Está en la página 1de 3

TERREMOTO 2010 CHILE. 27 DE FEBRERO 3. 34 AM.

El terremoto de Chile de 2010 fue un fuerte sismo ocurrido a las 03:34:17 hora local
(UTC-3), del sábado 27 de febrero de 2010, que alcanzó una magnitud de 8,3 MW de
acuerdo al Servicio Sismológico de Chile y de 8,8 MW según el Servicio Geológico de
Estados Unidos.[1] [2] El epicentro se ubicó en la costa frente a las localidades
de Curanipe y Cobquecura, esta última aproximadamente 150 kilómetros al noroeste
de Concepción y a 63 kilómetros al suroeste de Cauquenes, y a 47,4 kilómetros de
profundidad bajo la corteza terrestre.[2] El sismo, tuvo una duración de cerca de 2 minutos
45 segundos, al menos en Santiago.[1] [4] Fue percibido en gran parte del Cono Sur con
diversas intensidades, desde Ica en Perú por el norte hasta Buenos Aires y São Paulo por el
oriente.[5][6] [7] [8]

Las zonas más afectadas por el terremoto fueron las regiones chilenas
de Valparaíso, Metropolitana de Santiago, O’Higgins, Maule, Biobío y La Araucanía, que
acumulan más de 13 millones de habitantes, cerca del 80% de la población del país. En las
regiones del Maule y el Biobío, el terremoto alcanzó una intensidad de IX en la escala de
Mercalli, arrasando con gran parte de las ciudades como Constitución,
Concepción, Cobquecura y el puerto de Talcahuano. En las regiones de La Araucanía,
O’Higgins y Metropolitana, el sismo alcanzó una intensidad de VIII provocando importante
destrucción en la capital, Santiago de Chile, en Rancagua y en las localidades rurales. Las
víctimas fatales llegan a más de 450.[3] Cerca de 500 mil viviendas están con daño severo
y se estiman un total de 2 millones de damnificados, en la peor tragedia natural vivida en
Chile desde 1960.[9] La presidenta Michelle Bachelet declaró “estado de excepción
constitucional de catástrofe” en las regiones del Maule y Biobío.[10]
Un fuerte tsunami impactó las costas chilenas como producto del terremoto, destruyendo
varias localidades ya devastadas por el impacto telúrico. El archipiélago de Juan
Fernández, pese a no sentir el sismo, fue impactado por las marejadas que arrasaron con
su único poblado, San Juan Bautista. La alerta de tsunami generada para el océano
Pacífico se extendió posteriormente a 53 países ubicados a lo largo de gran parte de su
cuenca, llegando a Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua,
la Antártida, Nueva Zelanda, la Polinesia Francesa y las costas de Hawái.[11]
El sismo es considerado como el segundo más fuerte en la historia del país y uno de los
cinco más fuertesregistrados por la humanidad. Sólo es superado a nivel nacional por el
cataclismo del terremoto de Valdivia de 1960, el de mayor intensidad registrado por el
hombre mediante sismómetros. El sismo chileno fue 31 veces más fuerte y liberó cerca de
178 veces más energía que el devastador terremoto de Haití ocurrido el mes anterior, y la
energía liberada es cercana a 100.000 bombas atómicas como la
liberada en Hiroshima en 1945.[12]
Ubicación de las placas Sudamericana y de Nazca, sobre la costa chilena.
El terremoto ocurrió en el borde convergente entre la placa de Nazca y la placa
Sudamericana. En la región en que tuvo lugar el terremoto las placas convergen a un ritmo
de unos 68 mm/año.[13] El terremoto estuvo caracterizado por un mecanismo focal de falla
inversa causado por la subducción de la placa de Nazca por debajo de la Sudamericana.
Las costas de Chile tienen una historia de grandes terremotos originados por esta frontera
de placas, como el terremoto de Valdivia de 1960, el más fuerte de la historia entre los
registrados mediante sismógrafos, llegando a una magnitud de 9,5 en la escala
sismológica de magnitud de momento (conocida erróneamente como escala de
Richter).[14] Se estima que la zona de falla que se desplazó en este terremoto tenía una
longitud de 640 km de largo, y se encontraba inmediatamente al norte del segmento de
960 km que dio origen al terremoto de 1960.[15]
La zona afectada, entre las ciudades de Constitución y Concepción (aproximadamente
entre los 35° y los 37° de latitud Sur), había sido considerada por los expertos como un
sector de alta probabilidad de ocurrencia de un sismo de gran magnitud. La zona era
considerada una “laguna sísmica” debido a la ausencia de un terremoto importante
desde 1835, aun cuando la frecuencia de éstos es cercana a los 60 años; en sectores
aledaños, en tanto, la energía acumulada por la subducción de las placas ya había sido
liberada por el norte con el terremoto de Santiago de 1985 y por el sur con el de Valdivia
de 1960. La “laguna sísmica” generada en la costa del centro-sur de Chile era similar a la
situación del extremo norte de Chile y el “gran terremoto” esperado en dicha zona por
décadas.[12]
Durante más de 170 años, la subducción de la placa de Nazca bajo la Sudamericana
estuvo retenida sin poder liberar la energía acumulada a través de un evento sísmico. Así,
se acumuló una diferencia de hasta 10 metros entre el desplazamiento esperado de las
placas y el real. Ante dicha situación, un grupo de sismólogos determinó en 2007 que un
terremoto de magnitud entre 8 y 8,5 debía ocurrir “en el futuro cercano”.[13]
Sismo principal
A las 03:34:12 hora local (UTC-3) se produjo el violento sismo. Según el Servicio
Sismológico de Chile, el hipocentro se ubicó a 47,4 km de profundidad bajo el océano
Pacífico, en el punto 36°12′28″S 72°57′46″O / -36.20778, -72.96278, ubicado a 12,5
kilómetros de la costa chilena y a 17 kilómetros de la localidad de Cobquecura, en
la provincia de Ñuble de la VIII Región del Biobío; la magnitud fue estimada en 8,3 según
la escala sismológica de magnitud de momento.[2] En tanto, el Servicio Geológico de
Estados Unidos (USGS) estimó que el sismo se originó en una localidad un poco más al
norte, ubicada en 35°50′46″S 72°43′08″O / -35.84611, -72.71889, a 8 kilómetros al
poniente de Curanipe, en la provincia de Cauquenes, VII Región del Maule, con una
magnitud de 8,8 en la escala de magnitud de momento. La USGS determinó que el
hipocentro se ubicó a 32 kilómetros de profundidad.[1]
El terremoto produjo una redistribución de la masa terrestre. Según científicos de la NASA,
se produjo un cambio en la rotación del planeta haciendo el día más corto en
1,26 microsegundos e inclinó el eje terrestreen 2,7 milisegundos de arco (equivalente a 8
centímetros).[16]
En la VIII Región del Biobío y parte de la VII Región del Maule, el sismo fue percibido con
características de ruinoso, llegando a IX en la escala sismológica de Mercalli que mide la
intensidad de los eventos telúricos. En el sector norte del Maule se sintió con intensidad
VIII, calificada como "destructiva", al igual que en las regiones Metropolitana de Santiago,
la VI de O’Higgins, la IX de La Araucanía y la provincia de San Antonio en la V Región de
Valparaíso. En el resto del territorio continental de dicha región, se percibió con
intensidad VII, al igual que en la XIV Región de Los Ríos.[2]