Está en la página 1de 4

Administración activa

Enfoque de administración de dinero que se crea para superar el rendimiento del mercado
utilizando la aplicación de un criterio de inversión independiente. Se opone a administración
pasiva. Acciones en circulación (Free float)

Acciones del capital de una empresa que están en manos del público inversor o de funcionarios de
la empresa, que representan la cantidad de acciones autorizadas a la oferta pública de una
empresa.

Acciones preferentes

Acciones que representan un derecho legal sobre los activos de una empresa. Las acciones de una
empresa se componen de acciones ordinarias y preferentes. Los tenedores de acciones
preferentes generalmente no tienen derecho a voto, pero a cambio reciben un dividendo fijo
antes de que se distribuyan dividendos entre los tenedores de acciones ordinarias. Las acciones
ordinarias tienen derecho a voto y generalmente son de mayor riesgo que las acciones preferidas.

Accionista

Inversor que posee acciones ordinarias o acciones preferentes de una empresa.

Acción

Título que representa la propiedad de una empresa y una participación proporcional en los activos
y utilidades de la sociedad.

Activo

En términos generales, cualquier ítem con valor económico de propiedad de una empresa,
incluyendo los que están en circulación y los intangibles. En el balance, se opone a pasivo.

Activo corriente

Activo que se puede convertir fácilmente en efectivo dentro del plazo de un año. El activo
corriente incluye los rubros caja, cuentas por cobrar, valores líquidos y otros activos. Constituye el
principal componente del balance de una empresa.

Activo financiero

Activo no físico, como un valor o un certificado, que representa un derecho sobre los activos
físicos de una empresa. La empresa los vende a fin de obtener dinero para invertir.

Activo libre de riesgo

Activo prácticamente sin riesgo, que brinda al inversor la certidumbre de ganar una tasa de
retorno esperada. Los Instrumentos del Estado son activos prácticamente exentos de riesgo.

Activo subyacente

Título que se utiliza para determinar el valor de un derivado. Ver también opciones, futuros y
contratos a término.

Administración activa

Enfoque de administración de dinero que se crea para superar el rendimiento del mercado
utilizando la aplicación de un criterio de inversión independiente. Se opone a administración
pasiva.
Administración de Tesorería

Administración de las necesidades financieras diarias de una empresa a través de las tenencias en
efectivo o equivalentes de efectivo, en oposición a las inversiones de más largo plazo como las
inversiones de planes de pensión.

Administración de carteras

Proceso de combinar valores en una cartera hecha a medida de las preferencias y necesidades de
los inversores. También, el control de dicha cartera y la revisión de su desempeño.

Administración publica

Administración Pública es un sintagma de límites imprecisos que comprende el conjunto de


organizaciones públicas que realizan la función administrativa y de gestión del Estado1 y de otros
entes públicos con personalidad jurídica, ya sean de ámbito regional o local.

Elementos de la administración pública

• Medios personales o personas físicas.

• Medios económicos, los principales son los tributos.

• Organización, ordenación racional de los medios.

• Fines, principios de la Entidad administrativa.

• Actuación, que ha de ser lícita, dentro de una competencia de órgano actuante.

• Es la acción del gobierno al dictar y aplicar las disposiciones necesarias para el


cumplimiento de las leyes y para la conservación y fomento de los intereses públicos y a resolver
las reclamaciones a que dé lugar lo mandado. Es el conjunto de organismos encargados de cumplir
esta función4

• La administración pública, en tanto estructura orgánica, es una creación del Estado,


regulada por el derecho positivo y como actividad constituye una función pública establecida por
el ordenamiento jurídico nacional. Pero tanto la organización como la función o actividad reúnen,
además, caracteres técnico políticos, correspondientes a otros campos de estudio no jurídicos,
como los de la teoría de la organización administrativa y la ciencia política. Por lo tanto la noción
de la administración pública dependerá de la disciplina o enfoques principales de estudio (el
jurídico, el técnico o el político), en virtud de no existir, como ya lo hemos señalado, una ciencia
general de la administración pública capaz de armonizar y fundir todos los elementos y enfoques
de este complejo objeto del conocimiento.

Administración autonómica

La administración autonómica es un tipo de administración territorial, es decir, que tiene como


elemento fundamental un territorio, en el que despliega sus competencias, denominado
Comunidad Autónoma, lo cual hace que este tipo de administración sea propia de España, puesto
que sólo en éste país existe aquella división territorial.

La administración autonómica tiene un nivel competencial muy amplio, basado en la


descentralización del estado o a través del estado de las autonomías. En cuanto al nivel de
competencias, no son siempre las mismas, y se regulan en cada Estatuto para cada Comunidad
Autónoma, haciendo que en algunos casos el nivel de competencias sea superior que los de un
Estado federado.

Administración central

Administración Central: Según el “Manual de Clasificaciones Presupuestarias para el

Sector Público de Guatemala”, para fines del clasificador institucional, la categoría

“Administración Central” está constituida por los organismos del Estado que ejercen el

poder legislativo, judicial y ejecutivo en todo el territorio nacional, y otras instituciones

clasificadas dentro de la administración pública como Órganos de Control Jurídico

Administrativo, y Órganos de Control Político.

Para fines ilustrativos, vale indicar que el Poder Ejecutivo es ejercido a través de la

Presidencia de la República, Ministerios de Estado y Secretarías y Otras Dependencias del

Ejecutivo. Cada una de las instituciones mencionadas depende directamente del Presidente
de la República. En el ejercicio de sus funciones, los organismos que ejercen los poderes

soberanos del Estado pueden transferir poderes y toma de decisión hacia núcleos periféricos

de su organización, dando origen a la categoría de “Entidades Descentralizadas”.

Lo mismo puede decirse de los Organismos que ejercen el Poder Legislativo y Judicial.

Administración justicia

LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA COMO EJERCICIO DE LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL. En una


primera acepción, se entiende por administración de Justicia la “acción o resultado de administrar
Justicia”. Nos encontramos, por tanto, ante un sinónimo de ejercicio de la jurisdicción, o de
función jurisdiccional. Este sentido es el utilizado por los tratados de Derecho para definir (y
distinguir) a la jurisdicción del resto de las funciones jurídicas del Estado (la legislación y la
administración) o, si utilizamos la ordenación clásica de los poderes del Estado (de Montesquieu
hasta el presente), su triple división en poder legislativo, poder ejecutivo y poder judicial (ESTADO
DE DERECHO). Según esta perspectiva, mientras que el legislativo se residencia en el Parlamento y
el ejecutivo en el Gobierno de la Nación (o, en sistemas de poder descentralizado, en los gobiernos
regionales, federales y locales), el poder judicial corresponde a los juzgados y tribunales cuando
administran Justicia, es decir, cuando dicen o hacen el Derecho en el caso concreto o, si se
prefiere, cuando ejercen su función constitucional de tutela y realización del Derecho objetivo en
casos concretos.