Está en la página 1de 6

Trypanozoma cruzi

El trypanoSoma cruzi se trata de una especie del género tripanosoma. La enfermedad que causa se
denomina tripanosomiasis o también conocida como “mal de chagas” y es zoonótica. Se trata de un
protozoario parásito con ciclo indirecto que tiene como vector biológico a los triatóminos (se enseña
una imagen de un triatoma dimidiata más adelante en este mismo ensayo).
Se transmite a través de la laceración en la piel después de que el vector (chinche) chupa sangre y
defeca en el mismo sitio, es decir, que cuando el animal o persona se rasca, ayuda al tripanosoma a
ingresar al interior del cuerpo.
Se trata de una especie polimórfica, es decir que sufre distintas variaciones en su morfología de
acuerdo a la etapa en la que se encuentre, además de que presentan una buena adaptación a los
medios líquidos (gran movilidad), para ello poseen flagelos (aunque sólo lo presentan en dos de sus
tres etapas).

Formas evolutivas
Epimastigote: Se encuentran en el tubo digestivo del insecto vector. Poseen además una pequeña
membrana ondulante
Amastigote: Se les encuentra en el interior de las células del hospedero definitivo y se caracterizan por
ser redondas y sin flagelo
Tripomastigote: Puede ser metacíclico o sanguíneo si entra al hospedero definitivo o al intermediario,
respectivamente.

Fotografía de una muestra vista bajo microscopio óptico de sangre de bovino en la que se puede apreciar un
ejemplar de trypanosoma cruzi en una de sus tres etapas: tripomastigote metacíclico
Fotografías de ejemplares de triatoma dimidiata vistas a través de un estereoscopio

Imagen de un estereoscopio Fotografía de dos “chinches besuconas”


extraída de internet

Vista amplificada gracias al estereoscopio


Babesia

El siguiente protozoario (cuya enfermedad es denominada babesiosis) que vimos en el laboratorio fue la
babesia que es un género de protozoarios parásitos intracelulares hematófagos del phylum apicomplexa
cuyo vector biológico son las garrapatas.
Al ser hemoprotozoarios afectan a los eritrocitos pudiendo causar varias complicaciones como
esplenomegalia y presentar signos como hematuria, melena o anemia en diferentes grados.
A pesar de que sus células blanco son los eritrocitos, algunas veces se les puede hallar en otros órganos
tales como el hígado, riñón o cerebro: esto debido a receptores encontrados en su superficie y entonces
son considerados aberrantes o erráticos pues no son los órganos que usualmente atacan.
Los humanos, sin embargo, tienen un buen sistema de defensa contra la babesia por lo que no se le
clasifica como zoonótica.
Algunas especies importantes son: babesia canis y babesia gibsoni.
La babesia canis es transmitida por la garrapata rhipicephalus sanguineus

Se presenta en tres estadios: esporozoítos, trofozoítos y merozoitos siendo la fase infectante, replicativa
y madura respectivamente.
En la fotografía de arriba podemos apreciar una muestra de sangre de bovino donde se observa un
merozoito dentro de un glóbulo rojo y alrededor en su forma de trofozoíto
Toxoplasma

La toxoplasmosis es una enfermedad causada por los parásitos del género toxoplasma cuyo huésped
definitivo son los felinos aunque la especie de mayor importancia veterinaria es el gato, sin embargo,
hay una extensa lista de hospederos secundarios (y foréticos) que ayudan a esparcir la enfermedad tales
como ratones, bovinos, humanos o porcinos siendo estos algunos ejemplos de hospederos secundarios y
cucarachas y pulgas del otro tipo de hospedero. Entra en la categoría de enfermedad zoonótica y al igual
que la babesia son del phylum apicomplexa.

Imagen de toxoplasma gondii en su etapa de taquizoito

Tiene tres presentaciones:


1. Taquizoitos o esporozoítos
2. Quistes tisulares (bradozoitos)
3. Ooquistes
Eimeria

La eimeria es un género de protozoarios del phylum apicomplexa que causan la enfermedad denominada
coccidiosis que se desarrolla en el intestino delgado y grueso. Afecta principalmente a animales jóvenes.

En esta muestra vista bajo microscopio óptico se puede apreciar un ejemplar de coccidea hallada en
heces de bovino en su forma de ooquiste compuesto por cuatro esporocistos que están recubiertos por
esporoquiste y en su interior albergan cuatro esporozoítos, es decir, que por cada ooquiste hay ocho
esporozoítos en total.
Únicamente la forma espurulada del ooquiste es infectante, para que se convierta en espurulado requiere
de humedad, temperatura (de 25° a 30°) y presencia de oxígeno.
Giardia

La giardia es otro género de protozoarios parásitos siendo la giardia lamblia la especie más importante
pues es la única que afecta humanos y mamíferos incluyendo animales domésticos y de granja.
Se trata de una especie polimórfica y sus dos formas son: trofozoíto y quiste.

En esta fotografía se puede apreciar claramente un ejemplar de giardia hallada en las heces de un perro
infectado. Se encuentra en su forma de trofozoíto que asemeja una pera y que poseen cuatro pares de
flagelos. En esta fase poseen dos núcleos simétricos sin nucléolos.
Su reproducción es asexual por fisión binaria longitudinal y es muy rápida.
Su vía de transmisión es fecal-oral a través de sus quistes.
Sus signos principales son la diarrea mucosa sin restos de sangre, meteorismo, dolor abdominal y anemia.
Puede causar mala absorción por su adhesión a las células epiteliales del intestino.