Está en la página 1de 1

Voces y Opiniones

DE LA CASA
“ Ponte en los zapatos del otro”. Parece tían los demás o el camino ‘correcto’.

Management
sencillo, pero no lo es, en lo más mí- Todas estas descripciones, por supues-
nimo. El verdadero significado de esta to, son hipérboles. Nadie es perfec-
frase —que podría considerarse trillada, tamente azul, rojo, amarillo o verde.

contra la
aunque pocos la apliquen— me lo en- Somos predominantemente de un color,
señó el chileno Juan Sebastián Montes, sí, y mezcla de muchos, pero ninguno

intolerancia
doctor en management y profesor de la —léalo bien— es mejor que el otro. El
Adolfo Ibáñez School of Management, éxito de un equipo está justamente en
con la sabiduría que le confiere haber el enriquecimiento de los puntos de vis-
escalado el Everest (y haberlo sobrevi- ta derivados de las distintas personalida-
vido). Desde entonces, cada vez tengo des, y en la admisión necesaria y previa
alguna discordancia con un jefe, un par de que nadie es dueño de la verdad. El
Darle un valor constructivo a nuestras o un subordinado, aplico esta sencilla principio es que el acuerdo de todos
diferencias es el punto de partida para lección, porque sé —me lo ha ratificado siempre será mejor que la posición
lograr cualquier objetivo, incluso uno tan la experiencia— que es el mejor camino absolutista de una de las partes.
grande como la reconciliación nacional hacia el éxito en equipo. En estos días de ‘reconciliación’
Cuando, más adelante, me hice la se evidencia la poca capacidad que
evaluación MBTI —como parte del auto- tenemos los peruanos —incluso (o sobre
conocimiento de rigor del MBA—, di un todo) los más educados— de ponernos
paso más allá y empecé a catalogar a las en los zapatos del otro. Nuestra versión
David personas de la oficina por su personali- más nefasta está en las redes sociales.
Reyes Zamora dad. La premisa era sencilla: para enten- Facebook es un campo minado dividido
der al otro primero había que ponerse en dos bandos de condenas mutuas,
Gerente de estrategia digital en su lugar y, para ello, había que saber ninguno capaz de reconocer la mínima
e innovación de SE Semana Económica antes quién es o —mejor aún— qué per- validez en la posición del otro: o piensas
sonalidad tiene. El MBTI (Briggs-Myers como yo o eres un insensible, si es que
Type Indicator), no un imbécil. Twitter salpica sangre:
una herramienta mientras unos consideran amoral acep-
Facebook es un usada por las es- tar un puesto en un Gobierno “traidor”
campo minado cuelas de negocios y aliado de los “asesinos”, otros conde-
donde nadie es que data de 1942, nan salir a la calle a protestar contra el
capaz de reconocer permite distinguir indulto cuando un ex condenado por
la mínima validez en 16 personalidades terrorismo veranea en una playa donde
la posición del otro y, en su versión nadie marcha ni lava banderas. Los
simplificada, cuatro extremos son infranqueables.
marcadamente Yo veo colores. Más azules quienes
definidas y reconocidas por colores. optan por el pragmatismo de una
Mi jefe, entonces, pasó a ser amarillo: gobernabilidad consensuada con tirios
un hombre de ideales, marcado por el y troyanos. Más amarillos, quienes ante-
deber ser y cuyo fin —en la vida y en ponen a ello el respeto por las víctimas
el trabajo— es contribuir al mundo (e y el ‘ni olvido ni perdón’, o incluso —
incluso mejorarlo). Una de mis colegas desde otro lado— lo que dice la ley. Más
era roja —y no en el sentido político—: verdes, los procesales, que destacan y
nunca iba a dejar de pensar en los priorizan —desde distintos flancos— el
demás, en cómo se siente cada uno y debido proceso, el Estado de derecho y
en cómo ayudarlo a sacar lo mejor de las prerrogativas presidenciales. Más ro-
sí. Otro era verde: vivía preocupado en jos, los que llaman a la calma o guardan
el proceso, en los vericuetos del camino silencio en medio de la guerra verbal
COLUMNISTAS
que íbamos a recorrer para realizar la que —lo saben— nos daña a todos.
Se turnan para escribir esta columna Felipe Ortiz de tarea. Yo me sentía azul —y así me lo Salvo veredicto divino, ninguno tiene
Zevallos, fundador; Gonzalo Zegarra Mulanovich, director; y ratificó el MBTI—: con la mirada tan toda la razón. Pero, aunque es evidente
Cristóbal Samardzich, editor de SEMANAeconómica. Otros
miembros de esta redacción son ocasionalmente invitados
puesta en el objetivo que, a veces, podía a la luz, cuesta reconocer que el mundo
a opinar sobre temas de su especialidad. dejar al margen los ideales, lo que sen- es una suma de colores. ■

Ilustración: Augusto Mestanza

12 Opinión 28 DE ENERO DEL 2018 / SEMANA ECONÓMICA

También podría gustarte