Está en la página 1de 4

Pablo Palencia Gómez

MÁSTER DE FORMACIÓN DE PROFESORES DE ENSEÑANZA SECUNDARIA

REFLEXIÓN FINAL

1ª Parte: ¿QUÉ SACO EN CLARO DE TODO ESTO?

1. Ideas fundamentales sobre la innovación

La innovación docente debería basarse en nuevas formas de comunicación, además


de cuestionarse la vigencia de los sistemas actuales en los espacios escolares. Asimismo,
la metodología competente debería incorporar para ello las nuevas tecnologías, al igual
que la estabilidad de una red de profesorado unida por la vocación educativa.
Mi propuesta, por tanto, descansa en el ofrecimiento de los materiales y las
experiencias docentes que puedan impulsar dicha innovación mediante nuevas
tecnologías y nuevas perspectivas metodológicas de las enseñanzas de la lengua, así
como el diseño de actividades de acuerdo a estos modelos, la respuesta a los diferentes
estilos de aprendizaje de los estudiantes, la diversidad de las posibilidades docentes y el
desarrollo de las estrategias de intervención en el centro escolar que favorezcan el
interés del estudiante.

2. Necesidades de innovación en el área de lengua española y literatura

Quizás se pueda innovar y mejorar la docencia mediante la creación de un equipo de


profesores que más que exponer el conocimiento ayuden a generarlo. Con ello se puede
fomentar una actitud curiosa e investigadora al mismo tiempo que una conciencia crítica
sobre cada uno de estos conocimientos. Del mismo modo, se puede apostar por una
instrucción más personal o, si se quiere, más centrada en el alumno. Para ello, el
docente cuidará los procesos de enseñanza y aprendizaje de la disciplina. Además, el
interés por mejorar como profesor, adquiriendo técnicas de observación, de evaluación y
de adecuación de las actividades y confiar en la funcionalidad de su labor también
contribuirá a una mejora de la innovación.

1
Pablo Palencia Gómez

3. Dar clase con la boca cerrada

El contexto educativo tradicional, donde los profesores explican la materia y los


estudiantes la recogen en sus cuadernos para luego dar cuenta de ella en un examen, no
tiene por qué reflejar unos resultados negativos, aunque sí es cierto que entre los
docentes se genera la sensación de que se ha reproducido la información sin haberla
asimilado. Quizás se podría resolver la anterior cuestión si los alumnos tomaran las
riendas de su aprendizaje, ser una parte activa del mismo. Esto favorecería el contacto
de los estudiantes con la realidad, ya que serían capaces de relacionar lo que estudian
con lo que les rodea. Se propone, por tanto, una nueva metodología en la que los
estudiantes son los responsables de la asimilación del conocimiento.

4. Innovar desde la emoción


1. Conectar, interrelacionar
2. Leer para comprender el mundo
3. Desarrollar competencias y estrategias
Integrar lengua y contenidos

El aprendizaje necesita de la emoción, ya que cuando el estudiante vive una experiencia


en la que la instrucción es muy rica a nivel sensorial, este se implica tanto en los niveles
cognitivos, como afectivos e incluso físicos. Por tanto, la innovación, para saber cómo
generar emociones y mejorar con ello el aprendizaje, puede estar sujeta a muchos
factores, como los audiovisuales, el dinamismo del aula e incluso el mismo espacio
(habría que proponer, quizás, clases académicas al aire libre y comprobar los resultados
académicos).

5. Evaluar para aprender. La evaluación como estrategia docente

Se podría cuidar el proceso de aprendizaje del alumno creando un contexto en donde


el adiestramiento del estudiante se centre en el autoaprendizaje, entendido este como
parte del desarrollo personal. Por tanto, la evaluación tiene que adquirir una nueva
dimensión, porque cada alumno es único, una realidad exclusiva en desarrollo de
acuerdo con sus circunstancias íntimas y sociales.

6. Investigación en el aula: aprendizaje, cambio, innovación

2
Pablo Palencia Gómez

La importancia de intensificar los vínculos entre investigación y docencia es de


considerable importancia. La investigación es continuar con la labor de los procesos en
construcción de la producción del conocimiento académico, pero también es la creación
de conocimiento. Esta retroalimentación de la apropiación de un saber consolidado y la
producción de uno nuevo debe instruirse en las aulas, pues se puede generar con ella
múltiples estrategias de trabajo en el aula.

2ª Parte: En una escala del 1 al 10, ¿cómo valoras tus posibilidades de llevar
a cabo, cuando seas profesor, UNA ENSEÑANZA INNOVADORA?

Debilidades: Quizás la peor de mis debilidades sea el exceso de confianza que


establecí con los alumnos. En las prácticas pude dar cuenta de ello: me implicaba
emocionalmente demasiado y me preocupaba por cada situación individual, queriendo
convertirme, además de en su docente, en su amigo.

Amenazas: Miedo a no conectar con los alumnos, a que surjan situaciones violentas
y comprometidas en las aulas, a no saber solucionarlas con éxito.

Fortalezas: Creo que el carisma y la empatía son las mejores herramientas para hacer
frente a la confusión de los alumnos. Que vean que pueden confiar en uno y que a la vez
lo identifiquen con alguien que es una autoridad que va de frente y que es honesta y
legal.

3
Pablo Palencia Gómez

Oportunidades: Aportar con mi ideología y mis principios ciertos aspectos que deseo
que sean las bases de una innovación metodológica.

Sin duda califico con un 9.5 mis posibilidades de llevar al aula una enseñanza
innovadora mucho más dinámica y amena que la que ahora impera. La diversión y el
humor son dos aspectos clave a la hora de enseñar, pues siempre se ha aprendido más
con un profesor querido y respetado que con uno serio que se limita a dar el temario, por
mucho que sus técnicas sean las más innovadoras del momento.

3ª Parte: Imagina que es septiembre empiezas a trabajar en un instituto como


profesor de lengua y literatura. Fíjate en esta escalera. Es la escalera de la
innovación. Tiene 13 peldaños. ¿Cuál es tu grado de compromiso?

Mi compromiso se situaría en el peldaño 10, un poco


más que el nivel intermedio, pero sin llegar al tope. Me
parece utópico y poco aplicable que todo se convierta en
innovación, hay aspectos y contenidos que funcionan y
que no llegan al alumno no por una cuestión innovadora
sino por una relacionada con el carisma. Ahora mismo
existen docentes en los institutos que no deberían
trabajar ahí, ya que su vocación no es la docencia. Esto, además, puede ser perjudicial
tanto para los alumnos, que son los que van a sufrir esa clase de enseñanza frustrada y
sin pasión, como para estos profesores, que corren el riesgo de vivir amargados. No
obstante, es cierto que también hay contenidos que resultan inservibles y que se repiten
mecánicamente año tras año, cuando en otros países, situados además a la cabeza de los
mejores resultados académicos de Europa, estos contenidos no se dan. Por tanto, sería
necesaria una revisión de estos componentes y de buscar algo verdaderamente aplicable
al mundo que rodea a los estudiantes.