Está en la página 1de 4

PEDAGOGÍA

Trabajo Práctico

Pensamiento Pedagógico Latinoamericano

Docentes detenidos desaparecidos

Marina Vilte

Isauro Arancibia

Eduardo Requena

Julieta Mariel Peña

DNI 32891995

Turno mañana

Profesorado de Educación Primaria

Escuela Normal Superior N°7, “José María Torres”


El llamado Proceso de Reorganización Nacional fue la peor dictadura
que vivió nuestro país. Fue un golpe de estado perpetrado por las fuerzas
armadas que comenzó el 24 de marzo de 1976 y culminó con la Guerra de
Malvinas en 1982. Más de 30.000 personas fueron perseguidas, torturadas y
desaparecidas por su posicionamiento político, y muchas veces, revolucionario.

Este es el caso de los maestros detenidos desaparecidos Marina Vilte,


Isauro Arancibia y Eduardo Requena. La historia familiar es similar: los tres
vienen de familias obreras, el padre de Eduardo Requena era trabajador
ferroviario; Marina Vilte era de un pueblito en Jujuy, con un padre agricultor y
una madre docente1.

Marina Vilte se recibió de maestra en 1956, era “coplera”, le encantaba


cantar, y era militante peronista. Se presenta a elecciones en la Asociación de
Educadores Provinciales (ADEP) y ocupa el puesto de Secretaria durante
varios años. Al igual que varios de sus compañeros sindicales, el mismo día del
golpe de estado en Argentina, Marina Vilte es detenida ilegalmente. Sus
compañeras cuentan que hasta sus últimos momentos cantaba coplas, que se
escuchaba por todo el pabellón 2, con la firme convicción de haber luchado
siempre por sus derechos. Recuerdan quienes estuvieron con ella que dijo:
“compañeras, por los maestros no voy a claudicar” 3.

Isauro Arancibia fue un maestro rural tucumano, que descubrió en


Magisterio una pasión que tenía, y se dedica a enseñar en la educación
pública. Tenía como preocupación principal la educación popular, y luchaba por
una “organización desde la escuela”. Fue dirigente de la Asociación de
Trabajadores de la Educación Provincial (ATEP) y luego lograría la unidad
sindical de los maestros, fundando uno de los gremios docentes más
importantes a nivel nacional, la Confederación de Trabajadores de la Educación
de la República Argentina (CTERA). Siendo uno de los gremialistas más
importantes del país, la Triple A de López Rega lo amenazaba constantemente
1https://es.wikipedia.org/wiki/Marina_Leticia_Vilte

2““Maestros del viento”,” MEDIATECA PEDAGÓGICA DE CTERA, revisado 27 de noviembre


de 2017, http://mediateca.ctera.org.ar/items/show/172 (minuto 47).

3““Maestros del viento”,” MEDIATECA PEDAGÓGICA DE CTERA, revisado 27 de noviembre


de 2017, http://mediateca.ctera.org.ar/items/show/172 (minuto 48).
con matarlo. Finalmente, sabiendo que se venía el golpe de estado, Isauro
Arancibia resistió con su hermano Arturo en un local de ATEP, donde vivía, y la
misma noche del 24 de marzo de 1976, policía y hombres de civil los
acribillaron a balazos, a él y a su hermano. El cuerpo de Isauro tenía,
finalmente, más de 100 balazos.

Eduardo Requena nació en Córdoba y era profesor de historia y


geografía. Trabajaba con obreros ferroviarios también, con fuertes deseos de
cambiar la sociedad. Le daba una gran importancia a la militancia sindical, por
lo que fue delegado de la SEPPAC (Sindicato de Educadores Privados y
Particulares de la provincia de Córdoba) en el año 1963. Requena articulaba su
militancia sindical junto con la enseñanza popular, ya que tenía perspectivas a
largo plazo para con sus compañeros trabajadores. Cuatro meses después de
iniciado el golpe de estado, a Eduardo Requena se lo llevó un grupo de civil de
un local de café en Córdoba. Nunca más se supo de él, aunque testigos
sobrevivientes testimoniaron haberlo visto en el centro Clandestino de
detención La Perla. Su cuerpo nunca fue encontrado.

Los tres maestros detenidos desaparecidos tenían muchas cosas en


común: la primera de ellas era la clara convicción de que todo iba a mejorar.
Militaban para un porvenir mejor para los compañeros trabajadores. Los tres
conciben una escuela vinculada orgánicamente a lo sindical. Lo sindical es una
célula más del pueblo, de los derechos populares de los trabajadores por una
educación popular.

En los años anteriores al contexto del golpe de estado del ‘76, se vivía
un gran momento juvenil junto al movimiento obrero. Los jóvenes tenían mucha
participación en las luchas sociales, eran jóvenes que venían del Mayo francés,
del hipismo, del fin de la Guerra de Vietnam y con la vuelta de Perón al país
había una fuerte efusión y un sentimiento imparable de transformar la realidad
social, de cambiar la historia, mejorar la sociedad y romper con la desigualdad
y las injusticias.

Requena, Vilte y Arancibia tenían la fuerte convicción de crear una


educación popular y de luchar por los derechos de todos los maestros dentro
de un pensamiento progresista que los llevara a nuclear a los trabajadores
docentes en un mismo gremio con fuerza y personería jurídica. Esto viene de la
la idea de que la educación no es concebida como un llamado divino, sino que
los maestros son trabajadores, y como tales el maestro no puede trabajar solo,
tiene que trabajar en comunidad; necesita que la comunidad apoye la
educación, la escuela y el trabajo del maestro. Con la vuelta de Perón en 1973
hay una mayor organización, maestros muy comprometidos social y
popularmente con una nueva educación. El pensamiento de Paulo Freire
estaba en su apogeo, con un pensamiento liberador frente al colonialismo
latinoamericano. Es en estos momentos en que hay una creciente necesidad
de participación social. Buscan a través de la educación “la reivindicación de la
clase obrera”.

Con la Triple A al mando, y la llegada de las fuerzas armadas al poder,


los tres maestros, sindicalistas ellos, sabían el riesgo que corrían, que el peligro
y la muerte los buscaba, pero no podían abandonar su lucha, no podían
abandonar a sus maestros, a pesar de que muchos les aconsejaban exiliarse.
Ninguno de los tres iba a fugarse y esconderse, por la simple y llana convicción
de que “no habían hecho nada malo”, aunque en esa época reclamar por
derechos del trabajador, y de los maestros sobre todo, era de subversivo, ya
que las personas tenían que acomodarse al orden establecido por las fuerzas
armadas, quienes pisotearon la Constitución Nacional, y con ella los derechos
de todos los ciudadanos, trabajadores y militantes sociales y políticos. Cómo no
desaparecer a los maestros organizados, si son ellos quienes ayudan a romper
cadenas de los oprimidos frente a sus opresores.