Está en la página 1de 4

LETRA 'LA CUMBIA

GRAMATICAL'

Esta es la cumbia,
cumbia gramatical
analizamos oraciones
pa´ que no chamuyes mal...

En "Zarpale la lata"
es tácito el sujeto
y en "Cheto la flasheaste"
el sujeto es el Cheto...

Si te digo: che gato


junté dos vocativos...
"rescate chabón"
pintó el imperativo...
Si grito: "Altas llantas"
es oración unimembre
y si no aprendés con ésto
te la llevás a diciembre...

Yo me rescato
Presente del Indicativo
que yo me rescate
Presente del subjuntivo

Yo me rescataba
del indicativo es Pretérito imperfecto
me hubiere rescatado
del subjuntivo, es Futuro perfecto...

Nada, sorry y too much


son adverbios re-caretas
de una, un toco y ni a gancho
son lo que usamos los berretas...

Yo me rescataré
futuro imperfecto del Indicativo
que yo me rescatara o me rescatase
Pretérito imperfecto del subjuntivo

Yo me habré rescatado
del indicativo, es Futuro perfecto
me hubiera o hubiese rescatado
del subjuntivo, Pretérito pluscuamperfecto...

qué complicado
es decir pluscuamperfecto...

El Rey Enamorado
Les Luthiers

Narrador: A continuación, un fragmento del drama "Enrique VI" de


William Shakehands. Del drama "Enrique VI" la escena séptima del
cuadro tercero del acto primero. El Rey Enrique VI ha rezado la
novena en su cuarto y después de unos segundos atraviesa la
quinta.

Rey: Ven juglar, acerquémonos al balcón de María para darle una


serenata. María, María, mírala... que bella... que "bella plebella".
¿Debo abdicar al trono por amor a ella? ¿Vale acaso más una fría
corona que un solo reflejo de sol en los dorados cabellos de María
Blessing?

(El juglar hace gestos de "mas o menos").

Rey: ¡Oh dolientes espíritus!, ¡Oh sempiternos gemidos! Acudid en


mi ayuda, decidme qué debo hacer en este momento aciago... así
hago algo. María, María, la corona, ¡la corona! Pero, ¿qué importa
una corona, si el resto de la dentadura esta sana? El trono, la gloria
vana, el oro pelvacuo. Mira juglar, mira la estatua que me
inmortaliza sobre brioso corcel. Yo en mi vanidad, ordene que
gastaran los dineros del reino en una estatua ecuestre... "cuestre" lo
que "cuestre". Mira, mira las figuras: el Rey, el Caballo, solo falta el
alfil. ¡El poder, la prisión, el trono! ¿El trono o María? Al fin y al cabo,
el Trono lo quiero para posarme sobre el, y satisfacer mis deseos,
los mas sublimes y los mas perversos, en cambio a María la quiero
para.... caramba, ¡qué coincidencia! Ven juglar, ven, acércate, mira,
quisiera cantarle a María, pero el destino me ha castigado con dura
mano en mi inspiración musical. Ponle música a mis encendidos
versos a María.

Rey: Por ser fuente de dulzura.


Juglar: Por ser fuente de dulzura.
Rey: Por ser de rosas un ramo.
Juglar: Por ser de rosas un ramo.
Rey: Por ser nido de ternura, oh María, yo te amo.
Juglar: Por ser nido de ternura, oh María, yo te amo.

(Breves palabras del Rey al juglar, en voz baja).

Juglar: Oh María, él la ama.


Rey: Ámame como yo te amo a ti.
Juglar: Ámelo como él la ama a Usted.
Rey: Y los demás envidiaran nuestro amor.
Juglar: Mmm... todos nosotros envidiaremos el amor de ustedes.
Rey: Oh mi amor, María mía.
Juglar: Oh su amor, María suya.
Rey: Mí brillante, mí rubí.
Juglar: Su brillante surubí.
Rey: Mí canción, mí poesía, nunca te olvides de mí.
Juglar: Su canción, su poesía, nunca se olvide de su.
Rey: Tú estas encima de todas las cosas, mí vida.
Juglar: Usted esta encima de todas las cosas subida.
Rey: Eres mí sana alegría.
Juglar: Usted es Susana, eh, María, alegría.
Rey: Mí amor.
Juglar: Su amor.
Rey: Mí tesoro.
Juglar: Su tesoro.
Rey: Mímame.
Juglar: Súmame... Súmelo.
Rey: Tanto tú que me metes en lo más hondo de mí...
Juglar: Tanto Usted...
Rey: Que ya no sé si soy de mí o si soy de ti...
Juglar: Tanto Usted...
Rey: Si tú me amaras a mí amarías en mí aquello que amamos...
nosotros y envidiáis vosotros y ellos...
Juglar: .... ¡Ámelo!
Rey: Cuando miras con desdén.
Juglar: Cuando mira con desdén.
Rey: Pareces fría, sujeta.
Juglar: Parece fría, su... su cara.
Rey: Por ser tan grandes tus dones, no caben en mí, mi bien.
Juglar: Por ser tan grandes sus dones, no caben en su sostén.
Rey: ¡No! ¡No!
Juglar: ¡No! ¡No!
Rey: Tunante.
Juglar: Sunante.
Rey: Miserable.
Juglar: Suserable.
Rey: ¡Guardias, a mí!
Juglar: ¡Guardias, a él!