Está en la página 1de 24

SJTUA C/ON SOBRE LAS CASTAS DE AMERICA Y DEMOSTRA

C/ON DE LA IN JUST/CIA CON QUE SE LES PROHIBE


LA REPRESENTAC1ON EN LAS CORTES

b Iij

'..i .
a.
I !.,I

*td.
-. - • .4.

'r 1 3 — ;-- V -
I-.

'i,j
jj 17,k4(11 jftnj & t,tp-.fr * t .Lsi1/Ica- 4 .. ,t

;)J h;i çstA f;sr 1s\4 t r , tt'c\,( "trr ..


4iYn'\

Jr., -1' pc jigy. Mt 471&}.;r.


Wvtl

ro s ae at,4*twcst$*4t',.
,

' ?'. •d Jb tt.J$t .tt


Lh
- ¶-N.'4(c:- frL.t c Mt-t,t r**•
I3

--I

-'-;J , .t\11ij - d
4. $

(4tcLtç.,*;.$ INA
CoMe DE csi todos log tcxtos del P. Mier qc dames a conoccr, hernos hallado

dos rcdaccioncs dc esta nota, una, indudablcmentc, horrador de La quc trans-


cribimos. Coma aprcciará ci lector Sc trala dc Un fragmento del tcxto Idea c/c
Ia constitution.... ainpluado en algunos aspectos y con pocos dctallcs flUCVOS.
El titula dcl manuscrito no Cs (IC tetra del P. Micr, quien sirnplcmcnte to
llama Notz. Esto nos ha hecho pensar quc quIz_a SC trata de una (IC ins dcl
ccxto interior (k/ca /c la Cantiwcion ... ) quc no pudirnos Jia?lar, pero a ral
cxtrcmo ha sido dificil relacionar cstc manuscrito cost de las Ilamadas,
quc más bien parece 5cr Mier quiso aprovechar (let texto anterior
tia ra un escrito de finandad ignorada, o bien se trata de una Nota a un cnsayo
(lcsCon(x1(lO. Absurdo rcsultar ja quc esta Now, Si verdackramcntc corrcspondc
a k/ca de hi Constitution.... rcpicicra, casi a la tetra los mismos coflccptos Va
expuestos. Tamhién cabc pensar cuc ci P. Mier, originariamente, pensara cstc
texto coma Nota, incorporandolo dcsptis at cscrito.
El titulo cicbió scr sugerido por ci contcnido dcl cnsayo. Al final hemos
vucito a cncontrar la misn)a tetra en unas notas aclaratorias. No nos ha side
posibic, no obstantc, identificar it autor (IC estos corncntarios y tan solo sabc-
mos, pot ci mist-no texto, que ci zInonimc) anotador habia salido de Mxico
en iSia. Probabiemente, puts, se trata de un insurgcnte, sin duda clérigo, que
huyó a los Estados Unidos y permanccicS en la vecina rcpt'ihhca una vcz pro-
clamada la indcpcndcncia.
Damos Las notas a! final dci texto y en tetra cursiva. Pero tan solo pudi-
n;os entrelazar las dos primeras con ci cscrito (let P. Mitt; las ott-as, o bien
(citron comencarios al margeri del texto, o ci artotador tuvo a la visto Otto ma-
nuscrito ampiiado quc nosotros no hemos podido consultar.

333
tri1v

-044 rw At44i
.Jtc'4.c'bWW;$)p
F %rtS
r
Wt.
;4tv.:Mçaryit; 2'$J't.L.%Xt
1t b43L'Ci! *P rth'rl ' :
• : r '9 itt..^h Iujtçri;4'j i g aict spta44
&
c t l) 't; ti ..eJJ..Li Ztt 4' !hrt 414L33t'
fcfl$ kT- ); t tt'*'4iP ti £IQ.:rS ' tf4f/ ,4LW#ç\ØZEJ
- Z

• ,I:,4E.tMt4$ ''1
• 41' r4 )c;
I,
- -: )W: tJJr7 -;'v ' (. •
i *J *r i * L; ; "I, -

-- .." 1 i •• •'. : - .A.''lt


'.

- ,•.
- I., •-

lt.'V.-7 . J_ttc-,ZA1,aC. -s'!.:rEt.A''t--i


•• 'S:': tjeittgof. 44L un
NOTA

CUANF0 RECIEN INSTALADAS ]as Cones en la isla de Le6n (hoy ciudad


dc San Fernando) a 24 de septiembre dc i8w, los diputados suplentes de
America, con Ia ignorancia suscxlicha, exigieron se declarase que las Amé-
ricas can partes integrantes de la nación y sus habitantes libres iguales
en derechos a los espafloles; ganada en acres debates la igualdad pan
los criollos, aun cost6 mucho Para ganar la de los indios, antiguos y legi-
Limos dueflos del pals, a quicncs una conquista inicua no habia podido
privar dc sus dcrcchos, como estaba declarado ya en juicio contradictorio.
Pero aqul fué ello cuando se pidió la misma igualdad legal Para los mu-
latos o pardos, porque la de los que llamamos mestizos o descendientes
(IC indios y espailoles ya se suponla. El diputado Mejia, en tin Cxtasis
filantrópico, llcgó a echarse de rodillas, y asi peroraba en favor de los par-
dos con una clocuencia encantadora. Sc hubiera conseguido sin Ia oposi-
ción del abogado Morales Duárez, diputado de Lima, el cual se arrcpinti6
despuCs aunque ya era tarde.
Vuelvo aqul a lamentarme dc la ignorancia dc Jos diputados amen-
canos y europcos. Los mulatos no necesitaban su declaraci6n para Ia igual-
dad de derechos: la ticncn por las leyes de Inclias. La desigualdad que
sufrian hasta entonces era de hecho por la rutina y las preocupaciones;
no de derecho. Al principio, dice Solórzano, se les excluyó de muchas
cosas por ser nacidos de coitos ilicitos y por mat educados y de malas
costumbres; pero siendo hijos legkimos y dc costumbres regulares podrian
y deberian ser ciudadanos' iguales a los demás: no hay raz6n para que
se les excluya. Cita luego varias cCdulas cmanadas en su favor, y son
puntualmcnte aquellas con quc se formó clespuCs una Icy a favor de los
mestizos, como ellos se Ilamaban al principio. Dc manera que cuando

En ci manuscrito la palabra in esti repctidzi, cosa quc nos incina a pcnsar que ci
P. Micr —Ia caligrafla taznbiên lo sugicre— copi6 ci texto de un borrador inicial, que
también hemos cncontrado entre sus papeics. Este dctaik nos h. aconscjado CsCoger este
tato, quc ci P. Micr dcbió dar como definitivo.
335
336 SOME LAS CASTAS DEAMhICA

los diputados Curopeos, asustados pot las peligrosas consecuencias que les
anunciaron los diputados americanos par haber cxcluido de los derechos
de ciudadanja a ufla ciasc tan rol)usta y numcrosa, hicicron expcdir Iii)
dccrcto ell (k los par(los, hahiiitindoIos pant rccibir Ins Ordencs
ccicsiásticas, entrar ell monásticas, ell cla:stros dc -las universidades,
colegios y milicia, nada Ics concedicron que no tuviesen por la icy citacla.
\'éasc ell mndice de las Lcycs tic indias Ia palabra n;:ila:o y no ha}lar;n
con ella en ci código exclusion de esta claw para nada de cso. El error
ha provciiido (IC haber tornado la palabra mestizos de In icy, ell sen-
rido que boy se cnticnde api icado a los h ijos (It los espanoics en 1 ndias
macc/nm/cs o del estado general.
Para dcsenganarsc sobre esto y emender cuanto debo cledr, se ha tic
presul)oncr, que coma Ia conquista se hizo par la corona tie Castilla, s6Io
Sc permitic ell primer siglo venir a Indias a los castellanos, repután-
dose extranjeros los tic la corona tie Aragón y Navarra, CrC., hasra quo,
incorporados a Castilla, Sc ks autor;z6 ira veflir por kycs expresas en
el C6digo tic Indias. Por cso los cspañoks no se llarnaban por at-A, al
siiio castellanos it tic Castilla; y tic Castilla se Ilamaha
cuanta ;enia tic fuera, conic rosas tic Castilla, las (IC AlcndrIa; caflas
(IC Castilla, las dc azt'icar quc venian tie ]as Antillas. etc. Los aztccas a
mexicanos no rncnos adrnirados tic los cabalks que tic ver sienipre a los
castellanos con espuelas, los llarnaron caizopini (corrompido cachopines
o gachuphics) (IC 13 palabra tzo pitti, cosa quc pufiza, y cachil caizado,
coma quien dice: hombres Con espuclas, o a in letra, quc punzan con ci
caizado. Ell Per-6 son Ilarnados chaperones. quc :rlgunos han cjuerido
derivar tie la palabra chilcna c/iiapi, picaro; 11cro Lill americano tie
Lima mc dijo, i habrcndo hecho sabre csro granck duligencia, cncoritró
quc ell palabra del antiguo castellano, la cual significa /20m1;rc de
Ic Janus Sierras. En Cartagena (llaniada ant iguarnente Ca!e,nari, cctngrcjo,
corno In Nueva Granada Cundinarnarca o pats libre) unman a los espa-
floics napos, quc sera algün t&mino (IC la kngua aneigua dcl pals.
Los conquistadores y primeros pnbladorcs no sc casaban acti sino con
princes--s y senoras (IC vasallos para tcnerlos elks, a heredar sus tierras
y riquczas, dc niodo qtie la Itilsifia hip dcl Capa-Inca a ltinperador rci
name del Pcró, Afanco Cápac, ttivo quc casarse con un sastre tic Sevilla.
Sus liijos no se distingulan tie los padres, sino con ci nombre quc los
Ilan-La ci c6digo: Iii jot de Jos cspanolcs nacidos cii las Indias. Los negros
SORRY. LAS CASTAS DE AMERICA 337
quc comenzaron a traerse a las Antillas para repobiarlas corneuzaron,
segón dice ci inca Garcilaso, a Ilarnar a stis liijos nacidos en America
criollos, scgón su lcngua africana. 1' csta VOZ Sc fué extcndicndo a signi-
flair los nacidos en ci pais pero qucdó restringida a los principaics, esto
es, a los hijos ck los conquistadores nacidos de intlias nobles; asi comb ci
tcrinino rzciqteC. rcy 0 senor, (IC Ia lengea tic Haiti o Santo Domingo,
a significar los señores indios. Ilainados, en Mtxico, tiatoams, y en
ci Peru', curacas.
Los bijos de los espafloks con niujcres indias ordinarias, de las cuales
abusahan y aun tencan serrallos como (IC csclavas sups, no se (lisungutan,
al principio. de tos indies. Los hijos clue tenian de negras Sc llamaI)afl
rncstlzos, y son los verdaderos mestizos, pucs cj ue tic negro y blanco no
salen blancos cnterazncntc, como rcguiarxnentc nacen de india y blanco.
Fué posteriormentc, clue los mestizos Sc comcnzaron a Ilamar mu/abs
por los quc venlan de Espana clonde I):iI)ta muchos y SC 'CS (116 este nom-
bre por comparacion con los niulos quc nacen (IC burro y yegua o (Ic
caballo y hurra. Enwnces, pan distinguir a los hijos de negros en Indias,
los liarnaron lobos, y comenzarori igualmente a ilamar a los hi j os cit
espanoks con indias ordinarias, ya con el nonibrc general dc inestitos,
ya con el nombre de coyotes, por semejanza a nticstrosadivcs. quc crelan
nccianicnte una cspccie media Cfltre pam y 101)0. Luego, como los mu-
laws a la siguicntc gcncración con blancas se blanqucan enteramcnte,
'cro a la cuarta generacion tic) negro, suclen voivcr al color de susabue-
los a padres. la malignidad los fuC distinguiendo en torna-atrds, tct.'tc en
ci dire, cuarterones, quinterones, etc., sobre que es rnuy curioso de leer ci
tratado dcl peruario Un6nuc: El fnflujo del Clirna Sobre los Sercs Orga-
nizados. Todo csto es una iniquidad (IC las preacupaciones. Los lionibres
pot ser africanos, o americanos, o blancos, negros, pardos, accitunados,
conforme al influjo (let clima respective, no dejan de ser todos hernia-
nos, hijos tie till padre com6n y por consiguiente de la misma especic.
Los brutos de difcrcntcs Cspccics, acopindose cngendran monsirtlos que
ji serlo son infccundos, y 110 lo son los hombres de ningiin color. El
que hace alto en los colores para clasificarlos como brutos, 0 es tin bruto
Cl mismo, o Un picaro.
Volviendo ahora a Ia disputa tie las Cones (IC la bin (IC Leon, ha-
biendo pedido los diputados americanos, conic cstá (hello, la isualdad
de derechos para todos los Iiabitanws fibres tie America, los europeos sus-
338 SOBR.E LAS CASTAS DE AMLR!cA

tituyeron a la paiabra Ithbitantcs 1brcs la de originarios per ainbas Ilneas


dc Espafla y dc las indias, Para comprender a los criolios e indios con
sus descendientes y exciuir los negros y sus desccndicntcs, aunque libres
y nacidos en America. Pcro la injuscicia es tan evidente que, con ci mis-
me t&mino con que intcntaron cxcluirios, los incluycron legalmente,
porquc una Icy dc Indias cxpresamcntc ordena "que en Indias, de la
misma manera que en Espafla, Los hijos nacidos en ci pals, de padres
extranjeros, scan habidos por naturales y originarios de 61". Y ni en Ia
Icy se excluycn Los hijos de africanos, ni en Espafla donde hay tantos o
más mulatos que en America, los excluycron las Cones como dcspués
probarC uno y otto.
La misina disputa volvi6 a excitarse al discutir en Cones ci proyecto
de ConstituciOn ya examinado en una comisión a prop6sito y prescntado
jor Romanillos, que habla hecho la Constituci6n de Bayona para ci rei-
nado de JosC Napolcón; en La cual tambiCn hubi&amos sido muy des-
favorecjdos si ci Dr. Moral (IC la Puebla" no se hubiera ahocado con
Napolc6n y conseguido mejorar todo Ic pertcnecicntc a las Americas. La
disputa sobre pardos Sc recrudeci6 en las Cones de Cádiz con tanta rnás
acrimonia, cuanto quc ya se mezcló ci demonio cizaflero c inexorable de
Ia politica.
A pesar de la declaraci6n de ser la America pane integrante de la
naci6n, y de la igualdad de derechos, Se nos manruvo en hi misma mino-
ridacl quc ahora tenemos en las actuaics cortes (IC Madrid: de 23 amen-
canos contra 204 curopcOs. Y Para mantencrnos perpetuamcnrc en ella,
aunquc Sc estableci6 clue Ia base de representaci6n debia ser igual en
ambos hemisferios, se fabric6 de propósito un articulo en clue de esca
base se excluycsen los originarios (IC Africa por alguna Imnea, dedarán-
dolos cxciuidos del námero de Los ciudadanos, ánicos que deben corn-
poner la base de reprcscntaci6n. Sc fabric6, (ligo, de propósito este ardculo
porquc no hay vestigio de tal distinción en toda la iegislación cspanola.
Al contrario, segOn las leycs de partida todo vecino es ciudadano.
Este artIculo es ran inicuo come fundado todo cn falsas suposi-
cioucs. Es inicuo, porque es contrario a la misina Constirución. En ella
se sienta, desdc Lucgo, que la soherania reside esencialmente en la nación,
y que Csta la comporien todos los espafloies, esto es, todos los habitantcs
Jose Joaquin del Moral y Sarabia. Era Prclado dornstico dc Su Santidad. For-
maba pane del Cabildo Ecicsistico de la Catcdril de M&ico.
SOME LAS CASTAS DE AMERICA 339

librcs nacidos a avecindados legalmente en los dominios espalioles de


ambos hemisferios, los cuales, por consiguiente, cstán obligados a todas
las cargas del Estado y a defenderlo con sus vidas y haciendas.
Luego los negros y pardos libres nacidos en Arn&ica son cspañolcs,
luego son pane de la nación, luego son pane de la soberania. COma,
pues, se cxcluye al sobcrano del dcrccho de ciudadano? dUna parte (IC
sobcranfa cxcluye a otra pane de Ia soberanla? C6mo se cxcluyc pane
de la naciOn del censo de la naci6n? Pues claro cstá quc siendo la nacicSn
la rcpresentada en Cones, si se excluycn los mulatos de la base (IC repre-
scntaci6n, se exciuyen del censo de Ia naci6n. Las Cortes mismas no serán
soberanas de hecho, pues no reprcscntarán cornpktarnente la nación, en
cluien reside ck derecho la soberanla. Pero jqué digo se excluyen los
mulatos del censo de la naci6n! Sc excluyen hasta del nOmero de los seres
racionaics, pues si lo son, tienen derecho a lo menos de ser rcprescntados.
d Volvemos a la canción de los déspotas, que s6lo quicren quc tcngan los
sáhditos dcbcres? Las Cones Constituyentcs quieren que los mulatos ck
ban cargar Jos pechos y defender con sus vidas y haciendas la naciOn
exclukios del censo de la naci6n.
Los diputados americanos combaticron dc mil mancras tamaños absur.
dos hasta presentando la expresa rnenciOn en los poderes tie stis provin.
cbs para pedir la cxtinciOn tie tan perjudiciales quirnéricas distinciones.
Negada su demanda, propuso ci Sr. Ramos Arizpe, diputado tie Coahuila,
quc a lo menos no se cxcluycsen tic los derechos dc ciudadanos los hijos
dc padre y abuclo Iibrcs, clue en ci derecho romano Sc Ilarnahan lihertinos,
y perorando con calor se enterncci6 sin fruto. La politica tienc entraflas
de tigre.
Es nccesario tenerlas para no haber reculado con ci temor de atracr
sobre los biancos la vcnganza de una carniceria igual a la de Santo Do-
mingo, en las islas y costas de Tierra Firme donde es excesivarnente pre-
donderante ci nómcro de negros y pardos. Hay hombres para todo. El
diputado de Catalufla, Amer, pidió en las Cones que ya que no podian
sujctar a Buenos Aires se cediese a Portugal para clue d Ia sujetase. F.so
seria, replicO Argüciles,3 ser coma ci perro del hortelano que no come
ni deja corner. Los curopeos de Popayán, viendo clue no podian contra-
rrcstar a los criollos, hicicron acer a los negros que su dispura con Jos
3 Agustin ArgUelics (i%-z8). Tnició en las Cones de Cadiz In persecuci6n de
la trata de esciavos. Redactó ci proyccto lc Constituci6n del aAo 1812.
340 SOBRE LAS CASTAS DE AMLRICA

criollos, sus amos, eran porque las Cones Its hablan dado lihertad, y sus
amos In rcsistian. Lograron levantarlos y haccr tin estrago. Pero c6ino
los voiverin a sujetar? Cuando ellos Sc desengaflen revolverán eon rabia
sobre los curopeos que los engaiiaron para matar a sus amos, cornpatrio-
Las y defensores. La misma inicua maniobra corncnzaban a practicar
en Caracas, y obligaron a Bolivar a la niedida tremenda de dccrctar de
Lin golpe la libertad dc todos los esciavos. Qué diferencia de nobleza en
los sentimientos dcl desvcnturado y fusifado Mina! En su arribada a Santo
Domingo It ofrecieron dos inil negros iara desembarcar en La Ha-
bana.' Yo no vengo, rcspondió, a matar los blancos, sino a libertarlos del
dcspostirno.
Lo quc mds me pasma es c6mo se ban enviado diputados a Buenos
Aires, Caracas, Cartagena y Santa Fe, brindándolcs con in Constitución
como con ci olivo de la paz, ilcvanclo en ella, con estos articulos, la man-
zana dc la discordia a paiscs, donde la mayoridad tie In poblaci6n es tie
las castas exciuklas. Como si fucran a decries: "apaciguaos y volved a
nuestro seno qtle aqul os tracmos la Constitución, la cual graba en vucs-
tins frente tin scilo eterno tie infarnia quc antes no teniais". "He aqul,
otra vez, ci seiio real con que Sc marcaba a los in(icgenas para hacerlos
esciavos tie Los cspafloks". 0 éstos creen que vertladeramente sornos los
americanos monos orangutanes, o Dios ha permitido quc Sc apodere de
clios un vertigo de embriaguez Para vorniten lo que habian tragaclo
y se verifiquen scgt'in dicen los indios, las profecias de Santo Tome sobre
m
ci acabaiento (lei dominio espaflol en las Americas. Ciertamcnte lo pr
fctiz6 en sus óitimos momentos ci santo obispo de Chiapa.
Cómo estos hombres no han leldo quc (iesck ci primer siglo (IC Ia
conquista los negros de Venezuela icvaritaron tin rey llamado J3ayano.
y que ci Segundo virrey dcl Pcrá capituiO con elios quc poblarlan como
vecinos y ciudadanos libres? Fundaron en cfccto hasta ciudades como Ba-
riquisirneto, donde aunque ya la población CS (IC espanoles Cl ayunta-
miento es cxclusivamentc de pardos por sus antiguos privikgios. Las
Lcyes de Indias tambiCn mandan "que a los pardos y niorenos libres tie
Cartagena y Costa Firme quc hahian hecho tan buenos scrvicios como
buena milicia se Ics guardcn sus priviicgios . omo han de recibir una
Constituci6n quc los priva de elios y exciuye de obtener los cargos mu-
nicipales?
Aiirmaci6n cxtraordinariamcnte rara y basta hoy desconocida.
SOME LAS CASTAS DE AMliRICA 341

Y aceptaron los diputados americanos estos arciculos, scducidos con


los sobreescriros con que se Its cubrió artificiosarnente para ci past? El
dia deputado pan decidir sobre Ia base de La reprcsentación en las Cones,
se rnand6 leer, para crnbrollar a los amcricanos, ci torpe, impoiltico, atre-
vido y calumnioso iriforme del Consulado de Mexico compucsro por un
europeo ilanudo Francisco Javier Lambarri ,S UC Sc wvo reservado hasta
este (ha, y en ci cual rcpitiendo todas Ins imposturas y neccdadcs que un
cspaflol dictó a Paw y adoptadas por Raynal, Robertson, Muñoz y ci bri-
b6n Estala, redujeron a polvo Carli, Clavigero. Velarde, Molina, irurri
y otros muchos, concluyeron los tres ejites ignorantisirnos del Consulado,
que los americanos no mcrcciamos recihir una constitución, rcprcscntar ni
ser representados, sino a lo rnás unos pocoS, per los curopeos de quienes
este inlorme era ci eco, porqUC todos &amos viciosos, apaticos, inthiles,
aut6niatas, o a lo rnás nionos orangutanes.
Ma's tie tres lions duró la lectura de estos insuitos groscros y ci escán-
dalo fu6 tal quc se rnandó cerrarci Puerto de CzSdiz. En In in(lignac!on
quc excito se nombro una comision Nra cxarninar esta picza. En vano
reclam6 Csta, a otro di; Ia Icy de Parutia pan quc se quemase páhlica-
mcntc como libelo; i6o mil pesos quc habian acompaliado ci informe
Ic habian ganado aquclia noche padrinos; y todo lo que pudieron con-
seguir los ainericanos fuC quc se mandase cerrar y sellar aquella P°-
sidad, y a mucho porfiar, quc dcclarasc ci Congreso quc In habla oldo
con indignación. La regencia, mandada significar al Consulado su ties-
aprobaci6n, solo Ic dice, entrc muchos ciogios de su celo y patriotismo,
quc dcbcrIa haberse explicado con menos vehcmcncia.
Los diputados americanos, irritados en extremo, comcnzaron a des-
bandarse, y ci Presidcntc (IC Ins Cones, Giraido, gritO a la guardia para
quc los irnpidicse. A otto dia solo comparecieron a la una del dia con
un escriro contra ci libelo y contra los escritos en cucsti6n. Cuando sc
concluy6 Ia Constituci6n cuatro americanos de la comisi6n (ci quinto
era Perez dc Puebla) protcstaron contra ci artccuio quc mandaba no po-
derse variar la Constituci6n en ocho años, porquc esos ai-tIcuios ofensivos
(IC los derechos de los americanos exigian pronta rcforma. Toda In dipu-
tación americana apoyO esta protesra y bajo ella firm6. TCngase presente
para quc no se dC valor a cMos articulos que no ha aceptado la America,
puts los presentaron nuestros diputados.
5 V&tse Ia nota al fin, P. 352.
342 SOBRE LAS CASTAS DE AMLRICA

Estos articulos han escribado en falsas suposiciones. La principal es


creer que en America casi todos somos negros o mulatos, y esa crcencia
no s6lo Cs Cfl Espafla del vuigo, sino de genies que no dehieran serb.
Por eso, apenas dcscmbarcan los mz'is viks polizones, ya cc crcen supe.
riorcs a los americanos con solo ser espafloics, y nos vienen tratando tie
mulatos, ya clue por vernos biancos no nos pueden lialnar negrc)s. dQuC
it parece a V. de este muchacho? me dccIan en las montaflas dno CS
bien parccido? Pot eso lo estamos criando (haciendo quc aprenda a leer
y Cscril)ir, porquc cii los pueblos (IC Espafla gcncralrncntc s6lo saben leer, el
cura, ci sacristan y macse Nicols ci barbero) pan que vaya a Indias,
Ic guste a alguna mulata rica con quien se case, y nos envic dinero. En
Madrid me sucedió cntrar en oficinas del rey y causar mucha admira-
ción en diciendo quc era amcricano siendo blanco. or aqul ha pasado un
paisano (IC V., me dijcron en San Francisco de Madrid donde vivIa, y
preguntandoles en qué lo hablan conocido, me responclicron que en que
era negro. lnótiinwnte intentC disuadirlos de quc acá no lo éramos. Se
burlaron y hasta sc ofendieron (IC que yo les quisicsc cngañar como a
unos imbCciics. En las Cones tic Cadiz, cuando esras cliscusiones, prc-
guntb póblicarncntc cJ felipense L6pcz, dipurado tic Czkliz, si los arnc-
ricanos éramos hiancos y prolesábamos la rciigión catOlica. Un diputado
de la Mancha se sorprendio tie oir a Cisneros, diputado de MeXICO, quc
era americano siendo tan blanco wino Cl. En una palabra: improperán-
dose a los diputados curopeos duranre ci curso tic esca dispura [porqucj
hiciesen tanto caudal tie una cosa tan accidental conic) ci color, rcspon-
dicron algunos francamente que no era ese ci motivo tic cxcluir a los
pardos tic los (krcchos tie ciudadania, sino ci de rehajar la reprcscntación
de America, que sin eso, por su mayoridad, corresl)ondientc a su po!)Ia-
ci6n, mandaria la Peninsula.
dY qué imporlaria CSO Si somos parte integrantc de la nación, o no
Sc ha declarado cso sino tic dientes para fuera? No tienc Galicia miIl6n
y mcdx) tic habitantcs, a que no Ilega ninguna provincia tie la penin-
sula, y ha tie tcncr por consiguicntc mayor nt'Imcro dc diputados, sin
(ltic nadic Sc agravie tie eso? Todo gira sobrc falsas suposiciones. Lo
primero, aun exciuldos los mulatos, tendremos la mayoritlad en las Cones.
Lo segundo, en Espaiia hay ma's mulatos que en America y por decirlo
de una vez, mayor mczcia tie sangrc y mcnos pura en todo género.
SOBRE LAS CASTAS DE AMhICA 343

El sabia Caprnany, autor de la Histaria dcl cotnercia tic Catalufla


y de otras varias obras valuables, imprimió ernie sus opsculos una diser-
tación en qUC prueba, con todo gnero dc razoncs y docurnentos, quc
Espafla nunca ha tenido ni puede tenet mayor pobiación quc Ia de dicz
milloncs, mientras no se aumenten o tengan otro curso sus dos, mudcn
sus montcs, y la naturaleza de su terreno, en gran pane inlecundo y en
general seco. Quc la nación siempre ha side ociosa, de poca industria y
de poco corncrcio. Y quc todo Ia que se dice en contra esto de los tiem-
pos antiguos son voccs de pretendientes, quc a fucrza de repetirlas las ban
hecho creer a la nación. Quc por La contraria, a fines del siglo pasado
todo lo dicho estaba en ci maximum que jamas habia tenido.
Con cfccto, en ci áLtimo censo de Espafla a fines del siglo pasado,
se contaron unos doce millones. Pero coma todos convicnen en que ha
perecido un millón en la guerra pasada, asi pot los combates conio pot
las pcstcs que trajo consigo, hambres y aflicciones, hoy Sc ic regulan unos
once niilloncs.
A Li America se It rcgulaban en ]as Cones quince millones, y creo que
inclulan a Filipinas con millón y mcdio sujeto a los espanoles. Pero es
tin error maniftesto. Sc y e jor los censos hechos de orckn de las nuevas
rcpáblicas en la America dcl Sur, que no tiene menos de diez millones.
Ma's debe tenet la America cspaflola del None y van aqut mis prucbas.
En ci censo de Revillagigedo se contaron en la Nueva Espafla, sin contar
Guatemala, cuatro milloncs y mcdio. Pero este censo era notoriamente
inferior al verdadero, porquc los hombres temiendo que fuesc para dictar
algwia medida opresiva se negaban, y aun to mismO l)ra1caron muchas
mujeres. Dc provincias internas enviaron los censos hechos cuarcnta aflos
antes. Para suplir cste defccto, ci barón de Humboldt aflaclió un séptimo
ilevando la poblaci6n a 5 millones. Pero la prueba de quc esta adicicSn
era insuficiente cs quc poniendo a Mexico 140 mil ain)as de población se
hal16 con mil dificuitades insuperabks seine los consumes, etc.
En fin, calculó cn 1803, por la progresi6n estadIstica observada en
cinco aflos, que los cinco millones sedan siete y media en ci aflo iSoS;
es (lecir, quc cada cinco alias se aumentarla la población dos millones y
medio, con quc en 1820 dcbe nuestra población ser de catorce millones
El P. Mier confuncie el tinilo de in obra qte es: Mcmorias hislóncas some 10 ma
usa conlercie y ones c/t Ia antigna ciwlad Jr Barcelona (Madrid, z 779).
Véasc (a nota scgunda at fin, p. 352.
344 SOBRE LAS CASTAS DE AMERICA

y medto. An
adasc quc a fines del siglo/pasado tenia Guatemala, por ci
cámputo más bajo, millón y trcscicntas mil almas, y all ci aumento debe
ser mayor porque hay mcnos cxtracción tie hombres y las mujeres son
más fecundas, y por eso comunes en algunas provincias Los partos de
indlizos y en todas )as farnilias nurnerosas. Yo bien sé quc en Ia insu-
rrccción habrcmos taLnbién perdido tin miilón y que ci gobierno tiene
tornadas muchas medidas indirectas para impcdir, o disminuir, La pobla.
ción, quc de oft-a manera sc duphcaria como en Jos Estados Unidos, cada
veintidos aflos. Pero si afladimos la poblaci6n dc las islas, que solo La
Habana CS (Ic 500 mu, y mill6n y medic, o dos millones tic Filipinas que
Sc cuentan con la America scptcntrional, resulta que aun Sin contar con
los dicz millones tic la America meridional tendremos dobic reprcsen-
taci6n quc la peninsula sin necesidad de pardos y negros librcs nacidos
eh America.
Cortisimo es ci námero tie estos libertos, pero tampoco es dcmasiado
grandc el dc los mulatos. Por los cálculos del Barón tie Humboldt y Los
censos que presentaron sobre esto los diputados arnericanos de una y on-a
America, probe en ml Historia que sobre La base tie 70 mil para un dipu-
tado, apcnas contados Los niulatos subirla de cuatro ci aumento de los
diputados americanos. dY pot un aumento tan pequefio y nulo Sc ha
comerido con los pardos una injusticia tan atroz, tan chocante y revolu-
cionaria, como privarlos de los derechos de ciudadanos y ponerlos, ho sOlo
fuera del censo de la naci6n, sirto hasta del námero de Los seres racionaks?
Cute rnás la injusticia cuando se ks oye a los diputados curopeos
asentar en Los debates, quc en España todas las clases son ciudadanos y
componen la base de representaci6n. No, cii Espafla hay negros mulatos
y caStas y mayor mezcla de sangre y menos pura en todo gCnero. QuiC.
ties fucron los primeros pobladores de España? Por más que se desvcr-
güence, contra los sabios tie SU naci6n ci arrogante y entusiasmado Mas-
den, se envuelve en la noche tie los tiempos. La opinión general es que
poblaron a Europa los celtas, o raza blanca del Cáucaso, quc teni'an la
costumbre tic rayarse de azul, como nuestros salvajes; por lo quc conje-
tura Humboldt que son tie la misma raza, y nos hemos venido a encon-
tsar a la otra extrernidad (let gloho.
Las noticias claras de Espana comienzan en los fenicios, que desde
Los ticinpos anteriores a Salom6n hablan establecido colonias en la Es-
pafla meridional y especialmente civilizaron a los espafioles tie la BCtica.
SOBR,E LAS CASTAS DE AMLRICA 345

Siguieron los cartagineses, colonia de fcnecios trasladada a las costas de


Africa por la viuda Dido, quc dominaron la Espafla hasta la conquista
dc los rornanos dY quiénes can los fcnicios? Los cananéos, principal-
mcnte los dc ]as siete Satrapias de Filisrin que habitaban la costa del pals
de Canaan, raza toda proscrita, nialdita de Dios y condenada a la cscla-
vitud por la maidición de Noe' a su hijo Canaan.
Los romanos arruinaron In población de Espafla y la repoblaron con
colonias de csciavos, pucs solo la de C6rdoba era patricia, y en todo ci
imperio romano ci nómcro dc los ciudadanos era muy corto con rcspccto
al de los esciavos. Esciavitud horrorosa, porque los amos podian ma-
tarlos irnpunemcntc y prostituir sus esciavas para vivir del producto de
su corrupcción. Aunque no demos crédito a los historiadores rabinos clue
convienen quc desde Nabucodonosor hubo judios en EspaiSa, es cierto
que desde ci siglo prirnero del cristianismo vinieron en calidad de escia-
vos a Espafla, donde habitaron dicciséis siglos. Pero se enriquccieron
por su industria y comcrcio y mezclaron con gran pane dc la nación.
Elks eran ministros de los reyes, ocupaban los empicos de palacio y el
Conde D. Juan en su Crónica, y ci Arzobispo de Burgos, en su célebre
Memorial liamado ci tiz6n de Espafla, prueban que de cilos descienden
muchas cosas magnaticias de la naci6n. Eran los sabios de ella y los clue
SC convertlan optal)an a todo en lo cclesiástico y secular. En ticmpo del
rey Siscbuto 8 se Mw ya por fuerza bautizar a muchos y, cuando su cx-
pulsi6n en ci siglo xvi, ya muchos se habian bautizado por temor de la
Inquisición, muchIsimos qucdaron bautizados para no salir desterrados
y otros muchos quedaron ocultos sin bautizar, de los cuales algunos ha
cogklo la Inquisición y otros he visto Ilegar a circuncidarse ca BayonaY
Los judios de Francia, dc casi toda Italia, de Hoianda y Asia, son
espafloics. Conscrvan In lcngua: en ella se predica en las sinagogas, en ella
tienen sus bibiias y celebran sus contratos matrimoniales. Conservan, en
fin, con los apellidos cspanolcs la cara espafloIa y por ella se distinguen
de a kgua entre las naciones extranjeras.
Dcs pués de los roinanos siguieron a dominar la Espafla los bárbaros
del none, Vándalos, Suevos, y, principalmente, los Godos, de los cuales
Sc glorian descender los nobles de Espafla, pues hidalgo vienc de hi-dal-

Rev visigodo en Espaia desde febrero de 612 hasra 621.


° Sobre 1 i esuncia (Ii;j P. Mitt en Uayona, vast Las Memorias (Ediclén de Alfonso
Reyes), pp. 236 y n.
346 SOME LAS cASms DE AMRTCA

got 0 hijo de gedo. Pero aun en ese tiempo ci nt'Imcro de los ciudadanos
prosiguió a ser nucho inenor quc ci de los csclavos.
En ci siglo viii comcnzó la dominaciOn dc los moros, pie ya esta-
ban mczciados COTi los negros, como prtlei)a Buffon, de dondc vienc ha-
mar en Espafla moreno al negro. Enseliorcaron las Españas mSs (Ic 700
aflos y s mczclaron con clios hasta nuestros reys, sin clue na(iie pucda
dccir en Espalia, con ccrtcza, que no tienc sangre de sarraceno. Y los
moros a agarenos no son la cstirpc dc la esclava Agar? Cuando Sc cxpe-
heron de España, en ci siglo XVI, quedaron infinitos convcrtidos, y las
Icy cs de Jndias prohiben que vengan a Am6rica moriscos asi coma judios
TCCi6T) convcrtuios () sus infl)cd]atos dcscencijcntcs.
En una palabra: la mayor pane de los espanoles fueron csclavos hasta
ci siglo xii, en ci cmii mandó el Papa Bcncdicto fuesen libres todos los
cristianos; y conic, ha dorninaci6n pontificia se extendla en toda Ia Europa,
porquc todos MiS reycs reconoclan su suprcmacIa hasra en lo temporal,
a eso deben su iii)crrad Ia mayor pane dc los habitantes tie Europa. Es
Voltaire mismo clue los confiesa con ingenuidad dos veces en su Coin-
pen dio dc La Historia.
En ese mismo siglo, crco por ci tiernpc) y ocasión cit his cruzadas,
sucedió ha vcnida de los gitanos quc Se esparcieron par toda Europa y dc
quienes toda España cstá ilena. Son ladrones tie profesión y de mailsi-
mas costumbrcs, por lo nial prohibcn las Leycs de Indias vengan a ellas
lo mismo quc los moriscos y descendientcs inmediatos Lie judios. Son ms
atezados quc nuestros mulatos, y vcrdadcros africanos, pucs vinicron dc
Egipto. Algunos lo dudaban, pero Volney, que aprendió ]as lenguas
de aquellos paiscs, ha rcconocido infinidad de términos en ci batiborrillo
que conservan Jos gitanos 0 egipcianos.
Y cuánclo conienz6 ci comercio de negros? Dice José cjue ya en
tiempo de Saiom6n hubo csclavos negros en Palestina, porque los fenicios
que hacian ci comercio (IC Espana rocaban en Africa y los Ilevaban. Es
regular quc tanibién los trajesen a Espafla, clonde tenlan sus colonias. Pero
ci comercio de los negros, propiamente, cmpczó con la entrada de Jos
moros en Espafia, como prueba Volney en su obra sobre Ia Virginia.
Y desde entonces sicmpre estuvo vigente en España. Léanse los Anaics
Politicos y Cipiles eEc Sevilla, pot Ortiz y Zzirare, y alit cuenta que en ci
siglo xii se hizo la capilia de los negros en aqueila ciudad, doncie ci capa-
jaz cit Jos ricgros tenia muchos privilegios y juzgado privativo de los de
SOBRE LAS CASTAS DE AMhICA 347

su raza. AIR se ver que cuando los portugi.:cses, poco ames tie la initad
dci siglo xv, conicnzaron a comerciar en negros, Espafla cstuvo para deck-
rarles j or eso la guerra, corno quc estaba en pasesian innWnIOrial (IC cste
tráfico. EL cronista Muñoz thee que a La c5poca (let descubrimiento de
Aniérica era florentIsimo ci corncrcio de esciavos en Sevilla. \'arias icycs
dc Indias babhin de los csdavos que se traman a Espafla, blancos, bros
y negros, que ilamaban gelofes. En ci dizirio de los capellanes franccscs
de Betancurt 10 cuando su primer viaje en ci sigio xv a las Canarias, de
las cuales fué rey. Va SC cuentari los desembarcos antiguos tic los espa-
flolcs para lievarse esciavos a ios canarios, y cOrno con diuicultad hahian
escapado sus reycs mismos. Ovando, gohernador de Santo Domingo, es-
cribia a La Cone en 1503 quc no se trajesen negros boraks tie Africa,
porquc se aizaban c than a los monies y maicaban a los indios, sino ncgrOS
cristianos, nacidos en Espafla en pocler de los españo]cs, prueba de clue
los habia.
El aiio 1492 SC dcscubrió la America, y it fin dcl siglo corncnzaron
a venir algunos negros Con sus amos, porquc tampoco eran ncccsarios
para nada. Seis millones dc indios, dice Casas, liabia en his Antillas y
todos can esciavos de los cspañolcs. Acabados, y viendose to bien qec
probaban los negros, asi por la mayor fucran pain ci trahajo, como po;-
quc Ies probaba tan bien Ia ticrra, (lice Herrera, quc Si no mataban a un
negro era fama quc no mona, comenzaron a pcdirlos. El cardenal Cisne-
ros, vicndo quc podia sacarse fruto para ci crania. detuvo la saca mien-
ti-as se arregLiba ci arancci (IC (tCfCChOS. En fin, en 1517 SC concedio ci
permiso para lkvar cuatro mil que DO SC Bevaron Iii en ocho aflos mci-on
más, porquc los uiainciicos quc obruvieron La inerced la vcndIan muy
cara. DespuCs se mci-on lievando en más námero a las islas POT haber
faltado absolutamente los indios, y luego, a las costas tie Tierra Fume
porguc los ccnquistadorcs las hablan despoblado con la guerra y la cx-
tracciOn continua de homtbrcs pant repohiar las Antillas. En estas mismas
nunca ha sido iUarc la tmnortancion de esciavos ni cotupleta La dotación
ncccsania, conio probó ci Sr. Arango en la rcpresentacion quc envió
a ]as Cortes en 1812 a nombre del Ayuntamicnto de hi Habana.
El Mier transcribe rnal su ape! ido Juan (IC 1k tiicncourc. Cl'aI rn y aVCfltu-
rem norinando ( ? - 7425).
TrSt.isc de Francisco de :rango y L'arreEio (17654837). EttahlcciS en La Habana
la Junta de Colvercio y Tribunal Mcrcantil. Segthi Humboldt fué ci cstadista :nis desta-
cado clue en su tiernpo tuvo Cuba.
348 SOBR.E LAS CASTAS DE AMERICA

En todo ci interior de la America, donde los indios abundaban, siern-


pre fucron muy raros los negros, y los conquistadorcs pot estipulación
con los reycs solo lkvaban, como Pizarro, alguna cincuentena, cuyo color
chocaba a los indios, de mancra que en Tumbes se empenaron en lavar
a uno con mucha diligencia pot si Ic podlan quitar tin color para elks
tan extraflo.- D6nde han soilado los curopcos qec ha venido esa mul-
tiwd de multitud dc negros, a cuya fca catadura se prostituyesen las espa-
nolas o las indias que los aborrecen de muerte? D6ndc esa rnultitud
dc negras de que abusasen los espafloles, teniendo serrallos dc indias mu-
cho mejores, y a vcccs tan rubias y blancas coma las inglcsas? Esto sólo
ha podido succder por necesidad en las islas y las costas despuCs que
faltaron otras inujeres. En toda la Nueva Espafla como consta del padron
que trac Humboldt, aun contando la costa dc Veracruz donde cstá ci
mayor golpe dc negros o castas, no hay sino scis mil negros. Nunca ha
habido más, y creo que eso mismo aun boy pueda haber en Espafla,
donde en las ciuclacles siempre he visto algunos ncgros y casados con
cspafloias. Ahora digo yo: si cuando se dcscubrió la America, ya en
España lievaba trescientos ailos ci comcrcio de negros quc lleg6 a ser I lo-
rentisimo y dcspués no se ha prohibido en los tics siglos siguientes y en
America, donde apenas Ileva trescientos aflos, nunca ha sido fibre, allá
debe haber mayor námcro de mulatos quc ad; pucs aunquc allá no
hayan faltado absolutarnente otras mujeres, hay infinitas pobres que
no reparan en el color pot tenet que corner, y las ncgras tienen en la
prostitución la baratura quc neccsitan los hombres pobrcs.
En Una Icy (IC Indias dice ci rey: "que respecto que ban pasado a
Indias muchos mulatos dc Espafla y otros han nacido allá, y es justo que
tributen como ad, etc." Con la tropa de Hcrnán Cones venia una mulata
espanola liamada Estrada que mencionan las historias pot sus bucnas
curas. El nombre de mulatos de Espalia vino y hay allá iugarcs enteros
reputados dc elks como Veger, a dos leguas de Cádiz, donde cfcctiva-
mente son crespos y atezados y no se pucden mentar alli roscas ni pasas
sin rccibir una puñalada; Cs rncncstcr decir uvas tic sot y pan torcido.
En los libros de bautismo de las parroquias de Sevilla a cada paso se pasan
muchas fojas con partidas dc negros y inulatos. En toda la Andalucia,
Extremadura y Murcia se hace la misma distinción quc pot ad de gente
blanca y morena, y es igualmentc cornán ci dicho dc qUC tal no sc dice
a la gente de cara bianca. El pelo enroscado o crespo, labios bcifos, color
SOBRE LAS CASTAS DE AMRICA 349
oscuro, cstas seflales, caracteristicas de los mulatos más crudos, se en-
cucntran a cada paso en los espafioles, y cspecialmentc en Las Andaluclas y
paises contiguos. Todo cspaflol curopeo, pues quc 10 parece, Cs mulato,
y muchos que no lo parecen, porque se han blanqueado comb par ad.
A la tercera gencración dc negro con blanco sale un blanco.
Si hay, pucs, y ha habido, desde ha 1,200 aflos, negros y mulatos en
España; hay las castas mismas consiguicntes que par ad, excepto Ia
raza de los indios, cuya mczcla no puede desdorar porquc es una sangre
más puma quc la dc los españolcs, mczclada desde su principio con la de
esciavos cananeos, italianos, judios, bárbaros, sarracenos, gitanos y negros.
Es ci dcstino de la naci6n cspaflola, dice Raynal, no tenet jamás la san-
gre puma.
dY he dicho tack esto yo para injuriar a nuestros eurapeos? No soy
tan necio, pues sus manchas recaen sabre nosotros mismas. Ni yo tengo
por injuria ser campatriota dc los Tex-tulianas, Ciprianos, Agustinos, Ful-
gencios, etc. Si como ml casa Cs solariega en Monterrey, la primera del
Nuevo Reino de León y enlazada con tada su noblcza, me huhiese
cabido en suerte alguna sangre de africanos, nucstros hermanos en Ad6n,
me gloriaria, porque csta raza ticnc un valor, una fuerza, energia, vi-
veza e ilustraciOn natural envidiables.
He emprendido defenderla porque los originarios dc Africa son
nuestros paisanos, porque es indispensable bacer vet la injusticia atroz
quc contra ellos se ha sancianado en Ia decantada Constituci6n, s6lo con
ci objeto de rcbajar la rcprcsentaci6n dc Amcrica, y porque es ncccsario
prevenir las funestIsimas consecuencias de venganza quc la exclusiOn mi-
cua de los pardos de las dcrechos dc ciudadania puede atraer sobre los
blancos, especialmente si los europeas para vengarse de los criollas usan
las rnismas arterias malvadas quc en Popayán y Caracas. El gabinete
se gazaba en cstas divisiones y se han encantrado en el archivo de Cara-
cas Ordenes posiivas pan manrenerla y fomentarla. Esta era la sabida
maxima de Tiberio: divide at imperes. Pero es indigno de una naci6n
gencrosa adoptar esas bellaquerlas de los tiranos. Es necesario ilustrarla
sobre este punto y desengaflarla pant clue rciormc articulos tan bárbasos.
Es meflester rnstruir a esos polizones ignorantisimos, de las hcccs del
populacho de Espana, clue se nos vienen vendienda par ammilias estando
mnás manchados que las tigres, para clue se can tengan cn los apodos y
350 SOBRE LAS CASTAS DE AMERICA

denuestos que neciamente vienen prodigando, quc los hacen tan odiosos
C mclEan contra dios a una venganza cruel.
Sepan estos menrccatos que en America hay tanta y ma's nobleza
clue en Espafla. Está roda La dc Las antiguas farnilias reales, tie las cuales
sók )as qtzC C0112p0fl130 la dinastia imperial dc Mexico cran Erciuta y
cuatro Mil los señores tic vasallos. Y cste imperio no ocupaba sine in
octava parte tie la superfine dcl Anháuac. En ci resto labia aán mtchos
reycs y rcpüblicas. lodas tcnian nob]cza y tie muchas clases y ói-dcnes,
quc las Leycs de Indias han rnandado conservar y reconocer y exccptuar
k tributos, as1 coma a todos los tiaxcaltecas.
Hay la nobleza tie los conquistadores y primeros pobladores, cuyos
'ksccndicntcs, dicen las Leycs de Indias, "son caballeros bijos-dalgos tic
C2Sa y solar COIIOCUJO con ratios los pnvikgios y fueros anexos a estos
ritulos en los rcinos tie España'.' 2 Uno tic estos soy yo, y Cs en obscquio
nuestro que la multitud tie europeos quc han venido posteriormente,
aunquc en lo general scan tic baja cxtz-acción y tribtzrarios en España, no
pagan acá trihuto porque por la nobleza tie los primeros y tic sus descen-
dientes, se ha hecho costumbre que no Ia paguen los demás espafloles.
Hay tambiCn mucha nobleza quc ha pasado tic Espafla desde ci
principlo, como consta tie la historia, pOrClUe aunque Colón sugirió ci en-
viar algunos presos de las cdrceles a la ida tie Santo Domingo, come-
ticron tales horrores, quc los que sobrevivieron al castigo luego fucron
vueltos a Espafla l)Or orden tic la reina Doña Isabel. Tampoco despu6s
ha dcjaclo tic venir mucha nobkza, ya con empleos que se ban casado
acá, ya en busca (IC la fortuna quc no los favorecia, porque en Espafla los
SCgUn(iOS (IC his mc;orcs casas beredan la pobreza. En ci iiltimo censo,
clue a fines dcl siglo pasado Sc hizo en España, y ci niâs numcroso que

Libro iv, Th. vi. 1.cy vi.


Qiic los pobladovcs principales, y sus liijos y dcscendicntts leghimos scan
Flijosdalgo cn fat Indias.
Don Felipe II cii Ordenanza 99.
Por lionrar a las persona, hijos y cicsccndicntcs lcgitinios do los quo Sc oI'ligaren
a ha ccr poblacton, y la l,ubicrcn acaba<Io Y CUEULil do su asiento, les haCCIiios 11 ijo)Sda Igo
do solar conocido, Tiara (hue CII aquchla poblacion, y otras qualesquier partcs dc las
Jadias, scan Hijosdalgo y personas nobles do Image, y solar conocido, y pot tales scan
habidos y tenidos, y los conceecrnos todas las honras y preCflinCnCias, (jtic debcn habcr
y gozar todos los 1-lijosdalgo, y Caballeros do cstos Rc y nos do Casuhla, scgdn Iucros, It-
yes y costumbres de Espai'ia.
SOBRE LAS CASTAS DE AMERICA 351

jamás se vi6, ci nómcro dc nobles solo asccndi6 a 450 mu; pero los
350 mil esraban en Asturias, Monraflas, Vizcaya, Navarra, y Castilla la
Vieja, paiscs tail Iinaju(Ios corno pobres, de dondc puntualmente es
la mayor emigracuón para las Indias, a la buena ventura. Porque de esa
misma rnulritud de nobles seth mucho quc los 40 Inil tengan qué corner.
Los demás son labradores, arricros, aceitcros, tenderos, liorteros o criados
de las tiendas, alojeros, aguadores, cargadores y tamblin cocheros y Ia-
ca y cs. La pobreza obliga a todo. Por eso es tan esrirnada la nobleza
dc 1:15 casas solariegas quc tiencn de qué vivir con decencia. Hay aliá
nohkza de muchos tangos, pero linlpieza dc sangre que habilita para
órdcnes sagradas, tiara los órdcnes monásticos, para otras órdcnes, para as
togas y rodos los empicos, no es nobleza. S610 quiere deck en Espafla
quc no desciende inmediatamente de moros a judcos, porquc tampoco he
visto clue manche alIá la sangre de los africanos. No se tiene pot mala
raza. Hay rambién en nuestra America lit turbamulta de los ennobleci-
dos porque ennoblecen a las familias los titulos dc Castilla, las togas, los
grados milirarcs desde teniente coronet para arriba, porquc los sukilrcr-
nos sólo ennoblecen la persona. Tanipoco acfl dcnigra ci comcrcio corno
en España; iii ci corrar came, ni tenet mesones. Pero acá conic, en Cas-
tilla ci cabaBo Beva hi sifia, Cs decir quc d marido noble cnnoblecc a su
mujer y su fanlilia. En flu como dijo a Carlos III la ciudad (IC Mexico
en su cclcbrc representaclon , no hay en Espaa nobleza
n An n magnaticn
que no tenga alguna i-ama en America. La que en Csra se llaman castas
es to mismo que la plebe en Espafla.

1gNota. La rcprcscntación del consulado de Mexico no la formó


un abogado curopco, sino D. Francisco Javier Lam barn, of icial de la
contadurla de rctazas o tributos. El abogado curopco quc formó iii pro-
clama COfl quc se anunció La prisión de iturrigaray, quc comienta:
la necesidad no está sujeta a las leycs comunes ci D. Juan Martin o Juan
Martiñcna, boy ascsor del tribunal de Mincria y oidor honoraria etc
Mexico. Los consults n-an ci cone/c de Cam de Agrce1a D. Lorenzo
Noriega, alias LorenzOn porquc es Un burdo montanés asesino del conde
de Alcaraz, y D. Francisco Ec/zatiarri, hombre tam biCn brutal. Yo no
dudo que Maniñcna tuvicsc pane en la rcprcscntacion de Lambarri
352 SOBR.E LAS cASTAS DE AMERICA

porquc era abogado sterno del carnicera Yerma, que era ci alma dc aquel
tcnebra.co club quc pet-did a iturrigaray c /sizo abortar la rcuolucidn par
dos aflas de tirania.
29 Nota. En ci ithimo censo de Floridabianca se cantaron en Es-

pafla once mil/ones, ciento y tantos mil hub/mines.


39 Nota. En fines de 1812 (que yo sail de Mexico) se habian pasado
par Cajas Rea/es de Mexico y ins in med/ac/ones ma's de cuarenta mu
hombres para rcernpiazos de los cuerpos del ejCrcito. Sc habian icuan-
tada de Ira pa de infanteria Un batalldn en Cuautitldn, atro en Taxco,
ci de Santo Domingo, ci Regimiento de Dragones de Tulancingo, a
ma's dc otros cuerpos coma tres batailones de infan:crIa de patriatas, una
Sccción de artilierla y ten cscuadrdn de cabalicrIa, toda Ira pa lucidLcima
con unit ormc camo dc Casa Real. El Regimiento de Tres Villas it re-
puso en menos de dos alias dos ucces y tres ci dc Tulancingo, asi los
demds cucrpos. Sc ha traspalcado in ucho la población licvdndosc de
puntos a puntos los ma's distantes, por cjèmpio, Toluca y Puebla fucron
a Guadalajara, ahora cam/na ci hataiion de Guanajuato a Oaxaca. Dc
Espaffa uc rcgulan vcnidas 14 [mill hombres en estos cucrpos, a saber:
un batalldn de Marina tornado de tnpu!antes de buqucs en Veracruz
(America, Asturias, Extremadura, Fernando VII, Zamora, Zaragoza,
Navarra, Cuatro Ordenes, Lobera, Artilleria Volanic, C'astiia, Yucatdn,
Puebla y Mexico, de la Habana, etc.) Y, d6ndc cstdn? eExisten? No;
casi todas Sunt Sub Clone.
49 Nota. La Sra. Doña Maria dc los Angeles, /ilja natural dc Fe-
lipe II, vino can ci titulo de sobrina de tin arzobispo dc Mexico y fundó
ci con vcnto de Jesus Maria incorporada en ins privilcgios a las Salcsas
dc Madrid. AtM ire inscription dc la portcrla lo denata, puts tienc
aquclias palabras de David:
Adducentur Rcgi virgines post cam
Adduccntur in templum regis.
El fundador dc dicho monasteria fuC Pedro Toinds, comerciante
rico dc Mexico quc fué a Lisboa a impiorar la gracia dc la fundaciOn,
dondc estaba cntonccs la Corte. Este can vento cc fundo en la esquina
del Mariscal dc Cast/la, Puente dc la Mariscala, y de aM se trasladO a
donde se halla. En ci mci tie cnero dc i8ix Sc cstrenO la nutt'a igiesia,
quc hizo D. Antonio Vclazco director dc la Academia dc Arquitcctura;
SOBRE LAS CASTAS DE AMERICA 353

vs obra admirable en gut cam pean las bellezas de la arqui:ectura griega.


El cuadro en que se figitra, en ci .4/tar Mayor, a Nuestro Señor Jesu-
cristo en ci Tern plo, es obra de D. Rafael Ximeno, director de Pin/nra.
costó in/I pesos / ncr/es, cs/a tan annn ado Its ucrislo fl/no que se yen salir
las palabras etc la boca. Los escribas y rahinos to o;cn atónitos y exticn-
den en ci suclo $115 cscrimras para co rnprobar to q uc dice. Estdn vestidos
de sit pro plo inije, y asi es pint nra sincrona. El rim borio, o cápula etc
catcdral, figura la salida de Egipto, hasia la Asunción de Maria San tIsi
ma at cie/o a cuya adt'ocación esid dedicada la Iglesia. La Virgen es/a'
escoizada. Todo eno ci posterior a la ia/ida... (una palabra inintdi-
gibk).
'
r4'isdr4ij 4t-ca443.
£an &st. )f ifr#^M Jii Oct
rn-
s p rëi-&tkr cffiOJós tctht y :tttj-4 T,Sncis4oc. 4ü.ic.r
mW' a4crpvlf I hq ,r.rpar.Io ,sa'4.! La i i t iô i /wJmLn k
ptrir a "a d,zspn, pin- i,r'nc-'i4rTvEaza L
t-4SO.Ø 1 O.4. :i:"a -!
)'ftr. '7it i' ('C$MI'fl [r3j /v:tn' u$o' .s'pv,,,J èbct
t.ti c' \'._'rp; f?t. fl.:t) .tr :t-nv'u. fr-c. ftv:ne- / V
.jith,c. tf'ct,JzZf.., -.' i,2J) Vt!, -?7m:Qr, 2ihpyk1tt
( r' 'J :j 1 rrJ±tri: Y'i;-sc, czi ', Ysuj+c,
.?-jai t. ç,) V &J1..'T rs.ttir" 1r2.izh,?
:i *

Atui -struril 4e-s'e


L I H r;: *'j:zt.: -i-: ; A.- c

-+ •ç;• :;-


.-t.t'iL /
4 ,/C-t, nt-tetv?.ta1 *4!_

4i hao*flsMq PijJ4ra

Intereses relacionados