Está en la página 1de 12

28 OCTUBRE, 2016 POR MARIT ACUÑA - NO HAY

COMENTARIOSEN WHATSAPP COMO HERRAMIENTA


EDUCATIVA
Whatsapp como herramienta educativa

Whatsapp es una de las mensajerías instantáneas más utilizadas en el mundo


y aunque conocemos los problemas de seguridad y las veces que han

colapsado sus servidores, imposible dejar de usarlo .


Este tipo de mensajería es la forma principal de comunicación virtual entre

nuestros chicos y no tan chicos (me incluyo ), ya que la posibilidad de


integrar contactos y armar grupos lo ha hecho muy popular, simulando una
pequeña red social, interactiva y mucho más rápida que incluso algunas de las
que tenemos en nuestro celular.
Hoy te quiero contar cómo lo podemos hacer un aliado de nuestras aulas.
Tabla de contenidos ]
 WhatsApp como una herramienta educativa
 ¿Qué utilidades educativas podría tener WhatsApp?
o Creando grupos colaborativos en WhatsApp
 ¿Qué estrategias podríamos usar en WhatsApp?
o Promoviendo el pensamiento crítico
o Desarrollando la creatividad
o Aclarando dudas
o Diagnosticar nivel de conocimientos previos
 Rubrica para evaluar en WhatsApp
 Para finalizar
WhatsApp como una herramienta educativa
Sabemos que esta aplicación no fue creada para fines educativos, sin
embargo, debemos reconocer que su propósito principal es facilitar la
comunicación, y la educación parte de una comunicación efectiva.
Por lo tanto, podemos aprovechar la popularidad de WhatsApp para ampliar
los canales, a través del cual los Docentes puedan generar un
feedback más rápido, transparente y en la misma sintonía por el cual
interactúan a diario nuestros estudiantes.
Pero no lo veamos tan simple como armar un grupito de amistad, a nivel
educativo.
Debemos sentarnos a planificar y generar estrategias con objetivos bien
definidos, a través de reglas claras que permitan aumentar el nivel de
comunicación entre los estudiantes y crear un espacio más, para enseñar y
aprender colaborando.
¿Qué utilidades educativas podría tener WhatsApp?
WhatsApp puede servir como una herramienta motivadora e innovadora en el
día a día de los estudiantes. Pudiendo generar una participación mayor a la
usual en el aula de clases.
Por lo tanto, la utilidad puede ser muy amplia, ya que ofrece, además de
mensajes escritos, mensajería de voz, imágenes, fotografías e incluso
llamadas por ip a otro celular o dispositivo que lo tenga instalado y se desea
hablar.
Creando grupos colaborativos en WhatsApp
La idea es utilizar estos grupos con el fin de que el estudiante tome un rol
más activo en su aprendizaje, además de promover la construcción del
conocimiento entre ellos.
Que puedan compartir material adicional, buscando información actualizada
sobre los temas de estudios, no solo en documentos, si no en vídeos, noticias
y hasta en memes.
Y de esta manera estamos evaluando competencias como la de búsqueda
y selección de la información, que por experiencia sabemos lo difícil de
motivarlos hacia la investigación en la web.
Asimismo, resulta un medio propicio para desarrollar la comunicación y
expresiones escrita. Buscando que los estudiantes potencien sus habilidades
de redacción para expresar y argumentar sus ideas, mediante audio y texto.
Por lo que también permite potenciar habilidades de síntesis verbales.
Importante
Lo recomendable es que sea el mismo docente el Administrador del Grupo de
WhatsApp, ya que tendrá la prioridad de supervisar y moderar el equipo con el
objeto de gestionar toda la información que se publique. Ya que de lo contrario
podríamos recaer en la desvirtualización del espacio, ocasionando un caos,
que interrumpa el sentido para lo cual fue creado.
¿Qué estrategias podríamos usar en WhatsApp?

Sólo es cuestión de ingenio, aquí te dejo algunas ideas. Si se te ocurren otras,

por favor coméntalas para seguir aprendiendo .


Promoviendo el pensamiento crítico
Aprovechando la ventaja del uso del celular (en cualquier momento del día,
donde te encuentres), el docente puede lanzar una pregunta fuera del horario
del aula de clases que invite a la reflexión, el análisis y el debate.
Estas interrogantes podrán responderse, en un lapso no mayor de dos días.
La intención será mantenerlos atentos a responder y analizar las respuestas

de sus compañeros .
Desarrollando la creatividad
Más allá de lo que podamos discutir en el aula presencial, los distintos
formatos que permite WhatsApp, incluido mensajes de voz, puede facilitar el
desarrollo de actividades como compartir infografías, micro relatos, micro
videos, que puedan ser creados por ellos mismos, de manera grupal o
individual sobre un tema de estudio.
Estas estrategias fomentan la participación activa del grupo, en algunos

casos, propicia a ocurrencias humorísticas entre los estudiantes ,


siendo esto último beneficiosos para crear un ambiente agradable .
Además, las mejores creaciones pueden compartirse en las redes sociales
como material audiovisual y almacenar en un repositorio de conocimientos,
como una wiki.
De esta manera estaríamos motivándolos no sólo en la búsqueda del
conocimiento, si no en reconocer su esfuerzo, ya que sus creaciones pueden

ser vista no sólo por su grupo de estudio, si no, por todo el colegio .
Podría servir de inspiración para trabajos de los próximos estudiantes de esa
asignatura.
Aclarando dudas
Podemos utilizarla como un espacio de chat para resolver dudas antes de
una evaluación. Donde las preguntas y respuestas son vistas por
todos, incluso los que no pudieron participar.
Al concluir la sesión podemos distribuirlo a un formato más cómodo para leer,
ya que, la aplicación permite enviar las conversaciones a sus emails.
Cuidado
Dentro de los inconvenientes de esta técnica se encuentra, la dificultad de
mantener el orden lógico de las ideas en la conversación, por ello, el Docente
debe establecer reglas claras de participación, incluyendo hasta la petición del
derecho de palabra y la culminación de la discusión con respecto a una duda
planteada.
Diagnosticar nivel de conocimientos previos
Se puede utilizar para que el profesor antes de entrar en materia haga
preguntas creativas sobre algunos contenidos que el estudiante debe
conocer, con el fin de examinar los conocimientos previos.
Rubrica para evaluar en WhatsApp
Aquí les dejo unos indicadores a considerar al utilizar WhatsApp para

evaluar
Para finalizar
Con las estrategias adecuadas, WhatsApp puede ser muy útil en el aula,
pues, como vimos en el artículo éste tiene muchísimas ventajas que
pueden incidir en la mejora del dinamismo de los procesos de enseñanza
y aprendizaje virtuales.
Ya que, su principal cualidad es conectar a los estudiantes y profesores en
cualquier momento y en cualquier lugar, tanto dentro de los contextos de
aprendizaje formal como en los no tan formales.
Y con reglas claras puede llegar a generar un cambio radical en el proceso
educativo, generando nuevos enfoques pedagógico, ya que, como he
resaltado en otras ocasiones no se trata solamente de saber enseñar en la
virtualidad, sino de convivir usando la tecnología, fomentar la investigación, el

autoaprendizaje en el estudiante y la colaboración con sus compañeros .


A COLABORACIÓN DOCENTE: UNA FORMA DE VIVIR, HACER Y SENTIR LA DOCENCIA
Abr 18, 2015
“… los logros más extraordinarios se deben a la colaboración en grupo, y no a
individuos aislados que compiten entre sí o trabajan solos.”
Johnson y Johnson (2014, p.15)

“Tenemos que hacer algo divertido, diferente, que permita al alumnado de


ambos centros educativos colaborar para la consecución de un reto… ¿Te
imaginas que el alumnado fuera capaz de llegar corriendo a París de forma
cooperativa y saludable?”

Así empezó todo.


Era una tarde del mes de marzo del 2012, justo antes de las vacaciones de Semana Santa. Dos
docentes de Educación Física, una idea, sed de cambio, dos centros educativos y cuatro
grupos de alumn@s de 3º de la ESO unidos por un reto común: llegar corriendo a París de
forma saludable y cooperativa mediante la suma de kilómetros realizados por cada
alumna/o. De esta manera nació nuestra primera unidad didáctica inter centros
llamada “Correm cap a París”, y algo mucho más importante… una nueva forma de concebir y
realizar la tarea docente: de forma colaborativa.
En este post, quisiera expresar mi visión sobre el trabajo colaborativo entre docentes, fruto de
la experiencia en la implementación de diferentes situaciones de aprendizaje de forma
colaborativa en nuestro grupo de trabajo.
Entendemos por aprendizaje colaborativo aquél que se construye de forma conjunta y
mediante el esfuerzo de todos los miembros del grupo (Noguera y Gros, 2008). Diferentes
autores sostienen los múltiples beneficios que aporta la colaboración docente. Entre ellos,
mejorar la práctica educativa, compartir conocimiento (Pérez-Mateo, 2010), romper con el
aislamiento profesional (Ibarrola, 2013), crear cosas nuevas e ir más allá del mero intercambio
de información (Guitert et al. 2008).
El otro día leía en un interesante post de Aula Planeta las Diez razones para aplicar el
aprendizaje colaborativo en el aula [Infografía] las cuales me han parecido totalmente
aplicables y extrapolables a la colaboración docente. El trabajo colaborativo entre docentes
permite por ejemplo:
Crear conocimiento de forma compartida para la resolución de problemas comunes.
Potenciar las habilidades de relación social y romper con el aislamiento docente.
Reflexionar críticamente sobre la propia práctica, buscar alternativas y plantear nuevas
estrategias para su mejora.
Potenciar la autoestima docente.
Aumentar la motivación e interés por la tarea docente.
De este modo, se observa como el aprendizaje colaborativo se convierte en una excelente
herramienta para la formación docente.
A nivel personal, el trabajo colaborativo me ha permitido diseñar e implementar situaciones
de aprendizaje que se alejan de las tradicionales unidades didácticas. Mezclar y aprovechar el
conocimiento, experiencia y habilidades de cada docente proporciona un sinfín de
posibilidades para la creación de situaciones de aprendizaje mucho más ricas, innovadoras y
apasionantes tanto para el alumnado como para el profesorado.
De acuerdo con el ITE deben existir 4 condiciones necesarias para que se dé el trabajo
colaborativo ya sea entre docentes o entre el alumnado. Son las siguientes:

1
En primer lugar, debe existir un objetivo común que suponga aprender algo nuevo como
grupo.

2
En segundo lugar, debe haber responsabilidad individual. El éxito del trabajo en grupo reside
en que todos los miembros del grupo se impliquen y aprendan en función de sus
particularidades.

3
El esfuerzo de todos los miembros del grupo es valioso y necesario para la consecución de la
tarea y el aprendizaje de todos los miembros.

4
Para que exista la colaboración es imprescindible desarrollar las habilidades sociales y la
comunicación eficiente entre todos los miembros del grupo.
Para diseñar e implementar situaciones de aprendizaje de forma colaborativa con otros
docentes, es muy importante (al menos en nuestro caso) el uso de las TIC y aprovechar el
poder de la virtualidad. Realizar reuniones virtuales vía Skype o últimamente vía Hangouts nos
permite romper las barreras espaciales, optimizar el tiempo, tomar decisiones conjuntamente
y mantenernos en contacto sin habernos de desplazar. Durante este curso, una de las
novedades que estamos utilizando para el trabajo colaborativo de nuestro “departamento
virtual de Educación Física” es el uso de los grupos de WhatsApp. El uso del WhatsApp nos
facilita el intercambio rápido e instantáneo mediante texto, imágenes o videos, de lo que va
sucediendo en nuestras clases a lo largo de las situaciones. La verdad es que nos sirve de gran
ayuda, ya que nos permite realizar el seguimiento real de las situaciones en los distintos
centros, así como compartir ideas y sugerencias de mejora sobre las tareas que vamos
implementando en nuestro día a día. A continuación, a modo de ejemplo, muestro uno de los
mensajes recibidos en el grupo:
Son las 9.05 de la mañana y suena un WhatsApp en el móvil. Un profesor dice: “Team, he
aplicado el recurso de autocontrol de la ira y ha triunfado, muy buenas las reflexiones del
alumnado”. Otro profesor responde: “genial…vamos avanzando. Gracias por el feedback”.
De este modo y reflexionando sobre todas las experiencias que he realizado de forma
colaborativa hasta el momento, puedo afirmar que la colaboración docente me ha permitido:
1
Aprender de y con otros compañeros.
2
Un mayor esfuerzo y dedicación a la hora de diseñar y preparar situaciones de aprendizaje.
3
Sentirme “acompañada” y apoyada ante la resolución de situaciones y problemas.
4
Ilusionarme y motivarme por la implementación de nuevos proyectos.
5
Romper con la monotonía, salir de la zona de confort y arriesgarme a probar nuevas
estrategias de enseñanza y aprendizaje.

6
Compartir retos y crear nuevo conocimiento curricular para mejorar la tarea docente.
7
Despertar el sentimiento de pertenencia e identificación con el grupo.
8
Avivar el afán de superación y mejora de la tarea docente.
9
Reflexionar y analizar la propia práctica y buscar estrategias para su mejora.

Finalmente, el hecho de trabajar de forma colaborativa con otros docentes significa mucho
más que diseñar una situación de aprendizaje e implementarla en diferentes centros
educativos. Significa un nuevo modo de ver, vivir, hacer y sentir la docencia. Una forma de
desarrollar la tarea docente “en compañía”, probando, equivocándonos, mejorando,
reflexionando, emocionándonos, creciendo profesionalmente (Romeu, 2011) y sobretodo,
aprendiendo… de forma conjunta.
Para acabar, quisiera agradecer a mis compañeros de “departamento virtual de Educación
Física” Carles González (@xals66), Carles Zurita (@carleszurita), Lluís Almirall (@llalmirall) y
Montse Guitert (@montseguitert) el esfuerzo depositado en el diseño e implementación de
diferentes situaciones de aprendizaje colaborativas. Sin ellos… esta apasionante aventura
educativa no sería posible.
Seguiremos…

Referencias
 Aula Planeta. Diez razones para aplicar el aprendizaje colaborativo en el aula
[Infografía].
 Cañada, D. (2014). VideoConferencia Educación Física y TICs. Experiencias desde la
práctica.
 González, C. ; Monguillot, M. y Zurita, C. (2014). Una educación física para la
vida. Editorial INDE.
 Guitert, M., Lloret, T., Giménez, F., i Romeu, T. (2008). El treball i l’aprenentatge
cooperatius en entorns virtuals: El cas de la universitat oberta de Catalunya
(UOC). Coneixement i Societat 08. Articles, 44-77
 Ibarrola. B. (2013). Aprendizaje emocionante. Neurociencia para el aula. Ediciones
SM.
 Johnson, D. y Johnson, R. (2014). La evaluación en el aprendizaje cooperativo.
Cómo mejorar la evaluación individual a través del grupo. Ediciones SM.
 Ministerio de Educación, Cultura y Deporte | Instituto Nacional de Tecnologías
Educativas y de Formación del Profesorado. Módulo 9. Redes de colaboración.
Educación Inclusiva. Iguales en la Diversidad.
 Monguillot, M., Guitert, M., González, C. (2013). El trabajo colaborativo virtual:
herramienta de formación del profesorado de Educación física. RETOS (24) 24-27
 Monguillot, M., González, C., Guitert, M., Zurita, C. (2014). Mobile learning: a
collaborative experience using QR codes. Aplicaciones para el aprendizaje móvil en
educación superior [Monográfico]. Revista de Universidad y Sociedad del
Conocimiento (RUSC). Vol. 11, n.o 1. págs. 175-191.
 Noguera, I. y Gros, B. (2009). El rol del profesor en el aprendizaje colaborativo
mediado por ordenador. Revista d’Innovació i Recerca en Educació , 3 (2), 66-82.
 Pérez-Mateo Subirà, M. (2010). La dimensión social en el proceso de aprendizaje
colaborativo virtual: el caso de la UOC. Tesis doctoral.
 Romeu, T. (2011) La docencia en colaboración en contextos virtuales: estudio de
caso de un equipo de docentes del área de competencias digitales de
la UOC (Doctoral dissertation, Universitat Oberta de Catalunya)
WhatsApp para fines educativos:recomendaciones para docentes y
estudiantes
26 de julio de 2016 0 Autor: Agustina Ciancio
Aprende a utilizar WhatsApp para estudiar o, en el caso de ser docente, generar
contenidos y facilitar la comunicación en el aula

Fuente: Shutterstock
336
WhatsApp es una aplicación prácticamente irremplazable en la vida
cotidiana de las personas en gran parte del mundo, debido a su sencillez y
sus posibilidades comunicativas, las cuales pueden trasladarse al campo de la
educación. Tanto si eres estudiante como docente, elaboramos una guía que te
ayudará a estudiar con WhatsApp y salvar todos tus exámenes, o implementar
la app para generar contenidos de aula y facilitar la comunicación con
alumnos, así como incluir a sus padres. Busca tu lugar en estos consejos y
¡empléalos!

Lee también
Docentes: cómo utilizar Pokemon Go para captar la atención de los estudiantes
Las 6 aplicaciones que facilitan la vida del estudiante
Docentes: 6 consejos para una educación efectiva

Recomendaciones para estudiantes


Aprovechar la tecnología para estudiar dependerá de tu conducta: ¿eres capaz de
mantenerte concentrado o te dispersarás con el primer mensaje que haga vibrar
tu teléfono? Lo primero que necesitas es priorizar tus objetivos, silenciando las
conversaciones de WhatsApp que tengan más repercusión en tu lista de chat
o mentalizándote para ignorarlas hasta que finalices tus horas de estudio.
Tratándose de una app de mensajería, WhatsApp no es un generador de
conocimiento en sí mismo, pero puede convertirse en tu mejor aliado para
coordinar equipos de estudio, aclarar dudas y guiarte como un tutor virtual.
Para lograrlo, deberás crear uno o varios grupos de WhatsApp que se ajuste a
ciertas características expuestas por el blog Universidades Costa Rica.

Consideraciones a la hora de crear un grupo de estudio en WhatsApp

1. Define el grado de formalidad

Es distinto hacer un grupo de estudio con amigos o compañeros conocidos que


incluir docentes o personas a quienes tratas con poca frecuencia. El lenguaje
empleado variará e incluso la manera de compartir conocimiento será
diferente. La importancia de definir qué tipo de grupo será, radica en los
malentendidos o incomodidades que puedan surgir a raíz de un grupo cuyos
términos de uso no se establecieron.

2. Selecciona a sus integrantes


La aplicación permite agregar a cualquier persona que forme parte de tu lista de
contactos. Sin embargo, no todos los contactos relacionados con el examen que
rendirás o el trabajo que presentarás estarán dispuestos a participar. Piensa a
quiénes les interesaría ser miembros de tu grupo y qué le aportarían al resto,
de esta manera se conservará la finalidad inicial: estudiar.

3. Menos es más
La participación es clave para que el grupo cumpla su cometido, sin embargo,
una cantidad exagerada de integrantes desviará la atención del tópico
principal. Es conveniente incluir a personas comprometidas que realmente
aporten al grupo y estén estrechamente ligadas con el tema que se trata.

4. Mantén el leitmotiv
Un grupo de estudio no funciona si cada integrante cuenta qué hizo el fin de
semana o cuántas materias está preparando al mismo tiempo. Procura que cada
miembro realice intervenciones precisas sobre la duda o el aporte que desea
compartir con el resto. Evitarás generar confusión en la lectura del
mensaje, todos podrán comprenderlo e incorporarlo y los datos importantes no
se perderán en una conversación eterna sobre temas poco o nada vinculados con
el grupo de estudio.

5. Utiliza distintos recursos


WhatsApp permite la divulgación de textos, pero también de imágenes, videos,
sonido y artículos de internet enlazados. Aprovecha estas facilidades
para enriquecer el grupo con materiales en diferentes formatos que
complementen una pregunta o respuesta. Los audios por ejemplo, ahorran
tiempo de escritura así como espacio de conversación para buscar mensajes
anteriores. Cuántos más recursos empleen, mayores serán los beneficios para
todos.

6. Envía mensajes cortos


La mensajería instantánea se creó para comunicar de manera rápida y directa,
por lo que si escribes extensamente, grabas un audio interminable o mandas
un video largo, el resto del grupo no llegará al final del mensaje, incluso
puede suceder que su móvil no acepte el peso de los archivos enviados. En el
caso de la escritura, ocuparás un importante espacio físico en la pantalla que
dispersará el contenido publicado anteriormente.

7. Aprovecha WhatsApp Web

Aprovecha la comodidad de WhatsApp Web para trabajar desde tu computadora y


enviar capturas de pantalla, documentos y compartir enlace.

Recomendaciones para docentes


WhatsApp es una de las pocas apps que brinda el control total al usuario, ya
que se trata de un sistema de mensajería basado en la comunicación humana
mediante diferentes vías: imágenes, videos, enlaces, documentos, sonidos y
textos. Válete de su capacidad para manejar distintos formatos que se ordenan
según tus indicaciones y mejora la comunicación con tus estudiantes y sus
familias.
Incentivarás un vínculo diario de comunicaciónque genere sentido de pertenencia
en tu pequeña comunidad educativa. Acompañar el proceso de enseñanza-
aprendizaje con las nuevas tecnologías es una forma de captar la atención e
interés de los estudiantes, que se verán fácilmente involucrados con las
actividades que propongas mediante esta vía, según establece el
sitio WhatsAppfor.org.

Cómo aplicar WhatsApp en el aula

1. Crea grupos de estudio


Funcionarán como consultas virtuales para los estudiantes. Cada uno expresará
sus dudas escribiendo al grupo o contestará la pregunta de un compañero,
retroalimentándose de manera tal que una misma respuesta aclare la confusión
de varios. Si se trata de una duda recurrente, podrán releer la contestación
textual. Para conseguir una amplia participación en el grupo, innova enviado un
par de interrogantes por esta vía que deberán resolver entre todos a modo de
foro.

2. Perpetúa el contacto con los estudiantes


El proceso enseñanza-aprendizaje es constante y nos acompaña toda la vida.
Visibilízalo manteniendo el contacto con los estudiantes cuando hayan
abandonado el aula. Los grupos de estudio serán un referente al cual acudir
para desarrollar las tareas domiciliarias, encontrar tips útiles para estudiar o
simplemente comentar una situación que sucedió en clase. Una buena idea
es crear distintos grupos según tema o finalidad para mantener la coherencia
en cada uno.

3. Elabora lecciones de audio


Graba una lección original o una versión propuesta en el libro de estudio para
que llegue a todos los estudiantes. Podrán escucharla cuantas veces deseen para
retener los detalles y hasta resolverla mediante otro audio, si la naturaleza del
ejercicio lo admite. Los estudiantes escucharán las contestaciones de sus
compañeros, obligándose a ser originales para no repetir las intervenciones
del resto, que están disponibles para escuchar reiteradamente. Intercambiarán
ideas y hasta puedes premiar a los primeros que cumplan con la propuesta
eficientemente.

4. Emplea recursos visuales


En la sociedad del conocimiento y la imagen, es trascendental emplear videos,
gráficas y fotos que ilustren un concepto abstracto o aporten información
sobre un tema. Los niños y adolescentes son fuertemente incentivados a
relacionarse mediante imágenes creadas con las nuevas tecnologías, así que
intervenciones de este tipo serán bien recibidas. Los datos que se aprecian
visualmente son más fáciles de digerir, aprovecha la situación para acompañar
los mensajes gráficos con propuestas didácticas.

5. Expande las fuentes


La implementación de recursos en distintos formatos es una manera de
extender las fuentes de información, como también lo es un listado de enlaces
bibliográficos enviados por este medio. Los estudiantes solo deberán ingresar a
cada enlace para obtener datos de un artículo o incluso descargar un libro. De
esta manera, te asegurarás de que todos accedan a los materiales necesarios
para participar activamente en las horas de clase.

6. Permanece en comunicación con los padres


Cuando se trata con niños y adolescentes, es fundamental conocer el entorno
familiar para comprender las actitudes de los estudiantes y apoyarlos en su
proceso educativo de forma personalizada. Muchas veces los horarios de
trabajo de los padres impiden su presencia en los colegios, pero un mensaje
de WhastApp puede responderse fácilmente desde cualquier lugar del mundo.
Utilízalo para dialogar con los padres sobre un comportamiento extraño que tuvo
el alumno en clase o comunicarles que no está realizando las tareas domiciliarias
asignadas, así como para alagar una intervención interesante de su hijo o una
buena actitud hacia otro compañero. Generarás un vínculo de confianza que te
permitirá atender mejor a los requerimientos de cada estudiante.