Está en la página 1de 4

El suceso generó la deposición del virrey

Baltasar Hidalgo de Cisneros y la creación de


la Junta Provisional Gubernativa, la cual fue
presidida por Cornelio Saavedra; e integrada
por los vocales Juan José Castelli, Manuel
Belgrano, Miguel de Azcuénaga, Manuel
Alberti, Domingo Matheu y Juan Larrea; y los
secretarios Juan José Paso y Mariano Moreno,
se conocen en la historia como la Revolución
de Mayo.

La Revolución de Mayo “tuvo la virtud del


triunfador en aquellos momentos”.
Para los historiadores la Revolución de Mayo
marcó un antes y un después en la historia del
territorio suramericano, pues inició el camino
hacia la independencia del país de la colonia
española, el 9 de julio de 1816.

Causas y desarrollo

Al analizar las causas de la Revolución de


Mayo, se suelen tomar en cuenta diversos
factores externos e internos, entre los que
resaltan el monopolio que ejercía España
sobre el comercio con la región, el interés de
los criollos por intercambiar directamente con
cualquier territorio sin tener que comprar o
vender todas las mercancías con la mediación
del imperio español y el hecho de que los
principales cargos políticos estaban en manos
de españoles.
Se trató de una serie de acontecimientos que
se extendieron por una semana. Durante la
mañana del 25 de mayo, una multitud se
concentró en la Plaza Mayor (hoy Plaza de
Mayo), liderados por Domingo French y
Antonio Beruti reclamaron la renuncia definitiva
del virrey y la formación de una junta de
gobierno.
Tales condiciones cimentaron las bases para
que los nacidos en suelo suramericano
ejercieran el poder y prescindieran de las
autoridades metropolitanas. La Junta
Provisional Gubernativa quedó integrada por:

Junta Provisional Gubernativa


presidida por Cornelio Saavedra
El acta de la creación de la Junta no
proclamaba la independencia formal, pues
aunque desconocía la autoridad del Consejo
de Regencia de España e Indias, expresaba
fidelidad al rey, quien había sido depuesto y
reemplazado por el francés Napoleón
Bonaparte.

“(…) hincado de rodillas, y poniendo la mano


derecha sobre los Santos Evangelios, prestó
juramento de desempeñar legalmente el cargo,
conservar íntegra esta parte de América a
nuestro augusto soberano, el Sr. D. Fernando
VII y sus legítimos sucesores, y guardar
puntualmente las leyes del reino”, se recogió
en el acta de la Primera Junta sobre el
nombramiento de Saavedra como presidente.
Pocos días después de su instauración, la
Junta dictó su propio reglamento, pidió a las
ciudades del interior que designaran a sus
representantes, los cuales debían incorporarse
a la estructura recién creada; y se organizó el
Ejército Argentino a partir de las diferentes
fuerzas existentes en la capital y en otras
regiones del país.
Los meses siguientes estuvieron
caracterizados por la agitación, la
efervescencia y los enfrentamientos políticos o
armados entre quienes apoyaban el poder
monárquico y quienes defendían la
independencia y la creación de estados
americanos sin vínculos con España.
El 25 de Mayo de 1810 “significó en América
un grito más dentro de los muchos gritos que
se dieron por aquella época en diversos
países. El monopolio español estaba ya
llegando a sus finales y por todos lados los
pueblos trataban de ganar su libertad”,
manifestó el guerrillero argentino-cubano
Ernesto “Che” Guevara, al referirse a este
importante acontecimiento que marcó el
camino hacia la independencia en Argentina.