Está en la página 1de 3

Variedad en los estudios de inteligencia

El estudio de la inteligencia a través de los años, ha permitido agregar un sin número de

factores y características a su conceptualización; esto se ha hecho con el fin de construir un

concepto más amplio que pueda incluir cada uno de los factores que permiten medir la

inteligencia en un sujeto; sin embargo, existe tanta variedad de factores que pueden determinar

“la inteligencia”, como estilos de aprendizaje, que es imposible incluir en un mismo concepto

todos los componentes y elementos que la integran.

Anteriormente, se concebía la inteligencia como “una habilidad general para resolver

problemas” (Suarez, Maiz, & Meza, 2010), impidiendo una visión plural de la inteligencia, ya

que no se reconocía en ella diversas facetas, dejando de lado que cada persona posee diferentes

potenciales cognitivos que podían verse reflejados, al observar en los diferentes estudios como

cada sujeto tenia diferentes mecanismos y estrategias para identificar y resolver problemas.

Es allí donde aparece entre los estudios más recientes las llamadas “inteligencias

múltiples” desarrollada por Gardner en 1983, en la cual se plantea la existencia de ocho o más

inteligencias a saber: Inteligencia lógica-matemática, Inteligencia lingüística, Inteligencia

espacial, Inteligencia musical, Inteligencia corporal-kinestésica, Inteligencia intrapersonal,

Inteligencia interpersonal e Inteligencia naturalista (Suarez, Maiz, & Meza, 2010); en estas

formulaciones se tiene en cuenta el valor de la cultura, ya que cada perfil comprende, por un

lado, el dominio de las habilidades necesarias para la resolución de problemas, y, por otro lado,

las habilidades para encontrar o plantear nuevos problemas y estos pueden cambiar o

acomodarse en determinados ambientes culturales y sociales.


De esta manera, se le empieza a dar valor al contexto en el que se encuentra el sujeto

reconociendo como este puede influenciar en el desarrollo de sus inteligencias, es allí donde

comienza la necesidad de identificar cuáles son los más desarrollados en una determinada

persona, antes de realizar cualquier tipo de intervención o trabajo, ya que esto facilita la

aplicación de estrategias novedosas, motivantes, integradoras y creativas que estén acordes a las

formas de aprendizaje de cada sujeto, que le permitan adquirir una visión más amplia e integral,

mejorando su potencial, ya que de acuerdo a las actividades o procesos que realice es posible que

se desarrollen o activen otras inteligencias.

Cuando esas otras inteligencias empiezan a desarrollarse, empieza un mayor trabajo

cognitivo con el que se empieza a mejorar y agilizar la capacidad cognitiva para resolver

problemas, tomar decisiones, mejorar formas de conductas, aumentar la estima, desarrollar

habilidades y destrezas y tener una mayor interrelación con las personas que le rodean y consigo

mismo, mejorando incluso aspectos como la seguridad en sí mismo, ya que al desarrollar otro

tipo de inteligencias se trabaja en el fortalecimiento de otras habilidades y destrezas lo que

genera en el individuo un alto grado de satisfacción, al sentir que ha sido capaz de realizar y

comprender actividades a partir del desarrollo de otras competencias a las cuales no está

acostumbrado.