometrado (que en realidad se puede cronometrar en la Tierra en un
lapso de minutos, utilizando los actuales medios astronómico-matemáticos), en ese momento en que el Sol
«entra» en el signo de Acuario, pasa a irradiar sus poderosas vibraciones a través de Acuario, y ya no a través
del signo de Capricornio. Y punto final. La luz no puede estar encendida y apagada al mismo tiempo. El Sol
no puede estar imprimiendo al mismo tiempo las características de Capricornio y Acuario. Esto es imposible,
tanto desde el punto de vista cósmico como desde el astrológico. La racionalización de la «órbita de
influencia» utilizada por los astrólogos que hacen hincapié en los rasgos «combinados del día cúspide» no se
aplica en relación con el signo solar. Sí se aplica en relación con muchas otras fases y facetas de la astrología
(incluyendo la actual «órbita de influencia» de la era de Acuario) tales como los aspectos, etcétera, etcétera.
Pero NO en el caso de un signo solar.

En cuanto a la «Astrología 13», la humorada del astrónomo contra la santidad y validez de la astrología, no
an
hagáis caso de ella. Por razones que no puedo detallar aquí por falta de espacio, este concepto de los «trece
signos solares», con todas sus connotaciones, es completamente falaz. Os ofrezco la prueba última de ello,
mitad en serio y mitad en broma. La Astrología 13 convertiría a la autora de este libro en un signo solar Piscis
en lugar de un Aries. Todos mis amigos y parientes Os dirán que la hipótesis en virtud de la cual yo sería
Piscis es tan falaz que termina por ser hilarante. Tampoco Nelson Rockefeller es un Géminis (en lo cual lo
convertiría la Astrología 13) sino un Cangrejo de Cáncer hasta sus últimas consecuencias. Tampoco Billy
Graham es un Libra (en lo cual lo convertiría la Astrología 13) sino un Águila de Escorpión hasta sus últimas
consecuencias. Y esto es ESTO, queridos amigos y estudiosos de la astrología. ¡Lo dice un Carnero testarudo
(y no un Piscis discreto y afable)! Amén. Os exhorto a no permitir que esta deliberada semilla de confusión,
plantada por los astrónomos que desean enlodar la cuestión astrológica, crezca hasta convertirse en uno de los
inmensos baobabs de tinieblas y falsedad negativa de los que nos habla el Principito.
M

33 
 
Períodos natales de los signos solares
ARIES 20 de marzo al 20 de abril
TAURO 20 de abril al 21 de mayo
GÉMINIS 21 de mayo al 21 de junio
CÁNCER 21 de junio al 22 de julio
LEO 22 de julio al 23 de agosto
VIRGO 23 de agosto al 23 de septiembre
LIBRA 23 de septiembre al 23 de octubre
ESCORPIÓN 23 de octubre al 22 de noviembre
22 de noviembre al 21 de
SAGITARIO
diciembre

i
CAPRICORNIO 21 de diciembre al 20 de enero
22 de noviembre al 21 de
ACUARIO diciembre 21 de diciembre al 20 de

uk
enero
20 de enero al 19 de febrero 19 de
PISCIS
febrero al 20 de marzo

   
an
M

34 
 
i
Combinaciones

uk de los signos del amor


an
M

35 
 
ARIES SAGITARIO
Fuego - Cardinal - Positivo Regido por Júpiter

Regido por Marte Fuego Mutable – Positivo


-

Símbolo: el Carnero Símbolos: el Arquero y el Centauro

i
Fuerzas diurnas Masculino
- Fuerzas diurnas – Masculino

uk
La relación ARIES-SAGITARIO

...pero quizá la mayor de todas las aventuras consistió en que se


acostaron con varias horas de retraso. Esto los envaneció tanto que recurrieron a varias
estratagemas para acostarse cada vez más tarde, como por ejemplo, pedir vendajes...

A ambos signos solares les gusta acostarse tarde. Temen perderse algo. Por eso son tan renuentes a irse
an
temprano a la cama, a retirarse temprano de las fiestas... o a pasar de largo junto a dos desconocidos que
pelean en la calle. Los amigos bien inspirados aconsejan constantemente a los Carneros y los Arqueros: «No
te entrometas. Ocúpate de tus cosas. No es nada de tu incumbencia. Es una causa perdida». Esta última
advertencia ha sido una metedura de pata. Estos dos caminarían mil kilómetros en aras de cualquier causa, y
si se trata de una causa perdida, sencillamente no soportan quedarse a la expectativa sin tratar de salvarla. El
hecho de que no sea de su incumbencia sólo la hace más tentadora, porque ambos signos están imbuidos de
una dosis excesiva de curiosidad, así como de la certidumbre de que lo saben todo.

En cuanto a «pedir vendajes», Aries y Sagitario son también los más propensos del Zodiaco a los
accidentes (Acuario los sigue de cerca). Por motivos obvios. No sólo en razón de los rasgos que acabo de
mencionar, sino también porque los hombres y mujeres Aries siempre meten los cuernos en lugares que los
M

ángeles temen pisar... incluso de puntillas. Los Sagitario (simbolizados por el Centauro, con el arco y la
flecha) nacen, todos ellos, por naturaleza, un poco torpes. No resulta fácil equilibrar un cuerpo que es mitad
hombre y mitad caballo. Tampoco es fácil equilibrar una personalidad que es mitad filósofo y mitad payaso.

Aries y Sagitario se llevan bastante bien casi siempre, porque tienen mucho en común: por ejemplo, su
notable cúmulo de idealismo. Nadie es más idealista que el ingenuo Carnero, con su fe infantil en el efecto
mágico del deseo, excepto los Arqueros, que apuntan sus flechas en dirección a alguna galaxia que no ven
los hombres y mujeres mortales.
Por supuesto, hoy, cuando individuos menos idealistas envenenan la Tierra y su atmósfera, las flechas de
Júpiter pueden quedarse atascadas en una masa de contaminación sólida antes de atravesar una nube baja.
Los Carneros y los Arqueros no son los únicos con buenas intenciones, pero generalmente están tan
ocupados, sobre todo en equipo, propugnando sus ideas utópicas (y corriendo a menudo en círculos
concéntricos), que no tienen tiempo para dejarse descarriar por la ambición personal o política.
Otro elemento que Aries y Sagitario tienen en común es su afición a los debates acalorados. Sólo Libra
disfruta más que ellos cuando inicia una discusión. Pero al lógico Libra lo mueve el deseo de ser equitativo y
de que se haga justicia. Los Carneros y los Arqueros, en cambio, son orgánicamente incapaces de eludir un

36 
 
desafío verbal, pero por otras razones. Los Aries discuten porque alguien se ha atrevido a decirles que están
equivocados, cuando los Carneros saben que siempre son infalibles. Los Sagitario discuten porque se miente,
y si hay algo que un Arquero no tolera es oír cómo deforman la verdad.

Un excelente ejemplo lo encontramos en la fábula sobre las ropas nuevas del Emperador. Allí estaban todos
esos súbditos a los que les habían lavado el cerebro, millares de individuos crédulos, alineados a la vera del
camino y aclamando al Emperador loco que se paseaba en su carruaje... totalmente desnudo. Como era su
líder, y por tanto no podía hacer nada incorrecto, lo veían ataviado con lujosos rasos y terciopelos, irradiando
destellos de piedras preciosas. «¡Mirad qué bellas son las ropas del Emperador!»
Es imposible conjeturar lo que le habría ocurrido a aquel reino mítico, si una criatura (que sólo pudo
haber sido una niñita Virgo con la Luna en Sagitario, o un joven Arquero con la Luna en Virgo), no hubiera
disparado una flecha de veracidad en dirección a la muchedumbre, gritando (en lenguaje moderno): «¡Caray!
¡El tío está en pelota viva!». No recuerdo qué le sucedió al crío de la fábula, pero espero que los guardias del

i
Emperador no lo hayan prendido para interrogarlo. Los guardias lo habrían pasado mal.
Cualquiera que tenga un amigo Sagitario se ha visto sujeto a una cierta dosis de cirugía verbal. Este
cachorrillo juguetón y cordial se te acerca en la calle, te da una palmada en la espalda y te espeta: «¡Hola,

uk
cómo estás! Cuánto me alegro de volver a verte, pero casi no te reconocí. ¡Si pareces un esqueleto!». A esto
lo sigue la habitual petición de disculpas de Sagitario por la descortesía, porque estos invitados tienen básica-
mente buen corazón, y sólo unos pocos Arqueros subdesarrollados te ofenderían deliberadamente. «Oh, no,
he vuelto a meter la pata. Probablemente no te gusta que te digan que estás flaco, ¿verdad?»
O la escena puede ser ésta otra: «¿Cómo marchan las cosas, viejo? Escucha, me enteré de que te echaron
del empleo porque empinabas demasiado el codo. No tienes por qué avergonzarte de ello. Piensa en el
presidente Andrew Johnson. Era un curda y a él también quisieron mandarlo a freír espárragos. ¿Nunca se te
ocurrió buscar trabajo como catador de vino? ¡Esa sí que es una carrera en la que podrías progresar! Oye, ¿por
qué no vienes a visitarnos esta noche con esa mujer casada con la que te liaste? No te preocupes, le diré a mi
esposa que esconda el licor. Ya sabes lo que dijo San Patricio. Dios inventó el whisky para evitar que los
irlandeses gobernaran el mundo».

David Susskind, productor y personalidad de la TV, es un doble Sagitario. (Signo solar y ascendente
an
Sagitario.) Quizá pescasteis su programa de televisión la noche de la famosa entrevista entre el «cordial
cachorrillo» Susskind y el ampuloso Carnero ruso Nikita Jruschov, que se desarrollaba bastante bien hasta
que David miró fijamente al Premier Jruschov en los ojos y le espetó algo así como: «¿Por qué su país es tan
falaz y por qué sus funcionarios mienten tanto?» ¿Qué os parece esta manera de calentar una guerra fría?
¡Bing! ¡Bang! Tal como contaron los periódicos al día siguiente, y tal como lo vieron incluso los propietarios
de televisores en blanco y negro, la cara del Aries Jruschov viró al rojo colérico, y sus facciones se parecieron
mucho a un cumulonimbo a punto de trocarse en tormenta.

Normalmente, Aries admira y defiende la veracidad de Sagitario, porque los Carneros también se jactan de
decir la verdad. Pero no toleran oír las verdades que les conciernen a ellos. Ésta es una marcada diferencia
entre Aries y Sagitario. El Arquero es casi tan despiadado cuando se denigra a sí mismo como cuando denigra
M

a los demás. El Carnero es el paladín de la verdad sólo hasta que ésta empieza a dolerle o a tocarlo de cerca.
Los Aries no se caracterizan por su tendencia a reconocer o aceptar fácilmente sus debilidades y defectos.
Aunque Sagitario dispara la mayoría de sus flechas de buena fe, sin auténtica malicia, de cuando en
cuando un Centauro poco evolucionado y esclarecido le asestará a un Carnero un comentario cortante y cruel
totalmente ajeno a la verdad, e inspirado sólo por el deseo de hacer daño. (Todos los rasgos de los doce signos
solares se pueden expresar, a veces, a través de su polo negativo.) Si bien es posible que este Sagitario brutal
se salga con la suya en la mayoría de los casos, también descubrirá que no es muy sensato ensañarse con un
Carnero de uno u otro sexo. Le devolverán la flecha, con el ímpetu marciano adicional de la indignación
virtuosa, y si bien aquella no siempre dará inmediatamente en el blanco (Aries no tiene tan buena puntería
como el Arquero), finalmente terminará su flamígera trayectoria en el lugar exacto. Júpiter es un astro de gran
magnitud y poderoso, pero incluso en el cielo se mantiene a saludable distancia del belicoso Marte, regente de
Aries. Si Marte no se defendiera del ataque, echaría a perder su reputación de arrojo, y toda la estructura
astrológica se vendría abajo. Esto jamás sucederá.
Pero ésta es una asociación de vibraciones 5-9, y el rápido arrepentimiento y la franca clemencia que
ambos signos solares son capaces de demostrar cuando han sido torpes o crueles el uno con el otro, suavizará

37 
 
las frecuentes fricciones mutuas. Ni Sagitario ni Aries pueden alimentar su cólera durante mucho tiempo, y
ninguno de los dos signos solares puede prolongar su rencor más allá de la pasión del momento... a menos que
uno de ellos tenga un signo lunar Escorpión. Entonces es posible que recuerden el agravio durante algo más
que unos pocos días. Aun así, el Sol es más poderoso que la Luna, con su ligera influencia, y finalmente las
idiosincrasias solares del Carnero y el Centauro restaurarán la armonía entre ellos.
Muchas carreras y actividades atraen al Sagitario andariego e inquieto, desde los safaris por la jungla hasta
los garitos o la Bolsa, que es el mayor de los garitos; desde la cría de caballos o el adiestramiento de perros
hasta la religión; desde la medicina y el derecho hasta la educación superior... todo ello mientras el Arquero
disponga de libertad para ir de un lado a otro, para hablar, para correr riesgos y para encontrar emociones.

Al gregario Aries también lo atraen muchas carreras y actividades. Elegid una profesión, y el Carnero se
complacerá en seguirla para claros el gusto. No son selectivos, mientras puedan mandar. Aries es un signo
cardinal de liderazgo. Sagitario es un signo mutable, y menos propenso a buscar la autoridad. Intuitivamente,

i
el Arquero sabe que el jefe está atado al escritorio, que a menudo no puede tornarse tantas vacaciones como
sus empleados... ¡y a Sagitario le encantan las vacaciones! En realidad, ambos prefieren ser sus propios jefes,
y gravitan hacia las ocupaciones o profesiones en las que nadie les dice lo que deben hacer, ni cuándo deben
hacerlo.

uk
Aunque el Carnero y el Arquero son esencialmente extrovertidos, nacidos ambos bajo las fuerzas diurnas
positivas, masculinas, conoceréis más Arqueros lacónicos que Carneros lacónicos. Quizás esto se debe a que
los Sagitario más aficionados a la filosofía han descubierto por las malas —y digo por las malas--- que
aprendes más cuando escuchas que cuando hablas. Al fin y al cabo. Júpiter gobierna la educación superior
(entre otras cosas), y es muy natural que el individuo regido por Júpiter se aficione gradualmente a educarse
a sí mismo. Los Arqueros son intuitivos por naturaleza, e «in-tuición» significa «enseñar desde dentro».
Para entender la diferencia básica entre Sagitario y Aries es necesario entender las diferencias entre los
dos planetas que los rigen: Júpiter y Marte. Estas dos personas son tan semejantes, por fuera, que puede
resultar difícil descubrir las diferencias, pero las hay.
Júpiter influye sobre el hombre, niño, mujer, muchacho o chica Sagitario, y lo induce a ser expansivo (a
menudo a exagerar las experiencias y los sentimientos, pero rara vez los hechos), a ser brutalmente sincero y
muy propenso a la experimentación, en todas las áreas de la vida. La vibración de Júpiter también genera en
an
el Sagitario una intensa pasión por los viajes y dota a los Arqueros de chispazos ocasionales de visión
profética. El Arquero, simbolizado por el Centauro, que es mitad caballo y mitad hombre, disfruta de una
mayor confianza y seguridad personal que el Carnero (poco importa la temeridad superficial de Aries)
porque Sagitario contiene la experiencia total del ser humano y la bestia.
Marte influye sobre el hombre, niño, mujer, muchacho o chica Aries, y lo induce a ser enérgico y franco
en todo, a defenderse ferozmente si lo atacan, y a ser muy valeroso en casos de emergencia o crisis. El ariano
necesita esta defensa que procede de la vibración de Marte, porque a Aries lo simboliza el recién nacido, y al
igual que el recién nacido humano, Aries moriría, literalmente, sin afecto y cuidados, si no lo protegiera
Marte.
Aunque Aries no es tan sabiamente profético como Sagitario, ve sin embargo el meollo de todas las
cosas, porque está dotado de una combinación entre la visión penetrante de Marte y la inocencia e
ingenuidad del recién nacido, que es la sabiduría más pura que existe. La diferencia más vital entre estos dos
M

reside, empero, en el hecho de que el Carnero es mucho más vulnerable a la crueldad y la dejadez. Además,
la intención de Aries siempre está desprovista de malicia, porque Aries, como el recién nacido, sólo entiende,
esencialmente, la bondad... mientras que Sagitario ha vivido tanto (desde el punto de vista del alma) que ha
desarrollado más cinismo y más actitudes mundanas.
En Sagitario encontramos un gran idealismo y una gran perseverancia, pero casi nunca la inocencia.
Sagitario ha aprendido a pensar, a usar el intelecto, a profetizar y a filosofar. Aries no comprende ningún
camino a la felicidad que no sea el de la reacción emocional instintiva del recién nacido ante el amor y la
bondad. Sólo la encarnizada protección de Marte impide que el Carnero esté totalmente inerme en manos de
los más fuertes. ¿No es verdad que nuestros Co-Creadores fueron sabios cuando resolvieron conservar el
orden del plan kármico mediante la astrología, para garantizar que el leal guerrero (y amante de Venus)
Marte, velara sobre el recién nacido de la rueda kármica y lo protegiera?

Ésta es la configuración de signos solares 5-9, agraciada por los dioses, merced a la cual es relativamente fácil
lograr la compatibilidad entre el Carnero y el Arquero. Tanto los raros arianos y sagitarios introvertidos, como
los más comunes y típicos extrovertidos, se sienten mucho más felices cuando están mental y físicamente

38 
 
activos, aprendiendo. Como los proverbiales profetas, a menudo Sagitario prospera mucho más cuando está
lejos de su tierra natal, y disfruta viajando para llegar a los nuevos horizontes (sin sentir mucha nostalgia por
las «raíces» que dejó atrás). Aries siente que el recuerdo de la «seguridad» que dejó atrás tironea
dolorosamente de su corazón, pero a pesar de ello se suma valerosamente al Arquero, y trata de marchar a la
par del Centauro, que galopa más deprisa. Cuando el Carnero se une al Sagitario y viajan juntos, la expedición
puede ser un poco bulliciosa, pero nunca aburrida, y se defenderán enérgicamente el uno al otro de los
malvados que los amenazan. No obstante sus frecuentes reyertas, el insaciable idealismo de Sagitario
fomentará permanentemente el afecto espontáneo y la desusada compasión de Aries... así como el Arquero se
sentirá permanentemente conmovido por la ingenuidad y la honestidad de Aries, seguro de que puede fiarse
de que éste nunca será hipócrita ni desleal. Cuando se haya despejado todo el humo, estos dos seguirán
plantados allí, sonriéndose recíprocamente de todo corazón. Se podría decir que el Carnero y el Arquero son
combustibles, pero compatibles.

i
Mujer ARIES Hombre SAGITARIO

uk
El pájaro Nunca comprendió enseguida qué era lo que él se proponía, y chilló...

Para enfrentar cruda y candorosamente una verdad astrológica, como les gusta a los Arqueros, hay que decir
que el hombre Sagitario es mucho más propenso que cualquier otro (con la excepción del Géminis) a ser infiel
de alguna manera, si no físicamente entonces mentalmente, con flirteos inofensivos.
Naturalmente, ésta es una generalización que no se aplica a todos los casos, a todos los Centauros. Pero sí
se aplica con suficiente frecuencia como para hacer que la relación amorosa entre una chica Carnero y un
Arquero aunque sólo sea «ligeramente» promiscuo, resulte tan divertida como saltar a la comba en sandalias,
con una ristra de cohetes atada a los talones. El hombre que piense que sería estimulante jugar a ese tipo de
ruleta rusa romántica con una mujer Aries, estaría más seguro si concurriera con la presidenta de la Liga de
an
Moralidad a una asamblea del movimiento de liberación gay. Si tropezáis con una chica regida por Marte que
alega que no experimenta ni una pizca de celos cuando su hombre se muestra amable con otras mujeres, y
ellas con él, pensad que miente (porque tiene a Marte o Mercurio «mal aspectado» en su carta natal) o que es
adoptada y sus padres no le confesaron su verdadera fecha de nacimiento. Podéis apostar a ello, y ganaréis. Os
lo garantiza la astrología.
Por supuesto, siempre existe la posibilidad de que no esté enamorada del hombre que no le inspira celos
(los celos de todo tipo no son más que un arraigado temor al rechazo) y de que sencillamente no le importe. El
hielo de Aries. En verdad, éste es un excelente barómetro para medir los sentimientos de la chica. Si reacciona
con indiferencia o displicencia ante los flirteos de su amante o marido, ya no lo quiere, y no tardará en
decírselo. Éste es el primer síntoma de la insatisfacción romántica de Marte, y no llegará a transcurrir
demasiado tiempo entre la aparición de dicho síntoma y la despedida final de esta mujer.
M

Aries y Sagitario son signos de Fuego, y el fuego atrae al fuego próximo, simplemente mediante una
chispa que salta de una llama a otra, a veces atravesando una distancia de muchos metros, para no hablar del
ancho de una habitación. Por consiguiente, el hombre Sagitario se sentirá atraído hacia la mujer Aries casi
desde el primer encuentro, ya sea para entablar un romance o una amistad. Puesto que influye sobre ellos la
configuración de signos solares 5-9, sus Soles natales tienen aspecto trígono, y, para decirlo con una palabra,
ellos simpatizan. Tal vez sea mejor que él busque la amistad, en lugar del romance, si aún no está preparado
para sentar la cabeza y hacerse monógamo. Es posible que él haya disfrutado con la escena de la película
norteamericana Bob and Carol and Ted and Atice en que aparecían los cuatro en la cama, y que lo haya
aceptado todo con buen talante y riéndose... pero ella es la que al proyectarse esa imagen salió del cine y le
arrojó sus palomitas de maíz en la cara al acomodador. (Como he dicho en otro pasaje de este libro, la cólera
de Aries nunca hace discriminaciones.)
Lo que se puede decir en defensa del Arquero típico de sexo masculino es que, si siente la tentación de
sucumbir a los encantos de un nuevo amor, suele ser tan propenso como la mujer Aries a confesarlo casi
inmediatamente. Básicamente, el hombre regido por Júpiter es sincero y veraz. Ninguno de los dos engañará
al otro durante mucho tiempo. Claro que cuando se trate de una chica Aries, él saldrá ganando si no es tan
veraz. No debe sentirse obligado a enumerarle todos los guiños que le hacen las mujeres voraces que abundan

39 
 
en estos tiempos, en razón de los múltiples estímulos que las inducen continuamente a asegurarse de que no se
privan de su cuota de aventuras sexuales, en un juego que no tiene más reglas que las de la variación. La
fantasía de la mujer regida por Marte le suministra más que suficientes imágenes de infidelidad, sin necesidad
de sumar a los sentimientos de ella, y a la relación de ambos, la carga adicional de unos guiños sin
importancia.
Parece raro que una chica aparentemente tan segura de sí misma, tan demostrativamente independiente,
sea tan vulnerable desde el punto de vista emocional. Pero lo es, y su miedo interior a ser maltratada o
engañada en el amor la hace sufrir mucho. Aries es un signo masculino, y por ello la chica Carnero nunca está
totalmente segura de su feminidad. Esto le hace pensar que incluso las mujeres que son netamente menos
inteligentes y atractivas que ella le resultan sin embargo más deseables al hombre que ama, aunque sólo sea
por sus modales exteriormente femeninos. Esta incertidumbre puede generar una tortura interior
indescriptible. Pero, infortunadamente, a menudo sus estallidos de celos despertarán poca comprensión o
compasión auténticas en el Arquero, que valora mucho la libertad personal y la confianza mutua entre dos
personas que se aman.

i
Esta actitud es muy correcta, pero si él no se reeduca para ser un poco más afable con la naturaleza básica
de esta mujer, y para tratar de abordar los temores ocultos de ella con más tierna consideración, accediendo a
discutir las cosas de vez en cuando y a tranquilizarla, la perderá más rápidamente de lo que la encontró. Y

uk
probablemente el vacío que ella le dejará en el corazón no será tan fácil de llenar como él supone. Cuando un
hombre y una mujer cuyos Soles natales están en aspecto trígono, y que se amaban sinceramente, se separan,
siempre se produce por ambas partes una terrible sensación de soledad. Si el sentimiento que interpretaban
como amor era sólo amistad, y ellos lo habían definido equivocadamente desde el principio, la separación será
menos dolorosa... e incluso es posible que más adelante vuelvan a ser amigos. Pero no si se amaban
entrañablemente. Entonces el dolor será demasiado grande para transmutar el antiguo afecto en una amistad
informal.

Si logran llegar a un acuerdo de confianza mutua desde el principio, la chica Aries tiene muchas
probabilidades de entablar una relación de armonía emocional con el hombre Sagitario, y viceversa. Muchos
Arqueros son estables y fiables en el plano sexual, y cuando lo son, el amor entre los dos puede resultar
eternamente excitante y siempre estimulante... emociones éstas que, paradójicamente, llevan la paz y la
satisfacción al corazón de quienes han nacido bajo signos de Fuego. Es que veréis, no todos alcanzan de la
an
misma manera la paz y la satisfacción interiores.
Estos dos amantes son optimistas, francos, afectuosos y cordiales. También son visionarios, pero las
visiones de él son más prácticas, porque Sagitario, a diferencia de Aries, tiene la virtud profética de prever el
desenlace de sus sueños desde el principio, así como la honestidad necesaria para separarlos de las simples
fantasías, fundadas sobre desvaríos. Aunque ambos son expertos en construir castillos en el aire, a los de él
casi nunca les falta argamasa.
Cuando este hombre y esta mujer se enamoran, la fusión del entusiasmo marciano de ella y la temeridad
jupiteriana de él les suministran un reaseguro contra el aburrimiento. El amor entre dos personas que
comparten un entusiasmo recíproco por las nuevas ideas, y una eterna juventud espiritual, pocas veces se
enfría. Probablemente incluso votarán igual, porque es muy raro el Carnero o el Arquero que no sustenta ideas
políticas liberales. Desde luego, hay algunos conservadores nacidos bajo ambos signos, aunque es probable
M

que sea el Sagitario y no el Aries el que se inclina ligeramente hacia la derecha. Aun así, los escasos Sagitario
conservadores actuarán movidos por el idealismo político. Puesto que ambos son muy sensibles a los
problemas candentes del momento, este factor contribuirá más de lo imaginable a reforzar su compatibilidad.
Es justo advertirle a la chica Aries que el hombre Sagitario es más proclive que el de cualquier otro signo
solar, con excepción de Virgo y Acuario, a quedarse soltero. Su naturaleza afectuosa, impulsiva (muy
semejante a la de ella), le permite entablar un romance fácilmente, y es posible que la fuerza marciana de ella
lo impulse a contraer un compromiso que no está dispuesto a cumplir. Como la mayoría de los Arqueros se
niegan a mentir en el altar, no es extraño que los hombres de este signo solar rompan sus compromisos y
desaparezcan a la hora de la boda. No son crueles... sólo sinceros. Conozco a un hombre Sagitario que desde
hace muchos años —tantos que ambos han perdido la cuenta— le promete a una viuda encantadora que se
casará con ella. La viuda sigue esperando, con la tenacidad de Cáncer. Si fuera Aries, le diría que se vaya a
hacer puñetas a otra parte, le echaría llave a la puerta y cambiaría su número, de teléfono. A menudo una
medida intempestiva de esta naturaleza le abre los ojos al Arquero, si ama realmente a la mujer. Si no, la
única culpable es ella. Probablemente él nunca le dijo concretamente que la amaba. En general los hombres
Sagitario tienen la precaución de no decir «Te amo» si no lo sienten, y poseen un rico arsenal de frases
evasivas para zafarse del aprieto sin despertar sospechas. He aquí un par de ellas que todo Arquero varón con

40 
 
sangre en las venas ha utilizado, en un momento u otro. Prestad atención a las palabras exactas.

MUJER: Cariño, ¿tú me amas, no es cierto?


ARQUERO: (agraviado y colérico): ¿Cómo puedes formularme una pregunta tan ridícula? ¿Aún no
conoces mis sentimientos?

(o quizás...)

MUJER: ¿Me amas realmente? ¿Realmente?


ARQUERO: ¿Y tú qué piensas, tesoro? No entiendo cómo puedes preguntártelo. (Inmediatamente la cubre
de besos apasionados.)

Más tarde, ella lo acusará de una ruptura emocional de compromiso, pero no lo ha escuchado
atentamente. Él no le ha mentido. Los Sagitario no mienten jamás. ¿Lo sabíais?

i
Normalmente, este hombre no es de tipo doméstico. Observad cómo trata a su propia familia...
displicentemente. Y cómo ama a sus propios parientes... desde lejos. Pero la chica Carnero tampoco está
atada al hogar, así que no le molestarán sus vagabundeos, siempre que la lleve consigo. Si ella le da mucha

uk
autonomía de movimiento y le informa que también cree en la libertad personal, el Arquero puede
convertirse en un compañero generoso y estimulante, dentro y fuera del matrimonio. Ella deberá aprender a
amar a los animales, porque más tarde o más temprano este hombre traerá a casa un perro o un caballo, o
algo por el estilo. Si viven en un apartamento pequeño, esperemos que sea un perro.
Es posible que él pase mucho tiempo en los establos, en los bosques, caminando o haciendo camping,
dedicándose a los deportes como participante o espectador, o dedicándose al teatro como intérprete o
espectador. El Arquero de vocación más intelectual sustituirá la naturaleza, los deportes o el teatro por los
libros y la filosofía, pero sus gustos se encauzarán a menudo fuera del hogar. Esto no significa que no la ame,
y la chica Aries así debe comprenderlo, si desea conservarlo definitivamente.

Su acomodamiento sexual es casi automático. Ambos son inmensamente afectuosos y nunca les falta
apasionamiento, porque ambos son signos de Fuego. Es posible que la actitud de él respecto del amor físico
an
sea un poco más informal y displicente que la de ella, y no tan vehemente, pero no será menos sincera, y de
ningún modo menos idealista. Ambos son capaces de suministrar una respuesta cálida, merced a lo cual sus
intimidades pueden ser maravillosamente satisfactorias, aunque quizá no estén totalmente libres de egoísmo
sexual (una de las causas más comunes de la desavenencia sexual). Tal vez ambos deban aprender que la
auténtica dicha emana de la necesidad interior de amar, no de ser amado. La lección no será demasiado difícil
de asimilar, porque la generosidad está muy arraigada en sus respectivas idiosincrasias. Como también
armonizan mental y emocionalmente. la relación física entre ambos puede ser ideal en todos los sentidos
(siempre que no interfieran los celos ni la infidelidad).
Ella se disgustará cuando él formule ocasionalmente promesas que no puede cumplir, porque a menudo
los Arqueros estiran impulsivamente los brazos hasta donde éstos no llegan. Es posible que ella prorrumpa
en un llanto colérico cuando él deje escapar negligentemente una verdad desagradable, sin preocuparse por
sus sentimientos susceptibles. Y también es posible que a ella la fastidien los torpes y a menudo inoportunos
M

esfuerzos de él por hacerse el chistoso. Como sabéis, los Sagitario son medio payasos, y las bromas de los
payasos nunca son sutiles. A ella le ha tocado en suerte un bufón, así que, ¿por qué no aceptar sus cacahuetes
y sus copos de azúcar, y por qué no reírse y disfrutarlo? Aunque es posible que de vez en cuando a él lo
exasperen las tentativas de ella encaminadas a privarlo de su libertad y a quitarle su tiempo, la admirará por
su mente brillante y respetará su independencia.
En cuanto a la posibilidad de que la tendencia jupiteriana a la promiscuidad despierte los celos marcianos
de ella, no olvidéis que el Arquero tiene un marcado sentido del honor y de la integridad personal. El
comportamiento del Sagitario estará a la altura de las expectativas y de la confianza depositadas en él. Existe
una antigua fórmula metafísica, que obra milagros por su naturaleza mágica. Una vez, un amigo mío, Hank
Fort, escribió una canción cuya letra resume esta Ley Universal infalible.
Dice, en parte:

dar hace dar - codiciar hace codiciar flor hace flor - y


maleza hace maleza limpio hace limpio - polvo hace polvo
dudar hace dudar y confiar hace confiar

41 
 
La mujer Aries enamorada de un Arquero que repita una y otra vez el último verso cuando su corazón esté
atribulado, descubrirá que se trata realmente de un mantra milagroso que le dará más motivos para regocijarse
que para llorar. Porque la verdad hace la verdad, sabéis... y la mentira hace la mentira.

Hombre ARIES Mujer SAGITARIO

...y entonces Peter se apoderó de ella y empezó a arrastrarla hacia la ventana.


—;Suéltame! —le ordenó ella...
Por supuesto a él le encantó que se lo pidiera.

i
Una chica Sagitario que se siente atraída por un hombre Aries no hace más que obedecer a su instinto natural.
Admira el coraje, anhela la excitación, le gusta divertirse... y ciertamente el Carnero no es un tipo estático.

uk
Claro que a veces es un poco autoritario, y que tiende a empecinarse en salirse con la suya. Pero es
eternamente un romántico sentimental, y esto es lo que ella busca, aunque a veces no tome conciencia de su
propio objetivo hasta que alguien se lo haga notar. Sin embargo, una vez que toma conciencia, acumulará
muchas cicatrices al buscarlo donde no debe y como no debe. Pero las ocultará, a menudo con una máscara de
payaso. Sagitario siempre hace un chiste cuando lesionan el idealismo de Júpiter. Se trata de un mecanismo de
defensa. Esta mujer necesita desesperadamente el romance, porque sólo el romance puede aplacar su cinismo
instintivo. Nació un poco escéptica, y frecuentemente sus incursiones en el amor no hacen nada para mitigar
este escepticismo. En cambio, lo estimulan... junto con su ingenio.
El hombre Aries común no es demasiado sensible (a menos que su Luna esté en un signo de Agua, o que
su carta natal contenga un Neptuno en aspecto excepcionalmente favorable), y por consiguiente tampoco es
muy perspicaz a la hora de analizar la naturaleza humana. Se conforma más o menos con las apariencias, y
por tanto le resulta difícil imaginar que ella tiene sed de romance cuando la ve aparecer como una caricatura
an
hilarante, con una risa cínica, armada con un ejemplar del libro Sexual Revolution de Kate Millett, y
desafiándolo para que la posea. O cuando ella luce alguna otra de sus máscaras teatrales que la disfrazan de
cachorrillo travieso y retozón... o de solterona tímida y retraída.
Interiormente, la chica Sagitario anhela encontrar a un hombre inteligente, honesto, que la estreche entre
sus cálidos brazos y la proteja eternamente... de sí misma. Antes de poder actuar así, el Carnero tendrá que
quitarle delicadamente los afeites y comunicarle enérgicamente que la comedia musical ha concluido. Ella
protestará, porque adora el teatro y porque también comparte el temor de Cenicienta al toque de queda de la
medianoche, cuando su carroza se trocará en una calabaza. Sin embargo, habrá que hacerlo. La joven Arquera
es mucho más dócil cuando está sentada en una calabaza, descalza y humilde, que cuando revolotea por el
salón de baile, coqueteando y desafiando a un hombre. Una vez doblegada y debidamente subyugada (lo cual
es más o menos tan fácil de lograr cómo adelantarse a un caballo de carrera montando en una tortuga), puede
ser la mujer más dulce del mundo. Pero el hombre Aries necesitará una tortuga veloz para alcanzar a la
M

potranca Sagitario.

Él podrá conformarse pensando que esta chica no sólo es ligeramente torpe en el aspecto físico (no
obstante su andar y su porte elegantes), sino que también lo es en el aspecto emocional. Tropezará más tarde o
más temprano. Entonces podrá recogerla en sus brazos cálidos, comprensivos, y podrá colocarla en la
calabaza y enseñarle las verdades de la vida, a saber, que él es hombre y ella es mujer. (Ya sabéis que
Sagitario es un signo masculino.) Posiblemente esto le resultará más difícil que domar a la mujer ariana,
porque lá Arquera, que es mitad caballo, puede correr más deprisa que el Carnero. Si consigue convencerla de
que puede confiar en el hecho de que él la amará cabalmente (a diferencia de esos hipócritas falaces que le
destrozaron el corazón), ella lo recompensará suministrándole libertad, una conversación estimulante, una
amistad leal, afecto, humor, ternura y generosidad. Todo lo cual ciertamente vale un poco de esfuerzo en el
punto de partida.
Inicialmente, el Carnero se sentirá indignado por la crudeza del lenguaje de ella y por la falta de
consideración con que trata su delicado ego masculino. Tampoco lo complacerá la pura suerte con que ella
gana todas las partidas de Monopoly al coger intuitivamente los terrenos más valiosos, ni la forma en que lo
pone en ridículo con su franqueza delante de sus amigos. Los hombres Aries están resueltos a defender a

42 
 
cualquier precio su superioridad masculina, su independencia y su libertad personal. Si le resulta difícil
hacérselo entender a ella, podrá recurrir sucintamente a la historia. «Nena, ¿sabes quién redactó la afirmación
de libertad más formidable que ha conocido el mundo... ¿la Declaración de Independencia de los Estados
Unidos? Un Carnero varón, llamado Thomas Jefferson. ¿Qué otro hombre podría haber firmado un ejemplo
tan glorioso de independencia, sino un Aries?» Es posible que esto la impresione.
Desde luego, esta misma lección de historia podrá enseñarle a ella otras cosas, como la falta de humildad
que caracteriza a Marte. Thomas Jefferson también escribió su propio epitafio, un ejemplo típico de modestia
ariana: Aquí yace Thomas Jefferson, Autor de la Declaración de la Independencia, Autor de la Ley de
Libertad Religiosa de Virginia, y Fundador de la Universidad de Virginia. No necesitó mencionar que había
sido Presidente. Esto ya figuraba en otro lugar de su lápida, por tradición. Así Tom pudo permitirse el lujo de
excluir modestamente dicho cargo del homenaje a sus logros, redactado por él mismo. Como todos los Aries,
Thomas Jefferson fue un radical, un promotor de nuevas ideas, un vehemente enamorado de la
independencia... y ciertamente un hombre que no se destacó por su recato.
¿Pero por qué habría de ser recatado? Al fin y al cabo postuló, desarrolló y manifestó todas aquellas

i
iniciativas, con su entusiasmo y coraje. ¿Por qué habría de ocultar su brillo tras un cúmulo de falsa humildad?
En el territorio del ego, no se generará mucha tensión entre el hombre Aries y su mujer Sagitario. Bueno,
quizás un poco, pero no mucha. En su condición de signo cardinal, él no puede evitar que lo guíen los

uk
instintos. En su condición de signo mutable, ella no es consumida por el ego o la personalidad. Preferirá
mantenerlo oculto si le impide viajar mentalmente, o geográficamente. Los signos mutables no responden
desmesuradamente a impulsos del ego. (Los otros dos signos mutables son Piscis y Virgo, y estos individuos
casi nunca son egoístas agresivos.) De los tres mutables, Sagitario es quizás el más consciente de su yo, y la
«conciencia de sí» del Arquero pocas veces es exagerada.
El término «consciente de sí» (self-conscious) es confuso y contradictorio. Uno lo interpreta como un
testimonio de humildad o apocamiento... o como un asomo de introversión. ¿No es ésta la imagen que aflora
cuando describen a una persona como «consciente de sí»? Curiosamente, los norteamericanos han deformado
el verdadero sentido del término, al transformarlo en sinónimo de falta de naturalidad, cuando obviamente
significa «consciente-del-yo»... y esto no tiene nada que ver con la humildad, la introversión o esas formas de
conducta pie sofocan la propia personalidad. Sea como fuere, en todo caso, la chica Centauro es un poco más
consciente de sí que sus hermanas mutables de Piscis y Virgo, aunque lo es considerablemente menos .que el
Carnero varón.
an
No todas, pero sí la inmensa mayoría de las mujeres Sagitario prefieren los amigos a las amigas, de modo que
el Carnero celoso tiene muchísimas oportunidades de recordarse a sí mismo que ella sólo es cordial, vivaz y
gregaria pero no infiel. Ella también es más que un poco propensa a ser celosa cuando la provocan, pero ni
remotamente tanto como él. Los malvados monstruitos verdes que se ocultan detrás de la aureola de ella,
cualquiera sea su número, no tendrán muchas oportunidades de mostrarse, porque su amante o marido ariano
también prefiere la compañía masculina. ¿No es ésta una circunstancia afortunada? Otra ventaja. Esta chica
tiene suerte. Quién sabe por qué, sale bien parada de muchos de sus peores desatinos, gracias a la influencia
de su regente, Júpiter, quien la favoreció al nacer, como un hada «padrino» (vaya término interesante), con las
deslumbrantes cualidades de la fe y el optimismo, las cuales, al combinarse, actúan con una fuerza tremenda
para promover la pura «suerte», que no es suerte en absoluto, sino sólo el producto de la ley del magnetismo.
M

Uno atrae lo que imagina, y ella imagina muy a menudo la felicidad.


Aunque su comportamiento social parezca a grandes rasgos informal y poco convencional, recordad que
Júpiter gobierna la comprensión espiritual y la esencia profética de todas las religiones. Esta chica posee una
inocencia interior y una fe conmovedora en los seres humanos (por lo menos la poseía cuando era más joven)
que la colocan frecuentemente en situaciones incómodas, y que la hacen parecer más coqueta de lo que en
realidad es. Todo empieza muy inocentemente.
ARIES: ¿Has pasado toda la noche en la casa que el señor Cromwell tiene en la ciudad sólo porque es tu jefe y
te necesitaba? Claro que te necesitaba, ese viejo sátiro taimado. Y tú tienes la moral de una gata
vagabunda. (Cuando estalla la ira de Marte, los Carneros no se destacan por la prudencia con que eligen
las palabras.)
SAGITARIO: Su perra estaba a punto de parir, y él no pensaba ayudarla. Alguien tenía que echar una mano
a la pobre bestia.
ARIES: Un viejo inmundo que seduce a su secretaria y se la lleva a la cama no es una pobre bestia.
SAGITARIO: Me refería a la perra. El señor Cromwell es un crápula. Se acostó y yo tuve que asistir sola
al parto de los cachorros. Uno nació muerto. Fue muy triste. No paré de llorar en todo el trayecto de

43 
 
regreso, en el taxi.
ARIES: No paraste de llorar... Así que es por eso que tienes el maquillaje corrido. Lo siento, cariño, no
me di cuenta...
SAGITARIO: Eso significaba que no confiabas en mí. No trates de disculparte. Me has llamado gata
vagabunda. El hecho de que utilices a una pobre gata para simbolizar a una prostituta es una prueba
evidente de que tienes un odio psicótico a los animales. Y eso es lo que crees que soy yo: una -prostituta.
Vete.... ¡no quiero volver a verte nunca más!

Unas pocas escenas como ésta, con cambio de nombres, lugares y situaciones, bastarán
para que el Carnero aprenda —en el mejor de los casos antes de perderla— que los celos infundados son algo
que ella no tolerará, porque implican que es deshonesta, y todos los Sagitario tienen una obsesión por la
veracidad y la integridad que en algunos casos equivale a una auténtica neurosis. Preguntádselo a los
psiquiatras. Si ella se hubiera dejado seducir por el señor Cromwell, probablemente se lo habría confesado a

i
Aries con la mayor franqueza, sin omitir ningún detalle escabroso.

En ausencia de esta confesión descarriada, el Carnero debe confiar en ella. Es cierto que, desde el punto de
vista estadístico, las mujeres Sagitario, como las Géminis y Piscis, se sienten tentadas más a menudo que sus

uk
hermanas de otros signos solares por los experimentos de promiscuidad sexual o por los amoríos múltiples,
porque son mutables, y también de naturaleza dual... pero la Arquera no es hipócrita. El hombre Aries podrá
acusarla de cualquier cosa menos de impostura. Esta mujer siempre será veraz consigo misma, y con el
hombre que ama; hasta que deje de amarlo o hasta que él dude injustamente de ella. Incluso entonces, lo más
probable es que rompa la relación colérica y emocionalmente, y no que le sea infiel sólo para castigarlo. (A
menos que ella tenga un signo lunar o un ascendente Escorpión.) Aun aquellas jóvenes Arqueras que tienen
fama de cambiar despreocupadamente de amante se lían, normalmente, en un amorío por vez, y lo que
desencadena semejante conducta es, generalmente, una serie de crueles desengaños sentimentales.
Tanto Sagitario como Aries son igualmente culpables de sus respectivos accesos de soberbia,
autoritarismo y temeridad, que ambos interpretan como virtudes. A los dos también los traba el desprecio por
la cautela, la prudencia y la paciencia, que ambos interpretan como vicios.
an
Una vez que han descubierto que la transacción es el mejor sistema para resolver sus desacuerdos y poner fin
a sus rencillas, pueden lograr un tipo de armonía mental y emocional, para no hablar de la física, a la cual las
parejas que no arriesgan tanto (y que no están guiadas por la vibración 5-9 agraciada-por-la-simpatía-mutua)
jamás podrían aspirar. Su entendimiento sexual debería ser al mismo tiempo estimulante y sedante.... cálido,
imaginativo... y poblado de estrellas fugaces. Siempre que ella recuerde que «el silencio es oro» mientras
hacen el amor y siempre que se abstenga de pinchar la pasión de él en un lugar estratégico con una de sus
flechas verbales de Sagitario. Los momentos de intimidad no son los más indicados para entablar una
conversación vivaz ni para formular observaciones ingenuas. Por lo demás, la forma en que estos dos seres
expresan y comparten el aspecto sexual de su amor puede resultar muy satisfactoria para ambos.
M

Ninguno de estos dos signos solares es tacaño por naturaleza, de modo que el dinero no les creará muchos
problemas, excepto quizá cuando deban resolver dónde y cómo lo obtendrán, después de haberlo gastado
todo. En una competencia encaminada a determinar cuál de los dos es más derrochador, podréis apostar por el
Carnero, dado que la Arquera típica o media marcha normalmente unos pocos (y breves) pasos a la zaga de
Aries cuando se trata de despilfarrar descuidadamente los «verdes». Es posible que la naturaleza general de
ella sea también un poco más pacífica que la de él, aunque no se puede confiar ciegamente en esto, a menos
que ella tenga un ascendente o signo lunar Piscis o Tauro, de manera que será preferible que él no piense que
esto lo salvará cuando intente hacerse el mandón, o cuando denigre sus aptitudes culinarias o domésticas, que
no son el punto fuerte de la Arquera media.
Lo importante, para el hombre Aries, es comprender que esta chica es tan idealista como él cuando se
trata del amor y la vida... y quizás aún más. La popularidad de la Arquera y su comportamiento cordial y
franco con los hombres no modifican la naturaleza de su integridad básica. ¿Acaso la afición de él a la
admiración femenina, inocente e inofensiva, implica infidelidad? No, claro que no. Pocas veces, o nunca. Al
igual que ella, el ariano seguirá siendo fiel al amor hasta que éste se extinga, y si esto ocurre será más
propenso a confesar sus sentimientos que a guardar el secreto. Pero es posible que él tome en consideración el
hecho de que ella también alimenta temores. Muy parecidos a los suyos. Mientras el Aries sea franco con la

44 
 
Sagitario, ésta lo amará de todo corazón, y lo acompañará valerosamente a donde él quiera ir. Es posible que
pierda los estribos y diga cosas que no piensa... pero apenas se dé cuenta de que él está realmente dolorido,
correrá a su lado para restañarle las heridas, ya sean éstas físicas o emocionales, con una ternura y una
delicadeza inesperadas. Entonces las llamas de sus naturalezas asociadas al elemento Fuego volverán a arder
como el primer día.

Bastará que él recuerde que debe ser siempre veraz con ella, que debe mantener vivos en su relación la
fantasía y la excitación, y que no debe hablar precipitadamente, empujado por la cólera. Ella deberá recordar
exactamente lo mismo respecto de él. Estos dos seres se parecen mucho. Orgullosos. Valientes. Generosos.
Impulsivos. Apasionados. Independientes. Idealistas. Y muy, muy vulnerables a la frialdad y el rechazo...
sobre todo en su relación mutua. Una vez que han triunfado definitivamente sobre sus respectivos egoísmos
involuntarios, nada puede separarlos. La fortaleza de su amor es invencible. Marte y Júpiter forman una
combinación colosal.

i
TAURO SAGITARIO

uk
Tierra - Fijo Negativo
- Regido por Júpiter

Regido por Venus (también por el


Fuego Mutable – Positivo
-

planeta Pan-Horus)
Símbolos: el Arquero y el
Símbolo: el Toro
Centauro

Fuerzas nocturnas Femenino


- Fuerzas diurnas – Masculino
an
La relación TAURO-SAGITARIO
porque la procesión debe continuur indefinidamente hasta que una de las partes se
...

detenga o cambie el paso.


M

Los Toros no cambiarán su paso lento, estable, así que le toca a Sagitario dejar de correr un rato, de cuando
en cuando, si es que estos dos han de asentarse alguna vez para sacar partido de las diversas ventajas que
puede suministrarles la vibración de su configuración de signos solares 6-8.
Como el símbolo de los Arqueros es el Centauro, mitad caballo y mitad hombre, su asociación será,
en un cincuenta por ciento, bastante desgarrante. Digo esto porque Sagitario vuela a menudo a países
extranjeros (o sueña con volar a ellos). Casi todos los Arqueros anhelan secretamente convertir los viajes en
un medio de vida, y de una manera u otra la mayoría de ellos se las apañan para conseguirlo. Cuando los
Sagitario se hacen los payasos, o los filósofos alegres, utilizando la parte animal, o posterior, de su
símbolo, el Centauro, los Toros los encuentran muy divertidos. Los Tauro aúllan de risa ante las
bufonadas grotescas de los Arqueros, que tropiezan con las palabras y los pies. Proyectan un halo de ternura
y protección hacia la mitad equina de Sagitario, jovial, bien intencionada, benévola y un poco desmañada.

Pero apenas aflora el lado humano de los Arqueros, Tauro se queda perplejo y fastidiado. Cuando
los Toros ven cómo los Sagitario desempeñan el papel de idealistas serios, que se baten encarnizadamente

45 
 
en los tribunales, en las aulas, en la pantalla de televisión o en una tribuna política, no saben si
aclamarlos... o temerlos.
La entrega total de Júpiter al presente puede comprometer a los Sagitario en una feroz batalla contra el
Sistema, batalla que generalmente chocará con la naturaleza más conservadora de Tauro, y hará que los Toros se
replieguen sorprendidos y se pregunten: «¿Quién es esta extraña criatura, que cabalga como un soñador borracho,
atacando los robustos y sólidos molinos de viento de la sociedad?». Un caballo de carrera desmañado, pero a veces
también garboso, puede resultar muy simpático y apropiado para soltar unas carcajadas, pero un idealista atolondrado
que amenaza con agujerear la trama de la cómoda rutina puede ser francamente peligroso. Tauro no encuentra la
manera de tratar sensatamente con un Sagitario enardecido hasta el colmo de la temeridad por una determinada causa
(preferentemente perdida, porque éstas te producen mayor placer cuando las ganas... y con suerte, los Arqueros
ganan casi siempre).

Todo Sagitario (incluidos los extravertidos y los introvertidos) es en el fondo un optimista de ojos refulgentes

i
y cola hirsuta, que cree interiormente lile todo le caerá del cielo, y que después derrama lagrimones amargos
cuando no pasa nada... lo cual, desde el punto de vista de Tauro, se lo tiene bien merecido por esperar
demasiado de la vida.
Los Toros son pesimistas de ojos claros y cola lisa, que nunca esperan que algo les caiga del cielo... así que

uk
cuando pierden un par de calcetines en la lavadora automática se lo tienen bien merecido ellos, desde el punto de
vista de Sagitario, por imaginar siempre posibilidades negativas. Sagitario no soporta a los Tauro que andan por el
mundo cariacontecidos, esparciendo mal humor. Las lágrimas del hombre, la mujer o el niño Sagitario pueden ser
muy húmedas y copiosas, pero se secan rápidamente cuando el eterno arco iris de Júpiter asoma para rodearles los
hombros y bañarlos de nuevo con colores optimistas.
Ésta es una configuración de signos solares 6-8, que pone énfasis en el servicio, la salud y todo tipo de
misterios. Como Sagitario representa para Tauro «el dinero ajeno» (entre otras influencias de la octava Casa, que
son distintas para cada asociación individual de signos solares entre estos dos) es posible que los Arqueros se
encarguen de recaudar fondos para que los Tauro materialicen sus gigantescas iniciativas. Como Tauro representa para
Sagitario la sexta Casa astrológica de trabajo, deber y servicio, no es raro que estos dos se asocien en una empresa
común que combina la aptitud de Júpiter para la promoción y ventas con la habilidad de Tauro para construir un
cimiento sólido (que es muy útil, cuando los Arqueros montan sobre la mitad posterior de su símbolo, el
Centauro, y se desploman junto con sus esperanzas). Los Toros admiran las imágenes excitantes que forjan
an
los Arqueros, pero se inquietan y desconfían cuando Sagitario aplica la pintura con pinceladas demasiado
anchas y utilizando colores demasiado chillones para el gusto práctico de Tauro.
Los Sagitario discurren por el mundo cometiendo muchas torpezas y dando muchos tumbos, pero tienen
tantas probabilidades de tropezar con una racha de suerte químicamente pura como de caer de cabeza en
una alcantarilla abierta. El primer accidente es producto de su fe, su coraje y su optimismo maravillosos...
el segundo, de su visión obstruida. Las probabilidades de caer en una zanja aumentan, naturalmente, cuando
el Sagitario escudriña el cielo, dispara flechas en dirección al futuro y no mira por dónde retoza.
Como los Toros generalmene tienen la vista más o menos fija en el suelo, pueden ayudar a
Sagitario a eludir las alcantarillas abiertas y otras trampas que los aguardan. Estos dos pueden formar un
equipo realmente formidable en el mercado de valores o en cualquier tipo de empresa ligada al azar. Si existe
entre ellos un aspecto Sol-Luna armonioso, es posible que se conviertan rápidamente en millonarios. En
M

verdad, tendrán mucho éxito en cualquier tipo de proyecto en el que intervenga el dinero —el suyo propio
o el de los demás— ya se trate de cultivar frutas y hortalizas con abonos orgánicos o de vender coches
deportivos extranjeros. Esta asociación se encuentra en todas las actividades, desde la industria
cinematográfica hasta la cría de caballos de raza, desde el periodismo hasta las iglesias. (La mayoría de los
Toros son bastante dogmáticos en lo que concierne a sus creencias religiosas y generalmente son muy leales a
la religión de su infancia... y todos los Arqueros tienen una marcada veta religiosa, aunque a menudo ésta es
intrincada y retorcida.)
Normalmente, el Tauro se mantiene aferrado a los vínculos familiares. El Toro sacrificará mucho por sus
seres queridos, y soportará inmensas penurias por ellos. Los Sagitario también están dispuestos a echar una
mano y brindar una palabra de aliento a sus familiares... desde lejos. Los Arqueros típicos y sus familiares
no se prestan ayuda económica recíproca. Sagitario tiene más interés en promover el bienestar de la
humanidad en conjunto que en prodigar excesiva atención a su casta. Esto queda para los caballos, ¿verdad?
Sí, y también para los Centauros semiequinos, si les dieran una mínima oportunidad a sus familiares.
Estos dos signos solares olfatean a un hipócrita o un farsante a un kilómetro dé distancia, y ninguno de ellos
es proclive a decir una mentira para salvar la cara o simplemente por cortesía. Generalmente los Toros
proclaman la verdad tal como la ven, enérgica y claramente. Sin embargo, cuando piensan que ésta puede

46 
 
lastimar realmente a alguien, prefieren echarse un candado a la boca y no decir absolutamente nada, con tal
de no crear disgustos innecesarios, siempre que no se trate de un asunto urgente. El Arquero no es tan
renuente. Todos los Sagitario irradian un tipo especial de franqueza... brutal. A veces la verdad duele, pero
los Arqueros permanecen beatíficamente ajenos a ello cuando se desboca su indignación. Es inútil pretender
que estos individuos repriman su integridad propia de Júpiter, pero pueden tratar de diluirla un poco.

SAGITARIO: ¿Por qué estás tan alterado, sólo porque te dije que eres patituerto y te bamboleas al andar?
Eso me parece bonito. ¿Por qué frunces el ceño como si me odiaras o algo así? ¿Qué hice de malo?
Pensé que me estimabas.
TAURO: Es cierto. Todos te estiman, porque eres tan afectuoso y cordial y entusiasta. También eres un
mamarracho torpe, verbal y físicamente. Listo. ¿Ves cómo duele la verdad?
SAGITARIO: Muy bien, así que soy un mamarracho torpe. ¿Pero qué tiene que ver eso con el hecho de
que seas patituerto y te bambolees al caminar?

i
De nada sirve devolverle el cumplido a un Sagitario, porque la verdad nunca descalabra la compostura de
Júpiter. La mayoría de los Arqueros la aceptarán jubilosa, filosóficamente... y les asombrará sinceramente que
los demás sean tan quisquillosos y renuentes a enfrentarse con los hechos descarnados, ya sea que la flecha

uk
aguzada de la verdad esté dirigida contra ellos o contra otra víctima. El Sagitario (o el individuo con la Luna
o el ascendente en Sagitario) es el que gorjea alegremente: «¿Ése del que hablan los periódicos, el que
falsificó los cheques y está preso, es el hermano de tu marido? ¡Escucha, todo queda en familia! Yo tengo
una hermana a la que la arrestaron dos veces por robar en las tiendas. Ahora la están sometiendo a
terapia. Pero aún no se curó de su cleptomanía».
Las ramas quebradas de sus propios árboles genealógicos no ofuscan en lo más mínimo a los Arqueros,
¿así que por qué habrían de sobresaltarse por las del vuestro? Ésta es la filosofía radiante, pero a veces
exasperante, de Júpiter.
Los Sagitario tornan la vida y a la gente al pie de la letra, a medida que retozan por el mundo,
esparciendo su buen humor y descerrajando la verdad con sus joviales vibraciones de Júpiter. Los Toros
pueden encabritarse cuando les asestan un golpe entre los ojos, pero normalmente se trata de almas
plácidas y pacientes. Desgraciadamente, la placidez y la paciencia fastidian a menudo a los Arqueros
más impulsivos, cuando éstos deben soportarlos durante mucho tiempo. A veces el Sagitario tiene la
an
impresión de que los Toros dogmáticos y cautelosos son tan lentos como una legión de caracoles.

Sin embargo, si estos dos resuelven correr un albur, y combinan la suerte y la lógica de Júpiter con la perspicacia
y el sentido común de Tauro, tienen grandes probabilidades de enriquecerse juntos. E-N-R-I-Q-U-E-C-E-R-S-E.
Este mensaje les llegará a los dos, potente y nítidamente. A Tauro le gusta conservar el dinero en el banco. A
Sagitario le gusta mantenerlo en circulación.

Mujer TAURO Hombre SAGITARIO


M

Michael estaba listo: quería ver cuánto tardaría en recorrer mil millones de millas. Pero
Wendy vacilaba...

Ahí está él, botando alegremente como una típica pelota de goma jupiterina, pensando que tiene una nueva y
formidable amiga con quien practicar camaradería, y puesto que se trata de una mujer, bueno, quién sabe. Eso
podría significar una estupenda relación amorosa, o aún mejor, quizás una amistad platónica para toda la vida.
Como a Sagitario le gusta tanto la verdad, ya es casi hora de que la afronte. Si se trata de una chica Tauro, ella no
se coloca mentalmente en el papel de camarada o de participante indefensa en un amorío fortuito. Se reserva otro
muy distinto.
El Arquero que me lea probablemente fingirá asombro y murmurará para sus adentros: «¿Qué significa esto?».
¿Cómo que qué significa? Significa el matrimonio, esto es lo que significa, y él no debería sorprenderse. Por tratarse
de un hombre que se jacta de su honestidad, el Sagitario puede ser muy taimado en relación con el romance. Tal
vez piensa que siempre ganará en su juego favorito llamado: «Ámala ahora, abandónala después», pero si su

47 
 
compañera es una chica Tauro será mejor que se prepare para perder la partida... o para perderla a ella.
La mujer Tauro tiene excelentes razones para enamorarse del Sagitario. Éste es un idealista, un compañero jovial
cuando ella está melancólica, un conversador inteligente, un soñador, un filósofo, un astuto hombre de negocios...
y un chiquillo que necesita cuidados. Ciertamente no se puede pretender que la mujer Tauro resista el impacto de
semejante hombre. Tampoco es extraño que no lo haya escuchado ni siquiera cuando él le explicó claramente,
la primera noche, cómo eran las cosas. Ella tenía la cabeza en las nubes, allí arriba donde él esparce todo su
entusiasmo. La excitación del Arquero es contagiosa. Pero a veces él olvida que es un signo de Fuego. ¿Sabéis
qué hace el fuego? Estalla en llamas. Y más llamas. Tendrá que enfriarse si no quiere quemarse con sus
propias chispas... o quedar sepultado bajo la cólera terrenal de ella, que puede desplomarse como un alud cuando
él inflama su amor y después omite apagar el incendio.
Con lo menos que se conformará la mujer Tauro cuando esté enamorada será con la condición de amante
permanente o de concubina, aunque no le gustará ni una ni otra situación, y en todo caso no hará más que ganar
tiempo. Lo que no soportará será formar parte del harén del Arquero. No es irracionalmente celosa, como podría

i
serlo una Leo o una ariana. Sin embargo, es posesiva, lo cual implica que su concepción del amor descansa
sobre la exclusividad. Esta mujer nunca habría aceptado una propuesta de Brigham Young, el mormón
polígamo. La mujer Toro no desconfiará sin fundamento de su hombre, pero tampoco le dará metros
de cuerda para que después él la ate.

uk
En verdad, este hombre es capaz de ser muy fea, a la mujer que ama realmente. Su problema reside
en que se equivoca al elegir, lo cual le hace perder a la compañera apropiada. Al principio, a la chica
Tauro le parecerá que su franqueza y su desparpajo son genuinos y sanos. La misma impresión le
producirá su falta de hipocresía. Ella no perdería ni un segundo de su tiempo con un embustero o un
farsante, v por tanto admirará su honestidad. Mejor dicho, la admirará hasta el día (o la noche) en que
él le dé un testimonio dolorosamente claro de dicha honestidad al comunicarle: «Nena. lo pasaremos
muy bien juntos si somos sinceros el uno con el otro desde el principio. Por ejemplo, ayer me encontré
con esta vieja amiga, y me pidió que pase el fin de semana con ella en las montañas. Ya sabes cuánto
me gusta esquiar. ¿Puedes encontrar algo para distraerte hasta que yo regrese?». Cuando el Arquero se
muestre tan veraz, es posible que ella se distraiga partiéndole la cabeza con uno de sus esquíes.

Aunque al Sagitario lo gobierna la sinceridad en el ámbito del romance, a ésta no siempre la


an
acompaña una preocupación delicada por los sentimientos de su pareja. Sin embargo, si ella intenta
desentenderse de las flechas lacerantes de su franqueza. es posible que le encuentre cualidades que una
mujer impulsiva y con menos paciencia nunca llegará a conocer. Cuando el Arquero encuentra a una
mujer que lo comprenda en la medida necesaria para amarlo y confiar en él, su personalidad se expandirá
hasta llegar al apogeo. No existe un amante más entusiasta ni un marido más cariñoso que un Sagitario
al que le demuestran mucho amor y confianza. Él parece un enorme y cordial perro pastor, quizás un
poco torpe, pero afectuoso, feliz y fiel, ¿y quién podría poner en duda su sinceridad juguetona?
Necesita una mujer que crea en todos sus sueños, y que-no le pinche constantemente sus globos con
las agujas de la duda y las reconvenciones.
Él necesita una compañera alegre para llevarla de excursión, alguien que lo desafíe con su propia
independencia, que intercambie con él ideas estimulantes, que le conceda mucha libertad y que también
M

lo sofoque con mucho afecto. Éste es un compromiso descomunal para cualquier mujer, pero es
probable que la chica Tauro pueda cumplirlo, excepto quizás en lo que concierne al intercambio de
ideas. Ella es espabilada (tal vez incluso demasiado espabilada), pero se destaca más como escucha
que como protagonista de deliberaciones audaces. Tauro necesita rumiar las ideas delirantes durante
un tiempo antes de entusiasrmarse tanto como él, y además desconfía de las ideas que se intercambian
porque botan de un lado a otro. Pero su espíritu práctico y su sentido común suministran un excelente
contrapeso para la temeraria tendencia de él a jugarlo todo a cara o cruz. Él debería valorar su
enfoque práctico sin pretender que ella marchara continuamente a la par de su frenético ímpetu
creativo. Además, de cuando en cuando es bueno descansar contra un mullido cojín de feminidad
ronroneante. Él puede hacer botar las ideas con sus amigos, y disfrutar con ella de otros pasatiempos.
El Sagitario que se siente reprimido puede dar la impresión de que se somete, porque tiende a sacar el
mejor partido, siempre con optimismo, de la situación imperante, pero finalmente se pondrá irritable y
sarcástico, y entonces la unión distará de ser feliz. Si ella tiene la Luna en un signo de Fuego o Aire, o él
tiene la Luna en su signo de Tierra o Agua, podrán pasarlo muy bien juntos. De lo contrario, es posible
que de cuando en cuando su relación sea un poco escabrosa. Él busca una camarada espiritual que lo acom-
pañe a retozar por los montes. Ella necesita un hombre fiable, previsible, que se siente junto al fuego y le

48 
 
coja la mano. No se trata de que la mujer Tauro desee pasarse la vida en la cocina revolviendo los
tallarines, pero tampoco es de las que quieren pasarla dando vueltas en la noria gigante de un parque de
atracciones ni masticando frutas exóticas. Ésta es una chica leal y afectuosa. Es paciente y controlada,
bondadosa y jovial. Su personalidad es ocurrente, hospitalaria y desenvuelta. Parece tan mansa, tan
buena y tan desmesuradamente tranquila, que nadie la creería capaz de encolerizarse. Pero cuando la provocan
hasta hacerle perder la paciencia, tiene arranques de furia irracional, desprovistos de toda lógica. Sagitario
no es el signo menos susceptible de provocar estos raros arrebatos de cólera. El Arquero marcha muy poco
por detrás de Leo, Escorpión y Acuario en la escala de aptitudes para empujar al Toro a una reacción
cataclísmica.

La mujer Tauro deberá ponerse en guardia contra el método que emplea el Arquero para enseñarle a
ella (y aprender él) mediante el sistema de la indagación dialogada. Él es un experto en la materia.
Sagitario puede sonsacaros vuestras emociones más profundas y vuestras opiniones más íntimas mediante

i
este interrogatorio minucioso. Tauro no siempre quiere que salgan a luz sus emociones más profundas y sus
opiniones más íntimas.
Ella no husmea en la vida de los demás. ¿Por qué los demás habrían de husmear en la suya? De tundo que
la ardiente curiosidad de Sagitario, que es una consecuencia natural de su mentalidad brillante y lógica, no

uk
siempre la complacerá. Tampoco la entusiasmará el método sagaz que emplea para repreguntar
informalmente, cuando ella tiene un secreto que le gustaría considerar propio (y conservar para sí).

Es posible que su relación física sea satisfactoria, si ambos tratan de entender sus respectivas naturalezas y
necesidades sexuales, que son distintas. Cuando una mujer refuerza la excelente opinión que el Arquero tiene
de sí mismo (cosa que la mujer Tauro puede lograr) el deseo que ella le inspira a él aumenta. Las
emociones terrenales de ella son profundamente estimuladas por las fogosas de él, y a él lo enorgullecerá el
obvio placer femenino que a ella le produce la sumisión sexual. Pero Sagitario busca una experiencia
emocional que está situada por encima y más allá de la pasión concreta. Como él mismo no sabe muy bien
de qué se trata, es posible que ella nunca adivine su anhelo, y ambos sólo podrían tener conciencia de una
vaga insatisfacción anónima.
an
Ella es una mujer cálida y sensual, pero no le resulta fácil expresar las emociones que experimenta con tanta
intensidad. Sólo puede demostrar su amor mediante el sentido del tacto. Para ella esto debería bastar, y el
silencio es oro cuando hace el amor. Pero el idealista Sagitario desea analizar, y después expresar, física y
verbalmente, el milagro de la satisfacción. Es posible que él sienta que está acariciando a la Esfinge, y ella
podría decidir que le está haciendo el amor el auténtico Centauro, una mitad del cual arde de pasión animal
en tanto que la otra se halla abstraída en pensamientos situados más allá del horizonte de la realidad.

El Arquero vive consumido por la actividad mental, y por ello busca y necesita disfrutar la libertad
democrática que implica el hecho de poder estar en compañía de hombres y mujeres de todas las condiciones
sociales, más o menos como su hermano Acuario. Desafía a la opinión pública, su honestidad no admite
transacciones, es bastante indiferente respecto de la vida doméstica, y se desentiende de sus propios
M

vínculos parentales.
La mujer Tauro es lo opuesto a todo esto. Si sus respectivas luminarias se encuentran en un aspecto
negativo, el matrimonio entre ellos puede estar tan cargado de devoción e irritación como el de Sócrates y su
esposa, Xantipa. Ésta creaba concienzudamente una atmósfera hogareña cálida y confortable para el
filósofo, pero le resultaba tan frustrante e imposible vivir con él que periódicamente le vaciaba sobre la
cabeza el recipiente de las aguas servidas de la casa. Es posible que no lleguen a semejante extremo, pero al
Arquero lo fastidiará que el Toro no reaccione con entusiasmo ante su espontaneidad, en tanto que ella
sentirá que los sueños dispersos, la dejadez y la desconsideración de él, la transportan al borde de la furia.
Éste es un hombre que silba antes de desayunar, y ésta es una mujer convencida de que ello .significa que
él llorará antes de la cena. Traducen en términos un poco distintos los cuentos infantiles de la Madre
Oca.

Sólo encontrarán la dicha juntos si ella está dispuesta a descongelar sus silencios helados cuando
él necesita su comprensión, y si él está dispuesto a refrenar su carácter fogoso cuando no puede salirse
con la suya. Y ambos deben recordar esto: Como en las fuerzas del Yin y el Yang, el falso orgullo es

49 
 
lo opuesto del auténtico amor.

i
uk
an
M

50 
 
Hombre TAURO Mujer SAGITARIO
Nuevamente Tink respondió: —Grandísimo
majadero. Peter no entendió por qué...

Como cuando alguien procura introducir una clavija cuadrada en un agujero redondo, la tentativa de
combinar el sosiego de Tauro con la exuberancia de Sagitario les imparte al Toro y a la Arquera el
aspecto simbólico de un juguete mecánico descalabrado.
Por otro lado (siempre hay un Libra que intenta colarse en cada capítulo de este volumen
para iniciar una discusión), por otro lado, no es necesariamente lo mejor del mundo aparearte con
la imagen fiel de ti mismo. Es más divertido asociarte con alguien que tiene orejas como pantallas para

i
compensar los doce dedos de tus pies, o con alguien que tiene el corazón tierno para compensar tu cabeza
dura... cosas por el estilo. Mezcla y acopla, y compensa lo que a ti te falta con lo que a otra persona
le sobra, desea dar, siempre que él o ella encuentre alguien que lo necesite... y que quiera cogerlo.

uk
Esto educa el carácter. O alguna otra cosa.
Es posible que necesitemos un ejemplo. Los dos caminan por la acera, mirando escaparates. Mejor
dicho, ella mira escaparates. Él cuenta hasta diez, esforzándose por controlar su creciente fastidio.

SAGITARIO: ¡FABULOSO! ¡Esto sí que no tiene rival! ¡Mira ese biquini supersintético! Entraré y
abriré una cuenta corriente para poder comprarlo ahora mismo, v mañana lo llevaré a la playa y
estaré sexy.
EL TORO: (Silencio. Silencio absoluto, ominoso. No sabe qué es lo que más lo ofusca: su falta de
pudor virginal, los gritos que ha proferido en medio de la calle y que han hecho que todos se volvieran
para mirarlos con curiosidad, o el espíritu despilfarrador que la induce a empecinarse en comprar
cosas cuando no tiene dinero para pagarlas ni sabe, al menos, cuándo lo tendrá... por lo cual él
sospecha que probablemente intentará pedírselo prestado cuando llegue la cuenta de la tienda y
an
ella siga sin un céntimo —tiene razón. Se lo pedirá—. Y así, por el momento... el Toro calla.)

(o... cambio de escena)


SAGITARIO: Cariño, compremos un San Bernardo para que le haga compañía a Lady Macbeth, nuestra
perra pastora, y bauticémoslo Merlín. ¿No crees que sería estupendo? O quizá podríamos cambiarle el
nombre a Lady Macbeth y llamarla Elizabeth, y al San Bernardo lo llamaríamos Robert, como los
Brownings, los poetas. ¿Crees que los perros entienden la poesía? Yo sí lo creo. Ciertamente la
entienden mejor que tú. Tú no sabrías distinguir a Solyenitsin del Yeti. ¿Crees que se aparearían?
EL TORO: ¿Solyenitsin y el Yeti?
SAGITARIO: No, estúpido. Los perros. La pastora y el San Bernardo. ¿Cómo podría aparearse un poeta
ruso con el Yeti? Probablemente ni siquiera sabes que el Yeti es el Abominable Hombre de las Nieves...
M

ése que siempre andan buscando por el Himalaya. Por supuesto (musita, pensativamente) en realidad no
saben si el Yeti es macho o hembra, así que supongo que podrían, pero...
EL TORO: El Yeti es un animal que deja unas huellas enormes, así que el Yeti eres tú, nena, que siempre
metes la pata. Desde hoy te llamaré Yeti.
SAGITARIO: ¿Te parece que los cachorros serán retardados, o algo así?
EL TORO: ¿Los de Solyenitsin... o los del Yeti?
SAGITARIO: Deja de hacerte el chistoso. ¿ te dije que me parece que nuestra gata, Maybelle, tendrá gatitos
dentro de pocas semanas?
EL TORO: Escucha, Yeti. No soy un criador de perros. Ni un partero de gatos. Métete esto de una vez por
todas en tu cabeza de mármol. No me gusta que un montón de animalitos peludos trepen sobre la cama
mientras intento dormirme. Esta casa empieza a parecer una filial de la Asociación Protectora de
Animales.
(o... nuevo cambio de escena)
SAGITARIO: ¿Por qué no quieres que participe en la manifestación de protesta ecologista? Si alguien no
reacciona inmediatamente, sólo nos quedan diez años de vida en este planeta. ¿Quieres asfixiarte dentro

51 
 
de diez años porque se ha agotado el oxígeno del aire, porque el plancton que produce oxígeno, que
crece en el océano, ha desaparecido, porque los industriales codiciosos como tú contaminan el agua?
EL TORO: No soy un industrial codicioso. Tengo un pequeño puesto de venta de gaseosas. Y no me importa
en qué manifestación inspirada por los comunistas chinos participas en tus horas libres, pero yo acabó de
volver del trabajo y no me han dado de comer. Tengo hambre. Aguántate y dame de comer.
SAGITARIO: Escucha, ¿crees que eres mi propietario? No soy tu esclava. Te comportas como si
pretendieras que marque la hora en un reloj de control, dentro de la casa. Esta noche te irás a comer
fuera un chop suey de cerdo. Yo no cocino.
EL TORO: ¿Ves? Ahora incluso haces propaganda de comidas orientales. Karl Marx te ha sorbido el seso.
SAGITARIO: Oye, si estás celoso y has resuelto mentir y adjudicarme aventuras inventadas, no elijas
nombres alemanes nazis como ése. ¿Quién ha dicho, al fin y al cabo, que me vieron hablando con ese
fulano Marx? El único hombre con el que hablé en toda la semana fue el practicante del banco de
sangre...

i
EL TORO: ¡Cállate!
SAGITARIO: ¿Qué has dicho?
EL TORO: He dicho que te calles.
SAGITARIO: Pues no tengo por qué tolerar eso. Me voy.

uk
EL TORO: (bostezando). ¿A dónde te vas? Tu madre no te recibirá. Hace cinco años que no le
escribes ni le telefoneas.
SAGITARIO: No tengo la menor intención de volver a mi casa. Eso sería peor que vivir contigo. Me iré
a vivir con mi viejo amigo Kevin... allí es adonde iré.
EL TORO: (que ya no bosteza sino que está alerta y bufando). Antes tendrás que pasar sobre mi
cadáver.
SAGITARIO: Quédate tranquilo. No pienses nada malo, Lumpy. Kevin está casado. Su
esposa no se opondrá. Antes les telefonearé.

EL TORO: (ahora furioso). ¿Qué quieres apostar a que su esposa sí se opondrá? ¿QUÉ QUIERES
APOSTAR? ¿O acaso planeas organizar un ménage á trois? ¿SE TRATA DE ESO?
SAGITARIO: No grites. Estás congestionado. Pensé que eras enemigo de los juegos de azar. Ahora quieres
an
apostar conmigo porque se te ha ocurrido una inmunda sospecha. ¿Ves que eres versátil? Pensé que vosotros
los Tauro érais estables y fiables. Ésa fue la única razón por la cual me casé contigo, porque mi astrólogo me
dijo que eras estable y fiable. Habría que meter en la cárcel a todos los astrólogos. ¿Qué es un ménage á
trois? Si quieres agraviarme, por lo menos hazlo con insultos que yo entienda. Sabes que no hablo ruso.
EL TORO: ¡ME DOY POR VENCIDO! ¡ME DOY POR VENCIDO! Ven, Yeti, te llevaré a cenar, y quizá
después iremos al teatro. Hoy es nuestro aniversario de boda, pero no pretendo que recuerdes algo tan
trivial como eso.
SAGITARIO: ¡Oh, tesorito mío, cariño! ¿De veras? ¿Podemos ver El hombre de la Mancha? ¿Y puedo
telefonearles a Kevin y su esposa, para preguntarles si quieren venir con nosotros?

La historia sigue más o menos así, con variaciones. Y no os dejéis influir por la confusión en torno de Karl
Marx. Si ella se ha doctorado en ciencias políticas v habla varios idiomas —como muchas Arqueras— se
mostrará aun más indignada. Los Sagitario son tan fogosos y jactanciosos cuando están bien informados
M

como cuando no saben de qué hablan. Puesto que Sagitario rige la educación superior, entre otras cosas, es
probable que ella tenga uno o dos títulos universitarios. De todas maneras, encontrará toneladas de temas
locales e intrincados, de actualidad, para analizar con su lógica impasible y su brutal honestidad. Luego
intentará enmendarlos con su optimismo típico de Júpiter. Esto convierte el desayuno acompañado por la
lectura del periódico en un trance muy animado. Sus discusiones chispeantes compensan la tostada quemada y
el pomelo sin cortar (de lo que probablemente carece es de un diploma culinario).
Para no incurrir en excesos, diremos que sus ideas políticas serán un poco divergentes. Él opina que el
Wall Street Journal es un periódico radical y que Barry. Goldwater es un liberal furibundo. Ella opina que
John Lindsay es un conservador pacato secretamente afiliado a la John Birch Society porque cuando era
alcalde de Nueva York adoptó una actitud muy intolerante respecto del nudismo en el Central Park. Pero lo
votó igualmente porque, al fin y al cabo, Lindsay también es un Sagitario, así que probablemente tenía
buenas intenciones. En cuanto a los candidatos favoritos del Toro para el cargo de alcalde de Manhattan,
Ronald Reagan o William Buckey... ella piensa que producirían un desbarajuste mayor que el que produjo
Lindsay.
A esta altura, el Toro se pondrá a vociferar: «¡La única forma en que se podría producir un desbarajuste
mayor en el gobierno de Manhattan que el que produjo tu cordial Arquero John Lindsay, sería declarándole
formalmente la guerra a la ciudad!». Pero el empate no es totalmente irremediable. Existe una posibilidad
remota de que ambos se pongan de acuerdo respecto del gobernador de California, Jerry Brown, y de la resurrección

52 
 
del Saturday Evening Post... por diferentes razones, claro está.
El espíritu entusiasta de la chica Sagitario la ayuda a reponerse de la mayoría de sus infortunios como
si la activara un resorte. Mira el lado bueno de las cosas, y su talante eufórico hace que el Toro sonría
indulgentemente, divertido por el idealismo y la ingenuidad subyacentes. Pero no se recupera tan rápidamente
de un desengaño amoroso como de sus ambiciones frustradas, de un sueño fracasado o de un período de pobreza.
El amor no correspondido (o sea el amor que brinda pródigamente a un hombre que abusa de su confianza) la
écha por tierra, y a veces impide que se vuelva a levantar. Pero la dulce comprensión de un Toro paciente
podría curar sus cicatrices emocionales y, al mismo tiempo, podría enseñarle que no todos los hombres son
farsantes veleidosos que no cumplen sus promesas. No es raro que estos dos se enamoren mientras él
desempeña el papel de Hermano Grande y enjuaga las lágrimas que ella derrama por una ruptura
sentimental. Su fiabilidad la apacigua, y la confianza inalterable que deposita en ella sosiega su alma
alterada. Es posible que entonces ella resuelva que éste es el hombre que deseaba ensartar sin lograrlo desde la
primera vez que enderezó el arco y la flecha hacia las estrellas y se lanzó en pos de un sueño imposible. Tal

i
vez lo sea. Y tal vez no. Si el Sol y la Luna de sus respectivas cartas congenian, pueden consolidar una
relación que, aunque ciertamente nunca será aburrida, quizá será confortable y satisfactoria. Con una
vibración luminaria negativa entre sus horóscopos, necesitarán coraje.
Ella es aficionada a discutir. A la chica Sagitario le gusta cruzar espadas con un buen antagonista. Como sus

uk
rápidos chispazos de lógica le suministran una aguda clarividencia, es una polemista experta, y
dolorosamente veraz. El problema consiste en que al hombre Tauro no le gustan las controversias y los
debates. Ni siquiera las discusiones amistosas demasiado prolongadas. Es posible que ella invite a una
pandilla heterogénea de amigos a acampar, frecuentarla y mantener su ingenio aguzado. Pero esto sólo
servirá para empeorar las cosas. Al Toro no le agrada ver su castillo atestado de extraños bulliciosos, y se
necesitará una buena dosis de elasticidad emocional para aliviar las fuertes tensiones.
Los temas del programa doble de muchas de sus tragicomedias serán la terquedad de él... y la
prodigalidad de ella. En cuanto a la duración de sus reyertas, ésta depende de la conciencia que ella tenga de la
personalidad de él, regida por Venus. Ella olvidará rápidamente su propio enfado. Él podrá seguir
enfurruñado durante días, a menos que ella conozca el secreto para llegarle al corazón. Cuando se trata de
un Toro, bastan un apretón fuerte y un beso tierno para demoler todas sus tenaces defensas.
an
Lo cual nos trae al tema de su armonía sexual. Ésta podría implicar un excitante encuentro de Fuego y Tierra
que les produce a ambos suficiente placer recíproco para mitigar todas sus otras diferencias. La atracción
física inicial es intensa. La actitud franca y sana de ella respecto del sexo incitará al Toro a abrirle su
corazón, liberando emociones que podrían haber quedado sofocadas dentro de él por miedo al rechazo. Ella
responderá con naturalidad a sus gestos afectuosos y a su aire de tierna protección. Él la hace sentir
totalmente amada, y no sólo deseada con pasión. Sin embargo, es posible que ella satisfaga las necesidades
físico-emocionales de él más cabalmente que él las de ella.

A menudo la mujer Sagitario se aferra a su amante fantasma, el que prometió transportarla a las
nubes en las fantasías de su adolescencia, así que podrá haber circunstancias en que el hombre Tauro intuirá
vagamente que la pasión desenfrenada no la consume íntegramente durante sus intimidades. Si ello ocurre,
M

él deberá callar y no provocar una de las controversias propias de Sagitario. Ella podría disparar una de sus
flechas veraces en un momento crucial, lesionando permanentemente su masculinidad taurina. Las posi-
bilidades de que esto suceda son tantas y tan embarazosas que es mejor no mencionarlas. Igualmente, a pesar
de sus ensueños diurnos o nocturnos, o lo que fueren, es improbable que ella corra tras su amante fantasma en
otro lugar que no sea su mente inquieta. No cuando tiene un Osito de carne y hueso, vivo, tibio y mimoso que
puede llevar a la cama consigo. Él sustituirá al de felpa con el que ella acostumbraba a dormir cuando
estaba sola y perdida, y desesperaba de que algún día la amaran «auténtica y realmente».
La mujer Sagitario se apresura a asirse al amor, si la mano que coge y sujeta con fuerza
también le ofrece amistad. Es impulsiva, la entusiasman las cualidades mentales... y es
leal, una vez que se siente sinceramente comprometida. Lo mismo vale para él. Pero él no comerá
eternamente chop suey de cerdo en un restaurante. El Toro piensa que el lúgar de la mujer está en la casa, con un
marcado énfasis en la cocina y la alcoba. Si allí es donde ella se siente más feliz, y si está dispuesta a pasar una
cantidad considerable de horas con él, su dicha puede ser duradera. Si ella prefiere andar brincando con los paya-
sos, bueno... Lumpy y el Yeti tendrán que encontrar algún tipo de transacción. El verdadero amor siempre la
encuentra.

53 
 
Si ella lo llama Ranúnculo (pero POR FAVOR, no delante de terceros), él la llamará Tortita de Miel...
y si ella le hace cosquillas en la oreille y le rasca la cabeza, él entrará en éxtasis y será dócil y fácil de manejar. Si él
deja de ordenarle que se calle, y se esfuerza un poco más por entender su sinceridad, y se interesa un poco
más por sus opiniones y su entusiasmo, tal vez ella embotará ligeramente el filo de sus flechas... y quizás incluso le
guisará personalmente un chop suey de cerdo, en casa, donde está su lugar.

GÉMINIS SAGITARIO
Aire - Mutable - Positivo Regido por Júpiter

i
Regido por Mercurio Fuego Mutable – Positivo
-

Símbolo: los Gemelos Símbolos: el Arquero y el Centauro

uk
Fuerzas diurnas Masculino
- Fuerzas diurnas – Masculino

La relación GÉMINIS-SAGITARIO
...; y no era uno, sino que eran cuatro!
an
Los Sagitario no son siempre bulliciosos y activos, ni viven tomando puntería con el arco y la flecha
para derribar la hipocresía y la falacia. Algunos de ellos son muy tímidos e introspectivos, casi como los
búhos, con una decidida actitud pacifística... mejor dicho, son pacifistas que a veces emplean los puños para
subrayar sus argumentos en pro de la paz. (¿Existe la palabra «pacifístico»? Ahora existe.) Sin embargo,
incluso éstos hablarán con descarnada sinceridad cuando les pidan su opinión. Tímidos o agresivos, todos los
Sagitario miden el mundo con el rasero de la verdad. Lo que pretendo dejar claro es que Sagitario es un signo
doble: mitad caballo, mitad hombre. Hay dos tipos distintos de Arqueros: los que se parecen a la mitad anterior
o humana del Centauro, y los que se parecen a la mitad posterior o equina. Es posible que hayáis conocido a
ambos tipos. Yo los he conocido.
A esta altura, todos saben que Géminis también es un signo doble, simbolizado por los Gemelos: dual en
el contexto de la personalidad, múltiple en el contexto de la palabra y la acción, infinito en el contexto de la
Naturaleza. ¿Imagináis lo difícil que es ordenar todas estas identidades para describir una relación compleja entre
M

sólo dos personas? Las matemáticas del problema ya son desalentadoras.


Pensad en vuestro amigo o vecino (o amiga o vecina) Sagitario. ¿Acaso no tiene el don de
disparar la impolítica flecha verbal de la verdad y, sin embargo, es uno de esos (o una de esas) Sagitario que
se comportan como el enanito apocado de la historia de Blancanieves cuando concurre a una fiesta? Todos los
hijos e hijas de Júpiter son espabilados e ingeniosos, pero los pocos tímidos pueden disimularlo y pasar casi
inadvertidos delante de desconocidos. Por favor, observad que he dicho los pocos tímidos.
Ahora, pasad a Winston Churchill, el de la regocijada y chispeante mirada jupiteriana; a John Lindsay, el
ex alcalde de la ciudad de Nueva York (un auténtico Sagitario de libro de texto); al travieso Mark Twain; al
taciturno (relativamente taciturno) Arthur Brisbane, que estuvo en el New York Journal; y finalmente, saltad
al último cachorrillo afectuoso que visteis menear la cola (todos los perros afectuosos son Sagitario, por dere-
cho propio), y decidme qué es lo que tienen todos en común. (Si os place, agregad a William F. Buckley.)

Está bien, la astróloga soy yo, y se supone que debo decíroslo. Tienen en común la sinceridad, la jovialidad, el
candor estimulante, la sabiduría y el ingenio... y la torpeza, mezclada con el garbo. Creo que podemos partir
de aquí, recordando constantemente que si bien todos los Arqueros tienen estas cualidades, algunos de ellos

54 
 
son extrovertidos de lujo y otros son introvertidos de lujo. Cuidad de recordarlo, por favor, porque no
interrumpiré el texto de este capítulo para repetíroslo. No quiero que alguien lea esto e intercale a cada rato:
«Pero si Marvin es tan callado», o «Mildred es tan tímida». Ya ha quedado en claro que algunos Sagitario son
callados, tímidos y apocados. Pero muchos más son locuaces y expansivos.
Tengo la impresión de que estamos de vuelta donde empezamos en el primer párrafo, pero quizá hemos
avanzado un poco. Siempre se plantea este problema astrológico en el contexto de los signos dobles.
Afortunadamente, éstos son sólo tres: Géminis, Sagitario y Piscis. Bueno, quizá podríamos agregar a Libra.
Toda Balanza tiene dos platillos.

En cuanto a los Géminis, no tienen ningún rasgo en común, excepto el hecho de que cada uno de ellos es una
doble imagen reflejada en el espejo, y tiene dos o más caracteres y personalidades que puede cambiar con la
misma naturalidad y rapidez con que usted o yo podemos cambiar el bañador por un jersey durante un día en
que el viento no termina de decidirse.

i
Géminis es Aire, Sagitario es Fuego, y en la última sección de este libro veréis cómo se combinan estos
dos elementos. Estupendamente, la mayoría de las veces. Desastrosamente, en otras. Pero en términos
generales, se llevan bastante bien. Géminis puede azuzar a Sagitario e inducirlo a hacer cosas —tanto

uk
negativas como positivas— que el Arquero nunca habría hecho si no lo hubieran animado los Gemelos. El
Aire siempre aviva el Fuego y aumenta la magnitud de las llamas. A veces Géminis puede sentirse sofocado
por culpa de Sagitario, porque el fuego quema el oxígeno, pero también puede calentarlo.

Ésta es una configuración de signos solares 7-7, así que, por supuesto, se ponen recíprocamente un poco
nerviosos, porque cada uno de ellos tiene cualidades que al otro le faltan pero que secretamente le gustaría
cultivar. Géminis necesita la sublime motivación, los ideales, la calidez, el entusiasmo y la sinceridad del
Arquero, y también la capacidad de Sagitario para recorrer más terreno, mental, emocional y geográficamen-
te... para dispararse hacia una estrella, y alcanzarla.
Sagitario anhela el sereno aplomo y la simpatía de Géminis, el talento de no meter la pata, de mantenerse
tranquilo e impávido frente a las situaciones más turbadoras. Y necesita, sobre todo, la destreza verbal de
Géminis, denominada tacto.
an
Cuando se juntan, tienen dos opciones. Cada cual puede admirar los rasgos opuestos del otro, y puede
tratar de imitarlos, para así desarrollarse y madurar espiritualmente. O puede temer y envidiar las cualidades
opuestas del otro, y puede tratar de menoscabarlas, en razón de lo cual se privarán recíprocamente del
orgullo de ser como son.
Tanto Géminis como Sagitario tienden a ser chispeantes, en lugar de sólidos; precipitados y temerarios,
en lugar de fiables y estables. Ambos son capaces de desarrollar un alto grado de inteligencia, pero no
necesariamente apropiada para alcanzar objetivos de diseño y construcción perdurables (a menos que otras
configuraciones planetarias de su carta natal les confieran esta cualidad, cosa que. desde luego, sucede en
algunos casos).
Las ideas de ambos son más parecidas a estrellas fugaces o cometas que a soles estables. A menudo
M

Géminis y Sagitario pueden completar en pocos días una obra brillante. pero es posible que un proyecto que
exija más tiempo y esfuerzo no dé tan buenos resultados, a menos que en sus natividades estén presentes las
configuraciones 'planetarias coadyuvantes, de fuerza y paciencia, que acabamos de mencionar. El refulgente
regido por Mercurio y el benévolo regido por Júpiter se llevan fabulosamente bien durante la mayor parte del
tiempo, desde el punto de vista de la confraternización, la empatía instantánea y la compatibilidad general.
Pero siempre existe la posibilidad de que el astuto Mercurio (Géminis) no pueda resistir la tentación de
engatusar de alguna manera al sincero Júpiter (Sagitario), y el resentimiento de éste puede ser violento
(puesto que el Arquero corresponde al elemento Fuego).
Los Sagitario, aunque a veces son exageradamente emocionales, casi siempre están desprovistos de
malicia. El espabilado y voluble Géminis que juega al ajedrez mental con el confiado Arquero, puede
lamentar más tarde el daño que le ocasionó a otro ser humano, aunque haya sido involuntario. Según las
leyendas antiguas, los dioses sienten un afecto especial por estas criaturas sanitarias del Zodiaco, y las
protegen escrupulosamente de quienes podrían lastimarlas. Esta es la base de la llamada «suerte» de Júpiter.
Se dice que a los prudentes les basta con una advertencia, pero no todos los Géminis son siempre prudentes,
sino sólo astutos, a veces demasiado astutos, y el pájaro de Mercurio puede meterse, cuando menos lo espera,
en su propia trampa.

55 
 
El ingenio ágil, el intelecto rápido y la elocuencia de Géminis pueden seducir a algunos pájaros de
Mercurio y convertirlos en grandes embaucadores, vendedores taimados de autos de segunda mano, y
políticos, y en estafadores, traficantes de drogas o simples granujas de la vieja escuela. Sin embargo, estas
mismas cualidades permiten que muchos Gemelos se transformen en excelentes maestros, genios literarios,
artistas y músicos creativos, matemáticos inteligentes, científicos brillantes y vendedores sinceros y
convincentes de todo tipo de artículos. La dualidad de Géminis empuja a estos hombres y mujeres en ambas
direcciones. Sus dos personalidades gemelas tironean de ellos entre el día y la noche, la oscuridad y la luz, el
bien y el mal, y esta lucha espiritual continúa, atenuada, incluso en los Géminis prosaicos y «vulgares».
La mayoría de los Géminis son tan inteligentes y le tienen tanta afición a su libertad que no se arriesgarán
a que los pillen y los encierren por haber infringido la ley, pero aquellos que coquetean con actividades
antisociales optan por los delitos de dedos ligeros, como la manipulación de las combinaciones de cajas de
caudales, la falsificación y la adulteración. Rara vez un Géminis será culpable de homicidio, aunque los
Gemelos pueden ser «cómplice de asesinato». El delincuente Géminis prefiere planear el crimen y delegar la
acción en otros: ésta es la tendencia de todas las personas de signo mutable.

i
Siempre hay unas pocas excepciones notables, dispersas y muy raras, que confirman esta regla, o
cualquier otra, pero sólo una fracción insignificante de las almas confundidas que perpetran asesinatos son
Géminis. Para matar se necesita una dosis de agresión física descarnada mayor que la que pueden movilizar la

uk
mayoría de las personas regidas por Mercurio. La violencia ofende la sensibilidad del Géminis medio o típico.
Todos los Géminis, cualquiera que sea su edad o sexo, tienen un intelecto activo y fecundo, que siempre actúa
a gran velocidad, y no hagáis caso de la circunspección y placidez que observáis en la personalidad superficial
de un Gemelo, el que parece predominar en la personalidad de Mercurio. A pesar de su circunspección y
placidez, su cerebro está siempre activo, activo, activo. No juzguéis a Géminis sólo por su manera de hablar.
Observad atentamente los resultados. Quién sabe cómo, las cosas se hacen, y se hacen deprisa, cuando
Géminis quiere, aunque la actividad exterior sea lenta. La apariencia de lentitud es muy engañosa. Lo que
importa es el resultado final.
En verdad, muchos Géminis eligen deliberadamente este disfraz para engañar a la gente. Dejan que el
Gemelo «circunspecto» sea la «fachada» de la personalidad de Mercurio, y retienen constantemente en un
segundo plano al Gemelo diligente, superespabilado, inquieto, para que dirija la estrategia, sin que los legos
en astrología se den cuenta de ello. Vigilad los ojos de los engañosamente circunspectos. Descubriréis una
«titilación» constante, una mirada rápida y fluctuante que abarca toda la situación con un solo vistazo. Los
an
ojos dicen la verdad.
La naturaleza esencial y básica de los individuos regidos por Mercurio es muy parecida a la de los regidos
por Júpiter: radiante, alegre y optimista (aunque Géminis nunca es tan ingenuo como Sagitario, ni siquiera en
su juventud). Más adelante, ambos adquieren distintos grados de cinismo, aunque de alguna manera siguen
conservando una cierta esperanza infantil.
Sí, sé que esto es contradictorio, pero el carácter de todos los signos dobles lo es. D-o-b-l-e. D-u-a-l. Dos
cosas al mismo tiempo. Paradojas simultáneas.

En cuanto a los pobres Arqueros, no son siempre tan persuasivos como Géminis, y se encuentran a menudo en
aprietos cuando atizan verdades incómodas. No se trata de que los Sagitario no sean simpáticos. Cuentan con
inmensas reservas de simpatía, fresca como la lluvia e impregnada de rocío, pero pierde rápidamente su poder
M

cuando empiezan a descerrajar una risita de palabras hirientes con muy poca sutileza o tacto. La palabra que
identifica a los Sagitario es «contundente», y con contundencia no se ganan partidos amistosos. Por lo menos
no tantos como los que está en condiciones de ganar el Géminis, orador elegante y sagaz, que a menudo
triunfa merced a su sola elocuencia. Géminis también puede ser hiriente al hablar, pero sólo cuando elige el
arma del sarcasmo.
Generalmente Sagitario es incapaz de recurrir al sarcasmo. el lenguaje cortante del Arquero sólo hiere
porque tiene la connotación de la realidad que la mayoría de las personas no desean oír. El sarcasmo implica
una cierta deformación de la verdad para hacerla más clara, y normalmente Sagitario no está en condiciones
de manejar o comprender este procedimiento (a menos, por supuesto, que la Luna o el ascendente del Arquero
esté en Géminis).
Hay que señalar que aquellos raros y silenciosos Sagitarios y Géminis que se hallan sintonizados en
una frecuencia más baja (exteriormente) que la de la mayoría de los Arqueros y Gemelos, rara vez
permanecen callados cuando están juntos. Géminis se las apaña, mediante la pura vibración áurica, para
avivar en el Sagitario más manso el fuego abrasador de un monólogo desacostumbrado, unas veces alegre y
entusiasta, y otras colérico. Asimismo, el Arquero puede estimular en el Géminis más dócil (superficialmente

56 
 
dócil) el deseo de ser más locuaz. Pero una vez que estos dos se han incitado recíprocamente a hablar, es
posible que no se escuchen realmente el uno al otro. Quizá parezca que escuchan, pero en verdad uno no hace
más que esperar que el otro termine de hablar, para poder enunciar una opinión antagónica. Un desacuerdo
dramático entre estos dos puede producir mucho alboroto y la necesidad de que intervenga una tercera
persona, como árbitro. O también es posible que uno de los dos subyugue por completo al otro, en cuyo caso
el subyugado buscará liberarse de la coerción apenas se le presente la primera oportunidad. En otras palabras,
se irá. A veces definitivamente.
Sagitario tiende a asestar más golpes emocionales a Géminis (aunque los Gemelos procurarán ocultar sus
lesiones tras una máscara de frío aburrimiento e indiferencia), y es más probable que Géminis consiga
deformar la mente de Sagitario imponiéndole configuraciones extrañas, y provocando un estado de depresión
psicológica al súbdito de Júpiter.

Cuando estos dos (o cuatro) armonizan, empero, merced a un intercambio Sol-Luna positivo entre sus cartas
natales, su compañía puede ser entretenida. Uno siempre trata de aventajar al otro, y también se ayudan

i
mutuamente a sortear los obstáculos, y encuentran la manera de expresarse y de comunicarse con lo que
parece ser un lenguaje privado.

uk
A menudo, Sagitario y Géminis intercambian mensajes entre sus mentes y corazones mediante la música, la
poesía o el arte, o incluso mediante el lenguaje corporal (que es una forma de comunicación muy válida, y que
puede ser la más elocuente). Se buscan el uno al otro montados sobre olas de entusiasmo y excitación
invisible... sueñan juntos sueños imposibles... buscan tréboles de cuatro hojas... y los encuentran con
sorprendente frecuencia (gracias a la suerte de Júpiter y a la agudeza visual de Mercurio)... y reflejan, en sus
ojos, la comprensión espiritual de la necesidad y del deseo de emularse tal como la captan todas las
polaridades influidas por la configuración de signos solares 7-7, intuyendo de alguna manera que son dos
antítesis, y buscando fusionarse en un todo mediante la comunión recíproca.

Mujer GÉMINIS Hombre SAGITARIO


an
Emprendieron una danza bacanal, que lo hizo levantar inmediatamente; desaparecieron todas
las evidencias de debilidad humana, como si le hubieran arrojado un cubo de agua.

Cuando los Gemelos (dos personalidades) de la chica-mujer Géminis emprenden una danza de deliciosa
distorsión y tortuosidad, justo delante de los ojos sinceros del confiado Sagitario, este hombre puede sentirse,
al principio, extrañamente impotente, en lo mental y lo emocional, si no en lo físico. Entonces,
repentinamente, se siente estimulado a enfrentar el obvio desafío de la dualidad con que lo provoca esta
mujer.
M

En muchos sentidos, el Arquero Sagitario es un hombre excepcional. Tiene una visión y una ternura
extraordinarias, y es considerado y elocuente. Oírlo hablar de sus ideales, transportado por el entusiasmo, es
una experiencia muy especial para la chica Géminis, que sencillamente debe sentirse fascinada en el plano
intelectual para poder enamorarse. Él le describirá algunos de sus logros (los Arqueros nunca son demasiado
modestos) y muchos de sus sueños, y siempre será franco con ella. A veces despiadadamente franco. Si él no
satisface cabalmente todos los requisitos que ella le impone a un amante o marido, bueno... es justo señalar
que nunca ningún hombre los satisface, ni los satisfará.

Como sucede con todas las personalidades complejas, el hombre Sagitario sólo aprenderá a conocer
lentamente a la chica Géminis. Ella se reserva varios fragmentos de su naturaleza múltiple, y sólo le permite
espiar uno por vez. En el primer encuentro, ella se replegará netamente. Sólo proyectará a uno de los
Gemelos: el que puede cautivarlo, claro está. Incluso es posible que adopte un raro —para ella—
comportamiento monolítico, y que lo escuche afablemente, pero sin hablar ni interrumpirlo casi nunca. ¡Qué
criatura perfectamente deliciosa y femenina es ésta! Y es verdad. Una chica-mujer Géminis (es más correcto
llamarla chica y no mujer, a cualquier edad) es perfectamente deliciosa. Pero en cuanto a femenina, siempre

57 
 
debemos recordar que en astrología Géminis es esencialmente un signo masculino, aunque Mercurio, su
regente, puede cambiar de sexo en un abrir y cerrar de ojos, para engaña' a los espectadores. Igualmente,
masculino es masculino, cualquiera sea hoy la acepción del término. En el caso de esta chica-mujer, significa
que generalmente está muy resuelta a obtener lo que desea, y que también es excepcionalmente capaz de
lograrlo. El problema consiste en que, como pesa sobre ella la maldición de los deseos gemelos y la
motivación dual, nunca sabe con exactitud qué es lo que desea. Lo que anhelaba el lunes puede parecerle
desvaído y soso el jueves. o quizás incluso el martes (de la misma semana). A menudo, se siente desgarrada
no entre dos series de acciones posibles, sino entre dos series de reacciones posibles. ¿Debe decir que sí o que
no? Y además, el decir lo uno o lo otro, ¿la hará feliz o infeliz? Él deberá compadecerla un poco. La vida
nunca es fácil para esta mujer, y el amor plantea un problema de magnitud aún mayor. Luego, cuando intenta
explicar sus emociones multifacéticas al hombre Sagitario en el que finalmente ha resuelto confiar, corre el
riesgo de que él la acuse de ser una embustera y una impostora. ¿Es justo?
El hombre Sagitario franco, veraz y sincero, es a veces intolerante con la mujer que, a su juicio, no tiene
todas estas virtudes, cualesquiera sean las inteligentes excusas mercuriales que ella esgrima. Sin embargo, es

i
posible que ella contraataque con el argumento, muy correcto, de que él también tiene dos facetas, porque es
audaz, temerario e inquieto, y al mismo tiempo —o mejor dicho, en tiempos distintos— es sensible,
impresionable y retraído. Sus dos facetas se manifiestan en diversos estados de ánimo, sus gustos y sus fobias

uk
son muy pronunciados, y es extremadamente susceptible a la tensión o a la discordancia de su entorno, sobre
todo en el ámbito de su relación amorosa. Esto significa que puede estar un poco nervioso, y que los
circunloquios etéreos de Géminis pueden desencadenar fácilmente en él una abrasadora explosión con el sello
de Sagitario. Así que no es raro que ella prefiera callar algunas cosas, aunque él la acuse de ser una
embustera, con tal de no arriesgarse a pasar por la prueba de su desaprobación. Cuando los Arqueros expresan
su desaprobación, ésta puede ser brutalmente contundente y precisa, y desmedidamente dolorosa. La
repetición de esta experiencia puede impulsarla a afilar la famosa arma verbal de Géminis, el sarcasmo, todo
lo cual provocará una pequeña conmoción en el nido de amor. El pájaro de Mercurio sumirá al Centauro en
un estado de confusión mental, y él, como represalia, abrirá algunas heridas en las frágiles emociones de ella.
Sin embargo si sus aspectos Sol-Luna son armoniosos (en conjunción, en sextil o en trígonos), estas
pequeñas diferencias de opinión y técnicas de discusión casi siempre terminarán en poéticas (las de ella) y
dramáticas (las de él) declaraciones de renovada devoción. Todo esto es muy romántico. Pero si el Sol de uno
y la Luna del otro están en cuadratura o en oposición, es posible que vivan picoteándose y erizando las
an
plumas, lo cual podría generar enfrentamientos más graves a medida que transcurran los años. Dado que se
trata de Géminis y Sagitario, conviene enmendar esta última frase y sustituirla por otra que diga: «A medida
que transcurran los meses, incluso las semanas». Estos dos signos siempre se las ingenian para acelerar el
desarrollo de la vida, y del amor.
Los vuelos raudos de las fantasías feéricas de ella pueden ser demasiado intangibles y místicos para
él. Las visiones de Júpiter no pecan por ser poco o nada prácticas. La mayoría de los Sagitario son capaces de
prever y pronosticar el desenlace de un plan desde su concepción inicial. La mayoría de los Géminis no, y
será prudente que esta chica imite las cualidades de él que a ella le faltan, entre las que se cuentan la
perseverancia y la tenacidad. Por ser Aire, ella es emocionalmente más fría que este hombre, cuya naturaleza
es más fogosa y apasionada. Por tanto, es posible que él sea el más afectuoso de los dos en la expresión física
del amor, y que tenga más necesidad de tocar las cosas. Ella sería más feliz si sus mentes se tocaran más a
M

menudo.
Desde el punto de vista sexual, los dos podrían alcanzar una rara armonía de experiencia mutua a través
del acto amoroso, porque el sentido último del sexo es la materialización de un vehemente deseo de que cada
persona se fusione con la otra —se convierta realmente en la otra-, en la medida- en que.ello es una
posibilidad terrenal, para lograr la unidad espiritual, mental y corporal. Nadie puede lograrlo mejor que este
hombre y esta mujer con una polaridad de signos solares opuestos, porque la actividad sexual entre ellos —
así como entre todos los amantes influidos por la vibración 7-7— siempre descansa sobre su mutua
necesidad básica de convenirse cada uno en el otro, y por consiguiente de convertirse en una persona más
completa.

En algunas relaciones Géminis-Sagitario se concierta una especie de tregua en virtud de la cual los amigos y
vecinos observan u oyen pocos altercados. (No me referiré a los familiares o parientes, porque ninguno de
los dos es particularmente adicto a los lazos de sangre.) Cuando se observan estos lapsos de paz y sosiego,
generalmente se pueden atribuir al talento de Géminis para rehuir todo lo desagradable. Ella no tiene un gran
poder para resistir los obstáculos o para apartar a las personas chocantes, pero su magnífica red de señales

58 
 
nerviosas sensibles le advierte a menudo con antelación la proximidad de las tempestades, y así puede
guarecerse bajo un árbol y evitar que la moje la lluvia o la fulmine un rayo.
Ella elude los problemas con su agilidad propia de Mercurio, o sencillamente finge no entender por qué él
está tan ofuscado... y después de un rato, el Arquero típico desistirá de imponerle una discusión que en verdad
puede llevar a cualquier parte. Siempre termina dando vueltas en círculos, cosa que no le desagrada a ella —le
encantan los círculos—pero que puede dejarlo a él mental y emocionalmente exhausto. De modo que él
podría replegarse cada vez más dentro de su periódico, o salir a la calle, o irse a la cama temprano (y solo)
mientras su comunicación se deteriora.
Esta no es la situación ideal, por supuesto, pero los convierte en vecinos más deseables que el tipo de
pareja Géminis-Sagitario que litiga toda la noche, expresando cada desacuerdo nítidamente y a voz en grito.
Pocas veces estos dos se amarán sin una cierta dosis de tensión, aunque sus aspectos Sol-Luna sean
excelentes. Sus naturalezas básicas no pertenecen a la categoría de las que sufren en medio de un silencio
total, masoquista. Puesto que constituyen una configuración de signos solares 7-7, siempre intervienen todas

i
aquellas cualidades opuestas que es necesario equilibrar, y el equilibrio es un arte que se aprende sólo después
de una larga práctica. Preguntádselo al volatinero del circo. Por supuesto, tantos equilibrios pueden
desgastarlos de cuando en cuando, pero es mejor desgastarse que herrumbrarse, como les sucede a tantos
amantes que no tienen absolutamente nada en común, ni siquiera el deseo recíproco de adoptar los vicios y

uk
virtudes diferentes de la otra parte. Géminis y Sagitario tienen algunas cosas en común. A ambos les gusta
leer y a ambos les gusta hablar. Pero ella colorea lo que lee con su vívida imaginación, y él salpica su
conversación con más verdades, quizá, que las que ella desea oír o se atreve a enfrentar.
Ella piensa que el mundo debería ser un lugar mejor, y sus hebras entretejidas de imágenes coloridas
deforman la verdad de la existencia en la medida justa e indispensable para que a ella le parezca que lo es.
¿Está mal? Para él lo está. Él también quiere que el mundo sea un lugar mejor, pero está convencido de que si
uno se propone cambiar los hechos, antes debe enfrentarlos cara a cara. En esto, difieren drásticamente.
Este hombre y esta mujer pueden entablar una relación muy dichosa si el suyo también es un matrimonio
consagrado a una actividad común. Por ejemplo, si se trata de un equipo conyugal dedicado a las relaciones
públicas, la publicidad, las artes, la ciencia o la medicina. La excitación del ensueño los ayudará a superar las
pequeñas borrascas. Cuando sus ojos están fijos en las estrellas, y no constantemente en el respectivo
consorte, pueden formar una pareja fabulosa, en todos los sentidos. En la mitología griega se dice: «Mercurio
an
alegra a Júpiter». Asimismo, Géminis puede alegrar inmensamente a Sagitario. ¿Qué puede darle él a ella?
Puede suministrarle el don de frenarla, de protegerla con sus alas de más envergadura, porque al Arquero le
gusta volar, también, con su imaginación, hasta la altura adonde llegan sus flechas. Pero tal vez estos amantes
deberían mantenerse un poco separados, mientras remontan las cometas de sus aspiraciones. Si están
demasiado juntos, en un día ventoso, es posible que los cordeles se enreden irreparablemente.

El hombre Sagitario nació lleno de ideales. La mujer Géminis nació llena de ideas. Existe una diferencia entre
estas palabras, la letra 1, que en inglés es la 1 de love, amor. Una idea nutrida por el amor, alcanzará la octava
más alta de sí misma, y se convertirá en un ideal. Si se aman suficientemente, el Arquero podrá coger las
ideas de su dama Géminis, trasmutarlas en los ideales de Júpiter, y alumbrar la mente ya radiante de ella con
la luz de la diferencia.
M

59 
 
Hombre GÉMINIS Mujer SAGITARIO
También era aficionado a la variedad, y el deporte que lo tenía absorto en determinado momento
dejaba de atraerlo súbitamente, así que siempre existía la posibilidad de que la próxima vez
que cayeras te dejase ir.

Cuando una chica Sagitario se enamora, todo su espíritu busca en torno como un cachorrillo
confiado, ávido de afecto, listo para retribuirlo cabalmente. Sólo más adelante los errores acumulados durante
los años la inducen a usar la máscara teatral del escepticismo y el cinismo, que ella cubre con el colorido
maquillaje grasiento de los payasos. Su sinceridad innata y su franqueza estimulante conmoverían al más duro

i
de los corazones masculinos. Pero a veces sólo despiertan en determinado tipo de hombre Géminis la tenta-
ción de poner a prueba su propia sagacidad, distorsionando la integridad, los ideales e incluso el amor de ella
con complejas piruetas mentales. Al proceder así, él coquetea con el descalabro. No el de él. El de ella. De
alguna manera, Géminis siempre se las apaña para salvarse en el último acto. Es la chica Sagitario

uk
sinceramente afligida la que conserva las cicatrices de estas tácticas abusivas del intelecto de Mercurio, a
veces durante muchas lunas... a veces definitivamente.
Sin embargo, antes del final, es posible que ella evoque el poder desmesurado de Júpiter, y que practique
algunos desgarrones en la tela de la preciosa túnica de libertad de los Gemelos, con algunas fogosas escenas
emocionales de pasión feroz, que (si él pertenece a la categoría de Géminis que estamos describiendo, o sea
los que se dejan controlar por su Gemelo negativo) probablemente se merecerá con creces.
Esta chica es tierna, veraz, y tiene una necesidad desesperada de afecto y estabilidad emocional. Si el
intercambio Sol-Luna de sus horóscopos es negativo, es posible que los haya ido a buscar en el lugar menos
adecuado, porque Géminis puede ser cruelmente indiferente, frío e incomprensivo cuando lo domina su
Gemelo negativo. ¿Qué se hizo del hombre jovial, alegre, tierno y cariñoso que ella creyó encontrar, el que le
escribía poemas tan conmovedores, el que corría carreras de ida y vuelta con ella hasta la Luna, el que le
enjugaba las lágrimas con sus besos mientras sonreía de soslayo como un chiquillo? Pues sigue allí, jugando
an
malévolamente al escondite, perdido entre las múltiples identidades reflejas de este individuo complicado. Él
puede dejarla llorando, con un despreocupado y aburrido encogimiento de hombros, sin siquiera volverse
para echarle una mirada de compasión, y al día siguiente puede regresar con un ramillete de violetas, con un
flamante poema y con su antigua ternura, implorando perdón y jurándole otra vez devoción.
Esto no es precisamente lo que ella necesita. La chica Sagitario es muy vulnerable. Este tipo de amor con
altibajos, que pasa de la cruel frialdad al hastío desapegado (y frecuentemente al engaño puro y simple),
mezclado con un romance maravilloso, en compañía de un hombre capaz de encantar y domesticar a las
serpientes sibilantes, puede estremecerle el alma y hacerla desconfiar de sí misma como mujer e incluso
como ser humano. Es posible que a esta altura él comience su falso psicoanálisis. No es él quien necesita la
terapia. Es ella. Quizás incluso logre convencerla de esta probable 'falacia. Géminis puede convencer a
cualquiera de cualquier cosa la primera docena de veces, hasta que las víctimas crédulas toman conciencia de
la estratagema. El hombre regido por Mercurio puede perpetrar los actos más abominables, y pretender
M

después que la mujer que lo ama le pida disculpas a él, como si las fechorías las hubiera cometido ella. Ahora
entendéis por qué estos hombres son excelentes vendedores. Pueden vender cualquier cosa a cualquiera, y lo
que es más, casi nunca los pillan cuando trampean, eludiendo la letra de la ley del amor... o de cualquier otra
ley.
Por supuesto, esto sólo se aplica a los Géminis cuyos Soles natales están en muy mala posición con
planetas poderosos a la hora del nacimiento. Estos Gemelos merecen que alguien los denuncie
astrológicamente delante de las chicas Sagitario cuyo romance con semejantes individuos podría tener un
desenlace trágico. Afortunadamente, la gran mayoría de los hombres Géminis tienen más inteligencia e
ingenio que taras de carácter.
De todas maneras, no hay que olvidar que los Géminis de tipo negativo han destrozado más
corazones y desintegrado más vidas de las que se podrían recomponer con océanos de pegamento. No
merecerán más clemencia hasta que se hagan más introspectivos y demuestren un poco de compasión por el
desastre que provocaron con su falta de calor humano, con su cruel y extraña necesidad de ganar todas las
partidas de póker mental que jugaban. Desgraciadamente, incluso este tipo de Géminis es casi irresistible
cuando pregunta, con ojos aparentemente inocentes (aunque huidizos, si los observáis atentamente): «¿Quién,
yo?» Sí, tú. A menudo se puede descubrir a esta categoría de hombres Géminis por el número de alias o

60 
 
seudónimos que utiliza. Muchos nobles hijos de Mercurio se ocultan, bromeando, detrás de varios nombres,
pero este tipo lo hace por razones más siniestras. ¿No es cierto, Jim? Quiero decir David... ¿o acaso es Mel, o
Fred? Como se llame. Por sus palabras y actos los conoceréis. Si por lo menos ellos se conocieran
verdaderamente a sí mismos...
El hombre Géminis más iluminado, simpático y casi mágico, ejerce, sin embargo, una fuerte atracción sobre
la mujer Sagitario típica... y ella sobre él. Los opuestos no siempre se atraen, pero cuando pertenecen a sexos
opuestos (oponiendo al hombre y la mujer), a menudo sí se atraen. Géminis y Sagitario están en oposición
astrológica, y el fuerte magnetismo empieza con esta sensación, que experimenta cada uno, de que el otro
tiene cualidades inmensamente deseables. Es cierto. Cada uno de ellos posee lo que le falta al otro. Por
consiguiente, pueden darse muchas maravillosas lecciones recíprocas que riman con la dicha. Su magnetismo
físico mutuo es difícil de resistir. Lo mismo vale para sus vibraciones mentales y emocionales. Y así es como
gravitan el uno hacia el otro hechizados por la admiración... si se encuentran bajo los aspectos planetarios
correctos, cuando las estrellas sonríen en una noche de brisa y la Luna es suficientemente nueva como para

i
impetrarle deseos.
Comparten una eterna juventud espiritual, una mentalidad indagadora, la sensibilidad a la Naturaleza y la
necesidad recíproca de libertad, de espacio despejado entre ellos dos para poder desplazarse hacia sus
objetivos. A los dos les gusta soñar solos durante un rato, y volver después el uno a los brazos del otro en

uk
busca de estímulo. Pero solo no es lo mismo que solitario. Tanto el hombre Géminis como la mujer Sagitario
buscan la vida gregaria y desean rodearse de gente, porque temen, secretamente, a la soledad.
Casi seguramente ella tendrá un animal doméstico. Un gatito o un perro. Y le pondrá un nombre raro. La
chica Arquera más encantadora que conocí llamó «Rana» a uno de sus gatitos, y al otro sencillamente (y
lógicamente) «Gato». A él también le gustan los animales, pero es posible que no les tenga una devoción tan
vehemente como la de ella. Géminis querrá al animal siempre que éste no interfiera en sus propios placeres ni
imponga desembolsos de dinero que él preferiría gastar en sí mismo, en tanto que la mujer Sagitario
sacrificará a menudo su propia comodidad en aras del animal que estima. Hay otras diferencias sutiles entre
sus personalidades. Géminis anhela remontarse a nuevos horizontes, y ella también. Pero ella necesita
asimismo una mano cálida y firme que la sujete mientras se remonta. A él también le gusta cogerse de la
mano, pero si ella lo suelta, él hará un ademán de despedida, más o menos alegremente, en tanto que es
posible que ella se extravíe si él la suelta.
an
Generalmente es en la vida sexual donde encuentran solaz para olvidar los conflictos planteados en otras
áreas, como les sucede a todas las configuraciones de signos solares 7-7. La fuerte atracción química que los
une aumenta con frecuencia a medida que transcurre el tiempo, y aunque disminuya, siempre perdura, latente,
esperando que la aticen, que la reactiven para reparar las grietas de su relación.

También los une una cierta pasión mental, que genera un terreno fértil para la consumación física. A menudo,
su unión sexual empezará mucho antes de la hora de acostarse, quizá mientras se desayunan, mediante
mensajes transmitidos con los ojos de un extremo al otro de la habitación, mediante una nota romántica que él
deja donde sabe que ella la encontrará, mediante la intimidad compartida de una sonrisa familiar o de un
apodo especial, privado, que, traducido, significa: «Te amo, te necesito, te deseo».
La amenaza que se cierne sobre su relación sexual reside en la posibilidad de que él utilice
M

periódicamente con ella sus estratagemas propias de Géminis. El hombre Géminis no desdeña la idea de
provocar una reyerta con el fin deliberado de estimular la emoción o el deseo de su pareja. La cólera tiene la
extraña cualidad de excitar la pasión entre éstos dos. Entonces el altercado se resuelve mediante la unión
física... o debería resolverse. ¿Pero es así? Él es capaz de reflotarlo, para discutirlo a fondo, después de la
unión, cuando debería estar sepultado y olvidado. Para ser justos con él, debemos confesar que ella tiende a
hacer lo mismo. Los dos deberían aprender a enterrar sus desavenencias después de hacerse el amor. ¿Por qué
emplear el sexo como arma recíproca? Pero éste es el uso que le dan a menudo Géminis y Sagitario. Los celos
son la causa de muchas de sus disputas, y con razón. Ninguno de los dos signos se destaca por su fidelidad
impecable. Ambos son tan curiosos, versátiles, caprichosos y ávidos de variación que no pueden salvaguardar
una lealtad pura como un copo de nieve.
Si sus aspectos Sol-Luna son favorables, o si uno tiene un ascendente Capricornio, Tauro o Escorpión,
pueden mantenerse totalmente fieles mientras viven juntos. De lo contrario, es posible que se produzca algún
descarrío o infidelidad, aunque sólo asuma la forma de un ligero galanteo informal, público, que jamás llega a
consumarse físicamente. Él es más propenso que ella a mariposear. Pero las chicas Sagitario aprenden
enseguida los diversos juegos que les enseñan los pájaros de Mercurio. Y entonces volarán las plumas.

61 
 
Él puede ser tan... versátil. Primero, el rápido sonrojo de la felicidad, el aleteo de la excitación. Después el
ceño fruncido, súbitamente, sin aviso previo. La mirada desviada. La tristeza, que se ahonda hasta
transformarse en depresión. Momentos después, nuevamente la sonrisa fluctuante de Mercurio, y una alegre
invitación a hacer botar guijarros en el lago o a escuchar cómo las ranas interpretan conciertos románticos a
orillas de un bosque encantado que él conoce. Primeramente él le pide que prepare tostadas con canela.
Después no tiene apetito. El tema musical de su romance es más o menos así. con variaciones, y a pesar de
todo ella sigue esforzándose valerosamente por acompañar la canción.
Por supuesto, la mujer Sagitario puede experimentar a su vez algunos cambios de humor. Como el suyo
también es un signo dual, puede ser alternadamente sensible, introspectiva, temperamental y cáustica. Si uno
de los dos consigue mantenerse eufórico mientras el otro está deprimido, y viceversa, podrán ayudarse a
superar los trances alarmantes. Será bueno que ambos estén eufóricos, pero esto implica que luego ambos
estarán deprimidos. A este hombre y a esta mujer los beneficiarían inmensamente sendos gráficos de
biorritmos. No puedo obsequiarles nada mejor que este consejo.
Él deberá controlar su tendencia a ser sarcástico cuando esté irritado; y ella deberá reprimir su propensión a

i
hacer comentarios hirientes cuando lo que él necesita es su ternura y su comprensión. Las verdades
contundentes de Sagitario casi siempre duelen. Los sarcasmos de Géminis también. Con todo su candor
inocente, la chica Sagitario no entiende lo que significa esta palabra. Significa... bueno, el sarcasmo casi

uk
siempre implica decir exactamente lo contrario de lo que uno realmente piensa y cree, y exagerar la falacia
para subrayar la verdad. Por ejemplo: «Claro que no me molesta que la cuenta de teléfonos ascienda a
trescientos dólares, cariño. Me siento importante cuando le pago tanto dinero a la telefónica, aunque por eso
debamos cancelar nuestras vacaciones de este verano». ¿Veis? Así es el sarcasmo. Ella se sentirá herida y
desconcertada. ¿Por qué él no dice claramente que está encolerizado porque la cuenta de teléfonos es muy
elevada, y que está decepcionado porque en razón de ello tal vez deberán privarse de las vacaciones de
verano? (Entonces ella podría decir que lo siente, y trabajar horas extraordinarias, o buscarse un empleo
adicional por unas pocas semanas, para completar la diferencia. Tal como están las cosas, no dirá que lo
siente, ¡y basta!)
¿Por qué él no dice aquello? Porque es un soñador poético, un Géminis, querida amiga, incapaz de
decir exactamente lo que piensa. Para vivir más o menos satisfecha con este hombre inteligente y
maravillosamente fascinante, Sagitario no tendrá que prestar atención a lo que articulan sus labios sino que
deberá leer la verdad sólo en sus ojos. Sin embargo, sus ojos fluctúan constantemente de un lado a otro, y es
an
difícil leer en ellos... su expresión cambia sin cesar.
Lo único más hiriente que los cáusticos sarcasmos del hombre Géminis es la contundente sinceridad de la
chica Arquera. Cuando estos dos están mal apareados, pueden rebanarse recíprocamente el corazón. Pero su
relación tiene una faceta más positiva. Siempre hay otra faceta cuando dos signos dobles se juntan, para bien
o para mal... y puede ser para bien. Por lo menos se respetarán mutuamente su intelecto, y encontrarán sus
respectivos humores más fascinantes que la aburrida semejanza de los demás.
Al hombre Géminis le gusta escudriñar las galaxias, meditando sobre los infinitos mundos que hay
en el espacio. Entonces, inesperadamente, desvía su atención hacia sí mismo, y se pregunta: «¿Supones que
también hay infinitos mundos dentro de mi espacio interior, mundos que podría explorar?». Su Gemelo
siempre presente exclama: «¡Sí! ¡Los hay!»... y empieza otra aventura. si la mujer Sagitario desea retener a
este hombre, su faena de amor deberá consistir en acompañarlo en la búsqueda del País de Nunca Jamás,
procurando no odiar a la tercera persona que siempre deberá seguirlos: la sombra de él. También podrá tratar
M

de coserlo fuerte y pulcramente a su sombra (la de él), como Wendy lo hizo con el mercurial Peter Pan. Así él
no perderá tan a menudo la otra mitad de sí mismo. Ésta es una especie de charada, pero Júpiter le susurrará la
respuesta, en el corazón, si ella escucha.
   

62 
 
CÁNCER SAGITARIO
Agua - Cardinal Negativo
- Regido por Júpiter
Regido por la Luna Fuego Mutable – Positivo
-

Símbolo: el Cangrejo Símbolos: el Arquero y el Centauro


Fuerzas nocturnas Femenino
- Fuerzas diurnas – Masculino

La relación CÁNCER-SAGITARIO

i
«Ay de mí», dijo una voz, y otra añadió: «Oh, qué día
luctuoso».

uk
Así que aquí tenemos al Cangrejo, duro como una roca por fuera, blando como la mantequilla por dentro.
Extremadamente sensible. ¡Oh!, muy, muy sensible. Con una aguda conciencia de la connotación más sutil,
de todos los matices de cada comentario y excepcionalmente vulnerable al agravio.
Y aquí tenemos al Arquero, alegre y entusiasta, esencialmente bondadoso, pero a veces brutalmente
franco y dueño apenas de una pizca de tacto. Digamos media pizca.
¿Qué sucede cuando un Cáncer hipersensible y cauteloso anda a los tumbos con un Sagitario
despreocupado e informal, cuya especialidad consiste en disparar flechas cargadas de verdades que duelen,
aunque sea involuntariamente? En realidad, todo depende de las fases de la Luna. Como a Cáncer lo rigen las
vibraciones cambiantes de la Luna, el Cangrejo puede reaccionar de diversas maneras ante los «hondazos y
flechas de inicua fortuna» (y ante los inicuos comentarios del Arquero). Contraatacando con un chasquido de
an
pinzas, o pellizcando fuertemente (los Cangrejos tienen pinzas filosas). Quizás arrastrándose dentro del duro
caparazón de cangrejo para ocultarse y enfurruñarse, temblando como un cuenco de gelatina frente a
semejante indignidad. O quedándose sencilla- mente donde está sentado, hondamente herido, derramando
lágrimas titilantes.
El Cangrejo desconsolado, desanimado, sumido en una tenebrosa melancolía por el trato cruel que
dispensó a sus sentimientos una persona desconsiderada, es uno de los espectáculos más tristes de la tierra o el
mar. Realmente abruma el alma ver a una de estas criaturas divertidas y versátiles reducida a sollozos. Incluso
cuando intentan ocultar valerosamente su dolor, sus papadas se estremecen patéticamente y sus .ojos mansos
os miran con tanto reproche que vosotros mismos sentís deseos de llorar.
Ésta es a menudo la reacción del Arquero que acaba de descubrir que ha dicho o hecho involuntariamente
algo que le produjo a un amigo, socio, pariente, amante o consorte Cáncer la atroz angustia lunar del rechazo.
M

Instantáneamente contrito por haber infligido semejante daño con un discurso descuidado, el Arquero
intentará mitigar con palabras «reconfortantes» la herida que abrió. Por ejemplo: «Caray, lamento haberte
ofendido diciendo que eres tonto. No llores. Así que no eres un coloso intelectual. Hay muchas cosas más
importantes que ser inteligente. ¿Esto te consuela?»
Aunque parezca extraño, a menudo los sagaces Cangrejos comprenderán finalmente que es inútil tratar de
hacer entender a los Arqueros su falta de tacto, y el episodio les parecerá divertido y se echarán a reír
histéricamente. En realidad, muchas veces la asociación estrecha con el Arquero es, a la larga, beneficiosa
para Cáncer. Quizá sea dolorosa durante un tiempo, pero es posible que al fin los Cangrejos aprendan la
valiosa lección de que no deben ser tan sensibles. Como todo es relativo, otra ventaja consiste en que, después
de tratar con un Sagitario, al Cangrejo le parecerá que los circunstanciales comentarios desconsiderados de
todos sus otros conocidos son, por comparación, fragantes rosas de halago, y así la vida se le hará más
llevadera.
Es más o menos lo que te ocurre cuando has estado llorando por un dolor de muelas, y de pronto te
fracturas una pierna. Olvidas por completo la muela palpitante. O cuando has estado rezongando y quejándote
por una pequeña picadura de abeja en la nariz, y aparece un Sagitario que te asesta un golpe en el coco con

63 
 
una estaca verbal. Lo único cortés es agradecerle al Sagitario que te haya curado para siempre de gimotear por
una picadura de abeja, ¿correcto? Correcto. Unas pocas puntadas, y tu cabeza (o tu confianza en ti mismo)
quedará como nueva. Ahora los Arqueros estarán haciendo ademanes de asentimiento, convencidos de que
todas estas observaciones son muy lógicas y filosóficas. Incluso es posible que algunos estén diciendo: «¡Es
verdad! No hay mal que por bien no venga». (Los Sagitario son tan aficionados como los Libra a este
aforismo panglosiano.) Realmente no siempre es fácil imaginar a un Sagitario como un portador de bienes
cuando te apunta la flecha de Júpiter directamente al talón de Aquiles, pero la verdad es que los Arqueros son
optimistas. Casi tanto como los Libra, aunque con una pizca adicional de escepticismo.
Hay momentos en que la sensibilidad y la comprensión de Cáncer, combinadas con la llana franqueza de
Sagitario, pueden producir una amalgama favorable de cualidades, que desemboca en un pensamiento muy
lúcido, tanto si se fusionan mediante la asociación entre un Cangrejo y un Arquero individuales, como si se
combinan dentro de una misma persona. Pongo por ejemplo a una amiga mía, que es un signo solar Cáncer,
con la Luna y el ascendente en Sagitario. Un día vino a visitarme en mi casa y se puso a hojear un popular

i
semanario de actualidad, buscando un anuncio que deseaba mostrarme. Al cabo de un rato lo encontró. «Mira
esto», exclamó, con los ojos anegados de lágrimas lunares, pero con la voz cargada de cólera jupiteriana.
Se trataba de una promoción de relaciones públicas, a dos páginas, de la Martín Marietta Company, una
firma que produce algunos materiales útiles y necesarios, como el cemento y el aluminio, pero que también se

uk
cuenta entre las industrias a las que debemos agradecerles muchos de los productos químicos que amenazan
nuestra salud y nuestra seguridad, y posiblemente nuestra supervivencia. El anuncio hacía la apología de una
exposición de ganado de los clubes 4-H que se celebraba en el Medio Oeste de Illinois, porque la Martin
Marietta Company cree que «tradiciones como ésta son un puntal básico y perdurable de nuestro país, dignas
de conservarse por el bien de todos nosotros... para convertir a los Estados Unidos en un país mejor para
todos».
La mayor parte del espacio del anuncio a dos páginas estaba ocupado por una foto en colores de un niño
llamado Troy, de ocho años, que posaba con los ojos refulgentes y una sonrisa feliz junto a un cerdo premiado
de raza Hampshire, de cien kilos, que Troy había bautizado con el nombre de Betsy. El cerdo premiado era
aterciopelado y rechoncho, y tenía un hermoso color azul muy oscuro, una cola enroscada, ojos confiados y
unas lindas orejas gachas. En la foto, el chiquillo acariciaba cariñosamente a su manso amigo, Betsy, con una
expresión desbordante de amor y afecto puros e infantiles.
an
«Me pregunto —comentó mi amiga Cáncer-Sagitario—, si se atreverían a publicar una foto en la que el
pequeño Troy apareciera mirando cómo sacrifican a su querido amigo que él aprendió a querer como si fuera
un animalito doméstico, para que la gente pueda disfrutar de su lonja matinal de tocino (y, por supuesto, éste
es el destino que le aguarda irremediablemente a Betsy). ¿Se atreverían a mostrar el terror y el espanto y el
dolor reflejados en los ojos de un niño inocente al ver cómo degüellan brutalmente al Betsy que quería tanto?
Supongo que a los niños como Troy les dicen sencillamente, después de que pasan meses mimando y
aprendiendo a amar a un "animal de mercado", que "Betsy", o como se llame, se ha ido de visita a alguna
parte y probablemente no volverá... para explicar así la desaparición del animalito adorado que llevaron al
matadero donde lo inmolarán mientras el crío no mira. Son unos hipócritas morbosos y malintencionados. Si
piensan que sacrificar a nuestros hermanos y hermanas animales es tan bello y tradicional, ¿por qué no tienen
el coraje de publicar el desenlace de la historia, y de mostrarnos la expresión del pequeño al descubrir la cruel
verdad acerca de lo que los adultos planean hacer realmente con el animal que adora, su reacción ante la
M

sangre que brota a borbotones y los patéticos chillidos y alaridos de miedo y dolor que ensordecen a la gente
en los mataderos, para no hablar del hedor a muerte que flota en los lugares atestados de carne
descuartizada?»
Cuando se cortó la avalancha de palabras, mi amiga temblaba con una mezcla de compasión y furia. Su
signo solar Cáncer maternal le destrozaba el corazón ante las facciones del niño, mientras que su Luna y
ascendente en Sagitario (Sagitario ama a los animales) determinaban que sus comentarios fueran contundentes
y francos, claros y concretos.
«Lo sé —intenté consolarla—, y comparto tus sentimientos. Tienes razón. Sin embargo, la conciencia
espiritual empieza a progresar gradualmente, a medida que la gente capta las vibraciones de la era de Acuario.
Una de las pruebas de que progresa consiste en que los propietarios de los mataderos han intuido el cambio,
sobresaltados, y ya no permiten que el público visite esos recintos y vea lo que ocurre dentro. El personal que
trabaja allí también sufre en condiciones distintas de los animales, pero quizá no menos terribles, porque una
investigación que realizaron recientemente las compañías de seguros sobre todas las profesiones, reveló que
los matarifes y los empleados de los mataderos se cuentan entre !os grupos con una mayor tasa de suicidios, y
si bien ésta es una triste estadística del remordimiento inconsciente, también es un testimonio de que los terrá-

64 
 
queos se están aproximando en forma lenta pero segura al esclarecimiento.»
Después de un rato mi amiga dejó de llorar... más o menos al mismo tiempo en que dejaba de llorar yo.
Menciono este episodio auténtico para ilustrar la esencia de Cáncer y Sagitario, pero también por otra razón,
que sintetizo en la mejor forma posible al reproducir las palabras finales del anuncio de la Martin Marietta
Company (aunque el sentido que les doy yo es muy distinto del que les daban ellos). El anuncio terminaba
con el comentario: «Esto es para Troy, y para el futuro».
Durante esta asociación de la configuración de signos solares 6-8, el Cangrejo y el Arquero reñirán por el
tema del dinero, pues éste siempre quema los bolsillos de Sagitario. Y casi nunca quema los de Cáncer. Es
más posible que a los de este último les reviente las costuras, por su peso, porque a los Cangrejos les gusta
acumular grandes cantidades de metálico, y prefieren conservarlo constantemente lo más cerca posible de sus
personas. Sus reyertas serán frecuentes en el área de las finanzas, pero es probable que puedan llegar a algún
tipo de compromiso, mediante un acuerdo amistoso. A juicio de la astrología, lo mejor será que Cáncer insista
en zurcir y coser maternal (o paternalmente) los agujeros que las quemaduras producidas por el dinero abren

i
en los bolsillos de Sagitario (al mismo tiempo que le enseñan al Arquero, afablemente, a ser más ahorrativo),
y que Sagitario se ofrezca gentilmente para hacerse cargo de una parte del dinero del Cangrejo con el fin de
invertirlo, evitando así que revienten las costuras de sus bolsillos. Los Arqueros tienen una suerte prodigiosa
en áreas tales como la de los juegos de azar y la Bolsa (el mayor de los juegos de azar). Esto producirá

uk
beneficios por partida doble: Cáncer aprenderá a ser más generoso y dadivoso, y los Cangrejos también se
sentirán halagados cuando descubran gradualmente que Sagitario tiene un método para duplicar rápidamente
su capital conjunto... a veces, claro está. Cualquiera puede tener una mala racha, y en esas raras ocasiones
(dado que el Sagitario típico está tan agraciado por la suerte de Júpiter que no sufrirá grandes pérdidas
reiteradamente) el Cangrejo debe abstenerse de encolerizarse, enfurruñarse y regañar. De lo contrario, el
Arquero se irá en un santiamén, después de disparar los dardos de algunos comentarios pertinentes sobre la
tacañería, y de comprometerse a no hacer más favores a desagradecidos (o desagradecidas), lo cual provocará
el llanto del Cáncer.
El hombre o la mujer Cáncer será inevitablemente (aunque desde un segundo plano) el sutil conductor de
esta asociación 6-8 entre dos personas tan distintas entre sí. Porque el Cangrejo es cardinal y el Sagitario es
mutable. La persona cardinal está secretamente resuelta a mandar, y aborrece francamente el tener que recibir
órdenes de los demás. Esto puede generar algunas dificultades, porque aunque el Sagitario mutable no tiene
an
especial interés en convertirse en líder (los Arqueros prefieren galopar de un lado a otro comunicando ideas),
lo cierto es que al Sagitario también le disgusta activa (y abiertamente) recibir órdenes. Es posible que el
extremo humano del Centauro dualista de Sagitario se resigne alegre y filosóficamnte, pero el extremo equino
lanzará abundantes coces, y se encabritará de cuando en cuando. Ya sabéis que Sagitario es mitad equino y
mitad humano, tanto simbólica como literalmente. Este es uno de los signos solares dobles y duales. Aunque
el extremo humano es muy espabilado, y a menudo es extraordinariamente estudioso e intelectual y sustenta
una filosofía optimista, el extremo equino (que es el posterior) es igualmente terco, contradictor,
imprevisible... y asombrosamente veloz para eludir los problemas. También es propenso a cocear
peligrosamente cuando amenazan su libertad.
Como los Cangrejos no pueden controlar realmente su espíritu posesivo innato (que, correctamente
usado, puede convertirse en la cálida y reconfortante virtud del comportamiento protector solícito), deberán
proceder con cautela para no reprimir involuntariamente la libertad de los Arqueros, que la necesitan en
M

grandes dosis para expresar su personalidad. Por supuesto, los Cangrejos son cautelosos por instinto, de modo
que bastará que desplieguen parte de la cautela natural de su signo solar y la traduzcan en la precaución de no
sofocar la libertad de expresión y de acción de Sagitario. Si Cáncer consigue poner en práctica esta estrategia,
y si los Arqueros se acostumbran a contar aunque sólo sea periódicamente hasta diez o veinte antes de meter
la pata (y de machacar los delicados sentimientos del Cangrejo con comentarios contundentes) estos dos
podrán pasarlo bastante bien en su mutua compañía.
De alguna manera, Sagitario terminará ayudando a Cáncer, con una actitud servicial, porque los Arqueros
intuyen en los Cangrejos regidos por la Luna un misterio que están ansiosos por resolver. Como la curiosidad
de Sagitario es acuciante, siempre habrá algo que lo tendrá fascinado, y despertará su interés en rondar por la
playa de Cáncer, bajo la Luna llena, observando el flujo y reflujo de la marea... entre una y otra carrera por la
pista cuando el Centauro se impaciente y necesite pasar un rato solo corriendo contra el viento, al que casi
siempre le ganará por el hocico. Y esto fascina al Cangrejo.
A Sagitario —que está dotado del buen humor benigno y benévolo de Júpiter— le encanta hacer
picardías a los demás, pero es posible que a veces Cáncer no capte su intención. Entonces el Arquero le dará
al Cangrejo un ligero codazo... y al fin la criatura lunar se reirá hasta llorar. No sólo por la naturaleza de la

65 
 
broma. Sino porque a Cáncer lo conmueven hondamente la ingenuidad y el idealismo del valeroso y optimista
Sagitario, que a cada rato cae torpemente. y después se levanta con una sonrisa radiante... para repetir la
tentativa de llegar al círculo del ganador. Aquellas veces que Júpiter autorice al Centauro a conquistar la
victoria, el Arquero feliz y generoso probablemente vuelva trotando a la costa, y ofrecerá compartir la mitad
de su buena fortuna con el amigo o pariente Cáncer, llenando nuevamente los bolsillos del Cangrejo con
júbilo infantil. Júpiter rige lo desmesurado, lo expansivo, y a veces sólo el Cangrejo sabe realmente cuán
grande puede ser el corazón de Júpiter. Algún día, de alguna manera, Sagitario le enseñará a Cáncer las
maravillosas recompensas de la generosidad, y guiará a los Cangrejos interiormente tímidos, temerosos, hacia
la religión Sagitaria de la verdad. Entonces no habrá más penas ni suspiros... «porque Dios enjugará todas las
lágrimas de sus ojos». ¿Cómo podríais llorar cuando estáis riendo de la última torpeza enternecedora del vale-
roso Arquero?

i
Mujer CÁNCER Hombre SAGITARIO

uk
—No tengo madre —dijo él. No solamente no tenía madre, sino que tampoco
experimentaba el menor deseo de tenerla. Las juzgaba personas exageradamente valoradas.
—Oh, Peter, no me extraña que estuvieras llorando —exclamó ella, y abandonó el lecho y
corrió hacia él.
—No lloraba por las madres —respondió él bastante indignado—. Lloraba porque no
consigo que me siga mi sombra. Además, no lloraba.

La diferencia más esencial, más profundamente arraigada, entre la doncella lunar y el Arquero (si se
exceptúan sus criterios opuestos sobre el dinero y la seguridad material), consiste en sus ideas y actitudes
divergentes respecto de la «familia». Ella es muy propensa a sentir devoción y casi veneración por los
an
vínculos familiares, generalmente con más énfasis en los maternales y paternales que en los fraternales y de
otro tipo... pero de todas maneras esta dama quema incienso en el altar familiar con el mismo fervor religioso
con que sus hermanas capricornianas prenden las velas de cera de abejas en su círculo familiar (y a menudo
con menos resentimiento que el que experimentan de cuando en cuando las capricornianas).
Por el contrario, el hombre Sagitario, si bien puede alimentar en su enorme corazón jupiteriano mucho
afecto auténtico por su familia, y si bien puede visitarla más o menos cada pocos años para saludarla
alegremente, con los brazos probablemente cargados de obsequios (porque el Arquero es maravillosamente
generoso), lo cierto es que no experimenta por sus parientes el fuerte sentimiento de abnegada devoción que
la chica Cáncer experimenta por los suyos. Es posible que sea el primero en ayudar a sus padres, hermanos y
otros familiares consanguíneos cuando éstos necesitan un amistoso apoyo moral, o un préstamo de todo el
dinero del que él pueda disponer, pero no cree que un lazo de sangre deba constreñir su libertad para
deambular por el mundo en busca de la verdad y la emoción, cultivando sus múltiples intereses y
M

persiguiendo sus metas y ambiciones idealistas (y a menudo gigantescas). Los lazos restringen. Los lazos
atan. Sean de sangre o de cualquier otra naturaleza. Sagitario lo ve como si fueran cadenas chirriantes, o una
cuerda ceñida al cuello que amenaza con estrangular su individualidad. El hombre Sagitario está ansioso por
cortar el nudo gordiano que lo une a su familia y por ir solo a las carreras, acatando la voz de Júpiter que le
ordena acometer hacia adelante y hacia las alturas en pos de algún logro o de alguna hazaña colosal, inefable.
El Arquero también es experto en desatar rápida e inteligentemente los nudos gordianos de los problemas, _Ni
aunque a veces comete errores, en general es suficientemente sagaz como para no cometer dos veces el
mismo.
La doncella lunar mira con respeto, si no con auténtico afecto, «los lazos que atan». Los vínculos son
agradables. Los vínculos son familiares y reconfortantes. A ella le parecen hebras de protección y seguridad
suavemente entretejidas. Lo conocido, lo seguro y lo cómodo. Cortar un vínculo con amigos o parientes, con
un amante o un marido, o con los padres, es algo que le inspira temor, y que por tanto aplaza lo más posible.
Ésta es a menudo la razón por la cual se piensa que las mujeres Cáncer son posesivas. En realidad no se trata
tanto de que sean posesivas como de que se resisten a cortar un cabo, lo que luego las obligará a flotar a la
deriva, sin ancla. Flotar sin ancla es una imagen tan aterradora para la chica Cangrejo como la de flotar en

66 
 
medio del océano lo sería para el cangrejo de la Naturaleza, que se siente mucho más seguro a una distancia
saludable de las aguas profundas.
La astrología no puede resolverles este problema. La doncella lunar y su Centauro tendrán que afrontarlo,
sencillamente, con la esperanza de aproximarse cada vez más a un compromiso a medida que pasan los años,
pero agitándose y riñendo en el ínterin... discutiendo (él) y enfurruñándose (ella) alternadamente porque uno
descuida a mamá y papá (la culpa recae sobre él) o porque el otro debilita la relación entre ambos al pasar
demasiado tiempo con la familia (la culpa recae sobre ella). Más adelante, llegarán a un acuerdo respecto de
las diferencias que los separan... o uno de ellos abandonará al otro. Pero tal vez no sea una separación
definitiva. Por varias razones.
Para empezar, lo más probable es que sea el Arquero quien deje coléricamente (aunque con pena) a la
chica Cangrejo, y no que las cosas sucedan a la inversa. No siempre, desde luego, pero sí en la mayoría de los
casos. Recordad que a él le resulta más fácil que a ella cortar un vínculo, aunque para el hombre Sagitario es
más difícil desatar el nudo del amor que el lazo que lo une a su propia familia, porque el amor puede

i
determinar que incluso el Centauro habitualmente despreocupado e indiferente se resista a consumar la
ruptura... y que después de irse probablemente no tarde en volver. La locura lunar de ella es hipnótica, y
mientras estén separados embrujará los sueños de él por la noche. Como ésta es la configuración de signos
solares 6-8, la doncella lunar representa para él la octava Casa astrológica de misterio (sexual y de otro tipo):

uk
lo desconocido. Nadie es más curioso que Sagitario (excepto Géminis), y descubrirá que después de un
tiempo su mente da vueltas en círculos, preguntándose qué estará haciendo ella sin él. Además, lo frustra la
idea de que perdió el control de su genio fogoso, y de que partió antes de poder resolver por completo el
misterio que le plantea ella con sus estados de ánimo cambiantes, con el dominio inexplicable que ejerce
sobre sus emociones (las de él). Todavía hay un millar de preguntas apremiantes que ella no ha contestado.
Y entonces, el Arquero, que cortó tan rápida e impulsivamente el nudo gordiano que lo unía a su dama
Cáncer, regresa después con frecuencia para volver a atarlo. Porque comprueba que la añora más de lo
previsto, y porque siguen pendientes todos esos enigmas intrigantes...
Aunque es posible que a la doncella lunar la reconforte y la halague extrañamente el hecho de que el
hombre Sagitario que ella ama la considere misteriosa y magnética, experimenta un resentimiento bastante
malévolo contra sus indagaciones indiscretas. (Ella no puede disfrutar de lo mejor de ambos mundos. pero le
gustaría, en casi todo.) Esta mujer siempre lleva y llevará dentro de sí muchos secretos, de algunos de los
an
cuales ni siquiera tiene conciencia, en tanto que de otros sí la tiene. En la esencia lunar hay un elemento que la
hace cerrarse como una ostra cuando intuye que alguien intenta explorar demasiado a fondo su personalidad
secreta, aunque dicho «alguien» sea el hombre que adora. Esta chica Cangrejo se refugia instintivamente en
su caparazón de silencio apenas él inicia uno de sus interrogatorios de rutina... aunque sólo le haga una
pregunta inocente y vulgar. Por ejemplo, qué opina acerca de los nuevos vecinos, o cómo era su primer novio.
(Admitamos que la segunda pregunta puede no ser tan inocente. El hombre Sagitario tiene mal genio. y
aunque no es posesivo, sí es muy celoso. No me canso de recordaros que existe una marcada diferencia entre
el espíritu posesivo y los celos.)
Aunque esta dama pueda ser muy renuente a revelar sus propios secretos rápidamente (a menos que se los
sonsaquen lenta y afablemente, cuando está de humor para hablar de ellos, y no mediante un interrogatorio
grosero o una curiosidad brusca y ociosa), es una experta en desentrañar los de su Centauro... y los de todo el
mundo. Por alguna razón, la gente experimenta la necesidad inconsciente de contarle a la doncella' lunar
M

ciertas cosas que normalmente no le confesaría a otra persona. Estas confidencias no se parecen a las que
todos vuelcan en el oído comprensivo de Piscis. La gente se confiesa con Piscis porque desea hacerlo, sin
mucha, o sin ninguna, insistencia por parte del Pez, que simplemente proyecta un aire de predisposición a
escuchar a quien sienta deseos de hablarle, y el interlocutor de Piscis intuye que la reacción de éste será
comprensiva, como siempre lo es. En el caso de la chica Cangrejo, la situación es distinta. Ella no es apática
ni neutral respecto de vuestros secretos. Le encanta averiguar cosas acerca de los demás, y generalmente
emplea una estrategia premeditada para enterarse, plenamente consciente de que está excavando para ver qué
descubre. En razón de su magnetismo lunar (el mismo tipo de fuerza invisible que ni siquiera pueden resistir
las mareas del océano), consigue que su interlocutor la haga toda clase de confidencias íntimas aunque éste no
haya sido su propósito inicial.
La estrategia lunar de la mujer Cáncer es aún más eficaz con el Arquero. A Sagitario le encanta hablar,
sobre todo de sí mismo, de sus sueños y sus sentimientos más íntimos, así como de sus ideas y opiniones
sobre todos los temas que existen bajo el Sol. Arrastrado por el entusiasmo de su libre asociación verbal de
pensamientos, es posible que divague demasiado en su conversación con la chica Cangrejo, antes de descubrir
que al decir más de lo previsto se ha dejado atrapar en una ola emocional que podría ahogarlo. Ésta es una

67 
 
advertencia astrológica que le resultará muy útil al Arquero, si le presta atención, porque siempre existe la
posibilidad de que diga algo que esta dama extraordinariamente sensible e imaginativa podría exagerar o
interpretar equivocadamente, lo cual despertaría el recelo y la trémula vulnerabilidad de Cáncer al agravio. Al
hombre Sagitario le conviene contar hasta diez antes de hablar, en todos los casos, pero en compañía de su
encantadora chica Cangrejo sería muy aconsejable que cuente quizá hasta mil. No le resultará fácil abstenerse
de expresar libremente lo que piensa, a veces con innecesaria franqueza, no sólo porque ésta es su tendencia
natural, sino también porque la doncella lunar puede ser muy tenaz una vez que se le mete en la dura cabeza
la idea de que él le oculta algo. En este caso no cejará hasta averiguarlo. No se trata de que haya algo de lo
que él deba sentirse culpable, sino sólo de que hay cosas que ella puede tomar a mal adornar
imaginativamente, revistiendo con sus temores y aprensiones personales ciertas frases que él pronunció
inocentemente, hasta convertirlas en algo que amenaza su paz espiritual y que carece de toda semejanza con
su intención original o su auténtico significado.
Durante la intimidad sexual es cuando el Arquero debe cuidar especialmente que sus actos sean más

i
elocuentes que sus palabras. La forma en que la mujer Cáncer expresa en el sentido físico su estratificado
amor por él, es sensual y silenciosa. Para ella, los que importan son los sentimientos, no las palabras. Desea
que su acto amoroso sea una fuga a un océano de pasión, que esté impregnado por los frágiles sentimientos de
la luz de la Luna, y que su profundidad sea una consecuencia directa de su delicadeza y de su mansa

uk
comunión espiritual. Ella se aparta sexualmente del deseo imperioso, y sólo puede entregarse por completo
cuando su necesidad mutua se expresa con ternura, con dulzura, incluso poéticamente, y no con vehemencia.
Y si algo ha hecho que se sienta rechazada durante el día (la desaprobación, expresa o tácita, la hace
marchitar, literalmente) no podrá responder por la noche en brazos de él, aunque el agravio previo a su
sensibilidad sólo haya sido imaginario. Hacerle el amor a una chica Cangrejo es un eterno juego de
adivinanzas, con más probabilidades de éxito cuando su amante o marido consulta un almanaque antes de
abordarla, porque todas las emociones de esta mujer son regidas no sólo simbólicamente, sino también seria y
concretamente, por las fases de la Luna. Es posible que este aspecto de su naturaleza sexual irrite
ocasionalmente al Arquero tanto como lo intriga, porque, tratándose de un signo de Fuego, su propio deseo es
más impulsivo y su necesidad es más intensa. Él debe ejercitarse conscientemente para adquirir una mayor
delicadeza en su acto amoroso, sobre todo si está enamorado de una doncella lunar, nacida en el elemento
Agua.
an
Paradójicamente, ésta es una mujer que a veces comunica su anhelo de fusión con un brillo brumoso en
los ojos, semejante al resplandor argentado y promisorio del antiguo secreto de la Luna nueva. Cuando él ve
el reflejo de la Luna en los ojos de ella, sabe que ha llegado el momento de quedarse muy quieto y callado...
de abrazarla estrechamente hasta que se sienta segura y protegida... y de internarse luego en el mar misterioso
que le canta a medianoche melodías recordadas, flotando a la par de ella. Es posible que él nunca resuelva el
enigma femenino de la doncella lunar, pero siempre sentirá la tentación de elucidarlo.
Ahora dejémoslos solos, ¿qué os parece? Si la doncella lunar o pájaro loco no accede a contarle sus
secretos al hombre que ama, ¡ciertamente no quiere que nosotros andemos rondando cerca cuando se le velan
los ojos! Antes de irnos, le recordaremos que, en tanto que sus lágrimas lunares caen como gotas de lluvia al
menor asomo de nubes en su cielo, las lágrimas jupiterianas están ocultas y retenidas... pero no son menos
copiosas que las de ella. Como un niño que silba en la oscuridad para ocultar su temor, él es demasiado
valeroso para confesar que alguna vez llora. Pero, no obstante su fachada impasible, llora.
M

68 
 
Hombre CÁNCER Mujer SAGITARIO
Hablaban de la Cenicienta, y Tootles confiaba en que su madre se hubiera parecido mucho a
ella.
...Campanilla de Cobre gritó: «¡Majadero!» y corrió a esconderse.
Aunque Sagitario rige astrológicamente la religión (junto con Piscis y Escorpión, porque la religión
abarca muchos niveles de conciencia, no sólo uno). y aunque todo Sagitario, en algún momento de su vida, se
muestra muy preocupado por los pros y los contras de las creencias religiosas, es posible que la chica Arquero
olvide, cuando está enamorada de un chico Cangrejo, el consejo espiritual más importante, a saber: Cuenta tus
bienaventuranzas.
Muy probablemente, antes de que lo conociera a él, su fe y su idealismo jupiteriano fueron quebrantados
por esos hombres que tratan el amor con indiferencia... y que la trataron a ella con indiferencia, quizás incluso

i
con crueldad. Excepto tal vez ese chico muy especial de los ojos tiernos, que le prestaba los lápices y peleaba
con los gamberros que la provocaban en los recreos del sexto curso, por cierto ninguno de los hombres que
ella amó impulsivamente estuvo ni remotamente a la altura de su imagen secreta del Príncipe o el Caballero

uk
que la trataría cortésmente como su «bella dama», que despertaría su alma con el beso de una mirada que
prometía adorarla hasta la eternidad y aún más allá de ésta... que prometía arrebatarla y transportarla hasta su
castillo encantado y sentarse después junto a ella a la vera del lago, para alimentar los cisnes, para hacerla
reír... y que le aseguraba que ella era sólo suya, que su amor era leal y sincero, fiel y eterno. Ella casi había
renunciado a aquel sueño específico y se disponía a conformarse con quedarse soltera... o con encontrar un
árabe millonario, que tal vez no llenaría todos los requisitos de su modelo pero que la arrebataría en su reactor
privado y la transportaría a un territorio de pozos de petróleo borbotantes, con su turbante y su túnica, para
alimentar los camellos en el crepúsculo. Olvidemos al Príncipe Azul. ¿Quién lo necesita? Y entonces se
produjo ese milagro alucinante.
Un día que andaba a tumbos, tropezó de narices con el corazón atónito de un Cangrejo, que marchaba por
los atajos completando su paseo matinal. No lucía casco ni armadura, ni estaba altivamente montado en un
blanco corcel. Tampoco estaba tocado con un turbante, y en cuanto a la larga túnica blanca, dado que se
trataba de un Cáncer conservador, jamás habría soñado con presentarse en público ataviado de una manera tan
an
impropia y llamativa. No tenía ni un cisne, ni podía presentarle ningún camello. Pero a veces se sentaba en el
parque a la orilla del estanque, a la hora del crepúsculo, según le contó, y les echaba palomitas de maíz a los
pájaros. Respecto del reactor privado, después de conocerlo mejor, ella comprendió que realmente reunía las
condiciones necesarias para convertirse en el propietario de toda una flotilla de reactores, por la forma en que
se aferraba a su dinero. Quiero decir que, al fin y al cabo, el dinero tiene que acumularse si nunca gastas un
centavo... jamás. En nada. Excepto en una que otra copa de vino o champán importado.
Poco importa que no fuera la imagen viva y palpitante del Príncipe Azul. Tenía un aire peculiar. No le
faltaba por cierto el beso de la mirada que prometía amor eterno. Ese beso la acariciaba, y le hacía temblar las
rodillas cada vez que él la contemplaba. Y aunque tal vez era un poco tacaño con sus lápices, y no los repartía
como patatas fritas, porque después de todo los lápices cuestan dinero, especialmente cuando cuentan con
buenas gomas de borrar, igualmente tenía esos ojos tiernos de aquel chico especial del sexto curso, y le
M

producía la nítida sensación de que la protegería de los gamberros, en el patio de la escuela o en cualquier otro
lugar... la sensación de que era auténticamente amada en su condición de mujer, y de que estaría
confortablemente segura a su lado hasta la eternidad y aún más allá, porque este hombre sin duda la
resguardaría de todo peligro.
Bueno, nadie puede salirse con la suya y reproducir cada matiz, pestaña y pincelada de su imagen soñada.
El cielo sabe que, de esas cualidades que ella casi había perdido las esperanzas de encontrar jamás, él tenía
una cuota mucho mayor que cualquiera de los gorilas, Casanovas y sonrientes sofisticados que la habían
aburrido y abandonado groseramente en el pasado. Tal vez no era precisamente Don Quijote, pero sí ocultaba
su propia variedad de ensueños imposibles detrás de su sonrisa tímida y sus modales apacibles. Y entonces
ella olvidó toda su cautela, y se enamoró alocadamente de él. Así es como Sagitario se enamora siempre. O
como, en verdad, lo hace todo. Alocadamente. Por tratarse de un Centauro, y en consecuencia de un ser mitad
equino y mitad humano, esta chica tropieza mucho, y es un poco torpe, no obstante su paso normalmente
garboso que le recuerda a su fascinado Cangrejo el de un caballo de pura sangre.
Lo primero que ella aprendió después de enamorarse de él, con el consiguiente sobresalto, fue que no
cometió un error al olvidar toda su cautela, cuando lo conoció. Porque este hombre posee suficiente cautela
como para abastecerla no sólo a ella, en sus épocas de carencia, sino también a toda la Comunidad Británica

69 
 
de Naciones. Una reserva inagotable. Ella sería más feliz, según descubre al cabo de un tiempo, si él olvidara
parte de su cautela, aunque no toda. Hasta cierto punto le gusta la forma en que su cautela la encauza en la
dirección corriente cuando ella siente a veces la tentación de ser excesivamente temeraria (es hermoso que
alguien que te ama sinceramente te salve de ti mismo) pero a la chica Arquero le basta con una dosis pequeña
de esa precaución. Una dosis excesiva puede hacerla sentir enclaustrada, sofocada, y por tanto... inquieta.
Nunca es una buena idea inquietar a la mitad equina de un Centauro.
Como la configuración de signos solares 6-8 guía su relación e influye sobre ella, es posible que el
hombre Cáncer ejerza una fascinación inexplicable sobre esta mujer, con atisbos de misterio y secreto...
además de un atractivo sexual magnético. Ella es curiosa por naturaleza, así que la forma en que él la obliga a
adivinar constantemente sus sentimientos y sus estados de ánimo cambiantes es más emocionante que
exasperante, como podría serlo para otra mujer. Durante la mayor parte del tiempo, ella se comportará con
una docilidad inusitada bajo el hechizo del hombre lunar. Pero de cuando en cuando. como por ejemplo
cuando él la compare (desfavorablemente) con su madre (la de él). o cuando la regañe por ser despilfarradora,

i
o cuando la acuse de hablar demasiado, y de no escuchar... ella perderá los estribos. Como Júpiter tiene la
peculiaridad de agrandarlo todo, a esta chica no le falta genio. Puede ser tremenda cuando monta en cólera.
Entonces dirá algo filoso y cortante (a Sagitario pocas veces o nunca le faltan las palabras) que herirá
profundamente los sentimientos ultrasusceptibles de este hombre. El reaccionará violentamente. Ella

uk
contestará al desafío de su reacción disparando otra flecha de veracidad lacerante, y él entrará en uno de sus
largos trances de silencio enfurruñado, y se replegará dentro de sí mismo en un lugar hasta el que ella no
podrá seguirlo, y al que ni siquiera llegarán sus palabras.
Es entonces cuando ella deberá salir a caminar sola por los bosques (el contacto con la Naturaleza
siempre despeja infaliblemente las telarañas de Sagitario) y deberá proyectar su ser astral hasta el estado en
que se hallaban las cosas antes de que él apareciera para protegerla confortablemente y hacerla reír con su
humor extravagante. Entonces ella alimentaba un anhelo vago y solitario que pareció disiparse sencillamente
la primera vez que él le sonrió con los ojos tiernos y centelleantes de su héroe del sexto curso, avivando
recuerdos de otra época en que la vida era dulce y sencilla, y estaba impregnada de cálida familiaridad. Sí, él
tiene sus defectos. Pero es comprensivo, considerado y afectuoso. Es divertido y tiene una conversación
fascinante que es más frecuente que sus arranques de mal humor. Es ciertamente leal y diligente. Nunca
intentará ofenderla deliberadamente, ni infringirá una promesa cuando pueda evitarlo. Y se ha vuelto
an
gradualmente más generoso, porque desea complacerla. No chistó la semana pasada cuando ella pagó
novecientos dólares por un perro ovejero inglés de pura raza, inscrito en el registro de pedigree, lo cual
implicó que él no podría comprarse la cámara fotográfica que ambicionaba desde hacía un año. Sobre todo, no
es hipócrita. Es sincero y veraz. Ella no soporta a los hipócritas.
Después de contar sus bienaventuranzas, ella volverá y le dirá que lamenta haberle gritado y que fue
desconsiderada. Entonces, si ella ofrece hacer por él algo tiernamente solícito, el Cangrejo asomará de atrás
de su caparazón y volverá a confiar en ella con su mejor sonrisa. ¿Acaso lo que podrá cicatrizar la herida, para
que vuelvan a estar juntos como antes, será una fuente de setas rellenas, tal como las preparaba la madre de
él?
No. Él preferirá tenerla a ella en lugar de las setas. La extraña mirada de la Luna llena ha vuelto a
aparecer en sus ojos, porque ella lo ha conmovido con su bondad. Así que se reconcilian haciendo el amor. Su
química sexual es una de las bienaventuranzas que ella olvidó contar. Los deseos de la dama Arquero son más
M

fogosos y apasionados que los de él, pero esto sólo sirve para estimularlo y desafiarlo a enseñarle que él es
cardinal y ella es mutable. (Cardinal significa guiar.) A esto se suma el misterio obsesionante de su elemento
Agua, que la atrae a sus abismos, a medida que ella aprende a conocer mejor el sosiego de sus territorios
inexplorados merced a la lentitud y la delicadeza con que él aborda su necesidad recíproca. Él la guía a un
lugar donde la sensualidad es una promesa susurrante, expectante; donde el trémulo hechizo perdura mucho
más, no obstante su naturaleza onírica, que una acometida fogosa de fusión instantánea que se extingue rápi-
damente, sin dejar el recuerdo de su serenidad. El fuego estimula y emociona -.con el atisbo de explosión. El
agua apacigua y refresca... perdurando. La dosis justa de los dos elementos convierte la expresión sexual entre
Cáncer y Sagitario en una experiencia intensa y satisfactoria.
Pero el amor físico es sólo un nivel de la relación humana, así que el Cangrejo y su chica Arquero deben
aprender a fusionar sus elementos Fuego y Agua en otras formas con el mismo tipo de sintonía cuidadosa.
Con el tiempo, él aprenderá a respetar vehementemente el coraje de ella y... sí, su franqueza. Él puede confiar
en el hecho de que ella piensa lo que dice, y es lo que es. Con el tiempo, ella agradecerá que la mano
cautelosa de él descanse sobre la suya, apartándola de esos hoyos profundos en los que acostumbraba a caer
cuando estaba distraída. Aprenderán a confiar el uno en el otro. Y he aquí un elemento que estos dos seres

70 
 
muy distintos tenían en común, mucho antes de conocerse. La búsqueda de alguien que te ofrezca la garantía
de que siempre te amará tal como eres. Nada más importa.

LEO SAGITARIO
Fuego – Fijo - Positivo Fuego - Mutable – Positivo
Regido el Sol Regido por Júpiter
Símbolo: el León y el Gatito Tímido Símbolos: el Arquero y el Centauro
Fuerzas diurnas -Masculino Fuerzas diurnas – Masculino

i
uk
La relación LEO-SAGITARIO
Cuando jugamos a Lo que hace el Rey...

Leo es un signó fijo. Sagitario es mutable. Como ninguno de los dos nació bajo un signo cardinal de
liderazgo, es lógico pensar que tarde o temprano deberían darse cuenta de que ninguno de los dos puede ganar
definitivamente en el juego competitivo encaminado a resolver quién ha de mandar y quién ha de obedecer, y
que deberían desistir por tanto de un conflicto extenuante que les quita mucho tiempo que en otras
condiciones podrían dedicar a hacer muchas cosas placenteras, juntos, solidariamente.
Es lógico pensarlo, pero aunque hay muchos Leones, Leonas y Arqueros que adoptan esta actitud sensata
respecto de su asociación, hay muchos otros que insisten en consagrar todas sus llameantes energías (ambos
an
son signos de Fuego) a determinar cuál de los dos debe recibir (o no recibir) órdenes del otro. Igualmente, aun
en estos casos, los desafíos mutuos que se intercambian tienden a ser cordiales y benévolos, porque sobre Leo
y Sagitario influye la configuración de signos solares 5-9 de la empatía natural y la armonía fácil de alcanzar
(no siempre, pero sí la mayoría de las veces), de modo que las chispas que se arrancan al rivalizar suelen
generar no tanto un resentimiento envidioso como una especie de euforia refrescante. Si les gusta tanto
competir, ¿por qué no dejar que se diviertan? Será mejor que les concedamos nuestra autorización personal y
astrológica, porque de todos modos estos dos harán a la larga lo que se les antoje. Ambos son independientes,
y prefieren aprender mediante la experiencia que les dan sus propios errores y no mediante los consejos de
personas bienintencionadas.

Cuando estos dos signos masculinos hacen chocar sus temperamentos, ya sea por decisión propia (en una
M

amistad o relación amorosa) o por designio del Destino (como parientes dentro del círculo familiar o como
socios forzados a la contigüidad profesional) los espectadores disfrutan casi tanto como los dos participantes.
Leo nació para mandar, enseñar, guiar y aconsejar. Nació libre. Sagitario nació para rebelarse contra las
órdenes, y se niega a que le enseñen, lo guíen o lo aconsejen... ¡y también nació libre! Evidentemente, aunque
su relación sea plácida durante la mayor parte del tiempo, habrá momentos en que alguien deberá ceder. No
será Leo. Y no será Sagitario. Es lícito decir que los Leones y los Centauros representan el colmo del empate
eterno.
Si sus luminarias están en un aspecto favorable entre sus cartas natales, la fusión de sus auras
superbrillantes crea a menudo un arco iris casi visible en torno de estos dos, y colorea sus choques con los
tonos suaves del perdón y el recomenzar. A Sagitario lo rigen y lo marcan la generosidad y el idealismo
expansivos de Júpiter. A Leo lo rige y lo marca la calidez benévola del mismísimo Sol. De modo que
disponen de una plétora de entusiasmo contagioso y de afecto genuino que afortunadamente pueden
intercambiar, si lo desean, con fuerza suficiente para propulsarlos a chorro hacia cualquier meta o ambición
aparentemente inalcanzable que anhelen como individuos o como equipo. Descontando sus reyertas
acaloradas, Leo y Sagitario pueden suministrarse el uno al otro, y pueden suministrar al mundo, mucha

71 
 
felicidad, estimulados por sus personalidades igualmente fogosas. Cuando están juntos fluye un cúmulo de
actividad y energía vibrantes, más una dosis considerable de benevolencia.
El nombre del dragón belicoso más feroz que amenaza el sosiego de esta compatible combinación 5-9
estará escrito en letras llameantes de fuerte color rojo: ORGULLO. Por lo general el Sagitario típico ignora
beatíficamente el significado de esta palabra. Es posible que los Arqueros sean quisquillosos y valientes; es
posible que no se dejen atropellar por los mandones, pero la verdad es que no están obsesionados por el falso
orgullo. ¡Festejan alegremente los chistes que recaen sobre ellos, y a menudo son ellos mismos quienes los
cuentan!
Gracias a la actitud filosófica de Júpiter, los Sagitario no ven ningún motivo para sentirse culpables o
avergonzados, sólo porque la casualidad quiere que tengan algunos defectos. ¿Acaso no todos los tienen?

No. Todos no. Los Leo no tienen absolutamente ninguno. Bastará con que se lo preguntéis. Ningún defecto.

i
Ninguna imperfección. Los Leones y las Leonas no pueden cometer ningún traspié. Todo lo que dicen o
hacen es correcto. Siempre. Los monarcas son infalibles, están a salvo del error. Los juicios de Leo son
siempre cabales, sensatos y sabios. También prácticos. Y naturalmente, superiores a todos los otros juicios.
Esto lo saben todos. Todos menos Sagitario. Al Arquero le encantará machacar los mullidos cojines

uk
aterciopelados del orgullo de Leo con poderosos ganchos verbales de derecha, una y otra vez. Cuanto más
maltrecho esté el orgullo de Leo, tanto más fuertes serán los rugidos del León o la Leona. Como ocurre
siempre en que el fuego aviva al fuego, los rugidos arrogantes de Leo inflamarán entonces el carácter
«expansivo» de Júpiter, y la situación podrá tornarse explosiva.
Las posibilidades de compatibilidad armoniosa entre Leo y Sagitario son potencialmente tan ricas y
gratificantes, que es en verdad una pena que los Arqueros las estropeen al negarse a entender la necesidad de
pensar constante y cuidadosamente que cuando se clavan demasiadas espinas en la zarpa del León, es posible
que éste se aleje definitivamente, herido e indignado.

Un ejemplo clásico del riesgo que significa hacer caso omiso del susceptible orgullo solar de los regidos por
el Sol lo encontramos en un incidente que vivieron unos conocidos míos, cuando una broma aparentemente
inofensiva, típica de Sagitario erró el blanco, y se volvió como un bumerán contra el Centauro juguetón que la
an
había perpetrado. El León implicado asistía al tercer curso de la Facultad de Derecho, y tenía una relación
platónica con una chica Arquero alumna de Bellas Artes, que concurría a la misma universidad. Nada
romántico. Sólo una amistad de matrícula, por así decir. El Leo había reñido recientemente con su esposa, y
ambos, encolerizados, habían decidido ensayar una separación de prueba. Él se sentía comprensiblemente
desconsolado y abatido, y encontró en la cháchara entusiasta y optimista de la chica Arquero un alegre
estímulo para su soledad. (No hay un espectáculo más desolador que el que brinda un León afectuoso
separado de su compañera, tanto cuando merodea entre la hiedra de la jungla natural, como cuando merodea
entre la hiedra que recubre las paredes de las mejores universidades, en la jungla «civilizada».)

En la radiante tarde de un sábado, el León resolvió tomar un poco de sol en la playa (un pasatiempo
favorito de Leo), y la Sagitario lo siguió complacida, para hacerle compañía. Más o menos una hora después
de que hubieron llegado, la chica Arquero descubrió que la esposa separada del estudiante de Derecho Leo
M

estaba tomando baños de sol cerca de allí. El León no notó la presencia de su consorte (una Leona, entre
paréntesis). Sin verdadera intención de fomentar desavenencias, y movida sólo por el espíritu juguetón de
Júpiter, la Sagitario le pidió a su amigo que la transportara hasta el agua cargada sobre sus espaldas, para así
poder zambullirse en una de las grandes olas. Tomado por sorpresa, él se agachó, y dejó que ella se montara
sobre sus hombros con su sintético biquini, y que le rodeara fuertemente el cuello con las piernas. De pronto,
la mitad equina del Centauro hembra tuvo una idea poco feliz. Cuando iban rumbo al borde del agua, azotó
los hombros de su amigo Leo, como un jockey fustiga a su caballo para hacerlo galopar más deprisa,
consciente de que la consorte del León los estaba mirando. Un orgulloso y noble León que juega al
«caballito», que transporta sobre sus espaldas a una divertida amazona, que obedece mansamente cuando ella
lo azuza ostensiblemente, y que en ese trance está a punto de tropezar con una piedra, ofrece (como os
imaginaréis), un espectáculo muy poco edificante. Pero los Leo son benévolos y afectuosos, de modo que se
sometió de mala gana a la humillación, para que no lo consideraran un aguafiestas. (Los dioses se
compadecieron de él y no permitieron que cayera de bruces con su jinete, lo cual habría implicado un
bochorno insoportable.) Más tarde, cuando se dio cuenta de que la escena montada por la Sagitario había sido
observada por la mujer que amaba, y la había herido profundamente, el León... bueno, limitémonos a decir

72 
 
que este episodio fue uno de los elementos que alejaron cualquier posibilidad de que se forjara una amistad
perdurable entre este León y esta Arquera específicos.
Afortunadamente, la experiencia grotesca y humillante no impidió que el León y su Leona igualmente
orgullosa terminaran por reconciliarse, pero antes él debió someterse a una expiación que le pareció eterna y
debió dar una explicación muy completa, que fue otro golpe para el ego de Leo. El León macho no soporta
que lo coloquen en la posición mortificante de tener que explicar su conducta a los demás. Ni siquiera a su
esposa. A los Leo de uno y otro sexo les duele tener que disculparse, sobre todo cuando la trasgresión fue
provocada por «la travesura inocente» de terceros y él o ella debe cargar con la culpa inmerecida.
Si el hombre o la mujer Sagitario tiene cuidado de no cruzar el límite de seguridad en su
trato con un amigo, pariente, socio, amante o consorte regido por el Sol, la propensión
de Júpiter a colocar un espejo delante de las imperfecciones y los errores ocasionales de Leo (sí. incluso los
Leo pueden tenerlas y cometerlos, a pesar de toda su superioridad) constituye un hábito saludable. Ayudará
gradualmente a que el León y la Leona distiendan un poco sus modales altaneros y adquieran la indispensable

i
cualidad de la autoevaluación realista. Siempre que Sagitario lo haga con una pizca de tacto (lo cual probable-
mente requerirá algo más que un poco de práctica). La sinceridad contundente de Sagitario, cuando está
razonablemente controlada, es una bendición encubierta para los Leo. Los grandes gatos se hacen más
tolerantes y más tratables, una vez que han relajado su envarado orgullo, y pueden convivir más afablemente

uk
con los animales inferiores del zoo astrológico.

Por supuesto, los Arqueros son culpables de lodos los desatinos cometidos en esta asociación. Los Leo
también son responsables de algunos pocos errores de juicio, en el trato con los joviales pero decididamente
tercos Sagitario. Por ejemplo cuando pronuncian esas largas disertaciones, recitadas con un aire muy
petulante y pagado de sí mismo. El Arquero típico se muestra ostensiblemente fastidiado cuando lo obligan a
soportar las reiteradas sesiones de asesoramiento de un Gatito pedante, hasta que después de un tiempo,
¡ZING!. sale disparada una de esas certeras flechas impregnadas de verdad que hace blanco en el vulnerable
ego del León o la Leona.
«Si eres tan listo, ¿por qué casi te dieron calabazas en la escuela secundaria? Sólo te diplomaste en la
universidad porque tu padre era amigo del decano.» O quizás: «Es posible que yo no sepa mantener
equilibrada una cuenta bancaria, como dices, pero por lo menos no me fui tres veces a la quiebra, como tú».
an
A lo mejor: «¿Y a mí qué me importa si te avergüenzo cuando hablo demasiado delante de tus amigos?
Casualmente, tú también me avergüenzas, con esos chistes gastados que cuentas una y otra vez, hasta hastiar
a todos, con esa forma de fanfarronear constantemente... y con esas ropas' llamativas que usas. Pareces un
pavo real posado en un granero. Y realmente deberías dejar de comer alimentos con tantas grasas. Se te
empieza a formar un rollo de gelatina alrededor de la cintura. Si no puedes dejar de llenarte el buche, por lo
menos deberías correr unos kilómetros cada día, como yo. O jugar de vez en cuando al tenis conmigo. A tu
edad, no puedes darte el lujo de ponerte tan fofo».
Leo no tardará en aprender a respetar el sentido de individualidad del Arquero, y a reconocer que éste
necesita expresarse libremente, sin la restricción de los consejos constantes. Los Leones y las Leonas
aprenden rápidamente, y Sagitario es un domador implacable y dotado de gran agilidad verbal. Leo, por ser
un signo fijo, es más terco que Sagitario. Y por eso, después de que uno de ellos ha despertado emociones
M

melancólicas en el otro, casi siempre debe ser el Arquero quien inicia la reparación de una grieta temporal
que ha aparecido en la relación. De lo contrario, aquella puede trocarse en una creciente frialdad que tardará
bastante en fundirse. Los Leo tienden a congelarse en un bloque de fría dignidad cuando los agravian, pero
finalmente el calor de dos signos de Fuego derretirá sus corazones helados, sobre todo cuando se trata de dos
corazones tan grandes y tan entibiados por el Sol y por Júpiter como lo son los de Leo y Sagitario.
Cuando sus heridas hayan cicatrizado, Sagitario adquirirá la virtud de dirigir la flecha de la verdad de
Júpiter hacia un blanco más meritorio, como puede ser el conferir a Leo el muy anhelado don de la
valoración sincera y el respeto justo... en tanto que el León o la Leona comprenderá en forma lenta pero
segura que, si bien es posible que los Arqueros se compliquen impulsivamente en un sinfín de líos por no
hacer caso de los consejos, también están dotados de asombrosas rachas de buena suerte, en razón de lo cual
se apañan a menudo inesperadamente para encontrar un final feliz a sus propias historias... si les dispensan lo
que ellos más anhelan. O sea, sencillamente, confianza.
Los Sagitario desean secretamente el asesoramiento práctico y benévolo de los Leo (cuando no asume la
forma de órdenes), y también necesitan la red resistente de la protección de Leo para que los sostenga cuando
caen de los trapecios voladores, así como los nobles reyes y reinas de la jungla (y de otras partes) se sienten
secretamente emocionados por las pintorescas acrobacias del Arquero, admiran la integridad de Sagitario... y

73 
 
reaccionan cálidamente ante la fe inconmovible de Júpiter. Cuando estos dos signos solares valientes y
generosos eslabonan sus ideales en una cadena de cooperación, y después los sueldan con el paciente
reconocimiento de sus respectivas necesidades de independencia, nunca lloverá sobre el desfile de su circo.

Mujer LEO Hambre SAGITARIO


—Me divertiré mucho —dijo Peter, con un ojo fijo en Wendy.
—Por la noche me sentiré un poco sola, sentada junto al fuego —comentó ella.
—Yo tendré a Campanilla.

i
—Campanilla no puede recorrer ni la vigésima parte del camino —le recordó ella, con
un poco de acritud.

uk
Bueno, ahora presta atención, Arquero, porque te daré un consejo astrológico que no me has pedido, y que
probablemente te fastidiará recibir, pero que no por ello es menos sano. Vuelve a meter tus flechas
provocativas, agresivas en... bueno, allí de donde las has sacado, y no sigas tratando de conquistar el amor de
esta mujer con fútiles tentativas de hostigar su naturaleza celosa.
Es una locura cabal, nada menos, provocar deliberadamente la furia de una Leona. En cuanto a la idea de
despertar sus celos, no podrías haber elegido un peor sistema para enternecer su corazón y salirte con la tuya.
Tus chistes pesados, un poco torpes, aunque simpáticos, tampoco te llevarán muy lejos. Ni te servirá
embromarla, como si ella fuera tu hermana menor y tú fueras su hermano mayor, incorregible pero adorable y
protector. Ella sabe que eres incorregible. También sabe que eres adorable (esto es lo que la frustra). Y no
necesita ni quiere que la protejan. La realeza no necesita protección. La realeza concede protección. Ella no es
tu hermana menor ni tú eres su hermano mayor. Vuestra relación es diferente, y tú lo sabes muy bien. Así que
deja de hacerte el inocente. Puedes ser increíblemente ingenuo (otra cualidad que te hace adorable) pero
an
también eres sabio y filosófico, virtudes éstas que adquiriste cuando machacaron mil veces tu inocencia,
tiñéndola con una pizca de escepticismo, aunque casi sin malograr tu candidez. Esta dualidad de tu naturaleza
(ya sabes que eres un signo solar dual o doble, mitad caballo, mitad humano) es la que la hizo gravitar al
principio hacia tu sonrisa infantil, hacia tus travesuras de payaso y hacia tu aire de sabio ilustrado, todo ello
reunido en una pelota de independencia y generosidad que anda botando. Esto la dejó totalmente fascinada.
Estudia tu astrología. O por lo menos vete a la biblioteca y lee la descripción de los hábitos felinos de los
grandes gatos que son el orgullo de la jungla, si quieres enterarte de lo que debes hacer para que esta dama
Leo te ronronee. Continúa metiendo la pata, sigue atormentándola hasta convertirla en una Leona furiosa, y es
posible que en lugar de ronronear te muestre sus garras de Gatita, las cuales podrían producirte unos
tremendos arañazos emocionales que dejarán en tu ego unas cicatrices más dolorosas de lo que podrías
adivinar... y a esta altura olvida que eres un campeón para las adivinanzas. Hasta haberlo experimentado en
carne propia no podrás adivinar lo que siente la víctima del orgullo ultrajado de una mujer Leo. Y créeme
M

cuando te digo que entonces desearás estar en alguna otra parte. Si la amas realmente, claro está. Y la amas.
(Puedes engañarla a ella, pero no a un astrólogo.)

La amas realmente porque la afortunada y benéfica vibración de la configuración de signos solares 5-9
influye sobre vosotros y os guía. Por supuesto, no todos los Arqueros y Leonas se benefician con los soles en
trígono de Leo y Sagitario. (En el comienzo de la próxima sección de este capítulo explicaré por qué, así que
aquí no derrocharemos el tiempo hablando de ello.) Pero muchísimos Centauros y Leonas sí aprovechan
maravillosamente las vibraciones 5-9, e indudablemente vosotros dos os encontráis entre ellos. porque de lo
contrario ni siquiera estarías leyendo este capítulo. Estarías en alguna parte con tu arco de Júpiter, apuntando
con tu entusiasmo en todas las direcciones al mismo tiempo, esparciendo ideas originales como si fueran
polvo rutilante de estrellas sobre los insípidos y pelmazos del mundo, viajando alrededor del globo (o dentro
de tu propia cabeza) en busca de un hombre o mujer honesto, como Diógenes, pero sin su linterna... en busca
de alguien que, sin ser un niño, no sea hipócrita. Por eso eres tan bueno con los niños, y éstos a su vez te
quieren tanto. Respetas su honestidad y su integridad, su ingenuidad y su fe, que concuerdan con las tuyas.
Los entiendes y ellos te entienden a ti.

74 
 
Pero, aunque los niños son encantadores, con su risa cantarina y los festones mágicos en sus ojos, llega
un momento en que te gustaría poder compartirte con alguien de tu misma talla, poder respetar y admirar
igualmente a un adulto capaz de comunicarse contigo y de intrigarte con toda clase de temas por los que los
niños aún no han empezado a preocuparse (si por lo menos pudieran conservarse en ese estado beatífico),
pero que te preocupan constantemente a ti. Necesitas intercambiar ideas con un igual que te inspire
confianza: confianza en el hecho de que es veraz y no un farsante. Y quizá necesitas jugar algunos juegos
más complejos que los infantiles. Así que ahora has encontrado a la persona ideal para satisfacer todas estas
necesidades. Es una mujer noble y leal y... quizá no tan capaz como tú de ser totalmente sincera, pero
ciertamente no falaz. También le gusta jugar. Y lo hace bien. Ya se trate del tenis, del ajedrez mental, del
Monopoly, del bridge o del béisbol, es capaz de ganar, y esto la convierte en una pareja más estimulante.
Siempre te gusta más jugar con un adversario que te obliga a hacer un gran esfuerzo para salir victorioso, y
por fin lo has encontrado. Esta mujer puede superar incluso tu promedio de jogging, si concibe perezosa y
lánguidamente semejante idea. Tendrás que sacarle el jugo a tu cronómetro. Bueno, ahora que la tienes, ¿qué

i
harás con este premio soberano? Sí, es cierto que a veces se comporta más como un dolor soberano en tu
mitad equina que como un premio soberano. Pero es muy, muy especial. La feminidad en flor.
Lo primero que deberás hacer con ella será dejar de tratarla como si fuera tu hermanita pequeña. Y deja de
hacer todo aquello por lo que la astrología acaba de asestarte un puñetazo Zen en la mandíbula

uk
(simbólicamente). Los Sagitario son inmensamente afortunados, gracias a la colosal suerte de Júpiter (cuando
éste está de humor para conferirla), pero tal vez el arco iris de la bienaventuranza más gigantesco de todos
consista en lograr que la orgullosa Leona se enamore de ti. Ya sabes lo que les sucede a los jugadores en Las
Vegas. Ganan... y después pierden hasta el último dólar, al apostar contra sí mismos. Ahora que has ganado
una chica Leo, no apuestes contra tu amor al ensayar hasta dónde puedes estirar tu suerte con ella. Porque la
verdad es que ella puede sacarle mucha ventaja a Campanilla, o a cualquier otra dama que se te ocurra. Como
ella misma dijo, Campanilla no puede recorrer ni la vigésima parte del camino, y la Leona sí puede dar la
vuelta a cualquier pista de carrera en tiempo récord antes de que las otras mujeres hayan recorrido los
primeros cuatrocientos metros. Tómalo como quieras, pero esto es cierto. No es la Mujer Prodigio, pero está
en mejores condiciones que la mayoría de las otras chicas, damas o lo que fueren, de tu pasado, para ser la
compañera ideal de Superman.
an
La mujer Leo es tan esbelta y garbosa como cualquier caballo de pura sangre que haya ganado el Derby de
Kentucky. Es juguetona, tierna y radiante... y es generosa, prudente y sensata. También tiene un ego muy
susceptible, un orgullo inusitado (en parte falso, en parte genuino), y puede ser más que un poco altanera,
arrogante y exigente. La palabra, si queremos hablar claramente, como supongo que debemos hacerlo con
Sagitario, es: malcriada. Todos los monarcas lo son. Recordad que ella es la reina de la jungla... y de todo lo
que contempla. (En su propia mente ligeramente egocéntrica, lo es.) El Arquero saldrá ganando si siempre
tiene conciencia de esto mientras lo contempla a él... preguntándose si es digno de convertirse en su príncipe
consorte.
Es posible que la Leona también necesite una respetuosa amonestación astrológica. Tiende a pretender
demasiado del hombre que la ama, y le arroja inconscientemente desafíos regios que ningún simple mortal
podría satisfacer. El hombre Sagitario es intrépido y valeroso, y probablemente está más próximo que
M

cualquier otro signo solar a ser impávido (incluso más que los Leo, que envuelven sus temores en una
confianza de terciopelo y armiño, para ocultarlos). Hará descomunales esfuerzos para traerle rubíes y
esmeraldas, ya se trate de los auténticos que se venden en Tiffany's, o de las gemas más valiosas de su
rutilante honestidad. Por ella triunfará sobre legiones de problemas, será su victorioso explorador de nuevos
mundos e ideas, ganará el Premio de la Academia por su interpretación de Essex en relación con Isabel de
Inglaterra, de Colón en relación con Isabel de Castilla... le probará su lealtad e inteligencia mientras le
demuestra que tiene el fervor de un cruzado y esa fe asociada con el Santo Grial que es digna de Arturo y
Lancelote. Pero el único tributo que tal vez le resultará difícil conferirle será una devoción rastrera. Este
hombre es sencillamente incapaz de postrarse a los pies de alguien, en la actitud tradicional de pleitesía y
veneración (en la corte, en el Vaticano o donde sea, incluidas la sala, la cocina... y sobre todo la alcoba). Le
tributará con gusto el respeto de un igual absoluto (y sabrá que algunos hombres ni siquiera llegarían a esto).
No la mirará desde arriba, pero tampoco desde abajo. No la tratará como un ser inferior o superior a él, sino
con el mismo afecto cariñoso, la misma calidez, lealtad apasionada y ternura que les confiere a su perro o su
caballo. (La dama Leo no deberá resoplar despectivamente: este hombre adora a los animales con más
vehemencia y sincera emoción que las que muchas personas ponen en el trato con sus semejantes.)

75 
 
Y así, ella recibirá todos estos dones impagables de su alegre y chispeante bufón de la corte, de su intrépido
soldado de fortuna... pero es posible que falte la veneración, en el auténtico sentido de la palabra. Y poco
importa que Sagitario sea mutable (la mayoría de los signos mutables son dóciles y humildes), porque su
«mutabilidad» está considerablemente atemperada y modificada por su elemento Fuego, y por el hecho de que
él nació bajo un signo solar masculino, regido también por un planeta masculino: Júpiter. «Atemperado» es
ciertamente el término correcto. Porque me recuerda que debo recordarle a ella que el Arquero tiene un genio
muy irritable, de la magnitud que Júpiter utiliza para forjar todos sus modelos: supergigante. Pero la cólera de
él, como la de ella, aunque se despierta fácilmente, no tarda en ser sustituida (como la de ella) por un sincero
remordimiento que lo hace arrepentir de las palabras impulsivas, y él (como ella) casi nunca guarda rencor.
Siempre es suficientemente magnánimo como para perdonar y olvidar, si la otra parte procede de la misma
manera. Ella es notablemente más remisa en perdonar y olvidar un agravio, porque nació bajo un signo fijo,
pero si él consigue convencerla de que está sinceramente compungido, la Leona se descongelará, y le
concederá otra oportunidad, con la gracia y la benevolencia innatas que le inculcó su Sol regente.

i
Si estos dos sólo tuvieran que preocuparse por su atracción química, no habría ni una nube en sus cielos. Uno
de esos magníficos y gloriosos dones que el gran Júpiter y el poderoso Sol derramaron, no sobre todos los
Leo y Sagitario pero sí sobre aquellas Leonas y sus Arqueros que están sinceramente enamorados, es la

uk
capacidad de fusionarse en la unidad con una profunda pasión que el corazón evoca de un ensueño remoto.
La expresión física de su apetito corporal es alternadamente juguetona, sensual, fresca, suave y mansa como
las gotas de lluvia, acariciada por tibias brisas estivales... y después salvaje, desenfrenada y feroz, como si
ambos se hubieran extraviado en un bosque primigenio. El acto amoroso de estos dos también puede ser un
remanso plácido y sereno de paz y sosiego. El único rumor de advertencia relacionado con su dicha sexual es
una señal de precaución astrológica para el hombre Sagitario, que es capaz de decirle a ella, como de
costumbre, algo un poco exageradamente veraz y franco en un momento inoportuno (el Arquero pocas veces
tiene muy desarrollado el sentido de la oportunidad) y esto la lastimará más de lo que él imagina. La reina
Leo herida es una mujer que, como las de otros signos solares, puede retraerse en algún lugar, a solas (como
la leona de la jungla), sumida en un frío y altanero silencio, para esperar que sus lesiones cicatricen gradual-
mente... y durante este lapso suele ser tremenda y penosamente frígida en el plano sexual.
an
Este hombre es un payaso. Esta mujer es una bella Leona. Juntos, crean la imagen de un pintoresco y
emocionante desfile circense. La sonrisa bufonesca de él, sus piruetas, su cháchara y sus movimientos
acrobáticos... y la leonada belleza de ella, y su gracia lánguida y sensual, sus ojos cálidos e inteligentes,
generan, al sumarse, la impresión abstracta de todos los grandes espectáculos de circo que os emocionaron en
vuestra infancia hasta dejaros sin aliento. Introducid en la escena imaginaria algunos globos rosados, la
música de un organillo (Sagitario desempeñará el papel del trapecista temerario, y le resultará fácil cambiar
su disfraz de payaso por la malla tachonada de lentejuelas, gracias a la dualidad de su signo), y
comprenderéis por qué esta relación se transforma a menudo en El Mayor Espectáculo del Mundo. (Tanto
Leo como Sagitario son francamente histriónicos.) Ella lleva el teatro en la sangre, y él lleva el serrín del
circo. Juntos, lo pasarán en grande: recorrerán el circuito, se detendrán en todos los pueblos, pero soñarán
con Europa y el gran desafío.
M

Mas ella nunca deberá olvidar la tristeza doliente y las lágrimas copiosas que se ocultan detrás de la
ancha sonrisa pintarrajeada de todos los payasos, desde Pagliacci hasta Emmett Kelly, y deberá comprender
que, si bien él puede fingirse un Gran Explorador, un Valiente Domador de Leones, un Caballero montado en
Blanco Corcel, un despreocupado e informal Soldado-de-Fortuna... papeles y más papeles... su verdadera
identidad es la de Don Quijote. Y al fin, necesita que la mujer amada le recuerde una vez más que él tiene
realmente el coraje necesario para materializar el sueño imposible, aunque lo haya perdido durante un
tiempo.
Y el Arquero no deberá olvidar nunca que, una vez que él y su Leona se hayan amado cabalmente,
entregándose por completo el uno al otro, no importará que riñan, y que él decida recoger coléricamente su
arco y su carcaj lleno de flechas... y se lance a recorrer el mundo, dejándola atrás. Por muy lejos que llegue,
llorará cuando comprenda finalmente que sus palabras imprudentes le causaron tanto dolor a su orgullosa y
susceptible dama Leo. Y la echará tremendamente de menos. Recordará su fulgor y su tibieza, su extraña
combinación de trémula vehemencia y de sereno y frío aplomo. Y recordará otras cosas. Porque ella le
enviará un mensaje silencioso, pero elocuente y poderoso, que latirá por el cordón dorado que ciñe a todos los
auténticos enamorados unidos por la vibración 5-9, aunque estén separados por kilómetros de distancia. El

76 
 
mensaje susurrado de ella palpitará dentro de él una noche, en un sueño profundo, perfumado por el recuerdo
de la cabellera y los ojos de la Leona. Entonces él saltará de su extraño y frío lecho, caminará hasta la
ventana, y contemplará la negrura aterciopelada, donde titilan pequeños y refulgentes diamantes estelares...
hasta el amanecer. El Sol también le recordará... la sonrisa de ella, que despuntaba parsimoniosamente al
comenzar el día. Entonces sabrá que es hora de volver a casa, a reencontrarse con el orgullo de su Leona. No
hay manera de resistir la verdad de sus palabras astrales. Ninguna manera, en este mundo.

cierra tus oídos al sonido de mi voz y entre el estruendo


de mil cañones me oirás clamar tu nombre

ciégate a la luz de mis ojos


y sentirás que horadan tu alma
a través de las tinieblas de la noche eterna

i
aísla tu cuerpo contra mis manos y a través de bloques
de hielo temblará respondiendo a mi toque

uk
aparta su mejilla de mi aliento
y a través de estratos de roca
lo sentirás contra tus labios ardiente y húmedo como la hierba de
la jungla.

Hombre LEO Mujer SAGITARIO


Muchos aplaudieron.
Algunos no.
an
Unas pocas bestezuelas silbaron.

Naturalmente, como la Tierra es una bola de respetables dimensiones, no todos los hombres y mujeres que la
habitan y cuyos signos solares forman la configuración 5-9 son amantes extáticos o de otro tipo. Algunos no
son más que amigos excepcionalmente tolerantes, afectuosos y platónicos, que comparten experiencias con
una rara coincidencia de opiniones. Algunos no son más que conocidos fortuitos, que se saludan alegre y
afablemente. La mayoría son desconocidos, cuyos caminos nunca se cruzan en esta vida.
También hay otros Leones y Arqueras que, no obstante las magníficas oportunidades para entenderse
armónicamente que por lo general les dispensan sus soles en trígono, comparten graves desavenencias
planetarias y aspectos negativos de las luminarias o ascendentes entre sus respectivas cartas natales, y cuyas
cuerdas kármicas y colores aurales discordantes vibran de una manera tan turbadora que nunca se acercan en
M

la medida suficiente para causarse el uno al otro una dicha extrema o una aflicción extrema. Como dice la
vieja canción de cuna:

Ahora escúcheme, y escúcheme bien usted no me gusta,


doctor Fell
no sé exactamente el porqué
pero usted no me gusta, doctor Fell

Esto vale, por supuesto, para todas las configuraciones 5-9. y no sólo para Leo y Sagitario. De una
manera análoga, pero opuesta, hay hombres y mujeres cuyos soles forman la configuración 4-10,
tradicionalmente tensa y difícil, pero cuyas otras configuraciones natales son poderosamente benéficas, y que
por tanto descubren juntos una fácil compatibilidad. Igualmente, hay que recordar que éstas son las
excepciones que prueban la regla.
Por consiguiente, no toda chica Sagitario bate palmas deleitada y admirada ante la inteligencia y
superioridad del León. Algunas Arqueras se negarán a aplaudir, o en verdad a rendir cualquier tributo a las

77 
 
virtudes de Leo, y unas pocas incluso se atreverán a abuchear al Rey de la jungla cuando éste exhiba sus
talentos. De nada servirá que nos ocupemos de estos hombres Leo y mujeres Sagitario ocasionalmente
incompatibles y evidentemente desavenidos, derrochando espacio. No sólo se aburrirían ellos, al leer sus
respectivas historias, sino que debemos pensar en todas esas Centauros femeninas que se sienten
magnéticamente atraídas y que están predestinadas a acoplarse tempestuosa pero apasionadamente, y en los
encantadores Leones que las adoran. De modo Ole será mejor que concentremos nuestra atención en estas
parejas Leo-Sagitario, y que les aconsejemos a las restantes que busquen la felicidad y la armonía en otra
parte.

Aunque no todos los hombres Leo y las mujeres Sagitario están predestinados a encontrarse y enamorarse
auténticamente, quienes sí lo están forjarán un vínculo que no es fácil de romper. ¡Pero lo intentarán! Es
posible que, en varias ocasiones, estos dos parezcan compartir un solo atributo: el deseo de machacarse
recíprocamente sus egos saludables hasta reducirlos a trémulos complejos de inferioridad. No os dejéis

i
engatusar. Las apariencias engañan más a menudo de lo que se supone. Lo que hacen en realidad es poner a
prueba su relación, mediante una extraña combinación que consiste en buscar simultáneamente una
afirmación y una negación. Una afirmación de su lealtad y devoción recíprocas... y una negación de su temor

uk
igualmente recíproco a ser defraudados por la fe mutua que exige eternamente el amor. Éste es un juego muy
natural para los signos de Fuego, y Leo y Sagitario aprenden rápidamente las reglas porque nacieron en
elementos de Fuego.
Si tienen suerte (y hay que agradecer que la mayoría de los Leo y Sagitario, aunque no todos, sean
inusitadamente afortunados), aprenderán en un lapso razonable que derrochan una plétora de horas felices al
jugar este juego de verificaciones. Si no tienen tanta suerte, y si sus soles individuales normalmente
afortunados fueron menoscabados a la hora del nacimiento, desperdiciarán mucho tiempo, e intercambiarán
muchas magulladuras emocionales, antes de comprender que su comportamiento es muy necio.
Por ejemplo, el León se excederá de lo que sabe muy bien que es justo y tiranizará arrogantemente a la chica
Arquero que ama, exigiéndole que obedezca sus deseos si no quiere que la prive de su sonrisa radiante y de
sus cálidos y fuertes abrazos, con la pretensión de que ella le sirva como si fuera una fregona, mientras la
sermonea o la regaña implacablemente por la menor insubordinación, y no le permite "una libertad de opinión
ni actividad exterior en la que ella podría igualar o eclipsar de alguna manera los logros de él. No es realmente
an
un dictador, y tampoco desea ni se propone ser cruel o despótico. Sólo juega silenciosa, desesperadamente (a
menudo inconscientemente) al juego de la verificación, buscando un testimonio de su lealtad, una prueba de
su devoción... y para ello necesita comprobar hasta qué punto está dispuesta a someterse, hasta dónde puede
llegar él antes de que ella confiese que no lo ama tanto como juró al principio. (Pero rogando fervientemente
durante todo este tiempo que ella sí lo ame.)

Luego la pondrá a prueba buscando no una afirmación positiva sino una negación. Él se enfurecerá o
rugirá, o se enfurruñará y pondrá mala cara por el menor «hola» que ella le dirija a otro hombre, y la acusará
de todo menos de un adulterio concreto (o aun incluso de éste), sin el menor fundamento o causa, mientras
experimenta el anhelo secreto V la necesidad torturante de que ella niegue reiteradamente que haya podido
pensar siquiera en traicionarlo con otro. Cuanto más ultrajada e indignada se muestre ella. más clara será la
negativa... y más seguro se sentirá él.
M

Entonces le tocará a ella el turno de mover sus fichas en el tablero del Monopoly romántico. Como tiene
plena conciencia (su inteligencia es brillante y rápida) de que este hombre siempre está ávido de cumplidos
sinceros, ella lo matará deliberadamente de hambre, le negará incluso la mínima migaja de admiración aunque
él se esfuerce desmedidamente por impresionarla. Lo pone a prueba, veréis, para saber cuánto empeño pondrá
en triunfar, qué alturas escalará, qué hazañas imposibles realizará para conquistar su atención y su aplauso.
¿Cuánto valen éstos para él? Si dejara de importarle lo que ella piensa, ya no la amaría como juró amarla al
principio. Luego, como también sabe perfectamente cuánto sufre él cuando pisotean su orgullo masculino
delante de sus amigos, ella lo abochornará deliberadamente cuando tenga testigos, menoscabándolo, o
contando alguna historia íntima suya que lo ponga en ridículo. Secretamente (a menudo inconscientemente),
la Arquera desea que después, cuando estén solos, él descargue sobre ella una cólera y una furia estentóreas,
que la someta a una exhibición de su ferocidad, como sólo un León exacerbado puede hacerlo, demostrándole
así que la ama, que ella es la única que tiene el poder de inflamar sus emociones hasta producir semejante
conflagración. En cuanto al juego de las negaciones, las reglas son las mismas para ella y para él.
Ella asumirá un tono cáusticamente irónico y acusador cada vez que él la deje para ir a alguna parte solo, y
dejará patente que no la engaña, que ella conoce el comportamiento promiscuo que tiene con sus admiradoras

78 
 
cuando se pierde de vista, porque una mujer no le basta para satisfacer su apetito erótico propio de la jungla...
aunque interiormente sabe que no le es infiel, ni de palabra ni de hecho. Pero necesita vehementemente oír su
negativa apasionada, leerla en sus ojos.
¿No es éste un juego inmaduro, frustrante e inútil para un hombre y una mujer que se aman? Como ella es
mutable (más adaptable) y él es fijo (terco), ella es la que deberá comunicar primero que está harta de la
verificación, que desea empezar de nuevo y que las cosas vuelvan a ser como antes, cuando se cogían
confiadamente de la mano, como niños dichosos... cuando se tocaban tiernamente, desbordantes de júbilo al
descubrir juntos un nuevo milagro cada mañana... cuando todo lo que él hacía era maravilloso y la llenaba de
adoración... cuando todo lo que ella decía era mágico, valioso y entretenido. Cuando bastaba la proximidad de
la cálida fuerza y la serena sabiduría de él para hacerla estremecer... cuando la valerosa sonrisa bufonesca de
ella hacía que él sintiera un vuelco en el corazón y un nudo en la garganta, mientras se juraba a sí mismo que
la protegería eternamente y que nunca permitiría que nadie lastimara a esta mujer alegre y generosa, pero tan
tremendamente vulnerable. Nunca más, como la habían lastimado antes de que él la conociera.

i
Esto es lo único que ella debe hacer: tomar la iniciativa para discutirlo. Y decir exactamente lo que siente.
Sagitario nunca puede fingir con éxito. Él dará el segundo paso, y hará algo que nunca haría con otra que no
fuera ella. Le confesará cuán equivocado estuvo, cuántos errores cometió, cuánto, cuánto lo lamenta... cuán
falible y humano y temeroso es por dentro en el preciso instante en que proyecta exteriormente tanta con-

uk
fianza y tan frío desapego. Entonces ella también se disculpará... por todas las espinas que hincó en su enorme
y adorable zarpa de León y que lo hicieron sufrir tanto, y por todas aquellas veces en que fingió dudar de su
lealtad.

Ambos admitirán que durante todo ese tortuoso período de prueba, siempre podían leer la verdad en sus
respectivas miradas, sin que importara lo que ambos decían. Las palabras son lo de menos. Después de un
rato, cuando ya no tengan nada que comunicarse de una manera u otra, se dormirán juntos en la oscuridad, y
por la mañana despertarán convertidos en extraños íntimamente unidos, y oirán la misma música que oyeron
la primera' mañana' en que los despertó la luz del saber que la búsqueda solitaria había terminado... pero que
la exploración de sus respectivos misterios apenas comenzaba. Esta vez, la música es más dulce, los acordes
son más profundos, porque conocen de memoria el ritmo y la melodía. Lo mejor de todo es que han aprendido
la letra de una nueva canción de sinceridad, que tal vez algún día podrá evolucionar hasta trocarse en una
an
sinfonía.
Casi se perdieron el uno al otro, pero interrumpieron el juego antes de que la verdad desapareciera de sus
ojos. El hombre Leo y la mujer Sagitario se cuentan entre los afortunados cuyos momentos de pasión y afecto
son intercambiables, cuyas necesidades son primeramente sosegadas, y después vehementes... ya sea que
fusionen sus cuerpos, sus espíritus o sus mentes. Aquellos cuyas auras chocan entre sí (como los que
mencionamos en el comienzo de esta sección) no se tocarán nunca, ni mental, ni espiritual ni físicamente, y
siempre se mirarán con apatía. Pero para los Leones y las Arqueras que están destinados a amarse, la vida es
una feria mágica de ideas e ideales, de ensueños y descubrimientos. Se estimulan, el uno en el otro, el deseo
físico, la exploración intelectual y la búsqueda espiritual. Una vez que han derribado las barreras del falso
orgullo de él y del escepticismo de ella, y una vez que han suministrado a su relación la luz solar suficiente
para alentar el cálido entusiasmo de él y la renovada fe de ella en el futuro, no tendrán tiempo para jugar. Sus
días y noches estarán poblados con un millar de aventuras, tanto si viajan juntos a alguna parte (cosa que
M

harán con frecuencia) como si se tumban sencillamente en el jardín trasero de su casa en una noche estival
para contar las estrellas y escuchar el coro de los grillos. Sin embargo, ella deberá precaverse para no caer en
la astuta trampa del León, y deberá abstenerse de corregirlo cuando él le señale a Espiga, en el firmamento, y
ella sienta la tentación de decirle que en realidad se trata de Arturo. Él lo sabe. Sólo pone a prueba sus
conocimientos de astronomía. Cuando ella sepa finalmente... que él sabe siempre... estarán a mitad de camino
de la meta.
Si han de jugar, hay centenares de juegos más entretenidos que el de la verificación. Ella deberá regalarle
uno para su cumpleaños, en agosto, ceñido con cintas anaranjadas y amarillas y doradas, del color del Sol... y
tal vez deberá garrapatear un poema en la tarjeta, para insinuarle cómo deberán ser sus relaciones a partir de
ahora, cuando piensen que están a punto de debilitarse y de volver a las andadas.

los enamorados juegan los juegos del No y el Sí una fugaz caricia,


un suspiro... adiós
y ¿por qué?

79 
 
los enamorados juegan los juegos del Sí y el No del Alto y el Sigue... de la espera y el destino
demasiado tarde

ríen cuando desean llorar

parten cuando preferirían quedarse capitulan cuando necesitan intentar y


mienten... cuando se alejan

los enamorados juegan juegos para salvar las apariencias así que te diré qué es lo que haremos
jugaremos al Monopoly, tú y yo
sólo para cambiar de rutina
tú arrebatarás las vías férreas

i
y comprarás Boardwalk
y yo me quedaré con Park Place.

uk
an
M

80 
 
VIRGO SAGITARIO
Tierra - Mutable - Negativo Fuego - Mutable – Positivo
Regido por Mercurio (también por el
Regido por Júpiter
planeta Vulcano)
Símbolo: la Virgen Símbolos: el Arquero y el Centauro
Fuerzas nocturnas – Femenino Fuerzas diurnas – Masculino

i
La relación VIRGO-SAGITARIO

uk
—...¿qué es eso que hay en la maleza? —Es una loba, con
sus lobeznos.
...justo la idea que se le ocurriría a un perro.

Como Virgo es un signo de Tierra, cualquiera pensaría que los y las Vírgenes deberían saber todo lo
relacionado con la Tierra, así como saben prácticamente todo lo demás. Pues no es así. Y aunque Sagitario es
un signo de Fuego, los Arqueros tienen una cierta afinidad estilo Robin Hood con el bosque de Sherwood, así
como con los bosques bautizados con otros nombres. Por consiguiente, Sagitario está en condiciones de
demostrarles a los afables Virgo varios tipos de «magia de tierra». Sobre todo porque aman a los animales,
que están tan estrechamente sintonizados y alineados con la Naturaleza, sincronizada con los ritmos de la
an
Tierra. Y también porque no temen ensayar nuevas ideas. Por tanto, es posible que los Sagitario descubran
toda clase de lecciones «terrenales» de gran beatitud para dictar a los Vírgenes.
Tomemos, por ejemplo, la música. Todo en el Universo, en el sistema solar íntegro, responde
infaliblemente a su propia clave individual, o nota, o seminota, o cuarto de nota, o dieciseisava parte de nota...
y así sucesivamente. Todas las cosas y todas las personas. Incluso los edificios y los puentes. A veces, cuando
escuchas una sinfonía, una nota determinada, o una combinación de notas dentro de un acorde, sentirás un
escalofrío en la nuca, un estremecimiento o un pequeño temblor, durante una fracción de segundo. Has sido
«tocado» por tu vibración personal, y tu cuerpo físico responde a ella.

En la ciencia de la metafísica, teóricamente (y prácticamente), cuando tu propio «sonido» o «tono» o «nota»


musical vibre en su timbre preciso, exacto (los Virgo entenderán la necesidad de precisión), te afectará tan
poderosamente que, interpretado con suficiente agudeza (o potencia) y sostenido durante suficiente tiempo,
M

podría matarte. (El alma la seguiría, abandonando el cuerpo.) A la inversa, en el sentido positivo, si lo
interpretaran (o si sonara) con suficiente suavidad, y lo sostuvieran exactamente durante el lapso apropiado tal
como lo mediría Virgo, podría trasfigurarte de alegría y paz hasta tal punto que «levitarías» literalmente como
lo hacían los «santos».

El nieto del compositor Félix Mendelssohn experimentó con estos conceptos bastante afines a Virgo,
fundados sobre el hecho conocido de que, cuando un cantante emite una determinada nota, en un determinado
tono, el sonido triza instantáneamente el cristal. Su investigación le hizo comprender que el pasaje de la Biblia
donde está escrito que cuando Josué hizo sonar una nota determinada, en un tono preciso, en el «cuerno de
carnero», las murallas de Jericó «se desplomaron» debe interpretarse en un sentido literal. Cuando un grupo
de soldados marcha al compás en dirección a un puente frágil, el jefe ordena cambiar el paso, porque el ritmo
de todos esos pies, machacando juntos la Tierra, podría destruir o dañar realmente la estructura del puente.
Por tanto Mendelssohn llegó a la conclusión de que los ejércitos encabezados por Josué se aproximaron a las
murallas de Jericó marchando acompasadamente: miles de pies al unísono, generando en la Tierra una
vibración poderosa (y particular), de modo que cuando Josué (que tenía conocimientos metafísicos) hizo

81 
 
sonar entonces la nota precisa en el cuerno de carnero, la combinación de las vibraciones de los pies en
marcha con el «sonido» individual de la estructura de la muralla misma hizo que las murallas de Jericó
respondieran y «se desplomaran» tal como estaba programado. El sonido por sí solo, en el tono y la
frecuencia vibratoria apropiadas, tiene el «poder y la gloria» (y la energía) necesarios para mover
materialmente piedras o rocas inmensas. Éste es el misterio-sepultado-en-la-antigüedad, la verdad esotérica
que se oculta detrás de las legendarias fórmulas Sésamo ábrete y Abracadabra (aunque nos han sido
transmitidas con deformaciones, y ya no son puras y precisas). ¡Así que ahora sabéis cómo fueron levitadas
esas gigantescas rocas para construir la Gran Pirámide de Gizeh! En forma musical y melodiosa, bajo la di-
rección de Osiris. (No de Keops: éste vino más tarde, y plagió creativamente al gran Osiris.)
A los Virgo los fascinará la exactitud y precisión de esta sabiduría musical de la metafísica (contenida en el
gran misterio de La música de las esferas) y a los Sagitario los excitarán todas las posibilidades de aplicar los
ideales de Júpiter. El Arquero podrá preguntarle al o la Virgen: «Puesto que todo tiene su propia "clave",
¿cuál supones que es la clave de la Tierra?» Si Virgo lo ignora, el Arquero podrá responder sin riesgo: «Re

i
bemol». Entonces, por supuesto, Virgo se empeñará en que Sagitario lo pruebe. Los y las Vírgenes son muy
hostiles a las generalizaciones, y desaprueban enérgicamente toda forma de exageración. Como la
exageración es uno de los muchos talentos de Sagitario (el planeta regente del Arquero, Júpiter, es sinónimo,
en astrología, de la expansión), si Sagitario desea impresionar a Virgo, siempre deberá estar preparado para

uk
apuntalar cualquier aserto indiscriminado, jupiteriano, con pruebas sustanciales, concretas. Sin embargo,
paradójicamente, los Centauros también son compulsivamente veraces, porque Sagitario es uno de esos
exasperantes signos solares «dobles» de dualidad. Mitad caballo, mitad humano. La mitad humana es la veraz,
en tanto que a veces la mitad equina violenta un poco la verdad. Así que es importante saber con qué mitad
del Centauro de Sagitario tratáis en un momento dado. Respecto de la situación del «re bemol», tratáis con la
mitad humana puntillosamente veraz y gloriosamente imaginativa. (No, Virgo, la imaginación no es
incompatible con la veracidad. La imaginación v la verdad son compañeras del alma. Ninguna de las dos
podría existir sin la otra.)
Para echar una mano a los Arqueros amantes de los animales, respecto de la lección de la magia-
terrenal en «re bemol» que les dan a los Virgo, he aquí la prueba. En 1975, en una velada sagitaria de fines de
noviembre. al músico de jazz Paul Winter se le ocurrió una idea profunda y perfectamente maravillosa,
igualmente sagitaria, inspirada por Júpiter. Trepó a un centro de estudios de la fauna silvestre, en Sierra
an
Nevada, con su saxo, e improvisó un aullido en estilo «blue». Unas lobas, al principio curiosamente
silenciosas, empezaron a acompañarlo después de un rato. Sus aullidos armonizaban con la duración y
configuración de las notas de Winter, y se compaginaban con ellas, creando el dúo más emocionante que él
había interpretado en su vida. Inspirado inicialmente por una grabación de las canciones de la ballena, Winter
ha interpretado desde entonces conciertos para —y en armonía con— toda clase de animales, que acompañan
perfectamente las notas, los tonos y los ritmos de su saxo, sin saltear un compás ni una seminota. Una vez,
frente a las costas de la British Columbia, Paul interpretó un concierto para ballenas v. en medio del asombro
general, éstas asomaron sus cabezas fuera del agua, y se congregaron en círculo para oírlo, mientras la gente
del movimiento Greenpeace contemplaba el espectáculo con regocijada estupefacción. Sus dúos con animales
a la luz de la luna han interesado incluso a científicos fatuos, que al principio se mostraron desdeñosos, y des-
pués divertidos, pero que ahora por fin han empezado a pensar que Winter les ha dado la «clave» para
entender cómo se comunican los animales: cómo migran, se aparean y forman grupos.
M

El nuevo álbum del intérprete de jazz Winter presenta una «familia de instrumentos de ocho
miembros», que se remonta al Renacimiento. Titulado Common Ground, el álbum contiene varias melodías
con coros entonados por lobos, ballenas... ¡e incluso un águila! Todas están compuestas en «re bemol», el
único tono con el que armonizan los animales, veréis, lo cual le hace inferir a Winter (y a cualquier persona
reflexiva) que el re bemol es el «tono de la Tierra». Es posible que a los remilgados Virgo los ofenda (u
ofusque) ligeramente la información, pero a los Centauros amantes de la diversión les regocijará saber que el
álbum fue grabado en un establo de la granja de Winter, donde colgaron sábanas del techo, no por razones de
acústica, sino para evitar que los excrementos de murciélago cayeran dentro del clavicordio.

Ahora que Sagitario le ha transmitido a Virgo una parte de la sabiduría mágica de la Tierra y la ha
corroborado con pruebas, esperemos que en el futuro los y las Vírgenes respeten un poco más las
excentricidades y los entusiasmos espontáneos del Arquero. Y ahora que Sagitario ha aprendido que los
milagros del Sésamo ábrete y el Abracadabra, para no mencionar los de la construcción de la Gran Pirámide,
nunca se podrían haber materializado sin la precisión y exactitud de Virgo respecto de los sonidos musicales,
esperemos que los Arqueros dejen de zaherir a los Vírgenes por su tendencia a medirlo todo, por su

82 
 
proclividad a la perfección y por sus actitudes críticas, a veces bizantinas. Al fin y al cabo, los Virgo no hacen
más que ser fieles a la esencia depuradora de su signo solar. Si no tuviéramos a los Virgo a mano para poner
en orden nuestras mentes y nuestras intenciones, viviríamos en medio de un caos y una confusión
lamentables. La música no sería melodiosa y sosegante, sino una mezcolanza de notas desapacibles y acordes
chirriantes... sin Virgo.
Y sin los alegres, juguetones, sabios, sagaces y proféticos Arqueros, que han sido tan bondadosos y
compasivos con los animales durante muchos siglos, ninguno de los pájaros y de las mansas bestias de la
Naturaleza habría confiado suficientemente en Paul Winter como para cantar una sola nota armónica a dúo
con su saxofón. Gran parte del cariño y la protección respecto de la brutalidad humana que han recibido
nuestros hermanos animales, nuestras hermanas aves y las criaturas de la vida marina han provenido de las
vibraciones de Virgo, Sagitario (y Acuario) emitidas sobre la Tierra, vibraciones que les han impartido la fe
necesaria para hacer ese gesto conmovedor y experimental de cooperación y amor, al compás de las
vibraciones amistosas de Winter. Winter mismo lo explica en términos muy hermosos: «Si algo es sensible,

i
reflexivo, lo llamamos humano. Qué arrogancia. En realidad es un sonido que dice: me alegro de sentir. Es
una afirmación». Sí. Una afirmación de vida y amor... y de la unidad melódica de toda la Naturaleza.
Sagitario y Virgo nacieron bajo signos mutables, y por ello los Vírgenes y los Arqueros pueden
comunicarse, en general, fácilmente, ya sea que comuniquen la crítica de Virgo y la franqueza de Júpiter... o

uk
la comprensión amistosa. La comunicación fácil es el primer paso que conduce a la comprensión de los
distintos criterios y enfoques del uno y e! otro. Es indudable que estos dos hablarán mucho, alternadamente...
y también se desplazarán mucho, aunque Virgo es más sedentario y propenso a quedarse en un lugar más
tiempo que Sagitario. Igualmente, ahora que estamos en vísperas del descubrimiento de Vulcano, el verdadero
regente de Virgo (véase el capítulo Virgo-Virgo), los Vírgenes de ambos sexos empiezan a experimentar
impacientes accesos de descontento, la compulsión de interrogarse y deambular... de cambiar viejos esquemas
y hábitos, y de explorar el mundo (así como de explorarse a sí mismos), para verificar con qué sorpresas se
encuentran. Esto es sencillamente estupendo, porque a los cordiales Arqueros les encanta la compañía
sociable, mientras trotan alegres y curiosos por el inexplorado bosque de Sherwood de la vida, a caballo o a
pie, en avión o en tren. Si ambos consiguen superar con éxito los desafíos de la configuración de signos
solares 4-10 que los pone a prueba, la asociación del Centauro con él o la Virgen encierra la promesa de
recompensas excepcionales para los dos. Virgo le enseñará a Sagitario buenos modales, cortesía y paciencia,
an
en tanto que Sagitario le enseñará a Virgo el valor de la generosidad de espíritu, de la imparcialidad, de la
tolerancia... y sobre todo, ¡de la gloriosa libertad! Es posible que los espectadores tengan la impresión de que
él o la Virgen y el o la Centauro forman decididamente una «extraña pareja», pero, al cabo de un tiempo.
Sagitario le enseñará a Virgo a no preocuparse por lo que la gente dice o piensa. Limítate a ser auténtico y
todo se arreglará. Al fin y al cabo, nadie puede conformar a todos, y el Sagitario regido por Júpiter es la
persona ideal para enseñarle a Virgo que es inútil tratar de complacer «perfectamente» al mundo íntegro.
Sagitario exhortará a Virgo a distenderse, y Virgo le enseñará a Sagitario la forma de ahorrarse caídas
embarazosas, para lo cual deberá marchar un poco más despacio (verbalmente y en todo lo demás).

Es un toque inesperado de magia que las canciones de la cara uno del álbum Common Ground, de Paul
Winter, cuyas melodías y cánticos cautivantes recuerdan los ensueños que conciben los monjes durante sus
maitines, den prioridad a los instrumentos y ritmos del Renacimiento, algunos con pájaros que entonan en el
M

fondo sus jubilosos hossanas matinales, junto con otros animales. Un toque de magia porque... el mayor
amigo de los animales y los pájaros que jamás conoció este planeta fue el sencillo franciscano Francisco
(Francesco) Bernardone, que vivió su humilde existencia de paz y bondad para con todas las criaturas,
grandes y pequeñas, en la época medieval. Francisco pasó unos pocos años de su juventud deambulando
como trovador, y en esa época entonaba serenatas a Clara, su Señora de la Pobreza, a la cual cantaba
dulcemente las letras de las que él era autor, acompañándose con esos mismos ritmos del Renacimiento. y
utilizando esos mismos instrumentos.
La promesa del invierno, en virtud de la cual la magia de la Tierra hará volver la primavera, sería un
tema muy apropiado para la relación Virgo-Sagitario. Pero antes, por supuesto, el Arquero deberá enterrar su
arco, y prometer que nunca hará sufrir a ninguna criatura, humana o animal (¡sobre todo a los Virgo!) con sus
flechas de Júpiter. Entonces el o la Virgen y el Centauro podrán cogerse de la mano para entonar el primer
coro de la Música de las Esferas, junto con todas las ballenas, águilas, lobos y aves que encuentren por
casualidad en su camino... acercándonos a todos un poco más a la sinfonía de la paz. El Sagitario Francesco
Bernardolne, de Assisi, con su Luna en Virgo, los favorecerá con la bendición de su sonrisa, y cantará junto
con ellos... en re bemol.

83 
 
Mujer VIRGO Hombre SAGITARIO
Él pensó en salir brincando de una manera cómica hasta que ella lo perdiera de vista, para
después no volver a acercarse nunca a ese lugar... Para demostrarle a ella que su partida lo
dejaría impasible, él correteó por la habitación, haciendo sonar jubilosamente sus
despiadados caramillos. Ella debió correr detrás de él, a pesar de que esto era bastante
humillante.

Aunque Virgo y Sagitario forman la tensa y desafiante configuración de signos solares 4-10, en el comienzo
de este capítulo —que el Centauro y su Virgen deberán estudiar primeramente, poniendo cuidado en leer entre
líneas, antes de prestar atención a estas páginas específicas— hemos analizado el melodioso secreto de la
forma en que estos dos pueden superar con éxito los conflictos de sus vibraciones aurales y alcanzar la

i
armonía juntos. Para ello bastará que continúen entonando su canción de amor en re bemol. Y que procuren
no desafinar. Tal vez se necesite un poco de práctica, pero tal como el neoyorquino le dijo al turista que le
pedía instrucciones, así es como se llega al Carnegie Hall. ¡Práctica, práctica y más práctica! (Por supuesto,
también se puede llegar allí girando hacia el este, en la intersección de la Calle 57 y la Séptima Avenida...

uk
pero todo depende de saber si lo que deseáis es ser la atracción principal, en el escenario, o limita-ros a ocupar
una butaca en la galería, perdidos entre la multitud.)
Hablando de instrucciones, como las que indican el rumbo al Carnegie, o a cualquier otra parte,
digamos que la chica Virgo probablemente preferirá llegar a destino en Metro, en autobús... o a pie. Es más
probable que el Arquero llame un taxi o alquile un auto, impulsivamente (y con un comportamiento
despilfarrador, a juicio de Virgo). Quizás incluso opte súbitamente por comprarse un auto (prefiere los
modelos deportivos veloces y ultramodernos) si se trata de un Sagitario típico. Éste es uno de los puentes que
deberán cruzar juntos, para llegar a la margen opuesta de sus diferencias, que es donde impera la armonía. Y
las diferencias consisten en que él es aficionado a gastar el dinero con un talante relativamente informal,
despreocupado y generoso, en tanto que ella prefiere contar cuidadosamente los billetes y estrujarlos. La
Virgen no se propone ni quiere ser realmente mezquina, pero a menos que su Luna o ascendente esté en un
elemento de Fuego o de Aire, es posible que se comporte como si lo fuera. Ella dirá que es económica, o
an
frugal, sensata y prudente. Pero ya sabéis que Sagitario tiende a llamar a las cosas por su nombre, así que es
posible que interprete su «frugalidad sensata» como un nítido ejemplo de avaricia, y que no tenga el menor
reparo en decírselo, lo cual, por supuesto, no lo hará acreedor precisamente a la estima de la Virgen.
¿Veis? El ya ha sido un poco torpe y ha metido la pata. Existe un medio para inducirla a descongelar la
frigidez con que ha reaccionado ante la franqueza de él respecto de su comportamiento ahorrativo. El puede
mirarla muy seriamente (directamente a los ojos, porque las Virgo desconfían de la gente que desvía la
mirada), y preguntarle amablemente si ella puede sugerirle algún sistema para economizar parte de sus
ingresos, y si puede ayudarlo a calcular qué porcentaje de éstos conviene guardar para precaverse de una mala
racha (o para asegurarse un futuro próspero), ganando intereses. ¿Qué le parece más aconsejable: los bonos
municipales, una cartera de acciones, un plan bancario de ahorros... o tal vez una alcancía doméstica, un
cerdito rechoncho de porcelana? A ella le encantará que se lo pregunte, y le contestará con una retahíla de
sugerencias muy razonadas, detalladas. Si ya lo conoce bien, vetará inmediatamente la alcancía. A menos que
M

se la confíe a ella. Es demasiado tentadora en los momentos de debilidad.


La mayoría de las personas empiezan por alimentar ambiciones para el futuro, eligen una profesión o una
carrera, trabajan para lograr su objetivo... y finalmente, después de haber disfrutado de una larga sucesión de
éxitos (y después de haber acumulado un poco de dinero), se jubilan y hacen lo que les place. Los Arqueros
abordan la ética del trabajo al revés. Les gula empezar por jubilarse... o al menos por hacer lo que les place. Si
las exigencias del empleo coartan excesivamente lo que les place, a menudo mandan al diablo la seguridad, se
encogen de hombros, se dejan guiar durante un tiempo por sus corazonadas y piensan que, cuando las cosas se
pongan difíciles, siempre podrán encontrar otra ocupación que no sea tan restrictiva. Ésta es una actitud que
horroriza a la mujer Virgo, habitualmente laboriosa, eficiente y responsable. De modo que ella lo criticará, al
principio afablemente, y después, si continuara comportándose como si le importase un bledo del porvenir,
sus aprensiones muy concretas la inducirán a señalarle sus defectos con más rigor.
Él aborrecerá vehementemente lo que interpreta como un hostigamiento, y entonces cogerá su arco y su
carcaj, y disparará unas cuantas flechas hirientes, impregnadas de veracidad —tal como él la ve— contra el
corazón de las objeciones de ella. Le dirá que el hecho de trabajar en un empleo que detestas más de lo que
estimas, sólo para obtener seguridad financiera, puede matar lentamente el espíritu. No sabe lo que sienten

84 
 
otros hombres (ni le importa), pero en su caso particular, opina que el trabajo o la carrera debe ser algo de lo
que él disfrute hasta el punto de que si fuera necesario lo acometería gratuitamente, porque su estímulo lo
magnetiza, y porque debe expresarse por esa vía si no quiere sentirse definitivamente frustrado. (Un Arquero
frustrado es un hombre triste y vacío, aún más que cualquier otro.) Odio tomar partido en una reyerta entre
enamorados, pero la astrología me obliga a coincidir con la filosofía del Centauro en lo que concierne al
trabajo. Una ventaja adicional de esta actitud, que Virgo debería valorar, consiste en que frecuentemente los
beneficios económicos llueven en razón de ella, y no a pesar de ella. Quienes triunfan y se hacen ricos no son
nunca quienes arremeten decididos a ganar una pila de dinero, con la seguridad financiera como meta. Las
mayores fortunas nunca dejan de casar con los mayores logros, y la suerte las concede invariablemente a
quienes viven consumidos y obsesionados por una idea, y a quienes perseveran en ella hasta el punto de no
hacer el menor caso de la remuneración monetaria. Sus fortunas crecen en torno, casi en forma inadvertida. El
universo les sonríe, porque trabajan con amor, no con la apatía del aburrimiento o del resentimiento
malogrado. El doctor Land y su obsesión por el proceso fotográfico Polaroid. Henry y su romance con el

i
Ford. Tom Edison y los sonidos que reverberaban en su cabeza, y que él necesitaba desesperadamente
canalizar de alguna manera. David Sarnoff... y otros miles de millares.
Hay fontaneros y electricistas que aman apasionadamente su trabajo, y que no podrían imaginarse entregados
a otra actividad. Hay chefs a los que les encanta cocinar, médicos que están ávidos por curar, camareros a los

uk
que los hace felices conversar con la gente y que se sienten fascinados por el flujo cambiante de rostros
humanos. Sí, incluso hay individuos que experimentan una profunda satisfacción personal al fregar suelos y
lavar ventanas... al limpiar. Sienten que se les levanta poderosamente el espíritu cuando ven cómo la mugre y
el desorden se truecan por arte de magia en la pulcritud y el orden refulgente. (Virgo debería comprender
esto!) Conozco a un hombre que., en verdad, preferiría pintar casas antes que ser Presidente. Su actividad le
produce una euforia que no intenta explicarse a sí mismo... y menos aún a los demás. Albert Schweitzer
prefería las penurias de las junglas bochornosas antes que un moderno y cromado laboratorio científico, en
tanto que otros prefieren el moderno y cromado laboratorio científico al trabajo primitivo en la jungla.
Quienes accionan el reloj registrador de la fábrica con amargura reprimida y con un sentimiento de inutilidad,
producen muebles feos, que no son dignos de pasar de una generación a otra, y que apenas lo son de su
propietario original, al cabo de pocos meses. Pero el hombre que ama su faena es un artesano, y los milagros
que hace con madera y otros materiales son atesorados durante siglos. Y así sucesivamente. Hubo una época
an
en que la gente era más proclive a elegir su profesión dejándose llevar por el corazón. y en que la sociedad
cuidaba que fuera más fácil ganarse el pan cotidiano con amor. Ahora sólo tenemos personas incompatibles
con sus cargos, y viceversa, en razón de la ciega e instintiva carrera en pos del «éxito», éxito éste que resulta
ser, al final, un rótulo cruelmente falso. Millones de individuos se preguntan, interiormente: «¿Por qué el
éxito es un fracaso tan tremendo?» Porque fue mal definido desde el principio. Por eso. Lo definieron
incorrectamente los anuncios de la televisión... y la publicidad deslumbrante de las revistas. El negocio de la
publicidad tiene, en verdad, un difícil Karma por delante.

Como Virgo contiene la semilla de la pureza (pureza de pensamiento, de intención y de acción), es posible
que la Virgen se deje conmover por los argumentos de su Arquero inquieto, independiente, y que aprenda
gradualmente a ver las cosas a través de sus gafas de cristales más rosados. Semejante desenlace vale la
fricción que estos dos deben soportar de la influencia 4-10 de sus soles natales en cuadratura. También es algo
M

más que un poco posible que ella impresione a su amante o marido Sagitario con la estampa de su propio tipo
de integridad paciente y de sentido de la responsabilidad, con su capacidad para mantener los sueños
refinados y pulcros, pulidos y relucientes, y por tanto en mejores condiciones para ser auténticamente bellos
cuando les llegue la hora de salir de sus cajones de cedro y manifestarse como realidades. Así, la Virgen y el
Centauro pueden transformar la falsamente rotulada «maldición» de su vibración 4-10 en una bienaventu-
ranza, para ello bastará que se ayuden mutuamente a eliminar sus «vicios», mediante un simple proceso que
consiste en intercambiar sus virtudes individuales.
Es cierto que hay una multitud de asuntos de menor importancia acerca de los cuales estos dos
discreparán, y que ello generará conflictos periódicos entre ambos. Pero siempre existe la alquimia hombre-
mujer para mitigar el dolor de todo lo que no importa tanto como ellos creen. La química del amor físico
puede cubrir las ofuscaciones y la irritabilidad cotidianas con la espesa fragancia de las rosas, lavadas por un
chubasco estival, en un jardín... con la gozosa sensación de la tierra mojada y la hierba húmeda, que refrescan
dos corazones y almas extenuados por los permanentes malentendidos. Cuando la Virgen se reclina en los
brazos protectores de su hombre Sagitario, le perdona la mayoría de las faltas que ha cometido contra ella, y
él olvida su propia cólera fogosa por el hecho de haber sido criticado y puesto en tela de juicio. Las llamas de

85 
 
la pasión y el deseo contenidas en la naturaleza del signo de Fuego de él, y las necesidades más profundas y
sosegadas propias de la naturaleza «terrenal» de ella, pueden fusionarse en una satisfacción y una paz
conjuntas que forman la base de una mayor tolerancia recíproca respecto de todas esas áreas triviales de
conflicto. Pero ella debe tener la precaución de no permitir que su desapego y su retraimiento físico
instintivos de Virgo lo hagan sentirse rechazado, porque él busca y necesita una respuesta más entusiasta a su
expresión física de ternura.
En tiempos de la reina Victoria, en Gran Bretaña, las jóvenes que estaban en vísperas de casarse y que
pedían consejo tímidamente acerca de la forma decorosa y correcta de comportarse durante la luna de miel,
recibían de sus madres el tajante consejo de «tumbarse, simplemente, y pensar en Inglaterra». Es posible que
haya momentos en que el hombre Sagitario crea haber sido proyectado a la era victoriana junto con su dama
Virgo... su inteligente y afable, pero un poco fría, Virgen, que lo ama con la misma vehemencia con que él la
ama a ella, pero que al principio puede ser incapaz de expresar sus sentimientos con la misma espontaneidad
desenvuelta con que lo hace él, con la mayor naturalidad. Él no resolverá el problema diciéndole que es

i
frígida. La falta de tacto nunca resuelve nada. Tendrá que enseñarle pacientemente a confiar en él con todo su
ser, porque la paciencia, a diferencia de la «franqueza brutal», puede resolver absolutamente todo. Una vez
que la mujer Virgo ha aprendido a mostrarse tal como es con el hombre que ama, puede convertir la fusión
sexual en una experiencia perdurable y profunda para el Arquero a veces torpe, pero alegre y generoso, que

uk
tiene la aptitud de llegar a la cúspide en todo lo que hace... sin excluir los momentos en que hace el amor.
Una vez que se hayan acostumbrado a armonizar sus ritmos en todas sus comunicaciones (estos dos se
comunican bien, pues ambos son mutables), la mujer Virgo se reclinará contra el hombro de su Sagitario, y
pensará en muchas cosas distintas de Inglaterra. Ambos poseen una mente lúcida, inquisitiva, llena de ideas
chispeantes. Entonces es posible que sea él quien se quede tumbado allí, cavilando sobre las Islas Británicas.
Una medianoche, después de que se hayan hecho el amor, él le preguntará repentinamente si le gustaría
arrojar por la borda toda la cautela y el espíritu práctico... preparar un par de maletas al día siguiente, echar
llave a la puerta de la casa, dejar la llave a los vecinos para que éstos puedan entrar a regar las plantas... coger
un vuelo matutino rumbo a Londres y llegar a tiempo para oír a mediodía las campanadas del Big Ben. Si ella
es tan espabilada como lo son las Virgo desde la cuna, analizará cuidadosamente su extravagante sugerencia
durante más o menos dos segundos y un tercio, lo besará en la nariz, encenderá la luz, le sonreirá con los ojos
de todo el corazón, y dirá: «Bueno, ¿qué esperas? Saca las maletas y telefonea al aeropuerto, mientras me
an
ducho.»

Hombre VIRGO Mujer SAGITARIO


Ella le preguntó dónde vivía.
—En la segunda a la derecha —respondió Peter—, y recto hasta la mañana.
—/Qué dirección más rara!
Peter tuvo un acceso de abatimiento. Pensó por primera vez que quizá tenía una
dirección rara.
M

—No, no lo es —dijo.

Bueno, ¡hurra y aleluya! ¡Dadle a ese hombre Virgo con una dirección peculiar un cordial
apretón de manos y un abrazo de oso! Va a iniciar la carrera con la Centauro femenina,
mitad caballo, mitad ser humano, por cuyo amor y admiración está dispuesto a renunciar a su querida
existencia de hombre solitario. Por ella, incluso sacrificará la paz y el sosiego de su piso de soltero. Pero ni
por ella (ni por ninguna otra persona) deberá sacrificar jamás su sentimiento de dignidad y confianza en sí
mismo, y menos aún su respeto por sí mismo. El hombre encuentra un millón de aplicaciones a su respeto por
sí mismo, así que cometería una insensatez si permitiera que alguien se lo arrebatara. Aunque fuese la mujer
que adora.
Observaréis que al principio vaciló, y que casi se rindió a la desmoralizadora sensación de insuficiencia
que una espabilada y alegre, pero penosamente franca y descarnada, chica Arquero puede instilar
involuntariamente en el plexo solar del hombre Virgo (sensación que, si él no se cuida, puede convertirse en
un fastidioso ataque de indigestión estilo Virgo). Pero nuestro héroe triunfó sobre el inminente peligro de
inferioridad, sobre la desafiante amenaza a su masculinidad. Poco importan las opiniones y comentarios

86 
 
francos (o divertidos) de ella sobre su domicilio perfectamente correcto. Poco importa lo que ella piensa sobre
su apartamento, sus calcetines, sus orejas, su pelo, su nariz, su empleo, sus sueños prudentes y modestos, su
auto, su hábito de comprar jabón Ivory por cajas. o sobre su botiquín, bien pertrechado con auxiliares para la
«fácil eliminación». ¿A ella le parece que su dirección es rara? Él le dirá a ella una o dos verdades. Y
entonces le hablará cara a cara, enérgica y severamente: «No, no lo es. No es una dirección rara».
Esto es lo primero que le dice. Lo segundo es que ella debería aprender a cerrar la boca antes de hablar, y
a mantenerla cerrada mientras analiza lo que va a decir, y si lo analiza cuidadosamente, con un poco de
consideración y previsión, tal vez resuelva no abrirla en absoluto... hasta que encuentre algo agradable y
amable para comunicarle. Sorprendentemente, es probable que esto le encante a ella. En realidad, esta chica
busca un hombre enérgico pero tierno, que la ponga en su lugar... siempre que no la retenga en éste
sentándose sobre su cordialidad de cachorro, sobre sus entusiasmos optimistas y sus ideales fogosos.
Indudablemente se trata de una faena delicada, pero el hombre Virgo que la ama está dotado del arte de la
diplomacia sutil, y es posible que pueda salirse con la suya. Tiene un talento casi místico para manejar las

i
cosas con tacto hasta terminar de pulirlas.
Afortunadamente, él ya ha resuelto un problema que se plantea entre ellos en la tensa relación de su
configuración de signos solares 4-10. La ha adiestrado para que embote un poco las puntas de sus flechas de
Júpiter y para que no estire con tanta fuerza la cuerda del arco. Le ha hecho ver que sus comentarios

uk
irreflexivos pueden lastimar realmente... y merced a la curiosa aptitud de Virgo para ser dulcemente afable,
aun cuando regaña a la gente, le ha hecho comprender que él sabe que no tiene malas intenciones y que
conoce su buena voluntad esencial y su ingenuidad. Es posible que ella se sienta sinceramente conmovida
hasta las lágrimas. Hace mucho, muchísimo tiempo que deseaba y necesitaba a alguien que comprendiera su
auténtica personalidad, a alguien que no la juzgara rigurosamente por el solo hecho de ser fiel a sus
sentimientos... y espontánea cuando tiene algo que expresar. Por tanto, es posible que la energía de su amante
o marido Virgo no genere una reyerta sino que tenga el efecto opuesto, o sea que los acerque más el uno al
otro. Estupendo. Hurras y flores. Bien por él y bien por ella. Ahora, al problema siguiente. (Seguramente no
pensabais que tendrían que lidiar con un solo problema, ¿verdad? Al fin y al cabo, recordad que sus soles
natales están en cuadratura.)
Las bromas pesadas de ella. Los Sagitario de ambos sexos son verdaderos adictos a los retruécanos y a las
bromas pesadas. Excusadme. ¡Nunca creeréis lo que acaba de ocurrirme! Ya hace un poco más de nueve
an
meses que estoy escribiendo este libro (se necesitan nueve meses para concebir un hijo, del cuerpo o la mente,
y un poco más para los elefantes) y ésta es LA PRIMERA VEZ que la cinta de mi máquina de escribir IBM se
agotó precisamente en el mismo segundo en que se agotó mi cinta de correcciones IBM. ¿No es algo digno de
figurar en el libro Guinness de records? Ahora los Virgo que leen este capítulo están calculando afanosamente
el porcentaje de posibilidades de que se produzca semejante doble carencia. Los Arqueros querrán saber si lo
he inventado para hacerme la graciosa, o si hablo en serio. No lo he inventado y no pretendo hacerme la
graciosa. Es verdad. Ocurrió y tengo un testigo. Pues bien. Me estoy aproximando al final del libro, o al final
de mi aplomo afín al de Virgo. Hay signos inconfundibles... y espero que lo primero ocurra antes que lo
segundo. (No, no soy Virgo, sino Aries, pero estoy segura de que Vulcano se halla en conjunción con mi Sol
natal. Os lo haré saber cuando lo descubran —a Vulcano— y puedan calcular sus movimientos orbitales.)
Ahora volvamos a las bromas pesadas, con las que el hombre Virgo deberá lidiar más temprano o más tarde
en su relación.
M

Le daré al Virgo, lo más sucintamente posible, un ejemplo de la dimensión gigantesca que puede alcanzar una
broma pesada de tipo Sagitario. Quiero decir, algunas de ellas son chanzas y picardías inofensivas, pero como
Júpiter, el regente de Sagitario, es el planeta asociado a la expansión, de cuando en cuando una broma del
Arquero puede desmandarse un poco. En síntesis, pues, tenemos a este hombre llamado Steven Masover, que
sigue un curso superior de física en la universidad de Berkeley (California). Está becado, y también fue el
alumno más sobresaliente del curso de graduación de su escuela secundaria. La broma tipo Sagitario de
Steven, que las crónicas periodísticas describieron como una «travesura de Robin Hood» (Robin Hood tiene
una estrecha afinidad con los Arqueros), consistió en asaltar un banco, con una pistola descargada y una falsa
bomba, y en largarse con un botín de 78.000 dólares en metálico. Su defensa consistió en que no tenía la
intención de robar el dinero: sólo lo había tomado en préstamo para invertirlo en colonias situadas en el
espacio exterior, donde los terráqueos escaparían de la contaminación y la superpoblación, y tenía el propósito
de devolver hasta el último centavo en un lapso de más o menos veinte años. (Los «signos del amor» no
pueden ayudar a Steven a resolver el problema de la contaminación, pero el problema de la superpoblación lo
abordo en «Tiempo de abrazar», al final de este libro.) El jurado absolvió a Masover (en una racha de pura

87 
 
suerte jupiteriana) porque el fiscal del distrito no pudo demostrar que «se proponía privar al banco del dinero
definitivamente» (premisa indispensable para que haya robo), aunque comentó que opinaba que «gastar el
dinero en estaciones espaciales equivalía a privar de él al banco definitivamente, si se usa el sentido común
(de Virgo)». O el sentido común de Sagitario. O cualquiera que sea. Ahora, el temor consiste en que la
absolución «fortuita» del responsable de esta broma pesada inconsistente pero elocuente estimule otros
«asaltos al estilo Robin Hood». El temor es infundado. Los delincuentes profesionales no tienen el genio y la
imaginación necesarios para sacar a relucir este tipo de justificaciones impregnadas-de-verdad-oculta, dotadas
de una invisible pero poderosa integridad. Sin embargo, puede estimular ciertamente a otros Sagitario
aficionados a las bromas pesadas, y que el cielo nos ayude a todos.
El hombre Virgo puede preguntarse por qué elegí un ejemplo masculino de bromista para alertarlo
sobre las debilidades juguetonas y traviesas de su Arquero femenino. Tuve un excelente motivo. Quise
recalcarle al hombre Virgo que, en tanto que él nació bajo un signo solar «femenino», y en tanto que también
lo rige concretamente el planeta femenino Vulcano (véase el capítulo Virgo-Virgo), lo cual no significa que

i
sea afeminado (¿el Virgo Elliot Gould, un afeminado?), sino sólo sensible y perspicaz, su chica Arquero nació
bajo un signo solar masculino, y también es guiada (con sus retruécanos, flechas de veracidad, integridad,
bromas pesadas y todo lo demás) por el planeta masculino Júpiter.

uk
Una doble influencia femenina contra una doble influencia masculina, desembocan en una conclusión clara.
Él hizo muy bien en cantarle unas cuantas frescas cuando ella se burló de su domicilio, porque tendrá que
empuñar firmemente las riendas de esta dama Centauro, si no quiere que se encabrite en la huella. Como ya
hemos demostrado, a ella esto le producirá secretamente más placer que disgusto, si la mano que sostiene la
rienda es cariñosa y afable y considerada, como ciertamente lo será, tratándose de un hombre Virgo que la
ama de veras.
Con su doble influencia femenina, de mansa sabiduría, él podrá notar que esta chica-mujer es una
criatura confiada, vulnerable, no obstante su doble machismo masculino, y que no gana todas las carreras. Ha
tropezado y caído más veces de las que soporta recordar, al confiar en personas que la hirieron y la
traicionaron cuando ella más las necesitaba. Él mitigará sus recuerdos dolorosos con afectuosa consideración,
y la ayudará a analizar por qué debe olvidarlos, ahora que sólo quedan, para avivarlos, viejas cicatrices... y le
asegurará que las cicatrices desaparecerán más rápidamente si mira hacia el futuro, y no hacia el pasado.
an
Después le prometerá que nunca la hará arrepentirse de haber confiado en él, siempre que de él dependa... y se
lo dirá en serio. Ella mirará sus ojos claros, sosegados, de Virgo (que titilan con las vetas plateadas de su
regente adoptivo Mercurio, cuando está contento) y captará que habla con absoluta y cabal sinceridad. Ella
está en lo cierto. Un Virgo nunca formula una promesa que no esté dispuesto a cumplir, hasta donde sea
humanamente posible. Esto vale mucho, y si alguien lo comprende, este alguien es ella. Últimamente hay una
alarmante escasez de personas honestas, que vivan de dentro hacia fuera, y no de fuera hacia dentro. Puesto
que ella no soporta a los hipócritas o los farsantes, deberá agradecer a su buena estrella el amor de su
caballero Virgo (auténtico gentil-hombre). Esto es algo que olvidé decirle a él. Esta chica tiene suerte.
Aunque se equivoque a menudo, sus errores se las apañan para caer bien parados, y para proyectarla al círculo
de los triunfadores. Esta certidumbre astrológica lo reconfortará cuando esté sufriendo las consecuencias de
una de esas colosales metidas de pata provocadas por el entusiasmo bienintencionado e impulsivo de ella.
Si él continúa reteniendo firmemente las riendas, y si ella no lastima su sensibilidad y su necesidad
M

inconsciente de pureza, la intimidad física que comparten puede ser, potencialmente, tan apasionada como la
naturaleza del elemento Fuego de ella, y también tan fresca y profunda como los deseos «terrenales» de él
pueden determinar que sea la contigüidad entre un hombre y una mujer. Hay en él un sosiego y una quietud
que encauzan delicadamente los anhelos de ella en dirección a un tipo de satisfacción que le hace saber a la
dama Centauro cuánto más importantes son el afecto y la paz que el hecho de ganar todos los juegos en un
desafío romántico. Ella intuye que si alguna vez permitieran que sus personalidades antagónicas los llevaran a
decirse adiós, se sentiría vacía al no tener a su lado la tibieza de él. Y él también sabe, aunque quizá nunca lo
exprese con palabras, que las tormentas emocionales que a veces soportan tal vez dejan su espíritu agobiado y
exhausto, pero que si algún día ella se fuera... ¿qué otra lo despertaría en la mañana de Navidad (como lo hizo
en el primer diciembre que pasaron juntos) luciendo bayas de acebo en el pelo, y diciéndole agitada que
mirara debajo de la manta que tenía en los brazos? (Nadie.) De debajo de la manta asomaban seis hocicos
negros, brillantes, propiedad de los seis revoltosos cachorros que su San Bernardo. Amelia (por Earhart),
había alumbrado la noche anterior, mientras ella dormía, exactamente a las doce de la Nochebuena, según ella
misma le informó... con los ojos iluminados por estrellas titilantes de emoción y asombro infantil. Cada vez
que él recuerda aquella fría e inclemente mañana de invierno... la forma en que había trenzado las bayas de

88 
 
acebo en su cabello, como una chiquilla, para darle una sorpresa... la nieve que le escarchaba las pestañas (ella
acababa de volver del patio donde había verificado si la nieve era suficientemente profunda para confeccionar
un muñeco... y lo era... así que más tarde lo confeccionaron)... cada vez que él recuerda cómo ella olía a
ozono limpio y frío cuando le besó suavemente la frente y le dijo alegremente que se diera prisa y bajara,
porque había encendido el hogar, y estaba ansiosa porque él mirara debajo del árbol y viera lo que habían
dejado allí los renos... cada vez que él lo recuerda se le forma ese raro nudo en la garganta y no puede tragar.
Y comprende cuánta razón tiene cuando persevera en sus esfuerzos por comprender a esta payasita adorable,
garbosa, divertida y vulnerable, de ojos brillantes e inteligentes pero desgarbada, cuya nariz siempre se pone
roja cuando llora.
A la chica Arquero se le forma el mismo tipo de nudo en la garganta cada vez que ella recuerda
aquella mañana en que él le trajo tímidamente un ramillete de violetas cuando ella sufría interiormente por
algo muy personal y triste, sin siquiera imaginar que él lo sabía... pero sí lo sabía. Le entregó las violetas muy
dulcemente, sin pronunciar una sola palabra. ¿Qué otro hombre que ella hubiera conocido en su vida habría

i
hecho eso? (Ninguno. No así.) ¿Qué importa entonces si de cuando en cuando él está mohíno y enfadado, y si
es un poco tacaño? Es un hombre silencioso, con muchas dimensiones y muchos niveles en su forma de amar.
Quizá no sea conversador en presencia de terceros, pero ambos son mutables, y habla mucho con ella... y le
cuenta cosas que no compartiría con ningún otro, porque sabe que puede fiarse de que ella respetará sus

uk
confidencias, y las tratará con ternura. Él tuvo que enseñarle a escuchar y a entender el valor de la intimidad...
pero Sagitario es superinteligente (Júpiter gobierna la novena casa de la educación superior) así que aprendió
rápidamente... muchas cosas que él le inculcó. Sigue cometiendo errores de ortografía sólo porque es
descuidada y porque desdeña los detalles. No importa. No sabrá si «compromiso» se escribe con «s» o con
«z», pero sí sabe lo que significa la palabra. Significa lo mismo que promesa, ¿no es cierto? Sí. Es cierto.

Si el hombre Virgo y su chica payaso-filósofo se lo proponen realmente, podrán transformar su cuadratura 4-


10 de tensión en un gigantesco trígono Júpiter-Vulcano de satisfacción estable a lo largo de los años, y podrán
celebrar la Navidad todas las mañanas, con uno u otro regalo.
an
M

89 
 
LIBRA SAGITARIO
Aire - Cardinal - Positivo Fuego - Mutable – Positivo
Regido por Venus Regido por Júpiter
Símbolo: la Balanza Símbolos: el Arquero y el Centauro
Fuerzas diurnas - Masculino Fuerzas diurnas – Masculino

La relación LIBRA-SAGITARIO

i
Para describirlos a todos haría falta un libro tan voluminoso como un Diccionario Inglés-

uk
Latín, Latín-Inglés...

Los Libra y Sagitario a veces son difíciles de desembrollar, sobre todo en grupos. De cuando en cuando las
descripciones de sus pasaportes astrológicos pueden variar tanto como las de Géminis y Piscis, porque los
cuatro signos solares son lo que la astrología llama «signos dobles» o signos de dualidad. Por consiguiente,
hay muchas cualidades y anomalías de Libra y Sagitario que desafían toda definición, y sin embargo también
hay suficientes estereotipos familiares de sus signos solares como para hacerlos reconocibles al cabo de pocas
horas de intimidad forzada en un ascensor lleno de gente y atascado entre dos pisos.
Tenemos a los playboys y playgirls Libra, aficionados a las fiestas; a los Libra eruditos, estudiosos,
jurídicos, con estampa de jueces; a los científicos y muy intelectuales; y a los artísticos, sensibles, que viven
en las nubes. Suben y bajan en los platillos de la Balanza, y es difícil saber dónde se equilibran. Pero podéis
estar seguros de que son todos optimistas incurables que procuran ser equitativos. Hasta el último de ellos lo
an
es.
En cuanto a los Arqueros, uno de los datos seguros que tenemos acerca de ellos es que son (y casi
siempre inocentemente) sinceros, francos y faltos de tacto. Permanecen beatíficamente ajenos al hecho de que
acaban de demolerte con unas pocas palabras, y si no bastara con esto, completarán la demolición con una
ristra adicional que dará dolorosamente en el blanco. ¡ZING! También sabemos que son muy graciosos, muy
inteligentes, muy idealistas, un poco torpes... y aún más optimistas que Libra. De alguna manera son
inevitablemente ingenuos. Sin embargo, entre estos fiables hitos del carácter de Sagita. rio, se extienden
kilómetros de atajos y desvíos.
Tenemos a los Arqueros sabihondos, engañosamente callados, sensibles, que te miran severamente, y
que súbitamente te hacen guiños, brincan, vuelcan el paragüero, y dicen algo brillantemente divertido... o sólo
brillantemente brillante. También tenemos a los Sagitario que son exteriormente conservadores y
M

aparentemente circunspectos. Se comportan así durante largos períodos, y luego, sin aviso previo, extraen el
arco de la verdad de Júpiter, apuntan al cielo y disparan lluvias de sueños titilantes... de magnitud tan
gigantesca que sólo un niño se atrevería a soñarlos.
Más adelante, tenemos a los Arqueros que no hacen más que leer y pensar. Hay otros que pasan la
mayor parte del tiempo cantando o bailando y haciendo bromas pesadas a sus amigos. También están los
Arqueros que son investigadores, autores y científicos animosos... y aquellos que enloquecen a sus amigos,
parientes y vecinos con preguntas, preguntas y más preguntas. Son todos, hasta cierto punto,
bochornosamente curiosos. A quienes abochornan es a vosotros, quiero decir, y no a sí mismos. No es fácil
abochornar a Sagitario. Éstos no son los ruborosos del Zodiaco. También hay Arqueros que probablemente
son seres espaciales. Sólo así se explican su idiosincrasia y su comportamiento propios de un serial de ciencia
ficción.

Para iniciar esta tentativa de desembrollarlos, nos concentraremos primeramente en lo que Libra y Sagitario
tienen en común. Por ejemplo... a ambos les gusta hablar. Sí, hablar, sin lugar a duda.

90 
 
En Libra y Sagitario, la agilidad mental y la destreza verbal se mezclan por partes iguales. La agilidad mental
es ubicua, incluso en los más raros Libra y Arqueros silenciosos y lacónicos. En lugar de expresar sus
pensamientos en voz alta, se limitan a garrapatear sus filosofías en blocs, libros, piezas teatrales o diarios, y
siguen pensando, pensando y pensando. En cuanto a los más numerosos individuos locuaces de ambos signos
solares, éstos abordan sus disertaciones verbales de manera un poco distinta.
Es así. Tanto Libra como Sagitario son capaces de desarrollar conversaciones francamente
cautivantes, y de mantener fascinado a su auditorio durante horas. Son absolutamente deliciosos. Pero ambos
también pueden enfureceros, o provocaros una frustración frenética, cuando optan por sus esquemas inversos
de comunicación. En este contexto, Libra prefiere produciros un colapso nervioso rebatiendo cada una de
vuestras palabras, en uno y otro sentido, identificándose con las dos alternativas de un problema, y dejándoos
plantados a mitad de camino. Peor aún, de una manera u otra, siempre ganan... ya sea mediante su lógica
aplomada, etérea, o mediante la sonrisa mecánica que se reservan hasta el final, una sonrisa tan deslumbrante
que al verla olvidáis totalmente qué fue lo que os enfadó, en su discurso... y la retribuís en la misma forma.

i
Por esta razón son polemistas letales.
El método que utiliza Sagitario para sacaros de quicio es ligeramente distinto. Los Arqueros, cuando
exhiben sus rasgos dialécticos negativos, os acosan con observaciones desprovistas de tacto, pero honestas.
En mitad de una discusión sobre los terremotos en California, o sobre las fluctuaciones del precio del oro en

uk
Colorado, os preguntan, a quemarropa, por qué usáis peluca, o a qué edad empezasteis a perder el pelo. Son
cosas que pueden generar un cortocircuito repentino en la tertulia. La segunda pregunta la formulan porque
los mismos Arqueros suelen perder el pelo a una edad temprana —no todos ellos, desde luego, pero sí un
porcentaje inusitadamente alto— y los consume la curiosidad al respecto. Tomad ácido para-amino-benzoico.
Compradlo en la tienda naturista, y tomad entre 200 y 600 miligramos diarios, junto con 600 a 1.000 unidades
diarias de d-alfa-tocoferol (nada de tocoferoles mezclados), Vitamina E. Es probable que pronto los Arqueros
tengan una cabellera tan abundante como la orgullosa melena de Leo, y también es más que un poco posible
que los cabellos grises sean sustituidos por otros del color normal, a medida que caen naturalmente. Ahora,
por favor, quedaos quietos. Y dejad de formular tantas preguntas.
Cuando un Libra y un Sagitario típicos se reúnen, casi nunca hay un momento de sosiego o silencio.
Pasan las horas hablando con entusiasmo y vigor, intercambiando la pura alegría de tanta actividad
intelectual. Libra necesita estímulo mental, por ser un signo de Aire mental. Sagitario necesita cualquier tipo
an
de estímulo, por ser un signo de Fuego. El Aire de Libra aviva el Fuego del Arquero. y las llamas danzan
jubilosamente. Sin embargo, si el Arquero abusa de su sinceridad, la Balanza de Libra se desequilibra, y
entonces el Aire del Libra puede trocarse en un verdadero huracán de furia. Como Libra es un signo cardinal,
y Sagitario es un signo mutable. Libra casi siempre asumirá el control de la asociación. Esto casi nunca
fastidia a los Sagitario, porque ellos prefieren comunicarse y deambular, llevando mensajes de esperanza
(aunque sean contundentes) y buenas nuevas, en lugar de tener que cargar con las aburridas y restrictivas
responsabilidades del liderazgo, ya se trate de ejercerlo en un negocio, en un hogar o en una relación. Cuando
te atascas en ese cúmulo de deberes monótonos y lúgubres, nunca tienes oportunidad de arrojar bolas de
nieve, de cabalgar, de rescatar perros y gatos del corral municipal, de inspirar a la gente con ideales sublimes
ni de viajar por el mundo en busca de la verdad, cosechando emociones por el camino. No obstante su
carácter filosófico, los Sagitario necesitan diversión y cambios de panorama. Ni siquiera las monjas y los
curas Sagitario son personas insípidas. Prefieren que sus misiones sean variadas y estimulantes.
M

Este es otro de los rasgos previsibles de los Arqueros que pertenecen a las distintas categorías
enumeradas en el comienzo de este capítulo. Hay algo en ellos que los asocia a la religión, así como hay algo
en ellos que los asocia a la filosofía (casi sinónimos). En un momento u otro, casi todos los Sagitario
contemplarán fugaz o permanentemente la posibilidad de hacerse monjas, curas o frailes. Buena parte de ellos
convertirán la vida espiritual en una vocación. Los restantes, dedicarán mucho tiempo a discutir temas de
religión con los Libra, en controversias que abarcarán desde el ateísmo hasta el Zen, pasando por Hare
Krishna, y los dogmas mormones, protestantes y católicos.
Con pocas excepciones, y no obstante sus debates, disputas y discusiones alegres e interesantes,
Libra y Sagitario se llevan muy bien. Imaginad cuánto se habría beneficiado el mundo si se hubieran asociado
el humanitarismo, la sinceridad cordial y las energías combinadas de la Libra Eleanor Roosevelt y de la
Sagitario Betty Ford... o del actor Libra Charlton Heston (como Moisés, Ben-Hur o él mismo), y del sabio,
jovial, compasivo, franco y amado Sagitario Juan XXIII. La Gran Justicia de un Libra espiritualmente
desarrollado y el Gran Idealismo y la Gran Honestidad de un Sagitario consciente, forman una combinación
que puede generar más y más milagros.
Como ya no tenemos con nosotros a los Libra Eleanor Roosevelt y Gandhi, ni a los Arqueros

91 
 
Winston Churchill y Mark Twain, podemos imaginar (rogando por ello) que la actriz Libra Brigitte Bardot y
el cantante Sagitario Frank Sinatra visiten juntos al Primer ministro Libra de Canadá, Pierre Trudeau, y lo
convenzan de que debe impedir que todas las primaveras maten y desuellen vivas, cruel y sanguinariamente, a
las crías de foca, en razón de lo cual sus madres aterrorizadas las alumbran en las aguas heladas, en un
esfuerzo inútil por evitar que las apaleen brutalmente y las asesinen de una manera tan dolorosa... con lo que
sólo consiguen que se ahoguen, amenazando con la total extinción de su especie en un futuro alarmantemente
próximo. La Bardot ha participado activamente durante mucho tiempo en esta campaña por la conquista de un
santísimo grial, casi sola entre todas las estrellas. Quizás ella y Sinatra incluso podrían convencer al Libra
Jimmy Carter de que es necesario buscar un medio justo para ofrecerle a Trudeau alguna forma de beneficio
económico para sustituir la ignominia de las crías de foca, puesto que la mayor preocupación canadiense
parecería ser el aspecto financiero. O quizás un grupo de Arqueros y Libra podría imitar el ejemplo de la
actriz Terry-Anne Moore, y formular una súplica por televisión a todas las mujeres que usan abrigos de piel
de foca, preguntándoles si se dan cuenta de que en sus próximas reencarnaciones serán castigadas por su

i
vanidad. Ése será un riguroso escarmiento kármico, del que no tendrán escapatoria... aunque podrán
prevenirlo mediante un cambio de conducta, y quizá mediante una generosa donación al grupo ecológico
Greenpeace de San Francisco.

uk
«Que el castigo sea acorde con el delito, y que sea aplicado apropiadamente», dictamina Libra, el juez. «Sois
todos asesinos, manchados con sangre inocente», acusa Sagitario, Arquero de la Verdad-que-duele-pero-cura.

Aunque no tengan una causa noble a la cual consagrase, Libra y Sagitario marchan por el mismo sendero,
irradiando luz en las tinieblas como mejor pueden, guiados por sus planetas regentes, Venus y Júpiter. El
expansivo Júpiter, regente de Sagitario, absorbe toda la belleza, todo el equilibrio, la dulzura y la armonía de
Venus, regente de Libra, y los multiplica por mil. Sagitario ayuda a Libra a mantener nivelada y equilibrada la
Balanza de la Justicia, y Libra ayuda al Arquero a enfilar su Arco de Verdades con mano firme. Estos dos se
necesitan el uno al otro con mucha naturalidad, y todos nosotros los necesitamos a ellos.
Ni Libra ni Sagitario se aburrirán jamás recíprocamente. El Arquero es muy inteligente, tan
inquisitivo como un perdiguero, alerta, espabilado y ansioso por buscar todas las respuestas que puede
ofrecerle Libra... las cuales nunca están menos que cuidadosamente meditadas, y son casi siempre sabias. Una
an
de las raras ocasiones en que estos dos no se llevarán tan bien será cuando uno de ellos tenga la Luna o
ascendente en un signo de Tierra, y sofoque la necesidad que experimenta el otro de hacer vida social, porque
los dos son aficionados a las fiestas y son, por naturaleza, gregarios. El integrante Libra de la pareja, que
alimenta la tendencia a desvivirse demasiado por las golosinas, debe tener la precaución de no aumentar de
peso en compañía de su amigo o amiga Arquero, que probablemente le pasará a Libra un ejemplar de Sugar
Blues, de Bill Dufty, y comentará, con jovial despreocupación: «Te está creciendo la panza, sabes. Engordas
tanto porque el azúcar blanca es una droga, y tú eres un adicto, y ni siquiera te das cuenta de ello, porque te
has convertido en víctima de los traficantes de azúcar». Esto podría perjudicar un poco su armonía.
Asimismo, Libra puede crear una dosis nada despreciable de tensión én su asociación si le promete a Sagitario
que irá a alguna parte o que hará algo, y después elude el compromiso durante horas, o días, mientras pesa los
pros y los contras. Finalmente, Libra dice: «Sí», seguido por: «Pero por otro lado quizá sería mejor no
hacerlo, porque...» O finalmente Libra dice: «No», seguido por: «Pero por otro lado quizá sería mejor seguir
M

adelante, porque...» Para entonces, el Arquero ya se habrá desconectado y habrá hecho sus planes con alguna
otra persona. Lo que discutían era si asistirían a una función de El hombre de la Mancha, la pieza musical
sobre los sueños imposibles de Don Quijote y su eterno combate con los molinos de viento. Libra debería
haber ido. Al salir del teatro habría comprendido mejor las motivaciones del Sagitario.
Pero no os preocupéis. La tormenta pasará. Estos dos se reconciliarán, porque la suya es una
vibración en sextil, y en astrología, sextil es sinónimo de oportunidad. A Libra y Sagitario nunca les faltarán
oportunidades para ser felices juntos. Si Sagitario aprende a contar hasta diez antes de hablar, y si Libra deja
de sopesar cada decisión, ambos podrán alcanzar una compatibilidad reconfortante y creativa.

92 
 
Mujer LIBRA Hombre SAGITARIO
—Mi gusto por las fiestas. George.
—Mi fatal sentido del humor. queridísima.

El hombre Sagitario promedio no es tan proclive al matrimonio en su juventud como debería serlo, o como a
la chica Libra le gustaría que fuera. Ella piensa en términos de convivencia total, así que, naturalmente, si está
enamorada de él, sueña con sortijas y juramentos. Esto no tiene nada de malo. En verdad, el matrimonio entre
los dos sería probablemente afortunado y estimulante. Pero si este hombre no agota su fiebre de viajar y su
curiosidad antes de casarse, es posible que sátisfaga estos poderosos instintos jupiterianos después de casarse.

i
¿Qué es preferible?
Ya he metido la pata. Le he dado una opción a la chica Libra. Tardará en desmenuzar el problema y
tomar una decisión, y nosotros no podemos conformarnos con esperar mientras ella estudia cuidadosamente

uk
todos los pros y los contras, así que será mejor que continuemos examinando su relación con el hombre
Sagitario. Ella ya nos alcanzará más tarde.
No todos los hombres Arqueros, pero sí muchos, se resisten a asumir compromisos legales apenas
están seguros de que es amor. No se trata de que este hombre sea hostil al matrimonio, pero acaba de zafarse
de la dominación sofocante que ejercía su familia sobre su actividad mental, emocional y física, y necesita un
poco de tiempo para disfrutar de su libertad, antes de volver a perderla. Después de convencerse de que el
mundo es ciertamente redondo, de haber ensayado dos o tres empleos o carreras, de haber leído un poco sobre
misticismo tibetano, de haber cambiado más o menos doce autos, de haber aprendido el arte del vuelo libre en
las Montañas Rocosas, de haber ensayado un poco de esquí a campo traviesa, de haber adoptado más o menos
veinte animales sin hogar, de haber presentado su candidatura a un cargo político, y de haber analizado a una
de cada tres chicas que ve (desde lejos, Libra... ¡conserva tu optimismo!) para confirmar su opinión de que su
propia dama Libra es tan soberanamente dulce y superior como él pensó al principio que era... estará listo para
sentarse a discutir un compromiso de larga duración.
an
Parece más prudente y seguro dejar que el Arquero dispare primeramente un manojo de flechas al
aire, para tener la certeza, cuando vuelva, de que habrá satisfecho casi toda su curiosidad y algunos de sus
anhelos, y de que ahora está ansioso por reanudar la búsqueda, esta vez en compañía de su mujer.

Por otro lado, si ella lo deja en libertad, y él se aleja demasiado, es posible que se olvide de volver,
que se extravíe entre sus sueños tentadores, en tanto que si ella hubiera sido más enérgica desde el principio,
tal vez aún estaría estrechándola entre sus brazos, mientras escuchan el repicar argentino de la lluvia sobre el
techo... o la estaría cogiendo por la mano, mientras caminan hacia los establos para montar sus caballos a la
luz de la luna, aspirando el dulce aroma del heno... sintiendo el aire fresco de la noche contra sus mejillas. No
lo sé. ¿Qué opinas tú, Libra? (Ya está de nuevo con nosotros, y debe de haberse decidido. No, aún no. Me lo
indica la arruga que surca su bella frente de Libra. Bueno, no la apremiaremos.)
M

Naturalmente, hay excepciones, pero uno de los mayores problemas que enfrentan el hombre y la mujer que
se aman, y que pertenecen a esta configuración de signos solares 3-11 específica, consiste en decidir si se
casarán o no. Libra se siente inconscientemente frustrada si no comparte con otra persona los altibajos de la
vida, las alegrías y las penas, las esperanzas y los disgustos. Una mujer Libra sola es como una Balanza a la
que le faltara un platillo, así que ya veis hasta qué punto esto la hace sentirse inútil. Cuando falta la mitad del
equipo no podéis pesar nada hasta lograr la armonía y el equilibrio perfectos... y el hombre amado compone la
otra mitad del equipo que convierte a esta mujer en un ser humano completo. (A menos que se trate de una de
esas mujeres Libra profesionales que están vehementemente consagradas a su carrera, y que tienen un socio
compatible, en cuyo caso se resignará a vivir durante un lapso razonable, aunque no eternamente, sin un
compañero.)
El hombre Sagitario no se resiste literalmente a la convivencia, porque tampoco es aficionado a
quedarse solo. Se siente mucho más feliz cuando tiene junto a él a una persona amiga mientras hace piruetas y
brinca y se abre camino por el sendero de hoy, que conduce a las carreteras de mañana. Si la persona amiga es
también bella, dulce y mimosa, y tiene hoyuelos, tanto mejor. Si es asimismo suficientemente espabilada
como para entablar una competición de ingenio y un intercambio de filosofías con él (y esta chica lo es, con

93 
 
creces), él no objetará que coja su cámara, sus prismáticos, su tienda de campaña, su saco de dormir, su
cantimplora y su linterna, y lo acompañe. Él sólo tirará de la traílla cuando ella empiece a encauzar la
conversación hacia callejones sin salida como la compra de propiedades o la búsqueda de un empleo estable.
Cuando sea mayor. él cortará el césped de su jardín y pagará impuestos como cualquier otro hoimbre, pero en
el ínterin, allí fuera hay sirenas que cautivan su corazón con canciones más seductoras que el Chanel de ella,
que su simpatía, que sus deliciosos hoyuelos y, tristemente... sí. más fascinantes aún que su suave abrazo. En
astrología, Júpiter rige la jubilación, y esto determina a menudo que los hombres gobernados por Júpiter
prefieran jubilarse primero, y trabajar después. Entienden las cosas al revés.

La chica Libra ha desarrugado el ceño. Ahora sonríe, con esa expresión de dulce arrobamiento que siempre
veis en los rasgos compuestos del Libra que ha llegado a una decisión firme y definitiva. Ella ha rechazado
ambas alternativas y ha optado por otra intermedia. para que la solución sea más equitativa. No intentará
retenerlo, y tampoco permitirá que salga a merodear por la ciudad, el Estado o el mundo, enviándole postales

i
y cartas. Se irá con él. ¡Qué chica estupenda! ¿Veis? Os advertí que nos alcanzaría.
Es una excelente idea que la mujer Libra que ama a un Arquero lo acompañe, en lugar de empeñarse
en obligarlo a entrar en el molde que ella le ha reservado. Aunque los modales de la Libra sean suaves,
afables y aterciopelados, él intuirá el peligro de que lo sofoquen, y se pondrá nervioso. Ella deberá

uk
comprender desde el principio que nunca podrá controlar totalmente a este Centauro-Payaso, de cuyos ojos
refulgentes brota una plétora de sueños. Él nació bajo la vibración de un signo solar masculino, regido
también por un planeta masculino, Júpiter, y aunque Libra es un signo masculino, su regente, Venus, es
cabalmente femenino. En algunos sentidos, puede parecer que esto le concede una ventaja, porque ella está en
condiciones de pensar como un hombre, al mismo tiempo que lo atrae con irresistibles artes femeninas. La
combinación es poderosa, pero nunca obligará a una doble vibración masculina como la del Arquero a
someterse a la persuasión de las enaguas... o si lo consigue, él será desdichado por dentro, aunque se esfuerce
por ocultarlo. Y la meta del amor es la felicidad, no la desdicha.
Él se sentirá atraído por la mente sutil de ella y conmovido por su optimismo, tan parecido al suyo.
Ella busca los mismos ribetes plateados que él, detrás de cada nube. Como ella tiende a vivir en el mundo de
su imaginación, los problemas nunca le parecen muy reales. Libra ni siquiera permite que la ofusquen durante
mucho tiempo aquellos que se las ingenian para atravesar su conciencia soñadora con la penetrante estocada
an
de la realidad. Su mente lúcida y su talento para la deducción lógica encontrarán generalmente un medio para
resolver cualquier problema, o para desecharlo deliberadamente, antes de que se transforme en una crisis de
gran envergadura. Tiene una capacidad excepcional para volverle la espalda a la fealdad, una vez que ha
llegado a la conclusión de que no hay manera de embellecerla. A veces, una mujer Libra buscará pruebas de
admiración, aunque tenga conciencia de que las lisonjas son, hasta cierto punto, falaces. Es capaz de inducirse
a sí misma a creer cualquier cosa, verdadera o falsa, con tal de sentirse querida, y ésta es una razón por la cual
las chicas Libra se casan prematura y equivocadamente. Sin embargo, hay momentos maravillosos en que su
mismo optimismo transforma lo negativo en algo realmente positivo, merced a la tenacidad de su fe. No
ocurre siempre, pero sí con suficiente frecuencia como para convencerla de que vale la pena intentarlo,
porque siempre existe la posibilidad de que tal vez mañana...

Sin embargo, es sensible al dolor y a las palabras ofensivas. No obstante su gran capacidad para pintar un arco
M

iris sobre las nubes grises, y a pesar de su anhelo natural de Libra por lograr la paz y la armonía a cualquier
precio, si él le atravesara el tierno corazón con demasiadas flechas lacerantes, ella lo sopesará a la fría luz de
la lógica de Libra, y llegará a la conclusión de que su amor es demasiado desequilibrado para ella. Admira su
inteligencia y su ingenio ágil, pero no será su acerico ni su tablero de dardos.
La mujer Libra respeta la honestidad y el idealismo, porque éstas son cualidades que ella también
tiene. Disfruta de las fiestas y de la gente, de las reuniones sociales, del arte y de la música, tanto como de la
lectura, del estudio, de los debates y de todas las formas de desafío intelectual. El hombre Sagitario está
plasmado en el molde ideal para acomodarse a sus necesidades y deseos. La mujer perfecta para él debe ser
generosa, extrovertida y gregaria, debe ser su igual intelectual y la gemela de su corazón. Debe creer, como él,
que el mañana será mejor, y deberá pensar que es emocionante obrar espontáneamente. Él necesita una mujer
que nunca lo regañe, que crea en sus sueños, que entienda el significado de la palabra «libertad» y que sea
bondadosa con sus amigos animales. La mujer Libra está plasmada en el molde ideal para el Arquero.
Probablemente también está plasmada en el molde ideal desde otros puntos de vista. Dado que son parientas
próximas de la Venus de Milo, la mayoría de las chicas Libra heredan sus rasgos atractivos, su mística
femenina y su belleza clásica, que está esculpida más eficazmente en la carne que en el mármol.

94 
 
El capta rápidamente cualquier deseo tácito de ella, mental, emocional o sensual, casi antes de que
ella misma tome conciencia de que existe. Él también aborrece rápidamente la atracción que su dama Libra
ejerce sobre todos los hombres que están al alcance de su sonrisa de Venus totalmente irresistible. Ellos
admiran su mente, junto con sus otros atributos, y puesto que a ella la complace la admiración, no los
desalentará tal como el Arquero pretende que los desaliente... y como finalmente le exigirá que lo haga. Ella
no es tan fogosa como él, y probablemente será más tolerante al ver cómo el entusiasmo contagioso del
Centauro excita a las otras mujeres. Pero puesto que ambos son tan atractivos e irradian tanto amor a la vida y
a la gente, no se puede descartar el peligro que encierran para su relación los celos románticos.

Como el Aire y el Fuego se combinan bien en la compatibilidad sexual, ella puede generar oleadas de pasión
en él con una dulce mirada, sencillamente, o con un estimulante debate intelectual. La primera le inspira esa
forma de necesidad tierna (pero también devoradora) que Romeo experimentó al trepar al balcón de Julieta. El
segundo le provoca la misma necesidad devoradora, sin la ternura, porque cuando un hombre toma conciencia

i
de que una mujer es su igual intelectual, nunca deja de sentirse azuzado por el deseo incontrolable de
reaccionar como si se tratara de un profundo y feroz desafío de acoplamiento, cosa que en verdad es en el
plano inconsciente. Ella irradia un aire sereno y apaciguador que sosiega su espíritu inquieto, así como en la
contigüidad física de él hay algo que excita la imaginación de ella... y esto determina que su unión sexual sea

uk
una forma dichosa de coparticipación. Tal vez haya momentos en que ella le parecerá misteriosamente
esquiva, como si su cuerpo estuviera encerrado entre sus brazos pero una parte de ella estuviese en otra parte,
y esto lo ofuscará. No debería ser así, porque es natural que el aire sea esquivo, y esto fue lo que le encantó de
ella, inicialmente. Es posible que la ocasional vehemencia o la forma exigente que asume el comportamiento
sexual de él, turbe a ratos el aura más tranquila de ella, pero no debería ser así. Sólo se trata de otro reflejo de
sus emociones entusiastas, sinceras y francas, que le provocaron un deseo estremecedor de dejarse subyugar
cuando supo por primera vez que él la amaba. Es muy extraña la forma en qué un hombre y una mujer se
enamoran el uno del otro por una razón determinada, y más tarde no son capaces de reconocer en la persona
amada una faceta prismática de esa cualidad especial.
Los enamorados pueden desenamorarse tan rápidamente como se enamoraron, cuando sólo se
interesan el uno en el otro por su química sexual. No hay muchas probabilidades de que a Libra y Sagitario les
suceda esto. Ellos dos siempre tienen muchos temas de conversación. Ella ve al chiquillo que se oculta detrás
an
de las bravatas de él, y le gustaría pasar toda su vida educándolo. Toda mujer Libra lleva a una maestra
escondida en algún rincón interior. Él es tan curioso respecto de todo, que anhela entender cómo siente una
mujer y qué es lo que genera sus emociones. Él necesita formular mil preguntas, para las cuales ella tiene por
lo menos dos mil respuestas. Él también le enseñará mucho a ella. con su rápida intuición de lo que es
realmente importante.

«¿,Qué haré? —se pregunta ella, preocupada—. No sé si somos el uno para el otro. Mi corazón es optimista
respecto del futuro, pero mi mente es pesimista.»
«No puedes resolver tu futuro sólo por lo que te dicta el intelecto.» (Los ojos de él le dicen cosas más
íntimas.) «El intelecto por sí solo es un instrumento inapropiado para medir con exactitud una emoción
extraordinaria como el amor. La mente es sagaz, pero el corazón es más sabio. Confía en tus sentimientos.» Él
la toma entre sus brazos, la estruja contra su pecho, y después le besa suavemente la nariz. «Escucha la lluvia
M

sobre el techo, como la primera noche en que... estuvimos juntos. ¿Qué te dicen tus sentimientos en este
preciso momento, cariño?» (Él es listo.)

DICCIONARIO: Listo: Hábil para saber lo que le conviene y para obrar de acuerdo con ello.

95 
 
Hombre LIBRA Mujer SAGITARIO
—Ves —dijo él—, la flecha hizo impacto aquí. Es el beso que le di a ella. Le ha salvado
la vida.

La protección afectuosa y el tierno amor de un hombre Libra pueden ser una experiencia muy terapéutica para
la mujer Sagitario que ha sido desilusionada por un hombre Géminis o Virgo, o que quizá ha sido
profundamente herida por una flecha imprudente de otro Sagitario. La devoción del Libra puede borrarle del
corazón buena parte del dolor remanente, que le causaron antaño otros amantes más insensibles y
desconsiderados.

i
Pero quizá haya que posponer un poco el Paraíso, porque el primer problema que a menudo reclama
insistentemente solución en una relación amorosa entre estos dos es el siguiente: ¿Hasta dónde debe llegar?
¿Debe ser sólo un trance mágico, destinado a diluirse en el recuerdo como un milagro que nunca fue

uk
comprendido cabalmente? ¿Se trata sencillamente de una de esas incursiones inexplicables en la locura,
instigadas por una química poderosa? Después aflora la terrible alternativa: ¿Deben vivir juntos, y esperar que
el tiempo determine sus sentimientos, consolidándolos o destruyéndolos, y en caso de que sea así, deben vivir
juntos secretamente, o públicamente?
¿O acaso deben casarse inmediatamente, y desentenderse de tantas cavilaciones? La situación puede
ser más complicada aún. Quizás él, o ella, ya está casado, y separado, legal o emocionalmente, de otro
consorte. ¿Esta necesidad mutua que experimentan es sólo una pasión fugaz, o es suficientemente auténtica
como para que le permitan romper el compromiso con la anterior pareja, que ha estado en el limbo?
Puede ser peor. Quizás uno de ellos, o ambos, se han divorciado hace varios años, o incluso hace
muchos años, y no los inquieta que su amor pueda provocar una ruptura definitiva con otra persona. En
cambio se les plantea el problema de saber si uno de ellos, o ambos, deben arriesgarse a contraer un segundo
matrimonio cuando el primero implicó un error tan grave y penoso, que les causó desdicha y aflicción.
an
Cuando la mitad de la pareja es un Libra, a menos que estos dos se hayan conocido en la adolescencia, es muy
probable que un matrimonio anterior, o varios, influyan sobre la decisión de «amar o no amar». Los Libra casi
siempre se casan jóvenes, y en la mitad de los casos la relación es afortunada. En la otra mitad, no lo es. (La
Balanza de Libra debe estar nivelada, incluso en el área de las estadísticas generales.)
Es posible que ella no haya estado casada antes de que se conocieran. Por supuesto, siempre hay
excepciones, pero normalmente las chicas Arquero no se precipitan a contraer vínculos legales como suelen
hacerlo los hombres Libra. Están demasiado encariñadas con su libertad. Sin embargo, es casi seguro que si
no ha tenido esposos, sí ha tenido otros amores antes de conocer al hombre Libra de voz melosa que la ha
envuelto en el mullido edredón de su sonrisa (nuevamente, a menos que estén aún en la escuela secundaria, y
quizás incluso entonces, porque Sagitario siente tanta curiosidad y es tan aficionada a experimentar respecto
del romance como respecto de todas las otras fases y facetas de la vida). En verdad, el hombre Libra que ama
a esta mujer tiene más probabilidades de conservarla si se conocen después de que ella haya madurado
M

emocionalmente. Ser su primer amor puede convertirse en una experiencia fascinante y conmovedora, de esas
que es posible que el hombre recuerde durante el resto de su vida... pero no siempre da el resultado apetecido,
a saber, la perdurabilidad. El corazón de ella necesita sazonarse para poder entender y valorar un amor
duradero.
No se trata de que ella tome el amor a la ligera, cualquiera que sea el número de amoríos por los que
haya transitado con esos ojos ingenuos, confiados, tan desmesuradamente abiertos y sin embargo tan ciegos a
las realidades de la naturaleza humana. En razón de la dualidad y de la naturaleza buscadora de verdades de
su signo solar, algunas mujeres Sagitario toman atajos emocionales por el camino de la búsqueda, atajos éstos
que oscilan entre la promiscuidad y la soltería o los votos monásticos. Pero en este capítulo nos ocupamos de
la mujer Sagitario promedio, moderada, que ha posado su exquisito (pero ligeramente torpe) pie sobre la
Balanza del hombre Libra. (Los Libra son tremendamente aficionados a todo lo que sea moderado.) Este tipo
de chica Sagitario rara vez es frívola o despreocupada respecto del amor. Cada vez que ama, cree de todo
corazón que ésa debe de ser la primera vez que dos personas experimentan semejante prodigio. Cada vez que
tropieza con una aventura romántica, desea sinceramente que el amor sea auténtico y eterno, como en los
cuentos de hadas que acostumbraba a leer. En este sentido, difiere ligeramente del hombre Sagitario medio,

96 
 
para el que la durabilidad de la relación no es una prioridad absoluta. (Al Arquero masculino hay que
seducirlo para que desee cosas eternas.)
El hombre Libra enamorado de esta encantadora y conmovedora chica payaso debe recordar que el
hecho de que esté regida por Júpiter implica que tiene, simbólicamente, maquillaje teatral en la sangre.
Muchos Arqueros son actores o actrices profesionales (así como muchos Libra son abogados, jueces, policías,
escritores o propietarios de librerías). Aunque ella no sea literalmente actriz, es «histriónica», y si bien no
siempre tiene conciencia de ello, es capaz de montar escenas capaces de ganar el premio de la Academia,
escenas éstas por las cuales la vida nunca le concede un Óscar. Ama, confía, cree, se esfuerza con todo su
idealismo y su tenacidad fogosos, y después cae en el desengaño amoroso sin que haya ninguna red para
sostenerla, porque Sagitario prefiere jugar su felicidad a todo o nada en lugar de cargarse con el lastre de
excesivas medidas de seguridad. Caer sin una red que amortigüe el golpe es doloroso. El corazón de esta
mujer ostenta más heridas, magulladuras y cicatrices que las que deja traslucir su personalidad radiante y
optimista, porque ya sea secretaria, científica o cantante, aleja ficticiamente la tristeza con su considerable

i
talento de actriz, ayudado por su alegre sonrisa.
Cuando su alegre sonrisa de Júpiter se encuentra con la sonrisa devastadoramente deslumbrante de
un hombre Libra, la habitación en la que se encuentren no necesitará iluminación artificial. Estos dos la
alumbrarán con tantas bujías, que la medianoche parecerá mediodía. Ésta no es una forma exagerada de

uk
humor astrológico, sino algo muy cierto. Mezclando un poco los sexos, imaginad las incorregibles sonrisas
radiantes de Sagitario como el ex alcalde de Nueva York, John Lindsay, de la actriz Mary Martin de Sammy
Davis, Jr., y del empresario o lo que sea David Susskind. Después imaginad las sonrisas cegadoras de Dwight
Eisenhower, del presidente Jimmy Carter y de Eleanor Roosevelt, y veréis que no bromeo.
Si alguna vez un Libra y una Arquera asaltaran un banco (aunque no es probable que lo hagan,
porque Libra no terminaría de decidir dónde estacionar el auto para la fuga. y Sagitario tropezaría con el
maletín del dinero y dejaría caer el revólver)... pero si efectivamente asaltaran un banco, harían fulgurar la
combinación de las sonrisas de Júpiter y Venus, y probablemente el cajero les entregaría el dinero, les
devolvería la sonrisa y los despediría con un alegre ademán. Forman una pareja contagiosa, irresistible. Quizá
no tan irresistible, pero sí casi... y sobre todo en su relación recíproca.
Una vez que hayan resuelto todos esos problemas del debemos-o-no-debemos, y del cuándo-
debemos-y-cómo-debemos, este hombre y esta mujer podrán sacar de su amor suficientes dividendos de
an
felicidad como para no tener que asaltar un banco... ni reanudar la búsqueda de alguien con quien compartir
sus vidas. Por supuesto, tendrán que ocuparse de ello, como todos los demás, pero con mucho menos
esfuerzo. Disponen de todos los elementos indispensables para transformar el romance en un amor
perdurable. Pueden contar con el hecho de que la armonía natural de la naturaleza humana les allanará el
camino. Otro factor bienaventurado de su relación, como de todas las vibraciones 3-11, consiste en que serán
buenos amigos, además de amantes. Esto fue lo que los acercó inicialmente el uno al otro: metas y simpatías
similares, ideales comunes y la necesidad de cambio y emoción. Todos los auténticos amantes son amigos,
pero no todos los amantes que son amigos seguirían siendo amigos si dejaran de amarse en el sentido
romántico de la palabra. Probablemente Libra y Sagitario sí.

La amistad siempre incorpora una dimensión valiosa al vínculo emocional entre un hombre y una mujer. y
nunca deja de profundizar su experiencia sexual conjunta. No obstante la actitud impulsiva. a veces
M

descuidada, de la mujer Sagitario respecto de la emoción vehemente, será inusitadamente considerada, dulce v
femenina con su afable amante o marido Libra. Su vigorosa amistad genera entre ellos una fuerte dosis de
verdadero afecto que convierte su unión física en una forma feliz de coparticipación. Cuando la relación
sexual entre dos personas es dichosa, franca y libre, el resultado es hermoso. Como la atmósfera despejada y
fresca de otoño, entibiada por el Sol, cuando el cielo está tan azul que te parece que alguien ha derramado
turquesas líquidas en tus ojos. La intimidad de la unión física con alguien que realmente amas, y que también
es un amigo, te hace sentir limpio, lavado y descansado... y bien. El amor entre Júpiter y Venus siempre tiene
una cualidad especial. Ellos captan, más que la mayoría de las otras parejas, cómo el milagro del amor hace
que ambos se sientan excepcionalmente bondadosos, dulces y generosos, en condiciones de ver más
claramente sus sueños... tal como se sienten los poetas cuando capturan la emoción en palabras. Esto lo hace
el amor. Hace que el hombre y la mujer deseen abrazar el mundo, en lugar de abrazarse sólo el uno al otro,
para abarcar a todos los demás en su dicha; hace que todo lo negativo parezca un poco más positivo; hace que
el miedo al mañana parezca ridículo... y que casi todas las extravagancias parezcan posibles. Los Libra y los
Sagitario son más capaces que la mayoría de la gente de comunicarse verbalmente, el uno al otro, este tipo de
sentimientos. Y el hecho de expresarlos prolonga su duración.

97 
 
Estos dos saben cómo hablar entre sí. Es posible que riñan tanto comq cualquier otra pareja, y quizás
incluso más a menudo y con más violencia, pero lo importante es que hablan. Cuando discuten francamente
sus agravios, sus celos, sus adaptaciones sexuales, sus preocupaciones económicas y sus quejas mutuas. han
dado un paso importante hacia su resolución... y a veces, el solo hecho de hablar respecto de estos problemas
los hace desaparecer. Los desacuerdos entre Libra y Sagitario terminan frecuentemente entre acoplamientos y
risas. La operación de aprender a conocerte a ti mismo será menos dolorosa si alguien que te ama tiene la
sinceridad suficiente para colocar el espejo de la verdad delante de tus defectos.

Habrá momentos en que la forma contundente en que ella le señala sus faltas —como la
de trabajar horas extraordinarias y dejarla sola— lo irritará y lo encolerizará tanto que durante unas noches
trabajará hasta más tarde aún, para enseñarle quién es el que manda. Habrá momentos en que la vacilación de
él la fastidiará, porque ella es más impulsiva, más rápida a la hora de saber qué es lo que desea. Entonces ella
le dirá que se decida, que organice su vida, porque si no ella lo abandonará. Él le contestará que no es justa,

i
quizás irá solo a algunas fiestas... y quizás ahogará sus cuitas en alcohol o comida hasta que su Balanza
vuelva a nivelarse. El necesita un hogar bien administrado, tranquilo, apacible y descansado, tanto como
necesita el aire para respirar. Ella desdeña la rutina monótona del trabajo doméstico (aunque puede ser una
deliciosa anfitriona). Es posible que él se queje de que el volumen de la TV o el equipo estereofónico está

uk
demasiado alto, de que en la cocina hay un desbarajuste, y de que las cortinas no hacen juego con las colchas,
¿por qué las compró ella? Ella le contestará que, para tratarse de un maniático de la pulcritud, él también es
desordenado, y que no se pasará la vida siendo su criada. Pero entonces lo discutirán, y la armonía volverá a
vibrar entre ellos.
La presencia física de él ejerce un maravilloso efecto apaciguador sobre el desasosiego de ella, y a él
le encantará enseñarle a ser más paciente cuando todo le sale mal. La presencia de ella le produce una
excitación que le hace olvidar las cosas, entre las que se cuenta su irritación indecisa por trivialidades, y éste
es un tipo de amnesia saludable. Gracias a la intervención del juicio equitativo de Libra y de la filosofía de
Sagitario, algunas de sus pláticas pueden generar ciertas observaciones socráticas muy sensatas sobre las
relaciones humanas... como cuando analizan a las personas que creyeron amar antes de encontrarse el uno al
otro.
LIBRA: ¿Cómo te hizo sentir el último hombre que amaste?
an
SAGITARIO: Quién sabe por qué, avergonzada de mi propia identidad. Supongo que me hada sentir
confundida.
LIBRA: ¿Qué es lo que hace que te sientas menos confundida respecto de tu propia iden tidad?
SAGITARIO: Tú. Cuando estoy contigo, no me disgusta ser como soy. Él hacía que me sintiera menos parecida a
mí misma, y tú haces que me sienta más parecida a mí misma.
LIBRA: Así es como tú también me haces sentir. No menos parecido a mí mismo, como me hacía sentir ella... sino
más parecido a mí mismo. Es estupendo que alguien te haga sentir feliz, y no avergonzado, de ser como
eres.
SAGITARIO: ¿Te parece que eso es el amor?
LIBRA: No estoy seguro. Pero sí sé que eso es lo que es nuestro amor. Lo supe desde el principio.
SAGITARIO: ¡Oh, no! Tardaste una eternidad en resolver lo que haríamos. Casi volví junto a Marvin. Por lo menos
M

él sabe lo que quiere.


LIBRA: No eres justa. Yo sé muy bien lo que quiero.
SAGITARIO: No eres el más indicado para acusarme de no ser justa. ¿Fue justo que me dejaras en la incertidumbre
mientras te ibas a Tulsa para decidir si querías casarte conmigo o no?
LIBRA: No fue a Tulsa. Jamás iría a Tulsa. Fue a Coshocton, en Ohio.
SAGITARIO: No me importa a dónde fuiste. ¡Ojalá vuelvas allí y me dejes en paz!

Es hora de dejarlos. Están implicados en un típico comportamiento Fuego-Aire. Dentro de más o menos una
hora, se hallarán entregados a una reconciliación apasionada que les hará olvidar por completo que las
cortinas no hacen juego con la colcha. Después, él la ayudará a lavar los platos mientras el equipo
estereofónico propala su canción favorita: «Tú iluminas mi vida»... ¡Una canción de Júpiter-Venus como no
hay otra!

98 
 
ESCORPIÓN SAGITARIO
Agua - Fijo - Negativo Regido por Júpiter

Regido por Plutón Fuego Mutable – Positivo


-

Símbolos: el Escorpión y el Águila Símbolos: el Arquero y el Centauro

Fuerzas nocturnas - Femenino Fuerzas diurnas – Masculino

i
uk
La relación ESCORPIÓN-SAGITARIO
Todos miran fijamente al frente, pero ninguno sospecha que el peligro puede estar
aproximándose furtivamente por atrás.

Todo lo relacionado con Sagitario es siempre franco, cordial y directo. Todo lo relacionado con Escorpión es
a veces franco, cordial y directo... en la superficie. Por favor, no impugnéis a la astrología. (¿Oís el bullicio de
an
todos esos Arqueros que se aprestan a armar pendencia? Preguntas, preguntas, preguntas.) Sí, Arqueros, hay
en verdad muchos Escorpiones a los que se puede describir, igual que a vosotros, como individuos cordiales,
espabilados, simpáticos y francos, os deis cuenta o no de ello. Escorpiones como, digamos, Harold Hern,
Dolores Simon, Steve Cook, Kathleen Hyde, Arthur Klebanoff, Lydia Link, Roger Good, Buz Wyeth y Bob
Henson. ¿No estáis convencidos porque nunca habéis conocido a estas Águilas? Bueno, yo sí las he
conocido... ¿no podéis aceptar mi palabra? No, los Sagitario nunca aceptan la palabra de nadie, en ningún
contexto, hasta que se les han agotado las preguntas. Supongo que sencillamente tendremos que dedicar
tiempo a probar estos asertos, así que será mejor que empecemos ahora mismo, para tener un poco de paz.

Muy bien, Arqueros, pensad en las siguientes personas, algunas de las cuales viven, en tanto que
otras ya no están aquí, si bien todas os resultarán muy conocidas... y todas ellas son signos solares Escorpión:
Vivien Leigh (alias Scarlett O'Hara, una Escorpión interpretando a una ariana)... Richard Burton (intérprete de
M

Shakespeare y a veces Villano de Peck)... el jovial presidente Teddy Roosevelt (no Franklin, que era
Acuario)...

María Antonieta... el príncipe Carlos de Inglaterra... la princesa Grace de Mónaco, cuyo primitivo nombre era
Grace Kelly... y la actriz Katherine Hepburn. ¿Queréis alegar que todos estos hombres y mujeres Escorpión
específicos no irradian inmediatamente una imagen de franca cordialidad? ¿No aceptáis que todos ellos
pueden ser descritos como espabilados y simpáticos —a veces— y que podrían ser catalogados como
individuos francos, honestos y extrovertidos? No oigo objeciones. En las graderías de Sagitario reina un
súbito silencio. Ni una palabra, ni siquiera de los Arqueros Don Gambrill, Marvin Cook, Michel D'Brenovic,
David Susskind o William Buckley, Jr. Espero que sea el silencio del asentimiento, ¿eh? Excelente. Cuando
los Sagitario enmudecen (sobre todo los dos últimos), la lógica y el vigor intelectual han obtenido, sin duda,
una gran victoria.

Ahora que he probado la validez de mi mensaje astrológico, y que he acallado a los Arqueros disidentes,

99 
 
podemos continuar nuestro análisis de compatibilidades, sin que nos fastidien ni nos interrumpan. Es muy
cierto que muchos Escorpión comparten (superficialmente) la espabilada, simpática, extrovertida y cordial
franqueza de los Sagitario. La diferencia consiste en que, cuando se trata de Sagitario, «Lo que ves es lo que
ganas», en tanto que, cuando se trata de Escorpión, lo que ves es categóricamente lo que no vas a ganar.
Jamás.
Es difícil decir con exactitud qué es lo que sí vais a ganar. Esto varía, y depende. Pero podéis estar
seguros de que no será lo que esperáis, o lo que la personalidad exterior del Escorpión puede induciros a
creer que será. Todo hombre, mujer o niño regido por Plutón usa una máscara. Todos los días son la Víspera
de Todos los Santos. Ora los Escorpión. Estas gentes reproducen con sus amigos, socios, parientes, amantes
y consortes las travesuras de la Víspera de Todos los Santos. Cuando les hacéis una mala jugada (por
ejemplo, cuando os escondéis en casa con las luces apagadas, y simuláis estar ausentes), o cuando sois
culpables de algún otro agravio semejante que puede justificar la cólera del Águila, la represalia que se toma
a cambio puede ser relativamente inofensiva. Tal vez os desinfla los neumáticos para que os encontréis con

i
cuatro ruedas en llantas en una mañana nevada cuando vais a llegar tarde a la escuela, la oficina o el
aeropuerto, o esconde cuidadosamente el secador de pelo que os negasteis a prestarle de manera que tardáis
una semana en encontrarlo. O su venganza puede ser un poco más cruel, como cuando os echan del empleo
en el momento en que menos lo esperáis, o cuando os encontráis con que os deniegan inexplicablemente un

uk
crédito bancario, o cuando os cancelan sin motivo la tarjeta de la biblioteca. Hasta llegar a la más
escalofriante y temible de todas las venganzas de Plutón: caer víctima de un hechizo que os hace totalmente
invisibles para los ojos del Águila. Ésta no nos ve ni os oye. El Escorpión herido (o encolerizado, que es lo
mismo), pasará sencilla y fríamente a vuestro lado, como si fuerais una valla de madera, la piel desechada de
un pomelo, un cubo de basura vacío (vacío y no lleno), un poste de teléfono que se empina indefenso, con la
sensación de tener siete metros de altura, flaco, solitario y erizado de astillas... o un insecto diminuto, como
una hormiga, tan pequeño e insignificante que corre peligro de que alguien lo aplaste bajo su bota
descomunal. (¿Adivináis a quién pertenece la bota?)
Ésta es una idea general de lo que tiene de negativo el hecho de no recibir precisamente lo que veis de
Escorpión. También hay un lado positivo y feliz, y el Sagitario que se mezcla con un Águila en esta
configuración de signos solares 2-12 puede hacerse acreedor a la parte positiva o a la negativa. Pero antes de
describir lo que tienen de positivo las vislumbres sorprendentes ocultas detrás de estas máscaras de Plutón,
an
ocupémonos por un momento de Sagitario.

Los Arqueros nunca se acercan sigilosamente a Escorpión desde atrás, como las Águilas se lo hacen a
ellos. Sagitario no tiene nada de furtivo. Es suficientemente honesto como para matarte de frente
(simbólicamente, se entiende), delante de cualquiera que esté por casualidad allí... o pasando de largo.
Sagitario no le clavará a Escorpión el aguijón de un acto de venganza. El aguijón será verbal. Estentóreo. Y
claro. Enfático y contundente. Muy contundente. (O sincero, franco, veraz... podéis elegir el término que más
os plazca.) Como Escorpión es capaz de perpetrar actos muy aviesos cuando ha sido herido o menoscabado o
lastimado de alguna manera, emocional o financieramente, y como Sagitario sólo pica con palabras, podría
parecer que, en última instancia, los Arqueros son realmente los menos peligrosos. Esto es lo que podría
parecer, pero no es necesariamente lo cierto. Porque, veréis, el Escorpión sólo toma represalias mediante esa
técnica de Plutón cuando Sagitario lo ha hecho víctima de un procedimiento negativo, en tanto que el Arquero
M

puede dispararle al Águila esas flechas verbales lacerantes, quemantes, dolorosas, sin la menor justificación.
No tiene por qué haber una causa. En verdad, cuanto más dichoso se sienta el (o la) Sagitario, tanto más
probable es que apunte con su arco y dispare. Cuanto más espabilados y alegres se sienten los Arqueros, tanto
más propensos son a sentirse cordiales y locuaces... gregarios, por así decir.
Es posible que los Sagitario no se aproximen por la espalda, pero quizás Escorpión preferiría que
procedieran así. Sería menos público. No siempre, pero sí en general, los dardos zumbantes del Arquero son
bienintencionados, y rara vez llevan el propósito de herir. Pero a pesar de ello, hieren. Cuando Sagitario le
dice al Águila, delante de un grupo de personas, entre las que se cuenta la esposa del Águila en cuestión:
«¡Eh! Repíteles a todos la historia que me contaste acerca de aquella vez en que tu vieja amiguita se presentó
en tu despacho, el mes pasado, y te provocó para que la llevaras a cenar», el Arquero no procede con malicia,
sino que sólo desea compartir con sus amigos una anécdota hilarante. El desenlace de la historia consiste en
que el Escorpión no llevó a su antigua amiguita a cenar, pero es posible que su esposa se retire de la fiesta,
sola, antes de que él pueda explicarlo. Para el Arquero no es tan traumático soportar la travesura del
Escorpión que le ha desinflado las cuatro ruedas, como lo es para éste tener que enfrentarse más tarde en casa
con su esposa, después de haber sido víctima de un Sagitario juguetón, inocente e inofensivo. Por supuesto, la
cosa no terminará allí. Al día siguiente, el pobre Sagitario se convertirá en un insecto, en un poste de teléfono

100 
 
astillado, en una piel de pomelo, o en lo que sea, para el Águila ofendida. Sólo el cielo sabe por cuánto
tiempo. Probablemente hasta que Escorpión piense que Sagitario ha sufrido suficientemente por sus pecados,
y éste puede ser un lapso muy prolongado, que depende de la magnitud de la falta.

Os daré otro ejemplo en este contexto. Se trata de un hecho que sucedió en la vida real. Un Arquero y un
Águila que conozco estaban cenando en Vince Sardi's, en Nueva York. en el otoño de 1975, después de haber
asistido a una función de teatro. El Águila había engordado recientemente unos kilos, no demasiados, quizá
tres o cinco, y no se notaba mucho, pero estaba muy susceptible. (Los Escorpión son muy susceptibles
respecto de todo.) Sagitario se levantó de la mesa que compartían y empezó a retozar alegremente por todo el
salón, saludando a sus amigos... y al cabo de pocos minutos el Arquero le gritó jocosamente a Escorpión, de
un extremo al otro del atestado comedor: «¡No pidas uno de esos helados de chocolate con crema batida!
¡Recuerda cuántos kilos debes perder!».

i
Un súbito silencio cayó sobre los comensales. El Escorpión era un hombre famoso que todos conocían
personalmente o por su reputación. Pasaron aproximadamente diez segundos de reloj. Entonces el Águila le
gritó a su amigo Sagitario a través del salón, con su voz profunda y potente: « ¿Debo decirle al camarero que

uk
cargue ambas consumiciones en mi cuenta, pues a ti te han cortado el crédito hasta que pagues tu deuda?».
Todas las miradas se volvieron hacia el Arquero sonrojado y humillado. ¡Ah, sí! El lema de Escorpión es:
«Ojo por ojo, diente por diente».

Si bien los Escorpión pueden ser despiadados cuando los han lastimado realmente y se sienten obligados a
dar al culpable una lección inolvidable, las Águilas también pueden ser increíblemente leales y ferozmente
protectoras respecto de cualquiera que haya sido bondadoso con ellas. Ésta es otra sorpresa que el Arquero
descubrirá probablemente tras la máscara de Plutón que luce Escorpión: la identidad de un amigo tierno y
cariñoso, capaz de desplegar una vehemente lealtad, que seguirá acompañándolo cuando todos los amigos
interesados hayan ahuecado el ala. El Sagitario que aprenda a controlar su lengua en compañía del Águila,
nunca encontrará un puerto más seguro que el que le brinda Escorpión a la hora de la tormenta. Estas
personas arriesgarán literalmente la vida por una causa noble, o para defender a alguien que estiman de
an
cualquier tipo de daño o peligro.
Pero el Arquero que no puede quedarse quieto. o que no cuenta hasta diez (mejor, hasta veinte) antes de
espetar abiertamente comentarios hirientes que ofenden el aplomo y el amor propio del Escorpión, recibirá la
pena justa. o será expulsado definitivamente del círculo magnético de Escorpión. Cuando un Escorpión se
harta, todo termina. Es el fin. Como nadie puede pronosticar con seguridad o exactitud cuánto hace falta para
empujar al Águila a esta decisión rara pero definitiva, implacable, fría e irreversible, el Sagitario deberá
andarse con tacto y no fiarse demasiado de su suerte. En esto consiste el problema. Los Arqueros siempre se
fían demasiado de su suerte. A menudo obtienen ganancias fabulosas de todo tipo porque se atreven a ir más
allá de lo que aconseja la prudencia. Pero no con Escorpión.
Hay algunos elementos que estos dos tienen en común. Uno, es la necesidad de conocer todas las
respuestas. En el caso de Sagitario, esto se llama «espíritu de indagación». En el de Escorpión se llamaba...
bueno, es sencillamente una necesidad devoradora de saber, una compulsión que lo empuja a sondear lo
M

enterrado, lo oculto y lo misterioso, a husmear secretos. «Curiosidad» es una palabra demasiado suave. Como
ya he dicho en este libro, y en Sun Signs (Los signos del Zodiaco y su carácter), las Águilas tienen conciencia
de que saber es poder, y andan en pos de todo el poder que están en condiciones de acumular. Los Sagitario
siempre andan formulando preguntas contundentes, incluso groseras, exigen respuestas lógicas, quieren saber
el «porqué» de todo, nunca descansan hasta que los han convencido. Escorpión tiene una política más sutil
para descubrir la verdad, con idéntico fervor pero con un deseo encubierto. Es bastante divertido observar
cómo los dos se esfuerzan por averiguarlo todo el uno respecto del otro. El Arquero está resuelto a arrancar la
máscara protectora de Escorpión y Escorpión no cejará hasta descubrir el último vestigio del carácter íntimo
del Arquero y de sus diversos papeles histriónicos. A los Sagitario les encanta interpretar papeles distintos, de
cuando en cuando, pero sólo por diversión, y no con fines siniestros. Les gustaría hacerte adivinar «¿Quien
soy yo hoy?», pero les entretiene suministrar pistas, y finalmente confiesan qué es lo que se han propuesto
con sus simulaciones.
Tanto Sagitario como Escorpión disfrutan generalmente con la práctica de deportes competitivos, si son
representantes típicos de sus signos solares. En esto se parecen, sobre todo los Arqueros y Águilas varones
(también muchas de las mujeres). En lo que difieren es en la actitud frente a la derrota. Sagitario tiene fama de

101 
 
ser un perdedor admirablemente bueno, normalmente valeroso y optimista, con esperanza de «ganar la
próxima vez». Escorpión es un pésimo perdedor, y frecuentemente dice (casi en serio) que prefiere morir
antes que perder. Para el Águila, el hecho de no ganar es un pecado mortal.

Sobre la asociación de estos dos influye la vibración 2-12, y por tanto es imposible negar que Sagitario
puede darle a Escorpión muchas lecciones de libertad, optimismo, audacia y sinceridad consigo mismo, que al
Águila le disgustará vehementemente aprender. Sin embargo, la situación se suavizará un poco merced a la
tolerancia de la memoria kármica de Sagitario por los defectos y debilidades de Escorpión porque el Arquero
recuerda inconscientemente lo que implicaba abordar la vida con tanta pasión, con tanta sensibilidad, y esta
vez procura evitar semejante carga emocional abrumadora. He aquí la razón por la cual Sagitario es
generalmente despreocupado, disfruta de la vida con más informalidad, se toma el tiempo necesario para dar
algunas volteretas y para ver todo lo que puede del mundo... y por la cual se niega a tomar las cosas realmente
en serio, exceptuando a aquellos escasos Sagitario que se dedican a la vida religiosa (pero pocas veces antes

i
de completar una búsqueda emocionante). El Sagitario medio tampoco se dejará atar de buen grado, durante
esta encarnación, a los fuegos del hogar (especialmente en su juventud), con las ligaduras del poderoso
sentido del deber y la obligación, típico de Escorpión. Los Sagitario desean vagar montados en el viento,
desean gozar de libertad para responder al llamado de la aventura alucinante. Sin embargo, comprenden

uk
sinceramente la filosofía distinta de Escorpión. De alguna manera, los Arqueros compadecen hondamente a
las Águilas cuyos vuelos son frustrados tan a menudo, o a veces son cancelados, por las responsabilidades, los
temores secretos, y las promesas formuladas que es imposible violar... en aras del honor de Plutón.
Pero los Sagitario no deberían proclamar su compasión en voz alta, con aire de misericordia. Nadie se
atreve a decirle «Me produces pena» a un Escorpión. Ésta es una combinación de Fuego y Agua, y semejante
traspié podría generar mucho vapor en la tetera.

Mujer ESCORPIÓN Hombre SAGITARIO


an
Algunos de los héroes más famosos han confesado que, justo antes de arremeter, se sintieron
desalentados. Si a Peter le hubiera ocurrido lo mismo en aquel momento yo lo confesaría...
Pero Peter no experimentó ningún desaliento. Lo único que sintió fue alegría, e hizo
rechinar los dientes con júbilo.

Escorpión es fijo. Sagitario es mutable, y fijo y mutable son palabras con acepciones totalmente distintas. A
Escorpión lo rige el planeta Plutón. a Sagitario lo rige Júpiter. Plutón es reservado y sutil. Júpiter es franco y
expansivo. Escorpión es un signo de Agua. Sagitario es un signo de Fuego. y el agua y el fuego no se mezclan
fácilmente sin la ayuda de algún tipo de catalizador, como una buena dosis de paciencia o tolerancia. ¿Creéis
que alguna de estas dificultades preocupa al Arquero enamorado de una chica Escorpión? Claro que no. Éstos
M

no son más que desafíos astrológicos. y Sagitario se desayuna con desafíos.


Cuanto mayor es el desafío, tanto más brilla el fuego que inflama su mirada de Júpiter.

El desafío de una mujer Escorpión con su magnitud, sus complicaciones, su enigma, su misterio recóndito o
su peligro, no desalentará por cierto al Arquero. Lo fascinará.
Como todo hombre Sagitario, en un período dado de su vida, está entusiasmado con un perro, un caballo,
una carrera, un hobby, un ensueño, un plan de viaje o un programa de estudio (desde la filosofía religiosa
hasta la homeopatía o la numerología), tendrá muchos temas de conversación que le servirán para romper el
hielo en la etapa inicial de su relación con cualquier Escorpión.
A diferencia de muchos hombres, no se sentirá rechazado ni desalentado por la actitud bastante fría de
ella respecto de los extraños. No se sentirá rechazado, porque lo excita la posibilidad de emplear su simpatía
y su persuasión y su lógica y su jovialidad para producir un aumento de unos grados en la fría temperatura de
ella... y no se sentirá desalentado porque es casi imposible que los Sagitario sufran el dolor de un rechazo.
Sobre todo porque no interpretan los insultos como tales. Piensan que su interlocutor se limita a ser sincero,
como a ellos les gusta ser, ¿y quiénes son ellos para objetar que los demás hagan el mismo tipo de

102 
 
observaciones y comentarios francos que ellos también formulan? Lo cual es inusitadamente honrado de su
parte, y yo diría que se trata de un argumento muy correcto, ¿no os parece? Es difícil pinchar los globos
jupiterianos de Sagitario, hinchados con el helio del optimismo, benditos sean sus corazones radiantes (y
maldita sea su franqueza brutal). A menos que sufra los efectos de una Luna o ascendente Escorpión,
Capricornio, Tauro, Cáncer o Virgo, no es frecuente que Sagitario cavile durante mucho tiempo acerca de
una desilusión o una crítica. Normalmente, el Arquero se limitará a hacer un ademán de indiferencia, a
arrojar el problema por encima del hombro y a esperar que las cosas mejoren. Es posible que el pronóstico
meteorológico anuncie lluvia, nieve y vendavales para hoy, pero seguramente el día de mañana será soleado,
hermoso y cálido. Cada amanecer le suministra una nueva aurora de ensueños imposibles y una solución
inesperada a viejos problemas.
Admitamos que ésta es una filosofía que la mujer Escorpión podría imitar con gran provecho. Cambiemos
el «admitamos» por un «categóricamente». Si ella escucha un pronóstico meteorológico de buen tiempo,
tiende a sospechar secretamente que el meteorólogo intenta engatusarla deliberadamente para hacerla salir de
picnic, con el solo fin de poder reírse de ella cuando la pille un diluvio y se le empape la ensalada de patatas.

i
Así es la naturaleza humana, se dice en silencio cómo puedes pecar por exceso de precaución. No siempre
puedes fiarte de que la gente es lo que parece ser, o de que cumplirá las promesas que formula. Ya veis cómo
su talante prudente y mundano y su naturaleza recelosa pueden chocar periódicamente con los colores

uk
aurales de la ingenuidad y la confianza ciega del Arquero.
Ella se equivoca al sospechar que este hombre no es lo que aparenta ser. Oh, es posible que se unte
simbólicamente con algunos afeites, de cuando en cuando, que se coloque una nariz de masilla, que se
disfrace de payaso o que imagine que está interpretando un papel como el de Hamlet o el de Jimmy Stewart
en Harvey (incluso es posible que represente el papel del Conejo), pero éstas no son más que simulaciones
inocentes en las que incurre porque lleva una dosis de histrionismo en la sangre. Generalmente, disfruta como
un niño cuando alguien adivina el papel que representa, como en el juego de las veinte preguntas. Cualquiera
con una sensibilidad normal, y sobre todo una mujer Escorpión con su tipo de perspicacia, identifica
fácilmente la efímera y temporal máscara de tragicomedia que el Arquero usa fugazmente. No, este hombre
no la engañará deliberadamente. Dios sabe que no le mentirá (en verdad, es posible que ella desee que él sí le
mienta periódicamente, para atemperar un poco los golpes y embotar los filos).
Probablemente los defectos de él que puedan causarle aflicción o preocupaciones a la dama Escorpión estarán
pintados en su rostro con vivos colores cuando lo conozca, o, en el peor de los casos, estarán
an
transparentemente ocultos apenas por debajo de su alegre sonrisa, de modo que ella podrá verlos claramente
con su mirada de rayos X. Los defectos y puntos débiles del hombre Sagitario, lo mismo que sus virtudes y
puntos fuertes, casi parecen hacerte .señas, después de unas pocas horas de conversación diciendo: «¡Hola!
¿Me reconoces?», sin ningún temor de que alguien pueda desaprobarlos. ¿Cómo es posible que alguien
desapruebe unos pocos defectos insignificantes? ¿Acaso no los tienen todos, hasta cierto punto? Sí, todos los
tienen, hasta cierto punto. Gracias a Sagitario, siempre comprendemos esta gran verdad. Si la humanidad no
hubiera sido agraciada (¿agraciada?) con la presencia de los Sagitario (y los Virgo), la mayoría de nosotros
seguiríamos ignorando beatíficamente que, de cuando en cuando, no estamos a la altura de los ángeles.

Uno de los defectos del Arquero que tal vez gritará «¡Hola!» a la mujer Escorpión cuando ésta lo vea por
primera vez, consiste en que es gregario con las chicas. Le gustan las mujeres. (También le gustan los
M

hombres.) Le gusta la gente. Le gusta jugar con los demás al tenis, al fútbol, al balón volea, al baloncesto
(cualquiera que sea el sexo de sus adversarios: no es exigente ni practica discriminaciones)... le gusta
intercambiar ideas con los demás... ir con ellos al teatro y al cine... discutir con ellos... interrogarlos sobre
todo tipo de asuntos... y sencillamente confraternizar y coexistir con ellos. Es posible que a ella le fastidie el
componente femenino, y que tampoco la ponga eufórica el componente masculino, porque lo mantiene
alejado durante un lapso más prolongado que el que ella juzga ideal. Esta mujer es más que un poco celosa y
posesiva (y desconfiada), pero no podrá alimentar la esperanza de retener el amor de su hombre Sagitario si
no lo autoriza alegre y confiadamente a retozar con libertad cuando se le antoje. Debe darle mucha cuerda,
aunque puede conformarse con tener la certeza de que al fin es seguro que él la usará para colgarse. Si alguna
vez este hombre siente la tentación de ser infiel, es difícil que lo sea a hurtadillas. Vendrá y se lo dirá a ella, si
es un Sagitario típico, y le dará la oportunidad de reconquistarlo antes de que se vaya a otra parte. Así, por lo
menos ella tendrá el consuelo de saber que «ojos que no ven, corazón que no siente». Mientras él vuelva todas
las noches a casa, la bese todas las mañanas en la nariz, y no le haga confesiones, ella podrá confiar en que su
corazón aún le pertenece... así como todas las otras partes de él, incluida la más importante: su espíritu.
Generalmente, él le pedirá de todos modos que lo acompañe. Prefiere con creces compartir sus
expediciones con una acompañante conocida, en lugar de tener que tomarse el trabajo de buscar a viejos

103 
 
amigos o de deambular con extraños. Si ella se adapta de buen grado a sus tiendas de campaña, a sus mapas
de carreteras y a sus horarios de vuelo, a él le gustará mucho más tenerla a ella a su lado, y no a cualquier otra
persona.
Por supuesto, el compromiso no puede ser totalmente unilateral. No es así como funcionan los compromisos.
Él también tendrá que ceder unos palmos, si quiere ser el orgulloso poseedor de la profunda devoción y el
emocionante misterio de una mujer Escorpión. Ella admira inmensamente su franqueza, pero es super-ultra-
sensible, y sus comentarios descuidados, desconsiderados, herirán su corazón inesperadamente vulnerable
más de lo que él jamás podrá imaginar, porque esta mujer calla su dolor más hondo, lo guarda dentro de sí,
donde no se ve. Soportará su martirio en silencio durante mucho, mucho tiempo. Ésta es la primera etapa de
Plutón. Le sigue la segunda etapa, cuando él puede esperar (pero el problema consiste en que no la espera) la
picadura lacerante de la represalia de Escorpión. Es imposible prever qué forma asumirá, pero cualquiera que
sea la forma, él puede estar seguro de que le hará errar algunas flechas, y tal vez descubra que su arco de
verdades ha quedado maltrecho durante un tiempo. La etapa final, si él no despierta y aprende a valorar el raro

i
amor de esta mujer, que no crece en todos los árboles, y si no aprende a apreciar su lealtad y sus estímulos
emocionales multidimensionales... consiste en que ella lo abandonará. Y no volverá. Una vez que Escorpión
toma una decisión, no se retracta casi nunca, si es que se retracta alguna vez.

uk
Es el producto de tantos padecimientos del alma, que ya no puede desecharla a la ligera. El hombre Sagitario
es, por naturaleza, un poco impulsivo y descuidado. pero perder lo que podría haber sido un amor perdurable
implica una negligencia imperdonable. Basta un poco más de ternura, un poco más de consideración para con
los sentimientos de ella... y lo perdido se puede hallar.
Sus actitudes sexuales son muy diferentes, pero no incompatibles. Él hace el amor de una
manera apasionada, pero con igual frecuencia conmovedora y extrañamente ingenua e idealista. Ella lo hace
de una manera devoradora, concentrada... y en ciertos momentos mágicos y memorables, recónditamente
profunda. No es necesaria la astrología para interpretar esto como una oportunidad muy concreta para que
dos personas encuentren la forma de amalgamar sus necesidades físicas en una experiencia conjunta
profundamente satisfactoria. Un área posible de tensión puede residir en la tendencia de ella a venerar el acto
amoroso como algo sagrado, silencioso. Como un tácito éxtasis compartido. Es posible que él aproveche a
veces el trance de intimidad para decir algo que estaba en su mente, y no se le ocurre pensar que ese podría
an
ser un mal momento para decirlo. Aunque él come, tal desliz raramente, esto ya es demasiado. Entonces es
posible que ella utilice la contigüidad del acto amoroso para tomarse la revancha por algo ofensivo
que él ha dicho o hecho antes, con una frialdad e indiferencia deliberadas respecto de sus
abrazos, con un comportamiento pasivo que extingue completamente el deseo fogoso de
él, mediante la aptitud del elemento Agua de ella para sofocar los sentimientos de él y
ahogar sus emociones. Este peligro existe siempre cuando se trata de un signo de Fuego y
ambos un signo de Agua, en todas las áreas de adaptación y no sólo en la sexual... pero ambos deberían
sentirse particularmente avergonzados de tratarse el uno al otro con algo que no sea ternura, cuando sus
corazones v sus cuerpos tratan de manifestar el milagro de la unidad que es el amor.

Como este hombre y esta mujer, lo comprendan o no, están influidos por la configuración de signos solares 2-
M

12, la Escorpión intuirá que él sabe cosas que ella necesita aprender, y el Arquero será más tolerante de lo que
cabría esperar con la personalidad distinta de ella, en razón de sus recuerdos kármicos de la esencia de
Escorpión. Si él utiliza esta tolerancia, que está a la expectativa para aflorar de su inconsciente cuando él la
convoque... y si ella acepta de buen grado que él tiene algo que enseñarle (por ejemplo, que el miedo y el
recelo son absurdos, que estas emociones estimulan la manifestación de la desdicha... y que la emoción, el
entusiasmo y el optimismo son afirmaciones poderosas capaces de -materializar los sueños trocándolos en
realidad)... conseguirán que su relación se desarrolle mansa y armoniosamente: Mucho dependerá del aspecto
favorable o desfavorable de las luminarias de sus horóscopos.
Deberán ponerse de acuerdo desde el principio en que huirán del tema del dinero como de la peste
medieval. Afortunadamente, si él es un Sagitario típico, no le importará en absoluto que ella quiera seguir una
carrera para salvaguardar su independencia. Éste es uno de sus rasgos más atractivos: su buena predisposición
para conceder libertad de expresión a la mujer que ama, sin ahogar su individualidad, que fue la que
inicialmente lo hizo enamorarse de ella. Pero como él es propenso al despilfarro, y ella a la economía, deberán
tener cuentas corrientes separadas, y no deberán formularse preguntas el uno al otro respecto de sus entradas y
salidas.

104 
 
Si él valora el amor de ella, nunca se despreocupará de sus sentimientos. No obstante toda su dulzura, su
aplomo y serenidad aparentes, a veces, cuando ella está más callada, el volcán que lleva dentro está más
activo. Sus emociones secretas son poderosas. Pueden inducirla a la furia arrolladora o a la venganza fría y
premeditada... pero también le suministran la capacidad de experimentar una lealtad perdurable que lo
proyectará a él hacia los cielos más sublimes que sueña alcanzar, siempre que tenga la consideración
suficiente para tratar su corazón con ternura y para «no decir nada malo», como el mono sabio.

En cuanto a ella, deberá atesorar su amor sincero, veraz, y no deberá sofocarlo con sospechas y
acusaciones. Nunca deberá quebrantar su espíritu, porque es en éste donde nacen primero, y se nutren
después, sus ensueños celestiales, su optimismo dorado y su rutilante idealismo jupiteriano. Cuando su
espíritu está quebrantado, ya no puede enfilar correctamente sus flechas, y se convierte en un Robin Hood
extraviado, infeliz, que deambula por el bosque de Sherwood sin una visión a su hombre. Qué pensamiento
triste. ¿Acaso la Doncella Marian habría tratado con tanta crueldad a su Arquero valeroso y anhelante? Claro

i
que no.

uk
Hombre ESCORPIÓN Mujer SAGITARIO
Este temor le hizo olvidar los que deberían ser los sentimientos de Peter, y ella le dijo con
bastante acritud:
—Peter, ¿quieres tomar las medidas necesarias?
—Si tú lo deseas —respondió él, tan fríamente como si ella le hubiera pedido que le pasase
las nueces.

Una vez observé y escuché involuntariamente un encuentro entre una chica Arquero y un hombre con
an
ascendente Escorpión. Cuando los presentaron, ella tenía más o menos dieciocho años, y creía, típicamente,
que permanecería para siempre en esa casilla cronológica. Él era circunspecto e inteligente, y quizás unas tres
décadas mayor que ella. Un hombre reservado, de aspecto distinguido, con gafas, con una calva incipiente.
Cuando los presentaron, se mostró muy afable y cortés con ella, pero poco después, ella se volvió hacia su
acompañante y le susurró: «Este hombre es la prueba concreta de que existe la vida después de la muerte, ¿no
crees?». A continuación lanzó una carcajada, para festejar su propio ingenio.
A menudo la astrología asume un enfoque divertido, tolerante, de la aptitud de Sagitario para matar con
una palabra, pero hay momentos en que la franqueza de un Arquero traspone los límites de la sensibilidad y el
buen gusto, y en que no se la puede describir como nada menos que una prueba de crueldad inhumana e
indecente. De cuando en cuando, estos Arqueros necesitan a su vez una bofetada de franqueza. Una enérgica
bofetada.
M

La mujer Sagitario que traspone los límites del buen gusto con un hombre Escorpión descubrirá que su
romance tiene un triste desenlace incluso antes de que esté escrito el primer capítulo.
Afortunadamente, la mayoría de las mujeres Sagitario se cuentan entre aquellas a las que
la regencia de Júpiter les hace esparcir más alegría y refulgencia que dolor. Y este tipo de
Sagitario puede beneficiar realmente al Águila con su dulce personalidad, su conmovedora sinceridad y su
generosidad. Simbolizada por el Centauro (mitad caballo, mitad ser humano), unas veces tropieza torpemente,
y otras entra en la vida de él con paso garboso, haciendo flamear coloridos gallardetes de esperanza y
optimismo. Su contagiosa sonrisa jovial reverbera en los recovecos oscuros del corazón de él como una
canción recordada de un tiempo más dichoso, e ilumina sus sueños sepultados, resucitándolos con la promesa
de una nueva vida. A menos que él le cierre la puerta.

Aunque él parezca exteriormente afable y manso, el Águila es un hombre con muchos accesos de
melancolía y con crisis inexplicables de depresión y desconfianza en sí mismo. Puede destrozar
involuntariamente el corazón de ella cuando se niega a dejarse arrastrar por sus entusiasmos, pues esta chica
curiosa necesita otro ser humano contra el cual hacer rebotar sus burbujas de felicidad que, si no, estallan y
desaparecen sencillamente en el aire, precisamente cuando ella piensa que las ha forjado con suficiente

105 
 
consistencia como para que floten en torno suyo durante un rato, de modo que pueda contemplar cómo
cambian de tono sus vetas irisadas con cada nueva idea excitante. No es muy divertido soplar pompas de
jabón en compañía de alguien que no las perseguirá contigo.
La chica Sagitario necesita viajar mucho y necesita estar rodeada de muchos animalitos domésticos y
personas. Si le niegan un cambio frecuente de escena, o la compañía animal y humana, se convierte en una
mujer inquieta, insatisfecha. Nada puede ser más triste que la extroversión de una persona de Júpiter sujeta a
cautiverio. Cuando las circunstancias o restricciones de cualquier tipo retienen o sofocan el entusiasmo y el
espíritu gregario del Arquero, éste se sume en una grave angustia mental y emocional que lleva a la
desesperación, y éste es un peligro muy concreto para los Sagitario. Sagitario debe vivir, literalmente, en una
atmósfera de esperanza y dicha, pues de lo contrario su espíritu morirá, y su salud quedará muy resentida en
todos los planos. Es muy cruel coartar la filosofía cordial y optimista de esta chica.

A diferencia de ella, el hombre Escorpión no es aficionado a las multitudes, aunque generalmente será

i
bondadoso con los animales, a menos que tenga un aspecto negativo de Júpiter o Neptuno en su natividad.
Necesita largos períodos de soledad y silencio, y tiempo para meditar e internarse en su propio núcleo.
Necesita intimidad. Naturalmente, esto puede generar conflictos entre ellos. Sin embargo, no es un problema

uk
insoluble. (Ningún problema lo es.) Él debe hacer un esfuerzo sincero para controlar sus instintos posesivos y
debe permitir que ella busque las luces radiantes, los cambios de escena y la conversación estimulante que
necesita, en lugar de pretender llevarla sujeta con una traílla, como si ella misma fuera un animalito
doméstico. Las traíllas no les gustan ni siquiera á los cachorros de carne y hueso, y ella se parece mucho a un
cachorrillo afectuoso. Claro que ella se siente más feliz cuando él la acompaña a las reuniones sociales, pero
si esto lo ofusca, será mejor que se concedan recíprocamente el derecho a conservar sus anteriores estilos de
vida individuales, sin pensar que deben superponerlos por la fuerza. Él no deberá temer que ella le sea infiel
mientras saca a pasear al perro, mientras cabalga por ahí, mientras corre en pos de los venados con una
cámara o mientras merodea sola por el bosque. Cuando ella está en contacto con la Naturaleza se sume en un
extraño sosiego, y la soledad que él tanto necesita, y que ella misma rechaza, sería tan terapéutica para su
espíritu como lo es para el de él, si ella se lo permitiera. (Como a los Escorpiones les gusta explorar misterios,
el Águila podría meditar sobre el empleo de la palabra «naturaleza», como en naturaleza humana: la razón por
la cual se utiliza este término para describir la auténtica esencia íntima de una persona. La contemplación de
an
los juegos de palabras es muy estimulante para el intelecto.)
En cuanto a otros hombres, no es probable que la Sagitario típica tenga un amorío secreto. Los secretos
son la especialidad de Escorpión, no la de ella. Si alguna vez sintiera que está dejando de quererlo y que se
está enamorando de otro, probablemente le confesará sus sentimientos atormentados antes de que él mismo
sospeche siquiera que algo marcha mal. Como los Escorpión son desconfiados «por naturaleza», y también
inusitadamente sensibles, y lo saben casi todo acerca de todos quienes los rodean aun antes de que lo sepan
los mismos interesados... os daréis cuenta de que ella no perderá nada de tiempo en decirle la verdad. Es una
auténtica hazaña adelantarse a un Escorpión en el contexto de cualquier tipo de conocimiento.

Nada destruirá el amor de la mujer Sagitario más rápidamente que el aburrimiento... en tanto que el Águila
sólo deja de amar después de haber decidido que su compañera ya no es digna de su devoción, porque, por
algún motivo, no está a la altura del ideal que él se ha forjado respecto de su fuerza de carácter. El Escorpión
M

no admira la debilidad, ni a las personas que se dan por vencidas fácilmente. Es posible que compadezca a los
perdedores, pero sólo respeta a los triunfadores.

Por lo menos al principio, estos dos no se aburrirán mientras compartan su intimidad física. En este contexto,
la franqueza de ella puede ser una virtud refulgente: su expresión sexual del amor es tan franca y sincera
como deben ser estos sentimientos... lo cual actúa sobre el Escorpión como un poderoso imán emocional. Él
responderá vehementemente a la pasión fogosa de ella, así como ella responderá con auténtico y halagüeño
interés a las múltiples facetas de la sexualidad siempre un poco esquiva de él, que fluctúa entre el dulce afecto
y ternura, por un lado, y la sexualidad exacerbada, por otro. Pero si las luminarias de sus respectivas cartas
natales están en cuadratura u oposición, es posible que ella formule involuntariamente un comentario crítico
inmediatamente antes, durante o después de su intimidad física, lo cual repercute como un martillazo sobre la
trémula sensibilidad de este hombre. Es posible que él se desquite con una frialdad y una indiferencia súbitas
que le harán sentir a ella que no la aman ni la desean, lo cual generará una escena de reproches lacrimosos,
pues la Sagitario no mantendrá oculta su frustración. En su condición de signo de Fuego, puede sentirse
consumida por las llamas torturantes de los celos, y cuando él la agravie con uno de sus accesos de pasividad

106 
 
sexual, quizá lo acuse coléricamente de estar enamorado de otra. Probablemente no lo está. El sentido del
honor está tan desarrollado en él como el de la sinceridad lo está en ella, y es raro el Escorpión que puede
vivir una mentira.
Si lo discuten, descubrirán la verdadera causa de su tensión, y les sorprenderá comprobar que se trata en
realidad de una herida pequeña, fácil de curar. Ella siempre está dispuesta a discutirlo, pero es posible que él
se enfurruñe y cavile, y que encierre sus sentimientos bajo llave. Es lo peor que puede hacer con esta mujer...
y también es lo peor que puede hacer respecto de la convulsión y la ebullición que guarda dentro, detrás de su
máscara de indiferencia.

Sin embargo, será inútil que hablen de dinero. Que ella disponga del suyo, para sus gastos, y punto final. Si él
desea ahorrar su parte, y atesorarla en una caja de caudales, estupendo. Si ella desea derrochar el suyo,
estupendo. A menos que sus signos lunares y ascendentes limen las aristas de esta área de controversias, todas
las conversaciones del mundo no servirán para hacer confluir sus filosofías económicas divergentes. Ambos

i
deberán administrar su propio dinero, como lo hacían antes de conocerse.
Cuando riñan por algo y dejen de hablarse durante unas horas, la situación será mucho más difícil para la
gregaria mujer Arquero que para el Águila. Los Escorpión están más o menos habituados a la soledad, y esto

uk
es algo que uno puede sobrellevar, con suficiente práctica. Igualmente, la soledad no es una sensación
agradable, aunque no dure mucho. Generalmente, la mujer Sagitario es muy previsible. Al Águila intuitiva le
resulta fácil pronosticar sus estallidos de cólera, su generosidad y su clemencia impulsivas, sus arranques
filosóficos, de seriedad. Pero ella se siente menos segura respecto de las emociones de él. Lidiar con Plutón es
más o menos como llegar a un semáforo en ámbar cuando has estado soñando despierto, y te preguntas si va a
virar al rojo o al verde. Ella nunca podrá sondear cabalmente sus silencios: sus etapas de semáforo en ámbar
siempre la intrigarán, porque él es Agua y ella es Fuego. Pero ésta es una influencia vibratoria 2-12, de modo
que él aprenderá de ella más de lo que confesará jamás, en tanto que ella sentirá nacer eternamente de un
lugar recóndito de su ser una tolerancia inesperada por sus cambios de humor, tolerancia ésta que brota del
pozo profundo de la memoria kármica.

Éste es un hombre que sabe materializar las cosas con su voluntad y su imaginación, si las anhela con
suficiente vehemencia. Ésta es una mujer que necesita un objetivo, algo por lo que luchar, algo que esperar
an
para mañana, dentro de una semana o dentro de un año. Las enormes reservas de fe de ella armonizan
maravillosamente con las enormes reservas de fuerza de voluntad de él, así que juntos, estos dos pueden
conseguir cualquier cosa si la desean con suficiente entusiasmo y suficiente paciencia... incluida la perdurabi-
lidad de su amor recíproco. Entonces todas las luces virarán al verde que autoriza a seguir adelante.
M

107 
 
SAGITARIO – SAGITARIO
Fuego - Mutable – Positivo
Regido por Júpiter
Símbolos: el Arquero y el Centauro
Fuerzas diurnas – Masculino

La relación SAGITARIO-SAGITARIO

i
Existía una regla fija en virtud de la cual nunca debían devolver los golpes a la hora de
las comidas...

uk
...y todos se perseguían jubilosamente los unos a los otros a lo largo de millas, y
finalmente se separaban con expresiones recíprocas de benevolencia.

Ojalá al final de este capítulo todos nos separemos con las «expresiones recíprocas de benevolencia» de
Sagitario.
Antes de poder analizar provechosamente una asociación de la configuración de signos solares 1-1,
es necesario sopesar y estudiar cuidadosamente las cualidades singulares del signo solar mismo, porque la
influencia 1-1 intensifica sumamente todo lo que hay de positivo y negativo en su carácter y personalidad.
Esta asociación específica de vibraciones 1-1 necesita dicho estudio previo más que cualquier otra, porque
estos dos seres mutables tienen un extraordinario potencial intrínseco para comunicar mensajes de paz o
an
conflicto a un mundo atribulado. Nada podría tener una importancia más vital que el saber cuál de estos dos
mensajes comunican. Así que ésta será una lección de astrología sincera y vívida del estilo Sagitario.
Detrás de los párrafos siguientes se oculta una intención concreta, así que no deberéis juzgar mis
comentarios hasta el final de la lección de astrología. Utilizaremos una clave.

Cuando leáis la palabra «Rumpelstiltskin» habrá concluido la lección, y no antes. Entre tanto, procurad estar
alertas y ser objetivos, cualquiera sea vuestro signo solar. Si no sois Sagitario, teóricamente no deberíais estar
leyendo este capítulo, de todas maneras. La lección de astrología referida a Júpiter podría ser demasiado
contundente para el resto de vosotros, aunque los Arqueros aguardan, desean y exigen la verdad, por muy
contundente que sea.
Como son muy versátiles y tienen múltiples talentos, los Sagitario se enrolan en ocupaciones muy
diversas, en busca de la verdad y del conocimiento de sí mismos. Incluso cuando la astrología intenta
M

condensar sus vocaciones profesionales más frecuentes y predilectas, la lista es extensa. Muchos hombres y
mujeres Sagitario se sienten atraídos por las artes, los deportes, la enseñanza, el mercado de valores, la
religión, el teatro, las leyes y la medicina, los medios de publicidad, la actividad editorial y la política.
Ésta es una circunstancia muy afortunada, porque a todas estas especialidades y profesiones las
beneficiaría la presencia del mayor número posible de dobles equipos de Arqueros, que aportarían la luz de la
honestidad y las denuncias de Sagitario. Actualmente, están recargadas de corrupción, atestadas de elementos
criminales y totalmente desprovistas de ética, excepto en unos raros casos invalorables. A las profesiones
jurídica y literaria les vendría muy bien una limpieza con el desinfectante de Júpiter. En estos días
prácticamente se necesita una varita mágica para encontrar un abogado o un editor honesto y leal. Mis propios
abogados y el editor de este libro son excepciones admirables, pero necesité una varita mágica para
localizarlos. De pronto sentí un tirón en el extremo de la varita, ¡y ahí estaban! Igualmente, éste es un sistema
poco satisfactorio para Identificar la integridad jurídica y literaria.
En cuanto al monopolio médico, si la cantidad creciente de querellas por malapraxis (muchas de ellas
entabladas por abogados Sagitario idealistas e indignados, con clientes también Sagitario) apartara de la
profesión a la mayoría de los médicos y cirujanos, y nos dejara sólo con aquellos pocos (la mayoría de ellos

108 
 
probablemente regidos por Júpiter) que actúan sinceramente motivados por el deseo de prevenir y curar las
enfermedades, todos estaríamos más sanos y viviríamos más.
¿La política? Ésta sí que es un área que necesita urgentemente una dosis de la sinceridad de
Sagitario, un área que estaría mucho más envilecida de lo que ya está si no fuera porque la influencia de
Júpiter lucha constantemente por limpiarla y purificarla. Hay tan pocos políticos y funcionarios electos
honestos, que se los podría contar con los dedos de una mano, sin usar el pulgar y el anular... y muchos de
ellos tienen el Sol, la Luna o el ascendente en Sagitario. Los restantes son embusteros impenitentes (como
admiten sosegadamente los editoriales del New York Times), prevaricadores, charlatanes y embaucadores.
Por supuesto, ni siquiera todos los médicos, abogados, políticos, comerciantes, jefes indios y monjes
franciscanos Sagitario son perfectos. Los Arqueros cometen errores, como el resto de nosotros, y cuando los
cometen generalmente son colosales (es la expansión de Júpiter). Pero Sagitario nunca es consciente o
deliberadamente hipócrita, y en ello reside la diferencia capital. Un ejemplo válido es el del político Sagitario
Winston Churchill, y también podéis meditar acerca de la estimulante franqueza de las esposas Sagitario de

i
políticos, como Mary Todd Lincoln y Betty Ford.
En cuanto a la religión organizada, cuyos regentes astrológicos son Sagitario y Júpiter (Escorpión
rige el misterio religioso, y Piscis el misticismo religioso), estaría mucho más pervertida de lo que está ahora
si no fuese por la periódica influencia benigna y benévola de los Arqueros honestos e idealistas como el

uk
amado papa Juan XXIII y otros como él, quienes inculcaron la verdad, la tolerancia y la fraternidad, no sólo
en el ámbito del catolicismo, sino también a lo largo de los siglos, y aún ahora, como líderes espirituales de
gentes de todas las creencias. Sin embargo, a pesar de estos auténticos santos, todas las iglesias y religiones,
desafortunadamente sin excepción, trafican con alguna forma de hipocresía y de dictadura moral.
Todas las religiones, incluidas las variantes protestantes, el judaísmo, y particularmente los dogmas
de poder católico romano y mormón, con sus ilusiones de infalibilidad, parecen dedicar más tiempo y
esfuerzos a competir entre sí en la adquisición de riqueza propiedades que a practicar la misericordia y la
clemencia, o a difundir la alegría y la felicidad.
Agradezcamos al cielo que los Centauros se agrupen y que todos los hombres y mujeres regidos por
Júpiter se sientan fascinados por la religión. Si tomamos en consideración los cambios del calendario juliano
al gregoriano, la leyenda alega que Giovanni Francesco Bernardone —Francisco de Asís-- nació a mediados
de diciembre de 1182, lo cual también lo convierte en un signo solar Sagitario, un Arquero que horrorizó a la
an
hipócrita jerarquía romana cuando pinchó con los alfileres de la verdad los globos de sus pomposas
afectaciones. Pax et Bonum!
Pero a pesar de que están agraciadas con una meritoria dotación de Arqueros guardianes de la
integridad, las mayores religiones del mundo continúan sepultando su cabeza colectiva en las arenas del
silencio, como otros tantos necios avestruces, convencidas de que sus cruentas historias documentadas de
discriminación, persecución y asesinato son invisibles. Se niegan a practicar lo que predican, y niegan
arrogantemente su culpabilidad. Tampoco se sienten obligadas a confesar sus propios pecados pasados ni a
disculparse por éstos, dando muestras de la dulce virtud de la humildad que ellas mismas alaban como un
elemento indispensable para la salvación. Quizá no debería sorprendernos, entonces, que tantos jóvenes opten
por convertirse en «nuevos cristianos» a través de organizaciones de peregrinos indudablemente
bienintencionados pero equivocados (a su vez sutilmente fanáticos y prejuiciosos, hasta el punto de que no
reconocerían al manso Nazareno si lo tuvieran delante de las narices)... o se hayan sentido obligados a
M

abrazar, en un arranque de desesperación intelectual y espiritual, una cínica mezcla de agnosticismo y


ateísmo. Tampoco es extraño que se multipliquen los cultos satánicos y los cenáculos de brujas.

Rumpelstiltskin. Aquí termina la franca y vívida lección de astrología. No todas las observaciones
precedentes reflejan mis ideas personales. Muchas de ellas sí las reflejan, categóricamente, y otras no. Esta ha
sido sencillamente una demostración astrológica de la disertación desprovista de eufemismos que puede
aflorar cuando la veracidad dolorosa y absoluta de Sagitario, azuzada por el expansivo Júpiter (y duplicada
cuando se juntan dos Sagitario), se encauza a través de la esencia igualmente sincera, y aún más franca, de un
Carnero Aries regido por Marte, como lo soy yo.
Dos Arqueros, que se disparan recíprocamente puntiagudas flechas de veracidad, pueden inflamar
hogueras voraces. Pero si uno de ellos tiene un signo lunar o ascendente Aries, que suma la rápida y segura
penetración de Marte a la franqueza de Júpiter, la atmósfera se despejará ciertamente de todo atisbo de
equívoco, engaño y desvarío... ¡cuando menos!
Si uno (o una) de los dos Sagitario implicados en esta asociación 1-1 tiene esta fuerte influencia
ariana en su horóscopo, convendrá que el otro tenga una influencia de Capricornio o Piscis en el suyo. Esto

109 
 
sumaría el peso cautelar de Saturno, y la influencia sosegante y compasiva de Neptuno, al juicio definitivo.
En verdad, un Sagitario con un signo lunar o ascendente Aries tal vez necesitará también la influencia
atemperante de un amigo, pariente o consorte Sagitario con algunas posiciones planetarias Libra y Acuario en
la carta natal, para que le aporten, respectivamente, equidad y tolerancia. De lo contrario esas hogueras
voraces podrían transformarse en una conflagración de magnitud terrorífica... como testimonio de la
posibilidad de que la honestidad de Júpiter genere más problemas que los que soluciona. y de que dos
Arqueros comuniquen al mundo —y se comuniquen a sí mismos— un mensaje de conflicto y no de paz. Una
cosa es explicar a los grupos religiosos, a los traficantes de pornografía o inmundicia, y a los políticos, que su
comportamiento es errado, y otra es hervirlos en aceite o quemarlos en la pira, lo cual difícilmente los
enmendará. En el plano personal, las agresiones feroces de un Sagitario contra otro no crearán una atmósfera
de armonía entre ellos. Sólo servirán para aplazar los milagros de esclarecimiento que dos Arqueros son
capaces de obrar cuando marchan unidos en pos de una meta común. El verdadero propósito de la lección de
astrología dictada aquí consiste en inculcar a todos los equipos formados por dos Sagitario la conciencia de

i
su responsabilidad, ahora que Neptuno ha entrado en el signo de Sagitario, donde permanecerá hasta el fin de
1984. Ellos, como los Aguadores de Acuario, tienen una misión predestinada que deberán cumplir durante
este período crucial.
Ahora que hemos agotado los peligros de un exceso de imprudencia y de franqueza indisciplinada en

uk
la comunicación entre un par de Centauros, hay que subrayar, con idéntica sinceridad, que los Sagitario, como
grupo, son gente de buen carácter. Las Arqueras son cordiales y alegres. los varones son veraces y optimistas,
los niños tienen una plétora de brío y vigor... y todos brincan mucho. Los Sagitario exhiben una flexibilidad
inconfundible al andar. Algunos de ellos nos traen realmente reminiscencias de un balón de caucho. A veces,
nos recuerdan a un caballo de carrera por la forma en que galopan por ahí, con la cabeza orgullosamente
erguida, saltando las vallas de las restricciones y los tabúes de la sociedad. Todos los Arqueros tienen una
postura y movimientos llamativamente garbosos, y sin embargo parecen incapaces de evitar los torpes traspiés
físicos y verbales. Indudablemente esto es producto del síndrome del Centauro, propio de todo Sagitario. Un
cuerpo simbólico, con un ser humano en la parte anterior, y un caballo en la posterior, que intenta conservar el
equilibrio durante el tiempo necesario para armar un arco, y disparar una flecha rectamente, puede ser
desmañado. Estoy segura de que si intentarais hacerlo vosotros, comprenderíais el problema.
Pero Sagitario es uno de los desconcertantes signos de dualidad, y por tanto siempre hay algo
an
contradictorio en su naturaleza. Así que no sabemos realmente qué clase de pareja analizamos en este
capítulo. Algunos Arqueros son vivarachos y juguetones. Otros son serios y estudiosos. Algunos son
circunspectos y cavilosos, casi tan sabihondos como los capricornianos. Sin embargo, la mayoría de los
Sagitario son individuos que viven confiando en su buena suerte, a los que les encanta hacer bromas pesadas,
y que no saben lo que son las preocupaciones o los temores. Para ellos la vida es un enorme juego de azar o
una partida de dados.
Como es fácil de imaginar, entonces, cuando un par de Arqueros confluyen en esta asociación 1-1, el
resultado depende mucho del tipo de Sagitario del que se trata. Hay algo de lo que podéis estar seguros (y
ellos también pueden estarlo): a todos los Sagitario, dejando de lado su dualidad, les rebosan la benevolencia
y las buenas intenciones. Es posible que de cuando en cuando tengan un berrinche y pronuncien algunas
frases muy crueles. Pero aun cuando se destrocen verbalmente con observaciones informales o con
acusaciones certeramente asestadas, nunca' obran movidos por la maldad. Se limitan a llamar las cosas por su
M

nombre, y poco importa que a la pala la llamen pala o zapa, sobre todo cuando no hay ninguna diferencia en
lo que están zapando.
La norma de conducta de Júpiter, ya se trate de los Arqueros briosos o de los muy escasos
circunspectos e introvertidos, es la siguiente: primeramente buscar la verdad, después identificarla, y por fin
sentirse obligados a proclamarla valerosamente. También es habitual que intenten coger la sortija de bronce y
que en el curso de esa operación se caigan del caballo, mientras piden a las estrellas errantes que les den
buena suerte, y cruzan los dedos de las manos y los pies para reforzar dicha petición. Todo Sagitario es un
idealista y un jugador, más o menos en proporciones iguales. A estas personas les gusta cantar y dibujar y
bailar... jugar y correr riesgos. También les gusta leer, estudiar, observar, aprender, enseñar y viajar. Cuando
dos de ellas se consagran a desarrollar juntas todas estas actividades (o aunque sólo sea algunas), la vida
nunca les resulta aburrida. Quizá sea extenuante, pero jamás podría ser aburrida.
Como les sucede a todos los individuos de la vibración de signos solares 1-1, cualesquiera que sean
los conflictos periódicos entre Sagitario y Sagitario, generalmente continúan siendo amigos, en razón de una
simpatía básica. Casi nunca se convierten en enemigos, ni siquiera después de haber intercambiado palabras
acaloradas y de haber atacado reiteradamente sus respectivos puntos más sensibles. La clemencia es una

110 
 
virtud que los Sagitario comparten equitativamente con los otros dos signos de Fuego, Aries y Leo... y
relativamente en menor medida con los tres signos de Aire. Sin embargo, perdonar es una cosa... y pedir
excusas es otra distinta. A dos Arqueros no les resultará más fácil pedirse disculpas mutuamente que
pedírselas a cualquier otro. Pero intuirán sus respectivos arrepentimientos, y en lugar de hacer hincapié en el
tema, sencillamente empezarán a intercambiar cumplidos como testimonio de que no se guardan rencor. Los
Arqueros nunca alimentan resentimiento. Confesarán francamente que se han equivocado (cuando estén
realmente convencidos de que es así), pero con actos más que con palabras... y mediante la recuperación de
sus alegres sonrisas, que te invitan a olvidar el desacuerdo y a reanudar la amistad. Los Sagitario encuentran
la forma de decir «lo siento» sin pronunciar las palabras concretas. Así mantienen intactos su amor propio y
su orgullo, y hacen más o menos indolora la reconciliación.
En el comienzo de este capítulo, mencioné que el teatro —tanto el escenario «legítimo» como la
película «ilegítima» (?)— atrae a Sagitario. Muchos Arqueros van en pos de las candilejas, desempeñando las
más diversas funciones: son desde actores, autores, productores y directores, hasta tramoyistas, diseñadores de

i
vestuario, escenógrafos, iluminadores y operadores... y operadoras. Pero incluso aquellos regidos por Júpiter
que ingresan en campos de actividad ajenos al teatro son, sin embargo, lo que se podría definir como «gente
de teatro». Les gusta estudiar la naturaleza humana, con plena conciencia de que todos, ocasionalmente, son
actores o actrices, y se complacen en adivinar los papeles que representan sus amigos. Se complacen aún más

uk
en interpretar estos papeles ellos mismos, sobre todo entre sí, ya se trate del de María Estuardo, Don Quijote,
un payaso de circo o un jinete que monta en pelo.
Los Sagitario se convierten en psiquiatras interesantes, aficionados o profesionales, cuando un signo
lunar o ascendente más discreto, como Libra o Piscis, modera su forma imprudente de hablar. Dos Arqueros
que se asocien profesionalmente, o como vecinos, amigos, condiscípulos en el parvulario, compañeros de
juego en el parque, parientes, amantes o consortes, pasarán mucho tiempo analizándose recíprocamente, y
alternando sus papeles cómicos y trágicos. Cuando uno llore, el otro (o la otra) se convertirá en comediante
para alegrar al afligido, y éste es uno de los elementos más simpáticos de una relación entre dos Sagitario,
cualquiera sea su edad o su sexo. Como han nacido bajo la influencia de un signo solar de dualidad, tienen
eterna conciencia de la verdad que encierra el aserto del poeta Khalil Gibran, a saber, que la alegría y la pena
son gemelas. Todo Sagitario está siempre listo y dispuesto a recordarle al otro (o la otra) que, cuando el
fracaso y la pena amenazan con empañar sus sueños, la alegría y el éxito esperan entre bastidores para saltar
an
al escenario e interpretar su número... y viceversa. Por esto los Sagitario parecen ser tan increíblemente
afortunados. La suerte no tiene nada que ver con esto, en realidad. Sólo se trata de que los Arqueros no temen
hacer apuestas de gran envergadura, porque saben que al final las probabilidades estarán a su favor y los
convertirán en ganadores... por lo menos con la frecuencia suficiente como para que sea emocionante
arriesgarse. El optimismo natural de Júpiter le hace creer a Sagitario que todas las malas rachas son pasajeras.
Y lo son.
Dada esta actitud instintiva, ¿por qué los dos no habrían de arriesgarse juntos, y apostar a que
conseguirán ayudarse el uno al otro a vencer sus respectivos vicios y a expandir sus respectivas virtudes? No
es un riesgo muy grande... para los atrevidos. Y los Sagitario son los que le dictaron al autor del diccionario
Webster la definición de esta palabra (sin que se lo pidieran, como de costumbre). «Atrevido —le informaron
a Noah Webster mientras éste compilaba su primer diccionario—, significa: temerario, audaz e intrépido,
enamorado de la aventura, el peligro y el azar, con coraje suficiente para tomar la iniciativa, para arriesgarse o
M

exponerse.»
«¡Esos somos nosotros! — le comunicaron los eufóricos Arqueros—. No deje de proclamarlo abierta
y públicamente.» Pero Noah Webster omitió el nombre de los Sagitario en la definición del diccionario, y la
suya fue una actitud mezquina. Así que interpretad esto como una corrección... hecha en nombre de Júpiter.

111 
 
Mujer SAGITARIO Hombre SAGITARIO
Así que permanecieron separados durante años y lo pasaron muy bien.

Si consideramos todos los factores, como por ejemplo su circunspección, sus naturalezas inquisitivas, su
sinceridad y sus personalidades independientes, y si consideramos sobre todo el hecho de que sobre este
hombre y esta mujer influye el elemento Fuego, y también que ambos recibieron al nacer la impronta de un
signo solar masculino, y que sus palabras y sus actos están regidos asimismo por un planeta masculino
(Júpiter), se infiere que su relación nunca será monótona.
Fuego por partida doble. Masculinos por partida doble. Y en último lugar, pero no porque sea menos

i
importante, mutables por partida doble. Lo que significa que ambos son marcadamente propensos a practicar
con frecuencia el arte verbal de la comunicación. Les gustará hacer juegos de palabras entre los dos, fundados
casi siempre en el deseo de averiguar cuál de los dos conducirá los elefantes en el desfile del circo, y cuál de

uk
los dos marchará a la zaga con una escoba y un recogedor (muy grande), barriendo los excrementos de los
paquidermos.
¿Os parece que esta inofensiva alegoría es de mal gusto? En ese caso, lo siento, pero al fin y al cabo
no escribo este capítulo para los Virgo, los Libra, los capricornianos y otros de la misma índole. Lo escribo
para los hombres y mujeres Sagitario, y ningún Arquero reaccionará con fastidio ante la sola mención de los
excrementos de los paquidermos. No si son Centauros típicos. Sagitario es aún más invulnerable, si cabe, que
Acuario (el Aguador de los elefantes). En verdad, tengo una amiga Sagitario, una joven Arquera, cuya
exclamación favorita y más frecuente, cuando está irritada o colérica, es: «¡Oh, cállate, y que te lluevan
ofrendas de vaca sobre la cabeza!». (A veces la cambia por: «Oh, cállate, y que te lluevan tortas de vaca sobre
la cabeza», según su estado de ánimo.)

El Arquero y la Arquera se turnarán para someterse el uno al otro a pruebas de detección de mentiras,
sin la ayuda de un aparato. ¿Quién necesita un «aparato detector de reacciones galvánicas dérmicas»? La
an
reacción galvánica gigantesca de Júpiter es indicio suficiente. También les gusta ponerse a prueba,
recíprocamente, con chistes y charadas, para verificar cuáles son sus respectivas posiciones morales, éticas,
filosóficas e intelectuales en un momento dado.
ELLA: Muy bien, Humphrey. A ver si puedes resolver este acertijo. Un hombre viajaba en auto, con
su hijo. Sufrieron •un accidente y el padre murió instantáneamente. Al chico lo llevaron a la sala de
emergencias de un hospital, donde resolvieron que había que operarlo inmediatamente para salvarle la vida.
Lo prepararon rápidamente para la operación, pero el cirujano de guardia entró en la sala, miró al paciente, y
exclamó: «¡No puedo operar a este chico! ¡Es mi hijo!».
ÉL: Es muy sencillo. El chico era un hijo adoptivo, y el hombre que había muerto en el auto era su
padre adoptivo. El cirujano era el padre verdadero. ¿Correcto?
ELLA: Incorrecto. Adivina de nuevo, cariño. Chico, mira que eres tonto.
M

ÉL: Espera, ¡ya lo tengo! Confundieron al chico con otro de su misma edad y contextura, al que
habían ingresado en la sala de emergencias simultáneamente, y el segundo paciente era en verdad el hijo del
cirujano.
ELLA: Puedes darte por vencido. Nunca lo adivinarás. El cirujano era la madre del chico, cerdo
machista. ¿No se te ocurrió pensar que las mujeres tienen la inteligencia suficiente como para ser cirujanos,
verdad? Crees que todas las mujeres tienen cerebro de mosquito. Quiero divorciarme.
ÉL: Es posible que no todas las mujeres tengan cerebro de mosquito, pero ciertamente a veces te
comportas como si tú lo tuvieras. En primer lugar, ese es un acertijo morboso. En segundo lugar, pensaba que
a ti no te caen simpáticos los cirujanos ni la cirugía. Hablas constantemente de eso. Además, si te hubieras
quedado callada lo habría adivinado. ¿Quién puede reflexionar mientras tú te desgañitas sin parar? Ahora que
lo mencionas, me parece que el divorcio no es una mala idea.
ELLA: ¿Así que crees que yo me desgañito sin parar? ¡Ja! Qué gracioso, viniendo de ti. Y no era un
acertijo morboso. Era una situación imaginaria, de modo que no tenía nada de negativo. En cuanto al hecho de
que no me cae simpática la cirugía, lo único que dije es que más o menos el noventa por ciento de las
operaciones no son realmente necesarias. No por ello dejo de comprender que hay determinadas emergencias

112 
 
humanas, como las fracturas de huesos, las perforaciones de apéndice, y otras crisis análogas, que requieren
una intervención quirúrgica experta. Sólo soy enemiga de los cirujanos sádicos, que disfrutan
inconscientemente cuando acuchillan a la gente... y de aquellos otros que pagan sus autos y casas de lujo con
los suculentos honorarios que cobran por extirpar apéndices, amígdalas, matrices e incluso mamas, en gran
escala y sin necesidad. Sé muy bien que nuestro médico de cabecera es un hombre inteligente, sensible y
comprensivo. El problema consiste en que nunca me escuchas... siempre me interrumpes. Es imposible
convivir contigo desde que empezaste a perder el pelo.
ÉL: ¿De veras? Bueno, tampoco es muy divertido vivir contigo desde que empezaste a engordar el
año pasado.
ELLA: ¡Esto colma la medida! Te doy veinticuatro horas para recoger tus ropas e irte de aquí. Y
llévate tu perro contigo.
ÉL: Es al revés. Tú eres la que tienes veinticuatro horas para recoger tus cosas e irte de aquí. El que
paga el alquiler de esta tienda de campaña soy yo, no tú. Y cuando te vayas, puedes llevarte tu perro contigo.

i
(Como son Sagitario, cada uno tiene un perro... y quizá también un caballo.)

Nota para los lectores de otros signos solares: No os alarméis. Estos dos fogosos amantes se besaron

uk
y se reconciliaron pocas horas más tarde, mientras ambos estaban preparando sus maletas (los dos habían
decidido que era más humillante quedarse que irse). El la abrazó impulsivamente, reconoció que no era gorda,
le dijo que antes había sido demasiado delgada, que los pocos kilos adicionales con que había abultado sus
caderas eran cautivantes. y que él sólo la había estado hostigando. (Casi volvió a meterse en aprietos cuando
mencionó sus caderas, pero consiguió salirse con la suya.) Ella le acarició afectuosamente el pelo. le dijo que
sólo lo estaba perdiendo en su imaginación, y que incluso si lo perdía sería aún más atractivo. (Él la abrazó
con más fuerza.) Después ella le recordó que el actor de televisión norteamericano Telly Savalas, en el papel
de Kojak, es totalmente calvo, como Yul Brinner en The King and 1, y comentó que, a su juicio, tanto los
hombres calvos, como los que tenían una calvicie incipiente, eran poderosos símbolos sexuales, como ese
general y estadista israelí del parche en el ojo, Moshe Dayan, un hombre muy sexy, cuya imagen siempre la
fascinaba, sencillamente, y le aflojaba las rodillas... (lo cual estuvo a punto de degenerar en otra reyerta entre
ellos).
an
A menudo, los Sagitario sólo consiguen empeorar las cosas cuando tratan de enmendarlas, porque
vuelven a meter torpemente la pata, peor que antes, en su afán de restaurar la alegría y la dicha,
comportándose como cachorros —o potrillos— exasperantes pero adorables. Ambos deberán vigilar la
tendencia a exagerar ligeramente, de cuando en cuando. Júpiter es el planeta de la expansión, y a veces su
influencia anima a los Sagitario a magnificarlo todo, atribuyendo a las cosas una dimensión un poco mayor
que las que les corresponde en la vida real. Los otros dos signos solares propensos a incurrir en pequeñas
exageraciones son Leo y Géminis (por razones marcadamente distintas), pero Sagitario les lleva mucha
ventaja en este contexto. Si el o la Sagitario tiene un signo lunar o ascendente Leo o Géminis, las cosas se
abultarán un poco en el curso de la narración. De lo contrario, los Arqueros casi siempre controlarán este
instinto, aunque circunstancialmente deberán afrontar esta prueba que les impone su planeta regente, Júpiter,
y que rara vez se menciona. La han silenciado durante demasiado tiempo. y ésta es la razón por la que la
evoco, por su propio bien.
M

Escuchad, vosotros dos, si tenéis la obsesión de decir la verdad, ¿no creéis que deberíais estar alertas
para que Júpiter no os tiente a decir un poco más que la verdad? Veréis, ésta es la prueba astrológica que mide
el mérito de vuestro signo solar específico (cada signo solar tiene la suya), la prueba que determina si
permitiréis que la exageración deforme los poderosos instintos que os inducen a ser veraces e íntegros. Os
daré una pista. La tentación siempre asume la forma de un deseo egoísta de ganar una discusión a cualquier
precio. No ganéis a costa de vuestra integridad.
Estos dos no harán nada débilmente o a medias. Su doble vibración masculina, encauzada a través de
la audaz esencia de Sagitario, tan aficionada a los desafíos, desembocará necesariamente en una estrecha
relación preñada de elementos buenos y malos... de diversión y reyertas y excitación y cólera y emociones y
risas y lágrimas y derrotas y victorias. Semejante a un gigantesco tapiz multicolor bordado con ricas
experiencias. Hablando de emociones (y revolcones), la Arquera puede prever que este hombre, si es un
Centauro típico, será aficionado a correr riesgos. A menudo, cuanto más peligrosos sean, más lo complacerán.
Probablemente disfrutará con igual deleite de los deportes, ya sea como participante o como espectador. y es
muy posible que a ella le suceda lo mismo. A veces la vibración de Júpiter es tan poderosa que domina a casi
todas las otras influencias del horóscopo, e incluso eclipsa circunstancialmente a otros signos solares, durante

113 
 
breves lapsos. Os daré un ejemplo. Quizá no probará nada acerca del Arquero específico de la lectora, pero
los ejemplos sirven para explicar las cosas, no para probarlas. Por lo menos, le suministrará más que una
vislumbre de la naturaleza temeraria de su hombre, por si él se la ha estado ocultando.
Cleve Backster, el hombre que generó una tempestad de controversias en torno de lo que la ciencia
ha denominado el «Efecto Backster», al revelarnos la percepción de las células primarias —o si preferís, el
Pez que habla con las plantas valiéndose del detector de mentiras, y merced al cual es respetable conversar
con nuestras amigas verdes— es un signo solar Piscis. Sin embargo, en la carta natal de Cleve hay varias
posiciones de planetas importantes, así como de la Luna, en Sagitario. Su horóscopo también contiene dos de
los que en astrología se denominan grandes trígonos: un gran trígono en Agua y un gran trígono en Fuego. El
resultado fascinará a cualquier hombre Sagitario (o mujer Sagitario, ya que estamos).
Cleve se crió con el pánico de ahogarse, el miedo al fuego y el terror a las grandes alturas. Vivió con
su trinidad de fobias, nutridas por su signo solar Piscis. Hasta que un día, cuando tenía diecisiete años, sus
múltiples planetas en Sagitario y su Luna en Sagitario asumieron el mando, y le informaron tajantemente a su

i
inconsciente que sólo vencería sus temores si aceptaba el desafío que éstos le planteaban. Y así, con un
estremecimiento de sus vibraciones de Neptuno, pero empujado desde atrás por sus planetas en Sagitario,
perfeccionó una prueba emocionante de temeridad y resistencia en el lago Mohawk, de New Jersey, que
después ejecutó reiteradamente, durante dos veranos, ante un público numeroso, en el Anfiteatro de Flushing

uk
Meadows, en Nueva York. Noche tras noche, Cleve prendía fuego a sus pantalones ceñidos y después se
arrojaba, como una tea humana, desde una altura de veinticinco metros, para zambullirse en un estanque de
agua poblado de llamas saltarinas (le habían vertido gasolina y lo habían inflamado segundos antes de que
empezara la prueba).

Qué os parece esta forma de materializar un doble gran trígono astrológico de Fuego y Agua! Éste también es
un ejemplo perfecto de la compulsión de Sagitario a arriesgarse y aceptar un desafío personal. Pero Cleve no
sabe con certeza si su número fue un acto de cobardía o valor (la modestia de Piscis). Porque veréis, lo único
que el público reclamaba o esperaba de él era la sola zambullida, que por cierto era suficientemente
emocionante. Pero allá en New Jersey, cuando practicaba su número, mientras se hallaba a una altura de
veinticinco metros, mirando entre vértigos el agua y el fuego de abajo, su signo solar Piscis se negó a dejarlo
zambullir. Estaba aterrado. Fue entonces cuando se le ocurrió la idea de rociar primeramente sus pantalones
an
con gasolina y prenderles fuego. Cuando se le incendiaron las asentaderas, dice Cleve, su renuencia a
zambullirse desapareció en un santiamén. No le quedaba a dónde ir, como no fuera hacia abajo... ¡y deprisa!
En realidad, lo que le implantó en la mente la idea de incendiar sus asentaderas fue la influencia de la Luna en
Sagitario, tan aficionada a las bromas pesadas.
Años más tarde, en 1968, la extraña combinación de curiosidad de Sagitario y sensibilidad de Piscis,
lo indujo a prender una fogata de más envergadura en las que se podrían denominar las «asentaderas» de la
ciencia pedante. Los hombres eruditos pero dogmáticos, como el doctor Tauro Arthur W. Galston de Yale,
aún están empeñados en aplazar el estallido de la bomba que Cleve dejó caer sobre sus rodillas con ánimo
bastante travieso, bomba ésta que amenaza con detonar la revelación de la profunda teoría de la unidad del
universo... ¡y cada día la mecha se acorta más!

Será mejor que la Arquera también se prepare para ser el objeto de algunas parecidas travesuras
M

maliciosas de su amante o marido Sagitario, y será prudente que salvaguarde, intacto, su sentido del humor y
de los juegos.
A menos que uno de ellos o los dos tengan la Luna o ascendente en un elemento de Agua o Tierra a
la hora de nacer, este hombre y esta mujer no serán lo que se dice cautos con el dinero. Lo gastarán, lo
invertirán, lo prestarán y lo jugarán alegremente. Con la misma alegría con que lo ganan, porque es raro el
Arquero, hombre o mujer, que persevera en un empleo o una profesión que le resulta desagradable. Estos
individuos se apresuran a abandonar la ocupación monótona para sustituirla por otra estimulante. Unas veces,
la dejan indignados por una injusticia, otras porque los han agraviado... o porque (esto es lo más probable)
ellos han insultado a su jefe. Sagitario no mide las palabras. Sin embargo, no se sentirá excesivamente
alterado por un lapso pasajero de desempleo, ni se preocupará demasiado por el riesgo de cambiar de carrera.
Los hombres y las mujeres Sagitario son optimistas respecto del futuro y pocas veces se angustian, previendo
una jornada lluviosa. Simbólicamente, Sagitario espera un día soleado, y casi siempre lo obtiene.

Como estos dos vibran al son del elemento Fuego, probablemente tendrán que hacer pocos ajustes para lograr
la satisfacción sexual. A menos que exista un aspecto negativo entre el Sol de él y la Luna de ella (o

114 
 
viceversa), en razón del cual podrían surgir algunas discrepancias que los obligarían a transigir en sus
actitudes sexuales, Sagitario y Sagitario se arrojarán confiadamente el uno en brazos del otro, sin temor al
rechazo ni al desengaño. Experimentarán una familiaridad instintiva en sus contactos, una comprensión mutua
de sus respectivos deseos que no necesita expresarse en palabras. Los grandes abrazos de oso, la risa y las
batallas con almohadas forman parte a menudo del ritual amoroso entre dos Centauros juguetones. Su pasión
es cálida y espontáneamente alegre y, de alguna manera, se sienten «como en casa» el uno en brazos del otro.
Tal vez su mayor problema sexual será el de los celos, el dolor o la cólera que experimentarán cuando uno de
ellos hable de un viejo amorío que el otro teme que pueda reavivarse en el futuro. Ambos necesitan y
reclaman libertad como individuos, pero no están dispuestos a retribuir el favor. (Esto se llama egoísmo.)
Normalmente, Sagitario no es un signo exageradamente celoso, pero cuando dos Arqueros se juntan, y
empiezan a formular preguntas francas y a recibir respuestas igualmente sinceras, si permiten que la
indagación llegue demasiado lejos las discusiones consiguientes podrían producirle una convulsión de celos
incluso a una estatua de piedra.

i
Es posible que al principio entablen discusiones religiosas, pero con un poco de cautela éstas podrían
ayudarlos a comprender un poco mejor el sentido de la vida, y a acercarse gradualmente el uno al otro.
Ninguno de los dos soportará quedarse atrás mientras el otro sale en busca de aventuras. Y por tanto, deberán
organizarse para hacerlo todo juntos, cuando sea posible... e incluso cuando sea imposible. Las vacaciones

uk
separadas no reforzarán la estabilidad de su relación, sobre todo si uno o ambos tienen la Luna o el ascendente
en un signo de Aire, y podrían desembocar muy bien en un final imprevisto, cuando uno de los dos, o ambos,
olviden volver. Como pareja, pueden estar seguros de que su intimidad se consolidará con el transcurso de los
años. Pero si se arriesgaran a formar uno de esos «matrimonios abiertos», ésta podría ser una de las raras
ocasiones en que pierden la partida.
El viajar juntos a alguna parte es y será siempre y definitivamente un poderoso sortilegio para esta
pareja... aunque sólo pasen una noche fuera, compartiendo un saco de dormir, en la espesura de un bosque de
pinos, cerca de ríos fríos y transparentes... donde el viento huele bien y las estrellas refulgen en el cielo. O
pueden ir a algún lugar remoto, irreal, como Siam o Escocia. (Escocia es irreal si no has estado nunca allí.
Cualquier lugar es irreal si no lo has visitado nunca... incluso Brooklyn.) Los intervalos regulares de
desplazamiento, de búsqueda... de carrera en pos de las golondrinas, y de despertar al amanecer con el cielo
veteado de coral sobre una extraña calle adoquinada... he aquí un estilo de vida necesario para dos amantes o
an
consortes Sagitario. Y si el patrón no acepta unas vacaciones por partida doble, cuando las alas se agitan
insistentemente, les bastará con dar el preaviso y renunciar. Que no se preocupen. Cuando regresen, la suerte
de Júpiter les dejará caer sobre las rodillas precisamente el nuevo empleo o carrera ideal. ¿Queréis apostar?
M

115 
 
SAGITARIO CAPRICORNIO
Fuego - Mutable – Positivo Tierra - Cardinal - Negativo
Regido por Júpiter Regido por Saturno
Símbolos: el Arquero y el Centauro Símbolo: la Cabra
Fuerzas diurnas – Masculino Fuerzas nocturnas - Femenino

La Relación SAGITARIO-CAPRICORNIO

i
uk
...pero la verdad es lo mejor, y quiero contar sólo lo que realmente sucedió. Bueno, no sólo
no pudieron entenderse entre ellos, sino que olvidaron sus buenos modales.

Los Sagitario son seres extravagantes, unas veces chistosos y divertidos, otras veces tristes y melancólicos.
Las Cabras son sensatas y de pie firme, o sea que tienen dos virtudes que los Arqueros anhelan adquirir,
porque son todos un poco desmañados y tropiezan frecuentemente, con sus pies y sus palabras, lo cual le
arranca a Capricornio una risita afectuosa. Es innegable que aquí existe una peculiar atracción. Las Cabras
saben con exactitud a dónde van, y a Sagitario le parece que éste es otro rasgo envidiable (aunque un poco
irritante), porque a los Arqueros les encantaría tener una vaga idea del lugar hacia el que se encaminan...
an
aunque, incluso si la tuvieran, no tardarían mucho en echarse a trotar en otra dirección después de haber
llegado allí. Dado que la configuración de signos solares 2-12 rige su relación, pasarán mucho tiempo
aprendiendo el uno del otro y enseñándose recíprocamente. Capricornio será quien más enseñará y Sagitario
quien más aprenderá... a regañadientes.
Cada uno de ellos tiene una serie de cualidades que fascinan al otro. Sagitario, por ejemplo, admira
reverentemente el estoico control de sí misma que tiene la Cabra en el sillón del dentista. Capricornio envidia
secretamente el coraje con que el Arquero hace apuestas temerarias en el juego de la vida, aunque la Cabra
refunfuñe y gruña contra semejante impetuosidad (a menos que el Sagitario en cuestión sea uno de esos
Centauros anormalmente circunspectos, que siempre viajan y hacen apuestas mentalmente, pero que en razón
de haber estado sujetos a una disciplina excesiva durante su infancia nunca se deciden a dar el gran paso...
sino que se limitan a soñar con él). Sin embargo, hay otras cualidades que les resultan más repelentes que
M

atractivas. No siempre, sólo cuando las exageran. Por ejemplo; los viajes podrían generar algunos choques
entre ellos. En tanto que a la mayoría de los Arqueros les gusta merodear físicamente, explorando el mundo, y
vagabundear intelectualmente, explorando la filosofía y la religión (todos ellos adoran sencillamente a Don
Quijote), a las Cabras las pone nerviosas el solo hecho de pensar en estos ajetreos y trajines desmedidos. La
idea de vivir en la terminal de una línea aérea, con las maletas preparadas, siempre listas, las pone histéricas.
Tampoco. son partidarias de coquetear con la filosofía y la religión. Lo que era bueno para papá (y
mamá) también lo es para Capricornio. Con raras excepciones, el himno favorito de la Cabra es «Dadme
aquella religión de los viejos tiempos». La iglesia de la infancia es sólida y estable, ¿así que por qué
cuestionar su dogma? En cuanto a la filosofía, Platón era práctico y Sócrates era sensato, ¿así que por qué
experimentar con lo nuevo e indemostrado?

«Quizá si te movieras más —comenta el Arquero mordazmente—, verías cuán excitante puede ser el mundo
de las ideas. Yo busco la verdad. ¿Acaso tú la has buscado alguna vez?»
La Cabra bosteza. «Buscar, buscar, buscar... ¿y qué podrías encontrar?» (Nota para el lector: En la
leyenda de la astrología antigua, Capricornio siempre ha regido al pueblo hebreo.) «Correr de un lado a otro
—continúa la Cabra implacablemente—, buscando algo que ni siquiera puedes identificar, es un derroche

116 
 
pecaminoso de tiempo. Con todas esas energías podrías estar haciendo algo digno de mérito. Yo puedo
aprender más cosas realmente valiosas si me ciño a un plan concreto que si hago girar mis engranajes como
tú, sin sentido de la orientación. No soy aburrido. Ni insípido. En verdad, pienso viajar a Europa el año
próximo para estudiar arte. Pero sé por qué voy, a dónde voy, cuánto me costará... y no me hago ilusiones
acerca de lo que me aguarda allí. No me detendré en Roma para arrojar tres monedas en la fuente de Trevi y
formular un deseo.» No todos los capricornianos, pero sí la mayoría, tienen los pies firmemente plantados en
la Tierra, simbólicamente, y a veces parece que incluso literalmente. Algunos de ellos los tienen tan
firmemente plantados que producen la impresión de que si se quedaran demasiado tiempo en un mismo lugar,
echarían raíces y se transformarían en hiedra, enroscando sus fuertes zarcillos durante siglos en torno de sus
hogares ancestrales.
Los esquemas de conversación de las Cabras y los Arqueros no siempre son compatibles y
armónicos. Los escasos Sagitario callados, introvertidos, más propensos a la contemplación, se entienden
bastante bien con los capricornianos en una plática común, pero a la mayoría de los Sagitario les gusta hablar

i
con más locuacidad. Formulan preguntas constantemente, como cachorros afectuosos, y siempre quieren
saber el cómo, el dónde y el porqué de todo. Al principio, a Capricornio no le molestará contestar las
preguntas. A estas almas sosegadas les gusta impartir sabiduría a los demás, pero cuando al cabo de un tiempo
resulta obvio que el independiente Sagitario hace caso omiso de toda la sabiduría de Saturno que le ha sido

uk
inculcada, la Cabra llegará a la conclusión de que todo es un juego... y a los capricornianos no les agrada
derrochar el tiempo valioso en juegos. Es posible que Sagitario se queje de que Capricornio es demasiado
silencioso, y de que nunca se franquea. Es posible que Capricornio se queje de que el Arquero nunca se queda
quieto, y de que no escucha.
Esto es lo que sucede de tiempo en tiempo, cuando el idealismo y la búsqueda chocan con la
sabiduría y la cautela. Sin embargo, ¿qué sería del idealismo si no lo atemperara la sabiduría... o qué sería de
la búsqueda si no la guiara la cautela? «Se dispersarían», gruñe la Cabra. «¡Serían más emocionantes!»,
responde el Arquero. Y así sucesivamente. Si las Cabras bajaran del alto acantilado de la omnisapiencia, y si
los Arqueros controlaran su temeridad y sazonaran su salsa con un poco de experiencia, ambos descubrirían
que están en condiciones de lograr un éxito prodigioso, siempre que combinen sus opiniones antagónicas en
lugar de deformarlas mediante discusiones constantes. Lo que los dos necesitan es un León que les dé una
buena filípica, un Carnero que les ordene suspender sus reyertas, un Libra que escuche comprensiva y
an
equitativamente las dos facetas de sus quejas, y quizás un Piscis que les dé a ambos unas indispensables
lecciones de humildad. Ninguno de los dos cataloga la humildad como una gran virtud. Sagitario apenas
entiende la palabra, y Capricornio sólo parece ser humilde. Debajo de la aparente modestia de Saturno se
oculta una certidumbre acendrada respecto de todo... menos, quizá, respecto de sus méritos personales. En
este contexto, la Cabra puede sentirse a veces conmovedoramente insegura.
En la columna del haber del inexorable libro de caja donde Saturno lleva la contabilidad de las
relaciones humanas, la Cabra admirará y respetará tímida, aunque silenciosamente, la fe insaciable del
Arquero... y Sagitario sabrá, en el fondo del corazón, que Capricornio procede correctamente cuando mira
antes de remontarse por los aires. El buen Señor sabe que el Arquero ha volado espontáneamente a las nubes
y después ha caído estrepitosamente al suelo en muchas ocasiones, y que en razón de ello ya puede valorar el
consejo prudente de la Cabra que lo exhorta a tener la paciencia necesaria para verificar una idea o un impulso
antes de apuntar con el arco y la flecha.
M

Generalmente estos dos sustentan ideas muy distintas acerca del dinero. Siempre estoy dispuesta a encontrar
la excepción que confirma la regla, pero hasta ahora, por lo menos, no he tropezado con un Capricornio que
no tenga una cuenta de ahorros, incluidos los niños. Muchas Cabras tienen más de una, en varios bancos.
Sagitario prefiere una cuenta corriente personal para ingresar su dinero, y pocas veces le queda una suma
suficiente para economizar. Si conocéis a un contador público o un banquero Sagitario, es porque fue
adoptado o porque tiene su signo lunar o ascendente en un signo de Tierra. Ciertamente, los Arqueros son
espabilados, y pueden ser rápidos con los números, pero más para gastar que para ahorrar. Tal vez haya
algunos Sagitario atípicos que tienen cuentas de ahorro, pero incluso en estos casos los reintegros superan a
las imposiciones. Los Arqueros con la Luna o el ascendente en Tauro, Virgo o Capricornio, tendrán vibracio-
nes financieras más armoniosas con las Cabras. De lo contrario, el dinero podría convertirse en «la raíz de
todos los males» en sus relaciones mutuas.
Un aspecto dichoso de su compatibilidad consiste en que la franqueza brutal de Sagitario —esas
lacerantes flechas de sinceridad— rebotará más fácilmente en la piel de la Cabra que en la de otros signos
solares que la tienen menos gruesa. Casi siempre, cuando un amigo, amante, consorte, hijo, pariente o socio

117 
 
Sagitario dispara un comentario espinoso y dolorosamente veraz contra un capricorniano, la Cabra se limita a
encogerse de hombros. «Y qué?», comenta Capricornio. No es fácil asustar a estos sujetos. Sin embargo,
Sagitario deberá obrar con tacto. Si formulara demasiadas observaciones insolentes, la Cabra machacará al
Arquero con la verdad contundente de Neptuno, que podría dejar arrinconado y taciturno durante meses al
despreocupado Sagitario. Los capricornianos regidos por Saturno se especializan en impartir las lecciones
necesarias a los impulsivos y deslenguados de este mundo.
A primera vista, los Sagitario parecen llevarse por delante a los capricornianos. Por lo menos, ésta es
la impresión que reciben los espectadores. Pero mientras los Arqueros apremian y mandan, la Cabra continúa
haciendo silenciosa y tenazmente lo que se le antoja, y a la larga a Sagitario le tocará generalmente la peor
parte. Como todos los signos de Tierra, Capricornio sólo cede temporalmente, para evitar las discusiones.
Después, cuando la Cabra se harta, observad cómo clava los pies en la tierra firme, y se queda hoscamente
plantada, convertida en un ascua de resentimiento latente, mirando con sus duros ojillos a Sagitario y
desafiándolo a empujar un poco más. Vamos, empuja. Verás lo que sucede. La mayoría de los Arqueros

i
tienen el sentido común necesario para saber cuándo deben dejar de empujar a Capricornio. (Antes de que
Capricornio se enfade de veras. Ése es el momento indicado para dejar de empujarlo.)
Los Sagitario son, de alma, payasos extravagantes, que pedalean por un circo de tres pistas, con una
actitud generalmente frívola respecto de los problemas de la vida. Las desazones y preocupaciones excesivas

uk
los ofuscan. Su naturaleza básica es radiante v valerosamente optimista, y por esto sufren espantosamente
cuando descubren el lado oscuro del arco iris. La naturaleza de Capricornio es más sombría y restrictiva (una
restricción autoimpuesta), porque las Cabras nacen con una señal interior que las alerta contra los excesos y
con un instinto que... bueno, que les sirve para conservar sólidamente el equilibrio en los acantilados rocosos
de la vida. En última instancia, Sagitario es optimista y Capricornio es pesimista. El optimismo de Sagitario
inquieta a la Cabra cautelosa. El pesimismo de Capricornio deprime el espíritu rampante del Arquero.
Sin embargo, en aquellas circunstancias en que el feliz payaso de Sagitario se siente desolado por la
crueldad de las almas indiferentes que no han compartido su colosal fe y generosidad jupiterinas, Capricornio
está allí para curar la herida con cariñosa ternura y sabiduría... más o menos como Sagitario recuerda que unos
abuelos adorados se comportaron en la época de su infancia. Es posible que la Cabra lo regañe y reprenda
malhumoradamente, pero nadie puede ser más afable, más afectuoso, cuando el negligente Arquero ha
desoído los consejos saturninos de Capricornio, en razón de lo cual se han desplomado sobre su cabeza
an
idealista toda clase de infortunios.

«Calma, calma —lo apacigua Capricornio—. No estés triste y mustio. Todo se arreglará, más temprano o más
tarde. El Sol siempre asoma después de la lluvia. ¿No es esto lo que tú mismo me has enseñado?»
Sí. Esto es precisamente lo que Sagitario le enseñó a Capricornio. Y la lección ha hecho mucho más
sabia a la Cabra.
M

118 
 
Mujer SAGITARIO Hombre CAPRI-
CORNIO
—No lo irrites innecesariamente.

¿Así que te gusta la verdad, por mucho que duela, no es cierto, Sagitario? ¿Crees en la
sinceridad, cualquiera que sea el precio que haya que pagar en forma de sufrimientos, eh? Muy bien,
prepárate. Tú lo has pedido. Aquí lo tienes. Tal vez haya en la Tierra unos pocos capricornianos que quedaron
desdichadamente huérfanos en la cuna o en la infancia (experiencia realmente desquiciante para este signo
solar), y quizá haya también unos pocos varones Cabra que guardaban un rencor feroz a sus padres y que se
fugaron del hogar para incorporarse a una feria ambulante cuando apenas eran unos jovenzuelos. Quizá son

i
alrededor de media docena. En todo el planeta. Pero a menos que haya nacido con la Luna y Saturno muy
«mal aspectados» en su carta natal, el capricorniano medio (ese del que probablemente estás enamorada)
sustentará a su familia más o menos como la estatua de Atlas, situada en la Quinta Avenida de Nueva York,

uk
frente a St. Patrick, sustenta al mundo sobre sus hombros: con la misma resignación y aproximadamente
durante el mismo lapso. (Atlas aún no ha arrojado el mundo de sus hombros, o por lo menos no lo había
arrojado la última vez que pasé frente a él.)
Que esto le sirva de advertencia a la alegre y confiada chica Sagitario que piensa que su Cabra la ama por
encima de todo lo que hay en el Universo. La ama, sí. Incluso es posible que la adore, que le regale un
pimpollo de rosa en el día de su aniversario (cuando el florista liquide a mitad de precio), que le permita
pilotar su auto (el de él, y si accede a ello es porque la ama realmente). Pero no es y nunca será, para él, lo
más importante que hay en el Universo. Este honor le corresponde a su familia, y le seguirá correspondiendo
mientras a él le quede aliento. Tanto si es una carga porque no se llevan muy bien, como si es un deleite
porque se trata de un hato de gente muy divertida... la familia es la familia. Es posible que el capricorniano
que ha sido irreparablemente herido por sus hermanos o sus padres no se quede eternamente en su hogar, pero
llevará las cicatrices consigo durante toda la vida. La Cabra no se aferrará necesariamente a la casa donde
an
residen sus padres, como el Cangrejo. Incluso es posible que los capricornianos se muden de la ciudad o el
estado donde viven los suyos. Pero, tanto si está cerca como si está lejos de ellos, es tan difícil destetar a este
hombre de su familia como aflojar el pegamento que sostiene a un Volkswagen en el aire, en el famoso
espacio publicitario. Creo que se llama Pegamento Loco. Y loca es la chica que intenta lo imposible.
Para la Arquera, la familia es ciertamente algo formidable, que innegablemente conviene tener a mano
cuando necesitas pedir prestados unos cuantos dólares, o cuando te hace falta un alojamiento de emergencia
en uno que otro fin de semana, pero es probable que su individualismo la haya inducido a cortar precozmente
las amarras que la unían al hogar, y a correr en pos de la lejana música del organillo. Si esto implica dejar la
familia atrás y mantener el contacto mediante una postal esporádica, paciencia. ¿Acaso no está previsto que
los pájaros abandonen el nido? En verdad, en la Naturaleza, los padres ansiosos empujan literalmente al
polluelo fuera del nido, para que aprenda a volar y sobrevivir. Sagitario opina que ésta es una teoría
pedagógica sensata y excitante.
M

A Capricornio le parece brutal, horripilante e insensible. Esta sola idea hace palidecer a la Cabra. Qué
espanto. ¿Quién los alimentará y los cuidará cuando llegue el invierno? No a los polluelos, sino a los padres.
Es Cáncer quien se cuida de que lo cuiden. A Capricornio le preocupan sus familiares, no porque él necesite
protección, sino porque cree que ellos la necesitan. Es distinto. El resultado final es el mismo: tanto Cáncer
como Capricornio se resisten a separarse de sus familias. Pero el motivo dista mucho de ser el mismo, y los
motivos son los que cuentan.
¿Podéis imaginaros lo que sucede con un progenitor capricorniano y un hijo Cáncer... o viceversa? Es
alarmante, alarmante de veras. Leed la sección Cáncer-Capricornio y veréis. Pero todavía no. Aún no hemos
rescatado a esta pobre Arquera de las ideas románticas que sustenta acerca de su amada Cabra.

El capricorniano no es agresivo. La mayoría de ellos son conmovedoramente anticuados y galantes. Éste no es


un hombre que la levantará en vilo con un alarido de Tarzán y la transportará a la jungla para seducirla junto a
una laguna somnolienta a la luz de la luna. ¿Y si su mono estuviera mirando... o si un gorila desconocido
pasara casualmente, durante un paseo de medianoche? Los capricornianos son muy decorosos y
circunspectos, siempre se preocupan —al menos hasta cierto punto— por «el qué dirán». Esto no significa

119 
 
que él no sea romántico. Sólo significa que es posible que su romance esté teñido (en las etapas iniciales) de
timidez. Pero cuando él aventure una sonrisa apocada... cuando sus ojos serenos titilen mientras dice algo
íntimo en un lenguaje cifrado que sólo ellos dos entienden, la mujer Sagitario que lo ama le encontrará una
notable semejanza con un héroe de la jungla, aunque no se balancee colgado de una liana mientras habla.
Todos los otros hombres de su vida le parecerán monos: torpes y desvergonzados, prepotentes e inmaduros. Si
hay un defecto que el hombre capricorniano no tiene, éste es la inmadurez. En verdad, su madurez emocional
es lo que ella más necesita de él, y reconocedle el mérito de comprenderlo.
Los hombres Cabra casi nunca se comportan como chiquillos, aunque lo sean cronológicamente. Los
pocos capricornianos que beben o consumen drogas exageradamente, o que permiten que sus emociones se
desborden en público, tienen una carta natal muy «mal aspectada», y merecen compasión y no críticas. Su
conducta les atormenta la conciencia más de lo que podría atormentar a quienes los rodean, porque es ajena a
su misma naturaleza. Se sienten como si estuvieran prisioneros dentro de un cuerpo que se comporta de una
manera tan distinta de la que corresponde a su propia esencia, que la situación se torna realmente alarmante y

i
trágica. El hecho de no ser fiel a la esencia del propio signo solar es una señal de alarma de tremenda
magnitud. Un Virgo holgazán, un Leo tímido, un Piscis autoritario... un Tauro extravagante... y así
sucesivamente... pueden encaminarse en una dirección errada, con muchas aflicciones en perspectiva.
Si la Arquera debe recriminarle a su amante o marido capricorniano la forma en que se comporta a ratos,

uk
convendrá que controle su tendencia instintiva a hablar francamente y sin eufemismos. Podrá salvar los
sentimientos de él, y su relación, si estudia un diccionario de sinónimos y utiliza cabeza. A la larga le ahorrará
muchos disgustos y tribulaciones a su corazón si practica una especie de juego semántico cuando se
encoleriza. He aquí un ejemplo. ¿De qué otra manera se puede decir egoísta? Individualista. ¿De qué otra
manera se puede decir frío y cruel? ¿Qué tal sensato, pero insensible? Tacaño es una palabra dura. Económico
o ahorrativo es más amable. En lugar de remilgado, ¿qué tal cuidadoso y respetable? Y siempre así.
Si ella le grita: «¡Eres egoísta! ¡Eres frío y cruel! ¡Para colmo, eres tacaño y remilgado!», lo perderá (y
perderá la oportunidad de madurar bajo su tutela enérgica y paciente). Es más suave, menos crudo y lacerante,
decir sencilla, serenamente: «A veces eres muy individualista. ¿sabes? También eres quizá demasiado
práctico, económico y cuidadoso. ¿Te das cuenta'?». (Aunque entre dientes lo acuse de ser un monstruo
tacaño. egoísta y cruel.) Cuando le formule sus quejas en este tono, es probable que él tome nota,
mentalmente, de que debe pulir un poco sus aristas, y quizás incluso sonreirá. Sí, sonreirá.
an
Es asombroso ver cómo a la gente la complace oír la descripción de una cualidad dudosa de su signo solar (si
se evitan las palabras crudas), aunque dicha cualidad sea la que otros consideran negativa. Decidle a un Tauro
que es impulsivo, y fruncirá el ceño. La misma palabra deleitará a un Aries. Decidle a un Leo que es
orgulloso, y sonreirá. La misma palabra ofenderá a un Virgo. Decidle a un Géminis que es cambiante, y
asentirá sonriendo. La misma palabra os hará acreedores a una picadura de resentimiento de un Escorpión.
¿Cambiante él? Imposible. Decidle a un Cáncer que es conservador, y lo interpretará como un elogio a su
naturaleza cauta... pero decidle a una Sagitario que es conservadora, y os contestará que vayáis a sentaros
sobre una torta de vaca. Etcétera, etcétera. Lo que es un defecto para los ojos de los demás, es una virtud
desde el propio punto de vista. Y felicitémonos de que sea así, porque si no nadie podría vivir consigo mismo,
¿correcto? ¡Correcto! (Aries siempre tiene razón y nunca se equivoca. ¿Pensáis que soy egocéntrica? ¡Yo soy
Aries y opino que ésta es una cualidad magnífica! Si la juzgáis negativa, es sólo porque estáis celosos.)
Es indudable que el capricorniano puede parecer frío, porque teme exhibir sus emociones en forma
M

demasiado pública. Podrían pisoteárselas (y a veces la mujer Sagitario es capaz de hollar el corazón con
mucha fuerza). Pero no es totalmente egoísta. Es cierto que puede ser muy considerado consigo mismo, pero
si le repetís constantemente que es egoísta sólo conseguiréis que finalmente se ponga a la altura de su fama.
La persona que amáis se adapta gradualmente a la imagen que tenéis de ella, en vuestro corazón y vuestra
cabeza. ¿No lo sabíais? Se trata de una ley metafísica impecable respecto de la interreacción de las emociones
humanas dentro de la poderosa esfera vibratoria del amor.

Hablando de amor, esto nos lleva al sexo, porque es imposible separar con éxito ambos elementos en la
relación emocional entre un hombre y una mujer. El sexo aislado lleva a la enfermedad del espíritu y al vacío
mortal. El amor aislado, sin sexo, es insatisfactorio y solitario... porque el amor y el sexo son gemelos. La
compatibilidad sexual de esta configuración de signos solares 2-12, hecha de Tierra y Fuego, será tan buena o
tan mala como lo determine la acomodación de otras facetas de su personalidad. Inicialmente, existe una
compulsión de tocar, un poderoso sentimiento de curiosidad por parte de ambos, que refuerza el magnetismo
de su química recíproca. Él es tan... distinto. ¿Cómo será en el papel de amante? (Distinto de ella, quiere
decir.) Ella es tan... distinta.. ¿Cómo será el hecho de poseerla totalmente? (Distinto de él, quiere decir.)

120 
 
Es innegable que semejante curiosidad mutua genera una poderosa atracción sexual entre ellos. Sólo más
tarde, cuando su amor ha pasado la nueva etapa y ha entrado en la familiar, el aspecto físico de la relación
puede empezar a perder su atractivo. La curiosidad satisfecha embota la expectación trémula. Pero si él pone
un poco más de imaginación... si ella pone un poco más de paciencia... aprenderán que la familiaridad no
tiene por qué engendrar necesariamente el desdén. La familiaridad puede aportar una rara forma de cálido
afecto y de profunda pasión que la sola curiosidad por lo extraño no alcanza a tocar. Él debe precaverse contra
la torpeza emocional de hacer el amor y después dormirse rápidamente... o de practicar una amalgama sexual
desprovista de palabras tiernas. Ella debe vigilar su tendencia a incurrir en torpezas verbales, como la de
asestarle un flechazo de verdades dolorosas uno o dos segundos antes de que él la abrace. Entonces la Arquera
se quejará de su «frialdad», cuando ha sido ella quien extinguió sus intenciones eróticas con un cubo de agua
helada.
Sus planetas regentes cuentan la historia. El de él es Saturno, y Saturno puede ser injustamente restrictivo. El
de ella es Júpiter, y Júpiter puede ser exagerado y abrumador. Cuando Saturno y Júpiter combinan sus

i
vibraciones, estos dos planetas pueden producir (literalmente, en astrología) terremotos. Cada planeta posee
un tipo de poder distinto, pero ninguno de los dos es flojo ni aburrido. Él debería escuchar una insinuación
planetaria y debería tratar de hacer madurar la naturaleza impulsivamente apasionada de ella transformándola
en un éxtasis más profundo y satisfactorio, cuidando de no congelar sus deseos en el ínterin. Ella debería

uk
comprender que él arde en deseos de que alguien descorra el cerrojo de su prisión saturnina de cautela... de
que alguien como ella lo libere emocionalmente, para poder abandonar su prudencia y disfrutar de la pasión
que experimenta más intensamente de lo que ella supone... en lo más recóndito de su ser.

Éste es un hombre que se siente más cómodo cuando está encaramado solo (o con ella) en la cima de una
montaña que cuando está andando por las bulliciosas y atestadas carreteras de la vida. Necesita una dosis de
fama y éxito mundano. (Mientras no tenga que firmar autógrafos, cosa que aborrecería.) En la medida en que
esto le sea negado, necesita que su mujer le tribute una dosis igual de reconocimiento respetuoso por sus
logros públicos y privados. Ésta es una necesidad vital, y nunca se puede hacer demasiado hincapié en ella. Él
admira y envidia a los célebres, a los triunfadores, y por tanto siente que ha fracasado si no ha llegado por lo
menos a la cumbre de una modesta colina. No hace falta que sea el Everest. La clave de sus humores es su
desencanto consigo mismo, con su grado de progreso... la distancia que separa su historial concreto de su
an
meta interior.
La mujer Sagitario no comparte esta necesidad silenciosa y controlada, pero desesperada, de llegar a lo
alto de la montaña, pero sí necesita saber que las flechas de esperanza refulgente que dispara con su arco
jupiteriano de fe e idealismo dan ocasionalmente en el blanco. Su corazón inquieto necesita de vez en cuando
que una de esas flechas dé milagrosamente en el centro del blanco, pues de lo contrario decaerá su espíritu
fogoso. ¿Y qué es una Sagitario sin fuego ni espíritu? Una tristísima payasa. No hay nada más penoso que un
payaso cuyo colorido y temerario maquillaje grasiento está surcado por las lágrimas.
Cuando él esté mohíno porque su éxito sigue oculto en la bruma... y cuando ella esté melancólica porque sus
sueños tardan demasiado en materializarse... deberán partir en avión rumbo a algún lugar remoto y exótico,
donde flote una pizca de magia en el aire. A veces sucede que un viaje compartido hace asomar nuevamente
las estrellas de los deseos para un hombre Cabra y una Arquera que han dejado de despedirse por la noche con
un beso.
M

121 
 
Hombre SAGITARIO Mujer CAPRICORNIO
El corazón de Peter daba vuelcos mientras escuchaba. Wendy prisionera, y en el barco pirata.
¡Ella, a la que le gustaba que todo fuera como era!
—La rescataré —exclamó él, abalanzándose sobre sus armas.
Mientras se abalanzaba se preguntó qué podía hacer para complacerla. Podía tomar su
medicina.

Aquí tenemos a esta encantadora criatura femenina, que parece saber qué es exactamente lo que desea de la
vida, y cómo puede conseguirlo. El Arquero intuye que los objetivos de la chica capricorniana no son
insignificantes, sino que pueden ser tan colosales como los suyos propios, y esto lo emociona. Es callada y
modesta, no lo interrumpe cuando él habla de sus ideas y ensueños, y esto la distingue como una dama en

i
verdad muy especial. A él le parece que es una chica afable, dócil, femenina. Femenina y atractiva.

El Arquero está cometiendo un tremendo error. Es posible que ella haya nacido bajo un signo solar femenino,

uk
pero el que rige su naturaleza es el planeta masculino Saturno, y es difícil encontrar un planeta más masculino
que este. Aunque es posible que tenga modales afables. es cualquier cosa menos dócil. Quizá sea atractiva,
pero él no debería imaginarla haciendo girar un parasol con ribetes de encaje, marchando de puntillas con un
miriñaque bajo el manzano del patio trasero, y dejando caer un pañuelo perfumado para provocarlo. Esta
chica es dura.
Al fin y al cabo es una Cabra montaraz, cualquiera que sea su sexo. Digerirá cualquier cosa, con tal de
llegar a destino. Cualquier cosa, menos el único alimento que le cae mal, N. que viene envasado en una lata
rotulada: Tontería. Para la capricorniana, una «tontería» es todo lo que le hace perder el tiempo y no tiene un
objetivo concreto. Esto incluye categóricamente los coqueteos ociosos y los amoríos pasajeros. Observad que
no he dicho que es enemiga de los coqueteos, sino sólo de los coqueteos ociosos. Tampoco he dicho que es
enemiga dé los amoríos, sino sólo de los amoríos pasajeros. La distinción puede ser importante, tarde o
temprano. Lo que sucede es que la chica capricorniana desea saber cuáles son tus intenciones antes de que las
tengas. O quizá debería decir antes de que el hombre Sagitario haya pensado cuáles podrían ser sus
an
intenciones respecto de ella. Ojalá no sean las mismas que alimenta respecto de la mayoría de las mujeres,
porque entonces será mejor que la olvide. Los Arqueros son típicamente bastante promiscuos en cuestiones
románticas, y no suelen ser los tipos más fieles del mundo, por lo menos mientras exploran y buscan e
investigan el entorno. Después de haber hallado a su dama Ginebra, a su doncella Marian, o a quien sea, el
caballero regido por Júpiter (que se ve a sí mismo como un Robin Hood y un Lancelote) es capaz de tributar
una devoción y una lealtad teñidas por la pureza de Camelot. Pero mientras cabalga por Sherwood montado
en su corcel blanco, buscando, su armadura reluciente puede empañarse un poco. Por supuesto, el amor, el
auténtico amor, puede volver a lustrarla enseguida.
La armadura empañada no detendrá a esta mujer. Es tan práctica en el amor como en todo lo demás. Si la
armadura está herrumbrosa, es posible frotarla hasta dejarla limpia y brillante, como nueva... y nadie notará la
diferencia. No hay por qué ofuscarse por un poco de moho, si éste se puede eliminar. El ayer ha pasado. el
M

hoy está aquí. Pero ojo con el mañana. Es posible que ella le perdone a su Arquero las trasgresiones pasadas,
y tiene la sensatez y la seguridad emocional suficientes como para confiar hoy en él... pero no tolerará
fechorías en el futuro, porque si las comete será ella quien lo relegará a su pasado, casi sin un aleteo de sus
largas pestañas femeninas, para que se reúna allí con el recuerdo de los escasos errores que cometió a lo largo
de su vida (y tratándose de la cautelosa capricorniana, podréis contarlos con los dedos de una mano).
Su dureza no disuadirá inmediatamente al Arquero. Recordad que él nació bajo un signo solar masculino y
que está regido además por el masculino Júpiter. Una doble vibración de macho. Así que no es probable que
rehúya el desafío. Esta chica no es de aquellas que puede subyugar un amante pusilánime, pero el hombre
Sagitario no es pusilánime. Sólo es un poco torpe cuando debería ser diplomático. Es posible que suelte sin
proponérselo un comentario ingenuo que la ofenderá en su dignidad. (Las chicas Cabras son tremendamente
dignas, sobre todo en público.) No se trata de que ella no valore el ingenio (ella misma tiene un sentido del
humor versátil y delicioso), pero las historias largas y aburridas la fastidian, los modales groseros la repelen...
y no le gustará oír cómo analizan candorosamente sus defectos delante de terceros. Éste es precisamente uno
de los talentos más obvios del Arquero. (Soy generosa cuando lo denomino «talento».)
Sin embargo, la Cabra valorará su franqueza. Y él, a su vez, admirará la de ella. En este ámbito se llevarán
muy bien. Ella es sensata y práctica, y no suele pintar las cosas con colores más rosados que los reales... y él

122 
 
dice lo que piensa, y se niega a disfrazar la verdad con un lenguaje refinado. A ninguno de los dos le gusta
andar con rodeos, y ésta es una cualidad compartida que formará una base sólida para su empatía recíproca,
aunque pueda doler a sus amigos. Si estáis visitando a esta pareja en su hogar, y al día siguiente deben
levantarse temprano para ir a trabajar o para coger un avión o para lo que sea, os recordarán inexorablemente
que se ha hecho tarde, en el caso de que la tertulia se prolongue más allá de la hora en que las carrozas se
transforman en calabazas... Capricornio lo hará con modales delicados, afables y corteses, y Sagitario con
franca y cordial sinceridad. Pero os lo recordarán. Sabréis que os habéis excedido en vuestra visita. No os
quitarán literalmente el felpudo de bienvenida de abajo de los pies cuando os vayáis, pero captaréis
nítidamente el mensaje.
Es posible que estos dos compartan el interés por la música o el arte, por el derecho o la religión, y él
recibirá la impresión de que ella está dispuesta a sacrificarlo todo en aras de su vocación. Es así. Si la Cabra
vive en una ciudad pequeña, por ejemplo, y asiste a una escuela secundaria donde no dictan todos los cursos
de arte que necesita, se empleará en una gasolinera, donde llenará depósitos y fregará parabrisas —«¿Le

i
controlo el aceite, señor?»— con el fin de ahorrar el dinero suficiente para ir a Nueva York, donde enseñan lo
que desea aprender. Igualmente, la capricorniana casi siempre se las apañará de una manera u otra para vivir
con su familia mientras estudia... y dejará el hogar de mala gana para labrarse el porvenir. El Arquero
entiende que ella se consagre tenazmente a alcanzar su meta. Él también tiene una plétora de tenacidad. Pero

uk
la ruta que él sigue para llegar a la Ciudad de Esmeralda es un poco distinta. El hombre Sagitario siempre está
listo para partir rumbo a Oz o Shangri-La con un jersey de cuello cisne bajo el brazo y un cepillo de dientes
en el bolsillo.

Ella no lo acompañará. Tendrá un millón de excusas. «Hay que planearlo», dice ella. «¡Así es más
divertido!», replica él. Ella se enfurruña. Él la azuza. Ella se obstina. Es más o menos entonces cuando él
empieza a pensar que ella es insípida. Entonces ella hará titilar la tímida sonrisa de Saturno, y él se derretirá y
volverá a abordarla, con ánimo jovial y optimista, pensando que debe de haber alguna manera de convencerla.
La hay. Bastara que le demuestre que habla en serio, no sólo cuando le dice que la ama, sino también respecto
de lo que espera aportar a este mundo y de lo que espera recibir en compensación por sus esfuerzos. El
hombre Sagitario rebosa ensueños (hasta que éstos son sofocados por los desengaños de la vida). Le ofrece a
ella una cesta llena de estos ensueños, y la Cabra se conmueve, pero espera. Un ensueño está bien, ¿pero
an
dónde está el plano correspondiente? Es imposible construir una casa sin un plano, y lo mismo vale para la
construcción de un ensueño. «¡Basta con el deseo para hacerlo realidad!», silba el Arquero, discutiendo con
ella. «Esa no es más que una fantasía de Disney —responde la capricorniana—. Se necesita algo más que el
deseo. Bueno, está bien, si los deseos son los sueños que soñamos cuando estamos despiertos, como dice tu
canción... incluso se necesitan planos para los deseos. Si las cosas no salieran como tú piensas, si nos casára-
mos y ninguno de los dos tuviera trabajo... ¿qué comeríamos, con qué nos vestiríamos, cómo pagaríamos el
alquiler?»

«¡Oh, gente de poca fe!», exclama el Arquero. Es posible que esto la ablande. Él puede intentarlo. Sagitario
(como Escorpión) cita a menudo la Biblia para apuntalar un argumento. Esto impresiona como corresponde a
la mayoría de las personas, pero la Cabra le pediría pruebas al mismísimo Dios de que Él sabe a dónde va.
Dadas las condiciones en que se encuentra el mundo de hoy, ésta es una pregunta sensata, saturnina.
M

«Nosotros producimos estos cataclismos y tragedias, la pobreza y la miseria en la Tierra, no Dios —explica el
Arquero—. En cuanto a la astrología, ¿cómo podemos saber que los planetas generan nuestros actos? A lo
mejor, nosotros generamos con nuestros actos la trayectoria y la orientación de los planetas.» (Es posible que
esto la haga cavilar durante un tiempo.)
Cuanto más envejezca la mujer capricorniana, tanto más posible será que le guste recorrer el planeta con
su amante o marido Sagitario. Se perdió esta alegría y esta libertad exuberantes cuando era niña, porque nació
a la edad de ciento cinco años, más o menos, y su corazón práctico, pero secretamente anhelante, late un poco
más deprisa cuando contempla la idea de experimentarlas con el hombre amado. La clave para llegar a su
corazón es la paciencia. Pero el consejo no puede ser unilateral. Es posible que ella también necesite un plano
para alcanzar la dicha, una vez que el Arquero haya conquistado sus emociones. El la desconcierta, y a veces
la hiere —profundamente— con sus palabras descarnadas. Ella debería tratar de entender que él no pretende
realmente ser desconsiderado. Su lenguaje sincero es espontáneo, y nace de una especie de compulsión
instantánea que lo obliga a decir la verdad. Por cierto, cuando dijo que el retrato de un viejo druida pintado
por ella parecía una estufa barrigona, cuando comentó que ella tenía la nariz un poco torcida y que el pelo le
quedaría mejor corto que largo y que su mejor amiga era una vagabunda, no hizo más que demostrarle que

123 
 
cuando le dijo «Te amo», hablaba en serio. Este hombre no podría mentir aunque lo intentara. Desde este
punto de vista, el amor de un Arquero es como una póliza de seguro para el romance. Puedes fiarte hasta que
te dice que no te ama. Por lo menos con él, lo sabes. Esto es más o menos como tener un plano, ¿verdad? El
hombre Sagitario que ha sido rechazado por la mujer que ama podrá hacerse monje franciscano o enrolarse en
la marina mercante, pero no será deshonesto consigo mismo... ni con ella. Si miente alguna vez, lo hace
convencido de que dice la verdad, y esto es raro porque... bueno, ¿has intentado convencerlo de algo? No es
fácil, ni siquiera cuando es él quien trata de ganar una discusión consigo mismo. No se trata de que sea terco
(ella lo es), sino sólo de que siempre se le ocurre otro argumento, una nueva idea, para cambiar todo el
concepto inicial de la situación.

La compatibilidad sexual de estos dos signos solares sólo tropezará con dos problemas, que ellos podrán
controlar si lo desean. Dichos problemas son: la propensión de él a decir desconsideradamente algo que puede
congelar las emociones de ella, y a pretender después que ella se derrita en sus brazos al cabo de pocas horas

i
(o minutos)... y la propensión de ella a clasificar su amor físico como una necesidad placentera, que debe
acomodarse a sus horarios, pero nunca interferirlos, propensión ésta que se combina con su temor a permitir
que la pasión domine a la razón. Es posible que a él le parezca que las respuestas sexuales de la capricorniana
son demasiado disciplinadas, como si en lugar de estar sometiéndose realmente a los misterios del amor ella

uk
sólo estuviera tolerando las necesidades de su cuerpo por una razón práctica. Pero ella nunca podrá disfrutar
de su unión hasta que él la ayude afable y tiernamente a aprender que puede confiar en su abrazo, hasta que
esté convencida de que la entrega de su personalidad interior es segura. Justo cuando ella empieza a confiar
en él, el Arquero dispara una flecha innecesaria de verdades dolorosas contra su corazón, cuando habría sido
mejor que callara. Cuando el corazón de Saturno está herido, tarda más que otros en cicatrizar. Mucho más.
Tal vez parezca que ella se desentiende de sus palabras crueles, e incluso de las benévolas y elogiosas, como
si nada pudiera importarle menos, en uno u otro sentido. Oh, pero sí le importa. Le importa mucho. Las
palabras desconsideradas dejarán cicatrices que ella nunca mostrará. Las amables la harán sonreír
tímidamente, y exhalar un tenue suspiro de dicha, cuando está segura de que él no mira ni escucha. La
frialdad exterior de esta chica encantadora, seria y autónoma oculta un abismo de soledad interior que nunca
puede expresar. Ésta es una mujer que necesita muchísima... bondad. El hecho de que le digan que es bella, de
que la valoren locuazmente, alegrará su vida... más de lo que el hombre que la ama puede sospechar. Poco
an
importa que ella conteste verbalmente: «¡Qué sentimentalismo empalagoso!». No le creáis. Saturno le impide
demostrar su gratitud, manifestar su ternura, pero están allí... así como ella está siempre allí, cuando él la
necesita. Su amor es estable y fiable, como un reloj de péndulo, que marcha eternamente (a menos que él
insulte a su familia, porque entonces las campanadas pueden enmudecer).
Igualmente, a pesar de los dolores de crecimiento de su amor, los ideales rampantes del hombre Sagitario
le enseñarán a la mente de la chica Cabra a remontarse más allá de donde ella se habría aventurado por los
territorios del significado de la vida antes de que este hombre viniera a cogerla por la mano para llevarla en un
viaje de ida y vuelta a Sirio.
Él tiene un arte verdaderamente mágico para arrancarla de sus oscuros accesos de depresión saturnina, con
una idea radiante que le hace volver los ojos y el espíritu hacia el cielo, donde la estrella regente de él, Júpiter,
titila todos sus enigmas existenciales. Es posible que un domingo lúgubre en que ella no pueda responder a su
alegre optimismo a su fe refulgente en el hecho de que un poder supremo resolverá todos sus problemas, le
M

diga que cree que él no debería confiar tanto en Dios... y en los milagros.

«Quizá tienes razón —responderá entonces él, a la manera de Júpiter—. Quizá no debería contar tanto con Él.
Quizá la auténtica verdad consiste en que El confía en nosotros... a la espera de que realicemos un milagro
definitivo.»

Su lógica la conmueve, y contesta, lentamente: «Nunca lo enfoqué desde ese punto de vista». Permanece más
tiempo callada. Quizá Dios, también, se siente solo e inseguro. El más solitario de todos. Porque, ¿con quién y
con qué puede contar un poder supremo, y en quién y en qué puede apoyarse? Sí, este hombre Sagitario de los
ensueños imposibles y las indagaciones interminables expandirá el alma de ella, constreñida por Saturno. El
hecho de que una divinidad confiada dependa de ti, cuente contigo... es un encantador concepto nuevo para la
capricorniana responsable. Y mucho más veraz de lo que ella supone... más veraz de lo que supone incluso su
Arquero indagador.
El amor de él puede ser una experiencia tanto dolorosa como extática para ella, pero si la Cabra mira el
reverso de la tarjeta humorística de San Valentín que su Centauro le tiende desmañadamente, verá que allí él

124 
 
ha dibujado un corazón: el suyo propio, el que él le ofrece tan sinceramente, con tanta confianza en el hecho
de que no se lo destrozará nunca. Como un chiquillo torpe en el patio de la escuela, cualquiera sea su edad
cronológica. Alcanzo a oír las palabras que ella pronuncia mientras lee esto. ¿No las oís vosotros? «¡Qué
sentimentalismo empalagoso!», exclama, mientras se da la vuelta con un encogimiento de hombros. Pero
observadla atentamente. ¿Veis su sonrisa de Mona Lisa?

SAGITARIO ACUARIO
Fuego - Mutable – Positivo Aire - Fijo - Positivo

i
Regido por Júpiter Regido por Urano
Símbolos: el Arquero y el Centauro Símbolo: el Aguador

uk
Fuerzas diurnas – Masculino Fuerzas diurnas - Masculino

La relación SAGITARIO-ACUARIO
...sentados en taburetes, arrojando pelotas al aire, empujándose entre sí, saliendo a caminar y
volviendo...

El Centauro y el Aguador bailan al son vivaz de los redobles de la Gran Banda (configuración de signos
an
solares) 3-11 amistosa y kármica. Vibran juntos, a veces ruidosamente, un poco extravagantemente, pero de
manera excitante, como están destinados a hacerlo el Fuego y el Aire, generando chisporroteos de ideas y
ráfagas de excentricidad fabulosa, provocándose a ratos con su insolencia recíproca, embotando un poco en
otros momentos sus respectivos filos... y desconcertándonos siempre a todos los demás.
Los Sagitario no pueden dejar de ser básicamente alegres, porque son optimistas natos. También son
escépticos natos. Es difícil hacer malabarismos, simultáneamente, con las cualidades contradictorias del
optimismo y el escepticismo, pero los Centauros se las apañan. Así son los signos que la astrología denomina
«dobles», o signos solares de «dualidad». Como Sagitario es mitad caballo, mitad Arquero humano, los
Sagitario son, por consiguiente, mitad alegres, mitad tristes. Mitad frívolos, mitad serios. Mitad tontos, mitad
sabios. Mitad payasos y mitad filósofos. No son exactamente clones humanos, como los Géminis, pero sin
embargo son duales.
Acuario no es un signo astrológico de dualidad, y por tanto los Aguadores no nade-ron, como Sagitario,
M

bajo la influencia de un signo «doble», aunque a veces son aún más divergentes y contradictorios que los
Arqueros. La dualidad no les basta realmente a los hombres y mujeres regidos por Urano. Cuando lidias sólo
con dos partes de ti mismo es fácil que te aburras. El Acuario típico tiene más o menos una docena de
personalidades. Sería mundano tener sólo un par, y Acuario es un signo desprovisto de todo vínculo con lo
mundano. Los Aguadores desafían la mediocridad (y aborrecen la hipocresía), porque están más
estrechamente asociados con lo maravilloso, con todo lo mágico y demencial. En una palabra, son diferentes.
Cuando la esencia de la contundencia de Júpiter (Sagitario) se combina con la naturaleza imprevisible de
Urano (Acuario) pueden generarse algunas expectativas inesperadas. Por ejemplo, ¿recordáis que siempre os
digo que a los Acuario les encanta sorprenderos, y que pocas veces os cuentan lo que se proponen, porque
prefieren tomaros desprevenidos? Bueno, es cierto. A los Acuario les encanta sorprender a la gente. Pero
suelen estropear las sorpresas que a otros les gustaría montar. (Si ellos no pueden sor-prenderos, ¡cuidarán
que ningún otro lo consiga!) A finales del verano de 1978, una dama californiana urdió, con muchas semanas
de anticipación, planes minuciosos e intrincados para sorprender a una buena amiga con una fiesta de
cumpleaños. Invitó a todos sus queridos amigos .e íntimos de Hollywood, y consiguió mantener el festejo en
secreto, entre nous... hasta que el teléfono de la inocente invitada de honor sonó un par de días antes de la

125 
 
reunión. Era la actriz húngaro-norteamericana Zsa Zsa Gabor (Zsa Zsa es Acuario, con poderosas posiciones
Sagitario en su horóscopo). «¡Querida! —exclamó la Aguadora húngara—. ¡Lo siento muchísimo, pero el
sábado por la noche estaré fuera y no podré concurrir a la fiesta que te ofrecerán por sorpresa!» La anfitriona
habría estrangulado alegremente a la adorable y encantadora Gabor. Es comprensible.
Lo que no es comprensible, en cambio, es la forma en que una dama Virgo solitaria se las apañó para criar
a tres hijas Acuario. Pero lo estoy planteando al revés, a la manera de Urano. ¡Lo que quiero decir es que Zsa
Zsa y sus dos hermanas, Eva y Magda Gabor, son las tres unas Aguadoras traviesas pero brillantes, chaladas
pero mágicas! Su madre, Jolie Gabor, es Virgo. Todos deberíamos enviar a Jolie tarjetas de condolencia. Por
lo menos tarjetas mentales de condolencia. Toneladas de tarjetas. ¿Podéis creerlo? Deberían condecorar a esas
mujeres... a las madres de cualquier signo que se las arreglan para criar a tres Acuario bajo el mismo techo,
sobre todo si son de sexo femenino. En verdad, el hecho de lidiar con cualquier mezcla de varones y chicas
regidos por Urano implicaría un desafío suficiente como para merecer por lo menos una cintita azul al valor.
Particularmente cuando uno de ellos es una combinación de Acuario y Sagitario. Nadie sabría qué esperar a

i
continuación, excepto más sobresaltos. (¿Notasteis que, en inglés, basta intercambiar la «p» con la «c» para
que «expect», o sea «esperar»,, se convierta en «except», o sea «excepto»? Los Acuario lo han notado. Ellos
notan éstas cosas.)

uk
Si un astrólogo pudiera sintetizar la sabiduría planetaria en una breve frase para asesorar
a Sagitario y Acuario acerca de la forma de lograr una convivencia pacífica, les aconseja-
ría hacer un gran esfuerzo (no sólo pensar en él, y aprobarlo en principio, sino HACERLO)
para mantenerse tranquilos, serenos y sosegados en todas y cada una de las circunstancias. Muy pocas
palabras. Pero vitalmente importantes cuando se trata de estos dos terráqueos. Sagitario es un signo de Fuego,
y por tanto muy volátil. Quizá no Cm combustible como Aries, pero igualmente volátil. Cuando el Aguador
(recordad que Acuario es un signo de Aire) se pone un poco ventoso y aviva las llamas de la naturaleza
fogosa del .Arquero... la conflagración resultante fustigará el Aire de Acuario hasta transformarlo
auténtico huracán de furia. Cualquier persona con buen oído que esté por casualidad a pocos centenares de
metros del lugar donde se desarrolla el conflicto pensará que han aterrizado los OVNIs, listos para lanzar un
ataque. Los encuentros próximos estos dos se parecerán realmente, a ratos, a una guerra en gran escala. O a
una invasión.
an
Normalmente, el Aguador de sexo masculino o femenino es un alma benévola, tolerante, que se ajetrea
dichosamente con tonterías y genialidades, dispuesta a vivir y dejar vivir, sin molestar a nadie v
comportándose de una manera encantadora, agradable, incluso fascinante. Normalmente, el Arquero de sexo
masculino o femenino es un alma despreocupada, alegre y cordial, igualmente tolerante con todo y con todos,
que brinca como un balón o un aro de hula hoop, sonriendo y haciéndose querer. Cuando tropiezan el uno con
el otro rumbo a la Feria Campesina, a la Sociedad Protectora de Animales o a una asamblea de ecologistas, se
tornan aún más alegres, vivaces y cordiales. Durante la mayor parte del tiempo su asociación es danzarina y
rebosa simpatía. Sólo esporádicamente sucede, por casualidad, que el Aire de Acuario aviva en exceso el
Fuego de Sagitario. y que el Fuego de Sagitario fustiga el Aire de Acuario y provoca una reacción frenética.
Éstas son las excepciones, no la regla. Pero es mejor estar prevenidos.
M

En términos generales, la vibración 3-11 favorece al Arquero y el Aguador con una base para la amistad
auténtica debajo de cualquier razón exterior que exista para su relación, tanto si son simplemente amigos (en
cuyo caso serán muy buenos amigos), como si son parientes, socios, amantes o consortes. Por tratarse de una
vibración en sextil, también les suministra muchas oportunidades para reconciliarse y empezar de nuevo en
aquellas oportunidades en que riñen, guardando poco o ningún rencor por los pasados resentimientos mutuos.
Estos generalmente terminan por avenirse, merced a las implicaciones kármicas de la configuración de signos
solares 3-11 (véase la sección de configuraciones de signos solares al final de este libro).
Un detalle reconfortante de su compenetración consiste en que las hirientes flechas del Arquero cargadas
de veracidad parecen tener punta de goma cuando las dispara contra el Acuario. Aunque sean aguzadas,
parecen tener una punta blanda. Porque al Aguador típico la verdad no lo inquieta demasiado. Ésta no los
hiere ni ofusca tanto como a la mayoría de los signos solares. Se limitan a encogerse de hombros, a agitar las
orejas y a asentir, sorprendiendo a los Arqueros, que están acostumbrados a recibir un puñetazo de sus
interlocutores después de haber metido la pata. La pata descomunal de Júpiter. Además, como los Acuario
ven frecuentemente la vida al revés (el presente siempre los confunde, porque viven en el futuro), y como
tienden a reírse cuando están tristes, y a llorar cuando están alegres... también tienden a interpretar un insulto

126 
 
como un cumplido.
Sin embargo, a la inversa, no aceptan de buen grado ciertos cumplidos que, merced a su técnica de
inversión, transforman en insultos. Es entonces cuando el huracán de Urano se dispara y podría avivar la
respuesta llameante del fuego de Sagitario. Éstos son los momentos de sus Alertas Rojas de encuentros
peligrosamente próximos, incendios forestales y cosas por el estilo, cuando deberían seguir la ya citada
advertencia lógica que les aconseja mantenerse tranquilos, serenos y sosegados.
Tanto Sagitario como Acuario son esencialmente humanitarios, y es fácil persuadirlos a ambos para que
promuevan la fraternidad de hombres, mujeres.... y animales. Si son representantes típicos de sus signos
solares, ambos disfrutan del camping y las caminatas, porque son amigos íntimos de la Madre Naturaleza. A
ambos les gustan la diversión y las fiestas y la gente. Ambos tienen cestos llenos de amigos. A ninguno de los
dos se lo podría definir como un misántropo. Pero los Arqueros tienen un estilo de vida más adaptable que el
de los Acuario, que son más o menos fijos en lo que concierne a su vida privada y sus hábitos, mientras
postulan cambios radicales para el resto del mundo. Esto podría provocar ocasionalmente una pelotera entre

i
ellos.
Sagitario es mutable y Acuario es fijo. Mutable significa que a los Centauros les gusta comunicarse mucho,
y que no son tremendamente autoritarios o dominantes. Aunque les gusta bastante salirse con la suya. Sé que
la diferencia es sutil, pero es una diferencia. Ciertamente no les gusta que los manejen con demasiada

uk
prepotencia, que les ordenen lo que deben hacer... ni que desconfíen de su honestidad. Entonces se indignan
ligeramente, si es que existe algo parecido a la «ligera» indignación. Y fijo significa que los Acuario son de
cuando en cuando un poco menos que tercos, relativamente inmutables... que es, como sabréis, precisamente
lo opuesto de mutable. Los Aguadores tampoco pretenden dominar, pero por otro lado son tan renuentes
como Sagitario a dejarse manosear o a permitir que los obliguen a hacer algo contra su voluntad.
Es más probable que el comportamiento excéntrico y nada convencional de Acuario regocije a los
Arqueros, en lugar de fastidiarlos, así como la afición de Sagitario a los viajes, la libertad y la franqueza
complacerá a los Acuario. El Aguador se da cuenta enseguida de que Sagitario es cualquier cosa menos un
hipócrita, y esto habilita al Centauro para convertirse en un amigo eterno de !a persona regida por Urano. que
desprecia todo lo que se parezca a la simulación. «Sé lo que eres, haz lo que sientes y di lo que piensas», es un
lema que Júpiter y Urano abrazan con idéntico entusiasmo.
El Acuario implicado en una asociación con Sagitario no tardará en aprender lo que es tener que tragar
an
una que otra dosis de su propio jarabe de curiosidad. Sagitario arrojará muchas preguntas en el pequeño
cántaro marrón de sabiduría del Aguador, y probablemente sólo recibirá otras tantas preguntas a manera de
respuesta. (Todos los signos de Aire tienden a utilizar esta técnica.) El Arquero no tardará mucho en
contestar.

SAGITARIO: ¿Por qué estás tan callado?


ACUARIO: ¿Por qué no has mencionado mi nuevo corte de cabello?
SAGITARIO: Precisamente iba a comentar que las hace más visibles. Ahora no hay ninguna dificultad en
adivinar a cuál de ellos.
ACUARIO: ¿Qué es lo que hace más visible? ¿Quiénes son ellos?
SAGITARIO: Los Siete Enanitos. Tus orejas sobresalen como las de Dormilón, ¡y ese corte de cabello
realmente las pone de relieve!
M

El sabio Aguador, dotado de la súbita y centelleante intuición de Urano, debería saber que Dormilón es el
personaje favorito del Arquero. Un poco después, Sagitario le arrojará alegremente a Acuario otro cumplido
contundente.
SAGITARIO: Tus ojos también me recuerdan a Dormilón. Tienen el mismo tipo de expresión ausente. Como
si estuvieran aletargados constantemente. Pero tu carácter se parece más al de Gruñón. Y tu alergia me hace
pensar en Mocoso. Dios sabe que no eres Tímido.
ACUARIO: ¿Sabes por qué tú nunca podrías traerle a nadie recuerdos de Dormilón? SAGITARIO: ¿Por qué?
ACUARIO: ¿Dormilón no era el enano que nunca hablaba y que tenía la boca siempre cerrada?
SAGITARIO: Sí, pero no necesitaba hablar. Se comunicaba con los Ojos.
ACUARIO: Qué enano listo.
SAGITARIO: Está bien, Feliz, he captado el mensaje. ¡Touché!

Ésta es la inexplicable empatía de la vibración de amistad 3-11. A cualquier otro, el Arquero le habría
asestado un puñetazo. Pero el Aguador se sale con la suya. A veces.

127 
 
Mujer SAGITARIO Hombre ACUARIO
Por un momento, el círculo de luz se rompió, y algo le aplicó a Peter un pequeño pellizco
cariñoso.

Empecemos por Urano. Él manda. No se trata en absoluto de un planeta más fuerte o que gire más
rápidamente en su órbita que Júpiter (el regente de ella), pero sí es más vivo. Urano rige la electricidad y el
rayo, que son más vivos que casi todo aquello en lo que se os ocurra pensar (excepto quizás el genio de
Sagitario). El hombre Acuario tiene una tenaz vocación científica, independiente de su lugar de trabajo y de
su actividad. Si es jardinero, diseñará jardines colgantes. Que colgarán de lugares inesperados. Como la
lámpara de la sala. Si es fontanero, ideará un sistema para conectar el sumidero del lavavajillas con el

i
televisor, para poder mirar a Tom Snyder mientras apila los platos esta noche porque ayer estuvo desganado.
Si trabaja en una biblioteca, diseñará científicamente los anaqueles para que todos los títulos se puedan leer
cómodamente cabeza abajo, como los lee él, y probablemente los clasificará de una manera peculiar (pero
sensata para él). Por ejemplo, las historias de amor bajo la «E» de Empalagoso, los libros de Tolkien en el

uk
pasillo marcado «S» por Super-Superlativo, y los libros sobre naves espaciales y contactos con OVNIs en el
estante rotulado «C» por ¿Cuándo? o ¡Caray!, o posiblemente «F» por Formidable. A Little Women de Louisa
May Alcott lo colocará bajo la «P» de Pornográfico. Quizá bajo la «E» de Enmienda de Igualdad de
Derechos. Es difícil preverlo. Y todo así. (El actor Acuario Telly Savalas inventó la frase «y todo así», como
sabéis. ¿No lo sabíais? Ahora sí.)

Había una estación de radio en Johnstown. Pennsylvania, para la que yo escribía guiones. Una noche el
locutor que leía el informativo de deportes de las once estaba desesperado. No podía encontrar el motivo
musical de su programa de diez minutos. El responsable Acuario de la discoteca de la estación lo había
archivado distraídamente y se había ido a su casa. ¡Pánico y pandemónium! El plato giraba y faltaban treinta
segundos para salir al aire. El disco con el motivo musical no aparecía. Como el título del disco era The Notre
Dame Victory March, el locutor buscó, naturalmente, bajo la «N» (Notre Dame). Nada. Frenéticamente,
an
buscó bajo la «V» de Victory March. y después bajo la «M» de March. Todo inútil. Mientras viva no olvidaré
la expresión de gratitud patética que se reflejó en las facciones transpiradas del locutor cuando entré corriendo
en la sala de control exactamente un segundo antes de la salida al aire y le entregué el disco que había
encontrado milagrosamente. Obedeciendo a una corazonada había revisado el cajón de la «F». ¡Claro que
estaba ahí! Archivado bajo Fighting Irish, o sea, «Irlandeses pendencieros». Al día siguiente, el responsable
Acuario de la discoteca no entendió el porqué de aquel jaleo. ¿En qué otro lugar podría haberlo archivado?
¿No era ése el más lógico?

Los Acuario son humanitarios vergonzantes, y además tienen sensibilidad ecológica. Conozco (en serio) a un
estudiante avanzado de biología de la San Diego State University que planea ingresar en la facultad de
derecho, después de recibirse de biólogo, y dedicarse activamente a la abogacía para entablar juicios de
amparo en defensa de las plantas verdes y los animales. (Es verdad, y no ficción.)
M

El hombre regido por Urano es inusitadamente inventivo, y siempre salta (no aparece, sino que salta) con
una nueva idea que a nadie se le había ocurrido antes (en este sistema solar específico, se entiende). Su
intelecto es brillante y extravagante, y sus razonamientos son muy originales. Únicos, se podría decir.
Demenciales y disparatados, podría llamarlos la chica Arquero, con su «tacto encantador», cuando está
momentáneamente furiosa con él. Sin embargo, la naturaleza científica del hombre Acuario no está motivada
por las actitudes y la metodología de la ciencia actual. Naturalmente. Acuario vive en el mañana, ¿así que por
qué habrían de importarle un rábano las reglas de hoy? Debéis reconocer que esto tiene un cierto aire de
lógica. Los científicos de hoy exigen que todo esté debidamente probado y confirmado por datos concretos
antes de dignarse a escuchar siquiera una nueva idea, para no hablar de tomarla en consideración. El Aguador
sabe instintivamente que el hombre nunca progresaría (la mujer tampoco, pero él casi no es consciente de la
diferencia entre los dos) si la gente no estuviera dispuesta a soñar primero, por muy descabellado que sea el
sueño, y a empeñarse después en demostrarlo... en lugar de seguir el camino inverso, camino éste que
equivale claramente, para él, a enfocar la secuencia del descubrimiento exactamente al revés de como debería
ser enfocada, a su juicio.

128 
 
Muchos grandes cerebros responsables de los saltos y adelantos del conocimiento en todas las áreas han
estado regidos por el planeta progresista, Urano. Afortunadamente para el planeta Tierra, hemos sido
agraciados con una cantidad apreciable de nacimientos en Acuario guiados por Urano, de sexo masculino y
femenino y combinado (Acuario es el signo del unisex, así que todos son un poco de esto y otro poco de
aquello, y por eso son tan fascinantes), pues de lo contrario tal vez no habríamos avanzado más allá de la
etapa troglodítica.
Ahora entra en escena la chica Sagitario (tropezando con el jardín de piedra que el Aguador ha montado
en el pasillo) y ya tenemos un pequeño problema. Tal vez ella piense (por lo menos ocasionalmente) que al
hombre Acuario que ama y odia con idéntica pasión incandescente le corresponde estar allí y no en ninguna
otra parte. En una caverna. Como buen troglodita. Preferentemente en una caverna del zoo, circundada por
una valla, para que no pueda escapar. En secreto, desde luego, ella adora sus ideas nada convencionales y su
conducta delirante. La misma naturaleza imprevisible del Acuario fue la que determinó que el corazón de ella
diera un brinco y saludara al de él cuando lo vio por primera vez... el día en que él le ofreció su paraguas bajo

i
la lluvia, y ella le sonrió agradecida hasta que descubrió que estaba lleno de agujeros porque a él le gusta
caminar en medio de una llovizna pero no de un aguacero. «Un poco de lluvia es refrescante y excitante —le
explicó él—, pero demasiada es un incordio. ¿No te parece?»

uk
Ella no estaba segura. Hizo un ademán de asentimiento. Pero pasó mucho tiempo antes de que estuviera
segura. Cuando lo estuvo, llenó de pequeñas perforaciones su propio paraguas... aquel que había comprado en
una liquidación de Saks después de ahorrar durante un mes. Para entonces, como probablemente habréis
adivinado, se le había contagiado la locura de él. Ésta es muy infecciosa, y para colmo no hay ningún suero
inmunizador disponible. (La desprevenida y confiada Arquera tampoco habría podido inmunizarse contra los
rayos de su hombre de Urano. Pero de esto nos ocuparemos más adelante.)
En determinados momentos ella olvidará que alguna vez pensó que las travesuras excéntricas de Acuario eran
la más virtuosa de las virtudes, y las interpretará como el más vicioso de los vicios. En esas circunstancias, su
naturaleza expansiva de Júpiter podrá inducirla a esparcir su disgusto en una andanada de flechas lacerantes
de veracidad (o de veracidad tal como ella la ve en ese momento específico), aunque más tarde se arrepentirá
y probablemente se disculpará profusamente, cuando haya tenido tiempo de reflexionar y de decidir que se
precipitó demasiado. Lamentará haberle dicho que necesitaba hacerse revisar la cabeza y que tenía más de un
an
par de tornillos flojos. Es muy probable que él la perdone... e incluso es posible que la sobresalte al mostrarse
perplejo por haber olvidado lo que ella dijo. ¿Lo olvidó? ¿A pesar de que en ese instante se puso tan furioso
que le vació un bote de cola en la cabeza? ¿Cómo pudo haberlo olvidado? No importa cómo. Lo olvidó. Los
Acuario no se colman el cráneo con datos innecesarios cuando éstos ya no son pertinentes. Así les queda
espacio para sus ideas inventivas y sus pensamientos zigzagueantes sobre asuntos realmente importantes.
Hay algo de talentoso y valeroso y honesto en la mujer Sagitario que hace dar volteretas cómicas al
corazón del hombre Acuario. Éste se siente realmente conmovido por su obvia falta de ostentación, por sus
modales francos, cordiales... y por su no menos obvia integridad. ¿Así que de cuando en cuando formula
algunos comentarios brutalmente contundentes? Por lo menos no miente ni simula ser alguien o algo que no
es. Es como es. Es auténtica y no fingida. Éste es el tipo de persona que a él más le gusta. Él le pidió que fuera
su amiga... y ella comprendió, esperanzada, que era la invitación más sincera que jamás había recibido de un
hombre. Pero un Acuario nunca toma (ni da) la amistad a la ligera. Los Acuario conceden a la amistad más
M

valor que el que la mayoría de las personas concede hoy al amor. Y por tanto, el hecho de que él la haya
invitado a ser su amiga casi equivale a una propuesta de matrimonio de los hombres de otros signos solares.
Quizás es incluso mejor. Es sencillamente estupendo que los amantes y consortes puedan ser también amigos
de veras. Un raro añadido romántico. Este hombre y esta mujer tienen más probabilidades que muchas otras
parejas de lograr en su relación este tipo de amalgama deseable, gracias a su configuración vibratoria kármica
3-11, de amistad.
Como la chica Sagitario es personalmente cordial, espera que casi todos los individuos con los que se
relaciona compartan su misma forma abierta y franca de comunicar y expresar sus sentimientos sobre todos
los temas, ya sean éstos románticos o platónicos. Dado que la naturaleza humana es muy variada y veleidosa,
la Arquera sufre reiterados desengaños. Es raro que sus experiencias negativas la conviertan en una resentida
o ahoguen su entusiasmo y su filosofía optimista innatos de Júpiter, pero es posible que la hagan un poco -
escéptica. El diccionario define al resentido como alguien «caracterizado por el odio y el rencor», y al
escéptico como alguien que «no se deja convencer fácilmente, que duda o cuestiona». Aunque algunos de sus
recuerdos emocionales sean muy desoladores y trágicos, ésta no es una mujer a la que se podría definir como
«caracterizada por el odio y el rencor» (a menos que tenga aspectos planetarios inusitadamente negativos en

129 
 
su carta natal). Pero sí se trata categóricamente de una mujer difícil de convencer, que a veces duda hasta que
se asegura bien... y ciertamente es propensa a «cuestionar». Desborda preguntas. Cuando aún era pequeña,
empezó a preguntarle al mundo por qué giraba sin ir a ningún lugar, como no fuera al punto de partida.
Cuestiona con creces el amor. Alimenta dudas y curiosidad acerca de la política, la arquitectura, el cine, los
libros, la publicidad, la biología, la zoología, la ecología... y sobre todo, la religión. La Arquera pasa de ser
devotamente espiritual a ser descarnadamente atea... para seguir después el camino inverso... explorando
constantemente... buscando la verdad. También tiene el talento de profetizar, aunque probablemente lo ignore
beatíficamente, y en el fondo de su alma es una filósofa alegre. La mayoría de las conclusiones a las que
arriba, después de someter a parientes, amigos y desconocidos al tenaz interrogatorio de Júpiter, son felices, y
contienen, en última instancia, un elemento positivo respecto del futuro, teñido con los múltiples colores de la
esperanza. Sólo se trata de que no le gusta embaucar a nadie, ni que la embauquen a ella. No obstante su gran
idealismo refulgente, prefiere oír las cosas tal como son, para poder lidiar con realidades, y no con ilusiones.
Como nació bajo un signo de dualidad, puede ser una contradicción desconcertante, incluso para un Aguador,

i
¡y esto es mucho decir!
El hombre Acuario concordará con sus opiniones en la mayoría de los casos. Él también busca la realidad,
y no ilusiones. La diferencia consiste en que él se da cuenta, tal vez antes que ella, de que la realidad misma
puede ser una ilusión... y de que lo que otros han catalogado como ilusiones pueden constituir la auténtica

uk
realidad. Esta sola teoría la fascinará. La Arquera le formulará un millar de preguntas, excitadamente, hasta
muy avanzada la noche... con su mente curiosa, alerta, estimulada como de costumbre por un nuevo concepto.
Es posible que él también se sienta estimulado durante estas sesiones de plática filosófica que se
prolongan «hasta-muy-avanzada-la-noche», pero por algo más que un nuevo concepto. Generalmente los
hombres Acuario no se concentran exageradamente en el aspecto sexual de una relación humana. Pero una
vez que alguien implanta accidentalmente un pensamiento sensual o erótico en su mente de Urano, éste
crecerá y echará brotes como cualquier otra semilla caída dentro de su activo saco intelectual de frijoles...
rápidamente y con rara heterogeneidad. Mas los resultados serán hermosos. Como flores silvestres.

El amor físico vulgar, ramplón, prosaico y mundano, aburre fácilmente a la mujer Sagitario, casi hasta hacerla
llorar literalmente. Seguramente su Aguador no la desilusionará cuando llegue (al fin) la hora de demostrarle
físicamente su amor, o su ofrenda de amistad, que para él es lo mismo. Unas veces, él le producirá vuelcos en
an
el corazón con su dulzura y sus tiernas caricias. Otras veces, la hará llorar de risa con sus desmañadas y torpes
sorpresas nocturnas... por ejemplo, cuando se meta en la cama con las orejeras puestas, recitando un poema al
dedo pequeño del pie izquierdo de ella... susurrándole quizá, justo antes de darle un beso en la oscuridad, que
espera que ella no lo aborrezca por esto, pero que tiene un amorío con otra mujer. Son cosas de la vida.
Incontrolables. Sucedió repentina, inesperadamente, y lo sedujeron antes de que tuviera tiempo de darse
cuenta de que le estaba siendo infiel. Entonces ella encenderá la luz, arrojará una almohada (o algo más
contundente) a través de la habitación, y le exigirá que le diga su nombre, temblando. Él ofrecerá mostrarle
una foto de su rival... se encaminará abatido hacia su suéter favorito, excesivamente holgado, extraerá con
expresión culpable una instantánea del bolsillo raído, y se la tenderá, suplicándole que lo perdone. Ella la
cogerá, mascullando una imprecación.

«¿No es hermosa? —le preguntará él, suavemente—. Se parece mucho a ti. Quizá fue por eso que no pude
M

contenerme.»
Ella reunirá todo su coraje, con el corazón palpitante, y mirará la foto. Es un retrato de la flamante cría de
morsa de Sea World, con unos bigotes delicados y unos ojillos redondos y elocuentes. Las luces se apagarán
casi instantáneamente, y él le murmurará junto al oído, en la oscuridad purpúrea: «Bueno, ¿dónde estábamos?
Oh, ya recuerdo. Te estaba dando los buenos días con un beso...». Ella le advertirá que no es de día, sino que
apenas ha pasado la medianoche. Él la abrazará con más fuerza, y le preguntará con voz muy queda:
«¿Entonces por qué vi el amanecer en tus ojos hace pocos minutos?».

¿No. El amor físico entre la mujer Centauro y el Aguador nunca será una experiencia mundana. El Aire aviva
el Fuego hasta trocarlo en pasión, a veces con el más ligero soplo. Y el Fuego de ella calentará la etérea
displicencia de él hasta trasmutarla en un deseo profundo y una necesidad que pocas mujeres podrían
inspirarle. Este hombre y esta mujer responden afectuosamente a sus respectivos espíritus rampantes. Porque
ambos saben que el sexo puede ser divertido... y sublime. Sus intimidades son tan imprevisibles corno una
brisa juguetona... de cuando en cuando, tan suavemente silenciosa como una nevada en un bosque espeso.
Sosegada y apacible. De pronto, ella se transforma en un payaso... y él se convierte en un circo íntegro, con

130 
 
monos, trapecios, cacahuetes, elefantes y todo lo demás. Con tres pistas. Después, de vuelta a los copos de
nieve. Y a los abrazos matutinos a medianoche.

Habrá momentos en que la cólera irracional del signo de Aire de él caerá del cielo, como un rayo. Habrá otros
momentos en que el genio de Júpiter de ella se trasmutará en furia, y hará llover en dirección a él una
granizada de frías acusaciones a través de la habitación. Pero él se limitará a calarse sus orejeras y le
garrapateará una nota con un rotulador sobre su camiseta nueva. «Ahora es realmente medianoche.» Ella se
derretirá, llenará de provisiones la cesta del picnic... y se irán juntos a buscar un arroyo gorgoteante en el
bosque... encenderán una fogata, e intercambiarán historias de fantasmas en la media luz, recostados contra un
árbol sorprendido, masticando «trizcochos».

i
uk
Hombre SAGITARIO Mujer ACUARIO
La novedad volvía a tentarlos, como de costumbre...

Así que eres un hombre Sagitario, y te gusta enfrentarte con la verdad. Sin rodeos. Eres suficientemente
an
valeroso como para aceptarla, y la prefieres con creces a la simulación. Estupendo. Eres más sagaz de lo que
imaginas, cuando se trata de lidiar con la chica Acuario de la que te acabas de enamorar jubilosamente porque
es muy femenina, muy frágil, muy emancipada y muy chalada.
Chalada es. Sin ninguna duda. Pero como el amor se las ingenia para barnizar la verdad descarnada con
uno o dos tomos de polisandro, quizá será mejor que te hagamos abrir bien los ojos para que sepas con qué
tropezarás probablemente en tu relación con la Aguadora «femenina», frágil y emancipada, guiada
incontrolableménte por Urano. (Nunca regida. No es posible regirla, porque aún no se ha inventado la regla
capaz de medirla, y regir y regla tienen la misma raíz.) Por supuesto, te confesaré que todas las chicas Acuario
son distintas (¡oh, vaya si son distintas!) así que no siempre puedes juzgar a una de ellas por lo que hace otra.
Igualmente, es útil tomar conciencia de todos los atajos posibles. Siempre repito que los Acuario son un poco
distraídos de cuando en cuando, y es posible que creas que exagero para hacer más divertida la astrología. No
M

me opongo a que la astrología sea divertida, pero no exagero. Menos aún cuando digo que a veces los Acuario
son un poco atolondrados. En verdad, es posible que los ejemplos de esta característica peculiar de Urano,
dispersos por todos los capítulos consagrados a Acuario en este libro, estén un poco atenuados, mitigados, por
así decir. Son más moderados que la realidad. Teñidos con tonos de polisandro. Y así sucesivamente.
Veo que pones en tela de juicio mi veracidad. Tus cejas de Arquero ya reproducen la curvatura escéptica del
arco de Júpiter. Vosotras, criaturas de Sagitario, nunca creéis nada sin formular antes un par de docenas de
preguntas. Está bien, Centauro, calla un momento tus preguntas, y veremos si puedo contestarlas
telepáticamente antes de que las formules. Quieres pruebas de que es tan distraída como afirmo. No rumores.
Nada de segunda o tercera mano. La verdad desnuda respecto de ella, piensas, directamente de la boca del
caballo, como dice un singular modismo inglés. Bueno, ella no es un caballo. Tú lo eres. Por lo menos, eres
mitad caballo (la otra mitad es un filósofo profético, agorero), pero no importa, yo sé a qué te refieres. Aquí lo
tienes.

Naturalmente, has oído hablar de la Acuario húngara, la actriz Zsa Zsa Gabor. Si no has oído hablar de ella, es
indudable que vives en Tíbet o Pago-Pago, y ni siquiera estás leyendo este libro, porque, hasta donde sé, mis
editores no planean hacerlo traducir al tibetano ni al pagoano, por lo menos en la primera edición. Todos los

131 
 
otros habitantes de este planeta han oído hablar, indudablemente, de Zsa Zsa... incluso algunos monjes
tibetanos, supongo, pero éstos no planean casarse con una (una Acuario, quiero decir) pues han hecho voto de
castidad, y éste los protege beatíficamente de experiencias como el matrimonio con una Aguadora. He
mencionado sucintamente a la bella Gabor en el comienzo de este capítulo, pero dejé lo mejor para ahora,
cuando será más eficaz... cuando te resultará más útil a ti, pobre Arquero desprevenido.
En primer lugar, Zsa Zsa ha estado casada no menos de siete veces. Las Acuario cambian mucho de idea,
como las mujeres Libra y Géminis... y como unas cuantas Sagitario, de tu signo. No se trata de que vosotros
los Arqueros seáis promiscuos, pero os gusta flirtear mucho, y a veces caéis en vuestra propia trampa. Espero
que esto no te ofenda. Al fin y al cabo, no hay remedio para el hecho de que a menudo seáis tontamente, muy
tontamente románticos. (¿Hablo como una Sagitario, verdad? Pero en realidad no lo soy. Soy una Carnero,
que sólo finge ser Sagitario, para demostrarte qué siente el destinatario de tus observaciones jupiterianas,
jocosas pero ingenuas, despreocupadas.)
Bueno, de todos modos, Zsa Zsa contrajo su cuarto matrimonio, fulminante como un rayo de Urano, con

i
un industrial llamado Herbert Hutner. Recuerda su nombre, por favor. Es importante. Herbert Hutner. ¿Has
entendido? Estupendo. Recuérdalo. La Acuario Gabor pensó que era, para decirlo con sus propias palabras,
«un tipo realmente encantador, pero demasiado buen marido. No encierra ningún desafío». ¿Estás recogiendo
datos, señor Sagitario? Sigue escuchando. Puesto que te gustan las adivinanzas, ¿quieres adivinar lo que

uk
sucedió en la luna de miel de Zsa Zsa y Herbert? ¿Te das por vencido? Muy listo. Nunca lo adivinarías, ni
siquiera siendo tan imaginativo como eres. Así que te lo diré. La misma Zsa Zsa confiesa que algo extraño
ocurrió tres días después de su hermosa boda tradicional con Herbert, cuando su desposado la dejó en la suite
nupcial y fue a ocuparse de unos negocios. (Los industriales siempre están corriendo de acá para allá,
ocupándose de sus negocios.) Mientras él estaba ausente, echó de menos a su esposa encantadora, adorable,
perfumada y bella como una mariposa, como les sucede a todos los enamorados desde los tiempos de Romeo,
así que telefoneó al hotel donde pasaban su luna de miel, para hablar con ella.

«Dígale al señor Hutner que nunca atiendo llamadas de extraños», le comunicó Zsa Zsa con tono glacial a la
horrorizada telefonista del hotel, y después colgó enérgica pero primorosamente el auricular de palisandro
pulido, y volvió a su fragante baño de burbujas de palisandro, tarareando una alegre melodía húngara. No. No
habían reñido. Ella había olvidado el nombre de su nuevo marido. Al fin y al cabo, él había pasado todo un
an
día ausente, y ella tenía muchas cosas en las cuales pensar.
¿Ahora me crees? Querías saber la verdad, y ya la sabes. Si no me crees, pregúntaselo a Zsa Zsa. O a Herbert
Hutner. Sería más cortés preguntárselo a Zsa Zsa. Tal vez el señor Hutner prefiera hablar de otros temas más
agradables. Pero, como eres un Sagitario, supongo que si alguna vez tropiezas con él mientras está realizando
sus actividades industriales en alguna parte, se lo preguntarás crudamente, de todas maneras. Te aconsejo
proceder con cautela. Él podría pegarte una torta. Podría ser un Sagitario como tú... y ya sabes que tú tienes
mal genio. ¿verdad? Lo siento, pero no sé cuál es el signo solar de Herbert. Me dio un poco de miedo
averiguarlo. Pero si resultara ser también un Aguador; no sabrá ni remotamente de qué le hablas. A esta altura
se habrá olvidado del hotel, de la llamada telefónica... y posiblemente también de su matrimonio. Excepto
cuando su olfato capta un efluvio de palisandro. Ah, los recuerdos.
Supongo que vosotras, mujeres Acuario, también habréis acopiado ya algunos datos acerca del Arquero
que amáis. Si los habéis acopiado, pero los habéis olvidado, os refrescaré la memoria. Es una máquina de
M

formular preguntas, ambulante y parlante. Es veraz y franco, como vosotras. Es idealista, como vosotras. Le
gusta la verdad, por muy dolorosa que sea. Le gustan las chicas. Pero sobre todo como camaradas, aunque es
incurablemente romántico y versátil hasta que se enamora definitivamente. Entonces es un sentimental. No
será engañosamente infiel. Os lo comunicará antes. Tiene el temperamento de Júpiter. (Júpiter rige todo lo
grande.) Es aficionado a los animales, y es posible que os regale un caballo o un perro el día de vuestro
cumpleaños. No importa si habéis olvidado esta característica suya. En realidad, no la olvidasteis, porque es la
primera vez que os hablo de ella. (En este capítulo.) A veces es un payaso. y os divertirá maravillosamente.
Otras veces es un auténtico y venerable sabio, un manantial de erudición, filosofía e ingenio.
Posee esta especie de carisma religioso espiritual que impregna su aura. Podría ser cualquier cosa, desde
un flamante devoto del cristianismo (al que le gustaría volver y ser nuevamente concebido) hasta un gurú con
guirnalda, que se sienta sobre un loto en la posición del loto, rumiando un brote de alfalfa y meditando acerca
del ombligo de una tortuga. Podría ser un Hare Krishna con sus címbalos repicantes y su coleta, murmurando
mantras melodiosos... o un ateo total. Probablemente no será un protestante como los que crecen en todos los
jardines (aunque le gusta protestar). Esto no es suficientemente estimulante. Ya veis. ¡Se parece mucho a
vosotras! Adora la excitación, lo insólito y lo emocionante, aunque su talante exterior sea el de un estudioso

132 
 
ratón de biblioteca o el de un aburrido picapleitos. (Nada podría ser más aburrido que picar pleitos.) No
hagáis caso de su sosegada personalidad superficial: es un hombre dual. Podría ser explorador, porque disfruta
del suspenso y el peligro. Le encanta jugar juegos de salón y de azar (esto es muy peligroso, sobre todo en Las
Vegas) y adora especialmente los viajes. Es posible que parta rumbo al Macchu Picchu y olvide deciros que
se fue. (¿Veis cómo se sufre?) Pero os telefoneará desde el último rincón del Perú, a manera de postdata, y os
pedirá que vayáis a hurgar y escudriñar con él entre las ruinas antiguas. Probablemente iréis. Llevad vuestro
tablero de damas. Y tal vez un balón. También le gustan los deportes. De interiores y al aire libre.

El amor físico entre el Arquero y la dama Aguadora puede parecerse a un juego táctil. Él le toca el pie con el
dedo gordo de su pie, ella le toca tiernamente la mejilla con la mano, y su esencia de Aire aviva la esencia de
Fuego de él transformándola en una dosis apreciable de pasión jupiteriana expandida. El deseo es en verdad
como un juego que juegan juntos, a veces enérgicamente... a veces delicadamente, descansadamente,
limitándose a intercambiar afecto y ternura. Como les sucede a todos los consortes de la configuración de

i
signos solares 3-11, la faceta sexual de su amor es cordial y generosa. Ninguno de los dos es en absoluto
posesivo, pero los dos son muy celosos. Esto significa que generalmente estarán dispuestos a concederse
recíprocamente muchísima libertad para desarrollarse cómo individuos, pero también les gusta ser dueños de
lo suyo. Por ejemplo, de su consorte. Ninguno de los dos objetará que el otro comparta sus pensamientos con

uk
quien sea, pero (si son representantes típicos de sus signos solares) se negarán terminantemente a dejarle
compartir el cuerpo. Lo cual está bien, porque ambos también son esencialmente idealistas, y los ideales les
caen a las mil maravillas. Cuando Sagitario o Acuario comete un error impulsivamente, sus ideales se
empañan, y un ideal empañado puede atormentar penosamente el corazón y el alma de un idealista
astrológico.
Ella tendrá legiones de amigos de toda categoría, y ojalá a él le caigan simpáticos, porque si no es casi
seguro que le hará saber descarnadamente a ella (y a ellos) que no le gustan. Bueno, ella quería un hombre
sincero... y lo ha buscado con esta cualidad dentro y fuera de sus sueños desde que tenía la edad de Julieta. Ha
encontrado uno en el Arquero, y parte de la sinceridad consiste en ser veraz. Aunque la verdad pique un poco.
Un fugaz picor no es tan grave como el corte más profundo del engaño y la mentira que pueden provocar
heridas incurables. Es posible que estos dos riñan a menudo, pero perdonarán y olvidarán, se darán un beso y
se reconciliarán enseguida. La distracción más deliciosa consiste en olvidar los agravios sin guardar rencor, y
an
los dos han sido generosamente agraciados con esta cualidad. La cólera de él estalla rápidamente, y la de ella
zigzaguea como un rayo, pero ambas no tardan en diluirse nuevamente en risas y amor.
Lo más importante es recordar que ella nació bajo un signo de Aire fijo (tercamente voluble o
volublemente terco, como prefiráis) así como bajo un signo solar masculino (su «feminidad» no es frágil), y
que también está regida por un planeta masculino. Doble masculino fijo. Asimismo, él nació bajo un signo
solar masculino, de modo que es agresivo y duro, y por consiguiente se resistirá a dejarse dominar... y
también a él lo rige un planeta masculino. Pero no es fijo. Es mutable. Doble masculino mutable. Por tanto, la
mutabilidad de él y la adaptabilidad aérea de ella al cambio (excepto cuando se pone fija y terca) les
permitirán controlar bastante bien las diversas fluctuaciones emocionales de una relación. El es un poco
exaltado. Ella es más o menos aplomada, lógica y objetiva (y tal vez esto es lo que genera en parte la
exaltación de él). Pero ella también es suficientemente dulce como para refrescar en esos momentos la frente
afiebrada de él con su toque ligero. De modo que, cuando se aman realmente el uno al otro, todo se arregla
M

como por arte de magia.


Siempre que el Arquero no olvide el sabio consejo de la asesora matrimonial, Z. Z. Gabor, Bdh. (bella
damisela húngara) que suspiró triste y primorosamente: «Cariño, no encerraba ningún desafio». En cuanto a la
dama de Urano, saldría ganando si se acordara de ser quizás un poco menos extravagante. De todos modos,
aunque ella pueda olvidar de cuando en cuando cómo se llama él, nunca olvidará sus ojos de cachorrillo, su
alegre sonrisa... las técnicas estupendas con que practica juegos táctiles por la noche. Ella lo reconocería en
cualquier parte. Porque la mujer Acuario siempre recuerda sus sueños. Y fue en éstos donde lo conoció por
primera vez... hace mucho, mucho tiempo.

133 
 
SAGITARIO PISCIS
Fuego - Mutable – Positivo Aire - Fijo - Positivo
Regido por Júpiter Regido por Urano
Símbolos: el Arquero y el Centauro Símbolo: el Aguador
Fuerzas diurnas – Masculino Fuerzas diurnas - Masculino

La relación SAGITARIO-PISCIS

i
...la noche estaba tachonada de estrellas... éstas se congregaban alrededor de la casa,

uk
como si tuvieran curiosidad por saber qué ocurría allí...

Como ya habréis deducido del título, he aquí una de esas «desafiantes» (¿será ésta la palabra más prudente?)
asociaciones de la configuración de signos solares 4-10. Los soles natales del Arquero y el Pez están en
cuadratura. En astrología, la cuadratura es un aspecto de tensión. Sin embargo, la tensión se puede transmutar,
a voluntad, en energía, y por cierto la tensión es absolutamente necesaria para que la energía «se
materialice»... tanto en un laboratorio de física como entre dos personas. Una pizca de tensión puede ser muy
saludable en la comunicación humana. ¡Por favor, he dicho una pizca! Evidentemente, una fuerte dosis
produce resultados muy distintos... menos beneficiosos, aunque quizá no menos estimulantes.
Uno nunca sabe qué resultado puede producir una sobrecarga de energía. Realmente puede hacer estallar
los tubos de ensayo y, que el cielo no lo permita, incluso puede hacer estallar a la madre Tierra, si los
an
gobiernos del mundo y la Comisión de Energía Atómica de los Estados Unidos continúan con sus locuras.
También puede hacer estallar una amistad. Ergo, si Sagitario y Piscis pretenden vivir en paz, deberán
serenarse cuando empieza a aumentar la tensión. Si lo consiguen, serán recompensados con una estrella de
oro refulgente en sus fojas kármicas, como la que os conferían en la escuela dominical... o por lo menos como
la que acostumbraban a conferirme a mí en la escuela dominical de West Virginia (donde yo era
sobresaliente). Quizás incluso con una hilera íntegra de esas estrellas. ¡Oh, Dicha-y-Portento-Eternos!
¿Cómo iniciaremos esta tentativa de reforzar el cordón de compatibilidad que une a Piscis con Sagitario?
Con una nota positiva, claro está, ¿pero en qué tono la interpretaremos? Cuando meditamos acerca de sus
planetas regentes, Neptuno (Piscis) y Júpiter (Sagitario), comprendemos que estos dos tienen algunos factores
positivos sólidos que los ponen de acuerdo. Los mismos planetas tienen mucho en común. (En. verdad,
Júpiter fue antaño el regente de Piscis, antes de que descubrieran a Neptuno.) Ya sea que esta combinación de
M

vibraciones 4-10 abarque a niños o adultos, a dos hombres, dos mujeres o uno de cada sexo... ya sea que el
Pez y el Arquero pugnen por lograr la armonía en la escuela, en una oficina, en un laboratorio o en el hogar...
se ahorrarán muchos disgustos y vejaciones si adoptan la sencilla decisión de poner énfasis en las cualidades
con que está agraciado cada uno de ellos y que el otro puede respetar y admirar abiertamente... al mismo
tiempo que relegan sus diferencias a segundo plano. Por ejemplo, el Piscis típico puede respetar y admirar de
corazón la pura veta de idealismo rutilante que hay en el Sagitario. La compasión neptuniana del Pez se
sentirá muy conmovida por este rasgo del Arquero que eclipsa una multitud de pecados propios de Sagitario.
Por supuesto, cuando Sagitario tensa impulsivamente, con espíritu juguetón, el arco del colosal idealismo de
Júpiter, dado que estos seres son tan descarnadamente francos, y que su humor es tan caprichoso, a veces la
exhibición de arquería es muy individualista, para decirlo en términos benévolos.
Otro factor positivo de la relación entre Piscis y Sagitario consiste en la fascinación que les produce a
ambos lo que se denomina no muy precisamente «religión». Un porcentaje notablemente elevado de monjas,
curas, rabinos, monjes y pastores son signos solares Sagitario o Piscis. El Pez gravita hacia las aguas místicas
en razón del espíritu de humildad y sacrificio que le inculca la influencia de Neptuno... y el Arquero porque a
los Sagitario los consume la curiosidad respecto de la verdad espiritual, con resultados que van desde el

134 
 
agnosticismo o el ateísmo sin atenuantes hasta la reclusión meditativa en un convento o monasterio.
Igualmente, los Peces y Arqueros implicados en una forma de vida religiosa (o atea) nunca pierden su sentido
del humor.
Es posible que necesitemos un ejemplo, así que compartiré con vosotros la historia de la forma definitiva,
extravagante, en que un Arquero resolvió los problemas religiosos y morales que acosan a los Sagitario y los
Piscis por igual. Es un ejemplo paradigmático —la perfecta demostración del humor, la honestidad y el
idealismo de Sagitario— y cien por ciento verídico. No me atrevería a narrar algo que no sea un caso
auténtico en un capítulo consagrado a los Sagitario brutalmente francos, que clasifican la veracidad como la
más sublime de las virtudes —y probablemente lo es, después de la clemencia— y que siempre os repiten
(igual que los Escorpión) su frase favorita de la Biblia: Grande es la verdad, y poderosa por encima de todo.
Piscis tampoco tiene nada contra la verdad, si bien a los Peces les gusta estrujarla, estirarla, comprimirla,
ceñirle el cuello con algunas guirnaldas de amentos, aderezarla un poco, porque la verdad desnuda es insípida,
¿sabíais? Pero más adelante nos ocuparemos de la verdad delirante de Neptuno. Pasemos a nuestro ejemplo

i
del idealismo rutilante, la veracidad y el humor extravagante de Sagitario. El carácter de Júpiter se manifiesta
cualquiera que sea el sexo del Arquero. En esta anécdota, el Sagitario es un hombre, pero el protagonista
podría haber sido igualmente una chica Centauro.

uk
Para demostrar a los Peces y Arqueros que la historia es verídica, les diré que el nombre
del Sagitario era Dan Williams, y que quien me suministró la versión fue su hija, Mary
Ann Williams Henson, que reside actualmente en la Costa Oeste. ¿Ésta no es una prueba suficientemente
específica para vosotros. Arqueros inquisitivos y Peces escépticos? Muy bien, entonces, podéis escribirle a
Mary Ann Henson (para hacer vuestras verificaciones o para felicitarla) a 861 Sixth Avenue. Suite 219, San
Diego. California. 92101. Aunque el padre de Mary Ann, regido por Júpiter, falleció hace más de veinte años
en la ciudad natal de ella, Elizabeth, North Carolina (es interesante subrayar que North Carolina es un estado
del signo solar Sagitario), su hija aún recuerda su personalidad radiante con afecto... y su fogoso idealismo
con orgullo. Confío en que ahora también vosotros, cualquiera que sea vuestro signo solar, siempre
recordaréis a Dan Williams con cálido afecto, pero sobre todo si sois Piscis, pues el corazón de Júpiter está
pletórico de compasión por los extenuados y humillados (y también disfruta, lo mismo que el del Arquero, al
ver cómo las personas engreídas y vanidosas reciben su merecido). En provecho de vosotros, queridos Peces,
an
y de todos nosotros. Dan Williams descargó un golpe contundente en defensa de la verdad, golpe éste que
debería ser perpetuado en un monumento de mármol en alguna parte, pero que por el momento nos
limitaremos a revivir en estas páginas.
Durante toda su vida, el Sagitario Dan disparó sus flechas de la verdad de Júpiter directamente al blanco
(admitamos que a veces eran dolorosas), pero la flecha más certera la disparó rumbo al cielo azul de la
libertad en la rara circunstancia de su muerte, porque su testamento contenía una cláusula muy insólita. En
aquella época la voluntad aceptada y deplorable de los padres de la Iglesia Episcopal de Cristo era que los
servicios dominicales se celebraran con los feligreses blancos de mayor prestigio social y mayor poder
político sentados en los bancos de la planta baja, en tanto que los feligreses negros estaban bien ocultos y
arrinconados en los bancos de la galería superior.
Pero el testamento de Dan estipulaba, sincera y descarnadamente, que quienes quisieran rendirle honras
fúnebres con motivo de su muerte deberían respetar sus deseos. (El mismo Dan era blanco, aunque esto no
M

tiene nada que ver.) La cláusula directriz de su testamento era la siguiente: Todos quienes asistieran al
servicio fúnebre en la iglesia Episcopal de Cristo, donde él recibiría formalmente a los dolientes desde su
ataúd —silenciosamente, pero, ¡oh!, muy elocuentemente— debería ceñirse a una nueva distribución de
asientos, en ese día. Sus amigos negros (que componían casi toda la población negra de la comunidad)
ocuparían los prestigiosos y codiciados asientos de la planta baja, delante del altar... y los dolientes blancos
sólo se sentarían en los bancos incómodos y ocultos de la galería del primer piso. A juicio de Dan, ésta era
una evidente cuestión de prioridades.
En la mañana de los servicios fúnebres en honor de Dan Williams, la iglesia estaba atestada, la distribución
de asientos que estipulaba su testamento se cumplió estrictamente, obedeciendo los últimos deseos de Dan... y
la expresión de asombro que se reflejó en los rostros humillados de las personas enérgicamente encauzadas
hacia los asientos de la galería fue algo digno de recordar eternamente. Permanecieron allí durante todo el
servicio, rígidamente sentadas y ruborizadas, con mal disimulado resentimiento. El Arquero tuvo la última
palabra, y no hubo tu tía.
Estoy segura de que en algún lugar de esa casa de culto, en aquella milagrosa mañana de mayo,
probablemente cerca de los vitraux por donde el Sol se colaba más refulgente que nunca, estaba erguida la

135 
 
figura astral del invitado de honor, plenamente consciente de la escena que se desarrollaba delante de él
(como siempre lo están todas las almas que han pasado recientemente de esta dimensión a la siguiente), con
una ancha sonrisa en el rostro, como si se tratara de un niño travieso. Su viuda, sus hijos y sus amigos también
sonreían, entre las lágrimas, con un franco deleite que aligeraba la carga de su pérdida, aquel día, en la Iglesia
Episcopal de Cristo. Y Cristo sonreía con ellos... y también Jesús, el carpintero. La esposa Escorpión de Dan
Nettie (secretamente orgullosa de su gesto), habría de comentar más tarde que, aunque aquel episodio la turbó
tremendamente, se sintió agradecida de que Dan hubiera resuelto hacerle a algún otro, y no a ella, para variar,
la última de sus bromas pesadas. (Sin embargo, el ascendente Piscis de Nettie Williams estaba complacido.)

Cuando oí esta historia verídica, una pregunta atónita interrumpió por un momento mi regocijo. «¿Cómo es
que Dan se sintió tan seguro de que podría llevar a cabo esta magnífica travesura de Júpiter, de que podría
hacer sonar este tonante acorde de verdad? —le pregunté a Mary Ann—. Después de todo, los blancos
ofendidos podrían haber dado media vuelta al llegar a la puerta y podrían haberse ido, furiosos. Los diáconos

i
de la iglesia podrían haberse negado a cumplir su último deseo, sugiriendo con tacto que los servicios se
celebraran en su casa, o en el salón local de velorios. Su padre debía de ser una persona importante en la
comunidad sureña. ¿Cuál era su profesión, su ocupación?»
La respuesta de Mary Ann es la parte más deliciosa de la anécdota.

uk
«Era —dijo con un guiño, y con un atisbo de la sonrisa pícara de su padre—, el líder del comité
demócrata... y el jefe de policía.»

¿Funciona la magia? ¿La han captado todos aquellos Piscis que sueñan con el país quimérico de la fraternidad
de hombres y mujeres, y que por tanto están más cerca de lo que creen del ideal de Sagitario? ¿Ahora
vosotros, Peces y Arqueros, os estáis sonriendo los unos a los otros, esperanzadoramente? ¿Vosotros los
Piscis, confesáis que los Sagitario que os fastidian son precisamente los tipos indicados para perpetrar
semejante travesura, y que si vosotros pensarais que podéis salir indemnes, los imitaríais? ¡Fantástico! Esta-
mos progresando.

Así como el hábito frecuentemente catártico (pero a veces también grosero y superfluo) de Sagitario, en virtud
del cual éste arroja la horrible verdad a la cara de amigos y extraños por igual, hiere y ofusca a Piscis, el
an
hábito que tiene el Pez de jugar juegos sutiles con la verdad lastima y enfurece a los Arqueros, quienes acusan
a menudo a los Peces de ser embusteros impenitentes. Esto no es justo, Sagitario. Los Piscis no mienten. Sólo
eluden de cuando en cuando la verdad. Reflexionad, y veréis que no es lo mismo. ¿Habéis reflexionado?
Estupendo. Ahora, pensad en esto. Los Piscis tienen sólo dos razones para eludir la verdad, en aquellas
circunstancias en que la eluden. Se alejan nadando de una respuesta o de un aserto explícito porque: 1) aborda
algo muy íntimo y personal relacionado con su vida privada, en cuyo caso no es nada de vuestra incumbencia,
ni de la de nadie (¿queréis reconocerlo, por favor?); o porque: 2) según la opinión compasivamente
considerada del Pez, podría lastimar a alguien, y por tanto carece de utilidad práctica... en cuyo caso, debéis
reconocer que se trata de una ética un poco menos lacerante que la vuestra. ¿De acuerdo? Vuestra ética de
Júpiter es la honestidad, sin tomar en consideración el precio pagado ni el daño causado. La ética de Neptuno
es el comportamiento esquivo, destinado a evitarse ellos y evitar a los demás el desgaste emocional del
conflicto, siempre que esto sea posible. Pero una ética es una ética, cualquiera sea la forma que asuma.
M

¿Correcto?
En cuanto a vosotros, Piscis, procurad ser más comprensivos con la intención de esos cáusticos dardos del
Arquero al que os gustaría aporrear con su propio arco de Júpiter. A esta altura deberíais comprender que lo
que los mueve es siempre la integridad, un anhelo incontrolable de buscar la verdad y expresarla. Como lo
único que importa realmente en cualquier tipo de locución o acción humana es el motivo que la inspira, ¿veis
que la intención de Sagitario, por lo menos, es honorable? Claro que dicen que el infierno está empedrado de
buenas intenciones, pero yo prefiero pensar que quizás el cielo también lo está.
Los Arqueros trotan libres y despreocupados por el camino de la vida, totalmente independientes,
desdeñando la autocompasión... pero a menudo descuidan el deber v la responsabilidad si éstos les dificultan
la búsqueda emocionante de sí mismos o si se cruzan en el camino de sus objetivos y de su fiebre
trashumante... lo cual inspira la desaprobación de Piscis, pues éste no puede concebir que alguien anteponga
sus propios deseos a la obligación de prestar servicios a quienes los necesitan. Los Peces bondadosos y
afables rara vez se enfadan mientras contornean serenamente los obstáculos, programando discretamente su
paciente desplazamiento río arriba, deteniéndose a veces para reposar en el fresco remanso oculto tras una
cascada... poniendo poco empeño en eludir las complicaciones de las personas que necesitan de sus oídos

136 
 
comprensivos (o de su dinero), aunque esto implique dar un rodeo, o aplazar los planes para el futuro lejano.
Son exasperantemente cambiantes: al principio corren en pos de media docena de ensueños al mismo tiempo,
negándose a sentar la cabeza para perseguir con espíritu práctico uno solo de ellos... y después optan por
remolonear ociosamente durante un tiempo, dejando que las oportunidades concretas pasen de largo, hecho
éste que le inspira al Pez un simple encogimiento de hombros... si bien el Arquero reacciona con una
reconvención colérica.
Sagitario deberá desistir de sus esfuerzos encaminados a arrancar a Piscis de los remansos temporales
donde se siente fugazmente sereno y seguro. Y Piscis deberá dejar de proyectar la duda silenciosa de Neptuno
que disuade a Sagitario de correr agresivamente en pos de la promesa del mañana. En lugar de incurrir en
confrontaciones estériles. Sagitario podría tratar de cumplir esas promesas optimistas. Para ello viajará a la
Luna o a China, y volverá con un puñado de polvo de estrellas que esparcirá sobre Piscis -con el fin de
demostrar que allá en lontananza hay nuevos mundos que aún es posible conquistar, y que están a disposición
de aquellos que poseen la audacia necesaria de buscarlos. Después sonreirá y dirá: «¿Ves? Te advertí que si

i
confiabas en mí no te defraudaría». Ésta es la forma más eficaz de tentar a un Pez renuente para hacerlo salir
del agua y jugar a la saltacabrilla.

Como broche final he reservado, para compartirlo con vosotros, el último codicilo del testamento del Arquero

uk
Dan Williams. Se rumoreaba que quizá no había muerto rico, pero sí en una posición económica bastante
desahogada. Pero, ay, el Sagitario Dan había prestado todo su dinero a quienes lo necesitaban, a lo largo de
los años. No le quedaba un centavo. Así que lo que legó a su familia fue, para decirlo con sus propias
palabras, maravillosamente típicas de Júpiter, estampadas en el último párrafo del testamento: Les dejo a mi
esposa y a mis hijos todo el ancho mundo... ¡en el cual se ganarán la vida!

Aunque los Piscis puedan comprender ciertamente la caridad compasiva de Dan, el testamento de un hijo de
Neptuno nunca contendría semejante legado. Los modestos y humildes Peces no soñarían con arrogarse el
derecho de ceder todo el ancho mundo... porque éste no les pertenece. Pero la filosofía de Sagitario contiene
una profunda sabiduría.

PISCIS: ¿Vosotros los Sagitario os creéis realmente los dueños del mundo?
an
SAGITARIO: ¡Por supuesto! ¿Acaso no nos pertenece a todos?
M

137 
 
Mujer SAGITARIO Hombre PISCIS
Ella no entendía, ni siquiera ahora.
—Debemos partir —dijo, casi alegremente.
—Sí —respondió él, débilmente.

Habrá momentos en que la perpleja chica Arquera se preguntará si se ha enamorado de un Géminis, en lugar
de enamorarse de un Piscis. Su perplejidad está harto justificada. Piscis y Géminis son signos solares de
dualidad, y los Peces y los Gemelos Géminis se parecen asombrosamente en lo que concierne a su capacidad
para cambiar de sueños y objetivos a mitad de camino, por alguna razón inexplicable. (Sus diferencias residen

i
en otras áreas.) Pero ella también nació bajo la influencia de un signo solar de dualidad, porque el Arquero
Sagitario es en verdad un Centauro, veréis: mitad caballo, mitad ser humano.
¿Así que quién es ella para cuestionar la versatilidad de él? Es una Sagitario, eso es lo que es, y los

uk
Sagitario no pueden dejar de cuestionarlo todo. Este hombre le dará muchas oportunidades para ejercitar su
proclividad jupiteriana.
Naturalmente, hay algunos hombres Piscis cuyas carreras y ocupaciones se mantienen estables a lo largo
de los años, pero son cabalmente una minoría. La mayoría de los Peces se sienten eternamente fascinados por
las múltiples opciones de la vida. A veces los cambios que operan son nada menos que pasmosos. Le daré a la
chica Arquero algunos ejemplos tomados de la vida real (que es, al fin y al cabo, el lugar lógico para buscar
ejemplos destinados a quienes la viven).

El Piscis Mike Thornton, criado en Cripple Creek, pero radicado en Denver (por lo menos en este momento),
contempló una vez las posibilidades de hacerse buscador de oro, criador de caballos, escritor y artista.
Después optó por hacerse paisajista de parques y jardines, y a continuación se dedicó a la cría experimental de
lombrices para cebo vivo. Más tarde se hizo aprendiz de electricista y se convirtió en experto en el arte de
cambiar cables de viviendas y edificios de oficinas. La semana pasada me telefoneó para preguntarme si su
an
horóscopo aconsejaba que inaugurara una combinación de cantina y discoteca para noctámbulos, equipada
con juegos electrónicos, donde quizá también se bailaría y se jugaría a las damas y el ajedrez.
Si a vosotras, las chicas Sagitario, os pone un poco nerviosas leer esto, imaginaos lo que sentirá su paciente y
agraciada esposa Tauro, Carolyn. Ésta sonríe dulce y cariñosamente, siempre con expresión complaciente,
pero sus uñas se acortan de día en día, porque se las muerde en privado. Ahora Carolyn y Mike tienen una
encantadora hijita recién nacida, con hoyuelos, llamada Mandy, una criatura Libra que cuando crezca sen-
cillamente nunca podrá decidir lo que quiere, y que seguramente superará la propensión de su padre Piscis a
los cambios rápidos. Por favor enviad vuestras plegarias a la pobre Tauro Carolyn. Al fin y al cabo, vosotras
las mujeres que intentáis seguir el ritmo de los saltos inversos, los saltos mortales, los tirabuzones y los medio
tirabuzones de un hombre Pez influido por el esquivo elemento Agua, debéis manteneros unidas, cualesquiera
sean vuestros signos solares.
M

Hay otro tipo de hombre Pez para el que la chica Sagitario debe estar preparada. Mark Shaw. Éste es un Piscis
que se graduó en la facultad de derecho de la universidad de Indiana, y que después pasó cinco prósperos años
en Aspen, Colorado, convertido en un brillante y activo abogado totalmente consagrado al ejercicio de su
profesión, aparentemente muy satisfecho y coronado por el éxito. En la primavera de 1978, Mark resolvió
abandonar por completo la práctica de la abogacía, y arrumbar la placa en el desván, se caló su «gorra de tenis
de la buena suerte», de fuerte color rojo (tiene un par de planetas en Aries), y voló a Nueva York para aceptar
un puesto full-time en el programa «Good Morning America», de la cadena ABC. Inmediatamente empezó a
viajar por todo el país, filmando temas especiales para el programa, como productor, director y guionista de
estos fragmentos... ¡y también aparece en cámara! Pero deberéis apresuraros a captarlo en vuestros televisores
si queréis saber qué cara tiene dicho Pez. Es posible que cuando aparezca este libro, Mark 'esté dirigiendo una
expedición al Polo Sur, para descubrir la Tierra interior.
Éste es el tipo de sorpresas que la chica Sagitario enamorada de un hombre Pez debe prepararse para
experimentar en diversas etapas de su relación. Al principio no la fastidiarán demasiado. Incluso le parecerán
excitantes, sobre todo si las iniciativas cambiantes de su Pez la obligan a viajar con frecuencia. A ella la

138 
 
infectó una fiebre trashumante incurable cuando tenía aproximadamente catorce años, o sea la edad en que el
Arquero típico de uno u otro sexo abandona el hogar (aunque algunos lo abandonan unos años antes, a los
diez o doce). De modo que al principio ella preparará alegremente el equipaje y lo acompañará con ánimo
optimista mientras él sigue los desfiles del circo, canjea sus tambores por un clarinete, o renuncia a su práctica
odontológica para convertirse en programador de computadoras. Al principio, sí
Después... bueno, es posible que después le plante cara... enérgicamente. Tal vez lo fulmine con la mirada
y le diga algo prudente, como por ejemplo: «Oye, muñeco» (¿pensabais que sólo a las mujeres se las podía
llamar muñecas? ¡Caramba, qué actitud machista más reveladora!). Ahora he perdido la concentración.
Deberé empezar de nuevo. Tal vez lo fulmine con la mirada y le diga algo prudente, como por ejemplo: «Oye,
muñeco... estoy harta y aburrida de vivir como una gitana a tu lado, has cambiado de carrera tantas veces, que
ni siquiera yo recuerdo si querías presentar tu candidatura a diputado, abrir una casa de té japonesa o vender
frijoles. O pones tus cosas en orden y sientas la cabeza, o iré a preguntar cuánto me dan por ti en el Zoológico.
Necesitas un psiquiatra: tienes la cabeza atornillada al revés».

i
Es posible que después de algunos estallidos verbales corno éste, el susceptible Pez se volatilice
literalmente por efecto de la conmoción. De una manera u otra, se eclipsará. Quizá no volverá a verle la cara
hasta que aparezca en el periódico, cuando lo hayan elegido diputado, posando en compañía de su nueva
amiga para insinuarle sutilmente a la Sagitario que ha iniciado el juicio de divorcio. Dado el estado actual de

uk
la política norteamericana, ésta es una situación muy plausible. Los fiscales generales y asesores del Presi-
dente van a la cárcel, los- hermanos de los presidentes hacen alegremente la propaganda de bebidas
alcohólicas y se desempeñan como jueces en concursos de belleza... y se rumorea que un ex seminarista de los
jesuitas, el mismísimo gobernador de California Jerry Brown, tal vez planea casarse con la cantante de rock
Linda Ronstadt. Probablemente son sólo buenos amigos, pero si por casualidad se confirmara el rumor, y en
vista de las ambiciones políticas de Jerry, Linda podría terminar radicándose en la Casa Blanca como Primera
Dama de la Nación, en cuyo caso Jefferson Starship y Fleetwood Mac se alternarían en el baile de toma de
posesión... y Bob Dylan o Alice Cooper podrían ocupar la secretaría de Estado. Así que admitámoslo: en la
edad de Acuario- puede suceder cualquier cosa. Y no me interpretéis mal. Pienso que los vientos de cambio
de Urano son, en general, emocionantes y recomendables... y estoy segura de que Linda Ronstadt es una chica
sincera y esclarecida. Me limito a subrayar que en vista de lo que sucede últimamente, mis anécdotas
demostrativas son razonables y viables.
an
Naturalmente, no todas las mujeres Sagitario son tan brutalmente crudas como las de mi ejemplo. Algunas
Arqueras son más afables, más circunspectas, y mucho menos elocuentes, pero incluso éstas son
inesperadamente sinceras en algunas ocasiones, y nunca ganarían el primer premio al tacto. Lo importante es
que la chica Sagitario que ama impulsiva y tiernamente a su hombre Piscis debe moderar su comportamiento,
porque si no podría descalabrarle negligente e involuntariamente el ánimo y el corazón, y además podría
perder su tipo singular de afecto y lealtad. Y él no debe ser tan susceptible como para horrorizarse cada vez
que esta dama dice la verdad. Ella no puede controlar la compulsión que la obliga a ser franca, y casi siempre
tiene buenas intenciones. Él deberá explicarle dulcemente cuánto lo hace sufrir. Entonces las emociones
jupiterinas de ella se sentirán conmovidas, y probablemente la dejarán contrita y la impulsarán a disculparse y
a esforzarse realmente por tratar de medir sus palabras, en el futuro. (Sin embargo, también es probable que
necesite que se lo recuerden periódicamente.)
Lo primero que quizá querrá hacer esta chica Sagitario jovial y bienintencionada si piensa criar un
M

cardumen de alevines, y retozar, en general, de manera permanente con un hombre regido por Neptuno, será
determinar qué clase de Pez es, porque hay dos tipos de Piscis nacidos bajo este signo solar dual. Están
aquellos que nadan contra la corriente hacia el éxito y la realización personal, y aquellos otros que flotan
aguas abajo hacia el fracaso, con sus sueños sumergidos en olas de infortunio... y que terminan escarbando la
resaca.
Ahora bien, el hombre que escarba la resaca en la playa no es necesariamente un mal candidato para ser
«feliz» en compañía de una mujer Sagitario curiosa, aficionada a las aventuras, que se complace en caminar
descalza por la arena y en comer bayas. Pero el hombre que escarba y trajina tristemente la resaca en las
«playas» de las calles urbanas, buscando desesperadamente la forma de rescatar su amor propio, es harina de
otro costal. En realidad, es posible que éste sea precisamente el Pez que necesita la fe y el coraje de ella, y no
digo que deba eludirlo. Nada podría ser más bello que un milagro jupiterino capaz de salvar de la
desesperación a esta alma descarriada. Sólo digo que por lo menos al principio ella debería saber con qué tipo
de Pez está lidiando.

Un buen amigo mío, un hombre Piscis que vive en Manhattan y que pasea a menudo por Times Square para

139 
 
observar el panorama cambiante y analizar a los pintorescos ejemplares humanos que desfilan por ahí, me
contó lo que le sucedió una noche en que se detuvo a comer un bocado de medianoche en Nathan's, un hito
histórico de Broadway. Como Nathan's no es precisamente un establecimiento donde se reservan las mesas
(pagas tus veinticinco centavos, coges tu bote de mostaza y eliges lo que te gusta), se encontró sentado frente
a un compañero de mesa bastante locuaz. Sus ropas relativamente astrosas eran un par de números demasiado
holgadas, y tenía una botella de vino semivacía insertada bajo la pretina de sus pantalones igualmente
holgados y arrugados. A pesar de esto, si no lo mirabas con demasiado detenimiento, su aspecto general era
bastante pulcro... y su personalidad era innegablemente alegre. Mientras estaban sentados frente a frente,
pasándose las servilletas y bebiendo café negro, este hurgador de resaca de Manhattan descubrió que mi
amigo Piscis era un típico escucha neptuniano, atento y comprensivo... de manera que le confió su ocupación.
Vendía lo que él llamaba «joyas que queman». Después de echar en torno una mirada furtiva para asegurarse
de que en ese momento específico el establecimiento estaba «limpio» de polizontes, le dejó echar un vistazo a
su mercancía (pulseras y broches de bisutería y cosas por el estilo, que según él ostentaban diamantes

i
auténticos) y se esforzó por concretar una operación rápida de venta... infructuosamente, porque mi amigo.
que conoce las noches de Nueva York, sólo lleva consigo un poco de cambio durante sus giras nocturnas por
Broadway. Después de explicar con tacto su situación económica poco floreciente, mi amigo Pez le preguntó
al hombre cuál era su signo solar. Este alma perdida afable pero animosa respondió con un guiño jovial:

uk
«,Quién, yo? Oh, yo soy uno de esos fulanos Piscis». Pero pronunció la palabra con una nítida deformación,
para hacerla rimar con Ulises. «Sí —repitió alegremente—, soy un Piss-ez».

Mi amigo Piscis dice que, a partir de ese momento, siempre ha imaginado el Pez que nada aguas arriba como
un Piscis (que se pronuncia rimando con Pii-sis), y al Pez que nada aguas abajo como un Piss-ez. La
distinción le parece útil. Le paso el dato a la chica Sagitario, para que la aplique cuando mida el potencial de
su hombre regido por Neptuno. Digamos, por ejemplo, que Albert Einstein era patentemente un Pii-sis.

Como ésta es una vibración de la configuración de signos solares 4-10, la mujer Sagitario y el hombre Piscis
deben prever que el choque ocasional de sus personalidades divergentes producirá una cierta dosis de tensión.
Obviamente, la tendencia de él a autocompadecerse, y la de ella a seguir en sus trece, no sólo no los ayudarán
a enfrentar sus conflictos sino que además agravarán sus problemas. Sin embargo, no es probable que los
an
celos y el espíritu posesivo se conviertan en un factor importante de discordia entre Piscis y Sagitario, porque
ninguno de los dos es realmente posesivo por naturaleza, y cada uno de ellos disfruta tanto de su libertad que
no se la negará al otro (a menos que un ascendente o un signo lunar suscite diferencias en este área). Lo
habitual y típico es que estos dos estén dispuestos a concederse recíprocamente libertad de movimientos en su
convivencia. Si se producen irrupciones menores de los pequeños monstruos verdes (o de los gigantescos
monstruos verdes) lo más probable es que sea ella quien tome la iniciativa. Algunas mujeres Sagitario son
ligeramente celosas, aunque rara vez en exceso, cuando las provocan. Cuando lo son, sus temperamentos se
inflaman rápidamente. Pero la Sagitario típica no se sentirá azuzada por el instinto posesivo, tal como se
interpreta habitualmente el término. Y existe una diferencia entre «celoso» y «posesivo».

Desde el punto de vista sexual, como Piscis es un signo femenino, regido por el planeta Neptuno igualmente
femenino, el hombre Piscis debe realizar un esfuerzo consciente encaminado a ser menos pasivo e informal,
M

más activo y entusiasta, para lograr la armonía física con la mujer Sagitario. Sin embargo esta misma
influencia lo convierte en un amante tierno e intuitivo... delicado e imaginativo. Como Sagitario es un signo
masculino, regido por el planeta Júpiter igualmente masculino, ella deberá cuidar los sentimientos de él, y
deberá ser menos impulsiva y franca. De lo contrario, las emociones fogosas de la Arquera podrían deteriorar
la confianza de él en su aptitud para satisfacerla. Sin embargo, esta misma vibración masculino-positiva que
existe en el campó aural de ella tiene el poder necesario para aumentar el deseo de él y para despertar la
pasión latente del elemento Agua. Pero los conflictos y tensiones emocionales frecuentes, aunque puedan
estimularla a ella, enfriarán el deseo de él, así como una falta de reacción entusiasta, o la indiferencia,
enfriarán el de ella.
Muy pocas personas comprenden el gran secreto de la expresión sexual jubilosa, el cual consiste,
sencillamente, en que las palabras y los actos reiterados de auténtica amabilidad, avivan las llamitas del
corazón. Estas se transforman gradualmente en una hoguera de mayores dimensiones, que desemboca
finalmente en la consumación extática de la necesidad física así generada. La actividad sexual entre quienes
se aman consiste básicamente en un gesto de agradecimiento mutuo, y no sólo en la satisfacción de dos apeti-
tos independientes, egoístas, sino en una conciencia compartida de la magnitud de ese don que es la

140 
 
integración total. Al sexo, como a todo lo demás, lo gobierna ineludiblemente la regla de oro. De lo contrario,
la unión física sólo deja a los dos miembros de la pareja con una mayor sensación de distanciamiento, aún
más solos y desasosegados que antes.

Hay muchos lazos de ternura y vínculos de comprensión entre los planetas Júpiter y Neptuno. Antes de que
Neptuno fuera «descubierto», Júpiter era el regente astrológico (y astronómico) de Sagitario y Piscis, lo cual
significa que su influencia dejó el sello de una configuración análoga en los Peces y Arqueros por igual.
(George Washington, por ejemplo, fue un Piscis más agresivo, guiado por Júpiter.) Esta empatía emparentada
de sus planetas regentes une a la mujer Sagitario y el hombre Piscis más estrechamente de lo que tal vez ellos
suponen. Ambos son compasivos e idealistas. Ambos son tolerantes... y normalmente impávidos. Pero
también hay ámbitos en los que chocan las influencias del gigantesco Júpiter y el esquivo Neptuno. La
esencia de Júpiter desdeña el menor atisbo de la reserva, la duplicidad o el engaño de Neptuno, en tanto la
esencia de Neptuno se siente muy alterada por el tipo de sinceridad jupiteriana que hiere más de lo que cura...

i
y se siente repelida por las emociones descuidadas y excesivas.
Pero si se aman suficientemente, la mujer Sagitario y el hombre Piscis podrán encontrar la forma de
resolver sus diferencias. Ella debe tratar de ser más prudente, considerada y afable, sin sacrificar la integridad
e independencia del elemento Fuego que hay en su naturaleza. Él debe tratar de ser un poco más abierto,

uk
franco y expresivo, sin sacrificar la intimidad espiritual y la serenidad interior del elemento Agua que hay en
su naturaleza. Entonces podrán reflejar sus respectivas estrellas, sin renunciar por ello a sus personalidades.

Hombre SAGITARIO Mujer PISCIS


Mientras yacían el uno junto al otro, una sirena cogió a Wendy por los pies, y empezó a
arrastrarla suavemente hacia el agua. Peter, que la sintió deslizar a su lado, se despertó
sobresaltado, y llegó justo a tiempo para rescatarla. Pero debió decirle la verdad.
an
Algunas chicas Piscis hablan bastante, y otras son calladas y rara vez inician una conversación (aunque
cuando alguien la inicie, generalmente no les faltarán palabras, por muy tímidas que hayan sido al principio).
Pero lo importante es que, además de ser interlocutoras muy interesantes, las chicas Pez de ambos tipos son
estupendas escuchas. Quiero decir, escuchas realmente estupendas. Hasta aquí, todo marcha a las mil
maravillas, porque al hombre Sagitario le gusta hablar con alguien que escucha fascinado lo que él dice... le
gusta tanto como a un hombre Leo o Aries, y ya sabéis que a estos dos les encanta tener un público atento. De
modo que esto deberá daros una idea del inmenso atractivo que esta chica ejercerá sobre el Arquero. Por
M

supuesto, en la mitad de una de estas sesiones que la tienen por escucha, él seguramente se sentirá obligado a
formular, en un momento u otro, algún tipo de aserto veraz. Si la verdad es demasiado cruda, tal vez ella
dejará de escuchar. Las mujeres Piscis son inusitadamente sensibles al dolor... y tampoco corren con
demasiadas energías en pos de la verdad desnuda. Esta dama prefiere que la verdad esté envuelta en los velos
sutiles de los «quizás» y los «podría haber sido» o los «podría ser». A ningún Pez le gusta que le escancien la
verdad pura, como Sagitario se complace en echársela al coleto. Entonces él se quedará sin ese primoroso
oído femenino y lamentará haber metido la pata tan torpemente. Una pequeña advertencia es útil. Ahora él
podrá considerarse prevenido.
Pocas personas comprenden que escuchar es realmente un arte, difícil de aprender, porque la mayoría de
los buenos escuchas nacen, y no se hacen. Hay que tener una naturaleza inusitadamente comprensiva y
generosa, porque al buen escucha le interesa sinceramente oír hablar de personas y hechos ajenos a sí mismo,
y no se limita a quedarse callado hasta que se le presenta la oportunidad de interrumpir a su interlocutor.
Merced a quién sabe qué alquimia de Neptuno, la chica Pez puede proyectarse dentro de la situación que le
están describiendo oralmente, y sentirse tan fascinada por ésta como podría estarlo por una situación que le
incumbe personalmente. Transforma lo que oye en su propia experiencia vicaria, se fusiona con el episodio,

141 
 
se integra realmente en éste, y el Arquero lee en sus ojos, en su expresión, en su misma actitud... que no se
limita a simular por cortesía. No, lo que él dice le interesa verdaderamente a esta mujer. En el mundo no
existe una sensación más reconfortante que la de saberse auténticamente escuchado por alguien que se
interesa patentemente. Todo ser humano necesita de cuando en cuando el estímulo de esta sensación
terapéutica... y el hombre Sagitario con más frecuencia que los demás. Y puesto que es tan importante para él,
debería hacer todo lo que esté en sus manos para no descalabrar este raro tributo que le ofrece la chica Pez, y
que es uno de los elementos más deliciosos de su personalidad.
A pesar de que este hombre y esta mujer deben enfrentar muchas tensiones y de que su tolerancia y su
paciencia pasarán por muchas pruebas dentro de la difícil vibración 4-10 que influye sobre su relación, si él
resulta ser uno de esos pocos hombres Sagitario que están frecuentemente callados, ella ejercerá un efecto
marcadamente beneficioso sobre él. Debemos recordar que este tipo de Arquero no está siempre mudo (no ha
nacido un Sagitario que sea así), pero si es uno de los menos locuaces —lo que implica que no habla
constantemente, pero que cuando se decide a hacerlo lo hace bastante bien— no hay nadie mejor que la mujer

i
Piscis para sonsacarle sus pensamientos con éxito. Se las apaña tan bien para inducirlo a expresarse, que uno
se pregunta por qué no se dedica a la psiquiatría, y basta. Algunos Peces eligen la psiquiatría como profesión,
pero la mayoría no. Esto se debe a que el Piscis típico aborrece la idea de hurgar en los secretos ajenos
(excepto si tiene un Sol natal «mal aspectado», el cual puede determinar que la mujer Pez así influida se

uk
aficione a los chismorreos). Generalmente, los Piscis aborrecen la idea de que otros hurguen en su propia
intimidad. Y como los Peces tienen una propensión innata a ponerse en el lugar de los demás, son renuentes a
hacer a su prójimo lo que les disgusta francamente que el prójimo les haga a ellos.
Sin embargo, aun sin hacer un esfuerzo premeditado por indagar, desde el principio la mujer Piscis
aprenderá muchas cosas acerca del hombre Sagitario, cosas que él pocas veces sospecha que ella está
aprendiendo. Esta dama es muy perspicaz. Descubrirá sin ningún esfuerzo lo que él cree que nadie sabe (o
podría llegar a saber). Ella no puede evitarlo. «Intuye» y «sabe» instintivamente lo que otra persona oculta,
sobre todo en una relación amorosa. No se trata de que ella haya intentado averiguarlo. Sencillamente lo tiene
a mano, para leerlo e interpretarlo... como si él fuera una bola de cristal humana que ella escudriña. Sin
embargo, es probable que esto no lo ponga incómodo, porque su talento para sondear las intenciones y los
sentimientos íntimos es un arte tan sutil y elegante, y por regla general nunca perentorio ni exageradamente
apremiante, que nadie sospecha jamás lo que está ocurriendo (a veces ni siquiera la misma chica Pez). En
an
verdad, ella preferiría no poseer esta facultad. Para ella es un lastre. La ofusca intuir tantas cosas acerca de los
demás. Ya tiene bastante con sus propias preocupaciones, sin necesidad de que las multiplique su incapacidad
para impedir que todas esas imágenes ajenas e indeseadas crucen espontáneamente por su conciencia. Sin
embargo, está predestinada, parece, a verse continuamente implicada, contra su voluntad, en los embrollos de
las vidas ajenas. Es el Kismet de su duodécima Casa de Neptuno, y hay que confesar que lo acepta de buen
grado, con un mínimo de quejas. Uno de sus rasgos envidiables es el delicado arte de la sumisión a lo
inevitable.
Al Arquero tampoco le molestará que ella conozca la mayoría de sus pensamientos íntimos. Este no es un
hombre que ponga mucho énfasis en la reserva. La mayoría de los hombres Sagitario no llevan un secreto
encima (a menos que haya un ascendente o signo lunar Escorpión, Piscis o Cáncer en su carta natal). El
Sagitario típico confesará alegremente todo lo que querráis saber acerca de él... y a menudo más de lo que a la
mujer Piscis le gustaría oír. El Arquero tiene poco o nada que ocultar. Bastará que le formuléis una pregunta y
M

él os abrirá su corazón. Si está en bancarrota, os lo dirá. Si está preocupado por su calvicie incipiente o por su
jefe, os lo contará. Cree en la veracidad, no en la evasión. Y piensa que todos deberían imitar su ejemplo,
especialmente la mujer que ama. Como la esencia neptuniana de ella contiene alguna forma de evasividad, es
posible que entablen no pocas reyertas provocadas por los distintos criterios con que abordan la sinceridad,
reyertas relacionadas con la forma en que él define la hipocresía... y con la forma en que ella define la
crueldad de la franqueza innecesaria, de la impaciencia, de los asertos desconsiderados y de actos impulsivos.
Es posible que su actitud respecto de todos estos elementos difiera un poco, para decirlo en términos
mesurados.

Desde el punto de vista sexual, el Arquero con doble influencia masculina encontrará seductoramente
atractiva a la chica Pez con doble influencia femenina. La naturaleza colabora al acoger con una sonrisa la
fusión física de este hombre y esta mujer. Si por lo menos ellos también colaboraran... Es posible que después
de la fascinación inicial, el Arquero acuse a la mujer Piscis de reaccionar con demasiada frialdad ante sus
requerimientos, con respuestas desprovistas de entusiasmo o insuficientemente espontáneas, que no están a la
altura de la vehemencia de su propio deseo. Tal vez haya algo más que una pizca de veracidad de Júpiter en

142 
 
este análisis. A menos que la Luna o el ascendente de la chica Pez estuviera contenido en uno de los tres
elementos de Fuego a la hora del nacimiento, es en verdad posible que sea emocionalmente «más fría» y más
displicente respecto de la pasión sexual de lo que él jamás podría ser, aunque lo intentara (cosa que no está
dispuesto a hacer). Esto significa que la responsabilidad de esforzarse recae sobre ella (¿acaso no recaen todas
sobre Piscis?). Es ella la que deberá empeñarse conscientemente en igualar los súbitos arranques de deseo de
él con la misma magnitud de necesidad visiblemente demostrada. A él lo complacerá su forma sensible y
femenina de abordar la unión sexual... pero igualmente lo lastimará mucho su frialdad periódica. El problema
parece ser muy claro. Una vez que haya sido analizado y enunciado, Neptuno deberá inculcarle a ella las
tácticas apropiadas para resolverlo.
En cuanto a él, deberá tener la precaución de no hacerle pensar a la Piscis que la necesidad que experimenta
de ella se concentra exageradamente en la faceta física del amor, y deberá esmerarse en demostrarle lo que
siente por ella por medios distintos de los sexuales... lo que a su vez surtirá el maravilloso efecto de inspirarle
a ella una respuesta más entusiasta al acto amoroso. De modo que sobre él también recaen algunas respon-

i
sabilidades. No se trata de algo exclusivamente unilateral.

La mujer Piscis necesita que el hombre que ella ama la trate con mucha delicadeza, con inmensa ternura. Ella
florece bajo la acción de los gustos imaginativos o creativos, que tienen la facultad de hechizarla. Se pone

uk
visiblemente lozana cuando él le sugiere un viaje o un cambio de panorama (otro tanto le sucede a él). Pero se
agosta, deprimida, cuando la tratan desconsideradamente o con poco tacto. Como esta mujer no manifestará
su dolor las primeras veces, es posible que él lastime repetidamente sus sentimientos antes de tomar
conciencia de lo que está sucediendo. Ella intentará ocultar o mitigar, aceptar u olvidar, su padecimiento. Pero
al cabo de un tiempo, saldrá a luz. Ésta es la señal que le advierte que deberá suavizar sus actitudes (sobre
todo su lenguaje) y que deberá comprender que su «Fuego» voraz puede estar deshidratando de manera lenta
pero segura el «Agua» mansa de ella.
Por supuesto, el proceso también podría desarrollarse a la inversa, si ella resultara ser una de las Piscis
tipo ballena. Entonces su naturaleza de Agua, más fuerte, podría ahogar el optimismo jupiteriano innato de él.
Y éste es un destino igualmente triste para una pareja de amantes o consortes de la combinación Fuego-Agua
que no ponen suficiente empeño en superar los problemas de sus filosofías, actitudes y motivaciones
divergentes. Es posible que al cabo de un tiempo se den por vencidos, y que sencillamente se distancien cada
an
vez más, hasta convertirse en perfectos extraños que conviven bajo el mismo techo.
Sólo hay dos sistemas viables para abordar semejante situación. Cada uno de ellos puede decidir que este
«extraño» es una persona con la que no le interesaría familiarizarse más... y entonces pueden separarse
amistosamente, como simples conocidos, en lugar de permitir que su relación los convierta en íntimos
resentidos. O pueden optar por la otra actitud que uno asume a veces con un extraño. Cada uno de ellos podría
decidir que esa es una persona interesante a la que le gustaría conocer mejor... y podrían iniciar un
reencuentro, aunque esta segunda vez ambos tendrían la experiencia suficiente para saber que no es necesario
que dos personas sean exactamente iguales y concuerden siempre para ser felices... siempre que cada una
respete la opinión distinta de la otra. Las diferencias pueden avivar una relación... o embotarla. ¿Qué
sucederá: lo primero o lo segundo? Depende realmente de ellos. Así que dejémoslos solos, estudiando sus
piezas de ajedrez. Sobre todo el rey y el peón. La estrategia del amor es algo muy íntimo.
M

A veces, éste es el mayor problema. Es posible que la relación entre este hombre y esta mujer carezca de la
intimidad que necesita para protegerse de las fuerzas destructivas externas. Así que deberán irse volando
juntos a otra parte para descubrir el poder que tiene algo tan sencillo como la intimidad para curar los
corazones destrozados de dos «extraños» que antaño amaron tanto. A menudo es asombroso. Pueden dejar
atrás el tablero de ajedrez, y retomar el juego donde lo abandonaron, cuando regresen. O pueden
comprometerse a dejar de jugar definitivamente el uno con el otro. Esto sería aún mejor... y mucho más
afortunado para el futuro de su relación amorosa o su matrimonio. Hay algunos juegos en los que nadie gana.
Ni siquiera los que más apuestan.

143 
 
Tipos de personalidad

SIGNOS CARDINALES SIGNOS FIJOS SIGNOS MUTABLES


(líderes) (organizadores) (comunicadores)

Aries Tauro Géminis


Cáncer Leo Virgo
Libra Escorpión Sagitario
Capricornio Acuario Piscis

i
SIGNOS POSITIVOS (MASCULINOS) SIGNOS NEGATIVOS (FEMENINOS)
(agresivos, idealistas dinámicos) (reservados, estrategas reflexivos)

uk
Aries Tauro
Géminis Cáncer
Leo Virgo
Libra Escorpión
Sagitario Capricornio
Acuario Piscis

SIGNOS DE FUEGO SIGNOS DE AIRE


(inspirativos) (mentales)

Aries - Fuego cardinal Libra Aire cardinal


-
an
Leo - Fuego fijo Acuario - Aire fijo
Sagitario - Fuego mutable Géminis - Aire mutable

SIGNOS DE TIERRA SIGNOS DE AGUA


(materiales) (sensibles)
Capricornio - Tierra cardinal Cáncer Agua cardinal
-

Tauro - Tierra fijo Escorpión - Agua fijo


Virgo - Tierra mutable Piscis - Agua mutable
M

144 
 
ARIES: Fuego-Positivo-Masculino-Cardinal
Líder inspirativo, agresivo, dinámico, idealista

LEO: Fuego-Positivo-Masculino-Fijo
Organizador inspirativo, agresivo, dinámico, idealista

SAGITARIO: Fuego-Positivo-Masculino-Mutable
Comunicador inspirativo, agresivo, dinámico, idealista

CAPRICORNIO: Tierra-Negativo-Femenino-Cardinal Líder reservado


Líder reservado, reflexivo, estratega

i
TAURO: Tierra-Negativo-Femenino-Fijo
Organizador reservado, reflexivo, estratega VIRGO:

uk
LIBRA: Aire-Positivo-Masculino-Cardinal
Líder mental, agresivo, dinámico, idealista

ACUARIO: Aire-Positivo-Masculino-Fijo
Organizador mental, agresivo, dinámico. idealista

GÉMINIS: Aire-Positivo-Masculino-Mutable
Comunicador mental, agresivo, dinámico. idealista

CÁNCER: Agua-Negativo-Femenino-Cardinal
an
Líder sensible, reservado. reflexivo, estratega

ESCORPIÓN: Agua-Negativo-Femenino-Fijo
Organizador sensible, reservado, reflexivo, estratega

PISCIS: Agua-Negativo-Femenino-Mutable
Comunicador sensible, reservado, reflexivo, estratega
M

La misión kármica de los doce signos solares

ARIES: DIRIGIR de una manera inspirativa, agresiva, dinámica e idealista


LIBRA: DIRIGIR de una manera mental, agresiva, dinámica e idealista
CAPRICORNIO: DIRIGIR de una manera material, reservada, reflexiva y estratégica
CÁNCER: DIRIGIR de una manera sensible, reservada, reflexiva y estratégica
LEO: ORGANIZAR de una manera inspirativa, agresiva, dinámica e idealista
ACUARIO: ORGANIZAR de una manera mental, agresiva, dinámica e idealista
TAURO: ORGANIZAR de una manera material, reservada, reflexiva y estratégica
ESCORPIÓN: ORGANIZAR de una manera sensible, reservada, reflexiva y estratégica 
SAGITARIO: COMUNICAR de una manera inspirativa, agresiva, dinámica e idealista
GÉMINIS: COMUNICAR de una manera mental, agresiva, dinámica e idealista
VIRGO: COMUNICAR de una manera material, reservada, reflexiva y estratégica
PISCIS: COMUNICAR de una manera sensible, reflexiva y estratégica

145 
 
Y así, la santa misión encomendada a cada hombre y mujer consiste en personificar el sacrosanto atributo
natal de su signo solar individual.

Éste es el mensaje de sabiduría y amor de nuestros Co-Creadores, canalizado a través de Sus mensajeros e
intérpretes, las estrellas, los planetas y las luminarias, a través de todo lo solar, todo lo lunar y todo lo estelar,
hacia todos los hombres y mujeres de todo el mundo.

Sólo si cada cual es fiel a la santa misión de su propio signo solar, será posible crear la unidad y la
armonía a partir del caos y la confusión, y favorecer el advenimiento del día en que Su Voluntad se hará
sobre la Tierra, como en el Cielo.

i
Dentro del bello sincronismo del equilibrio astrológico, nuestros Co-Creadores dispusieron que los cuatro
signos cardinales (líderes) estuvieran compuestos por partes iguales de la esencia positiva-masculina y
negativa-femenina, y también por partes iguales de los cuatro elementos de Fuego. Tierra. Aire y Agua.

uk
El mismo equilibrio y la misma armonía perfectos existen dentro de las filas de los cuatro organizadores
fijos y los cuatro comunicadores mutables.

Cada parte del todo es diferente, como consecuencia de lo cual todas son iguales, y éste es el Gran Enigma
Cósmico de la Sabiduría y la Verdad. El primer paso encaminado a resolverlo —y es sólo el primer paso,
porque hay muchos más— consiste en que la Imperfección iguala a la Perfección. El primer paso encaminado
a lograr el esclarecimiento está detallado en «Los doce misterios del amor», en el comienzo de este libro.
an
M

146 
 
La combinación de los elementos

SIGNOS DE FUEGO

Aries El Fuego se combina fácilmente con el Fuego y


Leo el Aire pero necesita tolerancia para combinarse
Sagitario con la Tierra y el Agua.

SIGNOS DE AIRE

i
Libra El Aire se combina fácilmente con el Aire y
Acuario el Fuego pero necesita tolerancia para combinarse
Géminis con la Tierra y el Agua.

uk
SIGNOS DE TIERRA

Capricornio La Tierra se combina fácilmente con la Tierra y


Tauro el Agua pero necesita tolerancia para combinarse
Virgo con el Fuego y el Aire.

SIGNOS DE AGUA

Cáncer El Agua se combina fácilmente con el Agua y


Escorpión la Tierra pero necesita tolerancia para combinarse
an
Piscis con el Fuego y el Aire.

FUEGO Y FUEGO

Cuando el Fuego se encuentra con el Fuego, las llamas más altas y calurosas que se forman pueden producir
una conflagración, que se consumirá, y se apagará... o que iluminará las tinieblas, y derretirá el hielo y el
M

miedo de las ideas negativas. La opción depende de ambos individuos por igual.

AIRE Y AIRE

Cuando el Aire se encuentra con el Aire, la libertad de movimiento es total, y existen pocas restricciones o
ninguna. Esta combinación puede desembocar en una gloriosa elevación mental, emocional y espiritual. Pero
sin los vientos del cambio el Aire se vuelve rancio y se contamina, y en determinadas condiciones el Aire
puede agitarse y trocarse en un tornado frenético. La opción también depende de ambos individuos.

147 
 
TIERRA Y TIERRA

Cuando la .fierra se encuentra con la Tierra, esta combinación puede transformarse en una colosal montaña de
fe y vigor... o puede convertirse en cambio en un desierto árido, según la dirección que tome. Cuando se agita,
el resultado puede ser un terremoto, con repercusiones volcánicas. La opción también depende de ambos
individuos.

AGUA Y AGUA

Cuando el Agua se encuentra con el Agua no hay resistencia, y surge un río continuo de inspiración, que fluye
finalmente hacia un océano mayor de esclarecimiento... o. en condiciones negativas, puede gotear dentro de

i
una caleta estancada, sin salida. El agua sacia la sed, pero cuando se descontrola produce inundaciones
destructivas. La opción también depende de ambos individuos.

uk
FUEGO Y AIRE

El Aire aviva el Fuego, y lo hace arder con más brillo, estimulando el entusiasmo y la emoción... o
provocando la pasión y la cólera. El exceso de Fuego puede consumir el oxígeno del Aire, dificultando la
respiración... y el exceso de Aire, por ejemplo en el caso de un vendaval, puede debilitar la llama. La opción
también depende de ambos individuos.

FUEGO Y TIERRA
an
Siempre resulta obvio cuál de los dos elementos es el más fuerte y perdurable. La Tierra permanece donde
está, a menos que la mueva una explosión interior, o la acción de fuerzas exteriores. El Fuego traza su propio
rumbo, elevándose siempre hacia los cielos. El Fuego puede chamuscar la Tierra, pero nunca puede destruirla
por completo. La Tierra sustenta al Fuego, formando una base estable para sus llamas. Pero un exceso de
Tierra puede sepultar al Fuego más refulgente. La opción también depende de ambos individuos.

FUEGO Y AGUA

Un Fuego de gran magnitud puede deshidratar o secar una pequeña cantidad de Agua, con su calor excesivo.
Por otro lado, grandes cantidades de Agua pueden apagar el Fuego, extinguiendo sus llamas. Por tanto, el
M

Fuego teme o respeta instintivamente al Agua, y viceversa. Pero ambos intuyen inconscientemente el
peligro... de que cada uno de ellos destruya totalmente al otro. La opción también depende de ambos
individuos.

TIERRA Y AIRE

La Tierra contiene Aire y lo necesita, pero el Aire no contiene Tierra ni la necesita. La Tierra debe
permanecer donde está, y sólo se mueve mediante terremotos o fuerzas volcánicas o exteriores. El Aire se ha
emancipado de estas restricciones, se mueve por encima de la Tierra obedeciendo a su propio capricho, y no
cambia la Tierra ni se queda mucho tiempo en un mismo lugar. La Tierra se mantiene distante del Aire,
aparentemente ajena a su existencia. hasta que fuertes vientos turban las plantas y las flores que crecen sobre
su superficie, arraigadas en su seno. El resultado lo determina la opción, que también depende de ambos
individuos.

148 
 
TIERRA Y AGUA

El Agua busca un hogar, que encuentra dentro de la Tierra, al penetrar en ésta y humedecerla, lo cual es una
bendición para la Tierra... porque únicamente la penetración del Agua permite que la Tierra sea la «madre» de
todo tipo de plantas vivientes, árboles y flores. Si no la enriquece el Agua, la Tierra permanece seca e inútil.
Si carece de Tierra para humedecer, el curso del Agua está desprovisto de sentido y es igualmente inútil.
Estos dos elementos están destinados a necesitarse recíprocamente. Pero un exceso de Agua puede convertir
la Tierra en un lodazal o una ciénaga... y una dosis demasiado pequeña de Agua puede perderse, puede
desaparecer dentro de las masas montañosas de Tierra. El resultado lo determina la opción, que también
depende de ambos individuos.

AIRE Y AGUA

i
El Aire penetra en el Agua... la agita, la hace bullir en olas restallantes... y después se aleja... infiltración o

uk
ataque éste sobre el cual el Agua no ejerce ningún control. Cuando el Agua penetra en el Aire en forma de
humedad, lo torna pesado. Pero, en el ínterin, también suministra a toda la Naturaleza el bienaventurado alivio
de la lluvia, trocando mágicamente el Aire en su propio elemento, transmutación esta sobre la cual el Aire no
ejerce ningún control. En última instancia, el desenlace no depende de la opción de ninguno de los dos
individuos... sino sólo de la Voluntad del Destino Supremo.
an
M

149 
 
Configuraciones de signos solares

Configuración de Configuración de Configuración de


signos solares 1-1 signos solares 2-12 signos solares 3-11

Aries-Aries Aries-Piscis Aries-Géminis


Tauro-Tauro Tauro-Aries Aries-Acuario
Géminis-Géminis Géminis-Tauro Tauro-Cáncer
Cáncer-Cáncer Cáncer-Géminis Tauro-Piscis
Leo-Leo Leo-Cáncer Géminis-Leo
Virgo-Virgo Virgo-Leo Cáncer-Virgo

i
Libra-Libra Libra-Virgo Leo-Libra
Escorpión-Escorpión Escorpión-Libra Virgo-Escorpión
Sagitario-Sagitario Sagitario-Escorpión Libra-Sagitario
Capricornio-Capricornio Capricornio-Sagitario Escorpión-Capricornio

uk
Acuario-Acuario Acuario-Capricornio Sagitario-Acuario
Piscis-Piscis Piscis-Acuario Capricornio-Piscis

Configuración de Configuración de Con figuración de


signos solares 4-10 signos solares 5-9 signos solares 6-8

Aries-Cáncer Aries-Leo Aries-Virgo


Aries-Capricornio Aries-Sagitario Aries-Escorpión
Tauro-Leo Tauro-Virgo Tauro-Libra
Tauro-Acuario Tauro-Capricornio Tauro-Sagitario
an
Géminis-Virgo Géminis-Libra Géminis-Escorpión
Géminis-Piscis Géminis-Acuario Géminis-Capricornio
Cáncer-Libra Cáncer-Escorpión Cáncer-Sagitario
Leo-Escorpión Cáncer-Piscis Cáncer-Acuario
Virgo-Sagitario Leo-Sagitario Leo-Capricornio
Libra-Capricornio Virgo-Capricornio Leo-Piscis
Escorpión-Acuario Libra-Acuario Virgo-Acuario
Sagitario-Piscis Escorpión-Piscis Libra-Piscis
M

Configuración de
signos solares 7-7

Aries-Libra
Tauro-Escorpión
Géminis-Sagitario
Cáncer-Capricornio Leo-Acuario
Virgo-Piscis

150 
 
 
M

151 
an
uk
i
Como veréis en la Rueda Kármica de la vida que figura en la página opuesta, las configuraciones de signos
solares se obtienen de la siguiente manera: Contando cada signo solar en sí mismo como número uno, Aries
es la novena Casa respecto de Leo, y Leo es la quinta Casa respecto de Aries (contando siempre en dirección
inversa al sentido de las agujas del reloj). Por tanto, Aries-Leo es una configuración de signos solares 5-9.

Tauro es la novena Casa respecto de Virgo, y Virgo es la quinta Casa respecto de Tauro. Por tanto, Tauro-
Virgo también es una configuración de signos solares 5-9. Como Tauro-Capricornio y Virgo Capricornio. El
mismo método se puede emplear para identificar las diversas configuraciones de signos solares.

i
Observaréis que los números de todas las configuraciones de signos solares suman la cifra de dos dígitos
14. Menos los de la configuración de signos solares 1-1. Esto implica un profundo misterio, y representa un
importante simbolismo místico del principio Masculino-Femenino, relacionado con las almas gemelas.

uk
El número 14 simboliza los catorce trozos de Osiris, que fue asesinado por su hermano, Set, y cuyo cuerpo
fue cortado en catorce fragmentos, al mismo tiempo que su alma era dividida en catorce partes. La misión del
alma gemela de Osiris —Isis— ha consistido en buscar estas catorce porciones de su consorte, durante
muchos y extenuantes eones. La leyenda dice que, en la era de Acuario, los catorce trozos de Osiris se
fusionarán en un hombre —«con la integridad de todas sus partes dispersas»— y éste se reunirá con su alma
gemela, Isis. (Observad que el nombre Osiris contiene dentro de sí el nombre de Isis.)

Todas las configuraciones de signos solares suman el número místico catorce, de Isis-Osiris, lo cual permite
que cada combinación de signos solares busque la unidad, siempre dentro de su propio esquema vibratorio.
Los amantes o consortes influidos por la vibración de la configuración de signos solares 1-1 sólo pueden
an
reconocerse recíprocamente como almas gemelas —y satisfacer su Karma— si uno de ellos tiene la suficiente
evolución espiritual como para «vibrar» sintonizado con la Octava Superior del «1», que es trece. Cuando se
suma el «1» de la otra persona, esta combinación da como resultado el número místico catorce, de las almas
gemelas Isis-Osiris. Si ambas personas colocadas bajo la influencia de la configuración de signos solares 1-1
vibran sintonizadas, con la Octava Superior de «1», que es el número 13, las dos estarán bajo la influencia
vibratoria del número ocho (8). (Dos veces 13 suma 26, que, al sumarse sus dos dígitos, se convierte en el
número ocho.) El número ocho representa el «misterio de amor del DOBLE Círculo de la Serpiente. Dos
círculos o ceros, el uno encima del otro. (Véase la sección «Los doce misterios del amor», en el comienzo de
este libro.) Por tanto, cuando los dos seres implicados en una configuración de signos solares 1-1 están
igualmente evolucionados en el plano espiritual, es posible que experimenten el «Sendero del Rayo» del
Karma (con algunos otros, en distintas circunstancias particulares) y que alcancen rápidamente el
M

esclarecimiento juntos... aunque ésta es una rara hazaña mística.

152 
 
 
M

153 
an
uk
i
Compatibilidades de signos solares

Configuración de signos solares 1-1

Si vuestro propio signo solar es:

Aries............................ Aries
Tauro ......................... Tauro

i
Géminis ..................... Géminis
Cáncer ....................... Cáncer
Leo .............................. Leo

uk
Virgo ........................... Virgo
Libra .......................... Libra
Escorpión .................. Escorpión
Sagitario.................... Sagitario
Capricornio .............. Capricornio
Acuario ...................... Acuario
Piscis ....................... Piscis

Sobre vosotros influye la configuración de signos solares 1-1 con los signos aquí enumerados frente a los
vuestros, en la amistad, los negocios, la familia o las relaciones amorosas.
an
En vuestra asociación con estas personas nacidas bajo vuestro propio signo solar, ambos os sentiréis
tentados de magnificar vuestras propias virtudes y defectos. Aumentará la intensidad de todos los rasgos
positivos de personalidad y carácter... así como la de los rasgos negativos. Deberéis hacer un esfuerzo
constante para estimular recíprocamente las «buenas» cualidades del signo solar que ambos compartís... y
para desalentar las «malas» cualidades del signo solar que ambos compartís, y para ser tolerantes con éstas.

* Los aspectos recíprocos entre los otros planetas, las Lunas y los ascendentes de los dos horóscopos
modificarán ligeramente la relación arriba descrita (en forma positiva o negativa), pero no alterarán
fundamentalmente la base del intercambio de la configuración de signos solares 1-1, tal como ha sido
reseñada.
M

154 
 
Configuración de signos solares 2-12

Si vuestro propio signo solar es:

i
uk
an
M

Sobre vosotros influye la configuración de signos solares 2-12 con los signos aquí enumerados frente a los
vuestros, en la amistad, los negocios, la familia o las relaciones amorosas.

En vuestra asociación con estas personas, uno de vosotros sentirá que él (o ella) tiene que aprender
muchas lecciones del otro (o la otra). El que tiene que impartir lecciones experimentará una compasión
inexplicable por las debilidades y errores de la otra persona, y comprenderá de una manera extraña las
motivaciones y el comportamiento marcadamente distintos del otro.

Los aspectos recíprocos entre los otros planetas, las Lunas y los ascendentes de los dos horóscopos
modificarán ligeramente la relación arriba descrita (en forma positiva o negativa), pero no alterarán
fundamentalmente la base del intercambio de la configuración de signos solares 2-12, tal como ha sido
reseñada.

155 
 
Configuración de signos solares 3-11

Si vuestro propio signo solar es:

Aries ............. Géminis y Acuario


Tauro .................. Cáncer y Piscis
Géminis ........... Aries y Leo
Cáncer .............. Tauro y Virgo
Leo ..................... Géminis y Libra
Virgo ................ Cáncer y Escorpión

i
Libra.................. Leo y Sagitario
Escorpión ............. Virgo y Capricornio
Sagitario .................. Libra y Acuario

uk
Capricornio…….. Escorpión y Piscis
Acuario ........... Aries y Sagitario
Piscis .............. Tauro y Capricornio

Estáis implicados en una configuración de vibraciones de signos solares 3-11 con los signos aquí enumerados
frente a los vuestros, en la amistad, los negocios, la familia o las relaciones amorosas.

Experimentaréis un fuerte vínculo de amistad, cualquiera que sea la asociación que compartís con estos
individuos. Habrá confianza mutua, y una gran fluidez de comunicación, en un sentido y otro. Sois muy
diferentes, pero estas diferencias ejercen poco o ningún efecto sobre vuestra estima recíproca. Podría existir
an
un sentimiento de responsabilidad, algún tipo de deber ineludible, que os hace confluir y que refuerza el
vínculo que os une. Os resultará fácil conversar con estos individuos, y os estimularéis constantemente el uno
al otro para haceros cambiar los hábitos y las situaciones existentes.

Probablemente forjaréis amistades muy íntimas con estas personas, y seguiréis siendo amigos siempre.
Generalmente toda reyerta se resolverá, perdonará y olvidará en seguida. Es posible que riñáis y discrepéis a
menudo, y que os sintáis fastidiados por alguna obligación mutua que os ata el uno al otro, y que sin embargo
no podéis eludir, e incluso cuando la asociaci