Está en la página 1de 1

Buenas noches compañeras y compañeros, bienvenidos a esta charla que se va a

realizar con el objetivo de indagar entre todos nosotros sobre el papel que tuvieron los
medios de comunicación en las elecciones parlamentarias del presente año. ¿Mass
media y elecciones o más elecciones a medias?, es el titulo de este espacio que busca
tentarnos a la participación y al debate, en torno a lo que Ignacio ramonet llama “el
cuarto poder”. Aquel que teóricamente estaba en manos de la sociedad civil, y se
convertía en la herramienta por la cual el común podía de forma crítica y democrática;
opinar, discutir sobre decisiones gubernamentales y judiciales.

Sin embargo, como es bien (o no tan bien) sabido por nosotros, los medios de
comunicación han pasado de ser una herramienta cívica, a un instrumento de
legitimación de pequeños sectores, con gran influencia en el mercado mundial, a tal
punto que han aglomerado en sus gigantescas empresas un gran número de medios de
comunicación en diferentes países, como es el caso de News Corp., Telefonica, Disney,
Telmex y nuestra cotidiana Planeta etc.

Los medios de comunicación, en particular la televisión, han tenido un papel decisivo


en la formación y transformación de nuestra opinión autónoma y subjetiva, sobre los
procesos sociales presentes y que nos preceden. A través de este medio, rompemos con
las limitaciones espaciotemporales que nos alejan de lo inmediato. Sin embargo en la
relación sujeto-televisión-objeto u objeto subjetivo, media más que un sólo aparato
electrodoméstico o un trozo de papel; se encuentra el periodista, el editor, jefe de prensa
y un gran número de personajes que paulatinamente van contaminando la información,
aún más, si tomamos en cuenta las presiones externas a la labor periodística, nos
encontramos ante una información plagada de ciertos intereses que más tarde van a dar
forma a la opinión publica.

Durante el periodo preelectoral en Colombia, atendimos a un bombardeo televisivo


donde; por un lado los candidatos sólo se acercaban a la población mediante los canales
de televisión (nacional), a tal punto que se confundían con vendedores de ideas e
ilusiones. Por el otro lado, los canales nacionales informaban sobre las estadísticas y los
planes de gobierno de los candidatos en forma llamativa, prostituyendo los conceptos
de democracia y participación, a tal punto que parecían estrategias de mercado y
atracción del consumidor. En otras palabras: el fin informativo y cívico de los medios
de comunicación, se confundía con su carácter privado y publicitario; los espacios de
publicidad política pagada no encontraron una clara separación con los espacios de
información electoral; el consumidor y el elector eran asimilados por parte de los
medios como uno solo.

A partir de esto surge la urgente necesidad de empezar a cuestionar duramente el papel


de los medios de comunicación como informadores de lo inmediato, ¿realmente los
medios de comunicación nos han acercado a otras realidades sociales? ¿O más bien nos
han dividido y nos han mostrado los hechos como ajenos a nuestra existencia? ¿Están
los medios mediando entre la realidad lejana al sujeto que mira-oye-lee y este mismo
sujeto? ¿Por qué los medios están omitiendo una parte tan grande de la realidad? ¿Será
que las elecciones nada tenían que ver con la guerra en la que estamos metidos en
Colombia? ¿Por qué nadie habló de eso en estas dos semanas? ¿Quiénes son los medios
de comunicación?