Está en la página 1de 15

Etapa Pre-Analítica

(1886-1895)
Etapa pre-analítica
• Breuer atendió entre 1880 y 1882 a “Anna
O.”, de 21 años y que había pasado la
mayor parte de su vida cuidando a su
padre enfermo.
• Anna desarrolló una tos importante que no
tenía una explicación física, así como
dificultades para hablar, que finalizaron en
un mutismo completo, seguido de
expresiones sólo en inglés.
Etapa pre-analítica
• Cuando su padre falleció, Anna empezó a
rechazar la comida y desarrolló una serie
inusual y extraña de síntomas:
– Perdió la sensibilidad en las manos y pies
– Desarrolló parálisis parciales y espasmos
involuntarios
– Presentaba alucinaciones visuales y visión de túnel.
• Los médicos no encontraron ninguna causa
física demostrable para los síntomas de Anna.
Etapa pre-analítica
• El diagnóstico de Breuer fue que Anna O.
padecía de un cuadro de histeria.
• Algunas palabras sobre la histeria…
La histeria
• Histeria: proviene del griego hysteron y
que quiere decir útero.
• Enfermedad de la hystera: enfermedad del
útero.
• Ataques con diversos síntomas corporales
paroxísticos o duraderos (anestesias,
parálisis histéricas, etc.)
“Aquello que recibe el nombre de
matriz o útero, una criatura
viviente, deseosa de portar hijos, si
es dejado largo tiempo sin fruto,
sobrepasándose el plazo debido, se
aflige y se duele, errando a
continuación por todo el cuerpo y
ocluyendo los canales de la
respiración, lo que lleva a aquella
Platón
que lo sufre a las más grandes
angustias y genera en ella todo tipo
de desórdenes”.
La histeria
• En la edad media, la histeria tomó el nombre de
posesión diabólica.
• Con el Renacimiento, la histeria vuelve a ser
considerada un cuadro caracterizado por
manifestaciones físicas que no tienen
explicación somática, sino psíquica.
• Franz Anton Mesmer y su magnetismo animal.
• Para Charcot, la causa de la histeria es la
herencia y gracias a la hipnosis remiten sus
síntomas.
La histeria
• Para Freud, la histeria tiene su causa en
el inconsciente, y por esa vía, concierne a
la sexualidad infantil.
• Actualmente, el DSM IV mantiene la
noción de “síntoma de conversión”
somática.
Etapa pre-analítica
• Freud y Breuer descubren que existe un
vínculo simbólico entre el síntoma
somático y su causa.
– Anna se negó a ingerir agua durante un
tiempo.
– Al recordar la imagen del vaso, se disgustaba
y le sobrevenía una sensación intensa de
asco, solo para inmediatamente después
¡beberse el vaso de agua!
– Su síntoma (la hidrofobia), desaparecía tan
pronto lo verbalizaba.
Etapa pre-analítica
• Trauma: palabra griega que quiere decir
herida.
• Los recuerdos traumáticos son patógenos
psíquicos (generadores de enfermedad).
• No se “borran”, sino que siguen operando
de modo inconsciente.
• La represión inhibe que estos recuerdos
penosos lleguen a la conciencia.
Etapa pre-analítica
• Cuando el paciente llega a comprender el
origen de sus síntomas, se liberan las
emociones reprimidas.
• Breuer llamó catarsis a estos estados de
recuperación espontánea (“talking cure” o
cura del habla).
• Este método es similar a “drenar” una
infección local.
Etapa pre-analítica
• Durante las sesiones de hipnosis, Anna
necesitaba tener las manos de Breuer con
ella.
• Breuer reconoció que la paciente se había
enamorado de él pero además él también
se sentía atraído por ella.
Etapa pre-analítica
• Posteriormente Freud retomó lo que
Breuer no había reconocido abiertamente:
en el fondo de todas estas neurosis
histéricas, yacía un deseo sexual.
• La etapa termina con la publicación junto
con Breuer de “Estudios sobre la histeria”
(1895).
Etapa pre-analítica
• Formula la “teoría de la seducción”, según
la cual la neurosis tendría por origen un
abuso sexual real.
• Esta teoría se basaba a la vez en una
realidad social y en una evidencia clínica.
• Su autoanálisis influyó en la creencia de
esta posibilidad.
Etapa pre-analítica
• Las ideas de Wilhelm Fliess lo llevaron a
descartar esta idea.
• En su reemplazo, Freud propone la teoría
del “fantasma” (phantasie) o la
imaginación.
• La cuestión de la teoría de la seducción
ha sido objeto de debates y comentarios
intensos (Masson, 1980).