Está en la página 1de 4

12409-Bordon 58-4 y 5 (FF) 26/12/07 10:22 Página 591

La Enseñanza Religiosa Escolar en el pensamiento actual de la Comisión Episcopal de Enseñanza

Problemas en el desarrollo de la a dar la razón a quienes albergaron aquellos


Enseñanza Religiosa en la escuela temores de que no serían favorables para la
enseñanza de la religión. Para quienes no opta-
Pero toda esta justificación de la Enseñanza ban por la enseñanza confesional de religión, la
Religiosa no ha tenido sus consecuencias en la alternativa dejaba de ser la ética. En su lugar se
legislación escolar. Por esto, también debemos establecieron, como alternativas, actividades de
tener en cuenta la historia de su conflictiva —y estudio referidas a las enseñanzas mínimas
decepcionante— puesta en práctica a través de correspondientes. Es decir, actividades de
las leyes educativas que ha llevado a una judi- «repaso» de otras materias y sin evaluación
cialización de la ERE. propia. Tampoco la enseñanza de la religión
tendría evaluación. Se certificaba así la extracu-
La primera regulación de la ERE, en un sentido rricularidad de la asignatura de la religión. Todo
propio, viene con la promulgación de la LOG- llevó a un conjunto de recursos ante los
SE. En el proceso de elaboración de la misma, tribunales, pues se consideraban vulnerados los
los obispos afirmaron que la Enseñanza Reli- acuerdos Iglesia-Estado en el tema educativo y,
giosa Escolar debe ocupar un área propia den-tro sobre todo, la razón de ser de la Enseñanza
del nuevo sistema escolar, en paridad de Religiosa en el marco escolar con todas sus
tratamiento con las demás áreas, incluyendo una consecuencias.
articulación en bloques de contenidos dis-tintos.
Esto supone la oferta alternativa para aquellos
alumnos que no pidan formación según una Hacia un modelo coherente: la ley
determinada confesión religiosa, los cuales orgánica de calidad de la educación
también necesitan una educación funda-mental
en valores éticos aunque no estén inspi-rados en Lo sucedido en la década de los 90 provoca la
motivos religiosos. Y también existía la situación de precariedad curricular de la ERE, su
necesidad de un amplio acuerdo que diera al deterioro educativo y desprestigio social.
sistema educativo estabilidad más allá de los Situación, en cierto modo insostenible y duran-
cambios políticos. te demasiado tiempo provisional, no sólo desde
el punto de vista de la Iglesia, sino también des-
Publicada la LOGSE, se vio claramente que las de otros puntos de vista cívicos y educativos.
cosas no iban por los caminos del reconoci- Esta cuestión ha sido siempre denunciada como
miento de la Enseñanza Religiosa como asigna- pendiente de resolverse de manera satis-factoria,
tura fundamental, ni tampoco quedaba clara su como se ha documentado a lo largo de este
alternativa. En los primeros desarrollos de la estudio.
LOGSE, los reales decretos que establecían las
entonces llamadas enseñanzas mínimas vinieron Una solución que quería ofrecer una respuesta
coherente a la ERE, según el marco jurídico de la
Constitución y de los acuerdos Iglesia-Esta-do, a la
luz de las orientaciones del Episcopado sobre la
ERE, fue propuesta por la nueva Ley Orgánica de
Calidad de la Educación, LOCE, en vigor desde
enero de 2003. La Enseñanza Religiosa se presenta
como materia común para todos los alumnos, que
podrán elegir entre la modalidad confesional, en
cualquiera de las cuatro confesiones religiosas que
tienen acuerdos con el Estado, y la modalidad no
confesional.

Bordón 58 (4-5), 2006 • 591


12409-Bordon 58-4 y 5 (FF) 26/12/07 10:22 Página 592

Javier Salinas Viñals

Al tratarse de una única materia, desaparece la regulación de la enseñanza de la religión —


necesidad de hablar de alternativa a la religión. continúa la Nota— no implica ningún privile-
Parecía una solución con suficientes elementos gio para la Iglesia católica. Ciertamente permi-
de estabilidad y cordura para que permaneciera tirá que la religión católica pueda ser ofrecida
en vigencia más allá de posibles cambios de con mayores garantías de seriedad académica a
partidos en el Gobierno. Sin embargo, con el ese 80% de los padres que la desean y la solici-
cambio de Gobierno en marzo de 2004, todo tan para sus hijos. Pero también las demás con-
entró en un nuevo planteamiento, pues, de fesiones o la opción no confesional se benefi-
hecho, se suspendió la aplicación de la LOCE en ciarán del mejor reconocimiento del hecho
lo que se refiere a la Enseñanza Religiosa religioso como objeto de estudio y formación
Escolar. escolar. Se trata, pues, de un mejor reconoci-
miento de un derecho que beneficiará a toda la
Tras los preceptivos dictámenes, tanto del Con- sociedad».
sejo Escolar como del Consejo de Estado, se
aprobó definitivamente la Ley Orgánica En la misma Nota, los obispos españoles mues-
10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la tran su deseo de que «el consenso acerca de la
Educación, que entró en vigor a los veinte días formación escolar en las cuestiones religiosas se
de su publicación en el Boletín Oficial del Esta- vaya abriendo paso en nuestra sociedad. Nadie
do. En el «Preámbulo» de la Ley de Calidad ya quiere imponer nada a nadie. Los católi-cos
se expresa con claridad la intención de la Ley de respetamos la libertad de los demás y pedi-mos
establecer un tratamiento académico para las que se respete también la nuestra. ¿Por qué
enseñanzas de la religión en clave netamen-te negar o cercenar a los padres de los escola-res el
curricular, con un planteamiento educativo por ejercicio de su derecho a que sus hijos sean
su contribución a la formación integral. Los educados de acuerdo con sus convicciones en
términos de este enfoque son literalmente los cuestiones religiosas? ¿Y quién podría ofre-cer
siguientes: dicha educación con más garantías que la
respectiva comunidad religiosa, en nuestro caso
«En los niveles de Educación Primaria y Educa- la Iglesia, a través de un profesorado debi-
ción Secundaria, la Ley confiere a la enseñanza de damente cualificado y acreditado para su
las religiones y de sus manifestaciones cultu-rales misión? Es justo que el Estado no ignore esa
el tratamiento académico que les corres-ponde por demanda social y esos derechos, y que no rele-
su importancia para una formación integral, y lo gue la Enseñanza Religiosa al ámbito privado o
hace en términos conformes con lo previsto en la eclesiástico. Hacen bien los poderes del Estado
Constitución y en los acuerdos suscritos al en interesarse en que la educación religiosa sea
respecto por el Estado español». impartida de modo público y responsable, sin
convertirse, ellos mismos por otra parte, en
El Comité Ejecutivo señalaba en una Nota de 17 controladores unilaterales de una visión
de julio de 2003 que esta nueva regulación que supuestamente “democrática”, “correcta” o
ofrece la LOCE «supondrá un avance en el “neutra del hecho religioso”».
ejercicio de la libertad religiosa y de opinión, y
ofrece un marco más adecuado para que todos Sin embargo, con la llegada del nuevo Gobier-
los alumnos adquieran una formación de cali- no, fruto de las elecciones del 14 de marzo de
dad acerca del hecho religioso, realidad huma-na 2004, la ERE entra de nuevo en crisis, pues una
que, con independencia de la opción perso-nal de las primeras decisiones de este Gobierno es
en este ámbito, no puede ser desconocida sin abrogar la Ley Orgánica de Calidad de Educa-
graves consecuencias negativas para las per- ción en lo que respecta a dicha Enseñanza Reli-
sonas, la cultura de la convivencia… La nueva giosa. Con ello entraremos de nuevo en un

592 • Bordón 58 (4-5), 2006


12409-Bordon 58-4 y 5 (FF) 26/12/07 10:22 Página 593

La Enseñanza Religiosa Escolar en el pensamiento actual de la Comisión Episcopal de Enseñanza

tiempo de incertidumbre en busca de un nuevo perspectiva confesional, elegida por ellos o por
planteamiento escolar para la Enseñanza Reli- sus padres o tutores, bien desde una pers-pectiva
giosa. no confesional en los restantes casos.

El hecho de cursar, por parte de aquellos que


Las exigencias de la hora presente elijan la asignatura confesional, una doble asig-
natura sobre el fenómeno religioso, además de
En el momento actual aún continúan los diá- superfluo puede resultar contraproducente desde
logos entre la Conferencia Episcopal y el un punto de vista pedagógico y psicoló-gico.
Ministerio. Diálogos más bien formales que de Fácilmente podrá darse una discrepancia,
fondo, y en los que se percibe de alguna mane-ra incluso antagonismo, entre dos asignaturas
que lo que se intenta es, de nuevo, volver al cursadas al mismo tiempo y en una edad en que
planteamiento de la ERE que ofrecía la LOG- el alumno no tiene todavía la suficiente capaci-
SE. En este proceso de diálogo con la Admi- dad crítica.
nistración, la Comisión Episcopal de Enseñan-za
ha señalado muy concretamente cuáles son sus b) No presentar la enseñanza confesional de la
puntos de vista. No olvidemos que la Comisión religión como asignatura fundamental, es
siempre ha considerado que la nue-va situación decir, en paridad de tratamiento con las
sociocultural obliga a pensar y clarificar bien el demás áreas, lleva a situar la ERE fuera del
carácter propio de la ERE que corresponde a currículo escolar. Las garantías constitucio-
nuestra escuela y a nuestra sociedad. En todo nales necesarias para que los padres libre-
esto, nunca se ha improvisa-do (Comisión mente puedan educar a sus hijos religiosa y
Episcopal de Enseñanza y Cate-quesis, 1979: moralmente según sus convicciones y el
56). Ahora, una vez más, señala la Comisión cumplimiento del acuerdo mencionado exi-
cuáles son sus puntos de vista al respecto. gen una equiparación de la opción confesio-
nal al resto de las áreas, lo cual supone su
incorporación al currículo de los alumnos,
a) Una enseñanza de la religión no confesional una vez elegida con las categorías básicas
entendida como formación religiosa, a car-go del resto de las áreas. A su vez, el desarrollo
del Estado, para todos, y que no depen-de de del derecho de los padres y el cumplimien-to
la libre elección de los padres, podría ser del acuerdo supone la oferta alternativa para
contraria a los artículos 16 y 27.3 de la aquellos alumnos que no pidan forma-ción
Constitución. Los padres y tutores tienen según una determinada confesión reli-giosa.
derecho a elegir la Enseñanza Religiosa que
deberá impartirse a sus hijos y pupilos y a no c) En cuanto a la posibilidad de que quede a la
recibir «una instrucción religiosa incom- libre elección de los padres o alumnos asis-
patible con sus convicciones». tir a las clases alternativas de la enseñanza
confesional que, en su caso, se establezcan,
No obstante, parece razonable que se esta-blezca podría ser contrario, tanto a la jurispruden-
una enseñanza de la historia de las reli-giones y cia del Tribunal Supremo como al acuerdo
del hecho religioso con carácter obli-gatorio y sobre enseñanza celebrado entre la Santa
evaluable para aquellos alumnos que no hayan Sede y España.
optado por una enseñanza con-fesional. En otros d) Los profesores de religión tienen que estar
términos, parece aceptable que todos los en posesión de la «missio canónica» por
alumnos conozcan el hecho religioso según las parte del Ordinario, susceptible de ser revo-
convicciones de los padres, o en su caso de los cada, sin necesidad de motivación. Cumpli-
alumnos, bien desde una do este requisito, irrenunciable por parte de

Bordón 58 (4-5), 2006 • 593


12409-Bordon 58-4 y 5 (FF) 26/12/07 10:22 Página 594

Javier Salinas Viñals

la Iglesia católica, cualquier mejora en las Para ello será necesario buscar nuevas formas
condiciones laborales de los profesores es de cooperación entre las confesiones religio-sas
apoyada sin reservas por la Iglesia. En este y el Estado, a fin de hacer posible la Ense-ñanza
sentido, sería conveniente un nuevo Estatu-to Religiosa para aquellos que la pidan. En este
jurídico del profesor de religión que mejore sentido, habrá que tener en cuenta la nueva
su situación actual respetando sus interpretación laicista que se quiere dar a las
peculiaridades. relaciones Iglesia-Estado, y que lle-varían a una
marginación de la religión de la vida pública.

Todavía hay futuro


En segundo lugar, será necesario afrontar de
El desarrollo de la ERE todavía está marcado nuevo el tema de los contenidos y métodos de la
por muchas incertidumbres. ¿Por qué no lle-gar Enseñanza Religiosa, a fin de que se desarro-
a un pacto que dé estabilidad y garantías llen dentro de la gran finalidad del diálogo de la
suficientes? ¿Por qué prevalecen todavía tan-tos fe y la cultura. El haber dedicado tantos esfuer-
prejuicios que olvidan la realidad de los zos a las cuestiones de legitimidad de la Ense-
derechos de los ciudadanos a la educación según ñanza Religiosa en la escuela pública puede
sus convicciones? Es innegable que hoy, donde haber llevado a olvidar temas más específicos
se visibiliza la confrontación entre los distintos de la Enseñanza Religiosa en su perspectiva
puntos de vista es en la consideración o no de la propiamente escolar. Necesitamos estudiar más
ERE como asignatu-ra escolar fundamental con a fondo el tema de los contenidos y métodos de
todas sus conse-cuencias y dentro de su la Enseñanza Religiosa, dentro de las posibili-
naturaleza opcional. A veces, la adversidad dades que ofrece el marco escolar, para que
despierta más la imagi-nación y la búsqueda de pueda desarrollarse como una materia escolar en
nuevas respuestas. En este sentido señalamos todas sus consecuencias. Y habrá que valo-rar si
algunas tareas que será necesario afrontar en un el hecho de que esta enseñanza no tenga otra
futuro inmedia-to y que, en más de una ocasión, alternativa invalida totalmente su condi-ción
han queda-do en la penumbra debido al debate escolar.
continuo sobre la legitimidad de la Enseñanza
Religio-sa en la escuela pública: En tercer lugar, el tema del profesor aparece
como una cuestión decisiva en la que se crista-
liza toda una visión de esta materia que, por su
En primer lugar, será necesario continuar naturaleza propia, es escolar pero vinculada al
impulsando el protagonismo y la participa-ción mismo tiempo a la experiencia religiosa vivida
de los padres en sus derechos educativos. tal como la presenta la Iglesia.

Notas
1
Este documento tuvo muy presente el aprobado
por el Sínodo común de las diócesis de la república
federal alemana, aprobado el 22 de noviembre de 1974,
dedicado al tema de la escuela y enseñanza de la reli-
gión.